Publicidad

Actualizado hace 71 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
12:22 PM / 08/07/2018
“En el Lago azotan 16 bandas”
Redacción Sucesos
0
Archivo

Agua, oscuridad, el vaivén de los botes y el fantasma de la inseguridad. Así enfrentan, día a día, los pescadores del Lago de Maracaibo su trabajo en cada nueva jornada. Autoridades policiales en el Zulia aseguran que son dieciséis las bandas de ‘piratas’ que azotan en el estuario.

 La cifra la ofrece un oficial del Destacamento de Vigilancia Costera de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

 De los 13.280 kilómetros que comprende el Lago, los ‘piratas’ se han concentrado, principalmente, en 13 de los 19 municipios pesqueros.

Pero, de todas las zonas, la más crítica es el corredor que inicia en el municipio Baralt y se extiende hacia el Sur del Lago pasando por Trujillo y Mérida.

 “No tenemos seguridad y sin seguridad no hay trabajo, lo que nos hace vivir en zozobra”, dijo Rafael Pérez, pescador del municipio Santa  Rita. Explicó que cada vez que la delincuencia ataca a alguna embarcación “todo el mundo se recoge, nadie quiere ser el próximo”.

Tiene lógica. El recuerdo de las muertes está fresco. El más reciente: el ataque dejó cuatro pescadores muertos. Los  golpearon y los lanzaron al Lago. Murieron ahogados, en junio.

En Baralt, “la organización más grande y peligrosa es ‘Los Cáscaras’. También operan ‘Los Chómpiras’ y ‘Los Mandarinas’, éstas últimas entre Tomoporo y La Ceiba”, advierte el oficial de la división acuática de la GNB.

El otro perímetro rojo para la pesca es la zona comprendida entre Los Puertos de Altagracia, Santa Rita, La Cañada de Urdaneta, San Francisco y Maracaibo. La zona de Santa Rosa de Agua por su vocación pesquera es la más afectada.

“Allí se maneja el nombre de ‘El Yiri’, una banda de ‘piratas’ cuyos integrantes están implicados en la muerte del oficial del Cpbez en la Vereda del Lago, José Martín González, ocurrida en mayo”, comentó un efectivo de la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas (Diep) del Zulia.

 Entre Santa Rosa y el municipio Miranda atacan, además, “Los Jotas” y “El Colombia”.

Dos bandas controlan la zona de La Cañada. Una organización actúa en Santa Rita. “Los Menetos” ejerce el control en Almirante Padilla, y “Los Guajiros” en Mara y Guajira.

 “El Niño Troconis” se disputa con “Los Cáscaras” el control del municipio Sucre.   “Aún tenemos dos bandas por identificar que operan en entre Maracaibo, Miranda y San Francisco”, agregó elefectivo militar.    

“A pesar de que cada grupo delictivo tiene definido su territorio a veces atacan en las zonas contrarias y el resultado son las masacres de pescadores”, sostiene.

Los delincuentes van directo a buscar   la embarcación completa, solo el peñero (la estructura de madera o fibra de vidrio), motores nuevos, motores usados,    redes (tanto la de pesca de camarones y cangrejas como la ‘mandinga’, usada para el pescado). Nada se salva.

Los delincuentes atacan entre las 8:00 pm y 5:00 am, “siempre cuando empezamos o terminamos la jornada”. 

   “Llegan generalmente en dos botes popamocha, que consiste en recortar un peñero en la popa y colocarles motores 75 caballos de fuerza (de mayor velocidad) para hacerlos más veloces”, agregó el militar. “Se ha tenido reportes del uso de armas largas”, contó. 

Pérez, quien tiene más de 20 años pescando, dijo que “llegan casi siempre grupos de 4 o 5 en cada embarcación  cuando estamos soltando  redes”.

 A los motores les cambian los seriales pero a los otros aparejos no hay forma de controlar su origen ni venta. 

Un pescador de San Francisco, que dice llamarse Luis, a secas, dice que el peligro no cesa en tierra.  “Las mafias siempre están presentes con las vacunas, el producto que pesquemos quieren adueñárselo y de no cumplir con sus pedidos también nos pueden matar”, dice.

“La Vigilancia Costera solo cuenta con dos embarcaciones para cubrir todo el estuario. No tenemos horarios de vigilancia para no crear rutinas”, apunta el militar.

Solo dos lanchas, pese a que en septiembre de 2017, el ministro de Interior y Justicia, M/G Néstor Reverol Torres, anunció el refuerzo de los cuadrantes lacustres de seguridad y “la entrega de ocho lanchas para las labores de patrullaje”.

“Se ha calculado que somos 30 mil los pescadores del Lago. ¿En qué vamos a trabajar si esto es lo que sabemos hacer?”, se pregunta Luis. “Queda encomendarse a Dios y salir de nuevo a la faena”, sostiene.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DESucesos
Ver más