Publicidad
Todo lo que necesitas saber de la anemia infantil
09:55 AM / 08/11/2018 - Mariana Tello / Agencias
Agencias

Existen algunos tipos de anemia y la más común en la infancia es la producida por la falta de hierro en el organismo. Una alimentación pobre en este mineral es su causa más frecuente.

 

Explica el pediatra Carlos Asan que “algunos bebés, como los niños prematuros o los recién nacidos de bajo peso, pueden sufrir carencias de hierro importantes. La anemia en los bebés puede empezar a prevenirse desde la gestación”.

 

¿Qué es la anemia?

Es una disminución de los glóbulos rojos de la sangre. Cuando éstos disminuyen la sangre transporta menos oxígeno hacia los tejidos y estos no funcionan adecuadamente.

 

¿Cuáles son los síntomas de anemia?

La falta Leve de hierro no suele causar sintomatología, pero si no se corrige y bajan las reservas, pueden aparecer algunos síntomas como:

Palidez.

Irritabilidad.

Inapetencia.

Sensación de cansancio y debilidad.

Dolor de cabeza o mareos.

Puede afectarse la capacidad del niño para aprender en la escuela.

Reducción de la lucidez mental y problemas de aprendizaje.

Los casos severos de anemia, se puede observar una mayor irritabilidad en el comportamiento del niño, taquicardia, y una pérdida total de apetito, también se podrá observar un retardo en su crecimiento y en su desarrollo psicomotor.

En caso de observar algunos de esos síntomas en el niño, sin otra causa aparente, está indicado llevarlo al pediatra. Sólo el médico podrá evaluar y diagnosticar cada caso en particular, y pedir, si necesario, pruebas de laboratorio

 

¿Cómo se diagnostica?

Si su pediatra sospecha que su hijo tiene anemia, le solicita un análisis de sangre, con determinaciones de hemoglobina, hematocrito, hierro, ferritina, etc. Con estos datos puede averiguar si el niño tiene déficit de hierro y cómo están sus reservas.

 

¿Cómo tratar la anemia?

Si se confirma la sospecha de anemia, el pediatra determinará una dieta rica y equilibrada como primer paso para asegurar una nutrición adecuada al niño.

 

El hierro y la vitamina B12 son dos elementos esenciales que no deben faltar en la dieta del niño con anemia y que están presentes en las carnes rojas y vísceras, así como en vegetales verdes crudos (ricos en ácido fólico)

 

El segundo paso consiste en ofrecer preparados que contengan hierro, y otras vitaminas, por vía oral. La dosis, así como el suplemento vitamínico, deberán ser indicados solamente por el médico.

 

El hierro suplementario puede causar nauseas y estreñimiento por lo que su prescripción debe ser bajo vigilancia médica.

 

La duración del tratamiento dependerá de los resultados que se obtengan en los exámenes de control.

 

¿ Te gustó la nota ?
0Comentarios

Tema

de la semana
Todo lo que necesitas saber de la anemia infantil