Publicidad
Cinco frases que nunca debes decirle a tu hijo
02:00 PM / 06/02/2019 - Mariana Tello / agencias
Agencias

A veces los padres dicen cosas que en realidad no sienten, generalmente la expresión viene dada por  enojo, cansancio y frustración producto de las situaciones cotidianas. Sin embargo, estas palabras pueden generar que la autoestima de los más pequeños de casa se vea perjudicada.

 

Y es que estudios y expertos mucho han expresado que las palabras duelen mucho más que los golpes, entonces, lo que dices puede afectar la autoestima de los más pequeños de la casa, es por ello, que a continuación, te mencionaremos las frases que nunca debes decirle a tu hijo:

 

1 ¡Aprende de tu hermano!

Nada de comparaciones, ni con los hermanos, cada ser humano es único. No debes compararlos nunca ya que con el tiempo vivirán tratando de hacer cosas incluso que no le gustan para complacerte, para parecerse a alguien que no es. Además, generas rivalidad entre ellos.

 

2 Eres muy chico, no sabes hacerlo

¡Error! Al decirle esto en realidad provocas que tu hijo se sienta inseguro. Sin importar la edad de tu hijo, debes enseñarle que lo que se proponga lo conseguirá siempre y cuando trabaje para conseguirlo.

 

3 Cuando seas mamá o papá te darás cuenta

Una frase típica que genera inestabilidad emocional. Al decirle esto solo le darás una connotación negativa a la maternidad o paternidad, por ello nunca debes decirlo.

 

4 Malas palabras

Habrá muchos momentos en los que estés enojada, pero debes controlar tus palabras pues estas pueden llegar lastimar mucho más que una agresión física. Las palabras hirientes o groserías solo afectan la autoestima de tu hijo de una mala manera, incluso hará que en él crezca un gran rencor.

 

5 Dame espacio, no me abraces tanto

No rechaces sus muestras de afecto pues va a llegar un día en el que necesites o quieras un abrazo y no te lo dará pues al rechazarlo solo le mostraras como ser distante. Y cuando forme una familia hará exactamente lo mismo, ser distante.

 

¿ Te gustó la nota ?
1Comentarios

1

domador antiopositores 06/02/2019 02:41 PM

Muy interesante. Mis abuelos alemanes (no muy diferentes a los zulianos de la vieja escuela) jamás discutieron en mi presencia. Nunca les escuche una sola grosería. La educación de la escuela alemana era super estricta, los castigos eran reglazos en las manos, o dependiendo de la falta te arrodillaban con las rodillas encima de las tizas durante una hora. Después cuando llegue a Caracas eso era la capital de los patos , gansos…. guacamayos tordos. Nunca vi tanto malcriado junto. Llegue la Zulia y llegue al paraíso. Por fin ví gente normal.


Tema

de la semana
Azúcar y los efectos gastrointestinales