Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Fri, 17 Aug 2018 06:55:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[Crisis Profundizada, por Juan Pablo Guanipa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Crisis-Profundizada-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180816-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Crisis-Profundizada-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180816-0103.html  

La crisis venezolana se profundiza. En el Zulia llega a niveles de desastre. Es un desastre provocado. Estoy seguro de eso. Ha sido provocado por razones ideológicas. Los que desgracian a Venezuela a través del ejercicio del poder, piensan que los ciudadanos debemos llegar a un nivel inaceptable de dependencia que pasa por acabar con todo y ponernos a pedir un poco de comida, un examen médico, unas medicinas, unos litros de gasolina, cualquier migaja que nos mantenga sometidos. También ha sido provocado por la ineficiencia y la corrupción. Son estos dos males que se han profundizado a niveles alarmantes en este ya largo régimen de veinte años que los ciudadanos nos empeñamos en que debe terminar lo más pronto posible. Que se hayan manejado tantos recursos y que los resultados sean tan desastrosos en vidas y en calidad de vida, es algo por lo que muchos tendrán que responder a la justicia, cuando la haya.

La particular situación que hoy vivimos los zulianos –no la crisis general que ya se hace tan cotidiana como inaceptable– sino su profundización desde el viernes pasado, es una demostración adicional del desprecio de este régimen por nuestra región. Hemos escuchado a varios técnicos que con precisión han dicho lo que ha pasado. El cable de 230 mil voltios que transmite electricidad por debajo del Puente Sobre el Lago de Maracaibo, es un cable de difícil manejo. La empresa japonesa Sumitomo, que lo construyó e instaló, siempre era llamada por Enelven para su mantenimiento y reparación. Corpoelec desistió de ese protocolo y cuando fue a probar la conexión de ese cable con uno aéreo nuevo que instalaron desde la Sub estación El Tablazo hasta la cabecera del puente en Punta Iguana, se produjo una explosión que ocasionó daños al Puente y que dejó sin electricidad a gran parte de la costa occidental de nuestro lago. Queda muy claro que no existe el saboteo del cual han hablado –de manera cínica e irrespetuosa con la inteligencia– nefastos personajes como el ministro destituido por la legítima Asamblea Nacional, la inefable vicepresidente y el usurpador del Zulia.

Las consecuencias de todo este asunto están a la vista y las sufrimos gran parte de los zulianos. Las horas continuas que muchas familias han vivido sin electricidad generan un caos sin precedentes en la vida del hogar. Realmente no hay forma de describir la situación y la indignación que tenemos con todo esto. Porque sabemos que todo está vinculado a las causas que señalábamos anteriormente. Porque sabemos además que el problema eléctrico, junto a los que también sufrimos en materia de transporte, agua, gas, aseo urbano, vialidad, semáforos, por solo hablar de algunos servicios públicos, es estructural y por tanto no va a ser resuelto hasta tanto podamos lograr un cambio político en nuestro país.

Distinto expertos han hecho conocer sus voces. Algunos de ellos han sido perseguidos hasta tener que abandonar el país. Más allá de esas recomendaciones, plausibles por lo demás, en las que se plantean inversiones, reparaciones, importación de electricidad a Colombia, etc., está la realidad política que nos abruma a todos los venezolanos. Insitimos. No hay forma de que alguna de esas recomendaciones sean aplicables mientras Maduro siga en la presidencia de la República. Por esa razón, se convierte en un imperativo de la hora actual profundizar los esfuerzos para lograr ese cambio político. Los zulianos y todos los venezolanos debemos asumir que es la patria lo que está en juego. Debemos generar la presión de la protesta como herramienta para que se imponga la vía constitucional, especialmente establecida en los artículos 333 y 350 de nuestra Carta Magna, la expulsión de Maduro de la presidencia y la realización de elecciones a través de las cuales los ciudadanos, democráticamente como debe ser, decidamos quién puede ocupar ese espacio y liderar el reencuentro con lo que somos, un pueblo que quiere vivir en paz, en libertad, en democracia, en progreso.

]]>
<![CDATA[Cono, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cono-por-Roberto-Malaver-20180816-0104.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cono-por-Roberto-Malaver-20180816-0104.html ¡Toma chocolate, paga lo que debes! Ahora sí es verdad que nos estamos volviendo locos de bola a bola. El nuevo Cono Monetario nos tiene vuelto una locha. No sabemos para dónde coger, pero estamos ligando que todo eso fracase, para ver si nosotros salimos de abajo y llegamos al poder. El 20 de agosto se está convirtiendo en el día más importante del país, una especie de 5 de julio, una vaina así, porque si esto llega a tener resultado, ay, compañeritos, ay, compañeritos, a olvidarnos del poder porque esos chavistas se van a quedar ahí hasta el día del carajo en la tarde. Así que hemos hecho todo lo posible para salir del dictador, desde atentados y otro montón de vainas que ustedes y Espoleta Allup conocen, pero el fracaso vive con nosotros, y no nos quiere abandonar porque somos su aposento natural.

 

La cosa tiene a la gente con mucha esperanza, esa vaina de anclar el Bolívar al Petro y el Petro al petróleo y el petróleo al dólar y no me  eches más cartas, porque no sé para dónde voy con todo mi camino a verme solo.  Esta dictadura se las sabe todas. Nosotros, que hemos hecho todo lo posible y más, por salir del dictador Maduro y no hemos podido, a pesar de que sabemos que ganó las elecciones, pero eso a nosotros nos importa un carajo, porque ya todo el mundo sabe que no somos demócratas ni lo hemos sido nunca, queremos evitar que estos marginales sigan disfrutando de los recursos que antes fueron de nosotros. El petróleo era nuestro, y bien nuestro, y llegaron estos carajos y se pusieron a hacer viviendas, y a crear escueles y otro montón de vainas para beneficiar a esa cuerda de tierrúos que no merecen un carajo. Ni de vaina, el petróleo es nuestro, es decir, de nosotros, los que siempre lo hemos disfrutado con nuestras familias, ah, pero estos grandes carajos llegaron ahora, cuando ya los teníamos en salsa, y montaron ese Cono Monetario y viene el nuevo comienzo, y hasta cuándo comienzan, cuando uno lo que está deseando es que terminen de una vez, y todos los días vienen con una vaina nueva y ya los hipertensos somos mayorías nacionales. 

 

Y el papá de Margot llegó diciendo que “hay que celebrar el 20 de agosto el día del cono.  Por fin carajo, parece que le voy a ganar una al portugués de la esquina, que se queda con todo mi dinero a cambio de nada. Estos comerciantes y el dictador me tienen loco, pero voy a ganar una. Mañana salgo a comprar lo que sea para reírme de los especuladores y los bachaqueros, que van a perder su oficio de un solo coñazo” Y agarró la puerta del cuarto y la tiró con toda la fuerza del mundo, y un vecino gritó desesperado: “Veta a joder al cono monetario”

 

- Usted la mandó a poner. – me canta Margot

 

 

]]>
<![CDATA[Necesitamos refundar la política, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Necesitamos-refundar-la-politica-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180816-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Necesitamos-refundar-la-politica-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180816-0102.html   No sigan hablándonos de revolución, socialismo, inclusión, democracia participativa y protagónica, gobierno del pueblo, soberanía alimentaria, independencia…  No sigan matando  el  sentido de las palabras,  dándoles un significado según su conveniencia. Sería más apropiado  hablar de botín, corrupción, intereses egoístas, lucha por el poder y disposición a no abandonarlo en ninguna circunstancia.

En estos casi veinte años en los que fueron muy eficientes en sembrar la división,  el hambre, la miseria y la corrupción,  ha surgido una nueva élite económica, la llamada “boliburguesía”, compuesta de altos funcionarios de empresas públicas y del aparato estatal, militares de alta graduación y algunos empresarios sin escrúpulos que vieron la ocasión de lucrarse a la sombra del gobierno. Por eso,  se resisten a perder el poder: no defienden ninguna revolución redentora, ni ningún gobierno para los pobres.  Es algo mucho más pedestre y menos heroico, aunque traten de disfrazarlo con frases altisonantes  y un discurso  nacionalista: defienden sus privilegios, su poder y  su dinero.

Esta situación se mantiene sobre la incapacidad de una oposición  de aglutinar el descontento de las mayorías con un proyecto unitario que presente un itinerario firme y sin titubeos, capaz de movilizar las multitudes y devolvernos la prosperidad y la dignidad. Parecen más preocupados por sus posibles cuotas de poder y sus beneficios individualistas que por resolver los problemas de la mayoría. Y uno no entiende qué oposición es esta que no ha sabido aprovechar las oportunidades y parece dedicada a criticar  y responder a las agendas del gobierno, en vez de proponer las suyas.

Se mantiene también sobre la miopía de una izquierda anclada en el pasado, incapaz de repensarse y de superar sus dogmas y sus esquemas mentales. Esta izquierda no nos sirve para construir el nuevo futuro. Sirve para criticar  al imperio  y al neoliberalismo, para mirar a otro lado cuando se señalan las barbaridades y abusos.  No están  a la altura de los desafíos y problemas de hoy porque viven mirando hacia atrás, porque son incapaces de liberarse de sus  esquemas  mentales, su retórica aprendida en los manuales. No son  capaces de un análisis objetivo  de la realidad que los desnude de sus prejuicios y su visión que no varía  aunque vivimos en tiempos  donde todo cambia.  

Más que analizar la realidad, buscan que la realidad se adecúe a sus ideas. Algunos se siguen considerando marxistas y parecen ignorar que el propio Marx se deslindó del marxismo al palpar el uso dogmático que se hacía de su teoría de análisis científico de las estructuras de opresión: “Por lo que a mí toca, lo que yo sé es que no soy marxista”. La frase dicha por Marx a su yerno Paul Lafargue, es corroborada como auténtica por lo menos con cinco documentos, cuatro de ellos de Engels.

Por ello, necesitamos refundar la política, cimentándola sobre la ética y la verdadera vocación de servicio,  para ponerla al servicio de la liberación del hombre,   y garantizar a todos vida digna y  libre de toda forma de opresión y dominación. Necesitamos un nuevo liderazgo, cercano al pueblo, creativo, aglutinador, competente,  con una gran capacidad de desprendimiento y entrega.  

  

   

                 

]]>
<![CDATA[Posición común frente al terrorismo, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Posicion-comun-frente-al-terrorismo-por-Leopoldo-Puchi-20180815-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Posicion-comun-frente-al-terrorismo-por-Leopoldo-Puchi-20180815-0090.html El atentado del 4 de agosto hubiera podido ser la ocasión para que se diera un paso de acercamiento entre el Gobierno y la oposición, ya que en la actualidad en todo el mundo se ha impuesto como doctrina la condena de acciones armadas que reúnan las características de los métodos terroristas, independientemente de quien los realice o los motivos éticos, políticos o religiosos que los expliquen. 
Como se sabe, existen otras formas de violencia política, bien sea golpes de Estado, guerras, guerrillas o sublevaciones, que no generan el mismo grado de unanimidad en las condenas y en relación a las cuales priva el ángulo ideológico o político desde el que se observa el hecho. Pero cuando se trata de terrorismo se ha convenido su repudio universal y no se le confiere justificación alguna que lo valide. 
La naturaleza del atentado que ha tenido lugar permitía que se estableciera un punto de coincidencia entre todos los factores del país. Con relativa facilidad se hubiera podido adoptar una posición común respaldada por los diferentes factores políticos y sociales, al margen de su condición moderada o radical. No era necesario un documento único ni actos conjuntos, sino que cada sector se pronunciara desde su posición autónoma con un punto coincidente: el rechazo al método terrorista. Un paso que hubiera abierto las puertas a que se dieran otros.
Sin embargo, hay que constatar que no ocurrió así. Hay quienes intentan explicar esta circunstancia en razón de la falta de credibilidad que tendrían las informaciones provenientes del Gobierno. Tal vez esto hubiera podido influir en la reacción inicial pero no explica que todavía hoy no se haya podido alcanzar esa “posición común” contra el terrorismo. Habría que indagar en otros aspectos y consideraciones.
Ni siquiera la versión que circuló en un primer momento de que hubiera podido ser un auto atentado explica que no se haya condenado el método terrorista. El mundo ha visto innumerables atentados terroristas, y la reacción es la condena sin medias tintas, aunque existan distintas hipótesis sobre posibles autores o causas, o hayan sido realizados por medios poderosos o no.
Ahora bien, lo que pudiera estar sucediendo es que una porción, minoritaria pero influyente, de los sectores de la oposición, al margen de los partidos, estima que en el caso venezolano sí se justifica un atentado terrorista, más allá de lo que ha sido establecido por organizaciones como la ONU al respecto. Lo relevante de la situación es que, aun cuando es una visión de pequeños grupúsculos, tiene la capacidad para inhibir o imponerse, como ocurre con frecuencia con las redes sociales. Y el caso es que hasta algunos intelectuales desempolvan las tesis que históricamente han justificado el terrorismo o el magnicidio, desde las del anarquista Johannes Most hasta las del jesuita Juan de Mariana. En este contexto, la interrogante es: ¿Podrá establecerse una posición única frente al terrorismo en nuestro país?
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Las nuevas medidas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Las-nuevas-medidas-20180815-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Las-nuevas-medidas-20180815-0088.html Se han definido las medidas económicas dictadas por el Gobierno Nacional para atender la recuperación económica de Venezuela.

 Desde utilizar dos unidades contables, pasando por ajuste a los precios de los combustibles a precios internacionales, hasta aterrizar en el anclaje del Bolívar soberano en la criptomoneda Petro, referido al precio del barril del petróleo en el mercado internacional. Se ajustarán lass tarifas de los servicios públicos. Se transarán  los bienes y servicios a través del bolívar soberano. Pdvsa pagará sus compromisos con Petros. Se rediseña una política fiscal para acompañar las medidas económicas tomadas y que entrarán en vigencia el próximo 20 de agosto.
En estricto sentido, estamos en presencia de un cambio estructural en la política económica, fiscal y social.
En cuanto al control de cambio se inicia su desmontaje y la referencia al dólar. 
Ojalá que con estos cambios estructurales se logre equilibrar y estabilizar las cuentas fiscales, para evitar la impresión del dinero inorgánico sin respaldo alguno. Que se cree una disciplina fiscal con recursos internos, provenientes de bienes y servicios producidos en el país.
Para que el plan funcione es imperativo que la producción de petróleo se incremente para tener mayores ingresos  que contribuyan en conjunto a los diversos ingresos al respaldo del presupuesto nacional.
Tenemos que apostar al éxito de estas medidas, por el bien del país. Una de las exigencias del pueblo hacia el Gobierno  Nacional, Estatal y Municipal es la mayor eficiencia, pericia, honestidad y transparencia. Los funcionarios  están al servicio del pueblo. Nadie es dueño de los cargos públicos. Todos están al servicio del pueblo. Hay que rendir cuenta de lo que hace cada quien.
Dios quiera que tengamos éxitos. El cerco económico y financiero es tan profundo y real, que el país está sufriendo en la compra de bienes y servicios en los diferentes países proveedores, que son forzados a no venderle a nuestra nación.
Crear una economía basada en instrumentos financieros no referidos al dólar y referidos al valor del barril de petróleo, dará independencia y soberanía a Venezuela.
Tendremos que ver cómo se instrumentalizan las medidas que entrarán en vigencia. Los subsidios a los combustibles serán una medida que esperamos no se conviertan en la vía para instaurar, nuevamente, el contrabando de extracción hacia Colombia y el Caribe.
Dios proveerá y nos acompañe en estos difíciles momentos que presenta nuestra querida Venezuela.

]]>
<![CDATA[Nuestro editorial: Reconversión eléctrica]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-editorial-Reconversion-electrica-20180815-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-editorial-Reconversion-electrica-20180815-0092.html Si ya es difícil la situación económica que atraviesa el país, y duro de asimilar el nuevo proceso de reconversión y anclaje al Petro de nuestra divisa nacional, solo traten de añadirle al complicado escenario casi  una semana, o para ser exactos 144 horas, sin servicio eléctrico: ¡una locura colectiva!  Pues es eso lo que está padeciendo el Zulia, desde la madrugada del pasado viernes 10 de agosto. Desde entonces, el calor y la incertidumbre se apoderaron de tal forma de los zulianos que  ni tiempo para restar los ceros al bolívar han encontrado en medio del caos que se ha generado por la terrible intermitencia del fluido eléctrico. 
Pero es que además señores, la tragedia no ocurre en cualquier poblado del país —que no debería ocurrirle a ninguno—, sucede, nada más y nada menos,   en la segunda ciudad de Venezuela, el eje petrolero de la nación y asiento de 3 millones de venezolanos. 
  Son a estos a quienes se le somete al estrés de largas e inhumanas jornadas sin electricidad, al insoportable calor que agobia la paz de cualquier alma, y a sus lógicas consecuencias: interminables horas en cola para surtir de  gasolina el carro; una incomunicación superlativa (los servicios de telefonía no funcionan);  los sistemas de pago colapsados; el comercio cerrado; las pérdidas galopando; el ya menguado  transporte público, casi desaparecido; el servicio de agua comprometido, en fin, una calamidad tras otra, sin que las explicaciones, respuesta o soluciones lleguen a oídos de los ciudadanos.
  PANORAMA condena, ahora  y siempre, cualquier acto de sabotaje a la Nación, a sus bienes y en definitiva a sus ciudadanos, pero al   mismo tiempo reclama, en nombre de los zulianos, a todas las autoridades involucradas más eficiencia  y celeridad en la resolución de esta grave crisis que atraviesa la región y que se vive solo a días de un proceso de reconversión monetaria  y de un censo para vehículos (cuyos propietarios tienen una semana desvelándose para poder llenar el tanque mientras otros “huyen” de una ciudad prácticamente paralizada).
  El silencio, la falta de explicaciones oportunas, la incertidumbre lógica tras casi siete días en la oscuridad, molestan tanto o más que  la agobiante sensación térmica o  las prolongadas horas en cola.
 El zuliano sabe agradecer el gesto respetuoso de la verdad, por dura que sea, y la prefiere siempre a la desdeñosa y aturdidora indiferencia y falta de solidaridad al padecimiento de la colectividad.
Elevamos la voz de reclamo por lo que consideramos “justo y necesario”, casi que un deber ante la audiencia que nos demanda certezas y resulta imposible ofrecerlas sin caer en el peligroso terreno de la especulación. Elevamos la voz tras ocho meses de caos eléctrico, atribuido, una y otra vez, a detestables sabotajes, pero que ameritan una profunda revisión de todos los procesos para evitar que termine siendo, como ha venido ocurriendo, la gente la que pague las cuentas de un conflicto que trasciende a su capacidad de comprensión y tolerancia. Elevamos la voz porque creemos que es imperioso que se nos hable con sinceridad y  se  nos diga con honestidad la gravedad de la crisis. 
Paciencia y civismo de sobra han  demostrado los zulianos en más de 240 días sometidos al calvario de la inconstancia del servicio eléctrico. Estoicamente han soportado a la espera de una solución prometida que siempre termina pospuesta. ¡Esperar, como ven, no es el problema, el verdadero inconveniente es que no se sepa hasta cuándo!   
 

]]>
<![CDATA[Magnicidio, un artículo de Elías Jaua Milano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Magnicidio-un-articulo-de-Elias-Jaua-Milano-20180814-0106.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Magnicidio-un-articulo-de-Elias-Jaua-Milano-20180814-0106.html El magnicidio es la muerte por métodos violentos de una persona que detenta un cargo de poder político. El atentado con explosivos, ocurrido el pasado 4 de agosto de 2018, contra el Presidente de la República Nicolás Maduro Moros, las altas autoridades del Estado y los ciudadanos y ciudadanas, civiles y militares, presentes en la conmemoración del aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, sin duda alguna es un intento de magnicidio en grado de frustración, como lo tipifica nuestro Código Penal y un hecho aberrante, el cual repudiamos categóricamente.

Explotar aeronaves no tripuladas (Dron), cargadas de explosivos, frente al Presidente de una Nación es un acto terrorista, un intento de magnicidio sin lugar a interpretaciones. La confesión de los autores materiales y la evidencia recolectada lo confirman. El gozo, la reivindicación del atentado o el silencio de muchos actores y voceros políticos de la derecha internacional y nacional señalan el camino hacia los autores intelectuales.

Esos mismos actores políticos son los que han venido repitiendo desde hace meses que “no hay salida electoral”; que “Maduro tiene que ser salir como sea”; que “el fin de Maduro está cerca”; que “hay que usar todas las formas y medios”, entre otras aseveraciones temerarias. Corresponderá a las autoridades competentes determinar y castigar, en el marco de lo previsto en nuestra Constitución y en las leyes, a los y las responsables materiales e intelectuales de este atentando criminal.

Quiero recordar que, en un artículo anterior de fecha 7 de julio de 2018 titulado “Nuestra Patria Venezuela” y luego en una entrevista televisada con José Vicente Rangel el pasado domingo 29 de julio de este mismo año, me había referido al peligro que supone la subordinación a la oligarquía bogotana, de algunos dirigentes opositores nacidos en Venezuela.

Entre otros y otras denunciamos a Julio Borges como un empleado servil de Juan Manuel Santos. Advertimos que desde Bogotá se alentaba una guerra civil en Venezuela, con la colaboración de dirigentes contra revolucionarios nacidos en nuestra Patria, en función de culminar el proyecto de expansión sobre nuestro territorio, iniciado a mediados del siglo XIX por la oligarquía colombiana.

Por otra parte, en nuestra historia claro está que siempre ha sido la derecha la que ha intentado o ejecutado el asesinato de presidentes venezolanos. Fueron los sectores más retrógrados de la oligarquía de Bogotá, que hoy siguen gobernando allá, liderizados entonces por Francisco de Paula Santander, los que intentaron asesinar a nuestro Padre Simón Bolívar, Presidente en ejercicio de Colombia, el 25 de septiembre de 1828. Fue un grupo de derecha, liderado por Rafael Simón Urbina, rabioso anticomunista, el que asesinara a Carlos Delgado Chalbaud, Presidente nacionalista, progresista, el 13 de noviembre de 1950.

Fue la corriente militarista “fascistoide”, la que ha llenado de muerte y dolor a los pueblos de nuestra América latina y caribeña, liderada en aquel momento por el dictador Dominicano José Leónidas Trujillo (Chapita) la que realizó un atentado, con ejecutores nacionales provenientes de las filas de la derrocada dictadura de Pérez Jiménez, haciendo explotar un carro bomba en el paseo Los Próceres, el 24 de junio de 1960, contra el Presidente de Venezuela Rómulo Betancourt, hiriéndolo a él y a sus colaboradores cercanos. Ocasionando la muerte de uno de sus edecanes militares y un transeúnte.

Es esa corriente “fascistoide”, instalada en nuestra región por el imperialismo norteamericano para mantener subordinada a nuestra América, la misma que ha asesinado a decenas de miles de dirigentes y activistas revolucionarios, patriotas y populares. Es la misma corriente asesina, que desarrolló varios planes frustrados de magnicidio contra nuestro Comandante Chávez, la que sin duda planificó, financió y ejecutó el atentado fallido contra el Presidente Nicolás Maduro.

Sobre este tema quiero reivindicar a la izquierda venezolana. Jamás, la izquierda a la que pertenecemos, ha apelado al atentado personal contra ningún Presidente. Es verdad que cuando nos ha tocado, hemos asumido la lucha armada con valentía y cuando el pueblo venezolano ha ejercido el supremo derecho a la rebelión popular ahí hemos estado, a la vanguardia, pero nunca hemos apelado a la cobardía del atentado personal.

Los revolucionarios venezolanos y las revolucionarias venezolanas no concebimos nuestra lucha desde el odio contra una persona. Luchamos contra un sistema de opresión y exclusión de las grandes mayorías, el capitalismo. Nosotros luchamos por una sociedad donde quepamos todos y todas con igualdad, libertad, justicia y dignidad humana. Una sociedad socialista.

Finalmente, quiero reiterar mi solidaridad como camaradas, como seres humanos a Nicolás Maduro y a todos los y las compatriotas presentes en el acto donde ocurrió el vil atentado del sábado 4 de agosto de 2018.

Dios nos protege, Dios protege al pueblo bendito de Venezuela que tiene derecho a vivir en paz y a recuperar una vida próspera, llena de futuro. Amén.

PD. Compatriotas que me leen, a quienes agradezco tanto que compartan la batalla de ideas que intento motivar a través de estos artículos semanales, quiero informarles que haremos un receso en nuestros escritos durante el resto del mes de agosto. El primer domingo de septiembre de este 2018, nos encontramos otra vez en estas líneas. Dios mediante.

]]>
<![CDATA[Zulia, piloto del colapso inminente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Zulia-piloto-del-colapso-inminente-20180814-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Zulia-piloto-del-colapso-inminente-20180814-0103.html Zulia, piloto del colapso inminente

Los zulianos vivieron cinco días de pesadilla producto del caos eléctrico que se originó por un supuesto “acto terrorista” en el Puente sobre el Lago de Maracaibo, cuando se incendió  el depósito de aceite donde estaban unos de los cables de alta tensión  que transmitía la energía del Guri para abastecer una parte del estado, esta es la explicación grosso modo que dio el ministro de Energía, Luis Motta Domínguez; y a su vez la mentira más grande que hasta ahora ha dicho sobre la crisis eléctrica en el Zulia.

Y es que supuestamente, y según expertos y trabajadores de Corpoelec en el estado, el bendito cable no funciona desde hace más de un año, el problema que ha agudizado el caos en la región se produjo en otra línea que atraviesa el Lago y que pasa por el Complejo Petroquímico “Ana María Campos”, conocido como “El Tablazo”, por cierto, abandonado y prácticamente en ruinas.

La verdad verdadera de lo ocurrido es la que comentan los expertos ex gerentes de la compañía eléctrica, y que se resume en la falta de inversión y mantenimiento. Sólo los que vivimos en el Zulia sabemos la pela que se vive cuando pasamos cinco o más días de nuestra vida sin luz, sin agua, sin comida, sin transporte, sin comercio, sin trabajo, sin vacaciones, sin efectivo, sin internet y sin teléfono. Todo parece una receta bien elaborada.

El gobierno de Nicolás tomó al Zulia como estado piloto para desarrollar este macabro plan de adormecer a la población y ponerlos a preocuparse por sus propios problemas para alejarse del entorno social. La primera acción fue controlar el estado con el poder político que obtuvo luego de las traiciones que jugaron en la derrota de Pablo Pérez en el 2012, después en el 2017 sacó del juego a Francisco Arias Cárdenas quien le comía al sector opositor; implementaron el chip de la gasolina, el cierre de la frontera, el capta huella para la compra de alimentos, el desarrollo de la mafia en el centro de la ciudad de Maracaibo y posteriormente  la venta  y compra del efectivo que hoy está al 500%.

En su momento, las cámaras de comercio y empresarios no vieron con malos ojos al competidor de la gallina, léase, Arias Cárdenas, que regresaba al poder pero después el mismo proceso se lo tragó.

“Sin querer queriendo”, como diría el Chavo del ocho, la oposición zuliana le dio una “ayudaita” a Nicolás en su perverso plan; pues cometió grandes y notorios errores en el 2017 y no se asumió lo que por derecho se obtuvo que fue el triunfo de Juan Pablo Guanipa en la gobernación, fue un grave error no asumirla, debo confesar que el fervor de: si se juramentaba o no, mi opinión personal días después de esa victoria, era la romántica: no había que hacerlo, pero hoy en día la historia fuera otra y el Zulia tuviera su gobernador defensor de su pueblo.

“A lo hecho pecho”, reza un adagio popular; el plan avanzó y llegó a la Gobernación del Zulia Omar Prieto, el generador de miedo que ha logrado uno de sus objetivos principales: que nadie proteste. 

Hoy los pocos ricos, clase media y pobres sufren por igual el colapso del Zulia. Sin duda aquel estado ejemplo para el país en descentralización, en buenas carreteras, puente, aeropuerto, puerto, escuelas, hospitales y programas sociales de alto impacto quedaron en el tiempo, todo quedó destruido y sin planes de cambio al corto plazo.

Ya la misma receta del “plan piloto para el colapso inminente” comienza aplicarse en otros estados, lo  observamos en la gran Caracas un par de semanas atrás cuando vivieron en apagón de una hora (así inició en el Zulia), el viernes pasado en El Hatillo; el domingo en Valencia y La Asunción; todo ocurre tan rápido que se pierde la capacidad de reacción.

El colapso eléctrico no será lo único que veamos venir en estos días, vendrá el de combustible con el Carnet de la Patria y los precios internacionales para quienes no lo tengan y es que el gobierno en si está llegando al colapso inminente.

Esta historia continuará...

]]>
<![CDATA[La estridencia discursiva]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-estridencia-discursiva-20180814-0105.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-estridencia-discursiva-20180814-0105.html


«La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás»
Winston Churchill

El discurso político actual, tanto por parte de los dirigentes políticos y comunicadores, como por el ciudadano común en general, se caracteriza por la “estridencia discursiva”. Defino la estridencia discursiva como la presencia en el discurso de una soberbia declarativa caracterizada por generalizaciones absolutas y una descarada irresponsabilidad en la  descalificación del contrario.
Es normal escuchar, por ejemplo, declaraciones del tipo: “Esos sinvergüenzas, enchufados, corruptos de siete suelas, se arrepentirán de haber nacido” o, por el otro lado, “Esos apátridas inmorales, hijos del imperio, debieran ser fusilados en una plaza pública”. Estos son solo un par de ejemplos, más bien moderados, tomados del día a día de nuestra redes sociales, y que tratan de ilustrar lo que he denominado “estridencia discursiva”.
Es muy común, al menos en nuestra idiosincrasia, esa manera, histriónica e hiperbólica, de expresarnos en nuestro ámbito privado. No era tan común, sin embargo, en el ámbito público, ni tampoco para referirnos a personajes públicos.
Desde mi óptica, tres fenómenos han convergido en el pasado reciente de nuestro país para que hayamos plagado el discurso público de tanta estridencia. Estos tres fenómenos son: El desquicie de los medios de comunicación, la aparición de líderes políticos con discursos estridentes, y la irrupción de las redes sociales en el escenario comunicacional. Estos tres fenómenos, sumados a una idiosincrasia particularmente altiva y deslenguada, trasladaron al ámbito público el estilo del discurso hiperbólico del insulto, otrora destinado a la comunicación privada, haciendo un daño importante a la capacidad de comunicación efectiva en nuestro país, tanto entre ciudadanos comunes como entre los voceros de la política nacional.
El problema con la estridencia discursiva no es estético, es funcional, porque cierra los espacios posibles de encuentro entre contrarios en forma bidireccional. Por una parte, anula las posibilidades de que el adversario asimile las críticas emitidas por el emisor al estar plagadas de posiciones absolutas y descalificaciones personales; y por otro lado, refuerza la cerrazón en el propio emisor saboteando psicológicamente su intención honesta de aceptar al otro o de llegar a puntos de encuentro.
La estridencia discursiva polariza posiciones alejando del estridente y del sector que éste  representa, a todos sus adversarios, incluso a aquellos que por sensatez o descontento pudieran compartir, parcial o totalmente, las críticas hechas por sus oponentes. Y es que detrás de la estridencia no hay sino la intención velada de desconocer al otro, rompiendo toda posibilidad de encuentro entre contrarios. En el fondo, es una expresión del deseo, consciente o inconsciente, de negación de la pluralidad por parte del estridente, por más que en sus estridencias proclame la necesidad de la democracia y denuncie la ausencia de ésta en su adversario.
La estridencia discursiva y la polarización que ésta promueve son el caldo de cultivo propicio para oportunistas y trepadores de la política, porque en la polarización tienen el instrumento perfecto para esconder su incompetencia, descalificando las críticas a su gestión como  ataques malintencionados de sujetos del bando antagónico, así éstas provengan de conocidos militantes de su misma causa, a quienes no duda en descalificar estridentemente como traidores o “salta talanqueras”.
Aunque la estridencia discursiva se dispara por una pulsión perfectamente comprensible en un contexto donde fuerzas contrarias se sienten agredidas mutuamente por acciones del otro, si deseamos avanzar en la creación de espacios de encuentro y convivencia política sana entre contrarios, estamos obligados a racionalizar la pulsión estridente y someterla al imperio de la tolerancia, por más razones objetivas y subjetivas que encontremos para adversar enconadamente a nuestro contrario. Es por ello que el primer paso que debemos dar, si deseamos abonar un espacio de negociación entre adversarios, es eliminar la estridencia del discurso con el que describimos nuestra visión de la realidad y nuestras convicciones. Y no hablo sólo de los dirigentes y comunicadores sociales quienes, claro está, tienen una responsabilidad suprema en este sentido, sino que también hablo del ciudadano común que configura una matriz de opinión intolerante y generalizada que limita a sus dirigentes políticos, acortándoles los espacios para interactuar y negociar con el contrario so pena de la más estridente descalificación desde sus propias filas y potenciales votantes.
 

]]>
<![CDATA[Cruz-Diez y Requesens, símbolos de una promesa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cruz-Diez-y-Requesens-simbolos-de-una-promesa-20180814-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cruz-Diez-y-Requesens-simbolos-de-una-promesa-20180814-0053.html He dedicado las horas recientes a los estudiantes de postgrado hondureños. Les he hablado sobre la calidad de la democracia - a pedido de la Fundación Konrad Adenauer - y acerca de los procesos de participación ciudadana. De sus incidencias mayores o menores, las de la sociedad civil sobre el poder y los partidos y viceversa. 
Y por tratarse de una cuestión de calidad, que no de mera intensidad democrática, les hago énfasis en los derechos vinculados con la elección informada de los gobiernos, el control cotidiano de sus desempeños, y la exigencia de responsabilidades a quienes ejercen funciones públicas o partidarias. 
La calidad de la democracia es algo distinto y más complejo que tener o no buenos o malos gobiernos, que los hay democráticos. Lo importante y previo es contar con sociedades cuyos lazos de identidad y compromiso, con y dentro de los espacios públicos, mediando garantías, les permitan decidir la legitimidad del poder y reclamar de este rendir cuentas. La regla de oro es que la cosa pública es pública, está a la vista, es accesible a cualquier ciudadano, sin secrecías, en Estados dispuestos a servir a la verdad.
Inevitablemente mi pensamiento se desvía hacia Venezuela, hacia mi patria doliente. Se disuelve y vive su agonía terminal. Es víctima de un pequeño grupo criminal de suyo apegado a la ley de la mentira, propiciador de la desconfianza, que ha fracturado las texturas que históricamente nos forjaran y sostuviesen como nación y como república.  
Somos apenas, en el instante, un arrumado de hombres y mujeres trashumantes, de miradas perdidas, hambrientos y desdentados, en abierta diáspora hacia adentro y hacia afuera. 
El vínculo que nos resta es el sufrimiento en común, que no discrimina, o los empujones que nos damos sobre el puente hacia Colombia. ¡Y es que hasta el primitivo y natural vínculo de la especie humana, el de la familia, nos lo ha roto el ostracismo! 
Entre tanto, lo cierto es que también los secuestradores de lo nuestro, invasores del palacio presidencial, están allí, presos, enrejados por los miedos y la desconfianza recíproca que les corroe, con mayor acritud. Todos tienen antecedentes. Todos cuentan con una alerta roja internacional que les mantiene – diría Rómulo – aislados tras un cordón sanitario.
Nicolás Maduro y quienes en apariencia le acompañan tiemblan a la espera del zarpazo inevitable, y lo saben. No se cocina afuera. Se cocina desde adentro, cerca de ellos, y el pueblo – no sólo el emblema de este pueblo e imagen viviente de un cristo lapidado que es el estudiante y diputado Juan Requesens – los observa. Aprecia que se ceban en la vesania y con psicopatía. 
 
Padecemos el ajuste de cuentas, la venganza de la que hace pocos días nos hablara a los venezolanos la innombrable vicepresidenta, cabeza del cuerpo de verdugos oficiales. Nada que decir de su hermano, ambos amamantados en la práctica del secuestro, y el último, a la sazón, superando al personaje de la novela Sangre en el diván, de Ibéyise Pacheco. 
Mientras decía a los hondureños sobre el deber de asumir sus problemas y desencantos con la política y los políticos a la manera de desafíos para crecer, intensificando la experiencia de la sociedad civil en democracia y bregando por su calidad, para mis adentros me preguntaba si, en nuestro caso, ¿cabe siquiera aspirar al voto universal, directo y secreto: el esfuerzo logrado por la generación universitaria de 1928, que cristaliza en 1947? ¿O es un lujo, en las circunstancias? 
La cuestión de alcanzar la universalidad del sufragio busca, a mediados del siglo XX, enterrar al gendarme necesario, a las dictaduras electas en segundo grado por parlamentos afectos al gamonal de circunstancia.
 Ahora se trata de lo más primario: salvar la vida, librarnos de las torturas, frenar la cultura de la muerte y su saña desbocada, para luego avanzar a lo que sigue, como en los tiempos iniciales de la humanidad, como en el tiempo de nuestra colonia: dejar atrás el nomadismo al que nos han sometido, reunir a la tribu, recrear y disfrutar el sentido de la familia, alcanzar el sosiego. 
Dirán que exagero o soy presa del pesimismo. Por el contrario. La realidad nos golpea a los ojos, habla por sí misma, salvo a quienes padecen de disociación, explicable en esta hora nona. Me refrescan y veo prometedores, por ejemplarizantes, antes bien, los íconos que son Requesens y Carlos Cruz-Diez. Aquel, como en el Nuevo Testamento, anuncia resurrección. 
Éste, abriendo las páginas del Libro de los Libros, recrea a Moisés. Nos habla del tránsito por el desierto hacia la tierra prometida y pendiente de hacerse, que impone el vuelo de la imaginación, dejar atrás nuestras taras más que bicentenarias: el mito de El Dorado y la invocación del hombre a caballo. 
“Todo está obsoleto y hay que inventarlo de nuevo… Qué maravilla”, dice el legendario Carlos desde su “nonagénica” visual, con perspectiva multidimensional, la del maestro del arte cinético que es para nuestra gloria.

]]>
<![CDATA[No saben gobernar, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-saben-gobernar-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180814-0052.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-saben-gobernar-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180814-0052.html Lo ocurrido en el Puente  Rafael Urdaneta, conocido como el Puente sobre el Lago de Maracaibo, el fin de semana pasado (viernes 10 de agosto de 2018), que dejó sin servicio eléctrico a gran parte del estado Zulia demuestra la poca capacidad resolutiva que tienen las autoridades gubernamentales para garantizar el servicio  eléctrico a los ciudadanos.
 Es que no pegan una. La crisis se los está tragando. En los predios del Gobierno regional del estado Zulia se comenta que el gobernador frenó todas las inversiones en salud, educación, deportes, cultura, seguridad,  infraestructura vial, para invertir el 100% de los recursos en intentar mejorar el servicio eléctrico. 
En concordancia con ello, se han anunciado inversiones en termoeléctricas, en Ramón Laguna, así como en un turbo generador de energía, en transformadores, en contratación de personal especializado, pero a pesar de todos esos anuncios los usuarios del servicio sienten todo lo contrario, y es que cada día el servicio empeora, evidenciando que al gobernador o lo están engañando o no cuentan con los recursos financieros y humanos para tener éxito en la intención. 
Otra gran falla que se observa en el manejo de la crisis eléctrica es la falta de vocería creíble que mantenga informada a la población de los avances de la inversión y de las fallas actuales, muchos usuarios frecuentes del puente sobre el lago se sienten desinformados sobre los daños que pudo haber causado la explosión a la infraestructura del puente. Por esta razón, sin ninguna duda al gobernador le hace falta tener en su equipo de gobierno la figura de un “gerente de crisis”.
Los daños causados a la economía familiar y comercial, que está bastante golpeada, son incalculables. Poniendo el escenario más sencillo, una familia que se le haya dañado un kilo de carne, un pollo, medio kilo de queso, tres tomates, dos zanahorias, tres papas, un litro de leche, eso equivale a 35 millones de bolívares, a quien se le quemó cualquier artefacto eléctrico es una calamidad, quien tenga un familiar en cama que necesite algún equipo como un respirador para mantenerlo vivo, cómo hace. 
En el Zulia, las altas temperaturas hacen más complicado aguantar tantas horas sin servicio eléctrico. Y es que las consecuencias son nefastas. Se generan colas de más de 300 vehículos en las pocas estaciones de gasolina abiertas, los puntos de ventas caídos, fallas serias en los servicios de Cantv, internet, operadoras de telefonía móvil, agua potable, así como las innumerables perdidas en el sector comercial y a quienes se les dañaron sus productos en camiones por  del cierre del puente sobre el lago, sin duda alguna, esto es una tragedia. 
Quién responde por tanta incapacidad, quiénes son los funcionarios destituidos y detenidos por los daños colectivos causados al pueblo zuliano. Ya ese cuento del saboteo, así sea verdad ya solo el 5% de la población lo cree, cómo pueden sabotear un trabajo realizado en el puente sobre el lago custodiado por la Guardia Nacional Bolivariana y un sistema de cámaras de seguridad desplegado por toda la estructura, el señor gobernador Omar Prieto y el Ministro Motta Domínguez tienen una gran deuda que pagar a los afectados porque no son capaces de dar una disculpa y pedir perdón por ser tan malos gerentes públicos. 
Este evento también evidenció la muerte de la oposición política en el Zulia y el temor que tienen los ciudadanos por protestar de manera conjunta y masiva, lo que le da ventajas al gobierno para seguir haciendo muy mal su labor. Como lo dijo Gabriela Camarillo “Cuando un pueblo le teme a sus gobernantes sus gobernantes se esforzarán muy poco en hacerlo bien”. Con todo el deterioro que sufre el estado Zulia y gran parte del país se evidencia “que no saben gobernar”.
 

]]>
<![CDATA[Bancarización, por José Grasso Vecchio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Bancarizacion-por-Jose-Grasso-Vecchio--20180810-0077.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Bancarizacion-por-Jose-Grasso-Vecchio--20180810-0077.html Se define como acceso a los servicios financieros. Es el grado de presencia de la banca en productos de ahorro, créditos y transacciones con distintos medios de pago.
La bancarización es la proporción de familias, pequeñas y medianas empresas que tienen acceso a los diversos productos financieros y cuánto los utilizan. La bancarización es el uso de medios de pago bancarios, cuentas, tarjetas de débito y crédito, transferencias, acceso a instrumentos de ahorro y acceso al financiamiento. 
La bancarización reduce el uso del dinero físico e influye directamente en el crecimiento económico de un país, es además importante para impulsar la formalización de la economía vía la canalización por el sistema financiero de gran parte de las transacciones realizadas en la actividad económica. 
Otros aspectos de la bancarización: aumenta la masa de ahorros disponible hacia la inversión productiva. 
Incrementa el crédito, estimula la demanda y permite un crecimiento económico sostenido. Reduce el costo de transacción de las operaciones bancarias, de allí que mejora la distribución del ingreso al disminuir los costos financieros para los más pobres.
Un tema interesante del que ya hemos hablado es el Pago Móvil Interbancario P2P  es en la actualidad una de las formas más importantes y populares de compartir todo tipo de material entre usuarios de Internet, sin importar la plataforma de software utilizada ni el lugar o momento en que se encuentren). 
Estas y muchas otras cosas pueden y deben hacerse para la modernización e impulso de los canales electrónicos que redundará en una mayor calidad y eficiencia de los servicios para todos los usuarios. 
El hecho cierto es que en el caso venezolano cada día se contabilizan más celulares y teléfonos inteligentes y tienen acceso a los servicios de Internet más de 17 millones de venezolanos, esto da cuenta del enorme potencial de la bancarización por la vía de la banca móvil y en general de la banca electrónica. 
Cambian las formas de pago 
Temas como la domiciliación de pagos, banca electrónica, bancarización, dinero plástico y menor uso del cheque, están cambiando para bien,  la forma de realizar operaciones bancarias. 
El mundo de las transacciones bancarias se dirige, en un viaje sin retorno, hacia la digitalización casi absoluta. Sabemos que el dinero en efectivo no desaparecerá por completo, al menos en el futuro inmediato, pero es un hecho que billetes y monedas han quedado sólo para operaciones sencillas y, sobre todo, de baja cuantía. El cheque es otro instrumento en extinción en muchos países.
Más allá, hoy día, con la banca electrónica y con las tarjetas, la necesidad de ir a un banco es cada vez menor. 
En la medida en que avancemos en el uso de nuevos instrumentos y se sustituye el cheque y la visita a agencias bancarias, nuestras transacciones financieras, serán más rápidas, seguras y mejorará la calidad del servicio. 

]]>
<![CDATA[Lo bueno y lo malo, por Luis Vicente León]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lo-bueno-y-lo-malo-por-Luis-Vicente-Leon-20180810-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lo-bueno-y-lo-malo-por-Luis-Vicente-Leon-20180810-0018.html Es obvio que el país se ha primitivizado. El debate político da grima y no hay con quien la población se sienta identificada, acompañada y representada. El liderazgo esta desgastado y la gente ha construido un muro virtual frente a ellos y ya no les oye ni siquiera cuando tienen cosas interesantes que decir.  Si agregamos que el gobierno ha planteado un conflicto existencial contra quien despunte políticamente, la posibilidad de surgimientos de alternativas políticas parece un límite que tiende a cero.

Con este panorama sombrío, se puede entender la decisión de muchos: emigrar. No soy yo quien los va a cuestionar, ni tampoco vengo a decirles que se equivocan. En realidad, la mayoría de quienes nos quedamos también nos cuestionamos y esperamos no equivocarnos con una apuesta que, de salir mal, comprometerá nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Yo he decidido vivir aquí y esa decisión afecta a mi familia y no seré yo quien contribuya a agrandar el problema primitivizándome y dejando que mis sentimientos, rabia  y deseos de cambio dominen la razón.

Hablo a mis hijos: Lo bueno es bueno y lo malo es malo independientemente de que lo hagan los buenos o los malos. Sus amigos pueden cometer actos malos como sus adversarios buenos y viceversa. No se trata de quiénes lo hacen sino de lo que hacen. No se dejen manipular por la presión de sus grupos, para acomodar sus opiniones y criterios. Pongo dos ejemplos de esta semana para graficar la importancia de ese tema.

Hemos dicho que el gobierno es malo. Podemos decir incluso que terriblemente malo. Es sin duda culpable del deterioro del país y de la calidad de vida de su gente. Pero no podemos convertirnos en lo que rechazamos. No se trata de cambiar un excluyente por otro. No sirve responder la violencia con violencia, ni la ignorancia con ignorancia, ni las violaciones de otros por violaciones nuestras.

Un atentado tiene que ser rechazado, sea este real o simulado, popular o impopular, da igual. El resultado es el mismo: inestabilidad futura, vacío e incertidumbre. Matar es malo y que otro lo haga no te justifica a ti para hacerlo, ni cambia su condición intrínseca. Rechazo a un asesino y no podemos estar dispuestos a que él y sus acciones nos conduzca a nosotros a convertirse en lo mismo.    

Pero que el gobierno tome ventaja de estos actos para hacer política radical también es malo. Violar la inmunidad parlamentaria de un diputado a la AN es un acto inconstitucional, ilegal, antidemocrático y bárbaro que debemos rechazar contundentemente. La ley establece los procedimientos para investigar y enjuiciar a un representante del pueblo, cuando se sospecha que ha cometido un delito. Apresar a un diputado sin cumplir los procedimientos de ley (sea inocente o culpable) vicia cualquier proceso y lo convierte en un acto de represión política inaceptable. Aprobar un levantamiento posterior de la inmunidad, cuando ya ha sido cometida la violación del derecho no resuelve para nada la ilegalidad cometida, ni la nulidad y sesgo antidemocrático del caso.

Ustedes deciden si estos dos ejemplos son una muestra de coherencia con los valores y principios, como yo lo creo o una demostración de ambigüedad, la crítica típica de los primitivos a los racionales.

 

]]>
<![CDATA[Entre la incapacidad y el miedo, se entrega al País, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-la-incapacidad-y-el-miedo-se-entrega-al-Pais-por-Rafael-Ramirez-20180812-0001.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-la-incapacidad-y-el-miedo-se-entrega-al-Pais-por-Rafael-Ramirez-20180812-0001.html Ha sido una constante en la actuación del gobierno: es incapaz e improvisado, ha logrado imponer la sociedad del miedo y la tristeza. Ha llevado al país hacia el abismo en el que nos encontramos, entregando en su bandazo a la derecha, los elementos fundamentales de soberanía que tanto nos costó conquistar.

 

El gobierno ha sido incapaz de conducir a nuestro país a un sendero de desarrollo social y económico. Sólo basta hacer una comparación entre la realidad económica-social de nuestro país en el 2012 y la situación actual.

 

La economía está destrozada, en unos niveles que no tienen precedente. Este gobierno superó, en su disfuncionalidad e indolencia, a los peores gobiernos de la IV República. ¡Triste record para la historia!

 

La profunda crisis económica del país, coloca a la República en una situación de minusvalía y precariedad tan grande, y evidente ante el mundo, que la ha dejado expuesta y vulnerable al saqueo de nuestros recursos naturales y de todos los bienes de capital que tengan algún interés para el apetito del capitalismo internacional. Desde el apetito de las transnacionales, hasta el de los capitalistas ramplones de cualquier país de la región. Es un país en venta.

 

El gobierno no ha sido capaz de defender a nuestro pueblo, ni dentro ni fuera del territorio nacional. Ha fallado a su razón de ser, al mandato Constitucional: garantizar los derechos fundamentales de sus ciudadanos, en construir “un modelo que sea humanamente gratificante”.

 

Como si ésto no fuera ya suficientemente grave, el gobierno tampoco ha sido capaz de defender nuestra soberanía económica y nuestra integridad territorial, al contrario, la entrega.

 

Veamos:

 

El gobierno guarda silencio, ante el hecho, de que la Exxon-Mobil está perforando en aguas del territorio Esequibo que está bajo reclamación en el litigio con Guyana. La Exxon-Mobil anuncia que comenzará a producir 120 mil barriles día de petróleo en el 2019 y 750 mil barriles día de petróleo en el 2024.

 

¿Por qué el gobierno guarda silencio?, ¿Por qué calla el PSUV?, ¿los partidos del Polo Patriótico? ¿Por qué calla la oposición? Está muy claro, se perdió cualquier referencia de una posición soberana, por distintas razones, todos los factores políticos coinciden en este silencio.

 

La gran pregunta es: ¿Por qué calla el sector militar? Sus oficiales y mandos, ustedes sí saben lo que implica este hecho tan grave para nuestra soberanía. Si la Exxon-Mobil inicia producción allí, bajo licencia guyanesa, entonces el vecino país estará ejerciendo soberanía en nuestro territorio, bloqueando nuestra salida estratégica a la fachada atlántica, la transnacional estará llevándose nuestro petróleo y vendrán más transnacionales a posesionarse de nuestros recursos. ¿No es evidente? ¿no es grave acaso?

 

El gobierno y el presidente-ex canciller, tiene pleno conocimiento de ésto, pero su respuesta ha sido genuflexa, débil. ¿Por qué enviaron a la ex canciller y al exministro de petróleo a buscar una conversación “secreta” con la Exxon-Mobil? Porque el gobierno busca un acuerdo con las transnacionales petroleras, con la administración norteamericana, con los factores de poder norteamericanos. No terminan de entender que este gobierno, ni siquiera le sirve al imperialismo, es un gobierno caótico.

 

Esta actitud del gobierno, inconsistente con su discurso destemplado para la tribuna, va desde las contribuciones de Citgo a los factores políticos de derecha en los Estados Unidos hasta dejar que la Exxon “haga” lo que le da la gana con nuestra soberanía. Ésto se llama: traición a la patria.

 

El gobierno anuncia la exención del Impuesto sobre la renta al sector petrolero, este beneficio incluye a PDVSA y a los socios privados. ¿Por qué? El impuesto se cobra de las ganancias de una actividad económica. Obviamente la tasa del Impuesto Sobre la Renta Petrolero en el país, es más alta que la tasa de cualquier otra actividad económica, pues el Estado, de manera soberana, decide pechar de manera especial a una actividad que obtiene inmensas ganancias por su naturaleza.

 

El negocio petrolero no necesita ningún tipo de incentivo, a menos que este tan mal administrada como ocurre ahora con PDVSA, en un ambiente económico hostil, del cual no escapa y que el gobierno no se ha querido percatar el daño que le hace con su improvisación y ausencia de toma de decisiones. Ahora PDVSA necesita hacer “maromas” para no mostrar resultados negativos, cuando decida mostrarlos.

 

Esta no es la situación de los socios privados, de las transnacionales, que no tienen ningún tipo de obligaciones con su accionista, mas que incrementar sus ganancias.

 

Entonces, si el impuesto es sobre la Renta, es decir sobre la ganancia que obtiene el operador petrolero internacional, la pregunta es: ¿Por qué el gobierno necesita darles unpremio a las operadoras privadas en el país?, ¿es que acaso el gobierno los está “estimulando” para que se queden en la Faja? Las transnacionales petroleras operan en Irak, Libia, en escenarios más complejos que el nuestro, no necesitan “estímulos”.

 

Obviamente se cede a las transnacionales, es decir al socio privado, que exige a un gobierno débil más ganancias, no pagar impuestos. Lo quiere todo, no está dispuesto ni siquiera a pagar impuestos. Impuestos que, por cierto, son ingresos muy importantes para el Fisco Nacional, en el periodo entre 2003 (después de superado el sabotaje) y el 2012, ingresamos, solo por este concepto, ¡mas de 161.478 millones de dólares! al Estado Venezolano.

 

El gobierno cede a las transnacionales petroleras, porque esta entregado, no le importa el déficit Fiscal, ni la disminución de ingresos petroleros, porque seguirá imprimiendo “dinero inorgánico, crecerá aun mas la hiperinflación y por ende será mayor el empobrecimiento del país, nuestros recursos se los llevan las transnacionales como un “premio” del gobierno.

 

Ésto no es nuevo. Ya ocurrió durante la nefasta “apertura petrolera”. Las transnacionales y la vieja PDVSA, convencieron al gobierno de que la actividad petrolera no pagara Impuesto Sobre la Renta, era el “premio” que les daba la IV República por llevarse el petróleo de la Faja del Orinoco. Hoy día, se hace lo mismo.

 

Esta práctica, entreguista y sin sentido económico para el país, de la “apertura petrolera”, la acabó el Comandante Chávez en el año 2006. Yo era Ministro de Petróleo y Presidente de PDVSA, el Dr. Mommer, Viceministro de Hidrocarburos, Chávez Presidente.

 

Modificamos la Ley Orgánica del ISLR y eliminamos todas las exenciones o incentivos   a las operadoras petroleras, ellas no necesitan “premios”. Recuperamos el Ingreso Fiscal Petrolero, los Impuestos Petroleros que, sumado a las Regalías Petroleras, eran el ingreso fundamental para nuestro equilibrio macroeconómico y crecimiento social. En sus discursos al pueblo y los trabajadores, el Presidente Chávez explicaba y reivindicaba estas medidas, a la vez que aseguraba que “nunca más” volvería a entregarse el petróleo en el país. Si pudiese ver lo que el gobierno hace, seguro pondría otra vez las cosas en su sitio. Por eso digo, este gobierno NO es Chavista, al Comandante lo dejaron estampado en una franela.

 

El gobierno anuncia, y el PSUV aplaude, el aumento de la gasolina hasta el precio del mercado internacional. Además de todas las consideraciones de orden económico que hicimos en el artículo anterior, hay que identificar que esta medida es un paso más hacia la privatización del sector, tal como establece el reciente Decreto 3.368, el “régimen petrolero” del país, se adaptará al “régimen petrolero internacional”, es decir ¡el de los países consumidores!

 

Esta medida, lo que indica claramente es que nuestra industria petrolera, no tendrá más las características de una industria nacional; para el venezolano será indiferente si es una transnacional petrolera la que extrae petróleo y produce nuestros combustibles o si es PDVSA. El ciudadano tendrá que pagar el precio del combustible al precio internacional, promedio de 1,2 dólares el litro, colocando otra pesada carga sobre nuestra economía y derogando la Política de Plena Soberanía Petrolera y, por ende, el sistema económico del gobierno del Presidente Chávez.

 

Nosotros propusimos en el 2014, junto a otras medidas y bajo otras condiciones de mayor fortaleza de la economía, un ajuste al mercado interno de los combustibles. Este significaba, en ese momento, 700 mil barriles día de consumo. Había que hacer algo, dar una señal política y económica, para racionalizar el consumo de los combustibles y combatir el contrabando. Pero nosotros apuntábamos a un precio que solo cubriera solo los costos de producción de combustibles de PDVSA, nò el precio internacional.

 

Acá hay un tema conceptual: siendo el petróleo de todos los venezolanos y siendo PDVSA una empresa propiedad del Estado, entonces, ¿Por qué tiene el venezolano que pagar el precio internacional de los combustibles?, luego ¿Por qué PDVSA va a captar la renta interna, como si fuera una transnacional?

 

El gobierno cede ante un sector, el petrolero, entregado al control de las transnacionales. Allí no manda Quevedo. Allí están mandando los intereses transnacionales (sean de la nacionalidad que sea), que van avanzando, a través de PDVSA, en una nueva “apertura petrolera” que será nefasta para los intereses nacionales, como lo fue en el colapso de la IV República. Lo único que demuestran estas medidas es que el sector político, todo, incluyendo al gobierno y al PSUV, están cediendo y entregando nuestra Política Petrolera, que es lo único que nos podrá salvar de esta crisis.

 

Cuando menciono que Quevedo no manda allí, no tiene nada personal, ni contra las Fuerzas Armadas Bolivarianas. El responsable está en Miraflores, es un problema político. Ni Quevedo, ni la Junta Directiva saben de petróleo o de política petrolera. Pero el gobierno sí sabe lo que está haciendo: están desmontando nuestra política Petrolera, entregando nuestro petróleo. Creen, que es la manera que tienen de salvarse, de mantenerse en el poder, así sea a costa del futuro de nuestra patria.

 

El gobierno es incapaz de defender nuestros intereses nacionales ante las maniobras o manejos del capitalismo globalizado. Los casos más emblemáticos y recientes son Conoco-Phillips y Crystallex. Estos casos ni son “guerra económica”, ni es ninguna nueva “conspiración” estos son negligencia pura del gobierno. Que dos empresas, de medianas a pequeñas, puedan poner en jaque a PDVSA y a todo un país, no es más que negligencia en el manejo de los asuntos del Estado.

 

El arbitraje con la Conoco-Phillips es un hecho público y notorio en el país y en el mundo. Ha sido antecedido del proceso de nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco en el año 2007, del proceso de migración de 33 empresas transnacionales a nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos, al esquema de Empresas Mixtas con mayoría accionaria y control de PDVSA. De las 33 sólo dos decidieron ir al arbitraje internacional, contemplado y aceptado en los contratos de la “apertura petrolera” de la IV República, ahora nuevamente aceptado por la ANC en la “Ley de Inversiones Extranjeras”.

 

Nuestras primeras batallas legales las ganamos a la Exxon Mobil, la más grande y agresiva de las transnacionales petroleras, los derrotamos en toda la línea. En el 2008 intentaron (una “mareva injuction”) congelarnos 12 mil millones de dólares de PDVSA en el exterior y los derrotamos. Luego, la Exxon acudió ante el CCI (Cámara de Comercio Internacional) en Paris, pretendía 30 mil millones de dólares y los derrotamos, luego acudieron al CIADI (Centro de arreglos de controversias del Banco Mundial) en Washington pretendiendo 16 mil millones de dólares y también los derrotamos. ¿La razón? Estábamos pendientes del tema, teníamos un equipo político-jurídico de primera línea, estábamos atentos en defensa de los intereses del país, entendíamos de lo que se trataba.

 

Conoco, nos demanda ante el CCI, nuevamente atendemos el juicio, con nuestros equipos. En ambos casos (Exxon Mobil y Conoco Phillips), han sido años de juicios, trabajo, alegatos, testimonios, argumentos, documentación, ataques de todo tipo. Nosotros nunca nos escudamos en “guerra” de ningún tipo, hacíamos nuestro trabajo. En 2014, salimos del Ministerio y de PDVSA, barrieron con todo, pero los casos estaban andando, los volvimos a ganar.

 

Para el momento de la decisión arbitral, nadie estaba pendiente del caso, ni en el gobierno, ni en el Ministerio de Petróleo, ni en PDVSA. La Nueva Directiva se estrenaba y entretenía: perseguía, investigaba, desmantelaba, colocaba a sus grupos, ocupaba las anheladas parcelas de poder.  Mientras, la Conoco anuncia su “triunfo”, nadie dice nada.

 

Lo voy a repetir, la Conoco-Phillips no sólo no obtuvo ningún triunfo en el CCI, sino que ¡fue derrotada en toda la línea! Ellos aspiraban 16 mil millones de dólares y sólo obtuvieron dos mil millones ¡menos que nuestras propias estimaciones iniciales! Inmediatamente Conoco, de manera previsible, intenta cobrar y logra confiscar los puertos y terminales de PDVSA en el Caribe, quedando la empresa sin la posibilidad de exportar a través de buques de gran capacidad y calado.

 

Todo esto tomó de sorpresa a PDVSA, una empresa desmantelada por las sucesivas purgas internas, las persecuciones del gobierno. Quevedo en su último discurso de apoyo al Presidente afirma que “Conoco ganó el arbitraje” (¿?) y anunciaba que estaban adelantando conversaciones “secretas” con la transnacional. El desconocimiento que tiene el gobierno del tema petrolero no sólo es abismal, sino que refleja una negligencia imperdonable en el manejo de los asuntos del Estado.

 

El otro caso es el de Crystallex, una empresa canadiense, que solo utilizaron los derechos otorgados en su momento por la CVG sobre la mina “Las Cristinas”, para tranzar acciones en la bolsa de Vancouver. Tal como hacia la “Gold Reserve”, hoy beneficiaria de extensas áreas del “Arco Minero”.

 

Jamás sacaron un gramo de oro, ni desarrollaron la minería, mucho menos contribuyeron con la economía nacional. El Presidente Chávez tomó control de esos activos, en una acción soberana para preservar las riquezas del país. Acción que ahora nadie reivindica, yo si lo hago, estaba a su lado, era lo correcto.

 

¿Por qué nadie del gobierno reivindica esas políticas soberanas del Presidente Chávez? Pues, porque este gobierno las ha revertido en el “Arco Minero”.

 

En el caso de la “Gold Reserve”, les devolvió las tierras y derechos de explotación en unas condiciones colonialistas, previo acuerdo de pago de más de 700 millones de dólares, por los “daños causados” por las ¡decisiones soberanas del Estado a la empresa!

 

En el caso de Crystallex, el gobierno se acogió al fallo del Tribunal Arbitral y acordó pagarle a la empresa. Pero no tomo las previsiones, no lo hizo, dejo “correr la arruga”, “pasar agachados”, como siempre. Solo que, estas empresas, sean del país que sean, son empresas capitalistas, agresivas, aventureras que, frente a un gobierno débil y vulnerable, intentan cualquier acción temeraria en tribunales extranjeros.

 

Nuevamente, es la dinámica permanente del capitalismo globalizado, no es “guerra económica”, es el sistema injusto que está allí, no solo contra nuestro país, sino contra todos los países en desarrollo.

 

En tribunales norteamericanos, no solo han intentado juicios contra PDVSA, sino contra Saudi Aramco del Reino de Arabia Saudita, contra la OPEP, hasta contra países enteros, como el caso de los “Fondos Buitres” contra la Argentina. La diferencia es si el gobierno respectivo está pendiente de los asuntos importantes o no. Si tiene la capacidad de defender sus intereses nacionales en cualquier instancia o no.

 

Crystallex logró embargar todos los activos de CITGO en territorio norteamericano, los rematará y se cobrará el monto que el Tribunal Arbitral le reconoció. ¿Cómo sucedió ésto?, nadie estaba pendiente. Son negligentes e irresponsables, más aún si se saben la cantidad de problemas que se tienen y que esos activos están en territorio hostil.

 

Lo de CITGO estaba anunciado hace años. Uno de los ejes de nuestra política petrolera era salir de esos activos en el exterior y mantener los contratos de suministro de petróleo a largo plazo. Pudimos vender, afortunadamente a muy buen precio, algunos activos, pero aun quedaron activos importantes en territorio norteamericano. Había muchos grupos de intereses internos, directivas de CITGO que siempre sabotearon la operación, y además la convicción de la Cancillería y “asesores” de que siempre era bueno un “puente” con la administración norteamericana.

 

Ya en el 2014, con unas condiciones políticas y económicas absolutamente distintas y con la estimación de que todo iría peor, incluimos la operación de la venta de CITGO dentro del conjunto de propuestas económicas que hicimos al Presidente Maduro. Recuerdo, y hay testigos, que lo discutimos y lo pasamos por escrito, utilizando el nombre código de “el catire”, pues había terror a que se supiera de nuestra propuesta.

 

Nuestro argumento era sencillo: esos activos están en territorio hostil, en una relación (con los Estados Unidos) que tendía a complicarse, estarían sujetos a cualquier acción de sanción, embargo, incautación, confiscación, etc. CITGO siempre fue un rehén, por ello, durante la “apertura petrolera” se transfirieron más de 17 mil millones de dólares desde nuestro país, para adquirir esos activos en Estado Unidos, por eso se dieron descuentos de hasta un 40% en los envíos de petróleo, ya que, “era nuestra”, cuando en realidad nunca dio ni dividendos, ni ese era nuestro negocio, era una empresa 100% norteamericana.

 

La estrategia de comprar CITGO durante la “apertura petrolera”, para poder colocar nuestro petróleo en el mercado norteamericano, es tan absurda, como la de la comprar todos los supermercados, para vender un producto. Otros países petroleros, venden tanto o más petróleo del que vendíamos nosotros en ese mercado, sin tener ni una refinería en el territorio.

 

En el 2014, iniciamos un proceso de oferta pública de todos los activos de CITGO en territorio norteamericano, atado a contratos de suministro de petróleo a largo plazo, 25 años, a efecto de no perder ninguna cuota de mercado. Recibimos ofertas por 15 mil millones de dólares. La idea era que esos recursos fueran a un Fondo de Contingencia y de darle más fortalezas a la economía nacional.

 

Recuerdo que en el acto que hicimos con ocasión de los 100 años del Zumaque, en el Estado Zulia, me correspondió ser Orador de Orden ante la Asamblea Nacional, invitado por su directiva y Presidente Diosdado Cabello (por allí debe andar el video del mismo) Luego del acto y, ante una operación que ya era pública, pregunta la prensa internacional si confirmaba la operación en curso y, por supuesto que lo hice. Nosotros nunca hicimos nada a escondidas, un revolucionario nunca miente.

 

El Presidente Maduro, ante la inminencia de la operación, mandó a parar todo. Asdrúbal Chávez que era su operador dentro de la Juta Directiva de PDVSA y Nelson Martínez que era el presidente de CITGO, lo convencieron de no vender la empresa. Coincidían con la postura de la oposición pro-norteamericana en el país. Al final, viajaron a Cuba, le mintieron al viejo, y de allí regresaron con la decisión firme de no vender CITGO.

 

Bueno, ahora CITGO, tal como lo advertimos, está en manos de Crystallex y será rematada por el Departamento del Tesoro norteamericano. Uno quisiera equivocarse y que todo fuese distinto. Pero la economía y la política van siempre de la mano.

 

Nadie vaya a pensar acá, que estos asuntos que he mencionado se tratan de un error, de un hecho fortuito, puntual, mucho menos, de un problema personal, de un ministro, no.

 

Todo lo que ha venido sucediendo prefigura un cuadro de actuación que para algunos ha estado claro desde el mismo 2013, para otros un poco más tardío, hace ya un tiempo, pero para los que no quieren ver, los que les encanta “pasar agachados”, se convertirá en una realidad avasallante que después no podrán detener: este período de gobierno desde el 2013-hasta la actualidad, se ha conducido con la decisión firme, la orientación clara, de dejar a un lado el sendero del Socialismo, y el modelo de desarrollo plasmado en el Plan de la Patria que nuestro pueblo votó mayoritariamente en la última elección presidencial del 2012.

 

Lo hemos mencionado anteriormente: hay que hacer un denodado esfuerzo para caracterizar a este gobierno. ¿Qué cosa es?, obviamente no es de izquierda, mucho menos Chavista. Es muy hábil, si, en la manipulación del pueblo: son las “victorias” de las que se jactan sus voceros. Han manipulado y cabalgado sobre el sentimiento popular, Chavista, asegurándose de establecer mecanismos de control social muy eficaces: el chantaje y el miedo.

 

Este es un gobierno cínico, indolente, falso, se pregona socialista, anti imperialista, revolucionario, Chavista, pero hace todo lo contrario: ha impuesto el caos en el país, el paquetazo neoliberal más brutal de nuestra historia, la destrucción de PDVSA, de las empresas del Estado, la entrega de los recursos naturales, del petróleo, gas, minerales, la entrega de la soberanía.

 

Ha convertido el otrora “vivir bien” o el “vivir viviendo”, en un infierno del que todos tratan de escapar. Este es un gobierno de derecha, incapaz, profundamente autoritario y anti democrático. La entrega del país avanza inexorablemente, entre la incapacidad y el miedo.

 

El gobierno ha logrado imponer un estado de terror entre la población. El miedo es cotidiano, en todos los espacios. Los cuerpos de seguridad, con una fuerte presencia extranjera, graban, vigilan, persiguen, acosan, encarcelan a cualquiera que signifique una voz disidente, sea de oposición o Chavista, sólo se salvan los “financistas”, los “panas”, los grandes apellidos.

 

Las cárceles están llenas de prisioneros, sobre los que se ejerce un terror diario, sistemático, una humillación permanente, al punto que el preso no quiere ni que se sepa que está secuestrado, humillado, torturado, no quieren ni que los mencionen, porque temen que sea peor. Sin embrago, a pesar de cualquier circunstancia, debo mencionarlos: Eulogio Del Pino, Jesús Luongo, Pedro León, Orlando Chacín, Diego Salazar, Gladys Parada, Pavel Rodríguez, Rodríguez Torres y tantos otros secuestrados, se les han violado sus derechos fundamentales, su derecho a la defensa, al debido proceso, sus derechos humanos. Hay muchos mas nombres de victimas de la “razzia” y persecución, muchas historias tristes, de humillación a la condición humana.  Muchos más exiliados, huyendo, fuera de la Patria querida.

 

Las cárceles están llenas de militares Chavistas, patriotas. Los medios están censurados. El pranato de la política anuncia por donde viene la jauría, hay una corriente pro fascista dentro del pranato. Aquí no importa si eres inocente o no, no hay ley, al triste poeta eso no le interesa, si hay que violar los derechos humanos de un objetivo político, de un inocente, de un camarada, no importa. Es la instrucción.

 

No les ha pasado por la mente a estos instigadores del odio y el fascismo, cual será su propia suerte si la tortilla se vuelve, o si el fascismo accede al poder. Se ha estimulado un ambiente de odio y de violencia que no augura nada bueno para la Patria. Hay un profundo daño espiritual a la sociedad.

 

Dijo el Pepe Mujica, con ocasión de los Drones contra el Presidente: “ojalá no se desate ahora la cacería de brujas” Pepe, viejo dirigente, honesto, sabio, que sabe por experiencia propia lo que es el autoritarismo y la violación de la dignidad humana. Ojalá sea escuchado, pero creo que ya se desataron Pepe, vendrá otra oleada de escándalo y represión. Mientras, la entrega sigue, ante el silencio y el miedo de todo un país, que no logra articular una respuesta coherente.

 

El miedo ha paralizado al país, a sus partidos revolucionarios, a la corriente Bolivariana, progresista, militar y popular que surgió y se fortaleció bajo la inspiración del Comandante Chávez y su periodo de libertad, democracia revolucionaria, democracia protagónica y participativa, donde el pueblo era dueño de su destino. Las fuerzas progresistas, Bolivarianas y patriotas deben entender que el fascismo arrasará con todo vestigio de revolución, no importa cuán “táctico” haya sido la decisión de guardar silencio.

 

Somos muchos más los patriotas, dejad atrás el miedo y el refugio individual, allí en las calles hay niños comiendo de la basura, jóvenes esclavizados en el exterior, madres detrás de una caja de miseria, una Patria que se entrega. Es una bofetada a la dignidad de todo un país, una afrenta a los que deberían ser los custodios de las garantías sociales de nuestro Pueblo y de la soberanía de la Patria. Con Chávez siempre, ¡Venceremos! 

 

]]>
<![CDATA[El intento de magnicidio: Claves históricas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-intento-de-magnicidio-Claves-historicas-20180810-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-intento-de-magnicidio-Claves-historicas-20180810-0074.html  Parece normal que la derecha criolla y extranjera no crea la versión denunciada por el presidente Maduro sobre planes para asesinarlo, ni siquiera con las imágenes contundentes de un atentado en plena ejecución; la historia, sin embargo, nos ofrece un sinfín de claves que le dan la razón a Nicolás.

En un artículo del 2008, afirmábamos: “El magnicidio siempre ha sido una alternativa en la lucha por el poder. Lo vivió la Roma imperial y nos ocurrió en la gesta independentista cuando Santander junto a otros traidores como Padilla, intentaron matar a Bolívar en Bogotá. ¿O acaso qué fue el crimen de Berruecos? La muerte de Sucre es un caso de magnicidio”.

“Porque el magnicidio no solamente abarca el asesinato de un Presidente, también ocurre cuando la víctima es un alto funcionario o, incluso, una personalidad con fuerte influencia en la opinión pública. El fondo de la definición está en el hecho de que la intención de los asesinos es provocar efectos políticos; es decir, frustrar un proceso y favorecer unos intereses determinados”.

“En Estados Unidos, el magnicidio ha sido frecuente. Cuatro Presidentes fueron asesinados en ejercicio. Lincoln, el 14 de abril de 1865. James Garfield, el 2 de julio de 1881. William Mc Kinley el 6 de septiembre de 1901. Kennedy el 22 de noviembre de 1963. En todos los casos los autores materiales resultaron ser tipos extraños que rápidamente desaparecieron física y noticiosamente. Expedientes no quedaron ni para las oficiales estadísticas criminales”.

La larga lista de víctimas de esta práctica criminal de desestabilización política y asalto del poder, incluye a voceros de causas contradictoras del sistema dominante como Martin Luther King y John Lennon, así como gobernantes que llegaron a ser molestos para los imperialismos como Salvador Allende y Mohamar Ghadafi.

“En el marco de la Operación Cóndor montada por la CIA con los dictadores pro-gringos Pinochet, Stroessner, Bordaberry y Videla, mataron a Juan José Torres, ex presidente boliviano refugiado en Argentina, y a Joao Goulart, ex presidente brasilero a quien la derecha fascista derrocó en 1964 con apoyo de Estados Unidos. Ambos eran temidos por el liderazgo popular que tenían. También cayeron bajo la garra del “Cóndor”, el Canciller de Allende, Orlando Letelier, y el General demócrata Carlos Prats González.

En Venezuela sólo teníamos el precedente de Carlos Delgado Chalbaud asesinado el 13 de noviembre de 1950, en un complot con aroma a petróleo aún por descifrar. En Colombia mataron a Rafael Uribe Uribe, a Gaitán, a Pardo Buelvas, a Galán, a Pizarro, a Lara Bonilla, a Pardo Leal, a Jaramillo Osas.

A tres mil militantes de la Unión Patriótica, y en los últimos dieciocho meses, a 311 líderes sociales.

II

Ya hemos expuesto que el santanderismo es un apéndice de la Doctrina Monroe, que consiste, en lo internacional, en la sujeción absoluta de Colombia a los intereses de Estados Unidos, y en lo interno, el sostenimiento del régimen oligárquico a través del terrorismo de Estado disfrazado de democracia representativa.

El tétrico personaje Álvaro Uribe insinuó un pedido de asesinato contra Hugo Chávez y manifestó públicamente que “le faltó tiempo para una acción militar contra Venezuela”, y su acólito Abelardo de la Espriella escribió el domingo 9 de julio de 2017 en El Heraldo de Colombia: “Los venezolanos de bien y la comunidad internacional en pleno deben entender que la muerte de Nicolás Maduro se hace necesaria para garantizar la supervivencia de la República. No se trataría de un asesinato común, sino de un acto patriótico que está amparado por la constitución venezolana y que resulta, por demás, moralmente irreprochable”.  Es decir, en Colombia se habla abiertamente del magnicidio como “remedio” para Venezuela. ¡Que hermanos tan generosos! 
Así lo pedían los esbirros y propagandistas de Santander contra Bolívar y sus leales compañeros, antes del atentado de septiembre de 1828. También intentaron minimizar el hecho y hasta negarlo, lanzando una despiadada campaña de desprestigio contra la testigo por excelencia del suceso: la Libertadora Manuela Sáenz; que la misoginia es típica de los momios.

 

Este de la Espriela es profesor de derecho penal de la universidad Sergio Arboleda,  asidua patrocinante de CNN que empleó al huidizo tirano Pedro Carmona Estanga, y donde recientemente se realizó el bochornoso espectáculo que un club de litigantes piratas han montado para vergüenza del gremio abogado venezolano. 

El ex presidente Santos apareció en escena, casi saliendo de Casa de Nariño, con un arrebato prestidigitador: “a Maduro le quedan pocas horas”.

¡Y boom! ¡Boom! Como en un juego de videos, dos drones explotan en Caracas.

III

El emperador Trump amenazó con una intervención militar para derrocar a Nicolás Maduro. Los drones son actualmente armas de guerra. “Los sistemas de aviación no tripulados, comúnmente conocidos como drones, están desempeñando un papel cada vez más importante en los conflictos armados. Estos sistemas se usan tanto para recolectar datos de inteligencia como para desplegar la fuerza letal. En 2007, en Afganistán, se lanzaron 74 ataques por medio de drones por parte de Estados Unidos. En ese mismo año, se lanzaron cinco ataques del mismo tipo en Pakistán. Ya para 2012, las Fuerzas Armadas de EEUU llevaban a cabo un promedio de 33 ataques mensuales con drones en Afganistán y el número total de los ataques realizados en Pakistán hoy en día suma más de 330”, según afirman expertos en diversas revistas especializadas.

Uno de los requisitos que la doctrina militar estadounidense requiere para el uso de dron, es que el objetivo debe ser considerado una “amenaza inminente”. Para eso tienen el decreto de Obama del 9 de marzo de 2015, declarándonos “una amenaza inusual y extraordinaria”.

En 2000 el senador Coverdell pidió ocupar militarmente a Colombia para controlar a Venezuela. En 2009 Estados Unidos instaló siente bases militares en Colombia.

IV
“Santa Marta para los bolivarianos es sinónimo de muerte. Hasta allí fue el Presidente Hugo Chávez el 10 de agosto de 2010 a reunirse con Juan Manuel Santos. El mediador de ese encuentro fue el flamante primer Secretario General de UNASUR, Néstor Kirchner. El 27 de octubre de 2010 muere sorpresivamente el ex presidente argentino. Meses después, Chávez comienza a sufrir fuertes dolores. El10 de junio de 2011 –tras diez meses de Santa Marta- el Comandante Hugo Chávez es intervenido de urgencia en Cuba. El 20 vuelve a ser operado de un tumor. 
El 30 de junio el Presidente Chávez informa que está en tratamiento contra el cáncer. Cumplido el primer ciclo de quimioterapia, regresa a Caracas con la buena nueva que no detectaron células malignas en su cuerpo. El 21 de febrero de 2012 informa que estuvo en Cuba y que le han detectado una "lesión”. El 26 de febrero es operado en La Habana, por una recurrencia del cáncer”.

De familia longeva, sin antecedentes en esa patología, el Comandante Hugo Chávez muere el 5 de marzo del 2013 a causa de un tipo raro de cáncer que se reproduce velozmente sin responder a los mejores tratamientos.

Hay alguna literatura disponible con explicaciones y evidencias del uso del cáncer como arma de guerra por parte de Estados Unidos, particularmente a través de la CIA, que desde los sesenta ya disponía de un departamento dedicado al tema. Tecnologías como los microchips y tubos de carbono, y las versiones bioquímicas inoculables, están muy desarrolladas, como hechicería maligna del siglo XXI.

Las intimidaciones de los enemigos de la Revolución Bolivariana se han ido cumpliendo: ocuparon militarmente a Colombia que ahora es socio OTAN, mataron a Chávez, declararon amenaza a Venezuela, nos aplicaron sanciones unilaterales, bloquearon nuestras finanzas internacionales, nos aplican un cerco diplomático, patrocinaron la violencia fascista interna, introdujeron mercenarios paramilitares colombianos y terroristas de otras nacionalidades, destruyeron nuestro poder adquisitivo y ya comenzaron atacarnos con armas sofisticadas. Nuestra fortaleza ha sido la resistencia del pueblo chavista y la unidad revolucionaria, hoy crecidas en torno al apoyo a Nicolás frente al cobarde atentado terrorista. Tenemos la razón histórica, debemos defenderla con inteligencia y con fuerza.
 

]]>
<![CDATA[¡Queremos soluciones!, por: Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Queremos-soluciones-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180807-0044.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Queremos-soluciones-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180807-0044.html La supuesta Revolución Bonita ha dejado al país tan feo y  destruido,  que millones huyen de él como de una peste.  Venezuela luce  sucia, saqueada,  destrozada. Las políticas de inclusión han resultado mecanismos eficaces para excluir a  los que no quieren doblegarse.  La retórica anticorrupción sólo sirvió para alimentar las conductas inmorales y convertirnos en uno de los países más corruptos del mundo.  La Revolución del Amor sembró la división y el odio y  terminó por  convertirnos en uno de los países más  inseguros del mundo, donde impera la violencia, la inseguridad, la impunidad.  De lo único que no hay inflación en  Venezuela es del valor de la vida  que cada día vale menos. Se puede matar por un celular, por un paquete de harina, por un pollo. La propuesta  del hombre nuevo  ha multiplicado los pranes, los delincuentes, los especuladores, los bachaqueros, los colectivos y grupos guerrilleros y  paramilitares, que se han adueñado de nuestras fronteras y actúan con total impunidad.  

 

Las  expropiaciones en pro de la productividad y la soberanía alimentaria nos trajeron colas, escasez, desabastecimiento y hambre.   ¿Dónde quedaron las empresas estatizadas,  los fundos zamoranos, los gallineros verticales, las areperas socialistas, los huertos hidropónicos, la ruta de la empanada, las cooperativas productivas, el bolívar fuerte? ¿Quién va a responder por los miles de millones que se esfumaron sin ningún logro, o fueron a parar a los bolsillos de los ladrones?

 

La PDVSA del pueblo terminó como  una empresa semiquebrada, que lo único que ha logrado aumentar considerablemente es la nómina de sus empleados, a pesar de que su producción sigue cayendo en picada.   

 

 Hoy siguen presas  muchas  personas porque supuestamente hicieron llamados a la violencia, pero ¿quién va a responder  por los muertos de la delincuencia y por los cada vez más numerosos muertos por la falta de medicinas o de comida? ¿Cómo es posible que, en nombre de una supuesta revolución, se sigan tomando medidas que sólo han traído destrucción, hambre y tristeza? ¿Cómo explicar ese afán enfermizo  de mantenerse como sea en el poder si, a juzgar por los resultados,  no han sabido ejercerlo apropiadamente?

 

El propio presidente ha reconocido el fracaso de sus políticas económicas y ha llegado a afirmar que las 70 empresas del estado están en números rojos. Pero no es suficiente con reconocer el fracaso y seguir tomando medidas que son más de lo mismo. Urge un cambio radical de timón que nos lleve en una dirección  distinta, que sólo será posible si se rodea de personas eficientes,  honestas y autónomas, y deja de premiar a sus amiguitos y a los militares para asegurarse su fidelidad.

 

¡Basta ya de promesas y anuncios de  medidas que, en vez de resolver los problemas, los agudizan! ¡Queremos soluciones!

]]>
<![CDATA[El método del atentado, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-metodo-del-atentado-por-Leopoldo-Puchi---20180808-0106.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-metodo-del-atentado-por-Leopoldo-Puchi---20180808-0106.html Con el atentado del pasado sábado se ha incorporado en la lucha por el poder en Venezuela el método de acción que encaja en lo que se conoce como terrorismo. Otros eventos que han tenido lugar en el país con anterioridad pueden catalogarse de forma genérica como violencia política, pero el estallido de explosivos en drones dirigidos hacia una tarima en la que se encontraban el Presidente y las autoridades militares, durante un acto público y masivo transmitido por televisión, reúne todos los elementos que caracterizan una acción terrorista.
El acontecimiento ha dado lugar a diferentes reacciones, entre las que destaca, de forma notoria, la ausencia de una clara condena del atentado por parte de los factores opuestos al gobierno venezolano, tanto internos como externos, lo que pudiera sugerir que se le brinda de alguna manera validación al uso de esta forma de actuación armada al realizarse en el contexto venezolano. 
No es usual, por ejemplo, que la Unión Europea, que le ha conferido prioridad a la lucha contra el terrorismo, no haya condenado sin medias tintas la utilización de este método en el caso venezolano. Tal vez se estima que debe hacerse una excepción al tratarse de Venezuela, aunque no se conocen explicaciones para esta conducta. O quizás se trata de una inhibición por un desliz circunstancial. 
Un asunto delicado, en la medida que ya para 1999 la Asamblea de Naciones Unidas proclamaba que. 
“los actos criminales encaminados o calculados para provocar un estado de terror en el público general, un grupo de personas o personas particulares para propósitos políticos son injustificables en cualquier circunstancia, cualesquiera que sean las consideraciones políticas, filosóficas, ideológicas, raciales, étnicas, religiosas o de cualquier otra naturaleza que puedan ser invocadas para justificarlos”.
En todo caso, para quienes dentro y fuera del país se han planteado una “transición” en Venezuela en el transcurso de este año, la utilización de esta táctica de violencia representaría un vector complementario de una presión más amplia destinada a la fractura de la cohesión de la Fanb y de la “coalición dominante”, lo que contemplaría como ejes estratégicos decisivos una implosión social y una exacerbación del conflicto desde la vecina Colombia.
Frente a esta posible evolución de los acontecimientos, le corresponde al Gobierno abrirse al diálogo con todos los sectores que sean partidarios de la lucha política pacífica y que no se inscriben en la visión estratégica de una “transición” forzada por diversas modalidades de violencia. 
Y, sobre todo, debe mantener con firmeza el nuevo rumbo económico adoptado y avanzar más en la flexibilización, única manera de desmontar el sustrato que sirve de caldo de cultivo a la violencia.
 En cuanto a la oposición democrática, le corresponde condenar el terrorismo y  reforzar la debilitada institucionalidad del país, comenzando por la institución del voto, en la perspectiva de acuerdos de cohabitación y convivencia.

]]>
<![CDATA[Rescate de la producción petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Rescate-de-la-produccion-petrolera-20180808-0108.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Rescate-de-la-produccion-petrolera-20180808-0108.html Resulta increíble que la desesperacion de la burguesía colombiana y la nacional, se hayan atrevido a realizar un magnicidio en contra del Presidente constitucional de la República. Solo ocurrió en épocas pasadas. No hay cultura en nuestro país para semejante hecho.

El poder político se logra a través de los votos, dentro del sistema democrático instituido en Venezuela, por los venezolanos. No pueden unos desadaptados violar la ley, para generar desestabilizaciones políticas, sociales  y económicas.

Debe recaer todo el peso de la ley a los autores materiales e intelectuales del pretendido magnicidio.

Deseo hablarles sobre la oportunidad histórica que ofrece Pdvsa a la empresa privada venezolana, en el marco de la recuperación de la producción petrolera, que aspira lograr Pdvsa, sobre áreas, campos y pozos activos, no activos y cerrados, mediante modalidades de producción, donde Pdvsa preserve la propiedad y el dominio sobre sus activos.
 Los privados venezolanos actuarán contratados por medio de servicios integrados o gestión compartida. En ningún caso, se pretende privatizar a Pdvsa. Se pretende dinamizar el PIB petrolero, para que empujen el resto de la economía nacional.

Nunca esto había ocurrido. La Pdvsa anterior, cometió el error histórico de no permitir el fortalecimiento del sector privado vinculado a nuestra industria principal. El Ministro Presidente de Pdvsa, está claro en el “como”  así como en el “que”. 
El plan de recuperación será en el corto, mediano y largo plazo. El punto de atención y de sincronización, será entre la parte Corporativa y la parte operacional en cada área de explotación. Estos últimos no quieren desprenderse de la operación y mantenimiento de las áreas de explotación.
 Las razones, pasando desde el ejercicio del poder mal entendido hasta acciones de corrupción. Se deben alinear la alta gerencia con las gerencias medias y bajas y viceversa .

Esta dinámica, aspira a que en los próximos días, se concrete el procedimiento y de inicie la urgente intervención de los pozos asignados y se logre el incremento de la producción. Las empresas privadas venezolanas, traerán al país tecnologías de punta. personal especializado. equipos y financiamiento nacional e internacional. Se aspira a que con esta modalidad  se incremente la producción de petróleo, cerca de 300.000 barriles por día. Será un significativo aporte de valor en la recuperación petrolera nacional. La intervención de los pozos  conllevará el rescate de las facilidades de superficie y de los servicios que inciden en la operación.

Juntos podemos hacerlo. Pdvsa tiene personal diestro y nuestras empresas tienen el conocimiento y las ganas de hacerlo, de la mejor manera. El declive de la producción ha sido importante. El recate de la producción marcará nuevos tiempos para nuestra Industria y su fortalecimiento. Rescate de la producción petrolera.

 
 

]]>
<![CDATA[Carnet de la Patria, por Domingo Alberto Rangel M.]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Carnet-de-la-Patria-por-Domingo-Alberto-Rangel-M.-20180807-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Carnet-de-la-Patria-por-Domingo-Alberto-Rangel-M.-20180807-0095.html De no ser por la gravísima situación financiera y económica que atraviesa nuestra Nación se podría pensar que el censo automotor, vía carnet de la patria, es otro pote de humo diseñado para ocultar lo importante.


A mí me parece que de eso no se trata sino más bien lo veo como un intento tardío de mermar parte de los diez mil millones de dólares anuales que es el estimado del contrabando de gasolina hacia Colombia, Brasil y el Caribe.

El punto estriba en que un aparentemente poderoso presidente como se supone es Maduro, en realidad es cautivo de los intereses generados por las mafias que medran alrededor de todo lo que en nuestra Venezuela se comercia. 
Una de ellas que sacan la gasolina subsidiada para venderla a la delincuencia extranjera.

Por eso el Presidente es incapaz de resolver. Y me temo que siguiendo el mal ejemplo de los bolichicos, opositores de “buena familia” que se aliaron con mafias del gobierno nacional para robar miles de millones de dólares. .. En el hediondo asunto del contrabando de la gasolina tienen socios en la oposición. Y así seguimos viviendo en lo peor de dos mundos.

Nicolás Maduro no podrá subir el precio de la gasolina a nivel cercano al que se paga digamos en Colombia, que sería la solución para frenar la sangría… pero incluirá a cambio un regalo a través del Carnet de la Patria. Y el contrabando seguirá.

La oposición seguirá negando todo lo que propone el gobierno como lo viene haciendo desde que el comandante Chávez llegó a Miraflores. Y el contrabando seguirá.

La única solución que no la propone el gobierno y la oposición, dedicada en estos tiempos a dividirse como si fuesen células cancerígenas, pasa por algo que Nicolás Maduro no hará: poner el precio de la gasolina casi al nivel que se paga digamos en Cúcuta y subsidiar mensualmente todos los vehículos con unos litros, no muchos, gratis, vía Carnet de la Patria que es la manera de hacerlo sin intermediarios.

El problema entonces lo tendrían los contrabandistas de la mafia gobernante-opositora que se ha bailado los presupuestos en estos años y que financia las actividades de los partidos.

Pero eso es “mucho pedir”… hay que cambiar.

]]>
<![CDATA[Plagas culturales: aprendices de brujos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plagas-culturales-aprendices-de-brujos-20180807-0093.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plagas-culturales-aprendices-de-brujos-20180807-0093.html 1.— Para resistir al acoso de  compañeritos abusivos y  profesores pedantes,  en un estirado internado británico tres niños se hacen amigos. 
El más débil, con grandes espejuelos de miope, desarrolla un hechizo  para devolver golpes a los agresores: el stalking, la astucia del cazador al acecho. Su magia lo hará mundialmente célebre y lo llevará a ganar el galardón máximo entre esos redactores de fórmulas mágicas llamados escritores. 
No es una película, sino la infancia real del premio Nobel Rudyard Kipling, que narrará en su autobiografía Something about myself y en su novela Stalky & Company, sobre la cual se filmará una serie televisiva británica homónima de difusión global.

2.— Un bestseller es una obra maestra degradada. Cualquier coincidencia de las películas de brujitos con la autobiografía de Kipling  es pura coincidencia.

3.— ¿En qué divergen con las cintas clásicas de  rebelión contra educadores opresivos, como Zero en conduite de Jean Vigo, Pink Floyd The Wall,  de Alan Parker, o Elefante, de Gus Van Sant? 
En que en la hechicería no hay rebelión en absoluto. Ni el mundo es malo, ni la revolución se justifica. Quienes estudian en  exclusivos colegios para brujitos  son privilegiados. 
Aspiran a suceder a sus padres,  magos profesionales, que cancelan elevadas matrículas, o han dejado oportunas herencias para que sus retoños adquieran esas varitas mágicas llamadas diplomas. 
La competencia académica es dura, pero garantizará  puestos en alguna milagrosa corporación. Puede haber algún profesor renegado, o un amuleto extraviado, pero estos problemas, como los del mundo en general, se solucionan agitando una varita mágica al compás de una fórmula en latín macarrónico: “¡Copiatus Rudyard Kipling! ¡Repletatis taquillas!”

4.— En dos platos: Hogwarts es  la universidad privada que concederá a los aprendices de brujos varitas mágicas gerenciales para recuperar provechosamente lo invertido en matrículas. 
La magia, como las relaciones públicas, la publicidad o la finanza neoliberal,  es la ilusión de que un repertorio de rituales  otorgará  todo a partir de nada al sujeto deseante: el niño, el empleado,  el elector o el público del cine. 
El hechizo de Hogwarts, como el del capital financiero, ni alimenta bocas ni cura enfermedades ni aloja desplazados.  Hasta ahora, sólo vende películas.

]]>
<![CDATA[Arrebatón constitucional]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Arrebaton-constitucional-20180807-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Arrebaton-constitucional-20180807-0094.html Hace un año fue electa la ANC convocada por el presidente Maduro con el aval del CNE al margen de la Constitución. 
El bloque oficialista jugó solo con el árbitro y no tuvo contraparte en la supervisión y conteo de los votos. 
Los resultados numéricos aún no han sido publicados por el CNE. Se vulneró el principio de universalidad e indivisibilidad del sufragio con la representación dual, por circunscripciones geográficas y sectores sociales, aproximándose al típico parlamento corporativo fascio. 
Así, a troche y moche, se instaló una ANC inconstitucional, expresión de una minoría auto investida de “poderes plenipotenciarios” y “supra constitucionales”.

La constitución solo puede ser derogada por otra. No existe el vacío constitucional ni la supuesta supraconstitucionalidad de la ANC. 
El artificio de “leyes constituyentes” y la subordinación del poder constituido a ella, dibuja un órgano paraestatal que usurpa la soberanía popular. 
Ante la crisis, su única respuesta ha sido respaldar las ejecutorias de un gobierno ausente del drama humanitario que vive un país que marcha hacia la anomia y el caos.

Transcurrido un año, la ANC no ha mostrado ni un ápice del texto constitucional para cuya redacción supuestamente fue electa. 
A pesar de la opacidad de la ANC-gobierno-Psuv, hay indicios de que dentro de esa carpa, se prepara la constitucionalización de un nuevo modelo político autoritario, inspirado en el centralismo burocrático, que de facto se ha venido aplicando desde 2015. 
Algunos de sus rasgos más notables son el estado de excepción permanente, la eliminación de la autonomía de los poderes públicos, la fusión partido-estado, la liquidación del ejercicio de la democracia directa, participativa y refrendaria, la criminalización de la protesta social y política, la aplicación de la justicia militar en la jurisdicción civil, la flexibilización laboral, la renuncia a la inmunidad de jurisdicción, la privatización de las reservas petroleras y mineras, el desconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y la profundización del extractivismo desarrollista depredador. Dicen que este mismo año podría convocarse el referéndum para aprobar la nueva constitución, para darle la estocada mortal a la bolivariana. 
Solo la participación en el mismo de un amplio frente nacional, evitaría el arrebatón constitucional.

]]>
<![CDATA["A pata" hasta Caracas, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/A-pata-hasta-Caracas-por-Elias-Jaua-20180807-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/A-pata-hasta-Caracas-por-Elias-Jaua-20180807-0092.html En marzo de 1994, tras 2 años de lucha de nuestro pueblo, del histórico movimiento revolucionario venezolano, junto a intelectuales patriotas y de izquierda, logramos que el Comandante Chávez fuera liberado. 
De inmediato, en las paredes de toda Venezuela apareció la consigna “La esperanza está en la calle”. 
Esa frase resumía el anhelo de un pueblo por un país independiente, con igualdad social, una sociedad honesta, como bien lo explicó nuestro Comandante en varias oportunidades y que en anteriores artículos hemos citado.
La columna de campesinos y campesinas, que caminaron más de 400 Kms., desde el estado Portuguesa hasta Caracas, traían como consignas la defensa de la Independencia contra la agresión imperialista; de la igualdad social frente a la exclusión y el atropello al campesinado; de lucha contra los mecanismos de corrupción que les dificultan su derecho a producir.
 Ellos y ellas son expresión, 24 años después de que el Comandante Chávez saliera de prisión, que la esperanza hoy más que nunca sigue en la calle.

El recibimiento por parte de nuestro compañero Presidente Nicolás Maduro Moros y la apertura de un debate abierto y franco con voceros y voceras de la Marcha Campesina Admirable, es expresión del carácter más genuino de nuestra revolución, democracia protagónica, rebelde y propositiva. 
Ese diálogo crítico, entre el compañero Presidente y los campesinos y campesinas, también demostró que ya no solo es esperanza, sino que también hay altos niveles de conciencia en el seno del pueblo profundo. 
Chávez no aró en el mar.

No quiero dejar de señalar que ese nivel de conciencia, también lo aprecié en las delegadas y delegados, especialmente en las y los territoriales, los que vienen de las bases, durante las sesiones del IV Congreso del PSUV.

El nivel de comprensión de las causas reales de la compleja situación que confrontamos, las posibles soluciones y la aspiración de mayor participación en la toma de decisiones, de más poder para el pueblo, fueron planteados con irreverencia en la discusión. 
En este punto quiero ratificar el reconocimiento a nuestro Camarada Nicolás Maduro como Presidente del Partido, como siempre lo he hecho desde el año 2013, tras la partida física de nuestro líder histórico y fundacional, Hugo Chávez. 
Finalmente, quiero agradecer como militante revolucionario a los campesinos y campesinas que se vinieron “A pata”, hasta Caracas, por haber levantado un hermoso imaginario de refundación ética que recorre hoy el país y por demostrar que si se puede luchar dentro de la revolución sin dividirla y que por el contrario es necesario seguir luchando para fortalecerla. 
Como siempre nos alentaba el Comandante: “Uds. pueden criticar, pueden demandar, pueden interpelar, pueden estar molestos, pueden protestar, pero nunca abandonar la revolución”.

Por el camino de Chávez, siempre venceremos.


PD: este artículo fue escrito antes del grave atentado contra la persona del Compañero Presidente Nicolás Maduro Moros, el día de ayer durante al acto de celebración del Aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, vaya nuestro repudio como venezolano, frente a esta vil agresión contra el Jefe del Estado venezolano, vaya nuestra solidaridad con mi compañero y hermano Nicolás Maduro Moros.

¡No podrán con nosotros!

]]>
<![CDATA[El chillido avisa, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-chillido-avisa-por-Carola-Chavez-20180806-0110.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-chillido-avisa-por-Carola-Chavez-20180806-0110.html Hace un año, cuando estábamos en plena guarimba, cuando las hordas, -esas sí eran hordas- antichavistas borrachas de violencia, linchaban gente en la plena calle; cuando los vecinos de toda la vida se juntaban para desnudar, golpear y amarrar a cualquiera de un poste, “por su aspecto chavista”.

Cuando la tortura y   la muerte era chic y se publicaba en Instagram con orgullo; cuando se llamó, oootra vez, a cazar chavistas; cuando a los sicarios les dijeron “Libertadores”.
 Entonces, cuando caminar por Chacao, así, con tu pelo chicharrón, era un acto suicida, cuando la MUD le dejó las riendas a un grupito de irresponsables ex estudiantes sin diploma que, a cambio de un Green Card, jugaban a instalarnos una guerra civil comandándola por Twitter desde algún restaurant de La Castellana. Hace un año, en medio de ese infierno, el presidente Maduro convocó a elecciones constituyentes. ¿Se acuerdan?
Yo me acuerdo que no entendía bien la movida, pero que sentí que era algo importante, y esto lo corroboré con la reacción histérica de los que nos tenían va varios meses instalándonos un infierno en nuestras calles. La MUD entera, por última vez en su vida, chilló al unísono, con sus clásicos ¡No es no!, ¡No “acataremos”!… y agarrados fuera de base, intentaron frenar lo inevitable y, como metidos en arenas movedizas, mientras más patalearon, más rápido se hundieron.

Votamos, chavistas y no chavistas contra el esperpento violento que nos querían vender los vendepatria como democracia y libertad. Entonces la guerra tomó otro curso. Votamos y los jefes de lo que fue la MUD, hartos de su ineficacia, decidieron asfixiarnos con sus propias manos. Ahí estamos, padeciendo otro tipo de violencia planificada y perversa. Ahí estamos resistiendo.

Y otra vez Nicolás saca otra carta, esta vez parece que un mazo entero, si nos guiamos por los chillidos de los gestores de la asfixia que desde Departamento de Estado nos tratan de imponer. Así vemos a los que llevan años pidiendo que se levante el control de cambio, chillando porque se está levantando. Los que pedían aumento de la gasolina, chillando porque intuyen que va a aumentar. Y chillan contra el Censo de Transporte y el Carnet de la Patria porque ya entendieron su dimensión y alcance, y saben que esta batalla también la perdieron.

]]>
<![CDATA[La judicialización de la política, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-judicializacion-de-la-politica-por-Asdrubal-Aguiar-20180806-0105.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-judicializacion-de-la-politica-por-Asdrubal-Aguiar-20180806-0105.html El daño vertebral que el Socialismo del siglo XXI le inflige a la democracia es judicializar la política. La experiencia la inauguran, a mediados del siglo XX, los cubanos.

 No por azar, todo disidente político es considerado criminal, sometido a la Justicia, llevado a la cárcel sin más. Alcanzado el siglo XXI, Hugo Chávez, coludido con profesores de Valencia, España, visitantes de la Universidad de La Habana y dentro de cuyo seno surge Podemos, afina la experiencia y la extiende a la Bolivia de Evo Morales y al Ecuador de Rafael Correa, instalando en la región, bajo inspiración del Foro de Sao Paolo, “regímenes de la mentira”. Sobre el pecado original de la Constituyente venezolana de 1999, ésta trastoca sus límites y al efecto remueve, sin fórmula de juicio ni derecho a la defensa, los integrantes del Poder Judicial. Los jueces son transformados en provisorios, para sujetarlos, y a los magistrados de la antigua Corte Suprema de Justicia les cancela sus períodos de elección, los manda a casa, dado que, en lo adelante, nace el actual e inconstitucional Tribunal Supremo de Justicia revolucionario. 
Lo que sigue es bochornoso y se olvida. Los jueces provisorios del novísimo TSJ, como jueces en causa propia y en Sala Constitucional, deciden que no están sujetos al cumplimiento de los requisitos de la nueva Constitución para ejercer como tales. Allí se quedan, justamente, para judicializar la política.
Morales y Correa no se quedan atrás con sus Constituyentes, una que escribe el texto fundamental del país dentro de un cuartel y finge debatirla en la sede de la Lotería Nacional, y la otra desde Montecristi; todas subvirtiendo los procesos correspondientes y mirando el objetivo, controlar el poder para siempre.   
El denominador común es la forja de amanuenses, de escribidores al servicio de las narco-logias que secuestran a dichos Estados, para que, en función de sus crímenes e ilegalidades desde el poder se encarguen de purificarlos; y, si fuese el caso, interpreten a conveniencia la Constitución para que diga lo que no dice, sin necesidad de enmiendas o reformas.
En el caso venezolano es voluminosa la memoria escrita por Allan R. Brewer Carías. La mentira constitucional se hace moneda de curso corriente. 
La describe, premonitoriamente, el maestro italiano fallecido Piero Calamandrei, al dar cuenta del fascismo que lo persigue:  “Es algo más complicado y turbio que la ilegalidad: es la simulación de la legalidad, el fraude, legalmente organizado, a la legalidad… La corrupción y degeneración… es el instrumento normal y fisiológico del gobierno [que se funda en la mentira legalizada]”.
Usar como instrumento a la Justicia para limpiar ante terceros la podredumbre que queda al paso durante los gobiernos de Chávez y Maduro, de Morales y Correa, y también el de los Kirchner en Argentina y Lula en Brasil, es lo perversamente novedoso. Lula no lo alcanza. A la viuda en Argentina no le estira el tiempo. Ahora Correa acusa a la Justicia que modela a su antojo de parcial, y hasta implora la ayuda de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que denuesta junto a Morales, arguyendo la soberanía plena de “sus” jueces.
El engendro de una justicia venal y arrodillada ha hecho posible el absurdo de la muerte de la democracia a fuerza de votos, en América Latina, un contrasentido. Ella desconoce la soberanía popular a conveniencia y afirma como soberanos los atentados a la constitución por los dictadores de nuevo cuño. Sino que lo digan los colombianos, cuyos jueces, mirándose en el espejo de las FARC, lapidan al gobierno recién electo de Iván Duque, al perseguir con saña a su mentor, Álvaro Uribe Vélez, por ser un demócrata intransigente.
Es poco el espacio para ampliar lo señalado, o agregar otro aspecto colateral, como el empeño del Socialismo del siglo XXI en constitucionalizar como derechos humanos hasta el modo de observar las estrellas. Provoca inflación en los derechos para devaluarlos, crea una selva legislativa favorable a su arbitrario manejo; tanto que los derechos ya no alcanzan para todos y han de repartirse sólo entre los leales a la revolución. Nada queda para los adversarios, los contrarrevolucionarios. 
En mi reciente libro Calidad de la democracia y expansión de los derechos humanos (EJV, 2018) digo, por ende, que: “resolver sobre los derechos y acerca de sus garantías dentro de un Estado de Derecho, implica, en contextualizar democráticamente, afirmar el derecho a la democracia y al término resolver – ¿acaso el juez constitucional o el parlamento, o ambos a la vez como guardianes de la Constitución?– con base al sagrado respeto de la naturaleza de la persona humana; dándole textura de base a la diversidad social, linderos democráticos al pluralismo, y circunscribiendo el todo a las exigencias ineludibles de la misma democracia”.
Jueces al servicio de la democracia es lo que urge. De cagatintas a la orden de rufianes y traficantes de ilusiones está llena nuestra historia de caídas. Cabe arrancarlos de raíz. 

]]>
<![CDATA[En opinión: ¡Esto es la guerra!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Esto-es-la-guerra-20180806-0108.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Esto-es-la-guerra-20180806-0108.html El ataque con drones al presidente Nicolás Maduro no fue sólo un intento frustrado de magnicidio sino un nuevo decreto de Carmona escrito con C4. Aunque el objetivo central del atentado era por supuesto el Jefe del Estado, quién lo planificó sabe que si las cargas explosivas hubieran alcanzado la tribuna presidencial hubieran quedado “destituidos de sus cargos”, además, el Fiscal General de la República, el presidente del Tribunal Supremo y el Alto Mando Militar completo.
En todo caso, los autores materiales e intelectuales del hecho saben que hacer volar drones con C4 en una parada militar implicaba la posibilidad de matar a un indeterminado número de Guardias Nacionales que no estaban en combate sino en un desfile, que era presenciado, además, por numerosos civiles.
Los intentos de los dirigentes de oposición y en particular de los medios de comunicación de oposición de banalizar el hecho o de negarlo abiertamente, la inmediata reacción de agentes antivenezolanos como Luis Almagro no son más que la confirmación de que, lo que pudo ser una masacre terrorista sin precedentes en nuestro país, vino de entre sus correligionarios. 
Es la misma actitud de negación, banalización o justificación que la dirigencia supuestamente democrática y moderada asumió ante la decisión unilateral de los “radicales”, como ellos los llaman, de lanzarse a la violencia insurreccional de las guarimbas. Desde 2014 esos factores de ultraderecha, vinculados a los gobiernos de EEUU y Colombia, han impuesto sus decisiones unilateralmente al resto de la oposición con los resultados que todos conocemos.
Y siguen en las mismas. No aprenden porque son como el doctor Jekyll justificando al señor Hyde, al fin y al cabo, son uno solo. Uno depende del otro, uno necesita la pócima que sólo sabe el otro y por esa vía se han condenado los dos.
Sí el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien entrega hoy la jefatura del Estado vecino al presidente electo Iván Duque participó en el intento de matar al presidente Maduro, a los jefes de los Poderes Públicos venezolanos y al Alto Mando Militar de nuestro país ¡señores! eso es una declaración de guerra literalmente. 
Por eso es insólito el discurso histórico melancólico con el que el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, rechazó el atentado en el que él mismo pudo perder la vida y siete de los soldados a su mando resultaron heridos. Es admirable que un militar ame la paz, pero cuando le declaran abiertamente la guerra, incluso, cuando tratan de matarlo es mejor que le deje la diplomacia a la Cancillería. 
Hoy los venezolanos podíamos estar sumergidos en una guerra si esos drones hubieran llegado a la tribuna presidencial o la muerte colectiva de las autoridades de la República pudo haber justificado la intervención de fuerzas extranjeras en nuestro territorio, de tal forma que las fuerzas del Estado venezolano deben hacer sus máximos esfuerzos por reducir dentro y fuera del país a quienes trataron de asesinarlos y detener los intereses económicos que los financian.
Quien desde hoy es el nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, ganó la presidencia con una campaña antivenezolana. Su patrón, Álvaro Uribe, viene insistiendo en una intervención en Venezuela desde hace varios años. La palabra “veneco, veneca” ha alcanzado entre muchos colombianos una carga peyorativa que está más allá del insulto y todos sabemos que la estigmatización verbal precede todo acto de agresión o violencia. Hay una parte de Colombia que necesita la guerra, que se mantiene en el poder gracias a la violencia. 
Fíjese que aunque hay un Acuerdo de Paz vigente y numerosos guerrilleros, militares y policías han coincidido en apegarse a la Justicia Especial de Paz que los acuerdos de La Habana le ofrecen, siguen asesinando líderes comunitarios, persiste la amenaza de regresar a la guerra interna porque el motivo real de ella aún existe en 209 mil hectáreas de planta de coca sembradas por todo ese país.
Las autoridades de la República Bolivariana están obligados a proteger sus vidas porque de lo contrario no podrían proteger la de todos los venezolanos y venezolanas como es su deber, incluso, no podrían proteger la vida de muchos colombianos y colombianas si los violentos en ese país terminan por imponerse, se reanuda la guerra y los desplazamientos forzados y la migración masiva tocan otra vez las fronteras.
 

]]>
<![CDATA[Despelote político, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Despelote-politico-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180806-0107.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Despelote-politico-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180806-0107.html La política en Venezuela se encuentra en una fase crítica, en la que, quienes gobiernan no pegan una e insisten en seguir haciendo muy mal las cosas, hecho que desalienta al ciudadano a quien se le están cerrando todas las posibilidades de lograr enfrentar el despelote económico presente. No hay un vocero del gobierno que goce de credibilidad para elevar el nivel de confianza en los actores financieros, no existen anuncios proyectando que los indicadores de inflación se detendrán, por el contrario, todos los escenarios son pocos alentadores para quienes intentan permanecer en el país. 
Recientemente el presidente de Argentina Mauricio Macri declaró que la inflación se ubicaría en el 30% y eso activó a los ciudadanos argentinos que no quieren volver a enfrentar los altos indicadores inflacionarios de la época de Néstor Kirchner, nada comparado con la que se vive en Venezuela actualmente que es 5000% peor. Es penoso que Venezuela se encuentre en la lista de los peores países para vivir, y que hasta el momento el gobierno no logra ganarse un reconocimiento por algún logro de gestión, sector salud enfermo, sector educación desmantelado, infraestructural vial en franco deterioro, servicios públicos deficientes, inseguridad con altos índices, aeropuertos destruidos, falta de dinero en efectivo, parque automotor en ruinas, jóvenes huyendo del país, y lo que más impresiona es que dentro de los aliados del gobierno no hay nadie con fuerza que le ponga un alto a este desastre.
Mientras que del lado de la dirigencia política opositora el despelote es mayor, no logran ponerse de acuerdo en nada y son unos incapaces que desactivaron el voto por sus egos y no quieren reconocer que se equivocaron, y ahora, como era de esperarse, ninguno tiene el valor de salir a rectificar, pedir disculpas y avanzar. La clase política opositora da pena, los cogollos insisten en burlarse de los ciudadanos; mientras ellos se encuentran financieramente solventes gracias a sus cuentos de que luchan por la libertad.
 Las condiciones están dadas para que se produzca un despelote ciudadano y para los ojos del mundo no deja de sorprender como el gobierno lleva a los venezolanos a la horca y los ciudadanos se ponen la soga. En resumidas, nos encontramos con un gobierno que no gobierna, una oposición que no se opone y unos ciudadanos pasivos, por lo que sin ninguna duda el desenlace es un total despelote. Cuánto más podrá aguantar esta crisis el 90% de la población, cuánto más podrá aguantar el gobierno para mantenerse en el poder, cuánto más podrá sobrevivir la oposición, cuánto más van esperar las fuerzas armadas, cuánto van esperar los pasivos organismos internacionales o es que hay que esperar morir para intentar resucitar. 
El cielo nublado anuncia tempestad, todos los ingredientes están en la mesa, si no se hace nada para evitar lo inevitable el gobierno será sorprendido desde sus propias filas porque hay un sector que comprende que si todo sigue igual el riesgo a perderlo todo es muy alto, y a veces es mejor sacrificar a uno que sacrificarlos a todos. Como lo dijo Andriana Maldonado “El gobernante que tiene poder pero no autoridad no tendrá control de sus aliados y es cuando puede ser sorprendido”.

]]>
<![CDATA[Radiografía, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Radiografia-por-Maryclen-Stelling-20180803-0059.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Radiografia-por-Maryclen-Stelling-20180803-0059.html Se viven  tiempos de crisis en los que  importantes sectores poblacionales están aquejados por un aplastante sentimiento de impotencia colectiva, de falta de opciones, de proyectos y de cambios históricos. Y ello obliga a un análisis descarnado.

Sin rituales electorales como elemento distractor en el panorama cercano,  los problemas sociales, económicos, políticos…se acrecientan al igual que la percepción negativa en torno a la institucionalidad vigente, la burocracia y el liderazgo.  En cuestionamiento la democracia plebiscitaria que acude a una relación directa con el pueblo, en detrimento de  instituciones y procedimientos.

A revisión la gobernabilidad, o sea la capacidad de articular las demandas de la sociedad ofreciendo respuestas oportunas y eficaces. Igualmente debemos interpelar la democracia plebiscitaria que acude a una relación directa con el pueblo, en detrimento de  instituciones y procedimientos. Partidos políticos que funcionan como maquinarias electorales personalistas. Políticas clientelares que generan lealtades particularistas de consecuencias perversas para el poder popular y protagónico, traspapelado entre relaciones de dominación, amistad, favores y una “lealtad de clientelas”

Desgastadas las liturgias del poder - gestos, ritos, representaciones simbólicas, puestas en escena, celebraciones públicas y estrategias persuasivas- se deteriora el capital simbólico, pilar importante de las estrategias del poder. 

Importante preguntarnos si la democracia se limita a la calle, a la ocupación de los espacios públicos y al discurso litúrgico, aquel que pretende la conquista emocional de la audiencia.

Suspendida la credibilidad, se impone la sensación generalizada de estar atrapados en un presente sin salida, caracterizado por  un “debilitamiento de la imaginación utópica”.  Ello, a su vez, engendra  y potencia una   demanda por la  recuperación del proyecto que tenía como centro al ser humano y sus necesidades. 

El Gobierno, en tanto ejercicio de revisión permanente, está conminado a enfrentar el reto de incorporar los conflictos que emanan de la crisis multidimensional. 

Una crítica coyuntura política ha engendrado interesantes expresiones sociales, la crítica endógena y la protesta, ambas  expresadas y resumidas en la marcha campesina.  Marcha que llegó a la capital no sólo para expresar sus demandas, sino para iniciar una nueva etapa política.

@maryclens

]]>
<![CDATA[El derrocamiento de la V república, el paquetazo de Maduro y el colapso del país, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derrocamiento-de-la-V-republica-el-paquetazo-de-Maduro-y-el-colapso-del-pais-por-Rafael-Ramirez-20180805-0004.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derrocamiento-de-la-V-republica-el-paquetazo-de-Maduro-y-el-colapso-del-pais-por-Rafael-Ramirez-20180805-0004.html La derrocaron sin disparar un tiro, entre el caos, el miedo, la traición y la inconsecuencia de los suyos, bajo la acción sistemática y precisa del madurismo. Su "victoria", ha sido la de acabar con la V República.

Ante la mirada atónita de su pueblo; y, un sentimiento general de tristeza, de desencanto y; sobre todo, de desespero, se fueron horadando, los principios fundamentales, los pilares espirituales y materiales, que dieron nacimiento a la Revolución Bolivariana.

El sueño democrático y colectivo de todo un país, naufraga ante la indolencia y la actuación del gobierno. Nuestra Constitución, producto de una amplia discusión de los ciudadanos, votada y aprobada por mayoría, recoge este momento especial, creativo de la sociedad. Sin embargo, sin ninguna consideración, alegando consideraciones "tácticas", la han convertido sólo, en una referencia nostálgica, despojándola de su vida y fuerza.

Nuestra Constitución, la de Chávez, ha sido vapuleada y vulnerada en su esencia, una y otra vez, por el madurismo, hasta restarle, en la práctica, todo efecto como libro sagrado, el libro del pueblo, el marco de acción de la V República.

Hoy día, la misma, a duras penas sobrevive en el corazón de algunos ciudadanos, que reclaman, con un grito desesperado, su vigencia. El pueblo vé, con resignación, su constante violación; y, cómo se le rinde honores y se actúa en su nombre, para asegurarse que no despierte, que nadie la libere. Probablemente, la "llama sagrada" que la inspiró, aún anida en el Corazón (mas allá de los discursos de protocolo), de los soldados y oficiales Bolivarianos, de los humildes, que, sin embargo, lucen aturdidos, sin saber qué hacer, como aquel "Batallón sin Nombre", de la caída de la Segunda República.Ojo link del articulo.

Los Derechos Humanos, los Derechos Fundamentales, se violan de manera sistemática: detenciones arbitrarias, secuestros políticos, el derecho a la defensa, al debido proceso; violación del domicilio, de la reputación y el honor de las personas; censura; entrega del Petróleo, del Arco Minero, privatización de PDVSA, hipoteca de las reservas de hidrocarburos; el gobierno, incapaz de satisfacer las necesidades básicas de los ciudadanos; de sostener cualquier sistema económico, de defender nuestra soberanía y territorio: e insisto y llamo la atención de este hecho, la "Exxon Mobil" perfora y producirá petróleo en aguas territoriales del Esequibo, ante el silencio cómplice del gobierno.

Se violenta el principio de autonomía y funcionamiento de los Poderes del Estado, las instituciones controladas por el Ejecutivo Nacional; vulnerado el principio de democracia protagónica y participativa: nadie puede protestar, o decir, o reclamar, sin que corra el riesgo de ser encarcelado, perseguido, secuestrado por el SEBIN, confiscada su casa y sus bienes, víctima, repito, de la "judializacion de la política".

No sabemos qué es exactamente este gobierno, ¿cómo llamarlo?, ¿cómo definirlo?, resulta complicado caracterizarlo, pero ¡Chavista, NO es!, ni revolucionario y mucho menos, socialista. ¡Ésto no es la V República que todos soñamos!

El gobierno se proclama "socialista", pero ha permitido la implantación, en tan sólo cinco años, de un modelo brutal del capitalismo dependiente y salvaje, nunca visto en el país, ni siquiera en la IV República. Tiene Maduro la desfachatez de despacharse todo el esfuerzo Chavista por Construir el "Socialismo Bolivariano del Siglo XXI", por el que Chávez dió la vida, con una infeliz frase: "Falsos positivos del Socialismo". Pregunto: ¿Y es que acaso Maduro está construyendo el Socialismo?,¿o cualquier otro modelo en beneficio del pueblo?

El gobierno, también se proclama Chavista, pero ha destrozado la obra de nuestro Comandante. No se trata sólo de la destrucción de PDVSA, nó, también de la entrega de nuestros recursos naturales, del desmontaje de las Misiones, la destrucción de las Empresas del Estado, de las Instituciones creadas por el Comandante, de un sistema de gobierno que protegía al Pueblo ante cualquier circunstancia de nuestra agitada vida política y económica.

Tenemos un gobierno que no funciona, nada funciona en el país, pero no pasa nada: No hay luz, no hay agua, no hay medicinas, aumentó la mortalidad infantil, volvieron las enfermedades antes erradicadas, no hay transporte, no hay producción interna.

Los jóvenes y profesionales, huyen del país; los mas pobres dejan a los niños en el camino, pero el madurismo, los insulta, los maldice, les desea que no vuelvan, se burla de los trabajos desesperados que hacen: no sólo lavan pocetas, son taxistas, mesoneros, albañiles, tienen que volver a empezar, y sufren todo tipo de discriminaciones; los mas vulnerables y frágiles, se prostituyen, los explotan como esclavos.

Hay hambre y desesperación, pero el gobierno manipula la necesidad: "si no votas por mí, no hay Clap", "dando y dando", "sólo si tienes el carnet de la Patria…", etc., son frases tristes y humillantes que quedarán allí para la historia. El Pueblo de Bolívar detrás de una caja, de un carnet, haciendo de todo por sobrevivir.

Esta actuación del gobierno madurista, NO tiene nada de Chavista, son incapaces e indiferentes ante el sufrimiento del país. No escuchan, son prepotentes e indolentes, utilizan a los miserables sicarios de sus medios para ofender, agredir, no les importa, sólo les interesa mantener el poder o su cuota, su puesto cerca del poder, cuidando sus intereses ¡No hay la grandeza de Chávez!

Tal vez no nos hemos detenido a observar la terrible descomposición espiritual, ética, moral, en la sociedad, es lo mas grave. Impera el individualismo, el "sálvese quien pueda", el "hombre lobo del hombre": "bachaqueros, contrabandistas, corruptos a lo largo y ancho del país, todo el gobierno y las instituciones están corrompidas, la violencia, el crimen, especuladores de todo tipo.

No nos hemos percatado de que se ha destruido el "equilibrio armónico-espiritual" del que nos hablaba Wilhelm Reich, establecido entre el pueblo y Chávez y; en su lugar, se ha dado paso, a un proceso de desestabilización espiritual, insatisfacción, molestia, intolerancia, violencia, que ha preparado las condiciones para el surgimiento del fascismo.

La actuación autoritaria y cruel del gobierno; la intolerancia de la extrema derecha; la acción corrosiva de las redes sociales mal utilizadas; la violencia política y la impunidad, sumado a la desesperante situación económica, nos lleva a un paralelismo terrible con Alemania después de la I guerra mundial donde, tal como lo señalé en el artículo "El huevo de la serpiente", ha venido anidando el germen del fascismo, que en cualquier momento, nos sorprenderá con su irrupción cruenta.

El daño que el madurismo le ha hecho a la espiritualidad del socialismo, a la conciencia del pueblo, es enorme. Por su culpa, de la pésima gestión de su gobierno, se ha instalado en el pueblo, en toda la sociedad, una aversión violenta a la sola idea del Socialismo, y ha erosionado, de manera preocupante e injusta, la propia imagen del Comandante Chávez y su obra.

El madurismo acusa al período Chavista (el gobierno inmediato antes del suyo) de "corrupción", de "destruir PDVSA", de "acabar las empresas del Estado", de "ineficiente", de "falsos positivos del socialismo", "improvisación", "falta de planificación", "endeudamiento financiero", y un largo, etc.

Ha echado mano del argumento de la "corrupción" para descalificar a sus críticos, cuando en realidad sólo se trató de una artimaña para hacerse con el control de la última fuente de recursos que les faltaba: PDVSA. Ya controlaban la Tesorería, el BCV, el Bandes, el Fonden, la Banca Pública, entre otras.

No les importó llevarse por el medio a todo un país, y a un sector importante del Chavismo, descalificarlo, querían PDVSA, la tomaron y la destrozaron. Junto al Fiscal y a los medios de comunicación del madurismo, sus redes sociales, se dieron a la tarea de aupar y hacerse eco del discurso de la extrema derecha, y de los medios de la derecha norteamericana, en sus acusaciones contra PDVSA. El Fiscal acusó y encarceló, con saña.

Ahora comienzan a estallarle en la cara los escándalos de inmensos actos de corrupción, cometidos a partir de diciembre de 2014 y 2015, donde se involucra a empresarios, familiares muy cercanos a la pareja presidencial, al círculo del madurismo ¿Y ahora, que dirá el Fiscal?, ¿quién se atreve a mencionar estos casos? Y los que faltan.

El madurismo ha descalificado la épica y el trabajo del período Chavista, al afirmar, mintiendo de manera injusta e inmoral, que "antes era mas fácil, porque era una revolución a 100 dólares el barril", que "se vivió en la bonanza petrolera", que "no hubo conspiración financiera", ni "guerra económica", no "había restricciones internacionales financieras", que "no había sanciones". Han instalado la matriz de que la distribución revolucionaria de la renta petrolera, a favor del pueblo, "dilapidó las riquezas del país", lo "hicieron inviable", lo "corrompieron".

Por eso, la derecha guarda silencio, aplaude y se regodea con las inconsistencias y bandazos del gobierno; pacta, acuerda de forma secreta la convivencia con el madurismo, lo hacen precisamente porque, este gobierno ni es Chavista, ni es socialista; y, ha derrocado a la V República, abriendo las puertas a la restauración, al capitalismo brutal, ahora mas dependiente. Continuará la revancha y destrucción contra todo lo que sea Chavista.

Algunos buenos amigos me sugieren que no haga diagnósticos, que no insista en la denuncia de lo que está pasando, otros me piden que no mencione mas al madurismo, que me quede tranquilo, que no busque "mas problemas" de los que tengo, perseguido, vilipendiado, acusado.

Agradezco todos los comentarios, en especial, de los que son hechos con honestidad, yo asumo la responsabilidad por mis actos, siempre lo he hecho, pero en verdad, les digo, que, al Pueblo, al país, a las fuerzas capaces de motorizar un cambio, hay que darle razones sagradas para la lucha.

Razones sagradas para que podamos salir de este inmenso chantaje y fraude, que se ha hecho manipulando los sentimientos del Pueblo Bolivariano hacia el Comandante Chávez, hablando en su nombre, poniendo mentiras en su boca. Yo los invito a contrastar lo que Chávez dijo con lo que Maduro hizo.

Sobre todo, porque todo va mal, muy mal para el Pueblo, mas allá de cualquier consideración de grupos, hechas en el estrecho margen del sectarismo, hay que tener conciencia, que la Patria está destrozada, ha retrocedido enormemente en estos cinco años y, ahora, estamos lejos, pero muy lejos como país, de ser capaces de garantizar al pueblo, una vida digna.

Estamos lejos de poder insertarnos con éxito en un mundo cuyos horizontes ya apuntan a situaciones y espacios extraordinarios de progreso, de ciencia, tecnología, donde las discusiones son otras, que tienen que ver con las fronteras del conocimiento de la humanidad, mientras nosotros, junto a muchos países de África y otras regiones, azotadas por la guerra y la inestabilidad, no somos capaces de darle solución a problemas básicos, que nos mantienen anclados en el atraso y la dependencia.

Mas aún, no somos capaces de articular un sistema económico nuestro, propio, liberador, alternativo al capitalismo destructor del planeta, un sistema donde el ser humano sea el centro de la acción creadora, satisfactoria. Nó, no somos capaces ni siquiera de mantener a nuestros jóvenes en el país, de brindar una perspectiva de futuro.

Ni siquiera lo somos de articular un programa mínimo, nacional, de reconstrucción del país. Siempre se imponen las visiones de parcialidades y grupos, que pueden convivir, porque son lo mismo en su esencia, sólo los confronta quién y cómo controlar a nuestra industria petrolera, nuestras enormes reservas de petróleo y gas, las riquezas del país.

Quieren el poder para proteger sus intereses personales y negociar con el capital transnacional, apropiarse de la renta petrolera, mantenernos en este orden mundial, injusto y cruel, anclados en el papel de una economía "satélite" de los centros de poder capitalista como decía el Dr. Maza Zabala, entregando nuestros recursos naturales; y ahora, a nuestros muchachos, para que sostengan otras economías.

Tenemos que escribir, hablar y denunciar, de manera sistemática y precisa, para organizar una respuesta revolucionaria a esta crisis, una respuesta desde una perspectiva Chavista y Bolivariana, porque no existe ninguna otra fuerza, que pueda dar estabilidad y gobernabilidad al país. El Bolivarianismo, el Chavismo, es un bloque histórico, que está arraigado en nuestras fuerzas motoras, en el seno del pueblo humilde, en las Fuerzas Armadas Bolivarianas, en el Poder Popular, en los trabajadores. Esa, la fuerza motora capaz de cambiar la situación y salir de este laberinto, de este desastre, está allí. Tiene necesidad de argumentos, de razones.

Igual los necesita la mayoría de la sociedad, la que no está presa del chantaje del madurismo, ni de la intolerancia de la derecha. Un importante segmento de la sociedad, que ha sido permanentemente manipulado por líderes de la derecha irresponsables y anti nacionales, violentos, que sólo quieren restablecer un modelo, que ya no puede ser; un modelo anti nacional y profundamente atado a los tradicionales intereses de la economía mas poderosa del planeta. Ese segmento tan importante de profesionales, clase media, comerciantes, pequeños productores, trabajadores del campo, industriales nacionalistas, tienen que hacer a un lado a esos liderazgos tóxicos, y fortalecer una opción nacional y Bolivariana.

Hay mucho trabajo que hacer, para convencer, explicar y mostrar que tenemos suficientes fuerzas, capacidades y razones, para presentar una alternativa que pueda sacar a Venezuela, de esta profunda crisis. Una alternativa que no signifique ceder ni nuestra soberanía, ni nuestros principios, ni nuestra condición de Chavistas y revolucionarios. Una alternativa al madurismo, y a la extrema derecha.

El IV Congreso del PSUV, ha sido una decepción para el país y las fuerzas progresistas de Venezuela y el mundo. Yo creo en el Chavismo, vengo de allí, es lo que soy. Pero, debo preguntar: ¿Por qué el PSUV renunció a su posibilidad de conducir al gobierno, a la revolución?; ¿por qué renunció a su capacidad crítica, a su soberanía como movimiento político, contestatario, rebelde, Chavista?, ¿por qué se subordina al madurismo?

Los primeros dos días de debates, definieron lo organizativo, y mostraron que todo está previamente acordado, era un "congreso cuadrado" de antemano. Algunos dirigentes trataron de introducir una propuesta semi-democrática: los delegados podrían elegir cinco postulados para la Dirección Nacional, pero, de la lista, de 100 candidatos hecha por Maduro. Es decir, lo "democrático" era, escoger de entre los que Maduro dijera.

De inmediato, los maduristas mas acérrimos recogieron la propuesta, "nó vá". La instrucción fue: "Lo que diga Maduro". Así fue.

Cuando se estaba haciendo el anuncio, se fue la luz. Si los apagones no fueran algo tan común ahora en Caracas y Venezuela, diría que Chávez les apagó la luz, con pena.

Pregunto: ¿Por qué la consigna es "lo que diga Maduro"? Si es así, entonces ¿qué clase de discusión va a haber?, ¿qué debate es ese? Creo que no hay antecedente de algo así como lo sucedido. Los delegados pueden irse a su casa, y explicarle a las UBCH, que no hay discusión, que es "lo que diga Maduro". Increíble, resulta una burla y una vulneración mas de la democracia participativa y protagónica, una falta de respeto a los delegados y al país.

¿Qué se puede esperar ahora del IV Congreso del PSUV?, ¡nada! Nos vamos olvidando de cualquier cambio, rectificación, debate, discusión. Lo que salga de allí será: "lo que diga Maduro".

Ahora, el IV Congreso del PSUV "discute" si el incremento del precio de la gasolina "será gradual" o a "Precio internacional".

Es ilegal y es mentira que el pueblo será subsidiado en el precio con el "carnet de la Patria". Es ilegal, porque el ciudadano tiene su Cédula de Identidad y eso le confiere los derechos de igualdad y no discriminación, establecidos en la Constitución (¿la recuerdan?), es mentira, porque el pueblo no tiene carro, antes andaba en autobús o carrito por puesto, hoy anda en "perreras" que lo seguirán explotando, porque, aunque tengan el carnet de la patria, el gobierno no es capaz de controlar nada.

Por otra parte, esta medida, es política y conceptualmente incorrecta: ¿Por qué el venezolano, dueño del petróleo, tiene que pagar el precio internacional de los combustibles, como si viviera en un país no petrolero?, ¿por qué PDVSA va a apropiarse de la renta en el país?

Lo que nosotros proponíamos, en aquellas condiciones de julio de 2014, y en el marco de un conjunto de medidas económicas complementarias, era llevar el precio de los combustibles, de manera gradual y diferencial, hasta un valor que sólo cubriera los costos de producción de PDVSA.

En nuestra propuesta, tratábamos de manera diferenciada el transporte Público, el transporte de alimentos y el tamaño y consumo de los vehículos particulares. No se diferenciaba si eras del PSUV o nó. ¿El PSUV recordará que Chávez denunciaba y eliminó la practica de la IV República donde hacía falta el carnet del partido para tener acceso a todo?, ahora es el mismo carnet, pero de la "patria".

Pero, además, ahora, en estas condiciones de caos de la economía, mega devaluación e hiperinflación, con un gobierno débil y sin capacidades de control, una PDVSA colapsada, destrozada en sus capacidades técnicas, es absolutamente inviable. ¿Van a colocar los dispositivos electrónicos de lectura en todas las estaciones de combustible?, no lo creo. No lo harán totalmente, será en algunas estaciones.

Luego, de poder hacerlo de cualquier forma, van a existir dos precios en el país: el subsidiado, digamos a 0,5 bs el litro y 1 bs el litro (91 y 95 octanos respectivamente); y, el "internacional", que promedia 1.2 dólares el litro, es decir, un tanque de 40 litros puede llegar a costar 48 dólares, depende a qué precio lo calcule, puede oscilar entre 8.2 millones de bolívares o 173 millones de Bolívares. Eso es lo que está "debatiendo" el PSUV: ¡terminar de darle la vuelta a la soga del ahorcado!

Lo mas grave de todo lo sucedido es que, el Congreso del otrora partido de la revolución, quedará para legitimar el paquetazo de Maduro contra el Pueblo, "lo que diga Maduro", es decir: la entrega de PDVSA, de la Faja Petrolífera, del Arco Minero, el nuevo "Cono Monetario", el "Petro", Etc.

El Partido con su silencio, y renuncia a criticar está llevando al Pueblo y al país a la entrega de todo lo conquistado durante la revolución Bolivariana, traicionando al Comandante Chávez.

Excusas siempre habrá, siempre se esgrimen "razones tácticas", suponer que estamos "venciendo al enemigo" con mas capitalismo, lo único que enmascara es la decisión de truncar definitivamente esta revolución.

Resulta triste ver el miedo y precaución de Miraflores con la "Marcha Campesina admirable", la GNB y la PNB bloquearon el acceso y rodearon Miraflores, el madurismo estaba aterrado, mandaron emisarios para disuadirlos, hasta que finalmente fueron recibidos, solo para darse cuenta, que, durante el este gobierno se le ¡arrebataron a los campesinos las tierras que les había dado Chávez! Al mismo dia de la reunión eran asesinados tres dirigentes campesinos en Barinas.

Creo que el PSUV ha cometido un grave error y le falla al Pueblo y al Comandante Chávez, la historia, y el tiempo implacable, los juzgará.

No termino de entender a los dirigentes históricos del partido, actúan como si todo estuviese bien, como si no estuviésemos ante una de las coyunturas mas difíciles de la revolución, del país, ante el derrocamiento de la V República. ¿No se dan cuenta?, ¿por qué el aplauso fácil?, ¿cuántos Mephistos le han vendido su alma al madurismo?

Que cada quien asuma sus responsabilidades. Este Congreso, mas que un Congreso del Partido creado por el Comandante Chávez, para conducir la revolución Bolivariana, se parece a "La Cosiata", el Congreso donde Páez le dio el golpe de gracia al ideal Bolivariano, al sueño de Bolívar, después vino el asesinato de Sucre y de Zamora, de Fabricio; y, de Chávez.

Las sociedades no se suicidan, ni existen espacios vacíos en la política, el Pueblo no espera, el país no aguanta, todo va a implosionar, ningún pueblo aguanta tanto caos, corresponderá a otras fuerzas del Chavismo, del Campo Bolivariano, asumir la conducción de nuestro Pueblo y levantar las banderas que el PSUV no ha sabido defender. Con Chávez siempre, ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[La maldición de la gasolina, por Yldefonso Finol]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-maldicion-de-la-gasolina-por-Yldefonso-Finol-20180803-0115.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-maldicion-de-la-gasolina-por-Yldefonso-Finol-20180803-0115.html Quizás fue Rómulo Betancourt quien profirió el maleficio, quien nos legó este maldito vicio. En su libro Venezuela: política y petróleo, el gurú adeco estableció la máxima de que “disfrutar” de gasolina barata era una ventaja comparativa irrenunciable para el país.

A inicios de la década del cuarenta del siglo pasado, las implicaciones ambientales de una concepción tal, poco importaban, y la abundancia de dólares junto a una moneda nacional fortísima, amarrada a la estratégica producción petrolera, hacían más que viable la demagógica promesa.
Los sucesos de febrero de 1989 parecieron darle la razón a Rómulo, frente al mal discípulo que trató de imponer la tesis contraria, al influjo de la brujería neoliberal del FMI. Esta vez la gasolina fue el combustible de un proceso de cambio político inusitado, que apartaría al mínimo rol de oposición escuálida, aquella gran maquinaria partidista concebida por Betancourt.
II
Pero si a mediados del siglo XX disponer de gasolina muy barata parecía lo más normal en el país mayor exportador de petróleo del mundo, y este privilegio formaba parte de la “cultura” nacional que el comunista Rodolfo Quintero analizó desde la sociología y la antropología; haber mantenido ese mito durante las últimas dos décadas, ha resultado en configurar una actitud suicida por parte del Estado.
Se pasó del simple consumo irresponsable de combustibles —lo que de por sí incidió en cierta malformación social tendente al despilfarro— a la instrumentalización de los mismos como formas criminales de enriquecimiento rápido y grotesco.
Ante la vista inerte o cómplice de las autoridades, fueron constituyéndose desde pequeñas redes familiares hasta bandas transnacionales dedicadas al superlucrativo negocio de “exportar” gasolina y diésel en forma ilegal, masiva e impune.
El daño que esta situación le ha hecho al país es cuantitativamente incalculable, y, cualitativamente invaluable.
El destino principal de este “contrabando de extracción” ha sido Colombia, donde desde hace mucho tiempo se creó un mercado dispuesto a “legalizar” cualquier mercancía traída de Venezuela, evadiendo trámites aduanales, policiales o migratorios. Allí se formó otra subcultura, la del “aguante”.
Es así como circularon allá entre sesenta y ochenta mil vehículos con placas venezolanas, la mayoría de los cuales fueron robados en Venezuela por bandas binacionales especializadas. Lo mismo ha pasado con millonarias cuantías de alimentos, medicamentos, repuestos, insumos industriales, que son vendidos a precios hasta mil veces más altos.
Institucionalmente en Colombia hay dos piezas claves para permitir este desangramiento contra Venezuela: la Resolución Octava del Banco de la República, que, desde tiempos de Pastrana, estimuló la proliferación de operadores cambiarios fronterizos con patente de corso para afectar la moneda venezolana, mientras legitiman los dineros del narcotráfico y otras actividades criminales; y la otra, el conjunto de resoluciones ejecutivas y ordenanzas de tiempos de Uribe que dan puerta franca a la venta de gasolina y diésel sin precisar su procedencia y su cualidad.
III
La gasolina, es pues, la joya de la corona
Los millones de barriles de combustible llevados a Colombia no son sólo para los vehículos; también la principal productora de cocaína del mundo requiere este insumo para la transformación química de la hoja de coca en pasta base y cocaína de alta pureza.
No debe subestimarse este dato, ya que la vinculación del narcotráfico con el asunto del contrabando de gasolina, hace que la organicidad del negocio cuente con actores de mucha pericia en materia criminal, además de colosales recursos para soportar el funcionamiento del ciclo, que incluye tráfico de armas desde Estados Unidos, el gran comprador y beneficiario financiero de la droga.
Podemos afirmar sin lugar a dudas, que el negocio del narcotráfico entre Colombia y Estados Unidos, es factor fundamental en la escalada de violencia que mantiene en vilo a países de Centroamérica y a México; que amenaza desestabilizar a Ecuador, y que sirve de asidero económico al paramilitarismo colombiano causante del alarmante genocidio contra el liderazgo social vivido en épocas anteriores y que nuevamente está ocurriendo en este preciso momento.
De tal magnitud y consecuencias es la problemática planteada; la extensa franja fronteriza colombo-venezolana es permeada cotidianamente por los flagelos engendrados en torno a esta criminalidad, que ha impuesto unas condiciones de vida extrañas a la tradición productiva,  bucólica,  pacífica, de esas zonas rurales, agrícolas, pesqueras, indígenas. 
El Estado venezolano tiene la obligación de rescatar nuestras zonas fronterizas para la vida, la paz y la producción; que sin ellas no podemos tener soberanía.
IV
No haber actualizado el precio de la gasolina a través de un proceso sistemático y paulatino, llevándolo primero a su costo de producción y luego, con subsidios al transporte colectivo y otros rubros sensibles de afectación, ir acercándolo a un precio conveniente al país, que alejara la tentación del contrabando y recaudara recursos fiscales para la labor social y de infraestructura nacional, fue una omisión brutal que de haberla superado, habría evitado tanto desmadre.
Hace diez años propuse hacerlo con el mecanismo constitucional de las contribuciones especiales, pero –para variar- no fui escuchado (La otra brujería betancouriana la fascinación por lo foráneo en detrimento de las aportaciones nacionales).
En cambio, asumir las premisas centrales del liberalismo, “dejar hacer, dejar pasar”, que es lo que hemos observado frente a este asunto y otros del diseño económico, es la peor política rayana en lo indecible. 
Soy convencido que la hiperinflación que nos azota se fraguó en el pantano de la economía criminal: cadivismo/cambismo (tema para tratar aparte) y bachaquerismo. 
El margen de ganancia del contrabando es exponencial, como lo comenzó a ser su capacidad de compra. El mercado de productos escasos pasó a convertirse en una subasta; sí, el precio de los bienes los colocan quienes están dispuestos a pagar más. Y, ¿quién puede hacerlo? El que más fácilmente ha ganado la mayor cantidad de dinero. En los estados fronterizos, esta nueva “clase” de ricos, que compran (risas) el litro de gasolina a un bolívar y la revenden a dos millones, fueron los marcadores de precios cada vez más exorbitantes e inalcanzables para el pueblo trabajador.
V
Veamos un relato de nuestra surrealista cotidianidad. 
En la estaciones gasolineras es normal ver situaciones anormales: una señora que conduce un vehículo modesto, luego de hacer su cola de una hora y llenar el tanque de gasolina, le paga al bombero con un billete de cinco mil. El bombero da la espalda mientras enrola el billete en el fajo que sostiene en su mano izquierda. La señora cierra el vidrio eléctrico, pone la palanca en D y se marcha, sin siquiera voltear a mirar al bombero. La pantalla del surtidor marca el precio de la compra: 140 bolívares.
Ni a la señora le importó el vuelto de 4860 bolívares que el operario debía regresarle, ni al señor bombero le interesó siquiera mirar la denominación del billete. 
Algo raro está pasando en el paraíso, que la gente paga veinticinco veces el precio oficial de un tanque de gasolina y no se inmuta, ni le interesa a manos de quién va a parar su remanente. Tampoco al expendedor le interesa la transacción formal: ya vendrán en la noche los bachaqueros con la propina que si resuelve.
Cuando termine su jornada, el gasolinero, que es un asalariado en el concesionario de un negocio estatal, contará su ingreso diario en propinas, y venderá ese efectivo a alguien del sistema económico dominante en la Venezuela bachaquera, que le pagará un 300% su valor monetario a través de una transferencia bancaria.
Este esquema vale para chatarreros, ganaderos, robacarros, y todo bicho de uña que trafique cualquier cosa hacia Colombia. Y no es un “círculo vicioso”, es una espiral que crece con tendencia al infinito.
Las medidas tradicionales, manidas, rutinarias, aburridas, de colocar alcabalas y gente uniformada, no han servido sino para degradarnos a la matraca y la desvergüenza; insistir en rumiar la pérdida de valores y soberanía.
Todos los controles se han descontrolado.
Es realmente trágico que en una guerra económica uno de los contendores (y víctima) le regale -así de papaya- terreno y recursos al enemigo.
La vulneración a nuestra soberanía por cuenta del negocio gasolinero y la economía criminal fronteriza desde hace una década y media, además de ser un hecho absurdo, ha significado un haraquiri traicionero. 
VI
La tecnocracia socialdemócrata se limita a caracterizar esta aberración solo como un asunto burocrático, que mágicamente se resolvería con el aumento de precios. Y es al menos una posición, lo peor ya se hizo: permanecer inertes.
Definitivamente no. Esa recomendación soslaya el análisis integral del fenómeno y desconoce la geopolítica estratégica que representa la extensa franja fronteriza.
El Estado venezolano debe apresurarse a diseñar y ejecutar —sin pausa y con prisa— un plan integral socialista de rescate de la soberanía fronteriza con acento enfático en la participación popular, tal como lo establece la Constitución Bolivariana; dicho Plan debe contener definiciones claras en materias económicas, sociales, culturales, militares, educacionales, ecológicas y geopolíticas, orientadas al reposicionamiento de lo mejor de la venezolanidad y el patriotismo revolucionario que nuestro pueblo reclama a gritos.
El afianzamiento de economías productivas en nuestra frontera, aprovechando el potencial agroalimentario de esas zonas y las capacidades desarrolladas localmente, junto a medidas audaces en lo fiscal, monetario y energético, serán la clave para desenrollar la espiral viciosa que se nos ha impuesto por el enemigo externo transnacional y la complicidad de vergonzosos agentes nacionales.
¡Vamos Venezuela, carajo! ¡Si se puede! 
 

]]>
<![CDATA[Sin neutralidad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-neutralidad-20180802-0127.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-neutralidad-20180802-0127.html Estemos claros. La violación de derechos humanos, como la restricción de la libertad por causas políticas, religiosas o socioeconómicas (alimentos, medicinas, seguridad, educación y recreación), es un asunto que compete a los ciudadanos. 
   Por lo tanto, la práctica de ciudadanía es fundamentalmente la promoción y defensa de los derechos básicos del ser humano. De otra manera no se puede ser ciudadano ni ejercer ciudadanía. Se estaría formando parte de eso llamado peyorativamente, hombre-masa. 
   La masa, socialmente hablando, es el conjunto informe de individuos anónimos que existen y hasta viven en la sociedad pero que no poseen consciencia ciudadana y permanecen inertes en los bordes, al margen del desarrollo social.
   Lo que escribiré posiblemente sea duro pero es mi verdad, soportada por la experiencia de más de 60 años de práctica ciudadana y 20 en defensa irrestricta de la libertad y la consciencia ciudadanas. Es imposible construir una sociedad con individuos que no desean salir ni ser rescatados de las garras de la marginalidad y que prefieren escudarse detrás de ese inmenso fantasma que se llama masa social. 
   
   El hombre-masa no tiene rostro propio, ni sentido de existencia en una sociedad de ciudadanos que constantemente cuestionan y se cuestionan mientras practican ciudadanía. El ciudadano respeta el derecho ajeno mientras exige del Estado la aplicación de las leyes para convivir en una nación democráticamente sana. Porque en una sociedad de ciudadanos es la libertad individual (-no individualismo) lo que prevalece y se fortalece.
   Los ciudadanos en una nación libre y de principios y valores jamás podrán ser neutrales frente a la violación de los derechos humanos básicos. Ser neutral es estar del lado del opresor, de la dictadura y el totalitarismo.
   Creo firmemente en la educación como el mejor invento del hombre para acceder a una sociedad democrática, libre, participativa y productiva, que construya bienestar. Por lo tanto, el destino de una nación tiene que estar en manos de mujeres y hombres formados, tanto profesionalmente como en la educación en valores. 
   Lo diré sin tapujos: el hombre-masa no debe ocupar puestos jerárquicos en la administración del Estado. Más todavía, los dirigentes y líderes políticos deben ser profesionales con estudios al menos universitarios y con capacitación en las áreas de la administración pública. Porque lo público es el espacio que compartimos todos. Es lo más delicado y complicado. 
   La profesionalización de la actividad política no es garantía en sí misma que frene los actos de corrupción o violación de derechos humanos. Sin embargo, es un puesto de control con una serie de escalones que minimizan la transgresión, al introducir al individuo en la actividad del cumplimiento de la formalidad y las normas mientras es observado y evaluado constantemente por la consciencia ciudadana de los hombres libres.
   Otra aseveración más. Quienes estén realizando actividad militar deben estar impedidos de ejercer funciones en la administración pública. La vida militar por ser contraria a la vida civil, por su jerarquización y obediencia absoluta a la superioridad, es contraria al régimen de vida ciudadana. Nunca he creído que los militares resuelvan nada en la administración pública del Estado, salvo convertir todo en militarismo, arbitrariedad y autoritarismo.
 

]]>
<![CDATA[La felicidad ciudadana, por Juan Pablo Guanipa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-felicidad-ciudadana-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180802-0126.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-felicidad-ciudadana-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180802-0126.html  Esta gente ha hecho todo lo contrario. Todo lo ha destruido. No tenemos que ser exhaustivos en la descripción. Basta con mirar a nuestro alrededor y vemos las casas muertas de Otero Silva.

Lo dijo claramente Simón Bolívar, hace casi 200 años, en su discurso ante el Congreso de Angostura: “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”.
 La palabra felicidad me luce muy subjetiva y de difícil concreción. Soy de quienes piensan que la felicidad plena no existe sino cuando trascendamos de esta vida. 
Sin embargo, también considero que sin que exista la plenitud de la vida junto al Creador, podemos enfocar todo lo que hacemos y vivimos desde una perspectiva positiva que nos permita vivir con alegría. O sea, que la felicidad es también un asunto de actitud. Hoy ser feliz en Venezuela pasa por superar en el espíritu, la tragedia a la que nos ha sometido este régimen signado por el mal. 
 
Este desgobierno ha abusado de la palabra felicidad. En un discurso en la campaña presidencial de 2012, Chávez expresaba textualmente: “El gran sueño que yo llevo en mi corazón es darle al pueblo la mayor suma de felicidad. Chávez es corazón del pueblo y el pueblo es el corazón de Chávez, Chávez es el pueblo, su batalla y su esperanza”. 
En los días finales de ese mismo año, el mismo personaje megalómano decía: “En este tiempo de Navidad, de advenimiento del Mesías y de su buena nueva liberadora, me ha tocado batallar, nuevamente, por mi salud, para seguir consagrándome por entero a la felicidad de Venezuela”. 
 
Luego de su muerte y de la muy cuestionada elección presidencial de 2013, Maduro decidió crear el Viceministerio para la suprema felicidad social del pueblo venezolano “…y lo he llamado así en honor a nuestro comandante Chávez y a nuestro Bolívar. El despacho se encargará de las distintas exigencias, reclamos y necesidades de la población y las misiones, y de atender a los viejitos y viejitas y niños y niñas, para atender a lo más sublime y amado del pueblo revolucionario”. 
 
No creo haber leído o escuchado más muestras de falsedad, cinismo e hipocresía; que en todas las citas anteriormente referidas. Y de esta manera, poco a poco, nos fueron llevando al “mar de la felicidad de Cuba”, qué en la práctica es la experiencia contemporánea de mayor daño que un gobierno haya podido hacerle a su pueblo, que no es solo el daño material, sino el mental y espiritual.
 
Si tomamos en cuenta las palabras de Bolívar, un gobierno debería sentar las bases para que los ciudadanos vivamos bien. Esto quiere decir oportunidades de estudio, de trabajo, de emprendimiento, de cultura, de recreación; infraestructura básica de servicios públicos que funcionen; economía productiva en alianza con la iniciativa privada, salarios suficientes como dice la Constitución Nacional. Esta gente ha hecho todo lo contrario. Todo lo ha destruido. No tenemos que ser exhaustivos en la descripción. Basta con mirar a nuestro alrededor y vemos las casas muertas de Otero Silva. 
 
Pero no conformes con esto, escuchamos a la vicepresidente utilizando la misma palabra “felicidad” con el objetivo de justificar un censo de vehículos, atado a la tarjeta de manipulación y humillación llamada “carné de la patria”. ¿A quién le van a hacer creer que ese censo va a servir para algo? ¿Cuántos han hecho sin resultados palpables? ¿No se dan cuenta de la molestia ciudadana ante la tragedia que han generado? ¿No saben que la mayor felicidad que el pueblo puede sentir es que definitivamente se vaya Nicolás Maduro de la Presidencia de la República, acompañado de los cómplices de su pésima gestión y de su dañino modelo? Eso es lo que necesita Venezuela, librarse de quienes han destruido a nuestro país. Por eso, no debemos ceder en nada. No podemos permitir más humillaciones. Nuestra respuesta debe ser no acompañar ninguna iniciativa de un régimen que tiene que terminar para lograr la felicidad de nuestro pueblo venezolano.

]]>
<![CDATA[La Amazonía nos reclama, por Haiman El Troudi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Amazonia-nos-reclama-por-Haiman-El-Troudi-20180802-0003.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Amazonia-nos-reclama-por-Haiman-El-Troudi-20180802-0003.html La Amazonia es la selva tropical más extensa del mundo, abarca unos 6 millones de km² repartidos entre ocho países y un territorio de ultramar, a saber: Brasil y Perú que poseen la mayor extensión de la Amazonia seguidos por Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guayana, Suriname y la Guayana Francesa.   

Venezuela al sur de su territorio, posee una amplia extensión de la Amazonía que apenas ha logrado ser integrada al cuerpo nacional, lo propio ocurre con la gran mayoría de los países amazónicos. Casi ninguna nación ha dado importancia relativa al hecho de que aquellos territorios constituyen un ecosistema único por su extensión y biodiversidad, tanto por los recursos hídricos que aloja, como por la riqueza cultural de los pueblos originarios.

Un quinto de la superficie venezolana y un tercio del brasileño forman parte de la cuenca amazónica. Más allá, la Amazonía toda engloba un 44% del espacio suramericano y 5% del territorio mundial. Todo cuanto se relacione a estos territorios posee proporciones gigantescas. Europa cabría por completo dentro del área amazónica.

Al constituir la Amazonía un gigantesco espacio de reserva de vida y valiosos recursos, ha sido blanco de todo tipo de explotación inescrupulosa: minería ilegal, industria farmacéutica, expansión de frontera agrícola y pecuaria, talas forestales, extracción de hidrocarburos, construcción de urbanismos, vías de comunicación, hidroeléctricas, etc. Desde hace décadas se ha convertido en escenario de satisfacción sin control del apetito de empresas trasnacionales.

Cada porción de la Amazonía en cada país que la conforma, ve retroceder sus límites rápidamente. En la inmensa mayoría de los casos no existen planes de aprovechamiento sustentable y la desarticulación de políticas comunes entre países, gobierna la escena subregional. Urge una visión estratégica conjunta para formular un nuevo modelo de desarrollo que debería imperar en la Amazonía en pos de su protección, preservación y aprovechamiento sustentable. Dicho modelo podría apalancarse en una alianza des-ideologizada entre los países que orbitan la Amazonía.

Ecosistema biodiverso, principal patrimonio

 

La Amazonía es la región más bio–diversa del mundo: concentra el 30% de la biodiversidad del planeta , los datos son incontrovertibles y es preciso democratizarlos a fin de contribuir con el asentamiento de un imaginario consciente en la opinión publica:

Mientras que en la taiga del hemisferio norte (eurasia y norteamérica), con el bioma terrestre más amplio de la Tierra, que supone la mayor cantidad de biomasa forestal, sus bosques de coníferas no poseen más de 650 especies, en la Amazonía existen alrededor de 10 mil especies de árboles.

La Amazonía es el mayor sistema de agua dulce del planeta (cerca del 20%) , además de proveer cuantiosas riquezas naturales y biológicas. Más de 2500 especies de peces, 40 mil especies de plantas, 6,7 Km2 de bosques, 2200 especies de aves y mamíferos identificadas (y contando), 1 millón de ecosistemas de agua dulce, 350 grupos indígenas, 219 mil metros cúbicos de agua por segundo, descargados al océano Atlántico, y apenas 2,1 millones de Km2 de áreas protegidas.

Es hogar de 2,5 millones de especies de insecto. De cada 11 mamíferos existentes, uno es amazónico; un pájaro de cada 6, un reptil de cada 15 y un anfibio de cada 8, son amazónicos.

Además, unos 7 mil millones de toneladas de agua anuales son liberadas a la atmósfera por la Amazonía, sustentando todo el clima y la vida del continente.

Esta área engloba poco menos de la mitad de todas las selvas tropicales del planeta: su vasta vegetación absorbe un 10% de las emisiones de dióxido de carbono y produce el 20% del oxígeno, que forman en tierra firme los bosques y selvas del planeta.

No obstante, más que por su rol como productor de oxígeno y su contribución en el balance universal de la atmósfera, subiodiversidad constituye el principal activo patrimonial, aunque también ha de valorarse su protagónico papel en la regulación del clima.

Tal abundancia y exuberancia es codiciada por las lógicas mercantiles de las corporaciones globales. Se sabe que en los últimos años, se ha incrementado el desarrollo de diversos productos asociados a la industria de medicamentos, alimentos y cosméticos, empleando como base productiva múltiples especies naturales y originarias de la Amazonía.

Un cálculo conservador indica que por lo menos el 75% de los fármacos comercializados en el mundo, son versiones de sustancias naturales nativas de países del sur, preponderantemente de la cuenca amazónica.

La inercia de la inacción pública y de la ciudadanía respecto a estos temas, abonan el terreno para que la explotación desenfrenada de la selva tropical continúe avanzando exponencialmente, con el saldo de pérdida irreparable de material biológico que demoró millones de años de compleja evolución.

Gigantesco depósito de carbono

Estimaciones recientes indican que la selva amazónica contiene unas 1,1×1011 toneladas métricas de carbono captado de la atmósfera. Liberar ese inmensa cantidad de carbono significaría un aterrador escenario de aceleración del efecto invernadero.

Las plantas y árboles en crecimiento fijan mayores cantidades de CO2 en sus raíces y troncos dada sus demandas de desarrollo, en dicho proceso son productoras netas de oxígeno, por lo que, en bosques y selvas jóvenes el consumo de CO2es muy superior al de los bosques antiguos como la selva amazónica, donde ya prácticamente las plantas que la constituyen han llegado al tope de su crecimiento.

La selva amazónica ya ha madurado, sus árboles y plantas “han dejado de crecer”, por decirlo de alguna manera. De allí que la cantidad de oxígeno neto liberada a la atmósfera y la cantidad de CO2 absorbida, prácticamente se equiparan. Como tal, la fotosíntesis productora de oxígeno se contrarresta en una importante proporción por la putrefacción de vegetación muerta y por la respiración de la propia floresta.

Como se sabe, la mayoría del oxígeno del planeta (cerca del 70%), es generado en el océano por las plantas marinas y, fundamentalmente, por el fitoplancton; mientras que los ecosistemas terrestres, producen el 30% restante. De tales ecosistemas terrestres, la taiga es la primera productora de oxígeno forestal, seguida por la vegetación tropical del planeta, que atrapa unos 200 mil millones de toneladas de carbono. Los árboles y plantas del Amazonas, toman 70 mil millones de toneladas de dicho total y las otras selvas del mundo aportan el resto.

Este hecho no siempre fue así. El retroceso de los bosques y selvas ha mermado la producción de oxígeno por cuenta de la vegetación terrestre. Uno de los ejemplos más insignes de pérdida de bioma forestal terrestre se observó en la selva de Borneo, aniquilada en un 75% durante las tres últimas décadas del siglo XX, dejando de ser el pulmón del sudeste asiático, y pasando a ser, hoy por hoy, un ecosistema esquilmado y enfermo. La devastación fue de tal proporción, que aquella isla fue por mucho tiempo, la primera exportadora mundial de madera, superando a las exportaciones combinadas de África y Brasil.

Quiénes están detrás de la explotación de la Amazonía

La ocupación y explotación ilegal de tierras, la minería a cielo abierto y el agro-negocio son los principales problemas que experimenta la Amazonía, en términos de su devastación, misma que en la actualidad supera el 20% del total del territorio original.

Los asentamientos humanos no planificados, sirven de base a las transnacionales que controlan una superficie estimada de 100 millones de hectáreas. En la Amazonía predomina la ilegalidad y la más absoluta venalidad: existen 90 mil kilómetros de carreteras clandestinas que la cartografía oficial no registra.

La competencia trasnacional para patentar cualquiera porción de vida susceptible de negocio: microorganismos, especies de plantas cultivables, animales, procesos biológicos universales o segmentos genéticos procedentes de seres humanos, se acelera frenéticamente.

Según estudios documentados por Greenpeace, tres transnacionales del agro-negocio, Cargill (la compañía agroalimentaria más grande del mundo), Archer Daniels Midland y Bunge Corporation, son las principales responsablesde la destrucción de la selva, la roturación de las tierras, la expulsión de las comunidades locales y el uso de trabajo esclavo en la Amazonía.

En conjunto, estos corporaciones están detrás de por lo menos el 60% de toda la producción de Soja en Brasil , para lo que ha dado soporte logístico y equipamientos: construcción de carreteras, silos y puertos ilegales.

El aprovechamiento de la soja como cultivo industrial supone sembrarla en gran escala, en detrimento de las comunidades. La industria de la soja en Brasil es la menos empleadora por hectárea. Las plantaciones llegan a alcanzar las 10.000 hectáreas, empleando solamente un trabajador por cada 170-200 hectáreas.

El mayor productor y exportador de soja del mundo es el ex Gobernador del estado de Mato Grosso, Blairo Maggi, conocido como ‘El Rey de la soja’, actualmente ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Michel Temer. Precisamente ese estado de la región amazónica es el responsable del 48% de la deforestación, la cual se incrementó notablemente desde que Maggi llegó a la gobernación en el 2003 .

¿Cuál actividad humana es la principal responsable de la deforestación de Amazónica?

 

Las cifras discrepan, datos oficiales, ONG’s y centros de educación-investigación aportan reportes contradictorios, ¿Cuál es la magnitud de la deforestación de la selva amazónica y cuáles son los principales responsables? No existe acuerdo en torno a la escala alcanzada por el proceso de destrucción, no obstante, los indicios son esclarecedores.

Ganadería: Hay quienes afirman que la principal actividad responsable de la pérdida del bosque amazónico, es imputable a la ganadería con fines de exportación de carne bovina. Como tal, un estudio del Centro Internacional de Investigaciones Forestales (CIFOR), da cuenta de que el 80% del aumento del rebaño bovino en Brasil (210 millones de cabezas, siendo el segundo del mundo detrás de India), se ha destinado a la exportación. Este aumento de producción demanda nuevas hectáreas de pastoreo, habida cuenta del declive y degradación de más de 20 millones de hectáreas destinados a campos de cría ya sobre explotados.

Madera: Otros estudios y opiniones apuntan a la explotación maderera, realizada casi en su totalidad de forma ilegal y sin criterios tecnológicos apropiados. Dada lo rudimentario de la actividad, la inmensa mayoría de aserraderos desperdician un enorme volumen de madera, que representa en casos extremos dos tercios de los árboles talados, dada la heterogeneidad el bosque y su predilección por ciertas especies de mayor beneficio comercial.

Lo cierto es que la tala se realiza de forma indiscriminada: las cuadrillas de corte van derribando todas las especies sin distingo, dejando a su paso áreas totalmente despejadas. Para ilustrar la dimensión del daño a la biodiversidad, cabe destacar que en la Amazonía puede haber hasta 300 especies de árboles solamente en una hectárea, por lo que la explotación de las especies comercializables, implica una destrucción sin miramientos de las otras que conviven con ellas.

Minerales: La Cuenca del Río Amazonas contiene aproximadamente 15% de las reservas mundiales conocidas de bauxita, siendo igualmente el mayor proveedor mundial de hierro y acero. Las reservas de oro y diamantes, así como de minerales apreciados por la tecnología como el coltán, son gigantescas y en su mayoría no han sido cuantificadas ni certificadas. La extracción a manos de los Estados (directamente o por medio de concesiones a privados), o por cuenta de la minería ilegal, avanza sin control y dejando a su paso enormes áreas degradadas y contaminadas.

Extractivismo a la sombra de complicidades gubernamentales

Pese a la poca presencia de los Estados y la inmensidad de la Amazonía, sería absurdo suponer que en aquellas regiones donde se explotan ilegalmente recursos naturales a manos de locales y trasnacionales, ello se haga sin el conocimiento y la anuencia de los gobernantes regionales-federales y de las autoridades nacionales.

La actividad exportadora demanda un cierto tipo de infraestructura física y medios de transporte, a fin de garantizar la salida de los productos amazónicos. Es el caso de grandes obras tales como el “Oleoducto de Crudos Pesados” en Ecuador o del gasoducto desde Camisea hasta la costa peruana, así como del gran número de carreteras, puentes e hidrovías, para transportar los productos extraídos por trasnacionales hasta los puertos de embarque.

Inclusive los nuevos proyectos de infraestructura contemplados en el marco de la “Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana” (IIRSA), se inscriben en esta misma lógica extractiva, no habiendo sido diseñados para satisfacer las necesidades y demandas locales, sino desde la perspectiva de los requerimientos logísticos de las empresas exportadoras.

Al amparo de gobiernos insensibles al tema medioambiental, se ha venido reforzando la extracción de productos primarios de la Amazonía, reduciendo al mismo tiempo la capacidad de los Estados para regular los aspectos políticos, sociales y económicos de la actividad.

Se precisa abrir un debate directo y franco, asumir una actitud más vigorosa al seno de instancias de integración como Mercosur, Unasur, ALBA, etc., a fin de evaluar periódicamente las innegables incidencias en la Amazonía y actuar en consecuencia. No hacerlo supone voltear la mirada y desoír los gritos de auxilio de la Madre Tierra.

Tareas urgentes

Ya se sabe suficientemente que la mayor parte de la Amazonía no es apta para la agricultura y que es, precisamente, el propio bosque el principal nutriente de la gran biodiversidad presente. De ahí la necesidad de generar nuevos conocimientos científicos al amparo de financiamientos públicos, nuevos enfoques teóricos, nuevos métodos y técnicas, para establecer un Sistema de Gesti , con vertientes específicas para cada país, en donde se soporte la gestión de los asentamientos humanos, infraestructura y medios de transporte, servicios públicos, ecosistemas, recursos, tecnologías, entre otros.

El sistema amazónico no está, precisamente, centrado en la satisfacción de las demandas de bienes y servicios de sus habitantes o de los países que la integran, sino en la sobreproducción hacia fuera de la Amazonía, proceso dominado por grandes monopolios. Es momento de cambiar esta ecuación.

El punto de partida se ha de centrar en ordenar el espacio amazónico, vale decir, iniciar una ocupación escrupulosa con un enfoque de cuencas, esto es, considerando ese espacio como un sistema de relaciones entre múltiples dimensiones, incluyendo las que él mismo mantiene con su entorno.

El desarrollo extractivista que se ha impuesto en la Amazonía, basado en la apropiación de recursos y su utilización fuera de la región (petróleo, gas, oro, hierro, bauxita, castaña, soja, madera, caucho, ganado, recursos genéticos, narcóticos, etc.), tiene efectos estructurantes económicos y socio-demográficos que contribuyen a su destrucción. En casi todos los casos, lo que se extrae corresponde a eslabones primarios de cadenas productivas globales, controladas por el capital transnacional, en tanto los pueblos del Amazonas están condenados a la miseria y la exclusión. Es preciso que sus voces de denuncia y movilización a favor de un nuevo orden ecológico sea acompañado por el resto de la humanidad.

Proyecto transamazónico sustentable

Así como los pueblos del mundo deben empujar a sus gobiernos a asumir, sin titubeos, patrones de organización social basado en la justicia social y manejo sustentable de la ecología, los pueblos suramericanos y la opinión pública mundial deben forzar la constitución de un tratado subregional en pos del aprovechamiento racional y ordenado de los ingentes recursos amazónicos.

Promover un proyecto combinado e integrador de desarrollo endógeno-sustentable para la Amazonía, constituye uno de los primordiales desafíos de Suramérica de cara al siglo XXI. De ello dependerá la preservación de este único sistema selvático en los tiempos venideros, a fin de que los bosques biodiversos y recursos hidrográficos más grandes del mundo, sigan en pie como patrimonio natural de la humanidad y del planeta.

Este nuevo modelo deberá fundamentarse en la importancia del sistema amazónico en el equilibrio del ecosistema global, así como también en el papel que desempeña la biodiversidad y su evolución.

Aún cuando los matices de su verdor ofrezcan una aparente unidad geográfica, ciertamente la Amazonía es en realidad un universo heterogéneo y complejo, compuesto por diversos tipos de ecosistemas, cada cual con características y vocaciones distintas, por lo que mal pudiera dársele un tratamiento uniforme a los planes de sustentabilidad o pensar en un modelo de gestión único.

En la basta región amazónica no solo existe la selva húmeda tropical, también la compone una amplia diversidad de ecosistemas y paisajes; los bosques inundables, los humedales, sabanas y tepuyes del macizo de Guayana. Identificar los modelos de gestión para cada entorno y reproducirlo en las diversas latitudes del Amazonas es una tarea pendiente, realizable, únicamente, bajo la coordinación de los países, sus pueblos e instituciones.

Consensuar un modelo de desarrollo endógeno

Intentar convertir las zonas amazónicas en áreas pobladas a la usanza del modelo de desarrollo convencional, basado en el consumo de energía fósil y la generación de desperdicios e impactos ambientales negativos, es un camino equivocado.

Hasta ahora, en la Amazonía venezolana, la máxima ha sido dejar pasar, dejar hacer. Ello dada la ausencia de políticas de Estado a lo largo de toda la historia republicana, la indiferencia de los gobernantes, las hostiles condiciones de integración, lo inexpugnable de la selva, la grandes distancias que que la separan del resto del país, las precarias condiciones de la infraestructura de interconexión y la asechanza de amenazas, vinculadas a grupos paramilitares que orbitan en el entorno de la actividad minera.

Sin embargo, existen experiencias piloto positivas y replicables, muchas de ellas realizadas por iniciativa local, que demuestran la viabilidad de modos alternativos de desarrollo.

El desarrollo endógeno de la Amazonía, parte del encadenamientos e integración de la producción agrícola e industrial; asimismo se supedita a la ampliación de las capacidades adquisitivas de la población local; la democratización de las estructuras de poder y el aumentar la capacidad de generación de ingresos propios; ello también asociado al incremento de la producción propia de alimentos, tanto como la mejora de los servicios públicos. En suma, lograr romper la dependencia de insumos y bienes finales provenientes del exterior para generar un mercado interno amazónico, activando así una dinámica propia orientada al desarrollo endógeno.

Ello implica reconsiderar totalmente los enfoques hasta ahora aplicados, lo que a su vez presupone generar una capacidad instalada de gran envergadura dirigida, fundamentalmente, a actividades de investigación y desarrollo sobre esa región. Así, por ejemplo, la explotación maderera está actualmente equipada de un instrumental conceptual y tecnológico concebido para los bosques homogéneos de los grandes países forestales del Norte. Es preciso urgentemente innovar en este campo, adaptando la tecnología y en general los planes de manejo forestal, a la especificidad de los sistemas ecológicos amazónicos, que requerirían más bien una forestería intensiva.

La extensión de la frontera agrícola y pecuaria en detrimento de la floresta no es rentable a largo plazo. En lugar de arrasar la selva primigenia, se trata de aprender a manejarla, y así poder aprovechar los inmensos recursos de origen animal y vegetal que contiene; se trata de inventar una agricultura y una ganadería selvática que no rompa el ciclo biológico.

Todo el potencial amazónico puede ser aprovechado sin destruir el ambiente y la sociedad; tanto los recursos minerales como los energéticos, sin olvidar los recursos zoo y fitogenéticos, que representan la base del desarrollo de áreas de actividad tales como la biotecnología, la producción transgénica (no para fines mercantiles) y la farmacología, todas áreas dinámicas con encadenamientos lineales y transversales económicamente prometedores.

Ahora bien, esa vasta región alberga también una comunidad de 25 millones de personas única en su género, constituida por centenares de pueblos originarios, cada uno con su propia lengua, religión y tradiciones, y por las diferentes migraciones de colonos, que no puede ser ignorada y que debería desempeñar un papel protagónico en su preservación y desarrollo.

La promoción del desarrollo endógeno de la Amazonía supone el respeto de la cosmovisión de las comunidades indígenas, las cuales poseen una visión distinta del desarrollo humano, que no es reductible a un proceso lineal que define un antes y un después, es decir, un itinerario hacia un estado de bienestar material siempre mayor. Las comunidades indígenas no manejan los conceptos de riqueza y pobreza, basados en la mayor o menor acumulación de bienes materiales. Para ellas, más importante que el bienestar es el “bien ser” o “bien vivir”.

Liderar un movimiento popular-gubernamental por la Amazonía

Para el imaginario universal, la Amazonía constituye “un bien público mundial”, lo que ofrece una oportunidad potencial y ello puede llegar a legitimar una internacionalización de la Amazonía como Patrimonio Ecológico de la Humanidad.

La vía para promover un modelo de desarrollo endógeno sustentable de la Amazonía es establecer una sólida alianza entre los países amazónicos, capaz de cambiar radicalmente el patrón de ocupación y el modelo económico que ha dominado en la explotación de la floresta.

La OTCA (Organización del Tratado de Cooperación Amazónica) se ha sumado a la inercia de los aparatos estatales de los países signatarios, se ha convertido en una entelequia sin asidero real, cuya actividad se circunscribe a organizar eventos y promover proyectos que conllevan acciones de impacto muy aislado, y en todo caso muy relativo, cuando lo que se requiere es un cambio estructural. Refundar y re-impulsar la OTCA forma parte del mapa de acciones primeras del movimiento por la Amazonía.

Venezuela junto a Ecuador y Bolivia, en el marco de sus firmes posturas medio-ambientalistas, debe asumir un liderazgo pro-activo, a fin de promover la estructuración de una política común para un modelo amazónico de desarrollo alternativo.

Los países del bloque subregional deben constituir un coro de voces afinado por la defensa de la biodiversidad de la Amazonía, cuya destrucción constituiría un proceso irreversible, sin posibilidad de restablecer la biodiversidad preexistente. La opinión pública, las políticas estatales, la legislación, la supervisión y control han de ejercer presión constante en la perspectiva trazada a favor de la preservación de ecosistema selvático.

El reto inmediato, lograr una plataforma común de defensa de la Amazonía con Bolivia, Ecuador y Venezuela a la vanguardia, junto con las organizaciones sociales medio ambientalistas y de pueblos originarios, tras la conformación de este primer anillo, procurar la adhesión de los demás países amazónicos y, más allá, la adhesión del resto del mundo.

 

 

]]>
<![CDATA[Anuncios de flexibilización, Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Anuncios-de-flexibilizacion-Leopoldo-Puchi-20180801-0121.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Anuncios-de-flexibilizacion-Leopoldo-Puchi-20180801-0121.html La celebración del congreso de un partido de gobierno es siempre un asunto de primera importancia. En esta ocasión, el evento del Psuv lo es todavía más por la coyuntura económica por la que se atraviesa Venezuela. Una circunstancia de urgencia que obliga a la toma de decisiones. Por supuesto, otras materias también ocupan el interés de los delegados al evento, como la selección de la directiva partidista. Siempre es así en cualquier organización. Pero la atención se concentra, de manera ineludible, en la grave crisis que se manifiesta en la hiperinflación y sus efectos sociales.
El abanico de opciones de las que dispone el Gobierno va desde las diferentes modalidades de un programa de estabilización macroeconómica hasta una respuesta más radical, que se traduciría en la aceleración del proceso de cambio del actual modelo, en el que prevalecen en la sociedad las formas de propiedad privada, las relaciones mercantiles, monetarias y capitalistas, por un sistema económico sustentado, de forma ampliamente predominante, en la propiedad social y del Estado.
Al parecer, los distintos alineamientos internos que han surgido por las rivalidades sobre posiciones de mando no reflejan de manera automática posiciones enfrentadas en cuanto al tipo de respuesta que debe dársele a la coyuntura económica. Se está ante un debate, una reflexión y dudas que atraviesan por igual al conjunto de las corrientes o liderazgos.
Todo indica que en el centro dirigente del sector gubernamental se han inclinado por la opción de una apertura que buscaría la estabilización macroeconómica. En esta dirección se inscriben los anuncios del presidente Nicolás Maduro realizados durante el Congreso del Psuv, en los que ha dado a conocer que se modificará la Ley de ilícitos cambiarios. 
Al mismo tiempo, se ha informado que se exonerarán durante un año todos los impuestos para las importaciones de bienes de capital, materia prima, insumos agrícolas e industriales con el fin de apoyar al sector productivo nacional “para que con divisas propias puedan hacerse de maquinarias y materias primas”. También se contempla el aumento del precio de la gasolina y el incremento de los servicios públicos, lo que hace parte de la lista de medidas propuestas por los economistas del Gobierno y de la oposición.
Otro elemento que apunta en la dirección de un programa de estabilización es la autocrítica realizada por el propio Maduro sobre el fracaso del modelo de gestión de las empresas del Estado, lo que indica que se establecerán mecanismo de gerencia basados en la rentabilidad y se abriría la participación al sector privado.
Por supuesto, no se ha formulado todavía un programa integral, porque varios elementos quedarían pendientes de la larga lista de medidas de estabilización necesarias para una efectiva recuperación económica, como la restricción de la emisión de la llamada moneda inorgánica y las medidas fiscales. Sin embargo, vale destacar el sentido general de los cambios, que apunta en una dirección adecuada.
 

]]>
<![CDATA[¿Existe la izquierda?, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Existe-la-izquierda-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180802-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Existe-la-izquierda-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180802-0023.html La corrupción,  el abandono de la ética y el autoritarismo  están carcomiendo las bases de las democracias latinoamericanas  y destruyendo las esperanzas  de millones de ciudadanos que esperaban que los  gobiernos progresistas, autodenominados de  izquierda,  implantaran  nuevas formas de hacer política, y superaran  la  politiquería que se acostumbró a utilizar el poder no para resolver los problemas de las mayorías,  sino para servir sus intereses egoístas  y favorecer a los suyos. 

Cada día es mayor el desencanto al comprobar cómo la mayoría de los gobiernos supuestamente de izquierda de Nicaragua, Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia están acusados de corrupción y autoritarismo. En cuanto a Venezuela está  señalada como uno de los países  más corruptos del mundo a pesar de que los que se alzaron en febrero del 92 y han gobernado los últimos 19  años, justificaron su golpe  para acabar con la corrupción. 
Algunos hablan de que la corrupción se  ha llevado más de trescientos mil millones de dólares, cantidad que pocos en Venezuela sabrían escribir en números. ¿Imaginan  lo que se podría haber hecho no sólo con esa cantidad que terminó envenenando   las conciencias, sino con el billón (un millón de millones)  de dólares que  han entrado al país en estos años? 

Pero, como ha escrito acertadamente  Raúl Zibechi: “Sin ética la izquierda no es nada. Ni el programa, ni los discursos, ni siquiera las intenciones tienen el menor valor si no se erigen sobre el compromiso con la verdad… En este período en el que todos los dirigentes de izquierda se llenan la boca mentando valores, resulta muy significativo que se queden apenas en el discurso… 
A mi modo de ver, la izquierda pasó de ser la fuerza social y política que pugnaba por cambiar la sociedad a resecarse apenas como un proyecto de poder. No el poder para, sino el poder a secas, el tipo de relaciones que aseguran la buena vida para la camarilla que lo detenta. Fue a través de la lucha por el poder y la defensa de éste que la izquierda se mimetizó con la derecha. Hoy se argumenta con la lucha contra el neoliberalismo como excusa para no abrir fisuras en el campo de la izquierda,  con la misma liviandad que antes se argumentaba la defensa de la URSS o de cualquier proyecto revolucionario”.

Si bien toda mi vida me he considerado un hombre de izquierda,  nunca he podido comprender el silencio cómplice de muchos intelectuales y políticos, que ante el miedo de aparecer alineados con la derecha o perder sus privilegios,   se callan  ante la conducta y los errores de los gobernantes de izquierda.  Siempre críticos de los  que consideran de derecha, callan hoy las barbaridades  que están cometiendo  las izquierdas, desde Nicaragua a Venezuela, como callaron ayer los crímenes de Stalin o de Mao, las atrocidades en ese camino de sangre por construir los socialismos reales.  

 Más que de izquierda  o de derecha, deberíamos hablar de gobiernos éticos y cumplidores de la ley, y gobiernos inmorales y que utilizan  la ley a su conveniencia.   

]]>
<![CDATA[La marcha victoriosa de la revolución, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-marcha-victoriosa-de-la-revolucion-por-Elias-Jaua-20180801-0120.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-marcha-victoriosa-de-la-revolucion-por-Elias-Jaua-20180801-0120.html En estas horas cuando recordamos la vida de nuestro Comandante Chávez y se desarrolla el IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela, fundado por él, construido por millones de patriotas, se me vienen a la mente muchos recuerdos, se acrecienta el compromiso con su legado y nos asaltan sus angustias permanentes: 


“No podemos acomodarnos en el poder, hay que sentir como el pueblo”; “No podemos terminar como los compañeros de Bolívar, de Zamora, que casi todos llegaron al gobierno, pero ninguno hizo ninguna revolución”; “Tenemos que ser como Bolívar, no como Páez”.
Que el sacrificio del Comandante no se pierda, depende de nuestra valentía, de nuestro coraje para rectificar los errores y reafirmarnos en nuestras líneas programáticas Independencia, igualdad, lucha contra la corrupción, democracia revolucionaria, poder para el pueblo y economía mixta productiva que se sintetizan en la propuesta del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

El 8 de diciembre de 2012 el Comandante Chávez nos dejó el camino señalado “En cualquier circunstancia, nosotros debemos garantizar la Marcha de la Revolución Bolivariana, la marcha victoriosa de esta revolución, la democracia nueva, que aquí esta ordenada por el pueblo Constituyente; construyendo la vía venezolana al socialismo, con amplia participación, con amplias libertades”.

Como lo expresé en el bautizo del libro de recopilación de mis artículos “Despejando el Horizonte, por el Camino de Chávez”, aprovecho para agradecer la presencia compañera de mis entrañables camaradas de todas las batallas, no concibo otra manera de despejar el horizonte que no sea por el camino trazado por Chávez, por el camino de la democracia nueva, del poder constituyente, de la participación popular, de plenas libertades para el pueblo, por el camino venezolano hacia el socialismo. Solo por ese, siempre venceremos.

]]>
<![CDATA[No habrá ceros que aguante, por Oscar Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-habra-ceros-que-aguante-por-Oscar-Morales-20180801-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-habra-ceros-que-aguante-por-Oscar-Morales-20180801-0090.html La reciente decisión del Ejecutivo que aplaza la reconversión monetaria para el 20 de agosto, y que además aumenta la eliminación de ceros,  pasándolo de 3 a 5, lo único impactante que trae consigo es la confusión que le generará hasta al Presidente del Banco Central. Más de uno vivirá calculando las operaciones una y otra vez: “Eran 30 millones, tiene 7 ceros, le quito 5, me quedan 2, total, total, no lo sé”. 
Por otra parte, fue anunciada una reforma a la Ley de Ilícitos Cambiarios. A mi juicio, es otro contrasentido, pues, en lugar de modificarla, lo ideal sería la anulación. Deberían preguntarse lo siguiente: ¿Cuál economía, que se declare saludable y próspera, vive con una ley que resguarde un control cambiario? Silencio fúnebre por aquí.
Igualmente, el Presidente Maduro aprovechó para informarnos que “el nuevo cono monetario va a tener una nueva manera de anclaje al Petro para estabilizar y cambiar la vida monetaria y financiera de manera radical”.  Para ilustrar esta declaración, les pregunto: Amigo lector, ¿usted ha visto un Petro? Lo dudo.  Entonces, resulta que nuestra moneda estará anclada a algo inexistente. Créanme que esto fue el peor de los contrasentidos comunicados.
No hace falta ser un genio para saber que la inutilidad de este plan de reconversión monetaria, está  bautizada con el fracaso antes de su implementación, porque (salvo la facilitación en el manejo de las cantidades nominales) detrás de esta medida  no está lo más importante: orden fiscal y monetario amparado bajo reglas legales e institucionales. Por lo tanto, considerando  este ritmo hiperinflacionario, el nuevo cono monetario perderá más de la mitad de su valor en menos de 2 meses y nos expresaremos nuevamente en cifras millonarias antes que llegue la próxima Semana Santa.
Les sugiero que guarden el borrador del decreto promulgado, porque con este monstruo hiperinflacionario lo van a necesitar en menos de 6 meses para notificar lo mismo. Para sanar nuestras complejas enfermedades económicas, se requiere transitar hacia un plan de estabilidad macroeconómica y no medidas cosméticas. En otras palabras, sin planes económicos integrales que apunten seriamente a la disciplina, transparencia y credibilidad fiscal-monetaria, no habrá ceros que aguante.
Los problemas no se resolverán omitiendo las causas, al contrario, aumentarán. Los desequilibrios de fondo permanecerán. Entiéndase que la medida no es la reducción de los ceros, esto es simple maquillaje. Reconózcase que no ocurrirá nada distinto si no se afronta todas las deformaciones económicas con un programa integral riguroso, coherente y creíble.
No pierdan el tiempo navegando contra el viento, dice el refrán. No insistan en predicar en el desierto, porque no generan ninguna confianza. Quemen el diccionario de las necedades que se aprendieron y que repiten sin pudor. Por decreto no se acaba el sufrimiento y con fusiles menos aún. Es hoy ilusión y mañana decepción. Razonen.

]]>
<![CDATA[Más gasolina para la candela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mas-gasolina-para-la-candela-20180801-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mas-gasolina-para-la-candela-20180801-0024.html Los últimos anuncios del recién “reelecto” presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), léase Nicolás Maduro, indican que vamos de mal en peor y ellos lo saben. No tienen voto popular, están más divididos que nunca, gobiernan sin brújula, sin cerebro, sin calculadora y con improvisaciones como: eliminarle cinco ceros a la moneda y anunciar un nuevo cono monetario para el 20 de agosto. 
Cuando escuchábamos en pasado los cuentos de países con inflaciones  e hiperinflaciones nos costaba entenderlo, ¿cómo podíamos imaginar que  las cosas aumentaran de un día para otro? Eso nos parecía increíble, sin embargo, los mismos creadores de la “Revolución bonita” y del ministerio de la “Suprema felicidad”, nos hicieron entender y vivir en carne propia la hiperinflación; si hoy en día no se cuenta con ayuda económica en moneda extranjera o ingresos en dólares difícilmente se sobrevivirá a esta tragedia; así que lo de los cinco ceros menos les quedó de guinda en la torta.
Ahora bien, ¿qué oculta la eliminación de los cinco ceros? Hay una larga lista de respuestas, pero me voy a enfocar en la del aumento de la gasolina que tiene varios disfraces. Con la entrada en vigencia del fulano nuevo cono monetario vamos a pagar cada litro de combustible en 50 céntimos, esto quiere decir que nos la aumentaron 5.000.000 % pero como saben que eso será un detonante social inmediato, hicieron gala del otro disfraz: el censo del parque automotor con la aplicación del Carnet de la Patria.
Si algo del pasado al cual no quieren parecerse, deberían recordar los “próceres de la Revolución bonita” es que Carlos Andrés Pérez en 1988 también se fue por esa ruta y con un partido también dividido que a la final lo sacó del juego, no se extrañe Nicolás que a usted también le pase lo mismo.  
Ya la opinión que circula en voz de choferes es que no acudirán al censo por considerarlo una pérdida de tiempo y sin contar que ya muchos  ni vehículos operativos tienen.
Otra gran mentira es hacer creer a los conductores del transporte público que al censar su vehículo y obtener el Carnet de la Patria les van a dar repuestos regalados; si sabe contar, no cuente con eso. Los invito a darse una vuelta por los estacionamientos del sistema de transporte público para que vea los famosos buses Yutong arrimados y olvidados; en cualquier calle del país el transporte de hoy son perreras, camiones, grúas, gandolas, etc, y eso ocurrió desde hace menos de un año.
Como decía el difunto Hugo Rafael Chávez Frías, “candelita que se prenda, candelita que se apaga”, la candelita la está prendiendo el propio Gobierno y no la van poder  apagar, en los estados fronterizos ya se sabe cómo se vive con chip  y con inmensas colas en las estaciones de servicio, al final el contrabando no se detuvo pues las grandes mafias no usan el chip porque utilizan otro modus operandi.
Esta historia continuará y guarden bastante agua por si se les pasa la mano con la gasolina y después no tienen con qué apagar el fuego.
 

]]>
<![CDATA[Los 22 segundos que se le dedicó a la marcha campesina]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-22-segundos-que-se-le-dedico-a-la-marcha-campesina-20180801-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-22-segundos-que-se-le-dedico-a-la-marcha-campesina-20180801-0018.html La brevísima mención presidencial, no obstante, se nos antojó a regaño: Yo quiero una fuerza campesina muy productiva" dijo. ¿Y es que acaso no lo es?.

El 27 de noviembre de 1967 llegaba a Caracas la Gran Marcha Nacional Estudiantil, que había salido desde Mérida, con claras demandas para el gobierno adeco de Raúl Leoni. Según serios investigadores como Raúl Zurita y Pedro Pablo Linarez, Leoni instauró en Venezuela el Plan de las Américas, diseñado por Estados Unidos para contrarrestar las protestas en el continente.

Aquella marcha tuvo un sentido libertario, progresista y de izquierda, enfrentándose a uno de los gobiernos más sanguinarios que haya tenido Venezuela pues nació, entonces, la figura del detenido-desaparecido. Estudiantes, campesinos y políticos sufrieron persecución y torturas. Fue en ese quinquenio cuando el dirigente del PCV, Alberto Lovera, apareció asesinado en Anzoátegui en 1965.

Tal fue el entorno de la acción estudiantil y cuyas peticiones no fueron escuchadas por Leoni. Todo lo contrario. Arreció la represión en un país donde la lucha armada y partidos como el PCV y el MIR estaban ilegalizados. Fueron años de enfrentamientos con la guerrilla. El 1969, en el fragor de la renovación universitaria, fue allanada la UCV. Práctica que se acentuó con Rafael Caldera.

Han pasado 51 años y ahora vemos que se replica aquel ejemplo irreverente y decidido en la Marcha Campesina Admirable, la marcha de la Dignidad. Salieron desde Guanare el 12 de julio de 2018, justo cuando se cumplía un mes del asesinato de Jesús León y Guillermo Toledo, miembros del Consejo Comunal Robert Serra y quienes formaban parte del grupo de familias campesinas que disputan el rescate de 336 hectáreas del Hato Palo Quemao. Cansados y cansadas de que no les escuchen decidieron venirse "a pata" hasta Caracas y estar cara a cara frente al presidente Nicolás Maduro. Ya no quieren intermediarios porque con esos se agotaron las palabras…

Nuestros campesinos y campesinas no enfrentarán a un gobierno sanguinario como el de Raúl Leoni, sino a uno revolucionario que, se supone, llegó para hacer justicia y sobre todo para proteger al pueblo. Siendo así ¿por qué tuvo que hacer ese esfuerzo un sector tan estratégico que es el que lleva la comida a tu mesa? ¿Por qué un gobierno que se dice revolucionario ha permitido que las cosas lleguen a un punto casi de no retorno? Ahora recuerdo las palabras sabias de la campesina de Monte Carmelo, Gaudy González:"Yo siempre he dicho que todas las instituciones y los ministerios deberían estar abocados ahorita a la producción de comida porque por la comida nos dominan y la comida no tiene alianza con la burocracia porque el estómago no espera"

Tuvieron que pasar 15 días para que el presidente Maduro dedicara apenas 22 segundos a la Columna Zamorana (casi un segundo por día caminado sin contar los 30 km diarios que recorren), en una alocución de casi dos horas ante delegados cómodamente sentados, para instalar el Congreso del Psuv. Esos 22 segundos quizás abran la compuerta mediática. Por fin la marcha es noticia (aunque hace rato lo es para los medios alternativos y las redes sociales) porque ciertamente ya era inocultable. Todos los estados que han cruzado son chavistas pero sus gobernantes los han ignorado salvo el estado Miranda que envió un hospital ambulante para atención médica.

La brevísima mención presidencial, no obstante, se nos antojó a regaño: Yo quiero una fuerza campesina muy productiva" dijo. ¿Y es que acaso no lo es?. Cuando escribo esto vengo de conocer dos de las muchas experiencias agroecológicas socialistas que se desarrollan en Venezuela: Monte Carmelo y la Comuna El Maizal. Aunque diferentes en su concepción porque la primera viene del cooperativismo y la segunda de la nueva geopolítica del poder que Hugo Chávez pensó y gestó, ambas son altamente productivas y cubren al menos el 70% de la producción alimentaria.

Le faltó decir a Maduro qué parte tiene que hacer su gobierno y qué cosas posiblemente aún no se estén haciendo para apalancar la actividad agrícola, la que viene del campo, de la tierra. Por eso es tan importante ese congreso del Psuv, a ver si de verdad allí, en base a la autocrítica que tanto han aludido en estos días, se llega a soluciones para salir de una buena vez de la dependencia agroalimentaria, la que vemos en las cajas del CLAP. Nos estamos alimentando posiblemente con esquemas de otros países: desayunamos como mexicanos, almorzamos como paquistaníes, merendamos como turcos y cenamos como argentinos.

La marcha trae un documento para Maduro porque es un sector golpeado tanto por la burocracia del estado burgués como por las nuevas formas de latifundio que peligrosamente renacen por esos predios alejados del poder citadino. Quieren cambios de raíz; quieren sacar las raíces podridas de un sistema y sembrar las que verdaderamente volteen la tortilla, y es que sus propuestas están encaminadas incluso a la justicia agraria donde también han avistado, dolorosamente, componendas que les afectan y que hasta cárcel les ha hecho pagar "injustamente". Quieren que se investigue el asesinato de muchos de sus miembros a manos de sicarios. Quieren más atención para las empresas del estado que no están funcionando como AgroPatria; quieren funcionarios más casados con Venezuela y no aquellos que engañan a la Patria o que benefician a un sector privado parasitario con financiamiento incluso para importar semillas y hasta productos transgénicos pese a la prohibición expresa de Hugo Chávez. Quieren proteger las semillas autóctonas; quieren abono para la tierra, medicinas para el ganado.

Cuando ya la columna zamorana avanza en su día 19, nos atrevemos a decir que esa marcha no terminará en Miraflores en un acto protocolar. No. Porque en su vientre se ha gestado un vigoroso movimiento social que hasta ahora nadie ve porque los medios solo cubren la "noticia" sin ir más allá. Ese movimiento es el que ya no tiene vuelta atrás y ojalá el presidente Maduro así lo entienda.

Lo último que quiero es que la marcha campesina termine como la estudiantil en 1967, ignorada y con sus líderes perseguidos, presos, torturados. Pero, un momento. Estamos en 2018 y se supone que el de Nicolás Maduro es un gobierno revolucionario (y él el primer presidente "chavista"), nacido de Hugo Chávez Frías, el que barrió con los gobiernos de la IV República, el que sembró allá en la Comuna El Maizal, el que impulsó el estado Comunal, el que invitó a Gaudy González a Miraflores, la humilde campesina de Monte Carmelo que pidió recursos para un liceo en su comunidad.

Entonces veo todo eso y pienso, digo y espero, que el presidente Maduro se adelante a recibir la marcha y que sea él un campesino más…

]]>
<![CDATA[¿Quién gobierna a los que gobiernan?, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-gobierna-a-los-que-gobiernan-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180730-0122.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-gobierna-a-los-que-gobiernan-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180730-0122.html  La paralización de la gestión pública en Venezuela no tiene antecedentes. El gobierno nacional domina el 98% del poder público, 308 alcaldes, 19 gobernadores, 44 ministros, 116 vice ministros, Poder Judicial, Poder Electoral, Poder Moral, Poder Ciudadano, Asamblea Nacional Constituyente,  Fuerzas Armadas, si lo dominan todo son ellos los  responsables de todo el desastre.

Muchos gobernantes, a puertas cerradas, manifiestan que ellos dependen de los recursos que les asigna el gobierno central, que dependen de lo que decida el partido o de lo que decidan los inversionistas que financiaron sus campañas, que dependen de los sectores populares, los líderes religiosos, que dependen de quienes dominan los grupos  de seguridad o de quienes dominan las zonas tomadas por la inseguridad, en esas excusas en que dependen y dependen se la pasan todos los años de gestión, y mientras tanto  los municipios, estados y el país se está desarmando.  
Cuando un gobernante llega al poder empieza a experimentar que no tiene el control absoluto en la toma de decisiones, y que depende de muchos desde quienes dominan los medios de comunicación hasta el presidente de un sindicato. Cada gobernante vive su realidad, si recolectamos cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU) existen 193 Estados (Países) reconocidos  lo que significa que 193 Jefes de Estado dominan el mundo, acompañados de 28.390 gobernadores y 417.231.000 alcaldes, solo el 0,6% de la población mundial toman las decisiones del resto, en las que los banqueros, religiosos, empresarios, artistas, deportistas, organismos internacionales, fuerzas militares, grupos violentos, organizaciones no gubernamentales, organismos financieros, son influyentes en las toma de decisiones en el mundo. 
Si quienes gobiernan solo se concentran en tener poder y dinero, quién está atendiendo las necesidades del resto de la población a la cual le toca pagar impuestos y vivir los aciertos y desaciertos  de muchos gobernantes que afectan su calidad de vida. Porque en Venezuela vemos lo que está pasando, por ejemplo en el Estado Zulia que los 21 alcaldes en compañía de los concejales, el gobernador y diputados legislativos tienen al Estado en un total abandono. Al recorrer el Zulia no se ve alguna obra de impacto, al contario lo poco que había está a punto de desaparecer. 
Muchos se preguntan por qué el gobernador no gobierna, por qué los alcaldes no atienden la demanda de la población, y seguramente, a lo interno  del gobierno, se escucha que para el Zulia no envíen ni el sol. Será qué el gobernador  del Zulia y el Alcalde de Maracaibo no cuentan con padrinos en Caracas, porque el gobernador del Estado Carabobo y el del  Estado Miranda pueden comprar autobuses por ejemplo y el del Estado Zulia no, por qué en  los Municipios Carirubana del Estado Falcón y San Felipe en el Estado Yaracuy las ciudades cuentan con un buen servicio de recolección de aseo urbano y en Maracaibo y San Francisco del Zulia la basura hay que quemarla. Por qué en el Estado Zulia ocurren continuos cortes eléctricos y en el resto del país no. Sin ninguna duda, no es solo un problema de recursos financieros es un problema de gerencia pública, como lo dijo Ana Lucia Terán “Quien es elegido como gobernante y las decisiones las toman otros los electores habrían elegido a un zángano”.

]]>
<![CDATA[En opinión: Abrir el juego económico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Abrir-el-juego-economico-20180730-0123.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Abrir-el-juego-economico-20180730-0123.html El presidente Nicolás Maduro decidió mover sus piezas en el tablero económico. El éxito de su jugada está en sincronizar sus movimientos, en algo así como jaque mate en cuatro pasos.
Sí para el 20 de agosto, cuando entre en vigencia la reconversión monetaria, ya la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) ha aprobado el nuevo decreto sobre ilícitos cambiarios que –de acuerdo con lo dicho en cadena nacional por Maduro- permitirá el libre flujo de inversiones en monedas extranjeras y el white paper del Petro deja de estar en blanco; sí se hacen coincidir en tiempo y espacio estas decisiones, que se sumarían a la entrada en vigencia desde el viernes pasado y hasta el 31 de diciembre de 2019 de las exoneraciones de impuestos, tasas arancelarias y gravámenes a quienes importen bienes de capital, materias primas, maquinarias y repuestos, entre otros, las probabilidades de éxito se potencian.
La jugada ha caído de sorpresa. La oposición ha centrado sus críticas y sus acostumbrados pronósticos de fracaso en la peregrina idea de que es más confuso para el ciudadano que le quiten cinco y no tres ceros al cono monetario, que no habrá suficiente efectivo que ya no hay o que la reconversión implica un aumento de precios indirecto en bienes y servicios como la gasolina cuyo costo en estos momentos es ridículo.
El desconcierto entre los voceros económicos de la oposición es tan evidente que un alto directivo de Consecomercio decía en un diario de Caracas que la exoneración de impuestos a los importadores traerá más inflación porque el Gobierno dejará de percibir esos ingresos y terminará generando más dinero inorgánico ¡a ver! los muy neoliberales empresarios venezolanos ahora quieren pagar impuestos y a un Gobierno que no reconocen.
Sincronizadas, las decisiones anunciadas por Maduro pueden conformar un trampolín para un revote exponencial de la economía porque en su conjunto abren el juego, crean un nuevo escenario, permiten que otros actores intervengan al crear condiciones más favorable y confiables, condiciones a las que el capital le será difícil resistirse.
El anclaje del Bolívar Soberano al Petro no hace más que simplificar y sincerar la ecuación que rige la economía venezolana. El valor de un Petro equivale al precio de un barril de petróleo y el precio del barril se define en el mercado internacional, por lo que el bolívar estará soportado realmente en el petróleo.
Economistas de oposición dicen que eso no puede ser, pero desde que somos un país petrolero el factor que da valor a nuestra moneda es el petróleo. Además, en la actualidad, buena parte de las reservas internacionales están soportadas en otro bien nuestro, el oro. El hecho de que el oro esté en las bóvedas del BCV y el petróleo siga en la Faja del Orinoco no lo inhabilita para respaldar el bolívar.
La jugada de Maduro puede darle una victoria sobre los factores económicos de la oposición, derrotada y dispersa políticamente, y sobre el gobierno de los EEUU cuyo propósito real no es sólo derrocar al Presidente sino forzar la dolarización oficial de la economía del país como estrategia de defensa de su propia moneda que ha entrado en guerra con el yuan, el rublos y el euro. En su política de fortalecer el dólar para atraer inversiones al territorio de los EEUU han provocado la devaluación de todas las monedas del hemisferio.
Abrir el juego, permitir que los actores económicos se muevan con libertad y atraigan inversiones puede reflotar la economía y salvar al bolívar, nuestra soberanía.
En la guerra de guerrillas hay una máxima, la movilidad constante. Si una columna controla un territorio, mantiene una misma posición como se hace en la guerra convencional es derrotada. Hay que moverse, abandonar posiciones que no se puedan defender hasta crear condiciones más favorables. Algo así puede funcionar en esta guerra de precios más si los factores económicos no cuentan ahora con un factor político o militar para tomar el poder. Hay que obligarlos a salir de sus trincheras y eso sólo es posible abriendo el juego.

]]>
<![CDATA[La noche será eterna, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-noche-sera-eterna-por-Asdrubal-Aguiar-20180730-0121.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-noche-sera-eterna-por-Asdrubal-Aguiar-20180730-0121.html Releo con fruición el libro póstumo de Oswaldo Payá, Premio Sajarov, 
quien ofrenda su misma vida para trazar caminos de reencuentro a sus compatriotas, los cubanos, víctimas de la satrapía que le asesina. Lo celebro como venezolano, aún más, por su compromiso con la democracia profunda, por entender que la patria y lo patrio o son todos o no es nada.

Otea vías para la lucha. Previene peligros. Fija puntos de esperanza. Trabaja sobre la realidad y destaca la obligación de modelarla sobre principios. Revisa la historia de lo ocurrido en Cuba, desbrozándola de clichés e hipotecas emocionales: “No puedo conciliar la imagen que ofrece el gobierno sobre lo que era Cuba antes de la revolución con el hecho de que, entonces, hubiese algo más de seis millones de personas vivas en este país”, dice. Y se pregunta, ¿dónde vivían, pues sólo unos pocos tenían casa?; ¿cómo no se murieron todos de enfermedades si la atención médica era sólo para los que pagaban?; ¿cómo se vestían, pues casi todos debían andar con harapos excepto los ricos?
Estuve en el bautizo de su libro La noche no será eterna, a pedido de Rosa María, su hija, y de Ofelia Acevedo, su viuda. Leo líneas del texto, como esta: “Antes y después del triunfo de la revolución hubo de todo: sueños, amor, heroísmo, pasión, entusiasmo, odio, envidia, pero una vez logrado el triunfo, mucho miedo y total ausencia de libertad”.
“El régimen totalitario… encontró la fórmula impúdicamente aplicada de dos países, dos Cubas y un solo sistema. Una Cuba llena de miseria y limitaciones y sin oportunidades… para la mayoría y otra, cada vez más cínicamente exhibida, de una minoría con todo el poder y todos los privilegios, que ahora ya se asoma como los nuevos capitalistas, sin control ni conocimiento de la ciudadanía”. No por azar, señala el autor, la Cuba de los Castro – y la Venezuela de Nicolás Maduro, agrego yo – avanza hacia el “híbrido de lo peor del capitalismo y la ausencia de derechos civiles y políticos del comunismo”.
El régimen de La Habana está seguro de que, aunque la Constitución lo permita, no habrá ciudadanos, no necesariamente disidentes, “con la fuerza espiritual suficiente para desafiar al tótem del terror”, capaces de saltar “más allá de la pecera” – es la metáfora de Paya, que evoca el mito platónico de la caverna – en la que han convertido a todo país. 
“Solamente la fe, los ideales de libertad y la defensa de los derechos de su pueblo sostienen a los que con autenticidad y valor abrazan esta lucha pacífica por la liberación, disidentes u opositores”, comenta. Dos preocupaciones le asaltan. Una, que “la cultura del miedo, la pobreza y la desinformación producen la desesperanza y … generan la mentalidad de sobrevivir”; otra, que los jerarcas del poder “no hacen el cambio en profundidad, le hacen trampa al pueblo y se toman la mayor ventaja, siguiendo la tradición de la corrupción… mientras hacen una reconversión de sus privilegios del estilo comunista al capitalista”. 
Empero, señala premisas para el hacer:
a) La estrategia es la de los derechos, como vía y meta. Ser protagonistas en el reclamo de ellos y hacerlo de forma creciente, mientras no se definan cambios que garanticen transformaciones. 

b) La unidad en tal lucha debe darse dentro de una diversidad de estilos, vocaciones y orientaciones tácticas que la enriquezcan y fortalezcan el pluralismo. El “bloque” como idea jamás logra sus propósitos, por los protagonismos y rivalidades intestinas.

c) La transición como objetivo, para ser auténtica debe ser controlada por los ciudadanos y transparente e impedir la prórroga del Estado mafia.

d) Corresponde a los ciudadanos “forjar un proyecto de nación en la nueva etapa de la historia”. Han de ser escuchados y tener voz propia, “porque muchos políticos de diferentes tendencias pretenden encarnar la voluntad” de ellos y decidir por ellos: “Este es el gran peligro” – precisa Payá – que, en el momento del cambio, el país “renazca con una grave malformación congénita”.

e) No habrá elecciones libres y competitivas sin abrogación de las leyes que las impiden.

f) A la diáspora cabe protegerla, evitando se vincule a un “cambio fraude” que la haga “participe de su propia opresión”. Se trata de “desterrados a los que el régimen les niega los derechos”, por lo que su inserción en la lucha ha de hacerse en el marco del reclamo por los derechos.  

g) “La esperanza está ahora en la nueva generación” y “transición no significa desintegración ni caos”. Debe realizarse “con toda inteligencia y sentido de justicia para no castigar más a la víctima que es el pueblo”.

h)  Debe quedar claro que en la transición lo que “hay que desmontar hasta la raíz es el orden totalitario”. No se trata de un cambio de rostros.
El autor de La noche no será eterna, en suma, predica que “aunque comprendamos la existencia en que estamos envueltos, un paso reconciliador y liberador es que los cubanos estamos dejando de señalarnos como culpables o enemigos los unos a los otros”. 
Algunos, en efecto, los menos, insisten en los culpables, les basta, sea para diluir culpas propias, sea por cultivar el “gattopardismo”. No creen en salidas transformadoras, para que la noche le de paso al amanecer.

]]>
<![CDATA[Después del 20-M, por Héctor Navarro]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Despues-del-20-M-por-Hector-Navarro-20180730-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Despues-del-20-M-por-Hector-Navarro-20180730-0034.html Las elecciones convocadas para el 20 de Mayo pasado dejaron un resultado que en realidad a nadie pudo haber sorprendido: por un lado un gobierno que, manejando todas las ventajas del poder no estaba de ninguna manera en disposición de ceder espacios salvo que se produjese una verdadera avalancha (la afirmación por parte de altísimos personeros del grupo gobernante de que nunca dejarán el poder es una muestra de ello); una oposición de derecha dividida entre quienes esperan una solución de fuerza impuesta desde afuera, y los que apuestan por la salida al viejo estilo de la democracia representativa y, un pueblo, con un profundo sentimiento chavista, que, no sintiéndose identificado con ninguno de los factores que hoy se disputan el poder, decidió abstenerse abultando con ello la fuerza aparente de quienes esperan la solución importada.

Más allá de las consideraciones acerca de la validez de los resultados electorales publicados  por el CNE (incluyendo las cifras de abstención más grandes en elecciones presidenciales) y la respuesta increíble por inconsistente del TSJ a la demanda de nulidad del candidato Falcón, hay una realidad que a todas luces está presente y que se refiere a la caída abrumadora del respaldo que Nicolás Maduro recibió y está recibiendo por parte del pueblo venezolano. 
Sin embargo esa situación no se refleja en lo electoral con fuerza suficiente, por ahora, como para producir un cambio y ello puede ser el resultado de dos elementos: 1) La mayoría de la izquierda venezolana se encuentra atrapada en un verdadero conflicto: por un lado el sentimiento hacia la memoria de Chávez y la promesa de apoyar a Nicolás Maduro, pero, por el otro, la abrumadora realidad de que éste no es un gobierno de izquierda ni mucho menos socialista y que está llevando al desastre la gran esperanza popular que representó Chávez, especialmente antes de que se pusiera de manifiesto su enfermedad, todo ello en la presencia del fantasma de que lo que vendría pudiera ser aún peor que Maduro y 2) La incapacidad de la propia izquierda organizada (dentro y fuera del Psuv) para ser autocrítica, disponerse valientemente a desplazar a Maduro y los grupos que con él gobiernan y presentar ante el pueblo una verdadera opción constitucional, revolucionaria y, como tal, unitaria.

Al mismo tiempo, dentro de esa grave situación, se mueve un pueblo chavista, redimido en su momento por la promesa de una Quinta República, que logró indicadores importantes en salud, en educación, en alfabetización, en equidad y justicia social, en alimentación, en participación política (...) 

¿Qué hacer? Lo primero es la presentación de un conjunto coherente de propuestas revolucionarias que logren rescatar para la participación política a esos amplios sectores de nuestra sociedad hoy literalmente marginados (los que no encuentran atención apropiada a sus problemas de salud, los que día a día se convierten en desempleados, los que no pueden llevar suficiente comida a sus hogares o necesitan escarbar en la basura para alimentar a sus hijos, los que deben emigrar (...). Tal propuesta debe ser impulsada desde una estructura colegiada, un Consejo Patriótico, instancia organizativa de verdadero nuevo tipo que deberá ser profundamente democrática y descentralizada y capaz de reunir una gran diversidad de intereses pero todos convergentes en la defensa de la Constitución. Esa es la tarea actual.
 

]]>
<![CDATA[Los que se van del país, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-que-se-van-del-pais-por-Jose-Vicente-Rangel-20180730-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-que-se-van-del-pais-por-Jose-Vicente-Rangel-20180730-0018.html   1) El tema es delicado. Ya que tiene diversos ingredientes. Fundamentalmente uno de carácter humano. Que funciona como un poderoso disuasivo ante cualquier intento por banalizarlo. Me refiero --que quede constancia-- al abandono del país de miles de compatriotas, particularmente en los últimos dos años.

  2) Las causas del fenómeno son variadas y, por eso mismo, la dificultad que se plantea cada vez que es abordado. Cada persona tiene su particular explicación, argumentos y  puntos de vista. Así ha sido siempre, a lo largo de la historia, en circunstancias similares o parecidas, motivadas por razones bélicas, procesos revolucionarios, agudas crisis políticas, sociales, económicas e, incluso, sanitarias.

  3) Lo que sucede en Venezuela tiene que ver, en primer término, con la extrema polarización política y social que sembró en la colectividad actitudes de exclusión que condujeron a muchos compatriotas a buscar alternativas. Una de ellas, salir del país con la determinación de volver cuando cesaran las motivaciones que privaban en su ánimo. Este sentimiento se fue extendiendo en la población a medida que la probabilidad de un cambio de gobierno o de política se tornaba cada vez más distante.

 4) Otro factor que contribuyó a acentuar el éxodo ha sido la situación económica  del país, el impacto de la inflación, el costo brutal de los artículos de primera necesidad, alimentos, medicinas y otros productos. Pero no hay que olvidar en esta aproximación a las causas que determinan lo que sucede, la presión de todo tipo, fundamentalmente la mediática, y la campaña montada desde el exterior a base de hábiles presiones psicológicas, acerca de las bondades de abandonar a Venezuela y de las posibilidades que supuestamente brinda vivir en el exterior. Creo que nunca se había dado algo similar.

        5) Pero quiero dejar claro lo siguiente: para mi es muy respetable la decisión que adopte cualquier ser humano, en un  momento dado y en circunstancias de excepción, de irse del país. No la comparto y, más aún, creo que en muchos casos subyace en la decisión una intención política. Sin embargo, cada quien es libre de proceder conforme a lo que estime conveniente y sobre todo si la decisión involucra a la familia. Por eso que no estimo pertinente, y considero inhumando, despreciar a quienes lo hacen. Son, sin duda, seres humanos que atraviesan por un trance difícil, desgarrador, que obliga a la comprensión. Lo confirman los testimonios patéticos que invitan a la reflexión, y a buscar salidas inspiradas en el propósito de abrir las puertas a la razón y de recordar que la patria es para compartirla generosamente y no para utilizarla como recurso coercitivo. Tender la mano a quienes viven una difícil situación y contribuir a que la resuelvan de manera positiva, es lo pertinente.

 

 ¿UNA NUEVA OPOSICIÓN?

   ¿ESTÁ planteada una nueva oposición en Venezuela, luego del fracaso de la que existe? Si en algo hay consenso actualmente en el país --lo confirman todas las encuestas y la diaria consideración del tema en la calle por los ciudadanos--, es en la urgente necesidad de una oposición coherente, responsable y confiable, respetuosa del Estado de derecho. Es urgente porque en buena medida una parte importante de las fallas y errores del gobierno en su gestión administrativa, y sobre todo la económica, tiene que ver con el colapso de lo que hasta ahora ha funcionado como oposición. Esto está claro al analizar la experiencia de los 20 años del proceso bolivariano  en el poder. Durante los cuales el fracaso político de ese sector contribuyó al fracaso del gobierno en determinadas áreas de su actividad. ¿Acaso no sería diferente la situación --tanto para el gobierno como para la propia oposición-- si ésta en vez de promover golpes, guarimbas, de alentar la ingerencia extranjera y la violencia, hubiese actuado con responsabilidad, como factor positivo para enderezar entuertos, alertar, y, sin abandonar la crítica, contribuir a fortalecer la democracia y a impulsar el desarrollo económico y social del país? ¿Acaso Venezuela tiene que conformarse con la fatalidad de que la oposición siga siendo lo que es, sin proyecto de país, sin liderazgo?

                                             *CLAVES SECRETAS*

*NO ENTIENDO la razón por la cual se producen objeciones a algunas manifestaciones críticas al gobierno, provenientes del seno del chavismo. Estoy convencido que una crítica seria, planteada en términos responsables, beneficia tanto al gobierno como a la oposición --si ésta funcionara democráticamente. Por el contrario, lo que perjudica a ambos factores es el silencio o la inhibición. El chavismo es, en esencia, un movimiento crítico. Que exalta los valores de la democracia. Uno de los cuales es la libertad de expresión, el debate abierto y sin presiones. Los gobiernos y los partidos no colapsan porque funcione la crítica, sino porque ésta sea omitida…

*ADEMAS HAY lo siguiente: en Venezuela el ejercicio de la democracia --recordar: “participativa y  protagónica”--  alcanzó un alto grado de ejercicio cotidiano. Se ha convertido en algo normal, porque ha sido ese uno de los efectos de la prédica de Chávez: que la democracia sea cotidiana y no que funcione de acuerdo a los lapsos constitucionales, es decir, sólo cuando se vota…

*POR OTRA parte, conviene recordar que el espacio de la crítica es de carácter orgánico: existe porque tiene que ver con los problemas reales que afectan al país. Por eso la importancia de atender, la problemática social y económica. Cada foco de protesta siempre tiene alguna razón de ser. Lo que se está viendo hoy en el país, es que la crítica tiene su origen en problemas concretos y, por consiguiente, hay que atenderla con urgencia y eficiencia. Si el gobierno no lo hace el problema revierte en su contra, y si no lo hace la oposición sucede otro tanto…

*PARA EL chavismo existe un dilema: o asume la crítica con motivo de los problemas que existen o le regala a la oposición el rol de liderizarla. Ese espacio hay que asumirlo con seriedad y audacia. La impuntualidad a la cita con ese desafío puede resultar catastrófica, en cambio que la puntualidad es reveladora de un ejercicio democrático sano y coherente. Por consiguiente, la mejor manera de practicar la política, la verdadera, es la que está al servicio del ser humano…

*TIENDE EN Latinoamérica a cambiar, paulatinamente, el curso de los acontecimientos políticos y sociales. Frente a la oleada neoliberal, derechista, golpista, que acusa un evidente proceso de deterioro, empieza a abrirse camino una reacción del movimiento popular, de las fuerzas democráticas de izquierda.

La visión reaccionaria del tema social y la opción fondomonetarista, saludadas con euforia por el establecimiento apuntalado en las oligarquías locales, evidencian un claro fracaso. Mientras que el movimiento popular se recupera con una política de profundos contenidos sociales y humanos.

Ejemplo: en Argentina se desploma la ilusión del macrismo neoliberal a ultranza y en Brasil el modelo golpista zozobra al no hallar apoyo en el pueblo para el proyecto neoliberal del presidente de facto; en tanto que la aplastante victoria electoral de López Obrador, en una nación de la importancia geopolítica México, y el renacer de la izquierda en Colombia, con los 8 millones de votos que obtuvo el candidato Gustavo Petro, son una confirmación de los cambios que se avecinan. Lo que ahora cuenta es el optimismo y una creciente confianza en el pueblo

]]>
<![CDATA[Alcaldías, municipios y Poder Popular]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Alcaldias-municipios-y-Poder-Popular-20180730-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Alcaldias-municipios-y-Poder-Popular-20180730-0033.html No se avanzará hacia el empoderamiento local y la democracia participativa desde las bases populares, sin que se propicie un vigoroso desarrollo autonómico de los municipios.

En Venezuela, el crecimiento de las fuerzas afines al proyecto bolivariano en el ámbito municipal ha venido acrecentándose con el paso de los años. De 335 municipios que integran la República, en casi la totalidad, ha habido o existe un gobierno chavista.  En las elecciones de 2000, la revolución obtuvo 114 alcaldías (34% del total); en el 2004 sumó 226 alcaldías (68% del total); en 2008, 265 alcaldías es decir el (81%); 256 alcaldías en 2013 (76%), y finalmente en 2017, (92%) al ganar 308 alcaldías.

Este panorama supone un significativo desafío: lo bueno o lo malo que acontece en los municipios, es en gran medida, responsabilidad directa de la dirigencia local que los gobierna y como tal, el proyecto político que representan está en evaluación permanente.

El presente análisis busca avivar el debate respecto al rol que han desempeñado y vienen desarrollando las alcaldías en la “mayoría de edad” de la Quinta República. No cabe duda de que, en lo atinente al poder local, pilar de la democracia popular, importantes avances se han registrado en estos años, pero también estancamientos, desviaciones y omisiones.

La madurez de la democracia participativa y protagónica pasa por la verificación del ciclo vital del poder popular: conciencia ciudadana, organización de base, movilización popular, gestión del desarrollo local, y contraloría social.

Los diversos instrumentos políticos que deben facilitar la transición hacia la democracia directa no han posibilitado tales desarrollos. De allí que sea preciso promover un movimiento nacional por el reimpulso de una gestión eficiente en las alcaldías y la vinculación de éstas con el poder popular organizado. Para ello, como punto de partida, se realiza a continuación una revisión crítica del desempeño municipal:

Perviven prácticas del pasado en los gobiernos municipales
 

En un amplio número de casos, la gestión pública municipal es ineficiente, lo que se traduce en baja capacidad de respuesta a las necesidades sociales en el marco de sus competencias. Casi todas las autoridades municipales buscan refugio en el argumento de la insuficiencia presupuestaria, trasladando la responsabilidad al gobierno central.

Esta debilidad ha venido socavando los apoyos y simpatías, y tiende a aumentar las frustraciones de la población con respecto a la eficiencia del proceso revolucionario, expresándose en apatía, poca movilización y escasa participación de la población en los asuntos públicos.

En contraste se puede revisar la experiencia local de gobiernos progresistas en Latinoamérica, donde la gestión municipal se convirtió en referencia y plataforma política para impulsar un nuevo modo de gobernar, involucrando decididamente a la población en la gestión, llenándola de contenido social y transformador; en Venezuela se arrastra en la gestión municipal una suerte de inercia impregnada de la vieja forma de hacer política, sin involucrar a los sectores populares en las decisiones, direccionando los presupuestos desde la perspectiva e intereses de las autoridades electas, sin dar respuesta eficaz y oportuna, a las carencias de la población, con una gestión poco transparente que no rinde cuenta a la ciudadanía a la que sirve.

Son escasas las situaciones en las cuales por voluntad de alcaldes y el acompañamiento de los Concejos Municipales, se haya avanzado en una gestión verdaderamente transformadora en el ámbito local, integrando al poder popular, con nuevos significados y contenidos programáticos.

Se ha dado poca importancia al municipio como ámbito para una gestión pública alternativa
 

Luego del proceso de descentralización política[1] iniciado en 1989, el municipio no ha logrado alcanzar un papel preponderante en el devenir nacional, situación que obedece, entre otras razones, a sus debilidades estructurales desde el punto de vista institucional y financiero.

A pesar del poco peso del municipio en el gasto público nacional, el cual alcanza un porcentaje que gira alrededor del 5% del PIB nacional, este nivel de gobierno es vital para la prestación de determinados servicios locales que afectan directamente la calidad de vida de la población.

A las autoridades municipales el ciudadano de a pie los puede mirar a los ojos. Es decir, las alcaldías constituyen la instancia de gobierno más cercana a la gente y, dicho sea de paso, son responsables directos de buena parte de la gestión pública que auspicia el deterioro o mejoramiento de la calidad de vida de la ciudadanía.

Aún con sus limitaciones, dada su cercanía a la población, el municipio debe ser considerado como espacio de gobierno con alto potencial para promover el desarrollo local sustentable, basado en la realidad y potencialidades productivas de cada localidad.

No se ha puesto en funciones el marco regulatorio
 

Desde la adopción de la nueva Constitución de la República, pasando por diversas leyes y reglamentos que dan cuerpo jurídico a la democracia participativa y relevancia al municipio, como ámbito articulador del poder popular, pocos han sido los avances respecto de la implementación de tales marcos regulatorios.

En la Ley Orgánica del Poder Público Municipal (LOPPM), se reiteran y amplían las potestades del municipio como espacio para la realización de prácticas transformadoras de gobierno. Repasemos qué no se ha hecho:

El artículo 112 señala a los Consejos Comunales como instancias integradas al Consejo Local de Planificación Pública (CLPP), que han de servir de centro principal para la participación y protagonismo del pueblo en la formulación, ejecución, control y evaluación de las políticas públicas locales.

El artículo 116 faculta al alcalde o alcaldesa, en condición de presidente o presidenta del CLPP, a promover la conformación de los consejos comunales en cada una de las comunidades del municipio.

 

]]>
<![CDATA[Segunda y última fila, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Segunda-y-ultima-fila-por-Maryclen-Stelling-20180727-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Segunda-y-ultima-fila-por-Maryclen-Stelling-20180727-0074.html “El despertar y salir a la calle a resolvernos la vida se nos ha convertido en una novela de terror”, me comenta una lectora. Despertar con miedo…y el miedo a despertar; el miedo al día a día, a la cotidianidad, a enfrentar un contexto hiperinflacionario.  Miedo a la incertidumbre, a la inseguridad, a la ausencia de normas y controles. Vivir con miedo….
Además de la “aterrorizadora” vivencia diaria, es necesario destacar el alarmante contexto informativo que reseña la crisis y, sin querer queriendo, alimenta el miedo ciudadano. FMI proyecta al país “estallido de inflación hasta 1.000.000%”… “La crisis económica no da señales de mitigarse”… Escenarios de la “acción devastadora” de la hiperinflación que  “no le extraña sin embargo a quienes padecen la crisis en carne propia”.  Según economista jefe del FMI para AL,  la situación del país es “similar a la de Alemania en 1923 o Zimbabue a fines de la década de 2000". OPEP, informa que “la producción de la estatal petrolera, casi única fuente de divisas, cayó de 3,2 mbd en 2008 a 1,5 millones en junio pasado, impidiendo aprovechar la recuperación de los precios”. En ese contexto, se informa que la reconversión monetaria arrancará el próximo 20/8, con la reducción de 5 ceros a la moneda.
A este cuadro económico se suman pronósticos políticos, que anuncian crecimiento de la pobreza y la protesta social, además   de incremento de  “los grandes flujos migratorios” hacia los países vecinos. 
Los medios, alineados con la oposición política, califican de “críticas de la segunda fila”, a las  “voces del chavismo” que recientemente  han reclamado un giro económico. Resaltan maliciosamente que, aun cuando no figuran en el “cuadro cerrado” de los  dirigentes de la revolución, “la rabia que se siente a lo profundo del país está haciendo mella” en la alta dirigencia del chavismo. Voces segundonas que intentan “empatizar”  con un creciente malestar a lo interno del chavismo.
Desde la última fila, la ciudadanía, que  padece la crisis en “carne propia” se encuentra sometida a versiones contrapuestas sobre las causas, soluciones y medidas que toma el Gobierno.  ¿Decisión acertada o experimento traumático y doloroso? ¿medida correcta  o receta fracasada aplicada en otras latitudes?  
Y, de cara al futuro incierto,  se reactiva el miedo en la última fila, ante la incertidumbre de una estabilización económica que, hasta ahora, no ha sido posible. 
 

]]>
<![CDATA[La agenda, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-agenda-por-Eduardo-Fernandez-20180727-0073.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-agenda-por-Eduardo-Fernandez-20180727-0073.html Algún día, más temprano que tarde, saldremos de esta pesadilla. Ya vamos acercándonos a los 20 años de gobierno del “Socialismo del siglo XXI” y los resultados no pueden ser más catastróficos. Saldremos de esta pesadilla y asistiremos a la emergencia de una Venezuela de progreso y libertad, de democracia política con desarrollo económico, de justicia social con igualdad de oportunidades, de unidad nacional con respeto a los derechos humanos y a las normas de convivencia civilizada.

Todo eso es posible. Los venezolanos podemos lograrlo. Afortunadamente tenemos los recursos que se requieren.

Lo primero es, salir de este gobierno. Y hacerlo de la manera menos traumática posible. Lo ideal sería que pudiéramos salir del gobierno de una manera pacífica, democrática, electoral, constitucional y civilizada. Ojalá podamos lograrlo.

Pero, al mismo tiempo, debemos trabajar la agenda de los cambios más urgentes que reclama la construcción de una nueva Venezuela.

Es inmensa la tarea que tenemos por delante. Son múltiples las manifestaciones de la crisis que debemos enfrentar. Cambios políticos, económicos, sociales, culturales y morales. Tengo conciencia de que hay mucho trabajo adelantado.
 Las universidades venezolanas, las academias nacionales, los equipos de profesionales y técnicos que han trabajado en las campañas electorales, han elaborado un material muy valioso para quienes tengan la responsabilidad de conducir el proceso de reconstrucción nacional.

Un tema que reclama atención prioritaria es la arquitectura institucional democrática del país. Reestablecer el estado de derecho con instituciones que funcionen. Requerimos un gobierno que gobierne y que responda a las demandas de los ciudadanos. Un gobierno que sea capaz de preservar el orden público y de hacer que funcionen los servicios fundamentales: agua, electricidad, seguridad, transporte, aseo urbano, comunicaciones.

Una administración de justicia que merezca la confianza de todos los ciudadanos. Un poder judicial digno, que imparta justicia conforme a derecho y lo haga con prontitud y transparencia. La Venezuela moderna tiene que contar con una justicia eficiente, transparente y confiable.

Una rama del poder público que se ocupe de legislar y de controlar la marcha de la administración nacional. Una Asamblea Nacional que responda a la necesidad de actualizar y modernizar la legislación nacional y, al mismo tiempo, ejercer una vigilancia constructiva sobre el funcionamiento del gobierno.

La Venezuela moderna debe descansar sobre el fortalecimiento del gobierno municipal y de las administraciones regionales. Retomar con entusiasmo y decisión los pasos que se dieron a favor de la descentralización en los últimos años del siglo pasado.

Todo esto hay que hacerlo, y mucho más.
 

]]>
<![CDATA[A toda la Patria, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/A-toda-la-Patria-por-Rafael-Ramirez-20180728-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/A-toda-la-Patria-por-Rafael-Ramirez-20180728-0027.html Compatriotas, me dirijo a ustedes, ante los anuncios hechos por el presidente Maduro en el ámbito económico https://bit.ly/2vfZmUC   Son anuncios hechos a destiempo y carentes de un Plan; además han sido antecedidos de un conjunto de mentiras y excusas. Los hace un gobierno débil, sin credibilidad ni autoridad ante el país, responsable de la mas profunda crisis que hayamos jamás confrontado los venezolanos.

 

Les hablo desde el exilio, donde me encuentro, producto de la persecución política de Maduro y su Fiscal; me persiguen por denunciar este desastre y no avalar la destrucción del país. A pesar de ello, sigo luchando, como siempre, al lado de los intereses del pueblo y los trabajadores, recibo sus mensajes y comparto sus preocupaciones.

 

Comienza el presidente Maduro su alocución, evadiendo su responsabilidad, como si acabara de llegar al gobierno. Le echa la culpa de la crisis, a la Política Petrolera del Comandante Chávez. Me trata de utilizar, a pesar de que ya tengo cuatro años fuera de PDVSA y fuera del país, como el “chivo expiatorio” de su fracaso.

 

Maduro miente. No es verdad que su gobierno haya padecido los precios de petróleo mas bajos de la historia. Nó. La verdad es que, a finales de los noventa, el precio de nuestra cesta rondaba los 10 dólares el barril; así lo recibió el Comandante Chávez; luego, hasta el año 2005 nuestro precio se mantuvo entre 22 y 40 dólares el barril; en el año 2009, nuestro precio cayó hasta los 30 dólares el barril. Fue sólo durante un período de 4 años que el precio estuvo entre 95 y 100 dólares el barril, y fue precisamente gracias al liderazgo del Comandante Chávez y a nuestro trabajo en el seno de la OPEP.

 

Nadie le cree a Maduro, cuando afirma que “desde el exterior” se sabotea la producción petrolera. Todo el país sabe, que, desde la intervención de PDVSA, en agosto del año 2014 se ha producido, de manera insólita, la persecución y desmantelamiento de sus estructuras operacionales, de sus liderazgos, se han encarcelado Directivos, trabajadores y gerentes, acusándolos de corrupción, pero sin darle juicio, ni derecho a la defensa, destruyendo la moral y la autoestima de toda la empresa, que hoy, sus profesionales, abandonan por miles.

 

El presidente Maduro ha nombrado sucesivas Juntas Directivas de PDVSA, todas extrañas al sector, desconocedoras del funcionamiento de la empresa, actúan motivados por los intereses de los grupos a los cuales representan. Paralizaron los procesos claves de la empresa. Señor presidente, PDVSA se ha desmoronado bajo su dirección. Hoy día nuestra empresa, que en el 2014 producía 3 millones de barriles día de petróleo y abastecía al mercado interno, hoy, a duras penas, produce un millón de barriles día; sus refinerías operan parcialmente y sus exportaciones están comprometidas con los acreedores que usted ha contratado. La destrucción de PDVSA, es responsabilidad de Maduro y sus equipos.

 

He denunciado sucesivamente, en mis escritos y entrevistas, que PDVSA está en vías de privatización, que se entrega a empresas transnacionales, como se hizo con el Arco Minero.

 

Miente Maduro, cuando afirma que el Comandante Chávez no sufrió agresión financiera, ni guerra económica, ni bloqueo al financiamiento. Nó, jamás tuvimos posibilidades de acceder a las fuentes tradicionales de financiamiento, ni al crédito y PDVSA ha sido objeto de sanciones desde el año 2010.

 

Por eso, mas que nunca, mantuvimos y cuidamos la producción de PDVSA, y con sus exportaciones, y sus fortalezas pudimos apalancar mecanismos alternativos de ahorro y financiamiento: el Fonden, el Fondo Chino, créditos rusos y sí, emisiones de bonos en el mercado internacional, pero además, por primera vez, en el mercado nacional, entre los venezolanos.

 

La gran diferencia, es que, en el gobierno de Chávez, ni él, ni su equipo económico, improvisábamos, ni se evadían responsabilidades. Pudimos darle al país estabilidad y crecimiento económico, a pesar de haber sufrido golpes de Estado, Sabotaje Petrolero, Plaza Altamira, desestabilización, violencia política, y todo tipo de problemas.

 

No sabe o miente descaradamente Maduro, cuando afirma que el control de cambios fue lo que garantizó los ingresos para el desarrollo social. Nó, señor presidente, fue precisamente nuestra Política de Plena Soberanía Petrolera: el ajuste de regalías, la reforma fiscal petrolera, la migración de los convenios operativos y la nacionalización de la Faja, lo que nos permitió, a través de PDVSA, esa, la “Roja Rojita”, captar mas de 500 mil millones de dólares en el período en el cual estuvimos justamente nosotros, al frente de la Política y la empresa, dinero que entregamos al Ejecutivo Nacional, es decir, al Gobierno del Comandante Chávez, para hacer, como lo hicimos, con gran éxito, y por primera vez en nuestra historia petrolera, una distribución popular y revolucionaria de la renta, a favor del pueblo.

 

Ésta es una verdad gigantesca que, sin embargo, usted insiste en omitir. 

 

Presidente, este monto de 500 mil millones de dólares, incluye los 45 mil millones de dólares que le entregamos sólo en 2014 a su  Cencoex, para salir de la crisis, la cual  advertí en los documentos que le entregué en sus manos, y que expuse al país y al III Congreso del PSUV. En aquel año, estábamos a tiempo de desarrollar las propuestas del Plan que le presentamos. Ud. no hizo nada, al contrario, nos alejó y nos extrañó del país.

 

Nuestra Política Petrolera, es lo único que nos salvará de esta profunda crisis. No se puede decretar el fin del modelo petrolero, si no nos reconocernos como país petrolero, se está cometiendo un grave error estratégico y es la antesala, la justificación, para privatizar PDVSA y la entrega del petróleo.

 

Sólo la renta petrolera, será capaz de mantener nuestras conquistas sociales, y superar nuestro modelo económico por uno basado en el trabajo.

 

Maduro señala que “se ha instalado un modelo económico del capitalismo salvaje”. Es cierto, pero ello ha sido así durante su gobierno, desde que es usted Presidente. Ésto se expresa en la hiperinflación, ciertamente criminal, la mega devaluación, la especulación, el desabastecimiento y la destrucción del aparato productivo. ¡Usted le ha hecho mucho daño a la posibilidad socialista y a todo el país!

 

El presidente Maduro pide que midamos por resultados, yo lo reto a que demuestre que su gestión, ha sido mejor que la del Gobierno del Presidente Chávez. No puede usted seguir escudándose en los bajos precios del petróleo, también los tuvimos antes; ni en la guerra económica, siempre la sufrimos; ni las conspiraciones, siempre las ha habido. Los resultados están a la vista.

 

Se anuncia la eliminación de 5 ceros a la moneda, ésto, de manera aislada, sin un plan, es como maquillar a un muerto. La política monetaria de su gobierno, no existe; se han mantenido valores artificiales del bolívar respecto al dólar, sólo para enriquecer a las élites que han tenido acceso a las divisas del Estado.

 

Este anuncio es una medida efectista, que pronto se diluirá en la realidad. Nadie cree en la conducción económica del gobierno; se imprime dinero inorgánico, sin respaldo, con lo cual se sostiene la mentira de que se protege al pueblo, con bonos y aumentos que se los traga la inflación en cuestión de horas. Hoy día somos mucho mas pobres que hace tan solo cinco años.

 

El “petro”, además de inconstitucional, es un fraude, al no tener posibilidades de transarse. No circula, nadie lo intercambia, es una mentira mas. Sin embrago, se anuncia que el “Bolívar Soberano” se anclará al “petro”, que no existe como referencia en la economía, que no se sabe su valor, que nadie acepta.

 

Se colocan en respaldo del “petro” reservas petroleras, las del Bloque Ayacucho 1 de la Faja Petrolífera del Orinoco, que son propiedad de la Nación, y por tanto, como establece la Constitución y la Ley Orgánica de Hidrocarburos, del Comandante Chávez, son inembargables, imprescriptibles e inalienables, pero además, deben ser extraídas del subsuelo, con grandes inversiones, por la industria petrolera nacional.

 

Igualmente, se le asigna el Bloque Ayacucho 2 al Banco Central de Venezuela. Nuevamente, se viola la Constitución. Éstas medidas sólo significan que el gobierno de Maduro está listo para privatizar la Faja Petrolífera del Orinoco y emitir títulos de propiedad para ser transados por los especuladores financieros.

 

Éstos, son los aspectos mas graves de los anuncios hechos, es importante denunciarlos porque es que la economía define el rumbo del país, y estos anuncios lo único que confirman los mismos es que vamos directo al abismo, que seguiremos en este caos, de un gobierno improvisado y autoritario.

 

El presidente, descalifica y persigue la crítica, la criminaliza, como si este ejercicio democrático fuese un delito o una moda. ¿Es acaso una “moda y un show”, el hambre que padece nuestro pueblo, los niños comiendo de la basura?, ¿las mafias del “bachaqueo” y el contrabando?, ¿el aumento de la pobreza, de la mortalidad infantil, el regreso de las enfermedades que fueron erradicadas hace mucho tiempo?, ¿que no haya medicinas, luz, agua, transporte?

 

¿Es que acaso no debemos denunciar y preocuparnos porque nuestros jóvenes y profesionales salen por cientos de miles, como pueden del país, a donde sea, porque no ven futuro, porque no aguantan mas?, ¿es pura “moda y show” aspirar al buen vivir del pueblo?, ¿que expresemos nuestras preocupaciones, advertencias, desde una posición revolucionaria, es acaso un delito, una traición?

 

Pregunto, ¿por qué debemos callar ante la destrucción de PDVSA, de las Misiones, de las empresas del Estado?, ¿Vamos a guardar silencio ante la entrega de la Faja Petrolífera, del Gas, del Arco Minero?, ¿por qué se deben ignorar las protestas legítimas del pueblo, la marcha campesina, el sector salud?, ¿por que se debe callar ante el autoritarismo y la permanente violación de nuestra Constitución?

Hay una realidad inocultable. El gobierno no tiene mas tiempo, ni para seguir ensayando, ni para mas de lo mismo. El país no aguanta. Estamos ante la posibilidad cierta de una conmoción política, o de un zarpazo del fascismo o de una agresión externa. Por ello, necesitamos un gobierno capaz de defender al Pueblo, defender a la Patria.

Usted presidente está instigando de manera peligrosa una confrontación con Colombia, pero al mismo tiempo, guarda un silencio cómplice, mientras la Exxon Mobil, una de las transnacionales petroleras mas agresivas del mundo perfora en aguas territoriales del Esequibo, en reclamación con Guyana. La Exxon Mobil, ante el silencio del gobierno nacional, anuncia que este mismo año producirá 120 mil barriles día de petróleo y que en el 2024 que producirá 750 mil barriles día de petróleo, petróleo que podría ser venezolano.  

Se instala el IV Congreso del PSUV. Probablemente, sea una de las últimas oportunidades que tenga el partido, de asumir su responsabilidad histórica, de honrar su juramento a Chávez. Soy miembro fundador del partido junto al Comandante, fui miembro de su Dirección política, electo por ustedes los delegados, fui vicepresidente para el Oriente, para el Occidente, Los Andes, donde obtuvimos contundentes y extraordinarias victorias para la revolución.  Así es que tengo la autoridad para exigir una profunda discusión de las bases del partido sobre la situación actual, ejercer el pleno derecho a la democracia participativa y protagónica, eje central de nuestro ordenamiento político. He pedido un derecho de palabra, se me ha negado sistemáticamente.

He tenido grandes responsabilidades en la conducción del Estado, al lado del presidente Chávez, reivindico todo lo hecho en su gobierno revolucionario, jamás abdicare de nuestros principios y motivaciones, estoy convencido de que si él estuviera entre nosotros, se pronunciaría de manera muy firme contra lo que se hace en su nombre, justamente, la destrucción de su legado, la destrucción del país, el sufrimiento de todo su pueblo.

Siempre estaremos del lado del pueblo, de los mas humildes, de la posibilidad transformadora, revolucionaria, pase lo que pase, en la situación mas adversa, hay que insistir en la batalla, la lucha por la suprema felicidad de nuestro pueblo, por la reconstrucción de la Patria.  Nosotros, ¡Venceremos!

 

 

]]>
<![CDATA[Prioridad, lo económico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Prioridad-lo-economico-20180727-0072.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Prioridad-lo-economico-20180727-0072.html No obstante la dramática pesadilla e irresistible del fenómeno de  la hiperinflación, que mantiene la vida en un hilo, el liderazgo político sigue enfocado en los intereses particulares de sus organizaciones partidistas. La lucha es por la supremacía de un polo u otro. Por la captación de adeptos y para imponer las bondades de sus estrategias y proclamas. Aunque en este campo, la suerte está echada – alrededor del 70% oposición 30% gobierno – la guerra continúa por la mantenencia de estos porcentajes.
 La política es la guerra por medios pacíficos. La comunicación modifica el comportamiento de otros individuos; la política es el arte de gobernar o el modo de conducir un asunto y la comunicación política es toda aquella que  afecta la distribución de poder dentro de la sociedad. Los partidos políticos son los instrumentos de participación fundamental en los sistemas democráticos. Son los medios para luchar por el poder civil en las naciones de régimen de libertad, legalidad e institucionalidad. 
    Entendemos que organizaciones fuertes son sinónimos de democracias fuertes. De contra vía, débiles partidos generan sistemas políticos raquíticos y democracias endebles. Propensas a la implantación de dictaduras y regímenes totalitarios.
 Sin embargo, los partidos deberán estar en sintonía y ser expresión de las demandas y calamidades de la población.  Vinculados a sus necesidades más caras y a sus tragedias más sentidas. Son, en otras palabras, la prioridad y causa primordial del comportamiento y actividad del partido. La democracia es el poder del pueblo y para el pueblo. Su razón de ser o su objetivo de existencia.
 Los partidos tienen que vibrar al compás de las penurias y privaciones de la gente. Pero lo que observamos son esfuerzos y energías dedicadas a lo interno de las organizaciones. Mientras, la población sigue encerrada en la crisis económica. 
    El gobierno, principal culpable de esta situación, no tiene capacidad para resolver el problema. Embarcado y hundido en una seguidilla de propuestas y ofrecimientos incumplidos y ahogado en una trama de ataques muchos de los cuales salen de los mismos grupos oficialistas. Críticas contundentes de culpabilidad se han generalizado y con ellas surge la confusión y la duda en las mismas filas gubernamentales. 
Vivimos tiempos de incertidumbre e irresolución, que cargan acuesta hondos problemas de alimentación, vida y bienestar.  Como si esto fuera poco, el  FMI  predice una inflación al final de año, de hasta un 1.000.000% y una contracción del PIB del 18%. La imagen que da el gobierno a sus conciudadanos es de insolvencia en la carrera de resolver los problemas. Pura ideología y promesas no cumplidas. Le quedaron grandes las necesidades de la gente. 
(...)       Los partidos poseen poca credibilidad y la desconfianza en ellos ha incrementado exponencialmente. 
Hoy es crítica la conexión entre el partido y la masa popular. Desprestigiados, como en las décadas del 80 y 90 se refugian entre sus paredes y a lo interno gastas sus mejores recursos. Se pudiera afirmar con conocimiento de causa que la mayoría de ellos están en crisis.
 La gente no les ve ni sienten que les acompañan en sus calamidades. Lejos de capitalizar sus luchas reivindicativas y escoltar sus penurias y carencias se conforman con saludos a la bandera proclamando su respaldo y apoyo mediático. 
 

]]>
<![CDATA[¿Se puede mantener la hiperinflación?, por Luis Vicente León]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-puede-mantener-la-hiperinflacion-por-Luis-Vicente-Leon-20180727-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-puede-mantener-la-hiperinflacion-por-Luis-Vicente-Leon-20180727-0071.html Hemos comentado que la hiperinflación es de las pocas cosas que en economía se pueden considerar insostenibles.  En todos los cincuenta y siete casos hiperinflacionarios que registra la historia, el problema  terminó con un cambio de modelo hacia la apertura y en algunos de esos casos también se produjeron cambios políticos, aunque hay también historias donde una no produjo la otra. Es muy simple de verificar lo finito de esta distorsión: ¿conoce usted algún país que haya comenzado un proceso de este tipo y se mantenga permanentemente en él? Pues no, y la razón es que la hiperinflación es virulenta. No es lo mismo manipular una inflación de 100% mensual a una de 1.000.000% mensual y no hay forma que la primera no derive en la segunda. 
Lo que dice la historia es que los gobiernos terminan flexibilizándose, pero que el fenómeno sea finito no define los tiempos. De hecho, la mayoría de los casos reportados en América Latina duraron menos de 6 meses, pero Nicaragua fue, en cambio, la experiencia más larga, con alrededor de cinco años. 
Los procesos más largos han tenido en común el hecho de provenir de gobiernos autoritarios, controladores e intervencionistas. ¿Les suena?
Los anuncios de esta semana no parecen encaminados a la solución real del problema, al menos en la parte concreta de los mismos. 
Es cierto que ejecutan una reconversión monetaria, un paso necesario pero no suficiente. Quitar tres ceros o el exótico cinco impar no apaga la candela. Lo que tiene que quitar es el modelo que la causa. Atar la moneda al Petro puede ser un intento desesperado de vincularla al precio del petróleo, pero usando como medio una moneda con baja circulación, sin confianza y prohibida en buena parte del mercado internacional, es como atarla a la nada. 
Tratar de entregar garantías con petróleo en el subsuelo no va para ningún lado, pues es inviable que alguien acepte una garantía inejecutable, bajo control del gobierno del que se debe proteger. Es positiva la exención de impuestos a la importación de bienes de capital, pero el problema de los privados para importarlos tiene muy poco que ver con los impuestos y mucho con la desconfianza, que no se resuelve en este anuncio. 
Rescato, sin embargo, la disposición mencionada por Maduro de debatir la posibilidad de abrir el mercado cambiario. No sé si eso se concretará  en esta ronda. La verdad es que van varias que se habla del tema y no termina en nada.  Pero si ocurre, es sin duda una buena noticia económica y su impacto podría ser el realmente positivo en términos de bajar la presión para los oferentes de bienes y por ende de precios y cambio. Entiendo la posición del Dr. José Ignacio Hernández, mi amigo de años, sobre la ilegalidad e ilegitimidad de que lo haga la ANC. El sabe de eso y no dudo por un segundo que tiene razón legal.
El tema es que cuando uno tiene un hijo secuestrado y logra que lo suelten, puede que toda la operación sea ilegal, desde el secuestro hasta el pago del rescate, pero sin duda es una buena noticia tenerlo de regreso en casa y empezar a reconstruir su futuro. De nuevo, no se si pasará en breve, pero lo que dice la evidencia histórica es que más tarde o más temprano… pasará.
 

]]>
<![CDATA[Análisis de las medidas anunciadas por Maduro, por Víctor Álvarez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Analisis-de-las-medidas-anunciadas-por--Maduro-por-Victor-Alvarez-20180727-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Analisis-de-las-medidas-anunciadas-por--Maduro-por-Victor-Alvarez-20180727-0069.html Con el ostentoso nombre de Plan para la Recuperación Económica Nacional, el Presidente  anunció un conjunto de medidas que van desde la posposición de la reconversión monetaria, hasta paliativos para encarar la crisis de transporte.

Son medidas aisladas que distan mucho de ser un verdadero Programa de Reformas Económicas.  Más que una reconversión monetaria, lo que Venezuela necesita es un Programa de Estabilización Económica bien diseñado y ejecutado, que parta de un diagnóstico acertado y contenga las medidas correctas que deben ser aplicadas en una secuencia lógica y a un ritmo adecuado para poder superar los graves problemas de escasez, hiperinflación, colapso de la producción petrolera y peso de la deuda externa. Pero en el gobierno nadie está trabajando en un programa integral de reformas económicas, por lo que solo pueden esperarse medidas aisladas e incoherentes como las que fueron anunciadas.
A continuación nuestro análisis sobre la lógica que subyace en cada una de estas medidas y del impacto que pudieran tener sobre la economía nacional.    


Reconversión monetaria 
Fue pospuesta por tercera vez para el 20 de agosto y ahora tendrá cinco ceros menos. Es más fácil agrupar las cifras de 3 en 3, por lo que quitarle 5 ceros en lugar de 6 hará más engorrosa la conversión de las cantidades. Pero no se trata simplemente de quitarle ceros al bolívar, sino quitárselos a la hiperinflación. Lamentablemente no se anunciaron medidas concretas para erradicar los factores generadores y propagadores del alza de los precios. Maduro se limitó a presentar la nueva familia de monedas y billetes que va desde la moneda de 0,50 céntimos, hasta el billete de 500 bolívares soberanos.
Con la nueva reconversión, un pasaje urbano de 20 mil bolívares se reconvertirá en 0,20 céntimos, pero resulta que la moneda de menor denominación es de 0,50 céntimos. ¿Cómo se dará el vuelto al usuario de servicio? La única manera es subir el pasaje más barato a 0,50 céntimos, equivalente a 50.000 bolívares. Este sencillo ejemplo nos revela que estamos a las puertas de un caos monetario, de un colapso de los medios de pago.
Las medidas anunciadas son una huida hacia adelante. Al no contemplar acciones para la reactivación agrícola e industrial ni corregir el déficit de las empresas estatales a través de la liberación cambiaria y de las tarifas de servicios públicos, esta brecha se seguirá financiando con emisiones de dinero inflacionario. En diciembre se le habrá  puesto otra vez cinco ceros a todos los billetes y seguramente en enero el efímero bolívar soberano será sustituido por una nueva familia de billetes que serán los petros.
Anclaje del bolívar soberano al petro
El anclaje de bolívar soberano con el petro carece de sentido porque el petro no es una divisa de aceptación internacional. Este anclaje tendría alguna razón si se activan dos formas de medir los precios: una en petros y otra en bolívares soberanos. 
El petro haría las veces de una Unidad Tributaria. El precio no cambia en petros aunque si cambie su equivalente en bolívares. Esto tendría un impacto parcial en las expectativas inflacionarias, toda vez que los precios medidos en petros se mantendrían constantes y la inflación se registraría solo en bolívares soberanos, que seguirán siendo emitidos de manera desmesurada por el BCV para financiar el déficit de Pdvsa, Corpoelec, Hidros, Metro y demás empresas públicas   
 Reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios 
El objetivo es permitir la inversión en moneda extranjera dentro de Venezuela y eliminar barreras para el libre flujo de divisas en el país. 
Esta reforma tiene sentido si apunta a la legalización del mercado paralelo y a permitir que las operaciones de compra venta de inmuebles, vehículos y otros bienes y servicios se puedan hacer en dólares u otra moneda extranjera. Incluso si se autoriza el pago en divisas de nóminas y servicios profesionales.
Las inversiones extranjeras están paralizadas porque a los inversionistas se les obliga a cambiar sus divisas a las bajas tasas que se imponen en las subastas del Dicom, las cuales se quedan siempre muy por debajo de la mayor postura en las subastas  y de la cotización del dólar paralelo. Por eso los bolívares que obtienen los inversionistas no les rinden para pagar la nómina y demás costos nacionales.  
Si se permite la inversión directa en moneda extranjera y el libre flujo de divisas para el pago de nóminas y operaciones de compra-venta, la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios se puede traducir en nuevas fuentes de divisas a través de la inversión extranjera, la repatriación de capitales de origen venezolano depositados en el exterior, y el aumento de las exportaciones no petroleras privadas.
 Entregar al  BCV un bloque de la FPO
Se trata del Bloque Ayacucho Nº 2 de la Faja Petrolífera del Orinoco, que cuenta con 29.298 millones de barriles certificados. No es para que el BCV venda los barriles de petróleo, sino para que pueda emitir instrumentos financieros con ese respaldo y así elevar el nivel de las reservas internacionales.
Cuando se lanzó el petro respaldado con las reservas certificadas del Campo 1 del Bloque Ayacucho, se advirtió que la Constitución y la Ley Orgánica de Hidrocarburos  prohíben dar en garantía los yacimientos de petróleo. A raíz de esta denuncia que en gran medida provocó el fracaso del petro, ahora no se plantea hipotecar todo el yacimiento sino apenas una fracción del mismo. Así, por ejemplo, el BCV podrá emitir instrumentos financieros por $ 1.000 millones que, calculados a un precio de 60 $/b, estarán respaldados por solo 17 millones de barriles de petróleo, del total de 29.298 millones que están certificados en el Bloque. 
El título representativo del respaldo será un instrumento negociable en los mercados financieros internacionales que equivale únicamente a la cantidad de barriles de petróleo que sirven de respaldo, y no compromete el resto de las reservas certificadas en un determinado campo, bloque o yacimiento. 
Exoneraciones para la importación de materias primas y bienes de capital
Este es un incentivo necesario más no suficiente para reactivar el aparato productivo nacional. Ciertamente los inversionistas nacionales y extranjeros se pueden sentir estimulados a realizar nuevas inversiones y a repatriar sus capitales para importar -sin pagar aranceles ni impuestos- materias primas, insumos, repuestos, maquinarias y otros bienes de capital para reactivar o iniciar proyectos productivos. 
Pero este incentivo puede verse mediatizado y hasta anulado por la falta de transparencia a la hora de su aprobación, por el burocratismo y la corrupción que cobra comisiones para gozar del beneficio, por la inseguridad jurídica y la violación de los derechos de propiedad, por el ausentismo y la conflictividad laboral, por el colapso de los servicios de electricidad, agua y gas, por el deterioro de la infraestructura vial, puertos y aeropuertos, en fin, por la amplia gama de problemas que crean un ambiente adverso a la inversión productiva. ¿En un entorno tan precario quién va a importar maquinarias y equipos para crear una industria en Venezuela?
Censo del parque automotor
Tal como lo anunció el mismo presidente, la información que se obtenga de este censo se cruzará con la base de datos del Carnet de la Patria. Esto quiere decir que solo tendrán acceso a las políticas de subsidio al transporte quienes se hayan sometido a este mecanismo de control y dominación. 
El Carnet de la Patria del Transportista es un ataque directo a todos los gremios de mototaxis, taxis, carritos por puesto, autobuses y camiones de carga que vienen desplegando una intensa actividad de protesta por los estragos que ocasiona sobre su sector la grave crisis económica, cuestión que pudiera desembocar en un paro nacional de transporte. 
 

]]>
<![CDATA[¡No podemos resignarnos!, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-podemos-resignarnos-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180726-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-podemos-resignarnos-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180726-0062.html Son muchos los que opinan que después de las guerras de independencia y federal, estamos viviendo los días más negros en toda la historia de Venezuela. Casi 20 años de desaciertos, improvisaciones, incapacidad  y la terquedad para no reconocer los problemas y cambiar de rumbo, ha terminado por destruir el país más próspero y con mayores potencialidades de Latinoamérica. De un país de acogida donde millones de inmigrantes encontraron  un lugar para huir de la miseria, la persecución y las guerras, nos hemos convertido en un país de adioses, donde millones huyen en desbandada porque aquí les resulta imposible sobrevivir.

Pero no podemos acostumbrarnos a vivir en esta total precariedad ni resignarnos a ella. Amar a Venezuela significa trabajar por ella con tesón, esperanza y compromiso. Perder la esperanza es perder la posibilidad de sacar a Venezuela del abismo,   para empezar a  reconstruirla y levantarla de las actuales  ruinas.  Para ello, debemos combatir  la ideología del fatalismo, del conformismo,  del derrotismo que el poder dominante quiere imponer a toda costa pues sólo sobre un pueblo rendido y sumiso le será posible mantenerse en el poder. Posiblemente, el mayor éxito del gobierno está en sembrar el derrotismo y la desesperanza. El supuesto empoderamiento del pueblo sólo ha servido para despojarlo  de su autonomía, su coraje y su bravura.

Por ello, frente al “no hay nada que hacer” de los rendidos, debemos levantar el “todo está por hacer” de los valientes que no se resignan y siguen trabajando con  pasión. Frente al “estamos en Venezuela” que se repite con un dejo de ironía y de tristeza para justificar el desastre, debemos levantar “Otra Venezuela es posible y estamos dispuestos a lograrla”. Frente al “Tenemos Patria”, debemos levantar “La Patria agoniza y nos convoca”. Porque no podemos permitir que se apropien del concepto de Patria pues ella no es sólo un territorio, unos recursos, una tradición y una cultura, sino que somos esencialmente las personas. Tener Patria significa tener comida,  salud,  seguridad,  trabajo digno y bien remunerado;  tener paz y tener futuro.

 

Por eso, no podemos resignarnos ni rendirnos. No podemos considerar normal aguantar apagones y bajones, o aprender a sobrevivir sin agua.   No podemos aceptar que la gente viaje en camiones de ganado; no podemos aceptar que el efectivo se venda hasta tres y cuatro veces su valor. No podemos aceptar la escasez, la especulación, el bachaqueo y la hiperinflación.  No podemos aceptar que se nos intente robar la dignidad con un excluyente carnet de la patria y una bolsa de comida.

Solo organizados saldremos de la crisis. Los que queremos un cambio profundo somos una gran mayoría y debemos utilizar nuestra fuerza.  Es la hora de los genuinos ciudadanos, capaces de sacrificar sus intereses y aspiraciones  por el bien de la República. Si muchos dirigentes han perdido la credibilidad por sus titubeos, su división, sus zancadillas,  por no presentar un proyecto alternativo y creíble,  y por no saber acompañar al sufrido pueblo en sus reclamos y sus luchas, debe nacer un nuevo liderazgo  de personas capaces, cercanas al sufrimiento de la gente y de  una conducta irreprochable, a los que nadie pueda acusar de  corruptos, vendidos, o de intentar pescar en río revuelto.
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Pedir perdón para continuar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Pedir-perdon-para-continuar-20180726-0064.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Pedir-perdon-para-continuar-20180726-0064.html Pedir perdón o enmendar un error es una conducta sensata y humilde del ser humano. Tres palabras claves definen a la dirigencia opositora en Venezuela o los cabezas de partidos: falta de coherencia, falta de sinceridad y carencia de rectificación.
Sin duda que la falta de unidad en la oposición y el individualismo de su dirigencia ha llevado a la gran mayoría de los venezolanos  que está en desacuerdo con este gobierno a sentir que no hay  conducción real y motivacional para seguir en la lucha clara y correcta para lograr la salida de Nicolás.
Desde muchacho uno escucha que cuando te caes te levantas y cuando cometes un error pides disculpas y sigues adelante; pero vemos que esta máxima no se cumple en lo que a los autodenominados “líderes” opositores se refiere, pues ninguno ha pedido perdón por las consecuencias de sus actuaciones.
A continuación citaré algunos ejemplos, de los tantísimos que hay.  El señor Henry Ramos Allup, ¿cómo es eso que un día dijo que “en seis meses salimos de Maduro” y no ocurrió tal aseveración?, esto es una vulgar y común  oferta engañosa.
¿Cómo es eso que Julio Borges se fue de Venezuela y no regresó luego de la famosa reunión de República Dominicana desde donde se dijo que el diputado no pisaría más tierras venezolanas y que además ya había sacado a su familia; y a pesar de que negó tal información, como el apóstol Pedro negó a Jesucristo; el tiempo demostró que sí era cierto que el presidente de la Asamblea Nacional abandonaba el país?; valga la acotación de que tiene todo el derecho de irse.
El otro ejemplo es el de Manuel Rosales y su “inesperado” regreso al país, la prisión, la salida a la calle y la habilitación por el gobierno para participar en las elecciones de gobernador que se efectuó el pasado diciembre la cual perdió. También tenemos el silencio de Henrique Capriles en estos últimos meses, producto de la enfermedad de  su padre, de quien esperamos esté recuperado.

  1. La unipersonalidad de María Corina, que vive entre lo celestial y lo divino, separada de todos, cual ángel único en el universo. Otro ejemplo y el más fresquecito es  la participación de Henri Falcón en las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo que no contaron ni con el apoyo, ni mucho menos con el voto opositor, y los resultados ya se sabían antes de que se efectuaran las elecciones: Nicolás Maduro sería reelecto para seis años más.

Cada uno de estos hechos que he citado, y se me pasan muchos más, ameritan unas disculpas públicas por sus actores.
La semana pasada se efectuó una reunión entre todas estas personas que anteriormente mencioné, excepto María Corina, quien fue invitada pero no asistió; dicho encuentro dejó una especie de mal sabor en la opinión pública ¿por qué? Por el hecho de no ser tan secreta en primer lugar o por el hecho de no ser pública del todo, y por la manera que usó Falcón para filtrar dicha información. Evidentemente pudiera pensar que tuvo un interés particular en hacerla pública.
¿Qué quieren los venezolanos a parte de escuchar un perdón sincero de su alta dirigencia? Que rectifiquen sinceramente, que se transite en unidad, en una sola ruta, que no se desmaye y se siga enfrentando al gobierno como se venía haciendo, que se oxigene con la energía de nuestras enfermeras que ya cumplen hoy 28 días protestando, que se imite a los gremios y sindicatos que pese al vacío informativo continúan la lucha mientras la gran mayoría está sumergida en el día a día resolviendo el pan nuestro.
No se construye unidad sin estos factores; por otro lado como reflexión siempre es más fácil ser viento en contra y criticar todo lo que se haga, hay que bajarle un dos a las redes sociales y dejar que se desarrollen los acontecimientos, por esta vía están cientos de venezolanos a la espera que se asome el pato para cual cazador disparar al animal y derribarlo de un solo escopetazo. 
Es justo y necesario que esta dirigencia pida perdón para continuar, lo cortés no quita lo valiente. 
 

]]>
<![CDATA[¿Quién es nuestra referencia?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-es-nuestra-referencia-20180726-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-es-nuestra-referencia-20180726-0066.html Si no fuese por el número de víctimas que arrastran  las dictaduras y toda la calamidad que se respira, pudiera decirse que las dictaduras son las mejores comedias.

 Todo lo que pretenden son bufonadas y sólo traen consigo las peores enfermedades sociales.  Intentan promover bienestar social imponiendo controles excesivos y van poco a poco autodestruyéndose. Procuran dominar la conducta humana y terminan revolcados sin remedio. Es incomprensible lo que persiguen. Por esta razón, me pregunto: ¿Quién es nuestra referencia?
Nos ahorraríamos mucho si dedicaran 10 minutos a ver a los lados un poco y aprender de las experiencias de quienes ya “vienen de regreso”. 
Miremos a los hermanos cubanos que están promoviendo reformas -bastante atrevidas-. Y están sorprendiendo al mundo cuando destacan que quieren reconocer el derecho a la propiedad privada en su nuevo proyecto de Constitución, o que van a sanear el sistema judicial e impulsarán la inversión extranjera (aunque hay muchos escépticos, con justa razón). Todas estas eran iniciativas impensables hace unos años atrás. ¿Y por qué lo hacen? Porque quieren modernizarse, y además entendieron que el modelo los retrasa diariamente en todos los sentidos.
Leer que en China son capaces de atraer cifras de inversión por el orden de 130 mil millones de dólares anuales y que comercializan 80.000 autos diarios, nos deja un poco aturdidos. 
Igualmente, enterarse de que en Cuba van a eliminar la palabra “Comunismo” de su Constitución, nos pone a dudar sobre cuál sistema implementamos por aquí o simplemente qué somos; no sabemos cuál es nuestra raíz fundamental, pues, se supone que imitamos a nuestros aliados habituales, pero los hechos nos dicen que también estamos muy lejos de ellos. 
Navegamos por las aguas más tormentosas y todavía no le prestamos la debida atención a la hiperinflación alocada que acabó con todas las funciones naturales del dinero. Estamos asfixiados por los gases tóxicos de los controles y aún no asumimos las responsabilidades de la desgracia socioeconómica que revelan todos los indicadores. 
Entre tantas contradicciones de las decisiones gubernamentales, no debería sorprendernos si un  buen día los ciudadanos le pasan por encima a todas las terquedades que nos tienen atascado en la era cavernaria. Esto no está lejos de ocurrir, porque la sociedad vive al límite supervivencia. La posibilidad de explosión social está latiendo, porque ya no hay cómo mantener la fantasía económica que brindó la sobrevaloración de la moneda nacional, las importaciones desbordantes, la chequera petrolera que nos pagaba cualquier capricho y todos los mecanismos perversos distorsionadores. 
Para desatar algunos nudos sofocantes, podríamos empezar  por acordar que ningún operativo militar acabará con la hiperinflación y que aquí no habrá ninguna estabilización económica posible mientras los infecundos dogmas imperen. Sería buen inicio si suprimimos todos esos pensamientos retorcidos y alcanzamos propósitos de correcciones. Porque si no, seguiremos pagando ese precio inhumano de ver la devastación de la República en cámara lenta.
 

]]>
<![CDATA[En opinión: La crisis universitaria]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-crisis-universitaria-20180725-0107.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-crisis-universitaria-20180725-0107.html En la más reciente información sobre la posición de las universidades latinoamericanas en el ranking académico internacional, entre las primeras 100 instituciones, solo aparecen 2 centros académicos venezolanos:  la   Simón Bolívar (39) y la  de Los Andes (61), descendiendo 13 y 15 posiciones, respectivamente.

Los primeros puestos están ocupados por universidades de Brasil, México, Argentina, Chile, y hasta Jamaica que viene a suplantar el puesto ocupado por la Universidad Central de Venezuela, que queda fuera de las primeras 100 universidades latinoamericanas.
   Semejante descalabro es consecuencia de un sistemático y sostenido plan del régimen totalitario venezolano para controlar, al costo que sea, la universidad republicana, democrática, autónoma y pública. El cerco por insuficiencia presupuestaria y sueldos que en promedio alcanzan, entre 2 y 3,5 dólares al mes para el personal docente, administrativo y de servicio, además de las miserables becas a los estudiantes, que apenas sobrepasa 1/4 de dólar, imposibilitan los procesos de optimación en la investigación, extensión y docencia.
   Aunado a ello la infraestructura universitaria no recibe mantenimiento ni servicios, tanto a su edificación como de áreas verdes. Esta realidad es dolorosamente palpable en centros académicos, como el Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela, donde los continuos robos están desmantelando lo que ha sido un centro académico de referencia mundial en el estudio de enfermedades tropicales.
   Semejante es la realidad que se observa en los talleres de formación de la facultad de Arquitectura y Urbanismo. Murales de prestigiosos artistas se encuentran deteriorados. El área de la biblioteca con libros, revistas, pupitres y mesas rotas junto con todo el área sucia y completamente descuidada.
   En el estado Bolívar, la Universidad Nacional Experimental de Guayana no escapa a este dantesco y espeluznante espectáculo de deterioro y marginalidad. En su sede de Puerto Ordaz (Villa Asia) las aulas básicas fueron clausuradas por riesgo de siniestro y en la actualidad se están cayendo a pedazos. Los antiguos espacios que eran para uso del personal docente (cubículos) fueron transformados en aulas y los profesores quedaron sin tener dónde ofrecer sus asesorías académicas. Las sedes más remotas, como Caicara del Orinoco y Santa Elena de Uairén, en los límites con Brasil, están prácticamente vacías porque gran parte del personal junto con estudiantes, se han ido, y no precisamente por falta de interés en la academia. Es que el hambre de todo tipo, principalmente el de alimentos, en la práctica los excluye del sistema universitario.
   Por su parte, en la facultad de Veterinaria de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, en la región central venezolana, hace tiempo que los cuadrúpedos y rumiantes fueron robados, descuartizados, cocinados y comidos. En la facultad de Agronomía, las plantaciones experimentales, junto con los sistemas de aires acondicionados, ventiladores, fueron sustraídos, así como las baterías y cauchos de los vehículos, usados para transporte y prácticas de campo.
   La crisis del sistema universitario venezolano no es solo por el obsceno sueldo que se le viene cancelando al personal docente y de investigación, personal administrativo y de servicios, así como la asignación de becas de hambre a estudiantes. Es también el precario presupuesto que el Estado venezolano, a través del régimen totalitario, envía –casi siempre con retraso- a las universidades. 
   Eso se traduce en la cancelación de sueldos y salarios que no permiten vivir dignamente. Todo el presupuesto y pago está absolutamente centralizado y controlado por las autoridades gubernamentales del régimen. 
   En tales circunstancias no hay posibilidad para actualizar los servicios bibliotecarios. Tampoco la dotación para laboratorios ni mucho menos, para adquirir materiales, equipos y suministros a los centros de investigación de alta tecnología. Ni pensar en enviar investigadores para cumplir pasantías en universidades y centros científicos, tecnológicos y humanísticos en universidades extranjeras.
   Por otra parte, la única vía que poseen los docentes-investigadores y estudiantes, tanto de pre como de postgrado  es la Internet. Sin embargo, en muchas universidades por falta de pago, este servicio no existe o está intermitente o, lo más doloroso, censurado en aquellos centros controlados ya por el régimen.
   Cuando hemos escrito sobre las condiciones de vida casi infrahumanas de la gran mayoría de los docentes-investigadores universitarios, tanto activos como jubilados, muchos en franco proceso de desnutrición por falta de alimentación continua, balanceada y nutritiva, es porque la realidad es notoria, pública y comunicacional. Esta otra cara es el rostro espiritual que está presentando el Alma Mater en Venezuela. El abandono es acelerado en todas sus facultades, escuelas e institutos.
   Por ello no es de sorprender que por estos días los investigadores de un centro de investigación de primerísimo nivel académico como el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), conocido internacionalmente, debieron salir de sus aulas y laboratorios a protestar por sus bajos sueldos y la insuficiencia presupuestaria.
   La dolorosa realidad nos está indicando —esto venimos advirtiéndolo desde hace unos cuantos años— que la excelencia de la educación universitaria en Venezuela está deteriorada a tal extremo, que el sistema universitario nacional se ha transformado en la práctica, en un gigantesco liceo donde solo es posible medianamente, dictar docencia de aula. Esto, aun con la precariedad de no contar, ni con suficiente ventilación ni luz en aula, ni marcadores, ni borradores, ni material audiovisual, ni hojas para suministrar a los estudiantes en ciclos de exámenes.
   Sin embargo y aun con esta tragedia universitaria, tenemos que empujar adelante la rueda del proceso académico en la producción de conocimiento y orientar hacia un cambio radical para imponer, desde la razón y la justicia, una educación de excelencia académica y de primer nivel. Todavía tenemos en nuestro país personal profesional capacitado y dispuesto para asumir el compromiso y superar la emergencia universitaria.
 

]]>
<![CDATA[Precios Vs producción de petróleo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Precios-Vs-produccion-de-petroleo-20180725-0106.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Precios-Vs-produccion-de-petroleo-20180725-0106.html Los precios del petrolero se han estabilizado entre los $60 y $70 por barril, dependiendo del tipo de crudo y zonas de producción. Los precios son bastante aceptados por los mercados de los consumidores y conveniente para los productores y exportadores.
Con esta realidad, se está moviendo la confianza de los suministros de petróleo, productos refinados, gas y demás derivados. Sin embargo, la tensión entre los Estados Unidos e Irán  estará desestabilizando la tranquilidad entre los productores y exportadores de petróleo, en el Medio Oriente. 
En caso de desatarse un conflicto bélico entre ambos países, sin duda, traería consecuencias a los demás productores  como los Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Qatar, Irán, Irak etc. Se afectaría todo el comercio y suministro seguro, ya que a través del Estrecho de Ormuz  pasan todo el petróleo producido en el Oriente Medio. 
Venezuela  se beneficiaría de precios altos, en tanto y cuanto tenga la capacidad para recuperar la producción de petróleo, en más de 1.500.000 barriles por día. Esta aspiración estaría muy comprometida, ya que no existen los recursos financieros, humanos, técnicos, así como los equipos y materiales necesarios para emprender tal desafío.
El crédito internacional de los Estados Unidos y la Unión Europea están cerrados. Solo quedan los empréstitos de China, Rusia y la India.
Para lograr la recuperación de 1,5 Mbd, necesitaríamos cerca de $ 6.000 millones de dólares . El crédito convenido con China  está  referido  a proyectos ya existentes entre ambos países, para  proyectos petroleros. Es necesario saber cuáles son esos proyectos y las condiciones de  financiación. Todo ello, dentro del Fondo Chino.
La única manera que tiene Venezuela de recuperar la producción de petróleo, de manera escalonada y progresiva, es mediante el financiamiento complementario de, por lo menos, 11 empresas extranjeras que participan en Venezuela, a través de las empresas mixtas, aumentar la participación accionaria  de las empresas extranjeras hasta un 49%, manteniendo el Estado la mayoría accionaria. Tal como lo establece nuestra Constitución y la Ley Orgánica de Hidricarburos. La utilización de las empresas venezolanas para la consecución de financiamientos internacionales y asignación de reconexiones de pozos para repagando  con parte de la producción incremental.
Para que todo ello pueda armonizarse y ejecutarse. deben Pdvsa y su órganos de dirección y operación  entender que tienen dificultades de toda índole. Deben ser flexibles, pero sin dejar de cumplir con las normativas internas y de leyes, para lograr los objetivos.
Pdvsa pondría sus instalaciones y sus prácticas operacionales y los privados internacionales o nacionales pondrían los financiamientos necesarios. Recursos humanos, materiales equipos tecnologías de punta. El interés que se tiene es mejorar la situación precaria de Pdvsa  y el beneficio del país.
El trato debe ser de alianzas con el mismo propósito y fin. Convencer a los financistas internacionales no es tarea fácil. Tienen que darse las condiciones  necesarias, debe dejarse a un lado las prácticas de la arrogancia. autosuficiencia  por la de consideración y el reconocimiento de cada  parte, que unidos lograremos una mejor Pdvsa y de Venezuela.
Venezuela tiene la obligación de recuperar la producción de petróleo. Lo podrá lograr siempre y cuando la Industria y quienes la dirigen, tengan la humildad de dejarse ayudar, así como abrir áreas de negocio para proyectos con financiamientos internacionales, que ayuden a rescatar la producción en el tiempo y el espacio.
Tenemos que lograrlo en el corto, mediano y largo plazo, para que nunca más volvamos a vivir la caída sostenida de la producción de petróleo.
Las líneas de mando en Pdvsa deben hacer una revisión profunda de los cuadros organizativos, buscando la gente más competente, honesta y eficiente.
Los precios del petróleo reaccionarán ante circunstancias extrañas al mercado. La falta de confianza en los mercados, hará posible una subida, inusual, de los precios del petróleo.
 

]]>
<![CDATA[El darwinismo social en Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-darwinismo-social-en-Venezuela-20180725-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-darwinismo-social-en-Venezuela-20180725-0010.html Es una teoría social que sostiene aplicaciones sociales en instituciones humanas, basado en la idea de la supervivencia del más apto, por lo que concibe como un mecanismo de evolución social  y la creencia del concepto darwiniano. Puede ser usado para el manejo de la sociedad humana, insistiendo en la competición por bienes y servicios  o diversos puestos sociales.
Haciendo una conexión entre esta teoría y el axioma de “Thomas Hobbes” con su obra, nos arroja como resultado que nos hemos convertido en seres solitarios, pobres, malévolos, brutos, idiotas, criminales  y con una vida corta. Cada año que pasa se incrementan los índices de criminalidad en nuestra sociedad, sentenciando una suerte de lo que denominamos “Bellum omnium contra omnes” (“Guerra de todos contra todos”) y “Homo homini lupus est” (“El hombre es un lobo para el hombre”).
En criollito se traduce, el especulador, el político ladrón, el corrupto, el asesino, el envidioso, el estafador, el infiel, el mal gobernante, el mal padre o mala madre, el ciudadano que inobserva las normas, como lo más básico que detenerse a la señal del Pare o una luz roja de tránsito. Hemos llegado a ser caníbales de los bienes y servicios, como por ejemplo que el billete de diez mil, debas pagarlo a 4x o 5x su valor. Por cierto, para  diciembre estarían pagando hasta 10x su valor, con una inflación superior al millón por ciento y un dólar negro que llegará a más de 20 millones de bolívares.
Estamos viviendo un momento complejo, caracterizado por una serie de situaciones que implican pérdida de capacidad para los venezolanos en acceso a derechos básicos, como alimentación, medicinas, dinero en efectivo; con una hiperinflación incontrolable, desatada con el parámetro de un dólar paralelo; interpretada desde el exterior como la quiebra de Venezuela, se afirma que estamos en default, y que todo es responsabilidad del Gobierno, y del socialismo; que volveremos  a estar bien cuando el Gobierno de Nicolás Maduro caiga y se implemente una economía de mercado. 
El problema surge cuando estas fuentes de placer hay que compartirlas con otras personas o interfieren con sus deseos. Ello determina que estemos en continua guerra con los demás. Esta situación en la que vive el venezolano en su estado natural, actuando según los impulsos que recibe, por lo que intentará a toda costa evitar los impulsos que le resulten desagradables y conseguir todos los agradables posibles.
Puedo enumerar  tres motivos básicos por los cuales hay conflictos en el venezolano: el primero es la competición, que hace que el hombre invada para obtener algo; el segundo, la desconfianza, para la seguridad; y el tercero, la gloria, para la reputación, llámese líder, Gobierno u oposición. Por lo que el Estado se dedica a maquillar cifras y estadísticas de forma inexacta e incierta, y prometiendo cosas que no va a cumplir. Además, creando tipos penales que no existían, como el “ajuste de cuentas” como una suerte del que al cero pago, y aún no le atina a la solución real del problema. 
Un Estado fallido o fracasado se caracteriza porque pierde el monopolio del derecho a sancionar, a satisfacer las necesidades de sus administrados; perdiendo fuerza y soberanía territorial, y que además permite a estos dominadores, que en su debilidad comparta con grupos armados político-militares delictivos, para hacerse de bienes y servicios y colocar el precio que mejor les parezca. Vean este dato que es interesante:  existen 17.794 militares en función pública, en todas las administraciones de bienes y servicios se encuentran ellos dominando el escenario, más no resguardarlos.
Más de 2.100 generales activos existen en el país, el 90% de ellos sin comando. Este Gobierno populista se ha encargado de acomodarlos para que no traicionen al régimen, a la revolución puesto a que, está en peligro por la guerra económica.
Si no se detiene la tendencia de esta conducta criminógena, será el final de la vida civilizada: secuestros, narcotráfico, asesinatos, enfrentamientos de pandillas, hasta llegar a guerras civiles y secesión. Así peligró Colombia muchos  años con las Farc y el ELN, y es la situación similar en nuestro país, todos contra todos. 
Es en los barrios populares, donde la carencia de papel higiénico, pasta dentífrica, alimentos, champú, jabón de baño y lavar ropa están  en más de un 82%. Las  personas en sus casas y oficinas, utilizan el papel reciclado oficio o carta. 
(...) Las personas han tenido que ingeniárselas remendando ropas y calzados. Una suerte de “zombies” está creándose (...). Y por supuesto, el liderazgo político del Gobierno y la oposición venezolana  convocan al pueblo a soportar las penurias, pero ellos, estos destructores de la economía venezolana, andan como reyes, en   camionetas de $50.000 y nunca pasan hambre; esos mismos con escoltas y choferes, ahora son los reyes y promotores del darwinismo social en Venezuela.

]]>
<![CDATA[Sí es posible vencer la crisis, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Si-es-posible-vencer-la-crisis-por-Luis-Britto-Garcia-20180725-0009.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Si-es-posible-vencer-la-crisis-por-Luis-Britto-Garcia-20180725-0009.html Se nos invita a formular propuestas para vencer la crisis. Ésta no existiría si se hubieran aplicado desde el principio las propuestas siguientes.


La primera es la irreductible defensa de la soberanía contra todo sometimiento de Venezuela a cortes, tribunales u órganos jurisdiccionales extranjeros.

Es imprescindible que la explotación de recursos naturales se realice en lo posible con recursos propios o con empresas donde Venezuela conserve mayoría decisiva; que los contratos sobre la materia sean objeto de publicidad exhaustiva en todas sus fases; que se realicen sólo con empresas que hayan demostrado sobrada capacidad técnica y financiera y presenten expedientes irreprochables de relaciones con el Estado; que en lo posible tales empresas no tengan su asiento principal en países que hayan mostrado inusual y extraordinaria actitud de amenaza contra Venezuela, y que en los acuerdos con empresas extranjeras no se concedan privilegios, beneficios, ventajas, exenciones de impuestos, regímenes de estabilidad tributaria o de sometimiento a tribunales extranjeros, ni créditos u otorgamientos de recursos que no rigen para las nacionales.

Se debe respetar rigurosamente el artículo 301 de la Constitución, según el cual “No se podrá otorgar a personas, empresas u organismos extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales”; o sancionar en la Asamblea Nacional Constituyente una norma nacionalista más exigente todavía.

El repunte del crudo a más de 67,15 $ por barril nos dota de piso económico para recuperar la producción por encima de los dos millones y medio de barriles diarios, y asegurarnos un espléndido futuro.

Pero para costear las políticas sociales urge una reestructuración del sistema financiero interno, con aplicación integral del principio de territorialidad de la renta, lo cual requiere denunciar los Tratados contra la Doble Tributación, en virtud de los cuales empresas y personas extranjeras que obtienen ganancias en nuestro país no pagan impuestos en él, sino en sus países de origen, dejando así de cancelar unos 17.800 millones de dólares anuales, mientras que los venezolanos sí debemos cancelar pesados tributos para facilitarles su gestión económica y costear la formación y salud del personal y el funcionamiento de los servicios públicos que la hacen posible.

Se debe sancionar una reforma tributaria que aplique el principio de progresividad a los grandes contribuyentes, y alivie el neoliberal Impuesto al Valor Agregado que exacciona a los menos pudientes.

Estos recursos no pueden ser dilapidados en suministrar dólares preferenciales y transferir el ingreso nacional a la docena de empresas que maneja en forma monopólica el 80% de la importación y distribución de bienes básicos. El Estado debe asumir plenamente esta tar

]]>
<![CDATA[Coherencia, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Coherencia-por-Elias-Jaua-20180725-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Coherencia-por-Elias-Jaua-20180725-0007.html Independencia, igualdad, democracia protagónica y poder popular constituyente, economía mixta y lucha contra la corrupción son las líneas programáticas sobre las cuales nuestro Comandante Chávez convocó y unificó a las más diversas corrientes del pensamiento patriótico y popular en 1998.

Como lo hemos escrito en anteriores oportunidades, a lo largo de todos sus discursos, documentos y las políticas desarrolladas por el Comandante hasta el año 2012, hay una coherencia histórica e ideológica. 
A partir del año 2005, superadas las consecuencias de las agresiones imperialistas del año 2002 y subsiguientes, Chávez plantea que el desarrollo, de esas líneas programáticas, es imposible en una sociedad capitalista y propone entonces su tesis para construir en Venezuela un modelo socialista del siglo XXI, el Socialismo Bolivariano. Reivindicando siempre el carácter esencialmente democrático del mismo y que este se iría construyendo a lo largo de una transición que debía ser humanamente gratificante.
El IV Congreso del PSUV debe comenzar por allí sus funciones. Un balance del desarrollo de las líneas programáticas iniciales y de la construcción del modelo del Socialismo Bolivariano. 
Igualmente, desde la coherencia política e ideológica, en el marco de las 7 líneas de acción planteadas por el compañero Presidente Nicolás Maduro, los delegados y delegadas asistentes deberán expresar el diagnostico recogido en las asambleas de las Unidades de Batalla Bolívar Chávez y lo que se dice en la calle y aportar propuestas para superar las dificultades que la guerra económica, y también nuestros errores, han ocasionado. 
Las soluciones debemos encontrarlas desde nuestro modelo socialista, especialmente en el área económica. Régimen cambiario, política de precios, política de producción nacional, formas de propiedad, política de subsidios y lucha contra la corrupción son temas que deben ser abordados a “Calzón quitao”, para contrastar nuestras opiniones y encontrar salidas al laberinto actual de la economía nacional. 
Estas salidas deben ser viables técnicamente, pero sobre todo políticamente. No olvidemos que la guerra ha dejado regado un polvorín y a un polvorín regado no se le acerca la candela. Mosca.
Finalmente, el IV Congreso está llamado a discutir y a proponer sobre la estructura organizativa de nuestro Partido. Al respecto, decimos que es impostergable que se restituya el pleno funcionamiento de todas las instancias de dirección; que se establezcan garantías estatutarias para el desarrollo de una cultura del debate de las ideas, de la crítica y la autocrítica constructiva y que como expresión de confianza en nuestra militancia se convoque a elecciones universales, directas y secretas para la elección de la Dirección Nacional y posteriormente en el resto de los niveles de dirección.
Vamos al IV Congreso de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela, con el mejor espíritu de contribuir a la reunificación de nuestras fuerzas en torno al camarada Presidente Nicolás Maduro; a la reafirmación de las líneas programáticas de nuestro modelo socialista bolivariano impulsado por Chávez, y a contribuir en la búsqueda de soluciones que nuestro pueblo demanda para recuperar una vida cotidiana humanamente gratificante. 
Reafirmo lo dicho, el Psuv lo hemos construido entre todos y todas, en el PSUV cabemos todos y todas con equilibrio interno, reconociéndonos y escuchándonos, sobre todo escuchando al pueblo y manteniendo la coherencia entre lo que se postula y lo que se practica. Que así sea.

]]>
<![CDATA[Pegados con saliva, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pegados-con-saliva-por-Carola-Chavez-20180723-0104.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pegados-con-saliva-por-Carola-Chavez-20180723-0104.html Después de un largo silencio, de repente, de la nada -nunca mejor dicho-, una reunión: Un borrón y cuenta nueva, un aquí no ha pasado nada, nadie   le dijo tumor a nadie, nadie dijo lechuguino, ni petrimetre ni mariposón, nadie saboteó candidaturas de nadie, nadie planificó fallidos golpes de estado, una y otra y ooootra vez.


Como pegados con saliva, como una fe de vida, para que los vean, se reúnen Ramos Allup, Capriles, Rosales y Falcón. Y no vemos nada. 

Henri Falcón, el que se auto saboteó el 20 de mayo, el que metió el frenazo a media mañana electoral para luego desconocer el resultado horas antes de que el CNE lo anunciara. Ese que dijo, después de una campaña que no inspiró sino profundos bostezos, que todo era trampa, que el CNE es traposo, que los puntos rojos son trampa; ese, cuyo partido sacó menos votos que los partidos que lo acompañaban, ahora pone su agonizante tarjeta a la orden de los partidos que le sabotearon su candidatura para que participen -con el mismo CNE, en las mismas condiciones malvadas- en las elecciones municipales porque “no cederemos espacios”…

Y su casi tocayo, Henry Ramos, que amenazó a los adecos con expulsión inmediata si inscriben candidaturas a las municipales, “porque en este país no hay condiciones para votar”, dejando con el corazón en un hilo a ese pocotón de adecos que no saben sino pastar en las consejalías, ese mismo Henry, que dejó solo a Henri, ahora mide el ofrecimiento de una tarjeta que nadie quiere, porque uno nunca sabe.

Al lado de Ramos, Capriles, que lo llamó tumor, que juró que donde estuviera Ramos Allup, él no estaría… Promesas de suapara. Capriles, la nada vuelta polvo cósmico, se aferra a la mochila de plomo de Falcón y Ramos Allup para ver si se mantiene a flote. Junto a él, agarradito, Manuel Rosales escucha cantos de ballenas y le pide peras al horno.

Gracias a la tecnología, la ceja de Julio Borges participó en pantalla, y para no quedarse atrás, los ojos puyúos de Leopoldo López también pantallearon. Dicen que Tomás Guanipa fue, pero como si no hubiera ido, ya saben, es Tomás Guanipa…

Y al final, el punto final, “Le hemos expresado claramente a Henrique Capriles, a Henry Ramos Allup y a Manuel Rosales que la salida es constitucional, es democrática, es pacífica y es obviamente electoral.”… ¡Umjú, comonié!

]]>
<![CDATA[Políticos empresarios, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Politicos-empresarios-por--Jesus-Castillo-Molleda-20180723-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Politicos-empresarios-por--Jesus-Castillo-Molleda-20180723-0100.html  En la historia de la política mundial algunos empresarios han incursionado y ejercido un rol en política, como es el caso de Donald Tromp, Mauricio Macri, Sebastián Piñera, Emmanuel Macrom, Vicente Fox, George Bush, Carlos Menem, Ricardo Martinelli, entre otros, en cuyo desempeño se supone que deben plasmar su experiencia en el mundo empresarial, la cual puede contribuir en la reconstrucción del país que gobiernan y generar productividad.
 En este aspecto, los electores relacionan los éxitos empresariales con la capacidad para sacar de la crisis a los países. Sin embargo, no todos los empresarios son exitosos en la política, mucho de ellos fracasan principalmente por no comprender que para gobernar hace falta contar con equipos asesores, partidos políticos, alianzas con la sociedad civil, fuerzas armadas, organizaciones ciudadanas, relaciones internacionales, enlace con sindicatos y fuerza laboral por aéreas, educación, cultura, deporte, salud, seguridad, infraestructura, empresarios, inversionistas, banqueros, para gobernar con éxito se necesita tener voluntad política, conocimientos y un excelente equipo de gobierno.

En las ultimas décadas en Venezuela empieza a nacer una generación de ‘Políticos Empresarios’, cuyo objetivo es enriquecerse con negocios provenientes de contrataciones públicas y comisiones por otorgamientos de obras, concesiones, contratos, trámites de documentos públicos. 
Éstos políticos que de repente se les ve la costura porque empiezan a tener vehículos sobre los 50.000$, compra de casas y apartamentos de lujo, empiezan a visitar restaurantes, discotecas, hoteles, ciudades, países, se compran el celular más costoso, ropa, calzado, muchos de ellos son catalogados como los nuevos  ricos.

La crisis en Venezuela ha sido muy rentable para muchos políticos quienes diciendo que el gobierno venezolano es dictador recorren el mundo y reciben dólares y euros para seguir luchando contra el tirano; por la bancada oficialista, quienes defienden al gobierno también reciben altos beneficios económicos por defender a la revolución y es cuando de repente se ven políticos convertidos en empresarios y construyen casas, y establecimientos comerciales, supermercados, panaderías, heladerías, cafés, restaurantes, compran hoteles, empresas de alquiler de vehículos, construyen edificios, casas, oficinas, acciones en club de alta categoría, invierten en el mercado de dinero virtual, compran y venden divisas, oro, plata, y de la nada se convierten en grandes empresarios gracias a sus beneficios obtenidos de la política. 
Estos hechos evidencian que para los cogollos de los partidos políticos en Venezuela la política es muy rentable y es la única explicación lógica para que el gobierno lo siga haciendo muy mal y no pase nada. Igual pasa con funcionarios de los cuerpos de seguridad y fuerzas armadas muchos de ellos hoy son dueños de grandes negocios gracias a las alianzas establecidas con la clase política del país; de allᬠsurge el argumento para comprender porque en Venezuela no pasa ni pasará nada mientras los ciudadanos no reaccionen.  

La política es uno de los negocios más rentables para quienes con sobornos, chantajes y mentiras han logrado vender la idea de que están luchando por la democracia y están defendiendo el legado del presidente Chávez. 
Ambos sectores le mienten al país, se enriquecieron y no les conviene que esto cambie. Sin embargo, no son los únicos, dado a que las “regalías” se extienden a muchos sectores populares que se benefician desde una caja Clap a los bonos de un Carnet de la Patria. Siendo el tráfico de influencia y la reventa el pan de cada día. Como lo dijo Nemecio Green. “Mientras la política haga rico a muchos  políticos, los pobres estarán condenados a ser más pobres”.

]]>
<![CDATA[Buscamos líderes, no candidatos, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Buscamos-lideres-no-candidatos-por-Asdrubal-Aguiar-20180723-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Buscamos-lideres-no-candidatos-por-Asdrubal-Aguiar-20180723-0103.html Si ello estuviese planteado en Venezuela, la búsqueda igual o preferente es la de las ideas, para despejar el cáncer de sus élites partidarias, ajenas a la reinvención de una democracia profunda, afectas a la democracia procedimental; empeñadas en sostener al país bajo una ficción que se hace frustraciones y promete mutar en violencia.
Por momentos creo que, por atadas a un decálogo inercial obra de una experiencia democrática que dejó de ser tal, mal se percatan estas que hablan en lenguas muertas, con arcaísmos, en un tiempo dominado por la disolución de lo colectivo, anegado de códigos digitales, mientras ellas y las mayorías hambrientas son presas del mito de la caverna. Pero reinciden las primeras, lo que es peor. Giran alrededor de sí mismas, disociadas de la realidad. Acaso caminan con sus lámparas en medio de la nada, como adanes errabundos.
El problema crucial que acusa Venezuela y que la mal llamada revolución bolivariana desnuda – no lo crea, lo hace visual – es la incapacidad de los actuales políticos, con sus excepciones, para sobreponerse al impresionismo; que es la tara colectiva descrita como virtud de lo nuestro – la “cultura” de presente – por Ernesto Mayz Vallenilla. 
El caso es, que todos a uno, partícipes  ahora de una sociedad anómica y sin textura, bajo crisis humanitaria e institucional agudas y en donde el sentido de la “polis” se ha destruido – de suyo miramos lo circunstancial, aún más como si fuese lo vital. Y el desafío de lo cotidiano —como las venideras elecciones municipales del 9 de diciembre próximo— se hace médula del debate, de lo pendiente de resolver en la política para apenas sobrevivir.
Acerca de la vida impresionista discurre de modo magistral Ortega y Gasset. Precisa que está condenada a lo discontinuo, a lo espasmódico. Ofrece, en lo momentáneo, grandes figuras u obras que destellan, pero aisladas. No por azar el impresionismo toma al mundo de la nada, como si fuese a comenzar de nuevo, cada día, con perfil adánico; incapaz de proseguir el quehacer de una obra en el punto en que la hayan dejado los antecesores. 
En consecuencia, solo cuando se hace un alto y se piensa, y se valora el entorno, se le mira retrospectivamente y en su progresión, lo ponemos bajo nuestro poder. Y sobre ese primer dominio es que somos capaces de avanzar hacia otros territorios morales, afincándonos en las raíces previas. Y la razón no huelga, como lo explica Ortega, pues “si nada es seguro bajo nuestras plantas, fracasarán todas las conquistas superiores”.
Miró atrás y veo ejemplos suficientes, momentos en los que en Venezuela se dan los amagos de una verdadera cultura política, para abrir caminos, pues sus actores se resisten a verse como genios u hombres providenciales que hacen a la historia para salvarla del caos y salvarse a sí mismos, antes que a sus víctimas. 
A nuestros padres fundadores – los de 1810 y 1811 – les preocupa, antes que el encono contra Fernando VII, beber en las fuentes primitivas de la Hispania, aderezadas con las enseñanzas de la Ilustración. Les importa forjar un modelo de libertades que dignifique a sus compatriotas, los emancipe como hombres. Y esa savia civilista deja brasas que reavivan en 1830, en 1947, y luego en 1959 cuando se afirma la república civil y democrática de partidos.
A la generación estudiantil de 1928 le rasga sus hígados la autocracia gomecista, pero su respuesta es  despersonalizada. Diseña una propuesta que opone a la del gendarme necesario, vigente durante los dos siglos de nuestra vida independiente. Apuesta por el voto universal, directo y secreto, como idea fuerza transversal que desborda nombres, a partir de 1945. 
Y así como Rómulo Betancourt ejerce su liderazgo al respecto – al fundarse la OEA pide un cordón sanitario para atajar la desviación de las espadas y acotar lo bronco que nos viene en los genes – Rafael Caldera le aporta al modelo la idea de la justicia social, reivindicando el valor del trabajo. Rómulo hace dibujos sobre el porvenir de la industria petrolera, mientras Caldera enfatiza en el aporte del capital humano para la construcción de nuestra modernidad.
A partir de 1999, cuando la realidad global hace líquidas las fronteras de los Estados – ensoberbece, incluso, al crimen transnacional y rompe muros que hacen deslave en los odios - y el monopolio del poder se fractura, pasando de manos de éstos, de los partidos y sus líderes hacia la dispersa sociedad civil, en una aparente explosión del desorden que expresa reclamo por la calidad de la democracia, entre tanto el impresionismo político, la visión plana de la realidad mal ofrece respuestas firmes. El tráfico de las ilusiones, a su vez, resta los momentos de seguridad susceptibles de reconducir la espontaneidad vital de la gente para que de sus buenos frutos.
Urgimos, pues, como diría Platón, de líderes que no miren con los ojos, sino a través o por medio de los ojos, desde el rincón de la conciencia. Es lo vital.

]]>
<![CDATA[Ganar perdiendo o viceversa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ganar-perdiendo-o-viceversa-20180723-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ganar-perdiendo-o-viceversa-20180723-0102.html Ganar perdiendo o viceversa

Ylich Carvajal Centeno

ylichcarvajal@gmail.com

Así estarán los retortijones a lo interno de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Frente Amplio y toda la flora y la fauna oposicionista que Henri Falcón tuiteaba el viernes pasado entre aliviado y feliz que había participado en una “reunión productiva” con los mismos que en mayo pasado lo acusaron de vendérsele al Gobierno, de que iba a ser el vicepresidente de Nicolás Maduro y lo sepultaron en sus intenciones de ser presidente.

Da pena ajena. A la reunión en cuestión asistieron los promotores de la abstención que socavó las aspiraciones de Falcón, Henry Ramos Allup, Manuel Rosales, Henrique Capriles y Tomas Guanipa. No trascendió de qué hablaron pero el tui del ex gobernador de Lara deja entrever que está arrepentido de haberse postulado, que aprendió la lección y que seguramente su partido no postulará candidatos para las elecciones de concejales de diciembre próximo.

El mero tui fue noticia porque los supuestos dirigentes ya ni se reúnen y al parecer algunos ni se hablan. El alcalde de El Hatillo, Elías Sayegh, llamaba a “dejar el canibalismo entre nosotros mismos” mientras Capriles pedía “a quienes están dedicados a destruir a la oposición les pido que paren. Son ustedes los que le están dando oxígeno al Gobierno” y habló de una “depuración” de la dirigencia opositora. Por eso el tui de Falcón tiene un aire de redimido.

Una encuesta divulgada por un reconocido diario oposicionista de Caracas daba más luces sobre los cólicos que paran los pelos de la MUD. El estudio realizado por la firma Hercon Consultores, entre el 28 de junio y el 8 de julio, reveló que el 60% de los consultados no cree que los dirigentes de la Mesa, los mismos de la reunión con Falcón, trabajan unidos por el cambio y el 50,4% tampoco cree en que trabajan por el bienestar del país.

Pero el hallazgo más importante del estudio es que un sector amplio de los opositores ahora se declara ni-ni, no creen en la MUD ni en el Frente Amplio y lo que quieren es un cambio de dirigentes, es decir, cambiar a éstos ante los que claudicó Falcón, el más perdido en la política nacional. Para que tenga una idea de cómo va el manpulorio el estudio asegura que la líder más destacada viene a ser algo así como su viuda, la única que queda, María Machado.

Pero la prueba regia de que la MUD se fue toda a Comala es que el mismo chavismo está subiendo el tono y los modos de reclamarle al Gobierno soluciones a la crisis. Tras el 20M la gente percibe que el Gobierno y el mismo presidente Nicolás Maduro están fuera de peligro, que ya no está bajo amenazas como las que representaron las guarimbas o la actitud golpista de la Asamblea Nacional.

Al atemperarse la conflictividad política por la derrota de la MUD es inevitable que emerja con mayor intensidad la conflictividad social. Los reclamos y las protestas ahora son por servicios públicos, por salarios, por transporte, por la inflación, por la inseguridad, por los problemas cotidianos de la gente.

Una encuesta de Hinterlaces divulgada por José Vicente Rangel asegura que el 58% prefiere que sea Maduro quien resuelva la crisis económica y no un supuesto gobierno de la oposición, estos resultados no sólo ratifican la pérdida de credibilidad de la MUD sino que al mismo tiempo explican por qué se han intensificado y probablemente se sigan intensificando los reclamos, las protestas contra el Gobierno. La gente quiere que el Presidente resuelva y no piensa esperar de brazos cruzados por las soluciones.

¡A ver! si la gente y particularmente el pueblo chavista está reclamando soluciones, acciones concretas para salir de la situación calamitosa en la que estamos, el Gobierno y en especial el presidente Maduro debe ver la protesta como expresión de su victoria, porque lo lógico, lo normal, es que la gente le demande, le reclame, le exija al Gobierno.

A diferencia de las guarimbas y las acciones de la Asamblea Nacional que tenían un carácter evidentemente insurreccional, golpista, la protesta social, el reclamo popular es un reconocimiento del Gobierno, de su legitimidad, de que la gente espera por su gobierno. Ojala el presidente Nicolás Maduro entienda que siempre es preferible que el pueblo reclame y pida soluciones y no que le pida que se vaya.

 

]]>
<![CDATA[¿Qué hay de la polarización?, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-hay-de-la-polarizacion-por-Jose-Vicente-Rangel-20180723-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-hay-de-la-polarizacion-por-Jose-Vicente-Rangel-20180723-0039.html  Resulta atrevido afirmarlo, pero me atrevo a hacer algunas consideraciones muy personales al respecto. ¿En verdad ha muerto la polarización? La respuesta a esta pregunta, de por sí polémica, es difícil. Ya que, aparentemente, la polarización sobrevive. Porque la sociedad venezolana reacciona ante cualquier situación extremando la respuesta. Automáticamente se cuadra con determinadas posiciones establecidas. Atendiendo a una especie de código que responde a dictados que desafían lo racional.
       2) Semejante actitud tiene un desarrollo sostenido desde que accedió el chavismo al gobierno. Para algunos sectores la polarización la generó --e instaló en la política nacional-- el movimiento revolucionario dirigido por Hugo Chávez. Para otros, la polarización se gesta en el seno de la oposición que se organizó para adversar al movimiento bolivariano. ¿Dónde  está la verdad? ¿Fue el chavismo el impulsor de la polarización por razones estratégicas, para consolidar una adhesión popular indispensable ante la arremetida del adversario que adoptó una política antidemocrática para  desalojarlo del poder? ¿O acaso la paternidad del fenómeno es producto de los oscuros intereses forjados por una política orientada a desconocer la nueva realidad del país?
      3) Cabe, es cierto, cualquier interpretación acerca del fenómeno que a lo largo de 20 años divide a los venezolanos. Que escindió agresivamente las posiciones adoptadas en relación con la política y, prácticamente, con cualquier hecho que ocurriera en el país. Pero lo importante, a la hora de abordar el tema, es precisar si la polarización ha sido superada o si aún quedan vestigios de ella.
     4) En apariencia resulta complicado abordar lo que ahora sucede. Por ejemplo, las encuestas revelan, con diversas variantes, una situación en la que a veces aparece la polarización disminuyendo su incidencia en la sociedad, y, en otras, acentuando su presencia de acuerdo a las circunstancias. La conclusión al respecto sería que la polarización está latente, y que su reactivación --o no--, depende de los acontecimientos que ocurren en el país.
      5) Ahora bien, ¿cuál es la actual realidad? Considero que la polarización subsiste en el seno de la sociedad venezolana. Que ha dejado huellas imborrables. Que se trata de un fenómeno que ancló con facilidad y que contó con múltiples estímulos. Pero los estímulos fundamentales proceden de los partidos y agrupaciones políticas. Precisamente, es en este factor donde se observa  un acusado descenso de la polarización, ya que en el conjunto del conglomerado nacional su agresiva incidencia descendió de manera apreciable tiempo atrás.
       6) Por consiguiente, hay que llegar a la conclusión que la polarización disminuye, en buena medida, porque en el universo partidista y militante opositor --clave en el estímulo del fenómeno-- se ha suscitado una aguda crisis. Una situación en la cual la conducción prácticamente desaparece; en que no hay proyecto de país; en que las estructuras  organizativas se han desplomado, y la política que orientaba a las bases y movía el relacionamiento con la militancia, se ha esfumado. ¿Cómo puede proseguir una aguda polarización en el país si uno de los polos casi ha dejado de existir y los esfuerzos destinados a reactivarlo fracasan? El empeño de algunos irresponsables por reactualizar la polarización --en los mismos términos del pasado--, mediante prácticas oprobiosas de estímulo a la irracionalidad, de llamados a eliminar al adversario, choca con una nueva realidad en Venezuela. Es lo que determina que, por ahora, la polarización decrezca. Mas resulta cuesta arriba afirmar que se reactive, o no, en cualquier momento.

Claves secretas:
•GUARIMBAZO EN Nicaragua: sorprendente --aún cuando no hay por qué, dado que los formatos del imperio y de la derecha son los mismos-- lo que sucede en la nación centroamericana. Igualito a lo que pasó en Venezuela. Ofensiva mediática a fondo para confundir a los “nicas” y a la opinión internacional. Violencia salvaje con el claro propósito de derrocar al gobierno sandinista. Ataques  al comercio, a los pequeños negocios, para sembrar miedo en la población. Asaltos e incendios a dependencias del gobierno. Bloqueo de carreteras y calles de las ciudades más importantes. Y un hábil trabajo para achacar a los organismos policiales el asesinatos de ciudadanos, cuando la mayoría de los muertos son funcionarios públicos…
• TODO ESTE intento está orientado a acabar con la estabilidad y el crecimiento económico de un país que marcha por la vía democrática. Hasta ahora la aventura, según parece, ha fracasado. Como ocurrió aquí, en Venezuela. Pero seguramente que los responsables insistirán en el intento…
• EN HAITÍ, los mismos factores que operan en Nicaragua —y también en Venezuela—, sacaron del gobierno al progresista Primer Ministro, mediante lo que se conoce en los manuales de la subversión con  el nombre de “golpe suave”. Y hay otra modalidad subversiva de la derecha: la “judialización de la política”, consistente en utilizar a jueces y fiscales para las tareas sucias. Ejemplo: procesar, sin base legal alguna, a dirigentes que se oponen a los gobiernos neoliberales, como es el caso de la arremetida, a través de la justicia mercenaria —controlada por el poder arbitrario—, contra la expresidenta Cristina Kirchner por el presidente Macri en Argentina; contra el expresidente Lula Da Silva, por el usurpador y ladrón gobernante Temer; y otro caso emblemático:  el juicio contra Rafael Correa en Ecuador, promovido por su expresidente traidor…
• EXTRAORDINARIA LA labor emprendida por el gobierno de la Gran Caracas de embellecimiento de la ciudad: reparación de vías, aceras, plazas, fachadas de edificios públicos, alcantarillado, en fin, una tarea en la que el Estado se hallaba en mora. Es impactante transitar por una Caracas con nuevo rostro. Ojala  esta actividad se repita en otras ciudades y pueblos del país…
• LA CONFERENCIA Episcopal Venezolana (CEV), ahora con nueva directiva, insiste en su vieja política de defensa de poderosos intereses y de servir de instrumento a factores de la oposición. En reciente comunicado “decreta” que el gobierno democrático, constitucional, electo por el pueblo venezolano conforme a lo establecido en la Constitución y leyes de la República, es un “régimen de facto”. 
Es decir, que el organismo que dirige a la Iglesia católica venezolana, se erige en máximo tribunal, en instancia suprema, para decidir que el gobierno del país es de hecho y no de derecho y por consiguiente es válida cualquier aventura destinada a derrocarlo. El propósito es el mismo que inspiró al golpe contra el presidente Hugo Chávez el 11 de abril del año 2.002, en el cual participaron activamente el Cardenal de la época y la mayoría de los obispos, algunos de los cuales siguen formando parte de la cúpula de la CEV. La verdad es que no hay nada más parecido a la oposición venezolana que la CEV —léase MUD. Siempre derrotada por los errores en que incurre y por su crónica incapacidad para rectificar…
• ¡QUE RIÑONES! El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, le pidió al presidente norteamericano, Donald Trump, que le planteara al presidente de Rusia, Vladimir Putin —en la reunión en Finlandia— que dejara de apoyar al presidente venezolano, Nicolás Maduro…
• El SERVILISMO de Santos no tiene límites.-
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Impotencia constituyente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Impotencia-constituyente-20180723-0046.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Impotencia-constituyente-20180723-0046.html  El 5 de julio afirmé, en el discurso de orden, que la Constitución Bolivariana es letra viva. A veces no estoy tan seguro, por lo menos en aquello de que somos un “Estado de Derecho y de Justicia”. En lo de “justicia” la realidad se empeña en refutarme, como en la triste historia que contaré de inmediato, donde la justicia es una oquedad y el derecho un interés.

Hace cuatro años publiqué un artículo titulado Un pillo en tu casa. Era y es el caso de una familia que compró y pagó un apartamento, con un estafador adentro al que un tribunal le dio casa por cárcel. No hubo poder que le cambiara de sitio de reclusión y, luego de cumplir la pena, se niega a entregar la vivienda al matrimonio y a sus dos jóvenes hijas, entonces liceístas y ahora universitarias.

Esta familia esta desmembrada, habitando con distintos parientes y pagando condominio y otros gastos de una vivienda que otro ocupa. Cuando escribí sobre esta injusticia hace casi un lustro, me llamaron la entonces presidenta del TSJ, la Fiscal General, el gobernador de Aragua y el vicepresidente del país, quien me dijo que, como diputado, yo tenía instancias a las qué recurrir antes de publicar en los medios. ¡Ay, las instancias de los diputados como yo!

Recordé los derechos reivindicados por Chávez en “La Bicha” y toqué esas teclas: en todo despacho con una mujer al frente, iba y contaba la historia, como una letanía. Hablé con la presidenta de la Comisión de la Mujer de la AN. Pedí audiencia a la Ministra para la Mujer. Escribí a la ex Defensora del Pueblo, hoy tan locuaz, pero entonces muda e inmutable. Por la adolescencia de las hijas, me fui por la Lopna. Nada. Un día me pregunté: ¿De verdad yo seré diputado? Como hoy me pregunto: ¿Para qué sirve un constituyente inútil a su pueblo?

Los tribunales -¿la justicia?- vienen favoreciendo al sentenciado por estafa inmobiliaria (las estafas sí pagan) y los victimarios pasan a ser los estafados. En 2014, compatriota presidente de la República y camarada presidente de la ANC, escribí: "Yo seguiré gritando esta injusticia hasta el último hálito de mis letras y hasta que la Revolución Bolivariana haga lo que hacen las revoluciones cuando son de verdad". En eso seguiré, desde esta desoladora impotencia constituyente.

]]>
<![CDATA[Llover sobre mojado, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Llover-sobre-mojado-por-Maryclen-Stelling--20180720-0146.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Llover-sobre-mojado-por-Maryclen-Stelling--20180720-0146.html La corrupción se apodera del país, se naturaliza, forma parte de la cotidianidad  y cual poder real y simbólico nos somete a sus diferentes manifestaciones: política, económica administrativa, judicial, moral…

La corrupción, supuestamente negativa, ilegal e ilegítima, se ha ido erigiendo en una suerte de institución, arraigada culturalmente. Lentamente ha ocurrido un proceso de normalización y  legitimación social del fenómeno.  Un entramado corrupto se instaura, se impone y corroe los fundamentos éticos de la sociedad venezolana. Trama que se aloja y pervierte tanto el espacio  público como el privado; red de complicidades que se expresa en la  micro y macro corrupción, formando un todo.

Frente a la corrupción se levantan voces denunciándola como un fenómeno social grave, extraordinario y negativo;  sin embargo, en la ciudadanía se instaura la creencia opuesta en tanto situación normal cotidiana que está en todas partes.

Nos hemos habituado a las alcabalas y peajes que emanan de la burocratización, rígidos procedimientos, operaciones repetitivas innecesarias, redundantes, retraso en toma de decisiones.  Nos hemos habituado al entramado corrupto que pervierte normas, reglas y usos; perturba la cotidianidad y la convivencia; especialmente el recorrido de bienes de consumo hasta llegar a manos de los bachaqueros...Nos hemos habituado al pillaje generalizado

Cuando se realiza una valoración de la corrupción, sin desconocer sus efectos negativos, hay voces que  destacan la función social que cumple.  Afirman que lo  importante es que resulte “funcional” política y económicamente al sistema. Y, en ese sentido, plantean que, además de ser un mecanismo económico, es también un proceso reivindicativo y de nivelación social que, además de asegurar la subsistencia,  neutraliza la tensión social.  En consecuencia,   cumple una función de nivelación social que  impide se desborde la desigualdad social y se constituya en una alternativa violenta.

Derrotado o neutralizado  cualquier intento de instaurar un “frente ético”, reina impunemente una cultura de la corrupción. Se observa en la ciudadanía  un proceso de habituación,  sumisión y pasividad, que denuncia unas reservas morales debilitadas y en peligro de extinción…  La cotidianidad  y la misma subsistencia atentan contra cualquier  posición crítica.  Y ante ello, nos preguntamos ¿Qué pasó con la capacidad de interpelar, de rebelarnos?

]]>
<![CDATA[Nuestro pueblo no merece ésto, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-pueblo-no-merece-esto-por-Rafael-Ramirez-20180721-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-pueblo-no-merece-esto-por-Rafael-Ramirez-20180721-0053.html Lo más duro de toda esta crisis y situación, que, de manera insólitamente cotidiana, se vive en nuestro país, es la indolencia de los responsables del gobierno, y de todas las instancias del Estado, mas aún, de las voces críticas o fuerzas morales de la sociedad. Es un silencio que nuestro pueblo no merece.

 

El pueblo, cualquier ciudadano,  abraza una esperanza de vida; quisiera un espacio digno donde vivir, crecer, tener educación, salud, construir una familia, estudiar, trabajar, ser felices, amar, divertirse, construir.

 

Cuando se supera el objetivo individual, y se apunta hacia el colectivo, la idea superior, la suerte de toda la sociedad, del país, del destino como especie humana; cuando se adquiere la conciencia del deber social, que priven los principios de la solidaridad, fraternidad, altruismo, desprendimiento, trabajo, por sobre cualquier otro; entonces, los pueblos y las sociedades, alcanzan momentos estelares en su historia, logran movilizarse hacia objetivos supremos, en una explosión de creatividad, trabajo, fuerza, conocimiento; y, dán pasos agigantados hacia la construcción de un nuevo orden, un estado superior, una revolución.

 

No es fácil. Hacer una revolución no es fácil. Las fuerzas de la opresión, del sistema que se quiere superar, son poderosas, se instalan, por medios muy diversos y eficaces, en la conciencia colectiva. Así, una revolución requiere hombres y situaciones extraordinarias, que vayan a la ruptura, a contra corriente, con una moral distinta a la dominante, líderes que tengan el acierto de interpretar las aspiraciones de su pueblo y de entregarse a su servicio, por encima de cualquier dificultad, debilidad, temor, egoísmo. Nuestra historia es rica en líderes populares, revolucionarios: Bolívar, Sucre, Zamora, Fabricio, Chávez.

 

Somos un pueblo que ha tenido, al menos, tres grandes momentos históricos de conmoción revolucionaria, que han impactado el orden político, social y económico del país: la Guerra de Independencia, la Revolución Federal y la Revolución Bolivariana. El resto, ha sido la historia del despojo, la dominación, las transnacionales, la violencia, la dependencia y el retroceso en nuestras posibilidades de desarrollo.

 

La nuestra ha sido una historia de lucha, heroísmo y audacia transformadora, pero también de frustraciones, traiciones y sueños truncados “… Rasgar un instante las tinieblas; fulgurar apenas sobre el abismo y tornar a perderse en el vacío”, reflexionaba amargamente el Padre de la Patria en sus últimos momentos de vida.

 

Tantas veces el pueblo ha visto abatir su esperanza y sus posibilidades, que resulta un milagro cuando se vuelve a congregar, a creer, a movilizarse. Sucede, como decía nuestro gran Pablo Neruda, en sus poemas inmortales, “…cada cien años cuando despiertan los pueblos”. Nuestro noble pueblo no merece la traición, ni que le trunquen sus sueños.

 

Nos ha tocado vivir y luchar en uno de los episodios mas hermosos de nuestra historia contemporánea: el advenimiento y desarrollo de la Revolución Bolivariana. Nos ha correspondido el privilegio y honor de trabajar estrechamente al lado del Comandante Chávez.

 

Para los que venimos del tiempo de la rebelión, del desprendimiento y heroísmo de los jóvenes guerrilleros: su ejemplo, su épica; del heroísmo de los mártires, de nuestro propio desierto de vanguardia; de insistir en el intento revolucionario, de predicar lo que parecía tan lejano, casi imposible, ser actores protagónicos de una revolución, ha sido un honor y una razón de vida.

 

Para nosotros el advenimiento del Comandante Chávez, fue un milagro, un hecho extraordinario; fue un llamado de la patria, al que todos atendimos, nos fuimos juntando, así, en la marcha, a medida que avanzaba como lo hacían las revoluciones campesinas de hace cien años, donde de cada pueblo salían combatientes: sin muchas preguntas, sin muchas teorías, sin cálculos egoístas, sin precauciones, todos nos juntamos para hacer una revolución.

 

Algunos de nosotros nos preparamos toda la vida para ese momento, tal vez sin saberlo, pero crecimos trabajando y abrazando los principios y conductas, la ética, de una sociedad que no existía, pero que luchamos toda la vida para que algún día fuera una realidad.

 

Ya al lado del Comandante, le juramos lealtad a nuestra patria, a nuestros principios y a honrar lo que él esperaba de nosotros: hacer una revolución, servir al pueblo y reconstruir, sobre las cenizas y los despojos de la IV República, un país posible, de justicia, bienestar, grandeza, soberanía, una potencia popular y revolucionaria. Un país que nuestro pueblo mereciera, así lo hicimos.

 

Fuimos testigos y protagonistas de las batallas populares mas heroicas y hermosas, junto al Comandante Chávez, en todos estos episodios, nuestro pueblo se creció como un gigante, desplegó lo mejor de sí, lo afirmativo venezolano; la solidaridad, el compromiso, la lucha, el estudio, la vida, el encuentro, el amor a la patria, al semejante. 

Vivimos esos momentos de revolución, junto a las fuerzas populares, movilizadas y desplegadas toda la potencia de los poderes creadores del pueblo, participando por primera vez en mas de un siglo, en la construcción de su propio destino, empoderándose de su futuro.  Era un salto hacia una nueva conciencia colectiva.

 

El pueblo se movilizó en todo el país, practicó la solidaridad, se ocupó de los excluidos, los olvidados de la tierra, alcanzó educación, salud, cultura, identidad, dignidad, sentido de pertenencia; interpelando a las estructuras burocráticas del Estado que no terminaban de ceder sus espacios y privilegios, fortaleciendo las capacidades económicas y productivas del Estado, uno nuevo, el de la V Republica.

 

Nuestra Revolución alcanzó un nivel de definiciones fundamentales para seguir el camino: una Revolución Bolivariana, anti-imperialista, socialista. Se practicó el internacionalismo, ayudándose a los mas pobres, mas necesitados, y se hizo un ejercicio cotidiano y valiente de nuestra soberanía en todas las áreas.

 

En el ámbito de los obreros petroleros, todos, sin distinciones, ni divisiones, participaron en el esfuerzo de conquistar nuestra soberanía, y atender al llamado del Comandante, para asumir tareas, que jamás imaginaron, en la lucha contra la pobreza y la exclusión; también, para construir una nueva ética, al servicio del pueblo, con humildad, y superar los prejuicios de la “cultura corporativa” heredada del pasado, y abrir así, las puertas de la empresa mas poderosa, internacional e importante del país, al pueblo. Los Directivos, trabajadores y profesionales hicimos grandes esfuerzos para cumplir nuestras responsabilidades con la empresa; y, como ciudadanos, patriotas. Se elevaron a un nivel de conciencia superior, mejores seres humanos.

 

Fue ese el momento del clímax de nuestra Revolución Bolivariana, la que trajo paz y prosperidad con justicia social, como decía el Che, cuando “… lo extraordinario se hace cotidiano, entonces estamos en revolución”. Fue el momento de la PDVSA Roja Rojita, del Plan de la Patria, de la Doctrina Militar Bolivariana, de la Democracia Participativa y Protagónica. Una vez movilizado el país, una vez abordados los problemas mas apremiantes en el orden social, económico, estábamos listos para iniciar la construcción del socialismo, la base material que sustentara la nueva conciencia alcanzada.

 

Vendría el esfuerzo sostenido para superar el modelo capitalista, rentista dependiente, sin renunciar a nuestra realidad y fortaleza de país petrolero; vendría la lucha por la industrialización, la agricultura, la tecnología; una economía basada en el trabajo.

 

Nosotros siempre acompañamos al Comandante Chávez, lo hicimos en cualquier circunstancia, a cualquier riesgo, sin cálculos, ni grupos de ningún tipo. Hicimos todo lo que teníamos que hacer, para profundizar nuestra revolución, con honestidad, con legitimidad, con la fuerza del Estado y del Pueblo. Servir al Pueblo y al Estado Venezolano.

 

Desde la nave insignia de nuestro país, PDVSA, dimos todas las batallas junto al Comandante por la conquista de la Plena Soberanía Petrolera, económica, política. Golpeamos de manera definitiva a las fuerzas transnacionales, que impedían nuestras posibilidades de desarrollo, subordinándolas a nuestras leyes y decisiones, a través de las empresas mixtas; mantuvimos nuestra empresa en condiciones operativas óptimas, y fuimos capaces de captar el máximo de la renta petrolera, para empeñarnos en su distribución a favor del pueblo, ésto es, para su engrandecimiento espiritual, material, social.

 

En medio de los ataques, acusaciones, campañas mediáticas, avanzamos a la vanguardia de la revolución, quebrando la hegemonía del capital en nuestro sector, construyendo junto al pueblo, los espacios y herramientas para la nueva sociedad, la nueva economía, el socialismo.

 

Viendo en perspectiva lo que ha sucedido, me siento al menos en paz con la conciencia, al haber honrado la palabra empeñada al Comandante y a los trabajadores. El deber de un revolucionario es hacer la revolución, donde quiera que se encuentre.  

 

Todo este impulso extraordinario, este huracán revolucionario se ha truncado. Fundamentalmente, porque murió el Comandante Chávez, murió en la Patria, en medio del combate, escuchando, como Bolívar, el rumor, el canto, de los barrios pobres.

 

Ya sabemos lo que ha sucedido luego, en tan sólo pocos años, se ha abandonado este esfuerzo, este impulso del Comandante, su legado. Presenciamos cómo, de manera increíblemente cruel e irresponsable, se ha venido destruyendo todo lo que se hizo y conquistamos con tanto esfuerzo, sacrificio; se ha erosionado y desprestigiado su obra, tildándola de “corrupta” o “ineficiente”, descalificando y minimizando su épica, como una “revolución a cien dólares el barril”. En la mayoría de los casos, se han desmantelado y abandonado: a las Misiones, la alimentación, PDVSA, al Poder Popular, a las empresas del Estado. Se ha dilapidado el capital político del Chavismo, destruido su ética y conciencia. Se ha actuado de una manera que Nuestro pueblo no merece.

 

Desde el poder, se ha instalado una ética del egoísmo, de la mentira, del individualismo, de desapego al trabajo, al conocimiento; una conducta autoritaria, del “pranato” político, violenta, intolerante; un ejercicio irresponsable, corrupto, entreguista, improvisado del gobierno; una inmensa manipulación con el sentimiento popular,  con la figura del Comandante Chávez, se lo han apropiado para destruirlo, sacarlo del corazón del pueblo; se ha practicado e instaurado el peor sentido de la política, la política con “p” minúscula: de espaldas al pueblo, oportunista, de pactos secretos, de cálculos, mentiras, manipulaciones, censura, de abuso del poder del Estado,  de “Judicialización” de la política como instrumento de persecución política, de linchamientos morales, de represión de las ideas, del miedo. El pueblo no merece ésto.

 

Hoy, las condiciones de vida del pueblo venezolano resultan en una calamidad colectiva, con un sinfín de tragedias individuales: hambre, desesperación, hiperinflación, desabastecimiento, destrucción del trabajo, bachaqueros, corrupción, mega devaluación, destrucción del bolívar, de PDVSA, entrega del Arco Minero, caos hospitalario, escasez de alimentos, de medicinas, apagones, falta de agua, de combustible, de transporte, la delincuencia, inseguridad, violencia y toque de queda en las calles, niños abandonados, otros explotados, los que se han ido del país, los que viven en campamentos o las calles en los países fronterizos y mas allá, por el mundo. Ésto no es una revolución, se le ha impuesto al pueblo un paquetazo neoliberal brutal, expresión del capitalismo mas atrasado, dependiente y parasitario. Una situación que nuestro pueblo no merece.

 

A ello, el gobierno responde con mentiras, excusas, amenazas y chantajes: “sabotaje”, “corrupción”, “conspiración”, “guerra económica”, encarcelamiento de obreros, dirigentes sindicales, gerentes y trabajadores petroleros, censura, encarcelamiento de dirigentes políticos, militares, exilio. Nadie asume sus responsabilidades en el gobierno, ni el Presidente, ni los Vicepresidentes, ni los Ministros, ni los jefes de Empresas, muy pocos dan la cara. Nuestro pueblo no merece ésto, ni les corresponde tener dirigentes que guardan silencio por conveniencia, cálculo, miedo, cobardía o simple interés personal.

 

Tampoco merece unas nuevas élites corruptas, traficantes de dólares, que mandan en el gobierno, que responden a lealtades y compromisos extraños, que están detrás de las empresas publicas haciendo todo tipo de negocios; no merece a los directores de medios que se autocensuran, por muy prominentes que sean; ni Constituyentistas que sólo levantan la mano; ni a los otrora defensores de Derechos Humanos que hoy guardan silencio, ni a los que persiguen y violan los derechos de los ciudadanos; ni a los intelectuales, periodistas, críticos, políticos, que no se atreven a decir nada que moleste al poder; ni animadores de televisión devenidos en una mueca de lo que fueron, temerosos de una llamada “desde arriba”.

 

Nuestro pueblo tampoco merece, nunca ha merecido, una oposición extremista, intolerante, violenta, fascista, que usa a sus jóvenes como carne de cañón para llevarlos a una muerte absurda, cabalgar sobre la muerte, para luego negociar con sus verdugos; generales gorilas que indican cómo colocar guayas para degollar; turbas fascistas que queman seres humanos, que linchan y ejecutan; políticos que piden una intervención de fuerzas extranjeras para mancillar y violar a la patria. Unos insensatos, sólo pensando en la revancha, en la violencia, en sus intereses y en sus aspiraciones personales.

 

Tampoco merece una burguesía parasitaria, que sólo vive del Estado, de los dólares del Estado, élites profundamente anti-nacionales, que no arriesgan nada en el país, que no invierten, que sus riquezas las obtiene de la explotación salvaje al pueblo, de la especulación, del sistema financiero, de la apropiación de la renta petrolera, para luego resguardarlas en Panamá, Colombia, Nueva York, Miami, Madrid. Que jamás aceptaron al Presidente Chávez, que desprecian a los humildes, a los pobres. Que no tienen sentido nacional, de grandeza. Que siempre apoyaron cualquier aventura golpista, desestabilizadora, por su intolerancia, su odio.

 

Al final, en el medio de esta profunda crisis económica, política, social, moral, está atrapado el pueblo, el ciudadano, el hombre o mujer de a pié, sufriendo diariamente una situación que no merece.

 

Está nuestro país, exuberante en recursos y posibilidades, el de los mas hermosos paisajes; nuestra patria heroica, la de Simón Bolívar, cuyo pueblo cruzo un continente llevando libertad; retrocediendo a pasos agigantados en todos los órdenes e indicadores, en una situación de debilidad, aislamiento y postración, que nos harán muchísimo mas difícil recuperarnos e insertarnos en un mundo que, nos guste o nó, está globalizado.

 

Un mundo donde es hegemónico un sistema capitalista injusto, implacable, que nos devastará aún mas de lo que estamos, arrebatando nuestros recursos naturales y riquezas, como ya sucede en la Faja Petrolífera del Orinoco, en nuestra fachada caribeña y en el Arco Minero; llevándose a nuestros jóvenes, profesionales, como pasa hoy día con cientos de miles que huyen del país, naufragando nuestras posibilidades de desarrollo.

 

Esta crisis estructural está sumergiendo a nuestra Venezuela en una situación de debilidad y precariedad tal, que nos expone a cualquier agresión externa, escenario cruento o que vulnere nuestra soberanía e integridad territorial, como sucede ahora mismo con la explotación de petróleo que la “Exxon Mobil” adelanta, increíblemente, en aguas que están en la zona de reclamación con Guyana, y que nos bloquea completamente la salida a nuestra fachada atlántica.

 

Nuestro pueblo no merece ésto, lo que está pasando. Nuestro pueblo, ese que salió el 13 de Abril y que pacientemente ha resistido y derrotado los embates del fascismo, del golpismo durante todos estos años, no merece que nuestra prosperidad se haya cambiado por una caja Clap, además, con alimentos de dudosa calidad nutricional, importados; que tenga que vender su conciencia por un Carnet, a través del cual recibir bonos de hambre; que su trabajo no valga nada, ni su salario; que la moneda que lleva el nombre del Padre de la Patria, no tenga valor; que se necesiten bolsas llenas de dinero sin valor, para comprar apenas un producto diario, o que ni siquiera se pueda comprar nada.

 

No merece que la mega devaluación haya expropiado los ahorros de los trabajadores, asalariados, profesionales; no merece que nuestras Misiones se hayan desmantelado, burocratizado, capturadas, sólo para ser utilizadas y obligadas a participar, aplaudir sin pasión en las interminables y cada vez mas escazas movilizaciones o eventos de propaganda.

 

Los trabajadores de PDVSA, los héroes en la derrota del sabotaje petrolero, los miles de jóvenes profesionales que acudieron al llamado de la revolución para recuperar la empresa, no merecen ser tratados como delincuentes, ofendidos, maltratados como en un territorio enemigo, desprestigiados, avergonzados en público, ante el pueblo, hablando en voz baja en los pasillos de La Campiña, porque se les presume de antemano culpables; que se sientan apenados de su origen, que el trabajo de tantos años haya sido destruido por un grupo de irresponsables, oportunistas, que se  repartieron la empresa para entregarla. No merecen que se les coloque en “flotavén”, se les mantenga sin trabajar, pero marcando tarjeta, para, finalmente, mandarlos a disfrutar de sus obviamente largas vacaciones, (antes, en el clímax del trabajo creativo, nadie nunca deseaba tomarlas), para luego despedirlos, sin importarles que pierdan su jubilación, ni pagarles debidamente sus correspondientes prestaciones sociales.

 

No merecen ésto los soldados del 13 de abril, los que no rindieron honores a los golpistas, los que enarbolaron las banderas, saludando al pueblo desde el Palacio Blanco; no merecen nuestros dignos oficiales, ver, lo que está pasando, después de todo lo que arriesgaron; no lo merecen los Comandantes y oficiales del 4F o 27 de Noviembre, hoy presos, perseguidos o sencillamente, hechos a un lado.

 

Tampoco lo merecen los jóvenes que hoy salen como pueden, incluso caminando, del país, aquellos niños de la patria, los de las Escuelas Bolivarianas, los del Sistema de Orquesta, los de las Universidades que han estudiado, crecido en Revolución, y hoy día tienen que dejarlo todo, abandonar sus sueños y su patria, para ir a ser maltratados, o a trabajar con mucha dignidad, en una tierra que no es la suya, pero en un trabajo que no era su sueño, ni su aspiración.

 

No lo merecen los profesionales, ingenieros, médicos, odontólogos, arquitectos, músicos, tantos que han tenido que salir del país, a empezar de nuevo. No lo merecen los hijos de los inmigrantes, que acentuaron cada día su sentimiento venezolano, a los que nuestra patria recibió hace tantos años, que vinieron esperanzados de establecerse para siempre y en lo adelante; y ahora, deben volver, repitiendo la historia de sus padres o abuelos, a su país de origen, buscando entre las fotos la de aquella familia lejana que posiblemente los reciba.

 

Todos los que salen por miles del país, dejan sus afectos, aspiraciones, pequeños negocios, casas; sino que además deben sufrir el último vejamen para “apostillar sus vidas”, los insultos del “pranato”, y las burlas de los trabajos que deben hacer nuestros muchachos para sobrevivir. Hoy salen del país jóvenes de cualquier posición política, de cualquier nivel social.

 

No es justo para el familiar de cualquiera que haya perdido la vida en la violencia irracional, en los procesos de desestabilización, en la intolerancia y el secuestro; no es justo para las víctimas de Puente Llaguno, ni de la oposición, muertos por francotiradores; ni para los niños guajiros que murieron quemados en un carro llevando gasolina durante el sabotaje petrolero; ni para los trabajadores que derrotaron el sabotaje y lo arriesgaron todo, para estar hoy exiliados, perseguidos, presos, ofendidos; no es justo para los 43 que murieron durante “la salida”, ni los mas de 130 que murieron durante la violencia política en 2016; no es justo para el Joven asesinado brutalmente cuando fue quemado vivo, ni para el joven degollado por la guaya, ni para la señora muerta por un objeto lanzado desde un edificio, ni para el joven asesinado a quemarropa por algún cuerpo de seguridad, ni para los soldados y guardias muertos por francotiradores, ni los heridos al paso de una bomba. No es justo para los presos quemados vivos de Carabobo ni para sus familiares.

 

No es justo tampoco para las parejas que decidieron unirse, a pesar de sus diferencias políticas. No es justo para los miembros del PSUV, quienes se vieron burlados en su buena fé por un grupo “rosado y de colores pasteles”, de utilería. No es justo para quien ve su nombre manchado “ex profeso” por quienes lo hacen para mantenerse en el poder. No es justo para el estudiante, que tuvo que salir, a quien sólo por ser venezolano, le niegan una visa de entrada, una admisión universitaria, e incluso la posibilidad de abrir una cuenta que le permita seguir sus estudios. 

 

No es justo para el paciente de una enfermedad crónica, o de alto riesgo, que no consigue sus medicamentos y presiente o tiene el temor real de morir, no lo es para los enfermos, ancianos, o padres desesperados que recorren toda la ciudad con la angustia de no conseguir una medicina, o resolver una emergencia.  

 

Lo que está sucediendo no lo merece nadie. He advertido, en mis escritos desde hace un año, que estamos dando un salto al vacío, he denunciado lo que está sucediendo y lo que va a seguir sucediendo si no hacemos algo. Lo he dicho, y lo digo con convicción, que la salida a esta profunda crisis está en manos del Chavismo. Esta crisis al, final es una crisis del capitalismo, donde Maduro ha sido, de manera inesperada, su mejor aliado, su instrumento perfecto. Desmantelan la revolución, la posibilidad revolucionaria y socialista, al Chavismo y su fuerza, actuando justamente en nombre del Comandante Chávez, como si éste le hubiese dado un poder o permiso para destruir su obra.

 

Tenemos que hacer algo antes que sobrevenga el fascismo u otra salida de fuerza. Hay que actuar en el marco de la Constitución, pero apegados al sentido profundamente revolucionario del mensaje, ejemplo y legado del Comandante Chávez.

 

El Chavismo tiene probablemente una de sus últimas oportunidades históricas en el IV Congreso del PSUV que se realizará el venidero 28 de Julio. Allí sabremos si estaremos a la altura o nó de las circunstancias históricas; si nuestro partido, el PSUV, será merecedor de este pueblo y su tremenda responsabilidad y carga histórica; si serán capaces nuestros delegados de levantar la voz y hacer algo para darle una oportunidad mas a la Revolución; si el liderazgo entiende que el madurismo ha fracasado y se llevará al abismo al Chavismo y al país entero.

 

Ninguno de nosotros merece lo que está pasando, ni los ex ministros, ni los compañeros, ni nuestras familias, hijos, ni los que trabajaron tan duro y prácticamente arriesgándolo todo, en un ejercicio amoroso y revolucionario de la lealtad y compromiso con el Pueblo y la Revolución.

 

No merecemos, los de Chávez, ser extrañados del país, exiliados, perseguidos, presos, silenciados, sin poder volver a la Patria, a estar entre el Pueblo, contribuyendo de la manera que sea. Mientras los agentes mas connotados del golpismo, la derecha y responsables de los episodios de desestabilización que ha sufrido el país, hablan, declaran, recorren Venezuela, “dialogan” permanentemente con los dirigentes del madurismo, tienen sus derechos políticos intactos; mientras se trata de pactar por la puerta trasera con la “Exxon Mobil”, se hacen negocios con grupos económicos en el Arco Minero, en la Faja Petrolífera; mientras ésto sucede, nosotros, los de Chávez, somos perseguidos, amenazados y vilipendiados, somos tratados como no se ha hecho con los peores enemigos de la Patria.

 

Al final, parece cierto que, como dice la derecha, “la revolución devora a sus hijos”, sólo que ésto hace tiempo que dejó de ser una revolución. Habría que decir mas bien que, los que se desvían de los principios, los que no saben defender o proteger a su pueblo o cumplir la misión encomendada, temen verse al espejo, temen a los hombres y mujeres que les recordamos una postura y un juramento al que han fallado, en aras de lo “táctico”, “pragmático”, lo “conveniente”, a veces simplemente, por tener poder o cualquier interés mezquino.

 

No sólo pasa aquí, pasa en todas partes, no importa cuántas cosas hayamos hecho juntos o trabajado para una ayuda recíproca entre países. Lo llaman la “Realpolitik”. Que dirían Chávez y Fidel, hombres extraordinariamente humanos y consecuentes, con los que tuve el privilegio de trabajar y ser testigo de excepción de cuántas cosas hicieron y trabajaron por la felicidad de nuestros pueblos.

 

Finalmente creo, que el Comandante Chávez y su obra no merecen ésto que está pasando, ni que su historia quede maltrecha por lo que hacen los que mal obran en su nombre. Creo firmemente en el Pueblo, en que todo lo hecho ha valido la pena, y que al final como el “gallo marañón” de los “Últimos días de Pérez Jiménez”, después del aturdimiento y el frío de las procelosas aguas del egoísmo, volverá el “Abel de América”, a estar en el corazón del Pueblo. Con Chávez siempre, ¡Venceremos! 

]]>
<![CDATA[Militares y maestros, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Militares-y-maestros-por--Antonio-Perez-Esclarin-20180720-0144.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Militares-y-maestros-por--Antonio-Perez-Esclarin-20180720-0144.html Desde hace tiempo vengo repitiendo que para la reconstrucción de Venezuela y para el futuro de la humanidad, los educadores somos  mucho más importantes que los economistas, los políticos y los militares. Por ello, resulta inconcebible y completamente repudiable que se haya aumentado sustancialmente el sueldo a los militares y se mantenga sueldos de miseria a los educadores.  ¡Pobre país que privilegia las armas a los libros, que prefiere a los militares que a los maestros, que sustenta su poderío  sobre las bayonetas y cañones y no sobre la educción y los valores! 
¿Ignoran los que nos gobiernan que en la actual sociedad del conocimiento,  la educación es el medio fundamental para combatir la violencia, aumentar la productividad,  afianzar la  convivencia y la paz y lograr un desarrollo económico y humano sustentable? ¿Ignoran acaso que la educación es el pasaporte a un mañana mejor y que, como ya lo intuyó  Bolívar, los países avanzan de acuerdo  al nivel de su educación? A todos nos conviene tener más y mejor educación y que todos los demás la tengan. Sin educación o con una pobre educación  es imposible el progreso, la prosperidad y la paz verdadera.  Lograr una buena educación,  supone, como elemento central,  tratar a los educadores de acuerdo a la  importancia y transcendencia de su misión y su labor. La riqueza de un país, se viene repitiendo, no consiste en sus materias primas, sino en la calidad productiva y moral de sus ciudadanos.  Con la destrucción de la educación  ¿estarán pretendiendo los que nos gobiernan generalizar la  ignorancia como el medio fundamental para lograr un país de personas sumisas y manipulables?  Un pueblo bien educado no tolera mentiras, engaños ni  promesas sin fundamento,  sabe cómo defender sus derechos, y no vende su dignidad por un bono o una bolsa de comida.
Si el papel fundamental de los militares  es defender la Patria,  el papel de los educadores es construirla. Porque la Patria, más allá del territorio, los bienes y riquezas, y  los símbolos patrios, es fundamentalmente la gente. Patria somos todos: niños, jóvenes, adultos y ancianos. Los educadores construimos personas y los militares tienen el deber de defenderlas. Por ello, defender la Patria es trabajar y luchar para que se cumpla la Constitución, se nos garantice a todos los derechos esenciales y nadie tenga que marcharse del país porque aquí se le niega la posibilidad de vivir con  con dignidad. 
En una verdadera democracia no puede haber castas de privilegiados  y de parias. Ni se pueden repartir los bienes que pertenecen a todos con criterios personalistas o para asegurarse  fidelidades. En una verdadera democracia no se puede preferir a los militares sobre los civiles, ni mantenerse en el poder sobre las armas.  Los militares demostrarían un muy pobre espíritu patriótico y solidario si se aferran a sus privilegios y beneficios, sin importarles la suerte de  los demás. Por ello, el verdadero espíritu patriótico debe moverles a trabajar para que los beneficios que ellos han logrado alcancen a todos los demás.
Los militares tienen que entender que los enemigos  dela Patria no están sólo afuera, sino que son también  las políticas excluyentes o que  ocasionan hambre, miseria y destrucción.
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Cómo ganar la alcaldía en 40 días]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Como-ganar-la-alcaldia-en-40-dias-20180720-0142.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Como-ganar-la-alcaldia-en-40-dias-20180720-0142.html A la 1:45 am recibí la llamada de un amigo, contento, acababa de ser notificado que era el candidato a la alcaldía, gracias a sus relaciones políticas en la capital y una agresiva campaña comunicacional que diseñé e implementé y que lo visibilizó ante la opinión pública como opción.

 Su solicitud fue clara que me encargará de la estrategia comunicacional de su campaña, lo cual sería la continuidad de una que ya le llevaba para la creación de un nuevo municipio oeste.
El reto radicaba en dos pilares, superar el alto rechazo del líder de su partido en esa ciudad y que el candidato era un desconocido para la población del Este, su trabajo estaba en el Oeste, a pesar de haber participado en varios procesos electorales pasaba desapercibido.
Para ello convoqué a un equipo interdisciplinario de donde afloró la siguiente estrategia comunicacional, en resumen:
Se organizó un equipo que produjera contenidos, para las redes sociales y para los medios de comunicación, relacionados a las actividades asamblearias y temas sensibles sobre nudos críticos como alimentación, bachaqueo, vialidad, basura, transporte, seguridad, salud, deporte, patrimonio histórico y cultural. 
Al mismo tiempo se puso en marcha una acción para posicionar al candidato en los espacios generadores de opinión, con los periodistas de mayor penetración y credibilidad en los segmentos deseados. 
Al unísono por los principales medios se transmitía, en horario prime time, el mensaje del candidato basado en la esperanza de cambiar las condiciones de la ciudad.
En los medios impresos y digitales se ubicaba su biografía con énfasis en su origen humilde, testimoniales y páginas diarias de publicidad full color con diferente eje temático y siempre rodeado de pueblo. 
Se convocó a los responsables de comunicación del partido y emisoras comunitarias para escuchar sus aportes, perfeccionar la estrategia y enrolarlos en la tarea comunicacional alternativa, militante y popular.
Para asegurar ganchos visuales se propuso un concepto multicolor que no lo amarrara al color del partido y de esta forma llegar sin rechazo al subconsciente de los contrarios e indecisos. Los electores de su maquinaria partidista eran un público cautivo.
Para evocar en los electores los temas planteados en los nudos críticos se propuso el slogan: Maracaibo Te Quiero que acompañado con el accionar en la calle del candidato lo hizo ver como un alcalde en funciones, preocupado y ocupado por soluciones.
Se escogieron camisas a rayas, cuadros o unicolor, dejando las rojas para el final de la campaña, y arremangadas en señal de estar dispuesto a trabajar. Se sugirieron franelas del equipo de beisbol de la región y de La Vinotinto para generar un lazo afectivo y emocional con los aficionados.
Se buscó siempre una sonrisa que combinada con el gesto de levantar el dedo pulgar hacia arriba transmitiera: me gusta, estoy de acuerdo, lo apruebo, estupendo, bien hecho o gracias.
La campaña duró 40 días y en ella se puso en práctica las teorías de la comunicación y marketing político con una estrategia diseñada y ejecutada milimétricamente.
 

]]>
<![CDATA[“Necesidad de las licencias obligatorias”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Necesidad-de-las-licencias-obligatorias-20180720-0145.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Necesidad-de-las-licencias-obligatorias-20180720-0145.html  La licencia obligatoria es el medio jurídicamente establecido para obligar al titular de una patente de invención que no la ha explotado, o bien, lo hace en forma insuficiente, a concederle tal derecho a un tercero que lo solicite y tenga las condiciones legales.

 El tema indicado en el epígrafe es el relativo a la obligación que recae sobre los titulares de patentes de propiedad industrial cuyas invenciones no son utilizadas o, no son debidamente explotadas, y que, se niegan a acordar licencias voluntarias a terceros. Las licencias obligatorias superan así el principio de exclusividad que rige con relación a las patentes otorgadas, por cuanto obligan a quien detenta la titularidad de las mismas, a acordar su explotación a un sujeto que lo solicite y tenga las condiciones legales. Debemos señalar que la licencia obligatoria es una institución que, se utiliza cuando esta prevista en las leyes nacionales reguladoras del sistema, o en los tratados rectores de la materia suscritos por el Estado.
 A través de licencias obligatorias podría conminarse a los titulares de patentes que recaen sobre fármacos idóneos para combatir enfermedades específicas, a cederlas a terceros, lo cual garantizaría su existencia en el mercado.
En estos momentos hay en el mundo varias solicitudes de licencias obligatorias con relación a fármacos que, no son simplemente paliativos, sino curativos de enfermedades. Es el caso del medicamento “Sofosbuvir”, destinado a combatir  la Hepatitis C, para el cual, dos firmas denominadas “Gilead Sciences” y “Bristol Mayer Squibb” han solicitado se les otorgue licencia obligatoria. El señalado Sofosbuvir es el único fármaco que garantiza resultados positivos en el tratamiento de la Hepatitis C, fue creado por una pequeña empresa estadounidense llamada “Pharmasset”, que la vendió en el año 2011 a “Gilead Sciences”.
 El costo de la utilización del Sofosbuvir fue fijado inicialmente en 62$, lo cual incluía un margen de beneficio del 50%. Posteriormente, al iniciarse su explotación se estableció su costo en 84.000$ por tratamiento, suma que ha sido negociada con grandes diferencias de un país a otro. Así: 50.426 euros en Alemania; 28.700 euros en Francia; 13.000 euros en España y 3.565 euros en Australia.
Si bien, este sistema de licencias obligatorias trata de aliviar el rigor del derecho exclusivo sobre las patentes, extendiendo la producción y tratando de limitar su costo, sin embargo, el precio se fija en razón de estrategias comerciales, y no como un mecanismo para asegurar el acceso y beneficio al mayor número de personas posible, lo cual revela la desviación del sistema.
Debemos señalar que entre nosotros la institución no existe, ya que, nuestra legislación vigente no contempla esta modalidad de licencias, ni está en vigencia ningún acuerdo que nos obligue a aceptarlas. En efecto, la institución estuvo prevista en la normativa del Acuerdo de Cartagena, que rigió entre nosotros, pero cuando nos retiramos de la Comunidad Andina, dejamos de estar sometidos a su sistema de propiedad industrial. Carecemos en consecuencia, de este mecanismo con el cual se pueda otorgar a los enfermos, las bondades casi “milagrosas” de los nuevos fármacos que han sido el producto de invenciones recientes.
Es así como no hay muchas puertas abiertas para resolver el problema de la escasez de medicamentos, pero hay que tener presente que la institución objeto de este artículo, está planteada para amortiguar la disposición y costo de los fármacos y ello es siempre una vía a la cual podemos acceder, adoptando un régimen moderno de invenciones y patentes.

]]>
<![CDATA[Empobrecidos, por Juan Guerrero]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Empobrecidos-por-Juan-Guerrero-20180720-0140.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Empobrecidos-por-Juan-Guerrero-20180720-0140.html  En la Venezuela del siglo XXI nadie está a salvo del empobrecimiento. Es que si puedes acceder a las tres comidas al día, no puedes seleccionar lo que quieres comer. O si tienes el poder adquisitivo para hacerlo, te topas con la complejidad para adquirirlos. Y si puedes hacerlo, caes en el riesgo de la inseguridad, donde te están vigilando para secuestrarte.
   Esto ocurre en el sector más alto de la escala social, que representa algo así como el 8 a 9% de la población. El resto, cerca del 91%,  contempla ya sin asombro como cae en la turbulencia del empobrecimiento generalizado.
   Es que la pobreza no solo está vinculada con los episodios de falta de alimentación y medicinas. La pobreza va desde esos ángulos materiales, físicos, que marcan la humanidad de quien la padece, por hambre, hasta lo más espeluznante: La soledad y el silencio ante el padecimiento, la entrega, tanto por inacción física para responder, como el esconderte y quedarte en silencio mientras mueres de mengua, espiritualmente.
   Por estos días ya se comienzan a observar las huellas y pisadas de quienes nada, absolutamente nada poseen, salvo arrastrar su desnudo y esquelético cuerpo. Vi la fotografía de una mujer desnuda quien se acercaba al mostrador en una panadería, -creo en Valencia o Maracay- pidiendo pan. Total y esqueléticamente en cueros. La misma imagen pude observar semanas atrás. Pero era la de un hombre sentado a la orilla de una acera en una calle venezolana. Estaba también desnudo.
   Ya se ven hombres, mujeres, ancianos y niños deambulando en grupos por las calles venezolanas mostrando carteles donde indican, por piedad, que les donen zapatos, ropa, comida. Otros duermen en las estaciones de gasolina. Ya la gente no pide dinero.
   Esta es la pobreza de la Venezuela bonita. La misma pobreza se observa en los centros educativos, donde día a día las renuncias y los abandonos de cargos se multiplican. Los rectores, decanos y directores de escuelas y centros de investigaciones lo vienen alertando: la universidad venezolana se está quedando sola. El vicerrector de la Universidad de Los Andes, Ángel Andara, lo advierte: “El servicio bibliotecario decretó crisis catastrófica” ( @angelandara ).
   Por su parte, el director del Consejo de Desarrollo, Científico, Humanístico, Tecnológico y Artes (CDCHTA), Dr. Alejandro Gutiérrez, indicó que su centro apenas cuenta con 3 dólares para proyectos de investigación. La emergencia universitaria se agrava con la partida de personal, como en el Decanato de Ciencias Forestales, donde 150 vigilantes dejaron de trabajar por los bajos sueldos que no permiten la subsistencia.
   Esto es empobrecimiento del Alma Mater venezolana. Pero si alguien cree que puede estar a salvo, observe el área sociosanitaria pública venezolana. Las enfermeras, médicos y demás personal administrativo y de servicios, mantienen una protesta que ya lleva más de 3 semanas. Las áreas de todos los centros sanitarios venezolanos son completamente antihigiénicos. Muchos han tenido que ser clausurados y cerrados por medidas de seguridad. En varios hospitales se han generado brotes de contaminación por bacterias hospitalarias, con la carga de muertos, generalmente niños. Lo que queda del área médica nacional, la medicina privada, no puede atender la creciente población que asiste por emergencia y citas médicas. Pronto entrará en colapso por insuficiencia de mantenimiento preventivo de sus áreas, equipos, materiales y suministros.
   Todas las áreas de servicios públicos nacionales, agua, electricidad, telecomunicaciones, transporte, gas, aseo urbano, servicios de emergencia como bomberos y tránsito, así como las de seguridad ciudadanas, no funcionan o están colapsados.
   Venezuela, hoy, es una nación similar a un área de guerra o que ha sufrido un severo terremoto. Esto no es cuento ni mal chiste. Los especialistas que están monitoreando la crisis venezolana, como el grupo de economistas que lidera el profesor Ricardo Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional, de la Universidad de Harvard, vienen advirtiendo sobre el peligro que representa para los países de la región latinoamericana, seguir permitiendo que Venezuela acelere su colapso socioeconómico. Si para 2017 todavía se podía recuperar el país con inversiones sobre los 60 mil millones de dólares, hoy ya eso no es posible.
   A partir del segundo semestre del presente año, Venezuela no puede salir de este colapso económico, sola. La república necesita, tanto de donaciones de entes externos, entrada de asistencia de emergencia humanitaria, como de inversiones progresivas que a mediano plazo permitan a un nuevo gobierno, hacerle frente a las enormes erogaciones por los préstamos que reciba.
   Su principal fuente de ingresos, la industria petrolera, está prácticamente paralizada. Bien por la obsolescencia de sus equipos o por lo más terrible y doloroso: su personal calificado se ha ido. Ocurre igual en Sidor, Venalum, Alcasa, Minerven, Lácteos Los Andes. Estas y otras empresas del Estado, están siendo gerenciadas por personal militar que nada saben sobre estos delicados y complicados procesos industriales.
   Venezuela, hoy, es un territorio con una población total y absolutamente empobrecida. Nadie escapa a este doloroso y dramático espectáculo de pobreza generalizada. Creo que la única posible salida, rápida, traumática y visiblemente sangrienta es la confrontación definitiva contra la pandilla delincuencial, quienes detentan el poder, contando con el auxilio humanitario externo que sirva de asistencia de emergencia a la población civil.

]]>
<![CDATA[Banca electrónica y domiciliación, por José Grasso Vecchio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Banca-electronica-y-domiciliacion-por-Jose-Grasso-Vecchio-20180720-0122.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Banca-electronica-y-domiciliacion-por-Jose-Grasso-Vecchio-20180720-0122.html Temas como la domiciliación de pagos, banca electrónica, bancarización, dinero plástico y menor uso del cheque, están cambiando para bien, la forma de realizar operaciones bancarias. El mundo de las transacciones bancarias se dirige, en un viaje sin retorno, hacia la digitalización casi absoluta. Sabemos que el dinero en efectivo no desaparecerá por completo, al menos en el futuro inmediato, pero es un hecho que billetes y monedas reducen su importancia como medio de pago. El cheque es otro instrumento en extinción en muchos países. Con el efectivo, existe en adición un problema de seguridad por lo que es conveniente retirar lo indispensable y con los cuidados del caso.

 

Con  la banca electrónica y con las tarjetas, la necesidad de ir a un banco es cada vez menor. En la medida en que avancemos en el uso de nuevos instrumentos y se sustituye el cheque y la visita a agencias bancarias, nuestras transacciones financieras, serán más rápidas, seguras y mejorará la calidad del servicio. En otros mercados internacionales, el cheque cada vez se utiliza menos y acudir a una agencia bancaria sólo se hace en caso necesario, es decir, cuando voy a realizar alguna transacción que requiere la visita.

 

En nuestro sistema financiero tendremos un avance importante, cuando se logre extender la domiciliación bancaria. Recordemos que domiciliar pagos, no es otra cosa, que utilizar una cuenta bancaria, para pagar servicios como la luz, teléfonos, colegios y así una infinidad de cosas. En la medida en que más personas sean bancarizadas, nos referimos a que tengan cuentas bancarias y las usen, sumado a la domiciliación, el sistema financiero, será más eficiente.

 

Lo que marca los grandes cambios en materia bancaria a nivel mundial es un menor uso de las agencias ya que prácticamente todo, se puede resolver con la banca electrónica y domiciliando pagos. Otro instrumento que ha sido importante a lo largo de la historia financiera ha sido el cheque, ya en desaparición o con un uso muy bajo en muchos países. Ese es otro avance que debe lograrse en el caso Venezolano y de seguro, ayudará a bajar costos y a mejorar la calidad del servicio bancario. Por cierto, en materia de fraude, dado que hoy día, ya no se pueden clonar tarjetas por la seguridad que brida el  chip, muchas estafas se han mudado a la cuenta corriente, las chequeras y a la banca electrónica. Sea entonces precavido, revise sus saldos y estados de cuenta con frecuencia y así, podrá detectar cualquier anormalidad a tiempo.

 

]]>
<![CDATA[Iguales, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Iguales-por-Roberto-Malaver-20180719-0105.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Iguales-por-Roberto-Malaver-20180719-0105.html ¡Lo que es igual no es trampa! Ahora sí es verdad que se acomodó la cosa. Los chavistas y nosotros andamos arrechísimos por allí.

 Los chavista s con ese peo de los precios que hace daño y dan pena y se acaba por llorar, y nosotros con ese peo de la división y que no sabemos a quién seguir porque nadie allí vale medio, y los que están afuera, Matemático Borges y Pensionado Ledezma, esos sí están gozando del score 20 a 0. Así que por fin nos igualamos, aunque las arrecheras son distintas, pero en definitiva son arrecheras, y eso es lo que cuenta. La de los chavistas es económica, que es la más jodida,  y la nuestra es política, que nos la puede solucionar Trump enviándonos a alguien que pueda salir del régimen de alguna forma, porque ya sabemos que nosotros con los que tenemos aquí, no prendemos ni empujaos.
Hay una guerra de nervios entre la gente. Cada vez que alguien sale al mercado se mete tres o cuatro pastillas para no morir en el intento cuando le dicen los precios y cuando preguntan ¿cuánto vale eso? Se ponen la mano en el corazón por si acaso les de una vaina. En cambio a  nosotros eso no nos preocupa, porque nuestros familiares y amigos nos envían dólares del exterior y uno cambia y sale por allí a darse bomba en esos restaurantes y en los centros comerciales, porque basta con cambiar por allí 50 o 100 dólares y dúreselas de Lorenzo –Harina- Mendoza por un mes o más. Así es la vaina. A los chavistas les llega su bono y a nosotros nos llega la remesa, lo que nos falta es la caja Disney que nos la deben enviar de un momento a otro. Pero lo importante es que ahorita ellos van reclamando precios y nosotros vamos reclamando candidato. Y ahora la vaina está dura, dura, dura, porque se fue Espoleta Allup y allí no provoca ni ir a las reuniones porque Omar – Pozo de la muerte- Barboza, se duerme en las primeras de cambio. Y el único que habla allí es Ismael – Talanquera- García, que cada vez que habla da unos saltos conceptuales de padre y señor mío.
Hay gente entre nosotros que está esperando que salga una especie de Chávez, porque están dadas las condiciones, como decían los izquierdistas, de tomar el poder por la vía electoral. Eso es lo que dice Claudio – Derrota- Fermín y Henri Falcón Crest. Pero ellos no son los mejores para llamar a nada. Y Andrés -Fracasado- Velásquez llamando a paro nacional, con el solo parándose y seguro que nadie lo va a ver.
El papá de Margot entró a la casa y fue directo al cuarto abrió la puerta y le metió ese coñazo tan duro que un vecino gritó: “Dale más duro, que quedó abierta”
- Si tú me dices ven, lo dejo todo.- Me canta Margot.
 

]]>
<![CDATA[Venezuela y Nicaragua, por Juan Pablo Guanipa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-y-Nicaragua-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180719-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-y-Nicaragua-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180719-0100.html Tan grave como la venezolana, es la situación nicaragüense. Podría decirse que muchas cosas pueden asemejarse en ambos países latinoamericanos. Gobiernos totalitarios de izquierda dirigen ambas naciones. Gobiernos que fueron, en principio, elegidos democráticamente y que han utilizado el control de las instituciones para acabar con la misma democracia que los llevó al poder. 
Han reducido su lucha a mantener el poder sin importarles el costo que esto ha significado para sus respectivos ciudadanos. Quienes han debido asumir el poder como un instrumento para servir y dar oportunidades a la gente, han convertido a la gente en víctimas y a ellos en victimarios. Los pueblos de Venezuela y Nicaragua son víctimas de sus gobiernos. Ya la historia registra varios casos similares.
Los venezolanos hemos hecho todo lo necesario para producir un cambio político en nuestro país. No lo hemos logrado. Estamos obligados a seguir luchando hasta lograrlo. No hay otra opción. No hay forma de que las cosas puedan cambiar mientras Maduro se mantenga de manera abusiva y grosera en el poder. En las protestas del año pasado murieron más de 120 personas. En la calle luchamos por un referendo revocatorio y contra una ilegítima constituyente. 
Cuando decidimos no ir a la farsa de mayo actuamos también de manera masiva y contundente. Así que nuestra tarea continúa. Debemos seguir acumulando fuerzas para mantener e intensificar la presión política, social, militar e internacional que permita que lo más pronto posible podamos liberar a Venezuela de este oprobioso régimen e iniciar inmediatamente la reconstrucción nacional. 
El caso nicaragüense ocupa múltiples espacios de información en este preciso momento. Todo comenzó a mediados de abril de este año cuando se produjo una reacción popular ante el anuncio de una reforma en la seguridad social. 
Ese fue el detonante de toda una realidad de inconformidad social contra un gobierno que se ha convertido en una feroz dictadura. Daniel Ortega y su esposa han ido acabando con el estado de derecho, con la justicia, con la separación de poderes. Han ido aniquilando la constitución, han acabado con los partidos políticos y llegaron hasta a expulsar del poder legislativo a los parlamentarios de la oposición. Así que la protesta dejó de ser por la seguridad social y se convirtió en una exigencia de renuncia del presidente.
La ambición de poder de Ortega y su consorte es tan desmedida, que han reprimido sin contemplaciones a los manifestantes, la mayoría estudiantes. Como todo dictador, califica a la disidencia como golpista y terrorista. Ha sacado a la calle a todas las fuerzas policiales y militares y a grupos paramilitares, militantes de su “causa”, con la finalidad de, literalmente, asesinar a centenares de personas para que la sociedad se atemorice y se aplaque. 
El pueblo de Nicaragua combate en las calles de Managua y en los pueblos. La indignación y la frustración acumulada después de 11 años de desgobierno cada vez más incompetente, corrompido y autoritario ha mantenido a la gente en las calles. Los testimonios que hemos visto y/o escuchado son desgarradores. El régimen se ha dedicado a asediar pueblos, iglesias, universidades. Sus bandas armadas han salido a matar. 
Como en Venezuela, los estudiantes, la Iglesia Católica, la Organización de Estados Americanos, han tenido, cada una en su ámbito, una participación protagónica en la búsqueda del cambio político necesario en Nicaragua. Como en Venezuela el régimen ha aceptado ir a un diálogo con el único objetivo de dilatar su salida y engañar la buena fe de toda una nación que aspira el cambio sin derramamiento de sangre.
 Como en Venezuela el régimen de Nicaragua habla de votos y elecciones cuando todos sabemos que han confiscado sus respectivos sistemas electorales. En Venezuela y en Nicaragua estas dictaduras terminarán más temprano que tarde. La regla, sin excepciones, en todo el mundo, debe ser la democracia, la justicia y la libertad. XX

]]>
<![CDATA[Nicaragua, la revolución y la niña en el bote]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nicaragua-la-revolucion-y-la-nina-en-el-bote-20180719-0104.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nicaragua-la-revolucion-y-la-nina-en-el-bote-20180719-0104.html La derecha imperial y sus epígonos en América Latina y el Caribe redoblaron su ofensiva con un único y excluyente objetivo: crear el clima de opinión que permita derrocar sin protestas internacionales al gobierno de Daniel Ortega, elegido hace menos de dos años (noviembre del 2016) con el 72 % de los sufragios. Esto era previsible; lo que no lo era fue que en esa arremetida participaran con singular entusiasmo algunos políticos e intelectuales progresistas y de izquierda que unieron sus voces a la de los lenguaraces del imperio.
Un notable revolucionario chileno, Manuel Cabieses Donoso, de cuya amistad me honro, escribió en su flamígera crítica al gobierno sandinista que “la reacción internacional, el ‘sicario’ general de la OEA, los medios de desinformación, el empresariado y la Iglesia Católica se han adueñado de la crisis social y política que gatillaron los errores del gobierno. 
Los reaccionarios se han montado en la ola de la protesta popular.” Descripción correcta de Cabieses Donoso de la cual, sin embargo, se extraen conclusiones equivocadas. Correcta porque es cierto que el gobierno de Daniel Ortega cometió un gravísimo error al sellar pactos "tácticos" con enemigos históricos del Fsln y, más recientemente, tratar de imponer una reforma previsional sin consulta alguna con las bases sandinistas o actuar con incomprensible desaprensión ante la crisis ecológica en la Reserva Biológica Indio-Maíz. 
Correcta también cuando dice que la derecha vernácula y sus amos extranjeros se adueñaron de la crisis social y política, dato éste de trascendental importancia que no puede ser soslayado o subestimado. Pero radicalmente incorrecta es su conclusión, como son las de Boaventura de Sousa Santos, la del entrañable y enorme poeta Ernesto Cardenal, y Carlos Mejía Godoy, amén de toda una plétora de luchadores sociales que en sus numerosas denuncias y escritos exigen –algunos abiertamente, otros de modo más sutil- la destitución del presidente nicaragüense sin siquiera esbozar una reflexión o arriesgar una conjetura sobre  lo que vendría después. 
Conocidos los baños de sangre que asolaron Honduras siguiendo la destitución de “Mel” Zelaya; los que hubo en Paraguay luego del derrocamiento “express” de Fernando Lugo en 2012, y antes lo que sucediera en Chile en 1973 y en Guatemala en 1954; o lo que hicieron los golpistas venezolanos después del golpe del 11 de Abril en el interludio de Carmona Estanga “el breve”, o lo que está ocurriendo ahora en Brasil y los centenares de miles de asesinatos que hizo la derecha durante las décadas del “cogobierno FMI-PRIAN” en México, o el genocidio de los pobres practicado por Macri en la Argentina. ¿Alguien en su sano juicio puede suponer que la destitución del gobierno de Daniel Ortega instauraría en Nicaragua una democracia escandinava?
Una debilidad común a todos los críticos es que en ningún momento hacen alusión al marco geopolítico en el que se desenvuelve la crisis. ¿Cómo olvidar que México y Centroamérica es una región de principalísima importancia estratégica para la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos? Toda la historia del siglo veinte está marcada por esta obsesiva preocupación de Washington para someter al rebelde pueblo nicaragüense. A cualquier precio. Si para ello fue necesario instaurar la sangrienta dictadura de Anastasio Somoza a la Casa Blanca no le tembló el pulso y actuó en consecuencia. 
¿Podemos ser hoy tan ingenuos para obviar estos antecedentes, o para pensar que esas políticas intervencionistas y criminales son cosas del pasado? Un país, además, que en tiempos recientes ha planeado la construcción de un canal interoceánico –financiado por enigmáticos capitales chinos-que competiría con el de Panamá, controlado de hecho, si no de derecho, por EE UU.  
Todo lo anterior no significa obviar los graves errores del gobierno de Daniel Ortega y el enorme precio pagado por un pragmatismo que si estabilizó la situación económica del país y mejoró las condiciones de vida de la población hipotecó la tradición revolucionaria del sandinismo. Pero el pacto con los enemigos siempre es volátil y transitorio. Y ante la menor muestra de debilidad del gobierno, y ante un grosero error basado en el desprecio por la opinión de la base sandinista, aquellos se lanzaron con todo su arsenal a la calle para voltear a Ortega. 
Trasladaron buena parte de los mercenarios que protagonizaron las “guarimbas” en Venezuela a Nicaragua y están aplicando ahora en Nicaragua la misma receta de violencia y muerte que se enseña en los manuales de la CIA. Conclusión: la caída del sandinismo debilitaría el entorno geopolítico de la brutalmente agredida Venezuela, y aumentaríar el  chance para la generalización de la violencia en toda la región.

 Estando en el Foro de Sao Paulo que tiene lugar en La Habana pude deleitarme en la contemplación del Caribe. Allí divisé, a lo lejos un frágil botecito. Lo manejaba un robusto marinero y, en el otro extremo se encontraba una joven muchachita. El timonel parecía confundido y se esforzaba para mantener el rumbo en medio de una amenazante marejada. Y se me ocurrió pensar que esa imagen podía representar con elocuencia al proceso revolucionario, y no sólo en Nicaragua sino también en Venezuela, Bolivia, donde sea. La revolución es como aquella niña, y el timonel es el gobierno revolucionario. Este se puede equivocar, porque no hay obra humana a salvo del error; y cometer errores que lo dejen a merced del oleaje y pongan en peligro la vida de la niña. ¿Cómo salvar a la niña? ¿Botando el timonel al mar y dejando que se hunda el bote, y con él la niña? ¿Entregándola a la turba de criminales que se agolpan, sedientos de sangre y prestos para saquear el país, robarle sus recursos y violar y luego matar a la jovencita? No veo que eso sea la solución. Más productivo sería que algunos de los otros botes que se encuentren en la zona se acerquen al que está en peligro y hagan que el desastrado timonel enderece el rumbo. Hundir al que lleva a la niña de la revolución, o entregarla al navío norteamericano difícilmente podrían ser consideradas soluciones revolucionarias.

]]>
<![CDATA[Por aquí nada asombra]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-aqui-nada-asombra-20180719-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-aqui-nada-asombra-20180719-0103.html Imagino que han escuchado muchas veces la siguiente expresión: “el mismo plato aburre”. Posiblemente, si analizamos esa sentencia, se nos facilitaría encontrar las causas de nuestras indiferencias por todos los hechos inconcebibles que nos abruman diariamente. En otras palabras, la repetición de los mismos sucesos no nos genera sobresaltos y termina solamente fastidiándonos.
¿Y por qué ocurre este comportamiento? Es simple. Si usted quiere inyectar la resignación en las personas, entonces hostíguelos con la recurrencia de los mismos resultados. Igualmente, si usted quiere producir irrelevancia de algún acontecimiento, sólo aumente la frecuencia de ese evento y ya no será noticia para nadie. 
Aparentemente, esa es la estrategia del gobierno cuando insiste con las mismas políticas erráticas, pues, saben que si mantienen una medida insistentemente, en poco tiempo no provocará conmoción y nos habituaremos a ello. 
Con este razonamiento es que podríamos resolver el porqué de tantas cosas. Por ejemplo, entenderíamos el poco asombro que causa vivir con un control cambiario desde hace 15 años. También comprenderíamos la escasa impresión que genera no contar con estadísticas oficiales o leer, sin inmutarnos, cómo la producción petrolera se desploma mensualmente (alcanzando niveles de la mitad del siglo pasado).
Pareciera que nos bombardean con sus reiterativas medidas para que pongamos en práctica –sin meditar- la famosa frase: “siempre lo hemos hecho así, qué más da”. Y de este modo, somos insensibles al incremento de los precios diarios, al brote de epidemias o al cierre de empresas. 
Nos han llevado muy bien al terreno de la apatía y la frustración. La cotidianidad de los eventos inauditos va ganando la partida y nos empuja hacia el desdén. En nuestro país lo importante no es resistente. Lo que está ocurriendo con la pésima provisión de los servicios públicos en el estado Zulia (y en todo el país, dicen otros) es indignante, pero como es habitual ya no sorprende, y caemos en la conformidad o amoldamiento. 
Seguirán asfixiando al sector industrial, porque estiman que no provocará estupor. Continuarán acorralando a la dirigencia opositora, porque ya es común hacerlo. Anunciarán en menos de 2 meses otro aumento salarial y no conmoverá a nadie. Se formarán circunstancias más increíbles, sin embargo, tampoco será desconcertante. Se aceptarán y nos adaptaremos a ello.
Pero, ¿existe algún límite del estado de resignación actual o acaso la mansedumbre es para siempre? Me atrevería decir que hay límites y esta etapa será superada. Aún más, creo que la protesta volverá y las organizaciones opositoras buscarán la novedad que nos aturda y despertaremos de esta larga –y mala- noche. Porque la única forma que nos despabilemos es innovando en las decisiones. Y así nos daremos cuenta que lo mismo aburre, pero la novedad genera interés y atrapa. He aquí el reto. 
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Elucubraciones: ¿Venceremos? ¿Quién dijo?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Elucubraciones-Venceremos-Quien-dijo-20180718-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Elucubraciones-Venceremos-Quien-dijo-20180718-0100.html No desespero, no me apuro, no me turbo. No espero nada para mañana o acaso mañana para mí es una planicie interminable que miro desde el porche de una estancia, desde un lejano sur.

Elucubración 1: a los revolucionarios del mundo les esperan tormentas, tifones, erupciones volcánicas, tornados, territorios zombis. Por momentos llegarán a jardines suntuosos floridos de esperanzas, danzarán tomados de las manos con inocente júbilo, y de pronto, después de nubarrones premonitorios, volverán a los pantanos, se hundirán en arenas movedizas, demonios abisales los halarán de las piernas, hacia abajo, para ayudar a un trágico final. Los revolucionarios resistirán con todo, se asirán de las pocas ramas que sobresaldrán del lodazal, lograrán emerger de las arenas, se arrastrarán exhaustos por el pantano y accederán a otro jardín y después a otro pantano y después a otro jardín y después… y así por varios siglos.

Elucubración 2: ¿Venceremos? Quién sabe. A veces estoy con mi manada y grito consignas porque puedo ser patético o mimético o gregario o solidario, pero no necesariamente porque esté convencido ¿Venceremos? Puede ser, puede no ser. Que nos derroten no significa que el capitalismo, el perverso sistema que nos rige, se eternizaría. No puede hacerlo porque es contra Natura. Somos la única especie en la que suele privar el individuo sobre el colectivo. En todas las especies sociales, animales o vegetales (¿minerales?) ocurre todo lo contrario. Usted verá a dos alces machos pelear, chocar sus cornamentas por el dominio sobre la manada, pero después, por largo tiempo, solo existirá el alce colectivo, todos los alces, para protegerse, para preservarse. La victoria del capitalismo sería la extinción de la especie humana y es tonto negar que eso pudiera ocurrir. Es una posibilidad bastante probable. En fin, de todas formas luchar es vencer en la medida en que no te rindes, no te dejas subyugar, sigues creyendo como un obstinado ¿Venceremos? Yo digo luchemos y el tiempo dirá lo demás.

Elucubración 3: Comparo a la Humanidad con un individuo de la especie, que pasa por distintas etapas a lo largo de su existencia. Acaso la Humanidad está apenas en su primera infancia, dando sus primeros y torpes pasos, cayéndose y levantándose mientras aprende a caminar. Acaso todo lo que decimos no son más que balbuceos a veces insignificantes. Si es así, no sabríamos ni siquiera si llegaríamos a la adolescencia, ni qué decir de la edad adulta. 
Acaso creceríamos, nos desarrollaríamos, llegaríamos a caminar seguros y a pensar racionalmente. A diferencia de los individuos, el colectivo tendría la oportunidad de hacerse inmortal, con su inteligencia, con su creatividad. Crecer sanos, superar esta puerilidad incongruente, ser de grandes lo que se llama "hombres de bien" ¿Venceremos? ¡Quién dijo y quién sabe!

Sea como sea, pido al lector que no dé demasiada importancia a estas elucubraciones mías. Nada depende de ellas, el destino será lo que será. Las elucubraciones son hipótesis, a menudo desvaríos filosóficos o literarios. Son productos de cierto ocio creativo que me es necesario y querido.

]]>
<![CDATA[El periodismo en tiempos de Redes Sociales (los Fake News)]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-periodismo-en-tiempos-de-Redes-Sociales-los-Fake-News-20180718-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-periodismo-en-tiempos-de-Redes-Sociales-los-Fake-News-20180718-0099.html La conmemoración del Día Nacional del Periodista está asociada a la fundación y circulación del primer número del Correo del Orinoco en el año 1818. 

Con su genialidad, Bolívar, Roscio y otros grandes visionarios crearon este medio de comunicación como herramienta para difundir las ideas, resoluciones y acciones de las fuerzas patriotas. Sabían cuál era su alta responsabilidad. Por eso Bolívar, con gran sapiencia señaló hace 200 años exactos: “Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público”. Un primer gran referente sobre el peso e importancia de la veracidad en esa época.

Tremendo compromiso y tarea esta de informar. Más en estos tiempos posmodernos donde las Redes Sociales, con sus múltiples y diversas plataformas, han impuesto una redificación total que ha sacudido la forma de hacer periodismo, sobre todo en los medios tradicionales como la radio, la prensa escrita y la televisión.

Las Redes Sociales son, en primer lugar, multidimensionales. Son la conjunción del video, sonido y texto. Todo de manera simultánea. Están totalmente deslocalizadas, su alcance es planetario (cualquier “guerrero del teclado” puede incitar una revuelta sentado cómodamente a miles de kilómetros del centro del conflicto). Se han desarrollado con un espíritu de alta accesibilidad (aparente democratización), pues están disponibles para todos apenas con tener un teléfono móvil o una computadora con acceso a datos de internet. Las Redes Sociales también proveen algo extraordinario, han potenciado el concepto de la inmediatez en el flujo de las noticias y de las informaciones. Todo es en tiempo real.

En líneas generales esto es bueno. Es un avance para la humanidad.

Pero alerta. Alerta periodistas y comunicadores. Todo lo que tiene un lado positivo, también puede tener un lado negativo. La multiplicidad de actores conectados e intercambiando información es enorme. Nada más entre las 5 principales Redes Sociales hay más de 6.000 millones de usuarios o cuentas creadas (Facebook tiene 2.167.000.000, YouTube tiene 1.500.000.000, WhatsApp tiene 1.300.000.000, Instagram tiene 800.000.000 y Twitter tiene 320.000.000). Casi que hay más cuentas en Redes Sociales que habitantes en el planeta. Todos intercambiando información las 24 horas del día. Todas estas cuentas van adaptándose constantemente para seguir las principales preferencias y hacerlas tendencia. Las Redes Sociales facilitan el acceso a temas de interés que son construidos especialmente para cada usuario. Recordemos que las empresas detrás de las principales Redes Sociales, que en apariencia parecen gratuitas, son en realidad enormes fábricas de publicidad. Que procesan todo lo que buscamos, concentrando así millones de datos sobre el gusto cada usuario. En el caso de Google, parece que el buscador pensara por nosotros, que se nos adelantara predictivamente.

Ahora bien, entre tanto flujo de información, noticias y opiniones ¿Cuál se acerca más a la realidad? ¿Quién es la fuente más veraz? ¿Quién tiene el equilibrio suficiente para captar y representar de la mejor manera la información mostrada? Respondemos desde el campo de la sociología, estudiando a Peter Berger el cual señala en su texto “La Construcción Social de la Realidad” que “La vida cotidiana se presenta como una realidad interpretada por los hombres y que para ellos tiene el significado subjetivo de un mundo coherente”. Y señala que “La realidad se define socialmente, pero las definiciones siempre se encarnan, vale decir los individuos y los grupos de individuos concretos sirven como definidores de la realidad”.

Por la carga de subjetivación que lleva este hombre, es imposible que se presente ingenuamente, cándidamente ante la realidad, puro. En los estudios e investigaciones sobre sociología siempre se previene que todos llevamos nuestros propios “lentes” para ver e interpretar la realidad. Es decir, todos nuestros análisis llevan consigo una carga de prenociones y juicios de valor. Llevamos a donde vamos la maleta llena de nuestra carga subjetiva de empatías, repulsión, amores, odio, sobre las cosas que nos rodean. Son nuestros valores y patrones culturales, que nos predisponen y nos llenan de adjetivos calificativos positivos o negativos sobre la realidad interpretada.

Advertidos de nuestra carga subjetiva, pasamos a un segundo elemento, un escalón superior. El Homo Videns, planteado por Giovanni Sartori, donde señala que “La capacidad simbólica de los seres humanos se despliega en el lenguaje, en la capacidad de comunicar mediante una articulación de sonidos y signos significantes, provistos de significado”. Esto abarca todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, estamos codificados y condicionados por la sociedad moderna para ser “videoconsumidores”. Teniendo siempre presente al Gran Hermano creado por George Orwell en su novela 1984, ya vivimos en una sociedad digital, donde todos somos vigilados y la información es controlada y siempre será susceptible de ser manipulada.

Para entender esto más claramente solo hay que analizar los últimos 50 años (desde la década de los 70), con la irrupción de la “videopolítica”. Sartori señala que “el pueblo soberano opina sobre todo en función de cómo la televisión le induce a opinar. Y en el hecho de conducir la opinión, el poder de la imagen se coloca en el centro de todos los procesos de la política contemporánea”. Ya decía con pasión el querido profesor Rigoberto Lanz: “Las palabras no son neutras”, llevan consigo un sentido, una intencionalidad, una carga subjetiva. De allí que los medios tradicionales y ahora las Redes Sociales, también sean vehículos para la desinformación. En palabras de Sartori, no solo “no informar poco (demasiado poco), sino informar mal, distorsionando”.

Y esto nos lleva al punto concreto y práctico de la desinformación. Casos de conflictos bélicos, políticos y sociales como los de Irak, Libia, Siria, Ucrania, Venezuela y ahora Nicaragua, donde a través de los medios de comunicación y las Redes Sociales se han “construido” versiones distorsionadas de la realidad para justificar bloqueos, bombardeos e intervenciones militares. Las Redes Sociales se han convertido en un medio para informar, pero también para desinformar y tergiversar.

Sartori utiliza un término que lleva al extremo la falta de escrúpulos y la inmoralidad de algunos gobiernos y sus medios aliados. Es el caso de “falsear las imágenes”. Es decir, en tiempos del Homo Videns, donde la imagen es fiel reflejo de una realidad concreta, de un suceso que está allí presentándose ante nuestros ojos. Pero que se descubre que no son más que una burda representación, una puesta en escena. Una manipulación de la realidad, generada de manera consciente, en laboratorios mediáticos, para estremecer nuestras sensibilidades y engañarnos.

En el caso de Libia, en el año 2011, Al Jazeera transmitió supuestas imágenes en directo desde la Plaza Verde informando que ésta había sido tomada por rebeldes y que tenían detenido a un hijo de Gaddafi. La realidad era que las imágenes formaban parte de un montaje grabado en Qatar con complicidad de este gobierno. Todos eran actores profesionales disfrazados de rebeldes, contratados para engañar, para desmoralizar y confundir al pueblo libio.


Estos casos son extremos y generaron gran conmoción. Pero es una fórmula que se repite en nuestra vida cotidiana, en todas las informaciones que recibimos de tan variadas fuentes. Por eso nuestra enorme responsabilidad como comunicadores y como periodistas para verificar y contrastar todas las informaciones y las noticias. Debemos combatir los Fake News, que es el término de moda. Develar la construcción de artificiosas tendencias que permiten la difusión de mentiras, de tergiversaciones y hasta campañas de odio. La manipulación mediática es tan evidente que corporaciones como YouTube han iniciado su propia campaña para promover “El contenido de medios autorizados en su cruzada digital contra las fake news”. Pretenden crear un sistema para catalogar al “periodismo de calidad” y con ello certificar previamente que las noticias provienen de “fuentes acreditadas”. Suena como el Gran Hermano que, con su censura previa, nos dirá qué medios ver y cuáles noticias conocer.

El Sociólogo Pierre Bourdieu lo señala con claridad: “Los periodistas tienen unos lentes particulares mediante los cuales ven unas cosas, y no otras, y ven de una forma determinada lo que ven. Llevan a cabo una selección y luego elaboran lo que han seleccionado”. Mostrar cosas, ocultar otras, es un ejercicio reñido con la ética y el profesionalismo. Pero hay factores políticos y grupos empresariales dominantes que carecen de todo escrúpulo. La representación fidedigna de la realidad es posible. Nuestro deber como comunicadores es plasmar con equilibrio esa verdad. Esmerarnos por mostrar las cosas positivas, las cosas extraordinarias que se quedan solapadas o ya son cotidianas para nosotros.

]]>
<![CDATA[La crueldad del desarraigo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-crueldad-del-desarraigo-20180718-0101.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-crueldad-del-desarraigo-20180718-0101.html  No me gusta este tiempo de retóricas interesadas que todo lo confunden y dilapidan en interés de algunos. Sólo hay que escuchar la voz de algunos líderes más afanados en aumentar sus gastos de defensa, que en propiciar el derecho a la salud universal como algo innegociable o que las buenas prácticas de acogida e integración entre humanos sea algo más que un buen propósito. Es tiempo de realidades, de acciones concretas, de reacciones contundentes frente a tantas desorientaciones y mentiras. Por eso, que una escuela en el centro de Argentina haya abierto sus puertas a los estudiantes sirios que llegaron al país sudamericano tras escapar de la guerra que desde hace más de siete años asola su país, es una gran noticia, que merece expandirse y celebrarla. Este es el cauce a referenciar, el pulso a imitar, o si quieren la respuesta a repetir: acoger sin más, resguardar en todo momento, suscitar encuentros y reencontrarse. En efecto, precisamente, en una de las llamadas “Escuelas Generativas”, establecidas por el gobierno argentino de la provincia de San Luis y que están alineadas con objetivos de las Naciones Unidas al incentivar una educación innovadora, inclusiva y de calidad, nos consta que se cultiva vivamente la tolerancia y el respeto día a día. Y esto, sin duda, es saludable para todos, ya que nos ayudará a vernos con otros ojos más comprensivos, lo que favorecerá la cultura del hermanamiento y de la unidad. Ojalá se imiten estas actitudes. 

 Sea como fuere, a mi juicio, aún no hemos aprendido a conjugar el poético verbo amar, en todos los tiempos y para todas las edades, y hoy más que nunca lo necesitamos practicar para reconducir nuestro propio sentido humanitario,  para con nosotros mismos y los que caminan a nuestro lado. Uno vive del donarse y del acogerse. Acá es donde se anida todo. En consecuencia, nos urge entendernos, saber tender la mano, y ponernos a trabajar en favor de los emigrantes y refugiados, primero para salvar sus vidas y luego para proteger sus derechos, compartiendo esta responsabilidad a nivel global; sin eludir que la crueldad del desarraigo es algo tremendo. Ciertamente, es una manera de morir en vida. Toda la especie, por tanto, estamos llamados a aligerar la carga de la dureza del exilio, a poner nuestra mirada más allá de nosotros mismos, y ver que nos necesitamos todos para poder armonizar los caminos del mundo. Esta es la cuestión, y este proceso ha de incluir en su primer nivel más corazón que coraza, puesto que todos formamos parte innata de esa única familia humana, con la que hemos de armonizar el más sublime de los poemas.  

 Indudablemente, el mejor de los ensueños es transitar por los caminos de la autenticidad. Esto es lo que nos acerca y nos hace mejores ciudadanos. El momento actual, para desgracia de todos, es de una crueldad sin límites, ha desaparecido la alegría de vivir en las personas, en parte por ese alejamiento entre semejantes, que nos vuelve más infelices que nunca. Hay que combatir el desarraigo y la pérdida de la identidad de cada cual, dignificar a todos ser humano, sin obviar que hemos de reconducirnos en la unidad de la que formamos un indiviso, que es lo que realmente nos concilia y reconcilia nuestra propia existencia mundana. 
 

]]>
<![CDATA[Venezuela: el por qué y el cómo aumentar la gasolina, por Haiman El Troudi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-el-por-que-y-el-como-aumentar-la-gasolina-por-Haiman-El-Troudi-20180717-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-el-por-que-y-el-como-aumentar-la-gasolina-por-Haiman-El-Troudi-20180717-0090.html Antes del último ajuste de precios en el año 2016, hubo que esperar transcurrieran 20 años hasta que se produjese tal adecuación en el valor de venta del combustible en Venezuela; se rompía así el celofán de expectativas generadas en torno a un tema considerado tabú, dados los antecedentes registrados y por los impactos e implicaciones esperados desde el punto de vista social, económico y político.

El aumento de los combustibles (gasolina y diésel) comporta en el imaginario popular venezolano el aciago recuerdo del Caracazo del año 1989, acontecido días después de la toma de posesión del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, tras la presentación de su denominado "paquete de medidas económicas" que contenía el incremento en 100% del precio de la gasolina, luego de haber transcurrido un dilatado período de congelamiento de su valor comercial.

También evoca el recuerdo de incrementos generalizados de precios de bienes y servicios, habida cuenta de lo sucedido en el año 1996 cuando el entonces presidente Rafael Caldera, también en su segundo gobierno, tomó la decisión de ajustar la gasolina en 300% y 500%.

El año 2016 dio al traste con ambos mitos, no se produjeron revueltas populares ni se dispararon los precios como consecuencia directa de la adecuación del precio de la gasolina, en más de 6.000% en el caso de 95 octanos y en más de 1.282% para la de 91 octanos. Y es que se había formado una masa crítica a favor del ajuste, tanto en la población en general, como en los transportistas que acordaron mantener los precios del transporte público.

El rezago era entonces gigantesco, el monto irrisorio que se cobraba por la gasolina ni remotamente cubría los costos de producción. El subsidio abarcaba tanto al combustible en si, como a los expendedores de carburante por venderla.

Venezuela, país productor de petróleo, con las mayores reservas del planeta no se puede dar el lujo de cobrar a su población altas tasas por los derivados de un recurso que le pertenece a toda la nación. Ese ha sido el argumento central que justifica la timidez en la toma de decisiones respecto al cobro justo de un producto que, además de ser altamente contaminante, ha fomentado prácticas distorsionadas, como la del consumo desenfrenado y dispendioso, o el contrabando de extracción.

Este artículo, analiza las diversas aristas que entrelazan los hilos argumentales que conforman el canasto de decisiones relacionadas con el ajuste de los combustibles. Para ello, tomemos como punto de partida el responder interrogantes y aportar algunos datos relacionados con el polémico tema de la adecuación de precios de los combustibles en Venezuela:

¿Cómo se ubica el precio del combustible venezolano respecto al resto del mundo?

Al comparar la gasolina venezolana respecto a la de otras referencias mundiales se observa una inmensa diferencia de precios. El valor del combustible venezolano es casi inapreciable desde el punto de vista comercial: está por debajo de 0,015 dólares por litro, si se toma como base de cálculo la tasa oficial del tipo de cambio.

El precio promedio de la gasolina en Europa, de los más caros del mundo, oscila en 1,4 dólares/Lt.; con lo que se compra un litro de gasolina en Europa se pueden comprar 93 litros en Venezuela.

Por lo que se paga un litro de gasolina en Asia, se pueden comprar 71 litros en Venezuela, ya que su precio promedio es 1,06 dólares/Lt.

En Latinoamérica el promedio de precios de la gasolina ronda 1,04 $/Lt., lo que equivale a comprar 69 litros venezolanos.

En Oriente Medio, gran productor de hidrocarburos que aplica políticas de subsidio, el precio promedio ronda los 0,48 $/Lt.; en Venezuela se pueden comprar 32 litros de gasolina con esa cantidad de dinero.

Las siguientes láminas ilustran los datos expuestos.

Como dato de interés se desprende que el combustible venezolano se vende a pérdidas, es decir por debajo de sus costos de producción. Ningún otro país del mundo se acerca a esta realidad. Arabia Saudita o Irán, dos gigantes energéticos, al igual que Venezuela, cobran un poco más de sus precios de producción.

¿Cuál es el tamaño del parque automotor venezolano?

Cerca de 4 millones y medio de vehículos conforman el parque automotor de Venezuela, preponderantemente los vehículos particulares representan la inmensa mayoría, con el 76% del total. Con este uso intensivo del carro o coche en Venezuela, situación similar a la mayoría de los países, apenas se transporta el 20% de las personas, es decir, la tasa promedio de ocupación por vehículo particular es de 1,2 personas por automóvil.

Asimismo, el 16% del total de automóviles lo comprenden vehículos de transporte de carga, el 4,8% las motocicletas, y apenas 2% vehículos de transporte público y 1,2% taxis.

De esta realidad, el dato crucial y relevante es reconocer que existe una distribución no equitativa del subsidio a los combustibles: tan solo el 8% del parque automotor (transporte público, motocicletas o taxis) moviliza al 80% de la población venezolana.

¿Cómo se distribuyen los vehículos según su tipo en Venezuela?

Una mirada más cercana a la configuración del parque automotor venezolano, permite afinar quiénes son los beneficiarios de la política de subsidios al combustible.

Nótese, por ejemplo, que más de 805 mil vehículos de alta cilindrada y alta gama perciben el mismo subsidio que los casi 100 mil vehículos de transporte público.

¿Qué tipo y en qué proporciones se consume el combustible para vehículos en Venezuela?

De acuerdo a las especificaciones del fabricante, el 31% del parque automotor venezolano requiere gasolina de 95 Octanos, mientras que 61% requiere gasolina de 91 Octanos para funcionar. Esto supondría que la gasolina de mayor venta debiera de ser la de 91 Octanos.

No obstante, se ha popularizado la idea de que los vehículos, así no lo requieran para su correcto funcionamiento, operan mejor con gasolina de mayor octanaje, de allí que se ha establecido un patrón de consumo de gasolina absolutamente distorsionado que sitúa en un 64% la venta de 95 Octanos contra un 28% de gasolina de 91 Octanos. Todo lo contrario a lo que debe suceder.

Bastaría con forzar el cambio de los hábitos de consumo por octanaje del venezolano, para obtener un ahorro significativo por concepto de subsidio a la gasolina.

¿Cuál es el consumo global de combustible en Venezuela?

El país consume poco más de medio millón de barriles por día de combustible: gasolina 283 MBD y diésel 232 MBD.

El consumo de diésel para diferentes propósitos en Venezuela, por el orden de los 232 Mil Barriles por Día, se distribuye como sigue: 60 MBD de diésel en transporte público y de carga, y los restantes 172 MBD en termoeléctricas, otros usos industriales, aviación, etc.

Como quiera que se requieren 2,2 litros de petróleo para producir un litro de gasolina, y un barril de petróleo equivale a 159 litros, en consecuencia, Venezuela destina más de un millón de barriles de petróleo para satisfacer la demanda de su mercado interno.

Venezuela el mayor consumidor de combustible de la región

El bajo costo de los combustibles ha generado que Venezuela sea el país de mayor consumo energético per cápita en Latinoamérica, con un promedio de 300 litros/mes por cada vehículo.

El 53% del parque automotor venezolano tiene una antigüedad de más de 10 años, lo que incrementa el consumo en 4.000.000 litros/día.

E.E.U.U. es un gran consumidor de combustible y utiliza 180 litros/mes/vehículo. En contraste, Venezuela consume casi el doble (300 litros/mes/vehículo).

Por concepto de contrabando hacia Colombia o vendido en alta mar, las estimaciones conservadoras de PDVSA refieren unos 100 mil barriles de petróleo por día, unos 45 mil barriles de combustible/día.

Como se aprecia, el grifo de consumo energético despilfarrador en Venezuela está abierto permanentemente y sin reparos, a lo que se le añade como agravante la existencia de múltiples fugas en la tubería alimentadora de dicho grifo. Las consecuencias de estas prácticas irracionales la paga el medioambiente y, claro está, el debilitado ingreso fiscal de la nación.

Comportamiento del consumo de combustible por tipo de vehículo

Como se sabe, los motores que funcionan con diésel son más costo-eficientes que los de gasolina. Un tanque lleno en diésel, comparativamente, dura más que uno de gasolina y, además, es más barato.

El diésel en Venezuela es utilizado fundamentalmente por el transporte de carga (73%), apenas el 25% de los vehículos de transporte público emplean este tipo de combustible, lo que abre una ventana de oportunidad que apunta a fijar mayores regulaciones en cuanto a la fabricación y/o importaciones de unidades preponderantemente con motores a diésel.

En términos de consumo, el parque automotor de Venezuela emplea 60 MBD (Miles Barriles Día) de diésel, frente a 283 MBD de gasolina, una relación casi de 4 a 1. Producir diésel es más económico, por lo que sí se fomenta e incrementa su uso frente a la gasolina, el ahorro de recursos para PDVSA y la nación sería muy importante.

El subsidio de los combustibles

El subsidio a los combustibles en Venezuela asciende en cifras redondas a 12 mil millones de dólares, divisas que deja de percibir la Tesorería Nacional si se vendieran internacionalmente los 515 mil barriles/día de combustible que se consumen internamente.

Si se precisa el dato con agudeza, se aprecia una evidente distorsión: el subsidio no beneficia a todos por igual. Tan solo el 20% de la población, que posee y se moviliza en vehículo particular, es receptora del 69% del subsidio, esto es, casi 9 mil millones de dólares por año.

La política de subsidio es necesaria tanto como justa, dada la carga histórica subyacente en los esquemas de precios del combustible, la condición de país productor con las mayores reservas de petróleo del mundo y por razones de igualdad y protección social. No obstante, a la luz del incontrovertible dato de incongruencia en el sistema de distribución equitativa del subsidio, se patentiza la necesidad de realizar ajustes en aras de su mejoramiento.

Distorsión en el equilibrio precio de producción, precio de venta

En Venezuela, el término "venta del combustible" debería de reemplazarse por "regalo del combustible". La venta de carburantes al consumidor final ni remotamente se aproxima a sus costos de producción. PDVSA debe además erogar dinero para pagar los costos de distribución y comercialización de la gasolina en las estaciones de servicio, de lo contrario, éstas no podrían sostener sus operaciones.

Darle una propina a la persona responsable del surtidor de combustible en las estaciones de servicio, en muchas ocasiones, equivale lo mismo e incluso más que el propio pago del combustible.

Ejemplos de esta distorsión (rezago gigantesco) del precio de los carburantes en Venezuela abundan. Y es que con lo que se paga al comprar una cerveza regular se pueden llenar los tanques a 4285 vehículos tipo sedán de 35 litros.

¿El aumento de los combustibles necesariamente incrementa los precios del transporte y empuja hacia arriba la inflación en general?

Otro factor crucial en el análisis lo constituye el peso que posee en la estructura de costos del transporte público y de carga el valor de los combustibles, habida cuenta de revisar el impacto inflacionario que acarrearía para el servicio un ajuste en los precios del combustible.

En las actuales circunstancias de valor residual de los carburantes, parece lógico suponer que el precio de la gasolina o el diésel, en nada afecta la estructura de costos del transporte. Pudiera decirse que se vive una situación similar a la experimentada en el último aumento del 2016, donde no hubo impacto inflacionario.

En aquel entonces, las deliberaciones y consultas con los todos gremios del transporte del país (afectos y desafectos al gobierno), arrojaron como conclusiones las siguientes:

Se reconoce por unanimidad que existe una enorme brecha entre el precio del combustible y su costo de producción, la cual, debe ser disminuida gradualmente.

Se propone un ajuste progresivo de los precios de los combustibles a fin de que el mismo se diluya en la tarifa fijada cada año de acuerdo a la ley.

En el escenario de ajuste de los precios de los combustibles, no se registrarán aumentos adicionales de tarifa, siempre que los ajustes sean progresivos y se otorguen diversos esquemas de compensación directa e indirecta a los transportistas.

Existe un importante consenso sobre la conveniencia de que el modo en que se efectúe la adecuación de precios, no comporte aumentos adicionales en tarifas y pasajes del transporte. Un ajuste del precio de la gasolina no supondrá nuevos aumentos del pasaje y los fletes.

En las actuales circunstancias, un acuerdo de este tipo puede y debe ser ratificado, puesto que a el precio actual del combustible, los transportistas sólo destinan de su costos operativos el 0,03% (transporte urbano), 0,04% (transporte de mediana y larga distancia suburbano), y 0,003% (transporte de carga) para abastecer combustible, es decir, valores que bordean el cero. De ajustarse el precio del combustible equiparado a su costo de producción, los costos por combustible seguirían ubicados muy por debajo del 1% de sus costos operativos.

Si se aumenta el combustible, bastaría lo que paga por boleto un solo pasajero para llenar el tanque de cualquier unidad de transporte terrestre. En consecuencia, no habrían motivos para aumentar el valor del pasaje argumentando aumento de la gasolina.

Eventualmente, otros factores como la carestía y altos costos de los repuestos, tendrían más peso a la hora de revisar demandas de adecuación de tarifa por parte del sector transporte.

¿Cómo se podría implementar ajuste de precio a los combustibles?

Habiendo quedado clara las justificaciones del necesario y urgente aumento de la gasolina y el diésel, el debate se centra en cómo producir dichos ajustes. Y la respuesta es nítida: fijar aumentos progresivos.

Aumentos graduales que alcancen, al término de un año, el equilibrio entre el costo de producción y el precio de venta final del combustible.

El precio de producción de un litro de gasolina ronda los 0,15 y 0,175 centavos de dólar. A valor de tipo de cambio oficial DICOM, se transarían las operaciones de venta de combustible en las estaciones de servicio con base a un esquema de adecuación escalonada del precio como el que se muestra debajo para fines didácticos y esquemáticos.

Subsidio directo a los usuarios del transporte no a la gasolina

Al día de hoy el subsidio a la gasolina asciende a 12.600 Millones de dólares al año. Este dinero deja de percibirse, lo eroga el Estado directamente para asegurar que los surtidores sigan dispensando combustible.

Si se cobra el precio de producción y un pequeño excedente, ya no sería del bolsillo del Estado de donde provendrían los $12.600 MM sino de quienes compren combustibles, y de inmediato surge la interrogante ¿qué hacer con ese ingreso extraordinario fresco?

En este nuevo escenario, los venezolanos tendrán que pagar lo justo al comprar gasolina o diésel, por lo que es correcto suponer que debe prevalecer el subsidio, solo que aplicado de forma eficiente. Esto es, dirigido directamente al usuario del transporte público.

Para ello piénsese en la implantación de un Vale de Transporte, una suerte de bono mensual compensatorio a los trabajadores para su utilización efectiva en los diferentes servicios de transporte para trasladarse de su casa al trabajo y viceversa. Dicho Vale se otorgaría directamente como complemento a su salario, sin incidencias en el cálculo de prestaciones.

Una compensación de este tipo estaría dirigida solo a la fuerza laboral formal, quedando excluidos la fuerza laboral informal, la no ocupada, los estudiantes y los hogares de la patria.

Por ello, a través del Carnet de la Patria y las nóminas de centros educativos, se otorgaría un abono suficiente para cubrir los gastos de movilización a quienes no estén insertos en el mundo laboral: estudiantes, desempleados, madres y hogares de la patria.

Se debe analizar la permanencia y actualización en el tiempo de esta compensación o su aplicación transitoria, hasta garantizar una estabilidad en los índices inflacionarios.

Otras medidas compensatorias

En el marco de los ajustes paulatinos del precio de los combustibles, habrán de implementarse un conjunto de medidas compensatorias al transporte público y a usuarios que acompañe el ajuste de los combustibles. A continuación algunas propuestas:

Automatización de pagos en las estaciones de gasolina, a fin de que las unidades de transporte público posean una tarifa diferenciada y mucho menor al resto del parque automotor, a fin de que no se generen presiones inflacionarias ni demandas de nuevos incrementos de tarifa.

Financiamiento de unidades, especialmente las que utilicen diésel y GNV, con una subvención de un 30% de la inicial del financiamiento.

Seguir avanzando en la incorporación de los transportistas al IVSS.

Instalación de GPS en toda la flota de transporte del país con monitoreo a través de Patria Segura.

Automatización general del cobro de pasaje, a través de una adecuación tecnológica del Carnet de la Patria o la adopción de una tarjeta de transporte homologable a todos los servicios de transporte del país. Una normativa técnica deberá guiar el proceso.

¿En qué emplear los excedentes del ajuste del precio de los combustibles?

Transporte: fondo para el financiamiento de unidades de transporte y adquisición de repuestos

Agricultura: fondo para el mejoramiento de la vialidad agrícola y para el financiamiento de maquinaria e insumos

Misiones sociales: prioridad en educación y alimentación

Salud: fondo para rehabilitación de hospitales y producción de medicamentos

Tecnología: creación del sistema de Tarjetas de Transporte Electrónica e implementación del Control Automatizado en Estaciones de Gasolina.

Reflexiones de cierre

En mi opinión, el precio de la gasolina y los criterios que se usaron en el pasado para establecerlo, han estado acordes con el secular modelo económico rentista-petrolero que caracteriza a la sociedad venezolana, y con la expresión de este rentismo, en los patrones de consumo generalizados entre los venezolanos y venezolanas.

Un debate sobre la necesidad de adecuar los precios del combustible a la realidad y los retos del nuevo modelo social y productivo se nos impone, a fin de no solo centrar el foco en criterios técnicos y economicistas respecto del valor que deben tener los combustibles, sino también en diversos temas asociados, a saber:

Revisión de la sostenibilidad del modelo social inclusivo y de justicia social, con especial atención a la protección de los sectores populares.

Reconsideración de los criterios de uso eficiencia de los medios de transporte y en el consumo de los combustibles.

Cambio del Patrón de Consumo derrochador de la gasolina.

Cambio de la matriz energética y fomento del uso del gas vehicular y el diésel.

Uso de los excedentes por ingreso de la venta de gasolina dirigidos al máximo beneficio social.

Y en cuanto a los procedimientos, dar especial importancia a la participación popular y al diálogo social, escuchar las opiniones y demandas de todos los sectores sociales, de los transportistas y de los usuarios, a fin de tenerlas en cuenta para la toma de decisiones y para adoptar medidas complementarias, y en su caso compensatorias, destinadas a paliar algunos efectos de la actualización de los precios del combustible.

La política que se impulse de renovación del parque automotor del transporte en sus distintas modalidades, debe ir acompañada de una transformación integral y modernización del transporte en Venezuela, con más formación, cumplimiento de las normas, mejor atención al usuario, dignificación del trabajo del transportista, mayor organización, optimización de las rutas, cumplimiento de las paradas, y sobre todo con un alto grado de conciencia y compromiso por parte de todos los actores participantes.

Es mi deseo que esta humilde contribución auspicie debates sosegados y con mucha carga de sentido común, al tiempo que conduzca a una toma de decisiones que permitan ponderar adecuadamente todos los factores a tener en cuenta en la actualización de los precios de venta de la gasolina y el diésel, con el fin de maximizar los beneficios socioeconómicos de las medidas adoptadas y siempre, asegurar en el horizonte el bienestar de la población y el medioambiente.

]]>
<![CDATA[Confiar en el pueblo, por Elías Jaua Milano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Confiar-en-el-pueblo-por-Elias-Jaua-Milano-20180717-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Confiar-en-el-pueblo-por-Elias-Jaua-Milano-20180717-0089.html  Domingo 15 de julio de 2018, día de la final del mundial de fútbol en Rusia, día de los niños y las niñas, vaya la bendición y nuestro compromiso para ellos y ellas de seguir luchando por un mundo donde no sean separados de sus padres; donde no sean explotados y abusados. Un mundo nuevo donde tengan garantizados todos sus derechos para vivir felices.

Este día hemos sido convocados para elegir de manera pública, en asambleas abiertas de nuestras Unidades de Batalla Bolívar Chávez (UBCH) a los delegados y delegadas al IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela. ¡Vamos!, en cualquier circunstancia y frente a cualquier condicionamiento, asistamos a nuestras asambleas con el más profundo y puro espíritu chavista.

Compatriota, haz lo que tu conciencia te indique hacer. Quienes deben revisarse en su condición de chavistas, son quienes intenten condicionar tu derecho a elegir.

Haz que en cada asamblea renazca la rebelde esperanza, con la cual nuestro Comandante Chávez nos llamó a fundar nuestro PSUV: "El Partido Socialista Unido deberá ser el más democrático de los partidos de la historia venezolana. Así será, el más democrático. Dentro de él se discutirá, se abrirá el compás. En este nuevo partido se elegirá por las bases a los líderes". Así nos convocó Chávez, en diciembre de 2006.

Este espíritu de debate y eleccionario no se ha podido desarrollar siempre, autocríticamente debemos asumirlo. Podemos justificarnos en las difíciles circunstancias que nos han tocado atravesar, pero consideramos que ha llegado la hora de la rectificación.

El compañero Presidente Nicolás Maduro, cuando el 4 de junio de este año 2018 nos convocó al IV Congreso, expresó: "Hacerlo de nuevo, una gran rectificación, nuevos métodos de dirección (…) Cambiar todo lo que tenga que ser cambiado, renovar todo lo que tenga que ser renovado, la crítica y la autocrítica al gobierno y al partido respectivamente".

Necesario es decir que esos procesos de transformación interna no son fáciles, ni de inmediato cumplimiento. La costumbre de los métodos hasta ahora utilizados, ofrecerá siempre resistencia a los cambios necesarios dentro de la organización. Se generan susceptibilidades a la crítica, a la autocrítica y mucho más a la rectificación. La interpelación no es bienvenida por quienes creen que todo va bien, "porque estamos ganando elecciones".

La cultura del burocratismo autoritario se estremece ante el debate auténticamente critico; se espanta ante la consulta a las bases. No es nuevo, conocemos sus tesis contrarias a las convocatorias del Comandante Chávez a elecciones por la base para elegir la primera dirección del Psuv, en 2008, y luego para escoger a nuestros candidatos y candidatas a la Asamblea Nacional del año 2010. Frente a esa resistencia fue que el Comandante plantó cara públicamente ese año, cuando nos legó la frase "Me la juego con las bases, me la juego con el pueblo".

El burocratismo autoritario pocas veces ha salido favorecido en estos procesos internos, de allí su temor. La misma resistencia la hemos visto en los últimos tiempos cuando el camarada Presidente Nicolás Maduro convocó a las elecciones por la base para escoger a los candidatos a la Asamblea Nacional del año 2015, "eso nos va a dividir"; o a registrarse para el Carnet de la Patria, "no va a ir nadie y quedaremos en evidencia"; ni que hablar del espeluque cuando Nicolás tomó la iniciativa de convocar a Constituyente, "estamos entregando la revolución, allí no va a votar nadie".

Conocida es la repuesta del pueblo a la desconfianza del burocratismo autoritario. En el fondo se trata de resolver ese dilema, se confía o no se confía. No tengo dudas, hay que confiar en el pueblo al que pertenecemos, pero hay que confiar siempre.

De igual manera, la burocracia autoritaria es alérgica al debate de las corrientes de pensamiento y opinión, categoría siempre reivindicada por nuestro Comandante Chávez. Cuando aparece la crítica y la autocrítica cierran el compás, clausuran las instancias, se atrincheran el discurso de la unidad y la disciplina, apelan a la descalificación personal.

Debatir, contrastar opiniones, promover las rectificaciones no es fraccional, por el contrario, es la base de la unidad en la diversidad que hace viable políticamente a una organización revolucionaria.

Camaradas militantes del PSUV, que ninguno, ninguna se sienta amilanado. La renovación de los métodos de dirección, de elección y la profundización de la democracia interna será el resultado de nuestra lucha, de nuestra constancia, de nuestra convicción de que si podremos.

Convencido estoy que esa renovación a la que nos convoca nuestro camarada Nicolás Maduro, es indispensable para garantizar la base política que nos permita enfrentar la agresión extranjera y lograr la recuperación y expansión de la estabilidad política, económica y social que nuestra revolución alcanzó en la primera década de este siglo XXI y seguir construyendo de manera democrática nuestro modelo del Socialismo Bolivariano. Confiando en el pueblo, Dios mediante, así será.

]]>
<![CDATA[Sociedad piraña, por Jesús Castillo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-pirana-por-Jesus-Castillo-20180716-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-pirana-por-Jesus-Castillo-20180716-0091.html El límite de paciencia de los venezolanos supera los niveles de las sociedades mundiales lo que determina que los venezolanos o se encuentran invadidos de temores o se están acostumbrando a vivir en la miseria. Ambas representan un mal presagio para el futuro del país. En la Venezuela actual la frase “vivir” ha sido sustituida por  “sobrevivir”. Es inaguantable la situación económica actual, el hecho de soportar los incrementos en los precios de todos los productos y servicios en minutos, si para muchas sociedades le es muy difícil soportar una inflación de 5% anual, cómo se soporta en Venezuela una inflación de 4% diario sin que la sociedad haya implosionado, se convierte, sin ninguna duda, en un hecho poco comprensible para el resto del mundo. 
El gobierno nacional ha implementado programas sociales para un número importante de beneficiados quienes al momento de recibir los recursos por medio de “bonos” provenientes del carnet de la patria, pensiones, poco pueden comprar con ello dada a la crisis económica, lo que amenaza la supervivencia de esos programas. La sociedad venezolana no solo se enfrenta a un mal gobierno también se enfrenta entre sí, porque de la crisis han surgido diversos tipos de negocios alternos los cuales han convertido a la sociedad en “Pirañas”, porque suelen comportarse como depredadores queriendo devorar a sus iguales. Y es que, con la excusa  que de algo se tiene que vivir y que la situación está muy mal, muchos ciudadanos se convierten en grande especuladores de todo lo que venden hasta llegar a los extremos de realizar remarcajes de precios a los productos que vienen con los precios sugeridos. 
Salir tras la búsqueda por adquirir alimentos, medicamentos, repuestos, materiales de oficina, ropa, calzado, tecnología, artículos de ferretería, cauchos, lubricantes para vehículos, motos, lanchas, un pasaje aéreo, terrestre, marítimo, es una gran odisea. Al realizar varios recorridos por la ciudad así como buscar precios por páginas de internet y redes sociales las diferencias de los precios del mismo producto es asombrosa. Quienes logren tener dinero en efectivo son altamente beneficiados de precios muy por debajo de los productos adquiridos por puntos de ventas o transferencias, por lo que, una sociedad en la que tener dinero en efectivo es un lujo sin ninguna duda es una sociedad “Pendeja”.
Las ciudades del estado Táchira, como: San Cristóbal, San Antonio, Colonsito, Michelena, Tariba al Igual que las ciudades del estado Zulia: Maracaibo, San Francisco, Santa Rita, Miranda, Cabimas, Lagunillas se ven altamente afectadas por el contrabando de combustible, además de los cortes del servicio eléctrico en estaciones de servicio que provocan inmensas colas para poder surtir combustible, hecho que facilita los actos delictivos, pues los dueños de lo ajeno aprovechan para robar a quienes se encuentren en las colas, y aunque parezca increíble, ni siquiera esos hechos estimulan la reacción en cadena de los ciudadanos.
El Gobierno y la oposición política son muy buenos en hacer las cosas mal, lo que minimiza la esperanza de los ciudadanos por alcanzar el bienestar esperado. En caso de que los ciudadanos no reaccionen de manera organizada estableciendo redes de asociaciones estratégicas por parroquias,  municipios, estados, sin esperar a un Mesías salvador, la crisis empeorará cada día.

]]>
<![CDATA[Déjà vu electoral, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dej-vu-electoral-por-Carola-Chavez-20180717-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dej-vu-electoral-por-Carola-Chavez-20180717-0017.html Hace apenas un par de meses, en plena jornada electoral, Henri Falcón se metió una autozancadilla, cuando a golpe de once de la mañana, empezó a cantar un fraude, a modo de frenazo desmotivador.

 Para terminar de irse de boca, ese mismo día, Falcón desconoció los resultados antes de que fueran anunciados, protagonizando una ridícula pirueta que superó en estupidez a las más grandes estupideces que, con esmero, ha protagonizado la oposición venezolana durante estos 20 años… ¡Suapara!

Aquel descalabro político, aquel ”autosuicidio“ es imposible de explicar a menos que metan una extorsión y un montón de dólares en medio, porque estaba claro que Falcón perdiendo, ganaba; que podría haber asumido el liderazgo de la oposición, que podría haberle dado un sentido político, nacional, capitalista, dolarizante, sin disimulos, y plantear el debate y desde ahí, haciendo política, como lo exige el país entero, construir una base electoral con la que hubiera podido plantearse la posibilidad de lograr lo que la oposición no ha logrado: ganar una elección presidencial.

Pero no, para eso se necesitaba valentía e independencia, que son dos cosas muy difíciles de encontrar en la oposición. Y fue así como ese día terminó de desaparecer lo que siempre fue un fantasma: el liderazgo de Henri, que no prendió ni en su propio suelo. Desde entonces, de él solo queda una cuenta de Twitter que solo sirve para confundir a sus pocos lectores, que no saben si el que tuitea el Falcón o Capriles, o si es que escriben a cuatro manos. 

¿Y entonces por qué escribo sobre semejante sombra? Porque se me atravesó en los titulares de prensa, diciendo que su partido, con los otros partidos que se lanzaron por el barranco de con él, apenas este 20 de mayo, van a participar en las próxima elecciones municipales, así, como si nada. Y oootra vez la cantaleta de siempre, ooootra vez exigiendo las garantías electorales que siempre tuvieron, la transparencia del CNE que no han podido enturbiar, ni cuando Ramos Allup prometió las pruebas un fraude ”para mañana” y que tantos años después seguimos esperando; ni cuando la “testigo Betzy (de Capriles) no se presentó”; ni cuando Henri Falcón quizo decir que el frenazo que metió fue por los Puntos Rojos y no porque los gringos le mandaron a frenar. 
En fin, déjà vu electoral.  
 

]]>
<![CDATA[En opinión: ¡Ñángaras de solemnidades!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Nangaras-de-solemnidades-20180717-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Nangaras-de-solemnidades-20180717-0016.html ¿Vos sabéis lo que es un ñángara? ¿Alguna vez viste uno? Así llamaban los adecos y los copeyanos a los militantes de la izquierda venezolana que se oponían obstinadamente a su Pacto de Punto Fijo y que, incluso, llegaron a tomar la vía de la lucha armada. Un ñángara era un tipo alzao, un renegado, un “viento en contra”. Resemantizada la palabra desde la perspectiva de la izquierda, lo que pretendía ser un insulto se convirtió en sinónimo de rebeldía, perseverancia en la lucha, claridad política y hasta de cierto espíritu de vanguardia.
Ser ñángara, parafraseando al comandante Che Guevara, era algo así como subir al más alto peldaño en la escala revolucionaria venezolana. Entre la gente común se entendía que ser ñángara era dejar de ser Juan Bimba, es decir, dejar de ser pueblo pendejo. La cuestión parece estar tan empotrada en el imaginario venezolano que hace unos años, después del 27 y 28 de Febrero y creo que antes del 4, el maestro Arturo Uslar Pietri llamaba a instaurar la “orden de los pendejos” a abrir los ojos a pesar del “vaporú” de entonces.
Hará pronto un año que los venezolanos elegimos a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y una circunstancia que particularmente me llamaba a mí la atención era la cantidad de ñángaras que en medio de aquellos días de guarimbas, trancazos y plebiscitos simbólicos se habían “colado” en la soberana y plenipotenciaria. Allí se sientan desde ex comandantes guerrilleros hasta las más jóvenes promesas del ñangarismo criollo.
Por eso no salgo de mi asombro que amenaza con fermentar en frustración: ¡Ñángaras de solemnidades! ¡Un año de solemnidades! Aunque está en desuso, los revolucionarios bolivarianos de ahora está resemantizando otra vez la palabra.
Es verdad que la ANC tuvo un éxito tremendo con su mera elección, devolver la paz a las calles de Venezuela tomadas por las guarimbas. Es verdad que a la ANC la convocó el presidente Nicolás Maduro en el uso de sus atribuciones constitucionales y que esta, incluso, logró más votos que los que unos meses después obtuvo el mismo Maduro para su reelección, un detalle que el Jefe del Estado debería releer políticamente con un GPS a mano.
Es verdad que fue una jugada de enorme riesgo y que resultó ser acertada, pero dormirse en los primeros laureles no es de ñángaras, es más, ñángara no cree en esas ridiculeces de pretensiones imperiales a las que aluden los mentados laureles.
La ANC no está subordinada al presidente Maduro, es al revés. Es posible que el hecho de que todos sus integrantes son militantes del chavismo cause una especie de alineación automática. El efecto consigna pues, vos la escucháis y sin pensarlo mucho ya la estáis repitiendo o como esa gente que arranca a aplaudir porque otros aplauden, porque no quiere desentonar, le da pena o por mero efecto condicionado.  
Por eso no está de más recodar lo obvio. La ANC se debe a los venezolanos, a todos los venezolanos, incluso a los que no la votaron y a los que persisten en desconocerla. Es la más alta autoridad institucional del país, el poder de los poderes público y aún tiene la tarea pendiente de recodificar la Constitución nacional, el ADN de la República.
En estos momentos de crisis profunda es inaceptable el silencio, la inacción de la ANC ante el sufrimiento y la angustia del pueblo. Resolver la crisis no es una tarea exclusiva del presidente Maduro y temer actuar porque se crea que con eso se le hace “el juego a la derecha” es una excusa decimonónica. Ñángara no come cuentos.
Si la ANC no sale del sonambulismo, es decir, de las solemnidades y se ocupa de las tareas apremiantes a las que los convoca la patria aquel “carro de la historia” del que hablaba tanto la izquierda y que ahora sabemos lo empuja y lo conduce el pueblo les pasará por encima.
Lamentablemente, la elección de Diosdado Cabello como presidente de la ANC en una jornada más de solemnidades y discursos de laureles parece ser más una medida para que la Constituyente se mantenga en su modorra, en un eterno desfile militar sin combates.
Si volvieran los ñangara, si volviera el ñangarismo aunque los de ahora no sepan exactamente lo que eso significa, si volvieran los combatientes, el canto de turpial en los cardonales de los que hablaba Alí, si el chivo manso fuera montarás, habría una oportunidad de remontar la cumbre.
 

]]>
<![CDATA[El purgatorio: una dolorosa opción económica]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-purgatorio-una-dolorosa-opcion-economica-20180717-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-purgatorio-una-dolorosa-opcion-economica-20180717-0088.html Es continuo el deterioro de la oposición partidista, circunstancia que se ha hecho más visible aun con la implosión de la Mesa de la Unidad Democrática como consecuencia de rivalidades por el liderazgo y por las divergencias sobre las estrategias, lo que ha venido enfrentado a las corrientes proclives a incorporarse a los procesos electorales en las condiciones actuales a aquellas que son partidarias de seguir otros caminos que privilegian factores externos o formas insurreccionales de hacer política.


Esta implosión hace difícil pensar que en la oposición puedan producirse cambios políticos de importancia que le permitan incidir de manera decisiva sobre la difícil situación económica por la que atraviesa el país, bien sea como interlocutor que presiona a los centros de decisión del Estado o bien como alternativa viable para asumir en los próximos meses, o tal vez varios años, las riendas del poder, a pesar del gran malestar social y del fuerte debilitamiento del respaldo popular a la gestión económica del Gobierno, lo que se expresa en una sucesión permanente de protestas y conflictos sociales.


En este cuadro, las posibilidades de modificación del panorama económico dependen esencialmente del propio sector gubernamental, de las posiciones de sus distintos actores y de las discusiones y reflexiones que allí tienen lugar. De modo que habría que estar atento a las deliberaciones del congreso del Psuv, que ineludiblemente tendrá que abordar como centro de sus discusiones el trazado de las políticas para superar  la grave situación económica y social que se vive.


La magnitud de los problemas económicos es mayor de la que se pueda percibir a simple vista, puesto que nos encontramos no solo frente a un bloqueo financiero y a muy pronunciadas distorsiones macroeconómicas, que se expresan en hiperinflación y la drástica diminución del Producto Interno Bruto, sino que además estamos ante una dramática caída de las capacidades productivas del país, con un aparato industrial instalado que sufre de falta de mantenimiento y de la pérdida de recursos humanos.

Esta realidad puede observarse de forma aguda en el sector petrolero que ha visto descender su producción a lo largo del año y en un sistema eléctrico que presenta daños estructurales en la generación y distribución.
Frente a la gravedad de la situación, al Gobierno le corresponde decidir si adopta un programa integral anticrisis en alguna de las variantes propuestas, como la realizada por Jesús Faría, que corresponden al tipo de economía que tenemos, basada en la lógica del mercado y en la racionalidad de la propiedad privada, predominante en el país, o si escoge el camino de la estatización generalizada de los medios de producción y el cálculo económico realizado bajo los criterios propios de las economías del llamado socialismo real.

Todo indica que no existen las condiciones para ello, por lo que sería ineludible dar pasos hacia la otra opción: la estabilización macroeconómica. Entre una y otra alternativa  no hay espacio sino para un doloroso purgatorio.

]]>
<![CDATA[Iniciativa en Cataluña, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Iniciativa-en-Cataluna-por-Asdrubal-Aguiar-20180716-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Iniciativa-en-Cataluna-por-Asdrubal-Aguiar-20180716-0090.html “La ruptura del lazo de confianza entre el pueblo y los políticos, recíprocamente, es lo protuberante”.

Bajo los auspicios de Societat Civil Catalana (SCC), su Escuela Internacional de Verano realizó este fin de semana un fructífero debate sobre “La democracia constitucional en el siglo XXI”.


Más allá de las quejas razonables que suscita la experiencia de la democracia y el Estado de Derecho, el talante de la reunión de Barcelona es cabalmente constructivo. Le interesa explorar, valorar, yendo al fondo, la crisis, los riesgos y oportunidades de las democracias. Y para quienes participamos, venidos desde el otro lado del Atlántico, representando a Idea (Iniciativa Democrática de España y las Américas), como la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, el expresidente de Bolivia, Jorge Tuto Quiroga, y quien esto escribe, constatamos que, todos a uno, nuestros países sufren de la misma enfermedad global, del fenómeno disolvente de lo político y lo social: el populismo, el nacionalismo, el secesionismo, las hegemonías, los autoritarismos, en suma, del tráfico de las ilusiones ante el desarraigo corriente. La ruptura del lazo de confianza entre el pueblo y los políticos, recíprocamente, es lo protuberante. 


Chinchilla destaca lo vertebral: No se trata de un desencanto con la democracia, aquí o allá; es la democracia la que se encuentra desencantada. Por lo que somos conscientes de que no hay solución posible cuando la queja por el dolor que se padece, sobre todo por quienes aspiran a ejercer liderazgos, se dirige a inspirar lástima o identificar culpables. 


Lo que ocurre, con sus especificidades, ocurre en distintos ámbitos geográficos. Son indiferentes las categorías de derechas o izquierdas, pues el mal llamado “desencanto democrático” es la consecuencia de dos realidades: (1) El quiebre de los paradigmas geopolíticos del siglo XX y la liquidez de las fronteras de los Estados; que se transforman junto a sus correas de transmisión – como los partidos – en franquicias secuestradas por gendarmes o gestores de nuevo cuño, socialmente inútiles; y (2) el deslave crítico de una ciudadanía que deja de ser tal – por defecto de contenedor político-geográfico y social  –  y se hace tsunami de voluntades dispersas, reclamantes, nominalmente, de calidad en la democracia.


De modo que, a pesar de que los soldados de trinchera y sus muchas víctimas, quienes sufren a diario los balazos de la refriega política como ninguno otro y a la sazón y con razón urgen de soluciones efectivas, la experiencia de Societat Civil Catalana ilumina caminos. Ella constata, al igual que nosotros, que allí donde se padecen los rigores del citado tráfico de las ilusiones a manos de tarotistas de la política, se incrementan las frustraciones y aceleran las manifestaciones de la violencia y que, al cabo, todas las opciones y medicinas disponibles para revertirlas han sido usadas sin efecto. La “enfermedad endémica” no cede. De modo que, el diagnóstico realizado probablemente está errado. De eso se trata. 
Los espacios públicos se reducen aceleradamente y se hacen localidades, cavernas, retículas, que rompen el tejido social y se protegen dentro de cordones sanitarios, mientras se ajusta el diagnóstico y/o aparece la solución medicinal apropiada. Se aíslan de los otros. Reclaman de derechos humanos exclusivos.

Desconocen al otro – a los ismos de todo género - y a la otredad, dentro de un ambiente ganado para el tiempo y su velocidad de vértigo, los egoísmos, y el bloqueo digital instantáneo de los incómodos. 
Es la realidad global, que de suyo dispersa y empuja en su tránsito, devolviéndonos hacia atrás, a los comportamientos humanos instintivos, mientras no surjan las nuevas categorías constitucionales que satisfagan la reinvención de la experiencia de la democracia, dentro del respeto general por la ley.
La tarea exige la acumulación de luces en medio de las sombras y una suma de saberes. No es la hora de los narcisos, más hechos para la práctica democrática del usa y tire. 


Societat Civil Catalana, de frente a lo que le es inherente, sin forzar ni imponer verdades, estimulando, reconociéndole a cada quien su perspectiva, reúne dentro de su seno a miembros plurales y de variada procedencia: militantes políticos, profesionales, universitarios, activistas sociales, simples ex ciudadanos, empeñados en sus diversidades, justamente, en eso: poner de lado la queja. SCC explora y purga, así, sobre las razones de fondo que suscitan la cuestión de Cataluña. Y lo hacen con sentido de responsabilidad. El lema que la anima es “rescatar el sentido común”, sin dejarse tentar por las aventuras o el autismo electoral, sin renunciar a la potencia legitimadora de la movilización popular. 


Entiende SCC que el neopopulismo es un fenómeno universal, pero de coyuntura. Es firme, por ende y como lo apunta el expresidente Quiroga, al señalar que la democracia se parece a un barco atado al ancla: el respeto a la dignidad de la persona humana, pudiendo moverse en distintos sentidos sin alejarse. 
De allí las preguntas con las que cierro mi diálogo con los expresidentes en la reunión de SCC y me las inspira el fallecido presidente checo Vaclav Havel: ¿Es acaso un sueño querer fundar el Estado en la verdad? ¿Hemos olvidado que los totalitarismos del siglo XX y sus aprendices del siglo XXI sirven a la mentira, simulan la legalidad, organizan el fraude de la legalidad para purificar sus ilegalidades, y al efecto perturban el lenguaje, necesario para la comunicación y el diálogo democráticos?

]]>
<![CDATA[¿Quién tiene la culpa?, por Luis Vicente León]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-tiene-la-culpa-por-Luis-Vicente-Leon-20180716-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-tiene-la-culpa-por-Luis-Vicente-Leon-20180716-0032.html

No creo que haya que profundizar en los errores cometidos por la  oposición en la lucha contra el gobierno y su avance hacia el totalitarismo. Esto se ha discutido hasta el cansancio y a veces se confunden los errores con la causa del problema.  Aclaro que por muchos errores que se hayan cometido, la crisis no se debe a la oposición sino a la implementación de un modelo político que cercena las libertades en los diferentes aspectos de la vida.  

Por eso, ver a los “líderes y liderezas” radicales, fundamentalistas y autoatribuidos dueños de la verdad y los principios éticos y morales, focalizar su energía y su rabia contra los otros opositores, en sus discursos, redes sociales y medios de comunicación o en sus laboratorios de guerra sucia (que son tan feos y bajos como los de su enemigo real), me da alergia. Buscan convertirse en los líderes que no son, ni serán pese al libreto diseñado por sus asesores acartonados para intentar “tomar ventaja” de la frustración de la población.

Así como se puede proyectar el resultado negativo de los modelos intervencionistas, se puede hacer lo mismo con la respuesta de los fundamentalistas que creen que el problema se reduce a destruir a quienes no piensan como ellos (es decir hacer lo mismo que los chicos malos), sacar el líder negativo como sea (y no importa si la inestabilidad del futuro queda cantada) y provocar un modelo económico concentrado estrictamente en el libre intercambio de bienes, que asumen suficiente para resolver el problema, sin entender que ese libre mercado, como planteaba el mismísimo Hayek y analiza Vargas Llosa en La llamada de la Tribu: “no basta con abrir los mecados, sino que se requiere un reforma integral, un descentralización real y la transferencia a la sociedad civil de las decisiones económicas esenciales. Y la existencia de un consenso respecto a unas reglas de juego que privilegien siempre al consumidor sobre el productor, al productor sobre el burocrata, al individuo frente al Estado y al hombre vivo y concreto de aquí y ahora sobre aquella abstracción con la que justifican todos sus desafueros los totalitarios: la humanidad futura.”

Es decir, se necesita una propuesta seria y la capacidad de negociar su implementación, pero los fundamentalistas sustituyen su incapacidad de una y otra cosa…atacando por twitter a los otros opositores. ¡Bravo! ¡Brillante!  

Es obvio que el país esta destruido y claro que la revolución chavista es responsable de este desastre.  Pero la solución del problema nos exige abrir nuestra mente y entender, como plantea Isaiah Berlin, que no existe una sola respuesta verdadera para cada problema humano. 

Y entonces, ¿será que creen los radicales que van a convertirse en los grandes líderes atacando y descalificando a propios y extraños, asumiéndose monopolistas de la verdad y sin tener una oferta concreta, integradora y que haga  a la gente soñar?

La verdad es que el debate político venezolano no sólo es malo, sino sobre todo aburrido, porque no hay nada nuevo, nada retador que ponga en jaque a nuestro propio pensamiento.  La buena noticia es que la demanda (en este caso de liderazo efectivo) suele generar su propia oferta. Ojalá estemos cerca de verlo.

 

]]>
<![CDATA[A los trabajadores petroleros, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/A-los-trabajadores-petroleros-por-Rafael-Ramirez-20180714-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/A-los-trabajadores-petroleros-por-Rafael-Ramirez-20180714-0039.html  

He recibido y leído con mucho interés, la carta que me dirigieran e hicieran pública un grupo de compañeros trabajadores petroleros agrupados en los “Comités Resteados con Chávez”. Es un texto que invito a revisar a los trabajadores de todo el país. Agradezco sinceramente, las expresiones de apoyo y solidaridad hacia mi persona, y sobre todo, a la posición que mantengo en el ámbito político de lealtad al ideario revolucionario del Comandante Chávez.

 

Hacen los trabajadores un conjunto de afirmaciones y reflexiones críticas muy importantes, con respecto a lo que hoy día está sucediendo con nuestra principal industria, y en el país, como un todo. Es un documento que refleja conciencia y valor, pues, todos sabemos el riesgo que implica, en tiempos del madurismo, expresar cualquier crítica o posición revolucionaria en el país.

 

Les digo queridos compañer@s que cuentan conmigo, siempre lo podrán hacer, para la tarea, titánica, épica de reconstruir nuestra empresa y al país, la obra de la revolución, revisar y avanzar devolviendo al pueblo trabajador, el protagonismo en la conducción de los destinos de la Patria.

 

Saben bien, porque lo mismo sucede en PDVSA, que soy objeto de persecución política por parte del madurismo, que ha abusado del poder y utilizado a sus  voceros, medios de comunicación, y a la Fiscalía, en una miserable “vendetta” en persecución de revolucionarios.  

 

Se me ha acusado, sin presentar ni una sola prueba, sin darme la oportunidad de defenderme, se me ha vilipendiado, se ha ofendido mi nombre y reputación junto al de los trabajadores de PDVSA, se me ha amenazado de ser un prisionero más del madurismo, por haber denunciado y roto con él, con este gobierno, y sobre todo, por asumir la defensa de la obra del Comandante Chávez, orientar con la palabra (que es la única posibilidad que tengo en este momento), y trabajar en todo lo que hay que hacer para reconstruir el país.

 

Los ataques y el odio de la derecha en mi contra y contra la obra petrolera de Chávez, se han quedado cortos ante el odio y la persecución del madurismo en contra de la Nueva PDVSA, la Roja Rojita y sus trabajadores. Para nosotros hace bastante tiempo que cayó el gobierno de Chávez.

 

No podía guardar silencio, no podemos guardar silencio, ante lo que está sucediendo, ante la tragedia que vive nuestro pueblo a diario. En estos momentos, el cálculo y la “prudencia”, rayan en complicidad, en aprobación.

 

Pase lo que pase, hay que actuar, hacerlo de manera coordinada, precisa: movilizar al pueblo, al Chavismo, para que salgamos de este inmenso fraude, romper el chantaje de los que se han apropiado del legado de nuestro Comandante, despojándolo de todo su contenido revolucionario, para, en su nombre, ser verdugo de su propio pueblo, de su esperanza.

 

Pero también me atacan y persiguen, nos persiguen, porque ellos saben que destrozaron PDVSA, que se les fue de las manos, y con ella, las posibilidades de gobernar la economía; por lo que necesitan una “cabeza de turco”, alguien a quien culpar por su irresponsabilidad e improvisación. Siempre han evadido sus responsabilidades. En este caso, como en otros, necesitan una excusa, un rostro. Están aterrados y no saben qué hacer. PDVSA es cosa seria, no es para estar inventando, necesitan destruirlo todo, prefieren entregar la empresa antes que rectificar. La soberbia no los deja pensar.

 

Sin hacerle concesiones a la derecha ni a nuestros enemigos históricos, debemos entender que el madurismo no representa al bloque histórico del Chavismo, que es profundo y está en el corazón del pueblo. Por otra parte, ante la desesperanza y el caos que ellos han creado, debemos insistir en que esta crisis sólo puede ser resuelta por la Revolución Bolivariana, y que no tiene nada que ver con el legado del Chavismo, todo lo han destruido en tan sólo cinco años y es responsabilidad de Maduro.

 

El madurismo ha entrado a “saco roto” a controlar y destruir nuestras instituciones y empresas fundamentales, y se han refugiado en sus privilegios y excusas para no asumir sus responsabilidades, dejando al pueblo solo en su tragedia, en un “sálvense quien pueda”, donde han prevalecido las salidas individuales o la resignación, corriendo detrás de una caja de la vergüenza, un “carnet a la conciencia”, un bono de hambre o escapando de la patria como sea, a lo que sea.

 

El madurismo se ha constituido y agrupado en torno a la traición a Chávez y a su obra. El núcleo duro del madurismo está compuesto por personajes que el mismo Comandante Chávez, en vida, hizo a un lado, sabía de sus aspiraciones, ambiciones, desorden e improvisaciones, estaban agazapados y ascendieron después de su partida.

 

Cuando el Comandante, el 8 de diciembre de 2012, encarga a Maduro, lo hace con la convicción de que volvería de su operación en Cuba, tal vez en condiciones de tanta debilidad física que no le permitirían asumir el nuevo período presidencial y habría que realizar nuevas elecciones, pero que, en cualquier caso volvería y estaría allí, junto a todos nosotros, manteniendo la dirección del proceso revolucionario.

 

En todo caso, con Chávez, siempre trabajamos como un equipo político, que fue al que él mismo convocó en sus últimos momentos, a quienes nos dió instrucciones precisas para pasar la “tormenta” que sabíamos vendría, era ese el equipo de Chávez y no otro, nó el madurista.

 

El Comandante Chávez, siempre estuvo consciente de la diversidad de fuerzas e intereses que hacían vida en el seno del movimiento Bolivariano, se manejaba en esa circunstancia y equilibrios. Por eso, durante su gobierno, fue construyendo su propio equipo, tomando de aquí y de allá, se fue rodeando de ministros de su confianza, y en casos como el nuestro, asignaba posiciones claves en la conducción del Gobierno, a compañeros sobre los que depositaba tareas de gran complejidad.

 

Así lo hizo en el sector petrolero por doce años consecutivos. En privado, a algunos de nosotros nos hablaba de los “pilares” de la revolución. Hoy día, esos pilares, o no existen, o se desmoronan ante los ojos mansos del silencio y del oportunismo.

 

Nadie puede creer que el Comandante Chávez hubiese apoyado lo que ha hecho el madurismo con sus ministros y miembros del equipo político: algunos presos, otros hechos a un lado, minimizados; otros, como yo, exiliados. Nadie puede creer que el Comandante Chávez hubiese permitido la destrucción y el saqueo de PDVSA, su principal obra, a manos del madurismo; el Comandante Chávez no permitiría que se digese que su gobierno fue fácil porque era una “revolución a 100 dólares el barril”, que fuese acusado de ser “corrupto”, de no velar y cuidar los recursos del pueblo Venezolano.

 

Creo firmemente que nuestro Comandante no estaría de acuerdo con nada de lo que ha hecho Maduro, ni con el madurismo. Chávez no aceptaría las inverosímiles excusas en las que se refugia el madurismo, evadiendo su responsabilidad de lo que acontece.

 

Estoy convencido que el Comandante Chávez tomaría un látigo y sacaría a todos estos mercaderes, farsantes, del templo del Pueblo, de Miraflores, de la Patria. Que reclamaría a sus mas cercanos, por el silencio; a sus Comandantes, por su subordinación, por no ser capaces de proteger al pueblo de esta barbaridad. Le hablaría claramente al país, le diría lo que ha sucedido, las razones reales, las causas de esta crisis; reconocería errores, desviaciones, y mostraría el camino a seguir, y mas aún el por qué lo debemos seguir, para retomar la esperanza y el impulso revolucionario.

 

Estoy seguro que el Comandante nos llamaría a todos los que hoy estamos fuera, perseguidos, amenazados; que liberaría a los presos, que reagruparía a su equipo de gobierno, hoy desmantelado, convocaría a una gran reunión, un golpe de timón o una insurrección del Chavismo para poner las cosas en su sitio. Se iría a la calle a reconstruir su obra, a devolver la esperanza, a reanimar la pasión revolucionaria, a reagrupar a los suyos, a trabajar allí donde está el pueblo mas pobre, mas sufrido, el que se ha resignado a otra traición, llamaría a todos los venezolanos que se han ido de la patria, volvería a los campos petroleros, como durante el sabotaje, a reconstruir la empresa, levantar la producción, la moral.

 

El Comandante, seguro haría un gran acto de desagravio a todos los trabajadores perseguidos y acusados de corruptos por el madurismo infame. Un gran acto de desagravio al pueblo que ha sido tan golpeado; se pondría al frente de sus reclamaciones, de sus justas luchas; le devolvería el poder al pueblo; barrería implacablemente con los que lo han maltratado y traicionado, con los responsables de este desastre, que han destruido las instituciones y empresas del Estado, que se repartieron en la rebatiña madurista.

 

El Comandante devolvería la esperanza a los pueblos del mundo, de nuestra Latinoamérica, del Caribe; que el intento revolucionario continuará, que no hay que retroceder, que “la espada de Bolívar por América Latina” volverá a ser una canto que espante al opresor; un retumbar de tambores de libertad, de soberanía y justicia social.

 

Pero el Comandante Chávez no está mas entre nosotros, es una dura realidad, a veces todavía no caemos en cuenta que todo ha cambiado; su muerte prematura, en combate, es equivalente a que Bolívar hubiese caído en la Batalla de Araure, durante los terribles años de la Segunda República, el intento revolucionario habría naufragado entre las ambiciones de los caudillos; o si hubiese caído en Carabobo en 1821, no se hubiese consolidado la Independencia, Páez hubiese asaltado el poder como lo ha hecho el madurismo; Sucre, Urdaneta y tantas lanzas de la República, hubiesen caído o sido expulsados del país, los Ejércitos Libertadores hubiesen vuelto a los campos a ser esclavos o cimarrones.

 

Por eso es tan importante lo que hagan o dejen de hacer los trabajadores, y en particular, los trabajadores petroleros; lo que hagan o dejen de hacer el PSUV, las “UBCH”, el Pueblo, el Poder Popular, los dirigentes civiles o militares del Chavismo y la revolución, estemos donde estemos, en las condiciones mas difíciles o arrinconados en el gobierno. El pueblo tiene la palabra, porque la única manera de que Chávez vuelva, es de su mano, en su lucha, su obra.

 

Chávez volverá cuando estamos todos juntos, si retomamos la esperanza, la pasión patria; si el trabajo, la solidaridad y la justicia vuelven a ser valores de nuestra sociedad, si volvemos a tiempos de transformaciones revolucionarias de la sociedad, de construcción del socialismo; si volvemos a la democracia protagónica, participativa, si cesa el miedo, si cesan las persecuciones y crímenes políticos, si volvemos a un Estado de bienestar, de plenas garantías políticas, sociales.

 

El Comandante estará, cuando volvamos al Plan de la Patria, a la PDVSA Roja Rojita, a las Misiones; cuando derrotemos la pobreza, la injusticia, la desigualdad. Volverá con la certeza de que nuestros jóvenes tienen futuro, de que todos podemos trabajar para engrandecer nuestra patria, tener nuevamente un país de prosperidad, libertad, justicia social.

 

Si logramos devolver la alegría, la sonrisa y la esperanza a todo el país, el amor a la patria; a la “utopía de lo posible”; si podemos volver a que “lo extraordinario sea cotidiano”, donde el pueblo sea el protagonista; entonces, el Comandante estará entre el Pueblo y éste comerá todos los días, lo que quiera, como lo quiera, multiplicando los panes con el trabajo de todos, sin estar corriendo detrás de una caja de miseria, dejando atrás el bono y el carnet, recuperando su dignidad. Volverá cuando el Estado garantice la posibilidad de trabajar, de producir, de educarnos, de tener salud, de comer tres platos diarios, de comer proteínas, de vivir del trabajo, de ser felices y construir una patria libre, soberana.

 

Para ésto debemos volver a tener estabilidad política y económica, una inflación controlada, donde el bolívar tenga valor, donde tengamos crecimiento con justicia social, donde todos los sectores estén a máximas capacidades productivas, satisfaciendo las necesidades de todo el país; una economía basada en el trabajo, equilibrada, hacia nuestro socialismo, con un Estado capaz de proteger al pueblo, con autoridad, credibilidad.

 

Todo ésto, que hoy suena lejano, extraordinario, lo teníamos con el Comandante Chávez, hasta el año 2012. Hace tan poco tiempo, tan sólo cuatro años, que nuestra PDVSA Roja Rojita producía tres millones de barriles día de petróleo; abastecía el mercado interno de combustibles; exportábamos; que éramos el motor de la economía; que captábamos la renta petrolera, para su distribución al pueblo; que éramos la quinta empresa mas importante del mundo; que sus trabajadores eran respetados como ejemplo y orgullo del pueblo, de toda la sociedad; los vencedores del sabotaje, envidia del mundo, ejemplo extraordinario de cómo una empresa petrolera puede ayudar a su pueblo, subordinada al Estado, al interés colectivo, garante de nuestra soberanía económica. Era el orgullo de Chávez, su nave insignia, su vanguardia.

 

Cuando volvamos a alcanzar este horizonte, que sólo es posible en revolución, que sólo es posible si el madurismo se hace a un lado, que sólo es posible con la unidad del Chavismo, de todas las fuerzas progresistas, de todo el país, en torno a los principios que dieron origen y vida a esta revolución, a lo afirmativo Venezolano; cuando conquistemos la tranquilidad, sosiego y felicidad de nuestro pueblo, en su día a día, cuando volvamos al “vivir bien”, al “vivir viendo”, a la grandeza espiritual, cuando las razones sagradas para la lucha vuelvan a prender en nuestros corazones, la “llama sagrada" anide nuevamente en todos los patriotas; entonces, sólo entonces, ocurrirá el milagro: nuestro Comandante dejará el Cuartel de la Montaña y estará entre nosotros.

 

Estará allí en los ojos de los niños, en una sonrisa franca, solidaria, en el respeto a la vida, al trabajo, en los jóvenes, en una pareja enamorada, en los adultos mayores, en la cultura popular, en la educación, en los campos, en los espacios públicos, en los campos petroleros, en los campos sembrados para alimentar al pueblo, en la fábrica, en el barrio en paz, en las ciudades con su bulla, en nuestra mente y corazones; estará Chávez, su sonrisa, su palabra, siempre viva, orientadora, reconfortante, vivo en el pueblo, en las generaciones futuras.

 

Los trabajadores petroleros alcanzaron, con el período revolucionario del Comandante Chávez, un nivel de conciencia extraordinario, alcanzaron la ecuación perfecta que él siempre buscaba y pregonaba en sus discursos, una vanguardia con “calidad revolucionaria”, con la pasión indispensable, pero además, con capacidad y eficacia revolucionaria. 

 

La derrota del Sabotaje Petrolero, le dió a nuestros trabajadores una épica y una conciencia que no tiene otro sector en el país, porque fueron los protagonistas del proceso de ruptura radical con la dominación, con el capital transnacional y su cultura, en la transformación del petróleo en instrumento de liberación del pueblo.

 

Los trabajadores petroleros dieron pasos agigantados hacia una profunda transformación en su conciencia. Lo primero es que, superamos las divisiones absurdas a lo interno, cuando hablo de trabajadores, hablo desde la dirección hasta el obrero porque, en una empresa del Estado, revolucionaria, no existe el “patrono”: todos somos servidores públicos, al servicio del Estado, del Pueblo. Por ello, luego de la derrota del sabotaje, y a partir de 2004, eliminamos todos los elementos que creaban diferencias y fracturas dentro de la empresa, se eliminó la nómina ejecutiva, sus privilegios, los groseros bonos y remuneraciones excesivas (un directivo podía ganar 32 millones de bolívares de aquellos años y recibir ¡17 meses en bonificaciones!), se estimuló el trabajo, el conocimiento , la participación política-social, y sobre todo, se introdujo el compromiso con el desarrollo social y la suerte de la sociedad, de todo el país.

 

Ya no seríamos mas una empresa como la Shell, la Exxon Mobil, ¡nó! Ahora seríamos una empresa nacional al servicio del pueblo, explotando un recurso natural de todos los venezolanos para beneficio del país, ¡no para las élites “meritocráticas”, ni para las transnacionales!

 

Los trabajadores de la Nueva PDVSA (bajo esta visión revolucionaria hablaré siempre de “nosotros”), fuimos los fundadores de la Nueva PDVSA, Roja Rojita. En enero de 2003, luego de los efectos devastadores del sabotaje, sólo producíamos 23 mil barriles día de petróleo. Todo se paralizó, se saboteó, se destruyó. Los golpistas nos provocaron pérdidas directas por mas de 17 mil millones de dólares y el caos al  dejarnos sin automatización, sin contratos, sin presupuesto, sin dinero. Todo eso lo supimos restablecer, ¡para marzo de 2003 ya estábamos en tres millones de barriles día y todas las refinerías operativas! Nosotros mismos, no necesitamos de ninguna transnacional, ellas se cruzaron de brazos para ver a PDVSA caer, tuvieron que esperar a que llegara el madurismo para ver sus deseos hechos realidad.

 

En aquellos años y todos los años que estuvimos al frente de la industria, siempre estuvieron en las áreas e instalaciones operativas, al frente de las mismas, verdaderos patriotas, con toda la convicción y el conocimiento, con la autoridad ganada en años de experiencia y en la calle, derrotando el sabotaje y al golpismo, desde la Costa Oriental del Lago, en el Lago de Maracaibo, en las distintas sedes del Occidente, el Edificio Miranda, Las Morochas, en el CRP, el Coloso de Paraguaná, en El Palito, en Yagua, en Puerto La Cruz, en las sabanas de Anzoátegui y Monagas, en Barinas. El Comandante Chávez los conocía a todos, era su “equipo petrolero”, “los tanques” como él los llamaba afectuosamente.

 

Lo triste es, que con muy pocas excepciones, todos estos líderes, con su conocimiento, experiencia, prestigio, están fuera de la empresa, o del país, perseguidos, y otros presos, por el madurismo.

 

La relación entre el Ministerio de Petróleo y PDVSA era estrecha, el “Grupo Colina”, el Comandante Chávez. Todos bajo su autoridad, su conocimiento, su asertividad. Un jefe gana su autoridad por varias razones, entre ellas, por su capacidad de trabajo, su ejemplo, su conocimiento, su honestidad y lealtad a un principio; su valor, pero también porque toma las decisiones correctas, asume riesgos, está en la primera línea de la batalla. Chávez estuvo allí, con nosotros, en todas las áreas, asumiendo todos los riesgos, no lo detuvo lo complicado de la Misión, creyó en todos nosotros, supo articular la recuperación, nos dió su confianza, nunca lo defraudamos.

 

Nuestras Juntas Directivas estaban compuestas por compañeros patriotas, con toda la experiencia y el conocimiento de la industria, el prestigio; a nadie se le ocurrió, y mucho menos al Comandante, repartir PDVSA entre los distintos grupos políticos ni entre grupos económicos, ni transnacionales, como hoy día hace el madurismo. Nosotros confrontamos una situación muchísimo mas complicada que la que enfrentamos ahora, sólo que Chávez era un gran jefe y conductor, y porque nosotros, nuestros trabajadores, teníamos la pasión, determinación y capacidad de recuperar, como lo hicimos, a PDVSA, de las ruinas del Sabotaje.

 

Logramos unificar y democratizar las organizaciones sindicales dentro de la industria. Dejamos atrás al poder corrompido de las viejas estructuras sindicales de la Cuarta República, refugio del sindicalismo adeco. Aunque sabíamos que se seguirían colando alguno de ellos, se creó una sola Federación, la FUTPV, no volvimos a discutir mas Convenciones Colectivas con sindicatos corruptos.

 

Pero además, impulsamos y abrimos las puertas a todas las corrientes clasistas, en algunos casos, era difícil superar la cultura corporativa; pero se crearon y estimularon las organizaciones obreras, ahora superando lo meramente reivindicativo, organizaciones que nos acompañarían en el esfuerzo revolucionario, que nos vincularan al pueblo, como lo hicimos.

 

Luego vino el proceso de despliegue de la Plena Soberanía Petrolera; y, nuevamente, ustedes trabajadores, estuvieron en la primera línea del combate, junto a Chávez, junto a nosotros, en la recuperación de nuestro petróleo, en nuestras áreas operativas entregadas durante la nefasta “apertura petrolera”, ajustamos todos los contratos a nuestras leyes, nuestros intereses soberanos, nuestro control. Recuperamos para el pueblo, para la Patria mas de 480 mil millones de dólares, que, de otra manera, se hubiesen llevado las transnacionales.

 

Ustedes me acompañaron a restablecer la autoridad del Estado Venezolano sobre todos los negocios petroleros; ocupamos campos, instalaciones, reactivamos plataformas, asumimos operaciones con gran éxito.

 

Acompañamos al Comandante a la Nacionalización del la Faja Petrolífera del Orinoco, el primero de mayo de 2007, miles de ustedes estuvimos juntos a Chávez, en “Jose”, norte de Anzoátegui, en el acto de reafirmación de la Patria mas hermoso de nuestra historia. No fue un acto de élites, fue un acto de los trabajadores, del pueblo, Rojo Rojito.

 

Juntos vivimos el hermoso proceso de la justicia social para nuestros trabajadores, el carácter socialista de nuestra empresa, tenía que reflejarse también, necesariamente, en las relaciones de producción, teníamos que acabar con la tercerización. Lo hicimos.

 

Pero lo hicimos de manera radical, revolucionaria. Comenzamos el proceso de absorción de miles de trabajadores, contratados permanentes: los de los comedores, taladros, etc; a los de las empresas nacionalizadas; a los trabajadores del Lago de Maracaibo (mas de 7000 trabajadores, tripulaciones de las lanchas, remolcadores, gabarras, buzos), se hizo justicia. En la Nueva PDVSA, la Roja Rojita, se acabó la tercerización.

 

El Comandante nos requirió que nos incorporáramos a la lucha para derrotar la pobreza y la exclusión. Es decir, la batalla por el socialismo. La asumimos con pasión y eficacia, se crearon los “Distritos Sociales”, todas las áreas operativas de PDVSA tendrían que adelantar y desarrollar los planes y proyectos que el Estado indicara, para derrotar la pobreza y la exclusión.

 

Lo hicimos, bien y por miles: escuelas, hospitales, Universidades, vías, agua, electricidad, viviendas, fábricas, parques eólicos, poder popular. El objetivo era doble: por un lado, nunca mas pasaría un oleoducto al lado de un rancho o un trabajador de la industria en su “camioneta”, indiferente a la realidad social que lo circundaba. Por el otro, el trabajo social hacía a los trabajadores conscientes de la realidad, de nuestros problemas, y se estimulaba en ellos, ustedes, la conciencia del deber social, la solidaridad, el compromiso, la revolución. Nos hacía a todos, mejores seres humanos.

 

Además de los Distritos Sociales, tuvimos tareas concretas, como, por ejemplo, la Misión Ribas, pagar la deuda social con cerca de un millón de personas que tuvieron que abandonar sus estudios durante la Cuarta República por razones económicas. Acondicionamos mas de 24 mil espacios educativos y reclutamos a miles de voluntarios y trabajadores de PDVSA para educar a nuestro pueblo. Al salir de la Industria, en 2014, habíamos graduado a 800 mil vencedor@s de la Misión Ribas.

 

Coordinábamos todo tipo de Misiones y tareas que nos asignaba el Comandante: Misión Barrio Adentro, Barrio Adentro Deportivo, proveíamos de recursos y obras a todas las Misiones. Cedimos nuestros edificios a las Universidades, hicimos nuevas Universidades, liceos, aldeas universitarias, colegios, PDVSA La Estancia.

 

El Comandante además nos dió tareas extraordinarias, entre ellas, la Gran Misión Vivienda Venezuela. Donde coordinamos el nacimiento de ese esfuerzo supremo del Comandante, comenzamos construyendo 150 mil viviendas el primer año (en aquel momento sólo se construían 27 mil viviendas al año); luego, 200 mil el segundo año; después, 250 mil el tercer año. Cuando salimos de la empresa, habíamos entregado 600 mil viviendas y “el campo estaba sembrado, como el maíz, como el trigo”, decía un buen y respetado amigo.

 

Fueron muchas las experiencias, las tareas asignadas y sobre todo, éramos una empresa poderosa, que producíamos nuestros tres millones de barriles día, que refinábamos y exportábamos productos, que manteníamos todas nuestras operaciones e instalaciones en perfecto estado; cada año se invertían miles de millones de dólares en nuestras instalaciones, en nuestra expansión, en el desarrollo de la Faja Petrolífera, en nuestra soberanía operacional: taladros, plataformas, refinación, gas, servicios a pozos, guayas, cementación, complicación, mantenimiento, entre otras.

 

Avanzábamos con éxito en el Plan “Siembra Petrolera”, y concentramos esfuerzos en nuestras nuevas fronteras: la producción Costa Afuera y el desarrollo de la Faja Petrolífera del Orinoco, que no era sólo un proyecto petrolero, era el proyecto mas ambicioso y completo del Comandante Chávez; la oportunidad de reordenar al país y lograr un desarrollo sostenible, ocupando grandes extensiones territoriales, al sur de Venezuela, que fueron abandonadas, precisamente, por el modelo rentista petrolero impuesto por las transnacionales a principios del siglo XX.

 

Podría seguir describiendo lo que hicimos con el Comandante, lo estoy haciendo en un libro que, creo, estremecerá a la patria.

 

Ustedes compañer@os  trabajadores fueron los protagonistas, hicieron la diferencia, conocieron a Chávez de primera línea, nadie les puede contar historias, ¡ustedes hicieron la historia! Ustedes saben la verdad de lo que sucede, nos conocen, saben que toda esta historia y persecución del madurismo, es una infamia para desmantelar PDVSA y entregarla, como están haciendo ahora mismo. Ustedes tienen entonces la legitimidad para actuar.

 

Ustedes saben que PDVSA está virtualmente paralizada, porque estos directivos de la Empresa no saben nada de petróleo, ni tienen la autoridad, ustedes saben que Maduro quería tener a PDVSA desde siempre, lo hicieron, se puso a inventar, a colocar “a los suyos” en todos los puestos de dirección, no le importó si sabían o nó, tenían que entrar como sea, como si estuviesen ocupando un territorio enemigo. Existía incluso un sentimiento de envidia o de rabia contra la empresa. La mediocridad, improvisación y corrupción generalizada están destruyendo a la industria. Estos señores, en su afán de controlar y barrer con el Chavismo, lo que hacen, es perseguir a los que ellos llaman “ramiristas”, es decir, a los de Chávez, porque ellos saben que con nuestro equipo allí, no podrían hacer lo que les viniera en gana, como lo están haciendo.

 

Hoy, ustedes están sometidos a todos los vejámenes y maltratos inimaginables por parte del madurismo. No sólo sus condiciones de vida son deplorables, como las de todo el pueblo, sino que son perseguidos, tildados de “corruptos”, de “saboteadores”. La empresa vive presa del miedo, de la incompetencia; ahora, todas las responsabilidades están en manos de militares o políticos, que no tienen noción del negocio, ni de las operaciones, ahora los privados entran y salen del salón de Junta Directiva, se ha perdido la majestad del Estado, todos mandan, “de arriba”, “de allá”, “fulano de tal”, se perdió la línea. Se restablecen los privilegios, surgen, entran, grupos y mafias de todo tipo.

 

El Sebín y otros cuerpos de seguridad, entran cuando les provoca, y sacan esposados o encapuchados a trabajadores acusados de cualquier cosa, en las permanentes peleas entre los grupos que ahora pujan por el control de lo que queda en la empresa. Nuestros muchachos, nuestra generación de oro, los miles de ingenieros, abandonan la empresa y salen del país, decepcionados, perseguidos, asqueados. Toda su experiencia, pasión, conocimientos, estudios: perdidos.

 

Todos los trabajadores laboran bajo sospecha, vigilados, grabados, perseguidos por pichones de fascistas que, megáfono en mano, van por los pasillos amenazándolos, insultándolos, acosándolos, dividiéndolos. Ahora los trabajadores siempre resultan culpables de cualquier mala decisión “de arriba”. En la empresa ya nadie habla de revolución, ni de Chávez, ni de Ramírez. Cuando Maduro va a las instalaciones, sus movimientos son secretos, sin cámaras, sin que los trabajadores lo vean, tienen miedo. Los actos en La Campiña son de utilería, entran a ellos sólo los trabajadores de sus listas, son puestas en escena, sin pasión, sin compromiso. Va Maduro a La Campiña a verter su veneno, a destruir lo que queda, a seguir entregando la empresa.

 

El madurismo ha promulgado decretos y sentencias ilegales que vulneran muestra soberanía, y son ilegales. Pretenden convertir a PDVSA en un cascarón vacío, que sólo le administre contratos a los sectores privados, a los que están entregando las operaciones, a los que están entregando la industria, el petróleo, el país y su soberanía económica.

 

Ustedes queridos trabajador@s, tienen la legitimidad, un prestigio y una obligación con la Patria. Tienen la palabra, tienen una acumulación de experiencia y conciencia política que los hace distintos, peligrosos a ojos del madurismo.

 

Nosotros nunca atentaremos contra la patria, ni la Industria, nadie saboteará la empresa como lo hizo la derecha. Hay que deslindarse de estas posiciones de los enemigos de la Patria, pero, lo que sí debemos hacer, y es una obligación moral con Chávez y el Pueblo, es dar un paso al frente, alzar la voz, denunciar e impedir esta traición al Pueblo, esta entrega de PDVSA, de la Revolución, de la Patria.

 

Tienen que vencer el miedo, ustedes tienen el futuro del país en sus propias manos, pensemos en Chávez, en lo que le está sucediendo al pueblo. Siempre he dicho que los trabajadores de PDVSA son un baluarte de nuestra soberanía, ésto abarca la soberanía política y económica del país. Ustedes son custodios del sueño de Chávez y de todo un pueblo. Su voz, debe ser escuchada y respetada por todos, por el PSUV, por las fuerzas patriotas

 

Los Presidentes de PDVSA y Ministros de Petróleo que me sustituyeron no supieron asumir sus responsabilidades, no velaron por la política petrolera de la Revolución, no los protegieron a ustedes, ni a la empresa, ni al legado de Chávez; hoy están presos, solo uno de los ex ministros del madurismo pareciera tener inmunidad, hoy deben estar rumiando su deslealtad a Chávez y su debilidad ante el madurismo. Otros Directivos y Jefes operacionales guardaron silencio, se plegaron, hoy muchos están presos, perseguidos por el mismo madurismo. Ellos los utilizaron, hicieron lo que les pidieron, algunos hasta renegaron de Chávez y la revolución, pactaron la entrega y después, el madurismo los hizo a un lado, los maltrataron e hicieron presos.

 

Compañeros trabajador@s escuchen al Comandante Chávez, recuerden su épica, las luchas a su lado, las razones sagradas para insistir en el intento revolucionario. No se dejen arrinconar, ni que nadie los ofenda, ni maltrate. Son ustedes los que saben como recuperar la empresa y tienen la responsabilidad de preservarla para el Pueblo y las generaciones futuras.

 

Yo estoy siempre con ustedes, cerca de ustedes, sé lo que está pasando, gracias a ustedes, creo mil veces en los trabajadores y el pueblo. Tan pronto el Partido o las fuerzas patriotas y Chavistas se muevan en la dirección correcta, nos encontremos en el camino de Chávez, tan pronto nos unamos en el esfuerzo de rescatar al país, yo estaré allí entre ustedes, aportando mi experiencia y mi fuerza, ocupando la posición que me corresponda. Aquí no se rinde nadie, con Chávez siempre, ¡Venceremos!  

 

 

]]>
<![CDATA[Adopta un profesor, por Juan  Guerrero ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Adopta-un-profesor-por-Juan-Guerrero-20180713-0070.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Adopta-un-profesor-por-Juan-Guerrero-20180713-0070.html Desde que publiqué mi artículo, Humillar la academia (ver www.papelesagua.blogspot.com ) la cantidad de mensajes de solidaridad, desde todos los rincones del mundo, ha sido impresionante.
   Cantidad de personas desconocían sobre la tragedia humanitaria por la que atravesamos la casi totalidad de los docentes-investigadores venezolanos. Hambre por falta de alimentos, falta de medicinas, vestimentas desgastadas y zapatos deteriorados son las huellas de los profesores venezolanos. Uno de ellos, Henry Sánchez, profesor del área de Matemática en la Universidad Nacional Experimental de Guayana, va a dar sus lecciones con cholas playeras y sudadera deportiva.
   Ocurre también con la denuncia que hace el profesor Jhonny Boullón, docente-investigador de la Universidad de Los Andes (ver https://youtu.be/jYylYkqUpUk) director del Laboratorio de Formulación, Biología y Procesos, quien, con más de 25 años de servicios y ostentando la mayor jerarquía dentro del escalafón académico, apenas devenga un salario de 4 dólares al mes. –Son 48 dólares al año, según sus propias palabras.
   En otras universidades, como en el Politécnico de Barquisimeto (UNEXPO) periódicamente los profesores y personal administrativo, deben hacer jornadas especiales para adquirir productos básicos en el mismo campus universitario. Allí, en medio de la Academia, el camión con pollos beneficiados, huevos y mortadela, se instala mientras los profesores hacen su larga y tediosa cola para comprar. Y esto no es cuento, es la historia del hambre en Venezuela. 
   Es la misma escena que se repite en casi la totalidad de las universidades venezolanas, republicanas, autónomas, democráticas y públicas. La humillación y muerte por hambre al docente universitario se está generalizando por una bien orquestada y planificada estrategia del régimen totalitario: intervenir la universidad sin necesidad de usar tanques, fusiles ni militares. 
   El régimen totalitario venezolano, por acción u omisión, permite el maltrato y desvalijamiento del campus universitario venezolano, que es evidente, notorio, público y comunicacional. Alarmante como en la Universidad de Oriente, núcleo de Cumaná. Allí el desmembramiento de su infraestructura es casi a diario. La misma comunidad de barrios cercanos se ha dedicado al robo nocturno del Alma Mater. Pocetas, aires acondicionados de los laboratorios, bombillos. Los cilindros de todas las puertas del pasillo de humanidades fueros sustraídos. Robo de barandas y protectores de ventanas.
   Docentes como el profesor José Malavé, quien ha perdido más de 9 kilos, muestra en su humanidad las mismas huellas de su amada universidad. Nos han condenado a la tortura física, literalmente, para humillarnos y avergonzarnos. 
   En las aulas de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, núcleo Maturín, los robos en las aulas son casi semanales. En varias oportunidades los mismos estudiantes han tenido que enfrentar a los delincuentes para detenerlos y entregarlos a la policía. 
   La miseria en la universidad venezolana ha llegado y no precisamente por mano de sus autoridades o cuerpo docente, estudiantes o administrativo o de servicio. Ha sido el régimen que ha provocado este drama que ahora parece imparable. Porque al lado del tenebroso escenario que se vive en el campus universitario, se está levantando un fantasma de mayores dimensiones. Nos referimos al silencio, por vergüenza y mal comprendido sentido de la dignidad humana, en la actitud de gran parte de los docentes-investigadores.
   Se prefiere soportar la humillación impuesta por el régimen y vivirla y sobrellevarla como condición del sacrificio de un pedagogo. En lo personal me niego a callar semejante tortura y violación de los derechos humanos básicos: alimentación, medicinas, seguridad personal, educación de excelencia académica. Son estos los derechos que todo ciudadano tiene por nacer libre y en una sociedad civilizada y democrática.
   Ningún docente debe sentir vergüenza porque se le mencione por su nombre o se indique su padecimiento. Por el contrario, son maneras de torturas a las cuales estamos siendo sometidos, tanto docentes activos como jubilados en la totalidad de las universidades venezolanas.
   Estas y otras razones me han llevado a crear una red de ayuda al docente universitario que bajo el HT #AdoptaUnProfesor inicié desde el pasado 5 de julio, Día de la Independencia de Venezuela.
   Son al menos dos fases de este proyecto. La primera es de identificación del profesor y su emergencia. Luego, hacerle llegar una canasta alimentaria calculada a un mes. Esto incluiría parte médica, entre otras atenciones. Una segunda fase donde se solicitaría al docente la presentación de un esquema de trabajo para desarrollar una mini investigación, de acuerdo con su área de especialización, que duraría 6 meses con prórroga de 3 meses más. Esto tendría una cancelación mensual, especie de contraprestación de servicios. Al finalizar el estudio, redactaría un artículo que se enviaría a revistas arbitradas para su publicación. En una fase intermedia, se desarrollarían talleres, conferencias, cursos, congresos, entre otras actividades de difusión del proyecto y temas inherentes a las áreas de conocimiento del docente.
   Son estas, en líneas generales las ideas que estamos buscando ampliar e incorporar otras de quienes se sientan identificados con este proyecto que busca maneras prácticas y efectivas para ayudar a los profesores universitarios en situación de emergencia, tanto alimentaria, médicas como en otros aspectos. 
   Si eres docente universitario, activo o jubilado, no te quedes en silencio. Juntar voluntades para producir conocimiento es la fuerza que nos dará la fortaleza para seguir adelante.
]]>
<![CDATA[El Bicentenario, por Julio Portillo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Bicentenario-por-Julio-Portillo-20180713-0068.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Bicentenario-por-Julio-Portillo-20180713-0068.html El 28 de enero del 2021 el Zulia recordará el bicentenario de la proclamación de su  independencia como República Democrática e Independiente de Maracaibo. Al tomar Caracas los patriotas venezolanos, la colonia española trasladó la Capitanía General a Maracaibo. Como República, Maracaibo integró con Venezuela, Colombia y Ecuador la Gran Colombia de Bolívar.

Este acontecimiento debiera comenzar a prepararse no solo en obras publicas sino ideológicamente. Los zulianos necesitan conocer a profundidad las razones y circunstancias que hubo para no apoyar la independencia de Venezuela del 5 de julio de 1811. Los historiadores zulianos Antonio Márquez Morales, Marlene Nava, Vinicio Nava Urribarri, Juan Carlos Morales Manzur y Ángel Lombardi Boscan tienen formidables trabajos al respecto.
El centro de Maracaibo necesita un remozamiento. Hay que exhibir para la fecha una ciudad de destino a la par de Santo Domingo, Cartagena, Panamá, San Juan de Puerto Rico y La Habana. La Avenida Libertador y la Plaza Baralt forman un conjunto estupendo para heladerías, restaurantes, discotecas, cafés, cines, hoteles y lugares de esparcimiento.
Estos espacios deben ser despejados de buhoneros y basura,  dotarlos de seguridad, buen transporte para ofrecerlos al turista nacional y extranjero. El llamado Mercado de las Pulgas, debe ser reacondicionado y sus vendedores sometidos a un curso de adiestramiento a modo que los convierta en propietarios de establecimientos a la par de los grandes mercados públicos del mundo civilizado.
Maracaibo debiera estrenar para la fecha el Museo de Bellas Artes que tanto solicitaron los grandes pintores del Zulia, Julio Arraga y Manuel Puchi Fonseca. La antigua cárcel de Maracaibo, especie de mastaba egipcia, podría ser el lugar ideal para esta obra. Las Avenidas pioneras de Maracaibo, Bella Vista, Las Delicias, Los Haticos, El Milagro y La Limpia debieran ser arregladas con una jardinería, arborización e iluminación de lujo para la conmemoración. 
Al Puerto de Maracaibo, que recibía en el siglo XX barcos procedentes de los Estados Unidos y Europa, debiera devolvérsele el Faro que lo distinguió en otra época. Anexa a esa construcción, podría funcionar una edificación donde se exhibiera en fotografías, el esplendor del Maracaibo que se bastaba así mismo. 
El Consejo Legislativo debiera declarar, sin temor, de una vez por todas, el 28 de enero día de fiesta regional, como lo es el 24 de octubre y el 18 de noviembre. Y el Paseo Ciencias debiera llamarse 28 de enero y exhibir un monumento con los nombres de los patriotas zulianos de esa gesta.
Edmund Burke y Helmund Kohl han dicho respectivamente con razón “Las gentes que nunca se preocupan  por sus antepasados jamás miraran hacia la posteridad” y “Un pueblo que no reconoce su historia no puede comprender el presente ni construir el porvenir”. A lo que añade Marcelino Menéndez y Pelayo “Pueblo que no sabe su historia es un pueblo condenado irrevocablemente a la muerte”.
]]>
<![CDATA[“Nuestro insólito universo”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-insolito-universo-20180713-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-insolito-universo-20180713-0069.html La lectura de las noticias diarias nos ofrece un mundo insólito, contradictorio y cambiante, por lo cual es necesario incluir en los programas educativos, conocimientos para comprender las situaciones y buscar las soluciones.
 
 El título de este artículo alude a un programa radial que tiene 49 exitosos años de retrasmisión y que desarrolla temas apasionantes, bajo el lema de: “quince minutos describiendo nuestro mundo sorprendente”. 
En mi caso siempre estuve fascinada con la temática escogida por el autor, Rafael Sylva Moreno y, con la lectura del locutor Porfirio Torres y, por ello, al leer las noticias del día de hoy, pensé que correspondían al sentido del título que hemos usado, por cuanto pertenecen a un mundo tremendamente dramático, impactante y lleno de sorpresas. 
 
 Es así como se nos informa que un “App” de Fitness, revela datos de una zona nuclear al cual se puede acceder. Nos preguntamos ¿cuál zona?; ¿cómo pudo crearse? y, ¿cómo es? Es decir, que vivimos una existencia ajena a la que los gobiernos y estados más poderosos del mundo están manipulando, quizás debajo de nuestros pies. 
 
 Por otra parte, nos encontramos con que el hombre que fuera considerado el más rico del Brasil, país que, como es bien conocido, se orienta por la frase de: “Brasil, o mais grande do mondo”, con lo cual se indica que, no tiene superación alguna por ningún otro lugar del planeta. 
Pues bien, este hombre súper rico desde hace más de treinta años, en virtud de una compleja actividad minera, industrial y empresarial en general, que le ha valido la admiración de todos, de pronto es investigado y condenado a 30 años de prisión.
 
 Vemos que el sentimiento de haber vivido una tragedia inimaginable como lo fue el deslave de Vargas de 1999, sin embargo se opacó con lo que pasó recientemente y continúa existiendo, en uno de los países más desarrollados del mundo, Japón, en donde los deslaves y las inundaciones han acabado con ciudades, sistemas de comunicación y con la vida misma de cientos de personas.
 
 Al lado de esto está la historia increíble de los doce niños que, en Tailandia, con su instructor deportivo, permanecieron encerrados en una cueva en una montaña, donde existe la amenaza de que se llene de agua hasta cubrirlo todo. Para llegar hasta ellos, los buzos tenían que atravesar una distancia que les exigía un esfuerzo de 12 horas entre caminar con el barro hasta las rodillas y bucear en aguas turbias.
 Uno se pregunta ¿Cómo llegaron hasta allí? ¿Cómo pudieron soportar la soledad, la desnutrición y la angustia por tanto tiempo? Esencial para el rescate que ya se está produciendo, ha sido la ayuda, sobre todo, técnica y humana de muchos países, en los cuales los cerebros más agudos se destinaron a crear sistemas que permitiesen la evacuación de los niños.
 
 La moraleja de estas noticias, que tienen cada una de ellas un objeto y un desenlace distintos es, sin embargo, la constatación, en primer lugar, de que los experimentos y actuaciones están muy por encima del conocimiento medio, y es así como la primera de las actividades aludidas, indica que la ciencia y la tecnología están en niveles que escapan a nuestro conocimiento. 
 
En segundo lugar se nos enseña lo tantas veces repetido por nuestros padres, en el sentido de que, no hay situación de privilegio que dure para siempre, ya que, hasta el que más tiene es candidato a perderlo todo.
 
 En tercer lugar se exige de un cambio en los principios y reglas que regulan el proceso educativo, porque hay que enseñar que una de las vías para sobrevivir en un mundo como el nuestro, son los contactos de los países entre sí, de los científicos entre sí, de las ideologías entre sí.
]]>
<![CDATA[Superar la venganza y optar por el perdón, por  Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Superar-la-venganza-y-optar-por-el-perdon-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180713-0064.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Superar-la-venganza-y-optar-por-el-perdon-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180713-0064.html  
 Si, según  Delsy  Eloina Rodríguez, al menos para ella y para su hermano Jorge,  en la raíz de la revolución bolivariana  se asienta el ansia de venganza por el asesinato en 1976 de su padre,  se explica lógicamente que la supuesta revolución bolivariana  haya traído miseria,  destrucción,  violencia y muerte. La venganza  se alimenta de  rabia,  enojo y deseos negativos que envilecen  y consumen a las personas.  Las satisfacciones que produce la venganza son efímeras y deshumanizan. 
 
Por ello,  alimentan con más fuerza la crueldad  y los deseos de nuevas venganzas.  Optar por la venganza significa  optar por la muerte.  Con odio, rencor  y deseos de venganza  no va a ser posible  construir una sociedad humana y humanizadora.  De ahí  que para  empezar a reconstruir a Venezuela, debemos de una vez cerrar las puertas a las tentaciones de confundir  la justicia con los deseos de venganza. 
Justicia, sí. Venganza no. Nunca.  
 
La venganza, el rencor y el odio envenenan la vida. La venganza destruye no sólo a la víctima  sino también al que la causa y alimenta el círculo infernal de la violencia.  Un refrán chino dice “el que busca venganza debe cavar dos tumbas” y en su obra “Los condenados de la tierra” , un  libro  dedicado a denunciar la tortura, Franz Fanon deja en claro que cada torturado  termina convirtiéndose en  torturador.
Basta ya de seguir sembrando ofensas, insultos y odio, que alimentan los deseos de venganza.   
 
 El odio provoca y justifica la violencia y la violencia a su vez provoca el odio.  Es un círculo vicioso que sólo lo puede romper el  perdón. Necesitamos todos sanar las  heridas y dejar de alimentar  los sentimientos negativos y nocivos que nacen del rencor y los deseos de venganza. Por ello, en Venezuela, si queremos recuperar el rostro humano,  necesitamos hablar sin miedo de la necesidad del perdón. Sólo el perdón puede abrir un futuro auténtico y generar nuevas relaciones. Perdonar es un acto de libertad que no hace suya la lógica de la rivalidad
 
Perdonar no es olvidar ni borrar. Perdonar significa deshacerse de  esa decepción y ese rencor a los que uno tiene derecho.  Perdonar puede significar la renovación para un ser humano, para una comunidad e incluso para un país. Perdonar es un acto de valentía de la persona, consciente de que quiere deshacer la fascinación del mal  e incluso liberar al enemigo de la esterilidad y el aislamiento. Así el perdón abre de nuevo el futuro para el perdonado y para el que perdona. No perdonar  conduce a la ausencia de relaciones y a la frialdad en la vida. El que no persona se pasa la vida dando vueltas en un  frío cálculo hecho de rencor, autocompasión y desprecio. 
 
Pero el perdón no es un salvoconducto para obrar mal, ni significa que lo mal hecho no tiene importancia. Si los ladrones son perdonados sin más, si los políticos corruptos son perdonados sin más, si los asesinos y torturadores son perdonados sin más…la sociedad canoniza a sus mismos destructores, deja inermes a las personas y se destruye a sí misma. Por ello, el perdón supone la justicia, que  no consiste en aniquilar al malhechor, sino en liberarlo de sus deseos destructivos y en darle la posibilidad de iniciar una relación nueva.  
]]>
<![CDATA[El caos del Zulia, por Juan Pablo Guanipa ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-caos-del-Zulia-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180713-0065.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-caos-del-Zulia-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180713-0065.html  
El Zulia está sumergido en la PEOR desgracia, inimaginable para quienes no viven este martirio. Es imposible que podamos estar tranquilos en nuestras propias casas pero tampoco podemos estarlo al salir de ellas, porque sector al que llegamos, sector en el que nos atrapa algún “plan de administración de carga” que no es más que un racionamiento peor que el modelo cubano. 
 
El día a día de los zulianos se define entre no poder trabajar porque no tenemos luz y no poder dormir porque no llegó la electricidad. Se come a oscuras –quienes todavía podemos comer–, los comercios siguen perdiendo y el tráfico se hace una pesadilla porque gracias a la crisis, casi ningún semáforo funciona. No hay alumbrado público y el mismísimo Puente Sobre el Lago de Maracaibo, es una guillotina para quienes lo transitan. No hay comunicaciones, porque las líneas telefónicas no sirven en lo absoluto y el acceso a Internet, un derecho humano, también está siendo violado.
 
Y esta descripción anterior solo tiene que ver con las gravísimas fallas eléctricas que cada día se van profundizando más y afectan sin contemplaciones la calidad de nuestras vidas. Pero si a eso sumamos la crisis de agua, que mantiene a la gente despierta para ver si llega o a la espera de un camión para llenar una pipa o un tanque; la tragedia del transporte público, que tiene a nuestra gente viajando en chirrincheras, camiones de estacas, de volteo y hasta de cavas; la pésima prestación del servicio de aseo urbano, que nos ha hecho convivir con moscas, gusanos y ratas; la precaria provisión de gas, por tubería o bombona, para lo cual no sirve ya la alternativa de la cocina eléctrica; debemos entonces concluir que el Zulia se ha convertido en un caos total. No le basta a este régimen haber destrozado la economía, la producción, la moneda, someternos a la hiperinflación. Pareciera que quieren vernos el hueso. 
 
Esto no es ya es solo incapacidad. Esto es un plan sistemático con el propósito de quebrarnos como sociedad y seguir viendo cómo “se salvan los que puedan”, mientras el resto se mantiene inerte, porque su voluntad se va resquebrajando. No se puede esperar sensatez de quienes han mostrado la peor de las miserias. El odio que profesan es innegable y la rabia que sentimos los zulianos nos obliga a reaccionar ante el atropello al que nos siguen sometiendo. 
 
Pero volvamos a la electricidad ¿Cómo se puede decir que se harán los cortes que sean necesarios? ¿Quién se cree Motta Domínguez para decir semejante idiotez? Además ¿Es necesario que nos sometan a cortes que exceden inmensamente esos cortes que anuncian?
 
Necesario es que se vayan para el carajo los que llegaron al poder solo con el propósito de destruir a Venezuela. Necesario es que terminen de recoger sus maletas y se larguen. Pero para que eso pase el pueblo tiene que hacerse sentir como es debido. 
 
El pueblo unido, jamás será vencido. No es una mera consigna, es un principio de cambio que ha demostrado a nivel mundial su efecto. Sector donde quiten la luz, sector que debe salir a la calle a exigir soluciones. Que todo el Zulia se active en la protesta ciudadana, que cada sector afectado, desde su residencia o su lugar de trabajo, proteste y envíe su mensaje a los irresponsables que nos han llevado a esta tragedia. La protesta es un derecho constitucional y es parte de la presión política, social, militar, internacional, que debe seguir realizándose para lograr que esta gente salga del poder y podamos recuperar al Zulia y a Venezuela. Si cada barrio, cada urbanización, cada parroquia, municipio, estado del país se activa, la presión crecerá y lograremos el cambio político. Mientras tanto, desde el Zulia, demos nuestro aporte.
¡Que el Zulia arrecho reclame sus derechos! ¡Es tiempo! ¡Es hora!
]]>
<![CDATA[EE UU contra China: Inician una guerra comercial de 50 años]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/EE-UU-contra-China-Inician-una-guerra-comercial-de-50-anos-20180713-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/EE-UU-contra-China-Inician-una-guerra-comercial-de-50-anos-20180713-0066.html Este “big game”, como todo tipo de escenarios especulativos sobre cómo evolucionan las luchas tarifarias, son cuestiones periféricas. El objetivo final que acaba de comenzar no es supuestamente un "libre comercio" disfuncional; el objetivo es “ Made in China 2025”  o una China establecida como una potencia de alta tecnología a la par, o incluso superior a los EE. UU. y a la Unión Europea.
 
Ahora conviene recordar que fue Alemania quien realmente proporcionó algunas de las ideas del plan “Made in China 2025” a través de su estrategia Industry 4.0.
 
Made in China 2025 se dirige a 10 campos tecno-estratégicos: tecnología de la información, incluidas las redes 5G y la ciber-seguridad; robótica; aeroespacial; ingeniería oceánica; ferrocarriles de alta velocidad; vehículos con nueva energía; equipo de poder; maquinaria de agricultura; nuevos materiales y biomedicina.
 
Para que Made in China 2025 rinda frutos, Pekín ya ha invertido en cinco centros nacionales de innovación manufacturera y 48 centros provinciales, conjuntamente se construirán otros 40 centros nacionales hasta el 2025. Además, para el 2030 -a través de una estrategia paralela- China debería establecerse como el líder mundial en inteligencia artificial (AI).
 
El mantra del sueño chino del presidente Xi Jinping, también denominado "el gran rejuvenecimiento de la nación china", está estrictamente relacionado no solo con Made in China 2025, internamente, sino también, con el concepto básico de la política exterior de China; la construcción de las Nuevas Rutas de la Seda (Belt and Road Initiative - BRI). Por tanto Made in China 2025 y las Rutas de la Seda son absolutamente innegociables.
 
No hay ninguna evidencia, en absoluto, de que Made in USA 2025 esté en juego. La Casa Blanca prefiere enmarcar todo el proceso como una batalla contra la "agresión económica" de China. La Estrategia de Seguridad Nacional enmarca a China como el principal desafío al poder de Estados Unidos. La Estrategia de Defensa Nacional del Pentágono considera a China como "un competidor estratégico que utiliza una economía depredadora".
 
Entonces... ¿cómo hemos llegado hasta aquí?
 
 David Harvey, en The New Imperialism, toma prestado del libro The Global Gamble de P. Gowan, para enfatizar cómo ambos ven "la reestructuración radical del capitalismo internacional después de 1973 como una serie de apuestas por parte de los Estados Unidos para tratar de mantener su posición hegemónica en los asuntos económicos mundiales contra Europa, Japón y más tarde contra el Este y Sureste de Asia".
 
Antes de que terminara el milenio, Harvey ya subrayaba cómo Wall Street y el Tesoro de Estados Unidos se desenvolvieron como "un formidable instrumento del arte de gobernar económico para impulsar tanto el proceso de globalización como producir transformaciones neoliberales en las naciones asociadas".
 
China, por su parte, desempeñó magistralmente este juego de reorientación capitalista: invertir sin restricciones en lo que puede describirse como "neoliberalismo con características chinas" y sacar provecho de la proyección del poder económico de EE.UU., a través de los mercados abiertos y de la OMC.
 
Ahora finalmente, a una velocidad vertiginosa, China está lista para invertir en su propia proyección de poder económico. Como Harvey señaló hace más de una década, el próximo paso para el capitalismo de Asia Oriental sería "alejarse de la dependencia del mercado estadounidense" hacia el "cultivo de un mercado interno".
 
Harvey describió el enorme programa de modernización chino como "una versión interna del programa que EE UU, hizo internamente en los años 50 y 60 a través de la sub-urbanización y el desarrollo del llamado “Sun Belt".
 
Secuencialmente, China estaría "desviando gradualmente el capital excedente de Japón, Taiwán y Corea del Sur y disminuyendo así los flujos hacia Estados Unidos". Esto ya está sucediendo.
 
El presidente Trump no es exactamente un geopolítico de mirada estratégica. La razón de estos aranceles puede forzar que las cadenas de suministro de las corporaciones estadounidenses se vuelvan menos dependientes de China, pero tal como ha constituido la economía global no se provocará la ruina de estas cadenas de suministro, como lo espera Trump con la vuelta a Estados Unidos de la producción deslocalizada. En la ubicación también rigen la lógica turbo-capitalista; las corporaciones siempre privilegiarán costos más bajos de mano de obra y de producción, donde sea que se encuentren.
 
Cuando se trata de la batalla por la innovación de primera línea, entre China y EE UU, la estrategia del Grupo Chino de Desarrollo de Zhongguancun (ZDG) que ha invertido en alta tecnología en los centros de excelencia de los propios EE UU es un caso fascinante
 
ZDG ha establecido una serie de centros de innovación en el extranjero. El Centro de Innovación ZGC clave se encuentra en Santa Clara, California, muy cerca de Stanford y los campus de Google y Apple. Luego ha instalado un nuevo centro en Boston a dos pasos de Harvard y MIT.
]]>
<![CDATA[“La Emergencia Nacional Petrolera”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Emergencia-Nacional-Petrolera-20180712-0020.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Emergencia-Nacional-Petrolera-20180712-0020.html La situación de Pdvsa, es insostenible. Es necesario hacer una recomposición general de la corporación más grande de Venezuela y de más trascendencia para el acontecer nacional.
La gran mayoría de la población no entiende o no se preocupa por Pdvsa. El negocio petrolero es complejo, diverso, competitivo y difícil, en medio de un mundo globalizado.
De los ingresos petroleros y de la sanidad de nuestra Pdvsa dependerán los otros sectores económicos de la producción. En la medida que la producción caiga, de la misma manera caerán nuestros ingresos por exportaciones petroleras.
El comportamiento de nuestra producción de petróleo ha sido muy poco alentadora. Entre diciembre del 2017 a la presente fecha, se han dejado de producir 600.000 barriles por día. La tendencia en la caída de la produccion se mantiene, con el riesgo de continuar esa tendencia. Las causas de esa abrupta caída han sido la falta de inversiones oportunas, consecuentes y permanentes, para mantener y operar eficientemente  lo existente, así como las nuevas inversiones para expandir la producción.
Es necesario que el Presidente Maduro, asuma el tema de “ Rescate y de Ordenamiento de Pdvsa”, sin dilación alguna, mediante la declaratoria de “ Emergencia Nacional”. La situación actual de Pdvsa así lo merece. No solo se trata de recuperar producción, se trata de recomponer a Pdvsa interna y externamente. ¿Cuál es el rol de Pdvsa? ¿Debe dedicarse a ser una Operadora de Petróleo o continuar distrayendo esfuerzos y recursos en actividades distintas a las petroleras? De allí dependerá que nuestra Pdvsa sea eficiente y altamente productiva, eficiente y rentable, para lograr mejores niveles de producción y de aportes al Estado para atender las necesidades básicas de la población.
Pdvsa requiere, con carácter de emergencia, revisar y poner en orden su estructura organizativa y funcional. Tiene que haber un liderazgo claro, con líneas de acción, con raciocinio y consignas con la emergencia del caso.
La única forma de rescatar la producción de petróleo, en 1 millón de barriles, es mediante acuerdos con 11 de los socios extranjeros en las empresas’ mixtas, abriendo nuevos caminos de inversiones y de nuevos espacios de acciones. La CVP, organismo interno de Pdvsa, debe ser dirigido por personas competentes y conocedoras de la actividad petrolera, para agilizar y dinamizar las acciones a emprender. No como un organismo promotor de trabas y burocratismo. El Estado no tiene porqué detentar el 60% de las acciones en las Empresas  mixtas. Esta participación podría ser del 51% y los socios B el 49%. Esto representarían ingresos adicionales a la Nación, y en nada violaría la Ley de Hidrocarburos
Los socios internacionales en las empresas mixtas son los únicos que tienen la posibilidad de aportar los recursos financieros, técnicos y comerciales, que requiere con urgencia nuestra Pdvsa. Hay 11 empresas B, que de manera ordenada y transparente, se deben negociar los aportes financieros, para acometer los proyectos de incremento de la producción. Todos ellos, están dispuesto hacerlo, siempre y cuándo Pdvsa implante un sistema de actuación más ágil, eficiente y productivo. Lamentablemente existen trabas e impedimentos que la propia Pdvsa  utiliza para alcanzar su mejoramiento.
La “ emergencia nacional” no puede esperar más. La caída de la producción de petróleo seguirá en picada sino se interviene con firme decisión. El problema de la causa de la producción petrolera afecta a todos los sectores productivos. Su recuperación arrastrará a los mismos. Dinamizaría la economía y Venezuela encontraría el camino del crecimiento. Obviamente, es necesario tomar otras decisiones en la macroeconomía  como el control cambiarío y otras medidas.
Seamos optimistas. Pdvsa se puede recuperar pero hay que recomponerla o refundarla, con parámetros distintos, sacarla de la opacidad y que vuelva a ser la empresa modelo y guía de nuestro bienestar colectivo. Para ello se debe declarar la “ Emergencia Nacional”, no hay de otra. Mientras más rápido lo hagamos más rápido se pondría en marcha la estabilidad económica de Venezuela.

]]>
<![CDATA[Transferencia, efectivo e hiperinflación]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Transferencia-efectivo-e-hiperinflacion-20180711-0037.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Transferencia-efectivo-e-hiperinflacion-20180711-0037.html La fórmula de la aniquilación del bolsillo de los venezolanos: transferencia, efectivo e hiperinflación. Estos tres elementos  hoy en día la mayoría los domina con dolor pero a la perfección en un país como Venezuela, reconocida por su riqueza petrolera, por su desarrollo, por su empuje en Latinoamérica. Nos metieron en el fango y ahora pobres y ricos sufren por igual. 

Vivimos en un país de “transferencias”, pero aún con una pizca de confianza; resulta que si usted va comprar algo en un supermercado, en un restaurante o  en una tienda de repuestos, la operación dependerá de si el punto electrónico funciona, o de si no se han robado los cables de Cantv para que haya internet, o de si al que baja el suiche en Corpoelec no se le ha olvidado subirlo para que haya electricidad en donde usted esté haciendo su compra. Si alguno falla, olvídese que podrá pagar; sin embargo, si corre con la bendición de  tener un teléfono inteligente o mejor, un familiar o amigo en casa o en la oficina que tenga luz e internet, tiene la opción de cancelar vía “transferencia”, a la que se le debe hacer foto para enseñarla al encargado del sitio donde esté adquiriendo un producto o servicio.


La semana pasada estuve en el golfo de Cariaco, exactamente en la península de Araya, en el oriente de Venezuela, allí hasta el servicio de tostones con queso debe cancelarlo con  transferencia, si no tiene un teléfono inteligente y la confianza del vendedor olvídese que puede comerse o ingerir lo que desea. Aquellos heladeros de playa o vendedores de mazorcas que negociaban en efectivo quedó en el recuerdo; hoy en día pagas en transferencia o no hay producto.


El otro drama antes de llegar a la “política económica de la transferencia”, es la falta de efectivo, aunque llegara a tener todos los bolívares en billete en su poder no le alcanzaría para pagar una cuenta de supermercado; así que el dinero en efectivo sólo se usa para echar gasolina o pagar el transporte público; mientras que los chinos hoy pagan todo con chip o por el teléfono nosotros estamos en un atraso inimaginable hasta que se vive en carne propia.

Debo confesar que pensé que la falta del efectivo y el negocio que las mafias, a las que no combate el Gobierno valga la acotación, era sólo en el Zulia pero ya veo que es toda Venezuela; la compra de dinero en efectivo cuesta 300%; para tener un billete de 100 Bs. tiene que pagarle a los mafiosos 300 Bs; en total debe transferirle 400 Bs. Esto es una locura ambulante, los únicos que no se dan cuenta porque miran para el otro lado, son los inquilinos de Miraflores y los que votaron por Nicolás en el circo electoral del 20 de mayo.
 
Cuando va un mercado y compra en efectivo el producto le cuesta tres veces menos, por ejemplo un cartón de huevos por punto o transferencia cuesta cinco millones de bolívares; pero en efectivo cuesta un millón de bolívares; y así pasa con cada producto de la cesta básica. No soy economista ni pretendo serlo, pero sí soy un venezolano que vive en carne propia lo que en este artículo de opinión planteo sin mucho tecnicismo  y que hasta los abuelitos dominan a la perfección; la hiperinflación. Es tan galopante la hiperinflación que hoy puede pagar por una compota 400 mil bolívares y mañana un millón 200 mil bolívares, un paquete de harina PAN en dos millones de bolívares, un refresco en tres millones, una margarina en dos millones 500 mil bolívares, un libro para el colegio de tus hijos en 20 millones de bolívares, o una copia en 100 mil bolívares; ya ni con ni con guías o libros fotocopiados se puede estudiar.

Lo peor de todo esto es que si hoy no compra lo que necesita, mañana corre el riesgo que el producto aumente de manera sorprendente, según The Spectator Index Venezuela está en el primer lugar en el 2018 con una inflación que alcanzará el 12.615%; Turquía 12%, Alemania 1.8%, Francia 1.9%, Italia 1.2% y Japón 1%; con estos números se ratifica que vamos por el peor camino. El economista y diputado José Guerra hace referencia a que este año la inflación llegará a 100.000%, la acumulada ya va por 46.000%.  Con razón la gente no está pendiente de protestar sino de  seguir sobreviviendo sin efectivo, con transferencia e hiperinflación. Qué tragedia la que vivimos. Lo que falta es que el ministro de economía tome como medida hacer misas todos los meses para pedirle a Dios que baje la inflación.

]]>
<![CDATA[Por nuestra Patria]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-nuestra-Patria-20180711-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-nuestra-Patria-20180711-0032.html Hace 207 años, los patriotas de 1811 proclamaron nuestra independencia y tras 14 años de luchas, batallas, derrotas y victorias la conquistaron para toda Latinoamérica.

Hoy nos toca a esta generación de venezolanos y venezolanas, defender el derecho a la autodeterminación y a la dignidad nacional frente a la agresión del gobierno estadounidense y operada con desparpajo desde Bogotá.
En el contexto de este mes donde nación la República en 1811, necesario es recordar que la oligarquía colombiana trazó, desde mediados del siglo XIX, una estrategia para expandir su territorio a costa de despojarnos del nuestro.
Como lo expresó Andrés Eloy Blanco, “Venezuela ha perdido la quinta parte de su territorio sin disparar un tiro”, al oponerse al tratado sobre demarcación de fronteras y navegación de ríos comunes entre Venezuela y Colombia, en 1941, donde se “legalizó” los 100 años de despojo de nuestro territorio.
En verdad ese despojo iniciado desde la década del 40 del siglo XIX, se había producido mientras nuestra patria se ahogó en sangre, en interminables guerras civiles, hasta principios del siglo XX. Es por ello que concluimos que la desestabilización y los conflictos internos de Venezuela han sido funcionales al plan expansionista de la codiciosa oligarquía colombiana.
la élite bogotana trabaja para que se produzca la guerra civil en Venezuela y continuar con su ocupación. Sus objetivos son todo el territorio de la Guajira; el Golfo de Venezuela; franjas territoriales de los estados Táchira y Mérida y más allá de las orillas venezolanas del Arauca, el Meta y el Orinoco.
Ese es el plan. Por eso desarrollan una campaña de satanización internacional contra Venezuela; promueven la crisis en la frontera común; por eso nos hacen la guerra económica; por eso financian, entrenan y arman a los generadores de violencia contra Venezuela.Está claro, vienen por más.
Y ante la historia los nombres de María Corina Machado, subordinada al genocida Álvaro Uribe, y de Julio Borges, empleado servil del inefable Juan Manuel Santos serán tristemente registrados,junto a sus respectivas camarillas, como la quinta columna que sirvió a estos planes de la oligarquía bogotana, para arrebatarnos más territorio venezolano, nuestro suelo patrio, el suelo de todos los venezolanos y venezolanas.
Igual preocupación genera la activa agresión guyanesa, alentada por las transnacionales petroleras, para consumar el robo de nuestro territorio Esequibo.
¡No pasarán! ni unos, ni otros. Para ello debemos fortalecer nuestra unidad nacional, la unidad del pueblo, mediante el reconocimiento y participación de la pluralidad del pensamiento bolivariano venezolano.
Es necesario que todo patriota se sienta incluido en la recuperación del tejido ético de nuestra sociedad; de la producción y la innovación nacional; de una nueva democratización de todas las instancias de participación y decisión; de la lucha para recuperar paulatinamente la normalidad de la vida cotidiana, especialmente de la estabilidad económica, en fin, que todo venezolano y venezolana se sienta que puede ejercer sus derechos con plenitud.
Sólo así, todos y todas nos sentiremos auténticamente unidos en torno a nuestro objetivo más preciado,la patria que nos legó el Padre Bolívar: Nuestra patria Venezuela, amén.

]]>
<![CDATA[Intervención extranjera y sociedad civil, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Intervencion-extranjera-y-sociedad-civil-por-Leopoldo-Puchi-20180711-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Intervencion-extranjera-y-sociedad-civil-por-Leopoldo-Puchi-20180711-0040.html El cuadro económico y social del país se agrava con el paso de los días. La inflación se eleva a zancadas exponenciales, la producción petrolera ha descendido a 1.395.000 barriles diarios y el bloqueo externo obstruye las vías de financiamiento y limita la adquisición de bienes necesarios para la actividad productiva. Unas circunstancias verdaderamente difíciles y extraordinarias, que requerirían de un concurso dirigente a la altura de las circunstancias.
Sin embargo, cada día que pasa se hace más notoria la usencia de una dirigencia de la sociedad en condiciones de asumir los desafíos que tiene frente a sí Venezuela y en capacidad de incidir sobre la realidad e interactuar con el Estado en la búsqueda de soluciones: ni el liderazgo empresarial, ni el eclesiástico ni las organizaciones políticas, bien sean ONG o partidos. 
Una realidad que no tiene que ver solamente con la actitud refractaria del Gobierno, su dogmatismo o sectarismo sino que apunta a serias debilidades de la élite nacional de oposición, que durante un largo período ha apostado a una fractura militar interna o a una intervención extranjera, en lugar de plantearse de manera consistente otras formas de hacer política.
Se desconoce por qué es ahora, casi un año después, cuando se ha autorizado la difusión de la información sobre la disposición cierta de Donald Trump de invadir a Venezuela y se han dado a conocer, por medio de la agencia Associated Press, los detalles de las conversaciones sostenidas por Trump con los funcionarios de su entorno y con varios presidentes latinoamericanos. 
Lo que sí es cierto es que la existencia de esos planes ya había trascendido desde agosto de 2017, momento en que importantes dirigentes venezolanos afirmaron que el relevo de las acciones de calle sería tomado por la llamada comunidad internacional. Del mismo modo, habría que señalar que hace poco la agencia Bloomerang dio a conocer los planes del golpe militar programados para mayo de este año.
Estas expectativas condujeron al respaldo de importantes sectores de la sociedad civil a la política de no participación en las elecciones. Ahora bien, el fracaso de esta estrategia, al no alcanzar el objetivo buscado, ha conducido a su revisión. De manera que es muy posible que varios partidos retomen la iniciativa desde el campo de sus fortalezas, el electoral, y reconstruyan el piso sociopolítico que se les ha diluido. En esta dirección, la decisión crucial es si los partidos  participarán o no en la elección de concejales prevista para diciembre y en el referendo sobre la Constitución. Al parecer, Acción Democrática ya ha dado pasos en esta dirección, como antes lo habían hecho Avanzada Progresista, Copei y el MAS.
Pero la reconstrucción de un liderazgo social y no solo partidista es indispensable. En este sentido, le corresponde a la Iglesia, a su  directiva y a sus distintas órdenes, a los gremios empresariales y profesionales darle paso a una nueva visión, a un nuevo liderazgo en capacidad de elaborar políticas más allá de las expectativas de una sublevación militar o una intervención extranjera.

]]>
<![CDATA[Hasta que el cuerpo aguante, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hasta-que-el-cuerpo-aguante-por-Maryclen-Stelling-20180711-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hasta-que-el-cuerpo-aguante-por-Maryclen-Stelling-20180711-0034.html Nos despertamos con una sensación de eternización de la crisis, desamparo, disminución  de la credibilidad y fractura de la legitimidad…

Cada despertar es una incógnita, cada incremento de salario se percibe como un paliativo de corta duración, dados sus efectos inmediatos sobre los precios.  Los  bonos, en tanto estrategia oficial de efecto limitado,   desarrollan una función distractora de la crisis de sobrevivencia y ||alejan la desesperanza imperante. 
 
La crisis económica y la política lenta y profundamente afectan la fe, la esperanza, la confianza y la credibilidad de la ciudadanía; al igual que la legitimidad, reduciendo  la participación ciudadana al clientelismo y al rol de elector.  

La crisis económica, de la que no se salva nadie,   hace sentir sus efectos en la activación de  procesos de exclusión, precarización y desigualdad social fundamentalmente en grupos vulnerables.  En consecuencia, se presenta una tensión o conflicto entre la inclusión política y la exclusión social, entre la ciudadanía política y la clientelar.  Aun cuando afecta a todos y todas, ha ido generando un ensanchamiento de las desigualdades;  un incremento de la vulnerabilidad de importantes sectores.   Los logros alcanzados en cuanto a la democracia participativa gradualmente van desapareciendo hasta dar lugar a una ciudadanía mínima.

Es importante destacar que las condiciones  de vulnerabilidad y precariedad socioeconómica incrementan las prácticas clientelares.  Además,  al potenciarse la relación clientelar-limitada al intercambio utilitarista-  se alimenta la pasividad y la apatía,  afectándose en consecuencia la autonomía ciudadana.  La participación de la ciudadanía se ha ido restringiendo entonces a la participación electoral en detrimento de la democracia popular y protagónica, con la amenaza  de que los  logros en cuanto a la democracia participativa,  desaparezcan hasta desembocar en una ciudadanía mínima.  El fenómeno ha sido caracterizado como desafección política versus clientelización política. De allí que el gran reto es enfrentar el impacto de los procesos de exclusión sobre la ciudadanía política, mientras no se resuelva la crisis económica.

Recientemente alguien compartió conmigo  la  interrogante que rige su  cotidianidad: “¿Hasta cuándo dura esto?”, ante lo cual se responde “Hasta que el cuerpo aguante”, aun cuando, últimamente,  comienza a creer que  “Esto no lo aguanta nadie”.

]]>
<![CDATA[El triángulo de la maldad, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-triangulo-de-la-maldad-por-Asdrubal-Aguiar-20180709-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-triangulo-de-la-maldad-por-Asdrubal-Aguiar-20180709-0091.html A la sazón existe una recíproca desconfianza: la del pueblo hacia los políticos – considerándoles parásitos y aprovechadores - y la de los políticos hacia el pueblo: al que juzgan ignorante de las complejidades de la política

El escritor belga, David Van Reybrouch, en sugerente libro que, bajo el título Contra las elecciones, subtitula “cómo salvar la democracia”, esgrime como premisa de su enjundiosa reflexión una paradoja: “Con la democracia ocurre algo curioso: todo el mundo la desea, pero no hay nadie que crea en ella”.  

Según el autor, a la sazón existe una recíproca desconfianza: la del pueblo hacia los políticos – considerándoles parásitos y aprovechadores - y la de los políticos hacia el pueblo: al que juzgan ignorante de las complejidades de la política y por ello todo compromiso entre políticos le consideran un acto de traición. 

Obviamente, en su análisis el libro de Van Reybrouch observa la situación en Flandes, advirtiendo que allí, el pueblo, es de tendencia conservadora, apegado a sus tradiciones, en tanto que los políticos son innovadores y liberales. Y dice bien lo evidente, a saber, que la crisis de la democracia es de legitimidad y de eficacia. 

Recuerda que el rechazo histórico de las autocracias se explica en que siendo eficaces pierden legitimidad: piden del pueblo pagar como costo sus libertades. Del mismo modo en que la oclocracia, donde el pueblo debate y decide siempre acerca de los hechos de relevancia pública, incrementa la legitimidad a costa de trágicas o nulas ejecutorias. 

Habiendo sido la democracia el modelo “menos malo” por sostener en equilibrio crítico a ambas exigencias –  la legitimidad y la eficacia, el origen democrático del gobernante y su eficaz desempeño democrático – como lo hacen los marineros sobre un barco en movimiento, el caso es que pasamos por una verdadera tempestad.

Si a la luz de estas premisas ponemos atención al caso de Venezuela, cabe constatar que la cuestión democrática comentada, en parte, es también propia y ajena. 

En medio del carácter líquido adquirido por las sociedades civiles actuales, cuyos lazos de afecto se hacen colcha de retazos: en nuestro caso por la hambruna y el ningún prestigio de las instituciones, el ejercicio democrático es casi un imposible; al menos como lo ha sido. Y presas – hago, aquí sí, excepción de lo venezolano – de las demandas provenientes no ya de los partidos o los grupos organizados que restan y también se diluyen, sino de exigencias ciudadanas individuales, exponenciales, variables y variopintas, según estados de ánimo y sentimientos personales de orfandad que se hacen valer a través de las redes, los políticos contemporáneos se han convertido en simples cajas de resonancia. Se han integrado a la explosión del desorden.

Así como el pueblo se abstiene en lo electoral, cambia cada 24 horas de opción de liderazgo, abandona los partidos o los convierte en franquicias electorales sustituibles, dañándose la legitimidad democrática, la efectividad de los políticos es proporcionalmente regresiva. 

La fútil velocidad con la que giran en sus discursos les impide, a su vez, adoptar decisiones eficaces y reales, dañando estructuralmente a la democracia. Vivir más preocupados por la legitimidad y sus rápidos desgastes como políticos, les hace preferir el cuidado de sus imágenes a los resultados concretos, incluso los que son sinceros y sensibles a los problemas de la gente. 

Lo que es más complejo: nadie puede decidir como lo hacían antes los gobiernos y los partidos en el pasado, unilateralmente. La globalización, gústenos o no, realidad inevitable en espera de su armazón constitucional, propicia un rompecabezas de intereses y perspectivas locales, sociales, económicas, culturales, internacionales, que se entrelazan y desbordan las fronteras de los Estados – no escapa Venezuela – condicionando, incluso de modo anárquico, los procesos decisorios. E incluso sobre los asuntos privados que la gente hace públicos: bajo la deriva digital y en su narcisismo, faltándole sólo poner altoparlantes en los confesionarios. 

La misma agonía de las dos variables que equilibra la democracia y la disfuncionalidad entre el pueblo y los políticos era patente, cabe recordarlo, en la Venezuela de 1989; cuando se cierra el ciclo histórico de 30 años del modelo democrático representativo que arranca en 1959. Nuestras élites no la percibieron. Y por eso es que emerge con fuerza el tráfico de las ilusiones, el populismo: ganar al pueblo como sea y prometerle el paraíso terrenal.

En buena lid, hoy tenemos una ventaja los venezolanos. Pero reclama de los políticos dejar de lado, por lo pronto, el “incidentalismo”, la fugacidad discursiva o deletérea de lo sustancial. Han de abandonar la democracia de casino, la de usa y tire, pues la opinión pública está mineralizada en cuanto a tres verdades absolutas: (1) Muere de mengua el país, y cada día que pasa sin alimentos ni medicinas agrava su situación. No puede esperar. El mundo digital es para éste, en la hora, una quimera. (2) El origen del mal tiene nombre: Nicolás Maduro Moros y su narco-régimen; (3) Aquél y su asamblea constituyente son dos engendros, antidemocráticos, carentes de legitimidad.

En suma, quienes interpreten y resuelvan con eficacia sobre ese triángulo del mal, en lo que todos concuerdan, obtendrán legitimidad factual y estable, y podrán darle a la democracia – que es el mismo pueblo – una fundada esperanza: alcanzar luego elecciones libres e informadas.

]]>
<![CDATA[La más trágica tragedia, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-mas-tragica-tragedia-por-Carola-Chavez-20180709-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-mas-tragica-tragedia-por-Carola-Chavez-20180709-0094.html Un bebé de 18 meses que había sido separado de sus padres por las autoridades de emigración de los EEUU -La tierra de la libertad-, fue devuelto a los brazos de su mamá, todo sucio y lleno de piojos.

 Al bebé nadie lo bañó en los 85 días que estuvo preso. El sucio y los piojos se lavan, pero ¿cómo se lava la mugre que la atrocidad nazi-gringa le embarró en el alma? Otro niño, como de cuatro años, es presentado ante un juez en Texas. Solito, asustado, lo paran en el banquillo de acusados. Un juez, con cara de juez gringo de comiquita, le lee una retahíla de cosas en un idioma que el niño no entiende. Se está haciendo justicia. Se está cumpliendo con los procedimientos legales al pie de la letra. Al pie de la letra se puede atropellar la niñez, la pureza, la inocencia y volverla mierda. God bless America.

En Gaza, unos soldados israelíes, vestidos de Robocop, golpean a mujeres, niñas y ancianos que se niegan a dejar que sus casas sean demolidas porque sí, porque las escrituras sagradas dicen que ellos son el pueblo elegido, y los palestinos no, que ni como animales merecen ser tratados. Desaparece el pueblo bajo las palas de los Bulldozers. Rutina de 70 años.

Es verano, se llena el Mediterráneo: sus playas de turistas, sus aguas de pateras cargadas de africanos. Chapotean los turistas rosados en el mismo mar que se traga a otro barco repleto de aspirantes a refugiados que nadie quiere, que huyen de las miserias a las que fueron condenados por Europa, por lo siglos de los siglos. Amén.

En Colombia, 24 líderes sociales asesinados en un mes. Siete campesinos masacrados en el Cauca. Una maestra del departamento de Bolívar recibe una llamada: “Qué pena con usted señora Deyanira Ballestas, se tiene que ir de esta región o la asesino. Usted sabe que nosotros acá asesinamos al que se nos dé la gana”. Silencio oficial. Los demonios están sueltos y tienen presidente.

Una eurodiputada llega a Colombia y, desde allá, ignorando la feroz tragedia humanitaria de ese país en guerra perenne; ofrece ayuda a los “refugiados” venezolanos que huyen de la “crisis”. Trump se pregunta por qué no nos invaden ya. Julio Borges se hace pipí de placer. Y algunos pendejos en el este del Este creen Venezuela merece ser el foco de tan absurda, peligrosa y orquestada atención. Y aún peor, se alegran.

]]>