Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Tue, 19 Feb 2019 06:45:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[La obligación humanitaria de los ciudadanos de uniforme]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-obligacion-humanitaria-de-los-ciudadanos-de-uniforme-20190219-0109.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-obligacion-humanitaria-de-los-ciudadanos-de-uniforme-20190219-0109.html Una desviación histórica, lamentable, es la causante del desencuentro recíproco que, tras la cortesía y el disimulo cotidiano, se profesan militares y civiles en Venezuela. No obstante que, es extraña la familia que no tenga dentro de su seno a un político y a un militar.

Lo atizan, desde los inicios de la república en 1830, los hermanos Monagas. Piden restablecer la Gran Colombia para imponer la reforma constitucional de 1857, centralizar el poder y garantizarse la reelección perpetua. Un resentimiento los anima contra el general José Antonio Páez. Le acusan de haberle entregado el dibujo de la nación en cierne a los civiles, a nuestra segunda ilustración. 

A mediados del siglo XX, el académico y romanista Edgar Sanabria, presidente de la Junta de Gobierno instalada a la caída de la penúltima dictadura, la de Marcos Pérez Jiménez, ante el Congreso recién instalado y en el pórtico de la República civil, el 13 de febrero de 1959 recuerda lo siguiente: “Hallamos un ejército receloso de los civiles y expuesto a la discordia interna. Procuramos hacer una amistad limpia que borrase las susceptibilidades con que los hombres de uniforme planteaban sus problemas específicos, y en beneficio de la paz doméstica, que debe ser irrenunciable derecho de todos los ciudadanos, comenzamos a eliminar la desconfianza absurda por culpa de la cual se miraban como adversarios el civil lleno de presagios y el militar inficionado de prejuicios. Quisimos que esos dos mundos ficticios que interesadamente se habían creado dieran paso a una sola comunidad de venezolanos unidos por la aspiración igual de encauzar la República”. Y eso se logra.

No bastaba, empero, zanjar tal diferendo instalado por razones personales y de poder, por lo que Sanabria, con buen juicio, declara que “como consecuencia de los sufrimientos pasados, cada parcialidad política y cada grupo social ha revisado su conducta de ayer. El resultado ha sido el propósito de rectificar, si no la rectificación misma. Unidad, concordia, convivencia, ha sido llamada esa posición a la que todos hemos llegado por un mismo camino de dolor”.

Hugo Chávez, al apenas inaugurar su mandato, en febrero de 1999, desde Los Próceres, le ordena a los militares no reprimir al pueblo que insurge por el hambre - se mira en su experiencia y la de sus compañeros de armas durante el 27 de febrero de 1989 – y a la par, en mayo de 2004, inaugurando la sede el Comando Regional 5 de la Guardia Nacional, restablece el malhadado parteaguas: Luego de varias décadas de perderlo, los militares hemos readquirido los fueros que nunca debimos abandonar por obra de los civiles, léase de los políticos, dice; de donde les invita a la tarea de su conservación.  

Pues bien, otra vez llegan los militares a una disyuntiva agonal ante la crisis humanitaria común y su primera inflexión tendrá lugar el venidero 23 de febrero. 

Habrán de reprimir o mejor acompañar al pueblo al momento de recibir la ayuda de alimentos y medicinas venida desde el exterior. Se trata de paliar la desesperación, el derecho de los venezolanos a doblarle la mano a la hambruna y exorcizar al espíritu de la muerte, que hace guardia cotidiana en las puertas de nuestros menesterosos hospitales.

Las generaciones más jóvenes de nuestra Fuerza Armada, como ciudadanos de uniforme y, como todos quienes no lo poseen, venezolanos a secas y sin apellidos, estarán, lo espero, a la altura de la circunstancia. No lo estará el Alto Mando Militar, por autor y cómplice de los crímenes de lesa humanidad ejecutados contra nuestros propios hermanos, entre éstos la propia familia militar. 

El Estatuto de Roma prescribe que cualquier autoridad militar o civil que favorezca “la imposición intencional de condiciones de vida, la privación del acceso a alimentos o medicinas, entre otras, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población”, responderá ante ella. Nuestros ciudadanos de uniforme saben bien que ante la hipótesis no cabe beneficio alguno de amnistía, menos alegar el cumplimiento de órdenes superiores.

La cuestión que les interpela, no obstante, es más profunda y vertebral. 

Lo trabajado por Sanabria y los primeros presidentes de la democracia, a saber, el reencuentro de todos bajo el denominador común de la ciudadanía, permitió que los militares se desarrollasen profesionalmente; alcanzaran niveles universitarios que antes se les negaban; y tuviesen posibilidades de bienestar para ellos y los suyos, sin necesidad de coludir con el delito y la criminalidad. 

La queja de los oficiales subalternos participantes del golpe del 4F, como me consta, era el mal ejemplo que, según ellos, recibían de algunos oficiales generales que se habían dejado tentar por el morbo de la corrupción. 

La ruptura de la unidad nacional que provoca Chávez como lo hicieran los Monagas, llenando éstos de sangre a nuestro siglo XIX y aquel las dos primeras décadas del siglo XXI, es aleccionadora. Ambas dejan al paso al pueblo en la miseria, desprotegido, inerme. Los soldados de la patria, sus esposas e hijos la ven y la sufren. Mal pueden obviar esa verdad, en esta hora, y tienen la opción moral de reconciliar a los venezolanos.

]]>
<![CDATA[Trump y su aborto de dictadura]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Trump-y-su-aborto-de-dictadura-20190219-0108.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Trump-y-su-aborto-de-dictadura-20190219-0108.html A John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, se le volvió a ir el yoyo. En una entrevista en Fox News criticó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) de Venezuela tengan unos 2000 generales, lo que, en su criterio, es una cifra inusual que para él demuestra “dónde está la corrupción en ese país”.

Bolton, que ya había dicho a la misma televisora gringa que empresas petroleras estadounidenses debían prepararse para explotar petróleo en Venezuela tras el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, hizo la crítica tras comentar que la cúpula militar negocia con la oposición la renuncia de su Comandante en jefe.

Supongo que el asesor de Trump espera conseguir un coronel Marcos Pérez Jiménez, quien no sólo se prestó para derrocar al maestro Rómulo Gallegos y detener así sus planes de ir progresivamente nacionalizando la industria petrolera, sino que, además, provocó la muerte de oficial Carlos Delgado Chalbaud quien fue ministro de Guerra y Marina, hoy de la Defensa, del autor de Doña Bárbara y Cantaclaro.

Por qué, de acuerdo con el criterio expresado por el asesor de seguridad gringo ¿Cuántos generales debe tener la Fanb? Según Bolton ¿de qué tamaño debería ser el Ejército venezolano o acaso vamos a necesitar uno si Trump toma control de Venezuela a través de Juan Guaidó?

El viernes pasado el grupete de Lima, actuando en el teatro de la OEA, propuso la creación de un grupo de expertos electorales para que, derrocado Maduro, sustituya al CNE, no sólo a los rectores principales, sino a los directivos del ente y sus jefes en cada uno de los estados del país. Con base en los informes elaborados por el secretario Luis Almagro, los mentados expertos de la OEA sostienen que para hacer nuevas elecciones en Venezuela hay que eliminar el Clap y el Carnet de la patria, destituir a los 19 gobernadores chavistas, hacer de nuevo el registro electoral con un nuevo proceso de cedulación, reprogramar todos los softwares  y que si ésto no es posible los comicios tendrían que ser manuales.

Para resumirles dos horas de mentiras e insultos, los expertos de Almagro creen que sólo defenestrando al pueblo chavista, incluso, a los independientes que votan por el chavismo o por la oposición, sería posible hacer elecciones si Trump logra imponernos su monigote.

Al final de cuentas, Almagro y sus expertos electorales, los embajadores del grupete de Lima y sus bufonadas no fueron más que otra “guaidonada” por dos razones básicas. Primero, porque el embajador que representa a Venezuela en la OEA es Samuel Moncada, designado por el presidente Maduro, pues la Organización no ha reconocido oficialmente a Guaidó y, segundo, porque el vicepresidente de los EEUU, Mike Pence, exigió a la Unión Europea reconocer al interino sin pedir elecciones, sencillamente, porque ni las quieren ni las pueden hacer como Trump desea, es decir, defenestrando al chavismo.

Pero en la Unión Europea tampoco tienen los votos suficientes para reconocer al autoproclamado tras las renuencias de Grecia e Italia, entre otros, y Francia y Alemania han sido enfáticos en que se deben hacer elecciones.

El asedio al que estamos siendo sometidos no busca simplemente un golpe de Estado, es decir, la salida del presidente Maduro, sino destruir al Estado venezolano desmontando sus instituciones como el CNE y el Tribunal Supremo, desconociendo a la Constituyente y, sobre todo, dándole de baja a buena parte de esos 2000 generales, sus oficiales subalternos y tropas que tanto molestan a Bolton. Desde el Congreso de Angostura, hace 200 años, el Ejército es columna de la República.

La prueba madre de que el propósito va más allá de la simple salida de Maduro es que la AN en desacato al aprobar su llamado Estatuto de transición derogó de hecho a la Constitución Bolivariana al desacatar su imperativo de llamar a elecciones en 30 días según el 233 en nombre del que dicen ellos actuar y postergando el espurio “mandato” de Guaidó indefinidamente.

]]>
<![CDATA[Acuerdo entre venezolanos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-entre-venezolanos-20190218-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-entre-venezolanos-20190218-0028.html La reciente reunión de cancilleres de países europeos y  latinoamericanos en Montevideo ocupo la atención de todos.Igualmente la previa de la cancillería venezolana con enviados de la Unidad Europea, allí el canciller venezolano, les expuso directamente la situación.
Las  conclusiones de Montevideo, incluida la no firma de México, de Bolivia y países del Caribe, muestran diversos matices, distintos  al único que quieren imponer los grupos extremistas: guerra, invasión, y muerte.


La respuesta del Presidente Maduro ha sido firme y precisa: Respeto a la autodeterminación, a la soberanía nacional, Disposición plena para el diálogo abierto, frente al país, “sin condicionamientos”, donde cada uno exponga sus puntos de vista y sus propuestas.Así lo ratifica al señalar : “estoy listo para suscribir acuerdos”.


Montevideo abrió un camino como muchos esperábamos. En principio parecería algo nublada la ruta, como ocurre en los inicios de las conversaciones indispensables para atender situaciones complejas que surgen de las diferencias entre humanos. Lo principal es el interés manifiesto del gobierno nacional de debatir, oír y ser oído, para llegar a puntos de encuentro, de construcción que sean asumidos por las mayorías nacionales. Esa debería ser la postura de la oposición sensata.


Dios quiera que juntándonos muchos venezolanos de bien, logremos  exorcizar los odios, los deseos de venganza y destrucción.Solamente con espíritu amplio podremos ir  trillando la urgencia el diálogo constructivo y necesario.


Es imperativo ahora y no después de la destrucción, caminar con respeto a lo que piensa el otro, mostrando con el resultado de nuestras obras lo que tenemos en la mente y en el corazón, conectando en la práctica lo que decimos.
Estamos a 200 años de Angostura, del nacimiento de Colombia. El recuerdo de la unidad que nace acunada por el ideal de la grandeza de nuestras naciones que impulsó el Libertador, nos obliga a evaluarnos en este momento tan difícil de la historia nacional.Hacer avanzar el surgimiento de acuerdos para la convivencia. El más grande objetivo de todos debe ser parar la guerra es la gran responsabilidad de este momento  para hombres y mujeres  de Venezuela.

]]>
<![CDATA[Trump y sus inefables asesores]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Trump-y-sus-inefables-asesores-20190218-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Trump-y-sus-inefables-asesores-20190218-0027.html  1)  No estoy seguro si en pasados gobiernos norteamericanos se reunió  en la Casa Blanca un equipo con las características del actual. El que preside Donald Trump, un mandatario fuera de serie, agresivo, contradictorio, con una visión comercial del ejercicio del cargo, impredecible en sus reacciones, en extremo ignorante, y, singularmente, hábil para engañar al adversario. Este peligroso sujeto mantiene en ascuas al mundo. Ha reeditado, provocadoramente, los tiempos de la guerra fría. Ha desempolvado, con la habilidad de un buen vendedor de vehículos usados, al monroísmo como proyecto de dominio imperial en la región latinoamericana.
        2) Pero, probablemente. lo más interesante del personaje sea la manera de escoger el equipo que lo rodea. ¿Qué lo mueve? ¿Qué lo inspira? Ha hurgado en las profundidades del pantano de la ultraderecha norteamericana para quedarse con los de mayor experiencia en sórdidas labores de inteligencia, aquellos que han destacado en la violación de derechos humanos y en actos de corrupción propios de los que vinculan los grandes negocios con la política, en lo cual Trump es experto.
       3) ¿Quiénes conforman el equipo de confianza de Trump? Los que en la actualidad muestran mayor operatividad y estabilidad en los cargos asignados, que han  podido sobrevivir a algunas tormentas interiores, son Mike Pence, vicepresidente, Mike Pompeo, exdirector de la CIA y John Bolton, asesor de seguridad del gobierno. Todos ellos tienen amplios prontuarios  y están en la mira de muchas investigaciones.
        4) Se suele decir que un mandatario demuestra su sabiduría y capacidad de mando a través de la  designación de sus colaboradores y asesores. Esto, desde luego, no es un dogma, pero en algunos casos se dan aciertos. 
La escogencia de equipos casi siempre es desacertada. Y el caso Trump lo confirma. Ha optado por lo peor. Por los más incondicionales. Por los más desconocedores de lo que sucede actualmente en el mundo. Los más importantes del equipo son los más torpes en sus declaraciones. En la elaboración de los Informes que le pasan al presidente. Los que estimulan en éste su megalomanía, su intemperancia y vocación autoritaria.
      5) Todas las actuaciones de Trump y su equipo, en situaciones que se le han planteado, ejemplo, manejo de sus relaciones con naciones de la Unión Europea; con Rusia y China; con Turquía, con Naciones del Medio Oriente, con Afganistán; con países africanos, están marcadas por la torpeza. El atropello es su característica. La pretensión de imponer dictados que solo favorecen al gobierno norteamericano, multiplican las reacciones adversas y lo aíslan. 
El mayor error en que ha incurrido el presidente Trump y su inefable equipo de asesores y colaboradores  es el tratamiento del caso venezolano. Porque un simple estudio de lo que ha sido y es este país, adelantado con seriedad, con sentido político y diplomático, pudo haber resuelto situaciones que ahora son extremadamente delicadas. Ahora, la política de Trump, ejecutada por sus inefables asesores, “pica y se extiende” —como se dice en el argot deportivo—. Todos sus actos son una chapucería: el desconocimiento de un presidente electo (Maduro) y el reconocimiento de uno espurio (Guaidó); los intentos frustrados por dividir  a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; la tramoya de la ayuda humanitaria; los anuncios sistemáticos de un golpe militar o de una invasión del territorio venezolano, hechos por el propio Trump y coreado por sus asesores. Deliberadamente, o no, Trump y su equipo de inefables han llevado una situación regional, local, a un plano universal con todas las consecuencias funestas que pueden derivar de semejante torpeza.- 

Claves secretas
•  COMIENZAN a aparecer en Estados Unidos y en otras naciones, en medios serios, señalamientos críticos sobre los productos de la “ayuda humanitaria”. Sobre la calidad, tanto de las medicinas como de alimentos deshidratados perjudiciales a la salud. Según las informaciones, muchos de ellos vencidos, de mala calidad, desechados en el mercado. Ya se anuncian investigaciones al respecto…
• ASIMISMO, sobre el negociado que está detrás de la operación. Se comenta el oscuro manejo de los precios, las comisiones que corren y la adjudicación de las compras a determinadas empresas de escasa solvencia y antecedentes turbios…
• UNA PREGUNTA que muchos se hacen en las actuales circunstancias: ¿existe algún control sobre el manejo del dinero recolectado. Guaidó habló de mil millones de dólares. ¿Cierto o falso? También se comenta que parte importante de lo recaudado se destina  sufragar gastos de numerosos dirigentes opositores en el exterior, sobre los cuales no recaen medidas judiciales en el país y que han optado por vivir en el extranjero…
• SI SE le pregunta a ciudadanos desprevenidos en la calle sobre la “ayuda humanitaria”, la respuesta es interesante. La gente sospecha que hay, detrás  del argumento humanitario, algo que no está claro y, por tanto, no le entusiasma el método. De inmediato señala el interrogado, ¿por qué el gobierno norteamericano no suspende las sanciones contra Venezuela y libera el dinero que le tiene retenido al país? Eso resolvería de inmediato el problema. Esto es señalado sin dejar de hacerle una críticas al gobierno nacional por el burocratismo y su mala política económica. La gente está consciente de lo que sucede y no come cuentos…
• LA OPOSICIÓN venezolana y el Gobierno de los EE UU (léase Trump y asesores) han incurrido en numerosos desaciertos al evaluar a la FANB. Lo han hecho como si la FANB fuera una institución tradicional, golpista, divorciada del pueblo, anclada en un pensamiento de ultraderecha. No se dan cuenta que la situación es otra, completamente distinta a la de los tiempos de la Misión  Militar de USA operando en Fuerte Tiuna y los oficiales venezolano estudiando en la Escuela de las Américas. 
Se trata de una Fuerza Armada diferente, moldeada por el pensamiento renovador, bolivariano, antimperialista de Hugo Chávez, un oficial subestimado por los mandos tradicionales de la institución castrense; por la oligarquía económica, por la partidocracia anquilosada, y por el arrogante Imperio norteamericano. Cuando en una situación crítica como la actual se la juzga, incurren en gruesas equivocaciones…
• POR ESO el error de la oposición y del Gobierno de EE UU  al imaginar que la FANB es la misma que esos factores controlaron en el pasado: sumisa a los dictados de la partidocracia y desnacionalizada por la forma como la manejaron los organismos de inteligencia norteamericanos…
• LA MEJOR demostración de que el militar venezolano cambió, es la manera como la FANB ha reaccionado en la actual coyuntura frente a las presiones del establecimiento militar de USA y las torpes descalificaciones —combinadas con zalamerías de última hora— de la oposición interna golpista. La dignidad es lo que impera en ella y lo que desespera a los golpistas del interior del país y a los gringos para invadir cuanto antes. Que, por cierto, no saben con qué se van a encontrar si llegan a hacerlo y el repudio universal que pueden provocar…
• LAS DOS marchas del pasado domingo 10 (chavismo y oposición) confirman la existencia en el pais de una sólida democracia. Ni un solo incidente.-   
 

]]>
<![CDATA[Ni Estado Paralelo de Guaidó Ni Gobierno Autoritario de Maduro / Diálogo y Referéndum]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ni-Estado-Paralelo-de-Guaido-Ni-Gobierno-Autoritario-de-Maduro--Dialogo-y-Referendum-20190215-0108.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ni-Estado-Paralelo-de-Guaido-Ni-Gobierno-Autoritario-de-Maduro--Dialogo-y-Referendum-20190215-0108.html Desde la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución (PCDC) hemos venido advirtiendo sobre el giro que ha tomado la crisis político institucional del país, la cual avanza aceleradamente hacia un "choque de trenes" que podría desencadenar una guerra civil con participación internacional. En efecto, a partir del 23 de enero, con la "autoproclamación" inconstitucional del presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diputado Juan Guaidó, como supuesto Presidente (e) de la República, contando con el apoyo político y militar del gobierno de EE UU, el respaldo del Grupo de Lima y varios países de la Unión Europea, el tren de la intervención militar dirigida desde Washington, se encarriló hacia la que hemos llamado, la "ruta de guerra" por la vía del uno, dos, tres: 1) Cese a la Usurpación; 2) Gobierno de Transición; 3) Elecciones". La "primera estación" supone la renuncia o salida por la fuerza del Presidente en ejercicio por la acción directa del gobierno de los EEUU y sus aliados. En el otro extremo de la línea, el tren de Nicolás Maduro se mantiene aferrado al poder con un rechazo del 80% de los venezolanos, contando con el respaldo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y gobernando al margen de la Constitución, atrapado en el laberinto de sus propias contradicciones, sin darle respuestas efectivas a la crisis económica y social que ha provocado la pauperización de la sociedad venezolana y la quiebra de la institucionalidad democrática.

Los posibles desenlaces de esta confrontación llevada al límite son: la capitulación negociada del Presidente Maduro por la presión económica y militar de EEUU y sus aliados, o el inicio de una guerra civil con participación internacional siguiendo el patrón de Libia o Siria. En el primer caso, los ganadores exigirían su botín e impondrían sus condiciones enfocadas fundamentalmente en el aprovechamiento de las reservas petroleras y mineras, además de la instalación de un gobierno "transición" títere que garantice la protección de sus intereses geopolíticos y económicos. Si ocurre el segundo desenlace, entraríamos en la vorágine de una guerra civil con participación internacional por tiempo indeterminado que cobraría miles de vidas humanas, la destrucción de la infraestructura nacional y muy posiblemente la mutilación y pérdida de la integridad territorial del país, con graves consecuencias para las generaciones presente y futuras. En ambos casos, el conflicto terminaría en una negociación con el gobierno de EEUU de espaldas al país y en la humillación histórica del pueblo venezolano, que sería la víctima y quien tendría que pagar las consecuencias y cargar con los costos y la pérdida de soberanía de la Nación.

Ante este terrible escenario, en el que está en juego la existencia misma de la Patria, hemos venido planteando como salida a la crisis política la "ruta al alternativa de la paz y el cambio", la cual tiene como primera estación la apertura de un diálogo entre la AN y el Gobierno con el acompañamiento de la ONU, para acordar por consenso la reestructuración del CNE. La segunda estación, es la convocatoria de un referéndum consultivo, aplicando los artículos 70 y 71 de la Constitución, para que sea el pueblo quién decida si quiere o no renovar los poderes públicos. De esa manera, el protagonismo y la decisión para zanjar el conflicto político institucional quedaría en manos del soberano, sacando del primer plano a Trump y su pandilla. En ese diálogo y negociación, los interlocutores deben dialogar con los movimientos sociales y políticos, para construir un programa de emergencia y recuperación nacional consensuado, que atienda con urgencia la grave y devastadora crisis social y económica que agobia a los venezolanos.

Además de hacer pública la propuesta, decidimos presentársela a la AN y al Presidente Maduro, mediante un diálogo franco, dejando claro nuestra posición de rechazo a la conformación de un gobierno paralelo al margen de la Constitución, impulsado por EEUU y sus aliados. La Directiva de la AN nos invitó a dialogar sobre la situación del país y sus posibles salidas. El pasado 5 de febrero acudimos a la sede del Parlamento Nacional a una reunión con el Diputado Guaidó, en su carácter de Presidente de la AN, dejándole bien claro que no lo reconocemos como Presidente interino, sino solo como cabeza del Poder Legislativo. Le dijimos que no estábamos allí como mediadores sino como proponentes de la "ruta de la paz y el cambio" como alternativa a la propuesta de EEUU y el Grupo de Lima asumida por él, que hemos denominado la "ruta de la guerra". Le informamos que esperábamos reunirnos con el Presidente Maduro para llevarle esta misma propuesta.

El Diputado Guaidó, descartó de plano el diálogo con el Presidente Maduro e insistió en la secuencia de la ruta trazada por Trump y el Grupo de Lima, cuyo primer paso es el "cese a la usurpación" con la salida inmediata de Maduro. Ante el emplazamiento que le hicimos respecto de sí estaba de acuerdo con una intervención extranjera, respondió de una manera ambigua que "no la deseaba". Sin embargo, con el correr de los días ha dejado claro que no descarta, en uso de sus autoasumidas "competencias" y en "defensa de la soberanía", autorizar "si fuese necesario" una intervención de EEUU en Venezuela[1] y llamó a constituir un voluntariado para que opere el "corredor humanitario" por el cual se forzará la entrada al país de la llamada "ayuda humanitaria" de la USAID, que como se sabe, es el dispositivo utilizado en caso de conflictos armados y el instrumento político del imperialismo estadounidense para intervenir países como parte de su juego geopolítico. A esto se suma la aprobación por la AN de la "ley del estatuto que rige la transición" que regula la "ruta de la guerra" en sus tres etapas. Este "estatuto" establece que la AN designará un "gobierno de transición" plenipotenciario, que gobernará el país hasta que haya elecciones en un plazo indeterminado. Mediante esa ley se suspende la Constitución y mientras dure la "transición", dicho gobierno designado por la cúpula partidista que domina la AN, sin ser electo por el pueblo, actuará por un tiempo indefinido al margen de la constitución, el cual ¿Se trata de un golpe a la Constitución? ¿De un golpe de estado? ¿La soberanía de qué país se defiende llamando a una intervención extranjera? ¿De la Patria o de la del invasor que pretende convertirnos en un protectorado? Por su parte, el Presidente Maduro ha respondido con la posible convocatoria de unas elecciones anticipadas por la inconstitucional ANC, una reacción que en la cual en la actual coyuntura profundizaría la polarización.

Ante este escenario, en el que las opciones se ubican en dos extremos que se confrontan por el poder en el marco de la disputa geopolítica de las grandes potencias, ambos violentando la Constitución y avanzando peligrosamente hacia una guerra fratricida, el camino para garantizar la paz y evitar la pérdida de la soberanía de la Nación, siguiendo el pensamiento de El Libertador, es consultar la voluntad del soberano mediante un referéndum consultivo, previa reestructuración del CNE por consenso, para que el pueblo decida si quiero o no relegitimar los poderes públicos, para que ejerza plenamente su soberanía en un momento de extraordinaria trascendencia para el país. Esa es nuestra apuesta por la paz y el rescate de la soberanía popular, para lograr una salida constitucional, democrática, pacífica y soberana a la crisis política.

]]>
<![CDATA[La paz o la guerra, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-paz-o-la-guerra-por-Maryclen-Stelling-20190215-0106.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-paz-o-la-guerra-por-Maryclen-Stelling-20190215-0106.html Devenidos en contrarios irreconciliables, la apuesta a la guerra, la violencia y la destrucción podría tornarse  una realidad irreversible.  

En sectores radicales se ha impuesto la lógica de la violencia, la muerte y el exterminio del “otro”, en tanto salida salvacionista para el país y la crisis; con absoluto desprecio   a los efectos sobre  la población civil y el destino de nuestros recursos naturales.  Se saluda  y anhela  la intervención extranjera y, por ende,  las consecuencias que de allí devendrían tales como una guerra civil, la violencia contra y entre la población.  Se descarta la solución política pacífica al igual que la paz…Sólo con la eliminación del “odiado adversario” a cualquier costo el país será salvado. 

Según estudiosos del tema, las guerras civiles tienen tres rasgos fundamentales: la existencia de al menos dos proyectos de sociedad antagónicos, conducentes a  una “enconada polarización nacional”; en segundo término el   enfrentamiento armado  y, finalmente,  la existencia de una soberanía escindida.  Boaventura de Sousa Santos en  “La nueva Guerra Fría y Venezuela”, alerta   “Lo “que está pasando en Venezuela es una tragedia anunciada, y probablemente causará la muerte de mucha gente inocente. Venezuela está al borde de una intervención militar extranjera y el baño de sangre que resultará puede asumir proporciones dramáticas.”

Es incuestionable que estamos atrapados en una peligrosa escalada de violencia,  que se genera, diseña y nutre desde el exterior.  Un muy bien articulado proyecto  atenta contra la democracia, la constitución y las leyes.  Todo ello cuenta con el aval de la opositora peonada vasalla, sometida a  los alineamientos interesados que se producen entre grandes potencias. 

En ese orden de ideas, concordamos en que “Impera un profundo desconocimiento  y “subestimación de la propia "lógica política" de los pueblos, que piensan su democracia en función de su realidad, necesidad y particularidades nacionales (La Jornada: Venezuela: ¿por quiénes doblarán las campanas?).  

Los Gobiernos de  México y Uruguay convocan a  la Cumbre sobre Venezuela con miras al diálogo, la negociación como vías legítimas del derecho internacional para resolver los conflictos. Paralelamente el Grupo de Contacto de la UE sale con otra propuesta donde demandan elecciones presidenciales en Venezuela ¿Jugada inocente?

]]>
<![CDATA[Combatid, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Combatid-por-Rafael-Ramirez-20190217-0004.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Combatid-por-Rafael-Ramirez-20190217-0004.html “Combatid, pues, y venceréis.

 Dios concede la victoria a la Constancia”

Simón Bolívar, 7 de septiembre de 1814

 

… “Es justo y necesario que mi vida pública se examine con esmero, y se juzgue con imparcialidad. Es justo y necesario que se satisfaga a quienes hayan ofendido y se me indemnice de los cargos erróneos, a los cuales soy acreedor. Este gran juicio debe ser pronunciado por el Soberano a quien he servido: yo os aseguro que será tan solemne cuanto sea posible, y que mis hechos serán comprobados por documentos irrefragables. Entonces sabréis si he sido indigno de vuestra confianza, o si merezco el nombre de Libertador.

Yo os juro, amados compatriotas, que este augusto título que vuestra gratitud me tributó cuando os vine a arrancar las cadenas, no será vano. Yo os juro que, Libertador o muerto, mereceré el honor que me habéis hecho: sin que haya potestad humana sobre la tierra que detenga el curso que me he propuesto seguir, hasta volver seguidamente a libertaros…”

Hago mías estas palabras de nuestro Libertador Simón Bolívar, en su último manifiesto al pueblo venezolano, escrito en Carúpano el 7 de septiembre de 1814, antes de verse extrañado de la patria, tras la caída de la Segunda República, en aquel “año trágico” para los patriotas.

Los servicios de Bolívar y Mariño a la causa de la independencia, “la solicitud patriótica con que buscaban a sus compañeros de armas para continuar defendiendo la libertad de Venezuela y de la América, fueron correspondidos con insultos y amenazas”. 

Luego de la muerte del presidente Chávez y la traición del madurismo a su legado, he sufrido una feroz persecución política.  Persiguen mis ideas y lo que represento, utilizando para ello, todos los elementos de poder de los que disponen, desarrollando una desproporcionada campaña de acusaciones sin fundamento, una verdadera “vendetta” o linchamiento moral en mi contra, por parte de mis enemigos políticos, tanto del Gobierno de Maduro, como de la extrema derecha venezolana.

Esta conspiración política, se desarrolla en complicidad con los agentes transnacionales mas agresivos contra nuestra patria, intereses que se vieron afectados por las decisiones del Estado Venezolano, durante el período de gobierno del presidente Chávez, cuando me correspondió ser Ministro de Petróleo y presidente de nuestra empresa nacional Petróleos de Venezuela, y desarrollamos la Política de Plena Soberanía Petrolera.

Con ella, el Estado puso, por primera vez en casi 100 años, el petróleo al alcance y servicio del pueblo venezolano, reivindicando a los millones de venezolanos y venezolanas condenados a la pobreza y la exclusión producto de la expropiación de nuestras riquezas.

El madurismo y la extrema derecha venezolana, ambas variantes de la misma expresión política anti nacional y entreguista de las élites que se disputan el control del país, nos atacan y agreden porque reconocen en nosotros el rostro una propuesta patriótica y Bolivariana para salir de este abismo.

Su miedo al chavismo y la necesidad que tienen de arrasar con lo que queda de su obra en el país, necesitan del silencio, el aplauso complaciente, la complicidad de los dirigentes populares y revolucionarios, civiles y militares, para establecer un nuevo pacto político que, de espaldas al pueblo venezolano, saqueará, como nunca antes, nuestras riquezas y recursos, imponiendo un proyecto que ha llevado a nuestro país a su ruina.

Nosotros estamos al lado del pueblo, con sus trabajadores, estudiantes, profesionales, jóvenes, soldados, campesinos, con todos, en defensa de nuestro país, en lucha permanente por restablecer el orden constitucional que nos han arrebatado, en defensa de nuestras conquistas políticas y sociales, en defensa del petróleo y la economía al servicio de nuestro pueblo, en defensa de nuestra soberanía.

No es un secreto para nadie nuestra posición, lo hemos expresado a viva voz, sin cálculos de ningún tipo, toda nuestra actuación política ha sido coherente y consistente con nuestros principios. Jamás me han importado los riesgos, ni las amenazas, ni los ataques, siempre he actuado en defensa de los sagrados intereses de todo el país. 

En un país donde se persigue la disidencia política, con un gobierno violento e intolerante que actúa violando los derechos de sus ciudadanos, con una extrema derecha que sólo ofrece venganza y violencia contra los que pensamos distinto, se impone la firmeza y determinación de las fuerzas patriotas para levantar la voz y expresar nuestra firme convicción y decisión de lucha por rescatar la soberanía del pueblo, restablecer la vigencia de los  objetivos históricos del Plan de la Patria y sacar a nuestro país de este abismo, alejarla de la posibilidad de la guerra o la agresión extranjera.

NO importan las amenazas y maniobras de cualquier tipo para detenernos, no lo harán. Los intereses de la Patria están por encima de cualquier interés subalterno o de grupos. Muchos hemos sufrido persecución y hostigamiento permanente; otros, cárcel y violencia; lo que se impone ahora, es la unidad de todos los patriotas, exponer con valor nuestras ideas y razones, movilizarnos para dar al traste con este desastre de gobierno e impedir que nuestro país, quede sumergido en un largo período de desestabilización y conflicto en manos de una extrema derecha que, aprovechándose de la debilidad de la patria y el caos del madurismo, se pretende imponer con un “golpe de mano”, para retrogradar el país a situaciones que ya hemos superado.

He sido acusado y mi nombre vilipendiado, sin ni siquiera mostrar una prueba en mi contra. He sido expuesto al escarnio publico por los agentes del gobierno y la oposición, se han violado mis derechos fundamentales, las garantías constitucionales, me han llevado ante el tribunal sumario de las redes sociales y los grandes medios en esta “vendetta” en mi contra, en contra del presidente Chávez, en contra de nuestra posición política y de nuestra gestión de gobierno. NO podrán detenernos, no doblegarán nuestra voluntad de combate.

Los tiempos cambian y ya al enemigo político no se le acusa de “comunista”, nó. Ahora, la nueva inquisición y sus sofisticados mecanismos de manipulación, tienen otras acusaciones mas eficaces en sus efectos, en el daño político: narcotraficante, corrupto o terrorista. Cualquiera de éstas les funciona y depende del ámbito de actuación de la víctima. Si eres militar: narcotraficante; si gobernaste: corrupto; si eres militante: terrorista.

Nuestra región ha estado impactada por la “Judicialización de la Política”, “Sicariato de la Justicia”, o el “Lawfare”; así lo ha denunciado el expresidente Rafael Correa, víctima de acusaciones de corrupción, perseguido por el gobierno de Ecuador; el caso del expresidente Lula Da Silva, encarcelado y con dos sentencias que ya suman 23 años, secuestrado por la derecha en el poder en Brasil; el caso de la expresidenta de Brasil, Dilma Roussetf, quien sufrió un golpe de Estado parlamentario, acusada de corrupción en el caso Petrobras; el caso de la expresidenta Argentina Cristina Kirchner, acusada también de corrupción; así como el caso de los ministros y altos funcionarios de esos gobiernos: Jorge Glass ex Vicepresidente del Ecuador, acusado y preso por corrupción y, mi caso, exministro de Petróleo y Presidente de PDVSA durante 12 años con el presidente Chávez, acusado por el gobierno y los factores de extrema derecha, también de corrupción.

NO me cabe duda alguna, que el presidente Chávez, también será acusado formalmente de corrupción, su familia, sus mas cercanos, en la medida que representen un peligro para este gobierno y para el que venga. Es sólo, cuestión de tiempo.

NO me cabe duda tampoco que los dirigentes que hoy guardan silencio o los personajes del gobierno que alimentan y estimulan este tipo de operaciones políticas también, si tienen suerte, serán acusados, perseguidos y encarcelados por las acusaciones internacionales de corrupción, narcotráfico y terrorismo que ya existen en su contra.

¿Dónde creen que van a ir los que ahora hacen lo que les da la gana en el país, cuando caiga su gobierno? Es por ello que digo, que están rociados de gasolina, harán lo que sea para no llegar a ese escenario de perder el poder.

Nadie escapará a esa trituradora creada por ellos mismos. De hecho, todo el país, será llevado ante tribunales internacionales acusado de corrupción. Es lo que ha provocado y permitido Maduro con su campaña de persecución política y acusaciones sin fundamento, convertir al Estado Venezolano, sus instituciones, sus empresas, en entidades forajidas, corruptas, sujetas entonces a leyes internacionales, o “actos ejecutivos” de otros países. Abrió las puertas a un proceso que no se detiene.

La corrupción es un severo problema en el país, siempre lo ha sido, asociado fundamentalmente a la aparición del petróleo: las grandes fortunas de los apellidos que hoy tienen sus propios partidos políticos, se formaron a la sombra de las concesiones otorgadas por Juan Vicente Gómez a las transnacionales petroleras. No ha sido un fenómeno exclusivo del período chavista, o madurista; nó, viene desde Pérez Jiménez, pasando por toda la cuarta República, desde Betancourt hasta Carlos Andrés Pérez.

La historia de los grandes grupos económicos del país, los viejos y los nuevos, esta marcada por el petróleo, desde importadores, banqueros, políticos, financieros, manipuladores del tipo de cambio, hasta la aparición de toda clase de oportunistas y aventureros que se han hecho millonarios de la noche a la mañana, lo han hecho, apropiándose de la renta, el ingreso petrolero. Eso es lo que sigue en disputa actualmente: quién controla el petróleo, el negocio petrolero, quién se apropia de la renta petrolera. Es ese el botín que le interesa a los intereses transnacionales, los nuevos y los viejos.

Esta discusión, que es uno de los temas que debemos debatir de cara a la reconstrucción del país, junto al tema petrolero, la Plena Soberanía Petrolera, la sostenibilidad de nuestro desarrollo social, la diversificación de nuestra economía, la soberanía y la independencia del país, los objetivos estratégicos del Plan de la Patria, entre otros, son muy difíciles de debatir en un país donde sus habitantes están desesperados, empobreciéndose cada día, asediados por la crisis económica, la degradación social, la inseguridad, saliendo del país como pueden y, ahora, con una situación política estancada o bloqueada, donde cualquier cosa puede pasar.

No hay discusión política en el país, el debate necesario, nadie quiere discutir, hay una desesperanza extendida; por otra parte, tanto el madurismo como la extrema derecha, han estimulado y creado un segmento de la sociedad muy intolerante, proto fascista, muy activos en las redes sociales compuesto de tuiteros, “influencers”, “bots”, políticos, pranes políticos, “artistas” y un largo etc. de gente con problemas y frustraciones de todo tipo, que se han convertido en un tribunal de inquisición, muchas veces pagados, por sectores del gobierno o la oposición, que, amparados en la distancia, el anonimato o en su propio estado de disociación emocional, saturan las redes y medios con el discurso del odio, la intolerancia.

Nada se discute, sólo se promete la aniquilación del contrario, violencia, odio, persecución, cárcel, azuzan desde una cacería de seres humanos, hasta ejecuciones sumarias, guerra y muerte desde la comodidad de la distancia y la irresponsabilidad de la impunidad. No piensan, no hay grandes ideas, no hay debate, solo reciclan viejos planes de entrega, con rostros nuevos o mutilan el Plan de la Patria, despojándolo de su esencia.

Me he enterado por los medios de comunicación, de la decisión de un tribunal de Houston, donde, sin yo haber hecho uso del derecho a mi defensa, me condena un tribunal extranjero, como consecuencia de las acusaciones falsas, infundadas y pretensiones desproporcionadas hechas por la empresa “Harvest Natural Resources” en Houston, Texas.

Este hecho fue acompañado de una campaña en las redes sociales, donde los “bots” del gobierno y la jauría proto fascista, me condenan de inmediato y le dan la razón a esta compañía extranjera en sus pretensiones.

Ocurre justamente en el momento en que he expresado mi firme voluntad de participar activamente en el proceso político que nos debe conducir a la relegitimación de nuestras instituciones, devolver la soberanía al pueblo venezolano y restablecer nuestro orden constitucional, participando en las venideras elecciones presidenciales que, tarde o temprano, se tendrán que producir en el país.

Mis enemigos políticos, juegan adelantado, tratan de inhabilitarme política o moralmente: se equivocan. A pesar de que puedan confundir y maniobrar en la arena del aquelarre de los factores políticos en disputa, quiero ratificar mi compromiso y determinación a seguir construyendo una opción alternativa a este desastre que nos permita salir del abismo, unificar al país e iniciar su reconstrucción.

Pero, por otra parte, debo decir, que, de las innumerables acusaciones que los distintos factores políticos y grupos de interés económicos han hecho en mi contra, ésta es la primera vez que voy a tener oportunidad de defenderme.

Todos saben que no he tenido la posibilidad de ir al país a ejercer mi legitimo derecho a la defensa ante las acusaciones que el mismo Maduro o su Fiscal han hecho en mi contra, pues tan pronto esté en la Patria, me harán prisionero, como han hecho con el General Rodríguez Torres, o con los militares o trabajadores petroleros secuestrados; también saben que no he tenido el debido proceso, ni la presunción de mi inocencia, se me acusa-condena, sin pruebas de ningún tipo.

 

Sin embargo, qué paradójico, en este caso en el exterior, va a ser la primera ocasión en que podré defenderme y dar mis alegatos. Voy a ejercer mi derecho a la defensa y ya estoy trabajando con mi equipo para dar la respuesta apropiada a esta decisión, demostrar mi inocencia, y desenmascarar las verdaderas intenciones de esta acción temeraria de esta empresa petrolera.

Las máscaras seguirán cayendo, al final se impondrá la verdad. El país está trancado, disfuncional, estamos sufriendo los efectos de la profunda crisis y del peor gobierno de nuestra historia. El petróleo sigue en el centro de la disputa, casi no ha cambiado nada en cien años de historia petrolera, es la eterna lucha por preservar el control de nuestros inmensos recursos naturales para ponerlos al servicio del pueblo.

Maduro y la extrema derecha tienen mas cosas en común de las que aparentan; unos ya hacen, lo que los otros prometen que harán. Hace falta que se manifieste la alternativa Patriótica y Bolivariana, que está allí, sigue expectante de un juego que no le pertenece. Hace falta mas que una mano para cambiar las cosas. Volviendo a lo que decía el Libertador en momentos aciagos para la Republica: “Combatid, pues, y venceréis. Dios concede la victoria a la Constancia”

]]>
<![CDATA[La locura destructora se queda sin aliados]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-locura-destructora-se-queda-sin-aliados-20190215-0104.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-locura-destructora-se-queda-sin-aliados-20190215-0104.html En este tiempo, se escuchan rumores que algo de verdad tienen consigo. Día a día germinan los sucesos que traerán el desenlace. Se lee que hay conversaciones –tras el telón- con China y Rusia para convencerlos de que el gobierno de transición les respetará las facturas que se tengan comprometidas. Y ellos responden que saben muy bien que la única forma de cancelarles las deudas es con la reactivación económica del país, y que además, ya comprenden que los usurpadores no serían capaces de lograr el resurgimiento de ningún sector económico.
Igualmente, se tiene la sospecha que existen acercamientos con algunos de los 6 hombres del alto mando militar que mencionó recientemente el senador republicano, Marco Rubio, (Vladimir Padrino López, Remigio Ceballos, Jesús Suárez Chourio, Giuseppe Alessandrello Cimadevilla, Edgar Cruz Arteaga y Antonio Benavides Torres), porque los militares tienen los mismos dilemas que los civiles, pero están conscientes de que sus decisiones tendrán trascendencia nacional. A ellos tampoco les resulta cómodo ejercer sus funciones bajo el ambiente insoportable de la ingobernabilidad.
Con respecto a la estrategia unitaria del gobierno de transición, tenemos que agrupar fuerzas y potenciar la unidad en torno al Presidente (E) Juan Guaidó. Sin embargo, no perder el enfoque y comprender que el  poder no es para concentrarlo, al contrario, es para distribuirlo. 
El discurso ganador debe estar dirigido también a darle garantías a los países que hoy todavía no reconocen al Presidente (E) Juan Guaidó; debemos manifestarles que hay mucha disposición de normalizar las relaciones con todos los países y seguir tejiendo esos acuerdos provechosos que no se ven por cámaras. 
Tengamos claro que somos tema de la agenda pública nacional de otros países, tenemos el interés de las primeras planas en todo el mundo.  Decenas de líderes mundiales suman esfuerzos para detener la agonía de nuestro país. No queda duda de que el poder ejercido por los bárbaros, no lo avalan los representantes de la democracia respetada en el mundo.
Por este lado, sólo hay millones de ciudadanos armados de deseos de libertad. Por el otro lado, sólo hay 7 personas divorciadas de la realidad del país que infunden terror para silenciar. Por este lado, sólo se quiere elegir libremente. Por el otro lado, sólo quieren mantenerse eternamente. Por este lado, sólo tenemos ganas de no vivir más bajo la represión. Por el otro lado, sólo quieren seguir el festín de la corrupción.
Por los pasillos del Vaticano, le dijeron que no mediaran en esta oportunidad por su falta de compromiso en el pasado. En la OPEP, también le dieron la espalda porque le recordaron que no son una organización que se dedica a resolver conflictos políticos. 
La locura destructora se queda sin aliados. Quizás, el 23 de febrero sea la gran oportunidad para que los últimos simpatizantes colaboren —igualmente— con los anhelos de socorro, defensa y libertad.
 

]]>
<![CDATA[La maduro-fobia que Maduro fomenta]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-maduro-fobia-que--Maduro-fomenta-20190215-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-maduro-fobia-que--Maduro-fomenta-20190215-0102.html Gente que hubiese querido deponer a Maduro, ya sea para dar paso a una revolución anticapitalista o para girar hacia un modelo socialdemócrata, terminan alineándose con él frente a lo que consideran el enemigo común: la agresión de Trump.

Venezuela atraviesa por una de las mayores hiperinflaciones que hayan tenido las Américas, la cual ya sobrepasa el millón por ciento anual y va creciendo, mientras que hay escasez de alimentos, medicinas y productos básicos, una gran caída de sus exportaciones y economía, un aumento de la pobreza y de la delincuencia común, y un masivo éxodo de habitantes. 
Para cualquier gobierno en una situación así su sobrevivencia resulta difícil. El gobierno izquierdista de Bolivia de 1982-85 no pudo con una hiperinflación menor y cayó, en gran parte, por la huelga general minera de marzo 1985 que tomó La Paz, la misma cuyas consignas centrales eran salario mínimo vital y móvil (que se ajuste al alza del costo de vida). 
Muchos opositores al chavismo afirman que éste ahora tiene una dictadura cívico-militar. Si este último caso fuese cierto, el rechazo a la crisis económica y al autoritarismo bien podría llevar a una explosión social y a la caída del mandatario. Sin embargo, como veremos, es la propia oposición de derecha la que, al hipotecarse a Trump quien abiertamente llama a un golpe y una intervención militares, la que da fuerza y legitimidad a Maduro dentro de fuerzas armadas y populares.
Todas las dictaduras que ha tenido Sudamérica durante los setentas y ochentas cayeron bajo tremendas movilizaciones sociales. En las últimas 4 décadas el Perú tuvo dos dictaduras, una militar de izquierda (1968-80) y otra cívico-militar de derecha (1992-2000), y ambas cayeron como efectos de huelgas o marchas masivas. 
El socialismo militar de Morales Bermúdez (Perú, 1975-80) y la Unión Democrática Popular de los movimientos Nacionalista Revolucionario de Izquierda y de Izquierda Revolucionaria más el Partido Comunista (Bolivia 1982-85), fueron socavados por poderosas paralizaciones sindicales donde masivas organizaciones clasistas buscaban una nueva revolución, aunque, a la postre, lo que vino después fueron mandatarios constitucionalmente electos más a la derecha. 
Las dictaduras militares de Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia fueron cayendo desde fines de los setentas o durante los ochentas mediante grandes marchas o huelgas. En ninguno de estos casos hubo una amenaza de sanciones o invasión de cualquier país, y menos de EEUU, potencia que, más bien, apadrinó todas esas dictaduras ya sea en su momento inicial o final. 
Sin embargo, cuando entra a tallar en la escena la amenaza de una injerencia militar de una gran potencia, el gobierno acosado apela al patriotismo para proclamarse como guardián de la soberanía o la liberación nacionales. 
Cuando la junta militar argentina invadió Las Malvinas buscó una manera de desviar el descontento popular, toda Argentina y gran parte de Latinoamérica se pusieron de su lado, incluso el primer gobierno civil post-militares electo en Perú con Belaúnde a la cabeza salió en defensa de Argentina y en Lima se dio una multitudinaria marcha de cientos de miles en apoyo al vecino. La derrota de las Malvinas aceleró la caída de la junta, en manos de una población que, aunque discrepaba de los militares, hizo causa común con ellos en la guerra contra Thatcher. 
La amenaza que una potencia imperial invada, sancione o capture los recursos de un determinado país es algo que suelen emplear muchos gobiernos nacionalistas para consolidarse en el poder, incluso utilizando dictaduras represivas. 
Cuba y Corea del Norte han sido capaces de enfrentar períodos de graves crisis y abastecimiento apelando al antiimperialismo echándole la culpa de los problemas a EEUU y llamando al sacrificio en aras de la dignidad nacional.
Dictaduras nacionalistas como las de Irak, Libia o Siria también lograron sobrevivir y alimentarse del rechazo a las sanciones imperiales, hasta que finalmente sus gobiernos empezaron a ser militarmente intervenidos por Occidente. Solo Siria se ha salvado gracias al apoyo de Rusia e Irán.
El hecho que Washington y Londres deciden congelar miles de millones de dólares en activos venezolanos, que bloqueen la economía de dicha nación y que abiertamente llamen a un golpe o una invasión militares, permite a Maduro ser el abanderado de la soberanía nacional y echarle la responsabilidad de la crisis al imperialismo. Muchos venezolanos de civil y, sobre todo de uniforme, creen que lo central es defender a la patria de sus agresores. Incluso gente que hubiese querido deponer a Maduro ya sea para dar paso a una revolución anticapitalista o para girar hacia un modelo socialdemócrata, terminan alineándose con él frente a lo que consideran el enemigo común: la agresión de Trump.
El aparecer como el garante de una nación contra una agresión externa es algo que ha ayudado a consolidar al nacionalismo chiita en Irán desde la revolución antimonárquica de hace 4 décadas. Desde otro ángulo, el apelar la unidad nacional contra un enemigo militar interno es algo que ha sido a inicial clave del éxito de Fujimori en el Perú de los noventas y luego del uribismo en la Colombia de inicios del siglo se dio en base al pedir. En el caso de Netanyahu y los duros en Israel su fuerza radica en que se presentan como los mejores defensores de esta nación contra un peligro interno como externo. 
Trump con sus sanciones y amenazas logra alterar todo el panorama. 
Él, con éstas, quiere ganar puntos en EEUU (especialmente en La Florida, donde hay muchos exilados venezolanos antichavistas, el cual ha sido el Estado que definió la primera victoria del partido republicano en este milenio) y en el resto de Latinoamérica, atemorizar a los rusos y chinos, desacreditar a las izquierdas que gobiernan en Nicaragua, Bolivia y Cuba, y evitar que el desgaste contra Maduro sea canalizado por un movimiento sindical. Además, puede presionar para que sus corporaciones pudiesen negociar mejor en Venezuela, o, en el peor de los casos, dar paso a un “cambio de régimen” o una invasión extranjera. 
Hay muchos que en su rechazo a maduro prefieren a Trump, y esa es la debilidad de Guaidó, cuya ascensión a una supuesta presidencia se ha dado solo tras que EE UU, la dirección de la OEA y varios gobiernos y ex presidentes de derecha de las Américas le estuvieron animando a que se atreva a dar tal paso. 
El aparecer como un presidente “paralelo” que no tiene ningún poder a nivel nacional y que se basa exclusivamente en el apoyo internacional de EEUU y sus aliados es algo que le quita credibilidad. Hoy las principales marchas de Guaidó se dan en una zona de clase media-alta de Caracas y los principales gremios que le han dado su respaldo son los de los empresarios del agro, la ganadería o las cámaras de comercio o industrias. Esa Maduro fobia que acaba hipotecándose a Trump termina por favorecer a Maduro.

]]>
<![CDATA[Ayuda humanitaria, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ayuda-humanitaria-por-Roberto-Malaver-20190215-0109.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ayuda-humanitaria-por-Roberto-Malaver-20190215-0109.html ¡Ayúdate, que yo te ayudaré! En tremendo peo nos metimos. Eso nos pasa por escuchar las órdenes de nuestro gran jefe Trump. Nos dijeron que pidiéramos ayuda humanitaria para ver si así tumbamos al dictador, y ahora todo el mundo sabe que esa vaina es una trampa. Sobre todo porque primero nos dijeron que la ayuda era para 20 mil personas. Después que la ayuda era de comida disecada. Y la peor vaina fue cuando vimos en un video a Ismael –Talanquera- García vigilando la ayuda humanitaria, y ahí sí fue verdad que torció la puerca el rabo. 
Nos parecemos a María Bolívar pidiendo una ayudaíta. No podemos seguir con esa pendejada de engañar a la gente, porque va a llegar un momento en que nuestra propia gente nos va a caer encima y nos va a joder uno a uno son dos. Ya con la vaina que inventamos de la recluta de los niños era suficiente para que más de uno saliera a pedir disculpas, pero nada, porque nosotros, que nos queremos tanto, somos así, más arrechos que el perro de los Branger.

Además, la Cruz Roja nacional e internacional dijo que para meterse en eso la ayuda tenía que ser solicitada por el presidente verdadero, y no por el falso que tenemos nosotros. Y el presidente Maduro no pidió esa vaina. También dijo la ONU que así no se vale, es decir, que nosotros seguimos siendo unos grandes carajos, pero no importa, lo que importa es joder lo más que podamos para ver cómo salimos del dictador. Es que les digo una vaina, eso de hacerle caso a Trump, a PomPeo, a Bolton, a Pence y ahora al enviado Brahms, es para volverse loco de bola a bola. Y una vaina más arrecha, también están los compañeros que desde afuera dan órdenes, como por ejemplo Julio -Matemático- Borges, que cuando no está asesinando niños está pidiendo sanciones para el país, y cuando manda un tuit es para salir corriendo porque ahora sí se acabó lo que se daba, y lo mismo dice desde Miami El ciudadano Castillo de naipes, que queda poco, y el Duque-Uribe en Colombia también dice que los días están contados, y uno creyendo en esa vaina ya está empeñao con todas las licorerías de Caracas. 
El Autojuramentado también quiere dar órdenes, pero nadie le para. Dígame esa vaina, le ordenó a las Fuerzas Armadas Nacionales –sin Bolivarianas- que recibiera la ayuda humanitaria. Ese autojuramentado lo que tiene que hacer es un cursito en la Misión Sucre para que aprenda a hablar con sujeto, verbo y predicado, y sepa además, que la cosa no basta con mostrar las nalgas. 

El papá de Margot llegó directo al cuarto y en el camino iba diciendo: "Dios mío, Dios mío". Y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan duro que la vecina gritó: "Dale más duro, desgraciado, que esa te la puso el autojuramentado". Si tú me dices ven, lo dejo todo.- Me canta Margot.

]]>
<![CDATA[Carta Abierta a la Unión Europea y Cruz Roja Internacional]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Carta-Abierta-a-la-Union-Europea-y-Cruz-Roja-Internacional-20190215-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Carta-Abierta-a-la-Union-Europea-y-Cruz-Roja-Internacional-20190215-0069.html Estimados embajadores de la Unión Europea y la Cruz Roja Internacional: como ustedes habrán podido observar, en Venezuela las élites políticas apuestan a exterminarse, al todo o nada. Extremistas de ambos lados esperan la gran batalla final en la que aspiran a  vencer e imponer a su adversario una rendición humillante e incondicional. Con su obstinada actitud, pueden desencadenar una ola de violencia con su espiral de odio y afán de venganza que luego resulta muy difícil sofocar.
De la emergencia humanitaria a la catástrofe humanitaria

El 23 de febrero es una fecha crítica. El Gobierno de Nicolás Maduro no acepta la ayuda humanitaria y ha dado órdenes para no dejarla pasar. Su ingreso puede tener efectos totalmente contraproducentes. ¿Cómo reaccionará la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) cuando la operación entre a territorio venezolano? ¿Reprimirán o apoyarán? ¿Se mantendrán leales a Maduro o cerrarán filas con Guaidó? ¿Fijarán posición como una sola Fuerza o se producirán escisiones en sus diferentes componentes? ¿Respaldará el pueblo la operación?

En las fronteras con Colombia y Brasil se conforma un ejército paralelo integrado por mercenarios, paramilitares y desertores de la Fanb, el cual tendría la misión de emplazar a los soldados a dejar  pasar la caravana. ¿Y si la Fanb se niega? ¿Qué ocurrirá? ¿Si finalmente los militares se voltean esto garantiza un país pacificado? En Venezuela hay centenares de colectivos armados y grupos paramilitares, además de las facciones del ELN y disidentes de las Farc que operan en territorio nacional. ¿Cómo responderán los colectivos armados? ¿Se convertirán en una fuerza subversiva capaz de desestabilizar al nuevo Gobierno? 

La ayuda humanitaria no puede ser un pretexto para forzar una confrontación con la Fanb. Si la operación pisa suelo venezolano sin estar previamente convenida con el Gobierno de Maduro, su ingreso sería un acto muy temerario, una provocación extrema al régimen. Si la Fanb reprime su ingreso, esta acción serviría para justificar ante la opinión pública internacional una posterior invasión militar. 

Pero ésta invasión puede no ser tan quirúrgica como se ha dicho. Los excesos que se cometan llevarían al país a una situación cada vez más violenta, al extremo de desembocar en una guerra civil que nos lleve de la emergencia humanitaria a una verdadera catástrofe humanitaria. La migración por razones económicas sería ampliamente superada por la diáspora de venezolanos que huirían masivamente del horror de la violencia y de la guerra. 

Tensar el conflicto interno con una operación de ayuda humanitaria significa un temerario reto para un Gobierno acorralado que no va a reaccionar con inteligencia y lucidez y puede reprimir salvajemente como ya ha demostrado que puede hacerlo.  Mientras la única opción que se le ofrezca a Maduro sea que escoja el país donde se quiere exiliar o la cárcel de Guantánamo donde pagará condena perpetua, optará por mantenerse al borde de guerra. Ante esa alternativa, preferirá la narrativa de una invasión extranjera que lo convierta en “mártir de una agresión imperialista”. Si a Maduro y al alto mando militar no se le ofrece una salida aceptable y viable, una cruenta confrontación puede estallar. 

Pero esto no significa impunidad. La transición pacífica implica coexistencia entre lo viejo y lo nuevo y esto pasa por hacer unas concesiones temporales a la élite gobernante para que se abra a un Gobierno de Coalición en el que no serán perseguidos. Una vez reinstitucionalizados los poderes públicos, entre ellos el TSJ y todo el Poder Judicial, la justicia será activada para que ningún delito quede impune. Esta espera siempre será menos traumática para la sociedad que el costo en vidas humanas, heridos, desaparecidos, desplazados y refugiados que suelen dejan como saldo los escenarios de violencia prolongada y guerra.

Estimados embajadores de la Unión Europea y Cruz Roja Internacional, hay que insistir en una solución política para que el país quede pacificado y pueda recuperar rápidamente su gobernabilidad. La gran tarea de la mediación internacional es impedir que la obstinación de las élites políticas que apuestan a exterminarse desemboque en una guerra civil que ahogue en sangre la esperanza de un pueblo y ponga en peligro la integridad del Estado-Nación. 
La alternativa de un Gobierno de Coalición

La solución a la crisis de gobernabilidad en Venezuela no es “quítate tú para ponerme yo”, sino la coexistencia pacífica y la cohabitación en un mismo Gobierno de las fuerzas ahora en pugna. 

Si queremos resultados diferentes hay que hacer las cosas de manera diferente. En vez de endurecer las sanciones económicas y financieras que terminan repercutiendo sobre la población, la mediación internacional puede ofrecer incentivos para la conformación de un Gobierno de Coalición que sería apoyado por la Unión Europea y la Cruz Roja Internacional. El intercambio de incentivos económicos y financieros por compromisos para sanear la economía y democratizar al país será mucho más eficaz que endurecer las sanciones. Los incentivos para la conformación de un Gobierno de Coalición deben incluir el levantamiento de las sanciones financieras internacionales, inversiones extranjeras, refinanciamiento de la deuda externa, financiamiento fresco internacional y asistencia humanitaria. 

La Unión Europea y la Cruz Roja Internacional pueden hacer una oferta creíble al Oficialismo y la Oposición, siempre y cuando estos incentivos sean a cambio de conformar un Gobierno de Coalición que se dedique a aplicar las reformas económicas necesarias, restituir las funciones de la Asamblea Nacional, aprobar el marco legal  que garantice seguridad jurídica y respeto a los derechos de propiedad, liberar los presos políticos, legalizar los partidos, renovar el poder electoral para garantizar elecciones limpias y transparentes, con observación internacional de todo el proceso electoral, convocatoria de elecciones parlamentarias en el 2020 y elecciones presidenciales en diciembre de 2021, así como garantía de derechos políticos al sector que resulte derrotado en las elecciones. 

Cumplido este proceso, quien resulte electo recibirá una economía saneada y un país pacificado que se pueda gobernar. La reconciliación nacional es clave para la paz. Sin paz no hay gobernabilidad.

]]>
<![CDATA[Carta Abierta a la Unión Europea y Cruz Roja Internacional]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Carta-Abierta-a-la-Union-Europea-y-Cruz-Roja-Internacional-20190214-0096.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Carta-Abierta-a-la-Union-Europea-y-Cruz-Roja-Internacional-20190214-0096.html Estimados embajadores de la Unión Europea y la Cruz Roja Internacional: como ustedes habrán podido observar, en Venezuela las élites políticas apuestan a exterminarse, al todo o nada. Extremistas de ambos lados esperan la gran batalla final en la que aspiran a  vencer e imponer a su adversario una rendición humillante e incondicional. Con su obstinada actitud, pueden desencadenar una ola de violencia con su espiral de odio y afán de venganza que luego resulta muy difícil sofocar.
De la emergencia humanitaria a la catástrofe humanitaria

El 23 de febrero es una fecha crítica. El Gobierno de Nicolás Maduro no acepta la ayuda humanitaria y ha dado órdenes para no dejarla pasar. Su ingreso puede tener efectos totalmente contraproducentes. ¿Cómo reaccionará la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) cuando la operación entre a territorio venezolano? ¿Reprimirán o apoyarán? ¿Se mantendrán leales a Maduro o cerrarán filas con Guaidó? ¿Fijarán posición como una sola Fuerza o se producirán escisiones en sus diferentes componentes? ¿Respaldará el pueblo la operación?

En las fronteras con Colombia y Brasil se conforma un ejército paralelo integrado por mercenarios, paramilitares y desertores de la Fanb, el cual tendría la misión de emplazar a los soldados a dejar  pasar la caravana. ¿Y si la Fanb se niega? ¿Qué ocurrirá? ¿Si finalmente los militares se voltean esto garantiza un país pacificado? En Venezuela hay centenares de colectivos armados y grupos paramilitares, además de las facciones del ELN y disidentes de las Farc que operan en territorio nacional. ¿Cómo responderán los colectivos armados? ¿Se convertirán en una fuerza subversiva capaz de desestabilizar al nuevo Gobierno? 

La ayuda humanitaria no puede ser un pretexto para forzar una confrontación con la Fanb. Si la operación pisa suelo venezolano sin estar previamente convenida con el Gobierno de Maduro, su ingreso sería un acto muy temerario, una provocación extrema al régimen. Si la Fanb reprime su ingreso, esta acción serviría para justificar ante la opinión pública internacional una posterior invasión militar. 

Pero ésta invasión puede no ser tan quirúrgica como se ha dicho. Los excesos que se cometan llevarían al país a una situación cada vez más violenta, al extremo de desembocar en una guerra civil que nos lleve de la emergencia humanitaria a una verdadera catástrofe humanitaria. La migración por razones económicas sería ampliamente superada por la diáspora de venezolanos que huirían masivamente del horror de la violencia y de la guerra. 

Tensar el conflicto interno con una operación de ayuda humanitaria significa un temerario reto para un Gobierno acorralado que no va a reaccionar con inteligencia y lucidez y puede reprimir salvajemente como ya ha demostrado que puede hacerlo.  Mientras la única opción que se le ofrezca a Maduro sea que escoja el país donde se quiere exiliar o la cárcel de Guantánamo donde pagará condena perpetua, optará por mantenerse al borde de guerra. Ante esa alternativa, preferirá la narrativa de una invasión extranjera que lo convierta en “mártir de una agresión imperialista”. Si a Maduro y al alto mando militar no se le ofrece una salida aceptable y viable, una cruenta confrontación puede estallar. 

Pero esto no significa impunidad. La transición pacífica implica coexistencia entre lo viejo y lo nuevo y esto pasa por hacer unas concesiones temporales a la élite gobernante para que se abra a un Gobierno de Coalición en el que no serán perseguidos. Una vez reinstitucionalizados los poderes públicos, entre ellos el TSJ y todo el Poder Judicial, la justicia será activada para que ningún delito quede impune. Esta espera siempre será menos traumática para la sociedad que el costo en vidas humanas, heridos, desaparecidos, desplazados y refugiados que suelen dejan como saldo los escenarios de violencia prolongada y guerra.

Estimados embajadores de la Unión Europea y Cruz Roja Internacional, hay que insistir en una solución política para que el país quede pacificado y pueda recuperar rápidamente su gobernabilidad. La gran tarea de la mediación internacional es impedir que la obstinación de las élites políticas que apuestan a exterminarse desemboque en una guerra civil que ahogue en sangre la esperanza de un pueblo y ponga en peligro la integridad del Estado-Nación. 
La alternativa de un Gobierno de Coalición
La solución a la crisis de gobernabilidad en Venezuela no es “quítate tú para ponerme yo”, sino la coexistencia pacífica y la cohabitación en un mismo Gobierno de las fuerzas ahora en pugna. 
Si queremos resultados diferentes hay que hacer las cosas de manera diferente. En vez de endurecer las sanciones económicas y financieras que terminan repercutiendo sobre la población, la mediación internacional puede ofrecer incentivos para la conformación de un Gobierno de Coalición que sería apoyado por la Unión Europea y la Cruz Roja Internacional. El intercambio de incentivos económicos y financieros por compromisos para sanear la economía y democratizar al país será mucho más eficaz que endurecer las sanciones. Los incentivos para la conformación de un Gobierno de Coalición deben incluir el levantamiento de las sanciones financieras internacionales, inversiones extranjeras, refinanciamiento de la deuda externa, financiamiento fresco internacional y asistencia humanitaria. 
La Unión Europea y la Cruz Roja Internacional pueden hacer una oferta creíble al Oficialismo y la Oposición, siempre y cuando estos incentivos sean a cambio de conformar un Gobierno de Coalición que se dedique a aplicar las reformas económicas necesarias, restituir las funciones de la Asamblea Nacional, aprobar el marco legal  que garantice seguridad jurídica y respeto a los derechos de propiedad, liberar los presos políticos, legalizar los partidos, renovar el poder electoral para garantizar elecciones limpias y transparentes, con observación internacional de todo el proceso electoral, convocatoria de elecciones parlamentarias en el 2020 y elecciones presidenciales en diciembre de 2021, así como garantía de derechos políticos al sector que resulte derrotado en las elecciones. 
Cumplido este proceso, quien resulte electo recibirá una economía saneada y un país pacificado que se pueda gobernar. La reconciliación nacional es clave para la paz. Sin paz no hay gobernabilidad.

]]>
<![CDATA[¡Adelante Venezuela!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Adelante-Venezuela-20190214-0098.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Adelante-Venezuela-20190214-0098.html El pueblo está en la calle. Lo que hemos visto durante el último mes es impresionante. Cuando muchos justificábamos las ausencias en la represión y el miedo o en la grave situación país que nos sometía a todos a niveles de sobrevivencia, la misma gente nos dio una lección. La asistencia a cabildos, asambleas, concentraciones, marchas, ha sido tan masiva que hemos visto un renacer del optimismo y la esperanza. Sinceramente, mis respetos al pueblo venezolano. ¡Qué demostración de coraje, de amor por Venezuela! Nuestro país tiene todo el futuro promisor que podamos imaginar porque tiene ciudadanos que están dispuestos a luchar hasta alcanzar la libertad y, a partir de allí, iniciar un proceso de recuperación que es responsabilidad de todos. 


Otra demostración que nos abruma, a quienes hemos seguido en nuestro país y a quienes han tenido que irse  a buscar oportunidades más allá de nuestras latitudes, es el contundente apoyo de la comunidad internacional. Los gobiernos y los pueblos de la mayoría de los países del mundo, han decidido acompañar a Venezuela en nuestra lucha por la democracia y la libertad. Y no estamos hablando de una mera declaración de apoyo. Estamos hablando de un esfuerzo decidido, acompañado de acciones concretas y contundentes, para presionar a la nefasta dictadura que nos agobia, para que terminen de irse y dejen que este pueblo se oxigene. La democracia es un buen universal. Cuando ella sucumbe en cualquier país del mundo, el problema no es solo de ese país, es un problema del mundo entero. Por eso, el decidido apoyo de América y Europa debe llenarnos de fortaleza y buenas expectativas. De todo ese apoyo, rescato lo que para nosotros es el triángulo de las bermudas de la dictadura a la que estamos sometidos: la alianza de Colombia, Brasil y los Estados Unidos. Sin duda allí está el eje de la presión internacional para el logro del cese de la usurpación madurista.


Con ese sostenido apoyo interno y externo, la Asamblea Nacional ha venido, junto al presidente encargado Juan Guaidó, tomando las decisiones adecuadas para lograr un desenlace que debe ser pacífico pero que la decisión del dictador podría tornarlo en violento. El estatuto de la transición, la ayuda humanitaria, la preparación de elecciones libres con un nuevo CNE, la designación de representantes en países y organismos internacionales, las medidas para la defensa de nuestros activos alrededor del mundo, la designación de autoridades en Pdvsa y Citgo, como acción necesaria para la preservación de nuestros intereses, son algunas de las tareas que hemos desarrollado y que servirán de base para lograr el cambio político tan anhelado por los venezolanos y por tanta gente alrededor del mundo. 


Aunque el panorama es alentador, notó en algunas personas una justificable desesperación. Queremos salir de esto lo más pronto posible. Pero debemos tener claro que no nos estamos enfrentando a demócratas ni a gente sana. Nos enfrentamos a una dictadura infame, alimentada por el castro comunismo, el narcotráfico, la delincuencia organizada, el extremismo mundial, la extorsión, el lucro ilegal, etc. Es indudable que los venezolanos no podemos, solos, derribar estas mafias. Por eso es tan importante el acompañamiento internacional. Y, en este momento, cuando vemos certeza en el logro de nuestro objetivo libertario, no podemos dejarnos llevar por la desesperación. No podemos permitir que las prácticas de desmotivación que, sin duda, provienen del G2 cubano y de aliados de estos malhechores, afecten nuestra voluntad de cambio. Hemos esperado mucho y estamos en los albores de la libertad. 


Sigamos acompañando esta ruta de presión hasta que llegue el final político para este “proceso” que tanto daño, miseria, tragedia y fracasos ha producido a nuestro país. Así que mantengamos el espíritu, la frente en alto, la conciencia de que hemos hecho todo lo necesario y de que vamos a lograr que nuestra Venezuela renazca. Saldremos de esto, recuperaremos el pais, dejaremos viva para no repetirla la historia que hemos vivido. ¡Adelante Venezuela!
 

]]>
<![CDATA[Hacia la legitimidad de origen]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hacia-la-legitimidad-de-origen-20190213-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hacia-la-legitimidad-de-origen-20190213-0014.html El juego esta trancado y solo la consulta popular lo destranca. Para eso es la democracia, poder del pueblo y para el pueblo. La solución en manos de los venezolanos, no de extranjeros, con sus intereses y componendas particulares. 

 

Crece exponencial la tensión y la expectativa colectiva cubre con su manto la psiquis ya estremecida del venezolano. Largos días de espera. Intensos de angustias y esperanzas. Han sido jornadas cargadas de expectación, especulación y desenlaces inconclusos.  Cada quien anotándose a la ejecución de su conveniencia. Los deseos delante de la realidad empujando hacia una solución satisfactoria y enmarcada en las percepciones de cada bando.

En espera, de un hecho decisivo que de vuelco a la presente situación política de la nación. Que cambie radicalmente el presente y perfile un futuro de bienestar colectivo. Enmarañados en múltiples y variadas noticias la gente adelanta y atrasa cada minuto el colofón de la crisis. La información diseminada abarca los extremos de posibilidades y da a cada quien una salida acelerada y definitoria. Reina entonces, la confusión y la incertidumbre. Pudieran bajar las energías. 


    Todavía hay mucho trecho que recorrer. Debemos estar conscientes que el cambio lleva sus etapas y estas su tiempo. Las cosas se han devenido una tras otra sin prisa pero sin pausa. Hemos adelantado bastante desde el iluminado 23E. No hay que desesperarse porque en realidad la situación evoluciona día tras día. Los cambios pueden producirse en cualquier momento. No hay fecha determinada. La oposición ejecuta un plan con estrategia calculada… prudente.

Inteligente. En esta situación el que se desboca  pierde. Es tiempo de optimismo, confianza y serenidad. En la creencia de que estamos en camino y el puerto se ve claro e iluminado. El respaldo a Guaidó  de los principales países occidentales ha sido enorme. Las medidas financieras comienzan a tener sus efectos desbastadores. 


       Un Gobierno acorralado internacionalmente pero luciendo fuerte internamente. Esta es la verdad y no hay que llamarse a engaño. Lo veo dejando correr al adversario. Dándole libertad y permitiendo su libre albedrío. Preparan la defensa y parecieran dispuestos a enfrentar una invasión o golpe militar. Decididos a no entregar el poder sus acciones defensivas le quitan potencia y fuerza de repuesta. Superaron los plazos para el abandono del país a la Embajada Norteamericana. Graso error que corrigió el tiempo y el recoger de las palabras. En esta situación no valen las bravuconerías y las actitudes destempladas. El gobierno está en el filo de la navaja. Con la espadas de Damocles encima de la cabeza. Necesita tiempo para recomponer sus fuerzas y disuadir.  


       Para la gran mayoría de los venezolanos el panorama relampaguea tímido. Hay confusión de lado y lado y la espera llena de ansiedad e intranquilidad a la gente. ¡No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista! ¿A quién beneficia esta indefinida tortura? Obviamente, al gobierno que necesita tiempo y volver a la normalidad. Aunque volver a la normalidad a estas alturas parece quimérico. No hay marcha atrás y las decisiones están tomadas. Solo unas elecciones generales enrumbarían al país por la senda de la democracia y la institucionalidad. 


El problema es netamente político. Requiere salida política y esta se logra solo si hay un proceso de negociación entre los actores principales de la trama.  Consultar al soberano es lo pertinente en casos como este. ¡Que hable el ciudadano que opine sobre la situación que decida con su voto! Este asunto hay que sacarlo de las manos del político. Ya sobró a quienes hacen política. Rebasó las competencias de los partidos creo yo.

El juego está trancado y solo la consulta popular lo destranca. Para eso es la democracia, poder del pueblo y para el pueblo. La solución en manos de los venezolanos, no de extranjeros, con sus intereses y componendas particulares.  Buscar la legitimidad de origen… es lo planteado. 
 

]]>
<![CDATA[Del conflicto a la negociación, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Del-conflicto-a-la-negociacion-por-Leopoldo-Puchi--20190212-0064.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Del-conflicto-a-la-negociacion-por-Leopoldo-Puchi--20190212-0064.html  De acuerdo con las informaciones publicadas en diferentes diarios, entre ellos El País de España, a partir de diciembre pasado desde oficinas gubernamentales estadounidenses se puso en marcha un plan destinado a cambiar el gobierno de Venezuela, una idea que ya estaba en agenda pero que tomó un nuevo impulso con la llegada de Mauricio Claver-Carone, un cubano-americano que había enfrentado a Obama, al puesto de director de Asuntos del hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional.
En los reportajes se detallan las reuniones que se sostuvieron en Washington con algunos líderes de la oposición venezolana que fueron luego integrados a la programación.

PRESIÓN
A partir de la evaluación de la situación venezolana se había llegado a la conclusión de que la grave situación económica, el descontento social y las controversias sobre la elección presidencial de 2018 creaban las condiciones necesarias para desplegar un plan exitoso. Sobre esas condiciones, se diseña una estrategia destinada a ejercer presión sobre la oficialidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) para que esta deponga a Nicolás Maduro. 

TRES EJES ESTRATÉGICOS
Uno de los ejes de la estrategia trazada es la creación de una imagen de doble poder, ya que la sola percepción de que existen gobiernos paralelos debilita la autoridad del Gobierno y brinda argumentos jurídicos que sirven para estimular deserciones en el estamento militar, que es el punto neurálgico. Los reconocimientos cumplen la función de reforzar esa imagen. 
Otro eje estratégico son las sanciones económicas, ya que afectan la capacidad productiva nacional y las importaciones. De este modo se empeora una situación ya fuertemente deteriorada por los errores de las políticas macroeconómicas y la ineficiencia de la gestión pública. Las nuevas sanciones petroleras pueden multiplicar de forma exponencial los problemas económicos. 
El ambiente de caos que se pudiera generar sirve para presionar a la Fanb para que se insubordine.

MONTEVIDEO
Un tercer eje de la estrategia consiste en advertir sobre una posible invasión. 
Por el momento, ese anuncio es utilizado como un mecanismo de presión hacia los militares, a los que se les pone en la disyuntiva de combatir o no en el caso de que una intervención directa llegara a ocurrir. 
Se considera que esa presión pudiera conducirlos a escoger la opción de una sublevación o de un golpe palaciego en lugar de enfrentar una invasión.
De no dar resultados esas presiones sobre los militares, no estaría descartada una intervención, pero también es probable que cobre fuerza un esquema de negociación en el que se lleguen a acuerdo de cohabitación de largo plazo. Es el esfuerzo que debe realizarse en Montevideo.
 

]]>
<![CDATA[Ayuda humanitaria: ¡zape!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ayuda-humanitaria-zape-20190212-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ayuda-humanitaria-zape-20190212-0066.html Aleluya: En algo avanzamos y merced al poder manipulador de redes y medios internacionales la frase “ayuda humanitaria” está de moda entre personas que jamás pisaron clínica u hospital y que no ayudarían un herido en la carretera.

Pero así es la vida y muchos razonarán que si es posible robarse los víveres del CLAP, igual destino le puede esperar a las medicinas si a un orate se le ocurre poner gente sin la debida preparación… ilusionados con presuntos pagos en dólares… a repartir.

Como se sabe me declaro liberal y por ende creo en Dios pero no en los “almuerzos gratis”: ¡Ningún país alimenta y provee medicinas a otro, sustrayendo esos recursos a su gente!

Apartando ese detalle recuerdo a la ignorancia, que en la ONU anualmente Israel y USA pierden por paliza, la votación sobre los bloqueos a Cuba y Palestina… y nada pasa porque los Estados Unidos vetan las respectivas resoluciones. Lo mismo sucederá si en ese ámbito internacional se llegase a votar la ayuda humanitaria en nuestro país porque los vetos de Rusia y China impedirían la repentina llegada de tropas extranjeras, cascos azules, repartiendo rolo por delante, medicinas y comida.

¿Han visto los irresponsables que se frotan las manos cuando declaran a la prensa la supuesta llegada de “ayuda humanitaria” al suelo patrio, alguno de los muchos videos originados en el África, donde se observa como desde helicópteros pintados con siglas de la ONU, lanzan pequeñas bolsas de alimentos a masas esqueléticas que se pelean el botín cual perros furiosos?

¡Eso es la “ayuda humanitaria” que contabilizada con sobre precio luego será cobrada! Con razón la Cruz Roja, institución honorable y seria, con 124 años en Venezuela y voluntariado propio, disciplinado y bien entrenado, se niega a participar en esta charada de cierta oposición que pretende el poder en un clásico “quítate tú para ponerme yo” que sería trágico para los venezolanos que no hemos abandonado el terruño.

Si Mario Villarroel le hubiese hecho caso a la manipulación de las ONGs de maletín… la Cruz Roja habría dilapidado la credibilidad que tiene ella y Cáritas. Afortunadamente no fue así lo cual honra al Presidente de la Cruz Roja venezolana… y recuerden “no hay almuerzo gratis”.

 
 

]]>
<![CDATA[¿Qué va a pasar?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-va-a-pasar-20190212-0063.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-va-a-pasar-20190212-0063.html  

 Ante el desafío histórico que supone el intento de imponernos desde el extranjero,  mediante el chantaje y la amenaza militar, un Presidente que nadie en Venezuela ha elegido es nuestro deber como patriotas, hacer valer nuestra Independencia y autodeterminación nacional, frente a tamaño agravio a la dignidad nacional y a nuestro derecho a vivir en paz.

¡La patria está primero! Solo unidos como #PuebloSabioYLibre Venceremos
¡La patria está primero! Solo unidos como #PuebloSabioYLibre Venceremos.  En medio de esta grave circunstancia, en los encuentros que realizo con muchos sectores organizados del movimiento popular, de las bases de nuestro partido y con el pueblo en general, incluso más allá de las fuerzas chavistas, nos preguntan ¿Qué va a pasar? Frente a la pregunta, promuevo el debate y la reflexión y en todos esos intercambios hay  puntos comunes para la mayoría ¡Hay que evitar la guerra!, preservar nuestra soberanía y la paz con dignidad,  además existe el reconocimiento de que hoy en nuestro país, más allá de cualquier diferencia,  hay un solo Presidente constitucional en ejercicio real del gobierno, Nicolás Maduro.  De igual manera, existe la opinión generalizada de que se requiere un cambio revolucionario de la actual situación ética, política, económica y social que atravesamos. “Esto no puede seguir así”.

Ahora bien, más importante que predecir sobre qué va a pasar, es ¿Qué hacer?  De esos intercambios, también se generan algunas propuestas de tareas, frente a cualquier circunstancia, que paso a enumerar:

Hay que desarrollar el más amplio debate en el seno de nuestras familias, comunidades, centros de trabajo y  en los medios de comunicación, a los cuales tengamos acceso, acerca de la gravedad de la amenaza que enfrentamos y que solo con la conciencia patriótica y la madurez democrática de la mayoría de nosotros podemos evitar la agresión militar extranjera y la guerra civil, encontrando soluciones que partan del pleno ejercicio de la soberanía popular. Todavía, hoy más que nunca, es el momento de la política, de las ideas, de los argumentos.
No ser parte del guión de la guerra psicológica y de las falsas noticias. Debemos verificar bien la información, antes de creerla y divulgarla. La verdad y la serenidad son fundamentales para ganar esta batalla por la paz.
Debemos agradecer, apoyar y divulgar todas las iniciativas de solidaridad que están realizando organizaciones sociales, partidos y gobiernos en todo el mundo para evitar la intervención militar en nuestro país y que promuevan propuestas de diálogo, para que los venezolanos y venezolanas encontremos una solución democrática y pacífica a esta confrontación.
Respaldar y apoyar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela, en el cumplimiento del rol histórico que le corresponde, ser garante armado de la Independencia y la unidad de la Nación, la integralidad territorial del país, la paz de la República y el respeto a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Ejercer el liderazgo político, social, religioso, moral en los territorios donde vivimos y promover los mayores niveles de solidaridad y convivencia pacífica frente a la promoción del fraticidio. Más allá de nuestras profundas diferencias políticas, todos somos venezolanos y venezolanas, no somos enemigos. Planificar la seguridad integral en nuestros territorios para garantizar, en cualquier circunstancia, la vida y la dignidad de nuestras familias y comunidades. Identificar las estrategias y  los medios para hacerlo.
Iniciar, promover o acelerar todos los proyectos productivos a escala nacional y comunal, de manera especial en materia de rubros básicos para la alimentación.
Tengamos confianza en que nuestra voluntad mayoritaria de paz y nuestra dignidad nacional, pondrá freno a la guerra y que encontraremos, en el marco de nuestra Constitución, el mecanismo para superar esta tropelía contra nuestra soberanía nacional y contra nuestra democracia.

Ahora más que nunca, serenidad y firmeza. ¡La Patria está primero! ¡La Patria vencerá!

]]>
<![CDATA[Tu sueño, tu peor pesadilla, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tu-sueno-tu-peor-pesadilla-por-Carola-Chavez-20190211-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tu-sueno-tu-peor-pesadilla-por-Carola-Chavez-20190211-0074.html  

 Vi tus fotos en Facebook, contentísima, allí en la principal de Las Mercedes, donde rumbeábamos cuando éramos chamas ¿te acuerdas?. Te vi con tu gorra tricolor nuevecita, con tu corte de pelo precioso, con tus zarcillos y tus collares, con tu ropa linda. Tú siempre tan coqueta, tan bien arreglada, con tu buen gusto. No vi a tus niños, supongo que se quedaron en casa de la Yaya. Supongo que así era mejor: los chamos tranquilos, seguros y bien cuidados. Porque todo lo hacemos por los chamos ¿no?. Por eso saliste ese sábado, “a luchar por su futuro”. Y te paraste ahí a escuchar a tu nuevo líder, atentamente, y cuando él les preguntó -para que lo supiera el mundo- si les daba miedo una guerra civil, tú, por el futuro de tus hijos, gritaste decidida que ¡Nooooo! que no te daba miedo, como no te da miedo una invasión de los marines; lo que sea necesario para salir de los chavistas esos, aunque entre esos chavistas estén tus primos, tu papá.

Una guerra civil ¡qué emocionante!. Supongo que te imaginas que esa guerra, a la que no temes, sucedería lejos del este de Caracas, digamos, en el 23 de enero, nunca en el este de Este, porque ahí tienen calles cerradas con garitas de vigilancia y sus vigilantes subpagados van a evitar que la violencia que supone una guerra llegue a tu plácida calle. Supongo que crees que el colegio de tus chamos seguiría atendiendo a los niños felizmente, que lejos del terror y la muerte, tus niños seguirían sus clases de inglés. Que tu vida seguiría intacta y hasta mejor, tú sabes, en libertad. Que tu negocio florecería porque no hay nada mejor para la economía familiar que una guerra ¡Lástima que tu negocio no sea funerario!. Nada más hermoso que una matazón entre vecinos, familiares y amigos, o te mato o me matas y aquellas heridas profundas que no se curan más nunca. Lo importante es salir del chavismo.

Te conozco, conozco tus aspiraciones, el valor que le das a esas cosas que llamas “calidad de vida”, tu carrera, tu casa preciosa, tu seguridad, tu futuro y el de tus hijos. Conozco también la locura que te atrapa cada vez que tus líderes te inventan una guarimba. Y porque te quiero, porque quiero a tus niños, debo decirte, aunque sea en vano, que esa guerra civil que quiere Guaidog, esa que dices no temerle, sería el fin de todos tus sueños, del futuro de tus niños, tu casa perdida, tu vida abandonada en la huída. Porque te quiero, quiero que entiendas que en la guerra civil que deseas tampoco hay fines de semana, para los niños, en la tranquilidad de Puerto Azul.

 

]]>
<![CDATA[Venezuela y el derecho a la democracia, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-y-el-derecho-a-la-democracia-por-Asdrubal-Aguiar---20190211-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-y-el-derecho-a-la-democracia-por-Asdrubal-Aguiar---20190211-0071.html La experiencia trágica vivida por Venezuela, que se inicia, no hay que olvidarlo, con la deliberada y a la vez zorruna conspiración para destruir su orden constitucional y democrático, en 1999, a buen seguro será objeto de estudio cuidadoso por los centros académicos occidentales.

 Todavía más cuanto que, la cuestión, de modo igualmente inédito e inesperado, rompiendo con una tradición de casi 73 años, ingresa como tema al Consejo de Seguridad de la ONU el pasado 26 de enero.
América Latina construye una doctrina democrática a profundidad y propia, más allá de sus realidades y vivencias, entre dictaduras y dictablandas, mientras Europa la focaliza en el campo electoral y del Estado de Derecho. 
La ONU, evitando en lo posible hablar de la democracia, atiende a los derechos humanos como si fuesen un dato aislable y más allá de la aislada Declaración de Viena de 1993. Con mucha timidez trabaja sobre los estándares de las observaciones electorales después de la caída del Muro de Berlín, para la construcción de las llamadas “democracias nuevas”. 
Siempre prevenida por lo que más le preocupa y es música angelical para las dictaduras de derechas o de izquierdas, privilegia el respeto por cada Estado de la soberanía nacional y el deber de No intervención en los procesos electorales de los otros Estados”. La Agenda de la ONU para el 2030, en sus 40 páginas profusas, menciona a la democracia una sola vez, como aspiración.
Desde 1948, cuando se crea a la OEA como club para las democracias de las Américas y se fija un cordón sanitario a las dictaduras militares, o a partir de 1959, cuando la Declaración de Santiago de Chile se adelanta para decir que la democracia no sólo son elecciones libres e implica elementos interdependientes (derechos humanos, justicia social, alternabilidad en el poder, libertad de prensa, pluralismo político, elecciones justas y competitivas, separación de poderes, imperio constitucional, etc.), la región pone su énfasis final en lo inexcusable: Antes que sistema político que organiza el poder del Estado, la democracia es un derecho humano de los pueblos que los gobiernos deben garantizar. Así lo refrenda en la actual Carta Democrática Interamericana, desde 2001. 
El proceso inédito que hoy tiene lugar para el restablecimiento de las libertades y con ello frenar en seco los efectos sociales devastadores del hambre y la represión causados por el usurpador del poder en Venezuela, Nicolás Maduro, en su momento hará correr ríos de tinta para sistematizar sus enseñanzas novedosas.
Lo de Venezuela rompe el molde previsto incluso por la Carta Democrática, que se limita a prevenir – era el caso de Fujimori en Perú – que gobernantes electos degeneren en dictadores o autócratas. 
Douglas Farah, profesor de la National Defense University, en DC, refiere, al efecto, que “al final de cuentas estamos en presencia de estados criminalizados”, no meras democracias deficientes o simples dictaduras civiles o militarizadas que se esconden tras el velo de la democracia. 
No estamos hablando de un ministro corrupto, dice Farah. “No estamos hablando del jefe emigración que deja pasar personas, o un jefe de policía que haga tal cosa; si no que estamos hablando de decisiones tomadas en la casa presidencial, como lo hizo el señor Hugo Chávez, como lo hace el señor Evo Morales, como lo hizo el señor Rafael Correa, como lo hace el señor Daniel Ortega hoy en día y el señor Sánchez Cerén en El Salvador. Toman las decisiones de aliarse y buscar al crimen transnacional como instrumento de política, para sobrevivir”. Es lo ominoso, lo no visto antes, lo propio del siglo XXI.
Manipulándose a la democracia, arguyéndose el desencanto con la misma – obviándose que no es con ella sino con los políticos desleales a ella el desencanto – se han construido Estados criminales como Venezuela, sostenidos sobre el silencio y la tácita complicidad de muchos miembros de la comunidad internacional.
Lo cierto es que, ante ese fenómeno perverso, de suyo imbatible en apariencia pues se oculta tras el telón de la democracia para extirpar y vaciar de todo sentido a la dignidad de la persona humana y ejecutar crímenes transnacionales como el tráfico de drogas, el lavado de dineros sucios, el terrorismo deslocalizado, emerge ahora una lucha constitucional y democrática, imaginativa, heterodoxa. La conduce una nueva generación, la de 2007, que obvia la violencia y pone en marcha las estructuras de control y judiciales nacionales e internacional que no han sido cooptadas por el crimen, y comienza a lograr resultados. 
Si el holocausto marca una ruptura con la tradición jurídica internacional clásica, situando a los derechos humanos, entre éstos “el derecho a la democracia” como exigencia de orden público a la que no puede oponerse arbitrariamente la soberanía del Estado [abundo al respecto en mi libro de 2008 y en mi Digesto de la democracia, de 2014], el tácito reconocimiento de la democracia como tema del orden público global, al debatírsele en el Consejo de Seguridad de la ONU, fija otro parteaguas histórico. 
Cabe decir, en buena lid, que las puertas de ese impenetrable cenáculo de élites universal logran abrirse, al principio, por acción de los propios venezolanos, al pedir se use, antes de la reunión última y formal del Consejo, la modalidad ad hoc e informal conocida como la Fórmula Arria. 

]]>
<![CDATA[No me ayudes “compadre”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-me-ayudes-compadre-20190211-0073.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-me-ayudes-compadre-20190211-0073.html
El cinismo del gobierno de los EEUU no conoce límites. En los últimos seis años los venezolanos hemos sido víctimas del bloqueo financiero y comercial, del artificial incremento de los precios del dólar en bolívares, de sanciones económicas. Nos declararon “amenaza inusual y extraordinaria” para ellos, la potencia militar más sanguinaria que en el mundo ha habido, y ahora seremos víctimas de su “ayuda humanitaria”.
Cuando comenzaron con las sanciones la crispada y crispante oposición criolla, que se le subordina perrunamente, decía que eran contra “funcionarios corruptos, narcotraficantes y represores del régimen”, pero las cuentas más baratas indican que en los últimos seis años Venezuela ha perdido alrededor de 20 mil millones de dólares que bien nos servirían para reactivar nuestra economía.
A la lacaya oposición venezolana eso no le preocupa. En 2002-2003 con el fulano “paro petrolero” nos provocaron pérdidas que entonces superaban los 10 mil millones de dólares, nos sometieron a una escases artificial de comida, gasolina y medicinas, cerraron los bancos para que no pudiéramos retirar nuestros ahorros y luego con su cara bien lavada salieron a decir que “el paro se nos fue de las manos”.
Como toda irracionalidad, que es un laberinto mental frente a un espejo, el gobierno de Donald Trump pone en marcha un plan para robarle a Venezuela la empresa Citgo, filial de Pdvsa, y el mismo oposicionismo que le prendió fuego al país durante las guarimbas y cuando no pudo lograr sus objetivos le prendió incluso fuego a venezolanos inocentes porque parecían chavistas, celebra, cantan y bailan en círculo, como en un aquelarre, los sacrificios humanos, para ellos, como para los brujos del medioevo, necesarios sacrificios humanos que hay que hacer para satisfacer su rabia y a su amo.
En esa racionalidad tautológica “es mejor que el petróleo se lo robe Trump y que no se lo sigan robando los Castros”, es decir, Cuba y EEUU son la misma cosa, como países tienen el mismo peso económico y geoestratégico y por supuesto todo lo que pasa en Venezuela es “culpa de los Castros”. O sino son “el imperio chino o el imperio ruso” o sino es la “brujería o la santería” que supuestamente practican los funcionarios del régimen, para decirlo como el maracucho que soy, “cualquier verga” menos admitir que desde hace seis años, sólo para contar desde la muerte del presidente Chávez, estamos bajo fuego estadounidense y el de sus gobiernos adláteres, sus presidentes y ex presidentes siervos de la gleba.
Se aferran a cualquier resentimiento menos admitir los errores que en el mismo lapso han cometido sus dirigentes, quienes los han llevado, derrota tras derrota, a un peligroso estado de depresión y rabia que, como todo estado depresivo, se vuelve autodestructivo. Por eso no me extraña que una pila de venezolanos estén dispuestos a dejarse bombardear, a que Venezuela sufra una invasión militar criminal, están dispuestos a inmolarse “para que se acabe esto de una buena vez”, con la determinación de un suicida.
La dirigencia de oposición, que es la más irracional o la más cínica, que nuevamente va a sacrificar a su propia gente, a quienes les siguen como los miembros de la Iglesia del Pueblo siguieron al pastor Jim Jones hasta las selvas de Guyana, después de montarse la película del presidente interino van a intentar, otra vez, la de la “marcha a Miraflores” pero en la frontera. 
Violando todas las normas del derecho internacional y las mínimas del sentido común, piensan irrumpir en el territorio venezolano desde el colombiano con la supuesta “ayuda humanitaria” apostando a que las Fuerzas Armadas Bolivarianas no se lo impedirán, que la presión internacional y una marcha en Caracas paralizaran a los militares como en esas películas gringas en las que ellos son los “salvadores”, los “buenos”, los que tienen la “razón” y claro los más “bonitos”, vestidos para la ocasión, y todos los indios, bárbaros, tercermundistas, negros, árabes y hasta extraterrestres se les rinden.
Como un trauma que no puedes recordar, que ocultas celosamente en algún lugar de tu mente, los venezolanos de oposición se niegan a aceptar el peligro al que nos están llevando. No pueden ver el vacío que se abre ante sus pies, quieren que esto se acaba como sea, es decir, ya no pueden más y ese daño, que es el más costoso porque no puede contarse en dólares, porque lo más valioso que los venezolanos tenemos somos nosotros, es el que más pronto hay que reparar.
Se supone que una ayuda, del tipo que sea, resuelve, coopera, ayuda pues, pero los venezolanos estamos siendo víctimas de una “ayuda” que puede traernos una guerra.
 

]]>
<![CDATA[¿Elecciones con guerra?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-con-guerra-20190211-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-con-guerra-20190211-0016.html En Venezuela se desarrolla un proceso de agresión imperial para derrocar al presidente Maduro. Sabemos que el objetivo principal es la apropiación de nuestras riquezas. Desde fuera del gobierno se promueve elecciones.

Varios años de agresión sostenida con inflación y escasez inducidas, caos monetario…; penetración de paramilitares que generan secuestros, crímenes horrendos…; guerra psicológica y mediática, presión constante sobre nuestras fronteras mediante el contrabando, la presión de las drogas, hostigamiento a nuestra población y la Fuerza Armada.

Los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero, más la permanente reiteración de que contra Venezuela siempre está abierta la opción militar, crean un caos que afecta psicológica, moral, política y económicamente a la gente; para acentuar el caos, se usan las redes sociales difundiendo falsas noticias que imponen “verdades” políticamente distorsionadas. Venezuela está en guerra, realidad clave para el análisis.

Un sector del pueblo mantiene alta la moral y respalda al gobierno. Ese pueblo sabe que no todo se explica por la ofensiva imperial, de errores en la economía, la grave corrupción, la crisis de los servicios públicos (que he denunciado como parte de la conspiración), el sectarismo, la burocracia ineficiente, corrupta e insensible ante el pueblo.

Trump, desafiándonos, ha designado un presidente provisional, parte del plan para derrocar a Maduro. Pero la reelección de Maduro es legítima. En ella participamos más de 9 millones de venezolanas y venezolanos y nadie ha probado que haya habido fraude.

Trump, quiere intensificar al rojo vivo los conflictos políticos internos para que se imponga la fragmentación del pueblo. Surgen propuestas para la convocatoria a elecciones ¿Solución o incremento de la confrontación? ¿A quién favorece?

¿Tenemos el deber de denunciar la intervención, el golpe de Estado y a un presidente designado por EE UU?

El pueblo chavista está en pie de lucha, se va a oponer a las elecciones. La Fuerza Armada respalda al presidente Maduro ¿Este conflicto aceleraría la intervención?

El llamado al diálogo no debe ser solo por arriba. El debate en la base popular es imprescindible. Creo que es un camino para que la crisis se resuelva entre venezolanos. El que se robó la verdad que la devuelva.
 

]]>
<![CDATA[Un Gang en la Casa Blanca, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Gang-en-la-Casa-Blanca-por-Jose-Vicente-Rangel-20190211-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Gang-en-la-Casa-Blanca-por-Jose-Vicente-Rangel-20190211-0015.html 1) La política del Gobierno norteamericano contra Venezuela la dirige  —la asume directamente— el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y un grupo de asesores conformado por el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado, Mike Pompeo, el asesor de Seguridad, John Bolton, y personajes con sórdidos prontuarios como Elliot Abrhams.

  Esa política constituye un desafío permanente a la ley. En su proyección mundial arremete contra el derecho internacional. Lo deroga y es expresión del poder de una hegemonía que actúa de manera avasallante.
     2) En el caso actual copa la atención en todas partes, es patética la manera como la Casa Blanca procede a desconocer la soberanía del Estado venezolano. En pasadas aventuras imperiales de los Estados Unidos hubo, vamos a decirlo de esta manera, como cierto pudor; en la actual no ha cuidado las más elementales apariencias.
      3) Por ejemplo, cuando el golpe del 11 de abril del 2.002 hubo una intervención importante del gobierno norteamericano de Busch, pero cuidadosa en el sentido de no comprometerse públicamente. Shapiro, el embajador de entonces, guardó silencio o declaró a los medios con ambigüedad, de manera elusiva. En ningún momento —salvo cuando visitó en Miraflores  al golpista Carmona—, asumió responsabilidades, pese a estar comprometido en la conjura. Con otros episodios acaecidos en la región pasó lo mismo y la identificación con lo sucedido la reconocieron los gobiernos norteamericanos una vez que se cumplieron  los hechos.
      4) El nuevo formato aplicado a Venezuela por el presidente Trump es, a diferencia de los anteriores, frontal. Desde el primer momento el mandatario norteamericano expresó lo que se proponía. Derrocar al gobierno de Nicolás Maduro —así, sin vaselina—, a partir del desconocimiento de la legitimidad de éste y de la violación de la Constitución venezolana. Sin más argumento que  la supuesta la devolución de la democracia y el respeto de los derechos humanos. Con desconocimiento absoluto del proceso bolivariano cumplido en los últimos 20 años, de la obra social realizada, de la participación popular y de la puesta en marcha de una política de impecables y reiteradas consultas electorales a los ciudadanos.
     5) La actitud que adopta el presidente Trump en el caso venezolano, cuyo único propósito es la destrucción del Estado de derecho, acabar con el orden constitucional existente y derrocar a un presidente democrático, electo por el pueblo, es expresión acabada de un régimen mafioso, que no respeta principios y que actúa al margen de la ley. Lo que hoy funciona en la Casa Blanca es un verdadero gang que considera que, por contar con el poder económico y militar, puede hacer en el mundo lo que le venga en gana: amenazar, chantajear, acosar, mentir, asesinar, despreciar a todo cuanto considere un obstáculo para la realización de sus designios de consumar cualquier aventura basada en la violencia. De una violencia ilimitada, gansteril.
     6) Uno de los voceros de ese equipo mafioso que opera en la Casa Blanca, el esperpéntico John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Trump, hizo recientemente declaraciones reveladoras de lo que busca el gobierno norteamericano con su ofensiva desestabilizadora y golpista contra Venezuela. En declaraciones a los medios admitió “que los intereses de Washington en el país sudamericano están vinculados a controlar ese recurso estratégico  que es  el petróleo”. Y más adelante anunció, cuando se refirió a la imposición de sanciones contra PDVSA, que “si  el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro es derrocado, eso implicaría un gran avance para crear oportunidades de negocio en la región”. Es decir, que lo que el gobierno de EE UU  ha mostrado al mundo como el verdadero propósito de la acción emprendida contra l gobierno venezolano, preservar la democracia y los derechos humanos, es una vulgar mentira. Que lo que mueve al gang Trump, Pence, Pompeo, Bolton, es apoderarse del petróleo venezolano. Robárselo y desmantelar, de paso, al Estado y a la nación venezolana con la participación de los traidores y los vende patria.
 
Claves secretas
• Se abre paso en el ámbito internacional un hecho que empieza a inquietar a los analistas de la derecha y a diversos observadores desprevenidos sobre lo que sucede con los desarrollos de la política que Trump y sus asesores vienen aplicando contra Venezuela para provocar la caída de Maduro y del régimen constitucional…
•Esa política, montada sobre una candidatura frágil, sin discurso, sin carisma, sin proyecto de nación, debido a las carencias personales de Guaidó y a la condición de instrumento de los dictados del gang de la Casa Blanca, está en crisis…
•Una interpretación de lo que pasa es el crecimiento del apoyo internacional a Venezuela y el decrecimiento de la opción ingerencista de Trump, lo cual recoge el rechazo que se manifiesta en el mundo entero contra lo que significa la política del presidente norteamericano, o mejor, lo canaliza. Constituye un rechazo orgánico al intervencionismo, al ingerencismo. A la prepotencia. A la hegemonía arrogante que impera en la conducción del gobierno norteamericano. Por eso cunde en el sector que agrede a Venezuela la decepción. La frustración. Y aumentan las deserciones…
•Como la madre de todas las concentraciones calificaron corresponsales extranjeros y observadores criollos que cubrían el acto del chavismo del sábado 2 de los corrientes en la Avenida Bolivar y sus alrededores. Fue una manifestación que desbordó todas las expectativas y se caracterizó por la alegría de los asistentes…
•Además, EL presidente Maduro pronunció un excelente discurso, bien centrado, concreto, y promoviendo iniciativas políticas claras, como la elección parlamentaria y, de nuevo, un amplio llamado al diálogo…
•Contraste con la movilización de la oposición el mismo día: ésta fue mejor que anteriores eventos del sector, pero en asistentes contó con menos presencia que el evento del chavismo. Careció de colorido y una falla importante fue la ausencia de líneas políticas por parte de los dirigentes…
•Pero lo  cierto es que lo que  hay que destacar es que con miles de manifestantes en las calles imperó la paz y no se produjeron actos de violencia. Lo cual confirma la calidad democrática de los venezolanos. Ya quisieran en otros países que critican  a Venezuela, que la tildan de dictadura donde supuestamente existe una situación de terror que impide el ejercicio de las libertades públicas, ocurriera una situación similar de paz y de respeto ciudadano…
•El escritorio cubano Leonardo Padura, autor de novelas estupendas como “El hombre que amaba los perros” y  “La transparencia del tiempo”, manifestó en reciente entrevista: “Lo que está muy claro para mi es que Cuba es mi país. Mi lugar de residencia. Mi función es escribir, y en Cuba escribo” (¡Lección de dignidad!)…
•Insólita la  actitud de la clase social y política colombiana sobre Venezuela. Agrede de manera canalla a este país, lo ofende a diario y se pone al servicio del gobierno norteamericano para participar en una aventura de consecuencias impredecibles. La última infamia la acaba de consumar, directamente, el presidente Duque. Consiste en la elaboración de una lista de venezolanos a los que se les prohibe visitar Colombia. Entre otros, a un artista. Pura miseria humana.-
 

]]>
<![CDATA[La paz o la guerra, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-paz-o-la-guerra-por-Maryclen-Stelling-20190208-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-paz-o-la-guerra-por-Maryclen-Stelling-20190208-0071.html Devenidos en contrarios irreconciliables, la apuesta a la guerra, la violencia y la destrucción podría tornarse  una realidad irreversible.  

En sectores radicales se ha impuesto la lógica de la violencia, la muerte y el exterminio del “otro”, en tanto salida salvacionista para el país y la crisis; con absoluto desprecio   a los efectos sobre  la población civil y el destino de nuestros recursos naturales.  Se saluda  y anhela  la intervención extranjera y, por ende,  las consecuencias que de allí devendrían tales como una guerra civil, la violencia contra y entre la población.  Se descarta la solución política pacífica al igual que la paz…Sólo con la eliminación del “odiado adversario” a cualquier costo el país será salvado. 

Según estudiosos del tema, las guerras civiles tienen tres rasgos fundamentales: la existencia de al menos dos proyectos de sociedad antagónicos, conducentes a  una “enconada polarización nacional”; en segundo término el   enfrentamiento armado  y, finalmente,  la existencia de una soberanía escindida.  Boaventura de Sousa Santos en  “La nueva Guerra Fría y Venezuela”, alerta   “Lo “que está pasando en Venezuela es una tragedia anunciada, y probablemente causará la muerte de mucha gente inocente. Venezuela está al borde de una intervención militar extranjera y el baño de sangre que resultará puede asumir proporciones dramáticas.”

Es incuestionable que estamos atrapados en una peligrosa escalada de violencia,  que se genera, diseña y nutre desde el exterior.  Un muy bien articulado proyecto  atenta contra la democracia, la constitución y las leyes.  Todo ello cuenta con el aval de la opositora peonada vasalla, sometida a  los alineamientos interesados que se producen entre grandes potencias. 

En ese orden de ideas, concordamos en que “Impera un profundo desconocimiento  y “subestimación de la propia "lógica política" de los pueblos, que piensan su democracia en función de su realidad, necesidad y particularidades nacionales (La Jornada: Venezuela: ¿por quiénes doblarán las campanas?).  

Los Gobiernos de  México y Uruguay convocan a  la Cumbre sobre Venezuela con miras al diálogo, la negociación como vías legítimas del derecho internacional para resolver los conflictos. Paralelamente el Grupo de Contacto de la UE sale con otra propuesta donde demandan elecciones presidenciales en Venezuela ¿Jugada inocente?
@maryclens

]]>
<![CDATA[Antes que el diablo sepa que has muerto, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Antes-que-el-diablo-sepa-que-has-muerto-por-Rafael-Ramirez-20190209-0046.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Antes-que-el-diablo-sepa-que-has-muerto-por-Rafael-Ramirez-20190209-0046.html Es el título del drama desgarrador llevado a la pantalla por el director norteamericano Sidney Lumet, en el que dos hermanos ambiciosos y fracasados, se encuentran en una situación desesperada y necesitan conseguir dinero como sea, para lo que deciden dar un golpe “perfecto”: atracar la joyería de sus padres en Nueva York. Por supuesto que nada les salió como esperaban, su madre, viuda y trabajadora, muere a manos del pistolero, al luchar defendiéndose del robo. Los hermanos, hundiéndose en su propio pantano, sin arrepentimiento alguno, tratan de escapar de las consecuencias de su horrendo crimen, antes que el diablo se de cuenta que ya están muertos…

La patria exhausta está al borde del abismo, como nunca antes, la posibilidad de un enfrentamiento cruento, de una agresión militar, están mas cerca que nunca.El gobierno de Maduro y su grupo de poder, en su pésima gestión, han arrastrado al país a una crisis sin precedentes en nuestra historia contemporánea, debilitándola a tal extremo que, cualquier cosa puede ocurrir. Quedará para los historiadores tratar de entender cómo fue posible que el madurismo dilapidara el extraordinario caudal político del Chavismo, acumulado por más de 12 años de lucha y sacrificio, no solo del presidente Chávez y su gobierno, sino de todo un pueblo.

Ha sido un crimen horrendo contra la patria, acabar, cual Herodes, con la joven Revolución Bolivariana, un proyecto, una Constitución, un Plan de la Patria, apoyados mayoritariamente por el pueblo venezolano. Hace tan sólo 5 años teníamos un país estable, que funcionaba, donde lo extraordinario se había convertido en ordinario. Una patria con futuro donde un pueblo, trabajador, alegre, dignificado,incluído, participativo, solidario, con pasión y conciencia patria, reconstruía sus espacios de vida y conquistaba su soberanía política, económica.

Ahora todo lo han convertido en un infierno, del que sus hijos salen como pueden, donde hay miedo, suceden cosas absurdas a diario, sus habitantes pasan todo el día buscando comida, medicinas, con un salario de miseria, los más, logran una “caja Clap”, o consiguen un “bachaquero”; un pueblo que se transporta como puede en camiones, donde no hay luz, ni agua, tampoco hay gas, ni gasolina; no hay seguridad, ni ley; donde el trabajo no vale nada. Es el sálvese quien pueda, es la rutina del caos, insoportable, asfixiante. No hay perspectiva de futuro.

Un pueblo que está harto, sin conducción política, sin saber hacia dónde vamos, sin participación; donde se han cerrado todos los canales democráticos. Solo piensa en que ésto debe terminar, de cualquier manera, pero debe cambiar.

La represión, el miedo, la indolencia, la mentira y un prolongado discurso intolerante de las nuevas élites políticas, tanto del madurismo, como de la oposición extremista, han agregado a esta profunda crisis económica, un elemento sumamente peligroso: el proto fascismo.

Ambos grupos de poder tienen una base firme de partidarios dispuestos a aniquilar al contrario y a arrastrar al país a lo que sea, lo han dicho, como si ellos fuesen a poner los muertos: una guerra civil, una invasión, una confrontación militar.

Ambos prometen, al contrario, cárcel, persecución y revancha. Lo he mencionado antes, como en “el huevo de la serpiente”, este fenómeno se ha venido incubando en este período de política con “p” minúscula, del “pranato”, del pacto, de la violencia, donde sus dirigentes e instituciones, se han degradado ética y moralmente, donde no hay argumentos, ni debate político, donde se impone la fuerza.

El gobierno no se ha dado cuenta aún, que no gobierna, el Estado se desmorona. Ellos han corrompido, carcomido sus instituciones, para convertirlas en parte de sus intereses personales o grupales. Nada funciona. Maduro no puede hacer nada de lo que promete o amenaza que hará.

Rodeado de jueces, fiscales, policías y escoltas, se va desplazando errático de una esquina a otra, en su laberinto absurdo. Ha perdido toda iniciativa, está a la defensiva, dando zarpazos a su alrededor. Nadie quiere estar cerca, lo saben desesperado, peligroso.

Ahora uno de sus luceros, prestigia a Poleo y a la declaración de “un coronel de tuiter”, para acusar a quien le venga en gana del supuesto “plan terrorista” que confrontan. El palomo leyó la lista entera que le puso el lucero de turno, para lograr un acuerdo, para salvarse quién sabe de qué. ¡Qué bajo ha caído el madurismo en su desespero!

Mientras a Maduro se le acabó el tiempo, persiguiendo al chavismo y desmovilizando al pueblo, la extrema derecha avanza. Por primera vez en nuestra historia contemporánea, un partido de derecha, gestado en la tristemente célebre secta “TFP”, “Tradición Familia y Propiedad”, junto a lo más atrasado de la derecha del hemisferio, tiene posibilidades reales de asumir el poder, cabalgando sobre el desastre de Maduro.

Han utilizado la cara de un desconocido para, detrás de ella, ocultar el rostro de los ideólogos de esta operación política, los mismos del Golpe de Estado de 2002, de la guarimba, la violencia, la entrega, para dar literalmente “un golpe de mano”. Es de antología los rostros de los dos vicepresidentes de la Asamblea Nacional, que obviamente no sabían y, al menos uno de ellos, había declarado en contra de la “auto proclamación”, es por ello que la misma, no se produce en el Hemiciclo de la Asamblea Nacional.

La injerencia extranjera en nuestros asuntos nos recuerda los métodos y discursos de la intervención en Guatemala de 1953 o de República Dominicana de 1965, ¿retrocederemos más de 60 años en nuestra región?

Por su lado, Maduro se “auto proclama” entre “sus panas”, quienes nerviosos, “pierden los papeles”. Maduro ha podido ponerse la banda él mismo, pues fue el único candidato de un proceso arreglado por los suyos para “ganar”.

Ambas operaciones políticas, de golpes sin militares (una nueva doctrina), de “autoproclamaciones”, han colocado al país ante la necesidad de preguntar ¿Quién manda? ¿Quién es el presidente? ¿Qué va a pasar? ¿Y el pueblo?

Hay un severo problema de legitimidad en el país. Todos les metieron palos a las ruedas de la carreta. Todos han violado la Constitución. Como lo dije en mi pasado artículo, la Patria está al borde del abismo, estamos ante dos caras de lo mismo.

¿Cómo se puede afirmar que no son lo mismo quienes nos quieren llevar a una guerra civil o una intervención extranjera? Veamos por los hechos.

Lo que está en el centro de todo es el petróleo. Así ha sido en nuestro país desde principios del siglo XX, el petróleo ha marcado profundamente nuestra vida política, económica y social.

Maduro entrega el petróleo y a PDVSA, como lo hemos denunciado varias veces, violando la Constitución y la Ley Orgánica de Hidrocarburos, para ello, ha utilizado al TSJ, el decreto 3.368 y los contratos para las llamadas “Empresas de Servicios Petroleros”. Guaidó promete los mismo en su Plan de Entrega: violando la Constitución en sus artículos 202, 203 y a la Ley Orgánica de Hidrocarburos en su artículo 53. Habla abiertamente de privatizar la producción petrolera, acabando con “las ataduras de las empresas mixtas” (léase el control del Estado venezolano) y entregar el manejo del petróleo al sector privado (léase transnacionales).

Maduro exime al sector privado de pagar impuestos petroleros (es decir, los tributos sobre las ganancias, premiando así a los privados); al igual que Guaidó que,, en su Plan de Entrega, habla de “flexibilizar” el régimen fiscal petrolero, es decir, volver a los esquemas de la apertura petrolera, donde los privados pagaban solo 1% de regalías y no pagaban impuestos petroleros.

Vemos entonces, que tanto Maduro como Guaidó, pretenden rematar nuestro petróleo, a nuestra PDVSA.

Ahora se trata de quién controla las mayores reservas de hidrocarburos del planeta, certificadas por nuestra gestión. En 1998 teníamos, en números redondos, 78 mil millones de barriles de petróleo; en el 2013, pudimos certificar 298 mil millones de barriles de petróleo, gracias a que en 2007 nacionalizamos la Faja Petrolífera del Orinoco. Es la reserva de hidrocarburos mas grande del Planeta.

También se trata de quién se apodera de nuestra empresa nacional PDVSA. Nuevamente, junto a Chávez, rescatamos PDVSA del sabotaje; una empresa que para 1998 tenía 48 mil millones de dólares de activos, un patrimonio de 32 mil millones de dólares y un déficit (pérdida) de 14 mil millones de dólares (dirá alguien de la oposición: ¿pérdidas de la meritocracia?, ¡ups!)

En 2013 entregamos a Maduro una empresa, PDVSA Roja Rojita, de 231 mil millones de dólares en activos, patrimonio de 81 mil millones de dólares y ganancias de 12 mil millones de dólares. (Entonces, ¿no es verdad que Chávez-Ramírez destruyeron PDVSA? ¡NO!)

Además, en 2013, la producción de PDVSA estaba en 3,01 millones de barriles día.

El hecho de que Maduro haya perseguido, encarcelado y desmantelado PDVSA, desviando recursos para sus “panas” y entregando la dirección de la empresa al Jefe del Comando 5 de la Guardia Nacional, con una producción ahora de 1 millón de barriles día (sí señores maduristas, lea bien: su constructor de victorias ha perdido 2 millones de barriles día de petróleo en tan sólo cuatro años, otro récord para el “jefe”), no quiere decir que PDVSA se acabó, como dicen los promotores del remate, y mucho menos que se acabaron las reservas de petróleo más grandes del mundo. ¡Las reservas están allí, esperando para ser desarrolladas a favor del pueblo!

Si seguimos comparando lo que Maduro hace y lo que Guaidó promete, veremos que es lo mismo. Maduro habla de “falsos positivos” en las empresas del Estado e invita a las transnacionales a que vengan a hacerse cargo de ellas, en lo que llama un “sacudón” contra el Estado, pero conducido por los privados. Del mismo modo que el Plan de la Entrega (mal llamado “Plan País”) habla de disminuir la presencia del Estado en la economía, desprenderse de las empresas públicas, es decir, privatizarlas.

Por donde quiera que se miren, Maduro y Guaidó son dos caras de lo mismo: la entrega del país, solo que son grupos distintos, con diversos apoyos y padrinos.

Quién si no aparece por ningún lado es Chávez, el pueblo, la Patria.

Maduro ha hecho el trabajo sucio de la derecha: ha desmantelado al chavismo, queda un partido que ya no se sabe qué es, solo hace “lo que Maduro diga”; ha desmantelado PDVSA; el TSJ es su grupo de amigos, que hacen lo que les digan que hagan; el Fiscal, persigue con saña a los Chavistas, guarda silencio cuando de cohetes o saltos desde el Sebin se trata; ¿y la ANC?, calla y aplaude.

De llegar al poder, los grupos de oposición barrerán con lo que queda de país y garantías sociales. Sólo basta revisar el Plan de la Entrega, un “remix” de lo mismo de la Cuarta República, ahora redactado desde el exterior.

Lo que debe estar claro, es que ningún sector, nadie, podrá gobernar y sostener el país sin el pueblo. Pueden tomar el poder, dar un golpe de mano o seguir con este desastre, pero los problemas del país son tan complejos, tan profundos, que no bastará con que se imponga una de las partes sobre la otra.

Para sacar al país de este desastre, hay que garantizar el control y recuperación de PDVSA, del petróleo y de todos nuestros recursos naturales. Nuestro país va a necesitar de todos los ingresos de la renta petrolera, todo el poder del Estado para poder reanimar nuestra economía, protegerla y así proteger al pueblo. Va a necesitar restablecer la soberanía sobre el manejo de su economía.

De esta crisis tenemos que salir caminando con nuestros propios pies, con nuestras propias fuerzas, no convertidos en un “pranato” o en un protectorado de una potencia extranjera. Todo el apoyo será bienvenido, pero teniendo a buen resguardo los recursos e intereses de todos lo venezolanos y de nuestra soberanía. Si se concreta la entrega del país, la rebatiña, sea con Maduro o con Guaidó, nuestro país no podrá superar la terrible crisis que padecemos, cualquier cosa puede pasar.

Maduro y los suyos se mueven desesperados antes de que el diablo se entere que tendrán que rendir cuentas, cual Mephisto. La extrema derecha espera, acecha para dar el zarpazo, ¿y el pueblo?

La soberanía reside en el pueblo, el gran ausente de esta situación política, el espectador que no tiene cómo hacer valer su voz. Es nuestra institución Armada, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la única que está facultada por la Constitución a mantener el orden interno y preservar su vigencia, así como tiene el mandato del resguardo de la soberanía nacional. Nuestro pueblo no merece lo que está pasando, no podemos dejar al país solo en el abismo.

]]>
<![CDATA[¿Ingreso de la ayuda humanitaria puede detonar de una guerra civil?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ingreso-de-la-ayuda-humanitaria---puede--detonar-de-una-guerra-civil-20190208-0068.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ingreso-de-la-ayuda-humanitaria---puede--detonar-de-una-guerra-civil-20190208-0068.html “Reprimir la operación dará lugar a una intervención armada internacional y puede ser el detonante de una guerra civil de impredecibles consecuencias”.

¿Cómo reaccionará la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) cuando la operación de ayuda humanitaria entre a territorio venezolano? ¿Reprimirán o apoyarán? ¿Se mantendrán leales a Maduro o cerrarán filas con Guaidó? ¿Fijarán posición como una sola Fuerza o se producirán escisiones en sus diferentes componentes? ¿Respaldará el pueblo la operación?


La Fanb se enfrentará al dilema de reprimir o dejar pasar la ayuda humanitaria. Si los militares deciden custodiar su ingreso quedaría en entredicho la autoridad de Nicolás Maduro y Juan Guaidó sería reconocido en los hechos como Comandante en Jefe de la Fanb y único presidente de Venezuela. En su última Declaración, el Grupo de Lima hace un “llamado a la Fuerza Armada Nacional de Venezuela para que manifieste su lealtad al Presidente Encargado en su función constitucional de Comandante en Jefe de la misma”. 


No es fácil la solución. A menos que al alto mando militar se le den suficientes garantías, la confrontación es muy probable. Pero una amnistía general para todos los militares es inviable, son muchos los altos cargos que están acusados por delitos de violación a los derechos humanos, corrupción, narcotráfico y lavado de dinero. Con ellos no puede haber impunidad, eso sería dividir a la Oposición y a la Nación. Pero si no se hace, el choque de fuerzas se anuncia inevitable. Reprimir la operación dará lugar a una intervención armada internacional y puede ser el detonante de una guerra civil de impredecibles consecuencias. 


En Venezuela circulan millares de armas en manos de civiles y milicias urbanas. En las fronteras con Colombia y Brasil se conforma un ejército paralelo integrado por mercenarios, paramilitares y desertores de la Fanb, el cual tendría la misión de emplazar a los soldados a dejar  pasar la caravana. ¿Y si se niegan? ¿Qué ocurrirá? ¿Qué pasa si un francotirador dispara primero? ¿Si finalmente los militares se voltean esto garantiza un país pacificado? ¿Cómo responderán los colectivos armados? ¿Se convertirán en una fuerza subversiva capaz de desestabilizar al nuevo Gobierno? ¿Cuál será el papel del ELN y la Farc en este enfrentamiento? 


Radicales y extremistas de ambos bandos apuestan a la gran batalla final en la que aspiran a vencer e imponer a su adversario la rendición incondicional. Justamente allí reside el peligro de una espiral de violencia que desemboque en una guerra civil, ahogue en sangre la esperanza de un pueblo y ponga en peligro la integridad del Estado-Nación.  


Mientras la única opción que se le ofrezca a Maduro sea que escoja el país donde se quiere exiliar o la cárcel de Guantánamo donde pagará condena perpetua, preferirá mantenerse al borde de guerra. Ante esa alternativa, prefiere una invasión extranjera que lo convierta en “mártir de una agresión imperialista”. Si a Maduro y al alto mando militar no se le ofrece una salida aceptable y viable, una cruenta confrontación puede estallar. La gran tarea de la mediación internacional es impedir que la obstinación de las élites políticas que apuestan a exterminarse desemboque en una guerra civil que justifique una intervención militar extranjera. 

 

Maduro deja correr el tiempo a pesar de que la falta de acuerdos políticos puede llevar al país a un desenlace violento. Apuesta a fracturar la presión internacional y desmarcar a los países que prefieren una solución política y pacífica a la crisis. 


La mediación internacional no quiere replantear el diálogo político porque en Venezuela esta institución carece de credibilidad. Maduro abusó de las mesas de negociación para ganar tiempo y prolongar su esperanza de vida en el poder. En la última Declaración de Grupo de Lima se cuestiona “que las iniciativas de diálogo propiciadas por diversos actores internacionales fueron manipuladas por el régimen de Maduro, transformándolas en maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder y, por lo tanto, consideran que toda iniciativa política o diplomática que se desarrolle debe tener por objeto apoyar la hoja de ruta constitucional presentada por la Asamblea Nacional y por el Presidente Encargado, Juan Guaidó, que busque una transición pacífica entre los venezolanos, que logre la salida del régimen dictatorial de Maduro, permita la convocatoria a elecciones y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.” 


El diálogo está trancado. Conjurar la amenaza de una guerra civil pasa por conformar un Gobierno de Coalición con una hoja de ruta bien concreta que incluya el programa de reformas económicas, la agenda legislativa básica para reactivar la producción, el levantamiento de las sanciones financieras internacionales, el refinanciamiento de la deuda externa y nuevo financiamiento internacional, inversiones extranjeras para reactivar Pdvsa y la actividad agrícola e industrial, restitución de las funciones de la Asamblea Nacional, convocatoria de elecciones presidenciales en diciembre de 2021, renovación del Consejo Nacional Electoral, observación internacional de todo el proceso electoral, liberación de los presos políticos, rehabilitación de los partidos que fueron ilegalizados, y garantía de los derechos políticos del sector que resulte derrotado en las elecciones. 


Una vez que se hayan tomado las medidas necesarias para enderezar el rumbo de la economía, reinstitucionalizado los poderes públicos, celebrado unas parlamentarias limpias y transparentes, quien resulte electo en las presidenciales del 2021 recibirá una economía saneada y un país pacificado que se pueda gobernar.
 

]]>
<![CDATA[La esperanza, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-La-esperanza-por-Eduardo-Fernandez-20190208-0067.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-La-esperanza-por-Eduardo-Fernandez-20190208-0067.html La esperanza es lo último que se pierde. Es un hecho evidente que muchos venezolanos hemos sentido renacer nuestras esperanzas en los primeros días de este nuevo año. El año pasado se desaprovechó una gran oportunidad para lograr un cambio electoral, democrático y pacífico. Este año se habla de nuevo de retomar la ruta electoral, esa ruta que produjo la notable victoria de la Alternativa Democrática en las elecciones parlamentarias de diciembre del año 2015. Siento renovada mi esperanza cuando observo que en los predios opositores se dedica un esfuerzo muy meritorio a presentar un “plan país”, una visión de la Venezuela que viene, una propuesta de cambio atractiva e ilusionante. Así como Lenin decía que “no hay acción revolucionaria sin teoría revolucionaria”, yo me atrevo a decir que “no hay acción política seria y fecunda si ella no está precedida por la presentación de una visión que interprete el anhelo de cambio de la población”.

El “Plan País” al que me refiero nace de un esfuerzo muy amplio de compatriotas comprometidos con el ideal democrático que representa a distintos factores políticos, sociales, económicos, académicos entre otros sectores de la sociedad civil. Un esfuerzo de amplitud, de unidad y de consultar a gente competente para trabajar por darle a Venezuela y a los venezolanos un ideal por el que valga la pena luchar. El Plan País tiene un mérito adicional y es que ha sido consultado con todas las regiones que componen la geografía nacional. No se trata de una propuesta elaborada desde el centro para la periferia. Se trata más bien de una propuesta elaborada desde la periferia hacia el centro.

El cambio que los venezolanos anhelamos es un cambio a favor de la democracia. Queremos vivir en una nación moderna con más y mejor democracia. Queremos un gobierno sometido a la primacía de la Constitución y respetuoso del estado de derecho. Queremos un país sin presos políticos, sin venezolanos exiliados, sin partidos políticos inhabilitados. Queremos un gobierno que respete la independencia y la autonomía de las diferentes ramas del poder público. La Asamblea Nacional como organismo legislativo debe ser autónoma e independiente y la administración de justicia también.
Hoy declaro que me siento más optimista y más esperanzado que lo que me sentía en diciembre del año pasado. Vendrán tiempos mejores.

]]>
<![CDATA[Antropología, amistad y juventud]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Antropologia-amistad-y-juventud-20190208-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Antropologia-amistad-y-juventud-20190208-0069.html  El lunes 11 de la próxima semana, es el Día Nacional del Antropólogo y del Sociólogo, el martes 12 día de la juventud y el jueves 14 día de la Amistad y el Amor. Todo en su dimensión antropológica, histórica, heroica, emotiva, afectiva y espiritual cuando participan seres humanos quienes fueron sus protagonistas y continúan cultivando el conocimiento, los saberes, el ejemplo de la lucha por la libertad, fraternidad y amor en todas sus dimensiones. 


Viene al caso escribir sobre estos tres temas en tiempos difíciles para Venezuela y que pudieran servir de modesta referencia en la búsqueda de la paz para nuestro país y el mundo en general. Se conmemora la creación del Departamento de Sociología y Antropología en la UCV.  Además, en toda Venezuela han proliferado los estudios de pre y post-grado en esta especialidad de las ciencias sociales que  ha sido bastante atractiva y vocacional para jóvenes que quieren una profesión que partiendo de lo universalmente humano de cuenta de nuestras características diferenciales haciendo justicia a la particular conformación etnohistórica y sociocultural,  sienten que están develando aspectos fundamentales  de sus raíces, identidad, diversidad e interculturalidad, Integran una aprehensión científica sobre el hombre que cubre lo histórico, social, económico, cultural, biológico,  político y ecológico. Nuestra estudiosa juventud ha entendido que la Antropología va más allá de lo biológico y cultural, requiere del trabajo interdisciplinario, multidisciplinario y transdisciplinario, por cuanto ofrece de manera objetiva, de acuerdo con el estudio de sus ramas especializadas, alternativas de solución a los grandes y graves problemas que afectan a la humanidad. 


Nuevas generaciones quienes conmemoran la gesta histórica de nuestros héroes y libertadores y que quieren formarse como científicos sociales críticos, luchadores sociales, analistas de la crítica situación actual de las naciones, las sociedades y para asumir los grandes retos de nuestros tiempos en el marco de una solidaria hermandad sin violencia donde el denominador común sea Venezuela, en nuestro caso particular, dada la circunstancia que vivimos. 


La región zuliana, es una veta inagotable para la investigación pura y militante y allí se inscribe la juventud estudiosa. Los universitarios, Juventud que también cree con amor en una disciplina comprometida con las justas aspiraciones de las colectividades que se plantean una sociedad más humana y donde la justicia social, equidad, respeto mutuo, derechos humanos, democracia, fraternidad y solidaridad sean valores fundamentales.
 A todo esto, no escapa la familiaridad, amistad y amor como condicionantes de la vida hermosa, vida humana, elementos tan necesarios e importantes en tiempos de crisis Socio- antropológico universal.


 

]]>
<![CDATA[¿Ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela puede convertirse en detonante de una guerra civil? ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ingreso-de-la-ayuda-humanitaria-a-Venezuela-puede-convertirse-en-detonante-de-una-guerra-civil-20190208-0043.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ingreso-de-la-ayuda-humanitaria-a-Venezuela-puede-convertirse-en-detonante-de-una-guerra-civil-20190208-0043.html

¿Cómo reaccionará la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) cuando la operación de ayuda humanitaria entre a territorio venezolano? ¿Reprimirán o apoyarán? ¿Se mantendrán leales a Maduro o cerrarán filas con Guaidó? ¿Fijarán posición como una sola Fuerza o se producirán escisiones en sus diferentes componentes? ¿Respaldará el pueblo la operación?

La FANB se enfrentará al dilema de reprimir o dejar pasar la ayuda humanitaria. Si los militares deciden custodiar su ingreso quedaría en entredicho la autoridad de Nicolás Maduro y Juan Guaidó sería reconocido en los hechos como Comandante en Jefe de la FANB y único presidente de Venezuela. En su última Declaración, el Grupo de Lima hace un “llamado a la Fuerza Armada Nacional de Venezuela para que manifieste su lealtad al Presidente Encargado en su función constitucional de Comandante en Jefe de la misma”.

No es fácil la solución. A menos que al alto mando militar se le den suficientes garantías, la confrontación es muy probable. Pero una amnistía general para todos los militares es inviable, son muchos los altos cargos que están acusados por delitos de violación a los derechos humanos, corrupción, narcotráfico y lavado de dinero. Con ellos no puede haber impunidad, eso sería dividir a la Oposición y a la Nación. Pero si no se hace, el choque de fuerzas se anuncia inevitable. Reprimir la operación dará lugar a una intervención armada internacional y puede ser el detonante de una guerra civil de impredecibles consecuencias.

La paradoja de la ayuda humanitaria como detonante de la violencia

En Venezuela circulan millares de armas en manos de civiles y milicias urbanas. En las fronteras con Colombia y Brasil se conforma un ejército paralelo integrado por mercenarios, paramilitares y desertores de la FANB, el cual tendría la misión de emplazar a los soldados a dejar  pasar la caravana. ¿Y si se niegan? ¿Qué ocurrirá? ¿Qué pasa si un francotirador dispara primero? ¿Si finalmente los militares se voltean esto garantiza un país pacificado? ¿Cómo responderán los colectivos armados? ¿Se convertirán en una fuerza subversiva capaz de desestabilizar al nuevo Gobierno? ¿Cuál será el papel del ELN y la FARC en este enfrentamiento?

Radicales y extremistas de ambos bandos apuestan a la gran batalla final en la que aspiran vencer e imponer a su adversario la rendición incondicional. Justamente allí reside el peligro de una espiral de violencia que desemboque en una guerra civil, ahogue en sangre la esperanza de un pueblo y ponga en peligro la integridad del Estado-Nación.

 

Mientras la única opción que se le ofrezca a Maduro sea que escoja el país donde se quiere exiliar o la cárcel de Guantánamo donde pagará condena perpetua, preferirá mantenerse al borde de guerra. Ante esa alternativa, prefiere una invasión extranjera que lo convierta en “mártir de una agresión imperialista”. Si a Maduro y al alto mando militar no se le ofrece una salida aceptable y viable, una cruenta confrontación puede estallar. La gran tarea de la mediación internacional es impedir que la obstinación de las élites políticas que apuestan a exterminarse desemboque en una guerra civil que justifique una intervención militar extranjera.

Hacia un Gobierno de Coalición

Maduro deja correr el tiempo a pesar de que la falta de acuerdos políticos puede llevar al país a un desenlace violento. Apuesta a fracturar la presión internacional y desmarcar a los países que prefieren una solución política y pacífica a la crisis.

La mediación internacional no quiere replantear el diálogo político porque en Venezuela esta institución carece de credibilidad. Maduro abusó de las mesas de negociación para ganar tiempo y prolongar su esperanza de vida en el poder. En la última Declaración de Grupo de Lima se cuestiona “que las iniciativas de diálogo propiciadas por diversos actores internacionales fueron manipuladas por el régimen de Maduro, transformándolas en maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder y, por lo tanto, consideran que toda iniciativa política o diplomática que se desarrolle debe tener por objeto apoyar la hoja de ruta constitucional presentada por la Asamblea Nacional y por el Presidente Encargado, Juan Guaidó, que busque una transición pacífica entre los venezolanos, que logre la salida del régimen dictatorial de Maduro, permita la convocatoria a elecciones y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.”

El diálogo está trancado. Conjurar la amenaza de una guerra civil pasa por conformar un Gobierno de Coalición con una hoja de ruta bien concreta que incluya el programa de reformas económicas, la agenda legislativa básica para reactivar la producción, el levantamiento de las sanciones financieras internacionales, el refinanciamiento de la deuda externa y nuevo financiamiento internacional, inversiones extranjeras para reactivar Pdvsa y la actividad agrícola e industrial, restitución de las funciones de la Asamblea Nacional, convocatoria de elecciones presidenciales en diciembre de 2021, renovación del Consejo Nacional Electoral, observación internacional de todo el proceso electoral, liberación de los presos políticos, rehabilitación de los partidos que fueron ilegalizados, y garantía de los derechos políticos del sector que resulte derrotado en las elecciones.

Una vez que se hayan tomado las medidas necesarias para enderezar el rumbo de la economía, reinstitucionalizado los poderes públicos, celebrado unas parlamentarias limpias y transparentes, quien resulte electo en las presidenciales del 2021 recibirá una economía saneada y un país pacificado que se pueda gobernar.

]]>
<![CDATA[Venezuela Festina Lente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-Festina-Lente-20190208-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-Festina-Lente-20190208-0010.html Algunas consideraciones sobre la situación País febrero 2019. 
Para quienes me preguntan sobre la situación de Venezuela, responsablemente debo emitir mi posición como Politólogo, más allá de lo que mis pasiones anhelen.
Ciertamente el régimen dictatorial de Maduro está acorralado y como dirían en el argot pugilístico está "contra las cuerdas", pero la cruda verdad es que aún no está caído.
Hay muchos intereses en este juego de ajedrez geopolítico, donde los Estados Unidos, China y Rusia, son los principales actores, por sus apetencias económicas y hegemónicas, que podrían derivar en la amenaza de una guerra asimétrica en Venezuela "país donde se encuentran las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo".
Lo cierto es, que a la fecha nosotros como venezolanos, no hemos logrado resolver internamente nuestros propios problemas, esperando que sea un ejército extranjero el que venga a poner orden en casa. En Irak y Libia los dictadores terminaron exterminados, sin embargo en Cuba, con todo y bloqueo han llegado a 60 años y Siria ya va para 8 años de una sangrienta Guerra Civil que ya lleva más de 511.000 vidas segadas, de los cuales 106.390 son civiles (19.811 menores y 12.513 mujeres), con más de 5,6 millones de sirios que han buscado refugio fuera del país.
Indudablemente, está dictadura va a caer y los responsables directos e indirectos del destrozo de la nación, tarde o temprano tendrán que pagar, sin embargo antes de pensar que los Marines de USA ya están listos para invadir el país, para llevarse a Maduro y a su pandilla de delincuentes a Guantánamo en los próximos días, prefiero apelar a la ecuanimidad,  lamentando pronosticar que no será así, que el cambio en Venezuela llevará más tiempo, que se hace necesario evitar el triunfalismo, ya que mientras transcurren los días se genera mayor ansiedad, que se convierte en frustración y desanimo por las falsas expectativas e historias de vaqueros de la clase política y de los fanáticos de oficio.
Debo afirmar que en este juego de ajedrez político aún hay muchas piezas que mover, la ONU y la Unión Europea, aspiran una salida pacífica y democrática a la crisis, mediante la celebración de elecciones presidenciales, desde mi perspectiva puede darse una salida negociada, sin embargo considero que la clase política vigente, no está preparada para ese evento, en palabras de Lowenthal "Las transiciones que tienen éxito cuentan con líderes con mucho talento político. Aylwin en Chile, De Klerk y Nelson Mandela en Sudáfrica, Felipe González en España. Todas gentes que entendían cómo hacer política". Eso llevará tiempo y activará la capacidad de maniobra de la Dictadura, la cual solo se sostiene del hilo del Alto Mando Militar, porque el Pueblo desde hace mucho lo perdió y los quieren afuera.
En tal sentido, en estos tiempos de penuria, frustración y anhelos de Libertad, se hace necesario manejar la inteligencia emocional, visualizar el futuro desde la razón y tener la paciencia de Job para que lleguen las bendiciones a nuestra amada Venezuela, bien como decía el emperador romano Augusto; que no se debe emprender una guerra o librar una batalla sino cuando se puede esperar más provecho de la victoria que perjuicio de una derrota;  “Festina lente”. 

]]>
<![CDATA[Degradación y decadencia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Degradacion-y-decadencia-20190208-0012.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Degradacion-y-decadencia-20190208-0012.html “El fracaso de esta generación parte de esa mentalidad que todo lo separa, divide, excluye y adoctrina a las órdenes del poderoso caballero don dinero; en lugar de priorizarse con el amor, que jamás desea ser poseído”.


  Los seres humanos entre sí, y junto a los demás, hemos decaído tanto culturalmente como moralmente, lo que requiere, con urgencia, asumir compromisos y responsabilidades globales, para trazar nuevas acciones encaminadas a redescubrir en común lo mucho que podemos hacer en familia unos por otros. Por desgracia, el núcleo vital de lo humano y de la sociedad, ya no se forma al calor de ese hogar que infunde pertenencia, ilusión y tolerancia. Hemos enfermado en valores y en valía, y los mandatarios que se dicen protectores de la estirpe, también han olvidado que la efectiva acogida tiene su naciente en la institución familiar; en esa corporación de vínculos emparentados, que es donde en verdad adquirimos la espiritualidad humanística, heredada a través de la ternura del abrazo, de la entrega generosa, de la donación total en suma. Es cierto que siempre ha habido crisis, pero cuando se afronta todo de manera superficial o interesada, es difícil que renazca el diálogo sincero, creando situaciones realmente complejas y problemáticas. A mi juicio, el fracaso de esta generación parte de esa mentalidad que todo lo separa, divide, excluye y adoctrina a las órdenes del poderoso caballero don dinero; en lugar de priorizarse con el amor, que jamás desea ser poseído. 

Mal que nos pese, los magnos valores de humanidad se aprenden y reprenden en consanguinidad. Son los grandes agentes transformadores, pues de una mística unión de corazones, o si quieren de una íntima comunidad conyugal de savia y afecto, germinan los abecedarios más armónicos, los sentimientos más puros, la actitud más desprendida, el lenguaje más níveo del alma, donde nadie hace alarde de nada, porque lo importante son las huellas de humildad que dejan aquellos rostros que saben disculparlo todo. Que nadie se confunda, estamos llamados a convivir y a respetarnos, a restablecer el raciocinio y a fomentar el sentido de justicia, a despertar a una conciencia menos mercantilista de la existencia humana en definitiva.

Sea como fuere, uno se fraterniza desde el compartir y se degrada desde el endiosamiento dominador del pensamiento materialista. 
 

]]>
<![CDATA[Efecto dominó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Efecto-domino-20190208-0001.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Efecto-domino-20190208-0001.html Y las predicciones no quedan ahí. El también inversionista sostiene que lo por venir será mucho peor que el sacudimiento previo, y no tendrá que ver con hipotecas inseguras, sino con la solvencia de los EEUU.

En un lance que a algunos podría parecer inaudito, gracias a ciertos datos epidérmicos que señalan “buena” salud, el observador Peter Schiff augura una pronta tribulación fatal para el mercado de valores y la divisa estadounidense; por tanto, para la economía mundial. Teniendo en cuenta que a este señor se le considera “el profeta de la crisis de 2008”, prestar atención a sus aseveraciones devendría muestra de sentido común.
Una nota de Leonhard Foeger (agencia de noticias Reuters) nos advertía hace unos meses de que, a juicio del “claridividente”, el precio del oro explotará y el dólar será aniquilado. Ello, como parte de un nuevo crack, el cual, una década después de aquel que hizo recordar al de los años treinta del siglo XX, puede redirigir todas las miradas al antiguo patrón de trueque, para decirlo con palabras nada técnicas.

Y las predicciones no quedan ahí. El también inversionista sostiene que lo por venir será mucho peor que el sacudimiento previo, y no tendrá que ver con hipotecas inseguras, sino con la solvencia de los EEUU., cuya administración, si opta por imprimir más dinero para pagar su deuda, seguirá inflando una “burbuja” de consecuencias catastróficas a la postre. "El dólar se va a hundir por completo y su poder adquisitivo va a desaparecer", ha sentenciado.

Igualmente, "el precio del oro explotará porque hay compras físicas reales, y todas esas ventas de papel no pueden camuflar eso". Schiff agregó que este fenómeno se debe a que las personas están comenzando a desconfiar de los bancos centrales y a inclinarse por otras variantes. "La alternativa real es el oro". Afirmación tácitamente asumida, o anticipada por Rusia y China, verbigracia, empeñadas en engrosar de ingente manera la reserva del metal precioso.

Ahora, el especialista aludido no representa una golondrina solitaria empecinada en “hacer verano”. De acuerdo con fuentes de crédito, entre ellas Prensa Latina, suman varios los expertos que olfatean una (otra) recesión. Y aducen que la incapacidad de llevar a cabo transformaciones bancarias imprescindibles provocará una crisis en el sector a escala planetaria.

Verdadero colapso, como lo conceptúa el Fondo Monetario Internacional (FMI), conforme al cual la deuda global es actualmente “60 por ciento mayor que la tasa del 2008…” El organismo constata que los Ejecutivos de muchas naciones, al igual que los reguladores financieros, no pudieron ejecutar “las reformas necesarias para proteger el sistema monetario ante la actividad temeraria de banqueros y asesores”.

Se percibe la proximidad de un consiguiente pánico universal. Y con el pánico, otra hecatombe, la cual, en el “leal saber y entender” de la institución neoliberal, solo podría conjurarse enfrentando desafíos como correcciones a la relación entre deuda pública y producto interno bruto, que hoy recuerda el preludio del batacazo de 2008, y se vuelve difícil porque marcha convoyada con advertencias provenientes del ámbito petrolero, donde estudiosos estiman preludio de una debacle que el producto llegue a alcanzar los 100 dólares el barril. Recordemos que la cotización del crudo ascendió con fuerza poco antes de las tres últimas recesiones.

Por otra parte, en una reciente entrevista a un diario austríaco, el premio Nobel de Economía Edmund Phelps alertó de que el crecimiento observado en los Estados Unidos tiene las características que normalmente preceden a… precisamente una recesión. Esta, apuntó, puede desatarse con el desarrollo de la liza arancelaria contra China, así como con las probabilidades de una división de la zona euro.

¿Más que lo planteado hasta el presente? Pues sí. Baste la lectura de un extenso y enjundioso artículo publicado por Diego Herranz en el digital Público para coincidir en la posibilidad real del “sismo” generalizado. Para el comentador no caben dudas: “El retorno del estancamiento con inflación por las guerras comerciales; una deuda, soberana y privada, de 157 billones de dólares, el doble del PIB global; revalorización del dólar, que ha zarandeado el mercado de divisas; sacudidas de volatilidad bursátil y alta tensión en los mercados emergentes. Son algunos de los grandes nubarrones que detecta el FMI. Pero no los únicos ciclones en el horizonte…”.

Aportando más preocupación tanto a los de arriba –con la sombra de la quiebra cual espada de Damocles- como a los de abajo –el hambre convertida en inanición-, “el oráculo […] señala a 2020.

]]>
<![CDATA[Interino, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Interino-por-Roberto-Malaver-20190208-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Interino-por-Roberto-Malaver-20190208-0014.html ¡No me empujen que yo me caigo solito! Antes dijimos que era encargado y le echamos bolas, ahora pasó algo constitucionalmente o a lo mejor llamaron los Mike, es decir, o Pence o Pompeo, o a la mejor el compañero Bolton, y nos dijeron que no, que la vaina es interino, y en eso andamos. Aunque estamos claros que eso no aparece por ninguna parte en la Constitución esa que llaman la Bicha. Se supone que uno está de interino cuando hay un vacío y mientras se espera llenarlo llega uno y se para ahí y declara en clara e inteligible voz: "Vengo a llenar un vacío". Y al que no le guste que se la cale. Es decir, uno es interino presidencial cuando hay una vacante, o cuando el presidente no está disponible. Y el dictador está allí elegido con más de 6 millones de votos y con unos cuantos observadores internacionales, entre ellos José Luis Zapatero a tus zapatos, ese español que siempre que declara le caemos encima en twitter para que respete.

Es verdad que al interino algunos compañeros de la oposición decente y pensante del país, lo llaman Juan Peña, pero eso son ellos, que son estudiados y han leído ese cuento de Pedro Emilio Coll que se llama El diente roto, pero aquí entre nosotros, en verdad que ese hombre es peor que Juan Peña, porque Juan peña no declaraba, tú le preguntabas y él se pasaba la lengua por el diente roto, pero a este interino tú le preguntas, y lo mejor es estar bien lejos de él, porque la mediocridad de que se pega se pega, y ese hombre no articula, no le para al sujeto, al verbo y el predicado, dice un montón de vainas sin sentido que a uno le da vergüenza apoyarlo, pero esa es la orden del gobierno de los Estados juntos y uno tiene que hacerle caso. Es que el carajo ni siquiera sabe mentir, y eso en política es un arte, pero hasta meter un embuste le queda mal, porque todo el mundo se da cuenta en vivo y en directo, dígame esa vaina que inventó de "la Faes está en mi casa y allí está mi niña de 20 meses", coño, y tú ahí con tu señora muerta de la risa y uno no sabe cómo carajo la ONA no le quitó la patria potestad de esa niña por dejarla sola en la casa esperando el Faes. Y para meter la pata más allá de no pise la grama, también dijo que las Fuerzas Armadas se van a robar la ayuda humanitaria para venderla como Clap, carajo, no me eches más cartas, amigo, menos mal que es interino, es decir, que debe durar poco, porque eso no lo aguanta nadie, como diría el compañero Pérez.

Es decir, que ya lo pasamos de encargado a interino y no sabemos cuándo lo vamos a pasar a presidente, y la vaina da como pena, además, con esa cara de yo vendí a crédito, es para no creerle un carajo. Los que se notan que tampoco saben qué hacer son los compañeros Embajada Radonski y Espoleta Allup, parece que se encontraron una tarde de estas como Justo Brito y Juan Tabares, y lo único que se dijeron fue: "menos mal que nosotros estamos aquí, porque a Julio Borges dudamos mucho de que alguien lo quiera ver en este país, y mucho menos el interino, quien le formó su peo por twitter cuando se autojuramentó.

El papá de Margot salió del cuarto y fue a la nevera. Abrió la puerta y sacó una cerveza. La destapó, vio a Margot y a mí me dijo: "Margot quiere un esposo ya, no necesita interinos. Así que ve pensando para cuándo es la vaina". Agarró la puerta y le metió aquel coñazo sin ninguna razón, y el vecino gritó: "Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa…" 
-Ayúdame, Dios mío. Ayúdame a olvidarlo. – Me canta Margot

]]>
<![CDATA[Honor a quien honor merece]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Honor-a-quien-honor-merece-20190207-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Honor-a-quien-honor-merece-20190207-0014.html Hasta hace unos meses atrás, la oposición vivía bajo un profundo silencio, casi era inexistente y  pocos tenían esperanza de algún hecho político que cambiara la tendencia, a pesar de todas las desgracias sociales y el drama humanitario que son detonantes infinitos en cualquier grupo social. Sin embargo, el curso de los eventos determinantes de las sociedades son indescifrables, inesperados  e imprevisibles.
Actualmente, el ambiente es totalmente opuesto. Y entre tantas emociones, uno pudiera olvidar cómo se ha llegado hasta acá.

Pese a que algunos intentan manchar la lucha democrática, pacífica y electoral (porque es muy lenta, paciente y se necesita construir consensos), este renacer de esperanza no hubiese sido posible sin haber ganado la Asamblea Nacional en el año 2015. Y esta vez se demostró -con números en mano- la mayoría absoluta, y no con la boca y los gritos de cuatro extremistas. Juan Guaidó, es el producto de la política, la estrategia unitaria y la lucha cívica, no de la antipolítica ni el antisistema.


No es tiempo de alentar actitudes divisionistas que nos destruyen a todos. Al contrario, debemos reconocer a todos los que han entregado sus vidas en esta larga resistencia; a todos los que han perdido sus trabajos y que han puesto en peligro a sus familiares por oponerse a la conducta tiránica madurista. 
Debemos resaltar el rol de la Asamblea Nacional, que desde sus inicios ha denunciado los atropellos y ha sido un muro de aguante ante el autoritarismo. El Poder Legislativo declaró la ruptura del orden constitucional y democrático en 2016, además en el año 2017 y 2018, denunció la responsabilidad política y penal en contra de Nicolás Maduro. Además, prontamente declaró la inconstitucionalidad de la Asamblea Nacional Constituyente. Finalmente, no se ha cansado de tejer lazos fuera de nuestras fronteras, y hoy la comunidad internacional nos mira con otros ojos y somos un asunto de atención mundial.


Por lo tanto, no pasemos por alto que el escenario favorable de hoy, es el resultado de la resistencia ciudadana, la valorización del voto, la configuración de acuerdos y consensos políticos.  Ahora, el proceder es sin mezquindades, divisiones o intereses personales. No es tiempo de minar la confianza ciudadana creando historias de conspiraciones absurdas o desprestigiando la dirigencia opositora con relatos falsos. La verdad, es que los usurpadores del poder eso es lo que quieren, porque buscan oxígeno de cualquier manera,  están muy débiles y hay Maduro para poco rato, según dice la calle.


Muchas veces no hacen faltan los abucheos ensordecedores para  saber retirarse del escenario. El 4 de febrero se rindieron unos  y la historia siguió su curso. Fracasar no es malo, persistir en el error sí lo es. Mientras más días en el poder, más tiempo les demorará reconfigurar fuerzas e intentar regresar para ser una opción política viable. La rendición no es dañina, retener el poder al estilo cubano sí. Escuchen a quienes les aconsejan a lo interno. Se pueden evitar más calamidades económicas, los conflictos inhumanos y los destrozos sociales. Creo que es tiempo de razonar. La devastación de la República lo implora. 
 

]]>
<![CDATA[Venezuela elige a su presidente, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-elige-a-su-presidente-por-Luis-Britto-Garcia-20190207-0011.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-elige-a-su-presidente-por-Luis-Britto-Garcia-20190207-0011.html La última vez que una potencia extranjera designó mandatario en nuestro país  fue cuando José Bonaparte, invasor de  España, envió a Vicente de Emparam con el flamante nombramiento de Capitán General de Venezuela.

El 19 de abril de 1810  el pueblo desconoció al mandatario y lo devolvió  para la Madre Patria. Desde entonces los venezolanos nombramos y deponemos nuestros mandatarios.

En los países parlamentaristas se estila que el jefe del Ejecutivo sea designado por el Poder Legislativo. En  países presidencialistas, como Venezuela, el Presidente es elegido por votación universal, directa y secreta de todo el electorado.

Dispone el artículo 194 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que “la Asamblea Nacional elegirá de su seno un Presidente o Presidenta, un Secretario o Secretaria y un Subsecretario o Subsecretaria fuera de su seno, por un período de un año”. Ningún artículo la autoriza para elegir Presidente de la República.

En ninguna parte la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dispone que la Asamblea Nacional pueda elegir  Presidente de la República, ni que el presidente de dicho cuerpo Legislativo  pueda autoproclamarse Primer Mandatario.

Todavía menos puede hacerlo una Asamblea Nacional despojada de sus facultades por la declaratoria de desacato sentenciada por el Tribunal Supremo de Justicia.

Dispone el Artículo 138 de la  Constitución que “Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos”. Por consiguiente, todo acto de una fracción del Poder Legislativo para designar Presidente de la República o asumir tal cargo es usurpación ineficaz y nula.

“Votado por nadie” llamó Eduardo Galeano al dictador Carmona Estanga. Elegido  por ninguno es un presidente de la Asamblea Nacional que se autonombra Presidente de la República con 110  votos de diputados opositores, contra el Presidente Maduro, elegido con 6 245 862  sufragios, el 67.84 % de los votantes. 
.
Todavía más nulo, ineficaz e injerencista es cualquier acto  de gobiernos extranjeros para reconocer usurpaciones o reputarlas legítimas. 

Y más írrito el reconocimiento de un supuesto mandatario por twitter o redes sociales.

Recordemos que Carmona Estanga fue reconocido de manera instantánea por Estados Unidos, por España y por la presidencia de la OEA, que lo trató de “Ilustre”, y recordemos dónde fue a parar. 

 El intento de imponer un presidente títere por Estados Unidos es pura y simplemente un acto de  agresión abierta,  la culminación de una ininterrumpida y atroz serie de agresiones, que no puede quedar sin respuestas.

En el orden interno: sanciones contra autores y cómplices de usurpaciones y otros actos contra la Constitución y las leyes; cese de las acciones judiciales contra sindicalistas que luchan por sus derechos laborales; neutralización del aparato paramilitar que ocupa nuestro territorio y ejecuta oleadas terroristas; radicalización de la Revolución para la defensa, y  medidas contundentes contra la Guerra Económica, de acuerdo con el artículo 114 de nuestra Carta Fundamental: “El ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos, serán penados severamente de acuerdo con la ley”. 

 En el orden externo: reciprocidad con aliados y agresores. Cierre de la frontera que alimenta la economía de un gobierno vecino agresor. Denuncia del Acuerdo de Cartagena, que establece el libre comercio con él, y a través de él con Estados Unidos. Denuncia de los Infames Tratados contra la Doble Tributación, en virtud de los cuales nacionales y empresas de Estados agresores extranjeros no pagan impuestos en nuestro país. 

No podemos permitirnos el lujo de alimentar a nuestros asesinos.

]]>
<![CDATA[En opinión: El Trapo Negro de Guaidó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-El-Trapo-Negro-de-Guaido-20190207-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-El-Trapo-Negro-de-Guaido-20190207-0010.html  

Está en marcha el plan Trapo Negro. Por supuesto, liderizado por el usurpador autojuramentado Juan Guaidó.Pero él es solo un operador político de la extrema derecha. Un actor más en el engranaje de un objetivo superior que persigue encumbrar a su patrón y jefe político, Leopoldo López. La Ley de Amnistía es el Trapo Negro para distraer a los incautos y distraídos, mientras sacan por la puerta de atrás al mantuano líder de Voluntad Popular. Pura impunidad.

Esa precipitada propuesta de ley les servirá como anillo al dedo para abrir el camino presidencial al criminal Leopoldo López, condenado por la justicia a 13 años de cárcel por dirigir personalísimamente la Salida violenta del año 2014. La estrategia es clara, facilitar el acceso del jefe de Guaidó (más que Trump, incluso) hasta la cima del poder político, en un asalto certero diseñado para acabar efectivamente con las fuerzas chavistas y de paso, acabar con sus odiosos pares de la maltrecha derecha. López y Guaidó intentan descaradamente robarles en velocidad.

Otro Trapo Negro que quiere meter Guaidó, como un clandestino paquete chileno, es un infame documento (las láminas de PowerPoint aguantan todo) denominado el “Plan País: La Venezuela que Viene”. Genera mucha repulsión ver a la fauna neoliberal, burguesa y apátrida, frotándose las manos tratando de explicar cómo van a salvar a este país (que ellos bloquearon y boicotearon) aplicando fiel y celosamente todas las recetas neoliberales del Fondo Monetario Internacional. Paquetazos que han hecho más pobres a los pobres y más ricos a los ricos en la totalidad de países donde han sido aplicados.

Así es esta derecha neoliberal, farsante y embustera, que no se atreve a revelar abiertamente sus planes de rapiña y saqueo de las riquezas nacionales, por el enorme barullo que se armaría en medio de este nuevo intento de golpe de Estado.

El mentado Plan País no tiene desperdicio. La burguesía parasitaria que tiene décadas expoliando las riquezas nacionales y explotando a la masa trabajadora, ahora viene a decir descaradamente que la aplicación del paquete neoliberal permitirá “liberar a las fuerzas productivas”, como si no estuvieran actuando libremente (a punta de especulación, usura y contrabando) distorsionando toda la cadena de comercialización de productos esenciales, desde la producción, la importación, hasta la distribución final. Por eso, para nada sorprende el uso desvergonzado de la frase “Restablecer los mecanismos de mercado y las libertades económicas”, para facilitar que sus agentes y corporaciones, mediante el aprovechamiento del levantamiento del “sistema de controles”, puedan actuar legalmente (y descaradamente) a su libre albedrio en defensa del capital y de sus intereses de clase.

Esta derecha habla de "Recuperar nuestra soberanía", pero hasta ahora sus actuaciones como usurpadores han significado un atentado directo contra nuestra integridad territorial, nuestra independencia, nuestra soberanía, la Constitución Bolivariana, nuestros valores democráticos y, por sobre todo, han puesto en riesgo la paz del país y la vida de todos los venezolanos. Están claros que han firmado un cheque en blanco con el diabólico Imperio Norteamericano. Ahora vendrá a cobrar el irascible Donald Trump, junto a todas sus corporaciones rapiñeras. No engañan a nadie estos cándidos "”salvadores”, vienen solo por el saqueo de nuestras riquezas naturales.

La propuesta neoliberal es clara y sin disimulos. Pretenden financiar su paquete neoliberal, espejitos en mano, gracias a que los generosos inversores les permitirán “Acceder a la banca multilateral para solicitar el financiamiento requerido en condiciones preferenciales y ayuda económica internacional”. Solo en Disneylandia los banqueros dan condiciones preferenciales, besos y abrazos solidarios. El paquete neoliberal es claramente de shock, aplicado sin anestesia y en las peores condiciones financieras para el país. Endeudamiento con los bancos y fondos buitres.

Sin nada de pena sueltan también la siguiente perla, afirmando que se afanarán para “Dar apertura a la inversión privada en las empresas públicas”. Quién les dio permiso a estos golpistas y bandoleros para estar privatizando las empresas del Estado, que son de absoluta y única propiedad de todos los venezolanos.

Estos aventajados discípulos de Carlos Andrés Pérez, dicen que van financiar todo su paquete de medidas económicas mediante los ingentes recursos provenientes de la “asistencia masiva de organismos financieros multilaterales y países interesados en la restitución de la democracia y el desarrollo en Venezuela”. Zamuro cuidando carne. Esto parece a todas luces el endeudamiento infinito y sin control para beneficio y restauración de los intereses de la burguesía criolla. En el caso de PDVSA, quieren meterle el diente completico, por eso proponen “Permitir que el capital privado sea accionista mayoritario en proyectos petroleros” y “Atraer, de manera significativa, capital privado nacional e internacional". Esto es un burdo disfraz de privatización, que abarca no solo la industria petrolera, también quieren privatizar todos los servicios públicos y hasta acabar con el propio papel del Poder Ejecutivo, ya que con la "Reducción del tamaño del Estado" a su más mínima capacidad posible, quedará subordinado mortalmente a los intereses de clase de estos poderosos grupos empresariales.

 No vamos a permitir que el Trapo Negro de la derecha fascista nos engañe nuevamente como los espejitos de Carlos Andrés. El pueblo entero resistirá todas las arremetidas imperiales, y nuevamente vencerá

]]>
<![CDATA[El petróleo y el poder]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-petroleo-y-el-poder-20190207-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-petroleo-y-el-poder-20190207-0008.html El petróleo, nuevamente, es el epicentro de la razón de ser de nuestra querida Venezuela. La mayor reserva de petróleo de nuestro planeta es objeto de ataques por los cuatro puntos cardinales.


 Existe un bloqueo económico, financiero, comercial, con repercusiones políticas y sociales internas en Venezuela. 
Se trata de aumentar el poderío en el mundo. Quien detente las mayores reservas de petróleo, será el más poderoso. Hay una guerra de supremacías entre las potencias mundiales para apoderarse de dichas reservas. Lo importante, geopolíticamente, es que Venezuela esta en el continente americano, estratégicamente a tres días de navegación del gigante del norte.
En Venezuela, durante los últimos 15 años, se han fomentado negocios con Rusia, China e India, que han conllevado grandes inversiones en materia de hidrocarburos. Buena parte de la producción actual de petróleo en Venezuela, depende de esas inversiones. De manera, que la defensa de sus intereses hay que tomarlas en cuenta a la hora de una injerencia o despojo que pueda potencia alguna hacer en el territorio nacional.
En nuestra humilde opinión la situación actual con la presión internacional y la legitimidad del gobierno, se imponen reuniones de trabajo entre las partes, con el aconpañamiento internacional, tal como lo promueve México y Uruguay, así como las propias Naciones Unidas.
Tenemos que evitar una confrontación bélica a cómo dé lugar. Es la peor opción para nosotros los venezolanos. Es muy cierto que el Gobierno insiste en un programa económico agotado y que es necesario adecuarlo a la realidad actual. La hiperinflación, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la especulación , han atentado contra la calidad de vida del pueblo.
Tenemos un país donde las servicios públicos no funcionan, son deficientes, sin señales de tener la intención de solucionarlos.
Todo ello pasa por un acuerdo nacional para evitar una guerra interna. O ponemos por delante los intereses colectivos o nos matamos entre nosotros, con el solo fin de que vengan las potencias extranjeras por nuestro petróleo. 
Tenemos la obligación de no dejarnos llevar por las pasiones políticas y personales. El enfrentamiento entre las partes debe conllevar a un reconocimiento entre sí. Un acompañamiento internacional, en términos vinculantes, será una  garantía de lograr las soluciones que requiere el país
Ojalá Dios quiera que prevalezca la sensatez, la cordura y la ponderación entre las partes. Que piensen en los venezolanos que demandamos soluciones de los graves problemas por los que atraviesa nuestra querida Venezuela.

]]>
<![CDATA[Medios y RRSS armas de libertad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Medios-y-RRSS-armas--de-libertad-20190206-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Medios-y-RRSS-armas--de-libertad-20190206-0015.html El 23 de enero y el 02 de febrero de 2019 quedarán registrados en la historia de Venezuela como dos días que concentraron, en todo el territorio nacional y en las calles, plazas y parques del mundo entero, las mayores movilizaciones humanas en pos de un cambio. Ya muchos hablan del fenómeno Guaidó o la primavera venezolana.
Pero lo particular del caso, y que lo convierte en objeto de estudio sociológico, es que tales concentraciones se hayan convocado y superado los objetivos de número de personas, a pesar del cerco mediático del régimen de Nicolás Maduro que conlleva a la censura, autocensura, bloqueo de internet, cierre de programas, incautación de equipos, persecución y detención de corresponsales internacionales.
Una primavera que se ha logrado diseminar por todos los rincones del país y el mundo, gracias a una estrategia que funde un mensaje estructurado en base a la claridad y marcado con pautas de tiempo de la era digital; sin duda alguna los medios y las redes sociales han sido elemento clave en esta nueva etapa de lucha por la libertad, no solo de comunicación; sino por la libertad de un país.
La tarea de los medios de comunicación internacional, a pesar del acoso, y los pocos medios nacionales y regionales, que valientemente se han mantenido dando cobertura a este histórico proceso, han sido de vital importancia, para mostrar al mundo lo que ocurre en Venezuela.
Gracias al trabajo y dedicación de medios internacionales y algunos nacionales, el mundo conoció el drama del río humano de venezolanos que huyen, a pie, por las fronteras del país para escapar de la peor crisis de la historia de la nación.
Especial reconocimiento se le debe hacer, a decenas de periodistas colegas venezolanos que desde el exterior han contribuido para que el mensaje llegue. 
Un mensaje claro y directo, replicado por millones de venezolanos, desde Tucupita, pasando por Caracas, llegando a Punto Fijo, traspasando incluso fronteras desde Colombia hasta la Patagonia, y más allá. Sin medios, con censura, acoso, bloqueos y persecución, se logró lo que hasta ahora no había sido superado, un único mensaje se impuso y convenció, una misma voz, sin distorsión, la salida de la crisis venezolana pasa por el cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.
Una estrategia, que estamos seguros marcará la pauta a futuro, porque en medio de las mayores limitaciones y obstáculos logró recuperar la confianza y la certeza alrededor de una institución como la Asamblea Nacional, cuya imagen había sido duramente golpeada por la maquinaria oficial.
Con aciertos y desaciertos, pero con foco y convicción, con mensajes claves e inclusivos, hemos construido una fórmula comunicacional capaz de convocar masas, desmontar matrices de opinión, combatir fake news y lo más importante, renovar una esperanza que se creía perdida.
Hoy, con orgullo de periodista venezolano, pero también como  estudioso de los fenómenos políticos y comunicacionales, retomo aquella frase de Pablo Neruda: "Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera". Podrán intentar coartarnos, pero no detendrán los vientos de cambio.

]]>
<![CDATA[Artículo de opinión de Elías Jaua: Chávez cumplió]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Articulo-de-opinion-de-Elias-Jaua-Chavez-cumplio-20190206-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Articulo-de-opinion-de-Elias-Jaua-Chavez-cumplio-20190206-0008.html ”Pensé llenar este escrito de cifras estadísticas. Pero no, más bien voy a apelar a las vivencias, de quienes me leen, durante su periodo de gobierno, 1999- 2013”.

Hace 20 años, el Comandante Hugo Chávez asumió la Presidencia de la República. La grave situación política, económica y social que hoy estamos confrontando, por las razones que conocemos y hemos abordados en artículos anteriores, se le pretende achacar a Chávez y al modelo soberano, productivo, de inclusión, igualdad social y protagonismo popular que él desarrolló, entre el año 1999 y el 2013, especialmente a partir del 2004, tras lograr la estabilidad política, derrotando democráticamente al golpismo.

¡Chávez cumplió!

Hoy quiebro lanzas por su esfuerzo, por sus logros, por su sacrificio, por su amor por Venezuela y los humildes de esta Patria y escribo este artículo en defensa de Hugo Chávez.

Pensé llenar este escrito de cifras estadísticas. Pero no, más bien voy a apelar a las vivencias, de quienes me leen, durante su periodo de gobierno, 1999 2013.

En lo político, Hugo Chávez cumplió llamando a un proceso constituyente amplio, plural, participativo y refundando la Republica y sus instituciones, promoviendo la aprobación popular de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999; recuperó el vigor de la democracia electoral llevando los niveles de participación a más del 80% y ganando todas las elecciones presidenciales con más del 55 % de los votos; reconoció el poder protagónico del pueblo en sus territorios y sectores a través de los Consejos Comunales, Comunas, Mesas de Agua, Consejos de campesinos, de indígenas, de trabajadores, etc.; respetó la pluralidad de los movimientos y organizaciones sociales y las apoyó; siempre reconoció la existencia de la oposición, ganándoles la casi totalidad de las contiendas en buena lid y reconociéndoles sus victorias.

Derrotó de manera democrática y en el marco del respeto a los derechos humanos previstos en la Constitución, como nunca antes había ocurrido en Venezuela, los procesos de desestabilización golpistas ocurridos en los años 2001, 2002, 2003 y en el año 2007. Fundó una nueva doctrina patriótica, democrática y popular en el ámbito militar.

En lo social, Hugo Chávez saldó la deuda social acumulada por 100 años de capitalismo rentístico. Sacó cerca de 10 millones de seres humanos de la pobreza; garantizó la alimentación de toda la población, por primera en nuestra historia el hambre se convirtió en una excepción durante su gobierno; envío médicos por miles, medicinas por millones a los hospitales y a las barriadas populares; rescató y masificó la seguridad social para los adultos mayores; expandió las redes de agua, luz, telefonía, entre otros servicios a donde nunca antes habían llegado; logró que los más altos porcentajes de niños, niñas, jóvenes se incorporaran al sistema educativo, los bachilleres sin cupo desaparecieron; defendió a decenas de miles de familias de clase media, logrando salvar sus viviendas de las estafas inmobiliarias y garantizó que iguales cantidades de ese sector accedieran a una vivienda nueva y que millones de familias de los sectores populares obtuvieran una vivienda digna. Nos convirtió en potencia deportiva y promovió la masificación del deporte. Rescató y nos hizo sentir orgullosos de las expresiones de nuestra diversidad étnica cultural.

Hugo Chávez reivindicó el papel protagónico de la Mujer y de la juventud en la transformación de la sociedad.

Y más allá de los derechos sociales esenciales, promovió políticas para que toda la población tuviera acceso a tecnologías, turismo, medios de transporte, etc.

En lo económico, Hugo Chávez con su liderazgo logró una política de precios petroleros justos; defendió el manejo soberano del ingreso nacional, garantizó la justa distribución de ese ingreso nacional; recuperó las empresas del Estado, financió y apoyo al sector privado, promovió la emergencia de la economía social, comunal; incrementó a niveles históricos la producción agrícola e industrial ; garantizó acceso a la tierra, insumos y maquinarias agrícolas a los campesinos, a los indígenas y a todos los productores por igual, de la misma manera actuó con los grandes, medianos y pequeños industriales; incrementó a niveles históricos el empleo formal y el salario de todos los trabajadores.

Construyó una plataforma en ciencia y tecnología, industria y agricultura que nunca antes había tenido nuestro país y que es la garantía para nuestra recuperación.

En lo territorial, Hugo Chávez impulsó el desarrollo de infraestructuras de vialidad, telecomunicaciones, energéticas, industriales, de agua, de salud, de educación y de sistemas de transporte masivos en todo el territorio nacional para garantizar la permanencia de la población en sus pueblos natales.

En lo internacional, Hugo Chávez logró que Venezuela fuera respetada en el mundo, defendiendo con pasión nuestra Independencia y nuestra dignidad nacional; fue el gran promotor de la unión, cooperación y la paz en nuestro continente y de un mundo pluripolar donde se respete el derecho internacional.

Son muchos más los logros, las cifras que los sustentan están registradas en los organismos nacionales e internacionales, pero sobre todo apelo al registro de tu memoria, a ti que me lees, de lo que viviste en tiempos de Chávez y tú me dirás si es cierto o no lo que escribo.

Que tuvo errores y omisiones, cierto. Que de ellos hablen sus detractores, como alguna vez dijo el siempre recordado, compatriota William Lara: "Con Chávez, hasta en sus errores".

De manera especial defiendo a Chávez como el líder que siempre asumió su responsabilidad en primera persona, bien frente a crisis políticas, como las del 2002; bien frente a tragedias naturales como el deslave de 1999, o las inundaciones del 2010; o en la crisis eléctrica de ese mismo año.

Siempre al frente, reconociendo errores, tomando decisiones; bien frente a derrotas electorales como las del 2007; bien frente a su propia enfermedad desde 2011. Lo defiendo como el ser humano de los pequeños y profundos detalles con su pueblo y con nosotros sus compañeros y compañeras de sueños y de luchas. Lo defiendo como un político honesto, que falleció sin riquezas materiales y defendiendo sus ideas con la verdad.

¡Chavez cumplió! Y demostró que su modelo del Socialismo Bolivariano fue exitoso para las grandes mayorías que lograron los más altos niveles de libertad y protagonismo político; de igualdad en el acceso a los derechos sociales, de estabilidad política, económica y social y que sintieron como nunca antes el orgullo de ser venezolanos y venezolanas.

Si hoy fuera 6 de diciembre de 1998, volvería a votar por Hugo Chávez. ¡Viva Chávez, carajo!

Hoy es 2019, nos toca evitar la guerra, ganar la paz con dignidad, refundar nuestro modelo de desarrollo político, económico y social y proyectar nuestra Patria hacia un buen porvenir.

Siempre que se defiende una idea justa habrá mañana, siempre se encontrará de nuevo el camino de la victoria. Dios mediante, nosotros mediante asi será. ¡La Patria está primero! ¡Viva Venezuela!

]]>
<![CDATA[Los daños humanos del embargo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-danos-humanos-del-embargo-20190206-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-danos-humanos-del-embargo-20190206-0032.html  Las condiciones de vida de los venezolanos se han deteriorado en los últimos años como como efecto de la crisis económica, derivada a su vez de graves errores en las políticas macroeconómicas y de la ineficiencia en la gestión pública. Este deterioro se ahondó luego de las primeras sanciones financieras que han limitado severamente la actividad económica.
Pero ahora, con las decisiones del gobierno estadounidense de embargo del sector petrolero y apropiación de activos nacionales, el deterioro de las condiciones de vida se multiplicará de forma exponencial. No será sólo el Gobierno el afectado, sino la gente en su alimentación. Se estará ante un acto equivalente al de un bombardeo de ablandamiento, pero sobre la población civil.

Fanb y neurosis
Se dice que la estrategia en curso frente al gobierno venezolano se corresponde con la estrategia de negociación agresiva de Donald Trump, quien en 1987 junto a Tony Schwartz publicó el libro El arte de la negociación. Entre las técnicas enunciadas, está la presión: “Apunto muy alto y luego sigo presionando, presionando y presionando”. De modo que “el bombardeo de ablandamiento” sería parte de esas presiones.
También señala Trump: “Una de las claves para pensar en grande es la concentración total. Casi como una neurosis controlada, una cualidad que he notado en muchos empresarios de gran éxito. Mientras algunas personas se paralizan con la neurosis, otras son impulsadas por ella”.
Esta fórmula de “la neurosis” estaría siendo aplicada sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) al someterla a la disyuntiva de hacer o no frente a una intervención militar. Se le presiona para que sea ella, la propia Fuerza Armada, la que se rinda ante un ejército extranjero que la conmina a cambiar el gobierno y a deponer al presidente Nicolás Maduro. El objetivo sería que los oficiales se “paralicen”, lo que facilitaría una “rendición por neurosis”.

Diálogo y acuerdos
Ahora bien, son opciones negativas para el país tanto que se produzca una capitulación por neurosis de la Fanb, como una intervención militar o que continúe por un largo período el empobrecimiento. Lo sensato es construir un camino distinto al de las opciones señaladas, por medio de negociaciones. 
En este sentido el intercambio de notas diplomáticas entre Estados Unidos y Venezuela para estudiar la creación de oficinas de interés abre un compás. De igual modo, son positivas las iniciativas del Caricom ante la ONU para un diálogo, la convocatoria de una conferencia por México y Uruguay y el anuncio de un grupo de contacto por la Unión Europea.
Para que sea fructífero eso diálogo, debe comenzarse por convenir una cohabitación de largo plazo, para posteriormente acordar una consulta electoral que bien pudiera ser realizada  bajo la forma de relegitimación de poderes u otra modalidad, con garantía electorales y levantamiento de las sanciones.

]]>
<![CDATA[Mitos políticos, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mitos-politicos-por-Jesus-Castillo-Molleda-20190205-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mitos-politicos-por-Jesus-Castillo-Molleda-20190205-0017.html Desde que el expresidente Hugo Chávez ganó la presidencia en el año 1998 se creó el mito que la revolución había llegado para mejorar la calidad de vida. Chávez se dio el lujo de medirse de nuevo en el año 2000 en unas megaelecciones acompañadas del referéndum para aprobar la nueva constitución y en solo 2 años se desplomó su popularidad  provocando el paro petrolero y el golpe de Estado que lo sacó de la presidencia por dos días. Estos hechos fueron una lección de cómo el más débil puede recuperarse por los errores de su adversario. 
Desde ese entonces la revolución vendió el mito de que no era posible derrotarla y fue el motivo por el cual durante 20 años organizó más de 20 elecciones. Hasta el 10 de enero del año 2019 la revolución se sintió superior a su adversario político opositor al cual había logrado dividir y apartar de la lucha de calle desde el 31 de julio del año 2017. 
La oposición política logra reencontrarse a partir del 5 de enero del año 2019 con el nombramiento de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional y establecen una ruta de acciones de la mano de los aliados internacionales y el gobierno de los Estados Unidos, a partir de lo cual se ha construido (hasta ahora como mito) una intervención militar en caso que Maduro se niegue a negociar su salida del poder.  
Ese mito se pondrá a prueba cuando la ayuda humanitaria que viene a Venezuela llegue por Colombia y Brasil. La administración de Nicolás Maduro ha manifestado que esa ayuda no está autorizada para entrar a territorio venezolano lo que despejará las dudas de cómo actuarán el gobierno de los Estados Unidos y las Fuerzas Armadas venezolanas. 
La turbulencia política venezolana amerita, en estos momentos, de mucha evaluación continua debido a que el ambiente que se ha generado en la mayoría de la población es que el Gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en sus días finales producto de haber provocado una crisis económica sin precedentes para la historia financiera del país, solo que esa sensación debe ser bien administrada por quienes lideran el conflicto (parte de la oposición) entendiendo que se debe evitar entrar en una etapa de confrontación cuerpo a cuerpo debido a que también se ha generado un mito que en Venezuela se encuentran grupos de choque del llamado G2 cubano, guerrilla procedente de Colombia, miembros de equipos militares rusos, chinos, sirios, libaneses, entre otros acompañados por la milicia, colectivos y Fuerzas Armadas Nacionales, que de ser cierto, podrían provocar acciones en defensa de la revolución que se deben evitar. 
Otro de los Mitos que ha agarrado fuerza es que en Venezuela hay dos presidentes y ese hecho ha traído acciones de los grupos en conflicto. 
Por una parte, el grupo de Guaidó que se ha concentrado en demostrar fuerzas con sus aliados internacionales y la compañía de la población venezolana que se hace presente en cada actividad convocada; y, por otra, Maduro que se arropa en demostrar sus fuerzas internas desde las instituciones del Estado y las fuerzas armadas como su principal carta de defensa debido a que sus aliados internacionales son muy pocos en estos momentos.

]]>
<![CDATA[La generación de 2007]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-generacion-de-2007-20190205-0011.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-generacion-de-2007-20190205-0011.html Nicolás Maduro, corre atado de brazos con su claque militar, mientras el encargado de la presidencia venezolana, el legítimo, un miembro de la generación de 2007, avanza de brazos atados con el pueblo.

Al iniciarse el 28 enero de 2009, no por ser vidente sino por contextualizar releyendo a la historia patria y mirando más allá de nuestras fronteras, dije que “la presencia febril de los estudiantes en la vida del país y más allá de lo que anteriormente fueran sus indiferencias o asimismo sus preocupaciones inmediatas (como el cupo universitario, el pasaje estudiantil, la solidaridad en los reclamos propios a su condición) nos obligaba a ser optimistas”. 


Dos observaciones me llevaron a esa consideración obligante sobre el futuro de Venezuela. 
La primera, el discurso paleolítico del régimen instalado en 1999 y su empeño en reescribir la historia, anclando nuestro imaginario de pueblo en el pasado remoto, que tarde o temprano chocaría “con los códigos inéditos, el lenguaje y la visión que del mundo y de las cosas tiene esa generación en ciernes”, la generación de 2007. “Ha roto los odres impermeables del viejo Estado nacional y de su idea de la soberanía para situar al hombre y a todos los hombres en una perspectiva más próxima a la dignidad humana, al género humano y a la misma noción de la humanidad totalizante”. 


“Y no es que los jóvenes estudiantes carezcan de sensibilidad por el hecho histórico nacional o por los referentes de sus localidades ciudadanas”, agregué, sino porque al presentarse los alabarderos del Socialismo del siglo XXI “como una suerte de redentores y fundadores de una historia nueva”, al final, descubiertos, los verían como tristes ventrílocuos de cadáveres ambulantes. Mal se daban ni dan cuenta aún de que el vino nuevo no puede vaciarse en odres viejos, pues se corrompe”.


Ha pasado, desde entonces, una década, y he aquí lo paradójico, que hace lugar a otra cuestión vertebral a la que me refiero en esa misma oportunidad y luego repito el 25 de diciembre de 2012. Esa generación de jóvenes que se incorporan activamente a la política “no tienen tiempo para sermones porque el tiempo de la sociedad de vértigo se desgrana a cada segundo y además perturban la cultura dominante de los celulares. Esa generación tiene empatía con quienes hacen obras, sin detenerse en la dialéctica o el conflicto. Es realizadora. No quiere estadistas sino buenos conserjes, en el mejor sentido de la palabra”.


La otra observación es que cada tres décadas o algo menos en años, pero que cubren un período similar, se da en Venezuela un quiebre político profundo. Sobreviene un cambio raizal en su dinámica como Estado y como sociedad. La tesis se la escucho, alguna vez, a mis entrañables amigos e historiadores Ramón J. Velásquez y Tomás Polanco, que la usan para sus análisis y la constato. 


Ocurrido El Caracazo, al que me refiero en mi extenso título sobre la historia del siglo XX venezolano (De la revolución restauradora a la revolución bolivariana, Caracas, 2009), cuyo último capítulo llamo La última transición, ocurre, en efecto, una transición larga y treintañera, que, justamente, se cumple en este año corriente. 
Nadie imaginaba que, a partir de ese 1989, volverían por sus fueros los fantasmas de la república militar de manos de un desconocido, Hugo Chávez Frías, para recrear, a lo largo de esas tres décadas últimas y ante la opinión pública, la diatriba que signa el cierre de los treinta años primeros de nuestro siglo XIX. El sabio J.M. Vargas, exactamente en 1835, es desafiado por el coronel Pedro Carujo. Aquél defiende la justicia como propósito de la república y éste sostiene que ella es de los valientes. 


La transición tormentosa que esta vez cierra su ciclo treintañero para abrir otro con la contracara del Chávez-Carujo, lo hace de manos de un personaje joven e inédito como lo fuera el primero, extraño hasta ayer para la mayoría de los venezolanos, Juan Guaidó. 
Por un sino de la historia, al cumplirse las tres décadas citadas, la oposición militarismo o pretorianismo y civilidad vuelve a resolverse y la muestran crudamente las fotos que circulan en la prensa: El usurpador, Nicolás Maduro, corre atado de brazos con su claque militar, mientras el encargado de la presidencia venezolana, el legítimo, un miembro de la generación de 2007, avanza de brazos atados con el pueblo.


“Podemos decir que, con el final de la dictadura gomecista, comienza apenas el siglo XX en Venezuela. Comienza con 35 años de retardo. Vivimos hasta 1935 como en un Shangri-La de generales y de orondos rentistas que podían ir cada año a lavar sus riñones en las termas o casinos europeos; o por contraste, en una fortaleza de prisioneros y en el descampado del espacio rural-llano, montaña, selva donde el pueblo hacía las mismas cosas que en 1860; sembraba su enjuto maíz… o escapaba de las vejaciones del Jefe Civil”, rememora Mariano Picón Salas, ícono de nuestros intelectuales, fallecido en 1965, casi describiendo nuestro momento.


Treinta años, en suma, nos cuesta llegar al siglo XIX y otros más al siglo XX, intentando que las luces y no las espadas dibujen al ser nacional. Desde 1989, otros treinta años repiten nuestro drama y retardan nuestro ingreso al siglo XXI. En una acera, el usurpador dice que “nadie respeta a los débiles”. En la otra, el presidente Guaidó le responde sin elipsis: Usted “declara inconstitucional el perdonar, el sanar, el condolerse por la gente”. 
Eso son los hitos intelectuales y es llegada la hora, sin duda alguna, de una era distinta para los venezolanos.

]]>
<![CDATA[Hilos sobre Guaidó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hilos-sobre-Guaido-20190205-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hilos-sobre-Guaido-20190205-0013.html Por si quedaba alguna duda de que el golpe de Estado en proceso fue decidido en la Casa Blanca, los diarios El País de España y El Espectador de Colombia se lanzaron el fin de semana pasado a contar con detalles cómo el presidente Donald Trump se montó en derrocar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.
Estos medios, a su vez, se basan en lo que han revelado The Wall Street Journal, The New York Time, The Washington Post y The Guardian citando fuentes en el Departamento de Estado y la Casa Blanca y haciendo la cronología de los hechos que llevaron a la autoproclamación de Juan Guaidó, la cual incluye reuniones del diputado con el llamado Grupo de Lima y con el secretario de la OEA, Luis Almagro, así como una decisiva reunión del Consejo de Seguridad Nacional de los EEUU con el secretario de Estado, Mike Pompeo y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, tras la cual el vicepresidente Mike Pence llamó a Guaidó para darle luz verde. 
Los congresistas de extrema derecha Mario Díaz-Balart y Marco Rubio no han tenido reparos en hacer pública su participación en la conspiración y han destacado el significativo giro en la política de la Casa Blanca hacia Venezuela. Puestos a ver, son los mismos de La Salida en 2014 pero ahora con el plus de que el presidente de los EEUU se ha involucrado directamente.
En esa oportunidad, Leopoldo López, con el apoyo de Díaz-Balart y Rubio, teniendo a Álvaro Uribe como aliado en Colombia, pero sin contar con el consenso de todos los factores de la oposición venezolana y sin el definitivo visto bueno del presidente Barack Obama, se lanzó a derrocar al presidente Maduro. Ahora es su pupilo guarimbero quien, igualmente, sin contar con el apoyo de todos los factores de la oposición, pero con el respaldo de los congresistas Díaz-Balart y Rubio, la cooperación del presidente de Colombia, Iván Duque, y, esta vez, con el aval de Donald Trump, activó el golpe.
Los factores extremistas y violentos y sus poderosos aliados extranjeros siguen marcando la pauta dentro de la oposición que ha terminado haciendo mutis por el foro en este nuevo escenario de conflicto, pero las cosas no van saliendo como esperaban.
Ni la OEA, ni el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, menos la Asamblea General de los países de la unión, han acompañado al gobierno de los EEUU en su campaña por el reconocimiento de Guaidó. Más aún, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ante una solicitud de ayuda humanitaria para Venezuela formulada por Guaidó, le respondió al diputado que sólo el presidente Maduro tenía la potestad de tramitar tal solicitud.
Peor aún, después de darle un ultimátum al presidente Maduro para que llamara a elecciones en ocho días o reconocerían a Guaidó, la Unión Europea, en voz de su actual canciller, Federica Mogherini, anunció que retomaban su idea de organizar un grupo de contacto que promueva el diálogo en Venezuela, para lo que dio un lapso de 90 días. Los cancilleres de Francia, Alemania, Reino Unido, España, Portugal, entre otros, se han convocado para el jueves próximo en Montevideo para debatir la situación en nuestro país. 
La alemana Ángela Merkel se desmarcó de Trump al declarar que no quiere un “nuevo régimen” sino impulsar la realización de elecciones libres y el líder del partido laborista británico, Jeremy Corbyn, fue más tajante al rechazar “una interferencia exterior en Venezuela, ya provenga de los Estados Unidos o de cualquier otro lugar”.
Esta nueva postura de la Unión Europea los confronta con la de Trump quien ha dicho que el tiempo del diálogo pasó. Los gringos no quieren nuevas elecciones porque dudan de que la oposición pueda derrocar a Maduro y porque, en el mejor de los casos, actuar en el marco de la Constitución Bolivariana, en el supuesto de que se repitan las elecciones, no les permitiría controlar la producción de petróleo que es su propósito.
John Bolton, asesor de seguridad de Trump, hizo público que aspiran a que empresas estadounidenses vengan a explotar el petróleo, lo que implica que regresemos a los tiempos previos a la nacionalización en 1976. Por ello no quieren elecciones, quieren caída y mesa limpia y un presidente como Guaidó que les permita el control de Venezuela. Lo que está aquí en riesgo no es el presidente de la República, sino la República misma.
 

]]>
<![CDATA[De un golpe a otro golpe]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-un-golpe-a-otro-golpe-20190211-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-un-golpe-a-otro-golpe-20190211-0032.html Hace 17 años ocurrió en Venezuela el golpe contra el presidente Hugo Chávez. Participaron, directamente en la acción, altos mandos de la Fuerza Armada, sectores empresariales, la cúpula de la Iglesia Católica, dirigentes de partidos políticos, la CTV de entonces, propietarios de medios de comunicación, el embajador Shapiro de los Estados Unidos y el embajador Viturro de España. 
      2) El golpe se produjo en medio de una bestial campaña desestabilizadora, adelantada tanto en el interior del país como en el exterior, coordinada al detalle entre diversos factores de la región. El gobierno norteamericano se involucró con un trabajo directo sobre la institución castrense. Con tecnología de punta en materia de información e interceptación  de equipos claves en las relaciones del propio gobierno, y el empleo de unidades navales y aéreas encargadas de neutralizar la defensa venezolana.
     3) El momento clave de aquel golpe fue la autoproclamación en Miraflores del empresario, Presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona, ante una nutrida representación de la oposición y variados personajes de la alta sociedad. A partir de ese momento se definió la situación. La escogencia de Carmona para ocupar la presidencia de la República  constituyó un grave error, así como el contenido de su discurso, y el anuncio de las primeras medidas a adoptar, todas ellas destinadas a liquidar la Constitución
     4) A partir de ese momento la conjura fracasó. Se produjo la reacción de la joven  oficialidad de la Fuerza Armada y el pronunciamiento masivo del pueblo en las calles repudiando la ruptura del orden constitucional, reclamando la libertad de Chávez y su retorno a la presidencia. El golpe concluyó en olor de multitud, aplastado por la alianza Pueblo/Fuerza Armada, forjada al calor de un sentimiento patriótico y libertario. 
       5) Recuerdo un instante —significativo en lo personal— cuando emplacé por teléfono a un Shapiro descontrolado, desbordado por lo que sucedía, al que le dije que yo tenía conocimiento que su gobierno planeaba sacar a Chávez del territorio nacional y trasladarlo a una base militar norteamericana en Centroamérica. 
Ante el planteamiento, el embajador titubeó. Negó la versión tartamudeando, pero prometió investigar. No sé si lo hizo, mas lo cierto es que Chávez, horas después, era rescatado y retornaba a Miraflores triunfante.
      6) Fue ese el Carmonazo del 11 de abril de 2002. Ahora, 17 años después, se repite aquel episodio golpista, con casi los mismos actores. Con el autoproclamado Carmona II (Guaidó); con la embajada USA; con la Casa Blanca dirigiendo la operación, con la arrogancia imperial de siempre; con la misma partidocracia (ahora con más años y mayor cinismo); con los mismos voceros empresariales, con los obispos de siempre. Pero eso sí: sin los militares apátridas de aquella época, sino con los bolivarianos, y con el mismo pueblo patriota, con más sabiduría y capacidad para resistir.

 CARMONA-2
     El Carmonazo II se produce en el marco de una ofensiva contra Venezuela, si se quiere mucho más agresiva que la de abril de 2.002. De una conspiración sin anclaje popular, salvo el apoyo precario de un sector frustrado por tantos fracasos en su propósito de acabar con el chavismo y derrocar a Nicolás Maduro. Incluso, apelando a una figura subalterna, sin liderazgo, y limitados conocimientos. 
El golpe chucuto se produce en condiciones adversas. En tal sentido, vale la pena recoger en esta columna el comentario que un gran periodista que durante el exilio, cuando gobernaba Pinochet en su país, vivió entre nosotros y maneja con propiedad la situación venezolana. Se trata de Manuel Cabieses Donoso, quien escribe lo siguiente en reciente artículo de prensa: “En el caso de Venezuela, el Diocleciano yanqui (léase Donald Trump) invirtió las reglas del juego. En vez de crear, primero, las condiciones institucionales mínimas que permitieran designar al fantoche, comenzó construyendo la cúpula de la pirámide. El resultado es un desastre de la teoría y de la práctica política. 
En vez de un gobernante fantoche tenemos en Venezuela un mamarracho al cual ni el policía de la esquina hace caso. Guaidó es un gobernante sin gobierno. No controla comunicaciones, el presupuesto nacional, la policía, las fuerzas armadas, el espacio territorial, marítimo, aéreo, todo en suma está bajo las órdenes del presidente constitucional de la república, Nicolás Maduro. A pesar del reconocimiento instantáneo del imperio y sus gobiernos satélites, él no manda a nadie en Venezuela”… finalmente Cabieses se pregunta: ¿”En qué va a terminar esta astracanada que está viviendo América Latina? Ojalá que el gobierno de Venezuela mantenga la calma y no convierta esta comedia en un drama. Hay que dejar que las payasadas las hagan los Trump, los Pompeos, los Bolsonaro, los Guaidó y los perritos amaestrados del Grupo de Lima. Nosotros seamos serios, por favor”. De acuerdo, Manuel. JVR.

Claves secretas
•  LAS FORTALEZAS del gobierno de Nicolás Maduro, que el presidente Trump subestima son, en primer término, un pueblo maravilloso como el venezolano, inteligente, que capta los cambios y está claro acerca de los costos que éstos acarrean. Pueblo histórico que conoce el legado que encarna. Pueblo valiente y politizado, que no se acobarda y tiene una profunda noción de patria…
•  LUEGO ESTÁ lo que hoy representa para el pueblo la Constitución vigente, la bolivariana del 99. Nunca antes la Constitución tuvo tanto respaldo y fue leída con tanto interés. Se instaló en el corazón de la colectividad que la maneja con celo y singular conocimiento. Creo que no hay otro pueblo en el mundo que haya interiorizado con tanto fervor su Constitución. De ahí que reaccione con vehemencia cada vez que siente que está es amenazada…
•  EN ESTE mismo orden, cabe señalar el papel de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, una institución distinta  a otras de la región, vinculada a un proceso de cambio social y político de fondo. Con una lealtad que no admite dudas, como ha quedado demostrado, sin fisuras, sin vacilaciones…
•  TAMBIÉN HAY que señalar la existencia de un poderoso partido, el PSUV, con un fuerte liderazgo, y un Gobierno con un conductor con vasta experiencia, corajudo, pragmático y, al mismo tiempo, idealista, rara combinación que asume con habilidad Maduro…
•  POR ESO que a medida que avanzan los acontecimientos que desató el imperio, es decir, la Casa Blanca, secundada en Venezuela por dirigentes traumados por continuas derrotas, lo  sucedido tiene la connotación de una chapucera aventura del gobernante norteamericano y de dirigentes políticos criollos repudiados por la colectividad nacional. Que no evalúan lo que representan estos datos y se equivocan al considerar que se trata de asuntos de poca monta, cuando resulta ser todo lo contrario…
•  TRUMP y su equipo asesor de halcones, caracterizado por la ignorancia y por restarle importancia a realidades que desprecian, avanzan —no solo en el caso venezolano—, sino en el mundo entero, por senderos equivocados despertando reacciones adversas. En Venezuela han topado con un hueso duro de roer. El tiempo, que es un implacable juez en situaciones críticas, dictará su veredicto oportunamente. Por eso que lo recomendable es un accionar paciente y no caer en provocaciones.-
 

]]>
<![CDATA[La patria ante el abismo: Dos caras de lo mismo, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-patria-ante-el-abismo-Dos-caras-de-lo-mismo-por-Rafael-Ramirez-20190203-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-patria-ante-el-abismo-Dos-caras-de-lo-mismo-por-Rafael-Ramirez-20190203-0022.html Nuestro país sufre los embates de una profunda crisis, económica, política y social, no hay gobernabilidad, nada funciona, estamos aislados y amenazados, se habla de guerra, estamos al borde del abismo.

 

El principal responsable de esta situación, es Nicolás Maduro y su gobierno, el peor de nuestra historia, quien, en sus estertores políticos, está decidido a llevar a nuestro pueblo, a un escenario cruento con tal de mantenerse en el poder.

 

¿Cómo pudimos llegar a esta situación? ¿Cómo fue posible destruir al país y sus instituciones de esta forma?¿Cómo es posible tanta incapacidad e indolencia en el manejo de los asuntos del país?

 

Tengo más de cinco años, 100 artículos de opinión e innumerables entrevistas e intervenciones públicas, advirtiendo y denunciando: Nicolás Maduro ha traicionado el legado político del Presidente Chávez, ha dilapidado de manera absurda el tremendo capital político del chavismo y ha destruido, casi desde sus propios cimientos, las instituciones y la obra del período revolucionario del 2002-2012.

 

Lo peor de todo: ha degradado y arrebatado al pueblo venezolano la conciencia alcanzada en revolución, lo ha envilecido y “saqueado en su ética moral”, como señala Toby Valderrama.

Para la historia política quedará el análisis de esta tragedia, la terrible derrota que el madurismo le ha infligido al pueblo venezolano, al chavismo como movimiento político.

 

Para los estudiosos será tema de debate, de cómo es posible destruir la economía de un país rico que, tan sólo en 2012, luego de 12 años de gobierno bolivariano, era estable, un país con el control y manejo soberano de sus inmensos recursos estratégicos: petróleo, gas y minerales; con una poderosa PDVSA, capaz de producir tres millones de barriles día de petróleo, combustibles, gas; capaz de exportar y sostener la economía nacional; un país con un modelo de inclusión social único; una economía en balance, abastecimiento, un período de crecimiento y bienestar; capaz de producir, satisfacer necesidades, prestar servicios.

 

Hoy día lo que sucede en Venezuela, es utilizado en el debate político, en todo el planeta, como el anti ejemplo de lo que NO se debe hacer, o del modelo que NO se debe seguir.

 

Los que dimos un paso al frente, los que levantamos la voz, como se supone es el papel de un revolucionario, advirtiendo, señalando, defendiendo la obra del Comandante Chávez y los intereses de todo el país, fuimos criminalizados, perseguidos, unos encarcelados y otros exiliados, víctimas de su vano intento de acallar nuestras voces.

 

No sólo lo hicimos ex ministros de Chávez, civiles y militares; también lo hicieron líderes mundiales, regionales, progresistas, la UNASUR, el Papa Francisco, los ex presidentes Pepe Mujica y Leonel Fernández, entre otros, pero no quisieron escuchar, no les importó; la soberbia, intereses grupales, y la imposición de su propio plan, pudieron más.

 

Pero la política tiene su propia dinámica, lo que se mueve por debajo, imperceptible, siempre resulta en una sorpresa para las élites en el poder.

 

Ahora la realidad les da en la cara con la crudeza de siempre: maduro ha perdido el apoyo popular, el pueblo desesperado está dispuesto a hacer lo que sea para sacarlo del poder. Al madurismo se le acabó el tiempo.

 

El fracaso de maduro ha levantado a los espantos políticos que el comandante Chávez siempre derrotó. Ahora han vuelto a la arena política de la mano del madurismo. Éste se ha encargado de oxigenarlos, no sólo consecuencia de su desastrosa gestión, sino porque han pactado para mantenerse en el poder.

 

Las “astucias” de los negociadores del madurismo, han levantado a los fantasmas de la IV República para establecer un pacto de convivencia, queriendo reeditar una especie de “Pacto de Punto Fijo”, con base en un modelo capitalista, atrasado y dependiente, soportado por negocios, acuerdos e intereses de todo tipo. Es la cloaca de la política.

 

La situación de descontento actual, de desespero y hastío del pueblo, de opositores, chavistas y ciudadanos comunes, ha capitalizado la extrema derecha.

 

Ésta ha tomado la iniciativa, incluso por sobre otros factores de la oposición, gracias a que gozan del apoyo internacional, y que se han mantenido en la línea del extremismo: sin pactar, van por todo, entregarán todo.

 

Estos factores de la extrema derecha, son los mismos de siempre: los del golpe de Estado, los del Sabotaje Petrolero, los de las Guarimbas y la violencia, sólo que ahora vienen “recargados”, con un “remix” de su discurso.

 

Es curioso y esclarecedor a la vez, que aunque el madurismo y la extrema derecha, parecen estar dispuestos a todo para aniquilarse, sin embargo, coinciden en un sólo propósito: entregar el petróleo, privatizar PDVSA, las Empresas del Estado, cambiar la Constitución. Lo que ambos prometen, es perseguir al chavismo, arrasando con las conquistas políticas, económicas y sociales de la revolución.

 

La extrema derecha lo anuncia con nuevo rostro y su “Plan País”, quienes ahora, en otra modalidad del 11 de abril, imponen el golpe de la “juramentación en manifestación”. Ésto, además de que se basa en una “ausencia absoluta” decretada por un TSJ desde el exterior, no está contemplado en nuestra Constitución, ni en ningún sitio, abre una puerta a la inestabilidad de todos los países si se acepta como doctrina. Donde se pare alguien frente a una multitud y se “juramente”, entonces tendremos un presidente, o gobernador, o alcalde, o una secesión, etc.

 

Así es que, seamos un poquito más serios: lo de Guaidó es una poderosa operación política, diseñada desde afuera para deponer a Maduro de una forma que, por muy ilegítimo y nefasto que sea, no deja de ser también una violación a la Constitución.

 

Por su parte, Maduro, hace lo suyo: igualmente ilegítimo por autoproclamarse para otro período, luego de “ganar” unas elecciones “express” arregladas por él mismo para “ganar”, sin contendor, ni siquiera permitió que participaramos factores del Chavismo, encarcelando y exiliándonos, ilegalizó partidos, inhabilitó candidatos, modificó el sistema informático del CNE y conculcó las libertades políticas.

 

Así es que, ésta es otra operación política, ahora de maduro, para mantenerse en el poder, revestida de una supuesta “legitimidad”, al ser avalada por su propio Poder Judicial, Fiscal y Asamblea Nacional Constituyente.

 

La mayoría del país observa. El pueblo, el ciudadano, está expectante, el mundo observa. Pareciera haber un sólo sentimiento: nadie quiere a maduro. La mayoría lo identifica como el responsable de la situación actual, por su indolencia, prepotencia y limitado entendimiento de cómo dirigir un país, con sus resultados desastrosos.

 

Ha generado, como nunca antes, un rechazo violento y extendido en amplias capas de la población, incluyendo, en el pueblo Chavista. Nadie está dispuesto a seguir calándoselo, ni a él, ni a su círculo íntimo. Sin embargo, podemos salir de este laberinto, sin dar un salto al vacío de manos de la extrema derecha.

 

Es decir maduro y Guaidó, son dos caras de la misma moneda, quieren lo mismo: mantenerse en el poder o hacerse del poder, a costa de lo que sea, vendiendo la patria a cualquier altar, entregarán lo que nos queda de país, nuestra posibilidad de salir de este abismo: PDVSA, el petróleo, el gas, las empresas del Estado, nuestra economía nacional, la soberanía.

 

En el ámbito político social, es lo mismo: La Constitución de 1999, nuestras leyes, la democracia participativa y protagónica, el poder popular, programas sociales, misiones, derechos humanos, soberanía jurisdiccional, independencia política.

 

El madurismo pide al pueblo que se inmole en defensa de una Constitución que él viola todos los días, de un pueblo que ha empobrecido, que pasa hambre, que no tiene servicios, ni derechos y que sale desesperado del país, al que reprime en las barriadas con el FAES y muere a manos de la delincuencia; en defensa de una soberanía que ya entregó en el Esequibo o en el Arco Minero; del petróleo que ya entregó a las transnacionales en la Faja Petrolífera del Orinoco, en el Lago de Maracaibo; del gas de la patria que ya entregó; de una PDVSA que destruyó; de un Poder Popular que desapareció tras una caja Clap, una bombona de gas, una “perrera” o un carnet; de una democracia protagónica y participativa que hace tiempo se apagó esperando un cometa rojo.

 

La extrema derecha promete que hará lo mismo. Claro, tiene nuevo rostro, pero no rompe con sus ataduras, sus compromisos, su intereses. Así, el “Plan País” habla abiertamente de entregar PDVSA a los “privados”, entendiendo que serán las transnacionales como ya fue anunciado; en consecuencia, entregarán el petróleo, violando o cambiando la Constitución de 1999; “flexibilizando el régimen fiscal”, ésta es la frase clave de las exigencias transnacionales; privatizando las empresas del Estado; eliminando el control del Estado sobre el petróleo y el gas; creando una “Agencia Venezolana de Hidrocarburos”, sin “injerencia del Estado”. Es lo mismo, el mismo discurso, “remix”, de la Apertura Petrolera, de la entrega, del arbitraje internacional, tal como lo aprobó la ANC en su “Ley de Inversiones Extranjeras”.

 

Nuestra crisis y problemas son mucho más complejos, para creer que se podrán resolver arrasando con el chavismo y nuestras conquistas. No sería sostenible, no habría gobernabilidad, desembarcaremos en una escalada al conflicto.

 

¿Entonces?, ¿más de lo mismo?, ¿más de maduro?,¿más de la IV República? Nosotros decimos: ¡No!

 

Ante ese escenario en desarrollo de la “aniquilación del contrario”, insisto en mi planteamiento de que, con base en el artículo 5 de nuestra Constitución, la Soberanía Reside en el Pueblo, entendida ésta como el asiento de la organización política del país.

 

Siendo ésto así, lo lógico sería llamar a elecciones para allanar el camino a restablecer la gobernabilidad y el funcionamiento del país, sin injerencia extranjera y sin violencia. Pero en estas condiciones, eso no va a suceder.

 

Evidentemente, ninguna de las dos caras del mismo problema van a ceder. Detrás de Guaidó le susurran que avance, que “ganarán”, mientras con maduro, todos huelen a gasolina, en cualquier momento prenden.

 

Siguiendo con la Constitución, la única que tiene el mandato de defender la Soberanía, la Constitución y el orden interno, es la Fuerza Armada Bolivariana. Más allá de esas obligaciones Constitucionales, tienen la responsabilidad moral y ética, de acuerdo con la Doctrina Militar Bolivariana: “los militares empleando sus espadas en defensa de las garantías sociales”.

 

Nuestra Fuerza Armada Bolivariana, no puede prestarse para sostener una élite enquistada en el poder, de espaldas al país, que ante esta grave coyuntura, anda pegando carreras de propaganda, pidiendo a gritos que nuestros militares la protejan, mientras ofrece cualquier cosa con tal que la dejen estar, un poquito más.

 

Tampoco pueden prestarse para saltarse la Constitución, pronunciandose a favor de fuerzas que representan intereses extranjeros, que han violado y siguen atentando contra nuestra Constitución y que sólo prometen arrasar las instituciones políticas y sociales del período Bolivariano, nuestra soberanía y a nuestra Institución Militar.

 

De manera que, nuestra Fuerza Armada Bolivariana, que sí es deliberante en sus responsabilidades y mandatos Constitucionales, es la única institución del Estado, que, ante el conflicto de Poderes existente, y la clara violación al orden constitucional de ambas caras en conflicto, ante el peligro y amenaza a nuestra paz e integridad, puede restablecer el mandato de la Constitución y devolver la Soberanía al Pueblo Venezolano.

 

Se debe salir del abismo, con una solución pacífica, sostenible, dar paso a una Junta Patriótica de Gobierno, capaz de preservar la paz, nuestra soberanía y la Constitución, para luego de un período de emergencia nacional, centrado en atender las necesidades de abastecimiento, atención y regularización de funcionamiento del Estado y del país, logrando un acuerdo político de gobernabilidad, un acuerdo patriótico: gobernar con el pueblo, preservar nuestros recursos estratégicos, la propiedad y control sobre PDVSA, el petróleo y el gas, llamar a elecciones generales, legitimar todos los Poderes del Estado, incluyendo el Ejecutivo y la Asamblea Nacional, disolver la Asamblea Nacional Constituyente, restablecer la institucionalidad, mantener el orden, nuestras garantías sociales, activar un plan de emergencia económica, y poder relacionarnos con el mundo entero.

 

Que nuestro pueblo pueda contar con el apoyo del mundo entero, con respeto a nuestra soberanía y nuestro derecho a la autodeterminación e independencia. Que acudan todas las voces e instituciones del mundo: el Papa Francisco; António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas; Michelle Bachelet, Alta Comisionada de los Derechos Humanos; Alicia Bárcenas de la CEPAL; todo el sistema de la ONU, la Celac, entre otras instituciones, voces y pueblos del mundo que quieran ayudarnos a salir de este laberinto.

 

Nuestro país, no tiene porqué sucumbir al caos de otro gobierno del madurismo, ni el salto al vacío de la extrema derecha y la injerencia extranjera. La mayoría del pueblo lo que quiere, es salir de este desastre y restablecer la normalidad y el funcionamiento de las Instituciones del Estado, tener respuesta y solución a los agobiantes problemas económicos, sociales, de gobernabilidad.

 

Que las cosas funcionen, que vuelvan los expatriados, que se liberen los presos políticos, vuelvan los exiliados, cese la intolerancia y la violencia, se preserven nuestras conquistas económicas y sociales, la soberanía e integridad de nuestra patria. ¡Restablecer nuestra Constitución y gobernar junto al Pueblo!

 

 

]]>
<![CDATA[Templo de Santa Ana del Norte de la Isla de Margarita, por Beatrice Sansó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Templo-de-Santa-Ana-del-Norte-de-la-Isla-de-Margarita-por-Beatrice-Sanso-20190130-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Templo-de-Santa-Ana-del-Norte-de-la-Isla-de-Margarita-por-Beatrice-Sanso-20190130-0006.html El concepto de patrimonio cultural es hoy en día de carácter dinámico. No se limita a aquellos bienes, muebles o inmuebles, que hayan sido declarados monumentos o susceptibles de serlo, por su condición artística, histórica, religiosa, social o arqueológica. Responde por el contrario, a los valores o principios culturales heredados por una sociedad y que, por su naturaleza identitaria, actúen como soportes de la memoria colectiva de un pueblo.

Ahora bien, cada grupo humano crea sus propios valores culturales, en virtud, entre otros, del lugar y la época de que se trate, y va provocando así, el cambio de los mismos. Hasta el ¨Iluminismo o Siglo de las Luces¨, caracterizado por la búsqueda y divulgación del conocimiento como instrumento contra la ignorancia, las sociedades sólo protegían a los bienes por su sacralidad o por la admiración que los mismos les generaran. El patrimonio por tanto, quedaba reducido a los ¨monumentos¨, que, como su nombre de en latín indica, deriva de ¨monu¨, ésto es, del verbo ¨recordar¨, por lo que, eran considerados como tal, únicamente los bienes que rememoraban el pasado.

En ese momento de la historia, en el que la función social de la cultura (artes, músicos, etc), dejó de ser manejada por los poderosos (mecenazgos, censura, educación), la misma fue aprovechada para crear un vínculo emotivo de los pueblos con el pasado, de manera de promover en ellos un espíritu nacional. El patrimonio, dejó de basarse en la secularización de un bien, y pasó a abarcar, no sólamente a los objetos de los coleccionistas privados, sino que también se abrió al conocimiento de todos, para convertirse en ¨bienes culturales de carácter público o acervo cultural¨, impulsado todo ello, por la apertura del ¨Museo del Louvre¨ en París, el 8 de noviembre de 1793, como Primer Museo Nacional de Europa, el cual recibió las piezas y colecciones de particulares obtenidas graciosa o forzosamente por parte del Estado.


Se busca entonces que el patrimonio sea una vía para plasmar en un objeto la cultura común de una población, que es aquello que la úne y que permite su sobrevivencia.


Bajo estas premisas, y convencidos de la relevancia del mismo para la preservación de los valores de un pueblo, región o humanidad, y como organismo de promoción y divulgación cultural, creamos en ¨PDVSA LA ESTANCIA¨, un eje de revalorización patrimonial, el cual, a partir de la llamada Gerencia de Patrimonio, actuaba en conjunto con el eje cultural, ambos acompañados transversalmente por el de carácter social. Es decir, partíamos en todo momento de la interacción con las comunidades, para el logro de nuestros fines.

Gracias al hecho de haber concebido el patrimonio cultural, desde el punto de vista subjetivo, ésto es, de haberlo considerado sometido a los cambios de los valores humanos a través de la historia, fue lógico que incluyéramos dentro de nuestros proyectos, como lo hicimos entonces, los de revalorización de obras de arte, espacios urbanos, centros históricos y por supuesto, los de patrimonio intangible. Al efecto, ya hemos hecho referencia por ejemplo, al proyesto que llevamos a cabo de la rehabilitación de la ¨Esfera de Soto¨ o al de las piezas artístico cinéticas que aún hoy conforman el ¨Complejo Urbanístico de la Plaza Venezuela¨, ambos en la ciudad de Caracas, entre otros.

Nos corresponde en esta oportunidad, detenernos en el análisis de uno de los bienes patrimoniales venezolanos de mayor relevancia, el Templo de Santa Ana, el cual, como su nombre lo indica, se encuentra ubicado en la población de Santa Ana del Norte, de la Isla de Margarita, en el estado Nueva Esparta.

Cabe señalar que, en su sede, el 6 de mayo de 1816, en virtud de la dirección que hacia la Isla de Margarita (insurreccionada por el Prócer Juan Bautista Arismendi), tomara la exitosa ¨Expedición de Los Cayos¨, liderada por El Libertador, gracias al apoyo de Petión, Presidente de Haití, fue declarado Simón Bolívar, por una gran Asamblea compuesta de todos los individuos de la misma y de cuantos en la isla podían tomar conocimiento de los negocios públicos, ¨Jefe Supremo de la República y Comandante en Jefe del Virreinato de Nueva Granada¨. Igualmente, fue por ésta reconocido como Segundo al mando, el margariteño Santiago Mariño.

Allí hizo pública El Libertador, ¨una proclama anunciando el Tercer Período de la República. Dijo cómo se había formado la expedición y cuál era el designio que traían los extranjeros alistados en ella. Autorizó a los pueblos para nombrar sus Diputados al Congreso, que tendrían las mismas facultades soberanas que en la Primera época de la República; y a los españoles que habitaban en Venezuela les proclamó la cesación de la Guerra a Muerte, si ellos dejaban de hacerla, ofreciendo a los venezolanos seguridad completa, ¨porque vosotros sois siempre inocentes para vuestro hermanos¨. (LARRAZÁBAL, Felipe: ¨Vidas y Escritos del Libertador¨. Tomo II. Pág. 28. Ediciones de la Presidencia de la República. Caracas, 2008).

Es decir, que la Isla de Margarita, desdeñada su importancia por los realistas, fue, tanto a través de su Iglesia como del pueblo de Santa Ana del Norte, al contrario de lo que pensaban incluso los jefes patriotas expedicionarios con respecto a la misma, ¨el teatro de los grandes hechos, el sepulcro donde quedó humillado el orgullo de Morillo¨. (LARRAZÁBAL, 26).

A pesar de su trascendencia, dicho Templo de estilo colonial, construido en 1749, de planta rectangular, cerca de 40 metros de fachada sobria y sencilla, con una ¨Torre España¨ de tres cuerpos, escalera de acceso exterior al frontón de tres naves internas, arcos de medio punto y paredes de ¨bahareque¨ y mampostería, estuvo abandonado por mas de 10 años, habiendo sido lo mas desastroso de su deterioro, la caída de su techo.

Ahora bien, el 19 de diciembre de 2014, luego de la ejecución de nuestra parte, de un muy importante, complejo y hermoso proyecto de rehabilitación del inmueble y sus alrededores, y de restauración y reconstrucción de sus bienes muebles, lo entregamos al pueblo de Santa Ana del Norte completamente recuperado.

El proyecto de restauración fue desarrollado con el mayor rigor científico, habiendo iniciado, como en todos nuestros trabajos, con una estrecha interacción con la comunidad. Ello fue de gran trascendencia, sobre todo, por las características mismas de la Isla de Margarita, vale decir, su riqueza paisajística, ambiental y mas aún, cultural, resultado de la mezcla de sus habitantes originarios: nuestros indígenas Caribes, con los inmigrantes de tierra firme y países europeos. Su música, variada y rica (¨los Polos Margariteños¨); sus compositores, de altísimo nivel (como Beto Valderrama); con hermosos bailes y las famosas ¨Diversiones¨, como ¨La Burriquita¨, ¨La Lancha de Nueva Esparta¨, entre otros; así como, reconocidos pintores galardonados incluso como Premios Nacionales de Artes Plásticas (Omar Carreño, Francisco Narváez, Ramón Vásquez Brito, por sólo nombrar algunos).

Por lo tanto, nuestro trabajo debía ser continuo y permanente, de apoyo contundente a las expresiones identitarias, de promoción de costumbres; y, sobre todo, destinado a la búsqueda de su sostenibilidad, haciendo énfasis en las labores artesanales y en las actividades culturales.

Al efecto, la población de Santa Ana del Norte, previamente denominada ¨Villa del Norte¨, fundada en 1530 por el Capitán Diego Vásquez Coronado, por orden de la gobernadora Aldonza Manrique, es quizás la más rica en manifestaciones manuales del Estado Nueva Esparta. En la población de ¨El Cercado¨, se trabaja el barro, de forma libre, sin torno, el cual es obtenido por las alfareras, luego de ir en su búsqueda al vecino Cerro de La Cruz, desde donde se transporta en ¨mapires¨ (cestos de fibra margariteños), y después se quema, en el área de sus casas particulares denominada ¨quemadero¨. Todo ello, además del agotamiento que les provoca, ha generado para muchas de las artesanas, una progresiva pérdida de la visión, por el contacto diario con las cenizas, requerido para realizar sus ¨múcuras¨ y vasijas de las más diversas formas y tamaños.

En el pueblo de ¨El Maco¨, por su parte, se elaboran a mano los famosos ¨zapatos maqueros¨, suerte de alpargatas fabricadas en tela de ¨blue jean¨, con suela de goma espuma. En todas las casas de ¨La Vecindad¨, se tejen las hamacas y ¨chinchorros de pabilo¨, en telares rústicos de cuatro palos, muchos inmaculadamente blancos y con el nombre de la Isla en su faldellín, trabajado a mano; y, otros de variados y hermosos colores. Las cestas o ¨mapires¨ de los pescadores e incluso, la producción de nuestro instrumento nacional, denominado ¨cuatro¨,por el número de sus cuerdas, gracias a la enseñanza del fallecido cultor y ¨luthier¨ margariteño Emilio Antonio Jiménez, son otros de los objetos que también encontramos en la zona.

El Templo de Santa Ana del Norte según se señala, fue construido para adorar a las tan veneradas Vírgenes, de Guadalupe en sus inicios, y luego, de Santa Ana. De allí que, nó por casualidad, estaba colmado de retablos y tallas y de estilo colonial, 300 en total, muy trabajadas y de mucho valor.

Ahora bien, el sentido de pertenencia de la comunidad sobre su Templo, generó que la misma se organizara, y repartiera las piezas para custodiarlas durante los años de su destrucción, las cuales nos fueron de su parte entregadas porque sabían de nuestra seriedad y respeto por el patrimonio. ¨Sólo a PDVSA La Estancia se las consignaríamos¨, señalaban. Esta confianza la habíamos generado gracias a nuestra gestión de acompañamiento social, donde todas y cada una de las casas y sus habitantes fueron censados, así como, también lo fueron sus necesidades, costumbres y roles, y también como respuesta a la incorporación de cada uno de sus miembros en los distintos proyectos.

Logramos entonces crear en la Casa Parroquial, luego de un intenso intercambio con el Párroco del Templo, un taller de restauración, al que todos los habitantes llevaron sus respectivas piezas, que fue dirigido por una reconocida profesional experta en dicha técnica para piezas coloniales y religiosas, y cuyo grupo de trabajo fue conformado con 21 miembros de la comunidad, quienes hicieron una labor de filigrana, desde el ¨decapado¨ de cada una hasta su retoque final, a la vez que obtuvieron la experticia correspondiente que debía instalarse como fuente de trabajo e ingreso de la población a futuro.

Con respecto a la Iglesia, las exploraciones arqueológicas, que siempre llevábamos a cabo al dar inicio a cualquier proyecto, permitieron obtener una serie de hallazgos de mucha trascendencia. Así, que el piso original de la iglesia era mas bajo que el nivel de la calle, lo que nos permitió identificar que el pedestal de las columnas había sido cubierto. Y que, dentro de uno de los nichos, estaba pintado un Escudo de Venezuela, en su forma primigenia, es decir, con el caballo mirando hacia adelante. También, que la silla atribuida al Libertador, no era un falso positivo, ni tampoco lo era el banco que siempre se había identificado como el utilizado por los notables en las reuniones patrióticas señaladas.

Estos descubrimientos, revelaron sobre todo el rol histórico político de la Iglesia, por haber fungido como sede de la Junta o Asamblea de Notables, ésto es, como Congreso; y, las tallas, su campanario y su estructura en general, son por su parte, definitorias de su condición de centro de culto.

Lo anterior ratifica la importancia de la Iglesia de Santa Ana del Norte, dado su múltiple carácter patrimonial, también el histórico, arquitectónico, político y religioso. Todo unido a aquel relacionado con el valor que la comunidad le atribuye como parte de su identidad.

Así, el Diagnóstico indicó que se debía realizar, tal como se hizo en aquella oportunidad:

. La construcción y reparación de muros externos;

. La colocación de un techo nuevo;

. La restauración del campanario;

. La actualización del sistema de aguas blancas, servidas y drenajes;

. La sustitución y actualización del sistema eléctrico;

. La colocación de un nuevo pavimento en granito, para garantizar su durabilidad;

. El arreglo de las maderas (ventanas, portón, puerta, marcos en general).

Como novedades, ésto es, como elementos de revalorización, se agregaron: una nueva iluminación interna con tecnología ahorrativa ¨Led¨; la colocación de nuevas lámparas sustitutivas de las anteriores que, además de deterioradas, eran mas bien una copia o falso histórico, se habría podido por otras 6 colgantes, modernas y de mejor calidad y durabilidad. Y, por supuesto, la incorporación de las 300 piezas o tallas y retablos originales que habían sido custodiados por la comunidad, pero absolutamente restaurados con los mejores materiales y técnicas.

Los bancos y mobiliario en general (el altar, el ambón, la sede, la credencia, el presbiterio, el sagrario, la pila bautismal), ésto es, todos los objetos que conforman la liturgia, fueron diseñados y elaborados artesanalmente, por el reconocido Ebanista y Escultor Berend Zitman, quien hizo uso de las mejores maderas y materiales, y mantuvo su reconocido y particular estilo minimalista, ¨danés¨, que, sobre todo, no compite con la condición colonial del templo y sus bienes y le da al mismo un carácter de orden y pulcritud.

La Sacristía también fue rehabilitada en todas sus partes.

La plaza donde se encuentra la Iglesia, ésto es, su zona de injerencia, fue remozada, tanto desde el punto de vista ambiental, como de su mobiliario urbano y caminerías. Así también lo fue, la Estatua Libertadora allí ubicada. Los árboles y plantas recibieron el tratamiento fitosanitario correspondiente. Se mejoraron los sistemas de drenaje en general. Se colocó una iluminación ¨LED¨ exterior a la Iglesia, de índole monumental y ahorrativa. Se realizó la limpieza de fondo y se mejoró, entre otros, el asfaltado y la señalización general de la zona.

Pero del proceso de restauración, lo más emocionante fue sin duda, la incorporación voluntaria, y la participación continua de la comunidad en todas y cada una de sus etapas. El pueblo de Santa Ana del Norte, siempre ha vivido alrededor de su Iglesia, por su valor religioso y por el de su carácter histórico. Ha sido un pueblo orgulloso de su passato, hoy capital del Municipio y del Gobierno político provisional, ese 6 de mayor, en que se declaró desde su Iglesia la Tercera República.

Así, entre sus casas encontramos la del Prócer Francisco Esteban Gómez, pero también, la de Juan Bautista Arismendi, cuya intervención fuera, tal como señaláramos con precedencia, de condición definitiva dentro de nuestra acción libertadora, así como, lo fuera la de su esposa, Luisa Cáceres de Arismendi, una de las pocas heroínas latinoamericanas, cuya lucha libertaria la llevó a abortar a su primera hija encerrada en el Castillo de Santa Rosa en la Isla, por parte de los españoles.

El fervor religioso, por otra parte, reúne al pueblo los días 25 y 26 de julio, en los que son famosas las festividades por la Patrona de Santa Ana. Y el 2 de agosto la Procesión de la Virgen de Santa Ana, es admirada y acompañada por todos los margariteños.

Por su parte, realizamos un hermoso trabajo con las alfareras de ¨El Cercado¨, habiendo diseñado y colocado una ¨señalética¨¨ad hoc¨desde el Aeropuerto Santiago Mariño hasta dicha población, a los fines de promover su visita turística. También censamos y apoyamos desde el punto de vista de su salud y necesidades básicas, a las artesanas.

Se hizo un diágnostico integral de cada uno de los artesanos de ¨El Maco¨y de su situación, para evitar que la producción de los zapatos terminara, por falta de apoyo.

Distintos grupos de ¨Diversiones Margariteñas¨ fueron atendidos y promocionados, a través de la entrega de isntrumentos, trajes típicos o libros.

Las tejedoras de ¨La Vecindad¨recibieron hilos y pabilos para poder continuar con el tejido de sus chinchorros.

Se ayudó igualmente a fortalecer el trabajo de los músicos de la zona y se invitó a las artesanas a vender sus productos permanentemente en la sede del Hotel Venetur de la ciudad de Porlamar, donde también realizamos un trabajo de rehabilitación importante.

Ahora bien, haberse convertido por más de 10 años, sólo en un área de paso para aquellos turistas que seguían hacia la playa, podía haber llevado a la población de Santa Ana del Norte, a sucumbir ante los sentimientos de nostalgia y desánimo. Por el contrario, en virtud de que siempre había considerado su patrimonio histórico-religioso como un signo de identidad, hasta el punto de haber voluntariamente custodiado las tallas y retablos, la rehabilitación y entrega de su Templo recuperado, ha generado en el mismo un sentimiento de orgullo que va a perdurar en el tiempo, y a evitar que un episodio como el anterior, de destrucción y olvido, y ningún otro menor, pueda lejanamente llegar a repetirse.

Todo lo anterior nos confirma que las acciones usadas para la rehabilitación del templo fueron las correctas, pues se basó en la interacción con la comunidad, en consideración de que el patrimonio debe ser democratizado, porque él no es un bien, es un derecho, como sabiamente lo califica nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 99. El patrimonio es un valor cultural común. Por eso, el Estado ha de garantizar su ¨protección, preservación, enriquecimiento, conservación y restauración¨. Y el acceso a éste debe considerarse un vehículo para la conformación del conocimiento colectivo, para la integración social con el pasado.


El patrimonio es un instrumento para favorecer la socialización. Su restauración es un proceso de conocimiento compartido, de consenso social y con poder transformador.


Hoy en día el gran reto en el ámbito de la cultura y de los organismos especializados (¨UNESCO; ICCROM; ICOMOS¨), es el de hacer del patrimonio un instrumento vivo, generador de comportamientos, activo, modificador de conductas. No puede tratársele como se hace a un inmueble de recorrido puntual, como a un ¨Stadium¨, al que se le visita sin sentido de pertenencia, y lamentablemente, se le ensucia y se deja. Debe formar parte de la vida cotidiana de la colectividad. Debe coadyuvar en la transformación de los valores hacia la convivencia, la creación, el ocio productivo, la inhibición de los flagelos sociales (delincuencia, droga). Debe formar parte de la comunidad, y ésta debe sentirse parte del mismo, como en una suerte de retroalimentación.

En el caso de la Iglesia de Santa Ana, nos encontramos felizmente ante uno de los pocos ejemplos a nivel mundial, en que en lugar de generarse tensión entre el valor cultural del bien y el de culto como tal, se produjo un diálogo entre la fe y la cultura, habiendo incluso colaborado la primera, ese 6 de mayo, en la construcción de un Estado laico, de nuestra República.

Pudimos evidenciar igualmente, cómo el Templo de Santa Ana del Norte participa en la vida cotidiana de la comunidad: cómo cada uno de sus miembros intervino en la restauración de la Iglesia, de las tallas, retablos e imágenes en general; fungieron de veedores, de fiscalizadores, liderizaron las discusiones; estuvieron en las reuniones explicativas del proyecto; lo enseñaron al resto

La restauración de la Iglesia de Santa Ana, de su entorno y zonas de injerencia, y de todas y cada una de sus piezas, le permitió a su población reposicionarse en el puesto que le tuvo siempre destinado la historia, el de la preservación de nuestra identidad.

Hoy Santa Ana del Norte, abre sus puertas, no sólo en las Fiestas Patronales, sino cada día en que trabajan y muestran el tejido de una hamaca o el ¨torneo¨ de una vasija de ese barro de color intenso, ese del Cercado, el que quiere contarnos la historia de sus alfareras, porque cada una de ellas forma parte de lo que a través de la restauración de la Iglesia buscamos, el retorno de la historia, del culto, de las escenas y el amor y apego a nuestras tradiciones, a nosotros mismos.

Santa Ana del Norte, es ícono de nuestro sentido patriótico, y por eso, es patrimonio de nuestra identidad histórica. Hagamos de ese pueblo de Próceres, un espacio para acercarnos a nuestra capital, la de Venezuela, la que en ella se estableció un 6 de mayo de 1816, porque desde allí encontraremos muchas razones y motivos para sentirnos cada vez mas venezolanos.

]]>
<![CDATA[El último barranco, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-ultimo-barranco-por-Carola-Chavez-20190129-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-ultimo-barranco-por-Carola-Chavez-20190129-0024.html Gaudi, Gaudis, Gaudio… No saben ni cómo se llama pero lo llaman presidente de Venezuela. Interino, legítimo, bendecido y afortunado por la gracia de los Mikes, Popeo y Pence, y Marcos Rubio exaltado como una doña de El Cafetal empericada. 

Y claro, un tuit de Donald Trump, que saliéndose por un instante de su tema, dijo con desgano que el pueblo venezolano, bla, bla, bla…

Los medios corporativos encadenados en una campaña de marketing relámpago que para el mundo conozca a una nulidad que ni en su casa conocen. Una única foto con un aire a Obama, presidente que se coló como esperanza y cambio y resultó ser peor que más de lo mismo. “Un aire de país” con primera dama rubia “la envidia de los chavistas”, dijo un opinador en carne viva.

Una espera cautelosa, —“el 23 es la cosa”—. Hablaban los pensadores del antichavismo de ir poco a poco, de no apresurarse, de no dar pasos en falso, de lo demoledora y definitiva que sería una nueva desilusión de su militancia, un nuevo fracaso que no podrían remontar. Al día siguiente, una auto juramentación y ¡zuas! se lanzan de cabeza por el último barranco.

Las calles mudas. Un intento de guarimba en Chacao, antiguo bastión de guarimberos, que acabó con la policía que antes los alcahueteaba, llevándoselos presos por comerse la luz saqueando un Wendy’s. ¡Las transnacionales son sagradas, gafos! El alcalde de Chacao ya no es aquel Muchacho que daba la hora, sino un Duque antichavista también, pero que intenta gobernar su municipio con políticas para los ciudadanos que lo eligieron en lugar de preferir ponerlos a tragar humo y miedo. 

Los noticieros allá, en “la comunidad internacional”, muestran imágenes en vivo y directo de refritos de las guarimbas del 2017, y los periodistas sicarios derraman fake news sin que les tiemble ni una pestaña, narrando un país en llamas, hundido en el caos, que, pobrecitos, hay que bombardearlos ya.

Pompeo en la OEA en visita sorpresa. Los perritos mueven la cola pero no son suficiente. Primer pulso diplomático en esta nueva aventura loca, primer fracaso cruzando para el segundo en el Consejo de Seguridad de la ONU. Todo esto mientras Trump pelea con Pelossi, con CNN, con el cierre de gobierno, todo a la vista en su Twitter, sin dedicar un solo minuto de su tiempo a impulsar lo que podría ser la movida más importante para finalmente controlar las mayores reservas petroleras del mundo.

Y reaparece Guaidó en una plaza y anuncia volverá RCTV y sus teleculebras. Y sería muy cómico si luego de esto no intentara poner al país al borde de una guerra anunciando que, disfrazados de ayuda humanitaria, vendrán los gringos a nuestro territorio sí o sí, y reta a la FANB a intentar detenerlos.

Quienes le aplauden no tienen ni idea de lo que les están cocinando. Nosotros sí, y los vamos a derrotar.

]]>
<![CDATA[La “trumpada” de Estado, por Ylich Carvajal Centeno]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-trumpada-de-Estado-por-Ylich-Carvajal-Centeno-20190129-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-trumpada-de-Estado-por-Ylich-Carvajal-Centeno-20190129-0022.html Al mejor estilo de la Compañía Británica de las Indias Orientales en el Caribe y su flota de piratas, el Banco de Inglaterra se negó el viernes pasado a devolverle a la República Bolivariana de Venezuela 1.200 millones de dólares en oro arguyendo que, según dijo Mike Pompeo que mando a decir Donald Trump, el presidente Nicolás Maduro ya no es el presidente sino un tal Juan Guaidó.

La intención del gobierno gringo es que las cuentas de la República en bancos del extranjero, tanto las que maneja la Presidencia como las del Banco Central de Venezuela, sean entregadas al “muchacho de mandado” de tío Donald, que él sabrá qué hacer con ellas. Cosa que llama la atención porque según el mismo gobierno gringo y las llamadas calificadoras de riesgo Venezuela está quebrada ¿Qué cobres son esos que pretenden entregarle al tal Guaidó quien no nombra gabinete, ni ministro de Finanzas, ni tesorero?

Estos 1.200 millones de dólares en lingotes de oro venezolano se suman a otra enorme cantidad de miles de millones de dólares venezolanos que han sido congelados en diferentes bancos después que EE UU amenazó con sancionar severamente a las entidades financieras y las empresas que comercializaran con el gobierno de Nicolás Maduro.

Mientras el banco de su majestad británica se negaba a devolvernos el oro, Mike Pompeo prometía en la reunión de embajadores de la OEA, donde presionó para que se reconociera a su muchacho como el presidente de Venezuela, sin éxito; que tenía listo un paquete de 20 millones de dólares para la fulana “ayuda humanitaria” que Donald Trump le ha prometido a sus súbditos en Venezuela ¿Por qué no mejor nos devuelven el oro y los dólares retenidos?

Como la OEA no reconoció a Guaidó como “interino”, Mike Pompeo se fue al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que le reconocieran a su muchacho, pero los embajadores de Rusia, China, Sudáfrica, Cuba, entre otros, le dijeron que Guaidó podía pasar por hijo de Donald Trump pero como Presidente de Venezuela nunca.

Lo que sí ha reconocido el mundo entero, incluyendo los medios en los EE UU, es que Trump se montó una de golpe de Estado en Venezuela con el apoyo de Los Muppets.

No es realmente un golpe, más bien es una “trumpada”, pues fue su vicepresidente Mike Pence quien convocó por Twitter a la marcha del autoproclamado. Fue su secretario de Estado, Mike Pompeo, quien convocó a la reunión de la OEA para que reconocieran a Guaidó antes de que éste se autoproclamara. Quien luego convocó a la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU y ahora está llamando a todos los gobiernos que se le subordinan para que digan que reconocen a Guaidó aunque no lo conocen.

La prueba más evidente de que se trata de una “trumpada” es que la dirigencia de oposición ha desaparecido del escenario público en momentos tan vitales para el presente y futuro del país. Ni el locuaz y ocurrente Henry Ramos Allup, ni el retórico Manuel Rosales, ni alegórico Henry Falcón, ni la muy estridente María Machado han salido a decir “esta boca es mía”. Guaidó no es mucho lo que dice. Y es que Trump no sólo ha puesto en marcha un golpe de Estado contra el presidente Maduro sino que como “daño colateral” le ha dado un golpe de Estado a la dirigencia oposicionista que, esa sí, de una, ha quedado noqueada.

Es claro que Trump no confía en esa caterva, ni para usarlos como muppets, así que se enguantó a Guaidó como un títere para golpear personalmente a Nicolás Maduro. Esa es realmente la pelea: Trump versus Maduro. Guaidó sólo es el guante para golpear a Maduro. El gringo es el favorito según los medios y los gobiernos que se le subordinan, incluyendo los de Europa. Pero la cosa se decide en el cuadrilátero, golpe a golpe, con piernas y pulmones. Maduro tiene consigo pueblo, Fuerzas Armadas y corazón para el combate. En los últimos cinco años le han dado con todo y no se ha rendido.

Trump golpeará con todo lo que tiene para intentar hacer una fisura en las Fuerzas Armadas. Esperemos que los soldados de Venezuela no hayan olvidado el ternejal, la particular táctica de combate con la que el Ejército de Bolívar venció en las Queseras, en Carabobo y Ayacucho. El terne, la perseverancia, la obstinación, la constancia que según el Libertador concede las victorias.

Y es que esta “trumpada” amenaza nuestra existencia como República, nuestra identidad de venezolanos y venezolanas. No se trata de optar por Guaidó o Maduro como pretende hacernos creer el gobierno gringo, sino de optar entre ser venezolano o no serlo.

]]>
<![CDATA[La gran apuesta, por S.H. Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-gran-apuesta-por-S.H.-Jesus-Castillo-Molleda---20190129-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-gran-apuesta-por-S.H.-Jesus-Castillo-Molleda---20190129-0021.html  La crisis política en Venezuela tiene al gobierno de Nicolás Maduro en serios aprietos. Desde las elecciones parlamentarias del año 2015 los sectores opositores venezolanos no habían logrado reencontrarse. Los hechos actuales certifican lo contemplado en los estudios de opinión pública desde hace varios años, y es que el 87% de la población venezolana rechaza a Maduro. Sin embargo, durante años se debatía por qué los sectores políticos opositores del país no sabían administrar tal rechazo. 

En la actual situación se visualiza que la oposición comprendió de nuevo que unidos son una fuerza y desunidos solo son una opción. Hoy en día una gran masa popular que tiene muchas ganas de salir de la angustiante crisis económica logró conseguir de nuevo una vocería política en Guaidó, viendo en él un líder que pueda direccionar una agenda de acciones y sobretodo un aliento que les devuelve las esperanzas y sobretodo la confianza para retomar la calle.

Las actividades emprendidas por la oposición demuestran el diseño de una estrategia más acertada y tácticas establecidas por etapas en las cuales se aprovecha el apoyo del gobierno de los Estados Unidos con sus aliados y se trabaja a lo interno del país para convencer a los sectores militares, a quienes se les está ofreciendo una oportunidad de rehacer sus vidas en medio de una ley de Amnistía la cual permite evitar sanciones y persecuciones. Asimismo, de la mano con el trabajo en el sector militar se hacen esfuerzos para lograr lo mismo con funcionarios públicos que aún se muestran simpatizantes al oficialismo para intentar reconquistarlos evitando la discriminación política. Son momentos de sumar voluntades en un país que necesita lograr el perdón entre las ideologías enfrentadas. Los venezolanos nos merecemos vivir en paz y que entre todos logremos superar los años de divisiones y confrontaciones. 

Desde el momento en el que Juan Guaidó decide ejercer la acción pública de proclamarse Presidente Interino, entendiendo sus implicaciones, sin ninguna duda realizó un acto denominado en las Ciencias Políticas como la “Gran Apuesta”, todo o nada, comprendiendo la oportunidad que tiene de convertirse en el líder de la oposición que logra enfrentar a Maduro y presionarlo para que deponga el poder en medio de una fuerte presión nacional e internacional. Guaidó está claro que no hay retorno a la decisión tomada, es una lucha cuerpo a cuerpo que al final tendrá un vencedor y un vencido. Los vientos están soplando a favor de la oposición, solo que no son momentos de subestimar a los aliados a Maduro que cuentan con mecanismos de defensa que han demostrado en el tiempo que son capaces de recuperarse de las cenizas, como lo ocurrido con el paro petrolero (2002), referéndum revocatorio (2004), protestas del año 2014 y 2017, la revolución en este momento se encuentra en su peor momento, pero sin duda intentará por todas las vías defenderse.
La estrategia de acorralar al gobierno, quizás no es la más oportuna porque un acorralado siempre buscará la manera de sobrevivir y es capaz de todo. En esta oportunidad la oposición política venezolana debe ser muy coherente en su discurso y acciones, evitar el manejo de las emociones de triunfalismo, debido a que, de no manejar adecuadamente el actual escenario podría convertirse en la última oportunidad real de vencer al gobierno.

]]>
<![CDATA[Guaidó, guardián de la Constitución, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Guaido-guardian-de-la-Constitucion-por-Asdrubal-Aguiar-20190129-0020.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Guaido-guardian-de-la-Constitucion-por-Asdrubal-Aguiar-20190129-0020.html Las realidades, como si estuviesen encadenadas, empujan aceleradamente los escenarios en Venezuela. Es imposible predecir desenlaces, salvo afirmar lo que es evidente e instantáneo, lo que está de manifiesto más allá de lo sacramental. 

El pueblo venezolano, sumido en una catástrofe económica y de bienestar, de pérdida de futuro, bajo cifras gravosas y las más gravosas del planeta, sin separaciones políticas o ideológicas – lujos para tiempos de normalidad democrática – reclaman un freno a tanto desatino y maldad. Sufre de hambre de libertad, necesitado del cese de la violencia, de rehacer las columnas desbaratadas de la familia, de tener pan para la boca de los hijos.

Quienes, desde afuera, en las pocas poltronas diplomáticas que se niegan a ver lo palmario y subliman intereses geopolíticos, sin medir alianzas tácitas con el crimen trasnacional – drogas y terrorismo – hay escándalo por no mediar una negociación que zanje el entuerto planteado. Obvian la realidad de un Estado criminal, Venezuela, que ayer controla Hugo Chávez Frías y ahora su causahabiente, Nicolás Maduro Moros; motivo por el que unas 26.000 personas mueren cada año, por homicidios, y desde hace dos décadas. 

Lo veraz es que no hay república allí donde desfallece la población por inanición, o donde esta muere a manos de grupos paramilitares armados por el propio detentador del poder de facto. Así de simple.

Algunos escribanos europeos al servicio de éste resucitan la lógica decimonónica del colonialismo-imperialismo recreada hasta la caída del Muro de Berlín. Practican la dialéctica del cinismo, pues los presos políticos lanzados desde un edificio por los esbirros del régimen al caer no los mancha con la sangre, pues se trata de imágenes virtuales, propicias para escribir novelas y venderlas a las editoriales.

A Maduro, con todo y sus falencias, los gobiernos de América Latina – no la Casa Blanca – le regalan un plazo de gracia. Le advierten que es presidente de Venezuela reconocido hasta las 12 de la noche del día 9 de enero, cuando llega a término su discutido mandato. Y que el 10 de enero, como constatan desde entonces, amanecería Venezuela sin presidente electo.

De modo que, desde el amanecer del último 10 de enero, ante ese dato irrebatible y no admitiéndose constitucionalmente el vacío de poder, de pleno derecho, conforme incluso a nuestra tradición histórica, la Constitución confía el poder Ejecutivo, entre tanto, temporalmente, mientras se realizan las elecciones necesarias del presidente de la república, a quien ejerce como cabeza del órgano parlamentario. La Asamblea Nacional, de suyo, es la sede natural de la soberanía popular

La usurpación constitucional, que causa responsabilidad legal en Venezuela, antes bien, tuvo lugar el 10 de enero, al momento en que Maduro endosa, sin títulos, los símbolos del poder; que no lo hacen gobernante – lo ha dicho el joven presidente interino de Venezuela – así duerma con ellos. Es lo previsto por la Constitución.

Obviamente, durante días previos y hasta el 23 de enero pasado, pocos argumentan que el artículo 233 constitucional, ese que obliga a la cabeza de la Asamblea Nacional a cuidar del Poder Ejecutivo hasta que el país se dé un nuevo presidente electo, no alcanza al supuesto ocurrido. No había muerto o enloquecido el presidente electo, ausente al momento de jurar su mandato, sino que, concretamente, no había presidente electo. Mas, olvidan estos lo que es ortodoxia, que las lagunas jurídicas se colman por vía analógica o extensiva aplicándose al caso la norma que más se le aproxime. ¡El Derecho, tanto como el poder, no admiten vacíos!

Guaidó, “proclamado” por la Constitución y no “autoproclamado, es presa de ésta como custodio temporal del gobierno. En el día citado, el 23, no hizo más que anunciar que ejercía su competencia desde el 10 pasado, evitando incurrir así en un pecado constitucional tan grave como la usurpación, a saber, la omisión de los deberes constitucionales.

Su línea de acción, anunciada y reiterada, es clara y precisa: (1) Cese de la usurpación de Maduro, y (2) ejercicio de la provisionalidad del poder hasta y para la realización de elecciones democráticas.

En suma, el problema de Venezuela no es ideológico ni político. Es un drama con solución, y con opciones que apelan a la conciencia. Se trata de escoger entre la vida y el gobierno de la muerte, entre la libertad y el miedo al cártel que ha secuestrado al Estado y lo sostiene con sus sicarios, entre ponerle fin al asunto a través de las armas o en paz, mediante elecciones libres, observadas, competitivas, justas, ajenas al chantaje y a la explotación utilitaria de la pobreza.

]]>
<![CDATA[El golpe, única opción de la oposición]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-golpe-unica-opcion-de-la-oposicion-20190129-0025.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-golpe-unica-opcion-de-la-oposicion-20190129-0025.html Me refiero, obviamente, al sector minoritario de la sociedad que aún sigue apostando a la violencia --pese al cúmulo de derrotas que tiene--, y del combo internacional conformado por la Casa Blanca, la Unión Europea y el Cartel de Lima que lo alimenta generosamente.

2) Hasta hace poco evitaban en sus mensajes al país incluir el tema militar y si lo hacían era para denostar de la institución, para agredir personalmente a sus dirigentes, para descalificarlos como seres humanos y como profesionales. Las alusiones al mundo castrenses estaban caracterizadas por el desprecio. Para el sector opositor los jefes militares, todos sin excepción, eran un atajo de corruptos, de inmorales, plegados a un gobierno que los manipulaba a su antojo.

3) Pero, de pronto, comenzó a cambiar el mensaje: cesó el ataque despiadado, la virulencia procaz y generalizada. Esto ocurrió con motivo del doble fracaso del proyecto opositor: por una parte los fracasos electorales, y, por otra, el desastroso resultado de la acción insurreccional en la calle, de la guarimba con su saldo trágico de asesinatos y destrucción bienes públicos y acciones terroristas.

4) Mas la orientación sobre la necesidad  de cambiar el trato, el lenguaje, hacia los militares provino del gobierno norteamericano, directamente del Pentágono,  y a través de canales como el Comando Sur. La advertencia de que la política militar adelantada por la oposición era un suicidio fue expuesta con amplitud y colocada en una proyección realista hasta lograr convencer al liderazgo opositor con el argumento de que sin apoyo castrense no habría opción de triunfo. Del ataque despiadado y provocador a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana había que pasar al reconocimiento de la institución con un mensaje de respeto y amistad. En fin, a un tratamiento y lenguaje diferentes, en función de una alianza que, en cierta manera, sería copia del esquema desarrollado con tanto éxito por el chavismo --la alianza Pueblo/FANB. Es esa la política que ha comenzado a funcionar. Que escarba en el seno de la FANB el malestar que pudiera haber y que, sin duda, existe como ocurre en cualquier situación de crisis en una sociedad. El descontento de los sectores civiles permea con fuerza a cualquier institución y afecta sus valores, uno de los cuales --quizá el más importante-- es la lealtad.

5) Los sucesos del pasado 21 de enero, ocurridos en el puesto de la Guardia Nacional de Cotiza lo confirman. Se trata de un hecho cuando menos inquietante. Entre otras razones por la manera como se movilizaron los efectivos que participaron en la acción, a partir de Macarao, el toque en Petare donde tomaron la comandancia de la GN y sustrajeron un lote de armas de guerra, y luego la actuación en Cotiza donde trataron, sin éxito, de ganar el apoyo masivo de los habitantes de la localidad.

6) No creo que los referidos sucesos --y hechos colaterales-- constituyan un episodio menor. Una simple aventura personal o grupal. Hay nuevos aportes para el análisis. Sin duda que el poder de la política bolivariana en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es contundente, pero comienza a hacerse evidente que la ultraderecha, tanto interna como  externa, viene armando una alternativa, consciente como está de que sin la participación de los militares, es imposible articular una política de poder. Por eso el cambio en el lenguaje: cero ataques y muchos llamados a participar. Es decir, la reactivación de la fórmula que facilitó el éxito en episodios pasados de nuestra historia. Sin embargo, hay que hacer la salvedad de que el problema para plasmar esa política tropieza con la infinita incapacidad de lo que hoy se conoce como oposición, y con la indudable lealtad de la FAMB que es una institución distinta a la del pasado.


LABERINTO
• LA ÚNICA opción que le queda a la oposición venezolana es el golpe en alianza con sectores de la Fuerza Armada o del conjunto de la institución. Ni siquiera el vastísimo apoyo del gobierno norteamericano ha servido para desalojar al chavismo del poder. Hoy los sectores más radicales de la política opositora tienen esa convicción y exploran la senda que conduce a cambiar la relación con los mandos de la FANB, en lo cual han fracasado y explica la loca aventura del pasado 23/E de autoproclamación de Guaidó como presidente…
•LO MISMO OCURRE con voceros de la derecha empresarial que no vacilan en declarar que hay que cambiar de gobierno como sea, sin importarle para nada la Constitución. Ejemplo, Juan Pablo Olalquiaga --presidente de Fedeindustria-- manifestó en un programa de televisión que no reconocía a Maduro como Presidente. ¿Cómo pretende hacerlo? No lo dijo. Pero tendría que ser mediante un golpe y no por la vía electoral. ¿Es posible hacerlo hoy en el país? Resulta muy cuesta arriba, pero en los adversarios del gobierno se abre paso esta opción como consecuencia de la desesperación, que es el único motor que los mueve como lo comprueba el “carmonazo” de Guaidó…
•CABE DESTACAR que, por contraste con la actitud de la ultraderecha nacional e internacional, hay sectores opositores ganados para adoptar una política responsable, en el marco democrático, producto del diálogo. Son muchas las personas que actúan con racionalidad en estos momentos y repudian el golpe, la aventura tramada con militares sin peso en el seno de la institución. Eduardo Fernández y Claudio Fermín, e, incluso, Capriles, han tenido el coraje de manifestarse con claridad en medio de las expresiones irresponsables de dirigentes opositores empeñados en repetir errores y sometidos a las órdenes provenientes del exterior…
•MIENTRAS QUE los irresponsables, aquellos que se consideran demócratas y disparan contra el Estado de derecho y la Constitución, han caído en la trampa que construyeron en esta nueva fase del proceso político nacional. El caso Guaidó es patético. Su “presidencia paralela” es grotesca --como la del Tribunal Supremo montado en el “exilio”. Puede servir para promover ilusiones y ciertas acciones de calle, es decir, lo de siempre. Políticas circunstanciales que no perduran ni representan el sentir de la mayoría de los ciudadanos. ¿Qué pasará con el personaje? Su impacto será limitado. El destello desaparecerá con el tiempo y sus frustrantes efectos ya se perciben en la actitud de dirigentes hasta ahora próximos a él. Le espera, sin duda, el destino de la cloaca…
•LA SITUACIÓN, caracterizada por una oposición transnacionalizada, sin entidad propia, sin organización, sin estructura sólida; auténtica colcha de retazos, carente de oferta programática y de líderes con ascendiente, debe tener una salida. Y ésta no puede ser otra que el diálogo. Las condiciones están dadas para que funcione. Ya el presidente Nicolás Maduro lo planteó abiertamente con el llamado a los venezolanos en general, sin exclusiones. Asumir el diálogo forma parte de la lógica de la democracia…
•NO ACCEDER a él, despreciarlo, es un error. Es lo que explica, por ejemplo, la quema por una turba, instigada por los promotores de la violencia, de la “Casa de la Memoria y la Juventud Robert Serra”. ¡Fascismo puro! Y una cruda advertencia: en el sentido de que si los sectores que lideraron el golpe Trump-Guaidó llegaran a controlar el poder, desatarían la más cruel represión e instaurarían una feroz dictadura.-
 

]]>
<![CDATA[La decadencia del chavismo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-decadencia-del-chavismo--20190129-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-decadencia-del-chavismo--20190129-0027.html En los acontecimientos del 23E, el gobierno y sus voceros parecieron disminuidos. Menguados. Débiles y confundidos. Los sucesos superaron la acción del gobierno. Han perdido la otrora prepotencia y superioridad. Dieron la impresión de estar rebasados por los hechos y las manifestaciones. La población dio una muestra contundente de superioridad. El gobierno se sintió contra las cuerdas. La hegemonía pasada se disipó. Los desbordó el mayoritario rechazo de la población. Ahora la agenda la impuso la oposición. ¡El gobierno bailó al son que le tocaron los ciudadanos! La pauta la marco el mundo opositor. A partir de ahora las cosas serán distintas. Hasta ahora en el corral solo había un gallo… ahora hay dos. Comenzó la debacle del Chavismo. Rodando a bajo y sin freno. Empezó la decadencia. 

La determinación de los ciudadanos de protestar y condenar la conducta general del gobierno, sorprendió al régimen.  La multitudinaria manifestación de repudio rebasó los cálculos más conservadores. Se unieron todas las clases sociales en un interés común… derrotar a quienes gobiernan.  Sacarlos del poder. Se equivocaron los oficialistas. Ya no hay cansancio ni desaliento. Apatía. Decepción ni desesperanza. Estamos en un proceso de cambio. Que comenzó con los cabildos y continuó con la protesta del 23E. La gente está animada y motivada. Se cansó de lo arbitrario. Despótico. Abusivo. Además de  Ilegitimo. Fraudulento. Pareciera que a este movimiento libertario no lo para nadie. Se montó en el tren del cambio y de allí no lo sacara nadie. Hasta no lograr la transición de un gobierno a otro. Una fuerza repotenciada impulsa la maquinaria humana, que retumba con el grito de victoria, en la vida política, institucional y moral.

El timón de potencia de la multitudinaria asistencia opositora a los cabildos fue, sin lugar a dudas, la grave situación económica por la que atraviesa la familia. La crisis terrible de gobernabilidad mantiene en el desespero a la gente y su paciencia se agotó llegando al extremo de aceptar que pase lo que tiene que pasar pero que sea ya. Hay alto grado de desconfianza e impaciencia. Y mucha gente prefiere hasta que invadan los marines pero que venga el cambio. Para la mayoría el foco está puesto en la transición hacia un nuevo gobierno y hay tanta irracionalidad aquí que nada importa quién sea o quienes sean los nuevos gobernantes. La experiencia de veinte años del chavismo ha sido fatal. Se empobreció la familia. La diáspora la dividió y la dependencia al gobierno eclipsó la libertad

Dos presidentes, uno “usurpador”, el otro “interino”. El reconocimiento internacional al segundo no se hizo esperar. Esto estaba sincronizado. Un plan internacional se ejecutó y ejecuta con precisión. Ahora, la dinámica política será diferente. Cómo evolucionará esto se verá de acuerdo a los hechos. Se necesita ser pitonisa para adivinar que pasará. La incertidumbre recorre al país con su secuela de confusión, madeja y ofuscación. 
En el tablero del juego político varias jugadas en mesa y su ejecución dependerán de la estrategia de uno o del otro. La próxima jugada que se espera es la acción del Ministerio Público exhortado por el TSJ para que actuara con rapidez. Tres piezas serán fundamentales en la presente situación. La FAN, las acciones de los Estados Unidos y la masiva movilización en la calle de los venezolanos. 

Esta es una coyuntura decisiva y las oportunidades las pintan calvas. La responsabilidad del liderazgo opositor se ha agigantado en esta hora aciaga. El chavismo parece derrotado. La presión internacional ha sido bestial. Aunque controla el poder y las masas vinculadas a los programas sociales; hoy reducidos. Clientelismo del más burdo. Como dicen en el argot  beisbolero la hora de los caballos. El desenlace lo veremos en los próximos días. 
 

]]>
<![CDATA[Vientos de ilusión]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vientos-de-ilusion-20190129-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vientos-de-ilusion-20190129-0031.html Hay un cansancio que puede paralizarnos en un primer momento, pero también cohabitan en nosotros ciertos aires de ilusión que nos permiten mirar siempre hacia adelante, en este mundo tan cambiante en ocasiones como desigual. Sea como fuere, todos ansiamos vivir sin miedo, más allá de las fatigas del acontecer diario. Es algo natural, inmerso en cada savia. La cuestión es no dejar a nadie de nuestros análogos en el camino. Quizás tengamos que avivar, desde todos los Estados del mundo, la ayuda humanitaria, y continuar apostando mucho más por el diálogo en la búsqueda de la paz. No hay otra manera de avanzar en la solución de los problemas entre nosotros, que la diplomacia de la mano tendida, que la apuesta decidida en la búsqueda de soluciones innovadoras, como pueden ser los enfoques abiertos y amplios, con la escucha permanente y el deseo sincero de cooperación.

Indudablemente, unos en mayor medida que otros, pero todos estamos llamados a una misión esperanzadora, al encuentro entre culturas, a ocuparnos y preocuparnos por los demás, a sentir como propios los factores de crisis de gobernabilidad que asedian a muchos países, o a luchar por el incumplimiento de los derechos humanos sobre todo en relación con ciertas minorías étnicas; pues hemos de desterrar, de una vez por todas, el racismo, la xenofobia y el discurso del odio. Ha llegado el momento de la acción, de protegernos con valor y amor en todas sus etapas, del anhelo por hallarse y fraternizar, mediante programas que promuevan la igualdad plena y efectiva para todo el orbe. No es de recibo permanecer pasivos ante el aluvión de injusticias, de actuaciones caprichosas, a menudo arbitrarias y verdaderamente repelentes. Urge, por tanto, tomar otros impulsos más equitativos, con menos tensiones y sin represalias, para favorecer cuando menos el entendimiento y la confianza entre humanos.

No olvidemos que hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es nuestro afán y desvelo, por tomar de la mano, la autentica realidad de nuestra existencia. Pensemos que únicamente a través de nuestra entrega podemos hacernos la ilusión, por un momento, de que es posible cambiar actitudes.

Desde luego que sí lo es. Tenemos derecho a entusiasmarnos, a mirar por nuestro porvenir, a pesar del estrés de los mercados financieros, del ajuste de las políticas monetarias, de la volatilidad de los mercados, del aumento de las disputas comerciales, o de las mismas tiranteces geopolíticas. 

El sueño es nuestro, la utopía también, nos sirve para obligarnos a caminar hacia ese solidario horizonte que todos nos merecemos, permitiéndonos compartir la tierra que habitamos.

Ya está bien de privilegios, de que el crecimiento nunca llegue realmente a las personas que más lo necesitan. Precisamente, la meta de acabar con la pobreza en el 2030 se está haciendo más difícil de alcanzar, por esa barrera de desigualdades que cohabitan en el planeta.

Justamente, unos lo acaparan todo, mientras otros no tienen ni para la subsistencia. ¿Dónde están esas políticas sociales? Sólo en las palabras. El crecimiento económico hay que humanizarlo.

]]>
<![CDATA[Por los que no tienen culpa, por Oscar Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-los-que-no-tienen-culpa-por-Oscar-Morales-20190124-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-los-que-no-tienen-culpa-por-Oscar-Morales-20190124-0021.html Basta teclear la palabra “Venezuela” en cualquier buscador de internet para recibir un aluvión de noticias trágicas. 

Y entre tantas crónicas dramáticas, quisiera detenerme en las advertencias que realizan distintas instituciones sobre la situación de la infancia en el país. 

Diversos estudios revelan la importancia que tienen los primeros años de vida, pues, en esta etapa se encuentra el desarrollo físico, cognitivo y emocional, por lo cual se supone que una nutrición infantil incompleta generará un crecimiento integral deficiente, enfermedades crónicas, dificultad para la inserción social y daños irreversibles. Es decir, si los infantes no gozan de un buen estado formativo inicial, luego las implicaciones negativas serán definitivas.

Con todas las estadísticas nutricionales desfavorables, tenemos una cifra cercana a 300.000 niños que podrían morir por la pésima nutrición o por las condiciones limitadas. Por esta y otras causas, en los últimos años ha aumentado las enfermedades infecciosas, diarrea y meningitis. Y el índice de desnutrición infantil sigue creciendo sin pausa.

Si continuamos esta senda, los niños sobrevivientes de esta precaria alimentación tendrán consecuencias para toda la vida, difícilmente podrán desplegar sus potenciales y presentarán muchas desventajas para desarrollarse a plenitud. Este debe ser uno de los desafíos a revertir más apremiantes, porque las consecuencias son desastrosas ahora y en el largo plazo. 

Si hay un sector de la población que no tiene la culpa de toda la catástrofe nacional y que no entiende nada sobre la maldad y la crueldad: estos serían los niños. No los olvidemos. Ellos no pueden marchar, pero  necesitan atención prioritaria por su indefensión. Ellos no votan, pero el imperativo moral debe prevalecer dada su vulnerabilidad. Ellos no conocen de leyes o derechos, pero sí sueñan con ser bomberos, cantantes o médicos. 

Si algo de bondad queda en el Ejecutivo, no desconozcan el llanto sin consuelo de los niños. Si algo de sensibilidad hay en ustedes, no le destruyan su futuro. No sean egoístas. Ellos son inocentes.

]]>
<![CDATA[El reto de enfrentar la crisis, por Hugo Hernández Raffalli]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-reto-de-enfrentar-la-crisis-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20190124-0020.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-reto-de-enfrentar-la-crisis-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20190124-0020.html La circunstancia por la que atraviesa la economía mundial pone de manifiesto una inestabilidad global. Países de Europa se debaten entre la salida  o no de Inglaterra de la Comunidad Europea. La discusión del Brexit y las consecuencias económicas, financieras y políticas. El aislamiento del Reino Unido y el debilitamiento de los países de la Comunidad Europea. Las implicaciones de una recesión en los Estados Unidos.

La guerra comercial entre China y  EE UU y la posible devaluación del Yuan, moneda de China, son elementos que presagian una disminución, sensible, de la economía mundial y una disminución del crecimiento económico.

Frente a esta realidad inminente, pasemos a describir la realidad venezolana.  Venezuela sufre de una hiperinflación, en los últimos años  nunca antes vivida. Hay elementos externos e internos que han contribuido a generar la inestabilidad económica en todo los ámbitos, tanto público como privado. Hay una pérdida real del PIB acumulado del 30%, en los últimos tres años. 

Los factores externos, han sido las sanciones económicas, comerciales y financieras, impuestas por los Estados Unidos y la Comunidad Europea en contra de Venezuela . Bloqueo de cuentas y recursos financieros impidiéndole accesar a  los recursos.. Las importaciones de alimentos, medicinas y materias primas están bloqueadas para Venezuela.

Internamente, tenemos una disminución de la producción petrolera de más de 1.500.000 de barriles diarios. A Venezuela le han dejado de entrar recursos  cerca de $ 28.000 mil millones  anuales. La factura petrolera actual se reduce a menos de 300.000 barriles diarios. El resto de la producción será comprometida para respaldar los préstamos de China y Rusia, así como el mercado interno. 

En síntesis, los ingresos reales por concepto de ventas anuales podría estar cerca de los $ 8.000 millones de dólares anuales. Es una suma muy baja para mantener el tamaño del Estado y las importaciones de alimentos, medicinas y materias primas.
Solo se depende de las exportaciones de hidrocarburos para generar las divisas necesarias.

Hemos insistido, lo hacemos de nuevo: Es necesario revisar y dinamizar las oportunidades existentes en la recuperación de la producción de petróleo, a partir de tomar las decisiones sobre la marcha. ¡No hay tiempo que perder! El Presidente Maduro tiene que exigir la toma de decisiones y la puesta en marcha del Plan Estratégico. ¿Qué pasa con las empresas extranjeras que no han cumplido en las empresas Mixtas? ¿Qué ha pasado con las empresas privadas venezolanas y extranjeras en las modalidades de contratación? ¿Qué pasa con el liderazgo y reorganización de Pdvsa? En fin, no nos cansaremos de exigir, en nombre del pueblo y como venezolano, saber y conocer y explicar cómo se hará la recuperación del 1.500.000 de barriles dejados de producir en los últimos años. Cómo se cae la producción en 650.000 en el último año y NO PASA NADA. Es increíble. Eso solo pasa en Venezuela 

Con esta situación económica, financiera y política mundial ensombrecida, por las razones antes mencionadas, Venezuela, más que nunca, debe lograr, realmente, estabilizar y aumentar la producción de hidrocarburos. De lo contrario todo el pueblo venezolano sufrirá los rigores de las crisis externas e internas.
 Seguiremos siendo un país intensamente rico pero con un pueblo pobre y disminuido.
 

]]>
<![CDATA[23E, precios y democracia directa, por Julio Escalona]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/23E-precios-y-democracia-directa-por-Julio-Escalona-20190124-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/23E-precios-y-democracia-directa-por-Julio-Escalona-20190124-0019.html Reiteradamente he sostenido que 1958 es un año de democracia directa y no de puntofijismo. El pueblo de caracas evitó en el mes de mayo la visita de Nixon al Panteón Nacional y en julio, derrotó el golpe de Estado de Castro León. Es decir, el poder de la calle garantizó la democracia y defendió la memoria antiimperialista del Libertador Simón Bolívar.

La guerra de precios es el arma que está aplastando al pueblo de Venezuela, empobreciéndolo, plenándolo de angustia, incertidumbre, incluso, desmoralizándolo. El presidente Maduro no ha podido resolver esta situación. ¿Por un problema de relación de fuerzas en el seno del gobierno? ¿Porque algunos economistas sostienen que los precios se van equilibrando solos y mientras tanto se van tomando medidas compensatorias? No lo sé. Lo que creo saber, conociendo la experiencia de 1958, es que sólo el pueblo puede modificar la relación de fuerzas y derrotar la burocracia ineficiente y corrupta, que el presidente Maduro ha denunciado.

Hay que llenar el país de asambleas de ciudadanas y ciudadanos, cuyas decisiones, según el Art. 70 constitucional, tienen carácter vinculante, para tomar medidas contra los empresarios que actúan atracando al pueblo. Dichas asambleas deben dirigirse a la Asamblea Nacional Constituyente exigiéndole que tome medidas. El pueblo no puede mantenerse de brazos cruzados o quejándose. Hay que actuar.

Una de las políticas imperiales es la destrucción de las relaciones e imaginarios solidarios, estimulando el egoísmo, el individualismo, el miedo a los diferentes, los que tienen otro color de piel, otra religión y particularmente a los migrantes, cuestión notable en Europa y EE UU. Han comprendido que en Venezuela, sino destruyen los tejidos sociales solidarios que fue construyendo el Presidente Chávez, no pueden derrotar al movimiento bolivariano.

La combinación del estímulo al egoísmo, el individualismo y el miedo ha sustentado el fortalecimiento de una reacción conservadora que viene siendo, a mi juicio, uno de los aspectos claves en el renacimiento del fascismo a través del mundo. En Venezuela, como ya lo señalé, mediante la guerra mediática y psicológica y muy particularmente la guerra de precios, han ido sembrando desconfianza, rabia, incluso, sentimientos de desmoralización.

]]>
<![CDATA[Los ases de la baraja, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-ases-de-la-baraja-por-Luis-Britto-Garcia-20190124-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-ases-de-la-baraja-por-Luis-Britto-Garcia-20190124-0018.html Un apretado conjunto de símbolos define la forma en que entendemos el mundo. Zodíaco, tarot, baraja española no determinan cómo  funciona el universo, sino la manera en que percibimos la realidad. En su perspicaz libro  Figures mythiques et visages de l’œuvre. De la mythocritique à la mythanalyse, (Paris, Berg International, 1979),  Gilbert Durand organiza el enjambre de los símbolos en torno a los cuatro elementos y su correspondencia con los  emblemas de la baraja española. Veamos qué nos dicen sobre nuestro país y sobre la mano que podemos jugar con ellos.

As de oros. Oro, luz solar, fuego, brillo,  riqueza, fuerzas materiales, centro, rueda, movimiento, eterno retorno, piedra filosofal que purifica el alma,  metal incorruptible que lo corrompe todo. A pesar de  sus desesperados esfuerzos, no ha podido despojarnos el adversario del oro negro ni del dorado. 

Todas sus agresiones siguen teniendo por objetivo arrebatárnoslos. Repitamos lo obvio: disponemos de la quinta parte de las reservas de hidrocarburos que hacen funcionar el mundo; de la segunda  reserva de oro del planeta. Incluso con la producción disminuida a millón y medio de barriles diarios, ello nos asegura un ingreso de 47.000 millones de dólares anuales, suficientes para repotenciar Pdvsa, pagar los vencimientos de la deuda externa  y estabilizar la economía. Crimen sin nombre sería entregar la gallina de los huevos de oro para conjurar un supuesto default, cambiarla por un plato de lentejas para refinanciar deudas que jamás debieron contraerse, subastarla por el mendrugo de un miserable soborno.

As de bastos. El basto es tierra, retoño, arma del invencible Hércules, cetro de los primeros reyes, falo, bastón de mando,  poder generativo de la naturaleza,  de la agricultura, de la cría. Una campaña de calumnias nos difama como país incapaz de producir lo que consumimos. Hasta hace unos cuatro años, según las últimas cifras disponibles de las Hojas de Alimentación, producíamos el 88% de nuestros alimentos. 

Por eso, en medio de la escasez programada, nunca faltaron las verduras que no podían ser acaparadas. Un oligopolio de una docena de empresas distribuidoras intenta aniquilar la rama floreciente de nuestro agro. Mejor podarlas, que permitir que la fecunda selva acabe en desierto.

As de copas. Copa, caliz, matriz, sangre, agua,  cofre, vida, corazón.  La copa sólo recibe para dar. Es la femineidad protectora, la promesa de satisfacción de las necesidades primordiales. La copa redistribuye para todos lo que antes era de pocos o de nadie. Sólo es nociva cuando conduce a la embriaguez y el derroche que se dispersa en el  vómito.  La dispensadora de la abundancia nos elevó del Nivel de Desarrollo Humano Bajo al Nivel de Desarrollo Humano Alto, nos convirtió en el país con menor Índice de Desigualdad de la América Latina capitalista. Si no entregamos el oro, tendremos siempre la copa para beber nuestro sudor multiplicado en vida.

As de espadas. Espada, símbolo de la cruz, del discernimiento entre el bien y el mal, de la justicia, del poder.  Ni el oro deslumbrante, ni la generosa naturaleza, ni la convidante copa son nada sin la espada que las defienda. La autoridad del Estado evita que la riqueza devenga botín de los predadores. Con todos sus defectos, debilidades y omisiones, Venezuela ha templado una espada de doble filo que durante dos décadas ha resistido las más abruptas pruebas sin quebrarse: la organización política mayoritaria, y las Fuerzas Armadas. 

 Los  enemigos externos  vacilan ante un cuerpo del ejército de 315.000 efectivos y una  reserva de unos 438.000, ante una coalición política que ganó 23 de 25 consultas electorales.  Esos poderes, que han contenido la amenaza externa, deben conjurar la interna. Cortar la infiltración paramilitar que  crea una parasociedad, una paraeconomía, una parapolítica. Cauterizar fronteras que son más bien heridas. Controlar con el filo de la justicia la corrupción y la docena de empresas que programan la muerte por  hambre de treinta millones de venezolanos.

Nunca tuvo país alguno tan espléndida mano para la partida de la victoria. De nosotros depende no entregar ni malversas esas cartas triunfadoras. Necesario es vencer: también es posible.
 

]]>
<![CDATA[Preferible la soledad, por Domingo Alberto Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Preferible-la-soledad-por-Domingo-Alberto-Rangel-20190124-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Preferible-la-soledad-por-Domingo-Alberto-Rangel-20190124-0028.html El Carnaval aún no llega pero las máscaras hace rato se hicieron presentes.


Mientras los políticos disfrazan su desnudez con maquillaje leguleyo, el pueblo sufre las consecuencias de la mayor hiperinflación de nuestra historia, fenómeno que destruye la poca riqueza que nos queda y el alma, lo más triste.

En vez de exponer, unidos de verdad, un plan sensato, consensuado mejor, destinado a frenar y revertir el empobrecimiento actual… los dirigentes de la Asamblea Nacional hablan de “rutas”, “caminos” y “estrategias”… todas chimbas.

Al ciudadano Presidente lo declaran hace poco “ausente” en esos planes, rutas y cartas bajo la manga… pero eso fue en diciembre.

Es decir que quien despidió el año rodeado del Alto Mando… era un clon… no Nicolás Maduro y la sede de Miraflores está “vacante”.

Pero como digo, eso fue en diciembre porque en está víspera de Carnaval, los enmascarados y apalancados por capitales de corruptos huidos al exterior… cambian la seña y pasan a señalar a Nicolás Maduro como “usurpador”.

¿Y no era que no aparecía, se había ido, que el de tantas y excesivas cadenas era un impostor?

Nada amigos, hay momentos en la vida en los que uno tiene que optar por la soledad siempre preferible al ridículo y al engaño. Como cuando ante la pareja infiel no queda otro remedio que el divorcio.

Este 23 de enero la autodenominada “oposición”… propone un mitin donde desfogarse  los diputados… como viene sucediendo desde que el pueblo venezolano carece de una oposición seria.

Digamos una oposición que proponga cosas útiles para la gente más que sacar al Presidente recién juramentado para otro período… digamos la manera de ir desmontando el estado metiche, inepto por su contextura y lleno de ladrones que sin tener porqué preocuparse de jueces, Fiscales, cárceles y policías… hacen de las suyas.

Habrá entonces dos grupos en las calles de Caracas: uno, el oficialista, caminando los empleados públicos y otros beneficiarios de pequeñas granjerías en el centro y otro en el Este voceando embustes.

Y como siempre la mayoría, entre ella los libertarios pro capitalistas, que nos quedaremos en casa porque es mejor solo que mal acompañado… o haciendo el papel del imbécil.
 

]]>
<![CDATA[La nueva era latinoamericana, por José Lombardi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-nueva-era-latinoamericana-por-Jose-Lombardi-20190124-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-nueva-era-latinoamericana-por-Jose-Lombardi-20190124-0027.html De acuerdo con el esquema estratégico usado por el expresidente norteamericano Henry Kissinger sobre las relaciones de Estados Unidos con Latinoamérica, cuando en el año 1973 oficializó a Brasil como el modelo norteamericano para el desarrollo de America Latina, Brasil se convertía en ese momento en el puente entre los países latinoamericanos y Estados Unidos.

La ola socialista/comunista latinoamericana iniciada con Venezuela y el proyecto “Castrochavista” a partir del 2002, desconfiguró el mapa geopolítico internacional, permitiendo que, en el periodo comprendido del 2002 hasta nuestros días, recurrentes potencias enemigas de los Estados Unidos penetrasen las naciones latinoamericanas, golpeando de esta manera la hegemonía histórica que venían desempeñando en la región, lo que ellos llamaron la doctrina Monroe.

En el afán de recuperar los espacios perdidos, los Estados Unidos junto a sus aliados internacionales han venido aplicando una política de presión internacional a través de sanciones de toda índole, logrando paulatinamente neutralizar el proyecto “Castrochavista”, de tal manera de terminar de configurar junto a actores internos un escenario que le permita recuperar el control influyente que históricamente ha tenido en la región.

El ascenso del ultraderechista Jair Bolsonaro es quizás la pieza que le faltaba a los Estados Unidos para lograr su objetivo, recientemente el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, quien fue recibido con grandes homenajes en Brasil, declaró que el triunfo de Bolsonaro representaba el inicio de la nueva era entre Brasil e Israel, definiéndola como la “gran potencia” de Latinoamérica, por cierto, el mismo término usado en su oportunidad por el expresidente Kissinger.

No es casual que las ultimas reuniones mas importantes sobre la situación venezolana se estén desarrollando en Brasilia, el joven presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, quien ha despertado nuevamente la esperanza de cambio en el pueblo venezolano, declaró al salir de una reunión en Brasilia que la transición en Venezuela debía ser similar al proceso chileno en los tiempos de la dictadura de Pinochet, es decir, a través de un acuerdo con factores del Gobierno de Maduro, principalmente el militar, no es casual que en septiembre de 2018 hubiese ocurrido un encuentro entre los ministros de la defensa de Brasil y Venezuela, quizás empezando a configurar lo que el primer ministro israelí llamó “la nueva era”

Parte del problema opositor ha sido la confrontación de las dos líneas estratégicas de acción, por un lado la línea dura quien apuesta por una salida y cambio abrupto y por la otra la blanda que apuesta por una salida negociada junto al Gobierno. He mantenido que ambas son importantes y se complementan, la presencia de Guaidó como presidente en la Asamblea Nacional junto al primer vicepresidente Edgard Zambrano pudiesen ser las dos caras de la moneda que logren unificar nuevamente las dos corrientes dentro de la oposición, la aprobación de la ley de amnistía junto a las movilizaciones de calle denominadas “cabildos abiertos” son un mensaje claro que ambas corrientes están cohabitando.

Pareciera que las condiciones de un cambio político en Venezuela están desarrollándose favorablemente, los próximos acontecimientos serán claves para que esto ocurra con éxito. Apostamos e insistimos en un cambio pacífico, en donde prevalezca la vida e integridad de los venezolanos, especialmente los que más sufren.

]]>
<![CDATA[La estrategia de doble poder, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-estrategia-de-doble-poder-por-Leopoldo-Puchi-20190124-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-estrategia-de-doble-poder-por-Leopoldo-Puchi-20190124-0026.html En medio de una arrolladora tormenta económica signada por la hiperinflación, se ha continuado librando la lucha por el poder en este mes de inicio de 2019. La caída de la producción petrolera, por una gestión ineficiente y por la corrupción en Pdvsa, no ha sido detenida y las políticas macroeconómicas que pudieran crear las condiciones para la reactivación de la industria y la agricultura no terminan de concretarse. 

Tanto el lado gubernamental como la oposición han definido las estrategias que desde los primeros días de enero se han puesto en ejecución. En el campo opositor se considera que el desmejoramiento acelerado de la situación económica crea las condiciones de un colapso inevitable que daría lugar a un cambio inevitable de gobierno.

Al mismo tiempo, se implementa la estrategia conocida como de doble poder o de poder dual, que consiste en crear una institucionalidad paralela a la oficial, dando lugar a dos poderes que se consideran con potestades y atributos semejantes y  compiten por la legitimidad. En este contexto, se genera un clima de inestabilidad que pudiera ser aprovechado por el poder emergente para asumir el control completo del Estado.

En el caso venezolano, dadas las dificultades para generar un auténtico poder paralelo con capacidades reales de ejecución, se busca suscitar una percepción y crear la imagen de poderes paralelos. 

Los términos en que fue elaborada la declaración del Grupo de Lima apuntan en esa dirección. Con el mismo propósito se redactaron varias piezas legislativas que luego fueron aprobadas por la Asamblea Nacional. El objetivo es reafirmar una imagen, la de doble institucionalidad, aunque no entren en vigor las leyes. También los reconocimientos que se han hecho desde el exterior se realizan para apuntalar esa sensación.
   

Presión a los militares
Otro elemento constitutivo de una estrategia de doble poder, es la actuación de un factor de fuerza, que decida. Con este objetivo se han desplegado diversas líneas de trabajo dirigidas a promover y organizar una sublevación militar que deponga por medio de las armas a Nicolás Maduro. Con este propósito se hacen llamados públicos a un pronunciamiento militar. Y, por considerase un aspecto clave de la estrategia, mandatarios de algunos países también se han expresado a favor de un golpe castrense.

Por su parte, el gobierno se ha limitado a adelantar pocas acciones de contraestrategia, pero no ha desplegado políticas de largo aliento, que tendrían que atender el problema de fondo por el que atraviesa el país, el económico, por medio de la creación de las condiciones macroeconómicas que permitan el incremento de la producción nacional. Es allí, en los problemas económicos, donde pudiera encontrar asidero la estrategia de doble poder.
 

]]>
<![CDATA[Frenar la locura, por Elías Jaua Milano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Frenar-la-locura-por-Elias-Jaua-Milano-20190124-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Frenar-la-locura-por-Elias-Jaua-Milano-20190124-0023.html El llamado Grupo de Lima desconoce nuestra soberanía sobre la fachada atlántica y buena parte de la oposición aplaude; el Gobernador del estado Zulia dice que si se instala un "gobierno de transición" él declara a ese Estado independiente. ¡Graves locuras!

A quien funge como Presidente de la Asamblea Nacional lo llaman Presidente encargado de Venezuela y él se deja llamar así; un grupo de funcionarios de los servicios de inteligencia, de manera unilateral e ilegal, capturan a este diputado en medio de una autopista. ¡Peligrosas locuras! Necesario es reconocer, la oportuna y contundentemente democrática respuesta del gobierno del Presidente Maduro.

Ocurre un lamentable y repudiable atentado en Colombia, con saldo de muertos y heridos, y el irresponsable diputado Julio Borges, sin ningún tipo de pruebas, involucra al gobierno de Venezuela poniendo en riesgo nuestra seguridad nacional. ¡Crimen de lesa Patria!

El 23 de enero de 2019 se anuncia como el día, otra vez, de la "batalla final"; mientras el pueblo libra su batalla de todos los días por el transporte, la electricidad, los alimentos, las medicinas e intenta curar las heridas que ha dejado esta ya larga confrontación creando, inventando, produciendo con las uñas y luchando con pasión. ¡La locura creativa de nuestra gente que provocara nuevas situaciones, mejores situaciones!

Por respeto a ese pueblo, con el cual lucho y al que cada día estoy más conectado en su vida cotidiana, escribo este artículo. El Comandante Chávez siempre nos decía que lo más que teníamos que cuidar los revolucionarios y revolucionarias era no reducir nuestra lucha a dos élites políticas disputándose el "coroto". El insistía en que una Revolución era verdadera si el pueblo era el sujeto protagónico de la batalla por la transformación social y si éste se sentía reivindicado en el saldo de ese batallar: Vivir con igualdad, con justicia, con dignidad, con derechos, con derecho a vivir bien, con poder real de decidir su destino.

Nuestro pueblo aspira hoy a preservar a Venezuela independiente, soberana; defender lo bueno logrado en la Revolución Bolivariana y recuperar la estabilidad política, económica y social, recuperar una vida cotidiana humanamente gratificante. Esto requiere de su esfuerzo y lucha, pero sobre todo de la madurez de sus dirigentes. Hay que parar la locura destructiva.

Parar la locura supone detener el peligroso jueguito que plantea que en Venezuela hay dos Presidentes. El Presidente de la República electo, juramentado y en ejercicio constitucional es Nicolás Maduro Moros. A partir de ese reconocimiento, político y jurídico, es necesario avanzar en acuerdos que permitan el funcionamiento armónico de todos los Poderes Públicos en función del interés general.

Detener la locura significa dejar de poner en una subasta la soberanía territorial y económica de nuestra Patria a cambio del Poder Político. Venezuela y su integridad territorial y económica está por encima de los intereses grupales, por legítimos que estos fuesen.

Frenar la locura implica atender de manera prioritaria las necesidades del pueblo, que clama en las calles para que se contenga la escalada de precios de los bienes esenciales; por un mejor funcionamiento de los servicios públicos y por el desmantelamiento, en todos los niveles, de las mafias de cualquier calaña que lo humillan y lo expolian. Devolver a la familia venezolana la tranquilidad que merece, requiere de un acuerdo nacional para desmontar la agresión extranjera y ejecutar las profundas rectificaciones políticas y económicas a la cual estamos obligados todos los actores.

¡Vuelvan caras!, el pueblo lo demanda, el pueblo lo necesita. Volvamos todos y todas al espacio democrático, institucional, a las reglas básicas de la economía, a la conciencia patriótica que requiere este complejo momento que atravesamos como Nación.

En las manos de esta generación no se puede perder la República. Los y las chavistas, los y las socialistas y más allá, todas las patriotas venezolanas y todos los patriotas venezolanos estamos obligados a construir las condiciones para que Venezuela, de cara a la década por venir de este siglo XXI, emerja Independiente, soberana, libre, próspera, empinada hacia su grandeza. Dios mediante, nuestra conciencia mediante así será. ¡Seguimos en las calles, luchando junto al pueblo!

]]>
<![CDATA[Un fantasma recorre la sala del hemiciclo, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-fantasma-recorre-la-sala-del-hemiciclo-por-Rafael-Ramirez-20190119-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-fantasma-recorre-la-sala-del-hemiciclo-por-Rafael-Ramirez-20190119-0031.html Un fantasma recorre la sala del hemiciclo... 

...llenando de frío y miedo a las fuerzas que han hecho una extraña alianza para traicionarlo y acosarlo: el fantasma de Chávez.

El discurso de Maduro en la instalación de su autoproclamado nuevo período presidencial, el pasado 10 de enero, estuvo lleno de incoherencia y mentiras, omisiones, promesas y frases altisonantes en busca de una autoridad que no tiene, pero además, dejó entrever una profunda contradicción: no puede justificar su traición al legado del Presidente Chávez; y, más grave aún, la violación abierta y descarada a nuestra Constitución y las leyes.

Esta contradicción, se deja entrever en la ausencia del equilibrio y la calma que debería caracterizar a un jefe de Estado o, al menos, de alguien que este obrado de buena manera, actúa con el desespero de Iscariote. De cualquier manera, no deja de sorprender y preocupar la absurda obsesión y odio contra lo que él llama “rojo rojito”, contra mi persona como representantes del Chavismo Chavista.

No desperdició ni un momento de su letanía en cadena nacional, con eructo incluído, para verter todo tipo de ofensas y amenazas en mi contra, en lo que ya ha sido su actitud reiterada en cualquier intervención pública que lo enfrente a la realidad de su fracaso: así lo hizo en su último mensaje al país, hace exactamente un año; en el anuncio de su paquetazo del 17 de agosto pasado; en el estéril Congreso del PSUV, en el entierro de Alí Rodríguez y ahora, en esta oportunidad.

Es una conducta peligrosa, tomando en cuenta que proviene de una persona que ha demostrado no tener ningún tipo de escrúpulos a la hora de abusar del poder que le confiere su condición de presidente, y creador de una estructura propia que maneja a su antojo el Poder Judicial y Policial del Estado.

Por ello, es que no puedo volver al país: soy un perseguido político de Maduro, el cual me invita a que “me entregue” (lo cual evidencia que ellos ya me condenaron), para que él pueda descargar sobre mí todo su odio y frustración, como ha hecho con Nelson Martinez, Eulogio Delpino, Rodríguez Torres, Baduel y tantos cientos de detenidos y secuestrados de su gobierno.

Yo seguiré denunciando y alertando al país, reorganizando a la opción del Chavismo Chavista, dirigiéndome al pueblo y a las Fuerzas Armadas Bolivarianas, que todavía están a tiempo de ponerse del lado de la Constitución y del País.

De su “mensaje al país” lo único que queda claro para todos, es que con Maduro no hay futuro. Su gobierno es inviable. Sus promesas carecen de credibilidad, son las mismas de siempre, reiteradas una y otra vez. Pero ahora las hace en tono desesperado, con el agua al cuello, ante un país destrozado.

¿Cómo va a prometer que subirá la producción de petróleo a 5 millones de barriles día al 2025, si por el contrario, durante su nefasta gestión en PDVSA, en sólo 4 años, la producción de petróleo ha caído dos millones de barriles día, a tan sólo 1,1 millones de barriles día?

A pesar de sus excusas y mentiras: que si la “corrupción”, que si la “conspiración”, que si la PDVSA “roja rojita”, etc, todo el país y los trabajadores, sabemos que han sido sus nefastas decisiones, la incapacidad de sus equipos, la persecución interna, lo que ha colapsado a la empresa.

Ahora, entrega el petróleo y el gas de manera ilegal. Maduro sabe que está violando la Constitución en sus artículos 303 y 302, además de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Tanto lo sabe que el TSJ emitió la sentencia 156, el 28 de marzo de 2017, para que los contratos petroleros pasen directamente de manos de PDVSA al TSJ para aprobarlos, violando todos los mecanismos establecidos en la Ley Orgánica de Hidrocarburos para dar el visto bueno a esos contratos que son de interés público.

Tan consciente está Maduro de la violación de la Constitución y la Ley, que el 12 de abril de 2018 emitió el decreto 3.368, donde autoriza a Quevedo a que tome “todas las medidas que considere necesarias” y apruebe los contratos de acuerdo con la “práctica” de las empresas, de la forma que sea, para “aumentar la producción petrolera”.

Así, se ha concretado la entrega de los mejores campos, otrora operados por PDVSA, a las 14 “empresas” constituidas por su entorno, para este fin. Han entregado el gas a las empresas europeas y rusas, mientras instruye a sus funcionarios que le exijan al pueblo que cocinen a leña. Ha entregado las mejores áreas de PDVSA en la Faja Petrolífera del Orinoco a las empresas rusas y chinas. En cada viaje que hace Maduro, va entregando más áreas a la compañías internacionales.

Y ahora, entrega los Campos Rosa Mediano y Tía Juana a “EREPLA”, empresa constituida en un paraíso fiscal, Delaware, EEUU, el pasado mes de noviembre, junto a capital nigeriano, para, en violación flagrante a lo establecido en nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos y nuestra Constitución, se suscriban contratos “autorizados” por organismos extranjeros, en vez de venezolanos.

El acuerdo coloca en manos de la recién creada empresa, no sólo la operación de nuestros campos y la comercialización del petróleo, actividades reservadas por la ley a PDVSA, sino, a manejar el ingreso petrolero en “bancos autorizados por agencias internacionales”, actividades estas que, nuevamente de acuerdo con nuestra ley, son de exclusiva competencia de PDVSA y el BCV.

Deben saber estos privados que todos esos contratos son nulos de origen, por lo que no tienen ningún efecto legal, ni hacia atrás ni hacia adelante. Es decir, cuando se restablezca la Constitución y el Estado de Derecho, todos esas áreas, operaciones y recursos, serán recuperadas por el Estado venezolano, por supuesto, siempre que tengamos un gobierno patriota.

Ahora, Maduro dice con aspaviento, que “!se pondrá al frente de la conducción de PDVSA!”, como si desde 2014 no hubiese tenido el control de las decisiones, dirección y operación de la empresa hasta conducirla al colapso, además lo advierte, como si su presencia fuese garantía de que algo se podría enmendar. ¡Por favor!

Los únicos que no quieren ver este desastre son los que, pudiendo hacer algo en defensa de nuestros recursos, aplauden y convalidan este daño a la soberanía del país y al patrimonio de todos los venezolanos.

El madurismo actúa como lo hizo Juan Vicente Gómez: favorece con los contratos y la entrega del petróleo, a trasnacionales, amigos y relacionados; mientras por otro lado, mantiene agarrado por el cuello al pueblo y a los trabajadores, sumergiéndolos en el atraso, haciendo lo que le da la gana en su “hacienda”.

Maduro anuncia de nuevo otro “sacudón”, igual al de agosto de 2014, diseñado para asaltar y tomar control de PDVSA. Si en aquel momento Maduro “sacudió” al chavismo del sector petrolero, desmantelando lo que fue nuestra nave insignia de la economía y soberanía, PDVSA; ahora “sacude” la presencia del Estado en el resto de la economía no petrolera, pero además ha dicho, que lo “hará de la mano del sector privado”, pero claro, se refiere a las empresas de sus relacionados y a esas empresas transnacionales.

Es decir, Maduro anuncia sin ningún rubor, que va a privatizar las empresas del Estado, patrimonio de todo el país, que, según él, son “antros de corrupción e ineficiencia”; y por ello, lo entregará a capitales privados extranjeros que, por deducción simple, son entonces limpios, transparentes y eficientes.

...se siente el paso de una poderosa presencia, que observa y hiela el corazón de los presentes y convierte la risotada en una mueca, del que sabe que hunden la puñalada a la patria y mira hacia otro lado…

Lo increíble, es que Maduro obvia decir que él y su grupo de poder controlan a todas las empresas del Estado, donde ha colocado a sus incondicionales, no importa lo incapaz que sean, al frente de todas las empresas e instituciones del mismo, desde familiares en todos los grados de afinidad y consanguinidad, hasta sus amigos, testaferros, operadores políticos, socios, oportunistas y toda la gama de lo que el pueblo reconoce como maduristas.

En su “anuncio”, impensable hace apenas unos pocos años, levanta la voz para decir que “Estoy obstinado de las mafias que roban, se visten de rojo rojito (y dale con la obsesión) para robar, estoy obstinado de su indolencia”. Lo dice un personaje, que resume en sí mismo, la indolencia de su gobierno, que ha convertido al Estado venezolano, sus instituciones y empresas en su “pateadero”, su propio negocio, donde los suyos hacen y deshacen todo tipo de negocios, triquiñuelas, corruptelas y las cosas más inmorales de nuestra historia Republicana.

Pero hablemos un poco de los demonios del capitalismo más rapaz, depredador y atrasado desatados por el gobierno:

Maduro vuelve a “aumentar” el salario mínimo, lo ha hecho 26 veces en su gobierno, pero hoy día, el salario mínimo del país es de tan sólo 6 dólares mensuales (al paralelo) y 19 dólares mensuales (al paralelo Dicom). Como quiera que se vea, estamos por debajo de 1,9 dólares diarios que establecen las Naciones Unidas, como el umbral de la pobreza extrema en el mundo.

El sueldo mínimo del país, es el más bajo continente, incluso más bajo que en Cuba (país bloqueado) y Haití, país azotado por terribles calamidades.

La devaluación de nuestra moneda, incluso quitándole los cinco ceros y partiendo de la farsa del “petro”, ha sido del 300% desde el anuncio de su paquetazo.

Ahora no existen bolívares en el mercado, todo se transa en dólares y el gobierno lo permite, por la sencilla razón que, con esta devaluación inducida y permitida por el propio gobierno, han evaporado virtualmente los ahorros, prestaciones sociales, deudas, pensiones, fideicomisos, seguros, salarios y beneficios que el Estado tiene con los trabajadores del sector público, pero además, le ha hecho el favor al sector privado, de desaparecer el valor real de sus compromisos con los trabajadores.

El gran perdedor de todo este paquetazo ha sido el asalariado, el trabajador, el pueblo humilde al que Maduro dice proteger.

La inflación “inducida”, si, por el propio gobierno, ha alcanzado una cifra tan absurda que no tiene antecedentes en la historia de la economía mundial: 1.700.000 % y una proyección de 27.000.000 % para el próximo año, lo que significa que estamos en la ley de la selva. Aquí no hay gobierno que proteja al ciudadano, ni a la economía.

Maduro sigue imprimiendo dinero inorgánico, sin respaldo, en su afán inútil de dar más “bonos” de monopolio, en el “guanteo de sombras” que hace contra eI mismo. Todos sabíamos que su promesa de acabar con esta práctica nefasta era mentira.

La burda manipulación del coeficiente de Gini, atreviéndose a decir que somos el país “más igualitario del mundo”, es una falta de respeto a nuestra inteligencia y al sentido común.

Lo que muestran las cifras y trabajos, como la encuesta ENCOVI, que se vienen desarrollando en nuestras universidades nacionales al respecto, indica que el coeficiente de Gini en 2017 fue de 0.68 , lo que indica no sólo que durante este período de gobierno, nuestro país se ha convertido en el más injusto y desigual del continente, sino que la realidad es que Maduro ha arrastrado a la inmensa mayoría a la pobreza, con un 92% de la población con un ingreso por debajo de la línea de pobreza extrema. Hoy nuestra sociedad es mucho más desigual e injusta que nunca antes en nuestra historia.

Al parecer, Maduro no se ha percatado de que lleva seis años al frente del gobierno y que es el responsable de este desastre, el peor presidente de nuestra historia. Pero, al gobernar en nombre de Chávez y del socialismo, también lo convierte en responsable de haber provocado un profundo daño político a la Revolución Bolivariana.

El madurismo en su euforia y desconexión con el pueblo, con la realidad, no se ha percatado en su indolencia, que, como escribía ese gigante de las letras, Jorge Luis Borges: su “jefe” hace tiempo que es “un muerto que camina”. Al madurismo se le acabó el tiempo y el pueblo venezolano está harto de ellos y su desastre de gobierno.

Tal es el rechazo y frustración que genera Maduro en el país, que ahora corremos el riesgo de que suceda cualquier cosa, lo que sea, con tal que Maduro salga del poder. Todo puede pasar, cualquier aventura de la derecha, golpe de estado, una explosión social, un evento cruento, invasión extranjera, fascismo, violencia, guerra.

Es ahora, en esta situación dura, difícil, donde los patriotas, chavistas y todo el pueblo, tenemos que unir nuestra voz al clamor generalizado para que Maduro salga del poder, que se haga a un lado, que se restablezca la Constitución Bolivariana.

No somos ingenuos, no lo va a hacer de manera voluntaria, por eso, hay que llamar a una gran movilización popular, para que esto suceda.

Pero tampoco seamos ingenuos en el otro sentido, no le vamos a hacer el juego a la aventura de la extrema derecha, a los que claman y están preparando las condiciones para una agresión o intervención extranjera o un restablecimiento de la IV República.

Existe un peligro real de dar un salto al vacío. La gente está harta, pero ninguno de los grupos que se abroga derechos para conducir nuestros destinos, tienen la legitimidad para hacerlo, el juego está trancado, el escenario de aniquilación del contrario, está activado.

El único que tiene legitimidad para asumir el poder es el pueblo, la soberanía reside en el pueblo, entendida esta como el asiento de la conducción política del país, de la institucionalidad del Estado.

Hay un inmenso gigante dormido, está allí, expectante, calándose esta tragedia todos los días. Es un gigante de una fuerza descomunal, es el huracán, es el único legítimo, es el pueblo. Nuestro pueblo, patriota, humilde, bueno, aguerrido.

El chavismo chavista, como bloque histórico, político social, no puede seguir conteniendo al gigante, sujetando las fuerzas transformadoras del pueblo: o entra en juego a dirigir y disputar el poder o desaparecerá del mapa político del país, engullido por el madurismo o barrido por la violencia de la derecha.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana tiene la gran responsabilidad de restablecer el hilo constitucional, tal como lo hizo junto al pueblo aquel 13 de abril de 2002, en la más clara y genuina expresión de la fuerza de la unión cívico militar.

Pero más allá del chavismo chavista y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, también le hablo a la oposición, y a esa gran mayoría de venezolanos, dentro y fuera de la patria, que no encuentra salidas a esta situación en el marco de la política.

Es momento de dejar a un lado los intereses mezquinos, grupales, la ambición pequeña, el sentimiento de odio y revancha, para avanzar en restablecer nuestro marco Constitucional, institucional, conquistas sociales, soberanía económica y la conducción de nuestra patria.

Ya es hora de que los patriotas y bolivarianos expongamos al país y al mundo, nuestras ideas, propuestas y determinación irrenunciable y firme de conducir el destino de la patria, para reconstruirla en beneficio y a favor del pueblo de Venezuela. Nosotros tenemos la fuerza para hacerlo, juntos somos invencibles!

]]>
<![CDATA[¡Que el pueblo decida en sufragio!, por Rodrigo Cabezas Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-el-pueblo-decida-en-sufragio-por-Rodrigo-Cabezas-Morales-20190117-0059.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-el-pueblo-decida-en-sufragio-por-Rodrigo-Cabezas-Morales-20190117-0059.html Diálogo para buscar puntos de encuentros,  no diferencias; diálogo para arribar a acuerdos,  no a nuevas descalificaciones; diálogo para alejar la violencia y la muerte.

1. Si los actores políticos y sociales, con poder decisivo en Venezuela, asumieran una postura radicalmente comprometida y auténtica con la civilidad, la paz y la democracia, la salida a la crisis política estaría en la plena vigencia del artículo 5to de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que coloca en el pueblo el ejercicio pleno de la soberanía. Nada ni nadie por encima del pueblo.  

2. Para concretarlo se requiere un diálogo urgente, abierto, franco, tolerante, trasparente y de reconocimiento sin condicionantes entre las partes para poner al pueblo a decidir la salida a la crisis política de legitimidad. En ese sentido, Gobierno y oposición se encuentran con agenda y tiempo preciso, la Asamblea Nacional nombrará su comisión y el Ejecutivo su contraparte. Ello requeriría del Gobierno conciencia patriótica de la precaria estabilidad política que tienen y del sufrimiento humano por la devastación económica y social a la que arribamos; de la oposición se reclama su unidad interna frente a la división por intereses subalternos y el abandono a cualquier opción violenta o de naturaleza injerencista.   

Diálogo para buscar puntos de encuentros, no diferencias; diálogo para arribar a acuerdos, no a nuevas descalificaciones; diálogo para alejar la violencia y la muerte, no para ganar tiempo; diálogo para volvernos a respetar en la diversidad del pensamiento y no en el estigma de nuestra ideología; diálogo para volver a saber que somos de una misma nación y podemos vivir en paz en la diversidad; diálogo para que cada ser humano venezolano alegre su esperanza de que volveremos a renacer porque se permitirá que más allá de élites e intereses legítimos o no, será el pueblo que retoma en sus manos el destino de la nación este mismo 2019.

3. ¿Cuál puede ser la ruta para que el pueblo sea el único que resuelva la grave controversia política? Si es civilizada, pacífica y democrática esta no tiene si no una alternativa: QUE EL PUEBLO DECIDA EN SUFRAGIO. 

Y para que sea así, en el actual contexto institucional y de correlación de fuerzas del país, invoquemos el espíritu constituyente del artículo quinto para cumplir esta agenda decisoria, que sugiero pensando solo en el interés de mi patria: Primero. Que la ANC apruebe su proyecto de constitución y lo someta a referéndum  en el mes de marzo de 2019. El pueblo decidirá si le aprueba o niega. Segundo. Que se acuerde incorporar una segunda pregunta al pueblo, en ese referéndum, para que responda si está de acuerdo o no con una relegitimación de los poderes públicos constituidos en 90 días, mes de agosto de 2019. Tercero. Constituir un nuevo y creíble CNE con la fórmula: dos rectores de las fuerzas opositoras, dos del psuv y uno escogido en común acuerdo, que lo presidiría. Cuarto. Refrendado este camino, solicitar a la comunidad internacional el acompañamiento debido y la suspensión de las medidas económicas y financieras que estuvieran limitando las importaciones de alimentos, medicinas y de bienes para producirlos en la economía nacional y el acceso al crédito internacional para atender la crisis de salud y alimentaria de los sectores más pobres.

¿El diálogo y la negociación por una salida democrática a la crisis puede tener otras opciones, alternativas o caminos? Claro que sí. Mi sugerencia es solo una de ellas.

Creo que los actores políticos pueden valorarla sin prejuicios.

Doy fe que estas líneas solo la soportan una postura humanista que teme el infierno de una guerra civil entre hermanos y de ejércitos invadiéndonos, la profundización del odio y el sentimiento de revancha, un mayor sufrimiento de las grandes mayorías venezolanas por la crisis económica que padecen, y la ausencia de esperanza de amaneceres de progreso, justicia y libertad en nuestros jóvenes, mis hijos, mis nietos y los de miles que han marchado a tierras extrañas.

Es sencillo, que el pueblo venezolano decida en sufragio universal. Nadie ni nada por encima del pueblo. Democracia protagónica plena. La única ruta para tener paz, libertad plena y progreso en la patria amada.

]]>
<![CDATA[Gobernar para todos, por Ramón Guillermo Aveledo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobernar-para-todos-por-Ramon-Guillermo-Aveledo-20190117-0058.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobernar-para-todos-por-Ramon-Guillermo-Aveledo-20190117-0058.html Escribo a mi regreso de Barquisimeto donde asistí a la procesión de la Divina Pastora, tradición que ya cuenta con ciento sesenta y tres años de existencia, que se dice pronto. Gigantesca manifestación de fe popular que nos recuerda que somos un solo pueblo.

La televisión local transmite todo el recorrido de la imagen seguida por cientos de miles hasta la catedral y los canales nacionales muestran a toda Venezuela vistas y comentarios sobre uno de los más importantes eventos del calendario nacional, no solo por razones de la devoción que lo mueve sino por una significación que alcanza a todos en cuanto demostración de los valores y la cultura de nuestro pueblo. Como tal, merece respeto. 

Lamentablemente, la transmisión fue interrumpida por la cadena nacional para el mensaje del jefe del Gobierno a la ANC, que viene a ser un símbolo de todo lo contrario de división, de encono, de discriminación.

El episodio deja ver una noción del poder incapaz de comprender la dimensión de su responsabilidad. Gobernar para todos es respetar a todos, empezando por verse a sí mismo el gobernante como servidor de todos. Las medidas anunciadas no son otra cosa que la repetición de aquellas que nos han metido en esta crisis para la cual cualquier adjetivo es sobrante, pero el acto en sí refleja la creencia o la pretensión de hacernos creer, que al pequeño grupo en el poder lo tiene sin cuidado la percepción en la mayoría de la población venezolana, así como en los actores más relevantes de la comunidad internacional de que ese mandato que se estrena carece de legitimidad.

Menosprecio a la mayoría del pueblo venezolano. Menosprecio a los centros de decisión internacional que pueden ayudarnos. Menosprecio a la Constitución. Es, francamente, demasiada arrogancia.

Y no se puede gobernar así. La soberbia es pésima consejera. El deber es gobernar para todos. Atender sus carencias y padecimientos, abrirle paso a sus oportunidades de progreso. Respetar la Constitución y tener siempre presente que los órganos del Estado están al servicio de todos y no al exclusivo provecho del interés de una cúpula privilegiada. Es un empeño destinado al fracaso y mientras más se tarde el reconocimiento de la dura realidad, más alto será el costo para todos.

La fallida “detención” del Presidente de la Asamblea Nacional Guaidó y las contradicciones oficiales, asoman los tortuosos caminos de la arbitrariedad. De ahí ¿Cómo saldrán?
 

]]>
<![CDATA[¡2019! ¿El gran año para la transformación?, por Gervis Medina]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-El-gran-ano-para-la-transformacion-por-Gervis-Medina-20190117-0056.html http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-El-gran-ano-para-la-transformacion-por-Gervis-Medina-20190117-0056.html Venezuela junto a sus habitantes, vive una transformación. Unos dentro del país y otros fuera de él. Debemos digerir bien las situaciones, que nos llevaron a este dilema filosófico, teológico y político. A tal punto, que somos objeto de estudio de varias ciencias sociales y biológicas en el mundo entero, aplicando métodos científicos para responder las interrogantes planteadas como: ¿Qué nos pasó? ¿Qué dejamos de hacer? ¿Qué hicimos mal? ¿Por qué el venezolano, es el lobo del venezolano?

Sus integrantes vienen de una cultura, que nos enseñó a eliminar los problemas en vez de enseñarnos a resolverlos. No buscamos el ¿por qué de las cosas? Proyectando desde el sistema límbico, que la culpa es de otro. Claro, no hablo de resignarse. La resignación no es igual a la aceptación. Acepta el problema de lleno, cuando te toca, te toca. Tú no tienes control de lo que te toca, pero sí de cómo lo vas a manejar. Eso sirve para sacar lo mejor o lo peor en torno a la muerte o a la vida, pero esa decisión es tuya.

Todo ser humano puede con lo que le sucede. El problema no es ¿por qué ocurre? Si no lo que hagas con lo que te ocurre. Tenemos que vivir sabiendo que esto va a pasar, no sabemos cuándo. Todo en la vida viene a transformarte. 

¡Debemos encontrar la manera correcta de conducir la razón, para descubrir las verdades ignoradas y evitar los “sofismas”, que tanto hacen daño en nuestro imaginario colectivo!

Para transformarnos debemos estar llenos de conocimiento y sabiduría; “el objeto debe ser, el de dirigir el espíritu de manera tal, que enuncie juicios sólidos y verdaderos, sobre todo lo que se le presenta”. Con esto, procura fundamentalmente hacer posible el ejercicio de la razón, en dirección al conocimiento verdadero. Por lo que, sólo se deben aceptar los conocimientos ciertos y que no dejen lugar para la más mínima duda. 

Entonces, ¡No debemos recibir como verdadero, lo que no se conozca con evidencia como tal! Esto es, evitando cuidadosamente la precipitación y el prejuicio; y no aceptando en mis juicios, lo que no se presente a mi espíritu con claridad y distinción, y que no pueda nunca ponerse en duda. Además, dividir cada una de las dificultades que posea, en tantas partes como se pueda y sea necesario para obtener mejores resultados. Ordenar mis pensamientos, comenzando por los objetos más simples y los más fáciles de conocer, elevándome gradualmente al conocimiento de los más compuestos; y suponiendo un orden en aquéllos que no lo tienen por naturaleza. Y por último, hacer enumeraciones tan completas, y revisiones tan generales, que me den la certeza de no omitir nada.

¡Se debe resaltar, la intención de evitar opiniones inciertas acerca de la verdad! 
¡Yo pienso, luego existo! Esta regla general se basa “en que Dios existe, en que es un ser perfecto y en que todo lo que hay en nosotros proviene de Él”. Dios se convierte, entonces, en la garantía del conocimiento indubitable. Una vez que se establece la existencia de Dios, se examina el origen de Dios. 

Además, esta idea que indica todas las preferencias divinas y la absoluta ausencia de defectos, proviene de “Dios”. Siendo así, es imposible que “Dios” mienta o engañe. Pero, entonces, ¿cuál es la causa de nuestros errores? El error, como privación de algún conocimiento, es producto del concurso de dos causas: la fuerza de conocer (entendimiento) y la facultad de elegir (libre arbitrio o voluntad). Ambas facultades provienen de la creación divina y ninguna de ellas, nos fue otorgada para inducirnos a error.

En las tres últimas décadas, Venezuela ha conocido más crisis,  más cambios, que en todos los tiempos anteriores. Desde mi perspectiva como investigador, puedo afirmar y recomendar que la fe cristiana, sea una de las soluciones a los problemas identificados. Transmitiendo esa energía necesaria, esa seguridad, esa conciencia colectiva de su misión. Permitiendo construir nuevos preceptos y constructos, desarrollar nuestras técnicas, para dominar el mal existente en cada uno de nosotros. Obedeciendo y desarrollando el plan de “Yavé” que, desde el comienzo de la religión cristiana, contempló la reunificación de  todos los pueblos.

La iglesia cristiana debe participar con sus misioneros, sacerdotes y religiosas, en la evangelización y transformación del pueblo venezolano, quien perdió la fe, el camino  y la salvación.

La Iglesia, se ve enfrentada a una cultura moderna, que da la espalda a “Dios”, con la excusa del pragmatismo, inmediatez, sincretismo y sintetización de la religión.

]]>
<![CDATA[Servicios públicos y petróleo, por Hugo Hernández Raffalli]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Servicios-publicos-y-petroleo-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20190117-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Servicios-publicos-y-petroleo-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20190117-0053.html Venezuela inicia el año 2019 bajo la esperanza de atender y abordar el tema económico para estabilizar la economía  y mejorar la calidad de vida.

En el Zulia terminamos e iniciamos el nuevo año 2019, sin luz eléctrica y sin agua. La ineficiencia hecha realidad no se termina de resolver el tema eléctrico que a su vez nos lleva al tema del agua. Todos los días de este Año Nuevo, cuando no se va la electricidad por horas se producen bajones de 220 y 110. Nadie da explicaciones. El agua, en el mejor de los casos, pudiera llegar  una vez a la semana. No hay manera cómo pagar los servicios públicos, ya que con la reconversión monetaria. no existe moneda.

Qué pasa? El gobernador Omar Prieto, ha impulsado la recuperación del sistema eléctrico y de agua, pero ese esfuerzo se ha desvanecido, afectando a toda la población y su gestión de gobierno regional.

Será posible que alguien pueda darle una explicación al pueblo zuliano lo que está ocurriendo. Sin alimentos, sin medicinas, sin agua y sin electricidad. Galopando la hiperinflación y la especulación, el bachaqueo y el contrabando de extracción, la vida se le ha hecho al pueblo zuliano 
muy difícil.

Tan solo necesitamos saber de qué tamaño son los problemas y sus soluciones.
El tema petrolero pasa por serias dificultades. En el año 2018, se dejaron de producir más de 600.000 barriles diarios. Cuál es realmente el plan de recuperación de la producción. Cuánto será la recuperación en el año 2019? A través de quienes se hará la recuperación. Hay propuestas discutidas, sin definición por parte de Pdvsa. Porque no se toman las decisiones pertinentes para firmar los contratos de “esfuerzo compartido”. Solamente esa alternativa con las 14 empresas privadas venezolanas en alianzas con inversionistas internacionales, podrían recuperarse más de 300.000 barriles diarios, en el corto, mediano y largo plazo. 

Si ahora el Presidente Maduro lidera a Pdvsa y su rol en la economía se deberían tomar las decisiones inmediatamente, para poner en movimiento la recuperación de la producción de petróleo. No hay tiempo que perder.

La mayor parte de la recuperación de la producción petrolera, en el Oriente del país, es de crudo liviano y mediano, que serviría como diluente para los crudos pesados y extra pesados procesados en los mejiradores  de crudo. Se evitaría las importaciones de crudos livianos. La Nafta como elemento vital para lograr tales objetivos.

La revisión profunda de las empresas mixtas. donde hay socios extranjeros que no han cumplido con los compromisos asumidos.

En fin.  Hay tantas oportunidades para recuperar la producción, pero hay que tomar las decisiones. Es preferible no errar, pero la omisión causa efectos desbastadores en la industria petrolera nacional.

Tenemos que salir del letargo y la falta de decisiones oportunas y convenientes  para los intereses de Venezuela.

]]>
<![CDATA[2019: Situación económica, luchas internas y el huracán Trump, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-Situacion-economica-luchas-internas-y-el-huracan-Trump-por-Leopoldo-Puchi-20190116-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-Situacion-economica-luchas-internas-y-el-huracan-Trump-por-Leopoldo-Puchi-20190116-0036.html El año que se inicia estará marcado por las siguientes circunstancias: los graves problemas económicos por los que se atraviesa y el demoledor impacto social de la hiperinflación; las dificultades para canalizar por la vía de un entendimiento la lucha por el poder entre el sector gubernamental y la oposición; la guerra comercial de Donald Trump con China y el pulso con Rusia, que ha reavivado la doctrina Monroe.
De todos estos asuntos, el más acuciante es el de la situación económica, que de no resolverse con prontitud traerá como consecuencia un achicamiento crónico de nuestro aparato productivo. No solo ha habido un descenso en los precios del petróleo, sino que la ineficiencia y la corrupción han afectado severamente la capacidad productiva de nuestra industria de hidrocarburos, lo que es letal. 

Por otra parte, los graves errores de la políticas macroeconómicas han perjudicado la producción manufacturera y agrícola. Y el abandono del mantenimiento y desarrollo del sistema eléctrico se convierte en otro obstáculo para el incremento de la actividad industrial. A todo esto se le suman las sanciones de bloqueo financiero desde el exterior, que tienen efectos muy nocivos sobre la actividad empresarial nacional.

En lo que se refiere a las pugnas entre Gobierno y oposición, habría que señalar que estas continuarán lesionando las posibilidades de progreso del país en la medida en que no se entablen conversaciones guiadas por una visión de convivencia de mediano y largo plazo. 

Lo del 10 de enero es sólo otro momento más de esa pugna, que a veces asume la forma de debate jurídico, otras de contienda electoral, y en ocasiones ha pasado al terreno del conflicto violento. Son manifestaciones diversas del equilibrio de fuerzas y de la ausencia de de una hegemonía clara. De modo que si no se encuentra una fórmula de entendimiento, continuaremos viviendo sucesivos “instantes cruciales”.

Todo este acontecer nacional estará articulado en 2019 a la política exterior de Donald Trump, que intenta reordenar el escenario internacional en la dinámica de “una nueva era de lucha de poder” con Rusia y China, incluso en términos militares y no solo comerciales, según lo señalado por el nuevo secretario de defensa estadounidense Patrick Shanahan. 

En el continente americano esa “nueva era” se expresaría, de acuerdo al planteamiento realizado por Trump en Naciones Unidas, por medio de la aplicación de la doctrina Monroe, que permitiría utilizar diferentes medios, desde los diplomáticos a los militares, para mantener al conjunto de Latinoamérica como un espacio comercial y económico exclusivo del aparato industrial y financiero estadounidense y parte de su dispositivo geoestratégico.

Como puede verse, los desafíos de 2019 son grandes para Venezuela, ya que se intentará desde el exterior determinar el acontecer nacional. Las circunstancias obligan a elaborar un verdadero programa de recuperación económica y a la búsqueda de acuerdos entre Gobierno y oposición. 

]]>
<![CDATA[Tiempo de construcción, por Francisco Arias Cárdenas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempo-de-construccion-por-Francisco-Arias-Cardenas-20190116-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempo-de-construccion-por-Francisco-Arias-Cardenas-20190116-0034.html Atomizarnos y dividirnos más, solamente contribuye a la diáspora, a la segregación y a la destrucción. Un mínimo de reflexión obliga el momento para que logremos, alejando las pasiones que destruyen.

El inicio del año trae consigo propósitos para todos, que se traducen en planes y metas en lo personal, en lo familiar y como ciudadanos. Necesariamente las metas y los métodos para alcanzarlas, los caminos para esos logros, se relacionan con nuestra visión del momento y nuestra capacidad para trillar la ruta y domesticar los obstáculos hacia el objetivo que nos planteamos. 

Los propósitos del año nuevo necesitamos integrarlos en la vía correcta de la construcción. Construir requiere ser capaces de pasar sobre el odio que trae destrucción y pesares. Implica trabajo y dedicación, tiempo para pensar, planificar y ejecutar con constancia, con respeto entre todos, con una visión clara de lo que nos corresponde hacer en cada espacio y en cada momento. 

Reconocer que hay metas que solamente podemos lograr con un mínimo de acuerdos, porque se trata de la sobrevivencia, de poder existir como personas, familias, sociedad y país; es fundamental que militemos en este sentido para superar este duro momento de la historia nacional. 

Solamente los venezolanos podemos sobrepasar nuestras diferencias y sin intervención de otros consolidar la paz. Esto merecen y esperan nuestros hijos y nietos, los que se fueron y los que están aún con nosotros. 

Atomizarnos y dividirnos más, solamente contribuye a la diáspora, a la segregación y a la destrucción. Un mínimo de reflexión obliga el momento para que logremos, alejando las pasiones que destruyen, articular las respuestas urgentes que debemos dar este año como unidad de los venezolanos. Pretender desaparecer al otro es solamente desaparecernos un poco nosotros mismos. 

La construcción que requerimos en este preciso momento, sólo puede darse si se cimenta en el respeto, en la comprensión del derecho del otro a existir junto a nosotros con sus diferencias, que al final enriquecen en la discusión para emprender juntos el camino del diálogo necesario; con el espíritu que lleva a los más altos logros el gentilicio de nuestra patria. 

]]>
<![CDATA[Promesas recicladas, por Edward Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Promesas-recicladas-por-Edward-Rodriguez-20190116-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Promesas-recicladas-por-Edward-Rodriguez-20190116-0033.html El país se cae a pedazos. Inocentes venezolanos mueren en los hospitales por falta de medicinas, de insumos médicos, y también por un apagón al no funcionar las plantas eléctricas, pues al parecer era más importante llevarle unas Garotas al subdirector para su oficina, que repararlas. 

Cinco mil venezolanos huyen a diario de la peor crisis humanitaria de la que se tenga memoria, ciudades enteras pasan doce horas y hasta más sin electricidad; también padecen por semanas la falta de agua y de gas. 

El salario mínimo no alcanza ni para comprar un pollo, por más que lo aumenten todos los meses, no alcanza, se vuelve sal y agua; no hay efectivo, las estaciones de servicio colapsan porque no hay gasolina; en fin.

No caeré en los detalles de los malos chistes de Nicolás, de sus comentarios fuera de lugar, ni mucho menos en su imposibilidad de contener un eructo en plena cadena nacional de radio y televisión; mejor, revisemos el reciclaje de promesas que hizo, no para un año, sino para seis, imagínense ustedes. 

Veamos, prometió acabar con la miseria y con los pobres, esto lo está cumpliendo poco a poco, porque los está acabando y matando de hambre, literalmente. Prometió disminuir los índices de desempleo y reactivar la industria, que se va a poner al frente de la fulana guerra económica, que asumirá la conducción de Pdvsa, que Dios nos agarre confesados; etc, etc, etc. 

El detalle, no es prometer, el detalle, está en cumplir. Y hasta la fecha Maduro no ha cumplido nada; hasta se inventó una criptomoneda para, según él, salvar la economía, y a la fecha todo se ha quedado en pura ficción.

Destruyó el salario e hizo de Venezuela el único país del mundo en el que un aumento salarial causa angustia. Cinco aumentos salariales en 2018 y uno en lo que va de 2019 han representado seis momentos de terrible zozobra y depresión en la clase obrera de la que tanto habla y dice defender.

La lista de promesas, incoherencias y mentiras fue muy larga y repleta de clichés e ideas huecas, vacías.

Venezuela reclama por la conducción de alguien capaz y verdaderamente comprometido con la democracia y el progreso. El país cambió, los venezolanos cambiaron, y no se calan más el cuento de la caja de comida y los perniles que nunca llegan, el miedo se perdió, la revolución se perdió. 

Se está a tiempo de deponer el orgullo y ambición.

“El hombre es amo de lo que calla, y esclavo de lo que dice”. 
 

]]>
<![CDATA[10 de enero]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-enero-20190116-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-enero-20190116-0032.html El 10 de enero de 2019 culminó el último periodo para el cual fue electo como Presidente Hugo Chávez Frías, el 7 de octubre del 2012. Periodo que le tocó culminar al Presidente Nicolás Maduro Moros, electo el 14 de abril de 2013, tras la partida física del Comandante Chávez.

Los y las chavistas honramos nuestro juramento a pesar de la guerra total desatada, de las traiciones, de las desviaciones y logramos mantener la Independencia nacional, el mandato del pueblo, la paz de Venezuela y algunos de los más significativos logros de la Revolución. No obstante, las heridas de la dura confrontación que hemos librado siguen latentes. Una economía caotizada, debido principalmente a la agresión financiera internacional, lacera diariamente los derechos sociales de nuestro pueblo y su vida cotidiana. Superar esta situación es el gran desafío de toda la dirigencia del país.

El 10 de enero de 2019, se inició un nuevo periodo presidencial. De acuerdo a lo previsto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela asumió el candidato que, en las últimas elecciones, directas, secretas y universales, había obtenido la mayoría de los votos, Nicolás Maduro Moros. El Presidente Maduro se juramentó ante el Tribunal Supremo de Justicia, excepción prevista en la Constitución, como consecuencia de la situación de desacato judicial en la cual se encuentra la Asamblea Nacional y del desconocimiento por parte de la mayoría opositora en ese Parlamento, de la pasada elección presidencial.

Se ha consumado un hecho político y jurídico, en el marco de nuestra Constitución Nacional. Es por ello que el desconocimiento de un bloque de gobiernos al actual gobierno de Venezuela no tiene ningún asidero en el derecho internacional.

Los argumentos que esgrimen los actuales gobernantes de esos países, no dan pie para el desconocimiento arbitrario que están realizando de la soberanía política que como pueblo nos hemos ganado a lo largo de la historia. Veamos y desmontemos los supuestos que esgrimen los gobiernos injerencistas:

Proceso fraudulento. Más allá de declaraciones políticas de la oposición, no hay ninguna impugnación legal al proceso electoral del 20 de mayo del 2018, donde resultó electo Nicolás Maduro, como Presidente. En Honduras, uno de los países que integran el Grupo de Lima, la oposición y los observadores internacionales denunciaron y demostraron legalmente un gigantesco fraude, en las elecciones presidenciales pasadas. No obstante, el Presidente de ese país, tiene un año ejerciendo y ningún gobierno del mundo lo ha desconocido.

Las elecciones se realizaron sin la participación de todos los actores políticos. Para las elecciones de 2018, participaron al menos 2 candidaturas opositoras importantes, con propuestas antagónicas a las del Presidente Maduro. Es decir, los electores y electoras que participaron tuvieron la oportunidad de elegir entre opciones programáticas.

Otro hecho político a destacar es que hubo un sector de la dirigencia opositora que decidió, decidió, no participar con la finalidad de boicotear el proceso y deslegitimar los resultados. Ciertamente, tres principales dirigentes opositores están inhabilitados para el ejercicio electoral, debido a sanciones penales o administrativas dictadas por los organismos correspondientes.

En este último aspecto, expongamos el caso de otro de los países del llamado Grupo de Lima. Luis Ignacio, Lula, Da Silva era el candidato con el mayor favoritismo para ganar la Presidencia, sin embargo, fue sentenciado e inhabilitado de participar por el sistema de Justicia de esa Nación. Las elecciones se dieron sin él y hubo un ganador, que asumió la Presidencia el pasado 1 de enero de este año. Nadie en el mundo desconoce al actual gobierno del Brasil, aun cuando es obvio que Lula está preso injustamente como parte de una maniobra política para evitar que participara y ganara en el referido proceso.

Veamos pues que las acciones del gobierno de los Estados Unidos y sus “socios” de Europa y de América Latina son politiqueras, injerencistas, ilegales y sin ningún efecto jurídico. No hay tal usurpación, ni tal dictadura. Es el mundo de la doble moral, del doble rasero. Donde se premia la subordinación y se castiga el ejercicio de la soberanía.

En este punto, quiero rechazar de manera categórica, como venezolano, el punto 9 de la Declaración del Grupo de Lima, donde se pretende desconocer nuestra soberanía territorial en el océano atlántico. Saludamos la rectificación que ya han hecho algunos gobiernos del referido grupo.

En cuanto a otro de los falaces argumentos esgrimidos por la directiva de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN), respecto a la falta absoluta que traería como consecuencia que el Presidente de dicha institución se deba encargar del Ejecutivo Nacional. Simplemente hay que constatar que Nicolás Maduro fue juramentado, por un órgano constitucionalmente competente para ello, y está en ejercicio de sus funciones. No hay tal falta absoluta.

Como siempre lo afirmamos, el 10 de enero de 2019 no sería una fecha terminal. Es una fecha que marca el inicio de una etapa más compleja en la vida política, social y económica de Venezuela. Esta etapa requiere de mucha madurez política, de auténtica voluntad y capacidad de rectificación de errores y de un alto nivel de conciencia Patria en la toma de decisiones, por parte de todos los actores políticos.

Lamentablemente las acciones aventureras de la directiva del Poder Legislativo, en desacato judicial, alejan la posibilidad de un acuerdo para el funcionamiento armónico de todos los Poderes Públicos, esencial, para poder abordar, de manera soberana, temas urgentes como la deuda externa, financiamiento y contratos de inversión internacionales, vitales para la necesaria recuperación económica que devuelva la tranquilidad a la familia venezolana. Ojalá un sector de la oposición rectifique a tiempo y se deslinden de una nueva locura, que agrave la situación nacional.

Los revolucionarios y revolucionarias no debemos dejarnos arrastrar por el extremismo opositor.  Un show mal montado, no debe provocar un desenfreno autoritario que contribuya al incremento de la agresión extranjera.

Nuestras tareas principales son defender la Independencia y la paz en democracia, crear las condiciones para levantar la producción nacional y detener el latrocinio que están cometiendo los grupos mafiosos contra el patrimonio nacional.

Comenzó temprano el año 2019. Seguimos en la batalla de ideas, en la calle, junto al pueblo por el camino de Chávez.
 

]]>
<![CDATA[Golpe de Estado fallido e intento de guerra civil tras el 10-E, por Luis Bilbao]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Golpe-de-Estado-fallido-e-intento-de-guerra-civil-tras-el-10-E-por-Luis-Bilbao-20190114-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Golpe-de-Estado-fallido-e-intento-de-guerra-civil-tras-el-10-E-por-Luis-Bilbao-20190114-0087.html Una situación de extrema gravedad detona en Venezuela, con potencia suficiente para repercutir violentamente en toda América Latina. Golpe de Estado fallido e intento de guerra civil tras el 10-E

Una situación de extrema gravedad detona en Venezuela, con potencia suficiente para repercutir violentamente en toda América Latina.Era previsible –y fue prevista- la escalada golpista preparada con mucha antelación para desencadenarse con la asunción del presidente Nicolás Maduro el 10 de enero.

 

Ante todo, como es sabido, la insólita declaración del Grupo de Lima, que pasa por sobre todo y cualquier principio de legalidad internacional y llama a desconocer al mandatario venezolano, además de llegar al extremo de reconocer como "zona económica exclusiva" de Guyana un área en disputa desde hace décadas. Tan grosera fue esta intromisión que diez de los 12 países firmantes de ese documento debieron rectificarse de inmediato respecto del punto 9. Escrito por algún enviado del Departamento de Estado, es obvio que los cancilleres siquiera leyeron el texto con el que comprometieron a sus países. Entre quienes retrocedieron sin rubor estuvo el gobierno argentino, cuya cancillería pareció olvidar que tiene un territorio en reclamación y que Venezuela defiende desde siempre la pertenencia de las Malvinas a la nación argentina. Todavía no se ha decretado la dimisión del canciller Jorge Faurie, cuya grisura y notoria incapacidad aventajan a su absoluta carencia de principios. Parecen creer que todo les está permitido.

 

Más grave aún: mientras Maduro juraba su cargo ante el Tribunal Supremo de Justicia, comenzó el accionar terrorista. Un atentado incendió los galpones del Instituto Venezolano de Seguros Sociales y destruyó medicamentos y aparatos médicos en cantidades abrumadoras para un país atacado, precisamente, en su sistema sanitario. La simultaneidad no es un detalle. Y como símbolo, horas después un grupo de vándalos destruyó una estatua del artista plástico Armando Reverón, emplazada en el centro de Caracas.

 

Al día siguiente el plan continuó con una jugada decisiva: la oposición declaró como "presidente de Venezuela" al recientemente nombrado titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaido, ignoto diputado, puesto en ese lugar por Leopoldo López, notorio fascista encarcelado por 43 muertes provocadas deliberadamente durante la intentona por derrocar a Maduro años atrás.

 

Sin pausa, en todo este proceso se buscó agravar la situación económica, ya desesperante para el ciudadano común: el dólar paralelo prácticamente cuadruplicó su precio en Bolívares, los precios se dispararon más allá de cualquier lógica y la escasez volvió a golpear al consumo de bienes básicos. Mientras tanto el Consejo de Indias mal llamado OEA, cerraba el nudo diplomático sobre el cuello de la Revolución Bolivariana. Sólo que la diplomacia burguesa es hoy en el hemisferio un tablado de títeres tan bien pagos como ridículos e impotentes.

 

El sábado 12 la oposición dio a conocer una "Ley del estatuto que rige la transicio´n a la Democracia y el restablecimiento de la vigencia de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela". Si se excluye que esta vez no le cambiaron el nombre al país por decreto, es una copia apenas retocada del decreto que puso a Carmona Estanga en la presidencia de Venezuela por 47 hs en 2002. Por lo demás, se trata de la misma fórmula empleada 17 años atrás. Además del hecho esencial de que no está Hugo Chávez en Miraflores, las diferencias son considerables: los mandos de la Fuerza Armada no están con los golpistas, sino con el gobierno constitucional; hay un partido de masa capaz de articular a millones; hay una milicia popular con un millón 600 mil hombres y mujeres en armas; hay un equipamiento militar temible en primer lugar para Colombia, punto de apoyo de la intentona golpista, pero incluso para Estados Unidos si es que la confrontación llegara y se fuera de control.

 

Otra diferencia, crucial, es la situación económica de Venezuela y el cuadro de relaciones de fuerza en América Latina. Es probable que quien lea estas líneas lo haga después de que Nicolás Maduro haya expuesto su plan económico ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el lunes 14 de enero. La efectivización de esas medidas será decisiva para el futuro de Venezuela y, a no dudarlo, de toda América Latina. Igual lo sería su eventual no realización. Pero no vale adelantar presunciones sobre las medidas que adoptará el gobierno de la Revolución Bolivariana. Resta estudiarlas a partir de su presentación a la ANC y, desde la región, seguir con minuciosidad su aplicación.

 

Está claro que la transición pacífica al socialismo ha sido desafiada por el guerrerismo capitalista. Está claro que el mundo actual plantea un mapa geopolítico y relaciones de fuerzas imposibles de sortear tácticamente por un solo país, tanto más si éste es industrialmente subdesarrollado y monoproductor. Maduro y el Partido Socialista Unido de Venezuela podrían resolver esta dramática coyuntura con otros instrumentos si tuvieran un movimiento revolucionario mundial, una internacional anticapitalista, de dimensiones reales y efectivas.

 

No es el caso. Sin embargo, la injerencia descarada de Washington y el servilismo oprobioso del grupo de Lima, exigen instrumentos de ese alcance toda vez que plantea un tormentoso horizonte latinoamericano. Con la declaración del Grupo de Lima que presenta como condición la dimisión de Nicolás Maduro a la presidencia de Venezuela, la democracia ha quedado reducida a una palabra vacía.

 

Bien es verdad que en ese bloque hay hondas diferencias y cada uno de sus componentes tiene una ciénaga como punto de apoyo. No obstante, la capacidad de acción inmediata debe ser considerada como fuerza a neutralizar. El miércoles 16 de enero se reunirán en Brasilia Mauricio Macri y Jair Bolsonaro. Macri hizo el muy significativo desplante de no asistir a la toma de posesión del Mussolini carioca (aún no ha llegado a Hitler, pero es cuestión de tiempo, si se le ofrece). En la heterogeneidad inmanejable del gobierno argentino se resume el aquelarre de la burguesía latinoamericana, unida no obstante contra la amenaza latente de la Revolución. Es posible golpear sobre ese punto sensible del bloque burgués continental.

 

Como lo hice en una nota fechada el 19 de diciembre pasado, Macri contra Venezuela, insto a todas las organizaciones e individualidades que en América Latina y el mundo comprendan la gravedad de la coyuntura en el país de Hugo Chávez, a formar brigadas internacionalistas para contrarrestar a escala mundial la feroz campaña de desinformación y calumnias vehiculizada por la "prensa seria", la que miente sin límites ni remordimientos.

 

A partir de este momento los acontecimientos se desarrollarán con mayor velocidad y ofrecerán mayores dificultades para ser interpretados. Es necesario estar alertas y con los pies bien plantados para afrontar el desafío.

]]>
<![CDATA[La soberanía reside en el pueblo, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-soberania-reside-en-el-pueblo-por-Rafael-Ramirez-20190113-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-soberania-reside-en-el-pueblo-por-Rafael-Ramirez-20190113-0024.html A partir del 10 de enero pasado, con la autoproclamación de Maduro, así como, la posterior actuación de la Asamblea Nacional, la situación política de nuestro atribulado país, llega a una encrucijada y a un punto de inflexión definitivo para nuestro futuro.

Maduro asume un nuevo período presidencial sin legitimidad para ello, se juramenta ante un Tribunal Supremo de Justicia, igualmente ilegítimo y ante la presencia de poderes, también cuestionados.

Este no sólo tiene un problema de legitimidad de origen al ser “re-electo” en un proceso electoral donde no se garantizó el derecho al voto directo y secreto, con un sistema electoral vulnerado y sin garantías políticas para que los ciudadanos pudiesen ejercer el voto libremente, sino que además se inhabilitaron partidos, se encarceló e inició una persecución contra precandidatos o potenciales candidatos a la presidencia, entre ellos, este servidor.

El gobierno de Maduro, también ha perdido su legitimidad al incumplir las obligaciones inherentes al cargo para el que fue nombrado: se ha desviado de sus fines y funciones, del objeto de su investidura y ha violentado de manera reiterada la Constitución vigente, en particular, los derechos fundamentales, humanos y políticos de todos los venezolanos y venezolanas consagrados en ella.

Ha incumplido con su obligación de “procurar la garantía de los derechos y libertades de los venezolanos y venezolanas, así como, la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República” (art. 232 de la Constitución). Por el contrario, ha violentado de manera sistemática los derechos de los ciudadanos y sus libertades, a la vez que ha permitido que nuestra soberanía sea violentada, haciendo caso omiso, a la presencia y actividad, desde hace aproximadamente cuatro años, de transnacionales petroleras y mineras en aguas y tierras del territorio Esequibo en reclamación con Guyana.

Así mismo, ha incumplido con “la defensa y desarrollo de la persona, el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta constitución.” (art. 3 de la Constitución), con lo que ha llevado a nuestro país a un abismo, donde el pueblo vive en un estado de calamidad y atraso permanente.

Ha fallado en su obligación de “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes”, en particular, en el ámbito económico: la soberanía sobre el petróleo, el carácter inalienable, inembargable e imprescriptible de nuestras reservas petroleras y mineras, el funcionamiento del BCV, y en general, de la totalidad de la institucionalidad del Estado: El Poder Judicial, El Poder Moral y el Poder Electoral, han sido convertidos en apéndices del gobierno y han convalidado la reiterada violación de nuestra Constitución y nuestras leyes.

No existe la esencia del Estado de Derecho, que se basa en la independencia de Poderes y funciones, establecidas por la Constitución de 1999, justamente para defender al ciudadano y al país del abuso y desviación del poder.

Se han nombrado magistrados del TSJ de manera fraudulenta, sin cumplir los requisitos ni mecanismos establecidos en la Constitución. Estos se han nombrado a dedo, la mayoría de las veces sin la mínima calificación requerida, más allá de su incondicionalidad al madurismo, para ocupar altísimas responsabilidades, desde donde han vulnerado el Estado de Derecho y dictado sentencias violatorias de nuestra Constitución y Leyes, en especial, todo el régimen legal relativo al ejercicio de nuestra soberanía sobre el petróleo y nuestra soberanía jurisdiccional.

El Ministerio Público ha sido convertido en un agente del madurismo, un aparato de convalidación de crímenes y violaciones permanentes del Estado de Derecho, del debido proceso, de la presunción de inocencia y demás derechos consagrados en la Constitución, incluyendo los Derechos Humanos.

El Poder Electoral ha perdido su capacidad de actuación independiente, al ceder a la manipulación y presiones políticas del gobierno, además de haberse desmantelado los complejos mecanismos informáticos y procedimientos que garantizaban la protección del voto y el artículo 293 de la Constitución.

La Asamblea Nacional Constituyente ha sido deslegitimada, al ser utilizada para un fin distinto del que establece la Constitución: un órgano supraconstitucional, temporal, con el objetivo de redactar un proyecto de Constitución. Pero la realidad, es que la Constituyente es un apéndice del gobierno, que se ha utilizado para convalidar la entrega, promulgar leyes contrarias a las vigentes y a la misma Constitución, así como, para convalidar cualquier acción del gobierno, por más ilegal que ésta resulte. Se ha convertido en un órgano legislativo, permanente en el tiempo en vez de temporal, como exige la Constitución, y no ha presentado a la discusión de los ciudadanos ningún proyecto de Constitución.

Por su parte, la Asamblea Nacional actúa ilegalmente, al auto proclamar un “Presidente de la República”, sobre una declaración de “falta absoluta” del presidente con base en una sentencia emitida por el “Tribunal Supremo de Justicia con sede en el Exterior” que, evidentemente, no cumple con lo establecido en nuestra Constitución, por lo cual, sus actuaciones carecen de legitimidad.

La Asamblea Nacional, aunque con legitimidad de origen, se ha deslegitimado al desviarse de sus funciones y atribuciones claramente establecidas en el artículo 187 de la Constitución y, en vez de “legislar y controlar”, se ha dedicado, desde su inicio, a intentar sustituir al gobierno. Su primer presidente proclamó, apenas instalándose, su manifiesta intención de derrocar a Maduro en un período de seis meses, intención que ratificó su segundo presidente y ha sido la tónica permanente de este órgano legislativo, abrogándose incluso funciones jurisdiccionales para juzgar y condenar la gestión del gobierno del presidente Chávez, violando “la cosa juzgada” por las anteriores Asambleas Nacionales.

De manera que, ambas fuerzas en conflicto, aunque no se diferencian en nada sustantivo en lo ideológico, son capaces de llevarse al país por el medio con el objetivo de aferrarse en el poder, o hacerse con él.

El escenario de “aniquilación del contrario” planteado por ellos en este momento, no podrá sacar al país de la terrible crisis en la que se encuentra; y, por el contrario, hará la situación mucho peor, alejando cualquier posibilidad de detener la caída, salir del abismo e iniciar la recuperación de la Patria.

Lo más peligroso es que, cualquiera de los grupos en conflicto por hacerse o mantenerse en el poder, están dispuestos, no sólo a seguir hundiendo al país en el caos y destruyendo las posibilidades de superar los tremendos desafíos de gobernabilidad y sostenibilidad que tenemos, sino que ahora asoman, de manera irresponsable, la posibilidad de un conflicto armado o militar de proporciones impredecibles.

Unos han agitado la posibilidad de un conflicto militar con Colombia, mientras los otros, piden a gritos una intervención militar extranjera que, por primera vez en nuestra historia Republicana, permita que nuestra soberanía sea vulnerada por tropas y ejércitos extranjeros.

Cualquiera de estos escenarios, lo único que traerá es derramamiento de sangre, más destrucción y, seguramente, el colapso del Estado y la vulneración de nuestra integridad territorial.

Entendemos que, más allá de un problema legal o de materia Constitucional, ésto es fundamentalmente un problema político, por lo que hay que hacer algunas consideraciones.

El madurismo ha cumplido su tarea de desmantelar al chavismo como movimiento político, y ha cumplido su objetivo de debilitar al Estado venezolano y a todas sus instancias políticas, para instalar un nuevo modelo. Ha debilitado tan profundamente al país que, por primera vez, probablemente desde la época de los sucesivos períodos de inestabilidad y fragmentación que caracterizaron al país durante mediados y finales del siglo XIX, Venezuela está en un riesgo cierto de sufrir una agresión externa, de perder parte de su territorio o de convertirnos en un Estado fallido que sería tutorado por fuerzas extranjeras.

Estamos en la antesala de un saqueo generalizado de nuestros inmensos recursos naturales, que al final es el objetivo de cualquiera de las economías industrializadas e intereses transnacionales que nos acechan, o que ya han tomado una buena tajada de nuestros recursos de mano del madurismo.

Estamos ante un altísimo riesgo de colapsar de manera definitiva. El madurismo ha sido absolutamente rapaz e incapaz de gobernar el país, ha provocado sufrimiento, pobreza del pueblo, destrucción y el mayor éxodo de habitantes de nuestra historia. La entrega de nuestros recursos estratégicos ha sido criminal y lesiva a los intereses de la Patria.

Por otra parte, la derecha y extrema derecha, agazapadas detrás de la acción de la Asamblea Nacional, además de intolerantes, sólo prometen revancha y odio, al estar llenos de un resentimiento proto fascista que llevará a nuestro país a un nivel insospechado de ingobernabilidad, violencia y mayor entrega de nuestra soberanía: volveremos al Estado neocolonial que nos caracterizó durante buena parte del siglo XX.

En esta disputa política, donde se confrontan dos caras de la misma moneda, el gran ausente es el pueblo, justamente su principal víctima.

Ahora bien, así como las bases sociales de la oposición no se sienten representados por los partidos que hacen vida en la Asamblea Nacional, las del chavismo no nos sentimos representados por el gobierno, ni por el madurismo.

La gran mayoría del pueblo venezolano está ausente de la discusión o participación política en la situación planteada, o bien porque están fuera del país, o porque están decepcionados, apartados, desmovilizados u ocupados en la lucha diaria por subsistir. Al país se le arrebataron los espacios para el ejercicio de la Democracia Participativa y Protagónica consagradas en la Constitución.

De manera que hemos retrogradado a los tiempos donde las élites, ávidas de poder, deciden, mediante pactos o confrontación, el destino de todo el país. Eso no lo podemos tolerar, no podemos sucumbir ante chantaje de ningún tipo, ni el secuestro y vulneración del derecho que tenemos, a decidir nuestro futuro por élites que no representan al pueblo y que han resultado ser profundamente perjudiciales al país.

De todas las interpretaciones que se hacen a nuestra vapuleada y vulnerada Constitución, donde cada grupo de poder la ajusta a sus propios intereses, existe un solo principio que no puede interpretarse a conveniencia, un principio claro y fundamental: “La Soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución…” (art. 5 de la Constitución)

Es decir, más allá de cualquier disputa entre poderes y élites que han secuestrado el poder originario del pueblo, la soberanía del país, la autoridad donde reside el poder político, su existencia como entidad territorial y política, única e independiente, reside en el pueblo. El pueblo es el único que tiene legitimidad para decidir los destinos de la patria.

Este artículo está lleno de consideraciones Constitucionales y políticas de manera expresa, porque ambas comportan los elementos fundamentales de la legitimidad de un sistema de gobierno, y son las bases fundacionales de la V República que se tambalea ante la acción depredadora de las élites político económicas en disputa. Si nuestro atribulado país y su sistema político pierde legitimidad y es vulnerado en su soberanía, entonces estamos expuestos al colapso del Estado en su capacidad de defensa del pueblo, sus riquezas, sus derechos y ser objeto de cualquier situación de agresión externa o incluso una intervención internacional.

Una institución que resulta fundamental en estos momentos difíciles que atraviesa nuestro país, son la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, sobre todo por tener el monopolio de la violencia, por las facultades y mandatos que le confiere la Constitución en su artículo 328 y por la propia Doctrina Militar Bolivariana, que resume parte fundamental de su esencia en aquella última proclama del Libertador desde su lecho de muerte, cuando las instaba a actuar “empleando su espada en defender las garantías sociales”.

Ésto es más importante especialmente al estar la soberanía del país y su integridad territorial amenazadas por los factores en pugna. Por un lado, el madurismo entrega las riquezas y recursos estratégicos de la patria, reservados por la Constitución bajo control del Estado por “razones de conveniencia nacional… y de carácter estratégico…”, tal como el petróleo y los minerales. Por el otro, actúa negligentemente en la defensa de nuestras fronteras al permitir y consentir la actuación, durante más de cuatro años, de transnacionales que operan para producir petróleo en aguas del territorio Esequibo en reclamación con Guyana, como he advertido innumerables veces. Por otro lado, la extrema derecha clama por una intervención militar extranjera, lo cual vulnera de manera abierta nuestra soberanía e integridad territorial.

Una parte integral y fundamental de la Doctrina Militar Bolivariana asumida como propia y natural por nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, encontrará que el Libertador Simón Bolívar, aún sumergido en la más cruenta guerra contra el imperio Español siempre, en cualquier circunstancia, estuvo subordinado a la ley, entendiendo a la misma como el asiento, la legitimidad de todo su accionar político y militar, las bases fundacionales de las nuevas repúblicas. Mal podría él mismo subvertirlas.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, es el gran árbitro, por lo que debe preservar su institucionalidad Bolivariana, no caer en la tentación de comprometerse con ninguno de los actos ilegales o inconstitucionales de ninguno de los grupos en pugna, preservarse íntegras en su moral, mandato y doctrina, no permitir que el gobierno lo corrompa y lo vincule a los actos que atentan contra nuestra soberanía como lamentablemente sucede hoy tanto en el manejo del petróleo, en PDVSA, como en el de nuestros recursos minerales, en el Arco Minero.

Tarde o temprano, llegará el momento en que tengan que rendir cuentas, civiles o militares, los que hayan violado las Leyes y la Constitución vigente.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, al tener el monopolio de la violencia, es la única capaz de evitarla, además de ser la única institución con la capacidad para impedir que se instale la violencia en nuestro territorio, tanto por conflictos de orden interno, como por una agresión extranjera.

La norma para algunos políticos es decir que la “ley no importa”, que estamos ante un problema de poder. Es lo que han hecho de manera permanente tanto el madurismo como la oposición aventurera y violenta.

Pero resulta que, contrariamente a lo que ellos pregonan, cuando la ley se convierte en el “Libro de todos”, como lo ha sido nuestra Constitución de 1999, entonces, actuar apegado a la misma reviste un tema de legitimidad, más aún cuando la misma fue el resultado de un proceso constituyente y de la voluntad mayoritaria del pueblo.

No es casual que el Presidente Chávez fuera escrupulosamente respetuoso de la Constitución y de las leyes, incapaz de violarlas de ninguna manera, porque subordinarse a la Constitución es subordinarse a la voluntad del pueblo, mantenerla viva, vigente, es honrar el poder originario delegado por el pueblo a sus gobernantes.

La Constitución ha sido y sigue siendo violentada y transgredida por los actores políticos que hoy se confrontan: el madurismo con el control del gobierno y la oposición atrincherada en la Asamblea Nacional, bregando por tomar el poder.

Ninguno tiene la legitimidad, como lo hemos discutido arriba, para hacer lo que hacen, ni lo que pretenden. Ninguno tiene legitimidad para conducir al país.

Quien sí la tiene es el Pueblo, según lo establece el artículo 5 de la Constitución, aunque es evidente que se le ha negado la posibilidad de ejercerlo. Tanto por la trampa como por la violencia, se ha usurpado el poder originario del pueblo. Por ello se requiere de una acción política, de activa movilización popular, que restablezca el principio Constitucional de que la soberanía reside en el pueblo. Que le ponga punto final a este desastre y que sea capaz de evitar el asalto del fascismo.

Son muchas las tareas hacia el futuro. Estamos listos para asumirlas. Lo más importante es resolver esta encrucijada que mantiene paralizado al país y que ha usurpado el poder del pueblo y la soberanía de la patria. El futuro nos pertenece. Será un esfuerzo colectivo, con los mejores, los más conscientes y capaces, más allá de las parcialidades, pequeñeces, egoísmos, intereses grupales, sectarismos e intolerancia.

Se trata de reconquistar el futuro del país posible, el sueño de tantos hombres y mujeres de esta tierra de gracia, un sueño que ha sido truncado pero que está vivo en los corazones de todos los patriotas. Es el momento de las definiciones y de la grandeza ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Augusto, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Augusto-por-Carola-Chavez-20190108-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Augusto-por-Carola-Chavez-20190108-0017.html El 5 de enero Augusto se fue al mar, dejándome todo este amor, todo este agradecimiento y esta columna donde cada semana intento llenar sus enormes zapatos.


Escribo esta columna por culpa de Augusto Hernández, que me dejó este espacio en herencia. ¡Y si fuera solo eso lo que me dejó Augusto! 

Al principio, Augusto Hernández era ese señor del vozarrón que explotaba en la radio cada mediodía para acompañarme mientras yo hacía el almuerzo. También acompañaba a Oscar que a esa hora buscaba a Dani al cole. Ya desde el principio, Augusto era parte de nuestra familia, aunque entonces, ni él ni yo sabíamos que nos querríamos tanto. ¡Y cuánto nos quisimos!

Resulta que un día, en 2006, a mi me dio por escribir y a Augusto le dio por leer mis “vainas”. Yo me enteré que me leía un día mientras cocinaba con mi radio encendida. Allí estaba Augusto leyendo mi último artículo, con aquel vozarrón pronunciando mis palabras que parecían suyas. Al final de la lectura, una declaración de admiración que era mutua.

Nos conocimos y supimos que inevitablemente íbamos a trabajar juntos, aunque siempre nos preguntamos si esa gozadera que armábamos cada mediodía se podía llamar trabajo. Así fue como se coló mi voz de pollo en “Juego de Palabras”, el programa del tremendísimo señor de la voz de trueno. 

Hicimos radio durante cinco años, sin descanso -Augusto descansaba trabajando. En todo ese tiempo, Augusto solo faltó unos pocos días, en una de esas ocaciones en que la muerte quizo llevárselo y no pudo. Esa vez Augusto nos devolvió el alma al cuerpo saliendo de un coma que se anunciaba como el punto y final, cantando rancheras a todo gañote, augustamente.

Tantos días juntos, tantas conversas, tanta gozadera, nos convirtió en “compinchos” del alma. Y nos quisimos tanto. Lo quiero tanto… Yo vi la ternura que su voz de trueno escondía, yo fui privilegiada con aquella sonrisa dulce de amor de papá querendón, con aquella mirada complacida y orgullosa que decía “vas bien, muchachita”, con los silencios que decían que a veces no necesitábamos palabras porque, de tan “compinchos” que éramos, logramos dominar el don de la telepatía.

Nuestro último programa fue un día de los inocentes. Jodiendo, ese día, Augusto anunció mi partida. Caí por inocente: el que partía era él. El 5 de enero Augusto se fue al mar, dejándome todo este amor, todo este agradecimiento, todos estos besos que no le pude dar y esta columna donde cada semana intento llenar sus enormes zapatos.

]]>
<![CDATA[Transición política vs. realidad , por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Transicion-politica-vs.-realidad--por-Jesus-Castillo-Molleda-20190108-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Transicion-politica-vs.-realidad--por-Jesus-Castillo-Molleda-20190108-0016.html Los soñadores y radicales están convencidos que a partir del 10 de enero de 2019 se debe concretar la salida del Presidente Maduro y de inmediato nombrar un gobierno de transición encabezado por el presidente de la Asamblea Nacional (AN) hasta que se realice la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales. Ahora bien, ¿cómo se lograría concretar ese hecho?, habría que preguntarse si los sectores políticos opositores del país cuentan actualmente con suficiente apoyo popular para incentivar a la gente a retomar las calles; o la existencia de grupos organizados por calles, manzanas, sectores, parroquias, municipios, estados, para emprender una confrontación cuerpo a cuerpo con el gobierno; o determinar si existe algún líder político, empresarial, estudiantil que tenga la capacidad de representar a la mayoría de la oposición política; también habría que reflexionar si es suficiente el apoyo internacional para ejercer presiones sobre el gobierno nacional. Si estas interrogantes no están definidas no es muy estratégico entrar al escenario de la confrontación política con el gobierno, lo que obliga a los sectores de oposición a estudiar otras formas de enfrentar la crisis para poder avanzar.

Es evidente que el gobierno del presidente Maduro se encuentra en una etapa terminal, pero no terminará mientras se le mantenga con una bombona de oxígeno permanente tras su agonía. Para lograr avanzar se debería aglutinar de nuevo a los factores políticos opositores que representen fuerza y organización, estos factores deberían ser representados por municipios y estados, entendiendo que existe una grave crisis económica; y aunque parezca descabellado, se debe retomar el diálogo entre los representantes del gobierno y la oposición para poder llegar a acuerdos que permitan destrancar el juego; de no hacerlo, se corre el peligro que en algún momento se pierda el control de una parte de la población (que se encuentre obstinada y fatigada por lo que está ocurriendo) que pierda el miedo y actué en colectivo obligando al gobierno a actuar; cuya acción  podría encender las calles de nuevo. Este escenario se encuentra muy presente al escuchar las quejas continuas de los ciudadanos sobre el alto costo de todo, que el dinero no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas, que las ayudas que reciben por remesas internacionales ya se les hace insuficiente, que los precios de los productos cambian en horas, que los aportes recibidos por bonos, carnet de la patria, CLAP ya son insuficientes ante la escalada inflacionaria.

La mesa se encuentra servida para lograr cambios, solo que quienes pueden promoverlos se encuentra muy débil por tanta desunión y falta de criterios coherentes para lograr aglutinar fuerzas reales que puedan quebrar las estructuras formadas por el gobierno. Son momentos de mucha sensatez, de pensar muy bien los pasos a dar en el tablero político que se deben mover, ser mucho más racional que emocional y comprender que el gobierno seguirá concentrado en mantenerse en el poder sin importarle el costo político que pueda generar el no resolver nada. 

Si la oposición promueve un discurso radical, confronta al gobierno sin criterios de unidad y establece una ruta trazada por la acción radical, sin ninguna duda volverán a fracasar en el intento de quebrar al gobierno. Como lo dijo Antonia Labrador “Cuando los gobiernos se encuentran débiles siempre buscaran la confrontación como mecanismo de supervivencia”.
 

]]>
<![CDATA[De ausente a usurpador y el bucle Guaidó, por Ylich Carvajal]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-ausente-a-usurpador-y-el-bucle-Guaido-por-Ylich-Carvajal--20190108-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-ausente-a-usurpador-y-el-bucle-Guaido-por-Ylich-Carvajal--20190108-0015.html La oposición entró en un bucle temporal fastidiosísimo o, para decirlo en términos cinéfilos, ya que nos acercamos a la entrega de premios, está viviendo su propio Día de la Marmota. Hace siempre lo mismo esperando obtener resultados distintos.

Lo del sábado pasado en la Asamblea Nacional es la misma película que protagonizó Julio Borges al inicio de 2017 cuando al jurar como presidente del parlamento venezolano decretó la Ausencia absoluta del presidente Nicolás Maduro, llamó a las Fuerzas Armadas a dar un golpe de Estado “institucional” y pidió el apoyo de la difusa “comunidad internacional” para presionar un cambio político en el país.

¡Bueno! la película que se montaron ahora, con Juan Guaidó en el papel estelar, sigue el mismo guion. Es un refrito intragable, un guiso insano del drama julioborgiano de hace dos años atrás y la dirigencia de la oposición, sobre todo la más colérica y alienada, jura que ahora sí, esta vez, sin demoras ni pérdidas, por este puñado de cruces, si tendrá el final feliz que se vienen prometiendo desde 2013.

Esa Asamblea Nacional está en desacato pero no sólo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sino del sentido común. Para que no haya dudas de que se les ha curvado el espacio tiempo los diputados no recuerdan lo que viene diciendo desde enero 2017, porque Omar Barbosa pasó el año en blanco y nadie se acordó de Julio Borges, ni siquiera hubo un gesto de solidaridad con el ahora prófugo ¡nada!
Como consecuencia de ese bucle temporal con amnesia incluida, Guaidó dice que a partir del 10 de enero –dando por hecho de que Nicolás Maduro jurará como Presidente de Venezuela a pesar de Mike Pompeo y su Grupo de Lima- el Poder Ejecutivo estará siendo “usurpado”, pero se supone que ahorita no hay presidente, que Maduro está “absolutamente ausente” o quiere decir entonces que sí era el Presidente Constitucional de la República y sólo el 10 de enero se convertirá en un “usurpador”.

Si Nicolás Maduro será un “usurpador” sólo a partir del 10 de enero próximo ¿por qué la Asamblea Nacional ha perdido los últimos tres años tratando de derrocarlo? ¿Por qué lo desconoció como Jefe del Estado al día siguiente de instalarse en 2016 con Henry Ramos Allup como presidente? ¿Por qué han insistido en que Venezuela sea sancionada económicamente a escala internacional, han permitido como Poder Público que otros gobiernos intervengan políticamente en los asuntos exclusivos de los venezolanos y promueven una intervención militar?

El presidente Guaidó nos dice a los venezolanos y venezolanas y al presidente reelecto en unas elecciones en las que ellos prefirieron no participar que manda a decir el Grupo de Lima, que le dijo Mike Pompeo que le manda a decir Donald Trump que Maduro no se juramente y le “ceda” el poder a ellos, a los “muchachos del mandao”.

La prueba madre de que ni la oposición misma cree que eso va a pasar, ni los llamados radicales, es que eligieron por unanimidad a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea, quien, en el escenario de que Nicolás no se juramente, por mandato de la Constitución nacional sería el Presidente del país hasta que se convoquen unas nuevas elecciones ¿Y usted cree que Allup, Henrique Capriles, Manuel Rosales, Henry Falcón y el mismo Leopoldo López le van a dar ese regalito a Juancito si hubiera la más remota posibilidad de que el “usurpador” no “usurpe”? ni que fueran los Reyes Magos.

Es otra burla, sobre todo para los venezolanos que esperan que esa oposición haga realmente algo para cambiar la situación política del país. 

En los años 70 los venezolanos vieron 300 capítulos de la telenovela La Usurpadora con Marina Baura y Raúl Amundaray, por los vientos que soplan la oposición se propone montar ahora 365 capítulos de otro serpenteante culembrón: El Usurpador. ¡Un poquito de por favor!

]]>
<![CDATA[El miedo a la libertad, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-miedo-a-la-libertad-por-Asdrubal-Aguiar-20190108-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-miedo-a-la-libertad-por-Asdrubal-Aguiar-20190108-0013.html Al concluir el año he reunido, como obra de pedacerías: Diálogo con el miedo en Venezuela, la suma de mis crónicas durante el período que apaga sus ojos o apenas los cierra para que la luz del nuevo amanecer no deslumbre mientras se acostumbran. 

Escribiendo acerca de los desafíos del tiempo de esperanzas que se nos abre a los venezolanos, refiero, justamente, que el miedo que rige bajo la dictadura disgrega y para dominarlo reclama se le pongan rostros. 

Señalo la infertilidad de la unidad que se forja para cubrirnos los unos a los otros dado el mismo miedo y por ser el efecto de un agrupamiento signado por el instinto de la supervivencia o para superar el rigor del tiempo adverso; o para preservar un espacio de poder y dar rienda suelta a impulsos reflejos, como si la citada supervivencia fuese lo esencial a lo humano; que solo lo es en el reino animalia. 

Alguna vez dije que, durante los años previos a nuestra emancipación e independencia, en estos predios, nuestros ilustrados ponen de lado a Maquiavelo y prefieren leer a su enemigo, a Juan Botero, autor de La razón de Estado. Botero recordaba y se complacía en el rey que en tiempos de hambruna da ejemplo en sí y en su persona, y muestra pena y dolor sinceros por los sufrimientos de su pueblo. Lo que de suyo  implica ingenio, pero sobre todo juicio y rechazo cabal a quienes usurpan la virtud.  

No por azar, cuando nos llega la idea del partido, léase la necesidad de la opinión disonante que forma el juicio, la palabra partido es un “crimen en el diccionario de la servidumbre”. Espanta a los tiranos “y llena de pavor a los esclavos”. Así lo cuenta Francisco González Guinan en su Historia contemporánea de Venezuela, al comentar la Memoria que prepara la Sociedad Liberal de Caracas el año de 1845 y en la que trabajan José Manuel García, Manuel María Echandía y Antonio Leocadio Guzmán, por pedido de José de Iribarren y Manuel Larrazábal, cabezas del primer grupo opositor que conoce nuestra recién constituida República.

Se trata de un documento crucial, suerte de partida de nacimiento de nuestra modernidad política, explicativo del dilema inaugural que intenta resolverse una centuria después, en 1945, pero que aún hoy, de modo insólito, pasados casi 175 años, retrasa nuestra madurez democrática: “Los poseedores de la autoridad, queriendo perpetuarse en su ejercicio; y los gobernados, ansiando sustituirlos o cambiarlos… y los nuevos, a la vez, han propendido a la misma usurpación”. 

Así se explica, no de otra manera, la tendencia pendular y viciosa que nos atrapa hasta el momento. O vivimos bajo esclavitud los unos o nos mantenemos en permanente rebelión los otros. Nos resignamos a ser dominados, mientras acopiamos coraje para echar mano de la lanza o del fusil. Le tenemos miedo a la libertad, en pocas palabras, por no saber o no querer convivir con las disidencias.
Peleamos por el principio de la alternabilidad, ciertamente, pero por la alternabilidad dictatorial, no nos engañemos.

Y ¿por qué tantas dificultades para el goce de la libertad política entre nosotros?, se pregunta González Guinan: “Porque ella no puede existir sino como producto de la libertad de todo pensamiento y de toda voluntad legítima”. El respeto de los unos por los otros es su lapidaria respuesta. 

He celebrado, pues, que, en este momento crucial para Venezuela, mientras en lo interno aún abrimos y al momento cerramos los ojos para que la luz de la libertad anhelada no nos encandile, el Grupo de Lima, con ojos muy abiertos, nos aporta una agenda para resolver sobre la cuestión que nos mantiene en agonía, la dictadura criminal imperante. Mayor claridad, mejor precisión, más concreción, es imposible demandárselas a sus autores, quienes en lo adelante nos escrutan. 

No abundo sobre el contenido de la declaración. Es deber de todo venezolano leerla y hacerla decálogo propio, pues nos ayudará a superar el miedo a la libertad. 

Para que no haya miedo, como lo veo, precisa el Grupo que el gobierno y la administración del Estado los asuma transitoriamente el parlamento. A este debe transferirlo – si posible voluntariamente o forzado por la soberanía popular en acción o por la Fuerza Armada – quien lo ha confiscado al margen de la Constitución, Nicolás Maduro Moros. 

Mas, para asegurar que la Asamblea quede protegida y como defensa ante las persecuciones de las que puedan ser víctimas sus diputados, queriéndoseles doblegar ante el poder usurpado cuya existencia es constitucionalmente nula a partir del 10 de enero, el Grupo de Lima reconoce la legitimidad del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio. Su integridad, su independencia, su autonomía serán claves al efecto, según la opinión de los gobiernos, como consta en la declaración.

“Sólo a través del pleno restablecimiento de la democracia… se podrán atender las causas de la crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa” Venezuela, reza la misma.

La unidad de ánimos diversos y en distintos grados, tantos como son necesarios y los reclama la conquista de la democracia, tiene un armador del juego, Juan Guaidó, nuevo presidente de la Asamblea Nacional. A tenor de sus primeras palabras, demuestra saber que el programa no es un hombre como lo ha sido hasta ahora. 
Que Dios y la patria velen por todos y para el bien de Venezuela, para que cese entre todos, finalmente, el miedo a la libertad.

]]>
<![CDATA[Análisis histórico de un desdichado “trino” del presidente Iván Duque]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Analisis-historico-de-un-desdichado-trino-del-presidente-Ivan-Duque-20190106-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Analisis-historico-de-un-desdichado-trino-del-presidente-Ivan-Duque-20190106-0039.html En Cartagena, emocionado por la visita del exjefe de la CIA, hoy canciller, Mike Pompeo, el presidente de Colombia Iván Duque, escribió en sus redes sociales: “Hace 200 años el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial, por lo que recibir hoy su visita nos llena de alegría y de honor, precisamente este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”.

El breve texto provocó una prolongada controversia en redes y medios digitales, con el autor como epicentro de críticas y burlas de una ciudadanía sorprendida más por los errores que por el enfoque subyacente en el mensaje.

Antes de pasar al análisis de la temática histórica en cuestión, necesito hacer dos aclaraciones previas: a) por un profundo respeto a todo cuanto implique nuestra gesta independentista, intentaré en todo momento alejarme de cualquier sarcasmo, aunque luzca tentador echar una chanza a semejante adversario; b) por las mismas razones éticas, tampoco entraré en calificar el nivel de los comentarios que he visto en el ciberespacio. Mi aporte en este debate se centrará en diseccionar el contenido del texto presidencial y ofrecer información documentada y verificada sobre la verdad histórica.

  1. Primera afirmación: “este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”. Se conmemoran 200 años del glorioso 1819, aquél primer Gobierno Bolivariano de Venezuela con sede en Angostura, a orillas del río Orinoco, desde el cual Simón Bolívar, visualizó, diseño, organizó y ejecutó con su directa dirección político-militar el paso de los Llanos, el salto de los Andes, las victorias de Pantano de Vargas y Boyacá, y la independencia de la Nueva Granada. Ciertamente, es El Libertador, en su condición de Presidente de la República de Venezuela, quien fue con sus tropas y sus recursos a libertar aquella amplia franja de territorio que había sido reconquistada por la bota colonial.

Este es el Bolívar que en 1815, luego de pacificar y liberar Bogotá, no fue apoyado por los generales de Cartagena para completar la misión libertadora. Es el Bolívar refugiado en el archipiélago caribeño, en el que sigue amasando con telúrica fuerza su máxima creación, su Colombia, y así lo anuncia con quenas y zampoñas en la Carta de Jamaica.

Es el Simón Bolívar que recibe —dos veces— el apoyo incondicional del General (¿padre fundador?) Petion. El 15 de febrero de aquel inmortal 1819, El Libertador pronuncia su Discurso de Angostura en el acto de instalación del Congreso de la República de Venezuela, síntesis de su ideario político hasta el momento, donde manifiesta sus grandes preocupaciones sobre la necesidad de constituir instituciones para una nueva sociedad basada en la igualdad, la estabilidad y la felicidad social.

Allí reafirma la estrategia emancipadora según la cual, mientras persista la presencia del ejército enemigo en el territorio, la prioridad fundamental es la victoria militar sobre el invasor. No dudó en reiterar su convicción más anhelada, que la unión de Venezuela y la Nueva Granada —“el voto (o deseo) de los ciudadanos de ambos países”— dieran origen a un nuevo Estado llamado Colombia, que sería “la garantía de la libertad de la América del Sur”.

  1. así quedó plasmado en la segunda Carta Magna de Venezuela, sancionada en diciembre de 1819. Tal es el parto de la Colombia original, la de Bolívar y su pueblo.2) Segunda afirmación: “el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial”. Esta afirmación pudiera adolecer de dos extremismos: exceso de ignorancia de la historia y/o exceso de (es difícil decirlo sin calificar) obsequiosidad pro estadounidense (¿o servilismo, pitiyanquismo, malinchismo, santanderismo?).

Hace doscientos años el único Padre Fundador crucial para “nuestra independencia” fue Simón Bolívar, y en su nombre van implícitos los de Antonio Nariño y Rafael Urdaneta, Antonio José de Sucre y Camilo Torres, Lara y Zea, Silva y Girardot, Manuela Sáenz y Josefa Camejo, Ana María Campos y la señora que recibió al Libertador en Bogotá tras el triunfo de Boyacá: “¿Volviste? Bendito seas fantasma”; y miles anónimos que se sembraron en la inmensa trepidación de las luchas por un mundo mejor. Los presidentes y el pueblo deberíamos saber que la Independencia de Nuestra América se logró a pesar de Estados Unidos.

Thomas Jefferson señalaba por allá por 1786: “Nuestra Confederación debe ser como el nido desde el cual toda América, así como la del Norte como la del Sur, habrá de ser poblada. Mas cuidémonos (…) de creer que interesa a este gran Continente expulsar a los españoles. Por el momento aquellos países se encuentran en las mejores manos, y sólo temo que éstas resulten demasiado débiles para mantenerlos sujetos hasta que nuestra población haya crecido lo suficiente para írselos arrebatando pedazo a pedazo”.

Ese es el mismo Thomas Jefferson, que en 1806 negó el apoyo al venezolano Francisco de Miranda, quien sirvió con las armas a la independencia de Estados Unidos y es el autor de la original Colombeia como denominación genérica del continente una vez liberado del yugo colonial hispano. Desde 1804, las fauces del “destino manifiesto” se asomaban en John Adams: “La gente de Kentucky está llena de ansias de empresa y aunque no es pobre, siente la misma avidez de saqueo que dominó a los romanos en sus mejores tiempos. México centellea ante nuestros ojos. Lo único que esperamos es ser dueños del mundo”.

Ya el 10 de diciembre de 1810, los Estados Unidos esbozaron el cinismo como estrategia hacia las repúblicas nacientes en doloroso parto de guerra. En resolución conjunta del Congreso yanqui, queda demostrada su hipocresía utilitarista: “los revolucionarios de Hispanoamérica enfrentarían solos el poderío español y cuando hubieran alcanzado la independencia, si la alcanzaban, los Estados Unidos concurrirían entonces a exigirles lo que debía corresponderles. Como pago, accederían al reconocimiento”.

Tempranamente, en junio de 1810, Juan Vicente Bolívar, hermano del Libertador, está en Baltimore al frente de una delegación especial que busca el reconocimiento de Venezuela. Igual gestión fue a realizar por Cartagena, Manuel Palacio Fajardo; ambas fracasaron.El 29 de octubre de 1812, James Monroe, siendo Canciller, sostuvo: “Los Estados Unidos se encuentran en paz con España y no pueden, con ocasión de la lucha que ésta mantiene con sus diferentes posesiones, dar ningún paso que comprometa su neutralidad”.En 1813 Manuel García de Sena intentó lograr de las autoridades de Washington colaboración con Venezuela y Nueva Granada, con el argumento de tener “no sólo comunes principios ideológicos y sentimentales de filantropía, sino también el interés bien entendido”.

La respuesta fue una bofetada con guante de nieve: “Estamos en paz con España”. El 20 de agosto de 1815, Pedro Gual, en un intento más de diplomacia de altura, escribe a William Thornton: “nuestros intereses como americanos son los mismos. Vemos a este país como aun no corrompido por las intrigas de los Gabinetes europeos, los vemos como hermanos. Declarad al mundo que vosotros abiertamente protegéis nuestra independencia”.

La actitud fue igual de sangre fría a la manifestada en 1813.Bolívar escribía con ingenuo dolor en 1815 en la Carta de Jamaica: “¡Cuán frustradas esperanzas! No sólo los europeos, sino hasta nuestros hermanos del Norte se han mantenido inmóviles espectadores de esta contienda que por su esencia es la más justa, y por sus resultados la más bella e importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos”.Pero la dirigencia estadounidense está muy clara en sus intereses, que en casi nada coinciden con los Libertadores de Hispanoamérica. El 3 de marzo de 1817, el presidente James Madison, consigue del Congreso la aprobación de una nueva ley de “neutralidad”, que vino a reforzar la más artera conspiración contra la “contienda más justa” que libraban las huestes bolivarianas. La máscara se develó cuando corsarios yanquis violaron flagrantemente la tal “neutralidad”, contrabandeando armas, municiones y bastimentos para el ejército colonialista español; el gobierno estadounidense acudió presuroso y amenazante a protegerlos de las justificadas quejas patrióticas.“El conflicto no presenta el aspecto de una rebelión o insurrección, sino más bien el de una guerra civil entre partidos o bandos cuyas fuerzas están equilibradas y que son mirados sin preferencia”, afirmaba el Mensaje al Congreso del 2-12-1817.

Pero la verdad histórica persigue a los farsantes: “Cuando el gobierno republicano de Venezuela dispuso —por decreto del 6 de enero de 1817, publicado incluso en los Estados Unidos— el bloqueo de Guayana y Angostura, los buques mercantes norteamericanos hicieron caso omiso y burlaron sistemáticamente el bloqueo. En ese mismo año fueron capturadas por las fuerzas marítimas de Venezuela las goletas norteamericanas Tigre y Libertad, cuando llevaban recursos bélicos a los realistas”.

Este hecho dio pie a un duelo epistolar de antología. El 20 de agosto de 1818, El Libertador Simón Bolívar escribe al agente gringo Bautista Irvine: “Si es libre el comercio de los neutros para suministrar a ambas partes los medios de hacer guerra, ¿por qué se prohíbe en el Norte? ¿Por qué a la prohibición se le añade la severidad de la pena, sin ejemplo en los anales de la república del Norte? ¿No es declararse contra los independientes negarles lo que el derecho de neutralidad les permite exigir? La prohibición no debe entenderse sino directamente contra nosotros que éramos los únicos que necesitábamos protección. Los españoles tenían todo cuanto necesitaban o podían proveerse en otras partes… Mr. Cobbett ha declarado en su semanario la parcialidad de los Estados Unidos a favor de la España en nuestra contienda. Negar a una parte los elementos que no tiene y sin los cuales no puede sostener su pretensión cuando la contraria abunda en ellos, es lo mismo que condenarla a que se someta, y en nuestra guerra con España es destinarnos al suplicio, mandarnos a exterminar”. Tal fue la conducta de Estados Unidos con el Gobierno de Venezuela, en momentos que se preparaba para ir a libertar a nuestros hermanos de la Nueva Granada.

Bolívar, que es con la pluma tan certero como con la espada, y ante las groseras insistencias del norteño, descarga su viril patriotismo al agente Irvine: “protesto a usted que no permitiré que se ultraje ni desprecie el Gobierno y los derechos de Venezuela.

Defendiéndonos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.Como se puede constatar, si hubo un Padre Fundador crucial que defendió hasta lo indecible el honor y la libertad de nuestras naciones. Este Padre Libertador previó todos los detalles: desde los mil fusiles con que armó la vanguardia en el Casanare, hasta la carne con que se alimentaba la tropa; desde el diseño en secreto del plan “Boyacá”, hasta las instrucciones más minuciosas a sus subalternos. Así llegó, hace dos siglos, el Presidente de Venezuela desde las postrimerías del Orinoco a las andinas ondulaciones de Cundinamarca a darle vida a su sueño. Así nació Colombia.

El suceso con las goletas Tigre y Libertad, dio luces a Bolívar sobre las verdaderas intenciones de Estados Unidos. El 25 de mayo de 1820, escribe a José Tomás Revenga: “Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros: ya ven decidida la suerte de las cosas y con protestas y ofertas, quien sabe si falsas, nos quieren lisonjear para intimar a los españoles y hacerles entrar en sus intereses…no nos dejemos alucinar con apariencias vanas; sepamos bien lo que debemos hacer y lo que debemos parecer”.

Sobre su otra gran creación, el Congreso de Panamá, le advirtió a Santander el 21 de octubre de 1825: “No creo que los americanos deban estar en el Congreso del Istmo. Jamás seré de opinión que los convidemos a nuestros arreglos americanos”.El vicepresidente burló esas instrucciones y se frustró aquel plan genial de equilibrio geopolítico y emancipación.La parcialización antibolivariana de la elite de Estados Unidos, seguía permitiendo aún en 1826, que los barcos norteamericanos introdujeran contrabando de armas para los realistas; y Bolívar se lo comunicó el 13 de junio de ese año a Santander: “yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre estos (norte) americanos que frecuentan las costas; son capaces de vender Colombia por un real”.

Pudiéramos afirmar que, antes que El Libertador vislumbrara esa amenaza para nuestros pueblos, ya las elites políticas de Estados Unidos tenían claro que debían combatir —en las sombras— a Bolívar. Los gringos no descuidaron un minuto la gesta bolivariana, ni menos ahorraron artimañas entorpeciéndola para impedir su éxito total.Es uno de los hallazgos más complicados de mi investigación sobre la Doctrina Bolivariana. Los Estados Unidos convirtieron en política de Estado al más alto nivel, los planes encubiertos contra la gesta de Simón Bolívar y sus camaradas. No en vano se involucraron los secretarios de Estado y los propios presidentes de aquel peligroso país, haciéndole seguimiento minucioso a nivel continental, para lo cual inauguraron su sistema de inteligencia integrado por ministros plenipotenciarios, cónsules y otros funcionarios, comerciantes, y los infiltrados que lograban captar entre criollos envidiosos y avaros.

Dos asuntos claves que confrontan la posición gringa al proyecto de Bolívar: la ambición expansionista de USA sobre territorios antes españoles, frente a la doctrina bolivariana de la independencia y unión; el otro, la abolición de la esclavitud, frente al interés gringo de mantenerla.En términos coloquiales, podríamos afirmar que Estados Unidos dedicó su “batería pesada” contra Bolívar; nombres como John Quincy Adams, Henry Clay, James Monroe, Willian Harrison, Joel Poinsett, Willian Tudor, entre otros, todos de la alcurnia de la nación norteña, aparecen involucrados en la trama dirigida a hacer fracasar el plan bolivariano, único que garantizaba la verdadera independencia y fortalecimiento de las nacientes repúblicas latinoamericanas.

Las causas de ese odio, se pueden leer en parte en la carta de 1827 del agente de EU en España, Alexander H. Everett: “Difícilmente podría ser la intención de EU alentar el establecimiento de un despotismo militar en Colombia y Perú, cuyo primer movimiento sería establecer un puesto de avanzada en la isla de Cuba. Si Bolívar realiza su proyecto, será casi completamente con la ayuda de las clases de color; las que naturalmente, bajo esas circunstancias, constituirían las dominantes del país. Un déspota militar de talento y experiencia al frente de un ejército de negros no es ciertamente la clase de vecinos que naturalmente quisiéramos tener”.

Otro de estos “diplomáticos” con funciones conspirativas, el coronel Willian Henry Harrison, quien en 1829 era el representante de los Estados Unidos en Bogotá, fue tan injerencista en los asuntos internos de Colombia, con sus descaradas intrigas antibolivarianas, que hubo de ser declarado persona no grata; a su regreso a Washington, lo premiaron con ascenso a general, y luego fue electo presidente de los Estados Unidos. ¿Cuáles serían esos servicios tan preciados que había prestado a los gestantes intereses imperialistas? Habría que ahondar en los preparativos de la “Noche Septembrina” y el “Crimen de Berruecos”.

Ese año de 1829, en Guayaquil respondiendo cartas a sus subalternos y amigos, Bolívar, angustiado por la situación de ingobernabilidad que acecha las nacientes repúblicas, le dice a Patricio Campbell el 5 de agosto: “y qué no harán los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad…”.

Predicción consumada que se ha pretendido borrar de los archivos. “Durante algún tiempo han fermentado en la imaginación de muchos estadistas teóricos los propósitos flotantes e indigestos de esa Gran Confederación Americana”, decían en instrucciones que el 27 de mayo de 1823 impartieron a Richard C. Anderson, ministro de Estados Unidos en Bogotá. Recordemos que fue apenas el 8 de marzo de 1822, tras doce años de enviar agentes diplomáticos y tenaces esfuerzos, que los EU reconocieron la independencia de Colombia (la original); mientras que Texas fue reconocida al año, y Panamá a los tres días.

Pero con nuestras repúblicas soberanas nacidas de la revolución que condujo El Libertador Simón Bolívar, todavía se dieron el tupé de expresar en carta de John Quincy Adams al ministro español ante el gobierno de Estados Unidos: “Por el hecho del reconocimiento, no se ha de entender que hemos de impedir a España que haga cuanto esté de su parte por restablecer en las colonias el imperio de su autoridad”.

Espero que estos apuntes sean útiles al hermano pueblo colombiano, y que alguna mano amiga los acerque al Presidente Duque, que nunca está demás un esfuerzo adicional por rescatar la historia más admirable que se haya escrito en todos los tiempos.

]]>
<![CDATA[Vida o muerte, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vida-o-muerte-por-Luis-Britto-Garcia-20190108-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vida-o-muerte-por-Luis-Britto-Garcia-20190108-0022.html La vida no puede resolver su propio enigma, pero es la única capaz de plantearlo. En catorce mil millones de años, la docena de partículas elementales que constituyen los 127 elementos de la Tabla Periódica forman algunas combinaciones estables; en un cosmos que tiende al desorden de la entropía se articulan combinaciones que autoregulan  su orden, en un mundo donde todo es efímero algunas combinaciones tienden a propagarse.

Misterio mayor que el de la mezcla interactiva de los elementos que componen la vida es  su instinto de conservación. Las combinaciones que propenden a permanecer estables perduran, las que no, desaparecen. Las que tienden a propagarse subsisten, las que no, se desvanecen.¿Quién explicará el reloj biológico? ¿Por qué ese suicidio que llamamos vejez ocurre en cada especie en un tiempo determinado y según una agenda? ¿Depende el reloj biológico, como tantas cosas, de una mutación? ¿Por qué no se ha producido la mutación de la eternidad? Nada más inviable que una criatura inmortal. El cambio incesante del entorno terminaría por descartarla. Sólo la transformación sostiene la vida; la renovación continua  procede al precio de la muerte constante de esos ropajes que llamamos cuerpos. 

Quizá no somos más que ramificaciones perecederas de un único organismo inmortal, el árbol filogenético, que se multiplica, muta, se entredevora y parcialmente se extingue a lo largo del tiempo en un proceso que no sabemos si tendrá fin. 

Sin embargo, la combinatoria incansable parecería preparar seres inmunes al envejecimiento. Langostas, elefantes, cotorras sobrepasan largamente el siglo. Erizos rojos del Pacífico y galápagos exceden los doscientos años. La ballena de Groenlandia puede sobrevivir dos centurias; el tiburón de la misma zona, el doble. La almeja Ming llega al medio milenio. Los pinos longevos superan los 5.000 años. La esponja del Antártico excede el milenio y medio de vida. Las hidras permanecen jóvenes por siempre. 

Las medusas  Turritopsis Nutrícola revierten  el envejecimiento y reconvierten los adultos maduros en pólipos jóvenes indefinidamente. Mientras la naturaleza juega a la inmortalidad, se afilan cuchillos para hacer pasar por las puertas de la muerte a nuestro efímero ser, nuestro vulnerable país, nuestra perdurable especie. 
Defendamos la vida que es, según Gabriel García Márquez, lo mejor que se ha inventado.

]]>
<![CDATA[La encrucijada, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-encrucijada-por-Maryclen-Stelling-20190108-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-encrucijada-por-Maryclen-Stelling-20190108-0019.html Es prácticamente una obligación ¿moral? comenzar el año  presentando elaborados pronósticos supuestamente racionales, que compiten con  predicciones, profecías,  augurios, vaticinios, presentimientos e intuiciones sobre el destino del país durante el 2019.
 Tarea futurista en la que se funden y confunden razón, subjetividad y clarividencia.

En el clima nacional bullen las pasiones engendradas y cultivadas a la luz de la profunda crisis multidimensional con la que nos abrimos al nuevo año.  Tránsito en el que parece comandar la política del miedo y una fecha clave: el próximo 10 de enero…

Prisioneros y prisioneras de polaridades que se debaten entre la rabia y la esperanza, es difícil tomar distancia de la propia subjetividad de la vida diaria. En la situación actual es realmente complicado despojar la experiencia y la vivencia de las cargas afectivas y emocionales. Miedo, rabia, indignación, ansiedad, esperanza se hacen presentes en la cotidianidad ciudadana; aun cuando también juegan, “sin querer queriendo”, un importante  papel en planteamientos de analistas y pronósticos extrasensoriales de clarividentes.  

En la inmediatez -y a pesar de la crisis actual-  afrontamos el reto de construir, rescatar o potenciar la esperanza, la ilusión, el optimismo, la fe, la certeza, la seguridad, la certidumbre con miras a enfrentar el futuro del país y, muy especialmente,  las expectativas de la indefensa ciudadanía.  

Las pasiones son absolutamente necesarias y determinantes para cualquier proyecto político.    Ello plantea una suerte de pedagogía política de la esperanza en contraposición al generalizado uso político del miedo, que intencionalmente pretende reducir a la ciudadanía a una suerte de polaridad afectiva: pasividad y conflicto. 

¿Nos estamos convirtiendo en una sociedad presa del miedo, desesperanzada, pasiva, melancólica? ¿A la espera de que el conflicto se resuelva en otras instancias ya sean nacionales o internacionales?  Compartimos con estudiosos del tema el potencial revolucionario de las pasiones en un contexto de crisis y a pesar de la crisis.  

Durante el 2019 debemos transitar un difícil camino de la mano de la razón y la pasión, el miedo y la esperanza a la luz de un claro y consistente proyecto político/económico.
 

]]>
<![CDATA[10 de Enero:La Patria Exhausta]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-EneroLa-Patria-Exhausta-20190105-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-EneroLa-Patria-Exhausta-20190105-0040.html  

 

Este 10 de enero se consumará un acto más en el camino de la deslegitimación de nuestro sistema político, y la entrega de las riquezas fundamentales de nuestro país.

 

Luego de estos seis años de retroceso sin precedentes, la Patria está exhausta, debilitada, desmoralizada, desmovilizada. Sus fuerzas morales callan, el miedo es la norma, las otrora fuerzas progresistas se escabullen, esbozan una mueca de sonrisa y aplauden, desde su pequeña parcela de confort, cualquier astucia de su nuevo “jefe”.

 

Como están las cosas y después de la devastación de este período de gobierno infame, al ciudadano de a pie poco le importa la política en el país, como se reflejó claramente en los altísimos niveles de abstención de la última parodia electoral.

 

Nuestro pueblo volvió, derrotado y decepcionado, a sus “ghettos”, a sobrevivir en sus barrios, en los campos abandonados, en la selva violentada, cruzan Los Andes desterrados por el hambre y la violencia. Vuelve al silencio que impone la nueva oligarquía al mando en el país.

 

Atrás, muy atrás, quedó sepultado el sueño de la posibilidad de una revolución bolivariana, chavista, que fuese capaz de transformar el destino de nuestra atribulada patria.

 

De este período, el madurismo solo puede mostrar algo concreto: cual Herodes, ha liquidado el proceso bolivariano y retrogradado el país a niveles de pobreza, exclusión, desigualdad y dependencia impensables hace tan solo seis años, los peores de nuestra historia republicana.

 

Decía el profesor Giordani en su último escrito, que hemos retrocedido a niveles de 1830. Le creo, y es un elemento más por los que tendrá que responder la dirección de este gobierno, ante el tribunal del pueblo y de la historia.

 

En el camino han quedado, sacrificados en el altar de la nueva élite que se erige como dueña del país, la propia Constitución de 1999, sus conceptos de Democracia Participativa y Protagónica; la Plena Soberanía Petrolera, los Artículos 302 y 303 que la consagran; los objetivos históricos del Plan de la Patria; los objetivos de justicia social; desarrollo social, político y económico del país; las Misiones Sociales; la defensa de nuestra soberanía económica, territorial, jurisdiccional; en fin, ha quedado en el camino el sueño y el futuro de todo un pueblo.

 

Las caras de Judas son varias, la traición tiene diversos rostros, de los que han ejercido el poder o incidido en la acción del gobierno. Los que han actuado directamente, saben lo que hacen, han actuado con alevosía, con saña, con hambre vieja, con rencores y complejos. Han desmantelado, de la manera más brutal y artera, todo el legado que nos dejara el Comandante Chávez, el proyecto que movilizó y emocionó a todo el país.

 

Se aprovecharon de la tragedia de su muerte para hacerse del poder, utilizando su nombre, usurparon el poder originario del pueblo y descargaron contra nuestro país lo peor de sí mismos: la ética del pranato se ha impuesto como conducta política y con ella, el atropello, la violación de los derechos humanos, de los derechos fundamentales del ciudadano, la pérdida del Estado de Derecho y de cualquier atisbo de decencia y escrúpulos, en el manejo de los asuntos del Estado.

 

En lo personal, ya no me importa cómo catalogar a este gobierno, ni tratar de seguir convenciendo a los insensatos que apoyan o excusan este estado de cosas. Ellos, tal como Mephisto, tendrán que salir de su propio infierno, donde están condenados por haber abdicado en su responsabilidad de defender los intereses del pueblo por encima de cualquier cosa.

 

Suficientes elementos existen para demostrar que Maduro es el responsable de este desastre. La realidad es apabullante, solo alguien que haya perdido los escrúpulos puede seguir diciendo al pueblo que esta situación es producto de una “guerra económica” y pedirle que siga aguantando, mientras es evidente que entregan la Patria y que imponen el paquetazo más antipopular y antinacional de nuestra historia.

 

El madurismo cuenta con un coro de aduladores, oportunistas y personajes de lo más bajo de la política: un aparato proto fascista, con la estructura mental del pranato, que se encarga de perseguir, señalar, atacar, desprestigiar y hasta cambiar la historia y los hechos, con tal de extinguir, apagar, perseguir cualquier posición de cuestionamiento al desastre actual; sobre todo, si el mismo proviene o se hace desde el campo bolivariano. Esto y el uso de la violencia y persecución es lo único que explica el silencio de tantos patriotas honestos, pero que están entrampados en este mar de contradicciones.

 

El madurismo cuenta con el silencio y complacencia de intelectuales, periodistas, otrora voces combativas, defensores valientes de los derechos humanos, de fina pluma que hablaban de revolución y socialismo, y hoy callan con una indiferencia que espanta y que le hace un daño tremendo a los ideales que alguna vez defendieron, al pueblo que está aturdido y busca orientación en sus referentes de siempre.

 

Nuestro pueblo no puede seguir condenado a la tragedia de Sísifo, sólo porque los dirigentes no están a la altura de su nobleza, de su historia heroica.

 

Por eso le hablo al pueblo, a todos los ciudadanos, al que apoyó a Chávez y al que apoyó a la oposición, al humilde, trabajador, profesional, estudiante, ama de casa, campesino, soldado, ex combatiente guerrillero, Misionero, al de la Comuna, al de la Asociación de Vecinos, al profesor, maestro, jubilado, productor del campo, industrial, funcionario de la Administración Pública, le hablo a esos millones de muchachos que no encuentran explicación al estado de calamidad que se vive en el país, a la situación deplorable en la que se encuentra la Patria, a los que han tenido que abandonar a sus seres queridos, los que han perdido algún familiar o amigo en medio de la violencia social, la violencia política o por no conseguir el medicamento a tiempo. Te hablo a ti.

 

La clase política, la nueva y la vieja, la que ha pactado o no, carece de credibilidad, ha perdido toda capacidad de movilizar a sus bases sociales y políticas. No hay argumentos, no hay diferencias sustanciales. Todos estamos cansados de su corta visión política, que no va más allá de sus propios intereses personales o grupales.

 

Existe en el país un grave problema de liderazgo y credibilidad. El país está exhausto, harto de tanta vagabundería, trampa, incapacidad, de los pactos y componendas. La clase política solo promueve el odio, la intolerancia, es más de lo mismo. Es la cloaca de la política y el fascismo, la que se ha instalado como forma de actuación política en el país.

 

Se ha impuesto el escenario de la aniquilación del contrario, solo que es una disputa entre factores o, más bien, facciones del mismo capitalismo atrasado, dependiente, expropiador del trabajo y de las riquezas de la Patria.

 

Unos pujan por seguir con este desastre, en un nuevo pacto con factores de la oposición tradicional, en cuanto que, los más violentos, no aceptan pacto con la élite del madurismo, sino que propugnan una intervención extranjera.

 

Ambos grupos en pugna, saben que únicamente los Chavistas-Chavistas, los Chavistas-Bolivarianos, seremos capaces de rescatar a nuestro país de este abismo, que somos los que tenemos la posibilidad y fuerza moral para reunificar a nuestro pueblo y conducirlo para pasar esta tormenta.

 

Por eso nos persiguen, nos exilian, nos encarcelan, es algo en lo que se han puesto todos de acuerdo: extirpar al Chavismo del ideario popular, por eso la saña con la que han actuado en contra nuestra, en contra de los trabajadores de PDVSA, de los militares Patriotas, en contra de los programas, Misiones e instituciones creadas durante el gobierno Revolucionario del Presidente Chávez.

 

Nuestra Patria está exhausta, no puede más. Nos encontramos en un momento de debilidad tan peligroso que podemos estar al borde de una guerra, bien sea por una agresión externa o por una confrontación militar con Colombia, provocada por el gobierno en busca de una válvula de escape-muerte a la crisis creada por ellos mismos.

 

Pero la debilidad de la Patria, su colapso institucional, político, económico y militar, también nos hace presa fácil de los intereses transnacionales, sean del país que sea. No hay transnacionales ni imperialismos buenos o malos.

 

Ellos siempre tendrán el interés de expropiarnos nuestras riquezas, nuestros recursos naturales. No les importa nuestro desarrollo, más que no sea el de un modelo dependiente, periférico, que facilite su trabajo de expropiación de nuestras riquezas.

 

De ésto ya tuvimos más de setenta años de experiencia transnacional cuando saquearon nuestro petróleo durante todo el siglo XX y nos dejaron instalado el modelo rentista petrolero, con una economía atrofiada y la inmensa pobreza y exclusión de nuestro pueblo.

 

Lo he advertido con los medios de los que dispongo, mi conocimiento, palabra y escritos. Están entregando al país, están entregando nuestra riqueza fundamental: el petróleo y el gas, las únicas que podrán sacarnos de esta crisis.

 

Han tratado de descalificar mis advertencias, mis alertas. Me han acusado, ofendido, vilipendiado, me persiguen. Han tratado de sepultar mi palabra en una andanada de mentiras, sin éxito. A pesar de este linchamiento, tengo mi moral y mis fuerzas intactas, no les temo ¡prepárense los enemigos de la patria, que no me callarán!

 

Todas las mañanas me levanto, muy temprano, lavo mi rostro, veo mis cicatrices de batalla, reviso mi alma, organizo mis pensamientos, sonrío, me mueve mi compromiso con el país, con el pueblo, con mis principios, estoy vivo para cumplir con mi deber: continuar luchando.

 

He ocupado las más altas responsabilidades en la conducción del Estado Venezolano, en el Gobierno del Presidente Chávez, de su política petrolera, he participado de tantas batallas junto al pueblo, los trabajadores, con un equipo de patriotas, hombres y mujeres comprometidos en la conquista de nuestra Plena Soberanía Petrolera, para derrotar la exclusión social, la injusticia, para defender los intereses de la Patria y nuestras conquistas políticas, económicas y sociales, que no podemos rendirnos.

 

Conozco tanto al país y sus fuerzas activas, transformadoras, tenemos un equipo con ideas claras de cómo salir de este desastre, qué hacer, cómo hacerlo, con quién hacerlo, un equipo de experiencia en la conducción exitosa del sector petrolero, el factor clave en la recuperación del país, que no podemos cansarnos, nadie puede rendirse.

 

En comunicación permanente con el país, recibo cientos de mensajes por todas las vías, reviso los medios especializados y constato con indignación que todo lo que he advertido se ha venido cumpliendo. Entre la indolencia y el caos creado por el madurismo, entregan la Patria y nuestra posibilidad de recuperarla. Entregan el futuro.

 

Hoy nuestra soberanía está siendo violada de hecho por las transnacionales petroleras que operan a sus anchas en las aguas territoriales del Esequibo en disputa con Guyana.

 

Entregaron el Gas de la Patria que recuperamos para nuestro país, que logramos explorar, perforar, probar sus inmensos volúmenes, hicimos grandes inversiones y construimos cientos de kilómetros de tuberías y costosas infraestructuras marinas. Ahora se entregó a las transnacionales. No habrá gas para el país.

 

Entregaron el manejo de todo el gas del Oriente del país a las transnacionales. Entregan nuestra infraestructura de procesamiento, manejo y despacho de petróleo. Maduro invita a las transnacionales a que “vengan a salvar el país”. Se llevaron presos a los muchachos de PDVSA en oriente, para que ahora vengan las transnacionales.

 

Advertí que entregaban la Faja Petrolífera del Orinoco. Ello ha sucedido sin que nadie diga o haga algo. Para ello utilizaron la Sentencia 153 del TSJ y a la ANC. El petróleo que tanto sacrificio nos costó recuperar, años de juicios internacionales con la Exxon Mobil y con la Conoco Phillips, juicios que ganamos después de años de trabajo. Entregaron las “joyas de la corona” a las transnacionales petroleras Chinas y Rusas. Nada de ésto era necesario, sólo conveniente para sus propios y mezquinos intereses.

 

Advertí que el Decreto 3.368 era ilegal y sería utilizado para violentar la Ley Orgánica de Hidrocarburos. Han entregado los mejores campos petroleros, otrora operados por PDVSA, a contratistas privados de “servicios petroleros”. Son las empresas del madurismo, de los mismos que les manejan todos los negocios a la nueva élite. Se han firmado, que se sepa, al menos 14 “contratos de servicios”, en una mala copia de la apertura petrolera.

 

Ahora nos sorprendemos con otra noticia más, la de una agencia de prensa internacional que publica la nota de prensa de una nueva empresa: “EREPLA Services”, nueva socia de PDVSA, empresa desconocida a la que Quevedo le ha entregado, de forma privada, nada más y nada menos que por 25 años, renovables por 15 años más, los campos Rosa Mediano y Tía Juana, que eran operados directamente por PDVSA.

 

Esta nueva empresa, creada únicamente para este “negocio”, registrada en Delaware, EEUU, de capital nigeriano y norteamericano, donde entre sus socios está Sargeant Marine, empresa transnacional que tenía el monopolio del manejo de nuestro asfalto con la vieja PDVSA, habla con toda la autoridad del que lo han hecho sentir jefe o dueño del país.

 

El acuerdo otorga a EREPLA Service “la administración diaria de la producción, comercialización y explotación del petróleo producido bajo este acuerdo”... PDVSA mantiene el control sobre el “Plan” de la transnacional y “supervisa” a la misma. Qué eufemismo!

 

Según el despacho de prensa, “EREPLA Service” no sólo se atreve a calificar los contratos petroleros del período Chavista, léase de nuestra Plena Soberanía Petrolera, como un modelo “corrupto” (lo cual no hace sino repetir el discurso de maduro), sino que indica que la sociedad cumple con las leyes norteamericanas y solicitará la autorización a las agencias de ese país para su contrato (obsérvese que no solicita la autorización de ninguna autoridad del Estado venezolano).

 

Por otra parte, asegura que dichos contratos están hechos “de acuerdo a los estándares de los contratos norteamericanos de petróleo” (pareciera que el gobierno renunció completamente a su soberanía), indican que las regalías del 33.33% serán canceladas por PDVSA y que sus operaciones están exentas de cumplir con las leyes laborales y de contenido nacional venezolano. Es decir, que ni siquiera pagarán las regalías, que es lo mínimo que se les exige en su propio país.

 

Otro contrato suscrito por Quevedo con otra empresa del mismo grupo, llamada “EREPLA Trading”, garantiza que ellos comercializarán la producción de petróleo (en clara violación de la Ley Orgánica de Hidrocarburos que establece que solo PDVSA puede vender nuestro petróleo) por 25 años, nuevamente prorrogables por 15 años más, y que, además, ellos garantizan el manejo de los ingresos de esa venta de “manera transparente”, sin injerencias del Estado venezolano, cumpliendo con los términos de las sanciones impuestas al país.

 

La nefasta Apertura Petrolera quedó en pañales, ésta es la peor entrega en la historia petrolera de nuestro país, Maduro y Quevedo tendrán que rendir cuentas por entregar activos de todos los venezolanos y ceder nuestra soberanía sobre el manejo de nuestro petróleo, en violación de nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos y de la Constitución en sus artículos 302 y 303. ¿Qué dirá ahora la ANC, tan sensible a lo que se denuncie de Quevedo?

 

Del madurismo se puede esperar cualquier cosa, pero sinceramente, no entiendo cómo, un oficial de nuestra Fuerza Armada Bolivariana puede incurrir en tal acto de violación a nuestra soberanía y nuestras leyes, de traición a la Patria. Ésto habla por sí mismo, de la descomposición de nuestra institución, antes baluarte del pensamiento bolivariano.

 

Pero es bueno que sepan todos los que están comprometiendo la Patria y los que se aprovechan de estas “gangas” del madurismo, que éstos son contratos NULOS DE TODA NULIDAD, están VICIADOS DE NULIDAD ABSOLUTA, por lo que, ningún tribunal nacional o extranjero podrá nunca considerar que produzcan efecto alguno.

 

Un acto, un contrato nulo no es convalidable, no es corregible, no es solucionable. No tendrá nunca efectos ni hacia el pasado, ni hacia el futuro. Así lo establece no solo nuestra Constitución, sino el Derecho todo, el de cualquier país, también el de esas empresas. Además cuando tengamos un gobierno decente, estos contratos se cancelarán y se resarcirán los daños causados a la Patria.

 

En mi artículo la gallina degollada, hacía referencia a un hecho que hoy está claro: para derogar nuestra política de Plena Soberanía Petrolera y entregar el petróleo, maduro necesitaba destruir a PDVSA, extirpar de su seno el pensamiento Chavista, los dirigentes petroleros y cualquier vestigio de nuestra política revolucionaria en el manejo soberano de nuestros recursos.

 

Cayó PDVSA y la política petrolera del Comandante Chávez sin que nadie hiciese nada por defenderla. He allí la razón de la debacle económica del país. No me vengan ahora con la pendejada de la “guerra económica”.

 

Por eso es que a maduro no le importa tener secuestrados a más de cien gerentes y trabajadores petroleros, ni le importa que se mueran, porque cuando ellos o los que estamos exiliados, podamos hablar al país, se podrá saber la verdad del crimen y la entrega de Maduro.

 

Se persigue y encarcela a los trabajadores de PDVSA, secuestrados políticos, acusados de cualquier cosa que se le ocurra al fiscal, con el propósito deliberado de descabezar a los cuadros técnico-políticos que condujimos la empresa durante el gobierno del Presidente Chávez.

Los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares.

 

Pero es que a Maduro no le importa que los muchachos mueran en la cárcel, ni que tengan un juicio, porque el día que ellos puedan hablar, le dirán a todo el país, cómo destruyó PDVSA, qué cosas les obligaron a hacer, para favorecer a sus grupos de poder, a sus grupos económicos.

Ésto entre muchas más cosas que Maduro no quiere, no le interesa, que salgan a la luz pública.

 

La supuesta lucha de Maduro y su fiscal pantallero contra la “corrupción”, es una farsa, un Falso Positivo que solo creen los sectores interesados en tomar PDVSA y sus medios de comunicación. La descalificación y el linchamiento moral contra los trabajadores petroleros ha sido una manera cruel, la única que podían utilizar para descabezar a PDVSA, la otrora “Roja Rojita” y ahora entregarla a sus socios privados. PDVSA, la empresa que alguna vez fue del pueblo, está siendo rematada.

 

Este contrato firmado en secreto con “EREPLA Services” y “EREPLA Trading”, no es más que la punta del iceberg de lo que está sucediendo con nuestra política Petrolera y nuestra empresa nacional PDVSA. La destrucción de PDVSA es responsabilidad directa de Maduro, el problema de PDVSA está en Miraflores porque lo que siempre ha estado en disputa en el país es la “cuestión petrolera”

 

Existen mil razones sagradas para luchar contra este gobierno infame. Hoy el madurismo ríe y “no pierde ninguna oportunidad” de aprovecharse del poder que han usurpado al Pueblo. Pero resulta que no es más que una mueca, un accidente, el peor gobierno de nuestra historia, una desgracia para el país, que sabremos superar.

 

Este gobierno, que pretende perpetuarse en el poder, no solo debe renunciar, sino que deberá rendir cuentas por el terrible daño que ha provocado, algunos irreversibles, al pueblo, al patrimonio e integridad de la Patria.

 

Solo el Pueblo salva al Pueblo, el 10 debe ser el inicio de la unidad de los patriotas, en la calle y con una movilización cívico-militar para frenar la entrega y la destrucción del país. ¡Venceremos!












 

 

 

]]>
<![CDATA[Eterna transición, por Earle Herrera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Eterna-transicion-por-Earle-Herrera-20190103-0048.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Eterna-transicion-por-Earle-Herrera-20190103-0048.html La transición es una ola que va y viene, un puente, una necesidad y, a veces un comodín. La derecha la invoca cuando le conviene y, con los mismos argumentos,  la desecha. Después del golpe de 2002 no solo fue una posibilidad, sino una imposición.


 Quienes financiaron la conjura, una vez abortada ésta, pusieron sobre la mesa la carta transitoria. Incluso la Usaid, mampara sin máscara del imperio, instaló en Caracas una oficina para la emperrada transición.  Bonito se batía el cobre allí.

La izquierda y los disfrazados de tal también muerden en la palabreja. Cuando su modelo no da pie con bola, arguyen que no “estamos en socialismo, sino en una transición hacia el socialismo”. Esta frase sublima a los burócratas y la tienen siempre al alcance de la mano, como una pistola. El socialismo viene a ser algo así como el horizonte, ese espacio hacia el que siempre se camina y nunca se llega. Esta imagen me permite definir la transición.

La derecha antichavista se desgaja entre fracciones transitivas y facciones anti-transición. Este es un factor más de división, entre otros 200. Incluso, los que apoyan la opción de tirar puentes o de caminar un trecho juntos (aunque no revueltos), barajan varios tipos de transiciones y condicionantes. Unos piden olvidar el pase de facturas. Otros exigen castigos ejemplarizantes, previa penitencia, contrición y arrepentimientos en plazas públicas de los chavistas, como si estos estuvieran clamando un vía crucis a cambio de entregar el poder. Tú me jodes y yo te empodero.

La oficina para la transición la instaló el imperio hace 16 años, creo que por Los Palos Grandes. La impaciente derecha ya no quiere nada de transitoriedad, sino un vuelo sin escala desde el distribuidor Altamira hasta Miraflores. Ha empleado como combustible las guarimbas, alimentadas con sangre inocente y dólares cómplices. Últimamente una facción se sale de ruta y en lugar del palacio presidencial, aterriza en Washington, Miami,  Bogotá o Madrid. El gusto por ese itinerario la distrae –a algunos para siempre- del objetivo estratégico. Es por estos onerosos y mundanos extravíos que la anhelada transición se ha hecho perpetua, como una  tesis de grado.

P.S: Les deseo una feliz Navidad y un 2019 que los haga olvidar el año viejo.

]]>
<![CDATA[La desacelaración económica, por Hugo Hernández Raffalli]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-desacelaracion-economica-por-Hugo-Hernandez-Raffalli--20190103-0046.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-desacelaracion-economica-por-Hugo-Hernandez-Raffalli--20190103-0046.html El año que inicia traerá una serie de efectos impredecibles. Se anuncia una desaceleración de las economías mundiales, repercutiendo en el consumo y los mercados de valores. de cuya actividad dependen millones de personas. Los planes expansivos de las diferentes grandes economías, se verán constreñidas por el efecto de las inestabilidades y decisiones erradas y confrontadas. Tendrán incidencias muy determinantes las posiciones de Estados Unidos y China, respecto al comercio bilateral.  La salida de Inglaterra de la Unión Europea tendrá efectos económicos no sólo para Europa, sino para el resto del mundo.

En medio de todo ello, el petróleo jugará un papel preponderante. De dominio en el sector energético. Las grandes potencias seguirán consumiendo el vital producto, pero buscarán tumbar el precio, no sólo para obtenerlo más barato, sino para dominar con sus posiciones el mundo.

Venezuela urgentemente debe iniciar la recuperación de la producción, para poder recuperarse como país productor y exportador. Recuperar los espacios perdidos en la Opep y en el mercado petrolero. Venezuela está asumiendo compromisos financieros, de alta cuantía, basados en una recuperación de la producción.

Necesitamos aumentar la producción. Los medios para realizarla sin esfuerzo propio. Se trata de que Pdvsa, con sus propios recursos, invierta lo necesario en diferentes áreas productivas. 

Empresas mixtas, la alianza que Pdvsa mantiene con empresas extranjeras y muy pocas nacionales, para que a través de ellas, se invierta lo necesario para lograr el fin. Hay que revisar aquellas empresas extranjeras que no han cumplido con sus compromisos. Empresas venezolanas y extranjeras, mediante alianzas para realizar trabajos, a través de " Esfuerzo Compartido" en áreas de producción de campos maduros.

Mediante esas tres alternativas conjuntas, Venezuela podrá recuperar su producción de petróleo, en el corto, mediano y largo plazo.

Para ello es menester dedicarse, de manera intensiva, al logro de los acuerdos de las partes involucradas. Hay mucha burocracia y mucha falta de decisión oportuna y conveniente.

Instamos a las autoridades de Pdvsa a abocarse a la toma de decisiones, siempre tomando en cuenta los altos intereses de la nación.

Ante las turbulencias de las economías mundiales, nuestro antídoto tiene que ser el aumento de la produccion de los hidrocarburos. De ello depende el 95% del ingresos de divisas. Las importaciones de alimentos, medicinas, materias primas y productos terminados dependerán de nuestro petróleo.

El Ejecutivo Nacional debe hacer un esfuerzo sobrehumano para resolver el tema de la recuperación de la producción petrolera. Hay que explicarle al país los planes para poder exigir resultados de gestión a quienes dirigen Pdvsa. Invocaremos a Dios para que proteja a Venezuela este año 2019, muy complicado por la situación internacional y nacional.

]]>
<![CDATA[Aunque no lo crean: Fueron sus mejores años, por Óscar Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Aunque-no-lo-crean-Fueron-sus-mejores-anos-por-Oscar-Morales-20190103-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Aunque-no-lo-crean-Fueron-sus-mejores-anos-por-Oscar-Morales-20190103-0045.html Muchos opinan que estos fueron los mejores años de la presidencia de Nicolás Maduro, y yo estoy de acuerdo por muchas razones. En primer lugar, si nos remontamos al año 2013, confirmamos que el país producía 2.7 millones de barriles diarios de petróleo y los precios se cotizaban muy cercanos a los 100 dólares, por lo cual se supone que había oxígeno financiero para solventar inversión, ahorro, consumo y gasto nacional. Ahora, produciendo 1.1 millones de barriles y el precio entre 50-60 dólares, no son buenos fundamentos para creer que saldaremos las necesidades de la economía nacional. 

Adicionalmente, podemos recordar que en el año 2013, Venezuela cerró con 56% de inflación y se estima que para el próximo año se profundice la hiperinflación y toquemos los 10.000.000%. Con ese ritmo de aceleración de los precios nadie podría pensar que lo venidero es mejor. 

 Por otra parte, en aquella ocasión se escuchaban rumores de corrupción y seis historias de posibles funcionarios públicos que se aprovechaban de sus posiciones para asaltar la hacienda pública y otros se dedicaban al narcotráfico. Pero sólo eran relatos lejanos y se tomaban como habladurías de tres envidiosos. Hoy en día, esto ya no es chisme ni cotilleo, al contrario, ya existen centenares de pruebas con personas sentenciadas, y lo mejor: muchos siguen hablando y están cooperando con la justicia. Vendrán nuevas revelaciones que los harán tambalear aún más. 

A principio de esta década, no se experimentaba la huida desaforada del capital humano y tampoco se tenía conviviendo dos asambleas dirimiendo la legislación nacional. Además, la nación no presentaba la cantidad de demandas internacionales y el riesgo de perder buena parte de sus activos en el extranjero por causa de estos litigios. 

 En el mandato anterior, al presidente Maduro lo recibían sus colegas con respeto a la investidura. Actualmente, sobran los dedos de las manos para contar quién quiere tomarse una foto con él, o bien dedicarle 15 minutos para escuchar sus comentarios. 
En resumen, 6 años atrás teníamos una mejor posición económica, menor crispación política y  menos drama humanitario. En este momento, estamos sin buenas perspectivas y sólo la esperanza nos anima. 

Un año más para confirmar el fracaso del modelo, un año más para asegurarnos de no repetir la lección y un año más para convencernos de que un país no puede funcionar con calidad si todas las tareas las quiere asumir el Estado.

Si revisamos la historia y nos detenemos en los segundos períodos presidenciales, es notable lo perjudicial que fueron en su momento. Dice el refrán: Nunca las segundas partes fueron buenas. Y por aquí parece que se reválida la frase. 

]]>
<![CDATA[¡Feliz 2019!, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Feliz-2019-por-Antonio-Perez-Esclarin--20190103-0044.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Feliz-2019-por-Antonio-Perez-Esclarin--20190103-0044.html Hemos comenzado  un nuevo año que se presenta   muy difícil y problemático. A pesar de ello, en los abrazos de fin de año, todos nos deseamos  que el 2019 fuera un año feliz. ¿Fue  eso  meramente un saludo  rutinario, o verdaderamente creemos que es posible hoy la felicidad en Venezuela a pesar de que impera  el caos y  los problemas nos aplastan cada día más?  

En primer lugar, no debemos  confundir la felicidad con  pretender  pasar  la vida en un estado de euforia, sin problemas y sin sombras de tristeza, amargura, dolor e incluso rabia.  Eso sería una ingenuidad y  algo inalcanzable. 

No será posible la felicidad si uno vive amargado,  atemorizado, derrotado;  si pasa hambre o no consigue  medicinas y siente que se   le ha robado el futuro para él y para sus hijos. Tampoco será posible la felicidad con una vida descomprometida y vana. Porque la  felicidad  no depende tanto de lo que tenemos, sino de lo que somos.  No proviene  de lo que nos sucede,  sino del modo en que asumimos lo que nos sucede. Para ser felices, hay que tener el coraje de  plantearse una meta o un ideal que le dé sentido a la vida, lo que supone hacerse una serie de preguntas fundamentales y responderlas con  valor: ¿Cómo me propongo vivir el 2019? ¿Qué estoy dispuesto a hacer por Venezuela? ¿Qué actitudes de mi conducta  ocasionan daño a otros o generan pesimismo y, en consecuencia, debo corregir?  ¿Voy a seguir quejándome y lamentándome por todo lo que no funciona, o voy a dedicar  mi vida a transformar esta situación que nos agobia y trabajar con coraje  para que el 2019 sea el comienzo de la reconstrucción de Venezuela?

Los seres humanos somos los únicos que podemos elegir el destino de nuestras vidas.  Podemos vivir amargados y amargando a los demás, o vivir felices para hacer felices a los demás. Podemos ser agresivos o amables, violentos o pacificadores,  destruir las vidas de otros o vivir para dar vida. 

Yo cada mañana  doy gracias a Dios por la vida y por las oportunidades que me brinda el nuevo día para crecer hacia adentro, para servir y trabajar por Venezuela y me repito con convicción: “Hoy no voy a permitir que los amargados me amarguen; que los pesimistas me contagien su miedo;  que los violentos me quiten la paz; que los derrotados me hagan claudicar. Hoy,  voy a tratar de vivir como un regalo para los demás. Todas las personas con las que  converse, que de mis palabras salgan animadas, comprometidas a trabajar por Venezuela. Si muchos se dedican a sembrar desánimo y división,  yo voy a sembrar esperanza, compromiso  y unión”.

Y cuando trata de abatirme el pesimismo,   hago mío este texto  de Eduardo Galeano: “Nosotros tenemos la alegría de nuestras alegrías y también tenemos la alegría de nuestros dolores y estamos orgullosos del precio de tanto dolor que por tanto amor pagamos. Nosotros tenemos la alegría de nuestros errores, tropezones que muestran la pasión de andar y el amor al camino: tenemos la alegría de nuestras derrotas porque la lucha por la justicia y la belleza valen la pena también cuando se pierden. Y sobre todo, tenemos la alegría de nuestras esperanzas, cuando el desencanto se ha convertido en un  artículo de consumo masivo”.

]]>
<![CDATA[Seis años de retrocesos. La pérdida de la V República, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Seis-anos-de-retrocesos.-La-perdida-de-la-V-Republica-por-Rafael-Ramirez-20181229-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Seis-anos-de-retrocesos.-La-perdida-de-la-V-Republica-por-Rafael-Ramirez-20181229-0055.html Finaliza este año 2018 y con él llega a sus últimos estertores el período de gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Llega, “rampando” con los codos, el fin de este período de gobierno que, sin duda alguna, puede catalogarse como el peor gobierno que hemos tenido en nuestra historia republicana.

Éste culmina sin ningún logro que mostrar, ningún avance, un fracaso en toda la línea como diría el comandante Chávez. Un gobierno profundamente impopular que pasará a la historia como una época de destrucción y caos, el gobierno donde se entregó la V República iniciada en el proceso Constituyente de 1999, luego del ascenso al poder del Presidente Chávez.

No hay nada que celebrar, probablemente sólo aplaudan los enemigos de la Patria, por el flaco favor que ha hecho el madurismo en destrozar la obra del período revolucionario de gobierno entre 1999-2012.

Parecía increíble que la nueva institucionalidad y los extraordinarios avances políticos, sociales y económicos alcanzados a costa de tanto trabajo y sacrifico de todo el país durante el gobierno Bolivariano, hayan sido destruidos por este gobierno, cuyo presidente ha actuado como el verdugo del chavismo, como Herodes: implacable contra los débiles, le pasó cuchillo a la aún joven revolución Bolivariana.

Está claro para nosotros que este gobierno no es un gobierno chavista y ni siquiera un gobierno progresista, tal vez es peor, que el peor gobierno adeco de la IV República. Lo mejor que podría sucederle a la Patria, es que el pueblo vuelva a tomar el poder usurpado por esta camarilla infame y restablezca la plena vigencia de nuestra Constitución Bolivariana, asumiendo una Junta Patriótica de Gobierno.

Si las fuerzas progresistas del país, civiles y militares, salieran de su parálisis y su silencio, y se dieran cuenta de que ésta es una necesidad impostergable, estaríamos evitando un daño aún mayor al futuro del país y todavía a tiempo de atajar las poderosas fuerzas antinacionales que avanzan soterradamente, en medio del caos, en un nuevo pacto con el madurismo, que pretende darle algún piso de estabilidad o legitimidad a este gobierno del despojo, que, increíblemente, asume un nuevo período el próximo 10 de enero.

El madurismo se ha impuesto, haciendo todas las trampas y manipulaciones posibles a nuestro vulnerado sistema electoral, y a nuestras maltrechas instituciones para mantenerse aferrado en el poder. Lo hace soportado sobre la trampa y la violencia, la ilegalidad, sobre el miedo y la triquiñuela en que han convertido el ejercicio de la política en el país.

Los patriotas del campo Bolivariano, parecen estar atrapados en el eterno chantaje de apoyar este desastre, o abrir las puertas a las fuerzas de la derecha tradicional que acechan la patria. Sin darse cuenta que hace tiempo la derecha en el gobierno, copó la escena, habiendo derrotado a los factores revolucionarios, que, debemos decirlo autocríticamente, no supimos entender, sumidos como estábamos en la parálisis del chantaje de la lealtad mal entendida que, con la muerte del Comandante Chávez, se agudizó la lucha interna por el poder, prevaleciendo lo que siempre se llamó “la derecha endógena” agazapada tras el madurismo.

Este entregó la conducción del país a la derecha, sólo que, con otro rostro, enmascarado en un populismo ramplón y un capitalismo salvaje que nos ha retrogradado a etapas ya superadas por la revolución Bolivariana, que nos ponen a la cola del mundo.

La situación de los Chavistas que aún apoyan a Maduro, se parece un poco a la tragedia de los Aztecas cuando seguían esperando que Moctezuma hiciese algo para detener a Hernán Cortés. Les costó la vida y la libertad de su pueblo, darse cuenta que hacía tiempo que éste había pactado con el conquistador y trataba de lograr, inútilmente, algún tipo de convivencia que le permitiera mantener sus privilegios.

Es lo que busca desesperadamente el madurismo: tener un pacto, un reconocimiento de los factores internacionales que le permita mantenerse en el poder, ser aceptados, a costa de lo que sea, entregando todas las conquistas populares, barriendo con la posibilidad revolucionaria, desmontandola de raíz y entregando al capital transnacional las “joyas de la corona”: PDVSA, el petróleo y el gas de la Patria.

Los más patriota y revolucionario que debe hacerse en este momento, es hacer a un lado a Maduro, reagrupar a todas las fuerzas populares, tal como hizo Cuauhtémoc ante la traición de Moctezuma, y dar la batalla por defender y reconstruir la Patria, antes de que sea demasiado tarde.

Por otra parte, cometen un grave error, aquellos dirigentes o políticos progresistas, contrarios al madurismo, que se pliegan al discurso y el plan de la extrema derecha, en su repudio al gobierno. Es un error que confunde aún más al pueblo y le da argumentos a la manipulación del miedo que hace permanentemente maduro.

Los líderes populares, chavistas, bolivarianos, progresistas, deben entender que hay que ofrecerle al país una opción verdaderamente patriótica y revolucionaria, que de esta crisis podemos salir sólo con la activa participación y dirección del bloque histórico-popular del chavismo, salir del chantaje reduccionista de: maduro o la extrema derecha.

El chavismo-chavista tiene la oportunidad de renacer: tenemos las ideas, el proyecto, el amor del pueblo por Chávez. Los usurpadores han quedado al descubierto.

La posición debe ser Patria o barbarie, entendiendo que maduro y ramos allup, son sólo caras de una misma moneda. La amenaza externa y de la extrema derecha, sólo se puede derrotar con un fuerte bloque popular, progresista, capaz de dirigir al país con éxito, unificarlo para salir de este abismo al que nos ha conducido este gobierno incapaz que ha hecho naufragar nuestra patria, no sin antes tirar todo por la borda.

Entiendo perfectamente que la opinión pública esté cansada de los balances de la situación, sólo quieren salir de ella y ya. Pero ojo, he aquí el peligro. Se trata de salir de esta pesadilla, pero nó por la puerta de otro abismo: de una guerra, de una intervención extranjera o de quedar en manos de una nueva clase política, que, entre payasadas y amenazas, ante el desprestigio y el fracaso de la clase política tradicional, nos lleve al fascismo.

Tal como en el “huevo de la serpiente”, el madurismo ha incubado al fascismo en su seno y en la extrema derecha. Existen peligrosas muestras de intolerancia, odio, revancha que están latentes, allí. Los enemigos del pueblo han hecho su trabajo: la ética del desastre, el discurso del “pranato”, el abuso del poder, la actuación criminal, el haberse saltado toda la legalidad existente, la indolencia del gobierno y sus más connotados líderes, que se reparten el gobierno como si se tratara de un asunto de familia, propio, personal, sólo ha contribuido para llevar al país al escenario de la aniquilación del contrario.

Para saber qué cosas tenemos que hacer, para reconquistar el futuro, habría que hacer un profundo análisis del daño infringido por el madurismo al país. Es como hacer una evaluación estructural a un edificio que ha estado bajo fuego, para saber qué cosas hacer y cómo hacerlas para poderlo habitarlo nuevamente.

Partamos del caso base, condición indispensable, de que se ha desplazado al madurismo del poder, que, por cierto, no le gana una elección a nadie, si estuviesen dadas las condiciones para una abierta participación popular.

Ahora hagamos una evaluación de los daños estructurales al país:

Tenemos un severo problema con la institucionalidad del Estado. Fue desmontado el andamiaje institucional del Estado de la V República. Debemos decir con dolor que, con maduro, se perdió la V República, ya nada volverá a ser como antes.

Ni el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo tienen legitimidad, ambos poderes se han desviado de sus funciones, de sus atribuciones, han sido deslegitimadas por los factores políticos en sus propias aspiraciones e intereses grupales.

La Asamblea Nacional Constituyente, de ser “un órgano transitorio” como establece la Constitución, se ha convertido en un órgano permanente, que ni siquiera debate, ni legisla, ha sido el instrumento de violación de la Constitución y las leyes que ha utilizado el gobierno. No es un poder supraconstitucional, ni originario, es un apéndice del gobierno, que hace tiempo traspasó la línea roja de Chávez. No tiene sentido que siga existiendo.

El Poder Judicial, incluyendo el TSJ, ha sido ocupado por factores grupales político-económicos, que han vulnerado el Estado de Derecho en el país. Los Magistrados han faltado a su deber constitucional de impartir justicia, proteger al ciudadano y salvaguardar el funcionamiento e integridad del Estado.

El Fiscal General y el Ministerio Público como un todo, es una entelequia, corrupta, asaltada por grupos de extorsionadores político-económicos, otro apéndice del gobierno. Se debe revisar el marco legal de su creación y lo que ha sido su desempeño, incluyendo una profunda investigación y rendición de cuentas por las terribles violaciones a los Derechos Humanos y a los Derechos Constitucionales de los ciudadanos, que han sido afectados por su accionar.

La Defensoría del Pueblo, no existe. Hay que refundarla.

El Consejo Nacional Electoral, ha sucumbido a las manipulaciones de la voluntad del pueblo, ha cedido a la presión de los factores políticos del gobierno. No garantiza la transparencia de los procesos de elección popular. Deben restablecerse los sofisticados mecanismos que garantizaban el secreto y el ejercicio del voto de cada ciudadano.

La Institución Militar, ha sido vulnerada por el madurismo, afectando sus ascensos y grados por las manipulaciones que han hecho elementos del gobierno. Han descuidado de manera peligrosa la operatividad de los distintos componentes, la protección social y el mantenimiento de oficiales y tropa. Igualmente, han permitido un nivel de intromisión de otros países y potencias en las áreas de seguridad e inteligencia, que vulnera nuestra soberanía. Existen oficiales y profesionales que han sido degradados, hechos prisioneros y sometidos a maltratos, aislamiento y secuestro, sin el debido proceso, violando sus derechos constitucionales.

Hay que restablecer los mecanismos de ascenso y funcionamiento de todos los componentes militares, así como, todas las capacidades operacionales y condiciones de vida de los oficiales, profesionales y tropa. Liberar y restablecer los derechos a los oficiales y tropas secuestrados por razones políticas. Las Fuerzas Armadas deben garantizar con sus armas, la soberanía nacional y las garantías sociales.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela ha sido vulnerada por el Ejecutivo, así como, por los otros Poderes del Estado, incluyendo la Asamblea Nacional Constituyente. Su Preámbulo, parte integral de la misma, sus artículos y leyes, han sido vulneradas sistemáticamente. La actuación gubernamental, del TSJ y del Ministerio Público, en este período de retroceso ha sido ilegal e inconstitucional.

Los principios de Democracia Participativa y Protagónica, Soberanía Jurisdiccional, así como, la Soberanía del Estado sobre la industria de Hidrocarburos, petróleo y gas, y sobre sus minerales estratégicos, ha sido vulnerada por la acción entreguista del gobierno, y la complicidad del TSJ y de la Asamblea Nacional Constituyente.

El Estado ha incurrido en una falta grave, al no velar por la integridad territorial y la soberanía del país sobre el Territorio Esequibo y su mar territorial, al permitir que empresas transnacionales, exploren y realicen operaciones de extracción de petróleo y de oro en el territorio en disputa con Guyana.

La Soberanía del Estado sobre el Petróleo y el Gas, así como, el control de PDVSA y sus operaciones primarias de exploración, producción, procesamiento y comercialización, han sido cedidas a entidades privadas y transnacionales, en abierta contravención a los artículos 302 y 303 de la Constitución y de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

La destrucción de PDVSA ha sido profunda y deliberada. Nuestros enemigos, han obrado con violencia, desde las transnacionales hasta los privados del entorno madurista, puesto que son inmensos los intereses en disputa. Todo el proceder en materia petrolera ha sido negligente, irregular, ilegal, desde la sentencia 156 del TSJ, pasando por el Decreto 3368, la creación de “CAMIMPEG”, hasta la supuesta lucha contra la corrupción.

Se persigue y encarcela a los trabajadores de PDVSA, más de cien secuestrados políticos, acusados de cualquier cosa que se le ocurra al Fiscal, con el propósito deliberado de descabezar a los cuadros técnico-políticos que condujimos la empresa durante el gobierno del Presidente Chávez.

Los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares.

Pero vuelvo a alertar que existe otra cantidad de trabajadores presos en delicadas condiciones de salud, o secuestrados en cárceles para presos comunes, como es el caso de Eulogio Delpino, Pedro León, Orlando Chacín, Gladys Parada, Diannaly Muñoz y Jesús Luongo, entre otros.

A todos, se nos violan nuestros derechos, el de la presunción de inocencia, a la defensa, al debido proceso. No somos nosotros los que tenemos que demostrar que somos inocentes, son ellos los que tienen que demostrar que somos culpables. Yo espero el momento en que se puedan dar las condiciones de seguridad para volver al país, y explicarle a todo el pueblo la mentira y la trampa de Maduro y su Fiscal.

Pero es que a maduro no le importa que los muchachos se mueran en la cárcel, mejor para él, ni que tengan un juicio, porque el día que ellos puedan hablar, le dirán a todo el país, cómo maduro destruyó PDVSA, qué cosas les obligaron a hacer, para favorecer a sus grupos de poder, a sus grupos económicos.

Nelson no pudo hablar, explicar cómo maduro autorizó la firma de un poder a favor una entidad privada, de su entorno empresarial de “traiders” para demandar a nombre de PDVSA a otros empresarios. Ni explicar que el financiamiento obtenido a través de CITGO, poniendo como garantía sus acciones, a favor de tenedores de bonos y de Rosneft, no sólo fue autorizado por el gobierno de maduro, sino que allí estuvieron presentes y eran parte de esa Junta Directiva de PDVSA su hoy vicepresidenta, su ex Ministro de Finanzas y su Ministro de Planificación.

Eulogio podría explicar cómo maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno.

Eulogio podría explicar el interés del gobierno en favorecer a los socios privados de PetroZamora en el occidente del país, y cuál de los intocables, “bolichicos” y nuevos empresarios dueños del país, están detrás de esa y otras Empresas Mixtas, representando y participando de manera ilegal en estos y otros millonarios negocios. Que haberse opuesto a esta actuación desencadenó la persecución en su contra, así como por la que se llevaron presos a los gerentes de la División Occidente acusados de “sabotear” a los socios privados.

Pedro León podría contar la cantidad de dinero de PDVSA que, producto de la extorsión política, le hacía desembolsar el hoy flamante Fiscal cuando era Gobernador de Anzoátegui, así como los empresarios que este personaje enviaba a la División Faja, a los “mejoradores de crudo”, a PDVSA GAS, a la Refinería de Puerto La Cruz para obtener contratos petroleros aprovechando y abusando del poder político, podría contar sobre la actuación y negocios del entorno de maduro en el Estado y su relación con los negocios petroleros. También podría explicar “el trato” que le ofreció el madurismo para volver al país y tener “al menos” un juicio justo. “Trato” que, por supuesto, incumplieron, pero que lo utilizaron para sus maniobras políticas.

Gladys Parada podría explicar la verdad sobre el contrabando de combustible hacia Colombia y el Caribe, que involucra a militares y a los que la acusaron de un delito que no cometió, nada más y nada menos que los responsables durante diez años de Comercio y Suministro, en especial, el Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA, el presidente de Deltaven y el Jefe de seguridad de PDVSA en la frontera, funcionario del Sebin, que actuó de manera cobarde y con saña contra esta funcionaria, incluso robándole su casa.

Si el Dr. Mommer tuviese alguna oportunidad de defenderse de las falsas imputaciones que ha hecho el Fiscal, se haría evidente, que éstas sólo tenían como propósito acabar con la fiscalización que hacía el Ministerio del Petróleo, de los precios de venta a los cuales la Dirección de Comercio y suministro de PDVSA, (otra vez, el mismo Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA), vendía el petróleo. Al cerrar la Oficina de Viena, el madurismo eliminó la posibilidad de identificar y registrar los enormes descuentos que se están dando ahora en la venta de nuestro petróleo, con los cuales siguen haciendo enormes fortunas en detrimento de los intereses de la Nación.

Jesús Luongo, héroe en la derrota del sabotaje petrolero y pieza clave en la recuperación y las operaciones del Complejo Refinador de Paraguaná, hoy secuestrado en una cárcel para presos comunes, podría contar porqué se negó a firmar el escandaloso contrato que maduro ordenó darle en el norte del Estado Anzoátegui, para el manejo y comercialización del coque al empresario que paga la defensa de los sobrinos Flores en Nueva York.

Ésto entre muchas más cosas que nosotros sabemos, y que maduro no quiere, no le interesa, que salgan a la luz pública. La supuesta lucha de maduro y su fiscal pantallero contra la “corrupción”, es una farsa, ha sido una manera cruel, la única que podían utilizar para descabezar a PDVSA, la otrora “Roja Rojita” y ahora entregarla a los privados. Pero, nó a cualquier privado: sus privados, su entorno, sus adeptos, sus transnacionales, a las que maduro invita de manera desesperada a participar del festín. PDVSA, la empresa que alguna vez fue del pueblo, está siendo rematada.

La economía está destrozada, no hay precedentes de un paquetazo más brutal en el mundo, un paquetazo contra el pueblo, que nos ha hecho ahora un país mucho más desigual que nunca, más injusto, con más de trece millones de pobres, con más de tres millones y medio de venezolanos que han abandonado la Patria, con un aparato productivo desmantelado, ahora más dependiente, mas periférico.

Todos los programas sociales, las “Misiones”, que eran un territorio de la solidaridad y el amor al pueblo, fueron abandonadas, suprimidas, las rellenaron de cemento, se burocratizaron, el madurismo controla cualquier espacio del otrora vibrante Poder Popular y del sistema de Misiones. Ahora convirtieron a nuestro pueblo, ese que conocía sus derechos y su Constitución, ese pueblo luchador, en un pueblo humillado que se transporta en “perreras”, al que lo hacen pelear por medio pernil, por una caja de miserias o un carnet de la vergüenza.

La consecuencia de todo este desastre, ha sido un retroceso en todos los índices sociales, todos los avances que fueron nuestra razón de ser, nuestro principal orgullo, el que mostramos al mundo como un resultado lógico de una revolución social. Ahora el gobierno no se atreve a dar números, los esconde, lo silencian dentro de las estrategias de sus “expertos” en manipulación de la realidad, como si los organismos multinacionales no estuvieran más que claros de este retroceso, es un secreto a voces el retroceso del país.

El gobierno no es capaz de garantizar la alimentación, ni los medicamentos, ni la seguridad, ni el transporte, ni el agua, ni la luz. Es un gobierno muy incapaz. Solo la élite madurista, vive un país de fantasía, de “Narnia”, indolentes y traidores al pueblo, a todo el país.

Lo vuelvo a decir, les quedó grande, muy grande nuestro país. Han abusado de la credibilidad y paciencia de un pueblo que no merece esta situación y que, tarde o temprano, saldrá de ella.

Saldremos de ésto todos juntos, nuestro pueblo es noble, pero no pendejo. Es un pueblo de lucha. No hay pueblo que pueda resistir tanto maltrato. Han sido seis años de retroceso, ha caído la V República. No hay nada que celebrar por este período del desastre. La orientación de la opción que prevalezca entre la Patria o la Barbarie, el desenlace dependerá de la claridad, valor y coraje de las fuerzas en pugna.

Este último día del año, que nos permita estar con nuestros seres queridos, así sea desde la distancia, reconquistar la Esperanza y prepararse para la lucha que apenas comienza, si todos trabajamos por el futuro de la Patria, con determinación y conciencia de nuestro deber histórico, entonces podremos hacer realidad ese deseo de todos, porque somos un pueblo único, somos el pueblo de las dificultades ¡Feliz Año Nuevo para todos! ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Nuevo paisaje político, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuevo-paisaje-politico-por-Maryclen-Stelling-20181228-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuevo-paisaje-politico-por-Maryclen-Stelling-20181228-0034.html Y llegó la Navidad, época supuestamente de amar, reencontrarse,  perdonar, reconciliarse, dialogar, prometer, evaluar, planificar… y atreverse. Ante lo cual, es necesario un análisis crudo, rudo y duro.

Como señalamos en escrito anterior,  el paisaje político venezolano ha cambiado y comienza a enraizarse el desapego político, la desafección institucional, la desconfianza, el desinterés y el extrañamiento político-partidista-electoral. Ello pone en entredicho  la legitimidad, en tanto “creencia de que las instituciones políticas existentes, a pesar de sus defectos y fallos, son mejores que otras que pudieran haber sido establecidas”. Paisaje aliñado con una dosis de cinismo, ironía, sarcasmo y burla a la venezolana, que, peligrosamente,  ayuda a sobrellevar y, a la vez, solapar el peso de la nueva cultura política. 

Una  ciudadanía  desafecta,  crítica  o  simplemente cínica  puede  aparentar ser  gran  defensora  de la democracia, aun cuando esté convencida  de que el funcionamiento del sistema no está a la altura de sus expectativas. Suerte de inercia política.  O puede retirar sus energías del sistema, distanciarse de la política, recluirse en sus espacios privados a rumiar su desinterés, impotencia y, concluir que no es un actor político eficaz.  

Lentamente van cambiando las actitudes y pautas culturales a través de las cuales  nos relacionamos con el sistema político.  Cobra cuerpo un nuevo paisaje político  -caracterizado por un enfriamiento de las actitudes de la ciudadanía ante la política y un debilitamiento de la  participación- que podría conducir a cambios en el comportamiento político. Estudiosos del fenómeno alertan sobre diferentes peligros. En primer lugar, el distanciamiento de la política señalado anteriormente.  Una posible  personalización y racionalización de la política, que conduciría a una situación de volatilidad del voto. Y el efecto más radical, una suerte de divorcio de la ciudadanía del sistema político, por la vía de la dramática reducción de la participación electoral. 

Es momento de reflexionar y repensarnos descarnadamente; es tiempo de oír la voz del pueblo y atender  las posiciones críticas que denuncian y, a la vez, abren caminos.   Es tiempo de atreverse, de correr riesgos y tomar decisiones con grandeza y valentía, más allá del miedo y  de intereses políticos pequeños y mezquinos.

]]>
<![CDATA[San Pernil, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181228-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181228-0033.html En el mes de diciembre el tema de moda ha sido el famoso pernil prometido, por segundo año consecutivo a la población venezolana, por parte del gobierno nacional, el cual una vez más falló la promesa, pues el famoso pernil solo llegó a un pequeño grupo de la población. El pernil es un alimento consumido por la población rica y pobre lo que significa que es deseado por las diferentes clases sociales. 


Al observar el comportamiento de muchos ciudadanos reclamando su cuota de pernil visualizamos el daño profundo que sufre la sociedad venezolana en la que el respeto y la dignidad se ha perdido. No deja de sorprender que un pedazo de pernil es capaz de desviar la atención de los verdaderos problemas que sufre la sociedad, el pernil transforma conductas de muchos ciudadanos que se la mantienen hablando mal del gobierno, pero cuando se trata de cobrar la pensión, bonos, Clap, carnet de la patria se callan la boca para recibir el beneficio. Por lo que, el gobierno con sus dadivas logra controlar a una gran parte de la población, que a pesar que manifiesta estar muy molesta sale como borregos a retirar su parte de patria. 


San pernil se convirtió en el niño Jesús de la población, es el “Juguete” que todos quisieran tener, pero solo unos pocos lo lograran obtener, al menos que el gobierno no solo lo parta en varios pedazos si no que lo ralle para que alcance. Mientras la sociedad se comporte con signos de desesperación el gobierno seguirá jugando a la manipulación. Es la razón por la cual los sectores políticos opositores se encuentran desesperados e intentan vender la sensación de que ahora al gobierno le queda poco tiempo, que solo hay que esperar que llegue el 10 de enero de 2019 para que la comunidad internacional ejecute su plan de desconocer a Maduro y eso será suficiente para la salida eminente del gobierno. Pero, lo más seguro es que para enero lo único que ocurrirá son anuncios de mas divisiones a lo interno del gobierno y la oposición. 


Por su parte, Maduro dirá que lo quieren derrocar y que hay que salir con una contra ofensiva para derrotar a los fascistas del imperio, algunos gobiernos dirán que no reconocen el nuevo período constitucional  y Maduro repetirá que quien no lo reconozca el tampoco lo reconoce; y esa será la agenda de enero, entre dimes y diretes, mientras la economía seguirá sufriendo un profundo retroceso y  más venezolanos seguirán huyendo del país en señal de desesperación,  a pesar de todos los obstáculos que pone el SAIME para otorgar nuevos pasaportes o asignar las prórrogas a los pasaportes cerca de vencerse o vencidos, pero los venezolanos se las ingenian para  salir del país. 


San pernil es la demostración clara de los serios problemas de identidad y lucha que tienen los venezolanos en los actuales momentos, una sociedad que sea silenciada e ilusionada por un pernil será una sociedad arrodillada y sentenciada.  Como lo dijo Jennifer Leal “En Navidad los gobernantes y políticos suelen comportarse como unos ángeles cuando realmente siguen siendo   unos demonios”.  Les deseo una agradable y bendecida navidad para todos.

]]>
<![CDATA[Enero civilizado, la economía primero, por Rodrigo Cabezas Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Enero-civilizado-la-economia-primero-por-Rodrigo-Cabezas-Morales--20181228-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Enero-civilizado-la-economia-primero-por-Rodrigo-Cabezas-Morales--20181228-0028.html Los eventos de clara naturaleza política que deben realizarse en enero de 2019, referidos a la instalación y elección de la junta directiva de la Asamblea Nacional, 4 de enero, y la juramentación como Presidente de Nicolás Maduro, 10 de enero, han generado una expectativa en el mundo de los políticos que no se corresponde con las preocupaciones y angustias que dominan la vida de la inmensa mayoría de los venezolanos. 


Esos eventos, sin quitarle ninguna carga por la crisis política que sobrellevamos, deberían transcurrir normalmente, nada debería pasar, lo único extraordinario a suceder, y con sentido de nación, es que confluyeran a la búsqueda de un dialogo nacional responsable entre los actores políticos, económicos y sociales para darle salida civilizada, pacífica y democrática a nuestra actual controversia política. Es fácil recurrir a la retórica incendiaria para plantearse opciones alejadas de los preceptos constitucionales. Dirimir las diferencias convocando a la violencia entre nacionales es de una gran irresponsabilidad; los golpes de estados, guerras civiles e insurrecciones populares, dejan una estela de muertes, crímenes, heridos, destrucción de infraestructura y lo más grave, el sentimiento de odio y venganza instalado por largo tiempo en las sociedades. De igual manera es contrario a la paz, la seguridad y soberanía de la nación apostar por la injerencia de ejércitos extranjeros en nuestro suelo patrio. Como hombre de izquierda y amante de mi país lo rechazo sin ambigüedades.


Los millones de venezolanos reclaman que su liderazgo político de luces en el campo de la economía, devastada por una recesión profunda y prolongada, por un sorprendente deterioro operacional y financiero de nuestra industria petrolera, por una salida no ordenada del sistema de deuda externa, por el bloqueo económico-financiero externo y la destrucción del sistema de precios que nos arrojó a la hiperinflación. A esta altura, ninguna salida política puede evadir la crisis económica social que vivimos los venezolanos, es la prioridad principal que está en el alma de la nación. Es el reclamo de los más pobres y humildes. 


Las dificultades de la estructura económica rentística es lógico que repercutan en lo político-social pero la crisis en sus dos dimensiones debe resolverse en paz, civilizada y democráticamente.  Es la única opción.

]]>
<![CDATA[Corpozulia, por Francisco Arias Cárdenas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Corpozulia-por-Francisco-Arias-Cardenas-20181228-0025.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Corpozulia-por-Francisco-Arias-Cardenas-20181228-0025.html Este año que viene Corpozulia cumple 50 años. Medio siglo de existencia de una corporación que nace para concretar lo  que el Comandante Chávez llamaría después el “Eje de desarrollo de Occidente”.


El Zulia con su ubicación geográfica en el centro norte del continente suramericano, con el cuerpo de agua que le da acceso al Corazón de Colombia La Grande, que por los cauces de los ríos que llegan por el sur al lago tiene facilidades naturales para ser puerto  multimodal para el oriente neogranadino, para los Andes venezolanos, para comunicarse con el “Eje Orinoco-Apure. Vocación de integración la del Zulia. 


Lo capto así Bolívar cuando en la carta de Jamaica, estableció: “La Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a convenirse en formar una república central, cuya capital sea Maracaibo o una nueva ciudad”. Y es que esta región posee el cuerpo de agua en el corazón del territorio, el petróleo, las tierras de vocación agrícola y pecuaria, el carbón y la esencia trabajadora de su gente. Los brazos abiertos y la alegría que contagia y vivifica.


Planificar y promover. Esa es la tarea de Corpozulia. Cohesionarnos en contacto permanente con el gobierno central parar hacer concreto  lo que debe hacerse en conjunto. Este año 2018 ha sido gratificante, ha sido de logros en espacios que nos corresponde en el 2019 expandir. 


Hemos impulsado proyectos de desarrollo que enaltecen la esencia de esta corporación, avanzamos en el rescate de una raza independentista como lo es el criollo limonero, concretamos acciones para seguir impulsando la producción de plátano, cacao, uva, café, miel de abeja, pulpas de frutas, mermeladas, entre otros. 


Somos una institución  que promueve, impulsa y afianza el desarrollo de la región.

Este 2019 se asoma como un año para el éxito y para el desarrollo un estado que da pasos agigantados en la consolidación de una nueva economía diversificada.


El mejor de los slogans que ha tenido Corpozulia, sin duda es de los primeros que se posesionaron: “la mayor riqueza del Zulia son los Zulianos” Es con esa condición que la corporación se adentra en el Año 2019, llenos sus servidores  públicos de fe y de confianza en convertir en acto las potencialidades de la región.

]]>
<![CDATA[El acuerdo nacional]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-acuerdo-nacional--20181226-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-acuerdo-nacional--20181226-0017.html El año 2019 será decisivo para Venezuela. O nos unimos todos para salvar a nuestro país o pasaremos muchas penurias sociales, políticas y económicas. 

Venezuela y sus pobladores no podremos soportar las inclemencias de una hiperinflación como la acontecida en el 2018.

Es necesaria la revisión de la estructura del Estado. El Estado. debe ser el diseñador   de las políticas públicas, en el marco de nuestra máxima Ley, la Constitución Nacional, donde están establecidos los roles del Estado, de los sector privado y los trabajadores.

Todo ello debe suceder en el marco de un ACUERDO NACIONAL. Con todas las partes involucradas, reconociéndose unas y otras. Sin complejos y sin condiciones. El bien nacional debe estar por encima de todo.

Los problemas de Venezuela, deben ser atendidos y resueltos por los Venezolanos.. No puede ningún  país o personas, imponernos una agenda.

Venezuela, aún siendo un país pequeño, de escasa población, tiene en sus entrañas las reservas de petróleo más grande del Planeta. Unas de las reservas de gas más grandes del mundo. Reservas importantes de hierro, oro, diamantes y coltran, así como de otros minerales. Es una tierra privilegiada. Somos y seremos siempre asechados por las grandes potencias mundiales. Si Venezuela no tuviera toda esa riqueza, nunca hubiéramos sido atacados o intervenidos 

Sobrevivir al cerco económico y financiero al que ha sido sometido Venezuela, no ha sido nada fácil. El pueblo de Venezuela.  ha sufrido los embates de la falta de alimentos y medicinas. Se trata de que el Gobierno ceda ante la presión. Sin darse cuenta que esa política ha sido perniciosa, ya que ha unido a las fuerzas revolucionarias alrededor del proyecto del nuevo socialismo. Con una Oposición destruida y sin liderazgo alguno. En un estado de postración. Deben surgir nuevos líderes que aporten soluciones a los agudos problemas.

Ahora bien, es tiempo de trabajar duro y en forma consistente. Promover una intervención armada sería suicida y muy inconveniente para Venezuela.

Me recuerdo de Chavez, en el año 1996. Nadie daba nada por el. Sin embargo? Pasado el tiempo, se convirtió en el lider del pueblo desatendido y menospreciado por los gobiernos de la IV Republica. Se erige líder indiscutible de las mayorías populares. De esta manera y con un CNE no favorable, es juramentarlo en 1988 Presidente Constitucional de Venezuela. Contra todas los escollos presentados por los partidos políticos tradicionales. Así llego. Entonces, la Oposicion pretende, sin tener liderazgo alguno, llega a tomar el Gobierno por las vías no constitucionales.

Llegar a un acuerdo entre el Gobierno y la Oposición, es la única opción viable. La insensatez, el odio, la exclusión, serán sentimientos negativos que evitarían los acuerdos deseados.

]]>
<![CDATA[En vísperas de la Pascua, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-visperas-de-la-Pascua-por-Asdrubal-Aguiar-20181224-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-visperas-de-la-Pascua-por-Asdrubal-Aguiar-20181224-0006.html Se inicia otro tiempo para los cristianos, otro paso, de allí el nombre, pascua.Lo usan los judíos – como pésaj - para significar su tránsito desde Egipto hasta la tierra prometida,y luego los cristianos, paraseñalar el paso de Jesús desde su muerte hastala resurrección.

El huevo de pascua mundano indica inicio de la vida, fertilidad.Y en una suerte de trasposición cultural, se habla por ello,quizás, de la pascua de Navidad a partir de la Edad Media. Es el tiempo, el paso que ocurre desde el 25 de diciembre, signado como la fecha de nacimiento del Niño Dios hasta su adoración por los Reyes Magos, la Epifanía, la del 6 de enero, su manifestación ante el mundo.

Uno y otro significado, o ambos a la vez, ilustran lo esencial a la experiencia de quienes somos venezolanos y aser compartido con los otros pueblos que nos son próximosen la vecindad, por andadura cultural, o como punto de destino obligado y en esta hora compleja.

Interpreta cabalmente a las diásporas. Identifica las rasgaduras del alma y de la piel – que evocan la crucifixión y posterior resurrección, la pascua florida – sufridas por todos nuestros compatriotas y otros seres humanos, que se resumen, como paso, en la ideade la esperanza.

Es el tránsito, es el anhelo por la vuelta y a la manera agonal de Ulises en la tragedia griega, pasados 20 años, anheloso de su reingreso a Ítaca.

Sufre este la guerra, transita avatares sumos luego de su paso, hasta que, finalmente, vuelve y no vuelve a manos de su amada Penélope.

Pascua interpreta, para nuestros adentros, inevitablemente, la soñada transición en Venezuela; léase, superar el tiempo en el que a todos los hijos de esta tierra común se nos ha aproximado una esponja de hiel a la boca, que exacerba el íntimo deseo colectivo por el renacer.

La historia nuestra no es miel sobre hojuelas.

Vivimos períodos de oscuridad inenarrables, que hemos desterrado de la memoria para no hacernos más gravoso el presente. O acaso por ello. Pero cabe desenterrarlos en sus ejemplaridades, para readquirir, observándolos, confianza en las realidades de concordia y logros útiles que hemos sido capaces de darnos, a costa, incluso, del beneficio propio.

La falta de esta perspectiva, como lo creo, es lo que nos lleva a maldecir tiempos duros vividos pero fructíferos en construcción, bendiciendo épocas de negación de libertad, apreciadas como un bien o como un mal menorante el mal absoluto que nos carcome ahora. Es lo que nos impide apuntar a lo mejor conformándonos conel amainar de los dolores, transando nuestras vidas y dignidades en el altar de losverdugos.

Horas de infamia vive Cristóbal Colón desde cuando nos descubre en 1498.

Su obra la plagia el italiano Amerigo Vespucci.De ella se apropia Alonso de Ojeda, quien le traicionadespués de servirle.El Comendador Bobadilla, que se reparte el oro de la Corona entre sí y los suyos,le hace preso y con hierros lo envía a Cádiz. Otro tanto le ocurre, 300 años después, a Francisco de Miranda, infamado por Simón Bolívar, su servidor: “Que mayor daño me ha hecho el mal decir de las gentes, que no me ha aprovechado el mucho servir y guardar”, escribe compungido el Almirante a Sus Altezas, en la pascua de navidad del 1500. Les exige, como única gracia, restituirlela honra.

Horas lúgubres vive nuestro segundo Arzobispo de Caracas y de Venezuela, Narciso Coll y Prat, al momento en que, tocados por el luto y la sangre los venezolanos, entre 1812 y 1813, cuando la hora se nos hace fratricidio y la guerra a muerte lleva hasta Caracas al mismo Bolívar, aquélno logra convencerlo de que revoque el fusilamientoque ordena de los 800 presos: “Uno menos que exista de tales monstruos, es uno menos que ha inmolado o inmolaría centenares de víctimas”, es su respuesta al Prelado.

Coll apuesta a lo trascendente, en la hora de la perfidia y las persecuciones: “El imperio de una parte, el sacerdocio de la otra”.Por ende, a la caída la Primera República cuida del corazón del patriota Atanasio Girardot, enterrado en la Iglesia y quepretenden profanar los realistas. Y al enjuiciarlo éstos y luego morir en España, habiendo renunciado a la Silla Episcopal, es su última voluntad se remita su corazón a Caracas. El Iris de Venezuela, el pasquín de época, no obstante, ofende su memoria.Han de pasar 30 años más, para que, sosegados los ánimos, la Municipalidad le rinda homenaje de gratitud a quien fue nuestro “nuncio de la paz”.

“La nueva Venezuela – dice González Guinán – surge de un volcán encendido por el demonio de la ingratitud”.

Recuerda que antes de volver a perderse la república en el vendaval de las guerras fratricidas y la generosidad hasta para los odios, en buena hora la calma invade al campo de la política sólo cuando la iluminan “los espíritus de la razón”.

A partir de 1830, mirándonos en los ejemplos de 1810 y 1811, haciendo ceder a las espadas y permitiéndosele a las luces dibujar la esperanza,construimosun primer paso, una pascua: “En el campo de los comicios coronó la victoria una candidatura civil, que por desgracia no pudo perdurar”. Mas la ley adquirió prestigio, las instituciones republicanas fueron cumplidas, y el ciudadano fue dueño de su personalidad.

Otra aurora, pues, sobre el sacrificio y el desprendimiento, habrá alcanzarnos a partir de este tiempo propicio, en el que abrazo a todos mis hermanos en la patria. Feliz Pascua donde quiera que nos encontremos.

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[Desafección, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Desafeccion-por-Maryclen-Stelling-20181222-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Desafeccion-por-Maryclen-Stelling-20181222-0026.html La crisis multidimensional que aqueja al país, especialmente la creciente y grave situación económica, está empujando peligrosamente hacia un nuevo panorama político, que tiende al enfriamiento de las actitudes  frente  a la política.

 

En el contexto político venezolano, observamos un debilitamiento de la capacidad de debate ante las arengas y consignas políticas. Y ello nos lleva a demandarnos: ¿Qué pasa con la capacidad de disentir y de criticar?  ¿Qué sucede con la tolerancia ante la crítica constructiva? ¿Qué acontece con la capacidad de revisión y corrección?   ¿Cómo estamos manejando nuestras orientaciones afectivas y evaluativas?  ¿La confianza en la gestión? ¿Nuestra propia capacidad para influir en los resultados del proceso político? ¿Vence el desinterés y la resignación? ¿Está en juego el apoyo político?  

 

El momento requiere de una ciudadanía crítica defensora de la democracia y, a la vez, cuestionadora del funcionamiento del sistema; exige ciudadanos y ciudadanas que se perciban y actúen como actores políticos eficaces. Recientemente tuvieron lugar dos oportunas y críticas intervenciones de grandes defensores de la democracia -la del Embajador Isaías Rodríguez y del Constituyentista  Julio Escalona-  que llaman a la reflexión, la crítica y a la acción urgente e inmediata.

 

El necesario apoyo político descansa en  tres grandes dimensiones: legitimidad del sistema democrático, descontento o  satisfacción con su funcionamiento y la afección o desafección hacia la política y los objetos políticos.  Nos ocupa la desafección política, que se refiere al «sentimiento subjetivo de impotencia, cinismo y falta de confianza en el proceso político, los políticos y las instituciones democráticas, pero sin un cuestionamiento del régimen político».  Es un sentimiento de extrañamiento respecto a las instituciones, valores y líderes políticos, causando que los ciudadanos se consideren a sí mismos ajenos, forasteros o intrusos.  Se expresa en la desconfianza, el desinterés, la no participación y el abstencionismo.

 

La democracia venezolana demanda colaboración y participación en la búsqueda de soluciones a través del diálogo, fundamentado en el compromiso mutuo, la ejecución y el respeto a las decisiones.  Requiere de una comunidad política crítica y democrática que confíe en su propia capacidad para influir en los resultados del proceso político.

]]>
<![CDATA[San Pernil]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-20181226-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-20181226-0016.html En el mes de diciembre el tema de moda ha sido el famoso pernil prometido, por segundo año consecutivo a la población venezolana, por parte del gobierno nacional, el cual una vez más falló la promesa, pues el famoso pernil solo llegó a un pequeño grupo de la población. El pernil es un alimento consumido por la población rica y pobre lo que significa que es deseado por las diferentes clases sociales.

Al observar el comportamiento de muchos ciudadanos reclamando su cuota de pernil visualizamos el daño profundo que sufre la sociedad venezolana en la que el respeto y la dignidad se ha perdido. No deja de sorprender que un pedazo de pernil es capaz de desviar la atención de los verdaderos problemas que sufre la sociedad, el pernil transforma conductas de muchos ciudadanos que se la mantienen hablando mal del gobierno, pero cuando se trata de cobrar la pensión, bonos, Clap, carnet de la patria se callan la boca para recibir el beneficio. Por lo que, el gobierno con sus dadivas logra controlar a una gran parte de la población, que a pesar que manifiesta estar muy molesta sale como borregos a retirar su parte de patria.

San pernil se convirtió en el niño Jesús de la población, es el “Juguete” que todos quisieran tener, pero solo unos pocos lo lograran obtener, al menos que el gobierno no solo lo parta en varios pedazos si no que lo ralle para que alcance. Mientras la sociedad se comporte con signos de desesperación el gobierno seguirá jugando a la manipulación. Es la razón por la cual los sectores políticos opositores se encuentran desesperados e intentan vender la sensación de que ahora al gobierno le queda poco tiempo, que solo hay que esperar que llegue el 10 de enero de 2019 para que la comunidad internacional ejecute su plan de desconocer a Maduro y eso será suficiente para la salida eminente del gobierno. Pero, lo más seguro es que para enero lo único que ocurrirá son anuncios de mas divisiones a lo interno del gobierno y la oposición.

Por su parte, Maduro dirá que lo quieren derrocar y que hay que salir con una contra ofensiva para derrotar a los fascistas del imperio, algunos gobiernos dirán que no reconocen el nuevo período constitucional  y Maduro repetirá que quien no lo reconozca el tampoco lo reconoce; y esa será la agenda de enero, entre dimes y diretes, mientras la economía seguirá sufriendo un profundo retroceso y  más venezolanos seguirán huyendo del país en señal de desesperación,  a pesar de todos los obstáculos que pone el SAIME para otorgar nuevos pasaportes o asignar las prórrogas a los pasaportes cerca de vencerse o vencidos, pero los venezolanos se las ingenian para  salir del país.

San pernil es la demostración clara de los serios problemas de identidad y lucha que tienen los venezolanos en los actuales momentos, una sociedad que sea silenciada e ilusionada por un pernil será una sociedad arrodillada y sentenciada.  Como lo dijo Jennifer Leal “En Navidad los gobernantes y políticos suelen comportarse como unos ángeles cuando realmente siguen siendo   unos demonios”.  Les deseo una agradable y bendecida navidad para todos.

]]>
<![CDATA[Una Navidad para reconquistar la Esperanza, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-Navidad-para-reconquistar-la-Esperanza-por-Rafael-Ramirez--20181222-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-Navidad-para-reconquistar-la-Esperanza-por-Rafael-Ramirez--20181222-0024.html  

 

 

Para muchos estas Navidades serán duras, difíciles: Para quien perdió a un ser querido a manos de la violencia de las calles, de la ceguera política, de la injusticia social o, de la impunidad.

 

Para las múltiples familias que están separadas, desgarradas, cuyos hijos se encuentren lejos, para la madre que sufre la angustia de no tener a sus seres queridos cerca, para el anciano abandonado al final de su vida, para quienes nos hemos visto obligados a dejar nuestra patria y nuestras familias, por razones políticas o económicas; para el joven, hombre o mujer, que están solos, lejos, en otros países, sobreviviendo, en situaciones duras, de incertidumbre.

 

Para quien padece o tiene algún familiar o ser querido sufriendo de alguna enfermedad de alto riesgo, para el anciano, condenado al deterioro creciente de su salud, o a sufrir de minusvalía o muerte por la imposibilidad de conseguir el medicamento vital, único, imprescindible.

 

Para los niños de la calle, los que volvieron a pulular entre la basura, la violencia y el maltrato y están expuestos a la violencia social, sólo porque no pueden ser sostenidos en su propio hogar, sin medios para obtener alimentación adecuad y la seguridad. Para esos rostros inocentes, endurecidos por la calle y las carencias.

 

Para el que lo ha perdido todo y ha quedado arruinado, por el cierre de sus fábricas, fincas, negocios, el trabajo de toda una vida.

 

Para los presos, secuestrados por razones políticas, los que están sufriendo el maltrato del aislamiento, de la prisión injusta, de la violación de sus derechos fundamentales, de la incertidumbre del futuro, de la impotencia de no poder ni siquiera defenderse.  

 

Para el venezolano “de a pié”; el profesional; el ama de casa; el que sobrevive en el barrio, en el campo; a la familia, que a duras penas sobrelleva la tragedia de la vida diaria en que han convertido a nuestro país caracterizado por la impotencia de no poder, ni tener nada como celebrar, cómo llevar alegría a sus hijos, a sus seres queridos.

 

Todos estamos ante una situación terrible, insospechada hace apenas cinco años. Nos han arrebatado el país, nuestra normalidad de vida, la esperanza de un futuro que teníamos por delante, de trabajo, de avance, de justicia, de solidaridad, de convivencia.

 

Todo se ha trastocado en un ambiente de miedo, desesperanza, tristeza. Han arrebatado la identidad del pueblo venezolano, lo han convertido en un pueblo desesperado, degradado, dispuesto a hacer cualquier cosa para sobrevivir. En efecto, viven una vida de privaciones, de situaciones absolutamente denigrantes que se han convertido en la “normalidad” de un país en caos, deteriorado, violento, intolerante, egoísta.

 

Han abusado de la bondad y credibilidad de nuestro pueblo. Un pueblo esencialmente pacifico, que no puede someterse a la crueldad de un gobierno indolente, con una ética de pranato. Un pueblo que luce desorientado, confundido, abandonado por sus líderes políticos y sociales naturales, quienes abandonaron el barrio, la comunidad, el autobús, la rebeldía, para convertirse en la nueva élite de burócratas o empresarios, han conformado el nuevo grupo económico que sostiene este estado de cosas, dándole la espalda a su origen, traicionando las ideas que alguna vez emocionaron a los humildes.

 

La Navidad es una oportunidad para reflexionar, recordar el origen, la normalidad, recuperar la esperanza, retomar fuerzas. Fue San Francisco de Asís, quien nos legó la práctica del pesebre, nacimiento o belén, el establo, con los pobres, para recordar el origen humilde de Jesús y el Cristianismo, lejos de los Palacios, del egoísmo, de la opulencia.

 

Nuestro pueblo, en su inmensa riqueza cultural y artística, ha convertido al pesebre y la Navidad en una explosión de espiritualidad, sincretismo e identidad. De manera que, donde sea que estemos, en la circunstancia mas dura, poseemos suficientes elementos para tener una Navidad venezolana.

 

Porque sólo desde allí, desde lo mas auténtico de nuestra identidad, podremos darnos cuenta de que tenemos suficientes argumentos y fuerza para recuperar la Patria, nos daremos cuenta, con claridad, que no existe razón alguna para que estemos secuestrados, en manos de insensatos que entregan nuestro futuro y el de nuestros hijos, para ellos mantenerse en el poder.

 

Donde sea que estemos, dentro o fuera de la patria, no nos dejemos abatir mas por la tristeza y la desesperanza. Hay que recuperar el equilibrio espiritual que nos permitió movilizarnos por un futuro mejor. Desde donde estemos, recordemos a los seres queridos, a los que están pasando por los infortunios que hemos enunciado. Dejemos a un lado el miedo, la intolerancia, la desesperación, el egoísmo y reagrupemos la esperanza de todos, para que ello se convierta en una poderosa fuerza popular que dé al traste con este desastre.

 

Ahora pretenden ahogar a nuestro pueblo en la aventura de la guerra con Colombia, un pueblo hermano, tratando de insuflar el corazón de nuestros jóvenes con la intolerancia, la persecución. Así mismo, movilizan a todo el aparato burocrático y represivo del Estado, para acallar y reprimir a los obreros, trabajadores, a quienes les han arrebatado sus conquistas de tantos años de lucha sindical. En efecto, les han sido escamoteados los salarios y beneficios, mientras entregan la Patria.

 

 Igualmente, persiguen, encarcelan y matan a los trabajadores de PDVSA, cientos de prisioneros políticos, sepultados en vida, mientras guardan silencio y protegen a los “empresarios” que han hecho fortunas bajo su amparo y resguardan sus intereses. Tienen secuestrados por razones políticas a Generales, patriotas, héroes del 4 de Febrero y del 13 de Abril, como Rodríguez Torres y Baduel, violándoles sus derechos, así como, hacen con otros cientos de oficiales y profesionales de todos los rangos, Bolivarianos, patriotas, mientras permiten que cuerpos de inteligencia extranjeros, se inmiscuyan en nuestros asuntos internos e incluso, hagan planes a costa de nuestra soberanía.

 

Desde lo mas profundo de mi corazón, en verdad os digo que todo ésto lo vamos a cambiar, porque nuestro pueblo, el pueblo de Bolívar, el que cruzó Los Andes, páramos y sabanas para dar libertad y dignidad a todo un continente, el pueblo de las dificultades, del 13 de abril, de la derrota del Sabotaje Petrolero; ese pueblo, esa muchachada que, en una diáspora injusta, ahora sorprende al mundo, con su formación, su sensibilidad, su trabajo. Esos jóvenes, hombres y mujeres, que se resisten a dejar la patria, que luchan todos los días por sobrellevar la situación, mantener un espacio de vida; la mujer, la madre, jefa de hogar, en su lucha cotidiana para alimentar y proteger a sus hijos, a los abuelos; el pueblo que estudia, que trabaja, que lucha todos los días, al soldado y al campesino; ese pueblo noble, bueno, no tiene razón alguna para seguir sufriendo los desmanes de un pranato al que no le importa destrozar la Patria. 

 

Por la vida, por la paz, por el pueblo, por el futuro, por la Patria, recuperemos la Esperanza, estamos a tiempo de salir de este desastre, no tenemos porqué sucumbir en el escenario de la aniquilación de nuestros valores. Cuento con ustedes, ustedes cuentan conmigo. Vamos a contar todos juntos. Una Feliz Navidad, mis mejores deseos para todos y todas, ¡arriba los corazones! ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Jesús sigue naciendo entre las víctimas, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Jesus-sigue-naciendo-entre-las-victimas-por-Antonio-Perez-Esclarin--20181222-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Jesus-sigue-naciendo-entre-las-victimas-por-Antonio-Perez-Esclarin--20181222-0032.html  El evangelio es de una dulzura  y sencillez increíbles. Jesús nace entre nosotros para traernos la Buena Noticia de un Dios Padre-Madre que nos ama entrañablemente y quiere que vivamos como hermanos.


Jesús,  alegría de los pobres y necesitados,  nos vino a traer la libertad, la esperanza,  el amor. Esta es una extraordinaria Buena Noticia, que no terminamos de creerla. Hemos convertido  la Navidad en una rutina o añoranza de hallacas, aguinaldos,  regalos, arbolitos, pesebres,   pero muy pocos tienen el coraje para sumergirse en el insondable misterio de un Dios  que se acerca a nosotros con su radical propuesta de cambio de corazón y de valores. 


Por ello, la mayoría en Navidad, pendientes tan solo  de los bonos y los perniles,  olvida lo más importante y la razón de la fiesta: al Niño que sigue naciendo entre los más pobres y necesitados y nos convoca en su silencio de niño desvalido  a cambiar de vida y empezar a preocuparnos y ocuparnos por todos, en especial por quienes  están siendo golpeados por el hambre,   la miseria o la desesperanza. 

 

La Navidad es una excelente oportunidad para convertirnos al Dios  de Jesús,  que está siempre con quienes sufren las desgracias y no con los que la causan. Es un Dios amigo de víctimas y no de victimarios. Dios está en el dolor de los que  sufren la humillación de las colas, en el llanto de la madre que no tiene que dar de comer a los hijos, en la tristeza de esos niños porque sus padres se marcharon del país;  está en las dudas y gritos rebeldes de los que no entienden cómo es posible que hayamos llegado a esta situación de caos, penuria e incertidumbre. 


Es urgente que nos libremos de la imagen de ese Dios insensible ante el sufrimiento de las víctimas. Dios no causa las tragedias, sino que las sufre. Dios se  esconde y se manifiesta en ese niño que no tiene dónde nacer, que tiembla de frío sobre pajas de un pesebre, que enseguida tiene que huir al destierro para salvar la vida pues los poderosos lo persiguen para matarle y durante años deberá vivir como un indocumentado en un país extraño. 


 Navidad: tiempo para convertirnos al estilo de vida y  valores de Jesús: Para el mundo, lo importante es triunfar; para Jesús,  es servir. Para el mundo es primero el que más tiene; para Jesús, el que más sirve con lo que tiene. 


Celebrar la Navidad debe ser una excelente oportunidad  para releer nuestras vidas  a la luz de la humildad y ternura  del pesebre y reflexionar  con sinceridad si somos seguidores de ese Dios humilde, tierno y amoroso, o seguimos a los prepotentes, egoístas y violentos. Para preguntarnos si somos sembradores de encuentro, paz y hermandad, o de división, violencia e intolerancia;  si trabajamos por una Venezuela donde los niños puedan nacer y vivir de un modo digno, o si solo nos preocupamos por nosotros y los nuestros.  Para aclararnos si nuestra conducta y vida celebra a Jesús, la ternura  y el amor, la verdadera Navidad;   o a Herodes , la violencia y la opresión,  la antinavidad.

]]>
<![CDATA[Mi deseo: Transparencia del Banco Central]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mi-deseo-Transparencia-del-Banco-Central-20181222-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mi-deseo-Transparencia-del-Banco-Central-20181222-0031.html Por estos tiempos no hay mucho ánimo —ni fuerza monetaria— para pedir bienes materiales. Por esta razón, quisiera desempolvar un deseo que todos los días cobra más vigencia. Este artículo se publicó a principios del 2015, cuando el Banco Central empezaba a omitir la publicación de sus estadísticas básicas. Actualmente, se ha profundizado esa disposición negativa de silencio absoluto. Mi deseo de Navidad lo contiene este escrito:


En términos generales, el Banco Central persigue como objetivo fundamental lograr  la estabilidad de precios y proteger el valor de la moneda. Con miras a materializar este propósito, la comunicación de la autoridad monetaria es una herramienta útil e irremplazable. Por ello, los términos de “comprensión”, “credibilidad” y “confianza” en las actuaciones del órgano rector, son elementales y exige que los mensajes sean expresados de tal manera que generen señales objetivas, ecuánimes y creíbles.

 
Básicamente, la comunicación de los bancos centrales están orientadas a clarificar la operación de la política monetaria, debido a que tiene implicancia directa  en las decisiones de gasto, ahorro, empleo, inversión y  fijación de precios de los agentes económicos, lo cual significa que declaraciones revestidas con mayores niveles de transparencia,  permiten que las guías de ejecución sean más efectiva, produciendo esta conducta muestras de credibilidad que reduzca el grado de incertidumbre y malformaciones de expectativas en la economía. Por lo tanto, la transparencia apunta a la eficacia de la política monetaria, y esta a su vez, es imprescindible para alcanzar las metas que se propongan transmitir a los mercados.


Es necesario realizar comparaciones internacionales para conocer las prácticas comunicacionales adecuadas y ejemplarizantes de otros países, extrayendo de este modo lecciones que contribuyan a proyectar actuaciones orientadas al logro de un mejor  posicionamiento de nuestro país en esta materia.


En concreto, es necesario que el Banco Central divulgue informes o reportes regulares sobre las principales variables macroeconómicas (inflación, actividad, tasas de interés, desempleo, tipo de cambio, etc.), además que detalle información pública relacionada con la conducción de la política monetaria (permanentes comunicados, minutas, actas informativas, ruedas de prensa) y continuamente entregue indicativos responsables.

En suma, adoptar estilos comunicacionales que promocionen comprensión y señalen el sentido de las acciones de política monetaria, tal como lo hacen  habitualmente sus pares en el mundo (casos como Colombia, Perú, Nueva Zelanda y Suecia valen la pena revisarlos) son meritorios aplicarlos.


La transparencia revela franqueza sobre la forma en que se toman las decisiones y proveen señales a valorar para responder con mayor precisión a la dinámica de la  economía en su conjunto.

Hoy, cuando los sectores económicos del país ruegan claridad en la información y luces precisas acerca de las perspectivas económicas a corto y mediano plazo, el cambio en el comportamiento del Instituto Emisor, tendente a las comunicaciones transparentes, podría ser un importante indicador que renueve la confianza destruida, promueve expectativas más saludables y convoque esfuerzos reanimadores de la economía. 


Son mis deseos, mis deseos son…

]]>
<![CDATA[Peones o sujeto histórico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Peones-o-sujeto-historico-20181222-0030.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Peones-o-sujeto-historico-20181222-0030.html Las demandas de la clase trabajadora y sus organizaciones hoy se centran fundamentalmente en dos aspectos: salarios dignos y control de precios. Las medidas anunciadas por el presidente Maduro responden parcialmente a lo primero.

¿Y qué pasa con la segunda demanda?, pues seguimos igual, el gobierno bolivariano ha demostrado que a través de los mecanismos del Estado tiene pocas capacidades para mantener una política sostenida de control efectivo de los precios. Y de hecho el presidente Maduro lo reconoció al afirmar que los precios acordados solo se habían mantenido cuarenta de los cien días que ocupó su balance.  La dirección escogida en el Plan es hoy es seguir dialogando con los empresarios y empresarias y brindarle beneficios (acceso a divisas, pago se salarios, dispensas fiscales, entre otros).  

Ahora bien ¿Qué explica el rol de la clase trabajadora y sus organizaciones en este estado de cosas?.


En el ejercicio de derecho se afirma que no se puede alegar la torpeza propia en la defensa propia.  Digo esto porque nuestro rol en este estado de cosas se explica porque nuestras organizaciones no han logrado la fuerza necesaria para tener una condición beligerante y en consecuencia capacidades de incidir. Otros actores sí que tiene influencia, uno de ellos es un sector que se ha vendido como burguesía bolivariana, en palabras de nuestro ilustre Wilmer Castro Soteldo.   


En los últimos meses en las calles se han desarrollado una serie de manifestaciones de trabajadores y trabajadoras espontáneos u organizados en varias coaliciones (Alianza Nacional Intersindical, Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora, entre otros). Hoy podemos decir que existe un sector emergente que pretende acumular fuerzas, calentar la calle y sumar, pero esta reducido a aquellos trabajadores y trabajadoras del sector público que se movilizan debido al irrespeto de las convenciones colectivas por parte del patrón y en consecuencia dejaron de percibir beneficios que los colocaba sustancialmente por encima de la media de los demás trabajadores y trabajadoras en el país.

Por otro lado, están quienes promueven la resignación y que nos dejemos en manos del gobierno bolivariano. Dicho de otro modo, estamos entrampados en el dilema del “peón” de la hacienda: sumiso o contestatario. El primero espera que por gracia de algo divino “el señor” se conmueva de su situación y haga algo y el segundo clama para que “el señor” le mejore la ración y lo trate mejor. 


Ser sujeto histórico implica en primera instancia requiere construir la unidad en el seno de las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, para estar en condiciones de afectar la correlación de fuerzas vigentes, es decir ser sujetos en este estado de cosas.  Esta unidad solo es posible construirla conflictivamente. La unidad de los sindicatos, delegados y delegadas de prevención, cajas de ahorros y cooperativas es esencial para lograr ser un interlocutor firme que permita afectar las tomas de decisiones. Tan importante como lo anterior es la construcción de un proyecto en función de los intereses de clase.


No se observan deliberaciones en torno a la construcción de un proyecto alternativo al estado de cosas que se critica. Sin ánimos de descalificar los discursos que, en las distintas manifestaciones existentes, estos fácilmente pueden constituir una lista de deseos o necesidades. La construcción de un proyecto alternativo supone no solo definir claramente el estado de cosas conveniente para la clase trabajadora, sino también definir los roles de los actores de la sociedad venezolana, así como las relaciones oportunas para el cumplimiento del proyecto. Esta falencia puede que tenga su causa en el grado de conciencia que tenemos como clase en Venezuela, que quizás nos permite articularnos hoy hasta la defensa de la capacidad de consumo.
Se puede terminar estas líneas con arengas de una victoria pronta, sencilla y obra de un milagro posible gracias al grito de nuestras consignas, solo que me parece, aquí presento dos problemas presentes en el movimiento de trabajadores y trabajadoras y se requiere examinar otros. 

]]>
<![CDATA[Un “Vrexit” provocado desde el exterior]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Vrexit-provocado-desde-el-exterior-20181222-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Vrexit-provocado-desde-el-exterior-20181222-0029.html Dice un refrán popular que muchas manos en la sopa ponen el caldo morado. Y, efectivamente, muy poco ha contribuido a la evolución positiva de la situación venezolana la manera en que distintos países se han involucrado en el acontecer interno nacional. Seguramente porque la experiencia histórica así lo indica, la no intervención es un principio básico consagrado: no sólo resguarda la paz sino que preserva las condiciones para que cada país decida lo que hace.


A principios de año, los distintos factores nacionales adelantaron conversaciones que estuvieron a punto de concretarse en un acuerdo. Posteriormente, se convocaron las elecciones presidenciales del 20 de mayo y varios de los más importantes partidos de oposición manifestaron su disposición a participar. 


Sin embargo, desde el exterior se ejerció presión en el sentido contrario. De una parte, los países del grupo de Lima anunciaron que no reconocerían a quien resultara electo. Lo mismo se dio a entender desde la Unión Europea. Varios embajadores hablaron de cierre de embajadas. Y estos anuncios se convirtieron en argumento básico para el llamado a la abstención. “Cómo se va a participar, si la comunidad internacional no reconoce las elecciones”, se decía. 


Al meter las manos, más allá de lo que la prudencia aconseja, contribuyeron a que “el caldo” de la política venezolana se enrareciera más. Ahora están en un aprieto. No saben si cerrar o no las embajadas y buscan qué hacer para no desdecirse. Si antes llamaban a la oposición para que no participara en las elecciones, ahora la conminan a que firme documentos a favor de “una solución política”. En el fondo, el mismo error, la injerencia en asuntos internos de otro país como si fueran propios, y con pasión partidista.


Cada día, el caldo se vuelve más morado. A las sanciones de bloqueo financiero se le suman ahora los anuncios del Vicepresidente electo de Brasil, el general Hamilton Mourao, quien sostiene que al ejército de su país le correspondería dirigir las tropas que ingresarían a Venezuela luego de un golpe de Estado.


Si entre estos peculiares actores internacionales se impone la idea de aislar a Venezuela, nos encaminaríamos hacia una suerte de “Vrexit” forzado, es decir, el país sería empujado a salir de parte importante de su actual esfera de relaciones. 


Y como el mundo es multipolar y no hay vacío que no se llene, Venezuela se desplazaría completamente, y no solo de forma parcial como ahora, hacia otro espacio de interrelaciones: China, Rusia, Irán, Turquía, India, mientras que en el hemisferio se afianzarían los vínculos con México, Cuba. Uruguay, Nicaragua, El Salvador, países del Caribe. La presencia de los aviones de Rusia en Maiquetía es una imagen que ilustra bien como pudieran evolucionar los acontecimientos.


El aislamiento económico y diplomático pondrá necesariamente a Venezuela en un camino inesperado, el de un “Vrexit”. La sopa tendrá nuevos sabores.

]]>
<![CDATA[Mentiras Verdaderas, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentiras-Verdaderas-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181219-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentiras-Verdaderas-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181219-0019.html  A solo dos semanas de culminar el año 2018 los escenarios políticos y económicos en Venezuela no son nada alentadores para el primer trimestre del año 2019 dado a la permanente confrontación política, la cual, una vez más estará por encima de la grave crisis económica agudizando los escenarios en el país.


Durante el año 2018 la oposición política venezolana se empeñó en no participar en ningún proceso electoral lo cual solo permitió seguir perdiendo espacios de poder y que el gobierno, siendo minoría, avanzara sin obstáculos en el logro de sus objetivos. Este hecho motivó a la confrontación interna dentro de los aliados del gobierno como si estuvieran construyendo una oposición interna que les permita hacerle creer a la población su carácter amplio y democrático. 


Ninguna de las propuestas económicas que ha implementado el presidente Maduro ha dado resultados positivos, por el contrario empeora, lo que pone en alerta a los equipos de choque ante cualquier evento de manifestaciones y protestas para ejercer control desde su inicio. En caso de que el 10 de enero de 2019 ocurriera, lo que se está diciendo una parte de la oposición venezolana, que cuarenta embajadores se retiran de Caracas en un desconocimiento a la envestidura presidencial del periodo 2019 – 2025 podría verse como un triunfo para ésta oposición política internacional en la búsqueda de aliados para enfrentar al Gobierno. 


Ante este posible escenario, el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Jorge Arreaza el pasado jueves 13 de diciembre de 2018 en una reunión con el cuerpo diplomático que hace vida en Venezuela les informó que quien quiera irse es su decisión porque el gobierno venezolano no los está expulsando, y dejó claro cuál sería la estrategia del gobierno para los días posteriores al 10 de enero de 2019, al asegurar que gobierno que no los reconozca, gobierno que ellos no reconocerán.

 

Hasta este momento los gobiernos que han manifestado abiertamente su  apoyo y reconocimiento al presidente Maduro son China, Rusia, Turquía, Los Países Arabes, Nicaragua, Bolivia, Cuba, y en el caso de Uruguay hay una discusión sobre el reconocimiento al gobierno venezolano en el debate el partido de gobierno “Frente Amplio”, el cual expulsó al secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) Almagro por su posición hacia el gobierno de Nicolás Maduro, lo mismo está ocurriendo en Ecuador, Honduras y el Salvador en donde los gobiernos están recibiendo presiones para que reconozcan a Maduro en su nuevo periodo.


Las expectativas están en lo que va a hacer el gobierno de los Estados Unidos, lo cual podría poner fin a las relaciones comerciales entre los dos Estados o al final Trump seguirá con el juego diplomático por sus intereses comerciales con el petróleo venezolano. Sin duda la política venezolana estará muy tensa para esa fecha en la expectativa de lo que pueda ocurrir internacionalmente, mientras nacionalmente los grupos políticos que adversan al gobierno se encuentran confrontados en qué hacer ese día. 


Por su parte, los sectores empresariales del país congregados en Fedecamaras, Conindustria, afirman que de mantenerse el incremento acelerado del valor del dólar paralelo se presiona la estabilidad de las empresas generando, en muchos casos, el quiebre ante la imposibilidad de mantenerse con la hiperinflación.

 

Las ventas registradas para el mes de diciembre de las empresas de tecnología, línea blanca, juguetes son alarmantes debido al alto costo que los productos los cuales no permiten que el 90% de los venezolanos puedan adquirirlos. Lo mismo está ocurriendo en el sector panadero, en el que la venta de panes de jamón se encuentra en niveles críticos por sus altos costos de producción y venta.


Mientras todo esto ocurre el gobierno afirma que el país se encuentra en una mejoría económica visible y la oposición asegurando que al gobierno le quedan pocos días. Como lo dijo Canfield Mitchell “Los gobernantes que mienten tan seguido y  tantas veces al pueblo llega un momento que se creen sus propias mentiras que trae como consecuencia a un fracaso rotundo de sus políticas económicas y sociales”.

]]>
<![CDATA[Conocernos es defendernos, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Conocernos-es-defendernos-por-Luis-Britto-Garcia-20181219-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Conocernos-es-defendernos-por-Luis-Britto-Garcia-20181219-0021.html 1.- Informa el Presidente Nicolás Maduro sobre la inminencia de una agresión a Venezuela. Lo confirman documentadas advertencias de Carlos Lanz y Juan Martorano. El enemigo nos escruta con miles de instrumentos de espionaje y tanques de pensamiento. ¿Qué sabemos sobre nosotros mismos? Debemos investigar nuestras debilidades y fortalezas. Conocernos es defendernos.


2.- Refirámonos primero a nuestras fronteras. Venezuela durante su existencia republicana perdió una tercera parte de su territorio. ¿Por cuáles causas? A veces, por laudos arbitrales influidos por potencias extranjeras ni amigas ni partidarias nuestras. A veces, por falta de iniciativa en poblar regiones fronterizas con venezolanos autóctonos, facilitando así que nos fueran arrebatadas, como sucedió con la Guayana Esequiba.

3.- Tenemos fronteras muy extensas, casi todas difíciles de controlar.. Debemos investigar cómo imponer un efectivo dominio del desplazamiento de personas y bienes a través de ellas. Debemos identificar los objetivos estratégicos que podrían tener potencias extrañas en nuestro país, y los objetivos tácticos que deben ocupar para dominar los primeros. Pues las fronteras no se toman únicamente con irrupciones militares. Hay formas demográficas, económicas, jurídicas, políticas y culturales de ir ocupando una zona limítrofe, para facilitar su desgajamiento del cuerpo de la Nación.

4.- Refiriéndose a incidentes en nuestra Amazonia, denuncia Juan Martorano que “Es evidente la infiltración dentro de esas comunidades indígenas, de factores externos a las mismas, interesadas en el desmembramiento de la República. Declaraciones dadas en su momento por el General de Brigada en situación de reserva activa, Roberto González Cárdenas, sobre la constitución de una nación independiente pemona en los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro”. Llevo décadas advirtiendo que el régimen constitucional que pareciera admitir la existencia dentro de Venezuela de “pueblos”, “territorios” y “autoridades”supuestamente distintos de los nacionales puede ser maliciosamente utilizado para secesionar nuestro país, pues esas tres categorías son las condiciones existenciales para la creación de Estados. A defender esa frontera, señores de la ANC.

]]>
<![CDATA[El pesebre gigante del bulevar de Sabana Grande, ícono de la Navidad caraqueña]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pesebre-gigante-del-bulevar-de-Sabana-Grande-icono-de-la-Navidad-caraquena-20181219-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pesebre-gigante-del-bulevar-de-Sabana-Grande-icono-de-la-Navidad-caraquena-20181219-0018.html Nuestro país es Caribe, Selva Amazónica, Andes, Desierto, Urbe. Su gente es el resultado de la mezcla de los más variados orígenes: europeo, indígena, africano. Todo ésto, unido a la majestuosidad de su historia patria, y a su estratégica ubicación geográfica, al norte de Suramérica, (que la hace receptora privilegiada de los primeros intercambios continentales con otros países), se expresa en nuestra gran diversidad de culturas y tradiciones.

 

En Venezuela, los saberes están por ¨doquier¨ y los artistas surgen incluso instintivamente.

 

Así, se ha desarrollado tanto formal como de forma más simple, un vasto mundo cultural, con el que los venezolanos y venezolanas se han acostumbrado a vivir en forma cotidiana.

 

Por eso, nuestra Constitución recoge en forma expresa el derecho a la cultura y de los creadores para garantizar su protección, entendiendo que los mismos son manifestación de nuestra identidad y soberanía.

 

Heredada de los españoles, quienes las utilizaban como íconos eclesiásticos, en Venezuela existe una gran Escuela de Tallistas de la madera.

 

Se trata de ¨hacedores¨ que, dependiendo de su ubicación geográfica, utilizan diversos tipos de dicho recurso natural, el cual adornan o pintan, en virtud de la costumbre del lugar.

 

Los más representativos, se encuentran sobre todo en la zona andina, aunque también son considerados de extraordinaria calidad, los del centro (Yaracuy, Falcón, Lara), y los indígenas.

 

La temática es muy rica: Bolívar y Manuelita, el Dictador Juan Vicente Gómez, imágenes religiosas y de la santería; y, utilitarias, como las flechas y lanzas amazónicas.

 

La religión católica se hizo presente en las colonias y en el mundo entero, a través del uso de los símbolos religiosos, generalmente tallados en madera. Los retablos e imágenes de la Virgen, por ejemplo, salen a pasear de las iglesias en procesiones durante la Semana Santa.

 

También, coloca en ¨Tiempos de Navidad¨, el ¨Pesebre, Nacimiento o Belén¨, para representar la llegada del Niño Dios a la vida de los católicos.

 

Esta usanza originaria del siglo XIII, en el pueblo de Greccio en la localidad de Asís en Italia, fue concebida por San Francisco de Asís, para representar la escena del nacimiento de Cristo, lo cual se escenificaba con un portal de paja donde se colocaba un ¨pesebre ¨o cajón de comida para animales, con personas y bestias que reproducían la escena de adoración e los pastores. Se trataba de lo que hoy conocemos como ¨Nacimiento Viviente y que aún se desarrolla en muchos pueblos del mundo.

 

A partir del siglo XIV la población italiana lo empieza a adquirir como costumbre, utilizando imágenes de terracota o madera, hasta que Carlos VII de Napoles la lleva en el siglo XVIII a España, donde existe gran tradición de tallistas, lo cual traslada a Latinoamérica como vía de evangelización a los americanos por parte de los franciscanos, quienes agregaban para mayor efecto vegetación y animales locales.

 

Esta representación ha sido desde entonces plasmada por los artistas del mundo entero, y nuestros creadores populares, la ejecutan mayormente a través del trabajo en madera.

 

En particular, en el Estado Mérida de Los Andes Venezolanos, hay una vasta comunidad de tallistas, entre los que destacan en la Finca El Escorial del Valle de San Javier, entrada La Carbonera, los Hermanos Orlando y Gonzalo Erazo, y el joven Reinaldo, los dos primeros con más de 45 años trabajando la madera, ¨dándole a los palos¨. Pintan con resina de árboles, ¨guaba¨ y pigmentos cien por ciento naturales, sin taladros eléctricos, sólo hierros que hacen ellos mismos. La pieza va tallada ¨desde la punta de las uñas hasta el pelo¨, no hay cortes. ¨La elaboración es algo hermoso¨, indican, ¨no se piensa en más nada¨, ¨menos, en algo malo¨ y se busca ¨que nunca termine el día para poder trabajar más¨. La clave del éxito está en la unión familiar y la ausencia de envidia entre ellos. El pelo, la barba y los detalles de la vestimenta, se marcan primero con el lápiz para realzar los canales.  A la par siembran, y aprovechan para hacer un llamado a los campesinos para que regresen al campo, ¨no se pasa necesidades, si hay tierra¨, alegan.

 

Gracias a las manos de Los Erazo, en nuestro proyecto más completo, el Bulevar de Sabana Grande, conformado por kilómetro y medio y 27 transversales de zona peatonal, del que hablaremos en otra oportunidad, hemos convertido en una tradición para los caraqueños y caraqueñas, visitar el ¨Pesebre Gigante¨, conformado por 13 piezas de madera tallada, María, José, el Buey, la Vaca, los Reyes Magos, el Ángel Gabriel  y Jesús que, a la usanza venezolana, se deja tapado hasta el 24 en la noche, cuando se destapa en familia.

 

La descripción misma de nuestro Belén, la cual se coloca a un lado del mismo, deja atónitos a los transeúntes, pues de allí pueden desprender el trabajo y el detalle que el mismo implica. Ésto al igual que la certeza de que ese ha sido un trabajo realizado para ellos, para sus Fiestas, ha permitido que lo respeten, que lo quieran. Porque lo contrario, equivaldría a la destrucción de nuestra utopía posible.

 

Así, las piezas, fueron talladas en un solo tronco de madera, sin corteza, el cual, para ser curado o sellado, se sumerge en formol por un lapso largo de un año, y se colorea con pigmentos naturales provenientes de flores, arbustos y frutos. Los tamaños de cada una son de 3 metros, salvo la Virgen y el Ángel Gabriel, de 3, 25 metros.

 

Las familias con los niños y niñas, las comunidades, los pasantes, los comerciantes, quienes vienen del interior, y los que hacen sus compras navideñas, desde 2007 dedican tiempo para la foto decembrina en el ¨Pesebre Gigante¨, el cual colocamos alternativamente por año en cada una de las denominadas plazas del corredor peatonal, en donde las mismas quedan amparadas de los factores del medio ambiente.

 

En paralelo, en PDVSA LA ESTANCIA, otros tallistas como María Yolanda de Yaracuy, de imágenes mas populares y con colores mas fuertes, adornan el ingreso de la Casa, y lo hacen también en Plaza Venezuela, para acompañar los colores de la Fuente.

 

En cada espacio recuperado por nosotros y en cada sede de PDVSA y de la Guardería La Alquitrana, se colocan Nacimientos en tallas de madera, de los Rangel de Mérida, así como, de artesanos de Guadalupe, estado Lara, donde la madera en sus distintos tipos se hace arte, y del estado Falcón, entre otros.

 

Los Nacimientos se colocan al unísono del canto de voces venezolanas, música de gaita o aguinaldos navideños, y de música académica siempre interpretada por los niños del Sistema de Orquestas de las comunidades aledañas.  

 

El 2 de febrero, Día de La Candelaria, hicimos costumbre realizar la ¨Paradura del Niño¨, esconderlo en los alrededores del ¨Pesebre Gigante¨ y, nuevamente acompañado de los miembros de la colectividad y de los niños y niñas de La Alquitrana y escuelas circundantes, también con las piezas de la Orquesta Infantil de la zona y los Aguinaldos de ¨Las Voces Risueñas de Carayaca¨, buscarlo puerta por puerta de los negocios, hasta encontrarlo para cantar y bailar con él.

 

Con el ¨Pesebre Gigante¨ quisimos revalorizar nuestras tradiciones decembrinas, recordar, en medio del ¨corri corri¨ navideño, el origen de nuestras Fiestas, su riqueza y, sobre todo, darle la oportunidad a los niños y niñas venezolanos y venezolanas, que se encuentren con sus costumbres, con sus raíces, de que tengan el sentido de la identidad, que, conforma en definitiva, el instrumento que nos permite dar saltos hacia adelante ante las situaciones mas complejas.

 

Un país con identidad es un país soberano, y es en eso que debemos trabajar para construir un futuro para los niños y niñas de la patria.

 

La Navidad es un espacio con el que contamos para el disfrute, para la unión. Es el período en el que nos toca detener la marcha para la reflexión, para el perdón, para el encuentro con nuestros seres queridos y amigos, pero también con nosotros mismos.

 

Los invito en estos Tiempos de Paz y reunión, a que vayan a visitar ¨EL Pesebre Gigante¨ del Bulevar de Sabana Grande, y admiren lo que la mano trabajadora es capaz de hacer, se deleiten con la expresión del espíritu campesino concretado en el hecho creativo, que ha sido logrado para maravillar al espectador y encontrarlo con sus orígenes y valores.

 

Los convoco a que dén un paseo por nuestras costumbres, y acerquen a sus hijos e hijas a nuestra cultura, hermosa, densa, porque cada pieza allí mostrada es un pedacito de los Erazo, de María Yolanda, de los Rangel, de quienes dejan sus años en el esfuerzo de la creación para entregarnos su espíritu, sus sueños, y buena parte de su vida. Es un trozo de Venezuela.

 

En unión de los suyos, con el ícono caraqueño de nuestra Navidad, el ¨Pesebre Gigante¨ de Sabana Grande, siéntanse estas líneas como la expresión de los Mejores Deseos para esta Navidad y para el  Nuevo Año 2019 que inicia, lleno de Paz, amor y alegría.

]]>