Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Sun, 24 Jun 2018 06:25:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[Escenarios, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Escenarios-por-Eduardo-Fernandez-20180622-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Escenarios-por-Eduardo-Fernandez-20180622-0092.html Habida cuenta de todo lo ocurrido desde el triunfo electoral de la oposición en diciembre del 2015, toca ahora rectificar errores y examinar escenarios.


Primer escenario: lo llamaría, el escenario ingenuo. Maduro tiene un arrebato de inteligencia y de patriotismo. Entiende la magnitud de la crisis y la imposibilidad de su gobierno para resolverla y decide separarse del poder. Se organiza un gobierno de transición que prepara unas elecciones transparentes. Se elige un nuevo gobierno y seguimos adelante. Este escenario estaría complementado por la presión interna e internacional para que Maduro comprenda la realidad.

El segundo escenario sería una actuación de la Fuerza Armada que le hicieran ver al Presidente la conveniencia de darle paso a un nuevo gobierno. A la intervención militar se le pueden encontrar fundamentos éticos y jurídicos. El problema sin embargo es de carácter práctico. ¿Podrá salir de esta Fuerza Armada Bolivariana una figura parecida a lo que representó el almirante Wolfgang Larrazábal en 1958?

El tercer escenario seria el escenario Trump. Una acción de la Comunidad Internacional que condujera a una sustitución del gobierno venezolano. También a este escenario podrían buscársele fundamentos jurídicos y éticos. Conviene evaluar el costo que para Venezuela y para los venezolanos tendría esta alternativa.

El cuarto escenario sería el de la conmoción interna producida por el agravamiento de la crisis económica y social. Desde luego, una conmoción interna tendría que estar complementada por una actuación de la Fuerza Armada que es la única institución competente para restablecer el orden después de una conmoción social.

El quinto escenario lo llamaría, el escenario de la resignación. Perdida la confianza en el voto y en todas las otras fórmulas que se han ensayado para cambiar el gobierno terminaríamos como en Cuba. Los que pueden y quieren irse del país se irán y los que no podemos y/o no queremos irnos de Venezuela nos quedaremos aquí haciendo lo posible por construir un futuro mejor para nuestro país.

Finalmente, el escenario que me parece más conveniente: Retomar el camino de la lucha popular, democrática, pacifica, electoral, inteligente y civilizada. Trabajar por construir una alternativa que merezca la confianza y el respaldo de los ciudadanos. Organizar la voluntad de cambio desde las comunidades más modestas hasta el nivel nacional. Así construyó Rómulo Betancourt a Acción Democrática. Así promovió Rafael Caldera la presencia Social Cristiana en Venezuela.

Este escenario supone confianza en el pueblo venezolano, solidaridad con el sufrimiento colectivo y, sobre todo un inmenso amor por Venezuela y por los venezolanos.

Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE
 

]]>
<![CDATA[¿Un nuevo comienzo?, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-nuevo-comienzo-por-Rafael-Ramirez-20180623-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-nuevo-comienzo-por-Rafael-Ramirez-20180623-0055.html A escasos un mes y tres días de las pasadas elecciones, parece estar claro que este gobierno, es más de lo mismo. No podía ser de otra manera, un reciclaje de ministros, una concentración de poder en manos del madurismo, que marcan una continuidad que, para mal del país, nos sigue llevando a los límites de lo insoportable. Sin embargo, la consigna del madurismo y su extensa red comunicacional, así como, la instauración de la censura que impide señalar algo distinto, habla de un “nuevo comienzo”.

 

Ya no hay chance, ni este gobierno es nuevo, ni hay tiempo para dar otra oportunidad a una dirección que ha fracasado. El costo que ha tenido que pagar el pueblo, y todo el país, ha sido muy alto. Todo está muy mal.

 

Este período de gobiernos del madurismo, ha sido el peor de nuestra historia contemporánea. Ese es un triste récord que marcará nuestro futuro.

 

Ha resultado en una tragedia para el país y para buena parte de las mayorías nacionales, que el gobierno que sucediera a la muerte del Comandante Chávez, fuera capaz de, en su nombre, destruir en tan poco tiempo, los elementos de estabilidad y las fortalezas que teníamos como sociedad, la Patria que todos soñamos.

 

La situación actual, no tiene nada que ver con lo que las fuerzas patriotas y progresistas, queríamos como futuro para nuestro país, ni tiene nada que ver con la plataforma programática, ni ideológica, de quienes nos agrupamos y movilizamos bajo las banderas del Chavismo, de la Revolución Bolivariana.

 

Me atrevo a afirmar que, incluso los sectores políticos que siempre adversaron al Chavismo, hoy día extrañan al Comandante Chávez y en algún momento entenderán, al margen de la intolerancia y las cuestiones de orden emocional o ideológico, el país que habíamos logrado construir en casi 14 años del período Bolivariano y los retos que todos, como sociedad, tenemos de cara al futuro.

 

Ha sido una gran estafa, un fraude, lo que este gobierno, y en particular, el madurismo, ha hecho, con el poder que el Comandante Chávez le confiara y con el respaldo que, unitariamente todas las fuerzas Chavistas, le dimos a esa decisión del Comandante.

 

Se configuró en torno al presidente, un círculo de poder motivado por una gran ambición, unas ansias de controlarlo todo, un grupo que actúa bajo una lógica de “pranato”, donde se abusa del nombre del Comandante Chávez y de la buena fe del Chavismo, para avanzar en el control de todos los espacios del Estado, sus instituciones, empresas, organizaciones.

 

Pero lo controlaron todo, para destruirlo. Hoy, si alzamos la vista, sólo vemos ruinas, caminos truncados. Vemos a una PDVSA acabada, destrozada por el afán de poder y lucro del madurismo; empresas básicas paralizadas; cientos de empresas del Estado cerradas u operando a su mínima capacidad, listas para ser vendidas o cedidas.

 

De los programas sociales, sólo se observan muecas desesperadas, en medio de una situación social que se deteriora aceleradamente. Las pocas Misiones que quedan o sobreviven, únicamente son utilizadas para actos proselitistas. Son las ruinas de un proyecto.

 

Ni hablar de las instituciones del Estado, los ministerios: desmantelados, incapaces de hacer frente a la crisis, en un ambiente de “sálvese quien pueda” y una camada de oportunistas, a los que no les tiembla el pulso a la hora de destruir todo lo hecho anteriormente.

 

Los Poderes Públicos, presionados por el madurismo, severamente desprestigiados, instrumentos de poder al servicio de uno o varios de los grupos de poder que sostienen, al costo que sea, esta situación. Un Ministerio Público que viola permanentemente la Constitución, los derechos fundamentales de los ciudadanos, convertido en inquisidor a nombre del madurismo, con un Fiscal con severos problemas de todo orden, incapaz de dar equilibrio a la justicia. Estas actuaciones, también quedarán para la historia.

 

La irresponsabilidad, indolencia y crueldad, son características resaltantes del madurismo en este período. Se ha actuado con la mas absoluta irresponsabilidad en el manejo de los asuntos del Estado, del gobierno. Ahora resulta que es una “virtud” no haber estudiado, no investigar, no trabajar, improvisar. Todo es una chanza, una “jodedera”, una flojera, una incapacidad manifiesta para gobernar un país tan complejo y tan asediado desde siempre, como es el nuestro. Un país petrolero, con una economía periférica, absolutamente dependiente, con una endémica debilidad institucional, y un pueblo noble y mayoritariamente pobre, que ha sido engañado una y otra vez. Así, cada vez que cae uno de sus líderes, viene un período de retroceso e infamia. Pasó con Bolívar, con Zamora y ahora, con Chávez.

 

Ha sido una dirección indolente, no le importa nada. La economía está destrozada, y no es por la llamada “guerra económica”, todos sabemos que ese es un artificio propagandístico para echarle la culpa a otros, de su incompetencia; ni por las sucesivas e interminables “conspiraciones”, o acusaciones de “corrupción”, contra todas las personas o instituciones que les interesa destruir, utilizando la “judicialización de la política” como instrumento de persecución, encarcelamiento y desprestigio de sus rivales o sus temores; la economía está destrozada, señores, por su incapacidad de conducir el país. Por lo tanto, esta situación calamitosa tiene, en gran medida, que ver mas con su falta de preparación, conocimiento, prepotencia e improvisación, y porque han privado los negocios de los grupos de poder por encima del interés colectivo.

 

Han manejado la economía, con unos criterios absurdos, a fuerza de “clichés”, de “lugares comunes”, como si estuvieran dirigiendo un país de mentira, desconociendo todas las leyes de la economía, desechando todas las experiencias previas; rodeado de unos “asesores” extranjeros que no tienen idea, lo que ha quedado más que demostrado, de nuestras realidades, características, contradicciones y problemas. Son “asesores” que vienen a ensayar sus teorías con nosotros, asesores que traen el negocio armado, oportunistas de todo tipo que vienen a venderle “espejitos” al gobierno, como el famoso “petro”, que luego resultan en estruendosos fracasos, uno tras otro.

 

El hecho real, cierto, es que le han impuesto al pueblo de Venezuela, un paquetazo que sería la envidia de cualquier gobierno neoliberal, sólo que, sin ningún propósito macroeconómico. La hiperinflación, la escalada de precios, la especulación, la escasez de todo tipo de productos, de medicamentos, la entrega de los recursos naturales: oro y petróleo; la desigualdad, la concentración de capitales, la especulación financiera y monetaria, la corrupción, la pobreza, la exclusión, la inequidad, la violencia, todas éstas son características de un gobierno neoliberal. Éste es un mal gobierno de derecha, autoritario, con una pésima gestión del país, con resultados que han convertido la vida de los venezolanos, en una tragedia diaria. El país del absurdo.

 

La crueldad es una de las manifestaciones mas dañinas del madurismo, una condición del “pranato” político. La cantidad de jóvenes que se han ido del país; los grupos disgregados, acabando con lo más valioso de la sociedad, con su núcleo fundamental: la familia;  los niños en la calle; la pobreza; el tratamiento y la tortura física, espiritual y psicológica a la que han sido sometidos los presos por razones políticas; ni hablar de la crueldad de dejar encerrados a los presos comunes y algunos familiares en un incendio en medio de un motín con el lamentable resultado de mas de 60 muertos quemados; los más de cien muertos (de todos los bandos) por la confrontación política; el atropello que hace el propio presidente a nuestros líderes comunales, en público, en los actos en los que los llaman y utilizan para aparentar que se trata de un gobierno para el pueblo, ellos, humildes pero dignos, inteligentes  y valientes en sus intervenciones, humillándolos en televisión; la situación de deterioro del país; muchas de nuestras muchachas prostituyéndose en el exterior, haciendo lo que sea para sobrevivir; los cientos de trabajadores de PDVSA obligados a tomar todas las vacaciones que nunca tomaron por haberse dedicado por años y en cuerpo y alma a su trabajo, para, al regreso, entregarles su despido, de un monto como si hubiera sido “justificado” y, por supuesto, obviando las jubilaciones correspondientes; las destituciones de funcionarios en el exterior, luego de haber obviado el pago de hasta ocho meses de sus respectivos salarios, sin reintegros ni intereses, sin gastos siquiera de la repatriación; y mucho menos, los enfermos crónicos muriendo por falta de medicamentos; no existe farmacia extranjera que no conozca el problema venezolano, quienes, una vez obtenida su medicina por la caridad de alguien de afuera, deben luchar con una Aduana que absurdamente los decomisan sin importar que una vida dependa de ello; el resurgimiento de enfermedades erradicadas; los niños de los pueblos indígenas, los que buscan en la basura, los que esperan afuera de los restaurantes para pedir comida; los campamentos de venezolanos en la frontera con Brasil, los que por miles cruzan a pié la frontera: nada los conmueve, los llama a la reflexión. Incluso los atacan, consideran “traidores “y desean “que no vuelvan”, a quien escapa del país para poder subsistir.

 

El madurismo es extraño, pareciera que se moviera en otro ámbito espiritual, distinto al nuestro, al de nuestro pueblo. Es capaz de mentir, perseguir, hacer daño, entregar compañeros, dejar solos y a “su suerte” a nuestros muchachos, pactar con el enemigo a escondidas, dejar de lado la inmensa humanidad que caracterizó al Comandante Chávez, a los grandes de la historia.

 

Como es un gobierno que se sabe débil y sin autoridad, ha recurrido a todas las formas de control social inimaginables. Tienen el control directo o por coacción de los medios de comunicación. Los han adquirido con dineros públicos (ellos lo saben, yo lo sé), han amenazado a los periodistas, vetan informaciones (en mi caso, no hay periodista o medio de comunicación nacional de cualquier tendencia, si aún existen distintas, que se arriesgue a entrevistarme: al principio, fueron muchos los programas cortados para transmitir música, entrevistas que por haber sido previamente “aprobadas desde arriba” eran sustituidas por una cadena nacional improvisada), ocultan lo que pasa en el país.

 

Directores y periodistas de prestigio se han subordinado a esta posición, pero no sólo ellos, sino que las voces críticas de lo que podrían ser la “fuerzas morales” del país, en el sentido que le daba José Ingenieros al término, sencillamente callan; otros, han mutado a una actitud que no deja de ser una mueca, sobre todo, en animadores de televisión, políticos  y periodistas, otrora reconocidos por su valor y actitud crítica.

 

El “Carnet de la Patria”, las Cajas “Clap”, los innumerables “bonos”, son un reflejo del deterioro de la economía; la incapacidad del Estado para proteger a sus ciudadanos; garantizar los medios de vida, pero a la vez, se han convertido, en instrumentos de control social que a los “genios electorales” del madurismo, les resulta de mucha utilidad para manipular la voluntad política de nuestra gente, destruyendo de forma masiva la conciencia del pueblo. No teníamos por qué haber llegado a esta situación, a este deterioro.

 

Recuerdo, durante la campaña de 2006, la molestia y preocupación del Presidente Chávez por el concepto de la “tarjeta mi negra”, que era una oferta de la oposición. El Comandante me argumentaba que ese tipo de mecanismos iba dirigido a estimular el egoísmo del pueblo; fracturaba el ideario del bien común, del concepto de distribución de la renta petrolera a través de mecanismos y programas que transformaran esos recursos en educación, salud, conocimiento, trabajo, alimentación, en vez de promover que esos recursos fueran apropiados por los mecanismos de especulación financiera que seguían intactos. Era lo que discutíamos en aquel momento, era una propuesta completamente distinta a la que el tenía de cómo distribuir la renta petrolera. Es lo que hay ahora con el “carnet de la patria”, pero a un nivel mas perverso del que planteó la oposición, pues se ha convertido además en un mecanismo de chantaje y amenaza directa al pueblo mas necesitado, el que sobrevive, destruyendo la conciencia y las razones por las cuales apoyar una posición política favorable a la Revolución. Se les dice: yo te doy la comida, tu me das tu voto. “Dando y dando”. Se hablará a favor del “carnet de la patria”, alegando que es una forma en que el pueblo recibe alimentos, dado que hay escasez, pero por qué no se señala que nunca antes fue necesario ese sistema en nuestro país, que tales ausencias no existían, puesto que el gobierno era capaz de garantizar el suministro oportuno de los requerimientos de la población.

 

Las “Cajas Clap”, aunque conllevan mucho trabajo y voluntarismo de parte de los compañeros y organizaciones que hacen la tarea, es una muestra de que colapsaron todas las cadenas de distribución de alimentos, que justamente se reforzaron a partir de los episodios de desabastecimiento de 2007, es decir, que colapsó la Misión Alimentación, las Casas de Alimentación, los programas de comedores y alimentación escolar, las cadenas públicas de distribución.

 

El hecho de que sea una caja con productos importados, de mala calidad, demuestra todos los días, que el gobierno no puede garantizar ni siquiera la producción de los rubros básicos de alimentación, que hay grupos del madurismo que están haciendo grandes negocios con la importación, distribución y desvío de estos productos, como ya han aparecido casos, pero además, someter al pueblo a la ruleta del “Clap”, a su obtención de acuerdo con su posición política, como fue declarado por todos los voceros del madurismo durante la “campaña” electoral, no es sino una vergüenza y un descaro politiquero, que deja en “pañales” las conductas de AD-Copei.

 

Claro, mientras el pueblo va de un sitio a otro buscando comida, haciendo colas, sacándose carnets, no puede darse cuenta de los orígenes de su problema, y ante la posibilidad de perder las dádivas, se atemoriza, sometiéndose y acepando el chantaje, para poder llevar alimentos a sus hogares. Así, afloran las conductas mas irracionales y egoístas en esta guerra de pueblo contra pueblo, de “sálvese quien pueda”, de las salidas individuales.

 

Sin embargo, la hiperinflación y la escalada de precios pulverizan todas estas iniciativas en segundos, así como, los sucesivos aumentos de sueldos y bonos. No quiere entender el gobierno, o probablemente, le conviene no hacer nada para mantener la matriz mediática de “guerra económica”, que lo que se ha fortalecido es el capitalismo puro, salvaje, atrasado, ante la incapacidad del gobierno de conducir la economía, no se entiende que esos mecanismos especulativos y que se apropian del trabajo actúan de inmediato, porque no hay un Estado, ni una política capaz de hacerle frente. Y no se trata sólo de reprimir, ni meter presos, se trata de establecer una política coherente que pueda controlar estos fenómenos, y que se entienda sobre qué escenario y condiciones, sobre qué sistema se está actuando.

 

Mientras la hiperinflación se estima que a final de año sobrepasará números nunca vistos en la Región, ni en el mundo (otro “récord” de este período), el “asesor estrella” del madurismo sostiene que la inflación “no existe”, que es un “invento”. Para este mismo “asesor”, en Venezuela, el petróleo no es un factor determinante para la economía, ¡tamaña barbaridad!

 

La realidad está demostrando la falsedad de todas estas “teorías”, sólo qué, al final, ¡este señor volverá a su país, y el nuestro quedará destrozado! La culpa es de quien lo trajo, le paga, lo escucha y ha hecho de lado todo el pensamiento económico existente en Venezuela, que, por cierto, es bastante amplio y calificado.

 

A propósito de esto, hace exactamente cuatro años, que le propusimos al presidente (cuando digo le propusimos, es porque era el trabajo de un amplio equipo económico, con bastantes fortalezas y capacidades), un conjunto de medidas económicas que incluía la convergencia cambiaria hacia un solo tipo de cambio de tan solo ¡25 bolívares por dólar!, que era el precio de indiferencia con Cúcuta; una política monetaria BCV-Min.Finanzas-PDVSA, para “pulverizar” el paralelo que lo logró bajar de ¡95 bolívares por dólar a 53 bolívares por dólar!; una estrategia de apoyo internacional para sostener una política de equilibrios fiscales; un sistema de precios que detuviera a tiempo el problema del “desacato” que se estaba generando en el país; producíamos tres millones de barriles de petróleo al día, nuestras refinerías abastecían el mercado interno y exportábamos productos; desde PDVSA entregamos al CENCOEX ¡45 mil millones de dólares! para establecer una estrategia de pagos a importadores, líneas aéreas, servicios telefónicos, suplidores y prestadores de servicios al Estado, previa auditoría, revisiones y obtener compromisos reales de mantener operaciones; le propusimos una estrategia de manejo de deuda, para lograr una extensión de plazos, “aplanando” el servicio de deuda, puesto que, las condiciones macroeconómicas estaban cambiando; planteamos unificar todos los Fondos y reservas para integrarlas en la Cuenta de Reservas del BCV; también vender Citgo, pero manteniendo los contratos de suministro de petróleo a largo plazo; aliviar la situación financiera de PDVSA con una nueva tasa de venta de los dólares al BCV, PDVSA estaba obligada a vender los dólares al BCV a la tasa de 6 bolívares por dólar, pero pagaba todos sus costos y gastos a los privados al costo del paralelo, valor con el que ellos fijaban sus facturas; una reforma Fiscal para lograr que el Sistema Financiero, la banca, pagara impuestos; una política de apoyo a los sectores productivos por rubros estratégicos con una política de suministro de insumos de forma directa; una política de concentrar atención y apoyo a los sectores básicos, marcadores  y multiplicadores del Producto Interno Bruto; una política de despliegue informativo en el país y el exterior para explicar el Plan, cosa que logramos hacer en Londres con un resultado muy positivo en cuanto a la revalorización del valor de nuestros bonos; una organización y gestión distinta de todas las empresas del Estado, por un sistema de Conglomerados o Corporaciones, para que no existiera intercambio mercantil entre las empresas públicas, sino que se impusiera el “Sistema Presupuestario de Financiamiento”, entre otras medidas.

 

No fuimos escuchados, el madurismo respondió que yo “tenía mucho poder”, que “quería ser presidente”, que no te “reconocen” Nico, que “asume tú la conducción de PDVSA” y que “nuestros muchachos de confianza” la manejen, para Tí, “lo que tú quieras hacer”, “tú eres el jefe”. Insensatos, lo hicieron. No hicieron nada de lo propuesto. Sólo alcancé a explicarlo al Congreso del PSUV y a algunos sectores productivos. Fue una ofensiva truncada, traicionada, por el propio alto mando del madurismo. Hoy vemos los resultados y si comparamos los índices económicos de ese año, con lo que tenemos hoy día, si comparamos la situación social de nuestro pueblo, del país, es fácil darse cuenta que ¡las decisiones del madurismo han sido un desastre!

 

El gobierno vive del “tuiter”, de la “tendencia”, creen que con eso ya despacharon un tema. Recuerdo que al instante que yo presenté mi renuncia al cargo de Embajador ante la ONU, se dispararon las etiquetas y “memes” de “tuiter”, calificándome de “traidor”. Luego, “de la nada”, para justificar la toma de toda PDVSA, en todos sus ámbitos vinieron las persecuciones, los ataques, la difamación, el uso de mi nombre para justificar su fracaso. Yo he podido irme de mil formas, he podido convocar una rueda de prensa en la ONU y hacer lo que han hecho tantos, he podido quedarme en los EEUU o cualquier otro país de la Región (todos me ofrecieron apoyo), he podido instalarme en los canales internacionales que históricamente han sido hostiles al Chavismo, he podido pedir asilo en cualquier país hostil, pero nó.

 

Yo soy Chavista, es lo que soy, el Ministro de Chávez, un venezolano patriota, comprometido con una posición de izquierda, revolucionaria. He trabajado toda mi vida de forma honesta, ingeniero mecánico de la Universidad de Los Andes, vengo de trabajar en la vieja PDVSA a la que renuncié por la entrega que estaban haciendo del petróleo, vengo de trabajar en el sector privado, siempre en el área petrolera, nacional e internacional, luego serví al Estado por más de 14 años. Provengo de una familia venezolana, de profesionales, de padre y madre economistas, Ucevistas, comprometidos con la revolución, íntegros, que siempre arriesgaron todo por los principios que les dan sentido a la vida, que me han inculcado desde niño, junto a mis hermanos.

 

Es lo que he sido y seré toda mi vida y seré. Jamás me voy a transformar en algo distinto, a pesar de todas las duras circunstancias por las que he debido pasar y la situación que vivo ahora mismo, perseguido en mi país, vilipendiado, afectados mi nombre, mi honor y reputación, acusado e impedido de volver a mi patria, con mi pueblo, mis queridos trabajadores, mis afectos, con todos mis derechos conculcados por un gobierno cada vez mas intolerante y autoritario.

 

Yo seguiré haciendo política, de la forma que pueda, fiel a mis principios, contribuyendo con mis posiciones en este momento tan difícil y de tanta infamia, señalando lo que nadie se atreve a decir en estos momentos de temor y persecución, preparándome junto a mis equipos de compañeros, para cuando llegue el momento de volver, cuando se me permita estar libre por las calles nuevamente, contribuyendo con la reconstrucción de la Patria.

 

Por esto, el madurismo teme, me persigue, No entiendo cómo sí pueden hablar con la oposición, la oposición golpista, los Estados Unidos, liberan prisioneros de todo tipo desde supuestos “jefes de inteligencia” extranjeros, hasta responsables de las “guarimbas”, instigadores de “poner guayas” asesinas. Si tienen la “amplitud” y disposición de establecer diálogos y escuchar tan atentos a los banqueros y empresarios, si reactivan el “grupo Boston” y se toman fotos, se estrechan manos, entonces ¿Por qué son tan intolerantes con los revolucionarios? ¿Por qué nos acusan, persiguen, descalifican, meten presos a los ex ministros de Chávez?, ¿Por qué se nos persigue a los que seguimos y seguiremos en el campo de la revolución?, la respuesta parece ser obvia: le temen más a los Chavistas que a la oposición o gobiernos de cualquier tipo. Quieren borrar del escenario político a los que seguimos firmes con Chávez y el Socialismo.

 

Pero a estos señores del madurismo, se les acabó el tiempo. No puede haber un nuevo comienzo, mientras ellos sigan controlando el Poder en el país. No hay manera de que cambien, de que sean capaces de resolver la profunda crisis de la que ellos mismos son responsables.

 

Se impone la necesidad de que el liderazgo que aún queda de pasos importantes en el Congreso del PSUV, en la Asamblea Nacional Constituyente, ahora con nuevo Presidente, en las Fuerzas Armadas Bolivarianas y más allá del campo Chavista, en todo el país, en toda la sociedad.

 

Se impone una profunda reflexión y valor para dar el paso histórico de restablecer la unidad de los Chavistas, los patriotas, que volvamos los exiliados, que cese la persecución, de convocar a los patriotas, a los mejores. Háganse a un lado las pequeñas revanchas, los odios, los temores. Pongámonos en situación real, el país necesita que hagamos algo ahora, no hay más tiempo. Nuestra Constitución brinda todas las posibilidades, se escribió siempre dejando abierta la posibilidad de que el Poder Originario, que reside en el pueblo, sea el dueño de su propio destino.

 

Es un tema que hay que discutir, exigir que se discuta y tomar un curso de acción en el marco de la Constitución. Yo estaré allí, ofreciendo toda mi fuerza y conocimiento, mi experiencia para este proceso necesario de rescate del país.

 

Hoy 24 de junio se celebran 197 años de la Batalla de Carabobo, acción militar llena de heroísmo y sacrificio que selló la Independencia de nuestra Patria y que colmó de gloria a las armas del Ejército Patriota, dirigido por el mismo Libertador Simón Bolívar, en el campo inmortal. Día de nuestro Ejército Nacional Bolivariano, a quien envío mi respeto y admiración permanente, garantes de nuestra soberanía y conquistas sociales, asiento moral y ético del Movimiento Bolivariano y del pensamiento de Bolívar y Chávez. Con Chávez siempre, ¡Venceremos!

 

 

]]>
<![CDATA[“Del Ministerio Público”, la figura del Fiscal General]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Del-Ministerio-Publico-la-figura-del-Fiscal-General-20180622-0096.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Del-Ministerio-Publico-la-figura-del-Fiscal-General-20180622-0096.html La necesidad de un Ministerio Público que opere fundamentalmente como representante de la legalidad.

En la Constitución de 1961 el Ministerio Público, representado por el Fiscal General de la República, constituía una figura ubicada en el ámbito del Poder Judicial, cuya función fundamental era tutelar la exacta observancia de la Constitución y de las leyes. Sus principales atribuciones eran: Velar por el respeto de los derechos y de las garantías constitucionales; por la celeridad y buena marcha de la administración de justicia y, porque se aplicasen rectamente las leyes en los procesos penales, así como en aquellos en que estuviesen interesados el orden público y las buenas costumbres. Podía ejercer la acción penal cuando no fuese necesario actuar a  “instancia de parte”.

         El 1 de julio de 1999, al entrar en vigencia el Código Orgánico Procesal Penal, cambió el sistema inquisitivo venezolano, en el cual correspondía al juez y a los afectados, el ejercicio de la acusación penal. La nueva norma obliga al Ministerio Público, a ejercer la acción penal, salvo las excepciones legales. De allí que, al asumir como tarea principal, la condición de acusador público, la Fiscalía General de la República, dejó de ser lo que era con anterioridad, esto es, una parte de buena fe, y con ello, el tutor de la legitimidad en el Estado y, en consecuencia, a quien le correspondía el ejercicio de las acciones de nulidad contra los actos contrarios a derecho y al mismo tiempo, ser el protector de los derechos humanos.

         Al dictarse la Constitución de 1999, vigente como estaba el COPP, la situación del Ministerio Público cambió, ante todo porque pasó a formar parte del Poder Ciudadano, el cual se ejerce por el Consejo Moral Republicano, integrado por dicho organismo, por el Defensor del Pueblo y por el Contralor General de la República. Esta ubicación del Ministerio Público dentro de la competencia del Poder Ciudadano le da un tinte sancionatorio.

         Se dirá que todo lo que ha perdido el Ministerio Público en su carácter de defensor de la legitimidad ha pasado a una nueva figura consagrada en la Constitución del 99 como lo es la Defensoría del Pueblo, pero recordemos que la misma también forma parte del Poder Ciudadano y, en consecuencia, ello le otorga características inquisitivas por una parte, y por la otra, dicho organismo opera tan solo como un órgano de persuasión; para proteger a los administrados contra los abusos de la Administración Pública. En general, su actuación como “Ombudsman” es más individualizada frente a los afectados, que la genérica tutela del orden jurídico que tenía el Ministerio Público.

Es decir, la figura del Ministerio Público era la de un equilibrado funcionario que ejercía la acción penal, cuando la misma no fuese ejercible a instancia de parte, por cuanto su función fundamental era la de ser tutor en los tribunales, de la legitimidad, con respecto a los derechos humanos y, en segundo lugar, en los organismos de reclusión, esto es, en los carcelarios, en los cuales, era el preservador de los derechos humanos de los prisioneros.

         Con la atribución de “ordenar y dirigir la averiguación penal”, el Fiscal deja de ser, como lo fuera, en la Constitución de 1961, un tutor de la legitimidad para convertirse en un inquisidor en el proceso penal.

         La pregunta es si hemos ganado o hemos perdido con tal sistema. La experiencia de estos 18 años de vigencia de la Constitución, nos demuestra que hemos perdido, ya que más vale un Fiscal General como tutor de la legitimidad del juicio, que un Fiscal General como dueño y protagonista de todos los procesos penales.

]]>
<![CDATA[Mundial Rusia 2018, por Nemesio Montiel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mundial-Rusia-2018-por-Nemesio-Montiel-20180622-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mundial-Rusia-2018-por-Nemesio-Montiel-20180622-0095.html Desde una visión antropológica, el Mundial de Futbol Rusia 2018, es una experiencia y enseñanza para todo el mundo en el sentido de que la humanidad, más allá de las diferencias de toda índole, asume un sentimiento de unidad deportiva planetaria por ser todos Homo Sapiens- Sapiens. Nos miramos en el espejo de la diversidad y vemos a la tierra como el balón que nos une, ojalá que esto sirva para el entendimiento, negociación y fraternidad.

Ya Putin lo dijo cuando habló de la familia futbolística global, el potencial humanista del deporte y comprender la particularidad de cada país. Rusia, como nación euroasiática tiene una diversidad humana, socio-cultural y étnica que podemos juzgar igual que las dos anteriores sedes del mundial: Suráfrica y Brasil. Sobre Suráfrica 2010 dije “Trascendente para los seres humanos todo lo que ha implicado El Mundial de Fútbol en Suráfrica que hoy culmina en el continente considerado como la cuna de la humanidad por los actuales testimonios científicos sobre el origen del hombre. podemos señalar que La Copa Mundial también nos dejó un valioso aporte antropológico, que fortalece la hermandad planetaria. El fútbol, nos hizo hacer un paréntesis en nuestras actividades para mirarnos más de cerca como seres humanos que buscan su realización, la paz y la armonía donde quiera que estemos en esta madre tierra. Nos unimos por un corto tiempo, para disfrutar de las competencias, pero también conocer algo de la historia, cultura y problemas de los países representados. Algo queda para bien de todos.

Y, sobre El Mundial de Fútbol Brasil 2014, escribí “Es una novedad humana de trascendencia universal en este inicio del siglo XXI. La Copa Mundial, comunicará a la mayoría de los seres humanos que vivimos en el planeta tierra, al cual hay que cuidar y una vez más entenderemos la diversidad cultural que nos llevará a respetar las formas de ser y el modo de vida de cada sociedad y pueblo. Es un buen ejemplo, la convivencia de la diversidad cultural entre los equipos participantes con las presencias de jugadores de todos los continentes, de todos los orígenes. Con diferentes idiomas, costumbres y de todos los colores. Es una reafirmación de la diversidad e interculturalidad a través del futbol.

Desde Rusia, potencia mundial, esperemos buenas energías para los seres humanos quienes queremos vivir en paz en este espacio que Dios nos dio.

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[La proposición novedosa de la economía naranja]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-proposicion-novedosa-de-la-economia-naranja-20180621-0104.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-proposicion-novedosa-de-la-economia-naranja-20180621-0104.html “Vemos como los países desarrollados cada vez más protegen los trabajos de investigación y desarrollo tecnológico; el resguardo de sus sitios arqueológicos y centros históricos; alientan los diseños y la publicidad; procuran recompensar el talento”.  Por estos días Colombia está en boga. El fin de semana pasado se realizaron los comicios presidenciales, donde resultó electo el abogado y ex senador Iván Duque. 
El ahora presidente electo, trabajó un buen tiempo en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), llegando a ser  Jefe de la División de Asuntos Culturales, Solidaridad y Creatividad de la institución. En aquella época, redactó, en conjunto con el Economista Felipe Buitrago, un documento de investigación titulado: “La Economía Naranja: una oportunidad infinita”.  
Dicha publicación persigue revelar, a través de innumerables ejemplos, cómo los bienes y servicios culturales tienen un impacto económico significativo en el mundo. El texto se pasea con números sólidos acerca de la relación estrecha entre economía y cultura, para lo cual expone cifras impresionantes que ni el más versado imaginaría. 
Básicamente, la economía naranja (también llamada industria creativa) consiste en el despliegue de todas las actividades que requieran como materia prima la creatividad, la imaginación, el talento, las artes y la identidad, para generar bienes y servicios culturales, amparados en un entorno de respeto al capital intelectual (derechos de autor).
Duque y Buitrago, nos explican cómo el cine, los videojuegos, la televisión, la radio,  las aplicaciones móviles, los festivales musicales, la arquitectura, el teatro, la publicidad y la moda, pueden generar empleos y una formidable riqueza en los países que promueven estas actividades.
 Es decir, resaltan las enormes oportunidades de negocio que tendría desarrollar el arte, los medios y todo el patrimonio cultural de una nación.
Para fundamentar la idea, les hago la siguiente pregunta: ¿Les parecería bueno que tengamos una compañía que tuviera 120 millones de clientes y generará 190 mil millones de dólares anuales? ¿Les gustaría la idea de que un festival cultural consiguiera atraer 1 millón de personas y que el consumo total de sus participantes se aproximara a los 950 millones de dólares en 3 días de show? Bueno, el primer caso existe y se llama Netflix. El segundo son los carnavales de Río de Janeiro.
En un mundo que está cambiando aceleradamente hacia nuevas formas de comunicación, intercambio, acumulación y diferenciación, es natural que los países estén destinando grandes esfuerzos en subirse a la ola de innovaciones para no ahogarse. Vemos como los países desarrollados cada vez más protegen los trabajos de investigación y desarrollo tecnológico; el resguardo de sus sitios arqueológicos y centros históricos; alientan los diseños y la publicidad; procuran recompensar el talento; realizan grandes inversiones en conectividad; estimulan los emprendimientos didácticos y abrigan la propiedad intelectual. 
La propuesta de la economía naranja cobra mucho sentido en Venezuela cuando nos visualizamos en el escenario pospetrolero. Esa alternativa que nos puede brindar una política de Estado que impulse trabajos transformadores de la creatividad en provechosos bienes y servicios culturales, podría originar contribuciones económicas extraordinarias.
Unirnos a la promoción de contenido digital, a la implementación intensiva de tecnologías de información y el apoyo a las creaciones artísticas, debe ser la prioridad de la era posrentista. Esta sí es que podría llamarse una revolución portentosa. 
Por lo pronto, sólo nos queda mirar los experimentos de nuestros vecinos y desearles muchos éxitos en esa propuesta novedosa que apuntale sus industrias creativas. Y por nuestro lado, esperaremos que alguno de nuestros grupos políticos les pique el bichito de las ciencias, la innovación,  el arte y la informática, y lo promuevan con pasión.

]]>
<![CDATA[Recuperar la confianza por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Recuperar--la-confianza-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180621-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Recuperar--la-confianza-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180621-0103.html En Venezuela necesitamos urgentemente recuperar la confianza en el país, en las instituciones, en las leyes, en los poderes públicos, en la Fuerza Armada Nacional,  en los gobernantes, en los líderes de la oposición  y en nosotros mismos. 


De no hacerlo, seguiremos hundiéndonos en la anomia, y en esa especie de desesperanza cada vez más generalizada que está robándonos el coraje y la capacidad de reaccionar para salvar el país y enrumbarlo por los caminos del progreso, la dignidad y la paz. No podemos acostumbrarnos y resignarnos a la ineficiencia, a las limosnas, a los apagones, a la ausencia de medicinas, a la escasez de casi todos los productos esenciales,  a la impunidad, a la anarquía, a la inflación y especulación que aumenta los precios sin control,  a los abusos de poder, a las mentiras y promesas falsas, a la inseguridad que todas las semanas  mata decenas de compatriotas.


 ¿Cómo es posible que varios  millones  de compatriotas se hayan ido de Venezuela o estén planificando irse para garantizarles la comida a los hijos y porque aquí no ven futuro?   Lo más grave del caso es que al Gobierno no parece importarle esta terrible hemorragia de capital humano, y ese enorme dolor que supone la ruptura de las familias.  
La pérdida de la confianza se asienta y se sostiene en la pérdida de la dimensión ética. En Venezuela se ha impuesto la inmoralidad y el cinismo. Estamos adormecidos por discursos grandilocuentes que no son acompañados por  acciones y políticas coherentes. Si un buen sistema económico se sustenta sobre un sistema político estable, la buena política se sustenta sobre un capital de confianza que debe, a su vez, construirse sobre reglas claras  y conductas éticas. Pero estas escasean cada vez más pues cada día se impone la antiética y la inmoralidad más desvergonzada.  


 La reciente actuación del Consejo Nacional Electoral, que una vez más, demostró ser un instrumento servil del poder, es una expresión evidente de que la política es meramente un ejercicio de vivismo y manipulación.   Frente a la grandilocuencia discursiva, vemos cómo se impone la política mezquina, que busca esencialmente las conveniencias personales y grupales. Resulta de un gran cinismo escuchar a todos los voceros del Gobierno decir que las superescuálidas elecciones fueron una demostración de civismo y de participación democrática.


¿Qué debemos hacer para recuperar la confianza? No es tarea fácil. La confianza toma tiempo en ser construida y muy poco en ser destruida. Pero es urgente que trabajemos por recuperarla, si queremos en verdad salvar a Venezuela.  Recuperar la confianza en las instituciones pasa por cumplir la Constitución y exigir estándares éticos más altos a los que quieren representarlas públicamente. Es hora de que los poderes públicos, las instituciones y la  Fuerza Armada Nacional empiecen a dar muestras concretas y evidentes de que están al servicio de la constitución y de la nación y no del  proyecto de unos pocos que siguen destruyendo  a Venezuela. Y desoigamos de una vez los cantos de sirena de los mesías populistas y excluyamos a todos aquellos sospechosos de corrupción, de conductas inmorales o que asumen la política como un medio para figurar y aprovecharse y no para servir al  país. 
 

]]>
<![CDATA[El rescate de Pdvsa y la reunión de la Opep ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-rescate-de-Pdvsa-y-la-reunion-de-la-Opep-20180621-0056.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-rescate-de-Pdvsa-y-la-reunion-de-la-Opep-20180621-0056.html  Está semana será crucial para Venezuela. Será la reunión extraordinaria de la OPEP  para discutir los volúmenes de producción y du incidencia en los precios de los hidrocarburos.

Arabia Saudita y Rusia han venido presionando para realizar un aumento de 1.5 M/bd, con el fin  de atender la demanda. Esto resuena un ajuste en los precios del petróleo hacia la baja. 

Hemos señalado que Estados Unidos de Norteamérica, se han convertido en uno de los principales productores, y desde hace algún tiempo, en exportadores de hidrocarburos. entrando en competencia con la OPEP y los no OPEP. Se teje una guerra entre productores y exportadores, que podría incidir en los precios del petróleo.

Arabia Saudita, principal productor y exportador de petróleo en la Opep, ha tomado ventaja cada vez que uno de los países miembros no cumple con la cuota asignada.

De darse esa incorporación de 1.5 M/bd, los precios estarán rondando los $ 0 x barril. Para Venezuela sería un duro golpe en sus ingresos, impactando en su economía interna y la atención de sus compromisos internacionales.

Cada vez que se pretenda elevar los precios de los hidrocarburos, por encima de los $70, Estados Unidos, incorporará nuevos barriles al mercado, proveniente de la explotación de las rocas lutitas, a través del sistema de “fracking “. De hecho, hoy en día han restablecido la explotación de áreas cerradas, por efecto de los precios, que permiten a nivel de costos llevar a cabo dicha explotación.

Los precios de los hidrocarburos siempre están amenazados por las grandes potencias mundiales. Cuando ven amenazadas sus economía con el impacto de los precios de los hidrocarburos  harán lo necesario para equilibrar la oferta y la demanda. Serán sus interés los que privarán a la hora de tomar decisiones.

Venezuela, es un país que ha venido perdiendo producción. sobre todo, en los últimos meses. Para diciembre 2017, producíamos 1.8 Mbd hoy producimos 1.460 Mbd. Una pérdida de casi 400.000 Bd en 6 meses. La producción caerá en casi 40.000 bd. X mes. Es necesario invertir y tomar las acciones pertinentes para evitar los efectos de la declinación natural de nuestros yacimientos maduros y para la estabilización y el aumento de la producción. 

Nada más importante para Venezuela que cuidar y accionar en favor de Pdvsa. De ella depende el 97% de los ingresos en divisas para Venezuela.

El Presidente Maduro debe asumir el liderazgo en Pdvsa, como asunto urgente de Estado. A la nación le urge que lo haga, y se tomen las acciones de emergencia que sean necesarias para evitar la debacle de nuestra querida Pdvsa.

 

 

 

]]>
<![CDATA[“Por ahora” Colombia no será Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-ahora-Colombia-no-sera-Venezuela-20180620-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-ahora-Colombia-no-sera-Venezuela-20180620-0099.html Nada más fácil y rápido que decir un “por ahora”. No gané “por ahora”, no lo logré “por ahora”, “por ahora” me retiro y “por ahora los objetivos no fueron cumplidos”, Chávez lo dijo en su momento y quizás muchos políticos alguna vez también lo hayan  dicho, así que no es una frase exclusiva del difunto Hugo Rafael, ni que creo el ahora ex candidato presidencial colombiano, Gustavo Petro, haya querido expresarla  para emular a Chávez, cosa que no hacen ni Correa ni Evo al menos que le dieran un chequecito.

De los  casi 37 millones de ciudadanos inscritos para votar en Colombia, 10 millones lo hicieron por Iván Duque, ocho millones por Petro y casi un millón  votó en blanco, el resto se abstuvo. Matemáticamente Gustavo Petro sacó muchos votos que pudieran interpretarse como anti gobierno, anti uribistas, anti partido tradicionales  o antisistema, eso suele pasar siempre  en estos países latinoamericanos.

Gustavo Petro  trató de distanciarse  del discurso de izquierda aun y cuando todos los militantes de esa tendencia ideológica lo apoyaban. Tiene cola de cochino, cara de cochino, oreja de cochino, ¿qué es?, Un cochino. Por lo tanto los que votaron por él, en su justa mayoría y respetando la inteligencia humana lo hicieron conscientemente.

Para los venezolanos es aterrador pensar en gobiernos de izquierda, la experiencia que hemos vivido en estos 19 años ha sido nefasta, hemos visto que gobiernos altamente corruptos antes de la llegada de Hugo Chávez, el llamado “socialismo del siglo XXI” superó a los anteriores, con creces en corrupción, destruyó las empresas, acabó con el ciudadano, con los alimentos y la producción interna, encarceló a la disidencia, dio poder a los delincuentes y destruyó un país, mientras sus jerarcas se enriquecieron.

Es aquí donde reza el dicho “nadie escarmienta por cabeza ajena”, aquellos  hermanos colombianos que  vinieron a Venezuela en los años 70 y 80  huyendo de la guerra interna generada por la guerrilla y paramilitares, se regresaron a su país, ahora huyendo de la crisis humanitaria ocasionada por la “Revolución bonita” de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

En su momento se determinará hasta qué punto influyó en la campaña comparar a Petro con Chávez, o hasta qué punto la diáspora venezolana tocó la fibra de los colombianos; me atrevería a decir que lo segundo sí hizo su trabajo propagandístico, aunque si yo fuese colombiano y viera la barba de mi vecino  arder, me hubiese sumado a los que votaron por Duque y hubiese apostado no por 10 millones, sino por 15 millones o 18 millones por el buche.

Con esos ocho millones, Gustavo Petro  seguirá siendo una amenaza para los colombianos y en el 2022 pudiera aterrizar en el Palacio de Nariño, que Dios proteja  a los hermanos vecinos.

Mientras tanto, a Iván Duque le tocará la tarea de gobernar para los diez millones, para los ocho millones que sin duda significan algo, para el casi millón que le hicieron caso a Sergio Fajardo y para todos los que no votaron en el proceso electoral. Tendrá que darle respuesta al acuerdo de paz con la FARC si se respeta o se desconoce y hacer uso de su capacidad intelectual, juventud, hoy una virtud en gobernantes en el mundo como el caso de Macron en Francia, o Justin Trudeau en Canadá.

El buen humor, la capacidad de escuchar, de trabajar en equipo son otras de las virtudes resaltantes en el nuevo Presidente de Colombia, que tendrá que poner en práctica para llevar un gobierno en paz.

“Por ahora” Colombia no es Venezuela y esperemos que nunca caigan en el barranco en el que nos metió la desvelada izquierda a través del “Socialismo del siglo XXI”.

 

]]>
<![CDATA[En opinión: Astucia cristiana]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Astucia-cristiana-20180619-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Astucia-cristiana-20180619-0016.html Con más de dos mil años de historia y aproximadamente 1254 millones de católicos en el mundo quienes representan el 17% de la población mundial, la iglesia católica es una de las instituciones mas longevas de de la humanidad, llena de aciertos y desaciertos sigue siendo una de las instituciones mas respetadas en el mundo, además cuenta con una larga y productiva experiencia que la convierte a mi modo de ver en una institución de gran sabiduría. 
Según la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), el 88% de la población venezolana es católica, es decir aproximadamente 25 millones de venezolanos, de ser cierto este dato podríamos afirmar que la influencia de la iglesia católica en Venezuela es evidente, ahora bien, ante esta realidad nos preguntamos: ¿porque prevalece en la sociedad venezolana la división, confrontación y odio? ¿ha fallado la Iglesia o sus seguidores?

Dejo estas interrogantes sobre la mesa para que cada uno haga sus reflexiones y responda según su propio criterio, lo cierto es que el comportamiento general de la población, comenzando por su elite política y líderes en general ha sido contraria al mensaje que por mas de dos mil años ha evangelizado la iglesia católica: “el amor al prójimo”

El amor al prójimo es una frase muy profunda que ha sido ampliamente analizada, dentro de ella tenemos conceptos como el Amor, Respeto, Solidaridad, Dios, Desprendimiento, Sacrificio, Unidad, Perdón. Ahora bien, ¿porque formado mayoritariamente el pueblo venezolano en el concepto del amor al prójimo, hoy esta tan alejado de el? Esta es otra interrogante que dejo sobre la mesa para la reflexión libre de cada uno. 

Venezuela vive una tragedia que a mi modo de ver tiene responsables directos pero que en el fondo tiene su origen en una acumulación de vicios arrastrados de generación en generación que han contaminado a la sociedad en general, no olvidemos que Chávez llega al poder con una votación masiva de casi el 60% y Carlos Andrés Pérez en su segundo mandato con mas del 50%, estos resultados hablan por si mismos y generan razonables dudas sobre nuestro contradictorio comportamiento.
Ahora bien, regresemos al presente, tenemos un país dividido y con una grave crisis, ¿Qué hacer? Ante esta interrogante, acudo a la sabiduría de la iglesia católica para que nos dé una orientación y tratar una vez puestos de acuerdos seguir sus consejos coherentemente, al respecto la Iglesia Católica ha sido coherente y reiterativa: “Dialogo y Elecciones” desde el Papa Francisco hacia abajo esta ha sido la predica, el ultimo ejemplo de esta afirmación lo ha dado el Cardenal Urosa en sus ultimas declaraciones en donde exige repetir las elecciones presidenciales pero con unas condiciones mínimas que deben lograrse a través del dialogo,  a esto debemos sumarle la reunión sostenida el 14 de junio entre el presidente Nicolas Maduro y los eminentísimos representantes del vaticano, el nuncio apostólico Aldo Giordano y el cardenal de la congregación para la causa de los santos Ángelo Amato, de tal manera que la línea de acción de la iglesia es muy clara, queda en manos de los venezolanos decidir si tomamos esta ruta que a mi modo de ver es acertada, seria y pacifica o seguimos en las aventuras infantiles del “!vete ya!” 

La política debe ser ejercida con seriedad e inteligencia, usando lo que el Papa Francisco llama “astucia cristiana”, mientras la oposición no se ubique correctamente en el contexto de la realidad será muy difícil derrotar a un enemigo astuto y maligno, seguiré insistiendo que a Venezuela solo lo salvan los venezolanos y serán los venezolanos quienes decidan cuando terminar con su propia pesadilla.

]]>
<![CDATA[Saboteo vs incapacidad, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Saboteo-vs-incapacidad-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180618-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Saboteo-vs-incapacidad-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180618-0054.html En un país en el que casi nada funciona, y donde el gobierno nacional controla en un 98.7% las instituciones excusarse en que todo no funciona por saboteo deja muy mal parado a los organismos de seguridad del Estado porque asegurar que lo que sucede en el país es culpa del saboteo tras 20 años en el poder, es demasiado. 
Si el país estuviera en un estado de confrontación bélico las fuerzas enemigas vencieran rápidamente a quienes no han podido siquiera gobernar con éxito un país con tantas riquezas. Ya el tiempo de las excusas se acabó, ¿hasta cuándo la sociedad venezolana va a permitir que sus gobernantes y dirigentes políticos se sigan burlando de ellos?, ¿qué mas tiene que pasar en Venezuela para que los ciudadanos reaccionen?, ¿será que la suspensión del servicio eléctrico debe durar un mes seguido?, ¿que el servicio de agua potable no llegue por tres meses?, ¿que ya nadie pueda pagar los altos costos de los alimentos?, ¿que las colas para surtir combustible sean de tres semanas?,   ¿que nadie pueda salir del país?, ¿que quienes se benefician de la crisis se les quiebre el negocio de contrabando de combustible, carbón, minerales, venta de divisas, tráfico de alimentos, medicamentos?, ¿que todos los que tengan un vehículo deban estacionarlo o venderlo como chatarra porque no podrán pagar ni un cambio de aceite?, ¿que quienes tengan dólares y los venden a precios muy altos no consigan quienes se los compren?, ¿que en las zonas populares desaparezca el Clap?, ¿que el Carnet de la Patria deje de recibir bonos?, ¿que dejen de pagar la pensión?, ¿que el internet, telefonía celular, se minimicen solo para los privilegiados?, la pasividad de la población facilita la mala gestión de gobierno. 
Sin duda, después de 20 años el único sabotaje que existe en Venezuela es la incapacidad de los funcionarios del gobierno para enfrentar los múltiples problemas que enfrenta el país, ya pocos les creen y eso los obliga a penar qué hacer porque de seguir todo así lo más seguro es que los aliados del gobierno saquen al presidente para poder salvarse ellos. 
El silencio de la clase política opositora también ayuda al gobierno a seguir haciéndolo muy mal, ya pasó un mes del 20 de mayo de 2018 y todo sigue peor (...) 
Si nadie quiere hacer nada por salvar a Venezuela llegó el momento que los venezolanos sean quienes intenten salvar al país, ¿cómo hacerlo?: 1. organizándose por comunidades; 2. construir alianzas entre los sectores cercanos a tu comunidad; 3. ser más racionales y menos emocionales; 4. ser un actor activo y no pasivo; 5. diseñar un plan de acciones que permita avanzar en el logro de los objetivos planteados; 6. nombrar a los responsables que se encarguen de dirigir las acciones acordadas; 7. evaluar las consecuencias de las acciones y diseñar un plan de repuesta inmediata en caso de que algún miembro de la comunidad pueda ser objeto de privaciones de libertad; 8. entender que si no se hace nada los cambios no ocurrirán solos. 
Venezuela se merece ser recuperada, los venezolanos tienen derecho a vivir en armonía y tranquilidad.

]]>
<![CDATA[La peste de Venezuela, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-peste-de-Venezuela-por-Asdrubal-Aguiar-20180618-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-peste-de-Venezuela-por-Asdrubal-Aguiar-20180618-0053.html El propósito del Pacto de Puntofijo fue superar, en 1958,  la verdadera peste venezolana: nuestra generosidad, hasta 
para los odios. Rómulo Betancourt, aleccionador, afirma que “el «yo acabaré con los godos hasta como núcleo social», de la conocida frase del autócrata, que se exhibía con externo atuendo liberal, es expresión que tipifica esa saña cainita que ha dado fisonomía a las pugnas interpartidarias en Venezuela. La coalición ha significado y significa la eliminación de ese canibalismo tradicional en nuestro país en las luchas entre los partidos, realizadas en los limitados intertulios democráticos, paréntesis fugaces entre largas etapas en las que se impuso sobre la nación el imperio autoritario de dictadores y de déspotas”, finaliza.
El realista deslave de inhumanidad que muestra el documental de Gustavo Tovar, que describe al chavismo como la peste del siglo XXI, haría buenos frutos si hubiese despejado –que no lo hace– el aspecto crucial del problema, a saber, el de los odios intestinos en la Venezuela política; esos que, de nuevo estimulados, impiden revertir la cruda tragedia que nos apresa. 
Lo digo por una razón de fondo. Quienes, al apenas iniciarse tal tragedia, incluyendo medios, empresarios, banqueros, intentan en comandita apropiarse de Chávez, saben bien que unos lo aúpan para ganarle a un muerto, al mismo Betancourt, la guerra de guerrillas en la que fracasan junto a Fidel Castro en los años ‘60. Y otros - llamémosles conservadores de izquierdas y de derechas – lo apoyan para vengar resentimientos arrastrados desde el 18 de octubre de 1945, que convergen con los viudos de 1958. Todos a uno cavan sus propias tumbas. Lo prueba el documental. Nadie se salva, pues el resto son espectadores a la espera de asaltar a la patria como botín, repitiendo nuestro siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.
Lo lamentable es, que quienes al igual que Arturo Uslar Pietri vieron frustrados sus ascensos en esa hora ominosa, antes que aprender de la historia optan por atizar resentimientos y los trasladan al siglo XXI. Y los causahabientes, por medrar en la cultura de presente del venezolano, y por digitales, además, simplifican las complejas realidades que acaban con nuestra democracia de partidos. Es un lujo que se permiten. Practican la democracia al detal, como mercancía de usa y tire, afirmados en el narcisismo globalizador. Los odios, son solo un aspecto, es verdad, pero nublan el entendimiento, e inhabilitan para la construcción del porvenir. 
Omito, por ahora, nombres y detalles por sentido de responsabilidad. (...) 
Si cabe la metáfora, fui el último conserje de la república civil, luego de haber colaborado, antes, siendo Juez de la Corte Interamericana, con Carlos Andrés Pérez, a su pedido. Obran razones de afecto que no vienen al caso y las heredo. Las conoce Rafael Caldera, del que luego soy secretario de la Presidencia y ministro de relaciones interiores. Se trata de auscultar la difícil tarea de armar el rompecabezas militar dejado por los cruentos golpes de 1992. Sin eso la República se va al desaguadero. Poderes y partidos se encuentran deslegitimados. 
Pérez impulsa la política de pacificación que no concluye al derrocársele “judicialmente” con los votos de su propio partido, necesarios en el Congreso. Los sobreseimientos, en lo inmediato, los continúa Ramón J. Velásquez. Y Caldera, a su turno, introduce una variante. Les impide a los comandantes regresar a la vida militar. Tenían dos años encarcelados, sin juicios ni condenas, por decisión del propio Pérez, víctima potencial hasta de un magnicidio. 
Esa política la acompaña todo el país. Nadie la protesta. La Iglesia misma y los editores lo piden abiertamente. Todos los partidos y candidatos, salvo Caldera, ofrecen leyes de amnistía.  
Pérez y Caldera coinciden en la crisis terminal del modelo de 1961. Ambos ven a Venezuela como el conjunto a salvar, por encima de sus propios partidos. La reforma la frenan “para no hacerle un favor a Caldera”, me esgrime un líder adeco. Discrepan ambos, sí, en lo económico; lo que mucho irrita a los delfines del “perecismo” de la última hora. No obstante, mantienen su relación. Se oponen Pérez y Caldera, pero se prodigan respeto. 
Caldera acompaña a Pérez – viajan juntos - en 1989, al encuentro que se realiza en Atlanta para debatir sobre la cuestión de nuestra deuda externa, y saluda su postura en el diario El Universal. Antes habla ante el Congreso, como lo hace después del golpe de 4F, a pedido del mismo Pérez, en dos discursos que sólo se entienden si son leídos de conjunto; sin ediciones, como las que hacen quienes reescriben la historia para el absurdo: forjar odios para remediar los otros odios que hacen cenizas del pueblo venezolano.
Caldera conoce y ve a Chávez, por vez primera, cuando es presidente electo. Soy testigo. Lo mide como “un caso para la psiquiatría”. Yo lo constato personalmente, días después.
En octubre de 1998, en suma, al encargarme de la Presidencia de Venezuela, interpelado por la prensa, deslindo terrenos. Digo, enfáticamente, que “el Gobierno no puede caer en la provocación de hacerse parte de un proceso electoral frente al que debe mantenerse como una instancia moral, armonizadora y de equilibrio. Por esa razón no tenemos candidato presidencial. Como hijo de la democracia – añado – puedo decir que sólo recuerdo la violencia del 27 de febrero de 1989, la del 4 de febrero de 1992 y la del 27 de noviembre del mismo año. Era un imberbe cuando se habló de la violencia de los años 60. En la memoria reciente de la democracia sí está fresca la violencia que vivimos los venezolanos en esos tres desgarradores acontecimientos”. 
El país ya no escuchaba. Tenía sus razones. 

 


 
 

]]>
<![CDATA[¡Otra vez Macondo!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Otra-vez-Macondo-20180620-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Otra-vez-Macondo-20180620-0091.html En Colombia ganó la muerte. No sólo ganó la propuesta de reanudar la guerra con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) convertidas ahora en la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) tras los acuerdos de paz firmados en La Habana; no sólo ganó la propuesta de mantener la guerra con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que se quedará sentado en la capital cubana esperando la paz, sino que ganó la propuesta de traer la guerra hasta Venezuela.

La propuesta del uribismo representado en Iván Duque no sólo es evitar que el “castrochavismo” entre a Colombia sino destruirlo donde quiera que éste esté y ha tenido tal éxito que hasta en Venezuela, donde el “castrochavismo” ha dado refugio a los colombianos que migraron durante los años duros de la guerra entre Álvaro Uribe y las Farc, ganó la propuesta de acabar el “castrochavismo”.

La oposición venezolana tiene un líder en Álbaro Uribe y tiene las esperanzas puestas en que su avatar, Iván Duque, tendrá éxito donde Donald Trump, la OEA, el Grupete de Lima, la Unión Europea y las castas económicas, clericales y mediáticas del continente han fracasado.

Uno preferiría eso de ver el vaso medio lleno, poner el énfasis en los 8 millones 28 mil 33 colombianos que votaron por Gustavo Petro, que votaron por la paz y contra la corrupción y el crimen paramilitar. Habría que decir que el salto que dio la propuesta de Petro de los 4 millones 800 mil votos de la primera vuelta a casi el doble en la segunda es la prueba irrefutable de que el pueblo vecino responde positivamente cuando se le dan alternativas coherentes, honestas, unitarias y desprendidas de todo interés particular. Que hay una Colombia resuelta a liberarse de sus propios demonios, que perdió el miedo y se empeña en rehacer su multicolor tapiz social desde una estética de la hermandad entre cachachos y costeños, entre colombianos.

Pero los resultados son demasiado contundentes para obviarlos. Participaron 19 millones 411 mil 268 colombianos y colombianas en las elecciones del domingo pasado y Duque se alzó con el 54% de éstos ante el 42% de la coalición por la paz. La perspectiva se pone aún peor si recordamos que los resultados del domingo emulan los resultados del referendo nacional a través del cual el pueblo vecino desaprobó los acuerdos de paz de La Habana firmados por Juan Manuel Santos y las Farc.

Eso de preferir matarse es garciamarquiano, lo que no lo hace menos real. ¿Usted, si leyó Cien Años de Soledad, se acuerda del tren lleno de cadáveres que lanzaron al océano y que nadie recordaba? ¿No es lo que pasa con los llamados “falsos positivos”, las masacres y las múltiples fosas comunes dejadas por el gobierno de Uribe que muchos prefieren no ver? ¿Y la venganza a muerte contra los 17 aurelianos marcados en la frente por una cruz de ceniza un miércoles santo no es el mismo odio que mueve a Uribe contra las Farc? ¿Y los habitantes de Macondo que perdieron la memoria no es el 54% de Duque? ¿No se acaba de amarrar el liberalismo a un castaño mientras al vástago del conservadurismo se lo llevan las hormigas? ¿El dolor de Úrsula Iguaran es menos que el de las madres de Soacha?

Créame, no pretendo alardear sobre mis habilidades para escribir, que en buena parte se las debo a mi estimado maestro colombiano, lo que intento decir es que la cosa en Colombia es profunda, es cultural, es histórica y en tanto no se comprenda así, que la literatura es real, las especies condenadas a cien años de soledad no podrán tener una segunda oportunidad sobre estas tierras. En días como este uno entiende por qué el Gabo prefirió morirse en México.

En Venezuela siempre se ve nuestra historia con la Nueva Granada desde ese enfoque que nos habla de hermandad, debería revisarse también esa otra parte de la historia, la que se impuso, que cuenta, por ejemplo, como Bolívar salvó a Santander del pelotón de fusilamiento y cómo muerto el Libertador Santander ordenó el fusilamiento de 17 oficiales considerados enemigos por bolivarianos y desató una persecución contra todo lo que parecía venezolano, expulsando a batallones enteros del Ejército Libertador y a generales como Rafael Urdaneta.

De esa historia viene Uribe, liberales como César Gaviria, conservadores como Andrés Pastrana, o sea, la oligarquía que acaba de ganar las elecciones y su Ejército que es hoy por hoy el más grande, mejor entrenado y mejor armado del América Latina, supervisado por el de los EEUU y ahora miembro de la Otan.

Venga y le digo, para que usted saque sus propias conclusiones, en Colombia hay gente que ve a Uribe como una especie de Atanasio Girardot, claro obviando la parte de la historia en que éste muere en su intento.

 

]]>
<![CDATA[La sensibilidad en la política]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sensibilidad-en-la-politica-20180618-0050.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sensibilidad-en-la-politica-20180618-0050.html Nunca como antes la sensibilidad de la gente por la política había  estado tan a flor de piel. Son altos quilates de vigilancia que la  ciudadanía mantiene sobre la conducta y el comportamiento de los partidos y sus organizaciones. A ello ha contribuido, sin lugar a dudas, la crisis política, institucional y democrática por la  cual atraviesa la república. La falta de un sistema estable de gobierno, la debilidad de las instituciones y los errores de una gestión pública caracterizada por la malversación de fondos, improvisación en las acciones y una lucha entre enemigos y no entre adversarios. Una diatriba de injurias  e insultos propios de lenguajes de baja calaña y terminologías vulgares o simplemente mediocres. Obviamente, a esta situación han contribuido las redes sociales.

El libertinaje que desde allí se hace práctica.   Como se observa, un segundo factor lo constituye la ausencia de un debate programático. La deserción de ideales supremos. El discurso referido a situaciones puntuales y casuísticas como consecuencia de tramas y estrategias políticas propias de una querella simplista y simulada.  Polarizada y vehementemente declarativa y mediática. Donde surgen las confabulaciones y el complot entre y dentro del gobierno y la oposición. Marcadas por deseos y apetencias de rivalidades personales y muchas veces mezquinas.  Arengas sin objetivos ni metas alineadas en ningún plan estratégico de acciones y resultados. Una lucha política sin tesis ni antítesis que pueda valorar su pragmatismo y aplicación cierta en la realidad socioeconómica estructural y coyuntural. Lo que prevalece en el discurso es el objetivo de desacreditar moral y políticamente al adversario.  
      El tercer factor tiene que ver con la división del liderazgo opositor. Que cabalga sobre las diferencias entre unos y otros grupos. Tanto como en los piques personales y en las batallas de exterminio que protagonizan sus dirigentes. Todos quieren ser el líder pero no hay ninguno que unifique. Difieren en el enfoque, la estrategia y en los objetivos. Cada quien por su lado construyendo su parcela. Al final, un archipiélago de grupos opositores y mil caminos por andar. Desacreditados por lo demás ante la ciudadanía. Carecen de confianza y pocos logran interesar. Les une la lucha contra el chavismo hoy incrustado en el gobierno. Pero no se ponen de acuerdo en los medios para derrotarlo. Allí hay de todo. Electoreros, abstencionistas, golpistas y buscadores de sanciones y cerco internacional. Pudieran capitalizar a la mayoría que esta contra el gobierno (entre el 70 y 80%). Pero sus errores, fractura y rencilla interna se los impide. Un gobierno guarnecido en sus propias sombras, débil popularmente y aislado internacionalmente. 
        El cuarto factor que conforma esta alta sensibilidad en política recae en la crisis económica. La alta hiperinflación que devora sin contemplación los ingresos familiares y hace indigentes a los mismos de la fuerza activa de la economía. Aquellos que gozan de un sueldo o ingreso semanal, quincenal o mensual. Una inflación del 110% durante el mes de mayo, según la Asamblea Nacional. Cada día aumentan los precios y el valor del bolívar se descapitaliza en horas. Esta crisis, cuyo responsable es el gobierno, ha aumentado considerablemente la atención de la gente en los políticos gubernamentales. A ellos les echan la culpa en forma directa y sin eufemismo. Por eso su impopularidad y descredito público. Empeñados en implantar un modelo de gobierno de los pobres y producen pobres. Incluyente y excluyen status sociales, tales como los A, B y parte de C. Democrático y mantienen presos políticos por sus ideas y les torturan. 


 

]]>
<![CDATA[El poder inerme, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-poder-inerme-por-Jose-Vicente-Rangel-20180618-0049.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-poder-inerme-por-Jose-Vicente-Rangel-20180618-0049.html    1) Existe una tendencia generalizada sobre la política que consiste en manejarse con un doble discurso. Concretamente me refiero a lo siguiente: aquellos gobiernos de avanzada, con clara inclinación social, están sometidos a un riguroso examen sobre su calidad democrática. No ocurre lo mismo con los gobiernos de derecha, en torno a los cuales el juicio acerca de sus actuaciones suele ser extremadamente permisivo. De tal manera que los gobiernos de derecha tienen una especie de protección —o manto de impunidad— que los exonera de responsabilidades. Así por ejemplo, la defensa del Estado se atribuye prerrogativas que atentan contra derechos ciudadanos fundamentales, mientras que en el caso de los gobiernos populares las exigencias son abrumadoras y prácticamente los condenan a la indefensión.
     2) La experiencia la observamos actualmente cuando, con absoluta nitidez, se cotejan ambas situaciones al analizar casos emblemáticos como los de México y Venezuela aún cuando también pudiera citar, de un lado, a Colombia y Brasil, y, del otro, a Nicaragua y El Salvador.   
     3) Lamentablemente  lo que ocurre en México desborda todos los límites. Todas las formas de agresión al ser humano. Se violan en esa importante y querida nación todos los derechos: la vida, la seguridad personal. Las garantías consagradas en la Constitución. Las masacres se multiplican y los asesinatos de dirigentes políticos, sociales, de periodistas, de estudiantes, de mujeres, se consuman con absoluta impunidad. Sin embargo, muy poco de lo que sucede trasciende (TAN SOLO EN EL 2018, DURANTE LA CAMPAÑA ELECTORAL, FUERON ASESINADOS 112 DIRIGENTES POLÍTICOS, LO CUAL PROVOCARIA UN ESCANDALO MUNDIAL SI  HUBIESE SUCEDIDO EN OTRO PAÍS). El gobierno permanece impasible, la justicia no funciona. Los medios de comunicación —salvo excepciones— se muestran indiferentes y las instituciones se refugian en un silencio de cementerio. Sin embargo, el gobierno mexicano formula cargos contra otras naciones, como en el caso de la declaración del propio presidente Peña Nieto, desconociendo la reciente elección presidencial en Venezuela porque —según él— en nuestro país no se respetan los derechos humanos y no hay juego democrático. 
       4) Mientras el mundo se pliega a esa realidad de silencios cómplices que impera en México, cualquier hecho que ocurre en Venezuela es explotado al máximo, deformado y potenciado. Hay un discurso encubridor de la violencia institucional que se ha instalado en México y  otro discurso, de signo diferente, de lo que pasa en Venezuela.
      5) La razón de este exabrupto está en que en México la democracia colapsó y el esfuerzo de los factores de poder en el mundo --y particularmente en la región-- tiende a ocultar esa cruel realidad, mientras que en Venezuela se desarrolla un intenso proceso de cambio social que desata la reacción de la derecha. Es por eso que mientras en México se expande la violencia, que ha adquirido rango institucional, y se la acoge con indiferencia, en Venezuela  la violencia de la derecha es justificada y  elogiada, y la reacción de defensa del Estado es satanizada.
      6) ¿Cuál es el motivo? Condenar al Estado venezolano a la condición de Estado inerme. Para de esta manera facilitar su destrucción y acabar con la soberanía del país.

Claves secretas
•    Ningún organismo de seguridad del Estado --policial, militar, etc.-- tiene derecho a privar de la vida a un ciudadano, cualesquiera sea el pretexto que se aduzca. Para evaluar la sanción en el caso de presuntos delincuentes, está la vía legal y la protección que consagra la Constitución al derecho a la vida, pero son inaceptables  las ejecuciones extrajudiciales que se repiten con inquietante periodicidad…
•  Constantemente, y quizá por la desesperación que genera la impotencia a la hora de combatir el delito, o por la rutina de una práctica de larga trayectoria en esos organismos, la respuesta al delito suele ser la violación de derechos fundamentales. La historia represiva en Venezuela es algo que nos acerca a la barbarie, que en diversas circunstancias la praxis represiva muta en terrorismo de Estado…
•  De ahí la importancia de reaccionar a tiempo ante las desviaciones que ocurren, destruyendo el huevo de la serpiente. No se puede adoptar una posición cómoda, ni dejarse engañar con el argumento de que en la lucha contra el delito vale todo. No se puede ser espectador, porque como decía Fratz Fanon actuar de esa manera ante hechos que afectan la dignidad humana, es un acto de cobardía…
•  Solo 3 de cada 10 argentinos apoyan al presidente Mauricio Macri, y 7 de cada 10 rechazan la vuelta al país del Fondo Monetario Internacional. La esperanza neoliberal se desinfla aceleradamente. La respuesta del gobierno macrista de la gran burguesía  y de “la oligarquía de la bosta”, consiste en judializar la  política apelado a jueces venales para perseguir a los dirigentes de la oposición…
•  ¿quien gana y quién pierde con la entrevista Trump-Kim? Presumiblemente gana la paz, pero es difícil precisarlo. Por ahora hay algo cierto: el líder coreano se mostró sereno, aplomado, en tanto que el norteamericano no podía ocultar su carácter intemperante, disimulado con gestos de cortesía. Para Kim constituye un éxito codearse con el hombre de mayor poder en el mundo. Sin acomplejarse. Todo sea por la paz, pero hay que estar conscientes de que la historia no se escribe en ese tipo de eventos sino en el terreno de la cruda realidad, que no es otra que la que manejan poderosos intereses…
•  Por cierto,  leí por estos días un libro de Vladimir Acosta titulado El Monstruo y sus Entrañas (Editorial Galac). Quizá lo mejor que se ha escrito sobre la sociedad estadounidense. Libro que trabaja las claves de lo que es Norteamérica, de su grandeza y sus miserias. Es oportuno el acceso a este excelente trabajo en la etapa de gobierno de Donald Trump y de la evolución de la ultraderecha en esa nación. Recomiendo su lectura…
•  El presidente Nicolás Maduro debe estar claro en el sentido de que la situación económica es el flanco débil de su gestión. No basta con recurrir al argumento de que la culpa de lo que sucede solo es producto de la “guerra económica”. Porque si bien es cierto que este factor influye, y si se quiere uno pudiera agregar que es determinante, no es menos cierto que influyen otros factores. Como son: planes y proyectos equivocados; políticas contradictorias; ausencia de consulta con sectores  de la sociedad; dogmatismo, burocratismo y algo más. Maduro ha hecho lo imposible por corregir rumbos, por sincerar la situación, por resistirse al aislamiento, pero el efecto de esa ponderable actitud del Jefe del Estado cae en el vacío…
•  Ha llegado el momento de redefinir el papel del Estado, de reinvindicar los atributos de la conducción que él ejerce y de aterrizar en la economía, Resulta increíble que un gobierno con tanto poder institucional no acierte en la tarea de acabar con la especulación y que fracase en el esfuerzo de erradicar el bachaquerismo, el grande y el pequeño. En el fondo, las consecuencias de este fracaso debilitan el poder del Estado y afectan, lógicamente, la autoridad presidencial…
•  No puede ser más desolador para la oposición el panorama que revelan todas las encuestas. Pero ésta no se da por aludida.-
 

]]>
<![CDATA[Avanza el P2P, por José Grasso Vecchio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Avanza-el-P2P-por-Jose-Grasso-Vecchio-20180618-0046.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Avanza-el-P2P-por-Jose-Grasso-Vecchio-20180618-0046.html  

 

P2P es el sistema de pagos interbancarios a través de telefonía móvil. Es un mecanismo importante para el desarrollo del país y permite dar un salto cualitativo en materia de canales electrónicos, al sumarse, al pago domiciliado, lo que permitirá una disminución del uso del efectivo.

En Venezuela se hace mucho uso de las agencias bancarias, del efectivo y del cheque, si bien cada día más personas migran a la banca electrónica. Otros ejemplos importantes de modernización, podría ser el desarrollo de la banca móvil, importante en el caso venezolano por la penetración del celular y tendría sin duda, un desarrollo importante.

Veamos en detalle, el Proyecto Pagos Móviles P2P interbancarios (P2P (Peer-to-peer), también conocido en español como red entre pares y que es en la actualidad una de las formas más importantes y populares de compartir todo tipo de material entre usuarios de Internet, sin importar la plataforma de software utilizada ni el lugar o momento en que se encuentren).

Agreguemos al P2P original que ahora muchos bancos tienen el P2P por SMS y también se han ido incrementando los montos que se pueden transferir por esa modalidad. Luego sumemos el P2C que no es otra cosa, que el pago de persona a comercio y que estará operativo a partir de Julio.

 

Hasta la fecha los avances en la materia incluyen, más de 4 millones 600 mil afiliaciones a través del sistema de Pago Móvil Interbancario, se han incorporado al sistema de pago 5 nuevos proveedores de puntos de ventas, los cuales trabajarán con las instituciones bancarias y operadoras de tarjetas de crédito y débito para su configuración y administración, actualmente se encuentran 31 en proceso de evaluación.

 

Asimismo, las recargas del Carnet de la Patria y la Billetera Móvil se puede realizar desde las taquillas bancarias y portales web de toda la banca pública y tres bancos privados.

 

La meta en un corto plazo es masificar este servicio y tener la mayor cantidad de bancos integrados a la plataforma; así como automatizar el pago de servicios tales como gasolina, transporte público e impuestos municipales, entre otros.

 

Para el mes de julio se tiene previsto iniciar la implementación del Pago Móvil Interbancario Persona a Comercio (P2C) y Persona a Persona (P2P) vía mensajería de texto.

 

 

]]>
<![CDATA[Guyana, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Guyana-por-Rafael-Ramirez-20180616-0064.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Guyana-por-Rafael-Ramirez-20180616-0064.html  

 

El anuncio de “Exxon Mobil” sobre el descubrimiento de grandes cantidades de petróleo “costa afuera” en el Atlántico y el inicio de su producción para el año 2020 en el Bloque “Stabroek”, no tendría ningún inconveniente para el país, si no fuera por el pequeño detalle que, estos hallazgos se han hecho justamente frente al territorio Esequibo, es decir, en nuestra zona de disputa territorial con Guyana, en territorio que reclamamos como parte de nuestro país.

 

Así, la transnacional norteamericana anuncia desde Irving-Texas, que “tras los trabajos acelerados a partir de 2015 y luego de recibir las respectivas autorizaciones por parte de Guyana en 2017, se iniciará la producción en el año 2020, que podría llegar hasta 500 mil barriles días de petróleo”, petróleo quepodría ser venezolano.

 

¿Cómo ha pasado ésto? ¿Cómo un hecho tan grave pasa inadvertido en la opinión pública, para el estamento político, para las fuerzas patriotas? ¿Por qué los organismos e instituciones con competencia en la materia guardan silencio, y ni siquiera se toma acción en el ámbito diplomático o cualquier otro, en resguardo de nuestra soberanía?

 

Para desmarcarnos de inmediato de las posiciones nacionalistas de extrema derecha que se han apropiado del tema cuando éste se discute en el país, y para salvar la amistad que nos une al pueblo de Guyana, habría que decir, que se trata de una operación de extracción por parte de un tercero, de recursos naturales que se encuentran en un área en disputa entre dos países soberanos y amigos, pero, donde la transnacional mas emblemática del sector petrolero, ha logrado posicionarse políticamente en Guyana y se llevará, por cierto, con un pago irrisorio, importantes cantidades de petróleo del territorio.

 

Para todos está claro que la razón y el Derecho nos asiste, nuestra reclamación está bien fundamentada, hemos sido víctimas de un despojo territorial heredado de la actuación del Reino Unido como potencia colonialista; hemos optado, correctamente, por un proceso de negociación política entre las partes en el marco del Acuerdo de Ginebra, bajo la figura de los buenos oficios del Secretario General de las Naciones Unidas. Ésta ha sido una posición consistente de todos los gobiernos venezolanos.

 

Por otra parte, ya con una visión Bolivariana, la política de acercamiento con Guyana, su incorporación a Petrocaribe y el relacionamiento del Presidente Chávez con las fuerzas progresistas de ese país, encabezadas por el Presidente Jagdeo, allanaba el camino para una solución amistosa entre las partes,que incluso permitiera la explotación conjunta de los recursos naturales para beneficio de ambos pueblos.

 

Se desechaba de esta manera, la visión de la derecha y las élites de la oligarquía venezolana tan propensas a la violencia cuando se trata de relacionarse con países pequeños, como los de nuestra fachada caribeña. Durante el período Bolivariano quedó desechada cualquier hipótesis de confrontación o agresión hacia Guyana, lo cual es la posición correcta.

 

Esta orientación, junto a una visión geopolítica integral de acercamiento al Caribe a través de nuestras iniciativas políticas, económicas y diplomáticas, fortalecieron nuestra posición estratégica en un área de influencia vital para nuestro país.Ésta, sigue siendo de mucha importancia, y ha contribuido enormemente a contrarrestar la injerencia y agresiones externas,sobre todo, enel ámbito de la OEA y en el de las Naciones Unidas. Tal era la orientación de nuestra política exterior, conducida por el Presidente Chávez.

 

Sin embargo, el problema estaba allí, y las transnacionales también. Ya en el año 2001 desde el Ministerio de Energía y Minas, junto a nuestro siempre recordado amigo Bernardo Álvarez, Viceministro de Hidrocarburos de entonces, impulsamos una reclamación ante la “Exxon Mobil”, pues la misma ya aspiraba a explorar en unas áreas que Guyana había otorgado en 1999, en aguas del Esequibo.

 

Tuvimos éxito y logramos ganar un poco de tiempo. Desde el Ministerio de Petróleo, ya siendo Ministro de Petróleo, y a pesar de los fuertes problemas a los que tuvimos que hacer frente, prestamos mucha atención al tema fronterizo, sobre todo, en nuestro mar territorial, a sabiendas que el desarrollo de nuestros recursos naturales, del petróleo y del gas, era una reafirmación de nuestra soberanía sobre el territorio.

 

En elgobierno del Presidente Chávez,nuestro trabajo era intenso, y los problemas muy complejos, sin embargo, nunca desatendimos nuestras tareas estratégicas, por lo que, a la par de la derrota del sabotaje petrolero, la recuperación de PDVSA y la creación de la Nueva PDVSA, la batalla por la estabilidad y consolidación del gobierno bolivariano, su economía, el despliegue de la política de la Plena Soberanía Petrolera y tantas y disimiles tareas que cumplimos para el Estado, nunca abandonamos, ni postergamos, nuestro despliegue en el territorio nacional en identificar, preservar y explotar de manera racional nuestras riquezas, nuestro recurso natural.

 

Por eso menciono que ganamos tiempo con el tema de Guyana, un tiempo que aprovechamos, no sólo para fortalecer a nuestro sector, sino para desplegarnos por primera vez en cien años de producción petrolera, en nuestro mar territorial.

 

Lo primero que hicimos fue extendernos en nuestra fachada Atlántica. Avanzamos en el proceso de selección de socios para el desarrollo de los bloques de gas en la Plataforma Deltana. La idea era posicionarnos en el territorio, tener actividad, presencia y despliegue del Estado. Luego iniciamos, con base en los resultados de este proceso de selección de empresas, desde el Ministerio, el primer “proceso de unificación de yacimientos” con Trinidad y Tobago, en una clara reafirmación de nuestra soberanía.

 

Fue el primer y único Acuerdo de este tipo en el hemisferio occidental, un proceso conducido por nuestros equipos legales y técnicos desde el Viceministerio de Hidrocarburos. Nos tomó cerca de diez años, pero finalmente logramos determinar que el 70% del yacimiento de gas“Lorean-Manati” compartido con Trinidad, era propiedad de Venezuela; y, con base en esta determinación, acordamos la forma de explotación de acuerdo con los intereses de cada país. Este trabajo nos permitió reafirmar nuestra soberaníaa lo largo de la frontera con Trinidad y Tobago; y, por ende, desechar cualquierpretensión de bloquear nuestra salida al Atlántico.

 

Cuando la “Conoco-Phillips” abandonó el proyecto “Corocoro”, allá en el Golfo de Paria, se fueron y se llevaron toda la información relativa al proyecto. La Plataforma, cuya construcción en Venezuela la impusimos a través de la política impulsada desde el Ministerio de Petróleo de “contenido nacional”, la dejaron a medio hacer en los talleres de Vicoha, en Puerto Ordaz. Era la reacción de la transnacional norteamericana al ejercicio de nuestra soberanía durante el despliegue de la Plena Soberanía Petrolera; no quisieron adaptarse a nuestras leyes y decisiones.

 

Comprendimos el reto político y la ubicación estratégica del proyecto, por lo que con la inestimable contribución de la empresa Vicoha y su personal de ingeniería, decidimos seguir adelante con la plataforma, y luego la bautizamos como la Plataforma 4 de febrero, iniciando sus operaciones y reafirmando nuestra fuerza y determinación a alcanzar nuestros objetivos estratégicos. Vaya mi saludo a todos los trabajadores de PDVSA que operan costa afuera.

 

Luego avanzamos en las actividades de perforación al norte de Carúpano, en el desarrollo del proyecto Antonio José de Sucre, el antiguo “Cristóbal Colon”, que estaba plagado de acuerdos lesivos al interés nacional. Del lado de Trinidad, a escaso un kilómetro de nuestra frontera marítima, se observan a simple vista las plataformas de extracción de gas de la “British Gas”, transnacional inglesa que maneja casi toda la producción de gas del hermano país caribeño; teníamos que asegurarnos que no estuviesen “drenando” nuestro gas. Para despejar dudas y reafirmar nuestra soberanía, comenzamos a perforar en el extremo norte de nuestra frontera con Trinidad. Nos desplegamos con mucha dificultad, no sólo porque sería la primera vez en cien años que nuestra industria petrolera operaba“costa afuera”, sino también por las dificultades derivadas del abandono en que se encontraba nuestro querido Estado Sucre, cuna de nuestro Mariscal de Ayacucho.

 

Muchas veces no se conoce del esfuerzo humano, logístico y de inversiones que tuvimos que hacer en PDVSA, para contribuir a fortalecer y expandir la presencia del Estado venezolano en los rincones mas alejados de nuestra patria. Sólo nos encontrábamos por allá junto a nuestro noble pueblo y nuestra Fuerza ArmadaBolivariana, con sus componentes de la Armada, ocupando y protegiendo aquellos espacios de la patria, abandonados por cien años por parte del modelo rentista petrolero.

 

En la fachada caribeña, donde comenzamos tareas de exploración “costa afuera”, tuvimos que hacer frente a una demanda en los Estados Unidos, donde una empresa petrolera europea pretendía iniciar operaciones de perforación en zonas no delimitadas aún entre Venezuela y Grenada. Les ganamos. La idea era no dejar fisura ni duda alguna ante las transnacionales, de nuestra determinación a resguardar nuestros recursos naturales.

 

El otro proyecto emblemático para completar lo que luego llamaríamos el “Cinturón Gasífero del Caribe” fue el Proyecto Rafael Urdaneta en el Golfo de Venezuela. Dada la disputa territorial con Colombia y el argumento de que ese espacio no era vital para nuestro país, como argumenta lo mas rancio de la oligarquía colombiana, decidimos avanzar con un proyecto muy importante, de asignación de bloques de exploración y producción en toda el área territorial vital para nuestro país.

 

El proyecto fue un éxito y permitió, no sólo reafirmar nuestra soberanía sobre el territorio, sino el descubrimiento del yacimiento “Perla 3X”, con 15 Trillones de piés cúbicos de gas, lo cual no sólo nos permitiría garantizar el suministro de gas para el polo industrial y petroquímico del Centro de Refinación de Paraguaná y en el Tablazo,  proveer gas para el sector eléctrico y de  producción de petróleo en el Zulia, sino además exportar gas hacia Colombia, a través del gasoducto Antonio Ricaurte que atraviesa la Guajira hasta dicho país.

 

Esta visión coherente del país y de nuestra actividad de exploración y producción de hidrocarburos, como un elemento de reafirmación de nuestra soberanía, se ha perdido, se ha diluido, abandonado, en medio de la improvisación, descuido y por una posición deliberada de buscar algún tipo de “entendimiento” con los sectores transnacionales, así sea a costa de nuestra soberanía.

 

Por eso, en este período de gobierno madurista, el manejo del litigio con Guyana ha sido no sólo errático, sino inconsistente, e impregnado de una visión y una actitud, por decir lo menos, negligente. Por ello la “Exxon Mobil” ha avanzado tanto en nuestras propias narices.

 

En mi paso como Canciller, donde apenas pude estar por un período de seis meses, pude constatar una institución con severos problemas de organización, funcionamiento, controlada por un grupo muy cerrado, de espaldas a voces muy calificadas de nuestro Servicio Exterior, en una condición de falta de recursos que dificulta la atención a problemas estratégicos de nuestro país, que me sorprendió en gran medida. Luego de mas de doce años de gestión Bolivariana, todavía la institución estaba fuertemente fracturada por consideraciones de orden sectario y grupales, que impedía la atención apropiada a problemas complejos, entre éstos, el relativo a Guyana.

 

Debo reconocer y saludar el profesionalismo de muchos diplomáticos en la institución, como luego lo pude constatar en la ONU, sin embargo, las sucesivas Direcciones de la institución, no han acompañado ese compromiso con el país.

 

En el caso de Guyana, se dejaron de lado importantes consideraciones y aportes jurídicos, de especialistas en el caso, por consideraciones sectarias; por otra parte, existía un aislamiento deliberado de los responsables del tema de fronteras provenientes de nuestros componentes militares, en particular, del área de la Armada. En fin, el tema de Guyana estuvo inmerso durante todo este tiempo en la inercia de la desatención, el descuido.

 

Cuando en mayo del 2015 asume el gobierno de Guyana el actual presidente Granger, un ex militar apoyado por los intereses transnacionales del país, se produjo un cambio radical en la postura de Guyana, que apuntaba claramente a renunciar a los buenos oficios del Secretario General de la ONU, y dar luz verde a la “Exxon Mobil” para avanzar en la producción de petróleo en aguas del territorio Esequibo.

 

La Cancillería y la dirección del madurismo, no se anticipó, ni asumió con seriedad la nueva situación. Fui testigo desde la ONU de cómo, este tema, cuyo epicentro diplomático estaba precisamente en la gestión ante el organismo multilateral, no sólo se quedo en Carmelitas, sino que nos negaron cualquier participación en la Misión de Venezuela en la ONU, que no fuera meramente procedimental. El tema fue secuestrado por el equipo de confianza (que eran muy pocos, por cierto) de la institución en Caracas.

 

Se perdió un tiempo precioso en la escogencia de un Buen Oficiante del Secretario General de la ONU. Todos los candidatos eran rechazados en razón de sospechas, conspiraciones, agentes de inteligencia, etc. Se perdió mas de un año, hasta que culminó el período de Ban Ki-moon.

 

Mientras, la agresividad del presidente de Guyana y su Canciller utilizaban cualquier espacio para golpear a nuestro país y asentar su posición,la “Exxon Mobil” aceleró sus trabajos e inversiones en ese período.

 

Desde la ONU logramos, por nuestra cuenta, neutralizar cualquier iniciativa diplomática o política de Guyana, por lo que, no pudieron avanzar ni posicionar el tema para debate de otras instancias u organismos del Ente Multilateral.

 

Me sorprendió e indignó enterarme, por intermedio de las propias empresas petroleras, que ministros del gobierno intentaron una propuesta de arreglo con la “Exxon Mobil”, fueron en secreto a la transnacional a proponer una explotación conjunta del petróleo del área Esequibo. La transnacional rechazó la propuesta, pidiendo no hablar mas del caso.

 

Era el mismo momento cuando salió la decisión del Tribunal Arbitral del CIADI, favorable a nuestro país, cuyo desarrollo manejó exitosamente nuestro equipo político jurídico, lo cual completaba una derrota de la “Exxon Mobil” en todas las instancias internacionales, donde intentaron demandas exorbitantes contra PDVSA y contra la República, por nuestros actos de Plena Soberanía Petrolera. Recuerdo que el comunicado del gobierno, mas que tibio era timorato sobre el tema, luego recibí una llamada de un ministro desde Venezuela para pedirme que no declarara nada al respecto, que pasáramos “agachados” en este éxito, pues el gobierno estaba negociando con la “Exxon”.

 

Yo tengo fresco en mi conciencia y en mis sentimientos, los momentos extraordinarios de reafirmación soberana, de aquel 1 de mayo de 2007, cuando nacionalizamos la Faja Petrolífera del Orinoco; los recuerdos, el esfuerzo, los rostros de aquellos miles de trabajadores de la Nueva PDVSA que acudieron al llamado del Comandante Chávez; recordé y revisé su discurso, las fotos junto a los trabajadores, los soldados y el pueblo; recuerdo el paso rasante de los “Sukoys” por sobre la concentración, y no puedo mas que reconocer, otro gobierno, otra conciencia, otra pasión patria, otra garra, muy distinta a la imagen de dos ministros entrando por la puerta trasera de la “Exxon Mobil”.

 

Finalmente, logramos que el nuevo Secretario General Guterres asumiera el compromiso de continuar con los Buenos Oficios, pero el mismo se fijó un plazo de un año para observar avances sustanciales. Era lo esperado por Guyana. En ese tiempo, se produjeron pocas reuniones con el Buen Oficiante, hasta que el Secretario General, tal como había advertido, culminó con su esfuerzo de mediación.

 

Mientras, nuestro país está en una especie de parálisis y un limbo legal en el tema. Guyana ha recurrido a la Corte Internacional de Justicia, las transnacionales del oro siguen operando y produciendo en el área en reclamación y la “Exxon Mobil” anuncia, con “bombos y platillos”, el inicio de producción de petróleo en el área “costa afuera”en reclamación.

 

Lo de Guyana no es un hecho aislado, es sólo una muestra de sucesos muy graves que están ocurriendo,que determinarán en gran medida, nuestro futuro inmediato, y nuestras posibilidades de recomponer las fuerzas de la patria y de reconstruir el país.

 

El gobierno, reelecto de la forma en que lo hizo; el país sumido en una profunda crisiseconómica,política, social, espiritual; una dirigencia cada vez mas sectaria y autoritaria; un gobierno que sigue haciendo “diagnósticos” como si acabara de llegar, un equipo ministerial reciclado, donde casi no quedan Chavistas, donde se argumenta ahora que se trata de un problema “generacional”, un modelo autoritario, las instituciones no son capaces de defender los derechos fundamentales de sus ciudadanos; un país donde existen presos y perseguidos “por instrucciones de arriba”, que tienen sus derechos conculcados, sepultados en una “tumba”, con presos que salen por la “gracia” del madurismo, luego de estar secuestrados, sin el debido proceso.

 

Un país muy débil, disfuncional, de donde sus jóvenes salen por cientos de miles, donde todo se devalúa, se desvanece, se entrega, con el solo objetivo de mantener en el poder a un grupo muy ambicioso y cruel, que ni siquiera puede definirse claramente qué cosa es, pero que cada vez parece mas a un gobierno autoritario de derecha.

 

No sé si estos temas tendrán eco en la opinión publica, si se seguirá evadiendo, escondiendo la realidad, si se mantendrá el chantaje y el silencio. Es mi responsabilidad alertar sobre ello. Tocará al pueblo y a las fuerzas patriotas, a todos los sectores progresistas, a los que les duela nuestra patria, asumir la conducción de su propio destino, que la realidad nos siga golpeando en la cara y las conciencias hasta que actuemos para rescatar la Patria.

 

Ojalá pueda volver a mi Patria, hablarle al Pueblo, a todos los sectores del país, asumir junto a los sectores mas comprometidos y capaces, el impostergable proceso de rescate y reconstrucción de la Patria, todavía estamos a tiempo antes de que estos acontecimientos, la realidad de lo que está pasando, desencadenen una conmoción político-social de consecuencias insospechadas, que nos sorprenda en su violencia. Con Chávez siempre, ¡Venceremos! 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[Regresa la Kueka de los Pemón, por Nemesio Montiel Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Regresa-la-Kueka-de-los-Pemon-por-Nemesio-Montiel-Fernandez-20180615-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Regresa-la-Kueka-de-los-Pemon-por-Nemesio-Montiel-Fernandez-20180615-0026.html Se ha anunciado oficialmente el regreso de la piedra sagrada de los indígenas Pemón del sur del país y hace unos días atrás se trasladaron a Alemania 12 Chamanes quienes realizaron un ritual de sanación para restablecer las energías sagradas antes de su retorno a Venezuela al Parque Nacional Canaima. En él país, existen sitios sagrados y testimonios materiales que tienen que ver con los orígenes y la vida misma de los pueblos. Son figuras relacionadas con los entes sobrenaturales, la cosmovisión y las creencias.  Los seres humanos les tienen un profundo respeto, evocan sus fuerzas y les rinden cultos a través de rituales. Cuando sienten energías negativas, piden sus intermediaciones para bienestar individual y colectivo.

En la gran Sabana, la hermosa tierra de los antiquísimos tepuy, ríos misteriosos y el escenario de los canosos saltos, viven los Pemón quienes tienen una tradición milenaria de identificación y entrega con la madre tierra. Todo lo que son se relaciona con la naturaleza   que caracteriza ese territorio de mitos, leyendas, sueños y esperanzas.

Los Pemón, durante muchas generaciones han considerado esa enorme roca sagrada conocida como La Kueka, La Abuela y La Matrona que en el año de 1998 fue sacada del Parque Nacional Canaima, secuestrada y trasladada a Alemania para hacer parte de un Complejo Escultórico Mundial que representa la paz y que se llama Global Stone. Esta piedra mítica pesa 30 toneladas, simboliza el amor. Cuenta la leyenda que en tiempos remotos dos jóvenes decidieron unirse violando las costumbres y fueron castigados por el dios Makunaima quien los convirtió en piedra como castigo.

Desde que ocurrió este hecho de saqueo cultural, se vienen dando una serie de reclamos que ahora se fortalecen con los derechos constitucionales y leyes sobre esta materia. Organizaciones étnicas, universidades, Ministerio de la Cultura y El Instituto de Patrimonio Cultural, se propusieron hacer todas las diligencias necesarias para rescatar a la Abuela Kueka y llevarla a su lugar originario para satisfacción de los hermanos Pemón que la necesitan y para tranquilidad de la gente. y de la Madre Tierra Guayanesa.

 

Antropólogo

casachiki-neme@hotmail.com

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[En opinión: La utilidad del poder]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-utilidad-del-poder-20180614-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-utilidad-del-poder-20180614-0102.html A lo largo de la historia de las naciones, se ha demostrado que el problema del poder no es ostentarlo, sino cómo usarlo.

  Hay muchos ejemplos de qué ocurre cuando el poder es bien o mal utilizado. Las potestades que te entrega el poder no son dañinas en sí mismas, pero en su práctica está la potencial vileza. 
Hay algunos líderes políticos que utilizan el poder para ejercer el dominio absoluto contra una población, en lugar de  emprender  proyectos que eleven el desarrollo humano de sus ciudadanos. Están otros gobernantes que prefieren dedicarse a perseguir a sus disidentes, cerrar medios de comunicación, pisotear las leyes y aplicar reformas que le permitan eternizarse, antes que fomentar la convivencia nacional y generar prosperidad en la sociedad.
Sobran los casos de políticos que terminan desvirtuando su autoridad y consumen sus días finitos en buscar la concentración de poder para su ego, olvidándose que están ahí para escuchar las demandas sociales y propiciar la creación de la riqueza nacional para distribuirla con mayor equidad. 
En concreto, si utilizas el poder para hacer tu voluntad personal, terminarás convirtiéndote en una bestia hegemónica destructiva, y no será difícil que aniquiles el 70% del aparato industrial de tu país, ni mucho menos ejecutes extrajudicialmente a 8.000 personas o encarceles a 1.300 por causas políticas. No obstante, si administras el poder respetando a las minorías y aceptando la pluralidad de visiones, entonces estarás más cerca de construir un país equilibrado y armonioso con buenos niveles en la calidad de vida de sus habitantes.
De nada vale empeñarse en la acumulación del poder, porque no hay nada más transitorio y escurridizo que el mando.  Antes de nosotros existieron poderes que se abrigaban con fundamentos supremos: las dinastías chinas, el imperio Romano, Alejandro Magno, Gengis Khan o Napoleón Bonaparte. No importó el número de años de señorío, ni sus apariencias de indestructibilidad y  ni sus influjos imperiales, siempre terminaron derribados y/o consumidos su “grandeza” por la ley natural de la vida.  El poder mal utilizado aplicará coacción hacia sus dirigidos, inmovilizará el pensamiento y finalizará en obediencia autoritaria dogmática. Bien distinto sería si se aprovecha el poder para convocar a todas las fuerzas vivas del país y/o promover consultas ciudadanas, seguramente de ahí resultará un proyecto nacional fértil que derrame prosperidad. 
De modo que dependiendo de cómo uses la facultad que arropa el poder, terminarás polarizando y empobreciendo a la sociedad o generando bienestar y confort. 
¡Qué olor tendrá el poder que unos quieren imponer y otros dialogar! 
¡Qué sonido tendrá el poder que unos prefieren hostigar y otros indultar!
 

]]>
<![CDATA[Las tentaciones apocalípticas, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-tentaciones-apocalipticas-por-Leopoldo-Puchi--20180614-0101.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-tentaciones-apocalipticas-por-Leopoldo-Puchi--20180614-0101.html En muchas ocasiones se  utiliza el episodio del trasatlántico Titanic ocurrido a principios del siglo pasado como metáfora para describir la situación en la que se encuentra el país. 
Ciertamente, es una figura retórica útil, en la medida en que sirve para ilustrar una realidad verdaderamente difícil y que refleja al mismo tiempo la ausencia de decisiones de los distintos actores involucrados para hacer frente a la situación. 
Como se sabe, la acción combinada de erradas políticas macroeconómicas, descenso de los precios del petróleo y bloqueo financiero ha actuado como una suerte de iceberg que ha golpeado el casco económico y social del país por debajo de la línea de flotación. El Producto Interno Bruto ha caído de forma drástica y el aumento de los precios se ha convertido en hiperinflación. 
Es en medio de estas circunstancias que tiene lugar la lucha por el poder entre los diferentes factores, nacionales e internacionales, involucrados en el ajedrez venezolano. 
Desde el campo de la oposición hay quienes se inclinan o apuestan a una irrupción militar. Del mismo modo, la dimensión geopolítica del conflicto nacional ha alimentado la idea de una intervención extranjera en factores internos, que han visto en las decisiones de la OEA un paso en esa dirección.
Incluso, en un reciente evento de parlamentarios celebrado en la Villa del Rosario, Colombia, hubo diputados venezolanos que invocaron la posibilidad de una intervención armada extranjera, al establecer una absurda identidad entre la situación actual y la decisión de la Nueva Granada “de ayudar a militares venezolanos comandados por Simón Bolívar”.
Sin embargo, para evitar un naufragio de Venezuela el camino a seguir debe apuntar en una dirección diferente a las tentaciones apocalípticas y antinacionales. La respuesta no puede ser la de hundir el barco para salvarlo. Al contrario, habría que trabajar para que en el puente de mando confluya una acción concertada de los factores de Gobierno y oposición, que permita la recuperación económica y alivie las condiciones de vida de la población.
Para ese fin, deben aportar su concurso Gobierno, oposición, Estados Unidos y sus países aliados. El Gobierno, disponiéndose a adoptar medidas de apertura económica, que incluyan un nuevo esquema cambiario a partir de la modificación de la Ley de ilícitos cambiarios para permitir el flujo de importaciones. Igualmente, debe actuar para recomponer todo el cuadro institucional. 
Por su parte, a la oposición le correspondería combinar una acción crítica  contundente con una actitud constructiva, que deje de lado estrategias como la de 2017 o la abstención en las recientes elecciones presidenciales. 
Lo prioritario sería una negociación, que no puede tener como condición previa o meta obligatoria la salida de los actuales gobernantes. En cuanto a Estados Unidos, sería de gran conveniencia que estén disponibles para integrarse, como parte del tablero, a una negociación con Venezuela, que permita crear amplios espacios de cooperación. Zarpar en lugar de naufragar.

]]>
<![CDATA[Aprender a ser esposo y padre, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Aprender-a-ser-esposo-y-padre--por-Antonio-Perez-Esclarin-20180614-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Aprender-a-ser-esposo-y-padre--por-Antonio-Perez-Esclarin-20180614-0099.html La cercanía del Día del Padre me brinda la oportunidad de insistir en la necesidad de fortalecer la familia, y para ello, fortalecer la pareja, lo que supone que los hombres aprendan a ser padres  y  recuperen  la figura de esposos. 
Sólo si el hombre comprende que, cuando se une a una mujer, su nueva familia es más importante que la de la madre (lo cual no indica que la va a querer menos; al revés, la va a querer con un amor mucho más maduro, lo que implica independizarse de ella), estará poniendo bases firmes a su nacimiento como auténtico esposo y padre genuino. El matrimonio es un caminar juntos, construir con el otro un proyecto en común. Es encontrar la felicidad procurando la felicidad del otro. Se crea una realidad nueva donde el tú y el yo permanecen, a la vez que el yo vive en el tú y el tú en el yo. De este modo, se crea un nosotros definitivo, permanente. 

El amor de pareja es una flor frágil. Es la experiencia más sublime del ser humano, pero también es la más exigente. Porque el amor consiste en que dos soledades se protejan, se junten y se acojan mutuamente.  
 Amar es reconocer que se ha hallado una persona con la que se plantea la posibilidad de iniciar para siempre un camino al encuentro del otro, para así encontrarse uno  mismo. Camino de donación y entrega que humaniza.  De ahí la necesidad de alimentar cada día el amor de pareja,  mes tras mes, año tras año, con detalles, con palabras, con sonrisas, con caricias, combatiendo la rutina,  el descuido y el maltrato.  Como todo lo vivo, el amor, si no crece, muere. La mayor parte de los matrimonios que fracasan, lo hacen porque dejaron morir el amor de hambre, porque no lo alimentaron,  no siguieron enamorando a la persona amada.  
 Es muy importante que, ante la presencia de cualquier problema que nunca faltarán, pues como ha dicho el Papa Francisco “no hay matrimonio perfecto”,   los esposos conversen,  y  se dispongan  a enfrentar  los conflictos con  buena disposición,  de modo que el amor salga robustecido. La calidad de un matrimonio no se determina por si tiene o no conflictos, sino por el modo en que los resuelve. El mejor regalo que un cónyuge puede darle al otro es esforzarse cada día por ser mejor. Así, además, irá poniendo cimientos cada vez más sólidos al edificio del amor. 

La familia son también los hijos, don de Dios y fruto del amor erotizado compartido. Si un acto de mutua entrega los trajo a la existencia, los hijos van a necesitar  de muchos otros actos de entrega de ambos para crecer sanos y felices. El padre es garante de la autonomía psíquica del hijo y de su apertura al mundo exterior. 
Además, el intercambio afectivo con el padre permite que los hijos adquieran seguridad y confianza en sí mismos. Muchos jóvenes son frágiles, inseguros, debido a la ausencia de la imagen paterna en su vida emocional. 

No basta engendrar  o parir para ser  padre o madre. Uno se hace padre o madre por las relaciones de amor que es capaz de anudar con sus hijos. Hay que emprender, con coraje y determinación, el lento proceso de llegar a ser padre o madre, esforzándose por vivir de tal modo que los hijos puedan asomarse en ellos a la bondad infinita de un Dios Amoroso, Padre y Madre a la vez. 
 

]]>
<![CDATA[El mayo francés, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-mayo-frances-por-Luis-Britto-Garcia-20180612-0058.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-mayo-frances-por-Luis-Britto-Garcia-20180612-0058.html Desafiando la hilera de nuevos edificios empresariales  posmo parecidos a frascos de perfume, el tumulto marcha decidido por todo el quartier gerencial del municipio Puteaux atravesando la explanada peatonal de Parvis hacia el árido Arc de la Défense.

Avanzan indetenibles, luciendo sus trajes de tres piezas Giorgio Armani,  sus corbatas Versace, sus cinturones Boss, sus camisas Lacoste, sus lentes oscuros Adidas, consultando nerviosamente sus relojes Vacheron&Constantin,  pisando firme con sus calzados Bugatti.

En segunda fila, como debe ser, siguen ellas exhibiendo sus trajes sastre Dior, sus maquillajes de firma Occitaine y Guerlain Méteorites, sus foulards Hermés, sus collares Schoeffel, sus dijes Georg Jensen, sus carteras Louis Vuitton.

Una fragancia de Chanel Demoiselle, Hypnose de Lancome  y Dolce&Gabbanna  flota sobre la ventolera que barre las áridas edificaciones de bancos y agencias financieras.

La primera fila agita  pancartas amenazadoras con atrevidas consignas: “¡Ni Libertad, ni Igualdad, ni Fraternidad!” “¡Prohibido permitir! ¡Seamos realistas: no pidamos nada!” Y “¡La falta de imaginación al Poder!”

Rompiendo la formación, algún exaltado grita a voz en cuello sus exigencias: “¡Perrier! ¡Perrier! ¡Dom Perignom!”

Pero la mayoría desdeña vocear consignas para el vulgo que la contempla, y las transmite con gesto altanero para sus íntimos en whatsaap y las redes sociales con sus celulares Ipod y Galaxy última generación.

Por el espacio radioeléctrico dominado por  monopolios informáticos, entrechocándose al entrecruzarse, vuelan raudos los slogans libertarios: “¡Liberación de precios!” “¡Liberación de intereses bancarios!” “¡Liberación de tarifas de servicios públicos!”  “¡Libertad de especulación!” “¡Libertad de fuga y lavado de capitales!” “¡Tratados de Libre Comercio!” “¡Tratados contra la doble tributación!” “¡Contratos de estabilidad tributaria!” “¡Zonas especiales libres de legislación laboral!” “¡Leyes de Promoción y Protección de Inversiones Extranjeras!”

A estas arrebatadoras consignas responde el populacho de gerentes bancarios y financieros hacinado en la Torre First –el más alto de los rascacielos de la Defénse- haciendo titilar las luces LED de sus pisos innumerables.

El contacto con sus masas enardece a los manifestantes, que arrecian sus emotivos mensajes de texto: “¡Muera la Historia!” “¡Fuera los extranjeros metéques!”   “¡Al mar con los inmigrantes!” “¡Muerte a los sudacas!” “¡Francia para los franceses!”

Tras ellos, vergonzantes, miméticos, eurocéntricos, anhelando integrarse pero temerosos del rechazo,  mostrando apenas los signos leves de una heterodoxia light, los representantes de la leal izquierda del capital aplauden la intervención de la Otan en Libia y en Siria y en donde sea.

Una amenazadora fila de gendarmes con escudos y cascos guarda bajo los brazos sus bastones y aplaude fervorosamente a los manifestantes.

Marcialmente se cuadra para saludarlos una representación de los 30.000 efectivos franceses involucrados en operaciones militares en Europa, en departamentos de ultramar de su soberanía, en operaciones militares propias o con bandera de la ONU, la UE o la Otan y en bases permanentes en países aliados. 


Los claros clarines de las radiopatrullas anuncian el advenimiento triunfal de la chusma. Luciendo sus ropas compradas en saldos, calzando imitaciones cosidas en maquilas, las masas arriban, los votos llegaron. En destacamentos vienen los desempleados que votan por quienes fueron sus patronos; los arruinados por las crisis financieras que respaldan en las urnas a quienes les robaron sus ahorros; los desalojados por los créditos hipotecarios que sufragan por quienes les quitaron sus techos; los ancianos despojados de sus pensiones que eligen a quienes se las arrebataron; los inmigrantes ilegales que anhelan el derecho al voto para apoyar a quienes los expulsan; los grupos fascio que hacen competencia desleal a la policía apaleando gratuitamente a los pobres; la generación de relevo que pasa de política mientras la política pasa sobre ellos;  los jóvenes sin futuro cuyo único deseo es ser como los oligarcas con pasado.

A la voz de “¡Capitalistas de todos los países, uníos!”, la vanguardia exquisita deja atrás, por siempre atrás a las domesticadas  chusmas mientras se une en avasalladora ovación antes de marcar tarjeta en sus oficinas de los rascacielos áridos como lápidas funerarias.

]]>
<![CDATA[El peor momento de la oposición]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-peor-momento-de-la-oposicion-20180612-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-peor-momento-de-la-oposicion-20180612-0066.html El pasado domingo 10 de junio no entendía lo que ocurría por las redes, los hashtag de “Luis Florido delincuente”, “traidor”, “expulsado”, entre otros; me obligaron a indagar a profundidad y revisar cuál era la razón del ataque en su contra; arremetida en la que también participó el padre del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, que escribió recomendándole al diputado Florido, quien es presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, que renunciara, pues carecía de “valor” y principios. 
Ahora bien, grosso modo, el ataque virtual comienza por la supuesta designación que Luis Florido hizo de unos delegados o representantes de la diáspora venezolana en varios países, sin consultar, ni respetar el liderazgo de venezolanos en el exilio formado en cada una de esas naciones. Esta fue la gota que derramó el vaso, pero también se especuló sobre el desvío o desaparición de un dinero que las ONG´s internacionales estaban aportando para la ayuda de los millones de inmigrantes venezolanos.
Lo cierto es que le arrancaron la cabeza a Luis Florido de la comisión de política exterior pero me parece que entre el gobierno y la misma oposición dentro de su organización y de los aliados entre comillas hicieron leña del árbol caído.
Será el mismo Florido quien aclare lo sucedido, como en su momento lo hizo el diputado de Primero Justicia, Juan José Caldera, luego de que saliera a la luz la grabación de la reunión que sostuvo con Wilmer Ruperti, o como también lo hizo Heliodoro Quintero y cuanto dirigente le ha tocado la puerta el escándalo. 
Igual ocurrió con la denuncia sobre ayuda para campañas electorales por parte de la empresa Odebrecht a dirigentes de la oposición que ya salieron a responder sobre lo sucedido, pero la gente no se cree el cuento, sin embargo, tienen que mostrar la cara de honorabilidad y credibilidad, que es lo más importante en la gestión pública.
Por otro lado, y dentro de este momento por el que atraviesa la oposición venezolana, tenemos el interesante el caso de los diputados. Resulta que se habla de tres clases, la “Clase C”, que son los que no tienen ni para llegar a las sesiones, sin sueldo, sin viáticos y desasistidos por todos lados; luego están los de la “Clase B”, son los que se pagan sus propios gastos; y los de la “Clase A”, son quienes gozan de la ayuda desde afuera y pueden costear muchas cosas, quiere decir que entre nuestros diputados también hay una exclusión y una república que va por dentro.
Lo mismo ocurre con la mini MUD, el mini Frente Amplio, los mini partidos y las inexistentes alianzas, hasta la inverosímil excusa de Eduardo Semtei al partido de Henri Falcón porque el Chato Guede, militante de la Causa R, se fue para España. 
Otro caso es la de la oposición que está fuera de Venezuela, perseguida, excarcelada, donde unos libran una batalla diaria para sobrevivir, otros y en las medidas de sus posibilidades ayudan a los que van saliendo del país, pero otros están haciendo negocios a costilla de la crisis venezolana, se la mantienen de avión en avión, de locheros, de enchufados y corruptos, algunos presos, otros huyendo. 
Sin duda estamos en el peor momento de lo oposición venezolana, ojalá los invada la coherencia, y haya un restablecimiento de principios y valores. 
Por cierto, y valga el inciso, aún no sé ¿Por qué sonreían tanto los cuatro gobernadores opositores sentados en la Casa Amarilla en el sofá esperando la liberación de los presos políticos de Nicolás Maduro?.
Al que le pique que se rasque y al que no, pues que construya una agenda común. El peor momento de la oposición es hoy.

]]>
<![CDATA[Si sigue cayendo la producción dejaremos de ser un país Opep]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Si-sigue-cayendo-la-produccion--dejaremos-de-ser-un-pais-Opep-20180612-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Si-sigue-cayendo-la-produccion--dejaremos-de-ser-un-pais-Opep-20180612-0054.html “Recuperar Pdvsa obliga a reorientar los cuantiosos recursos que requiere la explotación de los crudos pesados de la FPO hacia la extracción de los crudos medios y livianos del occidente venezolano”. 

Pdvsa se sigue cayendo a pedazos debido a la pésima gerencia, la ruinosa corrupción y la falta de inversión. En los dos últimos años la extracción de crudo se desplomó en 900.000 bdp, para caer a solo 1.410.000 bdp, según el reporte de la Opep. 
Por esta razón, Pdvsa notificó a ocho clientes internacionales que no podrá cumplir con sus compromisos de suministro total de crudo durante el mes de junio.  

Pdvsa tiene la obligación contractual de suministrar 1.495 millones de bdp a sus clientes, pero solo cuenta con 694.000 bdp para exportar. El mayor incumplimiento se concentra en el crudo Merey 16, una mezcla de crudo liviano y extrapesado de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO), cuyos contratos ascienden a 1.271 millones de bdp, pero Pdvsa solo puede despachar 578.000 bdp. 
Los refinadores independientes chinos son los principales usuarios de los crudos venezolanos, concentrando cerca del 70 % de los envíos. Otros clientes afectados son Nynas, Tipco, Chevron, CNPC, Reliance, Conoco, Valero y Lukoil, que recibirán parcialmente los volúmenes establecidos en los contratos.
Esta caída del suministro de petróleo venezolano está obligando a las refinerías independientes de China a buscar una fuente alternativa de crudo pesado que necesita para la producción de asfalto. 
Al gigante asiático le urge compensar esta carencia y esto puede desplazar a Venezuela como proveedor seguro, si las compañías chinas deciden comprar otros crudos pesados, como el Cold Lake Blend de Canadá, que tiene una calidad similar a la de Merey. 
El embargo de Conoco y su impacto sobre las exportaciones de Pdvsa 
El embargo de Conoco impide la salida de buques y restringe las exportaciones. El 70 % de las exportaciones se realizan por los puertos de Oriente, que es donde se concentra la mayor producción de petróleo. Por esa razón, los puertos del Occidente están recibiendo el exceso de crudos que se ha ido acumulando en Oriente.
Hasta los tanqueros están siendo utilizados para almacenar los crudos que no se pueden despachar y así evitar tener que reducir producción. Pero si todos los tanqueros están llenos y la capacidad de almacenamiento se va agotando, llegará el momento en que habrá que cerrar la extracción de más petróleo porque no se podrá exportar ni almacenar. 
¿Cómo recuperar Pdvsa para que siga siendo la principal fuente de divisas? 
Los tiempos han cambiado. Las reservas probadas de petróleo ya no se concentran en los países de la Opep. Con la explotación de los nuevos petróleos, EE UU recupera su condición de potencia petrolera mundial y puede superar a Arabia Saudita y Rusia. La explotación del petróleo de lutitas o de esquistos, extraído mediante el sistema de fracturación hidráulica o fracking, comenzó en 2010 y detuvo la caída de la producción petrolera estadounidense. En los años 70, ésta oscilaba entre 12-13 millones de bdp, pero en los 2000 había caído a menos de 8 millones. 
A diferencia de los crudos pesados y caros de la FPO, los nuevos petróleos de esquistos son extralivianos y con costos marginales decrecientes, debido a que las elevadas inversiones iniciales ya se han realizado y los nuevos desarrollos tecnológicos aumentan la productividad y abaratan los costos.
 En 2014 había un consenso en torno a 100 $/b como precio marginal para garantizar las nuevas inversiones, pero este precio se ha reducido a 60-70 $/b y hay reservas de petróleos de esquistos para explotar, al menos hasta el año 2050. 
Ante el auge de los nuevos petróleos, las reservas de crudo pesado de la FPO ya no es lo único que le queda al mundo cuando se acabe el petróleo convencional. Ante esta realidad y la escasez de fondos que sufre Pdvsa, la FPO ya no es una opción financieramente viable, ni económicamente rentable, debido a la competencia de nuevos petróleos de mayor calidad y costos semejantes a los de la FPO. 
Los planes de incremento de la producción petrolera en la FPO no se cumplieron y ya no se podrá alcanzar la  meta de 6 millones bdp. Venezuela no tiene la mayor reserva petrolera del mundo y no va a poder extraer seis millones de bpd porque esto requiere una inversión de $ 300 mil millones que ni Pdvsa ni el Estado venezolano tiene. Empeñarse en extraer crudos pesados es desperdiciar el verdadero margen de recuperación que tiene Pdvsa si prioriza la reactivación de los pozos de petróleo convencional.
Recuperar Pdvsa obliga a reorientar los cuantiosos recursos que requiere la explotación de los crudos pesados de la FPO hacia la extracción de los crudos medios y livianos del occidente venezolano. Pdvsa tiene 35 mil pozos de los cuales están activos 17 mil. 
Hay campos abandonados con reservas probadas de 13 mil millones de barriles que pueden ponerse en actividad de manera rentable. Pero como Pdvsa ni el Estado venezolano cuentan con recursos, se necesitará apoyo financiero para reactivar la industria petrolera. La situación es tan crítica que Pdvsa no pudo pagar $ 2 mil millones para cerrar el arbitraje con Conoco, a pesar de haberlo ganado. 
De allí la necesidad de evaluar la conveniencia y viabilidad de abrir la explotación petrolera a una mayor inversión extranjera, así como ofrecer incentivos fiscales para atraer nuevas inversiones. 
Reactivar la industria petrolera venezolana implica cambiar la orientación de los planes, reducir las inversiones en la FPO y volver la mirada hacia los pozos de petróleo liviano que se pueden reactivar de manera rentable porque no requieren las cuantiosas inversiones en mejoradores de los crudos pesados de la FPO. De lo contrario, la extracción de petróleo seguirá cayendo, Venezuela no podrá exportar más petróleo y en los hechos dejará de ser un país de la Opep. 


 

]]>
<![CDATA[Colombia, política y petróleo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Colombia-politica-y-petroleo-20180611-0096.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Colombia-politica-y-petroleo-20180611-0096.html En Colombia está ocurriendo lo imposible, está volviendo la política y lo está haciendo con un vuelo tan elevado como el cerro Monserrate. Los alternativos, las izquierdas y los progresistas, partidos y organizaciones sociales, personalidades y colectivos, han construido espacios para el encuentro, para el acuerdo, para la unidad, por un propósito que los transciende en sus particularidades y pareceres, la paz.
Antanas Mockus y Gustavo Petro, por ejemplo, que no tienen nada que ver, que tienen orígenes distintos y si se quiere antagónicos, visiones y proyectos disímiles, acuerdan derrotar la violencia y la posibilidad de retroceder a la guerra a punta de votos, sin renunciar a sus ideas, sin negar sus diferencias, pero poniendo a Colombia por encima de todo.
En Venezuela, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), cuyos miembros tienen un mismo origen y comparten visiones y proyectos, pero que no pudieron encontrar la unidad requerida para derrotar a punta de votos a Nicolás Maduro, apuesta por el triunfo de Iván Duque, el candidato de Álvaro Uribe, en las elecciones del domingo que viene, como un aliado para derrocar al Presidente reelecto.
En Colombia, la campaña de Duque contra Petro se ha centrado en tacharlo de “castrochavista”, un término acuñado por la MUD más recalcitrante. Asegura que como presidente Petro haría expropiaciones y convertiría al vecino país en otra Venezuela.
Pero puestos a ver podría resultar lo contrario. Un triunfo de Iván Duque puede terminar de atornillar y galvanizar a Maduro en Miraflores. Sería el argumento irrefutable o la excusa perfecta, si prefiere, postergaría cualquier otro debate, atenuaría los disensos, obligaría a buena parte del país y en especial a las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas a cerrar círculo entorno al Presidente de la República por las amenazas que contra Venezuela ya ha proferido el candidato Duque y su patrón.
Alguna gente creía que Donald Trump fulminaría a Maduro con par de sanciones y en verdad no ha podido ni echarle de la OEA. Créanme, lo más letal que hay contra Maduro es la política, abandonar los tremendismos, lo extremismos de 360 grados y hacer política, si es posible, de orfebrería. 
Cuidado si un probable triunfo de la coalición por la paz que encabeza Gustavo Petro, que viene subiendo como el Magdalena en invierno, pone las relaciones entre Colombia y Venezuela en una perspectiva distinta, fuera de la polarización en la que prefiere moverse el Gobierno, fuera de los antagonismos irreductibles que lo sedimentan todo.
Hay gente que desdeña la política porque la considera “habladera de paja”, porque obliga a dialogar, a reconocer a los adversarios como tales y no como un enemigo a eliminar. Porque tiene sus ritmos, casi siempre sincopados y obliga a un manejo del tiempo en el que hay que saber ensamblar la historia, el sentido del momento y la prospectiva. Hay gente que simplemente no puede con eso y opta por la fuerza, por la violencia, por el ahora o nunca. En el mejor de los casos, se pierden a mitad de camino y entonces no saben qué hacer.
El caso de la MUD en la política es más que evidente, son rehenes de sus propios tremendismos, se fueron a un extremo del que todo resulta estar lejos. Así inicia la soledad. Pero al Gobierno le sucede otro tanto en la economía. Son rehenes de un discurso que no se corresponde ni con su historia, ni con el momento y que, francamente, no tiene futuro. Una prueba de ello es que la dirigencia chavista dentro y fuera del Gobierno habla de una “Venezuela post petrolera, post rentista” porque cayeron los precios y el socialismo, tal como ellos lo conciben, sólo es posible con el barril a 100 dólares.
El Gobierno no podrá darle respuesta acertada y oportuna a la crisis económica hasta tanto no se percate que la crisis reclama acciones que están más allá de los límites de su discurso político y económico. ¿Cómo decirlo? Es como creer que los referentes de lucha del chavismo están en la Sierra Maestra o en la quebrada de El Yuro y no en Lagunillas y Punta de Mata, en Jusepín y Cabimas.
El presidente Maduro ha hablado de “un nuevo comienzo”, de empezar otra vez, desde el principio, pues bien los tiros siempre han venido por el lado del petróleo, desde Cipriano Castro hasta Isaías Medina, desde el maestro Gallegos hasta el 27 y 28 de febrero, desde el golpe petrolero de 2002 de la “Vieja Pdvsa” hasta el descalabro improductivo de la “Nueva Pdvsa”. Por allí hay que empezar y esta vez sí de verdad con los trabajadores, los que abren y “encuellan” pozos, los de los portones donde nacieron las luchas que son los referentes del chavismo.
 

]]>
<![CDATA[Progresismo cuchi, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Progresismo-cuchi-por-Carola-Chavez-20180611-0097.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Progresismo-cuchi-por-Carola-Chavez-20180611-0097.html El progresismo es un mal urbano, clasemedia, tan soso como peligroso. Es un reguero de pincelitos súper lindos, con logos de coloritos cuchis, diseñados en estudios de marketing, con el fin de demostrarnos que no hay capitalismo feo sino mal maquillado.

Los progres salen sus banderas, con sus logos y sus causas fragmentadas, inconexas, a librar luchitas, impulsando campañas para que creamos que nosotros somos responsables del desastre porque compramos ropa fabricada por niños que no ganan un dólar al mes y usamos en bolsas plásticas que luego se traga una ballena y ¡maldita humanidad!…

El progresismo es siempre mínimo y nos vende sus nimiedades como grandes proezas. Entonces el primer ministro de Holanda agarra un coleto y limpia un café que derramó en su oficina, y ¡Ains, que lindo! Aprende Maduro, aprendan todos, que eso sí es un presidente. Al progresismo le importa el café derramado en Holanda, pero no la sangre derramada en Libia o Siria, gracias a las balas de ejército holandés. Para los progres, Holanda es tulipanes, marihuana legal, bicicletas y un mandatario que pasa coleto.

En España, el progresismo aplaude un novedoso gabinete ministerial con más ministras que ministros. ¡Igualdad de géneros! -celebran, aunque lo único que tengan en común una ministra sifrina y una obrera en el paro, sea la totona… y ni eso… Y sin ser aguafiestas, tenemos que alegrarnos “todos y todas” porque los puestos de poder, antes reservados para hombres blancos y sifrinos, los ocupen ahora mujeres sifrinas y blancas… Y Lola en la cola del paro, orgullosa de tan importante logro, y tal…

Por aquí también han pasado con su efímera legalización de la marihuana, con la idea de que la humildad es un par de chancletas, de que la cobardía es estrategia, que las revoluciones tienen años sabáticos, para que sus comandantes puedan tener un programa de tele donde pueda entrevistar y hasta llamar “Premio Nobel de la Paz” al presidente de un país vecino que, cuando fue ministro, ordenó bombardear al país del entrevistador.

Eso es el progresismo, lindo, potable, convenientemente inofensivo, plagado de gremiecitos, ONGs y logros inútiles. No como esas revoluciones de los pueblos, que levantan una polvareda y desordenan todo, que son feas y malas porque luchan por cambiar las cosas de verdad, verdad.

]]>
<![CDATA[¡Por Dios, reflexionen!, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-Dios-reflexionen-por-Asdrubal-Aguiar-20180611-0093.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-Dios-reflexionen-por-Asdrubal-Aguiar-20180611-0093.html En medio de aciertos y desvaríos la “oposición” venezolana es lo que es. No será diferente. Dos variables se lo impiden hoy, y hay la amenaza de que vómitos volcánicos tapen el espacio y densifiquen el aire, calcinándonos a todos. Los cuerpos del régimen que nos oprime y sus oponentes, como lo afirma, con extraordinaria lucidez Edgar Cherubini, ya no caerían solos y sin resistencias al vacío, con la misma velocidad.
No critico a la oposición por criticarla, pues para los demócratas, en especial para quienes cultivamos la libertad, construir libremente la democracia implica expresión y circulación de ideas, búsqueda y difusión de informaciones, posibilidad de indagar y cuestionar, exponer y reaccionar, coincidir y discrepar, dialogar y confrontar, publicar y transmitir. 
Como reza la Declaración de Chapultepec que rige a quienes integramos la Sociedad Interamericana de Prensa, “sólo mediante la discusión abierta y la información sin barreras será posible buscar respuestas a los grandes problemas colectivos, crear consensos, permitir que el desarrollo beneficie a todos los sectores, ejercer la justicia social y avanzar en el logro de la equidad. 
Por esto, rechazo con vehemencia a “quienes postulan que libertad y progreso, libertad y orden, libertad y estabilidad, libertad y justicia, libertad y gobernabilidad, son valores contrapuestos”. Rechazo, de suyo, el mesianismo, al dictador romano cuyo dedo salva o mata después de un espectáculo circense.
En la práctica de la democracia, sólo sus enemigos cuestionan la crítica acre y dura de quienes hacen vida pública. En la contraposición dialéctica, a veces inclemente, fragua la opinión y se logra ver más allá de lo circunstancial. El ciudadano puede decidir en conciencia. 
En la administración de Justicia ocurre otro tanto. Las partes que confrontan con dureza entre sí, mientras más vehementes ayudan al juez. Le aclaran mejor la verdad que ha de proclamar al término, pues tiene la posibilidad, como lo afirma Ortega y Gasset, de otear el bosque más allá de los árboles patentes.
El asunto viene al caso, por cuestiones que me mortifican a diario y he cuestionado recientemente. 
Una es el pedido que se le hace a la oposición de unidad e iluminar alternativas. Pedirle eso a los opositores venezolanos equivale a tanto como exigir a un grupo de secuestrados que se organicen y avengan para resolver el secuestro del que son víctimas. Para que los criminales o el cártel narcoguerrillero que les domina armas en mano y bajo amenaza de muerte, cesen en sus despropósitos. Nadie se lo pide hasta ahora al pueblo cubano y ninguno se lo exigió a los rusos bajo el comunismo o a los alemanes sujetos a nazismo, si caben las comparaciones. 
Los secuestrados requieren asistencia, comprensión, acompañamiento por quienes no sufren el secuestro. Por desesperados y hasta víctimas del agotamiento psicológico aquéllos se inmolan, o mantienen el temple y la esperanza. Y no pocos, al mejor estilo de Ingrid Betancur en Colombia, prefieren ir al lecho con sus captores y mudar la violencia en romance. 
Esa es la tragedia de los secuestros, y Venezuela está secuestrada. 
La otra cuestión hace relación con el autismo opositor. 
Los venidos de la escuela del siglo XX, los que trillan sobre el puente entre el pasado y el actual siglo, y los de la “generación digital”, tienen algo en común, y lo pagan con la pérdida de sintonía con el país sufriente, con sus mismos compañeros de secuestro. Y lo entiendo.
Los del pasado insisten en el monopolio de la política por sus profesionales y sus partidos. Vienen de la escuela “bolivariana” de Vallenilla Lanz, la del Cesarismo Democrático, que logra copar nuestro siglo XIX y la totalidad del siglo XX, incluso bajo el Pacto de Punto Fijo. Miran a la sociedad en su conjunto como expresión de la anti-política. 
No entienden que la modernidad nuestra significó en la gente común, al término del siglo, madurez política y espíritu de crítica. El país pasó en 40 años de 3 universidades a tener más de 400 instituciones de educación superior regadas por toda su geografía. Renunció a la tutela de los políticos. Y la falta de una respuesta oportuna, la ausencia real de desconcentración del poder por éstos, le hizo espacio al tráfico de las ilusiones, a Hugo Chávez, a otro hombre a caballo. 
Los de la hornada más reciente, son víctimas del narcisismo digital. Se dan abasto con los pocos caracteres de sus redes digitales, en las que bloquean a quienes discrepan y no les aplauden. Son practicantes a diario y al detal de la dictadura. Se miran en el espejo y después imponen.
No por azar, todos a uno, sobran excepciones, al no estar vacunados para el ejercicio de la democracia profunda, fundada en principios irrenunciables, que se nutre del diálogo y la confrontación y entre demócratas, dentro de los límites de la moral democrática, en uno y en todos ha prendido otra vez nuestra enfermedad congénita, la del chavismo; que no es distinta a la del perezjimenismo ni a la del gomecismo, salvo por lo más ominoso de la primera, la presencia del narcotráfico. 
No hay desencanto, pues, con la democracia ni con la política, ni en quienes están en la patria, secuestrados, ni quienes sufren la pena del ostracismo como diáspora. Ambos sólo reclaman la calidad de la democracia y la humanización de la política, a saber, transparencia, consulta, respeto, sólo para comenzar.

]]>
<![CDATA[Sociedad huérfana, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-huerfana-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180611-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-huerfana-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180611-0095.html Mientras la clase política venezolana se disputa entre quienes quieren mantenerse en el poder y quienes ostentan el poder, la sociedad se encuentra huérfana de soluciones a los múltiples problemas que padece.

Describo, por ejemplo, que el pasado miércoles 6 de junio de 2018 el alcalde del municipio  Maracaibo Willy Casanova  realizó un programa de televisión desde la Plaza de la República de Maracaibo y como hecho curioso ese sector de Maracaibo que presenta a diario dos cortes de energía eléctrica (uno en la mañana y uno en horas de la noche que pueden durar 12 horas), pero el día que el alcalde realizó el programa el servicio eléctrico  no fue suspendido, y lo más curioso es que los habitantes del sector no fueron capaces ni de organizar un cacerolazo en símbolo de protesta ante la presencia de la autoridad municipal, que sin ninguna duda se burló de los marabinos residenciados en el sector Plaza de la República.


Cuando una sociedad se enfrenta a cortes en el servicio eléctrico desde 4 a 48 horas, cortes en el servicio de agua potable de 2 a 30 días,  a una falta de transporte público en la que, por cierto, el flamante alcalde de Maracaibo afirmó que ellos mejorarán el servicio cuando la “Guerra Económica” sea superada, una sociedad que debe mendigar el efectivo, que el alza de los precios (de todo lo que necesiten adquirir) es a cada hora, que el aseo urbano domiciliado  e industrial es una calamidad, cuando el 80% de los semáforos  se encuentran dañados, cuando la inseguridad crece y crece, cuando comprar un medicamento es un lujo al igual que un cartón de huevos, carne, pollo, pescado, verduras, pan, transportarse por avión, autobuses, microbuses, carros por puesto es un calvario, cuando el éxodo es una opción que crece, y acudir a un colegio, liceo, universidad es una odisea, sin ninguna duda la sociedad venezolana se encuentra huérfana de gobernantes responsables, de dirigentes políticos serios, de ciudadanos críticos y exigentes, y lo más peligroso que después de 20 años de atraso la mayoría de los ciudadanos se acorralaron en sus miedos e intereses lo que aleja a la sociedad de conseguir soluciones a corto plazo del holocausto económico que vive el país.


La oposición política no pega una, el pasado viernes 8 de junio de 2018 realizaron un llamado de protestas en todo el país, en Maracaibo la realizaron en la avenida la limpia frente al centro comercial Galería y la pobre asistencia aclara que la capacidad de convocatoria y movilización de la oposición se perdió, lo que los obliga a hacer cambios urgentes en la vocería y en la estrategia, porque de seguir así solo lograran desaparecer. 


Es posible que puedan aparecer unos padres adoptivos a la sociedad venezolana, y de seguro quienes se queden en Venezuela se verán obligados a unificar criterios para logar resistir y pueda surgir una figura política, empresarial, académica, artística, deportiva, de la sociedad civil acompañada de aliados que podrían sorprender al gobierno y a la oposición. 


Los movimientos que se están gestando en la estructuras de base del partido de gobierno, así como en la división de la oposición no hay que perderlas de vista debido a que muchos de los que no se podían ni hablar se encuentran dialogando sobre puntos coincidentes. 


Lo ocurrido en Perú con la Jugada de Keyko Fujimori para destituir al presidente, en Brasil con Temer que destronó a Dilma y Lula, lo ocurrido recientemente en España son indicios que en política los enemigos pueden ser amigos por intereses comunes.

]]>
<![CDATA[La mundialización de la infamia, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-mundializacion-de-la-infamia-por-Jose-Vicente-Rangel-20180611-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-mundializacion-de-la-infamia-por-Jose-Vicente-Rangel-20180611-0087.html Jamás se dio una concertación tan sincronizada entre la derecha  y el imperio para descargar sobre una nación tanta bajeza, tanto agravio y adulteración de la verdad, como hoy sucede respecto a Venezuela.

 Nunca se había visto tanta infamia circulando por el mundo como ocurre con el caso de Venezuela. Los laboratorios encargados de promover despreciables versiones sobre determinados procesos políticos y dirigentes de sectores progresistas, no descansan en la tarea encomendada por los centros de poder del mundo. A diario aparecen en los medios de comunicación —y figuran en el lenguaje de jefes de Estado y de Gobiernos— las más descaradas versiones sobre lo que ocurre en nuestro país. Jamás se dio una concertación tan sincronizada entre la derecha  y el imperio para descargar sobre una nación tanta bajeza, tanto agravio y adulteración de la verdad, como hoy sucede respecto a Venezuela.
     2) Resulta insólito que en un momento en que la mayoría de naciones está afectada por graves problemas; que la crisis económica y social golpea por igual a todos, y que el control de la situación escape a la mayoría de los gobiernos, el único tema que suscita reacciones, que convoca a un cuestionamiento colectivo, es lo que pasa en Venezuela… y también lo que no pasa. Por ejemplo, si durante el proceso electoral de México han sido asesinados 105 dirigentes políticos y periodistas, así como masacrados y desaparecidos decenas de estudiantes, eso no es noticia. La noticia es, tan solo, lo que ocurre en Venezuela. O lo que no ocurre y entonces se inventa.
     3) La salvaje campaña contra el país no tiene miramientos. No respeta a nada ni a nadie. Uno de sus objetivos básicos consiste en atacar, de forma implacable, a los dirigentes de los procesos de cambio. La promoción de campañas personales para desmoralizarlos. Vemos entonces cómo los ataques se centran en lo personal y en los familiares, a base de circular versiones sin sustento alguno, caprichosas y cloacales. 
      4) Pero uno de los aspectos más sórdidos de esta política, de la mundialización de la infamia, es la complicidad de los gobiernos —incluso los aparentemente respetables—, que recurren al atajo del agravio y a la utilización de recursos que degradan la condición ética y moral de los Estados. Es el caso de los gobiernos de las naciones de la Unión Europea que opinan sobre Venezuela sin conocimiento; sin un mínimo de investigación y guiados solo por el material que les suministran los representantes de una oposición cargada de frustración. A este extremo llegó, incluso, el gobierno suizo que siempre fue respetuoso de los principios que conforman el ordenamiento jurídico internacional. Igual pasa con el gobierno norteamericano, experto en elaborar listas infamantes de funcionarios venezolanos, sin ninguna base legal ni  sustento probatorio, con el único propósito de descalificar. O el gobierno de Canadá, que adhiere la modalidad de la lista, incluyendo en ellas a personas que nada tienen que ver con hechos delictivos. A esta manera de actuar se suman, en la región, naciones como Chile, Argentina, Perú, Brasil, todas con rabo de paja, que han visto en el apoyo a la campaña contra Venezuela, auspiciada directamente por la Casa Blanca, la oportunidad de medrar y de lograr sustanciosos beneficios.
       5) Venezuela vive una experiencia singular. Sus enemigos la atacan, no por defender la democracia que estaría en riego en otras naciones, menos en la nuestra. La atacan en nombre de principios éticos y morales que han colapsado en otros países, pero no aquí. Conclusión: otra vez el mundo al revés de Eduardo Galiano.-

Claves secretas
• NICOLÁS MADURO, a quien no se le reconocía capacidad y méritos para ejercer la presidencia, sorprende a los venezolanos y a gente de otros países con sus diarias ejecutorias --luego de reelecto--, por el grado de dominio de la política y del manejo de situaciones complicadas. Sus ofertas emblemáticas de la campaña electoral, diálogo, paz y reactivación de la economía, reciben de su parte trato privilegiado. No importa que un sector del país lo siga subestimando, porque lo que cuenta es que está adelantando una gestión acertada, agresiva, de materialización de lo prometido en la plaza pública…
• LOGROS CONCRETOS de esa actividad son, entre otros, el dinamismo que le imprime al diálogo y los resultados que hasta ahora ha obtenido; consecuencia  en el cumplimiento de la oferta en esta materia; el clima político del país se ha distendido y merma la violencia, siempre en acecho. Y en cuanto a la reactivación económica se conocen planes concretos e iniciativas audaces que apuntan en esa dirección, cuya ejecución está comenzando…
• PREGUNTA CLAVE: ¿seguirá una oposición dividida, desarticulada, sin liderazgo ni organización, perseverando en actitudes que la han colocado al borde del abismo? ¿Acaso no hay dirigentes en ese sector con suficiente capacidad para rectificar y con voluntad de liderizar un proceso que facilite el diálogo iniciado por Maduro, el cual requiere de interlocutores responsables?...
• OBSERVÉ ATENTAMENTE una entrevista que Carlos Croes le hizo en Televen al sacerdote jesuita Francisco Virtuoso. Debo decir que me decepcionó. Para alguien como él, con una gran responsabilidad ante el país por su condición de sacerdote y de Rector de la Universidad Católica, lo que expresó —por ejemplo— sobre el resultado electoral del 20/M y la actuación del Consejo Nacional Electoral, avalando la denuncia de fraude, me pareció una actitud temeraria. ¿Qué pruebas tiene Virtuoso de que hubo fraude? No basta con acogerse a lo que denuncia Henry Falcón, porque recordemos que años atrás, Henry Ramos Allup dijo lo mismo de un resultado electoral favorable a Chávez y prometió las pruebas que nunca presentó…
• RAJOY, EL más feroz enemigo de Maduro, del proceso venezolano —y protector de Ledezma en España—, fue derrocado de manera incruenta y constitucionalmente. Apostaba a que en Venezuela no habría elecciones el 20/M y a que Maduro saldría del poder. La lengua, dice el refrán popular, es el peor castigo del cuerpo: Maduro sigue en Miraflores muerto de risa y Rajoy fue a parar al basurero de la historia…
• GOLPISTAS CRÓNICOS: como no hubo golpe militar ni intervención extranjera sino victoria electoral chavista; como fallaron todos los planes subversivos en marcha y el diálogo avanza y se abre paso la paz, los eternos cultores de la violencia, desesperados, vienen planificando algunas aventuras que fracasaron al ser detectadas oportunamente por los  organismos de inteligencia del Estado. Una de esas aventuras era el secuestro de un alto jefe militar con el propósito de sacarlo del país y entregarlo al gobierno norteamericano. Otra, levantar un avión Sukoy que bombardearía Miraflores y la residencia del presidente Maduro. Ojo pelao: Estamos viviendo el momento de la desesperación. De la locura de los irresponsables. Momento peligroso por los imprevistos que se pueden presentar. Hay gente capaz de cualquier cosa para drenar su odio…
• PESE A  que la mayoría del país —lo confirman las encuestas— quiere que exista una oposición seria, el clima que hay en este sector indica que, por ahora, resulta una tarea imposible. Mucha egolatría de por medio, muchas ambiciones frustradas, muchas miserias, y poco respeto por el país. No se percibe una luz en el túnel. Lo cual es dramático…
• SEGUNDA DERROTA de Trump ante Venezuela: a) elección del 20/M, cuando se la jugó para que no se realizara; y b), en la reunión de la OEA, donde empleó a sus pesos pesados, el Vicepresidente y el jefe del Departamento de Estado para solo sacar 19 votos a punta de presiones y no poder aprobar la resolución aplicando la Carta Democrática Interamericana. Con el orgullo imperial herido se torna más peligroso. ¡Ojo!-
 

]]>
<![CDATA[Cambio en la conducción política]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cambio-en-la-conduccion-politica-20180611-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cambio-en-la-conduccion-politica-20180611-0091.html Continúa la pesadilla y no se ven signos de mejora. Como “castigo del cielo” la situación económica se agrava día a día. No hay luz al final del túnel. El gobierno dedicado a limpiar su deteriorada imagen después del 20M, engrasar su organización e imponer su manipulado diálogo y conciliación.  Lo que no puede haber duda es que salieron mal en las últimas elecciones. Falló la organización y los inscritos y misiones sociales hicieron quedar mal al gobierno. Votó más o menos la mitad de los comprometidos. Esto, si tomamos los resultados del CNE como transparentes. Un gobierno con más del 70% de los electores en contra. Culpable de la hiperinflación que tiene arruinada a la población y a parte de ella hurgando en la basura. Una sociedad sometida a un acelerado proceso de empobrecimiento, frente a un gobierno empecinado en implantar un modelo socialista contra viento y marea. 
       Una sociedad que en el 80% adversa la gestión de quienes gobiernan. Sin que se le planteen alternativa validad en contra sentido. Allí está el dilema. Huérfana de una visión convincente y del trazado de un camino que cautive y haga florecer las emociones y pasiones.  Motive los espíritus de lucha y aglutine a la dispersa y desorientada masa opositora. Mientras tanto lo que se observa son unos bosquejos con sentido de lineamiento políticos débiles y personalistas. Cuyos contenidos generales refieren a transiciones y cambios de gobierno inmediatos y definitivos. Su factibilidad no se ve por ningún lado. Dejando la sensación de mayor incertidumbre y poca viabilidad. Una dirigencia opositora fragmentada por las ambiciones personales y grupales sin sentido de solidaridad y cohesión. 
         Para la gran mayoría de las personas la victoria de esta lucha por la democracia plena, contra la arbitrariedad y el totalitarismo, descansa fundamentalmente en las acciones coherentes y asertivas de una plataforma política unitaria de las fuerzas políticas. Ese es el reto de la dirigencia opositora (...).   
         
   Venezuela reclama un cambio en la conducción política. Un viraje calculado y planeado hacia un modelo de gobierno plural y democrático. Cuyo desempeño beneficie a las grandes mayorías y venga acompañado de justicia social amplia y universal. Sin populismos fracasados ni programas clientelares diseñados para controlar políticamente a la población más débil económica, social y culturalmente. Un gobierno democrático con independencia de los Poderes Públicos y una fuerte institucionalidad. 
 

]]>
<![CDATA[Vargas Llosa y la violencia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vargas-Llosa-y-la-violencia-20180611-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vargas-Llosa-y-la-violencia-20180611-0089.html Demostrando que los años lejos de tornarlo más sabio han potenciado su obcecación y su fanatismo, Vargas Llosa declaró hace un par de días en Madrid que la elección de Gustavo Petro en la próxima elección presidencial de Colombia sería un grosero error. Según el novelista peruano, Petro es “un candidato muy peligroso que puede empujar a Colombia cada vez más hacia soluciones de tipo colectivista y estatista, es decir, a un populismo”.
 Por supuesto, se trata de opiniones que carecen de fundamento. A esta altura de su vida Vargas Llosa no se preocupa por estudiar seriamente los temas sobre los cuales opina sino que emite despreocupadamente sus “ocurrencias”, productos cerebrales que no deben confundirse con las ideas, que son expresión de un razonamiento complejo por completo ausente en aquéllas. Quien quiera ver un completo catálogo de sus “ocurrencias” no tiene más que leer su último libro, La llamada de la tribu, para comprobarlo.

En el caso que nos ocupa no solo el Nobel peruano no se tomó la molestia de estudiar la propuesta de Petro y de Colombia Humana, la coalición política que lo apoya, sino que además se permitió incurrir en un dislate mayúsculo al afirmar que Colombia “es una democracia que funciona; las instituciones en Colombia funcionan, hay una tradición institucional”.
 Una democracia que estuvo en guerra durante más de cincuenta años y que por la presión de una parte del Congreso y el Poder Judicial (no así la Corte Constitucional) ha incumplido y saboteado sistemáticamente el proceso de paz. Recordar también que, cuando consultada, la población rechazó los acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla (50.2 % por el no, 49.8 % por el sí) y los medios de comunicación tuvieron mucho que ver con tan lamentable resultado que mostró, además, la profunda fractura que divide a la sociedad colombiana. Una democracia que, según cifras oficiales “desde el momento de la dejación de armas en junio de 2017, han sido asesinados 85 ex combatientes o sus familiares… y entre comienzos del año pasado y lo corrido de este, la violencia homicida ha recaído sobre 260 ‘líderes sociales’, entre los cuales cuentan parte de los 166 de Marcha Patriótica asesinados entre el 2011 y 2018”. 
[1] Seguramente cuando Vargas Llosa habla de “tradición institucional” estará pensando en la que instituyó el padrino del candidato que goza de su favor, Iván Duque. Hablamos, claro está, del narcopolítico Álvaro Uribe Vélez, denunciado como tal por el FBI y la DEA en 1991 y que desde entonces es un rehén de Washington, so pena que le pase lo que le ocurrió a otro narcopresidente, el panameño Manuel Antonio Noriega, que terminó purgando una condena de cuarenta años de cárcel. [2] En su condición de rehén de Estados Unidos Uribe —y por extensión su peón, Iván Duque— deberán hacer lo que Trump les ordene. Y si el rehén del rehén no obedece Uribe puede seguir los pasos de Noriega. 
Seguramente que para Vargas Llosa este es un detalle menor que para nada empaña la inmaculada tradición institucional de Colombia. Lo mismo que haya 13 estrechos colaboradores durante la presidencia de Uribe Vélez condenados o procesados por la justicia colombiana. [3] O que, cuando presidente, Uribe Vélez hubiera organizado el reclutamiento (o el secuestro) de miles de jóvenes colombianos de los pueblos más apartados del país engañándoselos con la promesa de un empleo, se les vistiera de guerrilleros y luego se los fusilara, para mejorar las estadísticas, presentando a esas víctimas como prueba de la “eficiencia” de la política de combate a la guerrilla que proponía el presidente. 
Hay que recordar que cómplice de estos crímenes fue el actual presidente Juan Manual Santos, que era su ministro de Guerra. Las fosas comunes que se encuentran por todo el territorio colombiano son otro indicio de la calidad de la democracia de ese país, puesta en peligro ahora por la candidatura de Gustavo Petro lo mismo que los más de siete millones de desplazados por el paramilitarismo, el narcotráfico y el conflicto armado. [4]

En fin, las listas de las monstruosidades perpetradas por esta peculiar “democracia” colombiana sería interminable. Pero eso no arredra en lo más mínimo a Vargas Llosa, devenido en un killer literario fiel a sus reaccionarias obsesiones y leal con sus jefes políticos en Washington y Madrid. Por eso sale a matar con sus palabras a quienes, como Petro o López Obrador hoy, y antes Cristina Fernández, Dilma Rousseff, Lula, Chávez, Maduro, Correa, Evo, Kirchner, en suma, a todos los que tuvieron la osadía de negarse a ser sirvientes del imperio. 
¿Cómo calificar la conducta del narrador peruano? Simple. Eso se llama “apología de la violencia”, y es una figura criminal.

]]>
<![CDATA[Entramado corrupto, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Entramado-corrupto-por-Maryclen-Stelling-20180611-0084.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Entramado-corrupto-por-Maryclen-Stelling-20180611-0084.html La corrupción ha sido reconocida formal y públicamente por el Ejecutivo,  informando sobre “un plan especial (…) de lucha contra la corrupción y las mafias criminales (…) que requiere una profunda revisión interna” y  será presidido por el Presidente, el Poder Constituyente y el Poder Judicial. 

El Fiscal General, en la presentación de su Memoria y Cuenta, señaló que la corrupción ha causado “un daño patrimonial al país superior a los 15 mil millones de dólares”.   Debemos acotar que la corrupción no es meramente  un problema económico, por cuanto se vincula directamente con la política. 
En esa dirección, queremos señalar la inminente obligación de  confrontar las causas de la corrupción: patrimonialismo, corporativismo, clientelismo, prebendalismo, enroque... La gestión de lo público se caracteriza por impunidad,  opacidad,  discrecionalidad, débil rendición de cuentas, extrema movilidad que desemboca en un deslave institucional. La impunidad,  además de erosionar el estado de derecho, deteriora la legitimidad y la confianza, produciendo sentimientos de frustración y desesperanza,  estimulando la corrupción ciudadana.

En tanto causas generadoras de la corrupción, señalaremos el corporativismo, aquellos  grupos de interés que, apoderados de instituciones, colocan sus intereses y beneficios particulares por encima del interés público. La corrupción baja en forma de  cascada a lo largo y ancho del aparato burocrático, reproduciendo sin control su propia lógica.  El patrimonialismo, otra forma perversa de gestión,  florece cuando el amiguismo y el parentesco se funden y confunden con la gobernabilidad, dando lugar a un ejercicio discrecional del poder mediante lazos de familia o amistad que impunemente se  consolidan como sistemas de dominación política.
  Cuando se desvanecen las fronteras entre el sector público y el privado,  se enquista la creencia de que los bienes públicos pueden ser patrimonio privado, en detrimento de una administración transparente por autoridades legítimas y una rendición de cuentas a la sociedad, mediante los órganos requeridos para ello. 

¿Somos víctimas pasivas de una cultura corrupta que se reproduce sin control?,  ¿es un problema estructural o coyuntural?

Aun cuando el Gobierno ha reconocido la corrupción, debe realizar un análisis descarnado sobre sus causas, manifestaciones, consecuencias y diseñar un plan multidimensional, más allá de lo cosmético o las consecuencias políticamente visibles.

]]>
<![CDATA[Amor, artículo de Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Amor-articulo-de-Eduardo-Fernandez-20180611-0086.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Amor-articulo-de-Eduardo-Fernandez-20180611-0086.html Hoy se me ocurre hablar del amor. Creo que una de las manifestaciones de la crisis venezolana tiene que ver con la crisis de afecto, con la falta de amor.
 
El cristianismo trajo al mundo un mandamiento nuevo. El mandamiento del amor. “Que os améis los unos a los otros como yo los he amado. En eso reconocerán que son mis discípulos”.

Tres grandes revoluciones han ocurrido en la historia de la humanidad. La Revolución Francesa en 1789 predicó: “Igualdad, libertad y fraternidad”. La Revolución Soviética en 1917 proclamó “Proletarios del mundo, uníos”. La más grande de todas las Revoluciones es la Revolución Cristiana que se hizo presente hace más de 2000 años y que nos trajo un mandamiento nuevo: el mandamiento del amor.

¡Que diferente sería el mundo si todos asumiéramos el mandamiento del amor! Las palabras claves del mensaje cristiano son precisamente las que convocan al amor, a la fraternidad, a la solidaridad, al perdón, las que nos recuerdan que Dios es amor y que solo en el amor encontraremos la felicidad, la paz, la justicia y la verdad.

El evangelio según San Juan nos dice: “Este es mi mandamiento que se amen los unos a los otros como yo los he amado”. “Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos”. “Ustedes son mis amigos. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre”.

Antes, en el mismo evangelio, nos había dicho Jesús: “Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena” El cristianismo es alegría. Hoy en Venezuela prevalece la tristeza. Los cristianos y todos los venezolanos de buena voluntad tenemos que trabajar por devolverle la alegría a nuestro país y a nuestros compatriotas. Se trata de luchar por la justicia, por la libertad, por el respeto a los derechos humanos, por el progreso de todos y de cada uno de los venezolanos (...). 

“Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros.

Y el Salmo 145 nos dice: “El Señor es verdad en todas sus palabras, el Señor es amor en todas sus obras. El señor sostiene a los que caen, el Señor endereza a los que se inclinan”. 
¡Qué diferente sería el mundo  (...)  Qué diferente sería Venezuela, si practicáramos el mandamiento del amor. Y, sobre todo, si erradicamos el odio y las maledicencias.

]]>
<![CDATA[El congreso del Psuv, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-congreso-del-Psuv-por-Rafael-Ramirez-20180611-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-congreso-del-Psuv-por-Rafael-Ramirez-20180611-0092.html  

Muy oportuna será la realización del Congreso del partido, anunciada para el 28 de julio. Es momento para dar una discusión franca, democrática sobre la situación actual del país; las dimensiones de la crisis que padece; reafirmar los principios; y, por, sobre todo, retomar el camino, corrigiendo los graves errores que se han cometido en la conducción del gobierno, durante todo el período posterior al fallecimiento del Comandante Chávez.

 

El partido debe hacer una evaluación profunda de cuál ha sido su papel en este tiempo de turbulencias; y asumir su rol de vanguardia de la revolución venezolana. Todo ésto pasa por una profunda autocrítica con respecto a su funcionamiento; su silencio ante las evidentes desviaciones del gobierno; y, las pretensiones del madurismo de desplazar de todos los niveles de dirección a los factores revolucionarios, como ya lo han hecho en gran medida. El partido tiene que reafirmarse en su papel de ser el cuerpo conductor de una revolución socialista en Venezuela; no permitir que se siga imponiendo un régimen de gobierno revisionista de derecha que, poco a poco, ha ido despojando a nuestro proceso, de todos los elementos que lo prefiguraban como una revolución.

 

El partido debe ser el factor garante de la unidad de los revolucionarios, lo cual necesariamente pasa por permitir y estimular en su seno la discusión política, así como, la crítica al gobierno y su actuación, si los mismos contravienen los principios que le dieron nacimiento a nuestra organización. El papel del partido, si es un partido revolucionario, es fundamental en la conducción de una revolución, y en evitar que el gobierno sea el que la asuma. Ahora mismo, los caballos van detrás de la carreta. Es el partido el que se subordina al gobierno, al madurismo. Hasta ahora, el partido sólo aplaude, no conduce, no orienta: el partido debe reasumir su rol histórico.

 

Desde los quince años de edad, he militado en partidos de la revolución; creo firmemente en la necesidad de su existencia, prefigurando en su seno, la sociedad y los valores, la conciencia que luego ha de irradiarse a toda la sociedad, a través de la acción política. Iniciamos nuestra formación, en el ya legendario “PRV-RUPTURA”, por muchos años, duros, pero de gran aprendizaje, estudio, trabajo político en la calle, hasta que la dirección política de entonces se extravió en Cabure, y optó por la disolución de nuestra organización. Luego, insistimos en el intento con la Esperanza Patriótica, desde las montañas de Mérida, pero ya la dispersión era la regla en el campo revolucionario, y la crisis era extendida en el país, hasta que el pueblo se fue solo, espontáneamente a la calle, sin una vanguardia, y lo masacraron en su grito desesperado durante “El Caracazo”.

 

Fue sólo el Comandante Chávez con su acción valiente, a contra corriente de la mayoría de la izquierda y sus partidos ya adaptados al sistema, quien supo interpretar y darle cauce a las legítimas aspiraciones de cambio del pueblo con su acción del 4 de febrero, rasgando por un momento, las tinieblas de la IV República; y el control absoluto, la asfixia, que habían impuesto a un país inmerso en una terrible crisis estructural del capitalismo atrasado, dependiente, mono productor, periférico, que se instaló con el advenimiento del petróleo.

 

La historia nos enseña, que cuando un partido, o su dirección, se agotan, extravían o éstos son capturados por el sistema que quieren superar, sencillamente se despojan de su carácter revolucionario, se diluyen en el gobierno, sucumben al poder y al final, pierden su esencia crítica y capacidad de conducir los procesos revolucionarios. Se ha hablado bastante del papel del partido, hay mucha teoría. El PSUV, debe discutir cuál ha sido su papel en este período y revisar si ha luchado o nó suficientemente para preservar el legado del Comandante Chávez; si su forma de funcionamiento, ha respetado sus estatutos, la democracia interna, y si es él quien conduce la gestión del gobierno o es al revés.

 

Como miembro fundador del PSUV, he formado parte de su dirección política, he sido Vicepresidente para el Oriente del país, donde obtuvimos importantes victorias, sobre todo cuando recuperamos el Estado Sucre para la revolución; luego Vicepresidente en el Occidente (Zulia-Los Andes), donde logramos una sorprendente y resonante victoria en Mérida.

 

Desde la “Batalla de Santa Inés”, en 2004 hasta la última contienda electoral del Comandante Chávez en 2012, fuí el jefe de movilización y logística de nuestro movimiento. Conozco al partido; a sus dirigentes nacionales, medios, a las bases, organizaciones populares; respeto mucho a toda la militancia, porque me consta que han acompañado al esfuerzo revolucionario, transformador, con lealtad; siempre han luchado para mantener la voz de Chávez en el corazón del pueblo.

 

Sabe el partido que he sido objeto de una feroz persecución interna, un linchamiento moral, y que han tratado de cambiar la historia; mintiendo y horadando mi nombre y reputación, porque he mantenido desde siempre una voz crítica ante lo que ha venido sucediendo en el país, y ante los graves errores que nos han llevado a esta situación. Yo he asumido mi responsabilidad y he pagado un alto costo. No se me ha dado derecho a la defensa: a exponer mis argumentos, se me ha sacrificado en un proceso inquisitorio impensable hace tan solo pocos años, a la par que se ha destruido una de las obras fundamentales del Comandante Chávez y de nuestra Revolución, como era PDVSA y nuestra Política Petrolera.

 

No ha habido sensatez, se ha hecho una política desde las “tripas”. Mientras estuve ocupando mi posición en las Naciones Unidas, las pocas veces que pude viajar al país, conversé con varios miembros de la Dirección Política del Partido; de la Dirección Militar del País; manifestando mis preocupaciones, de todo tipo, y advirtiendo que se me estaba acorralando y preparando en mi contra una “operación de aislamiento”, e incluso de entrega al enemigo. Siempre se me aconsejó “calma”, “paciencia”. Perdimos la oportunidad de atajar ésto a tiempo, el chavismo entrega su revolución sin disparar un tiro.

 

Debo decir, que, para sorpresa mía, el presidente sí ha convertido estas diferencias políticas en un tema personal, con mucho resentimiento, y ha utilizado todo el poder que tiene como Jefe de Estado para hacerme daño en lo personal: resulta insólito, que un jefe de gobierno utilice sus poderes para perseguir y dañar a un ciudadano y más aún, a quien estuvo junto al Comandante durante tanto tiempo, hasta los últimos momentos de su vida, ocupando altas responsabilidades en el Estado y la Revolución.

 

De mi parte, siempre he defendido mis posiciones políticas de izquierda, no las oculto, no las tranzo; mi visión del tema petrolero, económico: siempre hago un ejercicio efectivo y a tiempo de la crítica y autocritica revolucionaria. Es preocupante que el presidente insista en este abuso de poder, así, en su última alocución en PDVSA, ya asoma nuevas falacias, campañas, ahora, en lo personal. Cosa extraña que debe poner en alerta a todo el país, porque demuestra falta de equilibrio en el tratamiento de los asuntos de Estado. En mi pueblo, por allá en Trujillo, la palabra tiene mucho peso y el honor de los hombres también.

 

Durante el último congreso del partido en el que pude participar, año 2014, expuse a la Plenaria de los delegados, en el Teatro Teresa Carreño, la situación económica del país; las perspectivas de caída del precio del petróleo (siempre andaba con mi reporte de precios en la mano, mostrando con preocupación la tendencia de caída en todas las instancias), lo que debíamos hacer. Recuerdo que quien conducía el debate me indicó, luego de recibir una llamada, “que se me había terminado el tiempo”, e incluso practicó con cierto entusiasmo un “mini cacerolazo” de copita y cucharita, a lo que el Congreso reaccionó con indignación: de pié exigieron que continuara la exposición.

 

Los que estaban allí presentes, seguro recuerdan ese episodio y la presentación. Yo la conservo. Por eso, el presidente miente cuando afirma que “nuestros expertos petroleros no previeron la caída del precio del petróleo”. No sólo es falso, sino que conservo copia de los informes que le preparé como Ministro de Petróleo y como Vicepresidente Económico, advirtiendo innumerables veces sobre la caída del precio del petróleo, las consecuencias que habría para el país, y las medidas económicas que habrían de ser tomadas antes de que ésto se produjera y, por supuesto, para prevenir los efectos que hoy, lamentablemente, estamos viendo.

 

Pero el presidente desestimó estas advertencias, así como, nunca leyó los documentos de Giordani, ni los de Merentes. Es otro el problema, es un problema de comprensión y responsabilidad en la conducción del país. Tal vez tenía ya para ese entonces, otros “asesores”, escuchaba otras voces que no eran las del Chavismo.

 

En el penúltimo Congreso, a principios de 2015, los delegados me eligieron como parte de la Dirección Política del PSUV, pero jamás fui convocado. Una sola vez pude viajar y aparecer de repente, para sorpresa de varios de los presentes. No había la intención de que pudiese ejercer las responsabilidades que me confirieron los delegados. Luego me enteré que la Dirección realmente no funcionaba, se instaló un “equipo político”, que desde entonces ha secuestrado las decisiones del partido y la conducción del país.

 

Volviendo al Congreso del Partido, quiero por esta vía, pedir un derecho de palabra en el Congreso, que se me permita hablar, para exponer mis puntos de vista, explicar lo que haya que explicar y hacer mis planteamientos y ofrecer mi experiencia de trabajo, para contribuir a salir de esta severa crisis en todos los órdenes que sufre el país. Este Congreso puede ser una oportunidad para poner las cosas en su sitio, superar el odio y la mentira, recomponer las filas del Chavismo; que podamos volver los que estamos exiliados, que sean escuchados los que están presos, que podamos reencontrarnos con Chávez, su esencia y su palabra.

 

Varios temas debería abordar el partido en sus discusiones:

 

El primero de todos, es revisar si seguirá siendo un partido socialista. Debe analizar la vigencia del Socialismo del Siglo XXI y del Plan de la Patria como documento programático de nuestra revolución. Yo creo que sí, y que necesita ser reafirmado por el Partido. Una pregunta motora para esta cuestión, sería una muy sencilla, que siempre hacía el Comandante Chávez: Dónde está el Socialismo? , si el partido se reafirma como socialista y el Plan de la Patria es nuestro Plan, entonces estamos hablando del partido de Chávez.

 

Podríamos comenzar por allí: ¿Dónde está el socialismo en este gobierno? ¿Dónde está en la economía? ¿Dónde están los programas sociales, las Misiones, la democratización de la sociedad, los niveles de escolaridad, la salud, la alimentación, la pobreza, la equidad? ¿Dónde está el socialismo en las empresas del Estado, en la creación de trabajo, en los valores y la ética del gobierno? ¿Dónde está el Socialismo en el Arco Minero, en PDVSA, en las Empresas Básicas? ¿Dónde está el Socialismo en el Petro, en las cajas Clap?

 

No sé si recuerdan que, durante el gobierno del Presidente Chávez, éste hizo muchos esfuerzos para explicar al pueblo el carácter socialista del mismo, y de manera insistente preguntaba en todos los espacios, dónde estaba el socialismo. Sobre todo, insistía en el hecho de que el socialismo debía ser “humanamente gratificante”; un principio: el “vivir bien” como un concepto espiritual, que abarcara mas que únicamente las necesidades materiales; que, por supuesto, el socialismo debía estar en capacidad de atender.

 

Este gobierno no es socialista. Usa el término y lo que ha logrado es un extendido y profundo rechazo a la sola idea, porque el pueblo la asocia a la crisis que estamos viviendo. La primera tarea del partido entonces será, retomar el socialismo; no en la consigna, en el título, nó. En su esencia liberadora, creadora, de trabajo, de justicia social, de alternativa para la humanidad.

 

Hoy día lo que campea en la economía y las relaciones sociales, espirituales, es un capitalismo brutal; expropiador del valor del trabajo, de nuestros recursos naturales, empobrecedor del pueblo, donde prevalecen las salidas individuales, donde no hay Estado que defienda ni intervenga a favor del ciudadano, donde impera la ética del despojo, del malandraje, y se diluyen los conceptos de solidaridad, soberanía, integridad, patria.

 

El Congreso debe pedir cuentas al gobierno, ¿por qué se han deteriorado tanto las condiciones de vida del pueblo?, la disfuncionalidad del país es tal que no hay transporte público, el pueblo va en camiones para transporte de animales, no funcionan las telecomunicaciones, no hay medicinas, no hay alimentos, no hay salario que pueda comprar, aunque sean los alimentos mínimos, no hay producción de insumos, ni de petróleo, no hay internet, estamos desconectados por vía aérea, no hay luz, no hay agua, no hay gas, hay hiperinflación, los venezolanos huyen del país como pueden.

 

Entonces ¿Qué pasa con el gobierno? Todo tiene una excusa, nadie asume ni hace su trabajo, no se sirve al pueblo, el pueblo no participa, no tiene cómo. Entonces allí está fallando el partido. Es una falla grave no acompañar al pueblo en sus necesidades, en sus aspiraciones. Se está dejando el campo abierto a otros actores políticos, pareciera que no existe la suficiente conciencia del partido ante el sufrimiento del pueblo.

 

La economía debe ser otro gran tema. Primero, hay que prohibir las excusas en la discusión. Hay que asignarle a las sanciones y la llamada guerra económica, un peso, un porcentaje, pero ya. No todo es guerra económica, ni sanciones. Es mentira, es parte de la manipulación mediática del gobierno, que tiene todos los medios para desinformar. Ya no hay excusa para no hablar de la economía. Les ofrezco retomar las medidas propuestas por nosotros al presidente, cuando estábamos en la Vicepresidencia Económica y comenzar por allí: por el último Congreso, la discusión en el Teresa Carreño. Muchas cosas hay que revisar y actualizar, porque en economía, si no se toman decisiones a tiempo o no se toman de ninguna forma (que fue lo que pasó), los problemas se agravan exponencialmente. La confianza es básica en economía y ella se obtiene cuando se toman decisiones, que sean correctas, que atiendan a un Plan.

 

Los problemas siguen vigentes: la política cambiaria, la hiperinflación, el desabastecimiento, el contrabando, el mercado paralelo, el “bachaqueo”, el trabajo, la producción, la especulación financiera, las cuentas fiscales, la deuda.

 

El gobierno debe explicar al Congreso cuál es su Plan para el rescate de la economía, explicar al partido quiénes son sus “asesores”, cómo es esa alianza con la derecha especuladora con el tema del Petro, que pasó con el Arco Minero, qué pasa en PDVSA, cuál es la Política Petrolera que seguirá el Gobierno, dejar de lado las fantasías de las conspiraciones contra la producción dirigida desde afuera. ¿Vamos acaso a abandonar la Política Petrolera del Comandante Chávez, la Plena Soberanía Petrolera? ¿Por qué se entrega PDVSA a las transnacionales, a empresas de maletín? ¿Por qué se está privatizando PDVSA, qué va a hacer la Junta Directiva? ¿Cuál es la situación de todo el parque industrial del Estado, de las Empresas Básicas, las cementeras, los insumos de alimentos? ¿Cómo está la producción agrícola, las tierras recuperadas, están produciendo?, ¿los insumos para la producción, fertilizantes, semillas?

 

Otro tema a discutir seriamente es el de la corrupción. Primero, hay que dejar de lado la mentira y su utilización como arma de persecución política para desaparecer a los contrincantes. No se puede aceptar que la corrupción sea un fenómeno inherente al Chavismo y menos, a PDVSA. NO es verdad. Se le ha hecho un profundo daño al Chavismo con este tema. No ha imperado ni la objetividad ni la sensatez. Los que creían que era un excelente argumento para perseguir y destruir PDVSA, son unos insensatos que han acabado con la empresa mas importante del país y el instrumento mas efectivo del Estado, en términos de recursos y apoyo para la democratización de la sociedad; la batalla contra la pobreza y la exclusión; y, sobre todo, para preservar la soberanía económica.

 

Si hay hechos de corrupción, hay que abordarlos como el que aborda una enfermedad. Ver todo el panorama, revisar todo el cuerpo del Estado. Entender que justamente en un país petrolero como el nuestro, con un capitalismo “vivito y coleando” donde ingresaban mas de 120 mil millones de dólares al año al torrente de la economía, sin capacidades productivas de absorción de esta renta y sin mecanismos de ahorro de los excedentes, la apropiación de la renta es un peligro permanente, un factor que, aunado a los mecanismos intactos de especulación o erradas políticas monetarias (como mantener el control cambiario), potencian la posibilidad de corrupción y la extienden a todos los niveles de la sociedad. La corrompe hasta los huesos.

 

No es un fenómeno único de una institución, el que crea eso, es un pendejo. La corrupción está en PDVSA, en la Fiscalía, en el Poder Judicial, en los cuerpos policiales, en la Tesorería de la Nación, en Miraflores, en el círculo íntimo del madurismo, en Cencoex, en Cadivi, en los Puertos, en el ámbito militar, en la Banca, en el Petro, en el Arco Minero, en el SENIAT, en las Empresas Básicas, en el BCV, Ministerios de Infraestructura, Transporte y Comunicaciones, Alimentación, Cancillería, en los Sindicatos, Gobernaciones, Alcaldías, en los partidos de la oposición, en las empresas importadoras, en los privados, en las contratistas, constructores y un largo etc.

 

No es verdad que las transnacionales están a salvo de este fenómeno, ni el sector privado, ni la derecha. No es verdad, como torpemente lo ha difundido el madurismo, que el Chavismo es corrupto. No es verdad que existen empresarios buenos y malos, que los empresarios que hoy día merodean a los líderes del madurismo, les mantienen sus gastos, estilo de vida, sus viajes, sus adquisiones, su poder, que esos empresarios, que habría que hacer una lista larga, sean buenos, mientras que otros son los malos. Por cada corrupto de la Administración Pública hay por lo menos cinco agentes del sector privado. Ésto sin hablar de los “grandes señores y apellidos”, que tienen una especie de “patente de corso” para hacer en este país lo que les venga en gana.

 

No se pueden hacer esas torpes distinciones, hay connotados personajes que, es público y notorio, se han involucrado en corrupción, por las fortunas y bienes que detentan en el exterior, que las exhiben, que nadie se atreve a mencionar o bien porque son los “panas”, amigos del grupo de alguien que se mantiene en el poder, o porque hacen lo que el madurismo quiere que haga. NÓ, la realidad es que, para mantenerse al margen de la corrupción en un país como el nuestro petrolero, con un capitalismo especulativo intacto, hay que tener mucha integridad moral, ética, compromiso y conciencia. Y esa es la discusión que hay que dar, la moral y ética que acompañan a la revolución, al socialismo y los mecanismos de prevención y combate a este flagelo, el cual todo revolucionario y hombre honesto debe rechazar.

 

Pero ésto no puede abordarse haciendo “razzias”, como han hecho SÓLO en PDVSA, destruyéndola, desprestigiándola, se ha hecho un show político del madurismo, una “vendetta” del Fiscal con las detenciones sensacionalistas, sin el debido proceso, sin el derecho a la defensa, parece que alguno de esos “asesores” del madurismo; los mismos del partido “ni fu ni fa”; los que dejaron a Chávez estampado en una camiseta estilo hindú, hubiesen recomendado hacer, de la PDVSA Roja Rojita, pasto del malandraje y tumba del sentimiento y moral Chavista. Eso sí es corrupción. Sería muy interesante que los cerca de 100 trabajadores de PDVSA presos hablaran, pudiesen defenderse, dar sus argumentos, explicar. Que los empresarios contra los que ha habido un ensañamiento personal del presidente que los ha llevado hasta la cárcel llamada la “tumba”, los militares, los Chavistas presos por razones políticas, acusados de cualquier cosa, tuviesen un debido proceso, derecho a la defensa, un trato legal, tipo Banesco, tipo Chevron o tipo preso de la oposición.

 

Otro tema que el Congreso debe abordar, es el respeto a los derechos humanos, el fin al Estado policíaco de terror e intimidación en que se ha convertido el gobierno. El abuso que se ha hecho del poder del Estado, de los cuerpos de inteligencia, la violación sistemática de los Derechos Humanos, las detenciones arbitrarias, secuestros, sin derecho a la defensa, al debido proceso, es un acto grave, que ya no se le puede achacar a una actuación aislada, puntual, de un funcionario. Nó, ha sido una política sistemática de esta Administración, reivindicada por el madurismo que nos retrotrae a los peores tiempos de la IV República y con ello se viola la Constitución y la ética de una Revolución, donde se supone que el ser humano es el centro de todas las preocupaciones.

 

El Fiscal debe renunciar o ser removido, porque ha permitido, ha sido protagonista y partícipe de la violación a los derechos humanos. Una ausencia del debido proceso, la instigación al odio, el silencio cómplice ante crímenes de todo tipo, el haberse convertido en un agente de un grupo de poder que utiliza la majestad del Estado para violentar los Derechos Humanos.

 

¿Dónde están las voces de los defensores históricos de los de Derechos Humanos en el país?, ¿al partido no le da vergüenza que, en nombre de Chávez y del socialismo, se tengan presos políticos incomunicados, sin juicio, secuestrados, en condiciones deplorables?, ¿no se supone que una revolución chavista, debe diferenciarse de los métodos y códigos de regímenes autoritarios de derecha? ¿No se parecen mucho los jefes policiales y sus métodos, a los utilizados por los jefes policiales de la dictadura y de la IV República?, ¿en verdad les parece normal meterle un cohete a un grupo rodeado por soldados y policías?, ¿no debería el partido hacer una revisión de qué está pasando en “la tumba”, y otras prisiones del país, preguntarse cómo es que mueren quemados vivos mas de 67 presos comunes en Carabobo y que nadie dé la cara?, definitivamente, este es un gobierno autoritario y necesita que alguien lo controle y le ponga coto a esta actuación. Esa es parte de la discusión en el Congreso, el partido no puede guardar silencio cómplice ante esta actuación represiva, ésto desvirtúa la naturaleza del socialismo.

 

Finalmente, el Congreso debe revisar en perspectiva cuál es la política hacia el resto de los sectores del país, de los partidos políticos y cómo restablecer el Estado de Derecho, el ejercicio de la política con “P” mayúscula. Todos los números indican que el PSUV es, afortunadamente, la principal fuerza política del país, esos ensayos financiados y promovidos por el madurismo como el partido “ni fu, ni fa”, no tuvieron éxito ni arraigo en los sectores populares. Aunque ésto es cierto, también lo es, como lo indica el último proceso electoral, que la mayoría del país no se expresó políticamente. Hay que saber interpretar el comportamiento de esos amplios sectores de la sociedad.

 

Dejar atrás el sectarismo, rescatar la unidad y cohesión del Chavismo en torno a las banderas programáticas del PSUV, el socialismo, el Plan de la Patria, restablecer la democracia interna, cesar la persecución de los cuadros revolucionarios, acabar con el “pranato” político, asumir el rol de conductor de la revolución, preparar un programa de discusión abierta, democrática para abordar la solución de la terrible crisis del país, restablecer la moral y ética chavista, revolucionaria, la verdad y el trabajo, impedir que el madurismo siga asfixiando a nuestra organización, detener la entrega del petróleo y luchar por defender nuestra soberanía e integridad territorial, defender nuestras conquistas políticas y sociales, son algunos de los retos de este Congreso.

 

He asomado sólo algunos temas de discusión, ojalá se profundice un proceso necesario de debate y discusión política. Reitero mi solicitud de participar en el Congreso, que se me garantice la posibilidad de asistir y discutir, aportar, se deje de lado la amenaza, la persecución, la utilización de todo el poder del Estado contra un ciudadano, se restablezcan mis derechos políticos.

 

Siempre con el corazón en la patria, vaya mi saludo fraterno y revolucionario a todos los patriotas, hombres y mujeres de bien y de trabajo, a los jóvenes, estudiantes, obreros, campesinos y soldados, allá en el barrio, allá en la Faja o en el Lago. A todos los Bolivarianos, militantes del PSUV que aman a nuestro país. Con Chávez Siempre ¡Venceremos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[OEA, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/OEA-por-Roberto-Malaver-20180607-0116.html http://www.panorama.com.ve//opinion/OEA-por-Roberto-Malaver-20180607-0116.html ¡Fuimos por lana, y salimos trasquilaos! Otra vez nos volvieron a joder los chavistas en la OEA. Es una vaina que se cuenta y no se entiende. Tenemos a Trump, a los dos Mike, Pompeo y Pence, y a Mike Mouse, por si acaso, y está el inefable compañero Almagrotesco y coño, cómo se puede perder una vaina en la OEA, si todos estábamos de acuerdo en que nos íbamos a dar el lujo de expulsar a Venezuela de ahí, y nada.

Y hasta Luis –Viajando- Florido estaba tomando champaña con Marco –Cizaña- Rubio, porque eso estaba listo para la parrilla y hasta cuándo Gómez. Vuelven los paisitos de mierda, como diría nuestro admirado Trump, a abstenerse, y  nosotros, que desde que nos vimos, sabíamos que se va, se va, Venezuela se va, y se quedó. Esa vaina arrecha mucho, porque esos paisitos se están creyendo que son unos paisotes, y se enfrentan a los dos Mike y a Trump y a Alfaro, y carajo, qué comieron que no nos dieron.


Es verdad que el gobierno dictatorial y tiránico anunció su retiro de la organización, pero para que eso se cumpla tiene que ser aprobado por la Asamblea Nacional en desacato, así dijo Almagrotesco, y por lo tanto esa solicitud es nula, porque  Espoleta Allup no ha dicho aprobado, allá donde su esposa era la primera dama cuando él fue el primer caballero.

Es decir, que queríamos darnos el lujo de ponerla de patitas en la calle, y tampoco pudimos. Y menos mal que esta vez no fueron los compañeros que fueron la otra vez, es decir, William -Zigatoca negra- Dávila, Rafael -Cía- Poleo, Luis – Viajando- Florido y Espoleta Allup, seguro que todos se acuerdan de aquella foto que se convirtió en un ícono de la derrota, cuando estaban en un cuartico viendo la sesión de la OEA mientras nos daban palo cochinero.

Ahora el compañero Pompeo se dio el lujo de decirle al canciller venezolano lo que también le hemos dicho nosotros, los vamos a aislar y los vamos a sancionar y los vamos a botar de la OEA, y esos tipos son duros como sancocho e pato. Y al pobre compañero de Chile también le dieron más palo que a una gata ladrona, porque también es verdad, cómo carajo se la va a dar de demócrata allí cuando todo el mundo sabe que tiene su Pinochet por dentro lleno de vida y salud.


Todo estaba preparado para ir a una casa que habíamos alquilado para cuando botaran a Venezuela de la OEA y dar allí una declaración y relanzar a la Mud, pero no se pudo porque no contábamos con la astucia de los paisitos del carajo esos que votaron y se abstuvieron y nos dejaron solo 19 votos, lo que es lo mismo, 19 héroes internacionales.
El papá de Margot cuando escuchó que los 19 votos no bastaban porque hacían falta 24, dijo: “Nos jodieron otra vez” Y se fue al cuarto y le metió aquel coñazo tan duro a la puerta, que en ese mismo momento la armadura de Ramos Allup se tambaleó, y un vecino gritó: “Llegó la caravana de la sardina”
- Estoy en el rincón de una cantina.- Me canta Margot
 

]]>
<![CDATA[La crisis de la globalización: ¿una guerra inevitable?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-crisis-de-la-globalizacion-una-guerra-inevitable-20180607-0115.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-crisis-de-la-globalizacion-una-guerra-inevitable-20180607-0115.html La falsa ilusión de la globalización tal y como la concibió hace veinte años gente muy insensata es insostenible.

En su libro más reciente, Kari Polanyi Levitt señala que la palabra “globalización” no aparece en los diccionarios de lengua inglesa Oxford Shorter English anteriores a 1994 ni en los programas correctores ortográficos de la época. Surgió de la nada en ese momento por una razón: para arrojar cierta luz de benigna inevitabilidad sobre el proyecto de hegemonía occidental que se ofrecía como futuro tras la disolución de la Urss.

Hoy, mientras escribo en el 200 aniversario del nacimi|ento de Karl Marx, este proyecto no ha estado a la altura, y quizá se tambalee y esté a punto de sufrir su propia disolución. Hay tres motivos principales: uno es China; el segundo es Rusia; y el tercero, y más importante, es la mala gestión financiera de Estados Unidos y Europa.

La gran idea de la década de 1990 era que un orden mundial liberal, abierto y unificado, dominado por los bancos, podría llevar democracia y prosperidad al Este. Esta idea, ciertamente, se había puesto a prueba en el hemisferio sur desde comienzos de la década de 1980 y la experiencia se denominó la “Década Perdida”. Sin embargo, en el Este era novedoso –además de ser, hasta cierto punto, algo en lo que se confiaba fielmente en los vertiginosos momentos en que se producía la desaparición de un socialismo mediocre en Europa.

La ilusión no duró mucho tiempo. En Rusia se vio frustrada por los tanques de Yeltsin en 1993 y después por la descarada corrupción de su reelección en 1996. Entretanto, la promesa de la prosperidad se desvaneció en una orgía de privatizaciones, alzamientos de bienes, sustracción de salarios y pensiones y desastres demográficos. A finales de la década de 1990, el engaño había quedado totalmente al descubierto, había que tomar medidas correctivas y el coqueteo ruso con la democracia “occidental” llegó a su fin.

China, entretanto, escogió un camino distinto: un kadarismo de dimensiones épicas. Recordemos al primer ministro húngaro que instalaron los soviéticos tras la derrota de la revolución de 1956, que entonces declaró: “Si no estáis contra nosotros, estáis con nosotros” y encontró el modo de lograr una liberalización social y cultural y una economía basada en el consumo sin llevar a cabo una reforma política. Elevémoslo a una escala exponencial y tenemos a China. Una prudencia crucial impidió, a mediados de la década de 1990, la liberalización de los controles del capital, de modo que en 1997 China se libró de la crisis financiera asiática. Posteriormente, el crecimiento chino de la década de 2000 provocó un boom mundial de los productos básicos que hizo posible el verano sudamericano y que llevó cierto grado de democracia social sostenible a dicho continente por primera vez.

 

En Occidente, George W. Bush y Dick Cheney demostraron la obsolescencia y futilidad del poder militar moderno en Afganistán e Iraq. Al mismo tiempo, tras la ampliación de la Otan y Kosovo, agotaron lo poco que quedaba de respeto en el Este –así como entre una parte importante de la opinión europea– por la idea de que los valores occidentales eran un principio rector en vez de un eslogan vacío. La globalización se convirtió en sinónimo de la aceptación de que un país, que funcionaba por su propio interés y sin tener en cuenta a nadie más, establecería los términos por los que se gobernaba el mundo, lanzando su fuerza militar incluso mucho después de que se hiciera evidente, a ojos de cualquier observador imparcial, hasta qué punto los beneficios eran inferiores a los costes.

Así, al final de la era Bush, la gran crisis mostró al mundo entero los cimientos vacíos de las finanzas de Occidente. En la década posterior, la consecuencia derivada de las doctrinas económicas reaccionarias y de unos legisladores obstinados e incompetentes ha sido hacer trizas el gran proyecto constructivo de la era neoliberal, concretamente la Unión Europea. De este modo, una década después de que Wall Street siguiera el camino de la Urss –aunque fue rescatado y apuntalado, a diferencia de los soviéticos, manteniéndolo en modo zombi bajo la administración de Obama–, tenemos un mundo envejecido, una potencia hegemónica cansada y una alianza tambaleante que provoca peleas y que, de repente, se sorprende al comprobar que en realidad no puede ganar una guerra nuclear.

En Siria, Rusia ha puesto fin al proyecto de cambio de régimen, cuyos efectos se extenderán a Ucrania, el Cáucaso y finalmente al corazón de Europa. En África y Asia occidental, China está al frente de la ingeniería de desarrollo. Estos fenómenos carecen de contenido ideológico; no tienen nada que ver con Marx, Lenin o incluso el socialismo –únicamente con la consolidación de una política de interés nacional no dominada por Estados Unidos–. En Sudamérica, por el momento, los regímenes neofascistas enfocados hacia EE UU van en aumento, pero no pueden durar mucho. Y cuando los oprimidos se rebelan de nuevo, los líderes de esos países tendrán que cuestionarse quién interfiere en sus asuntos políticos y quién no.

De modo que sí, crisis de globalización. Una crisis con una posibilidad razonable de acabar mal, bien en una catastrófica guerra o –más probablemente– en una Gran Depresión en Occidente, junto con una consolidación de estrategias de desarrollo nacional en el continente euroasiático. Al fin y al cabo, China realmente no necesita a Estados Unidos. Y, al fin y al cabo, Rusia, puede forjar las alianzas que necesita con sus vecinos geográficos cercanos, incluidas algunas zonas de lo que alguna vez se consideró Europa “occidental”.

Para Occidente todo esto plantea una cuestión profunda y difícil. Si has dilapidado la reputación de poseer valores superiores, si has degradado la democracia a favor de las finanzas, si has mostrado desprecio por las estructuras del derecho internacional de posguerra y, al mismo tiempo, has demostrado que Mao no iba desencaminado cuando acuñó el logrado “tigre de papel”; después de hacer todo eso, ¿cómo restituyes tu reputación y posición en el mundo? Un poco de humildad, de reconocer que la falsa ilusión de la “globalización” tal y como la concibió hace veinte años gente muy insensata es insostenible, y que la creación de un programa de reconstrucción nacional y regional centrado en los problemas más urgentes –sociales y los derivados del cambio climático– podría ser la forma correcta de empezar.

]]>
<![CDATA[Permiso para continuar, por Isaías Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Permiso-para-continuar-por-Isaias-Rodriguez-20180607-0119.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Permiso-para-continuar-por-Isaias-Rodriguez-20180607-0119.html No entiendo la hipersensibilidad de algunos compatriotas cuando se emite una crítica que, al fin y al cabo, es una opinión tan legítima como la que la adversa, no entiendo ese dolor que no es capaz de comprender que del otro lado también hay un dolor.


¿Por qué debe haber un pensamiento único? ¿O una realidad única?  ¿Cuál es el interés en imponer una verdad oficial a una democracia participativa y protagónica? ¿Cuáles son esos intereses que se quieren tutelar? ¿Por qué insultar y descalificar al otro? ¿Es pasión o incondicionalismo desmedido? ¿Es fanatismo inútil contra una discusión inexplicablemente postergada? ¿Miedo al debate peligrosamente cercenado?

Este es un momento de unidad imprescindible, exacta, concreta y precisa; sobreviviremos sí nos juntamos y nos apoyamos, el uno al otro, a pesar de nuestras divergencias. No esperamos las autocríticas que no llegaron ni llegarán, pero tampoco aguardamos la maquinaria insolente que aplaste las nuevas ideas y los nuevos planteamientos. Nicolás, hoy, nos une, y el legado de Chávez urge una disciplina de combate que no puede ser la del “párese firme” ni la del “permiso para continuar”; la disciplina esta vez debe ser más táctica que estratégica, cargada de respeto, reflexión y análisis;  hay mucho que defender y, sin desmerecer la valentía popular,  no mucho que celebrar.

Las realidades no son para maquillarlas, sino para sostenernos sobre ellas; midamos todo con sabia mesura: el lenguaje, los gestos, el silencio y cada palabra que escribimos. El enemigo lo está haciendo de esa manera y su propósito es dividirnos, ojo con eso: aquí nadie es más chavista que otro.

Somos un país asediado por el imperialismo con inmensas contradicciones entre nosotros y espacios vacíos en nuestras conciencias que todavía no acabamos de comprender; a mí encantaría, por ejemplo, decir qué estoy de acuerdo con el discurso de Brito y de Néstor Francia, pero eso altera los ánimos y debemos actuar como mellizos siameses unidos por el abdomen  que comparten también el corazón a los que el médico no deben intervenir porque pondrían sus vidas en peligro.

Ojo con la vanidad, el infantilismo y, por qué no, con el oportunismo y los sentimientos, con el espíritu: el dios que necesitamos es el de Spinoza, cualquier otro pudiera conducirnos al infierno, sin que aún la muerte haya decidido venir por nosotros.
 

]]>
<![CDATA[Tiempo de reencuentro y de trabajo, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempo-de-reencuentro-y-de-trabajo-por--Antonio-Perez-Esclarin-20180607-0114.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempo-de-reencuentro-y-de-trabajo-por--Antonio-Perez-Esclarin-20180607-0114.html Las recientes elecciones demostraron con claridad que la inmensa mayoría en Venezuela queremos un cambio de gobierno que impulse el cambio de rumbo, mediante elecciones transparentes, objetivas  y libres y no mediante comedias electoreras.
 
La genuina democracia es un poema de la diversidad y no sólo tolera, sino que celebra que seamos diferentes. Diferentes pero iguales. Precisamente porque todos somos iguales, todos tenemos  derecho a ser, pensar y decidir  de un modo libre dentro de las normas de la convivencia que regulan los derechos humanos y los marcos constitucionales.

La Constitución no puede seguir siendo interpretada a conveniencia y capricho de los que gobiernan. Si esto continúa sucediendo, los ciudadanos quedamos a la intemperie, sin derechos reales, por mucho que se nos proclamen y se nos siga repitiendo que tenemos una Constitución de las más avanzadas del mundo y un sistema electoral transparente y seguro.

¿Para qué sirve una Constitución que no se cumple y discrimina al que piensa diferente? Si bien en la  genuina democracia tan importante es el gobierno de la mayoría como el respeto a las minorías, en Venezuela se ha prostituido tanto la democracia que una minoría cada vez más escuálida impone sus caprichos a la mayoría.  Todos somos venezolanos y el Gobierno debe gobernar  para todos por igual y no para el grupito de acólitos que le siguen.  Gobernar significa garantizar a todos comida y medicinas, salud, educación,  seguridad, servicios eficientes  y un salario que permita vida digna.   Gobernar significa respetar y cumplir  la Constitución que nos garantiza a todos iguales derechos y deberes  y establece  las funciones   de los poderes públicos y de la Fuerza Armada Nacional.

Es tiempo para el reencuentro y el trabajo, para reorientar la economía y la política y superar juntos los graves problemas de esta Venezuela destruida y en ruinas.  Hay que frenar de una vez la hemorragia de compatriotas que huyen del país por no ver aquí futuro. ¿Acaso los que nos gobiernan no ven el inmenso dolor que están causando a los venezolanos? ¿Cómo pueden dormir tranquilos? Son tiempos para emprender los cambios  urgentes y necesarios para resolver  los gravísimos  problemas que convierten nuestras vidas en algo insufrible. No se trata de volver atrás sino de crear lo nuevo. Yo no quiero una Venezuela de la cuarta ni de la quinta república. ¡Yo quiero una Venezuela de primera! Y ese debe ser el empeño de todos los que amamos este país saqueado y maltratado.

 No podemos  aceptar que en nombre de una supuesta revolución y de una retórica hueca, sin resultados,  tengamos  que calarnos los continuos apagones, la hiperinflación, la escasez, el vaciamiento de escuelas y universidades, el transporte como si fuéramos vacas, en una palabra, el despojo de nuestra dignidad. Sólo mediante el trabajo responsable y productivo, y no mediante las limosnas que sólo generan parasitismo y dependencia, enrumbaremos el  país por las sendas de la convivencia y el progreso. Necesitamos hacer nuestro el clamor de Simón Rodríguez: “Yo no pido que me den, sino que me ocupen, que me den trabajo. Si estuviera enfermo, pediría ayuda; sano y fuerte debo trabajar. Sólo permitiré que me carguen  a hombros cuando me lleven a enterrar”.  
 

]]>
<![CDATA[¿Quién es el adversario?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-es-el-adversario-20180607-0112.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-es-el-adversario-20180607-0112.html Habría que decir que no es sencillo ponerse de acuerdo dentro de ese archipiélago de opiniones que inunda a la oposición. Todos tienen una estrategia que quieren ofrecer como la fórmula bienaventurada. En estos años se han obtenido algunas conquistas, sin embargo, ningún método ha servido para cumplir con el objetivo final.  Si revisamos los resultados, es notable que ha faltado efectividad, pues aún los causantes de la catástrofe nacional se mantienen haciendo mucho daño. 
Pareciera que el adversario no estuviese bien identificado. Entre tantas distracciones no pueden identificar que el adversario es el gobierno y su tarantín institucional, y a su vez,  estos tienen un enemigo más grande que se llama la realidad.
Han gastado más tiempo en recriminaciones eternas sobre quién es más responsable de las inconsistencias en la conducción política y menos energía en revelar el desgaste interno de la base oficialista. Han realizado mucho trabajo para desenmascarar todos los engaños del gobierno, pero lamentablemente han sido dispersos, y por ello poco eficaces. Han sido más empeñosos en hacer declaraciones rimbombantes para el extranjero y se han ocupado menos en ofrecer explicaciones detalladas al ciudadano -con ejemplos prácticos- sobre las falsedades oficialistas.
A causa de esta imprecisión en determinar quién es el rival, el gobierno aprovecha su tiempo y es muy eficiente en desmembrar las fuerzas opositoras,  y en lograr que los simpatizantes de la Unidad lleguen a odiar a sus líderes políticos. Ese es su objetivo y lo cumplen con precisión.
Además, saben que las navajas de la anti política les da mucho oxígeno, por lo que avivan –con premeditación- el desencanto del ciudadano en torno a los elementos institucionales para resolver las controversias. En otras palabras, sostienen un discurso tramposo para frustrar a las personas y finalmente hacer que desconfíen en los procesos democráticos. En este escenario el oficialismo gana con soltura, porque sin mecanismos democráticos lo que prevalece son las arbitrariedades y las imposiciones,  y ahí nos superan con mucha ventaja.
Entiendo que por estos días no es fácil hablar con sentimentalismos y mucho menos atender con tantos ruidos en el estómago. No obstante, debemos recordar que la única igualdad es que todos somos distintos, pero tenemos un solo contrincante causante de este apocalipsis adelantado, por tanto,  todas las estrategias que se planteen  deben tener como punto aglutinador esta imagen: el adversario está del otro lado de la acera. Igualmente, clarificar que todas las fuerzas que se enfrentan al madurismo también son nuestros aliados (¡qué importa si son maduristas arrepentidos o conversos!).
Existen bastantes motivos sufridos -y documentados- que han convertido estos últimos años en una ‘larga noche’ sin consuelo. Esta crisis humanitaria exasperante tiene todas las fichas de culpa a esa nueva manera de hacer política que fue bautizada como madurismo. 
Hacia allá deben enfilarse todos los fundamentos de lucha, en unidad, empresarios, sindicalistas, alcaldes, gobernadores, jueces, banqueros, periodistas, funcionarios de cualquier nivel, estudiantes, obreros, artesanos, profesionales de todas las carreras, autoridades eclesiásticas, embajadores, militares y cualquier ciudadano interesado en acabar con la hiperinflación, la depresión económica, la inseguridad, los detestables servicios públicos, la miseria nacional y el desprecio por las libertades democráticas.
 

]]>
<![CDATA[La recomposición de Pdvsa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-recomposicion-de-Pdvsa-20180606-0076.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-recomposicion-de-Pdvsa-20180606-0076.html La producción de petróleo en Venezuela se ha visto afectada por  varias razones. Entre ellas, la falta de recursos económicos para realizar las inversiones necesarias para emprender los mantenimientos mínimos a la infraestructura instalada. 

No hay recursos para iniciar la acción de combate de la declinación natural de los yacimientos (20%  anual), menos  aún para nuevos proyectos de inversión para lograr barriles nuevos mediante la producción base actual o la perforación de los pozos en reservas probadas. 
Actualmente, la alta dirigencia de Pdvsa hace un esfuerzo para reorganizar y recuperar la producción de petróleo. Sin embargo, hay intereses creados en la organización que conspiran en contra de la estrategia fijada. Se aspira entregar al sector privado venezolano, asistido por empresas internacionales, con financiamiento,  la operación y mantenimiento de cerca de 3.000 pozos en las diferentes áreas de explotación. Se trata de pozos maduros, algunos de ellos activos, y otros inactivos. Se escogieron las áreas  del  Lago de Maracaibo y del Zulia y Trujillo, en tierra. Asimismo, en el oriente del país.
Se aspira que la producción se estabilice y aumente en más de 500.000 barriles diarios, en un plazo muy corto. Para que ello ocurra, es menester el apoyo de las gerencias de las unidades de producción de cada zona. Sin ello, es imposible lograr tal fin. Esto implica un cambio de actitud por parte de los operadores de Pdvsa.
Parecieran existir corrientes internas que impiden que las decisiones corporativas de Pdvsa se puedan ejecutar, para el bien de la corporaciíon y del país. Hay una resistencia al cambio para mejorar. Hay muchos intereses creados que están siendo tocados  en las áreas de más rentabilidad de la industria. Se requiere de decisiones firmes y contundentes, acordes a la circunstancia actual.
Hay personal calificado dentro de la industria, que junto a personal jubilado con mucha experiencia, unidos a los aportes de la empresa privada y los financiamientos internacionales, recuperarán nuestra principal industria.
No puede haber fuerza humana que detenga el fortalecimiento de Pdvsa y de su producción de hidrocarburos. Es indispensable que ello suceda. El petróleo es, más que nunca, la palanca de nuestro desarrollo y de nuestros ingresos en divisas.
Venezuela busca los mercados de consumidores en  diferentes partes del mundo. China, India y Rusia pueden consumir todo el  petróleo que produzcamos. Estos países podrían consumir más de 5.000.000 de barriles diarios. Son mercados lejanos, respecto a nuestro mercado natural,  USA.
Venezuela necesita aumentar su producción petrolera y aprovechar los actuales precios del petróleo.
Venezuela debe cumplir y cubrir la cuota fijada en la Opep, muy lejos de la producción actual,

]]>
<![CDATA[El cuadrilátero internacional, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-cuadrilatero-internacional-por--Leopoldo-Puchi--20180607-0098.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-cuadrilatero-internacional-por--Leopoldo-Puchi--20180607-0098.html Cualquiera que abra un periódico, mire la televisión o se informe por los medios digitales puede observar que las imágenes correspondientes a las secciones de política nacional están polarizadas entre los voceros del sector gubernamental y sus figuras emblemáticas como Nicolás Maduro, Diosdado Cabello o Jorge Rodríguez, mientras que del otro lado las imágenes, en numerosísimas ocasiones, corresponden a voceros o líderes de otros países, que responden, argumentan o denuncian como Luis Almagro, Mariano Rajoy o Marco Rubio. Un centimetraje inusitado que ocupa el espacio que normalmente debería estar destinado a los líderes locales.
Ahora bien, no se trata de una manipulación de los medios, sino de un hecho que revela una realidad: el eclipse del liderazgo de oposición interno. Por supuesto, hay una presencia en los medios de dirigentes de la Mesa de la Unidad y del Frente Amplio, pero el eje de la polarización se ha desplazado hacia un pulso de carácter internacional, una suerte de cuadrilátero en el que en una de las esquinas se encuentra el gobierno venezolano y en la otra sus adversarios extranjeros.
De modo que, de manera inevitable, se ha configurado un nuevo escenario que enfrenta a un Estado, Venezuela, con otros: Estados Unidos y sus países aliados. La polarización internacional que ha situado a Venezuela en ese cuadrilátero no obedece a   asuntos internos, sino a intereses geopolíticos, en la medida en que Venezuela se ha distanciado del dispositivo estratégico occidental.
La nueva polarización tiene efectos paradójicos ya que es innegable la supremacía de las fuerzas de uno de los contrincantes, pero al mismo tiempo el duelo de una nación al hacer frente a poderes mundiales le brinda una ventaja moral, por más que se le puedan hacer cuestionamientos a su gobierno. La nueva polarización beneficia al sector gubernamental, porque al resistir una intervención extranjera asume un deber de gobierno consustancial a la existencia de una nación: la defensa de la independencia del Estado nacional.
En la situación venezolana, de aguda crisis económica y de gran malestar social, es natural que cualquiera de sus ciudadanos sea crítico del Gobierno. Y, de hecho, una mayoría lo es y, en muchos sectores, de forma acérrima. Pero también es natural que cualquier venezolano se oponga a una intervención extranjera, no solo porque las medidas de bloqueo económico lo afectan al incrementar sus penurias sino también, y sobre todo, porque existe un sentimiento profundo que lo ata al valor de la independencia nacional. Un valor que tiene vigencia en el mundo actual y que es muy fuerte en países tan diversos como China, Suecia, Estados Unidos o Argelia.
El cuadrilátero geopolítico, la nueva polarización y la preminencia de voceros internacionales van a crear grandes dificultades para alcanzar los cambios que se necesitan y para lograr mecanismos de entendimiento y de acuerdos entre los factores internos. Esa es la historia de las intervenciones extranjeras.
 

]]>
<![CDATA[Cae Rajoy, por Isaac Bigio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cae-Rajoy-por-Isaac-Bigio--20180607-0097.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cae-Rajoy-por-Isaac-Bigio--20180607-0097.html Posiblemente el nuevo Gobierno español hará un giro en relación a Venezuela. Ahora tiene al frente las recomendaciones de su expresidente Zapatero, quien pide reconocer a Maduro.

Por primera vez en 40 años de la democracia post-franquista española, un presidente electo ha sido removido y uno nuevo ha sido nombrado mediante una moción de censura. 
Esta es la cuarta vez en las cuatro décadas de la monarquía constitucional en la cual se presentaba una moción de censura, pero nunca antes ésta había prosperado. 
Mariano Rajoy, tras 6 años y medio en el poder, ha sido desaforado bajo acusaciones de haber liderado una vasta red de corrupción. 
El nuevo presidente del gobierno español es Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (Psoe).
España pasa de contar con un mandatario sustentado en un partido que ganó con un tercio de los votos en las últimas elecciones generales (las de 2016) a uno nuevo que en dichos comicios quedó segundo y con apenas un 22% de los votos.
Otra paradoja es que Sánchez ni siquiera es diputado. Durante su liderazgo del Psoe,  él llevó a este partido a dos caídas electorales, lo que conllevaría a que él perdiese su curul y luego tuviese que abandonar su secretaría general. 
Nunca antes la España post-franquista se escoge a un presidente con tan poco apoyo.
Ni Rajoy podía preservarse en el puesto, ni Sánchez tiene suficiente autoridad para estabilizarse en éste.
Sánchez ha logrado substituir a su némesis en la presidencia apoyándose en la izquierda (Unidos Podemos) y los nacionalistas, incluyendo los moderados y los más radicales (como los independentistas vascos o catalanes).
Sánchez sigue sin tramontar un porcentaje inferior al 25% de los votos en las encuestas, donde continúa siendo segundo ante la derecha (esta vez no ante el desgastado PP, sino ante los neo-liberales modernos de Ciudadanos).
Sánchez debe hacer concesiones a sus nuevos aliados vascos y catalanes, concediéndoles más autonomía o negociando un nuevo estatuto que le dé más poderes al gobierno pro-independencia de Cataluña.   
No queda claro si Unidos Podemos, la coalición de socialistas de izquierda, comunistas y anticapitalistas, entrará a formar parte del nuevo gabinete, o qué concesiones Sánchez les ha de hacer.
Es posible que se dé un Gobierno socialistas-izquierda tipo Portugal, algo que ha de tener su impacto en Europa e Iberoamérica.
Posiblemente el nuevo Gobierno español hará un giro en relación a Venezuela. Tras que el PP llegó a impulsar un golpe contra Chávez en 2002 y ahora buscaba aislar a Maduro, ahora tiene al frente las recomendaciones de su expresidente Zapatero, quien pide reconocer a Maduro y llegar a un acuerdo entre bolivarianos y opositores.
Es difícil presumir que este nuevo gobierno ha de ser muy estable y posiblemente se adelanten nuevas elecciones.
En cuanto a Cataluña, Sánchez no podrá anular las decisiones judiciales que encarcelaron a varios exministros catalanes y que piden la extradición de Puidgemont, ni permitir un referendo catalán.
En cuanto a Rajoy, él no quiso renunciar buscando mantener a su partido en el poder a través de otro dirigente, sino que ha dejado que Sánchez le revele del puesto pensando que los socialistas se desgastarán más en el poder y, con ello, las chances suyas (quien ahora pasa a ser líder de la oposición) o de su partido para volver a palacio podrán crecer aprovechándose de las contradicciones de una alianza socialistas-izquierdistas-nacionalistas.
Con esta jugada, Rajoy, además, busca frenar el ascenso de Ciudadanos, el nuevo partido modernizador que le ha desplazado como la primera fuerza de la derecha en los sondeos. Estando fuera del poder y encabezando a la oposición, el PP podrá querer neutralizar a Ciudadanos.
Queda por verse si Rajoy seguirá como jefe del PP o si éste explosionará.
Un nuevo elemento que ha de tomarse en cuenta es que vayan a producirse nuevas manifestaciones en relación a temas sociales, pidiendo revertir las medidas de ajustes conservadoras o en torno a la independencia catalana.

]]>
<![CDATA[¿Rectificará Maduro II su política económica? , por Víctor Álvarez R.]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Rectificara-Maduro-II-su-politica-economica-por-Victor-Alvarez-R.-20180605-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Rectificara-Maduro-II-su-politica-economica-por-Victor-Alvarez-R.-20180605-0091.html Luego de su cuestionada reelección, el nuevo gobierno de Nicolás Maduro tendrá que encarar la contracción del aparato productivo y los desequilibrios macroeconómicos que se expresan en un aumento de la escasez e hiperinflación que azota a los hogares, empresas e instituciones venezolanas.

Otro dolor de cabeza para Maduro II es el colapso de la producción de petróleo debido a la falta de inversión, la corrupción dentro de Pdvsa y la fuga masiva de talentos. Si la producción sigue cayendo, en 2018 Venezuela puede dejar de ser un exportador de petróleo y lo poco que produzca será para pagar a China y para cubrir las necesidades del consumo interno.

La persistente caída de la producción y del ingreso petrolero será el detonante de la crisis de la deuda externa, con su inevitable ola de embargos y querellas judiciales. Hasta ahora se observa un impago selectivo. El gobierno pagó solo los intereses del bono 2020 para evitar el embargo de Citgo, pero enfrenta el reclamo de Conoco que no desmayará hasta cobrar los $ 2.000 millones de dólares del laudo arbitral que falló a su favor. El embargo de activos por parte de Conoco -al bloquear la capacidad de almacenamiento de Pdvsa en Bonaire y Curazao-, afecta las exportaciones de petróleo hacia China e India. Aunque los despachos a China son para amortizar deuda, las ventas a la India sí generan flujo de caja para Pdvsa.

Con menos producción y menos crudo que vender, menor será el ingreso en divisas y así el impacto del embargo de Conoco puede ser peor que las sanciones de Trump. Si bien es cierto que las empresas privadas son las que compran el petróleo venezolano -y no el gobierno estadounidense-, los mensajes del vicepresidente Mike Pence anuncian un endurecimiento de las sanciones.

Rumbo al caos monetario

Además de la escasez, la hiperinflación, el colapso de los servicios públicos, el descalabro de Pdvsa y la crisis de la deuda externa, el país está al borde de un caos monetario. Es cierto que la plataforma tecnológica del sistema bancario, empresas e instituciones ya no tienen campos para incluir más ceros, pero no hay condiciones para completar el cambio de la actual familia de billetes en los 60 días de prórroga que se dieron al decreto. Recordemos lo que pasó con el billete de Bs. 100, la solución a la escasez de efectivo y el colapso de los sistemas de cómputo no se logra con una improvisada y torpemente implementada reconversión monetaria.

El sistema financiero está en una situación muy precaria y esto pudiera llevar al país a sufrir un colapso de sus medios de pago. El gobierno presume “fraudes” con las remesas que envía la migración venezolana a sus familiares y por eso decidió investigar los presuntos ilícitos cambiarios que comete el sistema bancario. Esto dio origen a un operativo de fiscalizaciones a entidades financieras privadas como Banesco y el Banco Occidental de Descuento. 

Según los indicadores de la Superintendencia de Bancos (Sudeban), Banesco es el banco más eficiente, solvente y rentable del país. Por lo tanto, no hay razones de tipo financiero que justifiquen la intervención al banco privado más grande que tiene 8 millones de clientes y concentra el 40% de las operaciones de pago que se realizan en el país. Su intervención luce como una medida desproporcionada impregnada de un discurso panfletario que intenta despertar simpatías y solidaridad en los sectores populares, pero que deja latente una corrida contra todo el sistema bancario nacional.

Radiografía del empobrecimiento en Venezuela 

No habría mayor problema si la crisis económica antes descrita se quedara en las estadísticas y cuentas nacionales que no publica el BCV. El problema es que esta crisis se ha traducido en un acelerado empobrecimiento y deterioro de la calidad de la inmensa mayoría de la población venezolana. Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana(ENCOVI 2017) -realizada por la UCAB, UCV y USB con base en una muestra de 6.168 hogares distribuida en todo el país-, la pobreza subió a 87%.

Según la ENCOVI, 9 de cada 10 hogares no puede pagar su alimentación diaria. Aproximadamente 8,2 millones de venezolanos ingieren dos o menos comidas al día y estas son de baja calidad nutricional. El 64% de la población ha perdido aproximadamente 11 Kg de peso en el último año y el 68% no tiene seguro de salud. Solo 19% de las mujeres embarazadas en el estrato más pobre se controla desde el primer mes de gestación, en comparación con 73,3% en el estrato de mayor ingreso. Seis de cada 10 jóvenes entre 18 y 24 años no acceden a la educación superior y cuatro de cada 10 niños y adolescentes dejan de asistir a clases  por problemas de transporte, apagones o falta de alimentación. El desempleo alcanza al 15,3% de la población, 37,5% trabaja por cuenta propia,  44% trabaja sin ningún tipo de contrato o beneficio laboral.

La superación de los problemas de escasez, hiperinflación, colapso de la industria petrolera y deuda externa pasa por un cambio radical en la orientación de la política económica. Abolir los rígidos controles de cambio y de precios que estrangulan el aparato productivo, corregir el déficit fiscal, erradicar su financiamiento con emisiones de dinero sin respaldo, desestatizar las empresas que terminaron quebradas por el burocratismo y la corrupción, asegurar garantías jurídicas y a la propiedad para atraer nuevas inversiones, son las líneas de trabajo que está llamado a desarrollar el gobierno de Maduro II para romper la inercia, reactivar la producción, sofocar la hiperinflación y revertir el acelerado empobrecimiento de la población.  

¿Por qué no se toman las medidas económicas que son de sentido común y amplio consenso?

¿Qué es lo que impide sincerar el precio de la gasolina y la tasa de cambio Dicom que es 10 veces menor a lo que indica el mercado paralelo? El gobierno evade las medidas de ajuste para superar la crisis porque les atribuye un impacto antipopular. Pero después de la cuestionada reelección de Nicolás Maduro en las presidenciales del 20-M se esperan algunos cambios en la orientación de su política económica. 

Ignorando las leyes que rigen la economía y preso de sus creencias limitantes, el gobierno de Nicolás Maduro sigue sin comprender por qué el control de cambios no evitó la fuga de capitales ni el descalabro de las reservas internacionales y solo lo mantiene como un instrumento de dominación política. Lo mismo hace con el control de precios que no pudo impedir la inflación más alta del mundo, pero le es útil y funcional a su modelo de dominación.

Un modelo económico se plantea hacer rendir unos recursos escasos para optimizar el bienestar social. Pero cuando éste degenera en un modelo de expoliación, el problema ya no es solo la ignorancia e incapacidad de los gobernantes, sino la estratagema de la que se valen los corruptos para capturar la renta petrolera y aprovecharse de los incentivos de política económica. La acumulación de fortuna no se logra con la inversión productiva que genera una creciente riqueza, sino a través del enriquecimiento fácil que se obtiene al medrar de los errores y desviaciones de la política económica. La mentalidad rentista espera por un aumento de los precios del petróleo para distribuir clientelarmente la renta y aferrarse al poder.   

A contrapelo de un modelo económico que crea capacidades industriales y tecnológicas, el modelo de expoliación no busca estimular las fuerzas productivas, sino el saqueo de la renta petrolera y el despojo a la empresa privada. Con este fin, destruye los mecanismos del mercado que regulan la dinámica económica y los sustituye por decisiones discrecionales del burocratismo. El modelo se vale de engorrosos trámites para crear una empresa, rígidos controles de cambio y de precios, abusos en las inspecciones y multas, requisa y remate de mercancías, arbitrario cierre de establecimientos, hasta llegar al extremo de encarcelar a sus gerentes y expropiar las empresas. Esta acción punitiva espanta la inversión, estimula la fuga de capitales, castiga la producción y genera desempleo y escasez.

La pobreza derivada se convierte en el caldo de cultivo perfecto para implantar el modelo de control social con el cual somete y doblega a la población. A través de los programas compensatorios destruye la dignidad de la población más vulnerable que se acostumbra a vivir de las dádivas del gobierno, a cambio de su lealtad política e incorporación a los colectivos, brigadas de choque, milicias y reserva militar.

Los incentivos perversos de la política económica originan redes de corrupción que penetran el poder y van colonizando los puestos claves de mando donde se asignan y administran los recursos públicos. La corrupción va penetrando los ministerios, empresas del Estado, fuerza armada y poder judicial que, en estrecha colusión, conforman una poderosa camarilla que no diferencia entre el patrimonio público y el privado. Para enriquecerse con facilidad, manipulan a su favor los instrumentos de la política económica y despliegan su influencia para evitar cualquier medida de ajuste que amenace con desmantelar su estructura de poder.

Para blindar su defensa, el modelo de expoliación coopta militares y funcionarios que coloca en cargos donde pueden enriquecerse ilícitamente. Si logra corromperlos, los hace cómplices y parte de un modelo de expoliación que tuerce a su favor no solo la capacidad represiva del Estado, sino también el usufructo de los siguientes instrumentos de la política económica:

1.    Régimen de cambios múltiple mantiene brecha entre tasas de cambio para asegurar las ganancias de quienes reciben el dólar barato y lo revenden caro.

2.    Control de precios y subsidios que alimenta y sostiene el contrabando, así como la especulación con alimentos, medicinas y demás productos subsidiados.

3.    Expropiación y estatización de empresas que terminan secuestradas y quebradas por el burocratismo, el pseudosindicalismo y la corrupción.

4.    Financiamiento público en condiciones ventajosas de tasas de interés, plazos y garantías que son desviados y nunca devueltos a los entes del Estado.

5.    Adjudicación directa de obras públicas, contratos de servicios y suministro de bienes a testaferros, empresas de maletín y grupos económicos relacionados.  

6.    Licencias de importación que confiere a privilegiados el monopolio de la importación, distribución y comercialización de alimentos, medicinas e insumos.

7.    Dispensa de permisos sanitarios para la importación de alimentos y medicinas vencidos que se liquidan en el mercado internacional.

8.    Eliminación del sistema de precios de referencia internacional para facilitar importaciones con sobreprecio y mayor asignación de divisas preferenciales.

9.    Deuda externa ficticia para alimentar la fuga de capitales hacia paraísos fiscales que ocultan el origen ilícito de fondos mal habidos.   

10. Control de puertos y aduanas para encubrir la sobrefacturación y el contrabando de gasolina, minerales, insumos básicos, alimentos y medicinas.  

11. Decretos de Emergencia Económica que agrava la discrecionalidad, opacidad y falta de rendición de cuentas en la administración de los presupuestos.

12. Destrucción del marco legal y del entorno institucional para criminalizar la protesta y facilitar las decisiones arbitrarias del burocratismo.

Para erradicar el manejo perverso de estos instrumentos por parte de una camarilla corrupta que penetró y secuestró los poderes públicos, es necesario corregir las desviaciones y errores de la política económica. Esto pasa por crear un nuevo marco legal y entorno institucional que sea expresión de un gran acuerdo nacional para aislar el efecto negativo de las oscilaciones de los precios del petróleo sobre la economía y la sociedad, y para evitar el uso arbitrario y discrecional de la renta por parte del gobierno de turno.

Para enterrar el modelo de expoliación es necesario restituir el Estado de Derecho y contar con un Poder Judicial capaz de sancionar el enriquecimiento ilícito. Se impone devolver la independencia y autonomía de los poderes públicos, comenzando por la AN y el BCV para que pueda limitar el gasto del gobierno y controlar con rendición de cuentas la administración de los presupuestos. Esto pasa por restaurar la autonomía del BCV en el control de las reservas internacionales y la emisión de dinero.

También es necesario contar con unos medios de comunicación independientes que apoyen la contraloría ciudadana para investigar, denunciar y castigar las aberraciones en las que se sustenta el modelo de expoliación, hasta sustituirlo por un verdadero modelo económico que rescate el uso de los instrumentos de política económica, en función de impulsar la transición de una economía rentista, estatista e importadora hacia una economía alternativa y exportadora, sustentada en el emprendimiento, el valor del trabajo y el esfuerzo productivo. 

 

@victoralvarezr

 

]]>
<![CDATA[Desnuclearizar a Arreaza, un artículo de Edward Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Desnuclearizar-a-Arreaza-un-articulo-de-Edward-Rodriguez-20180605-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Desnuclearizar-a-Arreaza-un-articulo-de-Edward-Rodriguez-20180605-0088.html Cuando el mundo va camino a frenar una guerra nuclear, por las reiteradas y pintorescas amenazas del líder norcoreano Kim Jong Un, y que posiblemente lleguen a su final este de 12 junio cuando se reúna con el Presidente de la otra potencia mundial, Donald Trump; en Venezuela estamos nadando contra corriente.


Antes, no hace mucho tiempo tampoco, cuando vivía Hugo Chávez era promotor de cuanta Cumbre se le ocurría, y en un abrir y cerrar de ojos contaba: “un, dos, tres, pollito inglés”, y se hacía la Cumbre; pero ahora parece que la orden es distinta. Que Nicolás Maduro haya decidido sacar a Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), es un hecho; así  lo reiteró este lunes 4 de junio el canciller de la República, Jorge Arreaza, que por cierto fueron bastante reseñadas sus declaraciones y pataletas.


En un tono light y sereno, lanzó esa bombita del preaviso y luego su jefe Nicolás anunció que decretaría “día festivo” cuando Venezuela ya no esté en la OEA; pero para eso va a tener que seguir esperando por lo menos un año más porque esos trámites se tardan dos años; capaz y se queda con las ganas. 


Lo que ocurrió este 4 de junio en la asamblea general de la OEA quedará en el recuerdo por el triste papel de un aprendiz de canciller (Arreaza), y por la diplomática e impecable confrontación que le hizo el canciller chileno Roberto Ampuero quien comparó al ex yerno de Chávez, con “una pared con la que no se puede dialogar”, además lo señaló como parte de los responsables de llevar a Venezuela a un “callejón sin salida”, y remató dejando al aire la reflexión: “¿si así nos trata a nosotros, cómo tratará a su pueblo?”


Sin duda  El canciller Jorge Arreaza llevó lo suyo en la sesión 48 de la Asamblea General de la OEA.
Recuerdo a Arreaza en el programa de entrevistas que conducía por VTV, aun y cuando por la línea editorial de ese medio y de pronto del mismo entrevistador, sólo llevaban invitados afectos al régimen, parecía muy ponderado, o sea, se mostraba como pez en el agua. Al dejar la TV, asumió cargos en el ministerio de Ciencia y Tecnología, se casó con una hija de Chávez, y hasta fue Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela durante tres años y bajo el primer mandato de Nicolás, hasta que en el 2017 lo nombra canciller.


Este triste célebre canciller venezolano pasará a la historia por el preaviso de la salida de Venezuela de la OEA, si es que antes no la suspenden los países miembros tal como se discute en estos momentos en el que escribo este artículo; y por las pataletas dadas en la 48 Asamblea General del organismo.
Hoy más aislados que nunca, hoy más desprotegidos y navegando más solos en las aguas internacionales, cada nación con sus propios conflictos y problemas.


Quizás Arreaza piense que si a Cuba no le hizo falta estar en la OEA ¿por qué a nosotros nos va hacer falta? A veces las bombas no suenan ni se sienten hasta que caen, por eso es mejor un mundo desnuclearizado en ideología también.

]]>
<![CDATA[IV Congreso del Psuv, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/--IV-Congreso-del-Psuv-por-Elias-Jaua-20180605-0085.html http://www.panorama.com.ve//opinion/--IV-Congreso-del-Psuv-por-Elias-Jaua-20180605-0085.html La victoria del 20 de mayo, es una victoria en toda la línea, ideológica, electoral, institucional, republicana y popular. En ella nuestros y nuestras militantes de las Unidades de Batalla Bolívar Chávez (UBCh) y los cuadros de dirección en distintos niveles, fueron vanguardia en la conquista de la victoria. 57,3% de los y las votantes de ese día, lo hicieron por nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). 

El Psuv se consolida como la primera fuerza política de nuestra Patria. Eso nos compromete y obliga más con nuestro pueblo. Es por ello que celebramos la convocatoria a nuestro IV Congreso, que consideramos se debe iniciar con la elección de los delegados, delegadas y con un debate abierto desde las propias UBCh y CLP, hasta llegar a la plenaria nacional. 

“El Congreso Socialista”, así está nombrado en el artículo 28 de los estatutos, “Es el máximo órgano de dirección (…). Tendrá como funciones la revisión de los Estatutos, los principios doctrinales, el programa y el seguimiento de los mismos”.

En tal sentido, este IV Congreso debe realizar en primer lugar la evaluación del cumplimiento del propósito con el cual fue creado el Psuv, el cual está definido en el artículo 2 de nuestros estatutos: “La construcción del Socialismo Bolivariano, la lucha antimperialista, anticapitalista y la consolidación de la democracia participativa y protagónica, mediante el reconocimiento y fortalecimiento del Poder Popular”.

Esa evaluación es pertinente hacerla en el contexto de una amenaza imperial de grandes proporciones y de escala mundial, y debe aportar los planes concretos para emprender sin dilaciones las correcciones estratégicas y retomar el rumbo de la revolución en lo ético, político, económico y social, como lo ha planteado el Presidente Maduro en su discurso de juramentación, a través de las seis líneas de acción anunciadas.

En segundo lugar, consideramos necesario que el Congreso Socialista caracterice el momento actual del conflicto histórico y sus dimensiones principales, por ejemplo, Imperio contra Nación; capitalismo salvaje contra modelo Socialista Bolivariano; corrupción contra la ética revolucionaria; burocratismo autoritario contra el protagonismo democrático del Poder Popular, entre otras dimensiones.

En tercer lugar, estimamos que la máxima instancia de dirección de nuestro Partido debe concluir con definiciones y decisiones de corto, mediano y largo plazo, en los siguientes temas que nos permitimos proponer:

1. Rol y funcionamiento del Partido, en medio de un conflicto de escala mundial contra Venezuela, para preservar la Independencia y el rumbo del Socialismo Bolivariano.

2. Plan para la recuperación de la estabilidad económica, en el marco de nuestro Socialismo Bolivariano, considerando el momento histórico concreto que nos toca desarrollarlo. 

3. Plan de lucha y sanción contra la corrupción y de formación en los principios que sustentan la ética humana, cristiana, socialista y chavista. 

4. Plan para el fortalecimiento y expansión de nuestra relación orgánica con los sujetos protagónicos del Poder Popular; mujeres, comuneros, campesinos, pescadores, indígenas, servidores públicos, trabajadores, productores, profesionales, estudiantes y la juventud en todas sus dimensiones;como columna vertebral de la Revolución Bolivariana. 

5. Plan para la defensa integral de la Patria, mediante el fortalecimiento ético y democrático de la Unión Cívico Militar.

6. Política de alianzas, sustentada en la ética política, con todas las fuerzas que conforman el chavismo, y más allá con todas las corrientes revolucionarias y patrióticas de Venezuela, de Nuestra América y del resto del mundo.

7. Plan para un proceso de profundización de la democracia internabasada en el desarrollo de una cultura del debate de ideas, crítico, autocrítico y constructivo; en una política de formación y promoción de cuadros y en el ejercicio del mecanismo de elección directa, universal y secreta de los órganos de dirección, previsto en el artículo 5 de los Estatutos. 

Yo valoro el patriotismo, el coraje, la lealtad, el espíritu unitario de la Dirección Nacional a la que pertenezco, de los distintos niveles de dirección regional, municipal, local, de los CLP y UBCh, de nuestros diputados, diputadas, constituyentes, legisladores, legisladoras, concejales, gobernadores, gobernadoras y alcaldes. Hemos cometido errores, pero indiscutiblemente hemos contribuido con el Presidente Nicolás Maduro al frente para que la Revolución Bolivariana se mantenga en el gobierno, tras cinco años del trauma histórico que significó la partida de nuestro Comandante Chávez. 

Esta propuesta, cuál es, elegir por la base las instancias de dirección del Psuv, la hago considerando que el Camarada Nicolás Maduro acaba de ser relegitimado por los votos del chavismo, no sólo como Presidente de la República, sino también como el líder de esta etapa de la Revolución, así lo interpreto. En consecuencia, creo justo que Tú compatriota, hombre, mujer y joven militante; que Uds. las y los constructores de victorias en el territorio, que han dado muestras heroicas de conciencia y madurez en estas difíciles circunstancias, ejerzan su derecho a elegir al resto de los órganos de dirección colectiva. 

Parafraseando a Zamora, decimos que el Psuv no es el patrimonio de ningún grupo, ni persona. Nuestro Partido es la obra maravillosa de millones de compatriotas convocados por Hugo Chávez para construir un instrumento de lucha de nuestro pueblo.

Nuestro compañero Presidente Nicolás Maduro necesita un Partido, con una dirección relegitimada; reunificado; repolitizado y con métodos renovados de conducción para enfrentar los grandes desafíos que tenemos que superar como pueblo. Sometamos a la soberanía de nuestra militancia, nuestros cargos y la evaluación de nuestro desempeño.

Seguiremos insistiendo en estos temas en el plano del debate político e ideológico, alejado como siempre de la diatriba personal o grupal estéril. Con nuestro Comandante decimos “Águila no caza mosca”. Por el camino de Chávez, y no por otro, siempre venceremos. 
 

]]>
<![CDATA[Trémulo aleteo, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tremulo-aleteo-por-Carola-Chavez-20180604-0063.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tremulo-aleteo-por-Carola-Chavez-20180604-0063.html Aletea ansioso el Vampiro en su piso de Madrid. “¡Cónfiro! Sacaron a M. Rajoy y tan bien que nos llevábamos… Y ahora este Pedro Sánchez, que muy de Felipe Gonzalez como que no es, y menos cuando los Barones del PSOE le hicieron aquella zancadilla que el bobo ese supo remontar…


 ¡Y dígame si Sánchez tira más hacia Zapatero! Dios mío, Mitzy, bórrame aquellos tuits donde insultaba al ex presidente dialogante, no vaya a ser cosa que sea panita de este nuevo presidente, al que ahora le tengo que jalar… ¡Qué jalar! Arrastrarme si es necesario; lo que sea para que me dejen alear por estos lados y me provean de sustento, porque un vampiro en Madrid tiene sus necesidades”.

¡Riiiiing! ”Antonio, ¿cómo ves tú las cosas?” - la voz trémula de Julio Borges inquietaba más al Vampi, y ni los ocho litros de pasiflora con sangría -¡no faltaba más!- que se había bebido, calmaban ese aleteo, ese sudorcito frío… “¡Mitzy, borra esos tuits!”

“Y tan bien que la pasábamos con Mariano, conspirando contra Maduro mientras picábamos que si un jamoncito, que si un quesito manchego, que si la copita de vino, y todo eran risas, cuentas B, tarjetas Black y el firme propósito de librar al mundo de chavistas, de catalanes, de raperos republicanos, de vascos, de moros, de niches, de negros, de rojos… ¡Viva Franco, carajo!”

“No Mitzy estoy bien, son lágrimas de emoción que brotan de mis ojos secos al mentar al Generalísimo… Y es que el final todo esto es culpa de Bolívar, millonario traidor a su clase, Mitzy, a la nuestra… Bueno, a la tuya, pero yo voy pegado ahí… Un carajo que no tenia nada mejor que hacer y le dio por liberarnos del España… Y mira la vaina, Mitzy, mira esta maravilla de país del que nos liberó… ¿Para dejarnos con qué? Con un país tercermundista en manos de negros que no quieren obedecer, que no se dejan mandar por los que sabemos… Y allá estarán, contentísimos, con el cuentico ese de que “el que se mete con Venezuela se seca”, y que “Rajoy se secó”, como se secó Cuchinqui, el gringo peruano, y el gordo Martinelli que los gringos ahora van a meter preso, después de que los ayudó tanto y tanto se arrastró, y ahora Cartés y luego Temer, y Macri… Esos chavistas sí son pavosos, en verdad…”

“Borra los tuits, Mitzy y tráeme tu crema humectante, que siento cierta resequedad en las alitas”
 

]]>
<![CDATA[Es tiempo de soluciones, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-tiempo-de-soluciones-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180604-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-tiempo-de-soluciones-por-Jesus-Castillo-Molleda-20180604-0062.html El gobierno nacional se le acabó la lista en la que buscaba los culpables y la justificación para no darle solución a los múltiples problemas que se enfrentan la sociedad venezolana. El gobierno controla el 98.7% del poder público  44 ministerios, 116 vice ministerios, 19 gobernadores, 308 alcaldes, 2200 concejales, 251 diputados a los Consejos Legislativos Estadales, el 100% de la Asamblea Nacional Constituyente, Poder Ciudadano, Poder Moral, Poder Judicial, Poder Electoral, Alto Mando Militar, lo que les obliga a ser más innovadores y buscar asesoría de expertos o nuevo capital humano que pueda ayudar a reinventar al gobierno.

Tienen una gran oportunidad de rectificar, el presidente debe hacer una renovación en su equipo ministerial y en caso de que sus compromisos políticos lo obliguen a dejar algunos ministros, éstos deben de rodearse de gente muy capacitada para el cumplimiento de una gestión en esos ministerios. 


De seguro el gobierno asegurará (durante un período) que la comunidad internacional lo asfixia económicamente y el “Imperio” lo quiere sacar del poder. Sea verdad o sea mentira, esa historia ya debe cambiar el guión por carecer de convencimiento. El gobierno insiste en fracasar en el tema económico, los precios de todo lo que se quiera comprar en Venezuela es exageradamente costoso (un robo, como se dice en las calles del Zulia).

Por su parte, a lo interno del gobierno se evidencia que éste se enfrenta a corrientes antagónicas que no permiten hacer cambios radicales lo que obligará al presidente a hacer una reforma en los cuadros políticos del P.S.U.V., haciendo un llamado a elecciones internas e intentar que los cuadros del partido “Somos Venezuela” puedan conquistar puestos de decisión estratégica. 
En el caso del gobernador del Estado Zulia, una vez que se reincorpore a sus labores luego de su recuperación producto de su reciente intervención quirúrgica, tendrá que hacer un refrescamiento en sus cuadros políticos y de gestión, debería convocar a un Consejo Estadal de Políticas Publicas con los 21 alcaldes del Zulia en el cual estén presentes los representantes de las 27 cámaras empresariales, sector estudiantil, transporte, educación, deporte, cultura, economía informal, seguridad, universidades, asociaciones civiles, consejos comunales, personalidades, medios de comunicación, sector petrolero, naviero, aéreo, terrestre, sectores religiosos, fuerzas armadas,  con el propósito de establecer una ruta que permita recuperar los niveles de competitividad del Estado Zulia en todas sus áreas productivas. 


Asimismo, el gobernador debe bajar los niveles de confrontación y atender las múltiples denuncias sobre “visitas controladas” a productores del campo y empresarios. Aprovechar ese encuentro (Consejo Estadal de Políticas Públicas) para explicar la situación real del sistema eléctrico que cada día se agudiza más.  El Zulia se merece volver a ser el Estado productivo pionero de Venezuela, son momentos de buscar soluciones porque los problemas están bien identificados.

Por su parte, el alcalde de Maracaibo debería ser más dinámico en su gestión de gobierno, requiere un equipo de gobierno que dé la cara a los ciudadanos y si le cuesta establecerlo con sus colaboradores deberá convertirse en un gerente público responsable y construir ese equipo con capital humano fuera de la militancia política porque en la sociedad civil afortunadamente sobra talento. 


La oposición política también debe entrar a un proceso de revisión y emprender una etapa más audaz para no seguir perdiendo seguidores y luchas. En la oposición política existe mucho talento que exhibir y deben ser más honestos con lo que pueden lograr. Los ciudadanos también deberán ser más activos y menos ingenuos en este inicio del segundo semestre del año 2018 si quieren sobrevivir a esta escalada de precios sin precedentes en el que cada día serán menos quienes logren alimentarse y cubrir sus necesidades básicas, por lo que de seguro para muchos el irse de Venezuela seguirá siendo una opción válida, solo que poco a poco esa brecha se estrecha. Como lo dijo Carlos Augusto Tremon “Para solucionar los problemas solo hace falta contar con la voluntad de enfrentarlos y buscar los aliados convencidos en solucionarlos”.


 

]]>
<![CDATA[En opinión: Izquierdas, siniestras y Petro]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Izquierdas-siniestras-y-Petro-20180604-0065.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Izquierdas-siniestras-y-Petro-20180604-0065.html Las izquierdas de España, que no son exactamente iguales, que en verdad tienen más diferencias que semejanzas pero que coinciden en el afán de hacerse llamar izquierdas, defenestraron en 48 horas a Mariano Rajoy de la presidencia del Gobierno de España. El interés noticioso de este suceso no está sólo en las implicaciones del hecho, sino en que esas mismas izquierdas, hará cuestión de un año, no pudieron encontrarse en el hemiciclo del parlamento español para evitar que el derechista Partido Popular (PP), heredero del franquismo, siguiera siendo gobierno.


Pero como todo lo que se corrompe supura y hiede y se hace imposible de disimular, la Audiencia Nacional, el tribunal supremo de allá, sentenció que Rajoy no fue convincente en su testimonio sobre la trama de corrupción del caso Correa, por Francisco Correa, que a los españoles les dio por llamar “Gürtel”, en alemán. Y que las pruebas sobre la cuestión dejaban bastante claro lo que públicamente ya se sabía, que Rajoy se había lucrado con los fondos de la llamada “caja B” que manejó los sobornos, los cobros de comisiones, los contratos a dedo y otras menudencias con las que se financió el PP desde el año 1999, por lo menos.


Lo políticamente correcto hubiera sido que ante la sentencia del alto tribunal Rajoy dimitiera pero tuvieron que echarle, lo que demuestra que al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se había inhibido para que Rajoy formara Gobierno, aún le queda un poco de rubor y buscó los votos de Izquierda Unida y los de Podemos, a las izquierdas pues, para aprobar la moción de censura, como allá llaman a la patada oficial.


En Colombia, las izquierdas y los que se hacen llamar progresistas o alternativos para evitar la mácula de derechistas y quitarse de encima al no menos “sanbenito” de izquierdistas han entrado en un dilema “ético” y “filosófico” porque le tocó a Gustavo Petro, que viene de la izquierda y ahora se ubica en lo que se hace llamar el progresismo y lo alternativo, enfrentar a Iván Duque, el avatar de Álvaro Uribe y el paramilitarismo colombiano.


Que las izquierdas o como quieran llamarse se desconcierten en momentos transcendentales de un país y les dé por “filosofar” cuando la realidad les reclama una acción coherente, una práctica consecuente con lo que dicen, una visión, por lo menos, de mediano plazo, se ha hecho tan común como el hecho de que las derechas se reconocen de inmediato cuando se sienten en peligro.


Así como en 1998 los partidos del establishment venezolano, Acción Democrática y Copei se unieron a Henrique Salas Römer para intentar frenar a Hugo Chávez, el Partido Conservador de Andrés Pastrana y el Partido Liberal de César Gaviria, negando éste último lo que ha sido su lucha contra Álvaro Uribe, se han sumado a Duque sin vacilaciones; mientras que a las izquierdas, a los progresistas o alternativos les ha dado por dudar, por extraviarse en reflexiones bizantinas, en la danza infructuosa de los “principismos” que terminan por hacerle el juego a quienes por principios deben combatir.


Por algo Dios aborrece a los tibios. Cuatro años más de uribismo para Colombia nunca jamás, ni de carambola, pueden compararse o equiparse a lo que pudieran ser los cuatro años de gobierno de Gustavo Petro, que si en algo ha sido coherente y con hechos concretos, ha sido en denunciar la trama paramilitar que se ha anquilosado en el país vecino.
Ernesto Samper, Juan Manuel Galán, hijo del histórico líder liberal Luis Carlos Galán y Humberto de la Calle, quien negoció los acuerdos de paz con las Farc en nombre del gobierno de Juan Manuel Santos, como liberales, han sido más coherentes al separarse claramente de la decisión de César Gaviria de apoyar al candidato de Uribe que las izquierdas que prefieren pasar agachadas en esta cuestión.


Tampoco es casual que Pastrana y Gaviria, ahora de manitos agarradas con Uribe, y Mariano Rajoy hayan coincidido en inmiscuirse en el conflicto interno de Venezuela a favor de la derechista y neoliberal Mesa de la Unidad Democrática (MUD).
¿Qué es ser de izquierda, porque lo de derecha lo tenemos bastante claro? La respuesta se complejiza aún más cuando nos llega la noticia de que el izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador tiene 92% de probabilidades de ganar las elecciones presidenciales del 1 de julio próximo. Una de las razones por las que la izquierda puede gobernar por primera vez a México parece ser el sentimiento azteca que ha despertado las constantes afrentas de Donald Trump.


En todo caso, como decía Andrés Maneiro, siempre es mejor equivocarse con el pueblo que acertar sin él. Los pueblos de Nuestra América están dictando cátedras.
 

]]>
<![CDATA[Recemos, luego del informe almagro, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Recemos-luego-del-informe-almagro-por-Asdrubal-Aguiar-20180604-0060.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Recemos-luego-del-informe-almagro-por-Asdrubal-Aguiar-20180604-0060.html Luis Almagro, Secretario General de la OEA, hizo entrega a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional de su informe sobre los crímenes de lesa humanidad ocurridos en Venezuela. La autoría y responsabilidad de éstos son claramente atribuibles a Nicolás Maduro Moros y sus principales colaboradores: Tarek El Aissami, Jorge Arreaza, Elías Jaua, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez, Wladimir Padrino López, Néstor Reverol, Gustavo González López, Antonio Benavides, Carlos Alfredo Pérez. 
El informe, preparado por un panel de expertos calificado e irreprochable – que encabezan el ex Vicepresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Juez Manuel Ventura Robles, y el Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Santiago Cantón – tanto como redactado sin estridencias, previas tareas de recepción y evaluación de denuncias, deposición de testigos, fijación de hechos y conexidades, acopio de pruebas y elementos de juicio, muestra y demuestra la existencia de una práctica criminal de Estado y sistemática como generalizada en Venezuela, constitutiva de crímenes de lesa humanidad. 
La narración y la argumentación son palmarias al efecto. Son serias y precisas, técnicamente construidas, al igual que sus conclusiones.
Leerlo, escudriñarlo, tomar conciencia de sus párrafos, de lo que allí se escribe e inscribe para la memoria, para el establecimiento de una verdad judicial, y para el juzgamiento de los responsables, atribuyéndoles las consecuencias previstas por el Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional, no obstante, es obligante; ello, si se considera la necesidad y forja de una memoria nacional que a todos los venezolanos nos diga: ¡Nunca más!
La cuestión no se reduce, cabe advertirlo, a que tengamos o no más muertos o acaso tantos como ocurren en otras partes del planeta, solazándonos por ello; dejándonos escapar a través de la más cómoda salida para no asumir aquello que a no pocos abruma y que desnuda el Informe. 
Se discriminan en este, previa particularización de las investigaciones, en efecto, las 131 víctimas de asesinatos por protestas. Se explican las 8.292 ejecuciones extrajudiciales – asesinatos sin juicio por las autoridades y grupos parapoliciales o paramilitares – que son consecuencia de allanamientos ilegales y violentos de viviendas. Se verifican las torturas de 289 víctimas, llevadas a depósitos de ignominia, en las que al paso se les violenta sexualmente. Se da cuenta de las 12.000 personas –jóvenes en su mayoría y también menores de edad– llevadas arbitrariamente tras las rejas por la dictadura de Maduro y sus asociados en la criminalidad, durante los hechos investigados entre 2014 y 2018; cuyo número, en los relativo a presos políticos típicos, comienza con 1.300 encarcelados en 2013, bajando luego hasta 676 para estabilizarse en la cifra de 220 al concluirse el Informe. 
Leer lo llevado ante la Corte Penal de La Haya conmueve. Causa indignación y hasta provoca vómitos apreciar la ausencia total de límites morales que tiene lugar bajo regímenes en los que se instala el mal y la maldad absolutos. Pero en sociedades como la nuestra, que se han hecho hilachas y han visto rotos sus lazos afectivos o de confianza, o están sojuzgadas y asimismo sometidas a la ley de la sobrevivencia, lo característico es la subestimación. Así pasó a los alemanes bajo el nazismo, y recién, con Slobodan Miloševic, a los serbios, hasta que el exterminio cabal les mira directamente a los ojos, sin excepción.
El Informe Almagro debe concitar, al menos eso creo, una reacción severa, colectiva y unánime. Reclama adhesión activa y militante, por razones morales y de Justicia. Debe ser el astrolabio de quienes aún viven confundidos con la naturaleza del régimen imperante en Venezuela y que, por huérfanos de soluciones de fondo y a la mano, apuestan a la enmienda de los criminales instalados en el poder o su salida electoral. 
Acaso creen factible sacarles alguna tajada de humanidad, asegurando el mal menor, un sincretismo constitucional y de laboratorio. No lo digo con sorna. Lo afirmo como hipótesis del absurdo hoy posible, ante la insólita “prudencia política” que el Informe Almagro provoca en la región; salvo en el corajudo presidente chileno, Sebastián Piñera, o en el candidato presidencial colombiano, Iván Duque. 
Si de absurdos se trata, ¿por qué no proponer la construcción de un psiquiátrico común en Venezuela, dividido en parcelas, unas ocupadas por nuestros criminales de lesa humanidad – esquizofrénicos paranoides– y otras por sus víctimas sobrevivientes, debilitadas psicológicamente?  Unos y otros pueden superar, en el futuro, sus afectaciones distintas. El director puede ser el psiquiatra del régimen, Jorge Rodríguez, y el administrador el otro Rodríguez, Zapatero. Y en fin, a los primeros, una vez pasado el tratamiento, se les puede dar como beneficio –emulando a Colombia–  una “justicia transicional”, y a los últimos, algún dinero o monumento a la memoria, que les quede para consuelo.  
Mientras tanto, como lo pide alguien a  quien omito nombrar por deber y respeto, recemos por todos. 
correoaustral@gmail.com
 

]]>
<![CDATA[La cola del Diablo, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-cola-del-Diablo-por-Jose-Vicente-Rangel-20180604-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-cola-del-Diablo-por-Jose-Vicente-Rangel-20180604-0053.html  

   1) La situación se torna más peligrosa para Venezuela después del domingo 20 de mayo. Lo demuestra la reacción dentro del país, y en el exterior, de aquellos que se han trazado como objetivo el derrocamiento del gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro. Un proceso comicial impecablemente democrático, con un sistema electoral blindado contra el fraude y cualquier otra manifestación delictiva, con amplísima participación de observadores y acompañantes del mundo, así como la presencia de varios candidatos de oposición, fue condenado como nunca había ocurrido. Al comienzo del proceso, en medio del proceso y, posteriormente, cuando éste culminó y  la autoridad competente, el Consejo Nacional Electoral, anunció al país el resultado.

    2) La desesperación que se apoderó de la derecha mundial desde el momento en que fue convocada la elección del 20/M, ejemplo, los “venezolanos” entre comillas y los extranjeros: de estos léase, en primer término, el presidente de los EE.UU. y los halcones que lo acompañan; los gobernantes de la Unión Europea --donde destacan dos inefables personaje, el mandatario francés Macron y el corrupto Rajoy-- más los cipayos latinoamericanos, fue algo nunca visto. Algo insólito.

     3) Una reacción como la que se produjo contra la práctica democrática por excelencia, el sufragio; la arremetida feroz a través de sanciones y amenazas de todo tipo contra Venezuela por haber asumido la vía electoral como manera de conjurar la violencia, es algo que no tiene precedentes. A Venezuela se la coloca en el banquillo por defender valores éticos, por promover cambios sociales de fondo, por defender la soberanía y rechazar la tutela imperial.

      4) ¿Y quienes lo hacen? Lo más sórdido de la política mundial. Lo que representa e impulsa un presidente racista, segregacionista, y, en lo personal, inmoral como el señor Trump. El cual ha alterado las relaciones internacionales al violar elementales normas de convivencia y crear zozobra en el mundo con gestos belicistas. Lo hace la oposición venezolana, que no puede contener su odio por las reiteradas derrotas electorales que le ha propinado el chavismo y por su falta de capacidad para organizarse y actuar en el terreno cívico. La comparsa la completan mandatarios regionales desvergonzados. La mayoría subordinada a los mandatos de Washington. Genuflexos como el argentino Macri, el brasileño Temer, el colombiano Santos, para solo citar algunos.

    5) El plan del gobierno norteamericano, de la derecha regional subsidiada generosamente, respecto a la convocatoria de unas elecciones en Venezuela para buscar salidas a la situación de violencia, tomó la iniciativa del gobierno constitucional de Maduro como un desafío y extremó sus propósitos desestabilizadores y golpistas. Por eso descalificó siempre el carácter democrático de la consulta, la desnaturalizó completamente, y buscó en los socios sumisos de la región el apoyo necesario para su impugnación. La elección del 20/M, por muchas garantías que  otorgaba a la oposición y a la elevada calidad del sistema electoral venezolano, fue cuestionada sistemáticamente. Porque los conjurados tenían conciencia de que la oposición no estaba en capacidad de derrotar a la alianza patriótica liderizada por el chavismo y porque, además, lo que importaba, lo que constituía la esencia de la política de ese sector, era el derrocamiento de Nicolás Maduro. No era elegir un presidente, sino derrocar a un presidente. Para ello apelaron a todos los recursos que poseen, incluyendo el golpe militar, que como ocurrió con el golpe frustrado contra la elección, cuando el 20/M el chavismo obtuvo la victoria en las urnas sobre lo quedaba de la oposición, también fracasó el golpe militar que estaba previsto, debido al total de lo que hoy es la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

    6) Ahora vienen, otra vez, con todo. Con odio redoblado. No hay tregua ni cambio de planes. Basta observar lo que declaran, a cada instante, los voceros de la conspiración en EE.UU., Europa y aquí mismo, en Latinoamérica, con un descaro que resume la inmensa frustración que los acompaña. Por ejemplo, lo que declaró con pasmosa soberbia --y patanería-- el jede del Departamento de Estado con motivo de la entrega por el gobierno venezolano del espía que estaba preso, en el sentido de que el gesto no significaba que Trump cambiaría sus planes sobre Venezuela. Por supuesto que no lo hará. La arrogancia imperial no lo permite. Es la cola del diablo que siempre está detrás de sus fechorías.

 

 

                                                  *CLAVES SECRETAS*

*DOCUMENTOS DE los años 90 del gobierno norteamericano, procesados por el periodista Nicolás Case del New York Times, revelan que desde antes de ser presidente de Colombia Alvaro Uribe, ya en Washington estaban pendientes de la relación de éste con el narcotráfico. En realidad, la información no es un tubazo porque las andanzas del expresidente son suficientemente conocidas, y en parte el poder del personaje reside en esa relación mafiosa y en la impunidad imperante en Colombia…

*DERECHOS HUMANOS  en Estados Unidos: ahora la Directora de la CIA, Gina Haspel, es alguien  que participó en actos de tortura en Irak e hizo, en informes oficiales, la apología de esa práctica aberrante…

*PERO ESTO no es raro en los Estados Unidos. Es característico del doble rasero que esa nación emplea para tratar ciertos temas. Ejemplo, un caso más: mientras oficialmente el gobierno norteamericano se rasga las vestiduras defendiendo los derechos humanos en el mundo, siempre se negó a extraditar, o a procesar en su territorio, al terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladura del avión cubano que trasportaba a 70 deportistas. Fueron inútiles todos los esfuerzos que se hicieron para lograr el castigo de este criminal que, como jefe de organismos de seguridad en Venezuela y en Centroamérica, consumó infinidad de abusos contra prisioneros. Posada acaba de fallecer en un ancianato en EE.UU sin haber saldado su deuda con la justicia. El doble rasero y la doble moral funcionan muy bien en esa nación…

*COMPARTO PLENAMENTE la opinión del director de este diario, Eleazar Díaz Rangel, en su columna “El Peligro de Colombia en la OTAN” del pasado lunes. ¿Cómo se explica la incorporación de nuestro vecino a este organismo --lo plantea el colega--, sino es parte de América del Norte ni de Europa? Ahí está el detalle. Se explica porque es parte del plan contra Venezuela, urdido por el gobierno de los Estados Unidos.

Ningún un caso similar se daría en la región, sino está apuntalando a una aventura imperial. Por lo cual hay que concluir que la decisión tiene como objetivo reforzar el cerco contra nuestro país, no ya económico, financiero o diplomático, sino de tipo militar. En consecuencia, cabe preguntar si esta incorporación de un país con el cual Venezuela tiene una extensa y porosa frontera, cuajada de problemas, acaso no facilita la ejecución de lo que el presidente colombiano ha estado haciendo en los últimos meses con mucha intensidad: preparar las condiciones, denostando de Venezuela, descalificando su democracia, llamando a Maduro dictador y solicitando el desconocimiento de las elecciones del 20/M. Este premio Nobel de la Paz pretende culminar así su gestión provocadora, orientada a reforzar su relación con EE.UU. y a convertirse en interlocutor privilegiado. Se trata de un personaje sin escrúpulos, capaz de todo. Que si no la hace entrando la hace saliendo.-

 

]]>
<![CDATA[Sociedad y política                              ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-y-politica-20180604-0056.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-y-politica-20180604-0056.html Se amplía la brecha entre la sociedad y el segmento político. El descredito de las organizaciones va en aumento y la gente pareciera que espera algo grande que vendrá de sorpresa. ¡Que venga lo que sea pero que cambie esta dramática situación! Es el clamor generalizado en amplios segmentos sociales. Las condiciones psicológicas y objetivas están dadas para pensar que lo que pase es mejor a continuar en la presente crisis económica. Hay que buscar otra perspectiva u otro camino. Esta es la oportunidad de que salgan nuevos liderazgos, el cual tiene que ver como dice Stephen R. Covey con la visión, no perder de vista la misión y con la eficacia y los resultados. Para lo cual es necesario entregar lo mejor de sí, poseer sensibilidad interpersonal y ansias de cambiar. Un país decepcionado del liderazgo político por su riña constante producto de ambiciones y envidias. Rivalidades intranscendentes y emulaciones mediocres. 

          Así piensa la mayoría de los habitantes de este país victima de la ineficiencia y la burocratización en la administración pública. Holgazana, lenta y corrupta. Sin planes de desarrollo regional, local ni nacional. Improvisada y despilfarradora. Carente de prioridades y sistemas de control y evaluación. En su ejecución no se valorizan rendimientos ni productividad. Los resultados están relacionados con el uso anárquico de recursos financieros, presupuestarios y humanos.  El desarrollo como lo define L.J. Lebret  “ No es más que el conjunto de transiciones o pasos de un pueblo determinado y para los grupos que lo constituyen, desde una fase menos humana a una fase más humana, al ritmo más rápido posible, con el costo menos elevado posible”.  El liderazgo actual carece de una concepción en el plano global del desarrollo, que logre inspirar y motivar a los venezolanos.

   ¿Entonces, que es lo que ve el venezolano en la presente situación que atraviesa? Del gobierno, el intento de implantar un proyecto de país, cuya ejecución después de 20 años luce fracasado y en plena crisis de resultados positivos. Sus políticas y programas son los causantes de esta terrible crisis. Donde destacan el hambre. Los actuales niveles de ingreso familiar,  no cubren los precios de una bestial hiperinflación en los bienes, productos alimenticios y medicinas. Unas políticas públicas que han generado un violento proceso de empobrecimiento. Un aumento en la brecha entre ricos y pobres y un crecimiento exponencial de la desesperanza.  Crece una peligrosa apatía por los asuntos públicos. Reflejada en la alta abstención del 20 de mayo.  La desconfianza se ha ensanchado y la falta de optimismo envuelve importantes capaz de la población.

     Del liderazgo opositor, destaca su división y la falta de un proyecto consensuado y compartido entre todos, que provoque espíritu de lucha, empatía por las ideas y confianza en los dirigentes. También sobresale la ausencia de un líder único y el diseño de una estrategia con políticas y acciones coordinadas en todo el territorio nacional. Han sido muchos los errores y las actividades que han fracasado. Es el momento de reflexionar y pensar en el bienestar de las mayorías y no en el interés particular de personas y organizaciones. El país necesita una oposición fuerte y asertiva. Con una solo dirección y estrategia. Mientras esto no suceda seguirá la supremacía del gobierno en la conducción de la nación.

]]>
<![CDATA[Contra corriente, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Contra-corriente-por-Eduardo-Fernandez-20180601-0080.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Contra-corriente-por-Eduardo-Fernandez-20180601-0080.html A través de toda mi vida, me ha tocado nadar contra corriente. Cuando me inicié en la política, la corriente predominante decía que la política era una actividad sucia, reservada para bribones y estafadores. En esos días leí una frase del papa Pio XII según la cual “la política es la forma más excelsa de la caridad después de la religión”. Entonces decidí, nadando contra la corriente, perseverar en la política.
 


Durante mis luchas juveniles, la corriente prevaleciente era la izquierda, el marxismo, el comunismo. La mayoría de los jóvenes de aquella época consideraba que la historia avanzaba inexorablemente hacia el “paraíso comunista”. En aquellos años se produjo la Revolución Cubana que vino a ser como la confirmación de la tesis que sostenía que el futuro sería comunista.

Entonces me tocó de nuevo, nadar contra la corriente. Con toda convicción abracé las banderas del humanismo cristiano. Me inscribí en un partido que entonces apenas llegaba al 10% de los votos.
Años más tarde, me tocó enfrentar el empeño re-releccionista de dos distinguidos venezolanos: Rafael Caldera y Carlos Andrés Pérez. En ambos casos aconsejé en la dirección contraria a la corriente. En ambos casos prevaleció la opinión contraria a la mía. Creo que en ninguno de los dos casos lo que se hizo fue conveniente ni para el país, ni para la figura histórica de esos distinguidos compatriotas.

En febrero de 1992 hubo un intento de golpe de estado contra las instituciones. No vacilé en condenar aquel acto salvaje. Al día siguiente sentí que había una significativa corriente de opinión que aplaudía la acción de los bárbaros. Había aconsejado que no se reeligiera a Carlos Andrés Pérez. Después aconsejé, que una vez que lo habían reelegido lo dejaran terminar su período constitucional.

Poco tiempo después me opuse a la elección de Hugo Chávez. La mayoría acudieron a las urnas electorales votó por hacerlo presidente.

Nadé contra la corriente cuando se convocó a una Asamblea Constituyente que lo único que perseguía era el poder absoluto para los bárbaros. Me sentí como “la voz del que clama en el desierto”. La mayoría de los venezolanos apoyó aquel proceso que condujo a lo que estamos padeciendo desde hace 20 años.

También nadé contra la corriente cuando me opuse a la política abstencionista en 2005 que le permitió al chavismo tener el control absoluto de la Asamblea Nacional para legislar a su antojo.
Ahora también me ha tocado nadar contra la corriente. Entre votar y no votar, aconsejé votar. La mayoría se inclinó por no votar. Entre la paz y la violencia, me incliné por la paz. Entre Maduro y Falcón preferí a Falcón.


Eduardo Fernández
@EFernandezVE
 

]]>
<![CDATA[El túnel, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-tunel-por-Maryclen-Stelling-20180601-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-tunel-por-Maryclen-Stelling-20180601-0079.html A sólo escasos días de las elecciones -votantes o abstencionistas- están a la expectativa de soluciones inmediatas a la crisis política, económica y moral  que aqueja al país. Interesante escenario político donde coexisten las renovadas esperanzas de los partidarios con la reacción política y emocional de la  oposición derrotada.

Con posterioridad al 20-M se nos han acercado personas de diferente condición social, que apostaron a la reelección de Maduro.  En ese espacio se mezclan el voto militante, el  convencido y el resteado con el voto utilitario-clientelar, el voto con reservas,  y   el “último chance”.   Independientemente de la razón para votar, se resalta que el triunfo no debe interpretarse como un cheque en blanco.   Expresan una alta preocupación por la crítica situación actual,  a la vez que esperan una salida “rápida” que, curiosamente,   convive con fuertes dudas sobre la capacidad del Gobierno para  atender las ingentes demandas de la ciudadanía. Suerte de diagnóstico popular que dibuja un “país devastado” que duele y afecta la vida, la sobrevivencia, la convivencia, los valores y la fe.   
 
Señala el diagnostico popular, que las instituciones han dejado de ser eficientes en cuanto a  dar respuesta a las demandas sociales y ello redunda en una crisis de legitimidad.  Se destaca como uno de los grandes retos la lucha frontal contra la corrupción, que ha “minado la confianza en la gestión de gobierno”.  Se exigen nuevas caras y ello requiere erradicar aquel funcionariado circular y rotativo incrustado  en el poder.  Demanda cambios en la gestión económica y denuncia el “abandono” del interés colectivo y del bienestar general.  Se reconoce la intención del Gobierno de  paliar la situación con bonos y una serie  de medidas contingenciales; mas  hay conciencia de la relación clientelar que se establece y de sus efectos sobre  la participación política devenida en lealtad clientelar y perdida de la autonomía. 

Evaluación que, curiosamente,  aloja el desencanto sobre la gestión  y el encanto de un milagro que emana  de los resultados y las promesas electorales. El país se mueve en un terreno movedizo e imprevisible donde dialogan el encanto con el desencanto, la certeza con  la duda y en el que, hasta el momento, las acciones han ido a la zaga de las palabras y las promesas… 

Para cerrar citaremos una expresión que expresa la positiva emocionalidad del diagnóstico popular: “queremos salir de este túnel y ver luz”


 

]]>
<![CDATA[Hombre en llamas, artículo de Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hombre-en-llamas-articulo-de-Rafael-Ramirez-20180602-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hombre-en-llamas-articulo-de-Rafael-Ramirez-20180602-0023.html Sin lugar a dudas que el enrarecido ambiente político nacional, junto a los angustiantes problemas económicos que padece el venezolano a diario, no dejan espacio a la discusión de los grandes temas nacionales.

 

Probablemente, a la vocería política no le interesa priorizarlos porque son precisamente estos temas, por la forma en que se aborden, los que definen la visión de país que prevalecerá al final de este laberinto.

 

Sobre ésto, dice mucho el hecho de que ya sea normal la expresión de “la anterior Administración”, en boca de los más connotados voceros del madurismo, para referirse en términos negativos o peyorativos al gobierno revolucionario del Presidente Chávez.

 

Así, ante el silencio inexplicable de los lideres históricos del Chavismo, el período del Presidente Chávez, ha quedado estigmatizado como la “anterior gestión”, donde “se era permisivo con el narcotráfico”, “campeaba la corrupción”, “se hacían menos casas, pero mas caras” y resultaba mas fácil gobernar porque era “una revolución a cien dólares el barril”.

 

Todas son afirmaciones inciertas, injustas y cobardes, porque el Comandante no está vivo para defenderse y poner las cosas en su sitio; son lamentables en la medida que buscan justificar los desaciertos del madurismo en la conducción del país; y terminan siendo tristes, porque son hechas por un gobierno que aún usufructúa de la figura del Comandante para obtener el apoyo del pueblo.

 

Al final, Chávez tiene pocos que lo defiendan. Yo lo seguiré haciendo, lo defenderé a él y a su obra, a cualquier costo, pase lo que pase en lo político o en lo personal. No quiero que quede olvidado y solo en el Cuartel de la Montaña, como le sucedió al Presidente Medina Angarita, sepultado en el ostracismo de la miseria adeco-copeyana.

 

La “cuestión petrolera” como titulara una de sus obras (de obligatoria lectura), nuestro amigo y respetado Dr. Bernard Mommer, es uno de estos temas nacionales, del que no se discute, pero que sin embrago, el gobierno se ha dedicado a desmontar y vulnerar en silencio, a escondidas, de manera sistemática, en medio del caos generalizado en el país. Ya lo he denunciado y he advertido sobre lo que sucedería, con sus lógicas consecuencias para el país.

 

La situación de PDVSA, el desmantelamiento del que ha sido objeto y su consecuente colapso en la producción de petróleo, es una condición “sine qua non”, necesaria, para entregar el manejo de nuestros recursos naturales, petróleo y gas, al sector transnacional.

 

Debilitar o desmantelar a nuestra empresa nacional, PDVSA, deja al país en manos de las transnacionales. Sería para nuestra defensa integral, el equivalente a desmantelar al Ejército Nacional. Si, por razones de intereses de grupos o “lealtades al madurismo”, se persiguiera a los oficiales Chavistas, patriotas; se les encarcelara y se cambiaran  los mandos naturales de la Fuerza Armada Bolivariana, probados en todas las batallas en defensa del proceso Bolivariano y la Constitución; y, en su lugar, se entregasen los comandos de tropas o unidades de combate a civiles: abogados, especialistas en redes sociales, etc., o las unidades misilísticas y los “sukoys” se entregaran al “control de los soldados”, en un claro acto de desconfianza hacia la oficialidad; tendríamos en poco tiempo el colapso operacional y el desmoronamiento en la unidad de mando de los componentes militares, debilitando la defensa del país y dejándolo vulnerable a cualquier agresión. 

 

Decía un buen amigo, que “los ejemplos, son la claudicación de la inteligencia”, pero a veces, un axioma matemático o un tema aparentemente incomprensible, necesita ser demostrado a través del absurdo, luego de lo cual el mismo resulta obvio o fácil de entender. Esa situación hipotética en la Fuerza Armada, descartada por carente de sentido (ojalá a nadie se le ocurra hacer algo así), es un extraordinario ejemplo para demostrar lo que ha pasado en PDVSA.

 

Luego que el madurismo persiguió y encarceló a mas de cien cuadros operacionales de la industria, que ha estigmatizado como “corruptos” a nuestros trabajadores: los que enfrentaron y derrotaron el sabotaje petrolero; que ha defenestrado y desmantelado a nuestra Nueva PDVSA Roja Rojita, la de la “anterior Administración”; luego que colocaron al frente de las operaciones y comandos de la empresa, a personas sin ningún tipo de conocimiento, ascendente o liderazgo entre los trabajadores: administradores de edificios, abogados, especialistas en redes sociales, etc. Luego de esa “razzia” en la industria, PDVSA ha colapsado, la producción ha caído como nunca en nuestra historia, las refinerías operan a mínima capacidad; sus trabajadores, técnicos, especialistas, jóvenes, abandonan por miles la empresa, en desbandada. Un desastre.

 

Ahora PDVSA, no es capaz de operar, de extraer suficiente petróleo, ni de procesar y refinar ni siquiera para abastecer el mercado interno; tampoco, de exportar por sus propios medios, ahora, no es capaz de captar la renta petrolera internacional (antes era un hecho cotidiano), con un precio que ya está rondando los 70 dólares el barril. ¿Qué esperaban?, ¿algo distinto?, desarmaron el reloj, la maquinaria, y ahora no saben ponerla a funcionar, botaron las piezas. No es sencillo, golpearon el corazón de la patria.

 

Ahora, el Presidente firma decretos entreguistas, da plenos poderes al ministro-presidente para que le de la estocada a la empresa, grita y pide ayuda a los operadores políticos que han desmantelado la industria y al final, llama a las empresas del mundo, de la OPEP, Rusas, Chinas a que vengan a reconstruir, lo que él mismo destruyó. Nuestro petróleo esta en bandeja de plata.

 

Creo que el país debe abrir una discusión acerca de qué pasó en PDVSA. El madurismo asegura que “la anterior administración destruyó a la empresa”; nosotros podemos demostrar, y es información pública, que entregamos a PDVSA como la quinta empresa petrolera del mundo; una empresa cuyos resultados auditados a diciembre de 2013 reflejaron una empresa de 231.120 MM$ en activos y 84.486 MM$ en patrimonio, con un superávit (ganancia) de 12.907 MM$, sólo para hablar de sus fortalezas técnicas, sin mencionar sus capacidades operativas y políticas. ¡Abramos la discusión, me parece necesaria y justa para el país!

 

En un acto de soberbia que quedará para la historia, el Presidente, en vez de asumir su responsabilidad, reconocer los errores y convocarnos a los que somos capaces de reconstruir la empresa, prefiere entregarla a las transnacionales. Se insiste en cometer un grave y costoso error.

 

Las consecuencias de tanta irresponsabilidad las paga el pueblo; en la economía, en su calidad de vida, en la vida diaria, el día a día; pero el madurismo siempre tendrá una excusa: “la caída del precio del petróleo”, “la corrupción”, “la conspiración”, etc. Nadie asume sus responsabilidades, peor aún, nadie critica, discute, rectifica, por eso, nada cambiará, mientras ellos sigan al frente de la conducción del país.

 

Sin embrago, “mientras el palo va y viene”, como titulaba nuestro entrañable Aquiles Nazoa, reconozco mi papel en la discusión política y mi responsabilidad de explicarle al pueblo, sobre todo a los mas jóvenes, cuales eran las ideas e intenciones del Comandante Chávez: sus planes, sus motivaciones, puesto que llegará el momento en que podremos ponerlas a andar, retomar ese camino, aprender de errores y aciertos, rectificar lo que haya que rectificar, para avanzar.

 

El Presidente Chávez era un hombre de pensamiento estratégico y una visión de país que, aunque la oposición política ha aprovechado los errores del madurismo, para endilgárselos a la “gestión anterior”, es decir, a Chávez, sigue teniendo mas vigencia que nunca.

 

No soy el único que puede asumir esta tarea, podríamos hacerlo todos; porque tenemos la fortuna de que el Presidente Chávez siempre tuvo la urgencia de hablarle al país, explicar sus ideas, sus razones, siempre con mucha honestidad, así que, bastaría con que trabajemos juntos en escuchar y revisar lo que Chávez decía, sin “cortes comerciales”, sin censura, sin manipulaciones, ir a su palabra, al contexto de las mismas, a sus razones. Sus discursos, programas y videos, su obra y ejemplo, son una fuente inagotable de ideas políticas, de ideología, ética, planes y proyectos. Era un gran Jefe de Estado.

 

Hoy día, reivindicar al Comandante Chávez, luchar por defender su gobierno, su obra, retomar su camino, resulta un acto de lealtad, honestidad y consecuencia revolucionaria. Esta tarea tiene la urgencia de evitar que todo siga retrocediendo al infierno, que sigamos en este caos.

 

Para los que estuvimos en la “gestión anterior”, resulta el único deber que tenemos para con el líder, el hombre que entregó su vida a favor del pueblo. Ser leales a Chávez, a su palabra, a su obra, es ser leales a ese pueblo, paciente, esperanzado, es ser leal a esos millones de niños que nacieron y crecieron en revolución, y que ahora salen del país, mueren en el barrio, en las calles o son presa de la desesperanza y el rencor de no ver perspectivas de futuro en su patria.

 

Cada quien puede hacerlo en su área de experticia, de conocimiento, en su experiencia propia en revolución. En mi caso, aunque desempeñé innumerables tareas y misiones de todo tipo, el mayor aporte ha sido, en el desarrollo y despliegue de nuestra Política Petrolera, y en la recuperación y fortalecimiento de nuestra Nueva PDVSA, la Roja Rojita.

 

En el sector petrolero tengo toda la información de lo que digo debidamente soportada, respaldada en documentos: puntos de cuenta, decisiones, instrucciones, por lo que puedo hablar y comentar con bastante autoridad, conferida por cierto por el mismo Comandante Chávez en las distintas responsabilidades y tareas asignadas y ganadas en el campo de batalla de los hechos concretos, durante doce años de trabajo a su lado, en una gestión y una política verdaderamente exitosa, que permitió sostener nuestro proceso de cambios, nuestra economía y garantías sociales, en permanente crecimiento por mas de doce años de bienestar para el pueblo, para todo el país.

 

Tengo todos los datos e información a buen resguardo, desde que tuve la premonición de que algo no andaba bien luego de la muerte del Comandante y de la manera como comenzó a conducirse el madurismo, de allí la precaución que tomé en resguardar información que, no sólo es estratégica para el Estado venezolano, sino que es el respaldo a mi gestión de mas de doce años al frente de este sector estratégico y una fuente muy importante de elementos para cuando llegue la hora de poner las cosas en su sitio, en la conciencia nacional.

 

Desde el inicio del primer período de este gobierno, a pesar de mis intentos de apoyar, contribuir, aportar como siempre lo hice al lado del Comandante, servir al Estado Venezolano, comencé a ser testigo de conductas y posiciones, cuando menos extrañas en el madurismo; comenzaba a desplegarse con fuerza, como si fuera parte de un plan, una estrategia de ir desplazando a los Chavistas, comenzó el ejercicio de una política con otros códigos, otra ética, extraña a la de Chávez; una gestión del gobierno marcada por la improvisación, la falta de rigurosidad, estudio y comprensión de los problemas y de las consecuencias que tendrían para el país la postergación de decisiones, sobre todo en el ámbito económico.

 

Fue sorprendente la cantidad de errores que, uno tras otro, se comenzaron a cometer en la conducción del país, siempre subestimándolos, o peor aún, sin importar mucho las consecuencias.

 

Me costó aceptar el hecho de que éste era otro gobierno, lejos de nuestros principios e ideas. En nombre de la disciplina y unidad, dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a tratar de que el madurismo hiciera bien las cosas, en la economía, la industria petrolera, el gobierno, etc. No fue posible. Autocríticamente debemos reconocer que se aprovecharon y, lo siguen haciendo, de la ingenuidad y honestidad del Chavismo, de todos nosotros; el madurismo es otra corriente política, reformista, autoritaria, una especie de populismo de derecha, que está dispuesto a hacer y a entregar lo que sea (como lo ha demostrado), para mantenerse en el poder.

 

Este error de apreciación del Chavismo, este errado cálculo político de sus dirigentes históricos, del PSUV, de los partidos de la revolución, le está costando muy caro al país, hemos sufrido una derrota estratégica en términos del socialismo y la revolución bolivariana (ojalá me equivoque) pagará un alto precio ante la historia, ante el pueblo.

 

De allí la imperiosa necesidad de abrir la discusión política, una correcta evaluación de lo que ha pasado e iniciar la recomposición del Chavismo, sin sectarismos, sin intereses de grupos que intermedien con los intereses generales del pueblo; se debe dar paso a una dirección revolucionaria, unitaria, que abra paso a un proceso de rectificación.

 

Hace bastante tiempo que Chávez le hubiese quitado a Maduro la conducción que él mismo le dió, el Presidente Chávez siempre revisaba sus propias decisiones, jamás impuso sus criterios u errores por sobre el interés del pueblo. Lo demostró muchas veces en las profundas autocríticas a su gestión que el mismo hacía frente al país.

 

Hombre en llamas…

 

Escribiendo estas reflexiones con la intención de hablar sobre la Faja Petrolífera del Orinoco y explicar al país la idea original, la motivación para haber asumido este proyecto como el proyecto bandera del gobierno del Presidente Chávez, mientras, al mismo tiempo hacia seguimiento a las noticias del país, recibo el anuncio de la decisión del presidente Maduro de liberar presos políticos “para contribuir a la paz en la Nación” y “cumplir con su palabra”.

 

No está claro dónde ni a qué cosa se comprometió el madurismo durante las conversaciones y pactos con la oposición. Nadie sabe de donde salió esta iniciativa, ni si forma parte de cualquier otro Plan, que, como siempre sucede en este gobierno, es secreto.

 

Yo he tenido familiares y compañeros prisioneros políticos en el San Carlos, La Pica y otras instalaciones militares durante los años duros de represión de la IV República, conocí compañeros que pasaron 12 años secuestrados, sin juicio, otros, muertos y desaparecidos. De manera que siempre he apreciado el valor de la libertad y despreciado el abuso del poder, los secuestros, los rehenes y crímenes políticos, la persecución de las ideas.

 

Mientras revisaba los detalles y vi las declaraciones, la cara de los voceros, me vino de inmediato a la mente la imagen espantosa de Orlando Figuera, el joven que fue asesinado de una manera salvaje por parecer Chavista, por su color, “El Hombre en Llamas”, imagen que debería ser, para siempre, una denuncia a la violencia, la intolerancia y el silencio cómplice, el relato de la madre que no podía entender por qué habían hecho algo así a su hijo.

 

Igualmente, no puedo olvidar el rostro de un hombre del pueblo, miembro del “Comité de Víctimas de la Guarimba”, padre de Elvis Durán, joven venezolano “degollado”, cuando tuvo la mala suerte de pasar por donde los violentos colocaron una “guaya” para asesinar Chavistas, tal como había indicado uno de los señores beneficiados por la gracia presidencial.

 

Los rostros, nombres, historias de los mas de 130 venezolanos y venezolanas asesinados, hijos de esta tierra, jóvenes la mayoría, unos involucrados en el conflicto, otros muchos transeúntes inocentes, en medio del caos y del festín de la violencia. 

 

Muchos de los liberados ahora, están vinculados a estos episodios de violencia y al sector de la oposición.  La mayoría estuvo retenida, sin juicio, de manera arbitraria, sin derecho a la defensa, sin el debido proceso. Un extremista que manda a degollar motorizados, y hace resistencia armada a su arresto, los jefes políticos que instigaron la violencia, el operador violento de la “guarimba”, el inocente y otros, todos salen en el mismo saco, igualados por la gracia presidencial.

 

Aunque, para dar apariencia de separación de Poderes, los voceros de la acción gubernamental son de la llamada “Comisión de la Verdad”, que hace lo que le ordena el madurismo, calla o habla a conveniencia, condena o perdona, es evidente que en Venezuela no está garantizado el Estado de Derecho, ni el debido proceso, ni el derecho a la defensa, ni un juicio justo.

 

El juicio es justo, en la medida en que sea justo para el implicado en la acción criminal, pero justo también para la víctima o víctimas de la acción criminal. 

 

Por conveniencia política se cerró de un plumazo un episodio político terrible de mucha violencia e impunidad en el país, que costó la vida a tantos jóvenes, y donde se produjo todo tipo de actos criminales, de odio político: linchados, quemados, muertos con objetos lanzados de edificios, baleados por fuerzas paramilitares, por fuerzas del orden público. Todo quedará sin justicia, sin explicación, sin que se sepa la verdad, lo inútil de tantas muertes, los responsables.

 

Quiero elevar mi pensamiento y respeto a las familias de todos los venezolanos muertos, asesinados, sacrificados en nombre de la intolerancia, de la violencia política. Fueron utilizados para objetivos políticos que nadie conoce y que aparentemente se “zanjaron” en negociaciones secretas. Los muertos los puso el pueblo, del color que sea.

 

Mientras la medida favorece a presos políticos de la oposición, en aras de la “paz de la Nación”, cabría preguntarse si también serán favorecidos presos políticos del Chavismo, o Chavistas presos por motivaciones políticas, aunque estén acusados de supuesta “corrupción o conspiración”, que es la manera como el madurismo califica a los Chavistas que persigue por razones políticas.

 

¿Saldrán libres el Mayor General Rodríguez Torres, los compañeros Jesús Luongo, Nélida Izarra, Gladys Parada, Gustavo Cárdenas, Pedro León, Eulogio Del Pino y tantos, cientos de Chavistas, trabajadores secuestrados, sin juicio? ¿Saldrá libre el general Baduel? ¿Saldrán libres los oficiales, profesionales y tropa secuestrados, nadie sabe dónde, ni cuántos, ni por qué, señalados genéricamente de “conspiradores”?

 

Sólo espero que los Chavistas e inocentes que están presos corran con la misma suerte que los presos opositores, que los señores banqueros. A esta altura de las cosas, no se sabe bien a quién le teme mas el madurismo, si a la oposición violenta o al Chavismo.

 

Nunca mas debe haber seres humanos sacrificados en el altar de la violencia, la intolerancia y los acuerdos políticos. Ojalá nuestra sociedad pueda recomponerse espiritualmente, sanar el alma, condición indispensable para la reconstrucción del país. Con Chávez Siempre, ¡Venceremos!

 

 

 

]]>
<![CDATA[En opinión: Podemos fabricar la vida en el Laboratorio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Podemos-fabricar-la--vida-en-el-Laboratorio-20180601-0072.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Podemos-fabricar-la--vida-en-el-Laboratorio-20180601-0072.html ¿Estamos realmente viviendo en nuestro siglo, con todas sus espectaculares creaciones? Un poco más de estudio y un poco más de conocimiento nos dirán la grave respuesta de que tenemos 100 años de atraso.

Le digo constantemente a todo el que quiera escucharme que aquí, en Venezuela, la mayoría continua viviendo en el siglo XX, esto es que, parece que el tiempo se detuvo, porque nuestros hábitos, nuestros conocimientos y expectativas no obedecen a lo que exige el siglo XXI.

 Creemos que estamos en una época progresista pero la verdad es que nos engañamos y que vivimos en un siglo anterior al actual porque ni conocemos, ni usamos, ni hacemos valer las invenciones de la primera etapa del siglo XXI. Personalmente a cada rato, me digo frente a nuevos hallazgos: “Esto debería ser inventado y patentado ya” y, al poco tiempo me entero de que no solo está en uso, sino que si esperamos un poco se va a declarar su obsolescencia.

 Hoy, por ejemplo, me sorprendí sugiriendo que podría crearse una bacteria usando el DNA. Resulta que la misma ya ha sido creada por el biólogo Craig Venter en el homónimo instituto que el mismo creara. Con ello ha llegado ya (desde hace casi dos años) la vida artificial.

 Indudablemente que Craig Venter ha estado siempre en posturas avanzadas de la ciencia, por cuanto, presidió la codificación del genoma humano pero es que como indicamos, ha sido el creador de la primera forma de vida artificial. Se trata de la manipulación del gen 473, en forma de darle existencia a una minúscula bacteria que es, entre los seres vivientes del planeta, el más pequeño.

 Para entender la importancia de la investigación realizada y de sus resultados, hay que saber que el hombre posee 30.000 genes unidos a la síntesis proteica, esto es, la imprescindible para la existencia. Otros seres más primitivos como los microbios solo tienen cinco mil.

La pregunta es ¿cómo se llega a aislar los verdaderos genes de la vida? A través de un procedimiento complejo producto de la genética avanzada que se refiere a la aplicación de “trasposones”, elementos genéticos que son idóneos para interferir con las diferentes partes del genoma, lo cual significa que pueden ser utilizadas para desactivar determinados genes y verificar cuales son verdaderamente indispensables para la sobrevivencia. Es así como se ha llegado al 473, mediante la tecnología del DNA recombinado, que permite tomar porciones de DNA para analizarlas mediante la “electroforesis”. Lo más impactante es que en los laboratorios de los nuevos investigadores de la materia, existe la prueba de que tenemos la capacidad de fabricar vidas.

Como “moraleja” de lo anterior, debo señalar que yo llamaría a la Ciencia Ficción, como Ciencia Cuasi-verdadera, porque la distancia para ser real, está solo en la disposición del hombre de crear el mecanismo para que lo sea. Creemos que la Ciencia Ficción es más realista que la propia realidad, porque esta última es algo que se produce lo quieras o no, en cuanto que la ciencia ficción depende del investigador, del científico y del inventor.

Hay que darse cuenta de nuestro atraso científico, al punto de que creemos que la mayoría de los acontecimientos que nos amenazan, son el producto de la Ciencia Ficción, cuando, por el contrario, son realidades presentes que intentan decirnos que hemos dejado de ser acompañantes de su despegue hacia lo que hasta ahora eran solo “misterios” de la naturaleza.
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Petro, Duque y Colombia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Petro-Duque-y-Colombia-20180601-0075.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Petro-Duque-y-Colombia-20180601-0075.html  Desde las grandes cadenas mundiales y en los poderosos medios locales se difunde la supuesta existencia de una competencia electoral en Colombia entre un candidato de extrema derecha, Iván Duque, y uno de la izquierda radical, Gustavo Petro, que luego de las votaciones del pasado domingo se disputarán la segunda vuelva.

 Y eso nos es ni mediamente así en el caso de Petro.Es del interés de la dictadura mediática a escala global atribuirle a las izquierdas roles electorales y gestiones gubernamentales de candidatos y fuerzas que dejaron de serlo (sensiblemente derechizadas), para aprovechar sus insuficiencias, influir negativamente y desacreditar el término y la alternativa que pueda representar.

Igual les conviene presentar como “opciones democráticas” a las derechas y extremas derechas que encarnan el neofascismo de estos tiempos, lo que le ayuda a derechizar el escenario electoral y favorecer mecanismos de relevo bajo su control.

Pasa con Petro lo primero y con Duque lo segundo, de quien se esconde que esa derecha es realmente neofascismo mafioso.


En verdad Petro fue de izquierda, incluso de la izquierda guerrillera (M-19), pero hace tiempo dejó de serlo hasta convertirse en dirigente de una corriente del establecimiento político colombiano que acepta no solo la cuestionable institucionalidad vigente en ese país, sino también la tutela de EEUU sobre esa nación hermana. Más próximo al Leonel Fernández de los 90, que al Lula de Brasil e incluso al Funes convertido en Presidente de El Salvador.

Existe incluso el recurso de calificar de “izquierda” a quienes sencillamente no son de extrema derecha o simplemente conservadores, para pescar en las confusiones que tales adulteraciones generan..

Está pasando con Gustavo Petro, a quien por demás recientemente se “le salió el cobre” -más que antes- cuando calificó las elecciones de Venezuela de “fraudulentas” y anunció que “no reconocerá el Gobierno de Maduro”; lo califican de izquierda a pesar de que sus vínculos con sectores de poder de EEUU son muy conocidos y a pesar de no objeta ni las 7 bases gringas en territorio colombiano, ni la incorporación de ese país a la Otan.

Petro se ha cuidado de no condenar la infamia contra Santrich, poniendo a depender la acusación mentirosa de las “pruebas” de EEUU y la decisión de un sistema judicial viciado; sin mostrar beligerancia frente al vulnerable acuerdo de paz firmado en la Habana y las groseras violaciones del mismo por el poder constituido.

Igual, en clara señal de genuflexión frente a EEUU y la gran burguesía colombiana, Petro estigmatiza y descalifica radicalmente al acosado y agredido proceso bolivariano de Venezuela y no dice ni ji frente a las dictaduras constitucionales mafiosas de Honduras, México, Paraguay, Brasil, Argentina, Dominicana, Haití…

Ni hablar lo que significa valorar como democracia a Colombia, condenar a Venezuela como “régimen de la muerte” y obviar las referidas dictaduras mafiosas dependientes de EEUU.


La alianza en segunda vuelta con Sergio Fajardo (pro-Santos y pro-oligarquía) -si se da- le imprimiría más derechismo a la fórmula que competirá en segunda vuelta contra Duque (pupilo de Uribe); sin de paso garantizar el flujo de todos esos votos a favor de Petro, puesto que ese electorado intermedio a favor de Fajardo podría correrse parcialmente tanto hacia el uribismo como hacia petrismo, al margen de la orientación oficial.

Gobernar con esa institucionalidad y con un gobierno así constituido, montado sobre un Estado terrorista intervenido por EEUU, independientemente de que Petro no sea ni fascista ni mafioso, no augura cambios significativos, por lo que hay que tener mucho cuidado en promover ilusiones o exagerar posibilidades de transformaciones y de paz duradera, previamente bloqueadas por el poder establecido; o también con crear grandes expectativas sin bases fuertes y sin un contrapeso (dado el desarme unilateral de las FARC-EP y la permanencia de un Estado y un paramilitarismo terroristas aupados por las corporaciones estadounidenses, CIA, Pentágono y Mosaad).

Advierto, además, sobre las posturas inconsistentes (con matices variados) de un gran espectro de derecha (liberal y conservadora) y del social-pendejismo de origen izquierdoso, que al parecer sindican al componente neofascista que encabeza Uribe y su representante Duque como la única causa de los crímenes, corrupción, coloniaje y neoliberalismo en ese país; obviando la feroz oligarquía, el rol perverso de Santos (ministro de los “falsos positivos” y presidente de varias matanzas), así como el papel determinante de EEUU como cabeza rapaz y violenta del Imperialismo Occidental.
El único diablo no es Uribe. Tampoco el único narco-político o “paraco”, ni el único terrorista neoliberal pro-gringo. Y los hay liberales y hasta seudo-izquierdistas que contemporizan con todo eso en el contexto de esa dictadura terrorista disfrazada de democracia y Estado de Derecho (mejor dicho, de derecha).

]]>
<![CDATA[La identidad perdida]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-identidad-perdida-20180601-0076.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-identidad-perdida-20180601-0076.html  Desde hace tiempo he querido abordar este tema. La fortaleza de un Estado está basada en su población. Para ello existen diversas maneras de conocer la cifra exacta de habitantes. Una es saber el número de ciudadanos que constituyen su sociedad, a través de los censos nacionales. En Venezuela esto ocurre cada 10 años.


   En nuestro país han existido destacados investigadores en demografía que han categorizado la población venezolana. El profesor Francois Benko, padre de la demografía moderna en Venezuela, es uno de ello. Otro destacado especialista en población es el Dr. Hernán Méndez Castellano, quien inició los estudios sobre la estratificación de la población venezolana.


   Sin embargo, y aunque existe un centro especializado en saber de manera profesional el número de habitantes de nuestro país, el Instituto Nacional de Estadística (INA), resulta muy difícil conocer, en la actualidad, el número exacto de habitantes.  Peor aún, al no tener datos estadísticos confiables, actualizados y rigurosamente contrastados se corre el riesgo de sesgar la información. Los controles sobre la población venezolana, en materia de identificación, resultan de inestimable valor porque están vinculados con la seguridad de la nación y más aún, con la supervivencia y vigencia de la sociedad, tradiciones y cultura.


   Indicamos esto en razón de la serie de dudas que en los últimos años se vienen presentando, tanto con la data estadística que presentó en su momento el INA como en la cuestionada cifra sobre la población apta para sufragar en elecciones, presentada por el Consejo Nacional Electoral.


   Esta duda que se presenta, tanto con la cantidad de habitantes, clasificada por estrato sociales, y la población con derecho al voto están relacionadas con los grupos de individuos, de otras nacionalidades, quienes son introducidos al país de manera ilegal y tras cierto tiempo, terminan con documentación venezolana. Esto es, “legalmente” venezolanos, por naturalización y hasta por nacimiento.


   La proliferación de los procesos de cedulación en Venezuela (gran parte de ellos en las plazas Bolívar de ciudades y pueblos) y hasta en casas de particulares, indudablemente incorporó a la sociedad (visibilizó y reconoció) de forma legítima y legalmente a millones de venezolanos cuyo único documento era la boleta de nacimiento (no la partida de nacimiento). Pero también ha servido para triquiñuelas, generando estafas y convirtiéndose en peligro inminente para la seguridad del Estado y la sociedad.


   Lo más notable y de inevitable riesgo ha sido el otorgamiento de pasaportes a un número indeterminado de sujetos, quienes fueron detenidos en Europa, cometiendo actos terroristas, tanto en Francia como en los Países Bajos.
   De ser Venezuela el país que por décadas mantenía un estricto control de su población con el documento de identificación más seguro y masivo de Latinoamérica y de los mejores en el mundo, sus ciudadanos han pasado a ser personas con documentación dudosa, tanto con la partida de nacimiento, cédula de identidad y pasaporte, para la gran mayoría de países donde un connacional intenta entrar. Y es que en Venezuela el tráfico con documentación de identificación “legalmente falsa” es un verdadero negocio.


   Creo que uno de los primeros actos que debe realizar una nueva administración para un nuevo gobierno de Estado, será la revisión, tanto de la data de la población total de venezolanos, en todas las entidades federales, parroquias y municipios, como también contrastar sus documentos de identificación.


   En la Venezuela del siglo XXI hay venezolanos por nacimiento, la gran mayoría, como también por naturalización. En ambos grupos y muchos individuos, existe duda razonable sobre la veracidad de sus documentos de identificación. 
   El uso de documentación “legalmente” otorgada a individuos extranjeros haciéndolos pasar como nacionales, por estrategias políticas, tanto para aumentar el registro electoral nacional como para disfrazar a terroristas, está causando un dramático riesgo de seguridad nacional con consecuencias muy trágicas.


   Es muy posible que la intensificación de la persecución y sanciones contra personajes de la administración pública venezolana, sea como consecuencia de los actos terroristas causados en Europa en años recientes. Esos actos terroristas ejecutados por individuos con documentación venezolana, indudablemente que ya han sido averiguados e identificado a sus responsables, sean de manera directa como a sus actores (protectores y financistas) intelectuales.
   Todo indica que hay rutas de identificación que llevan hasta las mismas entrañas del régimen totalitario venezolano, bolivarista, chavista y socialista del siglo XXI.
 

]]>
<![CDATA[Termitas, por Roberto Hernández Montoya]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Termitas-por-Roberto-Hernandez-Montoya-20180601-0073.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Termitas-por-Roberto-Hernandez-Montoya-20180601-0073.html No todo el daño nos lo causa el Imperio. Este ha creado un termitero para carcomer la Revolución, a cargo de una parte de la militancia.

Son gremlins que taladran el corazón. Andan con un revolucionómetro. Hay fariseos desde antiguo y viven de las doctrinas ético-salvadoras que se proponen redimir a la humanidad. Saben mejor que tú lo que te conviene y pretenden rescatarte de ti. Acabaron con la Iglesia y con más de un partido revolucionario. Lo están haciendo con la Revolución Bolivariana, porque se apoderan de los aparatos ideológicos del Estado y acusan a todo el mundo de contrarrevolución para abrirse paso. Son difíciles de combatir porque tienen más pureza y santidad que todo el mundo y generalmente es tarde cuando detectas su presencia. No tienen escrúpulos.

Como saben quienes han padecido termitas, Tartufo es difícil de erradicar, generalmente hay que cortar por lo sano y sacrificar estructuras completas para evitar mayor propagación. Peor: se apoderan del proceso de exterminio para extirpar a quienes son fieles.

Afortunadamente las termitas se delatan solas. Hay síntomas: el aspaviento ultrarrevolucionario, la acusación permanente a quien atribuyen déficit revolucionario, visten ropa roja rojita todo el tiempo. En la novela 1984 de George Orwell hay una farisea que lo define de modo luminoso: “Obedece la reglas pequeñas para infringir las grandes”. Cuando acuerda se apoderan de Pdvsa y aún están pendientes de acabarla, porque detectamos los grandes pero dejamos el termitero operando.

Acabaron la fábrica iraní de harina de maíz, pudrieron Pdval, están cargándose los Bicentenarios, impiden o dificultan el acceso popular a las cajas Clap, bachaquean, arruinan, desolan, pervierten, desplazan a quien sí trabaja. Asaltan el poder y muchas veces te gobiernan.

Solo una rebelión popular liderada por Nicolás Maduro podrá erradicar el termitero por alto, por bajo. Chávez decía que la Revolución iba demoliendo a esa gente, pero es una carrera a ver quién demuele a quién primero. La primera rebelión popular en 2017 fue la Constituyente, la más reciente el triunfo heroico del 20M. Demos un paso, no será demasiado difícil y será hasta divertido porque el pueblo tiene la madurez suficiente y es sabroso derrotar el malandraje.
 

]]>
<![CDATA[Sembrar el entendimiento para sentirnos seguros]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sembrar-el-entendimiento-para-sentirnos-seguros-20180531-0072.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sembrar-el-entendimiento-para-sentirnos-seguros-20180531-0072.html Es hora de que los líderes del mundo se impliquen en pactar, en entenderse, en llevar a buen término su compromiso de servicio, de respeto, protección y garantía de los derechos humanos, más allá de la letra impresa en sus programas de gobierno. Hoy más que nunca hace falta fortalecer el estado de derecho y la consolidación de las instituciones públicas. El momento es crítico en muchas partes del planeta, ante la desconfianza y la insatisfacción de buena parte de los moradores, que no comprenden las actitudes interesadas de sus gobernantes, dispuestos en su mayoría a enriquecerse, en lugar de servir al bien común, que es lo que realmente nos engrandece. Sea como fuere, todos estamos llamados a cooperar, los que nos gobiernan, con el compromiso de servir responsablemente y para todos, y los gobernados, con la participación y mayormente con la crítica constructiva. No olvidemos que es en comunidad, como se avanza hacia un decoroso nivel de vida que todos nos merecemos, por el hecho mismo de cohabitar como sujeto de derechos y obligaciones. De ahí la importancia de sembrar ese sentido natural respetuoso que nos trasciende y humaniza.

 Ahora bien, no se puede sembrar el entendimiento desde un espíritu corrupto, es necesario que la autoridad, aparte de ser legítima, defienda las instituciones con ejemplaridad y sometimiento a ese orden innato de transparencia y sano raciocinio, cuestión que está íntimamente ligada a la naturaleza humana y que debe redundar en provecho de todos. Estamos llamados, en todo caso, a ser fuerza de unión y unidad. Por este motivo, será siempre necesario tender puentes, atender debidamente a ese bien universalizado, que nos afecta a toda la familia humana. Sin duda, hay que subrayar la labor de las Naciones Unidas para el mantenimiento de lo armónico, una inversión en favor de la paz, la seguridad y la prosperidad mundiales. En este sentido, nos llena de júbilo que puntualmente este año celebremos el setenta aniversario de las operaciones de mantenimiento de esa concordia activada por la ONU, un mecanismo único y dinámico diseñado para auxiliar a los países desgarrados por los conflictos. Es de justicia, por tanto, reconocer la labor de más de un millón de mujeres y hombres que han prestado servicio, durante siete décadas, en nombre de una bandera que nos ensambla. 

 Para este ensamblaje cultural requerimos la colaboración de todos, ante los difíciles escenarios que existen en la actualidad, sobre todo en la promoción de los derechos humanos y, también, en la lucha contra la explotación y los abusos sexuales. No podemos caer en la torpeza de no hacer nada. Nuestra misma escritora mística española, Santa Teresa de Jesús (1515-1582), nos lo recuerda con este símil: “La tierra que no es labrada llevará abrojos y espinas aunque sea fértil; así es el entendimiento del hombre”. Naturalmente por esto, hemos de cultivarnos constantemente, hemos de reflexionar y no cerrar los ojos. Eso jamás, pues el ser de las cosas, es el origen de nuestras ideas, cada día más necesitadas de escucha para que pueda restablecerse esa sintonía armónica que todos requerimos para vivir.  Dar la espalda y no dar oídos a lo que se dice, se comenta o se habla, lo que nos hace es endurecer el corazón, llevándonos a caminos de insatisfacción permanente. Las consecuencias no se dejan esperar. El vacío interior que creamos con la pasividad es tan grande que todo se muestra como un caos que nos deja en un estado de confusión y malestar continuo.

 Sorprenderse, reprenderse y extrañarse, es una manera saludable de iniciar ese entendimiento consigo mismo para luego revertirlo en los demás y poder sentirnos seguros. Uno no se sosiega a base de golpes, únicamente puede alcanzarse por medio de la sensatez. Una persona sensata está siempre dispuesta a abrirse a la verdad, a caminar observándose, a ceder a toda rectitud y a actuar con prudencia, justicia y clemencia. Al  fin y al cabo, lo fundamental, radica en comprenderse para poder enmendarse, en cómo salvar a la humanidad, salvar vidas, salvar a las futuras generaciones. Justo estas son las prioridades del plan de desarme integral presentado recientemente por el Secretario General de las Naciones Unidas, en el que propone desde la reducción de cabezas nucleares hasta la regulación de las armas pequeñas o las basadas en la inteligencia artificial, pasando por la creación de mecanismos para garantizar la rendición de cuentas de quienes utilicen armas químicas o biológicas. En fin; que no hay pasaje para el amor, que el amor es el único y exclusivo pasaje para la paz.


 

]]>
<![CDATA[Aveledo, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Aveledo-por-Roberto-Malaver-20180531-0077.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Aveledo-por-Roberto-Malaver-20180531-0077.html ¡Agarrando aunque sea fallo! Vuelve la Mud y vuelve Ramón –Gris- Aveledo. Lo que se llama un ofertón: dos por el precio de uno. Eso sí, no hay nada nuevo, no busquen novedad que no hay. Acaba de informar el compañero  Calzadilla, que toma la pelota y vuelve al juego democrático, el compañero Aveledo.

Todos nos quedamos con la boca abierta y viendo pal otro mundo es ancho y ajeno, porque la verdad es que ha venido dando unas declaraciones a favor del dictador, y eso es muy sospechoso. Además, fue el Chúo Torrealba quien lo sacó del juego, y eso de que  a uno lo releve el Chúo, es como para no volver a jugar más nunca, pero nosotros somos así, criticamos a la dictadura porque se la pasa haciendo enroques, y  nosotros caemos en lo mismo, así que, con Aveledo o sin Aveledo, nosotros seguimos luchando rolo a rolo y tolete a tolete, como decía el jefe de Aveledo hace algunas lunas. Así que nosotros, a pesar de que no estamos de acuerdo con ese nombramiento, le decimos Ave, César a Aveledo.


Los que deben estar gozando una bola son los chavistas, porque saben que si ponemos a Aveledo ahí, es porque consideramos que no hay nadie más capaz que ese hombre, y lo peor es que ya Rafael –Cía- Poleo salió diciendo que ese era el hombre para los que creen en la unidad de los partidos, y le faltó decir y en la bajada al sepulcro. Lo importante es que la Mud está resucitando, y Aveledo también, carajo, porque después de esa derrota del 20 de mayo, quedamos sin saber dónde nos metíamos, a pesar de que la Asamblea en desacato quiso hacer una vaina rara ahí decretando otra vez al dictador Maduro fuera de juego, pero ya eso no hace ruido. También debemos decir que apareció un gringo diciendo que nunca había visto una oposición tan imbécil y tan estúpida como la venezolana, y la verdad es que esa vaina arrecha, pero uno tiene que quedarse calladito porque esa gente es la que paga para que uno salga de  este régimen, lo malo es que como dice el señor ese, por lo visto no servimos para un carajo.


También hay unos compañeros por ahí preguntando bolserías, que si Aveledo es secretario ejecutivo de la Mud o del Frente Amplio por una Venezuela Libre y por Puesto, esas son pendejadas. Ese Frente Amplio lo inventamos en el Aula Magna de la UCV, -qué vergüenza con toda esa gente que ha pasado por ahí-, con el único fin de joder y echar vaina, pero eso no funcionó, somos la Mud, y eso es lo que hay, y se la calan.
El papá de Margot abrió la puerta del apartamento y pasó al lado de nosotros diciendo: "Aveledo, Aveledo, Dios mío, Dios mío". Y agarró la puerta del cuarto y el carajazo que le dio estremeció la sala, y la nevera se abrió y la caja Clap salió y cayó sobre la mesa. Y un vecino gritó: “Múdate, desgraciado”.
- Si tienes corazón, enséñalo y regresa.- Me canta Margot 
 

]]>
<![CDATA[Paz y reconciliación, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Paz-y-reconciliacion-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180531-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Paz-y-reconciliacion-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180531-0074.html Para   enrumbar a Venezuela por los caminos de la prosperidad y  la convivencia, necesitamos superar el ambiente de   enfrentamiento que nos ha  llevado al abismo e impide superar las gravísimas crisis (política, económica, social y moral), que están carcomiendo las entrañas de la República. ¡Son ya demasiados años de ambiciones,  personalismos, incoherencias, ineficiencia  y obstinación en mantener medidas desacertadas que sólo  han traído ruina y destrucción!
 Necesitamos anteponer a Venezuela sobre los intereses personalistas,  reencontrarnos y empezar juntos a construir la paz. La paz se construye sobre el diálogo, la negociación,   la verdad, la justicia y el perdón, pero exige también  competencia,  trabajo digno y bien remunerado,  seguridad, observancia de las leyes,  cumplimiento de la Constitución,   acceso sin humillaciones ni colas a los bienes y servicios esenciales.   Reconstruir la paz y la  convivencia     va  a exigir  cambiar las ambiciones por la solidaridad;  la desconfianza por alianzas;  la soberbia por humildad; la retórica y el ocultamiento de la realidad por políticas eficientes; la mentira por la  verdad.  Cuando la verdad no es reconocida  y se miente abiertamente, no es posible la reconciliación y se producen desencantos y bravura.  La verdad requiere humildad, es decir, deponer el orgullo que consiste en la defensa absoluta de una causa, sin ojos para ver las consecuencias de esa causa que, en el discurso,  puede sonar como muy buena. Las causas y banderas por las que se lucha pueden parecer dignas y también su defensa; sin embargo pueden estar atravesadas de ignominia y resultados desastrosos, como ha ocurrido en Venezuela.   La honradez en reconocerlo hace posible asumir la verdad y caminar con pasos firmes hacia la reconciliación y la superación de los problemas.   La verdad implica también superar la tentación de confundir promesas  con realidades, culpar siempre al otro de los errores,  y  negar la historia reescribiéndola a conveniencia.
El orgullo, la incompetencia  y la ceguera, disfrazados de patriotismo,  llevan  a la impunidad, el autoritarismo  y a la negación de la democracia. La impunidad es una lacra social y política que favorece la corrupción,  los abusos y las conductas delincuenciales. En Venezuela, la delincuencia se ha convertido  en una forma de vida y cada vez más personas viven hoy de ella,  como nos lo evidencian los números de la corrupción y  de robos, atracos y asesinatos, y el auge incontrolado  de todos los tipos de especulación,  bachaqueo, contrabando,  apropiación, y reventa de los productos regulados. No es posible que se siga utilizando el  hambre y la escasez  para ganar fidelidades, obtener dividendos politiqueros y castigar a los adversarios.  Actuar de este modo no sólo supone una gran inmoralidad, sino que contribuye al hundimiento del país porque lleva a la desvalorización del estudio, el trabajo,  y el esfuerzo, y alimenta el parasitismo.   No puede ser que cualquier persona, bachaqueando, gane en un rato  más que lo que gana un profesional con su trabajo. Tampoco es justo que algunos, sin hacer nada, reciban varios bonos y terminen ganando más que los que nos matamos trabajando y tenemos varios títulos universitarios. 
 

]]>
<![CDATA[En opinión: ¿Quién ganó el 20-M?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Quien-gano-el-20-M-20180530-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Quien-gano-el-20-M-20180530-0103.html Pasó el 20 de mayo. Entre polémicas y debates se desarrolló un evento electoral que algunos calificaron como farsa, otros como la oportunidad de derrotar al régimen, mientras que para el Gobierno era la posibilidad de afianzar el socialismo del siglo 21. Los resultados están a la vista de todos y  trataremos desde el ejercicio del pensamiento y análisis entender qué ocurrió ese día.

Es innegable que la abstención fue la protagonista de la jornada, por primera vez desde 1958 dejan de participar más de la mitad de la población en unas elecciones presidenciales, tomando en cuenta que somos un país con un sistema de gobierno presidencialista merece especial atención.


¿Quién ganó el 20-M?  a mi modo de ver no ganó nadie, fue una derrota compartida entre todos los venezolanos, una nación incapaz de ponerse de acuerdo en la adversidad necesita una autocrítica severa, quizás este tiene que ser el punto de partida para lo que viene después del 20-M, seguir en el círculo vicioso del “amigo/enemigo” mantendrá una batalla que hasta ahora solo nos ha traído desgracia.


Entrando en detalle, hay 5  factores que resumen lo ocurrido el 20-M:  

1. Se ratifica lo que muchos han denunciado: el Gobierno venezolano es tramposo y mafioso, la compra de votos descarada a través del carné de la patria desnudó una práctica delincuencial de hacer política, así como los puntos de control ubicados frente a los centros de votación en donde ejercían una coacción inaceptable sobre los votantes.

2. La oposición evidenció su incapacidad, inconsistencia y falta de unidad en un momento en donde el país les reclama lo contrario. La carencia de desprendimiento de sus líderes junto a erráticas decisiones ha convertido a la oposición en un bloque fragmentado y sin fuerza, dándole paso a la “comunidad internacional” para que decida por ellos.

3. Un pueblo desorientado y confundido sin nadie quien lo guíe, sufriendo a diario las consecuencias de una guerra política que aun no entiende y que no le interesa entender. 

4. Una diáspora de electores sin precedentes en la historia venezolana, diseminados y sobreviviendo en alguna parte del mundo harán que los resultados electorales y movilizaciones políticas no sean igual que antes.

5. La movilización forzada de electores por parte del gobierno a través del carné de la patria, desnudó la hambruna que padecen millones de venezolanos, un voto a cambio de 10 millones de bolívares, equivalente a $10.

Los venezolanos seguimos en deuda con nuestra patria, nos toca seguir luchando hasta triunfar, sin importar el espacio que ocupemos es nuestro deber seguir promoviendo los valores de la Libertad y la Democracia que no deben confundirse con “hacer elecciones”, la Democracia hoy en Venezuela tiene que ser “encuentro y acuerdo” en función del Bien Común.
 
 
 
  
 
 
 
 

]]>
<![CDATA[Iván Duque: La guerra y la paz, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ivan-Duque-La-guerra-y-la-paz-por-Leopoldo-Puchi-20180530-0101.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ivan-Duque-La-guerra-y-la-paz-por-Leopoldo-Puchi-20180530-0101.html La posible elección de Iván Duque a la presidencia de Colombia representa, sin duda, un motivo de inquietud, ya que podría afectar fuertemente las relaciones entre Caracas y Bogotá, más allá del significado interno que esa opción simboliza. En lo esencial, los electores colombianos no se están definiendo en referencia a Venezuela, sino sobre cuestiones internas vinculadas al propio proceso de paz y la orientación de las propuestas realizadas.
La actitud asumida por Duque durante la campaña electoral ha sido muy beligerante al aludir a Venezuela y ha adquirido compromisos que pudieran conducirlo, de ser electo, a tensar la cuerda hasta el punto en el que no pudiera descartarse un conflicto armado entre los dos países. Al evaluar las probabilidades de que esto ocurra así, no se pueden ignorar sus estrechos vínculos con Álvaro Uribe, quien ya había amenazado anteriormente con una intervención militar en Venezuela. 
Duque no ha llegado al extremo de Uribe y ha señalado que su relación con el gobierno venezolano “no será bélica ni belicista”. Pero al mismo tiempo ha amenazado con dirigirse a la Corte Penal Internacional para solicitar el enjuiciamiento del Jefe de Estado, Nicolás Maduro, lo que obviamente conduciría a una ruptura de una profundidad abismal que pudiera tener consecuencias impredecibles. Cualquier situación o excusa mínima, serviría de detonante en una frontera caliente.
No hay que olvidar que existe un diferendo en relación al Golfo de Venezuela y la delimitación de áreas marinas y submarinas, y que en una parte de la élite colombiana persiste la ambición de apoderarse de las islas de Los Monjes. En la memoria está el episodio de la Corbeta Caldas, que al ingresar a las aguas territoriales venezolanas generó una crisis que estuvo a punto de convertirse en enfrentamiento armado. Con relación a este problema, Duque pudiera estar tentado de abandonar los mecanismos pacíficos de resolución del conflicto, previstos en tratados y acuerdos, lo que pudiera conducir a un enfrentamiento fratricida.
Por supuesto, los discursos electorales no hay que tomarlos al pie de la letra. El tono pugnaz de Duque hacia Venezuela tiene mucho que ver con la competencia electoral con Gustavo Petro. Hay un aspecto esencial que diferencia a los dos candidatos en el plano interno: la posición asumida en relación al proceso de paz. Petro ha respaldado la iniciativa del presidente saliente Juan Manuel Santos y es partidario del cumplimiento de los acuerdos suscritos, lo que pudiera atraer el apoyo de los seguidores de Sergio Fajardo y Germán Vargas Lleras. 
Por su parte, Duque ha rechazado los acuerdos de paz y pudiera revertirlos y perturbar así las perspectivas de estabilidad que se le abren a la sociedad colombiana y empañar su nueva imagen internacional. De modo que, tanto por su posición interna, como por sus anuncios sobre Venezuela, de ganar el candidato del Centro Democrático se vislumbran conflictos, en lo interno y lo externo.
 

]]>
<![CDATA[Venezuela unida no se rinde, por Juan Pablo Guanipa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-unida-no-se-rinde-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180531-0076.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-unida-no-se-rinde-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180531-0076.html Siempre me preguntaré y estoy seguro de que se lo preguntará la historia, cómo es posible que en plenos albores del Siglo XXI, los venezolanos hayamos tenido que vivir la tragedia de tener –en algunos casos no elegir– como presidentes de la república a Hugo Chavez y a Nicolás Maduro.

Esa realidad ha significado tener que vivir la peor de las experiencias en materia política, institucional, económica, social, cultural. Venezuela es un país devastado. En cualquier área que revisemos podemos ver el atraso, el canibalismo que imposibilita que podamos tener un mínimos de calidad de vida. Este gobierno dictatorial se ha convertido en una calamidad. Los ciudadanos estamos desesperados y hemos intentado todas o casi todas las vías democráticas y constitucionales para librarnos de esta desgracia.

Lamentablemente no lo hemos logrado porque los irresponsables que están en Miraflores y sus cómplices no respetan la constitución ni la ley, actúan sin muros de contención. Sin embargo, tenemos la convicción de que de esto salimos pero tenemos que bregarlo.

Algunos me preguntarán hasta cuándo debemos esperar, cuánto tiempo más debemos aguantar esta humillación. Yo respondo que percibo que tenemos soluciones cercanas, todas legítimas y constitucionales Aunque no todas sean electorales, siempre vamos a terminar en un proceso electoral que permita que seamos los ciudadanos los que decidamos el destino de nuestra patria.

La presión interna y externa va a crecer de forma exponencial. El irrespeto de Maduro a nuestras leyes y a la Asamblea Nacional como poder legislativo, con competencias para controlar los préstamos y transacciones financieras con el exterior, ha llevado a la mayoría de países del mundo y a instituciones multilaterales a imponer sanciones que afectan a funcionarios del régimen pero que también nos afectarán a los ciudadanos. ¿Quien es responsable de esas sanciones? Sin duda quien ha generado este caos y quien ha violado todas las normas básicas de la democracia. Las sanciones son un mecanismo de defensa de la democracia mundial en contra de quienes quieren acabar con la democracia en Venezuela. 

Mientras tanto, el culpable principal de toda esta crisis, el responsable de la monumental farsa del 20 de Mayo, actúa como un verdadero delincuente sin propósito de enmienda. Es como una persona que se mete en una casa, secuestra, viola, comete homicidio y luego visita a la misma familia y les dice que no ha pasado nada, que quiere paz, que quiere armonía, etc. Es como la paz del silencio, la paz coercitiva.

“No importa la molestia que tengas, no importa tu derecho al pataleo, te obligo a que te quedes quieto.” Ese día no nacimos los venezolanos. Los nacidos en esta tierra y los que sin haber nacido aquí decidieron hacerla suya, vamos a dar la pelea para rescatar nuestros principios ciudadanos, para rescatar nuestra esencia, para hacer valer nuestra dignidad. 

Por eso me gusta el nombre de un gran movimiento de la sociedad civil que hace causa común con el Frente Amplio Venezuela Libre: “Venezuela Unida no se rinde”. Ese nombre refleja dos valores fundamentales: el de la unidad, que permite que todos los sectores políticos y sociales tengamos una unión estratégica y táctica que conduzca la lucha constitucional por la salida de Maduro y de su sistema ineficiente, equivocado y corrompido; y el valor de la perseverancia, de la resistencia.

No podemos conformarnos, no podemos acostumbrarnos, no podemos claudicar, no podemos rendirnos. Venezuela está en los albores de un cambio. Los venezolanos vamos a lograr vencer las sombras que han secuestrado a nuestro país. Constitucionalmente venceremos a Maduro y a sus cómplices y lograremos la reconstrucción de nuestra Patria. Todos hemos logrado consenso en cuanto a que esta situación no puede continuar. Vamos a seguir presionando y vamos a salvar a Venezuela.

]]>
<![CDATA[Hacia nuevos sacrificios: Decidir sin complejos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hacia-nuevos-sacrificios-Decidir-sin-complejos-20180530-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hacia-nuevos-sacrificios-Decidir-sin-complejos-20180530-0100.html “¿Qué será de nuestras vidas cuando el petróleo pierda relevancia como producto apetitoso para el mundo? ¿Cómo vamos a sobrevivir sin la industria que nos modernizó?”.

Desde la mitad del siglo pasado, se debate en conferencias educativas, seminarios académicos, programas televisivos, trabajos científicos, planes de gobierno y columnas de opinión,  muchas inquietudes sobre el tema petrolero con el siguiente tono: ¿Qué será de nuestras vidas cuando el petróleo pierda relevancia como producto apetitoso para el mundo? ¿Cómo vamos a sobrevivir sin la industria que nos modernizó? ¿Cuáles son nuestras respuestas a la era post petrolera? ¿Qué hacer si Pdvsa nos empieza a entregar saldos rojos? 
Llegó el momento de contestar a esas interrogantes. Ya no se habla con tanta arrogancia ni griterío cuando se recuerda a las reservas petroleras probadas que tenemos en nuestro suelo. La era post petrolera ya está aquí y nos encontró sin armas para defendernos.


Lo ideal hubiese sido afrontar esta época con un desarrollo industrial portentoso, con bastante esfuerzo y transpiración nacional. Lamentablemente, no ha sido así. La destrucción de la industria petrolera nos pilló sin escudos. Ofrecemos pocos productos exportables diferentes al petróleo, y cada vez menos protagonizamos una buena noticia en el mercado energético mundial.


Todo lo que ha ocurrido en materia económica en el último tiempo, ha servido  para sobresaltar a algunos y poner en la discusión el desafiante asunto de la construcción del país post petrolero. El tonelaje de la crisis nos está obligando a razonar de modo distinto (quizás la imposición de las circunstancias podría empujarnos a devolverle el rol clave que debe asumir el Banco Central en las actividades económicas y financieras del país, quién sabe).


Aparentemente, ahora nos estamos percatando que un país no puede gastar más de lo que ingresa en sus arcas, porque vivirá un infierno y necesitará varios correctivos dolorosos para salir de ahí. Ojalá que en los años venideros se puedan convencer de que la respuesta antiinflacionaria ya no puede ser más la emisión de moneda descontrolada. O que podamos entender que liquidamos a nuestra principal industria y estamos sin músculos propios para poder recuperarla.


Por lo anterior, estamos condenados a concertar esfuerzos comprendidos que nos permitan dejar de ser un país surrealista. Para ello, necesitamos escuchar un discurso —con seriedad— que nos explique las penurias que debemos sufrir hoy, quiénes debemos sacrificarnos y con qué propósito hacerlo. 
Si nos dicen: “Debemos hacer reformas fiscales que nos permitan maximizar la recaudación”. Nosotros respondemos: “Está bien. Pero, ¿quiénes son los sacrificados y con qué objetivo?”. Si nos proponen: “Vamos a reorganizar nuestra cartera de inversiones y asignaremos los recursos en distintos sectores industriales nacionales y extranjeros”. Contestamos: “De acuerdo. Sin embargo, ¿podrían explicarnos cuáles son los beneficios, por qué se eligen esos sectores económicos y durante cuánto tiempo estaremos así?”. Todo lo que decidamos debe poner en primer lugar a la población frágil que no debe ser más presas del mesianismo. 


El país ya no está para evadir temas espinosos con el argumento de que se causará más turbulencias. Al contrario, si omitimos estas discusiones se provocará más desordenes. Llegó la hora de discutir sin complejos las formas de reducir gastos; debemos deliberar sin complejos cómo rompemos con todas las estructuras que contribuyen a eternizar la dependencia de la población vulnerable al “humor gubernamental”; estamos obligados a polemizar sin complejos sobre la asistencia financiera de los organismos multilaterales para transitar el largo proceso de reconstrucción; lo más responsable es reflexionar sin complejos sobre qué será más importante: ¿los costos económicos, políticos o los costos humanos?

De toda esta calamidad van a surgir reformas que fortalezcan las instituciones y el Estado de Derecho.  De toda esta tragedia va a quedarnos en la mente con nitidez que no podemos gastar más de lo que tenemos, y que si queremos consumir más, simplemente tenemos que producir más.  Desde hace un buen rato que el petróleo no nos alcanza para todo.  ¿A quién queremos engañar?
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Uniformidad de criterios]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Uniformidad-de-criterios-20180530-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Uniformidad-de-criterios-20180530-0099.html La oportunidad de rescatar la producción de petróleo en Venezuela, se hace cada día, más necesaria e imprescindible, pues los precios del petróleo están acercándose a los $ 70 x barril, con tendencia a subir ante las situaciones presentadas en Irán y precisamente en nuestro país.
¿Qué está pasando en nuestra Industria que no se frena la caída de la producción? Se estima que mes a mes dejamos de producir 90.000 barriles diarios, producto de la declinación natural de nuestros yacimientos, la falta de mantenimiento y desinversión de la capacidad instalada y nuevas inversiones en los planes de desarrollo, para tomar nuevos barriles.
Hemos señalado en anteriores artículos, que las nuevas autoridades de Pdvsa, diseñaron planes urgentes para recuperar la producción. Utilizar recursos de los socios extranjeros en las empresas mixtas para acometer inversiones para recuperar los barriles de petróleo que han caído por las razones antes señaladas. Hay que sincerar el papel de los socios extranjeros en las empresas mixtas, para determinar quienes han cumplido con las metas de producción y quienes no. De ser necesarios sustituir a quienes no han cumplido con sus compromisos. Pdvsa, tiene recursos propios, muy limitados, para acometer, en áreas específicas, acciones para evitar la declinación natural de los yacimientos 
La otra forma de recuperar producción es la entrega al sector privado nacional interesado en operar y mantener áreas específicas, trayendo consigo, el financiamiento internacional  necesario para acometer los trabajos requeridos.
Próximamente, China, a través del Fondo Chino, financiará proyectos esenciales para nuestra Industria Petrolera, por 5.000 millones de dólares o su equivalente en yuanes.
Hay acciones inmediatas que hay que llevar a cabo. 1- Evitar la declinación natural de los yacimientos maduros. 2- Invertir recursos para la recuperación de la producción y 3- Nuevas inversiones para aumentar, consistentemente, la producción de petróleo.
Para que esto ocurra es imprescindible tener alineados a toda y cada una de la organización de Pdvsa. La identificación de objetivos es imprescindible. No basta con identificar el problema. 
Es necesario fijar la estrategia para cómo lograrla. Aquí es necesario que la utilidad en Pdvsa imparta las instrucciones para que la gerencia operativa la acate y la implemente adecuadamente. No puede, ni debe caber la posibilidad, para que cada gerencia o nivel cree un caos y se desvirtúen las metas. La recuperación de la producción.
Tiene que haber una identificación entre la Junta Directiva  de Pdvsa y todas y cada una de las gerencias actuantes. Eso hoy no está ocurriendo, aunque se hacen grandes esfuerzos para lograrlo.
La urgencia del caso demanda la necesidad de utilizar al personal más competente, diestro y honesto al frente de tal difícil tarea. La visión que se tiene que poner en práctica se logrará al amalgamar los recursos propios de Pdvsa, las empresas mixtas y el sector privado venezolano identificado con el interés nacional.
Es necesario la toma de decisiones por parte de Pdvsa, para implementar el programa ya definido de la recuperación de la producción.
Venezuela logrará recuperar más de un millón de barriles diarios. A eso debemos apostar los venezolanos. Nuestros ingresos en divisas dependen de ello.
Hay resistencias internas en Pdvsa para la implementación de las estrategias. Se minan nichos de poder y de corrupción. Esa resistencia debe ser vencida y excecrada de la industria.  Hay gerentes que se resisten al cambio. Pareciera que no han entendido ni el problema, ni la urgencia en evitar la caída de la producción y el rescate de la misma. 
Este es un problema de interés nacional, de Seguridad Nacional y de fortalecimiento de nuestra principal industria, de la cual dependemos todos los venezolanos.
Solo cabe apostar por la recuperación de Pdvsa y, con ello, la recuperación de la producción de hidrocarburos y el bienestar del pueblo venezolano.

]]>
<![CDATA[Victoria de Venezuela, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Victoria-de-Venezuela-por-Elias-Jaua-20180529-0125.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Victoria-de-Venezuela-por-Elias-Jaua-20180529-0125.html Las elecciones del pasado domingo 20 de mayo de este 2018, celebradas en medio de una compleja situación económica, que impacta la vida cotidiana de la familia venezolana, y de una inédita, ilegal e injustificada agresión extranjera, significa una victoria en toda la línea de este duro combate que libramos 
por la Independencia y la autodeterminación nacional.

Es una victoria de la República, porque hubo elecciones, sus instituciones garantizaron el funcionamiento del sistema electoral de manera soberana, en medio de la amenaza y el chantaje imperial. Especial reconocimiento, merecen el Poder Electoral y nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela.

Victoria del pueblo que salió a votar, en medio de esta difícil situación, ejerciendo de esa manera el derecho a la autodeterminación nacional, sufragando libremente por la opción política de su preferencia.

Victoria en el plano de las ideas, del modelo Socialista Bolivariano de nuestro Comandante Chávez. La mayoría de los que votamos y estoy seguro que buena parte del electorado opositor que no votó, no se dejó seducir por la engañosa oferta de la dolarización y el programa de ajuste del Fondo Monetario Internacional. La mayoría de los venezolanos y venezolanas, una vez más, derrotamos la propuesta neoliberal.

Victoria de la unidad de la pluralidad de fuerzas que conformamos el chavismo, logrando conquistar con ese espíritu unitario esta épica victoria. Especial reconocimiento a los movimientos de base del Poder Popular, por su conciencia y acción de todos los días, y a los y las militantes de las Unidades de Batalla Bolívar Chávez de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), vanguardia de las victorias electorales.

Victoria del compañero Nicolás Maduro que, tras 5 años de ataques inclementes contra su persona, es reelecto democráticamente por el 68 % de los votantes. Victoria que logramos, por la estrategia de resistencia y acumulación de fuerzas que él diseñó e implementó tras el revés electoral que sufrimos en el año 2015. Estrategia que tuvo su punto de inflexión positiva hacia esta victoria, el 1 de mayo de 2017, con su valiente y audaz decisión de convocar a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente, prevista en nuestra Constitución Bolivariana.

Como bien ha dicho el Presidente Maduro, no podemos dejar que nadie minimice esta victoria heroica de nuestro pueblo. Sin duda que debemos admirar la hazaña de más de 6 millones de venezolanos y venezolanas que votaron por la revolución, debemos reconocer a los que votaron en contra y estamos obligados a comprender las razones de los que no votaron. Debemos escucharnos todos y todas. Somos venezolanos y venezolanas.

Es una importante victoria táctica en medio de una confrontación estratégica, que debemos celebrar, pero no sobreestimar. Hay muchas cosas que corregir, el compañero Presidente lo ha reconocido, no estamos haciendo las cosas del todo bien. Hay mucho que rectificar de verdad y de manera profunda en la manera como gobernamos y como ejercemos el liderazgo de este gran pueblo, que merece lo mejor de nuestro esfuerzo y de nuestra vocación para el ejercicio eficiente, honesto y revolucionario de nuestras responsabilidades.

En ese espíritu de rectificación, el Presidente trazó seis líneas de corrección del rumbo: Una política de pacificación mediante un diálogo para la reconciliación nacional; la ejecución de un acuerdo productivo para recuperar la prosperidad; lucha renovada y frontal contra todas las formas de corrupción; fortalecimiento y ampliación de los logros del Poder Popular; defensa de Venezuela desde todos los espacios y ratificación del rumbo del socialismo venezolano, en lo espiritual, en lo económico, en lo social, en lo político y en lo territorial.

Estoy totalmente de acuerdo con esas líneas, requerimos reconciliación para garantizar la estabilidad democrática y la unidad nacional frente a la agresión extranjera; necesitamos recuperar y expandir la producción nacional (Pública, comunal y privada) para comenzar a superar la compleja situación económica; es indispensable desmontar el entramado de corrupción funcionarial y privada que está distorsionando nuestra economía y degradando la ética humana; tenemos que recuperar la confianza en el poder popular para salvar la revolución, el pueblo si puede dirigir, producir, cogobernar y debemos tener conciencia que la contradicción principal hoy es Imperio contra la Nación y todo lo que hagamos, en el marco de la unión cívico militar, tiene que tributar a la preservación de la independencia y la dignidad de la Patria.

Especialmente, acompaño la ratificación que ha hecho nuestro compañero Nicolás Maduro, de que es por el camino de Chávez donde debemos seguir andando, el camino de nuestro Socialismo Bolivariano.

Para ejecutar estas seis líneas, se requieren procesos de cambios en la conformación, organización y el funcionamiento del gobierno revolucionario en los distintos sectores y niveles; pero también se requiere una transformación de los métodos y estilos de dirección política en nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela y en el resto de las estructuras organizativas que conformamos esta gran alianza patriótica, democrática, popular y socialista que es el Chavismo.

Sigamos unidos en tormo al programa histórico que nos dejó nuestro Comandante Chávez, para consolidar la Independencia nacional; lograr la erradicación de la pobreza mediante la construcción de un modelo social igualitario; seguir luchando por una Patria honesta, sustentada en una cultura del trabajo productivo; y continuar dando pasos hacia el florecer de una sociedad nueva, auténticamente humana, una sociedad socialista. Es por el camino de Chávez y no por otro, que siempre triunfaremos. Dios mediante, así será.

]]>
<![CDATA[Segundo debut, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Segundo-debut-por-Luis-Britto-Garcia-20180529-0117.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Segundo-debut-por-Luis-Britto-Garcia-20180529-0117.html Repitamos cosas sabidas sólo para saber que las sabemos.

La victoria del 20 de  mayo es el cuarto cheque en blanco que el pueblo le expide al sistema político para que haga lo que debe hacer.

Es  generoso cheque, con 5.823.728  votos a favor de Maduro, el 67,8% de los votantes, el 31,7%   del padrón electoral y 47 puntos de ventaja sobre el más cercano contendor.

Pero es un cheque que rebaja el elevado cociente de participación de anteriores elecciones a  53,9%,  señal de que el talonario puede ser limitado.

Es  voto de confianza, expedido en duras y amargas condiciones de escasez e inseguridad, suscrito para que se las resuelva, y no para que se las ignore  o sirvan como  promesas de la próxima campaña.}

El pacto de Punto Fijo se hundió con los partidos que lo suscribieron en 1958, porque pretendió reducir el debate político a  candidaturas y planchas.

Ya tenemos bastante de planchas y candidaturas: queremos soluciones.

Urgimos la aniquilación de la legión de bachaqueros multimillonarios, medianos y artesanales que trafican a la luz pública con  bienes subsidiados y  necesidades populares.

Queremos que de una vez por todas se cierre o por lo menos se controle exhaustivamente una frontera por donde se desangra el 40% de lo que Venezuela produce o importa.

Urgimos que se aplaste el aparato paramilitar que desde principios de siglo perpetra el terrorismo y  la Guerra de Cuarta Generación.

Solicitamos que se establezca constitucionalmente para aquellos que tienen varias nacionalidades la lealtad exclusiva hacia Venezuela y que las acciones contra ella sean penalizadas como traición a la Patria.

Aspiramos a que se publique la lista de empresarios y empresas que  desaparecieron 60.000 millones de dólares preferenciales en importaciones fantasmas e impulsan la guerra económica, o el nombre de quien  oculta el listado y sus motivos.

Anhelamos que se impida la multiplicación fantasiosa de los precios, imponiendo un sistema universal digitalizado de contabilidad que obligue a las empresas a revelar  costos de producción y márgenes de ganancia.

Exigimos un control informatizado previo, concomitante y posterior del ingreso y el gasto público, que fiscalice el cumplimiento de las metas y programas previstos para ministerios, institutos autónomos, fundaciones, empresas y propiedades del Estado, estados, municipios, alcaldías y consejos comunales, y establezca responsabilidades administrativas, civiles y penales por su incumplimiento injustificado.

Impetramos que la explotación de los recursos naturales se realice en lo posible con recursos propios o empresas donde Venezuela conserve mayoría decisiva; que los contratos sobre la materia sean objeto de publicidad exhaustiva en todas sus fases; que se realicen sólo con empresas que hayan demostrado sobrada capacidad técnica y financiera y presenten  expedientes irreprochables de relaciones con el Estado; y que en los acuerdos con empresas extranjeras no se concedan privilegios, beneficios, ventajas, exenciones de impuestos, regímenes de estabilidad tributaria o de sometimiento a tribunales extranjeros ni créditos ni otorgamientos de recursos que no rigen para las nacionales.

Demandamos que se respete rigurosamente el artículo 301 de la Constitución, según el cual “No se podrá otorgar a personas, empresas u organismos extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales”, o que en homenaje al irrenunciable nacionalismo bolivariano se sancione una norma más exigente todavía.

Reclamamos que se aplique el principio de territorialidad de la renta y que se denuncien los infames Tratados contra la Doble Tributación, en virtud de los cuales  empresas y personas extranjeras dejan de pagar 17.800 millones de dólares anuales en impuestos, mientras que los venezolanos sí debemos pagar impuestos para facilitarles su gestión económica.

Demandamos la expulsión inmediata del sector público de quien intente sancionar normas o medidas neoliberales.

Reclamamos que  las reivindicaciones anteriores no figuren como promesas para  elecciones venideras, ya que deberían estar resueltas con el sólido piso político de la plenitud de poderes constitucionales y jurídicos que le ha conferido el pueblo al gobierno en las últimas consultas.

Señalamos que el repunte del crudo venezolano a  67,15 $ por barril vuelve  a dotar al bolivarianismo de piso económico para recuperar la producción,  y de  medios para asegurarnos un presente tolerable y un espléndido futuro.

Recordamos que cuando el gobierno se muestra incapaz de atender las demandas de los gobernados, la  crisis económica y social deviene crisis política.

]]>
<![CDATA[En opinión: Del discurso a la acción]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Del-discurso-a-la-accion-20180529-0126.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Del-discurso-a-la-accion-20180529-0126.html Acción. No hay más tiempo que perder, pasemos al siguiente nivel, ya nos leímos y sabemos de memoria el “manual de instrucciones”, es momento de proceder. 
La misión urgente que tiene el Frente Amplio por Venezuela es asumir las riendas no sólo del discurso y la retórica, sino de la acción pragmática, es decir, ejecutar uno por uno los objetivos de aquel documento presentado en el auditorio de la Universidad Central de Venezuela el 8 de marzo del presente año.
Ya no se trata de refundar la Mesa de la Unidad Democrática, la que presuntamente volverá a dirigir Ramón Guillermo Aveledo, hay que entender que llegó a su fin; aquí de lo que se trata es de no correr más la arruga y plantarse en la coordinación de la transición con el actual gobierno por ser ilegítimo según el desconocimiento que la Asamblea Nacional hizo de los resultados del proceso electoral del 20 de mayo donde Nicolás Maduro resultó “reelecto”. 
En el Frente deben estar todos los sectores y líderes de este país con un sólo objetivo: unión por encima de las diferencias, unión para despertar el respeto del pueblo  y unión para salir a la calle a protestar nuevamente. Sin este ingrediente es difícil desarrollar la ruta que nos toca transitar en el 2018. 
Algunos dirigentes de oposición pareciera que no se han percatado que los venezolanos en la calle no sienten que hubo una “elección presidencial” hace apenas diez días; que no se acuerdan si Nicolás se juramentó. Esa gente de lo que realmente está pendiente es de si le alcanza el sueldo medio kilo de arroz, y con suerte un  pollo pequeño. 
Es imposible que en estos momentos, en esta situación por la que atraviesa Venezuela, alguien esté tranquilo y feliz en su casa; pero lo que sí es probable y seguro es que esté desinteresado de la política, hastiado de los políticos, de sus discursos; ya no se acuerdan que Henri Falcón desconoció los resultados minutos antes que Tibisay diera las cifras oficiales, ni que Bertucci estuvo en Miraflores con la sonrisa de oreja a oreja “reconociendo” a Maduro como Presidente de Venezuela para seis años más. 
El diseño y programación de una agenda común debe ser el segundo objetivo del Frente Amplio, los que están afuera dejen de creerse el cuento que con la ayuda internacional salimos de este desastre y que este año Dios mediante se vienen a comer las hallacas en diciembre; y los que aún quedamos en Venezuela, no crean ese cuento que esto sale solo moviéndonos internamente.  Agenda común e interés colectivo, esa es la fórmula.
 Es urgente volver a dibujar a la oposición de lucha, ahora es que falta acompañamiento al pueblo.
Por encima de los resultados del 20 de mayo está la verdadera realidad, ni los mismos del Gobierno se creen que van poder solucionar todos los problemas, saben sobradamente que ellos son  el problema.  
En manos de la oposición está la conducción del barco. Pasemos del discurso a la acción.

]]>
<![CDATA[El derecho a la historia, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derecho-a-la-historia-por-Asdrubal-Aguiar-20180528-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derecho-a-la-historia-por-Asdrubal-Aguiar-20180528-0090.html Soy enemigo de la inflación en el campo de los derechos humanos. Se corre el riesgo de banalizarlos y, adicionalmente, de hacer casi imposible la eficacia de sus garantías. Ello, en modo alguno contradice lo inherente a los mismos derechos fundados en la dignidad humana, a saber, su progresividad, las ampliaciones de sus núcleos en la medida en que los hombres – varones y mujeres titulares de aquellos – desarrollan sus personalidades. Es lo propio del principio de la perfectibilidad de lo humano y de lo social.
Pero abordo la cuestión pues el perfil de lo histórico, como derecho, en beneficio de las generaciones actuales y futuras, está severamente trastornado y amenazado por dos aguas encontradas que no logran estabilizarse. 


Una nace del perverso fenómeno de la “post-democracia” o el neopopulismo. 
Regresan los mesías, los traficantes de ilusiones, ahora elegidos por exciudadanos que se dicen huérfanos de la transición global, en medio fronteras geográficas que se hacen líquidas y a todos anega. Y aquéllos, apalancados por los medios y redes digitales de los que al paso denuestan a diario, a su vez propician, usándolos y hasta apropiándoselos, una relación directa con la gente. Tiran por la borda las mediaciones institucionales de la democracia; lo que agrava un fenómeno de vieja data, a saber, la del Estado – ahora personalizado – que se instaura para dominar bajo el régimen de la mentira. 


De tal modo, asumen el poder quienes reescriben la historia a conveniencia y fijan verdades de conveniencia, como dogmas de fe. “Es como si la historia – lo señalo hace 16 años en mi libro Memoria, Verdad y Justicia - hubiese enterrado todos sus relatos dominantes, narrativas y cosmovisiones, no solo la democrática, negándolos en su ejemplaridad una vez como hace su ingreso el siglo XXI”. La otra, consecuencia de la citada liquidez de las fronteras, que es objetiva e inevitable, al ocurrir la muerte del Estado como espacio acotado, hace que las sociedades civiles pierdan sus texturas, se vuelvan colcha de retazos y desprecien, por consiguiente, el valor de la memoria común, de la historia compartida, de las raíces a fin de cuentas. 

En el más reciente de mis libros (Calidad de la democracia y expansión de los derechos humanos, 2018), afirmo, por lo mismo, que sobre nuestros viejos territorios quedan ahora legiones de indignados; todos a uno sirvientes de la tecnología digital globalizadora, pero todos a uno dictadores a su modo: dictan “verdades propias” sin cultura de la tolerancia. 


Excluyen de sus redes y bloquean o le cierran sus nichos sociales a quienes consideran diferentes o molestos para sus ideas. Unos se desplazan sobre las autopistas de la información con espíritu de logofobia e inmediatismo; mientras que otros, de igual procedencia estatal pero que se repliegan hacia patrias de campanario en una suerte de vuelta al estadio de naturaleza [afrodescendientes, defensores del ambiente o ecologistas, militantes de las más variadas ONG’s, participantes de movimientos neoreligiosos o comunitarios, feministas o Lbgt, proabortistas], reclaman el “derecho a ser diferentes”. Elaboran sus propias historias, excluyentes de la otredad. 


De suyo, entonces, la historia que se escriba, si acaso hoy se escribe, en una acera – la de los Chávez o la de los Berlusconi – abjura del pasado y no tiene más verdad histórica que la variable o útil, ajustable al interés de los palacios que ocupan los dictadores del siglo XXI. En la otra, quienes son presas del narcisismo digital y de la fugacidad “desinformativa” que alimentan, y en la que conviven también esos otros que han optado por la primacía de sus nichos culturales o de localidad, no hacen ni apelan a la historia, sencillamente porque el tiempo digital, con su vértigo, se los traga y pulveriza.


Dejo el asunto hasta aquí. Lo importante es el llamado de atención a los líderes verdaderos, quienes, por capaces de tener mirada fría, sosegado escrutinio de lo real, y por fundar el porvenir en principios que lo prometan mejor, han de forjar diques constitucionales que pongan freno a las aguas encontradas, al deslave de egoísmos y de relatividades que sólo amenaza con naufragios, indignos de pasar a la historia.  
Soy optimista, sin embargo.Sobre aguas encontradas se inaugura la historia del continente que somos en 1498; a pesar de enterrarla el “cesarismo democrático” y la desmemoria.

En la antigüedad griega se cree que dos monstruos marinos, Sila y Caribdis, amenazan de lado y lado a Ulises quien atraviesa un estrecho canal de aguas furiosas y busca evitar que aquella con sus seis cabezas cada una y sus tres filas de dientes y un vientre de cabezas de perros que ladran se lo engulla.
Sin derecho a la historia, en suma, no hay sociedad posible, ni posibilidad para el escrutinio de las ideas, menos para expresarlas como supuesto de la vida política.   
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Inventamos patria o erramos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Inventamos-patria-o-erramos-20180528-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Inventamos-patria-o-erramos-20180528-0095.html A nueve días de las elecciones presidenciales 2018 hay un sector de la oposición que aún está como Alicia en el país de las maravillas. 

Cree que hay teteras que hablan, que un gato mágico conspira a su favor y un conejo parlanchín los llevará de vuelta a la cuarta. Esa, digamos, es la tipo María Machado quien de acuerdo con un video divulgado en “el mazo” viajó a la frontera con Colombia para denunciar frente a Andrés Pastrana y Álvaro Uribe a la “narcodictadura” de Nicolás Maduro. 
Que está convencida de que la abstención por sí sola, como por ley de gravedad, hará caer al régimen y que una especie de justiciero enmascarado llamado difusamente “comunidad internacional” vendrá a salvarlos. 
Otro sector debe sentirse como Jack y los frijoles mágicos, que no germinaron. Creyeron que podían subir al cielo por una planta mágica, que ganarle las elecciones a Maduro era, literalmente, pan comido y cuando la realidad real los hizo caer de una mata de coco entraron en negación regresiva. “No hubo elecciones”, “no existieron”, “no reconozco los resultados” gritó Henri Falcón antes de que el CNE diera su primer boletín.
En una serie de seis tuits de los que ya borró cuatro, Henrique Capriles admitió el mismo 20M que “ninguna posición logró convencer a la inmensa mayoría de los venezolanos. Hay claramente una ausencia de verdadera unidad”. 
Pero el hecho de que borrara los tuits donde dijo que la división en quebrados y la intolerancia intestina los llevaron a otra derrota más nos hace pensar que sólo fue un “despertar fugaz”, un “ataque de realidad”, que rápidamente superó para volver sumergirse en su alucinación 2.0 permanente.
Esta vez fue él sólo que descargó su arrechera contra las teclas del smartphone y en medio de la pataleta terminó admitiendo que si “ninguna posición logró convencer a la inmensa mayoría de los venezolanos” es que las elecciones se hicieron, son válidas y la oposición como un chiste de doble sentido que no hace reír por ninguno de los dos lados, perdió.
Los grandes derrotados del 20M son los llamados radicales que no tienen raíces. Es un radicalismo de estridencia, de tuits, de “suicidios en primavera” como no participar en unas elecciones que podían ganar o ganar la gobernación del Zulia y no asumir el mando porque no le hablo a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). 
Es el radicalismo tipo Capitán América de las guarimbas –destruir todo, asesinar y quemar en nombre de la libertad- que derrotado por las elecciones de la ANC sueña con la guarimba mayor, una invasión yanqui que bombardee las urbanizaciones donde ellos guarimbearon inútilmente. Que celebra que el Gobierno no pueda comprar insulina para los diabéticos, ni los retrovirales para los enfermos de VIH, ni alimentos, gracias a que Julio Borges va por el mundo pidiendo que castiguen a los siempre rebeldes venezolanos y venezolanas que se empeñan en esa idea absurda y populista de votar.
Los resultados del 20M son un cable a tierra. Derrotó el extremismo del presidente Donald Trump que pretendía quitarnos a la blanca y bella nuestro derecho a decidir y a hacerlo con plenas libertades. A la casta de obispos y cardenales que llamaron a suspender los comicios que finalmente fueron bendecidos por el papa Francisco. Y a la camarilla que viene insistiendo en que hay que dolarizar la economía. La propuesta principal de Falcón, cambiar el bolívar por el dólar, fue derrotada ampliamente.
La orden del pueblo expresada en votos es tan obvia en ese sentido que hasta el triunfo de Nicolás Maduro es moderado. Si bien es lo suficientemente claro para no dejar dudas de que ganó y que ganó en buena lid, no deja de ser un sonoro manotón al copete de las estridencias rojas rojitas. La prueba de ello es que los mismos militantes del chavismo no están conformes, esperaban los “10 millones por el buche”, no entienden la abstención y ya eso prueba de que les toca su cable a tierra.
Los “ni-ni” también se expresaron y los factores polarizados, desde sus extremos, no pueden comprender, y a veces ni si quiera ver, esas otras posiciones aunque realmente están a mitad de camino de las suyas. Es el síndrome de los radicales, la miopía.
El pueblo venezolano con sus votos a favor y en contra, incluso, con sus abstenciones, con esa herramienta formidable que son las elecciones, le ha dado a Nicolás Maduro la enorme oportunidad de ser el presidente de las transformaciones a fondo, de mostrar que, como él mismo decía en la campaña, ya no es el “novato” de hace cinco años, que se graduó con honores en la universidad de la política y el ejercicio del poder, que puede liderar una revolución sin el “manpulorio” del siglo pasado, sin el “copia y pegue” izquierdoso, sin moldes económicos cartesianos, una revolución venezolana, nuestra mía, como la proponía el maestro de Bolívar, “inventamos o erramos”.
 

]]>
<![CDATA[El derecho a la historia, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derecho-a-la-historia-por-Carola-Chavez-20180528-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derecho-a-la-historia-por-Carola-Chavez-20180528-0094.html El llamado a la abstención, por parte de un fragmento de la MUD, me recuerda un capítulo de Los Simpsons en el que Bart lleva a su perro ”Pequeño Ayudante de Santa Claus” a una escuela de adiestramiento canino.


 El perro de Bart, un perro muy Simpson, no le paraba a nadie y Bart necesitaba demostrar que su perro sí le obedecía, ya no recuerdo para qué. Lo que sí recuerdo es que el día del examen final, Bart le daba órdenes al perro: ”Siéntate, Ayudante de Santa, siéntate… bueno, no, hazte el muerto, vamos, hazte el muerto… bueno, no, dame la pata, bueno, no, huélele el trasero al perro marrón ¡Eso es, buen muchacho!”.

Tengo un termómetro personal que, aunque nada científico, es muy efectivo para medir el entusiasmo opositor: los grupos de whatsapp de juntas de vecinos o de padres y representantes del colegio. En esos grupos hay una regla de convivencia principalísima: Cero política.

Esa regla era sagrada solo hasta que Capriles mandaba a descargar la arrechera, o Leopoldo inventaba La Salida, o Ramos Allup meneaba el motor arrechísimo; entonces esos  grupos se convertían en barricadas guarimberas virtuales desde donde pedían perseguir chavistas, amarrarlos en postes, lincharlos, que vengan los marines, que Venezuela sea Libia, plis, #SOSVenezuela.

Y luego venía la derrota, el cansancio, y sin una palabra, como si nada hubiera pasado, los grupos volvían a las tareas de los niños, a las juntas de vecinos, a sus cosas, pues; hasta que se dejaron arrastrar por Freddy Guevara a la violencia del año pasado, y a la falsa ilusión del plebiscito aquel que prometía un lunes siguiente sin Maduro y por supuesto, sin chavismo. Entonces vino la apatía.

Así, las elecciones de gobernadores y las de alcaldes ni se sintieron en los grupos whatsaperos: ni una palabra, ni una sola imagen de la Virgen bañada en lágrimas, envuelta en una bandera siete estrellas, llamando a votar para ganar los 20 estados que Ramos Allup decía que iban a ganar.

¡Ni pio! Y sí llegaron las presidenciales, y la MUD, partida en pedacitos, sin gente, sin calle, como Bart Simpson a su perro, mandó a hacer lo que sus ex seguidores iban a hacer de todos modos: “No salgan a votar. Vamos, huélele el trasero al perro marrón, ¡eso es! Y los grupos de whatsapp y, más importante, las calles, tranquilas y en paz.

]]>
<![CDATA[Políticos tóxicos, por: Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Politicos-toxicos-por-Jesus-Castillo-Molleda--20180528-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Politicos-toxicos-por-Jesus-Castillo-Molleda--20180528-0092.html En Venezuela, la dirigencia política oficialista y opositora se encuentra en una fase terminal ante la credibilidad de sus seguidores. Las elecciones del pasado 20 de mayo de 2018 evidenciaron que los ciudadanos se fatigaron de las falsas promesas tanto de los que gobiernan como de quienes se lo oponen. La dramática situación económica del país obliga a darle un viraje a la política económica que tiene acorralado al 90% de los ciudadanos que habitan en Venezuela. 


Los niveles de confrontación política deben ceder espacios a la concentración de esfuerzos para mejorar la gestión pública nacional, regional y local. Al gobierno se le acabaron las excusas, de 335 alcaldes tiene 308, de 23 gobernadores, tiene 19, de 231 diputados a los Consejos Legislativos tiene 231, cuentan con el apoyo de la Asamblea Nacional Constituyente, Defensoría del Pueblo, Fiscalía General, Poder Judicial, Contraloría, Procuraduría, Poder Electoral, Alto mando de las Fuerzas Armadas, 44 Ministerios, 116 Viceministerios, de seguir haciéndolo mal ya no tienen a quien echarle la culpa, a partir de este momento serán ellos los responsables del fracaso o del éxito de la gestión de gobierno. 


La oposición política igualmente debe hacer cambios urgentes en su manera de hacer política, su capital de credibilidad se encuentra fracturado por tantos errores seguidos. Desde el 5 de enero de 2016 no pegan una, las promesas de sacar al gobierno en 6 meses, referéndum, marchas, plebiscito, aplicación del artículo 350 de la Constitución, paro nacional, antejuicio de mérito al Presidente por parte del Tribunal Supremo en el exilio con la Asamblea Nacional y el más reciente de haber estimulado la abstención en las elecciones del 20 de mayo de 2018 como un mecanismo de desconocimiento a la figura presidencial; y al ver al Nuncio Apostólico Aldo Giordano, el senador estadunidense del Partido Republicano Bon Corker (del mismo partido del Senador Marcos Rubio y del presidente Trump) y al presidente de la Corporación Andina de Fomento Luis Carranza reunidos con el Presidente Maduro en el Palacio de Miraflores (reconociéndolo como presidente en funciones), aclara que la diplomacia prevalece en los intereses de las naciones. 


El 14 de junio de 2018 se inicia el mundial de futbol que mantendrá entretenido a los países que participan y a la fanaticada del futbol mundial lo que seguro bajará el ritmo de la política nacional y eso es muy malo para la oposición política que necesita volver a reunificar todas las fuerzas del G4, Grupo de los 16, Pro ciudadanos, Copei, MAS, Partido Progresista y a la vocería consular que en estos momentos no tienen fuerzas para enfrentar al gobierno cara a cara. 


Todo indica que el ritmo de la política nacional estará por un tiempo del lado de los aliados del gobierno, Madurismo versus Chavismo con la participación de las Fuerzas Armadas y la reforma constitucional que pueda ejecutar la ANC que permita mayor gobernabilidad y control al gobierno del presidente Maduro. 
Mientras tanto, muchos venezolanos siguen optando a la opción de buscar oportunidades fuera del país como un mecanismo de subsistencia para ellos y para los familiares que se quedan.

Los próximos 60 días aclararan el rumbo a corto plazo, si el gobierno sigue haciendo lo mismo los resultados seguirán siendo negativos, si se toman correctivos el gobierno podría recuperar popularidad y minimizar a sus adversarios internos y externos. Quienes quieran explorar la política de la eficiencia y soluciones de seguro conseguirán crecer rápidamente.

]]>
<![CDATA[En opinión: País agotado políticamente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Pais-agotado-politicamente-20180528-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Pais-agotado-politicamente-20180528-0032.html Un país cansado de la política y más política y no se resuelven los problemas. Una nación agotada y decepcionada de los políticos.  Una sociedad desencantada e indiferente ante los asuntos de orden público.  Con tiempo solo para enfrentar sin éxito sus dramas y dificultades de alimentación, seguridad y salud. Un país en crisis al no saber con precisión para donde va. Indefenso y confinado en sus propios laberintos de sentimientos y emociones. Sin rumbo cierto ni puerto donde llegar. En fin, una patria a la deriva y al vaivén de las olas tormentosas de una mar rebelde y sin control. Sin claridad en él qué hacer y cómo hacerlo. Un mundo político enmarañado en sus propias e inentendibles estrategias sin capacidad de repuestas a los agudos y graves problemas de subsistencia de la familia venezolana. Un liderazgo en deuda con los ciudadanos de todos los estratos sociales.

       La generalizada sensación de frustración recorre alrededor de 70% del cuerpo social de la nación. Después del corto pero intenso esfuerzo electoral las cosas siguen iguales.  De acuerdo a los resultados dados por el CNE, el ganador solo cuenta con el respaldo de más o menos un tercio del total de electores del Registro Electoral Permanente (REP). Ósea,  un 30% de los votantes. Tiene en contra casi el 70% de la población, con edad de votar. Perdió más o menos dos millones de votos si lo comparamos con las elecciones para los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente. Fracasaron los programas de control social del gobierno (carnet de la patria e inscripción en el  PSUV) y esto se reflejó en la votación lograda. El gobierno debería estar preocupado. La abstención fue del 54%, la gran ganadora de esta contienda… La participación del 46%.

     Es hora de elevar el debate. Actuar con sensatez. Sabiduría y razón. Venezuela reclama una discusión argumental… programática.  Una disputa correlacionada con los reales problemas de la sociedad. Donde destaque la solución de las dificultades con propuestas creíbles y realistas.  Venezuela demanda abandonar el charco de la triquiñuela, la envidia y la rivalidad mediocre. Es el momento para crear e inventar soluciones prácticas y duraderas. Salir del marasmo intelectual en que se encuentra la política. Mejorar el lenguaje y clarificar el sentido de las palabras. Hay que hablarle sencillo, directo y explicito a la población. Sin ambages ni  ambigüedades. La situación apremia y la necesidad llama a gritos una solución. No hay tiempo de espera ni de ensayos.  El tiempo corre indetenible y la desesperanza cubre sin reservas el tejido social de la nación. Es imperativo el regreso de la racionalidad a la política.

      El país exige la concreción de una alternativa unitaria opositora. Un liderazgo claro y un programa de gobierno con propuestas y soluciones especificas a cada problema socio-económico. La solución de los problemas está en manos de los venezolanos. Aunque hay que reconocer que las medidas y sanciones internacionales ayudan a presionar al gobierno. Unir la oposición en un frente único de naturaleza política. Consensuado con las diferentes corrientes opositoras. Con una definida estrategia que diga a la nación el camino y el puerto de llegada. Solo así se podrá levantar el ánimo y el espíritu de lucha de las grandes mayorías nacionales.  Deponiendo todos las pretensiones personales y las ambiciones de grupos y fracciones. Es el momento de trabajar juntos por una Venezuela de progreso y desarrollo democrático. De oportunidades y libre albedrio.

  

 

]]>
<![CDATA[El golpe enmascarado, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-golpe-enmascarado-por-Jose-Vicente-Rangel-20180526-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-golpe-enmascarado-por-Jose-Vicente-Rangel-20180526-0024.html 1) No hay que llamarse a engaño ni dejarse confundir. A la oposición que existe en Venezuela, antidemocrática y primitiva, no le interesa para nada que haya o no elecciones. Esa oposición, conformada por los restos de aquellos factores que en el pasado dominaron el escenario de la política durante más de 40 años, asumió la institución del sufragio porque ésta le permitió controlar el país con una alternancia engañosa.

 

Pero una vez que fue desalojada del poder, a partir de la derrota que le propinó Hugo Chávez en los comicios del año 1.998, optó por una valoración distinta. Relativizó la importancia del voto. Lo utilizó para enmascarar sus verdaderos propósitos, que en la nueva etapa política e institucional que comenzaba a vivir Venezuela --la Quinta República--, consistió en emplear el sufragio como el mecanismo que le permitía encubrir sus reales objetivos: el atajo golpista, la violencia sistemática en las calles y las acciones terroristas. Todo ello combinado con una bien planificada actividad en el extranjero destinada a socavar a las instituciones hasta su desplome final.

 

     2) En esta estrategia jugó un papel determinante la demolición del Consejo Nacional Electoral. Había que desacreditarlo como institución, así como a sus directivos. Había que sembrar la duda acerca de su imparcialidad, tarea que se cumplió a través de una  campaña de infamias. Pero había otra tarea que cumplir: desmontar el efecto que generaba la capacidad demostrada por el chavismo para imponerse en los procesos electorales que se planteaban.

 

La fórmula adoptada consistió en la utilización indiscriminada de que cada derrota electoral de la oposición provenía, no de su debilidad intrínseca, de su incapacidad para competir, sino del fraude que supuestamente consumaba la maquinaria chavista y del ventajismo proveniente de un inmoral ejercicio del gobierno. Tales denuncias, por carecer de asidero en la realidad, no calaron en el país, lo cual determinó mayor descrédito para la oposición.

 

    3) En tales circunstancias, con la conjunción de factores internos e internacionales; con un acoso mediático brutal y la guerra económica que seguía actuando con impunidad --pese a los esfuerzos del gobierno por  combatirla--, Venezuela arribó al domingo 20 de mayo con un clima de tensiones, de chantajes y amenazas abiertas o veladas sobre actos de violencia y sanciones del gobierno de EE.UU. que decidió quitarse la careta y aceptar que dirigía, directamente, la conjura.

 

Para ese momento se evidenció que el enfrentamiento ya no era entre chavismo y gobierno de Maduro, por un lado y, por otro, la oposición, sino entre el chavismo y Maduro con el poderoso huésped de la Casa Blanca, Mr. Trump y sus halcones. La oposición, que había enarbolado la bandera de elecciones sin quererlas de veras, tuvo dos derrotas simultáneamente: una, la de quienes apostaron a la abstención, y, otra, la de los que participaron.

 

Los primeros terminaron exaltando una abstención que, aún es importante, no fue lo que la oposición esperaba para  deslegitimar la victoria de Maduro; los segundos obtuvieron un escuálido resultado de inmediato transformado en frustración. Dígase lo que se quiera decir, el triunfador del 20/M fue Nicolás Maduro. Lo demás es cuento. Lograr más de 6 millones de votos duros, resteados, del pueblo consecuente, en medio de terribles penurias, es una hazaña cívica y democrática. Es la ratificación de un mandato y un liderazgo.

 

      4) A partir de ahora, la mayor responsabilidad recae sobre los vencedores, ya que los derrotados quedan en un limbo, sin política, sin conducción, rumiando la decepción y  maldiciendo el momento en que decidieron abstenerse. Un poco lo que explicaba con asombro, en una entrevista de televisión, Claudio Fermín, jefe de campaña de Henry Falcón: la razón por la cual si un 80% --según las encuestas, la opinión de los dirigentes de oposición y la mediática mundial-- estaba en contra de Maduro, el resultado de la votación no lo reflejaba, y de haber sido cierto el pronóstico, la oposición perdió la gran oportunidad de cambiar al presidente.

 

Pero repito, a partir de este momento, la responsabilidad de atender las urgentes necesidades del país, y en particular las del votante chavista recae, inequívocamente, sobre el gobierno, sobre el presidente ratificado. Con el inmenso poder que éste tiene en sus manos, derivado de la voluntad popular, no hay excusa para incumplir. Las de carácter macro como las menudas. Las cotidianas, las que tienen que ver directamente con las necesidades más apremiantes de la gente de a pie, de los ciudadanos comunes y corrientes. Por ejemplo, es la hora de aplastar la infame guerra económica y de corregir errores y perversiones burocráticas. Es la hora de un cambio verdadero dentro del cambio. De una revolución dentro de la revolución. Que así sea. Porque fallar a partir de ahora

                                             

 

*CLAVES SECRETAS*

*PARA LA oposición el golpe era el objetivo. Como siempre lo ha sido. Por eso nunca reconoció un resultado electoral que favoreciera al chavismo. Por eso ha sostenido de manera reiterada que las victorias del chavismo son producto del fraude, acusación que en el fondo constituye un ataque al Consejo Nacional Electoral. Todo cuanto rodeo la elección del 20/M, las declaraciones de los dirigentes de la oposición, sus giras por el exterior, los ataques despiadados del gobierno de los Estados Unidos, tenían por finalidad la creación de un ambiente que facilitara un golpe apoyado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana…

 

*PERO TODO falló por el comportamiento cívico del pueblo; la lealtad de la FANB; los 6 millones y pico de votos de Maduro; el descrédito de la abstención, y el fracaso del intento de captar oficiales para la aventura golpista. Todos estos factores fueron determinantes en el desenlace de los acontecimientote ese día y explican la victoria de Maduro y la derrota de sus adversarios…

 

*FUE ESO lo que sacó de quicio al presidente Trump, la tarde del 20/M, que lo hizo incurrir en la histérica declaración contra el gobierno venezolano y a repetir sanciones bufas. Según se comenta en fuentes de Washington, el huésped de la Casa Blanca solicitó con urgencia un informe a su Encargado de Negocios en Caracas, Todd Robinson sobre la posibilidad de movilizar el dispositivo militar en el cual trabajaban los servicios de inteligencia de EE.UU.

Pero la respuesta lo desquició: los pocos militares captados para encabezar un golpe contra el resultado electoral habían sido detenidos por los organismos de seguridad del Estado venezolano…

 

*LA RESPUESTA al inefable presidente gringo tenía que producirse, y Maduro escogió el momento y el lugar apropiados para hacerlo: al recibir el acta de proclamación y en la sede del CNE. La decisión de expulsar a Robinson y a su segundo, un agente de la CIA, se corresponde con el seguimiento que se le hacia a los diplomáticos desde hace meses, dada la imprudencia con que actuaban…

 

*SI ALGO demostró Henry Falcón es que carece de una visión estratégica de la política. Acierta, a veces, en lo micro, pero no en lo macro. Lo demostró cuando, ante la derrota, reaccionó con increíble torpeza. Con una declaración descalificando el proceso electoral en que participaba y  sin que el CNE hubiera difundido resultados, dándole así la razón a quienes lo habían agredido desde el sector que se abstuvo. Sin duda que Falcón perdió la oportunidad de convertirse en un líder serio de la oposición, adoptando una posición responsable con sus electores y con el país. En otras palabras, un interlocutor confiable.

]]>
<![CDATA[¡Ganaron!, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ganaron-por-Eduardo-Fernandez-20180526-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ganaron-por-Eduardo-Fernandez-20180526-0021.html
…los que propusimos votar y mantenernos en la línea del cambio electoral tenemos derecho a esperar que los vencedores, o sea, los abstencionistas y Maduro, nos digan cómo vamos a resolver los problemas. Ustedes ganaron… No nos queda otra que pedirle a Dios que los ilumine para bien de Venezuela y de los venezolanos.


En efecto, ganó la abstención. Por tanto, se queda Maduro. En principio se queda por un nuevo periodo constitucional que dura seis años. Junto con él se queda la hiperinflación, el alto costo de la vida, la pobreza creciente, las condiciones miserables de vida, el hambre, el desabastecimiento, la falta de medicinas, el deterioro de los servicios públicos, la corrupción, la inseguridad, los presos políticos y el desconocimiento al estado de derecho.

Volvió a ganar la abstención. Lo curioso es que la fiesta para celebrar ese triunfo se celebró en Miraflores y que los más felices eran el presidente Maduro y su entorno que, gracias a la abstención, se quedarán en Miraflores por un periodo constitucional más, por lo menos.

La abstención viene ganando las elecciones en Venezuela desde 1993 cuando superó 40% de los electores. En aquella oportunidad, el candidato proclamado ganador sacó menos de dos millones de votos y la abstención fue cercana a los cuatro millones de electores que se quedaron en su casa y no votaron.

En el 98 Hugo Chávez sacó tres millones y medio de votos y la abstención fue superior a los cuatro millones de venezolanos que se quedaron en su casa y no votaron.

El proceso constituyente promovido por Hugo Chávez y sus amigos para tener el poder absoluto fue aprobado gracias a la abstención. En efecto, la mayoría se quedó en su casa absteniéndose de votar y una minoría de nos impuso la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

En el Referéndum que aprobó la nueva Constitución, la Constitución chavista, algo más de tres millones votaron a favor y, algo más de seis millones de electores no fueron a votar. En todas las elecciones que hubo en los primeros años de la democracia la abstención fue inferior a un dígito. En 1993 y en 1998 la abstención fue superior al 40%. El domingo pasado volvió a triunfar la abstención.

La diferencia entre esta abstención del domingo y las de ocasiones anteriores es que esta vez fue promovida por una campaña de descalificaciones a Henri Falcón, que tenía opción de ganar a Maduro.

Ahora los derrotados, es decir los que propusimos votar y mantenernos en la línea del cambio electoral tenemos derecho a esperar que los vencedores, o sea, los abstencionistas y Maduro, nos digan cómo vamos a resolver los problemas. Ustedes ganaron. No puedo felicitarlos porque no entiendo bien para qué ganaron. No nos queda otra que pedirle a Dios que los ilumine para bien de Venezuela y de los venezolanos.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE

]]>
<![CDATA[Sacudón electoral, por: Maryclen Stelling ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sacudon-electoral-por-Maryclen-Stelling-20180528-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sacudon-electoral-por-Maryclen-Stelling-20180528-0034.html En nuestro último escrito antes del 20-M señalábamos el “carácter crítico” de las elecciones y destacábamos  “las implicaciones para el país, la región y el mundo”.

El triunfo de Maduro ha convocado profundas y controvertidas  reacciones   tanto a nivel interno como en el contexto internacional. Las cifras de participación y de abstención  han producido un “sacudón” postelectoral,  despertando  en las fuerzas bolivarianas y en la derrotada oposición diferentes emociones y reacciones.  Suerte de seísmo electoral que, una vez superadas las reacciones iniciales, obliga a la reflexión, la revisión y la redefinición del rumbo del país. Así, en medio de réplicas de diferente intensidad, dirigencia y ciudadanía deben prepararse para afrontar la crisis interna y la profundización del cerco mediático internacional.

En un contexto abstencionista del 53,9%, Maduro gana con el 68% de los votos.   Resultados que,   en la inmediatez del “sacudón”,  han generado en el espectro político diversas interpretaciones en cuanto a la legitimidad del triunfo, tal como  era la intención de un sector de la oposición. Mientras Maduro convoca a "una nueva jornada de diálogo permanente y de reconciliación" con todos los sectores políticos, sociales y económicos del país; Falcón, en un segundo lejano,  cuestiona y desconoce el proceso electoral, que, en su opinión, carece de legitimidad, dando así, tardíamente,  la razón a la estrategia abstencionista de la oposición.

El abstencionismo no debe ser despreciado ni minimizado, por el contrario, debe ser abordado  en toda su complejidad en el marco de la crisis multidimensional en el cual se ha manifestado. Aun cuando para algunos la abstención es una suerte de marginación, realmente se trata de  una expresión política.  Decisión que puede obedecer a dos causas posibles: unas que conciernen a la conducta electoral más o menos previsible de ciertos sectores, en este caso la oposición; y otras, que remiten al crítico contexto  en el cual se realizan los comicios, y allí podrían encontrarse explicaciones al descenso del voto por Maduro.

Sin lugar a dudas el nivel abstencionista de los comicios del 20-M debe llamar a la reflexión y exige evaluar e interpretar  este fenómeno.  ¿Se trató de una protesta activa, una exclusión pasiva o simple apatía y desinterés por la política?

Es necesario abordarlo dentro del contexto de crisis, con una visión estratégica para el país y con miras a la convivencia que anhelamos y al modelo de sociedad al que aspiramos.

@maryclens

 

]]>
<![CDATA[La danza de los demonios o El espantador de la comarca]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-danza-de-los-demonios-o-El-espantador-de-la-comarca-20180527-0001.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-danza-de-los-demonios-o-El-espantador-de-la-comarca-20180527-0001.html Ya hace una semana que se realizaron las elecciones presidenciales con el resultado que todos sabíamos, fue reelecto el madurismo, no podía ser de otra manera, no sólo porque ganó por “forfeit”, porque no tuvo contendor; sino porque, además, todo estaba arreglado para que este sector se mantuviese en el poder a costa de lo que fuera, a pesar del extendido rechazo hacia al propio candidato reelecto.

 

No hubo celebración popular, actos espontáneos de festejos en la calle, en los barrios, nó. El Pueblo que votó, ese noble y a la vez tan maltratado, salió a cumplir la tarea indicada, lo hizo sin algarabía, sin pasión, una vez mas hizo lo que se le pidió. No fue una victoria de Maduro, fue un acto de disciplina del Chavismo, movilizado gracias al capital político acumulado por el Comandante Chávez durante doce años de Revolución.

 

Atrás, muy atrás, quedaron aquellos eventos electorales, como la “Batalla de Santa Inés”, o las elecciones Presidenciales de 2006, 2012, sólo para mencionar algunas en los que fui el Jefe de Movilización del Chavismo, donde el país era sacudido por un intenso debate político, donde el Comandante llamó a votar por el Socialismo, por el Plan de la Patria, sin mentiras, manipulación o amenazas.

 

La elección solía ser un acto de conciencia y de movilización que trascendía al voto, se movilizaba el pueblo por las propuestas de Chávez, por ello, luego del triunfo, se volcaba a las calles a celebrar, era su triunfo, en todo el oeste de Caracas, en los barrios, en todo el país, había un ambiente de esperanza, de movilización, de combate y se daba inicio a una nueva etapa de la Revolución con cambios sustanciales, tangibles, en beneficio del pueblo y cumplimiento de la palabra empeñada.

 

En aquellos años, en medio de todo tipo de amenazas, desestabilización y de una fuerte confrontación política en el país, el que votaba por la Revolución sabía por qué lo hacía, hacia dónde íbamos. Nunca hubo la amenaza de por medio, ni la mentira, ni la trampa. Al Comandante Chávez lo caracterizaba la honestidad y tenía una ética tal, que jamás le hubiese pasado por la mente chantajear o amenazar al Pueblo.

 

Sin embargo, a sólo cinco años de su partida, todo ha cambiado. Acaba de culminar un proceso electoral tan parecido a los de la IV República, en su esencia y contenido. Se hizo gala de todas las trampas y “triquiñuelas” del bipartidismo de AD-Copei durante sus últimos años en el poder, como un reconocimiento tácito de que ya no es posible conquistar la voluntad del pueblo con base en las ideas, las propuestas, el trabajo, la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales de la sociedad.

 

Realmente ganó la trampa, la maniobra. El chantaje grosero y “balurdo” de manipular y engañar a los mas pobres con el miserable bono de los 10 millones de bolívares, con la amenaza directa de recibir o no los exiguos beneficios del carnet, de la caja Clap, en definitiva, de los instrumentos de control social del madurismo. Ni siquiera los adecos, ya en lo peor de su descomposición moral, hicieron algo así.

 

Un candidato “todopoderoso” amenazando al mas pobre, al débil, al que está al borde de la desesperación, con un “dando y dando” de la vergüenza. Es decir, si no votas por el candidato, no tienes acceso a los escasos programas de protección social, protección que, aunque no resuelven nada, por poco y puntual, para una madre con sus muchachos, para los ancianos, para el desesperado, resulta todo.

 

¿A dónde ha llevado el madurismo al otrora combativo y altivo, orgulloso y noble, pueblo de Chávez y de Bolívar? El mismo pueblo que se movilizó con Chávez para salir del desprecio y exclusión del que fue objeto durante tantos años, el mismo que lo rescató el 13 de abril de 2002, el que lo siguió en la derrota del Sabotaje Petrolero, en la “Batalla de Santa Inés”, cuando levantó las banderas del antimperialismo, del socialismo, ahora detrás de una caja Clap, un bono de miseria, un carnet, así como, antes era el carnet de AD, necesario para sobrevivir. Tremendo daño se le ha hecho a la conciencia del pueblo, al alma del humilde.

 

Se desarrolló una campaña “ni fú ni fá”, de baile y papelillos de colores, el partido de utilería, a pesar de todo el dinero invertido en él y de la clara ventaja que tenía, ni siquiera sacó mas votos que los que sacamos para cualquier candidato a gobernador, los partidos de la “izquierda”, que le pidieron a su militancia un “voto castigo al madurismo”, votando por el mismo candidato del madurismo (¿?), quedaron reducidos a su mínima expresión; el PSUV, salvó, una vez mas, a Maduro, a pesar de que los asesores del candidato le recomendaron hacer a un lado las ideas y el discurso de  Chávez, sus colores, su pasión, sus propuestas; Chávez sólo quedó en un estampado multicolor, lejano, en las camisas estilo hindú del candidato.

 

Ya hay bastantes números y análisis de los resultados, suficientes para demostrar la abrupta caída en la cantidad de votos obtenidos por el madurismo, tanto que, esta vez, se ganó sólo porque la oposición cometió la torpeza de llamar a la abstención; de otra manera, la diferencia de votos hubiese hecho imposible la manipulación de los resultados, Maduro no le gana a nadie que se le plante en serio. Pero a mí no me ocupan los cálculos de la oposición, es problema de ellos, obviamente fueron motivados por la posibilidad de una salida cruenta de derecha con inusitado apoyo internacional. A mí lo que sí me preocupa son los cálculos o errores del Chavismo, la manipulación del madurismo.

 

Si alguien piensa o le tranquiliza pensar que “ganamos”, están dejando de lado el hecho cierto de que el madurismo ha llevado al Chavismo a una derrota estratégica. Aunque por la inusitada torpeza de la derecha, se hayan “ganado” estas elecciones, lo que los resultados muestran claramente, es el escaso apoyo popular con el que cuenta el madurismo, el rechazo que ha generado en el pueblo a las ideas del socialismo y de la Revolución Bolivariana es profundo, ha arrastrado al Chavismo a un punto bajo, no en términos de número de votos, que ha caído mucho, sino en términos de su papel como un partido revolucionario: lo que ha tenido que hacer para “ganar”, en lo que ha tenido que claudicar para seguir apoyándolo, presas de un inmenso fraude, un chantaje político-emocional con la memoria del Comandante Chávez, cayendo en el ejercicio de la política con “p” minúscula, engañando y permitiendo que se maltrate a su propio pueblo.

 

No faltará el pragmático o “táctico” que diga: “bueno, no importa, pero retuvimos el poder”. Les digo camaradas, se trata es de hacer una revolución, porque el “poder” hace tiempo lo perdió el pueblo, está secuestrado por un grupo que hace un abuso constante del mismo para satisfacer sus intereses e imponer su visión improvisada-irresponsable-reaccionaria-malandra de cómo gobernar al país.

 

Este gobierno del caos ha impuesto un “paquetazo” neoliberal, de los mas salvajes y atrasados del mundo, en nombre del Chavismo, del socialismo: hiperinflación de mas del 17.000 %, caída acumulada del producto interno bruto por cinco años consecutivos, una devaluación implícita y oficial de la moneda por cientos de miles de veces su valor, sin control de la economía, liberando los precios de manera soterrada, destruyendo el trabajo, dividiendo a las fuerzas revolucionarias, a los trabajadores, sometiendo a toda la sociedad al desasosiego de no conseguir lo mínimo para vivir mal, imponiendo el miedo, la violencia, el abuso y la corrupción a todos los niveles, haciendo que cunda el desencanto, la desesperanza y, lo peor, imponiendo una ética del “pranato”, del “sálvese quien pueda”, del egoísmo, con una élite obesa que practica el cinismo todos los días, incapaz de asumir responsabilidades y con una desconexión absoluta con el sentimiento y necesidades del pueblo.

 

Lo peor de todo este resultado es que el Chavismo ha perdido su natural capacidad de revisarse, de ser críticos, rebeldes, un factor transformador. Se ha impuesto el silencio cómplice, decepcionante. Cuando he levantado mi voz para advertir justo lo que ahora está pasando en PDVSA, un desastre anunciado, y lo que ha pasado con la economía y la política; cuando lo hice de manera constructiva y desde una perspectiva Chavista y revolucionaria, salieron “los pranes” y los voceros tarifados del madurismo, a descalificarme y a ejecutar una operación de linchamiento moral y persecución de una ferocidad tal, que ni siquiera la han merecido los golpistas con los que después se dialoga. Pero el Chavismo, sus dirigentes históricos, guardaron silencio, sin entender que las campanas no doblaban por mi, doblaban por el chavismo.

 

El madurismo ha hecho de todo para mantenerse el poder y controlar con sus “panas”, familiares y socios, todos los estamentos del Estado y sus instituciones. Personas sin un atisbo de capacidad, conocimiento y honestidad. Han acabado con las instituciones fundamentales del Estado, las han corrompido, las han hecho colapsar.

 

Pero también han silenciado a las fuerzas morales del país; tanto escritor e intelectual de “izquierda” que ha vivido siempre criticando y opinando, hoy guardan un silencio inexplicable; directores de medios que se ufanaban de su postura crítica, hoy se autocensuran; conductores de programas de televisión que tuvieron que tragarse sus palabras; políticos de sobrada experiencia; partidos que se dicen revolucionarios; todos han callado. Son pocos los honestos, valientes, que han mantenido una postura coherente, crítica, me quito el sombrero por ellos, los pocos revolucionarios que han dicho lo que les corresponde decir y hacer, en momentos de tanta confusión, extravió.

 

He advertido que, después de estas elecciones, se desatarían los demonios, los del madurismo.

 

En una primera instancia, el madurismo, aprovechará este “aire” que le da el Chavismo, para seguir desmantelando a las distintas corrientes ¡dentro del mismo Chavismo! Los que crean que no es con ellos, se llevarán la sorpresa que la cosa era contra todos los factores revolucionarios, o los que, sencillamente, no sean de su “confianza”, es cuestión de tiempo. Tienes que subordinarte a ellos, negar a Chávez, abdicar de tus principios para que el madurismo te deje en tu “espacio de confort”, como les gusta decir, pero basta que alguien quiera tu puesto o que expreses alguna disconformidad, para que se “vire” la situación en contra tuya. Sólo hagan una revisión: ¿Dónde están los ex ministros de Chávez? ¿Dónde los Jefes Militares de Chávez? ¿Y los que quedan, qué hacen, qué fuerza tienen?

 

Como se sabe que la situación económica es insostenible, ante la ausencia de un Plan y la falta de valor para asumir responsabilidades, para rectificar; como saben que cuentan con poco tiempo antes de que algo insospechado suceda, entonces, avanzarán los demonios, lo mas rápido que puedan, para asegurarse, por el miedo y la persecución, el control de todo el país.

 

Por eso, se incrementará la persecución de revolucionarios: Chavistas, oficiales militares, todo aquel que resulte peligroso o sospechoso para el madurismo. Seguirá la censura, el aislamiento internacional, la violación de los derechos humanos de los encarcelados, los perseguidos, los allanamientos, el abuso de poder, las mentiras y acusaciones-condenas del Ministerio Público, la manipulación del Poder Judicial, será el silencio de todo el país, una especie de obscurantismo, un país desconectado, violento, atemorizado. Están desesperados, y eso los hace mas peligrosos.

 

Ojalá no fuese así, ojalá me equivocara, ojalá los presos de PDVSA, de CITGO, los presos políticos de todas las posiciones, los rehenes, los acusados-condenados sin juicio y derecho a la defensa, los perseguidos, tuviésemos la suerte de los señores de la directiva de Banesco, encarcelados en una de las habituales “razzias” pre electorales “dakasos” del Ministerio Público, acusados-condenados. Pero vino Escotet y de repente, nadie sabe qué paso, o cómo hizo, pero los sacó, allí están las fotos, ya en libertad.

 

Bien por ellos, pero allí siguen presos cualquier cantidad de trabajadores, ex ministros, simples funcionarios, gerentes, empleados, políticos y muchos mas; secuestrados, sin derecho a la defensa, violentados todos sus derechos. Lo vuelvo a decir, si es que alguien cometió un delito, el Ministerio Público es el llamado y obligado, jurídica y legalmente, a demostrar que lo hicieron, se debe presumir la inocencia, “nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario” y demostrarlo, implica el desarrollo de un complejo proceso, su sustanciación, la comprobación y valoración de todas y cada una de las pruebas correspondientes, mas aún, en el caso del Derecho Penal, en el que todo hecho calificado como delito y toda sanción, son de Reserva Legal, es decir, solo lo son si la ley formal (no el decreto ley) expresamente lo define como tal; deben garantizarse sus derechos fundamentales, el derecho a la defensa, como se está haciendo con los señores de Banesco, a menos que, exista en el madurismo un “doble racero”, dos caras de la justicia, un trato especial por ser banquero. Todo es inconsistente.

 

Hay sectores enteros que están en plena disputa, donde están desatados los demonios, tal como la Fuerza Armada. No se puede ocultar que algo sucede en el seno de todos los componentes de la Fuerza Armada Bolivariana, yo no me como el cuento de la “conspiración de derecha”, puesto que esta institución está profundamente comprometida con la Constitución y el pensamiento Chavista, lo han demostrado fehacientemente. Sin embargo, siguen las detenciones de oficiales, los rumores, la vigilancia, la sospecha.

 

En PDVSA, aunque ha sido desmantelada, desbandada, perseguida y, sobre todo, vilipendiada en su honor, su nombre, su autoestima, los demonios están sueltos hace tiempo. Aunque la empresa está en niveles de colapso, desmoralizada, con la producción mas baja de toda su historia, con las refinerías inoperantes y sus operaciones medulares comprometidas por una pésima gestión en estos últimos cuatro años; aunque la empresa está en su peor momento, como si se tratara de otro sabotaje petrolero, su estructura, hombres y mujeres, su historia y conciencia es tan fuerte y profunda en ella que aún resiste; resiste a hundirse, a tirar la toalla, es una gran empresa.

 

Por ello, los distintos grupos de poder dentro del madurismo, los demonios, se la siguen disputando, despedazando, para, como he denunciado, entregarla al interés transnacional. El Ministro-Presidente tiene poderes extraordinarios, como nunca antes, para hacer lo que quiera en la industria; la situación luce desesperada, trancada, con una Junta Directiva inoperante, los puestos y responsabilidades son reflejo de las luchas internas y apetitos de poder, pero al final, no se dan cuenta que el problema de PDVSA está en Miraflores, todo pasa por allí. No saben qué hacer, seguirá colapsando la empresa, a pesar del esfuerzo heroico de sus trabajadores.

 

La economía está absolutamente fuera de control. No hay gobierno de la economía. No hay Plan, ni articulación de cuadros preparados. Se vuelve al argumento del diálogo con los sectores privados, el sector productivo. Nadie les cree. No hay confianza en la capacidad del gobierno para conducir la economía, los asesores del madurismo están desenmascarados, nadie va a poner su futuro en manos de estos improvisados. Todo el sector económico sabe que ciertos grupos de interés privado están detrás del madurismo, haciendo negocios, cuadrando operaciones, “agarrando lo que queda”, haciendo fortunas extraordinarias, controlando la política y las decisiones en el país. Los demonios, los azotes del pueblo, siguen su danza destructiva: especulación, hiperinflación, escasez, mercado paralelo, “bachaqueros”, corrupción, robo. Un desastre.

 

Mientras los demonios del madurismo se desatan, las amenazas externas y la intromisión extranjera siguen estrechando el cerco, apretando el cuello de la patria: sancionan, bloquean, amenazan, confiscan, llaman a sus embajadores. Está claro que este gobierno no está preparado para defender al país de la agresión extranjera, no tiene la capacidad, ni los medios para hacerlo, lo peor, no tienen la disposición para hacerlo.

 

Si el gobierno ni siquiera es capaz de defender a sus ciudadanos, que por cientos de miles o millones salen del país y son objeto de todo tipo de maltratos y abusos en el extranjero; si PDVSA no es capaz de defenderse de la acción legal de una compañía “Conoco”, que no sólo perdió el arbitraje (los derrotamos, pero eso no lo explica el gobierno, no sabe, no quiere), sino que lo que hace es “patotear” a nuestra principal empresa, sin que su directiva se hubiese anticipado a tal acción, convirtiendo un éxito rotundo en un fracaso; si nuestra política exterior de los últimos tres años ha estado signada por los insultos de “tuiter”, la política de “carrito chocón”, la paranoia y el irrespeto; si no son capaces ni siquiera de defender nuestras aguas territoriales ante las operaciones de la “Exxon” para explotar  nuestro petróleo en licencias que otorgó Guyana de manera ilegal, si; por el contrario, se toca la puerta trasera de la transnacional para pedir que explotemos de conjunto; si hay tal nivel de caos y disfuncionalidad en las Finanzas, la producción, el gobierno, entonces ¿Cómo le van a hacer frente a todas las amenazas e injerencia extranjera que hoy asoman?

 

El hecho de que el madurismo se haya “rociado de gasolina”, porque no tienen alternativa, no quiere decir que rocíen de gasolina a todo el país, a nuestro futuro. Si se gobierna un país, se debe tener la responsabilidad y el valor de defender la soberanía, la integridad de la patria: con firmeza, con claridad, con responsabilidad. Porque si las fuerzas hostiles ven a un país en crisis, un liderazgo inconsistente, débil, un Estado debilitado, un gobierno que persigue y reprime, una Fuerza Armada bajo sospecha, su economía destrozada, un creciente aislamiento internacional, su principal empresa destrozada, entonces, se estimula la agresión, se presume una victoria fácil. Es un poco la situación del General Noriega, provocando, despotricando, blandía un machete, mientras, al mismo tiempo siempre negoció con sus verdugos, bastó una operación militar quirúrgica para que cayera todo el país.

 

No es la primera vez que somos amenazados, ni PDVSA sancionada, ya lo vivimos con el Comandante Chávez, lo vivimos en 2010 cuando impusieron sanciones a PDVSA, pero sabíamos qué hacer y lo hicimos, el liderazgo del Presidente Chávez y del gobierno nacional era tan fuerte y firme en sus convicciones; con todo el pueblo y el país cohesionado que, ni siquiera la administración de Bush pudo hacer nada contra nosotros; mucho menos permitimos que se nos aislara, porque el mismo Jefe de Estado, era, a su vez, un líder político del hemisférico, a nivel mundial. 

 

Esto es lo que vendrá, la danza de los demonios, todo empeorará, porque el problema sigue en Miraflores. El Presidente, que además maneja y controla todo el poder; sin embargo, en su afán de no asumir responsabilidades, habla al país en su discurso de juramentación y reclama a su propio gobierno, denuncia su propia acción de desgobierno, como si estuviese hablando de otro gobierno; entre chanza, risotadas, gritos, todo augura que seguirá lo mismo.

 

Insiste en que él no es el culpable, que son todos menos él. Ya ha perseguido a medio país, ha debilitado al Chavismo, ha destrozado a PDVSA, persigue a los militares, encarcela, arremete, amenaza y dice que no es su culpa. Ya se acabaron las excusas, las conspiraciones, tendrá que intentar, aunque sea hacer el esfuerzo, de gobernar y resolver los problemas urgentes de todo el pueblo, del país, no hay tiempo y esta victoria pírrica no le da mucho piso político, por ello desata a los demonios.

 

Pero, pensándolo bien, y dado que, dentro de todo, los demonios son algo serio, temibles, por lo menos son una figura bíblica, me parece mas bien que la danza del madurismo, en vez de los demonios, es la del “espantador de la comarca”, como le gustaba decir al Comandante Chávez, es decir, los que se dedicaban a espantar a su barrio, al pueblo, asustar ancianos, niños, cobardes, amenazar al débil.

 

Si de lo que se trataba era de “ganar” la elección y “mantener el poder”, entonces ahora el Chavismo debe exigir que un gobierno de emergencia, Chavista, de la Patria, asuma la conducción, restablezca plenamente la Constitución, lleve adelante un Plan de Emergencia, capaz de detener la caída y comenzar a levantar cabeza, convocar a los patriotas, a los mejores, a todo el Pueblo a dar una batalla definitiva para reconstruir al país.

 

Nuestros problemas los arreglaremos los venezolanos, sin injerencia extranjera; el madurismo, fue una etapa, demostró que no puede gobernar al país, la victoria pertenece al Chavismo. Nosotros, todos juntos, sabemos cómo hacerlo, tenemos cómo hacerlo; hay recursos, ideas, fuerza, mucha moral y todo un pueblo que volverá a recuperar el poder que alguna vez tuvo; con Chávez siempre ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[¿Y ahora qué? por: Luis Vicente León]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Y-ahora-que-por-Luis-Vicente-Leon-20180526-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Y-ahora-que-por-Luis-Vicente-Leon-20180526-0022.html  

El escenario más probable se cumplió: Maduro retuvo el poder, empujado por una fuerte abstención y por el control institucional del Estado, en medio de una elección llena de vicios, miedo y ventajismo.

 

El resultado para Maduro es muy pobre en términos de la participación de su propia base de soporte. Se vanagloria de obtener 68% de los votos, en una elección que presenta la más alta tasa de abstención de un evento presidencial en Venezuela y en el que obtiene menos de un tercio de los votos potenciales del país.

 

Esta elección adelantada no logró el objetivo de legitimación que buscaba. Todo lo contrario, se multiplican y refuerzan las denuncias de fraude y abuso de poder, se reunifica puntualmente la oposición, al menos en el aspecto de desconocimiento electoral y de legitimidad de origen, y la comunidad internacional reacciona en negativo, como era de esperar, agudizando sanciones y restringiendo, incluso en el caso de países de América Latina, las relaciones diplomáticas con Venezuela.

 

Las probabilidades de que el gobierno logre salir de la crisis de legitimidad por medio de una negociación política que distienda la situación interna son muy bajas y los escenarios que se plantean para el futuro cercano son negativos. Más sanciones, más crisis económica, más tensión interna e internacional y más represión del gobierno para evitar los riesgos inherentes a un país en crisis.

 

El discurso de Maduro hacia el sector privado es amenazante, por lo que la posibilidad de un acuerdo por esa vía, se ve limitada. Y las amenazas y la represión, tampoco servirán -nunca han servido- para controlar el desborde cambiario y de precios, que hace la situación económica del país insostenible. La hiperinflación, por otra parte, hará lo que siempre ha hecho: incrementar sus costos exponencialmente y obligar a cambiar el modelo, quieran o no.

 

Las sanciones internacionales económicas, financieras y petroleras que se disparan contra la economía en general afectarán a todos los actores internos, no sólo al gobierno. 

Este último probablemente intentará construir un nuevo mapa de relaciones económicas internacionales, una estrategia clásica en países bajo sanciones. Aliados económicos no convencionales, pagos por compensación de deudas (para evitar transferencias) , reorientación de clientes y proveedores, y primitivizacion de la economía. Pero algo parece claro. La situación interna del chavismo es compleja. El triunfo de Maduro es débil y los propios chavistas tienen que ver su futuro y el de sus familias en riesgo severo frente a un mundo que los tiene en la mira.

 

El riesgo de fractura sigue presente y Maduro intenta controlarlo, por lo que la persecución interna en el chavismo clásico y el sector militar continuará y se agudizará, generando quizás miedo, pero también riesgos de implosión. Mientras tanto, la oposición sigue teniendo el reto gigante de abandonar la retórica política y todo aquello que los debilite y divida y convertir su símbolo de ilegitimidad del gobierno en acción para provocar los cambios antes de que se la coma la desesperanza y la frustración, como ocurrió antes en países con gobiernos ilegítimos y sancionados como Cuba, Corea, Zimbabue y Siria.

 

 

 

]]>
<![CDATA[Puntos, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Puntos-por-Roberto-Malaver-20180524-0067.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Puntos-por-Roberto-Malaver-20180524-0067.html ¡No me tiren serpentinas que ya el carnaval pasó! ¿Cómo vas decir tú, Falcón Crest, que el fraude de las elecciones estuvo en los puntos rojos? Coño, chico, no parecen vainas tuyas, que estuviste en el chavismo ganando con esos mismos puntos de vista como alcalde y como gobernador, hasta que llegó la señora almiranta esa y te dio soberana paliza que te cogieron más de 20 puntos de sutura rojos.

No, amigo, por eso es que los chavistas nos joden siempre, Porque salimos con esas pendejadas después que nos dan un revolcón. Con esa vaina tuya todo el mundo recordó a Ramos – Espoleta- Allup cuando dijo que también en agosto del 2004, los chavistas habían cometido un fraude del carajo, y mañana traigo las pruebas,  y todavía lo estamos esperando. Esas son las cosas que me alejan de ti, Falcón – Dólar- Crest.
Y después, para seguir cometiendo errores, porque en eso no hay quien nos gane, sale la gente de la Asamblea Nacional en desacato y dice que Maduro no puede ser presidente porque se juramenta en enero, y todos nosotros quedamos locos de bola porque hasta cuándo la Asamblea en desacato destituye, juramenta y tumba del cargo a Maduro. Carajo, seamos serios por un ratico que eso no hace daño ni da pena.  Es que somos de una testarudez que no la brinca Talanquera García. Nos llama el dictador al diálogo y tampoco le paramos bolas. Porque somos así. Creemos que los que estamos mandando somos nosotros. Nos sanciona Estados Unidos y nosotros tranquilos, porque nosotros no nos enfermamos ni comemos, esos son los chavistas que tienen esos vicios de comer y enfermarse. No me jodan. Menos mal que Claudio –Triste- Fermín dijo una vaina bien después de la derrota, que esas sanciones nos joden a todos, también lo dijo Tigrito Fernández, el de Copei, que tenemos 19 años fracasando y está bueno ya.
Además, tenemos que reconocer que nos dieron una paliza sin importar puntos rojos ni carnet de la patria y, ¿ustedes han visto cómo irrespetamos a los invitados internacionales que estaban aquí?, coño, es que no tenemos perdón de Dios. Al amigo Zapatero, en Chacao, le cantamos la sevillana a gritos. Y en el exterior, en Tenerife, nosotros mismos no queríamos que nosotros mismos votáramos. ¡Despierta Sigmund Freud que estamos locos de bola a bola y en carambola! Lo que debemos entender de una vez es que esos seis millones de chavistas que votaron, son bien arrechos, porque con una situación como esta que no la aguanta nadie, esos carajos salieron a echarle bola con su voto y después, a lo mejor, si se prende un peo, salen también a echarle bolas.
El papá de Margot llegó directo al cuarto, agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro, que un vecino gritó: “Nos jodimos. Le quedan seis años más para seguir jodiendo con la puerta”.
- Frente a una copa de vino.- Me canta Margot
 

]]>
<![CDATA[La lección popular del 20M, por Juan Pablo Guanipa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-leccion-popular-del-20M-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180524-0065.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-leccion-popular-del-20M-por-Juan-Pablo-Guanipa-20180524-0065.html El pasado domingo el pueblo venezolano demostró su grandeza. Recibió amenazas, amedrentamiento, intento de chantaje y respondió con dignidad y decoro al negarse a acudir a la farsa montada por el dictador Nicolás Maduro. El pueblo venezolano desobedeció masivamente a la dictadura y sin duda dio una lección que ha sido asumida nacional e internacionalmente. 

Les doy solo unos datos. Según este gobierno dictatorial, cerca de 17 millones de personas tienen el carné de la patria, más de 7 millones tienen el carné del PSUV y más de 5 millones son funcionarios públicos. Según las cuentas de los tres equipos de los que dispuso el Frente Amplio Venezuela Libre –uno para detectar irregularidades fuera de los centros de votación, especialmente el chantaje con los puntos rojos, las cajas clap y el carné de la patria; otro para detectar las irregularidades en las mesas y otro para hacer conteo rápido–, la participación en esa farsa se reduce al 29%, lo que quiere decir que más del 70% de los electores se negaron a prestarse a esa estafa.
Esto quiere decir que, a pesar de que la dictadura le ofreció a los portadores del famoso carné que, de asistir a esa trampa les transferirían la suma de 10 millones de bolívares, correspondientes a 4 salarios mínimos más cesta ticket, más de 14 millones de los 17 que lo portan, decidieron no dejarse chantajear. Ese solo hecho es un motivo para la esperanza, para reconocer y asumir la dignidad del pueblo venezolano, agobiado por la crisis, pero firme ante las intenciones manipuladoras. 

Venezuela rechaza la dictadura de Maduro y quiere cambio en la conducción del Estado. Hemos demostrado que los que queremos democracia somos mayoría, los que queremos libertad somos mayoría. Maduro hizo un ridículo mundial.

Lo sucedido el domingo es una demostración de que el voto ha perdido su sentido en Venezuela. Y nuestra labor, nuestro trabajo, nuestra lucha debe ser para recuperar el voto, lograr elecciones libres, sin coacciones, sin ventajismo, con condiciones mínimas, en libertad. Para esto es necesario desmontar ese Consejo Nacional Electoral que, bajo la conducción irresponsable de Tibisay Lucena, sigue actuando como secretaría de asuntos electorales del PSUV. Ese CNE dirigió todas las violaciones a la Constitución, a la ley y a la prudencia necesaria para conducir un proceso electoral. Produjo unos números abultados que en nada reflejan lo que pasó el domingo en nuestro país.

Es necesario significar el ejemplo dado por los venezolanos que se negaron a participar en esa farsa, pero también es necesario abrirle las puertas a los que fueron a “sufragar” el domingo porque tenían todavía la esperanza de cambiar las cosas o porque fueron obligados a hacerlo. Ambos son necesarios para acompañarnos en la lucha que todos los venezolanos debemos librar. 

También es importante ratificar nuestro llamado a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional. Nuestra Constitución establece claramente que ellos, en el cumplimiento de sus funciones, están al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna. Los militares venezolanos saben lo que pasó el 20M. Saben las repercusiones institucionales de ello. Y el pueblo venezolano necesita que actúen en consecuencia. Maduro no tiene autoridad para ser reconocido como Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Venezolana. 

También debemos agradecer el acompañamiento de la comunidad internacional. Estamos muy agradecidos por haber rechazado con contundencia esta farsa. Pero les decimos con total sinceridad, que ahora más que nunca necesitamos de ustedes.

Ahora llega la hora de la unidad grande. Nuestro pueblo debe vernos a todos los sectores políticos y sociales unidos. Y con esa unidad debemos lograr aumentar la presión internacional, fortalecer y articular la protesta social, innovar en la protesta política, lograr el comportamiento adecuado de la FAN en esta grave coyuntura y preparar la propuesta unitaria de transición. ¡Venezuela unida no se rinde y vencerá!

]]>
<![CDATA[Venezuela, un país destruido, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-un-pais-destruido-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180524-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-un-pais-destruido-por-Antonio-Perez-Esclarin-20180524-0066.html  Estoy regresando de un breve viaje a Ecuador, donde fui invitado a dar unos cursos y conferencias, y la comparación con  Venezuela me produjo ganas de llorar.   El viaje fue una odisea pues, ante la salida casi total de líneas internacionales y la escasez de vuelos nacionales,  viajar en Venezuela está resultando una aventura riesgosa e incierta. Como habían suspendido los vuelos de la línea panameña Copa, que casi es la única que vuela a Maracaibo, tuve que ir por tierra a Valencia para agarrar un vuelo de Avior que me llevó a Barcelona, y de allí a Guayaquil y por fin, por una línea ecuatoriana, a Quito. 


La total desolación de la zona industrial de Valencia me arrugó el corazón. Casi todas las empresas, hace unos años pujantes,  estaban cerradas y el paisaje parecía propicio para filmar una película después de un cataclismo cósmico o la invasión de extraterrestres. Por supuesto, en el aeropuerto internacional de Valencia no había aire acondicionado, tampoco wi-fi,  y el vuelo estaba retrasado. Tampoco había aire, wi-fi, ni agua en el aeropuerto internacional de Barcelona, los baños estaban hediondos y el agua nauseabunda corría por el piso.  ¡Qué imagen estamos dando a los que llegan a Venezuela! Por supuesto, el vuelo también se retrasó y no pudimos llegar a tiempo para la conexión Guayaquil-Quito, con lo que tuvimos que dormir en Guayaquil.


Yo estudié hace ya unos cuantos   años filosofía en la Universidad Católica de Quito y en aquellos años Ecuador era un país atrasado y pobre. El centro colonial olía a orines, era común ver mendigos por las calles, y era evidente el abandono de las poblaciones indígenas, Quito parecía un pueblo grande, con escasas avenidas y  Ecuador tenía muy pocos kilómetros de asfalto. Los venezolanos nos sentíamos ricos y privilegiados, y nos enorgullecíamos de nuestro país.

    
Hoy Ecuador es un país próspero y pujante, donde todo funciona. Los vuelos parten a la hora, el internet es rapidísimo, los supermercados y farmacias están llenos de productos, el transporte público es de una gran calidad y a precios solidarios, los hospitales atienden bien a los enfermos,  hay una verdadera preocupación por la educación de calidad, lo que entre otras cosas, implica  remunerar adecuadamente a los educadores,  y tanto Quito como Guayaquil, que son las ciudades que pude visitar, cuentan  con grandes avenidas, aeropuertos funcionales, supermercados, farmacias y negocios muy bien surtidos  y   gentes que te atienden con amabilidad y eficiencia. Como la inflación es mínima, la gente ahorra y el valor de su dinero se mantiene. 


El regreso fue todavía peor, pues además  de los problemas de calor, falta de agua  y retrasos de vuelos, en Barcelona me rompieron la maleta que se quedó trabada y un empleado la tiró con fuerza desde lo alto de la correa. En el regreso por tierra a Barquisimeto, la mayor parte de las bombas de Yaracuy estaban cerradas porque no había luz. ¿Cómo hemos permitido que Venezuela llegara a esta situación de destrucción y miseria? ¿Qué revolución es esta que nos ha colocado entre los países más pobres del mundo? Es la hora de deponer los intereses partidistas o individualistas y trabajar unidos por rescatar a Venezuela mediante el trabajo y abandonar los caminos del populismo y el mesianismo.
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Polarización se impuso el 20M]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Polarizacion-se-impuso-el-20M-20180523-0120.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Polarizacion-se-impuso-el-20M-20180523-0120.html

Las matemáticas de las elecciones presidenciales indican que aunque con matices la polarización chavismo-antichavismo sigue dominando la política nacional en términos parejos.

Aunque los análisis cuantitativos han caído en desgracia ante los cualitativos en un mundo y una academia más sensible a sus propias contradicciones y exclusiones, no dejan por ello los números como construcción humana de revelar realidades no siempre obvias, pero que están allí por si queremos verla.

¿Qué dicen los números de las recientes elecciones presidenciales? Intentemos comprenderlos en un marco más amplio de relaciones pero centrados en los guarismos.

Partiendo de que se trata de elecciones nacionales, el número con base al cual hay que comenzar cualquier intento de comprender los resultados del domingo pasado más allá de lo obvio es el número de venezolanos y venezolanas inscritas en el Registro Electoral, que para el caso es 20.527.571. Ese es el cuerpo al que hay que diseccionar.

En relación a esta cifra nacen las otras en debate. Los 9.132.655 que votaron y que representan el 46,02% de los inscritos y los 11.194.323 que se abstuvieron y que representan el 53,95. La conclusión obvia es que la abstención fue mayor y que tratándose de una elección la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que llamó a no votar ganó el proceso, pero cuando se cruzan estos datos con otros igualmente válidos aparecen otras razones.

Por ejemplo, la abstención en Venezuela para unas elecciones presidenciales ha rondado el 20%. En 2012, cuando se registró la más alta participación jamás vista en unos comicios nacionales, 80,49%, la abstención fue de 19,51%. El año siguiente, cuando la muerte del presidente Hugo Chávez obligó a un nuevo proceso la abstención subió a 20,32%. En las de 2006 cuando la participación dio un salto de 56,31% en el 2000 a 75,69%, la abstención fue de 24.31%. Fue a partir de esos comicios de 2006 que en Venezuela se deja de hablar de abstención y se centran los análisis en la participación.

En los últimos 18 años ha habido una abstención constante de por lo menos 20%. En consecuencia no puede la MUD ni sus analistas afirmar que 53,95% de los venezolanos que se abstuvieron el 20 de mayo lo hicieron para respaldar su postura de no votar. Restando la abstención histórica, que se manifestó incluso en los procesos de más alta participación, la cifra que la MUD podría adjudicarse muy optimistamente es de 33.95%.

Aunque la abstención por su naturaleza indeterminada, por el hecho de que no hay forma de saber realmente por qué la gente no fue a votar, no puede ser atribuida a una única causa, digamos que son los “no votos” de la MUD y que son, obviamente, menos que el 46,05% de los votos válidos claramente expresados en las máquinas del Consejo Nacional Electoral (CNE). Desde esta otra perspectiva la MUD perdió.

33,95% son 6.969.110 “no votos” que son más que los 6.205.875 votos obtenidos por el Presidente reelecto. Ahora bien, si el argumento de atribuir el total de la abstención, menos la histórica, la tradicional, a la MUD es válido porque ese fue su planteamiento, los números indican que pudieron haber ganado los comicios si la dirigencia opositora hubiera optado por apoyar la candidatura de Henri Falcón. Desde esta otra tangente no sólo pierde la MUD sino que su opción abstencionista se reduce al absurdo como enseñan las matemáticas.

Si aceptamos como válida esta argumentación y a la abstención sumamos los votos obtenidos por Henri Falcón y Javier Bertucci, asumiendo que ambos son opuestos al Gobierno, la victoria del antichavismo pudo estar cantada, si hubieran votado. Enfocado desde este ángulo, la MUD pierde y por autogol.

Ahora bien, más que la candidatura de Nicolás Maduro, quienes retaron realmente la postura abstencionista de la MUD, que tenía amplio respaldo de gobiernos extranjeros, fueron Henri Falcón y Javier Bertucci. Falcón, incluso, era hasta hace poco miembro de número de la dirigencia opositora.

Si sumamos el millón 917 mil 036 votos obtenidos por Falcón a los 988.761 de Bertucci tenemos 2.905.797 votos opositores válidos, claramente expresados, que intentaron sumar para cambiar al Presidente de la República y que lo hicieron bajo las fuertes presiones que implicó la campaña abstencionista de la MUD. A diferencia de la presunción de que la abstención es atribuible a la MUD, estos son votos válidos.

Nicolás Maduro ganó las elecciones con un millón 381 mil 722 votos menos de los que logró en 2013 y un millón 883 mil 445 votos menos de los que se manifestaron para elegir la Asamblea Nacional Constituyente convocada por él éste mismos año. Considerando que todo líder y especialmente los políticos tienen un desgaste considerado natural por el ejercicio mismo del mando, más allá de los números, habría que considerar si ese desgaste está o no dentro de lo aceptable en el escenario político económico actual.

En términos más generales, el hecho de que el presidente Maduro gana pero con desgaste y que la oposición al fragmentarse pierde doblemente porque el candidato Falcón es derrotado ampliamente y la postura de la abstención no se expresa claramente, no es lo necesariamente contundente, parece estar indicando que la polarización política sigue vigente en términos bastante parejos, casi tabla, ante los que la opción más sensata, lo que el pueblo parece estar diciendo con sus votos y sus abstenciones, es que quiere dialogo, acuerdo y paz.

 

]]>
<![CDATA[La esperanza de una mejor Venezuela ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-esperanza-de-una-mejor-Venezuela-20180523-0119.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-esperanza-de-una-mejor-Venezuela-20180523-0119.html

Luego de las elecciones celebradas el 20 de mayo. Es necesario hacer una revisión y adecuación de los temas más importantes, que han incidido en el quehacer de Venezuela y los venezolanos. Materias como la económica, donde hay que tomar en cuenta: el control de cambio, la revalorización de nuestro signo monetario. La reactivación del parque industrial instalado en Venezuela, capaz de transformar materias primas y la elaboración de los productos terminados para que el pueblo en general tenga acceso  libremente.

 

La eliminación de las mafias internas y externas, combinadas para atentar en contra de la población . Esto hay que combatirlo de raíz, caiga quien caiga, civiles y militares. La recuperación de Pdvsa, como elemento fundamental de los ingresos en divisas que ingresan al país. Revisar el rol que debe jugar la Banca Privada en conjunción con la Banca Pública, apuntalando el respaldo de los sectores productivos. Realizar acuerdos concensuados con el sector privado nacional, estableciendo condiciones convenientes para ambas partes. En fin, se trata de normalizar y estabilizar nuestra economía distorsionada , en buena parte, por elementos externos como por políticas públicas contrarias.

Ya llego el momento de sentarse el Gobierno y la empresa  privada a dialogar y acordar temas fundamentales para Venezuela. De no hacerlo en este momento, seguiremos con los enfrentamientos esteriles, y cada uno de los venezolanos  sufriremos .

Venezuela, una vez disipado la eleccion presudencial, debe someterse a una revisión general de cada parte que efecte a los venezolanos.

La clase política tiene el deber de llegar a acuerdo con los gobernantes. No puede haber futuro para Venezuela, sino hay los tan ansiados acuerdos políticos, que permitan la gobernabilidad y la prosperidad. Es el bien común sobre el bien particular.

Tenemos que trabajar en La Paz, en la convivencia y en la armonía entre la población.

El tema social, a mi juicio, el el problema  más crítico a resolver.Las desigualdades sociales. Las protecciones para los más necesitados. El empleo. La vivienda. El acceso a la Educación  etc.

De lo que trata, entonces, es de lograr un equilibrio entre el rico, la clase media y la clase más desposeída. La convivencia es fundamental para emparejar a Venezuela.

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[Deslizamiento fuera del sufragio, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Deslizamiento-fuera-del-sufragio-por-Leopoldo-Puchi-20180522-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Deslizamiento-fuera-del-sufragio-por-Leopoldo-Puchi-20180522-0089.html En medio del vendaval de grandes dificultades económicas y de la hiperinflación, la pugna por el poder político ha logrado mantenerse en Venezuela dentro del cauce institucional y electoral. Sin embargo, no es un terreno firme o definitivo, sino uno que se hace frágil y se agrieta a consecuencia de las sacudidas de la confrontación. Corresponde entonces analizar hasta qué punto y de qué manera han impactado sobre ese terreno los recientes resultados de las elecciones presidenciales celebradas el domingo pasado.
Con las cifras conocidas, se puede hacer el siguiente ejercicio porcentual: Maduro con 30% del registro electoral; la abstención nueva, seguramente producto del llamado a la abstención, 28.87%; Henri Falcón, 9.30%; Javier Bertucci, 4.78%; Reinaldo Quijada, 0.17%; votos nulos, 1.89%; abstención tradicional promedio en presidenciales, 25%.
 De estos porcentajes puede constatarse una elevada propensión de los electores  a mantenerse en la lucha política bajo la horma electoral. Pero también hay que señalar que una porción significativa (28.76%) se ha desplazado fuera del campo político del sufragio, aunque no ha ocurrido un movimiento pleno de ese segmento hacia otras formas de lucha.
Fuera del marco electoral e institucional solo se visualizan como modalidades alternas de lucha, la de un derrocamiento militar o la de una intervención extranjera, estimuladas por diversos tipos de acciones de calle. De modo que desde importantes sectores de la oposición se pudiera intentar enrumbar a esa porción del electorado abstencionista hacia esas opciones. Esto le daría apoyo social a la decisión ya tomada por esos factores dirigentes de la de apostar a nuevas sanciones y a un cerco internacional para propiciar un desenlace en esos escenarios. 
Al evaluar las probabilidades de que esta estrategia se imponga y de que se desancle de forma definitiva la lucha por el poder del terreno del sufragio y las instituciones, habría que prestarle atención a la reacción del sector que respaldó la candidatura de Henri Falcón luego del revés electoral sufrido, ya que al parecer han adoptado la misma línea de los factores partidarios de la abstención al decidir desconocer el proceso electoral y levantar la misma lista de condiciones. Un descarrilamiento que puede conducir a que una fracción de quienes estuvieron a favor de la participación se coloque como un vagón a la cola del tren que está en marcha hacia los escenarios señalados. Ya hay quienes proponen la confluencia en torno a una estrategia fuera del marco institucional.
Pero también hay probabilidades de que se fortalezca el cauce institucional. Todo dependerá de que los sectores de base del abstencionismo no sigan el paso hacia el abismo y de que el sector de Falcón se mantenga dentro del sistema ejerciendo una oposición firme, crítica y constructiva. De no ser así, la horma del sistema y del sufragio puede estallar y entonces hablarán las armas, en lugar del voto.
 

]]>
<![CDATA[La planta insolente del Comando Sur, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-planta-insolente--del-Comando-Sur-por-Luis-Britto-Garcia--20180522-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-planta-insolente--del-Comando-Sur-por-Luis-Britto-Garcia--20180522-0090.html   Alguna vez dije que vivíamos en la época del imperialismo humanitario y el genocidio filantrópico

Prueba de ello, el plan Masterstroke, del almirante Kurt Tidd, comandante en jefe del South Command, sección del ejército de una potencia del Norte que nada tiene que hacer en nuestro Sur.  

   Lo publica Voltairenet; lo comenta Stella Calloni, especialista en operaciones de genocidio, y su contenido es coherente con anteriores políticas y documentos de Washington.  Si el dueño del circo  “no descarta” la intervención armada contra Venezuela, es creíble que los payasos disparen papelillo.

    El solo título, “Plan to overthrow the Venezuelan Dictatorship” (Plan para derrocar la dictadura venezolana), es ya una confesión delictiva. En términos  de la Carta de la ONU y de la de la OEA, ningún Estado puede ni debe intervenir en las cuestiones internas de otro, y mucho menos derrocar su gobierno.

    A confesión de parte, relevo de pruebas. Tidd confiesa desvergonzadamente en el texto  la implicación de su gobierno en las acciones contra Venezuela: “Es tiempo de que Estados Unidos pruebe, con acciones concretas, que está implicado en el proceso de derrocar la dictadura venezolana, lo cual significará un punto decisivo”.

    Pero también admite con mayor cinismo todavía que ese proceso no va a ser cumplido por  venezolanos, pues las fuerzas opositoras “no tienen el poder de poner fin a la pesadilla”, ya que “las disputas internas, la supremacía de los favoritismos particulares, la corrupción similar a la de sus rivales, su escaso arraigo, no les garantizan la oportunidad de aprovechar la situación y dar los pasos necesarios”.

        Mayor desprecio no puede caber hacia los opositores en cuyo beneficio se pretende destruir un país. Esta oposición perniciosa es además minoritaria, pues  el plan está dirigido contra “los ciudadanos de menores ingresos -quienes apoyan a los gobernantes actuales” –o sea, la mayoría democrática.

         El almirante  desarrolla su plan para exterminarla:“-Obstruir completamente las importaciones, y al mismo tiempo, desalentar a los potenciales inversionistas extranjeros a fin de contribuir a hacer más crítica la situación de la población -sobre todo en lo relativo al combustible, esencial para cualquier intento de recuperación de la economía nacional”.

    A fin de agravar la crisis que supuestamente quiere solucionar, el humanitario Comando Sur propone: “Alentar la insatisfacción popular incrementando la escasez y el alza en precio de los alimentos, medicinas y otros bienes, con la intención de provocar la deserción de los ciudadanos por todas las fronteras, poniendo en riesgo así la seguridad nacional de los países fronterizos. Causando víctimas y haciendo responsable al gobierno de ellas. Exagerando ante el mundo la crisis humanitaria a la cual ha sido sometido el país”. No se olvidan detalles: hay que estructurar un plan para lograr la profusa deserción de los más calificados profesionales, a fin de “dejarlo absolutamente sin profesionales”, lo que agravará todavía más la situación interna, y culpar de ello al gobierno.

    Un “Golpe Maestro” no ahorra crímenes: “Incrementar la inestabilidad interna hasta un nivel crítico  intensificando la descapitalización del país, la fuga de las divisas extranjeras y el deterioro de su base monetaria, provocando la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen su deterioro y que simultáneamente provoquen a los ciudadanos de menores ingresos -quienes apoyan a los gobernantes actuales- y a aquellos que están en mejor situación, a ver su status social como amenazado”.

    No se le escapa al aprovechado almirante que a pesar de todas estas fechorías,  una oposición minoritaria, sin poder, “de escaso arraigo”, sumida en “disputas, favoritismos y corrupción” seguramente será incapaz de arrebatarle el gobierno a la mayoría democrática. Por tanto, se impondrá la democracia minoritaria con los métodos más antidemocráticos: “Usar a los  oficiales del ejército como una solución alternativa o definitiva… endureciendo las condiciones dentro de las Fuerzas armadas para que ejecuten un golpe antes de que acabe el año  2018”.
  
    Pero Estados Unidos y cierta oposición llevan veinte años fraguando un golpe de Estado   que nunca cuaja. Habrá entonces que derrocar al gobierno con fuerzas foráneas.  A tal fin, urge Tidd “Apelar a los aliados domésticos, así como a otras personas insertas desde el exterior en la escena nacional a fin de que generen protestas, motines e inseguridad, saqueos, robos, asaltos y secuestros de transportes de naves y de otros medios de transporte, con la intención de sumergir al país en una crisis a través de las fronteras y otras posibles vías, dificultando de tal modo la Seguridad Nacional de los países fronterizos. Causando víctimas y haciendo al gobierno responsable de ellas. Magnificando ante el mundo la crisis humanitaria a la cual el país ha sido sometido”. “Avanzar en la instalación en bases de aeroplanos de combate y helicópteros, vehículos blindados, posiciones de inteligencia, y unidades militares especiales y logísticas (de policía y militares, fiscales de distrito y prisiones)”.

    O, para hablar más claro: la imposición por la fuerza bruta de ejércitos de ocupación extranjeros, pues los estadounidenses generosamente están dispuestos a sacrificar como carne de cañón ciudadanos de otros países latinoamericanos: “Comprometer a Brasil, Argentina,  Colombia y Panamá para contribuir con un mayor número de tropas, para utilizar su proximidad geográfica y su experiencia en operaciones en regiones selváticas. Fortalecer su condición internacional con la presencia de unidades de combate de los Estados Unidos de América y los países citados, bajo el comando de un Estado Mayor conjunto dirigido por Estados Unidos”. Los estadounidenses estarán allí para fortalecer y comandar: que los desechables hispanos se quemen el pecho por ellos.

    Se engañan entonces los opositores que anhelan  una fotogénica invasión de rubios marines airosamente uniformados. Estados Unidos utiliza actualmente en sus guerras sucias los más inmundos mercenarios. Planea Tidd “Reclutar paramilitares principalmente en los campos de refugiados en Cúcuta, la Guajira y el Norte de  Santander, áreas densamente pobladas por ciudadanos colombianos que emigraron a Venezuela y ahora regresan huyendo del régimen, para intensificar las actividades desestabilizadoras en la frontera común entre ambos países. Hacer uso del espacio vacío dejado por las FARC, la beligerancia del ELN y las actividades en el área del Clan del Golfo. Preparar la involucración de fuerzas aliadas en soporte de los oficiales venezolanos para controlar la crisis interna, en caso de que estos  retarden demasiado  tomar la iniciativa”. También hay que “Continuar el fuego en la frontera común con Colombia. Multiplicando el tráfico de combustible y otros bienes. El movimiento de paramilitares, incursiones armadas y tráfico de drogas. Provocando incidentes armados con las fuerzas venezolanas fronterizas de seguridad”.

     El South Command viene por sangre; y para encauzar la inundación, hay que  “Organizar el aprovisionamiento y el relevo de tropas y del soporte médico y logístico desde Panamá. Hacer buen uso de las facilidades de vigilancia electrónica y señales de inteligencia; de los hospitales y sus dotaciones desplegadas en Darién, los aeródromos equipados del Plan Colombia, así como de los campos de aterrizaje de las antiguas bases militares de Howard y Albrook, así como la perteneciente a Río Hato. En adición, el Centro Humanitario Regional de las Naciones Unidas, diseñado para situaciones d catástrofe y emergencia humanitaria, que dispone de un aeropuerto y de sus propios alojamientos”.

   No hay canallada  sangrienta sin  hipocresía leguleya. Para aniquilar un país que no ha agredido a nadie, según Tidd se debe: “Desarrollar la operación bajo bandera internacional, patrocinada por la Conferencia de Ejércitos Americanos, bajo la protección de la OEA y la supervisión en el contexto legal y mediático del secretario general Luis Almagro. Declarar la necesidad de que el comando continental sea fortalecido para actuar, utilizando el instrumento de la Carta Democrática Interamericana, a fin de evitar la ruptura del orden democrático”. Y en fin, “Promover la solicitud del envío de una fuerza militar de la ONU para la imposición de la paz”.
    En resumen: Masterstroke planea asaltar Venezuela, la nación que libertó cinco países latinoamericanos, con una horda de ejércitos extranjeros. ¿Le habrá contado alguien a Kurt Tidd que existe un veto en el Consejo de Seguridad de la ONU que puede detener esta canallada? 

   Este era también el Plan Maestro de Inglaterra, Alemania e Italia cuando con quince acorazados bloquearon, asaltaron y saquearon nuestras costas en 1902. A la voz de “La Planta Insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria” acudió un ejército de cien mil voluntarios, y los imperios se retiraron, hasta el día de hoy y por los siglos de los siglos, Amén. 
   Elige con quién estás .
 

]]>
<![CDATA[En opinión: Perdió Nico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Perdio-Nico-20180522-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Perdio-Nico-20180522-0088.html Ni diez, ni ocho millones. Tras una desolada y desértica jornada electoral, el Consejo Nacional Electoral ratificó lo que ya se sabía desde que la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente convocó las elecciones, que Nicolás Maduro había sido reelecto.
Ni cerca le llegó a la eterna promesa de los “10 millones por el buche”; Nico apenas alcanzó, según Tibisay Lucena, 6.190.612 votos y aunque en el papel resultó ganador; la verdad fue que perdió.
Nicolás es un submarino; a “paso de vencedores” ha ido acabando con el legado del Comandante Supremo. En julio del año pasado en las elecciones de Asamblea Nacional Constituyente, que sólo saben ellos cuántos votaron realmente, dijeron que habían obtenido 8.089.320 votos; pero diez meses después consiguen 6.190.612 votos; o sea, perdió 1.898.708 votos. 
Pese al ventajismo, al control del Carnet de la Patria, cajas Clap, bonos y puntos rojos; sus votantes no le cumplieron, ¿saben por qué? Sencillo, también viven y sufren en carne propia la peor crisis de la historia de Venezuela. Son insuficientes las dadivas. Esos “votantes duros” con los que contaba el régimen, perdieron el miedo, a los empleados públicos, por ejemplo, ya no les importa perder sus trabajos porque al final la liquidación no les alcanza ni para los pasajes.
Ahora bien, a Nico no sólo le fallaron los rojos de a pie, sino que también lo hicieron los gobernadores y alcaldes. Por sólo citar un caso en Maracaibo el pasado mes de diciembre Willy Casanova, candidato del régimen, ganó la alcaldía con 225.748 votos; pero el 20 de mayo Maduro apenas obtuvo en la capital zuliana 207.918 según lo publicado en la web del CNE el lunes 21; 17.830 votos menos. Esto refleja que ni una elección a la alcaldía ganaría Nicolás.
Pero hay más, si retrocedemos la película y nos remontamos al año 2013 cuan do Maduro se enfrentó en las presidenciales con Capriles; Nico logró 7.587.579 votos; pero el pasado domingo consiguió 6.190.612 votos, es decir, 1.396.967 menos para el buche; como vemos, el “Presidente obrero” sigue restando. 
Los números no mienten y la calculadora sólo resta cada año más, las razones todos las sabemos y las vivimos, si algo tendrían que analizar en el partido de gobierno es que así como van no llegarán al 2025, afortunadamente. El hambre, miseria, hiperinflación, diáspora y relaciones internacionales lo están dejando en evidencia. 
Hoy más que nunca se ratifica que, aunque usted no lo crea, el chavismo, madurismo, cabellismo y todos aquellos apellidos que quieren abrogarse ser la cabeza de la “Revolución” en Venezuela tienen sus días contados. 

Por supuesto que no se van caer solos, pero que les quede claro que los hechos históricos no se repiten de igual forma, “El caracazo” del hambre que ocurrió en la Cuarta República, y del que tanto hablan, siempre les estará roncando en la patica de la oreja.
No creo que después de esta “pírrica” victoria, como diría Chávez, vayan a cambiar el timón, por eso creo que es momento de reunificar a la oposición, es momento de una verdadera y sincera Unidad. Hay que superar las diferencias y  construir una sola ruta; como decía el cantautor del pueblo Alí Primera “si la lucha se dispersa no habrá victoria en el combate”.
Seguramente usted estimado lector, tampoco cree que Nico tenga seis millones de votos, yo tampoco lo creo, lo cierto es que tan malos fueron esos resultados que no le dieron tiempo a la comadre Tibi para depravarse y llevarlo a los prometidos “10 millones por el buche”; creo unos “camaradas” se plantaron y lo impidieron; ya lo sabremos algún día.
Tibisay se depravó y debe renunciar.

]]>
<![CDATA[La victoria pírrica, por Néstor Francia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-victoria-pirrica-por--Nestor-Francia-20180522-0043.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-victoria-pirrica-por--Nestor-Francia-20180522-0043.html Yo estoy aliviado con el resultado electoral. Siento escalofríos solo al pensar que pasaría si hubiese ganado un candidato de la derecha. Imagino a lo peor del mundo celebrando, la sonrisita de Trump, a Macri y a Santos brindando con sus secuaces, a Almagro orondo y feliz. Y además, siendo individualista, no quiero ni imaginar a los escuálidos de mi edificio, lanzándome socarronerías, ironizando a mi costa y algunos de ellos hasta poniéndose agresivos y haciéndome sentir todo su odio acumulado ¡No, qué va, menos mal que ganó Maduro! ¡Menos mal que el Gobierno pudo rodear la tormenta y huir hacia adelante apelando más a la astucia que a la razón política! Pero hasta ahí, no puedo sentirme victorioso cuando las evidencias revelan la profunda decepción que el pueblo, alguna vez enamorado de Chávez, ahora ha expresado con contundencia. Quien tenga oídos que oiga, no hay peor ciego que quien no quiere ver.

Ayer 20 de mayo, casi a la medianoche, sentí compasión por la escueta minoría que celebraba inocente en Miraflores como si hubiese ganado el cielo, mientras en las calles aledañas a mi vivienda en el centro de Caracas se sentía el silencio del pueblo mayoritario que manifestó sin atenuantes su gran descontento con los gobernantes que hoy se muestran exultantes por su pírrica victoria.

Maduro obtuvo 5.823.728 votos, con una abstención de 53,9%. Primero que nada, ese resultado del candidato patriota representa poco menos del 30% del padrón electoral. Es decir, solo 3 de cada 10 electores potenciales apoyan al chavismo. Pero hagamos la comparación con procesos anteriores para constatar cómo el amor del pueblo se nos ha ido yendo como agua entre los dedos. En las elecciones presidenciales de 2013 Maduro obtuvo 7.587.579 votos, hemos perdido, en cinco años, al menos dos millones de votos, si incluimos el crecimiento del padrón. Pero hay algo peor: en 2012, cuando Chávez ganó su última elección, obtuvo la bicoca de 8.191.132 sufragios. Ayer Maduro obtuvo 2.367.404 votos menos, siendo que el número de electores previstos en 2012 era de cerca de dos millones menos que el padrón de 2018. Y vayamos, para más inri, a las elecciones presidenciales de 2006, cuando Chávez obtuvo 7.309. 080 votos. 12 años después, Maduro obtiene millón y medio de votos menos. El padrón electoral de entonces era de cerca de 16 millones de electores ¡cuatro millones menos que ayer! ¡La pérdida absoluta de apoyo popular es poco menos que espeluznante!

En cuanto a los índices de participación, la comparación es igualmente reveladora y preocupante. En 2013 fue de 79,68%, casi 25% más que ayer 20 de mayo. En 2012 fue de 80,49%, en 2006 de 74,69 ¡No me venga nadie a decir que una participación de 46,1% es un exitazo! El argumento de que eso fue por problemas del transporte es tan manipulador y ridículo como el de Falcón, de que él perdió porque había puntos rojos alrededor de los centros electorales ¡Yo tengo 70 años y casi 60 de comunista, no me voy a estar calando vainas de los políticos! ¿Por qué no aguzar los oídos y escuchar la voz trepidante del pueblo? ¿Por qué irrespetarlo con argumentos fútiles? Es verdad que hemos tenido que enfrentar los estragos de la guerra económica y el sabotaje (y del burocratismo, la corrupción y la ineficiencia), pero el pueblo lo dice en la calle: ¡Guerra es guerra, o el Gobierno corre o se encarama! No quiere promesas de futuros paraísos, quiere acciones, hechos, realidades.

Los extremistas abstencionistas de la derecha andan pregonando también una victoria, como si la alta abstención fuese porque el pueblo los apoya. La verdad es que el pueblo está volviendo poco a poco a aquella situación de la Cuarta República en la que aborrecía de la política y de los "políticos". Acaso quiere cosas que no se compran con el dinero: franqueza, honestidad, verdad, y aquella cercanía sincera que le ofreció Chávez. Si el chavismo no se da cuenta de lo que está pasando, si sigue embriagado con sus victorias pírricas, si no se deja de comiquitas y pone su corazón a latir al son del pueblo profundo, si no se sale de su burbuja, de su arco iris de celofán, si no rompe ese deleznable espíritu de secta, si no vuelve al lenguaje creativo y veraz del Gigante, si los alucinados siguen bailando sobre las pistas del dolor, la resaca será martirizante cuando el cántaro reviente. Sí, quien tenga ojos que vea, quien tenga oídos que oiga. Las elecciones no resuelven nada y lo que viene es joropo.
 

]]>
<![CDATA[La suerte está echada]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-suerte-esta-echada-20180522-0044.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-suerte-esta-echada-20180522-0044.html De acuerdo a la norma constitucional establecida en el Artículo 63, “El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas”. El voto o sufragio es una opinión con el cual el ciudadano manifiesta su acuerdo o desacuerdo para la elección de un candidato a cuerpos deliberantes o poderes de elección popular. Con el voto emite su juicio.  Generalmente su decisión está relacionada con vínculos de familiares y amigos o aspectos de tipo personal. En donde juega papel importante la comunicación entre los candidatos políticos y los electores. Tanto como el debate de las propuestas e ideas de uno y otro candidato. Es en el fondo, el derecho a participar en los asuntos de interés público o colectivo. 
       Una parte de la población opositora fue a votar confiados en la capacidad del voto para sacar del poder al Chavismo. Otra parte se quedó en su casa, esperando la acción internacional para derrotar al presidente Maduro. En ambos segmentos se encuentra la mayoría de los electores. Voto y abstención son la perversa división opositora. No se pudieron poner de acuerdo para ir juntos a estas elecciones o mantenerse unidos en la abstención. Las rivalidades y riñas personales les hacen plantear estrategias diametralmente opuestas. Una línea de pensamiento define votar no obstante las dificultades y desventajas de un poder electoral controlado por el gobierno. Otra línea llama a la abstención esperanzada con deslegitimar al gobierno e influida por la orquestada campaña internacional. En las sanciones cada vez más efectivas de tipo financiero y económico. 
     Unas elecciones montadas a conveniencia del gobierno y en medio de una dramática dificultad económica y social por la cual atraviesa la población. En el curso de un proceso de empobrecimiento acelerado e inhumano. Donde destacan el deterioro de los servicios públicos, de las calles, avenidas y carreteras. Unas ciudades oscuras y solas. Donde reina la delincuencia y las familias evitan salir de noche acostumbrándose ya a la casa por cárcel.  Con agudos problemas de carencia de alimentación y medicinas en razón de sus inalcanzables precios y la baja capacidad de compra de nuestro signo monetario. Una hiperinflación abrumadora que devora inclemente los salarios y los ingresos familiares. Un sector empresarial debilitado y una terrible ausencia de inversiones. Un país sin promoción de inversiones ni generación masiva de empleos. 
        El voto que se genera por la necesidad del votante de no perder su voto y entonces decide por el que más chance tenga. En todo caso, la candidatura a la reelección fue la primera opción. No obstante el voto castigo. Porque aquí pareciera que la primera mayoría la representan los partidos sus militantes y simpatizantes integrantes  de la MUD, que  promovieron la abstención, para no legitimar como democrático al gobierno de Maduro. 
      

]]>
<![CDATA[En opinión: ¡Esto es Venezuela!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Esto-es-Venezuela-20180522-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Esto-es-Venezuela-20180522-0045.html “La ruina económica que el Gobierno de los EEUU ha traído a Venezuela no puede poner de rodillas a los venezolanos y venezolanas libres. Nuestra vocación libertaria, nuestra génesis emancipadora, lo que nos define como venezolanos y venezolanas es contrario, alérgico, a cualquier pretensión de subordinación, de vasallaje, a la que aspiran mensajeros alienados y genuflexos como Julio Borges”.

Los resultados del domingo pasado son una pintura impresionista bastante reveladora de la situación política y social de Venezuela. Como nuestro pintor más renombrado, los venezolanos pintamos con luz natural nuestra realidad para quienes tengan la sensibilidad mínima necesaria para apreciarla.
¡A ver! El Gobierno gana pero lejos de los 10 millones que aspiraba, incluso distante del mandato otorgado mediante el voto a la Asamblea Nacional Constituyen -a todas estas la máxima institución gubernamental del país- y sin el encanto de las elecciones de gobernadores donde la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sí participó toda con candidatos.
Las dos oposiciones pierden. La que participó porque apenas logró mover cerca de tres millones de electores, que sin embargo son la mitad de lo que se estima es el voto duro opositor, y la que llamó a la abstención porque, precisamente, los votos de Henri Falcón y Javier Bertucci hay que calificarlos de votos duros de oposición pero contrarios a la pretensión abstencionista.
La división de la dirigencia opositora tiene ahora también una expresión medida en votos, lo que afinca aún más la brecha divisoria.
Además, la abstención, que fue la apuesta fuerte de la MUD no puede cantar victoria. La naturaleza misma de su propuesta es derrotista. No hay forma de saber a ciencia cierta si los que no fueron a votar lo hicieron obedeciendo a su mandato o por otras razones igualmente válidas y probables como, por ejemplo, chavistas que creyeron que no era imperioso votar porque Nicolás Maduro igual iba a ganar (se han visto casos) o gente que está molesta con el Gobierno pero no por eso apoya a la oposición, que también los hay.
¡En fin! La abstención no es atribuible a una única razón como los votos a un candidato y, lo más importante, la participación, que será de 48% cuando se totalice el 100% de las actas, fue superior a todo lo esperado en condiciones realmente adversas para un proceso electoral.
Algo más sobre por qué la MUD abstencionista pierde: Estando buena parte de los electores de la MUD fuera del  país, como ellos han dicho, y en consecuencia imposibilitados de votar ¿no debía la abstención ser mayor, contundente? Lo evidente es que un sector importante de la oposición participó.
48% de los venezolanos se expresaron con libertad el domingo pasado a pesar de las amenazas de más sanciones, ruina económica e, incluso, la pistola en la cabeza de una pretendida invasión militar yanqui en nuestra casa.
Las elecciones del domingo no se libraron sólo entre los candidatos, la contienda más importante se libró entre los venezolanos y venezolanas libres, conscientes de sus derechos, de lo que nos hace ser venezolanos, hijos y nietos de libertadores, y el Gobierno del imperio más genocida de la tierra que, además, anda ahora mismo en plan de guerra contra la humanidad toda.
Hasta el domingo mismo, mientras los venezolanos votabamos, el Departamento de Estado y hasta el mismo Vicepresidente de los EEUU no dejaron de ladrar sus amenazas y aún así, votamos.
El presidente Nicolás Maduro ganó las elecciones y aunque para algunos chavistas críticos los 6 millones 205 mil no dan para una victoria estruendosa y cotillona como le gusta y acostumbra el chavismo, nadie puede negar que esos 6 millones 205 mil son de Maduro.
Al Presidente lo están derrocando desde hace cinco años, muchos aseguraban que no terminaba su primer mandato, factores de poder a escala nacional e internacional han decretado su salida abrupta del poder, le han dado hasta con el tobo y para tumbarlo a él nos han dado con todo al pueblo y aún así es Presidente reelecto.
Conseguir esa votación en medio de esta terrible crisis económica, política, incluso, institucional, no sólo lo legitima como el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela sino como el líder del chavismo. Otra cosa es el abismo. 
La ruina económica que el Gobierno de los EEUU ha traído a Venezuela no puede poner de rodillas a los venezolanos y venezolanas libres. Nuestra vocación libertaria, nuestra génesis emancipadora, lo que nos define como venezolanos y venezolanas es contrario, alérgico, a cualquier pretensión de subordinación, de vasallaje, a la que aspiran mensajeros alienados y genuflexos como Julio Borges.
¡Esto es Venezuela! fue el grito que estremeció al país el domingo pasado ¡Esto es Venezuela! y la consecuente patada en el pecho.
El pueblo Reveron pintó con luz propia su mejor cuadro, su realidad y su deseo de paz, de reconciliación, de diálogo y prosperidad, a algunos podrá encandilar tanta luz, otros no podrán entender esa belleza luminosa, pero así somos, como pintados por Armando. 

]]>
<![CDATA[Y todo bien, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Y--todo-bien-por-Carola-Chavez-20180522-0041.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Y--todo-bien-por-Carola-Chavez-20180522-0041.html Cuando la locura se asienta y se normaliza, y el ejército israelí caza palestinos que caminan desarmados hacia la frontera impuestas por el abuso y la fuerza. Y los colonos usurpadores buscan los mejores puestos para presenciar la masacre, como si fuera un partido de fútbol, y aplauden frenéticos cuando cae un palestino en medio del campo; asesinado, y vuelto a  asesinar por los grandes medios que titulan que murió y que murieron decenas con él, así nomás, como si les hubiera dado por morir de muerte natural, en el mismo sitio, a la misma hora. Y todo bien…

Cuando la locura se asienta y se normaliza y en los Estados Unidos el Congreso ratifica a una torturadora despiadada como jefa de la CIA, y no es que sus predecesores no lo fueran, pero al menos no lo decían. Aunque se les notara, no lo decían. Como no decían los presidentes de ese país que los inmigrantes latinoamericanos son animales, como lo dijo Trump hace pocos días, con su cara anaranjada tan lavada, y no hubo conmoción sino silencio, que en buena parte es de miedo y en otra de complacencia. Y todo bien…

Cuando la locura se asienta y se normaliza y en España el delito es llamar ladrones a los ladrones y terrorismo es ser vasco, o catalán y pelear con un busca pleitos que resultó ser un guardia civil. Y otro guardia cilvil, también en sus ratos de ocio, junto a cuatro amigos, violan a una muchacha, que según unos jueces machos, no peleó mucho y peor, uno de ellos, conteniendo una erección enferma, sentenció que la muchacha hasta parecía estar gozando y aquello no fue violación. Y se levantaron unas voces, y dos etiquetas en Twitter pero en Inglaterra, se casan Harry y Megan, y la atención se desvía al vestido de la plebeya que pescó a su príncipe azul que viste un uniforme de nazi… Y todo bien…

Cuando la locura se asienta y se normaliza  y en México matan a 88 candidatos a las próximas elecciones y 80 más renuncian aterrorizados, y en Colombia, desde que se firmó la paz, el asesinato de líderes sociales en un goteo sistemático y sangriento que ya lleva más de trescientos muertos… ¿Paz? Y Santos y Temer están hasta las orejas en Obedrecht, y Panama Papers Macri, enterrando a Argentina en el pozo séptico del FMI… y todo bien...

Y desde esa locura normalizada, señalan a Venezuela y dicen: “¡Todo mal!”… Y todo bien…
 

]]>
<![CDATA[Voto, razón y emoción, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Voto-razon-y-emocion-por-Maryclen-Stelling-20180521-0048.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Voto-razon-y-emocion-por-Maryclen-Stelling-20180521-0048.html Imposible obviar el carácter crítico de las elecciones del 20-M 2018 y sus implicaciones para el país, la región y el mundo.  En ese sentido, Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, destaca  la importancia que este proceso electoral tiene para América Latina y recuerda que,  de igual forma, hace 200 años Venezuela desempeñó un papel importante en la lucha de los pueblos latinoamericanos por su emancipación. 

En un contexto de crisis multidimensional y a pesar de la importancia de las próximas elecciones,  las campañas en general se han caracterizado por una pobreza programática y argumental en cuanto a logros de la gestión de Gobierno, aunado a las  propuestas “generalistas” de los candidatos  que compiten con Maduro por la presidencia de la República.  En su lugar, con miras a activar motivaciones, predisposiciones y lograr una mayor eficacia persuasiva, se han prestigiado las campañas fundamentadas en mensajes de contenido altamente afectivo. Imperaron los símbolos, las alegorías, las imágenes,  la retórica y las emociones. Campañas profundamente emotivas dirigidas a  movilizar convicciones para evitar perder el poder o ganarlo. 

Con miras  la captura del voto y la conservación o conquista del poder,  se ha prestado especial atención a “la percepción” de la crítica situación económica y política del país, sometiendo al electorado a campañas del miedo y del peligro que supone uno u otro candidato.  Dado que el voto duro se mantendrá fiel a su partido y candidato, los mensajes del “peligro” y del “miedo” pretendían incidir en el voto “circunstancial”, de carácter emocional y afectivo, propio de electores que  probablemente decidirán a partir sucesos y campañas mediáticas coyunturales. Imposible  obviar el apetecido sector que ha sucumbido a la estrategia altamente emotiva del “elogio a la abstención”, orquestada desde ciertos sectores de la oposición. El país  resintió una cruzada por “la esperanza”. 

Dadas las condiciones objetivas, las campañas desarrolladas por los candidatos y la eficacia persuasiva de los mensajes,  más la conflictiva tensión  entre factores emotivos, ideológicos y de evaluación racional ante las elecciones, la interrogante con la que el país se despierta hoy domingo es: 
¿Qué evaluará la ciudadanía al momento de votar?

]]>
<![CDATA[En opinión: Llegó el momento]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Llego-el-momento-20180521-0047.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Llego-el-momento-20180521-0047.html Como ya afirmé, nadie puede obligarlos a votar o a no, ese es un problema de usted con usted, de nadie más. Analice, piense, medite, reflexione pro y contras y haga lo posible por no ser egoísta, lo que está en juego no es el futuro suyo, es nuestro porvenir, el de su familia.

Muchas diferencias existen en cuanto a la Constitución venezolana de 1961, que rigió en el país durante más de 30 años, y como es lógico, de alguna manera fue creando en nosotros costumbres que no todos hemos perdido.

Una de ellas es la de nuestra postura frente al voto. La del 61, en su artículo 110, lo concibió, en primer término como un derecho; sin embargo, a letra seguida, lo estableció como una obligación, así de contradictorio, ya que o es una cosa o es otra. Recuerdo que cuando uno participaba, le ponían una etiqueta en la parte posterior de la cédula de identidad, en la cual se dejaba constancia que había uno ejercido su derecho y cumplido su deber, de manera tal que podía la persona realizar todo tipo de trámites sin trabas de ninguna clase.

De manera distinta, la Constitución vigente en su artículo 63, establece el voto solo como un derecho, que no un deber, y pauta, a su vez, la forma como se ejerce, y es que se debe realizar en votaciones libres, universales, directas y secretas, no de otra manera, como algunos dicen se hizo para la Asamblea Nacional Constituyente. Así tenemos que, modernamente, a nadie lo pueden obligar a votar.

También existe otra novedad en la Carta Magna del 99, contemplada en el Capítulo III, del Título III, referente a los derechos civiles, que es la denominada libertad de conciencia, establecido en el artículo 61.

Se trata de nuestro derecho de discernir y a manifestarlo, salvo que su práctica afecte su personalidad o constituya un delito, o que sea invocada para eludir el cumplimiento de la ley o impedir a otros el cumplimiento o ejercicio de sus derechos, y como diría Mario Moreno, el célebre filósofo mexicano, “ahí está el detalle”.

  

¿Usted irá el domingo a votar? Es evidente que el oficialismo y sus seguidores lo harán masivamente, sin mucho reflexionar puesto que no lo tienen que hacer. Su objetivo, claro como el agua, es mantenerse en el poder. De acuerdo a los análisis que les he oído hacer, se trata de unas elecciones que de principio a fin están bajo el absoluto marco de la legalidad, por una parte, y por otra, no se trata de su mejor opción, sino de la única, no hay necesidad de hacer algo distinto.

Conforme lo ha expresado el candidato, y hoy Presidente, tan pronto sea proclamado, el país comenzará a ser reconstruido en franco diálogo, y al manifestar el pueblo venezolano de manera indubitable su voluntad de seguir adelante con la revolución venezolana, cesará la guerra económica, que es la causa de innumerables problemas. Asumo que tal afirmación se fundamenta en que los enemigos no podrán seguir adelante con su tema bélico, porque violentaría la voluntad del soberano criollo. No se me ocurre otra cosa.

La oposición, en cambio, tiene alternativas, comenzando, para el que quiera sufragar, por varios pretendientes a la Primera Magistratura Nacional, y terminando por el que decida abstenerse de participar.

He leído que hay uno de los candidatos que, según sus adeptos y partícipes, tiene una clara opción de triunfo y cambiar las cosas. Veremos si tuvo tiempo de convencer a los abstencionistas, a quienes considera sus más acérrimos rivales. Si los logró o no persuadirlos, lo sabremos en dos días y horas.

A ustedes y a mí nos llegó el momento de tomar la decisión para este domingo que en conciencia, creamos la más apropiada y conveniente para Venezuela.

Como ya afirmé, nadie puede obligarlos a votar o no, ese es un problema de usted con usted, de nadie más. Analice, piense, medite, reflexione pro y contras y haga lo posible por no ser egoísta, lo que está en juego no es el futuro suyo, es nuestro porvenir, el de su familia.

]]>
<![CDATA[El batallón sin nombre, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-batallon-sin-nombre-por-Rafael-Ramirez-20180519-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-batallon-sin-nombre-por-Rafael-Ramirez-20180519-0034.html  

Hoy es un día importante para el país, para ti como ciudadano, sin duda de lo que hoy suceda se desprenderán situaciones que continuarán agravando el curso de la vida de nuestro pueblo, en este remolino desestabilizador que nos ha arrastrado a una situación inimaginable para nuestro país.

 

Lo que se diga hoy, nada cambiará el curso de los acontecimientos políticos, me refiero al resultado de las elecciones. Lo único que me bastaría agregar es que ha sido una campaña lamentable, sin contenido, ni brillo, ni pasión, ha sido otra oportunidad perdida para rectificar y hacer, convocarnos para hacer frente a la crisis sin precedentes que padece nuestro pueblo.

 

Los que de manera tan desacertada han conducido los destinos del país en este periodo presidencial que está por culminar, el madurismo, en su corta e irresponsable visión política, impregnada de bilis e intereses mezquinos, ha preferido estimular fuerzas políticas que van desde la derecha hasta opciones indeterminadas obscurantistas, mientras persigue revolucionarios.

 

Se han podido estimular y permitir la participación en las elecciones de corrientes revolucionarias, del ámbito del Chavismo, para darle a nuestro pueblo, de manera libre y democrática, opciones entre las cuales buscar salidas a la crisis, pero desde el campo de la revolución, sin embargo no se hizo.

 

Asumí el riesgo y el costo de llamar la atención de los errores y severas desviaciones que nos conducirían inexorablemente a esta precaria situación política, económica y social que hoy sufre el país. Cuando expresé mi intención de postularme como candidato, en ejercicio de mis derechos políticos y ante la necesidad de abrir una discusión en el seno del PSUV, fui objeto de la persecución y descalificación del madurismo, encabezada por el propio presidente, utilizando al Ministerio Publico y todos los medios de los que dispone, en una judicialización de la política, conocida como “lawfare” y un claro abuso de poder.

 

He asumido mi responsabilidad ante la historia y lo seguiré haciendo en defensa de nuestra revolución y nuestros principios, en defensa de la obra y legado del Comandante Chávez. Hoy soy un exiliado, amenazado de prisión en mi propia patria, linchado moralmente e impedido de estar entre mis afectos, mi patria, mi pueblo. Igual o peor suerte han corrido otros exministros y oficiales del ejército ¿Cómo pudo y porque sucede esto a exministros, ex jefes militares, hombres de confianza del Comandante? ¿Cuándo cayó el gobierno de Chávez?

 

Mi propia situación es un indicador de la descomposición del quehacer político actual y de lo que el madurismo está dispuesto a hacer para mantenerse en el poder, a costa de lo que sea. Además, es una muestra de su incapacidad para escuchar, rectificar, de su soberbia y mala intención.

 

De no ser esta mi situación estaría allí entre ustedes trabajando en un impostergable proceso de reconstrucción de la patria, como siempre lo he hecho a lo largo de mi vida.

 

Sin embrago, este periodo tan difícil, lo he utilizado para prepararme, revisarlo todo, reflexionar sobre nuestros aciertos y errores, repensar una propuesta para el país que logre reconstruir nuestra sociedad y a la patria, desde una perspectiva revolucionaria, transformadora.  Restablecer la espiritualidad y la pasión del pueblo, la certeza de que un mundo mejor es posible, donde los hechos extraordinarios se conviertan en cotidianos para todo nuestro pueblo. Restablecer los equilibrios espirituales y materiales de funcionamiento de nuestro país, restablecer el trabajo y la solidaridad como factores motores de la sociedad.

 

Observando la situación del país, escuchando a los que se van de la patria, el testimonio de los que están allá en la dura batalla del día a día, de los trabajadores, de los que viven en una angustia diaria por conseguir los bienes esenciales, los que viven con miedo, uno no deja de sentir indignación.

 

Nuestro pueblo esta a merced de los mecanismos más salvajes del capitalismo especulador, destructor del trabajo y la ética revolucionaria; a merced de una dirección del gobierno improvisada, desacertada, inmoral, que ha debilitado tanto al país, que hoy somos vulnerables a las fuerzas más agresivas del planeta, la extrema derecha agazapada desde el exterior, con sus escenarios de violencia e intervención.

 

Observando esta situación calamitosa y extremadamente peligrosa, pregunto ¿Cómo es posible que todo se haya deteriorado de esta forma dramática en tan solo cinco años? El país ha caído en una especie de obscurantismo, no se discute, no se debaten ideas, existe mucho miedo a hablar, opinar, criticar; un país desconectado, aislado, del que la gente huye; existe mucho autoritarismo, abuso de poder, pranato, violencia. ¿Por qué? ¿A cuenta de qué?

 

Ante este desastre, uno se pregunta ¿Cómo fue que llegamos a este punto? ¿Cómo es posible tal sucesión de errores, tanta improvisación, tanta irresponsabilidad? ¿Cómo es posible que las ansias de poder, el egoísmo y la debilidad ideológica hayan arrasado con el legado del Comandante Chávez? ¿Cómo es posible que hayan destruido lo que tanto esfuerzo nos costo construir en doce años de Revolución con Chávez, las Instituciones del Estado? nada se respeta, todo es una farsa.

 

¿Cómo es posible que el madurismo le haya dado a la derecha los argumentos que nunca tuvo para atacar a Chávez? ¿Qué hayan llevado a nuestro pueblo a tal situación de pobreza, material y espiritual, que borraran la esperanza de los ojos de los jóvenes, los humildes? ¿Cómo es posible que hayan envilecido tanto la ética y el ejercicio del poder? ¿De dónde salieron estos personajes, emblemáticos del madurismo, del pranato de la política, del malandreo? ¿Cómo es posible que hayan destrozado a PDVSA?, ¿Entregado el Arco Minero? ¿Cómo es posible que hayan entregado la conducción de la economía a incapaces e irresponsables, “asesores” y grupos económicos que preparan el saqueo del país?

 

Estas preguntas y otras muchas más, tendrá que responderlas el madurismo ante la historia. Tendrán que rendirle cuentas a la memoria del Comandante Chávez y al pueblo.

 

La dirigencia del madurismo no ha estado a la altura de sus responsabilidades. Han defraudado la tarea confiada por Chávez. No se trata de mantenerse en el poder de cualquier forma, se trata de hacer una revolución, de defender la patria, de proteger al pueblo, no de convertirlo en una masa manipulada y dependiente de los bonos de la miseria.

 

Se trataba de hacer una línea de defensa de todo lo conquistado con tanto esfuerzo por Chávez, y desde allí, como en la batalla de Santa Inés, avanzar y trabajar intensamente y vivir de una manera “humanamente gratificante”, cumplir con el Plan de la Patria, el legado político del Comandante Chávez. ¡Esa era la tarea!  no lo que ha pasado.

 

Mientras esto sucede en la conducción del gobierno, la extrema derecha, aparentemente desbandada, pero con extraordinario apoyo internacional, se prepara para saltar sobre el país y sus instituciones, profundamente debilitadas; van a seguir asediando el poder que, saben, se sustenta sobre el miedo, la necesidad y la manipulación de todos los medios a disposición del Estado, no se sustenta en razones sagradas para la lucha, para la vida, no se sustenta en una ética ni una acción revolucionaria, no en la esperanza de los humildes.  

 

La extrema derecha apuesta por un desenlace cruento, se sigue clamando por la injerencia externa. Nadie, con dos dedos de frente, debe aplaudir, ni estimular, la injerencia extranjera, ni la violación de nuestra soberanía. Estuve dos años en el Consejo de Seguridad de la ONU y conozco bien cual es el libreto de la intervención extranjera y la guerra. Allí están Irak, Libia, Siria con sus millones de muertos y destrucción, como una trágica muestra de ello.

 

La situación del país, es tan grave, tan compleja, en lo interno y externo, que no se puede dejar en manos del madurismo, ni en ninguno de los candidatos y mucho menos en mano de la oposición.

 

Por eso, independientemente de quien resulte electo el día de hoy, de lo que hoy suceda, insisto en la necesidad de un gobierno de emergencia que aborde al menos diez puntos para reconstruir y defender la patria, tal como lo esbocé en el artículo anterior. Abrir una gran discusión, un debate y un proceso de revisión y reimpulso.

 

Un gobierno de emergencia que actué estrictamente apegado a la Constitución vigente y que tenga como prioridad, salir de esta crisis y restablecer los equilibrios para desarrollar y alcanzar el Plan de la Patria junto a sus objetivos histórico, que siguen todos vigentes.

 

Esto es lo que se impone como impostergable tarea para todos, deslastrarnos de una clase política, del madurismo y la oposición, envilecida por el poder, el oportunismo, los intereses de grupo, la ausencia de ética y valor para llevar al país hacia un futuro posible, sin caos, que funcione, que tenga un modelo económico basado en el trabajo, con una ética basada en la solidaridad, la verdad, la transparencia, el altruismo, el desprendimiento, que sobreponga los más sagrados intereses de la patria a cualquier otro. Que deje atrás la corrupción de un modelo podrido, un capitalismo dependiente y salvaje, una economía deformada y periférica, que, como el castigo de Sísifo, cíclicamente nos hace caer en la crisis de su lógica, de su propio “metabolismo”.

 

Hay que hacerlo por ese pueblo humilde, que ama y extraña al Comandante Chávez, que no entiende bien que sucede, manipulado en su pureza e ingenuidad política; hacerlo por los jóvenes que por cientos de miles abandonan el país, buscando un horizonte que le permita vivir, tan sencillo como eso, que esta harto de los pactos, componendas de las elites políticas-económicas; hacerlo por los que se quieren quedar a reconstruir la patria, los que la llevan en la sangre, en el corazón.

 

El madurismo debe hacerse a un lado, no pudo, no quiso, resulta obvio, mas allá de las excusas y truculentas acusaciones que nadie cree, que no ha podido con el país, manejar esta situación, y no podrá hacerlo, al contrario, la agrava por su empecinamiento y ansias de poder, que resultan inexcusables en alguien que se llame revolucionario.

 

Maduro gobernó sin el equipo de Chávez, rodeado de los “suyos”, de “asesores” de todo tipo: económicos, “espirituales”, rodeado de grupos económicos, oportunistas y arribistas, ha gobernado sin estudiar, sin escuchar, con arrogancia, con múltiples comandos, donde manda su círculo íntimo, como en época de Lusinchi, entregado a fuerzas de todo tipo que no lo han aconsejado bien, ha fracasado.  

 

Pero el madurismo no puede hacerse a un lado para darle el paso a la derecha, en un nuevo pacto, cocinado a fuego lento por sus “negociadores estrellas”, campeones del tuiter; o darle paso a la extrema derecha y la injerencia extranjera por su manifiesta incapacidad de defender la revolución.

 

No, el madurismo debe hacerse a un lado para darle paso al Chavismo, recomponer al Chavismo, convocarnos todos para analizar lo sucedido, los errores cometidos y recomponer nuestras fuerzas para avanzar. Es responsabilidad de los lideres históricos del Chavismo de que así sea antes de que caigan, uno a uno en la razzia del madurismo. Yo estoy presto para este esfuerzo monumental, pongo a disposición de este esfuerzo conocimiento, experiencia y sobre todo la irreductible determinación de vencer.

 

En aquellos momentos aciagos para la patria, durante los años terribles de la Segunda República, por allá en 1814, nuestro Libertador Simón Bolívar entró en combate en Cabudare, dispersando y derrotando al enemigo español el cual emprendió la huida a Carora, sin embargo, seguía siendo una fuerza capaz de rehacerse, eran las tropas de uno de los imperios más poderosos del planeta.

 

Así, logro reagruparse y volver a atacar a las fuerzas patriotas; “…entonces, por una desgracia cuyo origen era la falta de hábitos militares arraigados y la indisciplina de ejércitos improvisados, tocó un corneta inapropiadamente el toque de retirada, …”(F. Larrazábal. Simón Bolívar, vida y escritos del Libertador, tomo I) después de los cual sobrevinieron grandes perdidas en hombres y la acción militar que ya era ganada por el Libertador, se convirtió en una derrota por la acción de improvisados.

 

“…Bolívar, a quien había indignado hasta el extremo la inexcusable conducta…” de estos improvisados, le dio el título de “Batallón sin nombre” y no le permitió tener banderas. El Libertador, riguroso en la conducción de todos los asuntos, sabía que el pueblo noble, ese de lanza al ristre, el de a pie, en cotizas o descalzo, no tenía responsabilidad en los errores que los condujeron a la desbandada, a la derrota. Los humildes seguían a Bolívar, luchaban por la independencia, por ello les arengo a recuperar su honor en el campo de batalla.

 

Sus banderas las obtuvieron de nuevo en la Batalla de Araure, donde recuperaron, con un “denuedo heroico”, el honor para su batallón con las banderas y nombre dadas por el Libertador, como el “Vencedor de Araure”.

 

Así, ese inmenso y noble pueblo humilde, el de Chávez, los hombres y mujeres de la Patria, la Juventud, los profesionales, trabajadores, campesinos, obreros, estudiantes, el Poder Popular, los que se han ido, no tienen la culpa de los desvaríos y errores del madurismo que nos ha debilitado como nunca antes, que han convertido nuestro país, en una tierra de desesperanza y supervivencia. En una derrota.

 

No, el pueblo esta allí y tiene la palabra, no le debe lealtad a ningún grupo que se haya apropiado del nombre de Chávez, que ha destruido su legado. Juntos daremos un combate para recuperar las banderas y el nombre de Chávez, en el campo del honor más sagrado: la Patria. Con Chávez Siempre, ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[En opinión: Alirio Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Alirio-Rodriguez-20180518-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Alirio-Rodriguez-20180518-0069.html Alirio creó, entre otras cosas, una escuela pictórica que funde la modernidad del dibujo con el “mosaiquismo” 
 
Alirio Rodríguez, el brillante pintor guayanés que falleciera recientemente, ingresó en 1947 a la Escuela de Artes Plásticas de Caracas y, en los años 50, comenzó a trabajar en el Taller Libre de Arte, exponiendo sus obras en las “muestras colectivas” de dicho centro. Posteriormente se dedicó a estudiar pintura en Roma, así como la evolución y técnica del mosaico en Ravena. A su retorno a Venezuela, es llamado como profesor por el Instituto Pedagógico de Caracas.

 Recibió múltiples premios, entre ellos: el Arturo Michelena en 1962; el Nacional de Artes Plásticas en 1969; el Alejandro Otero, del Estado Bolívar y el Renaissance des Arts, en París en 1981.

De él dijeron los expertos que era un pionero de la ficción pictórica y de la “figuración, a través de sus fantasmas, sombras difusas, parecidas a los sueños”.

 En nuestro criterio la obra más importante de Alirio es el vitral ubicado en la sede de la Corte Suprema de Justicia, que hemos denominado “El Gran Vitral Azul”, constitutivo de la representación de la justicia definitiva e inapelable. El Gran Vitral cubre 750mts2, su peso es de 49 toneladas y su fondo es azul “simplemente azul, como si quisiera alcanzar los términos absolutos, totalmente ajeno a otros colores”. Su tema central es la justicia, representada por tres figuras que configuran una “hipóstasis”, concepto éste que alude al misterio de la unicidad de un ser en el cual coexisten otros, como es el caso de la Divina Trinidad.

 Cabe la pregunta de ¿qué sentido tiene para el jurista la multiplicidad de elementos ofrecidos por el “Gran Vitral”? La figura principal es la que aplica la norma: es el juez, es la justicia y por ello, de sus manos emergen las cuerdas que lo vinculan con las restantes realidades. En los planos superiores están enmarcadas las normas perpetuas, las que trascienden al hombre y a sus circunstancias. Por lo que atañe a la justicia, se trata de un valor, esto es, uno de los fines perseguidos por el hombre, como un bien inmaterial inmutable e inalienable. Quizás es el valor más perdurable en el tiempo.

Otros valores, por ejemplo: la belleza y la libertad, a pesar de su universalidad, son variables, porque no hay belleza absoluta capaz de ser recibida como tal por todos los hombres de todos los siglos, sino que los ideales estéticos varían con las latitudes y tiempos.

La belleza, a pesar de ser la encarnación de la armonía, de los elementos que integran un conjunto, no ha podido librarse de las influencias ideológicas. Asimismo, la libertad, otro de los grandes valores del hombre, que no es otra cosa que su autodeterminación, no es absoluta: El hombre la enajena por otros valores, e incluso, por simples bienes.

La justicia sí es absoluta, porque ella lo que persigue es el deseo más firme del hombre racional, consistente en que le sea dado a cada quien lo que le corresponde.


 Hoy recordamos la frase de Alirio que alude a la correspondencia entre las variaciones en el color del vitral y las decisiones del Máximo Tribunal, señalándonos que, una vieja tradición medieval, establece la consonancia entre los estados de ánimo y las luces internas que iluminan los segmentos de un vitral. Según dicha tradición en el caso presente, el vitral resplandecería cuando la sentencia es justa y se vuelve opaco cuando ella atiende a intereses mezquinos.

Mi rutina en el tiempo en que formé parte de la entonces Corte Suprema de Justicia, fue  acudir al vitral al ser dictadas las sentencias más significativas y, siempre tuve la misma respuesta: el vitral era de un azul luminoso, solo cuando en tales decisiones se consagraba la justicia.
 

]]>
<![CDATA[Afrodescendencia, afrovenezolanidad y afrozulianidad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Afrodescendencia-afrovenezolanidad-y-afrozulianidad-20180518-0067.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Afrodescendencia-afrovenezolanidad-y-afrozulianidad-20180518-0067.html El pasado 10 de mayo se conmemoró el día de la Afrovenezolanidad, expliquemos su relación con la Afrodesdendencia y Afrozulianidad y es que la Resolución, 64/169 de La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, (ONU), declara que desde el primero de enero de 2011, se dará inicio al Año Internacional  de  la  Afrodescendencia en todo el mundo.

Según este foro internacional: “Con miras a  fortalecer las medidas nacionales y  la cooperación regional e internacional  en beneficio de los afrodescendientes en relación con el goce pleno de sus derechos económicos, culturales, sociales, civiles y políticos, su participación e integración  en todos los espacios políticos, económicos, sociales y culturales de la sociedad, y la promoción de un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de su herencia y cultura.” Y, la Asamblea Nacional de Venezuela declara el 10 de mayo de 2005, Dia de la Afrovenezolanidad. Importante resolución para los hermanos afrodescendientes quienes en la historia de la humanidad vienen siendo víctimas de la esclavitud y de las peores expresiones del racismo y la discriminación que aún se practican en diversos países, asunto que se ha superado a medias por la lucha protagónica que han sostenido los hombres y mujeres llamados negros, de color, africanos, esclavos que en el fondo tienen su carga despectiva como producto de ese peso ideológico de tiempos atrás.

La ciencia no reconoce seres humanos  superiores ni inferiores, las diferencias son inventos de los intereses políticos y de dominación. Esas concepciones  etnocentricas y segregacionistas  quedaron en el pasado penumbroso, para nuestra actual diversidad cultural, intercultural y pluralidad.  

En Venezuela, también en honor al maestro, Juan de Dios Martínez el Gobierno Regional del Zulia según decreto número 347, fechado el 15 de marzo de 2006, declara el día 16 de marzo de cada año, Día de la Afrozulianidad y de nacimiento de Juan de Dios Martínez a los fines de honrar este insigne zuliano celebrándose dicha efeméride en todos los municipios del Estado Zulia. El mismo decreto es en correspondencia con el emitido por La Asamblea Nacional el día 10 de mayo de 2005 cuando se declara el Día de la Afrovenezolanidad en honor a la rebelión de   José Leonardo Chirinos en la serranía de Coro en 1795 contra la esclavitud.

]]>
<![CDATA[Por principio, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-principio-por-Eduardo-Fernandez-20180518-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-principio-por-Eduardo-Fernandez-20180518-0066.html Yo voy a votar por respeto a mis principios. Mis principios me ordenan hacer todo lo posible por servir al bien común. Venezuela necesita un cambio de gobierno. La Constitución Nacional nos permite cambiar al gobierno con votos y no con balas.


Mi conciencia me dice que hay que votar. Respeto lo que les diga su conciencia a otros compatriotas. La mía me ordena votar en nombre del bien común, en atención al interés general.

No tengo cara para decirle a un compatriota que está pasando hambre, a un venezolano que vive la angustia de no tener cómo darle de comer a sus hijos, que no consigue medicinas para sus enfermos, que se aguante un poco más, unos meses más, unos años más o un período constitucional más para cambiar al gobierno. Por amor al prójimo yo tengo que votar el 20 de mayo. Tengo que votar para cambiar al gobierno, para encender una nueva esperanza y para conquistar el derecho que tenemos los venezolanos a vivir mejor.

Para mí, votar es ejercer un derecho y cumplir un deber. Mi derecho está consagrado en la Constitución, mi deber está grabado en mi conciencia. Me sentiría actuando contra mi conciencia si por cálculos políticos subalternos, dejara de cumplir mi deber o de ejercer mi derecho.

La mayoría de los venezolanos queremos votar y un nuevo gobierno lo más pronto posible. La mayoría de los venezolanos queremos que el cambio sea pacífico y no violento. Que el cambio sea constitucional y no al margen de la constitución; que el cambio sea electoral y no factico, y que el cambio sea democrático y no impuesto por la fuerza.

Por supuesto que estoy consciente de la ausencia de condiciones objetivas para una elección ejemplar y transparente. No sé si esas condiciones ideales se van a lograr nunca. Lo que sí sé es que el hambre del pueblo no aguanta más y que los venezolanos que podemos cambiar al gobierno con nuestros votos, no debemos desaprovechar la oportunidad de hacerlo el domingo próximo.

Hay gente muy sabia, muy inteligente y muy bien intencionada que piensan que la opción para sacar al gobierno es no votar. Respeto su decisión. No he logrado que me expliquen cómo es que se cambia de gobierno sin votar. Mi lectura de las encuestas me dice que la abrumadora mayoría de los venezolanos quiere un cambio de gobierno. La única manera en la que el presidente Maduro podría reclamar un triunfo sería que los opositores a su gobierno nos quedáramos en nuestras casas y dejáramos de ejercer nuestro derecho al voto y de cumplir nuestro deber de votar.

No quiero dejar la suerte de mi país en manos del azar. Amanecerá y veremos.

]]>
<![CDATA[En opinión: ¿Quién les habla a los jóvenes?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Quien-les-habla-a-los-jovenes-20180517-0075.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Quien-les-habla-a-los-jovenes-20180517-0075.html  Ni el Gobierno ni la oposición les está hablando hoy a los jóvenes. Una cosa es ser líder joven y otra es hablarle a ese segmento tan importante y fundamental de un país.
Si partimos que no todos se pueden ir y que muchos no van tener la opción de huir de Venezuela, alguien va tener que hablarles urgentemente y conectar con ellos para transmitirles esperanza y hacerles sentir que sí hay oportunidades para ellos en la tierra que los vio nacer y crecer; que no todo está perdido.
A propósito del teatro electoral presidencial del próximo domingo 20 de mayo, no recuerdo haber visto a alguno de los tres candidatos en un acto con jóvenes. En caso de que haya ocurrido, me retracto. 
¿Qué pasó en este Gobierno cuando se habló de misiones, cuando se habló de universidades, de carreras de medicina express, de bonos y regalos a los jóvenes?  ¿En que quedaron todas esas promesas de charlatanes, que fueron el tema del momento pero después hasta sus promotores se olvidaron?.
El pasado sábado 12 de mayo hice un recorrido, poco usual, por el Metro de Caracas, aquello daba pena; estaba sucio, descuidado, saturado. El servicio es gratis. 
Vi muchos jóvenes con la mirada perdida y sin horizonte claro, cuando llegué al centro comercial Sambil, me sorprendió la presencia en las afueras del sitio de no menos de 300 jóvenes de las barriadas caraqueñas  con  edades comprendidas entre los 15 y 18 años; funcionarios de seguridad con perros de ataque, les restringían el acceso. A los  minutos la policía los ahuyentó de manera visceral.
Impactado por tal escena, abordé a varios de esos muchachos; les pregunté ¿qué habían hecho, porqué los echaban de esa manera?, ¿Desde cuándo se reunían? ¿Cómo se comunicaban y cuál era el fin? La respuesta a estas y otras interrogantes fue la siguiente: “desde hace siete años lo hacemos, nos comunicamos por faceboock,  venimos de Antímano, Caricuao, Guarenas, La Vega, El Valle y San Martín (sectores pobres de la capital de Venezuela), nos reunimos para conversar, para levantarnos (cotejar) chicas, competir con la patineta o ver quién viste mejor. Nos citamos en los espacios exteriores del centro comercial”.
Esos jóvenes que se reúnen para hacer cosas de jóvenes, propias de la edad, que no representa ningún peligro para nadie; fueron echados como delincuentes, maltratados. Como una manada, arrancaron y emprendieron su camino por las peligrosas calles de caracas sin rumbo determinado. Fue precisamente ver eso y haber conversado con esos muchachos, lo que me motivó a escribir sobre ellos. 
Por eso digo que si no se piensa en ellos, que si no se piensa en espacios para ellos,  vamos a tener jóvenes sin talento, sin oportunidades y con un profundo resentimiento; y es precisamente esto último lo que más le conviene al régimen.
La lucha política del año 2007 tras el cierre de RCTV, nos dio jóvenes aguerridos de ambos bandos (oposición y oficialismo) que se convirtieron en políticos que han asumido cargos importantes en su momento; unos están exiliados, otros son perseguidos, algunos están presos y otros que han muerto en las calles en la lucha por Venezuela; esto es importante reconocerlo, igual que a los jóvenes del 2014 y 2017 cuando pensábamos que ya no habían y que todos se habían ido, nos demostraron que sí quedaban.
Ahora siento que ese germinador de jóvenes sigue, quizás de un estrato social mucho más bajo, que no tiene en sus bolsillos ni para una hamburguesa y que cada vez tiene menos oportunidades.
La esperanza de un país está en su juventud, en su gente, en sus oportunidades, no todos se pueden ir, pero la gran mayoría sí se va quedar, hay que voltear la mirada hacia esos muchachos que quieren un futuro, pero indudablemente con Nicolás al frente no pasarán de una estación del metro. “Al pasajero se le conoce por la maleta”, decía mi papá, ya sabemos de qué está  compuesto el Gobierno y qué tienen en la cabeza.
 

]]>
<![CDATA[Patria contra imperio, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Patria-contra-imperio-por-Luis-Britto-Garcia-20180517-0072.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Patria-contra-imperio-por-Luis-Britto-Garcia-20180517-0072.html  El Imperio inicia una ofensiva para reimponer en el mundo la unipolaridad y el avasallamiento de los pueblos. La soberanía de los Estados Nacionales y su integración en organismos regionales es el bastión de resistencia jurídica, económica, social, política, estratégica y cultural contra esta ofensiva planetaria.
     Lo que está planteado hoy es la disyuntiva entre Patria o Imperio, soberanía o dominación, independencia nacional o tutelaje: de la resolución de estas  tensiones  contrapuestas depende la supervivencia de la humanidad.

    La soberanía es el derecho absoluto inalienable y perpetuo de un cuerpo político de darse sus propias leyes y normas, de aplicarlas con sus propias autoridades, y de resolver las controversias relativas a la aplicación de ellas con sus propios tribunales.

   La soberanía reside de manera total e inalienable en el pueblo y en Venezuela tiene su máxima expresión en la convocatoria de elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente y la sanción por referendo de la Norma Suprema, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

    La soberanía tiene un conjunto de manifestaciones, que no pueden ser eliminadas sin aniquilar la soberanía misma: 

   Las controversias relativas al orden público interno venezolano no pueden ser sometidas a órganos jurisdiccionales foráneos ni decididas por ellos.

  Ni países ni organizaciones internacionales extranjeras tienen derecho de imponer sanciones a Venezuela ni de hacerlas cumplir por la fuerza u otros medios coercitivos.

  Carecen de validez cuantos contratos, acuerdos, pactos o tratados intenten anular o disminuir la soberanía de Venezuela.

   Carecen asimismo de validez los procedimientos o procesos encaminados a conculcar o dejar sin efectos la soberana potestad del pueblo de elegir y mantener democráticamente en el poder a sus gobernantes. 

   Venezuela tiene el derecho soberano de promover organismos de integración regional y formar parte de ellos para fortalecer la economía, la cultura, el intercambio y la defensa de América Latina y el Caribe.

   Venezuela tiene el derecho inalienable e irrevocable de imponer los impuestos y contribuciones necesarios para cubrir los gastos públicos, de destinar éstos a las metas y objetivos que estime procedentes, de establecer el régimen de la propiedad y de sus eventuales restricciones, limitaciones y expropiaciones o confiscaciones, y de utilizar los instrumentos de política fiscal indispensables para proteger la producción y las industrias nacionales y el bienestar y satisfacción de las necesidades de la población. 

   Venezuela tiene el derecho de propiedad sobre sus recursos naturales y sobre las riquezas del subsuelo, y sobre aquellas empresas para explotarlos en los cuales se estime indispensable la propiedad pública total o parcial de los activos.

   El sistema tributario se rige por los principios de legalidad, progresividad y territorialidad, según el cual los ingresos causados en nuestro país deben satisfacer sus impuestos en él. 

   Las reservas internacionales de nuestro país no pueden ser embargadas ni confiscadas por organizaciones o tribunales extranjeros.

  Venezuela tiene el derecho y el deber de preservar la legitimidad y transparencia de todos los procedimientos y actuaciones relativos a la Deuda Pública tanto externa como interna, así como el de adherir a movimientos y procedimientos de revisión y anulación de la Deuda del Tercer Mundo. 

  Venezuela tiene el derecho y el deber de ejercer el control de precios con sanciones eficaces y disuasivas, así como el de adoptar las medidas indispensables para erradicar el contrabando de extracción y ejercer un control efectivo sobre sus fronteras.

  La cultura es el vínculo que constituye y une a la Nación, y ésta a su vez el cuerpo colectivo para cuya defensa y administración se crea el Estado. 

  Venezuela tiene el derecho inalienable e irrevocable de preservar, promover, difundir y proteger la riqueza y diversidad de su patrimonio cultural y de sus manifestaciones creativas, así como la de aquellas originadas en el ámbito del resto de América Latina y el Caribe. 

  La historia de nuestro pueblo, sus tradiciones y su bagaje cultural son la mejor herramienta para fortalecer la Venezolanidad, el arraigo y el sentido de pertenencia a la tierra y a la Nación, enfrentando la Desmemoria y la imposición de identidades ajenas.

  Contra la soberanía de Venezuela se ha alzado una doctrina cuyo mejor exponente es el documento “Masterstroke”, suscrito por el comandante en jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Kurt Walter Tidd.

   Según este documento, no tenemos los venezolanos derecho a elegir nuestro gobierno; y en caso de que lo hagamos éste debe ser depuesto por la fuerza por Estados Unidos y sus cómplices,  quienes deben suplantar al pueblo de Venezuela en el ejercicio de la soberanía, pues las fuerzas opositoras, cito, “no tienen el poder de poner fin a la pesadilla venezolana”. Vale decir, el Imperio y sus sirvientes deben ejecutar lo que nuestro pueblo no tendría la voluntad o la fuerza para realizar.

   Pueblo sin poder es pueblo sin soberanía, y la soberanía se demuestra de una sola manera: ejerciéndola.

    O Patria o Imperio; o esclavitud o soberanía. Elijamos.

]]>
<![CDATA[Nueva segmentación electoral, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nueva-segmentacion-electoral-por-Leopoldo-Puchi--20180517-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nueva-segmentacion-electoral-por-Leopoldo-Puchi--20180517-0074.html El proceso electoral que culmina el 20 de mayo  ya ha producido cambios importantes en el panorama político nacional, ya que en el transcurso de este período se ha modificado en una mediada significativa la estructura de base en que se segmentaba el electorado venezolano. La polarización en dos grandes bloques no ha desaparecido, pero emergen nuevos perfiles de identidad, con sus propias variables de definición que trascienden las candidaturas que los representan hoy.
Uno de esos espacios que se ha creado es el de un nuevo sector de electores que aspira a soluciones a los problemas del país, pero sin grandes confrontaciones y es también partidario de formas de economía mixta y de los programas de atención social. Hasta hace poco eran votantes diluidos en el recipiente único de la Mud, pero ahora tienen fronteras propias que lo constituyen como un nuevo sujeto. En la actualidad este sector se expresa a través de Henri Falcón.
Otro perfil de identidad que ha surgido corresponde a franjas populares que tienen su núcleo en el sentimiento propagado a lo largo de años por el cristianismo evangélico y que se ha implantado de manera difusa más allá de las fronteras de cada una de sus comunidades. La candidatura de Javier Bertucci ha servido como revelador de una realidad que no se había expresado hasta ahora en términos políticos. Las cuotas porcentuales que muestran las encuestadoras son relativamente altas y también consistentes.
El fenómeno no es nuevo en Latinoamérica y recientemente se manifestó en Costa Rica con el excepcional desempeño en la contienda presidencial de Fabricio Alvarado, quien logró clasificar para la segunda vuelta y amenazó seriamente al liderazgo tradicional. En el caso venezolano, el asunto tiene mucho que ver con una serie de conductas de una parte de la jerarquía de la Iglesia católica que ha colocado una barrera con la gente del pueblo, lo que hace que miren hacia otras versiones cristianas o sincréticas.
Por otra parte, cabe señalar  que con anterioridad se había delineado un sector radical de oposición con rasgos propios pero que había permanecido mezclado con sus otros componentes. Ahora se han definido más claramente los contornos que los separan del resto y que resaltan en la medida en que se desvanece la Mud como expresión representativa y creadora de variables comunes de lo que fue un movimiento unificado de amplio espectro. El sector radical, claramente definido a favor de un levantamiento militar o de una intervención extranjera goza de una identidad propia y se expresa sin reservas. Por su parte, partidos como Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y, hasta cierto punto, Primero Justicia se esfuman como consecuencia del inmovilismo en que se encuentran
Como puede verse, aunque todavía no se han celebrado las votaciones, ya se perciben los contornos de nuevos sujetos políticos en la estructura de base de la sociedad, independientemente de quien gane las elecciones. Eppur si muove.
 

]]>
<![CDATA[Pdvsa y las decisiones ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pdvsa-y-las-decisiones-20180516-0077.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pdvsa-y-las-decisiones-20180516-0077.html

La recuperación de la producción de petróleo, pasa por direcionar los esfuerzos a las áreas de mejor calidad de los crudos. Tal como lo ha indicado el Dr Mendoza Potella, el Zulia y Trujillo tienen reservas probadas reales de crudos livianos y medianos. En más de 80.000 millones de barriles, que podrían ser extraídos con esfuerzo técnico no tan costoso y con resultados inmediatos. 

En el Zulia y Trujillo, hay áreas de gran prospección. El Lago de Maracaibo y las áreas de Tomopoto, son ricas en crudos livianos y medianos, con un valor superior a los crudos pesados y extrsoesadis de la Faja. Los vistos de producción son más bajos.

La gran mayoría de los pozos ( más de 10.000) en todo el  país, son los que deben se intervenidos, aún tomando en cuenta que muchos de ellos están inactivos y sin producción.

Hay que buscar respuestas inmediatas para recuperar la producción de petróleo. Venezuela no puede darse el lujo de dejar de producir más de 1.000.000 de barriles. Nuestra producción actual, es de 1.500.000, cuando deberíamos estar produciendo cerca de los 3.000.000 bd, para cumplir con la cuota fijada por la Opep.

Las actuales autoridades de Pdvsa, han trazado la estrategia de la recuperación, como un asunto de Estado y de interés nacional. Es muy importante para lograr ese objetivo, tomar las decisiones que correspondan y que más le convengan al país.

En forma inmediata, se podrán intervenir más de 5.000 pozos en las áreas del Lago de Maracaibo, Tomoporo, Oriente( Furrial etc), es decir, áreas ya explotadas pero con potencial de producción.

No tenemos otro destino que ponernos a trabajar con la gente más competentes. Hay muchos jubilados de Pdvsa y otras empresas trasnacionales, que están dispuestos a asumir los retos que implica  combatir la declinación natural de los yacimientos, la recuperación de la producción diferida y lograr dm el 

mediano plazo el aumento sostenido de la producción.

Hay financistas internacionales interesados en participar en estos retos. El mecanismo de pago sería con parte de producción incremental. Esto implica que Pdvsa no pone dinero nuevo. Pdvsa pone las reservas probadas, los pozos activos, inactivos y cerrados. Recibe casi el 80% de la producción adicional , con lo cual , recibirá más ingresos por la venta del crudo. 

En estos momentos, es crucial para Vdnezuels recuperar su producción y volúmenes de petróleo, por los previos actuales y estratégicamente posesionarse en los mercados internacionales que demandan nuestro petróleo.

Como gananciales adicionales, se evitaría la importación de diluentes y petróleo liviano para mezclarlo y mejorar nuestros crudos pesados y extrapesados.

El país ganaría más ingresos y tendría una industria potenciada y eficiente.

Es necesario utilizar las mejores capacidades del recurso humano dentro y fuera de Pdvsa.

Finalmente, reiteró. Falta la toma inmediata de las decisiones. Cada día qué pasa, Venezuela pierde la oportunidad de ser un mejor país.

 

 

 

 

 

]]>