Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Sat, 15 Jun 2019 06:30:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[El BCV afirma lo que se siente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-BCV-afirma-lo-que-se-siente-20190614-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-BCV-afirma-lo-que-se-siente-20190614-0029.html Semanas atrás, el Banco Central de Venezuela (BCV) sorpresivamente publicó algunos datos económicos que han servido para confirmar la catástrofe in crescendo. Todas las cifras nos gritan que perdimos 20 años llenos de oportunidades para crecer y progresar. Todos los indicadores económicos nos reclaman el haber desaprovechado la ocasión de montarnos en el tren de la revolución tecnológica y preferir un pequeño vagón que nos lleve a la revolución del Clap.

El BCV nos revela que, entre el 2016 y abril del presente año, la población sufre una hiperinflación acumulada de 53.798.500%. Por esta razón, usted puede notar el cambio de precios de todos los bienes y servicios diariamente, además, puede percatarse cómo la moneda nacional está siendo desplazada ampliamente por monedas extranjeras. Así, es fluido, corriente y natural observar cómo se transan los bienes en pesos colombianos, reales brasileños, euros y dólares, para proteger -aunque sea un poco- el patrimonio personal y familiar.

Por otra parte, se aprecia como el control de cambio decretado desde el 2003 no cumplió el objetivo que se planteó: evitar fuga de capitales. Pues, descubrir que se han ido 160 mil millones de dólares (casi nuestro PIB actual) entre el año 2003 y el 2018, no es una muestra de efectividad de la política cambiaria. La pregunta del millón: ¿Qué fue lo que controló el sistema cambiario que ha mutado en sistemas y más sistemas?

Adicionalmente, se muestra el desplome del sector construcción año tras año. Solo en el 2018 se contrajo en  89%, es decir, paralización casi absoluta. Sin embargo, hoy -descaradamente- Maduro y su camarilla nos dice que en 8 años se han construido 2.600.000 viviendas con la “Gran Misión Vivienda Venezuela”. La pregunta de las mil lochas: ¿Con cuáles insumos o fuerza financiera se logró esto?

Técnicamente, las estadísticas son fundamentales para los agentes económicos, puesto que serían los insumos esenciales para la formulación de políticas públicas, tomar decisiones de inversión o ahorro, brindar señales de transparencia y fortalecer la institucionalidad, pero en Venezuela no hacen falta para demostrarle al ciudadano que se empobrecen diariamente o que perdimos más de la mitad de nuestra economía en los últimos años.

Difícilmente el secretismo estadístico les sirva para enmascarar lo que se sufre en carne propia. Podrán seguir intentando ilusionar con sus discursos enlatados y fantasías propagandísticas, pero la realidad es muy necia e inocultable.

A pocos les cabe duda de la tragedia humanitaria. Sencillamente, la mayoría está de acuerdo de que se perdieron dos décadas de crecimiento económico y se derrocharon años de generar posibilidades de bienestar para todos. Y, desafortunadamente, seguimos contando los días malgastados, sin necesidad de que el BCV lo diga, solo están para confirmarlo.

 

]]>
<![CDATA[Tiananmen y Chernobyl, del silencio comunista al espectáculo capitalista]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiananmen-y-Chernobyl-del-silencio-comunista-al-espectaculo-capitalista-20190614-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiananmen-y-Chernobyl-del-silencio-comunista-al-espectaculo-capitalista-20190614-0033.html  Se me ocurren muchas movilizaciones y protestas en el mundo donde las fuerzas del orden no respetaron a un manifestante similar y no han pasado a la historia por sangrientas represiones como sucede con la plaza china La frivolidad y el espectáculo imperante en occidente ha supuesto que un producto de ficción televisivo quiera darnos lecciones de historia y veracidad científica.

Estos días hemos asistido al remember de dos acontecimientos históricos sucedidos en el mundo comunista del siglo XX: las protestas de Tiananmen y el accidente de Chernobyl. No es objeto de mi reflexión discutir sobre la información que disponemos de aquellos acontecimientos, y la precisión o no de nuestro conocimiento. Lo que creo que sí vale la pena es observar la capacidad que tiene el mundo occidental y su maquinaria de información/entretenimiento/ideológica de convertir en actualidad acontecimientos pasados cuando le interesan, presentar el formato más atractivo de la historia y lograr que su versión desplace a cualquier discusión, debate o investigación sobre los hechos.

En el asunto Tiananmen, lo más destacable es cómo para el ciudadano occidental el nombre de una plaza va unido inevitablemente a unos acontecimientos de protesta contra el gobierno comunista chino. Directamente los medios hablan de 30 años de Tiananmen, el tiempo que ha pasado desde la protesta, a pesar de que la plaza tiene cuarenta años más. Nadie piensa en la masacre de 300 estudiantes en Tlatelolco cuando los medios citan ese complejo de la ciudad de México. De modo que Tiananmen es la plaza de una masacre pero la plaza de las Tres Culturas, donde se desarrolló la masacre mexicana, es un complejo arquitectónico.

Una de las paradojas de las protestas de Tiananmen es que la foto más emblemática de la represión es precisamente un tanque que se detiene para no aplastar a un manifestante. Se me ocurren muchas movilizaciones y protestas en el mundo donde las fuerzas del orden no respetaron a un manifestante similar y no han pasado a la historia por sangrientas represiones como sucede con la plaza china. Desde el caracazo venezolano a la masacre de El Mozote en El Salvador. Y, por supuesto, creo que hay muchos países donde no hay que desplazarse 30 años atrás para encontrar represión y masacres de sus ejércitos.

El otro tema traído a la actualidad ha sido el accidente de Chernobyl gracias a una serie de HBO, del mismo título. Al igual que los acontecimientos de Tiananmen, Chernobyl ha sufrido por parte de las autoridades comunistas un gran secretismo, lo que ha permitido a occidente hacer sus propias interpretaciones y manejar los datos que ha considerado oportunos. Para empezar, en lo referente al número de víctimas que, en ambos casos, se mueve en una horquilla amplísima. En el caso del accidente nuclear porque el cálculo supone no solo las muertes en el accidente, apenas unas decenas, sino los fallecidos como consecuencia de las radiaciones recibidas.

Lo que es evidente es que las lagunas respecto a lo sucedido, el secretismo que rodeó la tragedia, característico de una guerra fría que todavía coleaba, y la estigmatización del gobierno comunista de entonces eran ingredientes estupendos para un producto audiovisual con el formato de ficción en lugar del documental. No es mi intención justificar ni blanquear las responsabilidades de aquellos gobiernos, me limitaré a sospechar la oportunidad de tanta insistencia y en la forma en que se hace. Que una serie de ficción, con escenas dramatizadas, con algunos personajes creados especialmente para la serie (la física bielorrusa Ulana Khomyuk), sin ofrecer fuentes rigurosas, ni tampoco documentos sea la vía principal de conocimiento del accidente de Chernobyl para la población occidental de hoy no supone ningún avance de acercamiento a la verdad. No se puede comprender que la única persona que se molestase en investigar el motivo del desastre fuese una física de la república vecina de Bielorrusia que fuese a Chernobyl por su cuenta a entrevistar a los técnicos moribundos en el hospital. Y que, encima, terminase detenida por el KGB. Lo lógico es que el propio estado soviético, aunque no tuviese ninguna intención de transparencia, intentase saber lo ocurrido. Se me podría argumentar que solo es una serie, no pretenden presentarse como los investigadores y reveladores de una verdad, pero eso es irrelevante, la realidad es que la "documentación" que los ciudadanos tendrán de aquellos acontecimientos será la historia que han visto en HBO.

Uno de los principios éticos del periodismo televisivo es renunciar a la dramatización de las noticias, es decir, no contar una violación o un atraco a un banco mediante una teatralización de actores por lo que eso supone de manipulación de la emoción de las audiencias. Imaginen la reacción de unos espectadores ante un acusado de violación y asesinato si, en la información sobre el juicio, se exhibe la dramatización de ese crimen con todo tipo de detalles, sangre, terror en la víctima y maldad en los gestos del asesino. Pues eso es la serie de Chernobyl. En ella, la intencionalidad está cuidada al milímetro sin importar el rigor. Hasta la responsable de vestuario Odile Dicks-Mireaux reconoció que el director, Johan Renck, "dio la directriz de que quería un vestuario feo". Y reconoce tranquilamente que en la serie "han añadido algo de decadencia" y "la ropa es más de la URSS que la de entonces de Pripyat, donde se veían vaqueros, zapatos de colores y ropa que estaba llegando del extranjero". Si había que proyectar una imagen decrépita del comunismo pues se hacía. Pocos se dieron cuenta, y muchos menos recuerdan, que en la película La vida de los otros, el color se vuelve alegre y brillante o sórdido y apagado según las imágenes correspondan a los disidentes o a las autoridades, según se esté en la Alemania Occidental o en la Oriental.

En cualquiera de las películas norteamericanas a las que estamos acostumbrados, los que sacrifican su vida o la ponen en peligro por los demás se presentan como héroes, en cambio esos mismos en la serie de HBO los vemos llevados al matadero por la dirección soviética. Militares, policías, bomberos y médicos mueren todos los años en muchos países del mundo cumpliendo con su trabajo y por las órdenes de sus superiores y, en última instancia, sus gobiernos. Sin embargo, en Chernobyl son presentados engañados y empujados por el gobierno comunista. Muchos de ellos eran profesionales que conocían bien el riesgo, difícilmente pudieron ser engañados, sin duda fue su sentido de la solidaridad lo que les motivó, como se aprecia en algunos momentos de la serie. A pesar de ello, esas decisiones heroicas y voluntarias nos las escenifican precedidas de miserables intentos de engaño por el gobierno.

Si la alternativa al ocultismo soviético es el espectáculo occidental de una serie de ficción, lo único que se ha demostrado es una mayor inteligencia para pastorear a los ciudadanos de unos que de otros. Resulta paradójico que quienes en su desenlace final en el último capítulo de la serie, hacen del rigor científico y de la verdad un baluarte, son sencillamente los creadores de una serie de ficción audiovisual sin aval científico ni documental. La frivolidad y el espectáculo imperante en occidente ha supuesto que un producto de ficción televisivo quiera darnos lecciones de historia y veracidad científica. Si lo del gobierno soviético fue un burdo comportamiento de quienes creían que con el silencio y la mentira podían engañar a un pueblo, lo de occidente es una brillante actuación de espectacularidad que pretende sustituir aquel silencio y mentira por exhibición y entretenimiento recurriendo a todos los recursos narrativos necesarios y audiovisuales con tal de que el resultado sea atractivo para los espectadores. Y lo que es peor, sentando cátedra sobre el valor del rigor y verdad.

Por supuesto, una buena narrativa requiere eliminar las partes que no interesan. La URSS no dejó nunca de homenajear a los liquidadores, todas las personas que se expusieron para paliar los efectos del desastre. Los diferentes monumentos en pie muestran que no hubo intención en olvidar lo sucedido. Y tampoco se quedó en meros homenajes, hace unos años un bombero ucraniano denunciaba que "cuando existía la Unión Soviética, nos cuidaban, nos curaban, se ocupaban de nosotros. Ahora los gobiernos nos han olvidado". Hubiera sido un buen final de la serie, buscar cómo les va hoy a esos héroes, ya "liberados del yugo soviético".

También podrían haber investigado dónde fueron atendidos y asistidos durante años los afectados por la radiación y contar que, tras la caída de la URSS, 26.000 personas fueron a Cuba, un gobierno que seguía siendo comunista, a recibir tratamiento médico gratuito.

Pero contar todo eso hubiera supuesto visitar ahora los lugares, recoger testimonios y declaraciones y el resultado sería un riguroso documental en lugar de una atractiva serie de televisión con efectos especiales y dramas ficcionados. Demasiado aburrido para nuestra sociedad del espectáculo.

]]>
<![CDATA[Moral y luces para reconstruir a Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Moral-y-luces-para-reconstruir-a-Venezuela-20190613-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Moral-y-luces-para-reconstruir-a-Venezuela-20190613-0040.html “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”, clamó Bolívar en Angostura; y para la reconstrucción de Venezuela y superar de una vez la cultura del egoísmo, la incapacidad, la ambición y la violencia, vamos a necesitar mucha moral  y mucha educación de calidad. Por ello, cuando estamos celebrando los  200 años del discurso de Bolívar en  Angostura,  Moral y Luces siguen siendo nuestras primeras y más urgentes necesidades. Resulta verdaderamente vergonzoso comprobar  que, después de  20  años de una supuesta revolución moral, que iba a sepultar  la corrupción,   aparecemos  como uno de los países más corruptos del mundo. La política se ha divorciado de la ética y la corrupción se ha instalado en Venezuela como una forma de vida. El acceso al poder se ha entendido  como acceso al botín, y los que nos gobiernan utilizan los bienes públicos a su antojo, como si fueran propios. De ahí que ya no  causa extrañeza escuchar cómo a exministros y gobernantes se les acusa de robos multimillonarios y de llevar una vida de epulones,  sin importarles la miseria de las mayorías a quienes  la mera sobrevivencia resulta una tragedia cada día más angustiante. Lo peor del caso es que ese ejemplo de los poderosos ha permeado las conductas de muchos  que viven de espaldas a la ley y de los más elementales  principios de la ética y la convivencia. Por ejemplo, resulta vergonzoso   comprobar, ante la nueva  crisis de la gasolina, cómo bomberos,  militares y policías, negocian en dólares abiertamente los cupos. La gente se pregunta sorprendida  por qué muchos militares mantienen una posición tan pasiva ante el caos que estamos viviendo. ¿No será porque son ellos los que más se benefician y lucran de la situación?  En Venezuela impera hoy la anarquía y se va imponiendo el  “sálvese quien pueda”. Por ello, más difícil que reconstruir la economía, va a ser reconstruir la moral. Y sin ella, nunca tendremos un país digno y próspero.

Espero que de la terrible crisis que sufrimos,   hayamos aprendido al menos a desoír los cantos de sirena de populistas, seudomesías y sinvergüenzas,  que niegan con sus actos lo que proclaman en sus discursos y que su amor a los pobres ha resultado  tan eficaz que nos ha convertido  a todos (menos a ellos, los suyos y los corruptos ) en pobres.  Por ello, para reconstruir a Venezuela y sepultar de una vez el pasado,  necesitamos políticos bien capacitados y de solvencia  ética,  humildes y austeros, muy cercanos al pueblo, capaces de anteponer el bien  de Venezuela a sus ansias de figurar o de poder. Resulta verdaderamente  escandaloso comprobar que el gobierno está fundamentalmente mantenido por los militares y por la incapacidad de la oposición de gestar  una verdadera unión

La reconstrucción de Venezuela va a exigir también de una  educación de calidad para todos, lo cual va a suponer otro enorme esfuerzo pues hoy la educación está completamente destruida. Necesitamos una educación que forme auténticas  personas  y ciudadanos productivos y solidarios, con capacidad de insertarse activamente en  el mundo del trabajo y de la producción, y realmente comprometidos con el bien común.  Educación que ayude  a cada uno a conocerse, quererse y emprender el camino de su propia realización con los demás, no contra los demás. Educación que despierte el gusto por aprender, por superarse permanentemente, que fomente la creatividad, la  libertad, el servicio y la solidaridad. Educación que enseñe a vivir, a convivir, a defender y dar la vida.

]]>
<![CDATA[Por la sensatez del mundo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-la-sensatez-del-mundo-20190613-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-la-sensatez-del-mundo-20190613-0035.html  La realidad nos muestra de forma significativa ciertos acontecimientos, que ponen en peligro la sensatez en el mundo, el equilibrio entre moradores, pues tanto la degradación humana como la ambiental es un hecho que está ahí, en cualquier esquina del planeta. Se me ocurre pensar en esa multitud de gentes que aún sufren inseguridad alimentaria aguda. Desde luego, las guerras son la principal causa del hambre extrema. No aprendemos. La ceguera es manifiesta. Proseguimos alimentando contiendas absurdas, en lugar de tender puentes y avivar la cultura del abrazo. Si el desgaste profesional y la adicción a los videojuegos se suman a la lista de trastornos de salud mental, es también público y notorio que el deterioro de los moradores en escenarios violentos, lo que hace es agravar este tipo de situaciones, y aunque la depresión y la ansiedad aumentan con la edad, lo cierto es que nadie puede ser equilibrado con el estómago vacío, o caminando de continuo por una atmósfera irrespirable y con el espíritu en vela permanente, ante la agitación que generan los combates.

 

                Hoy día, el hábito de la reflexión se ha vuelto particularmente imprescindible, porque la vida que nos ha tocado vivir ofrece enormes caminos, ya sean virtuales o reales, de distracción y adoctrinamiento, que nos impiden ser nosotros mismos. Y uno ha de ser lo que quiera ser. Para empezar, estimo, que la sociedad tiene que humanizarse, desde todas las culturas y desde lo más auténtico de sí misma. Necesitamos ser respetados, valorados y considerados, cuando menos para cerrar la brecha de la desigualdad. Sin justicia social, difícilmente vamos a poder armonizarnos, por muy interconectados que nos sintamos. A mi juicio, tenemos que hacer mucho más para convertir el crecimiento económico en un avance más humanístico y solidario. El hecho de que millones de ciudadanos vivan en la pobreza, a pesar de estar trabajando, cuando menos debe hacernos recapacitar, máxime en un momento en que la informalidad y la mala calidad del trabajo siguen siendo generalizadas en todo tipo de empleo, y afectando a todo el planeta. Por consiguiente, activar una buena capacidad de raciocinio o de sentido común, ha de ser algo prioritario en nuestras vidas.

 

De no producirse esa apuesta por el valor de la razón humana de la sensatez, difícilmente vamos a poder realzarnos en esa unidad como especie pensante.  El ejemplo lo tenemos en los nuevos modelos empresariales, que corren el riesgo de que minen los logros conseguidos en materia de formalidad y seguridad laboral, protección social y regulaciones laborales. Ojalá que la Organización Internacional del Trabajo pase de las promesas a las verdaderas acciones, ya que las condiciones laborales que son injustas, aparte de poner en peligro la quietud mundial, también se violan el derecho a perseguir el bienestar material y el desarrollo espiritual en libertad y dignidad, que todos nos merecemos por el simple hecho de haber nacido. Reaccionar con humilde reposo, esto es sembrar humanidad. No ignoremos las situaciones dolorosas, tampoco las escondamos, pongamos ejercicio en ese cambio.

 

                En cualquier caso, por muy complejo y difícil que sea el momento, hemos de actuar con esperanza y sensatez, tal vez para ello tengamos que transformar los corazones de piedra en corazones más sensibles, pues cuanta gente en su propio coexistir jamás ha experimentado una caricia, una atención de amor, un gesto de ternura; y son, precisamente estas prácticas, las que nos hacen ser mejores pobladores, siempre dispuestos a saber reír y llorar a la par de nuestros semejantes, pues lo trascendente no es poder subirse al carro vencedor, sino la de aquel que camina sereno, esperanzado en transformar y en disipar cualquier conflicto, por grande que nos parezca. Lo importante es no ignorarlo nunca, para plantarle entusiasmo en la resolución. Sembrar concordia a nuestro alrededor, esto es ya un gran avance.

 

 Confiemos en nuestra madurez, en nuestra firmeza interior de poner alegría y sentido del humor donde haya crispación, audacia y fervor en procurar andar siempre en conciliación, alejándonos de cualquier disputa que nos envenene, pues la mejor acometida no está en aletargarse, sino en reanimarse, tampoco en anestesiarse la conciencia, sino en tomar el pulso de la situación y luego poner empeño en actuar. Por cierto, dicen que la mejor sabiduría es conocerse a uno mismo, y luego el abrirse, el ponerse en acción, sabiendo cuál es el siguiente paso para no convertirnos en marionetas a merced de ningún poder mundano. Cada cual ha de ser dueño de sí mismo. No modelemos liberaciones que no son. Sin duda, será un buen modo de contribuir a las alianzas, el respeto a la autonomía de cada ser humano.

]]>
<![CDATA[Constituyente en mora]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Constituyente-en-mora-20190613-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Constituyente-en-mora-20190613-0033.html Hasta finales de 2020 tendremos por ahora, en funciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela, gracias a la decisión por unanimidad de sus miembros. Este anuncio no influyo en el debate de los actores políticos en disputa, ni en el debate entre los ciudadanos y ciudadanos en el país, que se encuentran ocupados en buscar mecanismos para sortear con éxito las consecuencias de la crisis. Ahora bien este hecho político merece ser problematizado, puesto que por su naturaleza no es inerte y conviene conocer sus repercusiones.

Toda iniciativa constituyente debe tener como objeto ser un espacio donde se debate la construcción de un nuevo pacto y así lo expusieron sus promotores. Los venezolanos y venezolanas al aprobar esta iniciativa, establecimos un mandato: mejorar “contrato social”. Y para ello tenemos un referente reciente y fundamental: el proceso constituyente de 1999.

Hoy se constata que los diputados y las diputadas de la ANC en su conjunto no están incorporados en una dinámica para generar un vigoroso proceso de participación de la sociedad venezolana para la generación de propuestas que puedan ser susceptibles de ser consideradas en una discusión sobre el texto constitucional, al contrario se encuentra inmersos en una marasmo burocrático y sin interlocutores. La ANC como cuerpo colegiado esta subordinado a Miraflores, por lo cual el debate y las decisiones en su seno están prescritas, en consecuencia sus actos se restringen a la aprobación de leyes constituyentes para viabilizar la acción del gobierno bolivariano y emitir pronunciamientos sobre algunas situaciones coyunturales.

¿Qué puede ayudar a explicar esta situación?. Las condiciones que dieron origen a esta segunda convocatoria en menos de veinte años. En 2017 a la Asamblea nacional (AN)se constituyó en una amenaza factible en manos de la oposición al chavismo, igualmente estos actores asumieron la violencia como herramienta política y contaron con el respaldo activo de los actores económicos para sus planes. Ante esta coyuntura Nicolás Maduro impulsa la iniciativa constituyente en términos reales con un propósito: generar una alternativa real a la acción legislativa de la AN (afectada por el Tribunal Supremo de Justicia) y de esta manera contar con capacidad expresa para accionar en los contextos donde la intensidad del conflicto escala rápidamente y existen limitaciones para hacer cálculos políticos de mediano y largo plazo

Hoy la ANC amplía su compás de actuación y solo lo hechos darán cuenta de cómo terminará su aporte al país, por ahora sigue en mora con los venezolanos y venezolanas al no desarrollar un proceso participativo y protagónico de consulta con todos los sectores del país en función del debate constituyente. Al final si cumplen, surgen dudas como ¿Un nuevo texto constitucional puede ser aprobado en elecciones?, de no haber posibilidades de aprobación ¿el chavismo impondrá una nueva Constitución sin la aprobación popular?

]]>
<![CDATA[La opción Revolucionaria]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-opcion-Revolucionaria-20190611-0116.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-opcion-Revolucionaria-20190611-0116.html Corren horas difíciles para la vida de la República, para la vida de nuestro pueblo. Un movimiento telúrico sostenido en el tiempo ha descolocado las certezas, la cotidianidad del hacer y ser diario, los principios y las conductas de propios y extraños.

La magnitud de la agresión extranjera ha trastocado el tiempo histórico y nos ha colocado en situaciones inimaginables, tanto en lo personal como en lo colectivo. Es en estos momentos de incertidumbre histórica, donde toca anclarse en los principios personales y colectivos que uno ha profesado, que uno ha defendido, por los cuales uno ha luchado.

Para los revolucionarios y revolucionarias de Venezuela, en esta coyuntura, nuestra opción tiene que ser, hoy más que nunca, la de la  fidelidad con los fundamentos programáticos y a las causas que históricamente hemos defendidos, generación tras generación:

1. Luchar por la liberación nacional. En esta coyuntura, hacer respetar nuestra Independencia, dignidad y autodeterminación nacional frente al intento de imponernos un presidente de facto, desde el extranjero, bajo la amenaza y la intimidación del actual gobierno de los Estados Unidos y sus aliados, distinto al Presidente que resultó de las elecciones directas, secretas y universales del 20 de mayo de 2018, Nicolás Maduro Moros.

2. Defender, en cualquier circunstancia, nuestra soberanía nacional sobre los recursos petroleros, mineros, naturales en general y los activos nacionales que son de todo el pueblo venezolano.

3. Defender el derecho a vivir en paz con dignidad que tiene nuestro pueblo y todos los pueblos del mundo, frente a la escalada belicista promovida por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

4. Acompañar, promover, participar de las luchas de los trabajadores y trabajadoras contra los patronos para hacer respetar sus derechos laborales; de los campesinos y las campesinas por el derecho a la tierra y a los insumos agrícolas; de los indios y la indias contra el atropello racista;  de los jóvenes en los barrios por sus derechos humanos; del pueblo en general contra el abuso de los especuladores y la indolencia de algunos funcionarios públicos, entre tantas otras luchas, que a diario, le toca librar a la familia venezolana.

5. Luchar por la democratización de la sociedad venezolana, bandera de la izquierda venezolana, bandera de Hugo Chávez, plasmada en la máxima norma del país, la vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999. Nuestro compromiso es seguir luchando para que el pueblo tenga el poder y nunca más, a decir de Ezequiel Zamora, Venezuela sea patrimonio de ninguna familia, grupo o persona. ¡Todo el Poder para el Pueblo!

6. Defender y promover la producción nacional como garantía de plena soberanía nacional. Grandes, medianos y pequeños productores y empresarios deben tener las condiciones necesarias para producir de manera legal y transparente, regulados por el Estado para garantizar los derechos de los consumidores y consumidoras.  Los socialistas venezolanos, en la década de los 90 del siglo XX,  libramos la lucha contra la apertura neoliberal, que favoreció  la importación,  afectando negativa y estructuralmente al aparato productivo nacional.

De igual manera, son verificables los esfuerzos y logros del gobierno Bolivariano del Comandante Chávez por refundar un sistema de producción nacional. Esa es la verdad histórica, frente a la mentira, la omisión y la manipulación ideológica y de cifras.

7. Luchar por una nueva ética en el manejo de lo público, una sociedad basada en una cultura del trabajo digno; en los valores  de la honestidad, de la solidaridad, del reconocimiento a nuestra diversidad cultural, a nuestro patrimonio ambiental.

Por esos principios, por esas causas han caído en la lucha miles de jóvenes, estudiantes, campesinos, campesinas,  obreros, obreras, maestros, maestras, militares patriotas y el pueblo en general. Lo revolucionarios y revolucionarias de este tiempo no tenemos opción que seguir luchando por ese camino histórico, que es el camino del pueblo, el camino de Chávez.

No habrá chantaje, intimidación, calumnia o amenaza de propios o extraños que nos aparte del camino: ¡Luchar junto al pueblo, por la Revolución!

]]>
<![CDATA[Zulia Tercer Milenio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Zulia-Tercer-Milenio-20190611-0119.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Zulia-Tercer-Milenio-20190611-0119.html Con el título de este artículo, se designó a finales de los años 90, el resultado de un trabajo de varios meses de planificación, debates intensos y asesoría de técnicos de los diversos niveles de gobierno, academias, alcaldías y las organizaciones populares de entonces, concretándose en uno de los planes prospectivos más completos que se hayan realizado en nuestra región.

El objetivo fundamental, tener una ruta clara para impulsar la verdadera defensa de los auténticos intereses del Zulia para su desarrollo y  máximo aprovechamiento de sus potencialidades.

De este trabajo salió como tema inmediato, la urgencia de lograr recursos para el desarrollo regional, y en conjunto con todas las fuerzas políticas, sumando otros liderazgos de las provincias, logramos la aprobación de la Ley de Asignaciones Económicas Especiales. Dicha ley se mantuvo en la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 y  sólo se diluyó, cuando gobernantes de turno la distrajeron con propósitos de lucha política, distintos a los que llevaron a su creación y aprovechamiento.

El plan comprendido y apoyado por el Comandante Chávez que buscó desarrollar el “Eje Occidental”, detallaba una serie de  proyectos  en áreas  como la recuperación del Lago de, el puerto en Aguas Exteriores del Lago para el manejo de cargas diversas, el desarrollo de la navegación con naves adecuadas a sus profundidades,  el puerto gabarrero de Encontrados y la vía alterna al cruce del lago con vía férrea incorporada.

Al salir del gobierno en el año 2000, dejamos en plena ejecución estos planteamientos. Además de las obras que el Zulia recuerda de este primer período:  el Hospital de Especialidades Pediátricas, Área de Consulta Externa del Hospital Central, Distribuidor Humberto Fernández Moran, adecuación del Aeropuerto Nacional y construcción del Aeropuerto Internacional La Chinita,  entre otras. Muchos nombres de este trabajo común, esenciales como Luis Soto Luzardo, Roger Navas y Adalberto Zambrano, amantes fieles y perseverantes del Zulia.

]]>
<![CDATA[No es Maduro, es el crimen globalizado]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-es-Maduro-es-el-crimen-globalizado-20190611-0109.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-es-Maduro-es-el-crimen-globalizado-20190611-0109.html A Hugo Chávez, locuaz, encantador de serpientes, con formación castrense y liderazgo indiscutible, lo echan del poder sus compañeros militares y el pueblo embravecido, en 2002. Cosa distinta es que las ambiciones dieran al traste con el logro alcanzado.

A Nicolás Maduro, charlatán, iletrado, mofletudo, sindicalista de baja ralea, no le mueve el piso la OEA, el Grupo de Lima, USA, Colombia y Brasil, menos la ONU y los europeos con su grupo de contacto, que prefieren deshojar la margarita mientras los primeros avanzan y retroceden con sus amenazas. Venezuela, así, agoniza en un hospital para políticos cuyos galenos no se dan por enterados y para curarse en salud acusan de desunión a los hijos del paciente.

Me pregunto si tienen dudas sobre lo estético. De allí la tarea encomendada a los noruegos: ¿Qué maquillaje llevará el cadáver, qué vestido endosará, qué ceremonia de inhumación se le contrata para que los deudos superen la penosa impresión y quede atrás el recuerdo de la grave enfermedad que le gana la tumba?

Mike Pompeo confiesa lo difícil que le resulta mantener unida a la oposición venezolana. El Grupo de Lima vuelve sobre su guion abandonado. Apunta al “creciente involucramiento del régimen ilegítimo de Maduro en distintas formas de corrupción, narcotráfico y delincuencia organizada transnacional que implica a sus familiares y testaferros”; pero al término demanda de los causahabientes en litigio carguen con el féretro si quieren que el testamento les favorezca: “a través de una solución política y pacífica conducida por los propios venezolanos”.

Un amigo estimado, a la sazón, conversa con el país sobre la experiencia de Chile, y considera con seriedad el consejo de otros dos amigos suyos: “Fue un error pedir la salida de Pinochet antes de negociar con él”. “Cuando dos elefantes se enfrentan, el que sufre es el pasto”. “La transición ocurre cuando se impone la negociación para salvar al país”, es el mensaje.

La incoherencia de las narrativas, las dudas de la diplomacia diletante, el juego disperso, son fuentes de disolución o, mejor, excusas ante lo fatal.  ¡Y es que hasta en los ejercicios académicos que se realizan respecto de lo venezolano – yo mismo trazo páginas, dejo libros que nadie lee sobre las falencias de la democracia, acerca de las transiciones, sobre la necesidad de una nueva teoría normativa democrática – se obvia, ¿interesadamente?, la realidad cruda y muda: Estamos secuestrados los venezolanos, algunos cooptados, por la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana (ECCB).

Farah y Yates (IBI/National Defense University, 2019), explican que se trata de “un consorcio de estados criminales y actores no estatales que trabajan en concierto con objetivos compartidos”, a saber, sostener en pie la casa matriz – el Estado de Venezuela - que les sirve de paraguas y purifica, a través de sus mecanismos, todos los delitos que ejecutan.

Augusto Pinochet era un violador contumaz de derechos humanos. Le podemos llamar fascista o feroz anticomunista, pero ni él ni la Fuerza Armada chilena conformaban un cártel de hampones comunes transnacionalizados.

Venezuela, Estado criminal, “es una estructura única, construida con la participación directa del Estado, actuando en forma criminal, y operando a través de múltiples esferas económicas y jurisdicciones policiales. Esta acción criminal cuenta con apoyo de entidades estatales, negocios ilícitos y grupos criminales organizados. El resultado es una compleja operación criminal que socava el estado de derecho, la gobernanza democrática y las alianzas … en el hemisferio occidental”.

Se trata de algo desdoroso pero inédito. Es propio del tiempo que corre y lo facilitan las autopistas de lo global. Es la banalización del mal absoluto, lo que es más grave, es la cultura de la relativización humana, la política y hasta la familiar. No por azar surgen los “bolichicos”.

A los venezolanos, desdentados y macilentos como nos encontramos, desde Oslo, probablemente nos llegue la hora de superar la humillación de las bolsas CLAP. Es posible que se nos imponga con otra etapa de bienestar, merecida, que clama al cielo, pero ¿a costa de no desafiar al crimen globalizado y a su red de cómplices?

La Empresa, es verdad, encarcela a López, a Ledezma, a Simonovis, inhabilita a María Corina, secuestra a Marrero y a Zambrano, asesina a Fernando Albán, tortura a militares en las mazmorras de la DGCIM, deja a la vera, con un disparo en el cráneo, al Mayor Jesús García. Su jefe inmediato la ha traicionado, el 30 de abril.

]]>
<![CDATA[¡Elecciones libres y justas!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-libres-y-justas-20190611-0107.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-libres-y-justas-20190611-0107.html Se ha consumado lo que las voces en el desierto veníamos predicando. Otro final hubiese sido una sorpresa. Han pasado veinte años de un libreto que se repite constantemente en el que el régimen gubernamental venezolano, asesorado por el régimen cubano con su experiencia de mas de sesenta años en el poder, aprendió a usar los sentimientos de odio y división como armas políticas para penetrar las sociedades y dominarlas. Práctica aprendida del comunismo de la Unión Soviética que, a pesar de haber fracasado en los años ochenta, hoy junto al modelo chino vuelven a ser una referencia mundial.

La estrategia de odio y confrontación lamentablemente también penetró nuestra dirigencia política opositora, encargada de develarla y enfrentarla, sucumbió a la tentación de alcanzar el poder con las mismas armas que las usadas por su enemigo, incomprensiblemente contrario a los valores democráticos que representan o que dicen representar, frente a un régimen carente de estas.

Sorprende más aún que hayan seleccionado la estrategia del “todo o nada” sobre la base de la confrontación y odio, siendo estas armas políticas de un régimen que ellos mismos denuncian dictatorial. Es incomprensible que teniendo un historial de lucha de 20 años, con éxitos parciales o totales de obtención del poder a través de la unidad electoral, insistan en vías engañosas provocadas por el mismo régimen cuyo único resultado ha sido la oxigenación de este ultimo que siendo incapaz de ejercer un buen gobierno solo le queda el uso de estas artimañas para seguir en el poder.

Quien dice ser demócrata no puede actuar de manera distinta, así sea un camino largo este es el camino. Hacer lo contrario es traicionar los principios en los que se cree, lo que indefectiblemente terminara en fracaso, la democracia se construye con mas democracia y para eso es requisito indispensable el compromiso con ella, coquetear con soluciones distintas es peligroso y contraproducente. El arma de los demócratas es la consulta popular y más aún si se vive en dictadura.

Elecciones libres y justas es la única consigna que tiene un pueblo civilizado con aspiraciones a cambios en paz. Nada asusta más a un dictador que exigirle que se someta a la voluntad popular, por cientos de veces que este haga trampa, tarde o temprano caerá, así nos lo recuerda la historia una y otra vez, evidentemente siempre habrán otros factores que serán determinantes en la caída de estos regímenes totalitarios pero las condiciones solo son posibles crearlas a través de una sociedad civil que se organiza en torno a lo único que puede hacer que es el persistente reclamo unisonó de libertad y democracia. Otros caminos estarán plagados de muerte, sangre y destrucción, en donde habrán triunfos parciales pero nunca una victoria definitiva.

Estamos en un punto en donde todos debemos hacer esfuerzos por deslastrarnos de personalismos y sentarnos sin mezquindades a promover una única y sólida estrategia que obligue al régimen a ir a unas elecciones libres y justas como ya lo entendió los Estados Unidos. Ahora falta que lo internalice y asuma nuestra dirigencia política que debe ir más allá de los cuatro o cinco partidos que dicen ser los representantes de la oposición. Es aquí donde debe comenzar el cese de la usurpación, el nuevo frente opositor deberá ser abierto e incluyente y abogar por unas elecciones abiertas en donde todo ciudadano tenga derecho a participar, sin coacción, chantaje y sin el filtro manipulador de las cupulas partidistas, después de eso sabremos quiénes son los verdaderos líderes opositores, genuinos y legítimos representantes del poder popular capaces de derrotar un régimen antidemocrático y manipulador.

]]>
<![CDATA[Política: compleja e impredecible]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Politica-compleja-e-impredecible-20190607-0136.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Politica-compleja-e-impredecible-20190607-0136.html El entramado político en la lucha por el poder es cada vez más complejo. No se ve salida clara y lo que parece obvio o predecible el tiempo y las circunstancias lo postergan. Los pronosticadores de escenario recogen banderas y se escudan en variables subjetivas y de poca durabilidad. En la realidad multifacética de hoy, es menos riesgoso advertir tendencias y procesos dentro de los cuales se libran batallas y se someten a prueba estrategias. En la confrontación por el poder, como en el juego de ajedrez, tu jugada dependerá del movimiento de tu adversario; que no siempre es previsible. Es delicada la situación de hoy, donde no hay único sendero trazado. Bien lo dijo Guaidó parafraseando a Tromp “Todas las opciones están en estudio”. Los cambios de perspectivas y probabilidades se producen cada día. Tienen que ver con variables inestables y transitorias.

    Muchos actores en la escena nacional e internacional. Sigue vigente la afirmación de Tromp “Todas las opciones están sobre la mesa”. Porque esa es la realidad. Se transitan múltiples caminos y en cada uno se dan batallas; unas se ganan otras se pierden. La meta debe ser ganar la batalla final. Lo seguro es que estamos en la pelea, sin ambages ni ambigüedades. Dando la pelea en todos los frentes, con raigambre y coraje. No hay que amainar la presencia en la calle, tampoco darle espacio a la desilusión, ni vivir con la desesperanza. La lucha es dura, no estamos solos. La pasión que pongamos en cada acto abona a una victoria cada vez más viable. El gobierno de Maduro está pasando las verdes. No obstante, su pantomima de superioridad y dominio. Aprovechemos su tambaleo y intensifiquemos nuestros esfuerzos. La libertad, como la democracia, se gana todos los días en las particularidades de la lucha; así nos parezcan bizantinas.

     Como lo expresan estudios de opinión pública, en la carrera presidencial, Guaido mantiene su popularidad y aceptación (entre el 70% y el 80%. Mientras, Maduro posee un respaldo entre el 12% y el 15%. Esta es de las razones por las cuales no veo posibilidad de nuevas elecciones. Maduro pudiera hasta suspender su propuesta de adelantar las elecciones para la AN. ¿Tiene chance Maduro de ganarlas? A no sea que cuente con un CNE controlado y tramposo. Está muy mal en popularidad. Por  eso será que el Grupo de Contacto, el de Lima, Estados Unidos y países Europeos, que reconocen a Guaidó como presidente encargado, conocedores de estas encuestas, proponen elecciones libres y nuevo CNE. Las sanciones, la corrupción a todos los niveles y la devastadora ineficacia en la administración pública, junto a la baja popularidad, tienen acorralado al gobierno, que busca nuevos aires, con un pregonado cambio. La crisis socioeconómica e institucional sobrepasó la capacidad del gobierno y generó un  terrible estado de ingobernabilidad.

Alternativas para el cambio

      En el portafolio de escenarios  y tendencias para el reemplazo del régimen, destacan aquellas que la población le ve mayor pertinencia. Diálogos y negociación para elecciones generales, golpe de Estado, explosión social, invasión militar desde el extranjero o acuerdo para designar un gobierno de transición. La mayoría de las personas se encuentran fuera de la influencia directa de los partidos. Esto esta tan complicado que aliados internacionales de Guaidó, dialogaran con quienes apoyan a Maduro para salir de él. Mientras, Rusia y China llaman a Diálogo y rechazan intervención. Por su parte Pompeo duda de la unidad de la oposición y dice “Unos 40 opositores aspiran sustituir a Maduro”. La lucha tiene rasgos de una epopeya suramericana que hará historia en los anales de la vida de este continente. 

]]>
<![CDATA[En democracia y sin miedo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-democracia-y-sin-miedo--20190607-0121.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-democracia-y-sin-miedo--20190607-0121.html La severa crisis multidimensional que estamos viviendo, sufriendo, confrontando y/o cuestionando nos conduce obligatoriamente a la reflexión, a la evaluación crítica y al debate sobre la libertad de expresión, la disidencia y la democracia.

Imposible  no citar a Hugo Chávez, quien en 2012 expresaba “No le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta”.  Más aun -cuando reconocida la urgente necesidad de diálogo entre Gobierno y oposición-  se han realizado en Oslo tres jornadas de trabajo.

En paralelo a estas reuniones cupulares entre actores políticos, emerge desde la sociedad la necesidad de reencontrarse en espacios plurales dialogantes, con miras a  ejercer el derecho a la reflexión, al debate y a la expresión formal de desacuerdos; el derecho a la evaluación tanto crítica como autocrítica y,   por supuesto, a la participación activa y respetuosa en la búsqueda de soluciones. Deberá ser un espacio que se opone a la exclusión y  marginalización del otro, del diferente, del adversario. Deberá ser un ejercicio de ciudadanía libre, democrática, responsable y critica; de promoción de valores tales como tolerancia,  solidaridad, cooperación, justicia;  de  reconocimiento del otro y de respeto a las diferencias.  En resumen,  de convivencia  democrática.

Un espacio ciudadano “crítico-disidente, en la procura de un legítimo pacto de convivencia camino a la paz.

La  disidencia implica un desacuerdo o distancia de un poder o autoridad política. Suerte de búsqueda de otras vías o espacios de legitimidad que no implican necesariamente  entrar en conflicto directo ni traición a la democracia. Entendemos la disidencia como un derecho de toda sociedad democrática y ello implica escuchar y respetar las críticas y las voces disidentes.  Por ello es urgente y obligatorio desechar y exorcizar el estigma que pesa sobre la disidencia y el o la disidente.

Tanto la crítica, como el debate y la expresión formal de desacuerdos;   las posturas disidentes, la disidencia  como tal y el ejercicio del derecho a disentir, constituyen, sin lugar a dudas,  espacios de legitimidad  y compromiso democrático que es necesario reconocer, preservar y defender.

Sin miedo  la crítica y a la disidencia en democracia.

]]>
<![CDATA[Es por esto que Estados Unidos está persiguiendo a Julian Assange]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-por-esto-que-Estados-Unidos-esta-persiguiendo-a-Julian-Assange-20190607-0125.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-por-esto-que-Estados-Unidos-esta-persiguiendo-a-Julian-Assange-20190607-0125.html Hace una década estuve en Kabul cuando Wikileaks publicó un tramo masivo de documentos del Gobierno de los Estados Unidos sobre los conflictos en Afganistán, Irak y Yemen. El día del lanzamiento yo estaba organizando por teléfono con un funcionario estadounidense una reunión informativa no formal. En el curso de nuestra conversación, le conté de lo que me acababa de enterar por los cables de noticias.

Él se mostró muy interesado y me preguntó qué se sabía sobre el grado de clasificación de los archivos. Cuando le dije, dijo en tono aliviado: "entonces no son secretos reales".

Cuando nos encontramos más tarde en mi hotel, le pregunté por qué rechazaba las revelaciones que causaban tanto alboroto en el mundo. Explicó que el Gobierno de los Estados Unidos no era tan ingenuo como para no darse cuenta de que hacer que estos documentos estuvieran disponibles para una amplia gama de funcionarios civiles y militares significaba que era probable que se filtraran. Cualquier información realmente dañina para la seguridad de los Estados Unidos habría sido eliminada.

En cualquier caso, dijo: "No vamos a aprender los secretos más grandes de WikiLeaks porque estos ya han sido filtrados por la Casa Blanca, el Pentágono o el Departamento de Estado".

Encontré su argumento persuasivo y más tarde escribí un artículo diciendo que los secretos de Wikileaks no eran tan secretos.

Sin embargo, el amable funcionario estadounidense y yo éramos ingenuos, ya que olvidábamos que el verdadero propósito del secreto de Estado es permitir que los gobiernos establezcan su propia versión de la verdad, interesada y a menudo mendaz, mediante la selección cuidadosa de "hechos" para ser transmitida al público. Se sienten enfurecidos por cualquier revelación de lo que realmente es o por cualquier fuente alternativa de información. Tales amenazas a su control de la agenda de noticias debe ser suprimidas cuando sea posible y, donde no lo consiguen, los responsables deben ser perseguidos y castigados.

Hemos tenido dos buenos ejemplos de hasta dónde un gobierno, en este caso el de los Estados Unidos, irá para proteger su propia versión contaminada de los eventos. El primero es la acusación al fundador de Wikileaks, Julian Assange, en virtud de la Ley de espionaje por filtrar 750.000 documentos confidenciales militares y diplomáticos en 2010.

El segundo ejemplo ha ocurrido en los últimos días. Es posible que los medios internacionales no siempre se hayan cubierto de gloria informando sobre la guerra en Yemen, pero hay periodistas valientes y organizaciones de noticias que han hecho precisamente eso. Uno de ellos es el reportero yemení Maad al-Zikry que, junto con Maggie Michael y Nariman El-Mofty, es parte de un equipo de Associated Press (AP) que ganó el premio internacional Pulitzer de este año por su excelente cobertura sobre el terreno de la guerra de Yemen. Sus historias incluían revelaciones sobre los ataques con aviones no tripulados estadounidenses en Yemen y sobre las prisiones mantenidas allí por los Emiratos Árabes Unidos (EAU). 

Al Gobierno de los Estados Unidos claramente no le gustó este tipo de periodismo crítico. Cuando el Pulitzer fue otorgado el martes pasado en Nueva York, Zikry no estaba allí porque le habían negado una visa para ingresar a los Estados Unidos. Ya no hay embajada de EE.UU. en la capital yemení, Sanaa, pero hace dos meses se dirigió a la embajada de los EE.UU. en El Cairo, donde su solicitud de visa, aunque con el respaldo total de AP y muchas otras instituciones prestigiosas, fue rechazada.

Después de que AP ejerciera más presión, Zikry hizo una segunda solicitud de visa y esta vez fue visto por un consejero en la embajada. Se pregunta a sí mismo: "¿Piensa la embajada de los Estados Unidos que un periodista de investigación yemení que hace informes para AP es un terrorista? ¿Estás diciendo que soy un terrorista?

El consejero dijo que "trabajarían" con su visa o, en otras palabras, que preguntarían a los poderes en Washington qué hacer. "Entonces, esperé y esperé, y esperé", dice. "Y hasta ahora no oí nada de ellos".

Por supuesto, Washington es totalmente capaz de desechar cualquier prohibición de otorgar una visa a un yemení en un caso como este, pero decidió no hacerlo.

¿Se puede comparar lo que hicieron Assange y Wikileaks en 2010 con lo que hicieron Zikry y AP en 2019? Algunos comentaristas, para su vergüenza, afirman que la búsqueda de Assange y su encarcelamiento actual en espera de una posible extradición a los Estados Unidos o Suecia no tiene nada que ver con la libertad de expresión.

De hecho, estaba haciendo lo que todo periodista debía hacer y lo hacía con mucho éxito.

Tomemos a Yemen como un ejemplo de esto. Es una historia de gran importancia actual porque en los últimos días altos funcionarios estadounidenses han denunciado a Irán por presuntamente dirigir y armar a los rebeldes hutíes que luchan contra las fuerzas saudíes y respaldadas por los Emiratos Árabes Unidos. La acción de estos supuestos representantes iraníes podría ser un casus belli en el enfrentamiento entre los Estados Unidos e Irán.

El secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo, dice que Irán ha proporcionado a los hutíes "el sistema de misiles, el hardware y la capacidad militar" que han adquirido.

El asesor de seguridad nacional, John Bolton, dijo el miércoles que Irán arriesgó una "respuesta muy fuerte" de los Estados Unidos por, entre otras cosas, los ataques con aviones no tripulados por parte de los hutíes en Arabia Saudita de los que responsabiliza a los iraníes.

Estas acusaciones de los Estados Unidos, Arabia Saudita y quien sea su aliado yemení del día en que los hutíes son títeres de Irán armados con armas suministradas por Irán tienen una larga historia. Pero, ¿qué sabemos de lo que Washington realmente piensa de estas acusaciones que no han variado mucho con los años?

Aquí es donde Wikileaks viene al rescate.

La embajada de Estados Unidos en Saná puede cerrarse hoy, pero se abrió el 9 de diciembre de 2009 cuando el embajador de Estados Unidos, Stephen Seche, envió un informe detallado al Departamento de Estado titulado: “¿Quiénes son los hutíes? ¿Cómo están luchando?”. Citando numerosas fuentes, se sabe que los hutíes“obtienen sus armas del mercado negro yemení” y por acuerdos corruptos con los comandantes militares del Gobierno. Un oficial de inteligencia yemení de alto rango dice: "Los iraníes no están armando a los hutíes. Las armas que usan son yemeníes". Otro funcionario de alto rango dice que el ejército antihutí" encubre sus fallas diciendo que las armas [de los hutíes] provienen de Irán".

Expertos yemeníes en el conflicto dicen que la adquisición de armas por parte de los hutíes hoy en día tiene poco que ver con Irán. Yemen siempre ha tenido un floreciente mercado negro de armas donde se pueden obtener armas, grandes y pequeñas, si el dinero es legal. Las fuerzas antihutí, generosamente suministradas por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, están felices de obtener ganancias vendiendo armas a los hutíes o a cualquier otra persona.

En un período anterior, el estudio de la embajada cita "informes delicados", presumiblemente de la CIA u otra organización de inteligencia, diciendo que los extremistas de Somalia, que querían los cohetes Katyusha, simplemente habían cruzado el Mar Rojo y los habían comprado en el mercado negro yemení.

Por revelar información importante sobre la guerra de Yemen, en la que murieron al menos 70,000 personas, es la razón por la que el Gobierno de los Estados Unidos está persiguiendo a Assange y Zikry.

El desafiante periodista yemení dice que "una de las razones clave por las cuales esta tierra está en esa condición trágica tan empobrecida que ha alcanzado hoy es por el castigo masivo de Yemen por parte de la administración estadounidense". Esto es demostrablemente cierto, pero sin duda alguien en Washington lo considera un secreto.

]]>
<![CDATA[“…rasgar un instante la tiniebla, fulgurar apenassobre el abismo y tornar a perderme en el vacío”, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/rasgar-un-instante-la-tiniebla-fulgurar-apenassobre-el-abismo-y-tornar-a-perderme-en-el-vacio-por-Rafael-Ramirez-20190608-0060.html http://www.panorama.com.ve//opinion/rasgar-un-instante-la-tiniebla-fulgurar-apenassobre-el-abismo-y-tornar-a-perderme-en-el-vacio-por-Rafael-Ramirez-20190608-0060.html Más allá de la polémica existente sobre la autoría de la hermosa carta atribuida al Libertador Simón Bolívar a su prima Fanny du Villar pocos días antes de su muerte, quisiera darla como cierta y extraer de su contenido estas líneas que, sin lugar a dudas, han sido escritas por un corazón bolivariano, y que hemos asimilado en el alma desde que la leímos por primera vez en la obra del Chino Valera Mora hasta escucharla declamada de memoria por el presidente Chávez, una y otra vez, siempre conmovido por la épica y vida del Padre de la Patria.

Estas líneas resumen la tragedia bolivariana de entonces, tras la muerte del Libertador y premonitoriamente la de ahora, doscientos años después, con la muerte del presidente Chávez.

El Chavismo se pierde en el abismo, sepultado por el madurismo que se yergue sobre las ruinas del proyecto bolivariano y de la patria toda. Aquí fue derrotada la V República y muchos todavía no se dan o no se quieren dar cuenta de ello, comenzando por el mismo PSUV, el que debería ser garante del curso revolucionario y sin embargo decidió hacer “lo que maduro diga”.

Esto que tenemos en el país dista mucho de ser una revolución, ni siquiera puede decirse que sea un gobierno progresista, ni popular, ni nacionalista y mucho menos que sea chavista, ni socialista. Tampoco puede catalogarse como un buen gobierno de centro, socialdemócrata. Nada que pueda apoyarse y a lo que se le pueda seguir dando tiempo: es un gobierno de élites, muy autoritario y represivo, profundamente incapaz, que ha barrido con el legado del Presidente Chávez. Han desmantelado nuestras Instituciones y conquistas económico-sociales para imponer, con violencia, un modelo económico que ha arruinado al país, tal y como lo demostramos con base en los mismos números del BCV. Sustentándose en la expoliación de nuestros recursos naturales, ha hecho al país más dependiente y sumido a nuestro pueblo en la miseria más espantosa, como nunca antes se había visto en el país. Este gobierno ha hecho retroceder a nuestro país a posiciones de subdesarrollo y pobreza que nos ubican a la cola del mundo, sin posibilidad alguna, siquiera de garantizar la supervivencia de su población, mucho menos de su desarrollo.

El último reporte de Agencia para Refugiados de las Naciones Unidas, la UNHCR y la OIM, la Organización Internacional para la Migración, indicaron en su último reporte que desde finales de 2015 a la fecha han salido del país cuatro millones (4.000.000) de venezolanos, en solo siete meses, desde noviembre 2018 a la fecha han salido del país un millón de venezolanos. La mayoría sale hacia Colombia (1,3 millones), Perú (768 mil), Chile (288 mil), Ecuador (263 mil), Brasil (168 mil), Argentina (130 mil), el resto hacia México, Centroamérica, el Caribe, EEUU y España, fundamentalmente.

Venezuela es hoy día un país en el que no se puede vivir. , del que sus jóvenes escapan, las familias se separan, y van quedando los ancianos y los niños. Lo hemos denunciado, hemos dicho “no te vayas”, hemos denunciado el paso de los Andes, como el éxodo de un pueblo traicionado. Al madurismo sigue sin importarle. Usan la tragedia como propaganda cada vez que logran que algunos pocos vuelvan al país. Es el país del ministro de la manipulación y la mentira. Tratar de evadir la realidad en el mundo del twitter y sus “tendencias”.

Por otra parte, en su último informe, la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia, la UNICEF, señala que “alrededor de 3,2 millones de niños, es decir, 1 de cada 3, necesitan asistencia humanitaria” y señala que “la mortalidad infantil aumentó en un 50% entre 2014 y 2017”. Además, reconoce los cientos de casos de enfermedades como la difteria y el sarampión, prácticamente erradicadas en Venezuela antes de Maduro, que atacan a nuestros niños. Estos números, que no encontraremos en ningún boletín del Ministerio de Salud, porque el gobierno ha prohibido emitir cualquier tipo de estadística, son una denuncia de la negligencia criminal del gobierno. Esto no se le puede achacar a ningún tipo de “bloqueo”, sobre todo cuando toda su dirigencia está obesa y hace innumerables transacciones de todo tipo con el petróleo y el oro de todos los venezolanos, incluyendo esos niños.

Si a esto le sumamos las absurdas muertes de los niños con enfermedades de alto riesgo por no poder realizarse un trasplante de médula ósea, tratamientos que anteriormente realizábamos a través de la Fundación Simón Bolívar en CITGO y de los Convenios de PDVSA con Argentina e Italia, se demuestra claramente el absoluto desprecio por la vida de los más débiles, por parte de un gobierno que, simultáneamente, ordena gastar 50 millones de euros en uniformes militares.

Hoy día Venezuela es un país donde mueren sus niños, su futuro, lo más hermoso de la sociedad. Esto es una tragedia y una denuncia al mundo de la crueldad del gobierno, tal como lo indicamos en alguna oportunidad el madurismo, cual Herodes, acaba con los sueños de la Patria. ¡Qué diría Chávez de la tragedia que están viviendo sus niños de la patria!

Nada de esto resulta heroico: no hubo una Gran Guerra Patria, o una guerra contra el colonialismo, ni se combatió una invasión, ni hubo una guerra de liberación nacional, ni siquiera una revolución armada. Nada de esto se justifica.

El Chavismo le entregó al madurismo un país en marcha, una PDVSA fuerte, una producción de 3 millones de barriles día de petróleo, una economía en crecimiento, programas sociales en marcha, un país donde había gasolina, gas, electricidad, agua, comida; un salario mínimo mensual de 455 dólares, derechos laborales, prestaciones sociales; un pueblo movilizado, digno, orgulloso, solidario, alegre.

Nada de esto es por una causa suprema, al contrario, todos los días entregan la patria: entregan el petróleo, el gas, el Arco Minero, cedieron el Esequibo; entregan nuestros recursos minerales para que los privados, nacionales o extranjeros, saqueen el país. En todas partes se viola la ley, se destruye el ambiente, los derechos de los indígenas, de los campesinos, de los trabajadores.

Es inexcusable que algún revolucionario o bolivariano, y mucho menos que algún Chavista, civil o militar, apoye este desastre. Apoye este gobierno tiránico y anti popular ¿Qué cálculo político puede estar por encima de los principios e ideales? ¿Qué cálculo económico puede valer más que la soberanía del país y el bienestar del pueblo? ¿Cómo es posible que movimientos o partidos que se llaman revolucionarios, de izquierda, guarden silencio?

El llamado a la unidad, a la disciplina, conlleva a una pregunta inmediata: ¿la unidad boba? ¿la unidad para qué? ¿para seguir destruyendo el país y entregando la Patria? ¿Cuál disciplina es esa: la del silencio, la del miedo? ¿Acaso maduro es el dueño de este país? ¿Acaso esto es una monarquía, donde la familia real hace lo que le da la gana?

¿Que no queremos que la extrema derecha tome el poder? ¿Que nos invadan e intervengan? Nadie lo quiere y no lo permitiremos. Por ello mismo hay que salir de maduro urgentemente. Ha debilitado tanto la Patria, que la ha puesto en bandeja de plata para la extrema derecha y los intereses extranjeros. El gobierno ha demostrado no ser capaz de dirigir el país, ni proteger al pueblo. No tiene ni las ideas claras, ni la mínima noción de la magnitud del problema que confrontamos, de los peligros que nos acechan, los inmensos desafíos que tenemos hacia el futuro.

El gobierno no tiene razón alguna, nada por lo que valga la pena luchar, no emociona a nadie. Ha construido con recursos del Estado, extraídos en operaciones cambiarias fraudulentas de la Tesorería de la nación, del ministerio de Finanzas y PDVSA, toda una red de manipulación y mentiras, que impone un frío silencio a la realidad y solo repite una y otra vez las excusas y las consignas sin contenido alguno, sin dar una idea. Solo es lo que maduro diga y ya.

El madurismo ha impuesto el miedo en el país. Nadie habla, nadie se atreve. Algunos altos funcionarios, quienes después de tanto, finalmente se atreven a hacer tímidas cartas de renuncia a su puesto en el gobierno, son despachados con desprecio en acto público. Otros, cuadros de muchos años de experiencia política, guardan silencio, pasan agachados, se esconden en la silla, se refugian en su cargo.

Esto no tiene nada que ver con una revolución liberadora, participativa, protagónica, obrera, popular. Nada de eso. Nadie habla, nadie reclama, nadie se expresa. A los obreros los botan y ya. Les suspenden el sueldo, se los lleva el Sebin o el Digcim a los campesinos los matan los nuevos terratenientes, a los pobres en los barrios los mata el FAES o cualquier otro grupo paramilitar del madurismo.

¿Cómo es posible que personalidades o movimientos otrora defensores de los Derechos Humanos no digan nada de esto; de los presos comunes que mueren calcinados en su celda, del opositor que se despachan con un cohete o que cae de un décimo piso, o de los cientos de prisioneros-secuestrados políticos del Chavismo y la oposición, civiles o militares?

¿Saben qué? El daño que le ha hecho el madurismo a la causa del socialismo es profundo. El daño que le ha hecho al Chavismo y al mismo presidente Chávez es todavía indeterminado, pero ha sido una segunda muerte para el Comandante. Lo sabremos en la próxima oportunidad en que el pueblo se pueda expresar libremente.

maduro podrá seguir ganando tiempo, negociando, entregando la patria y jugando al twiteer, pero le ha propinado una derrota estratégica a Chávez y la revolución.

El madurismo, esa extraña y frágil amalgama de personajes que no son, ni nunca han sido revolucionarios, ni chavistas; ese grupo variopinto de oportunistas, arribistas, empresarios, militares de derecha, resentidos en contra del Comandante Chávez, gente a la que él hizo a un lado en su momento, gente que incluso lo adversó abiertamente, quedará en el basurero de la historia como responsables de esta tragedia.

Sin embargo ese momento en que el Comandante Chávez, como indica la frase atribuida a Bolívar, pudo “… rasgar un instante la tiniebla, fulgurar apenas sobre el abismo, …” está allí en el corazón del pueblo humilde, hoy fuera de la Patria o nuevamente sepultado en las catacumbas. El campo Chavista, Bolivariano, revolucionario, debe recomponerse, reagruparse. Volver a Chávez, al pueblo, al socialismo, sin dobleces, sin excusas.

Nosotros, hombres y mujeres del pueblo, militantes de la Esperanza, de la Patria, seguiremos dando la batalla, la pelea por el futuro, con todos aquellos a los que les duela Venezuela, estos niños, los que aún sean capaces de indignarse ante la injusticia, de pensar, por encima de todo, en el ser humano y el derecho de vivir bien, a vivir en paz.

]]>
<![CDATA[La batalla del pueblo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-La-batalla-del-pueblo-20190607-0135.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-La-batalla-del-pueblo-20190607-0135.html En la Comuna Socialista Altos de Lidice, en Caracas, una vanguardia popular libra la batalla cotidiana con esfuerzo propio, con creatividad, con constancia. Hacen el trabajo político para constituir sus órganos de gobierno, el próximo 8 de junio de este año 2019 eligen el parlamento comunal, de manera secreta, directa y universal; tienen constituida y funcionando una empresa de propiedad social comunal para el mantenimiento de la infraestructura de servicios y el reciclaje de desechos sólidos; la brigada de producción de alimentos ya inició los procesos de siembra; el comité de salud tomó peso y talla a todos los niños, niñas, adultos y adultas mayores de la comunidad para identificar los casos de desnutrición y priorizarlos en la distribución de alimentos, están próximos a abrir la Farmacia Comunal y atender a los pacientes de los Módulos de Salud, existentes en la Comuna, con medicamentos donados por diversas instituciones. La Escuela está integrada a la Comuna mediante los procesos de formación cultura, deporte y en la brigada infantil de comunicación. Son apenas algunos de los proyectos en marcha que desarrollan estos comuneros y comuneras.

El pueblo impulsa una resolución democrática, popular, protagónica y revolucionaria del conflicto.

Conceptos como la autogestión, producción endógena, propiedad social, contraloría social, democracia protagónica, Poder Popular no son meras consignas, son los instrumentos de la lucha diaria que libran estos comuneros y comuneras contra mil obstáculos y mil dificultades. Están empeñados en ser gobierno real ya que como ellos y ellas reivindican, la Comuna no es un movimiento social más, la Comuna es el territorio donde el pueblo se hace gobierno. Concepto profundamente Chavista, defendido a capa y espada por estos compañeros y compañeras, la mayoría jóvenes y mujeres.

Sin embargo, la batalla del pueblo, va más allá de las vanguardias organizadas, la libran los pequeños y pequeñas productoras empeñados en sembrar hasta con las uñas, para aprovechar las lluvias y producir alimentos; la están dando los trabajadores y trabajadoras contra la paralización de la producción y las suspensiones laborales, especies de despidos indirectos, que están aplicando grandes empresas en distintos estados; la libran los campesinos y campesinas del Hato Las Mercedes en Barinas que resistieron un intento de desalojo de sus tierras; la libran los y las pacientes en busca de los medicamentos que la agresión extranjera y los especuladores les niega; la dan las madres, jefas de hogar, para garantizar los alimentos básicos a su familia; la libran las educadoras y educadores que contra viento y marea logran llegar a sus aulas de clases “porque es un compromiso con sus estudiantes”, como me dijo una Maestra que iba subiendo a pie, cerro arriba, allá en Lidice.

Son infinitas las batallas que está librando el pueblo venezolano. Nuestro pueblo es más grande que está compleja coyuntura. El pueblo venezolano es como un cuero seco, si lo pisan por un lado por el otro se levanta, como le cantaba Alí Primera.

Que nadie se equivoque, no confundan conciencia y paciencia con sumisión. El pueblo no se deja imponer un presidente de facto bajo la amenaza extranjera; pero tampoco está dispuesto a renunciar a sus derechos conquistados en revolución. Por eso pelea, por eso protesta, por eso se organiza y moviliza.

En esa batalla de todos los días, el pueblo va sumando fuerzas para un escenario de resolución democrática, popular, protagónica y revolucionaria del actual conflicto político.      

]]>
<![CDATA[¿Carácter suicida del gobierno actual?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Caracter-suicida-del-gobierno-actual-20190607-0137.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Caracter-suicida-del-gobierno-actual-20190607-0137.html Las prácticas políticas del actual gobierno están destruyendo las posibilidades de una gobernanza que traiga alguna mejoría para el pueblo y para los más desfavorecidos. No tiene ningún proyecto de nación y muestra comportamientos indignos del cargo que ocupa.

Cuando se cierran todas las puertas y un gobierno ya no ve ninguna salida para su supervivencia, la alternativa es el suicidio. Este puede ser físico o político. Con Vargas, fue físico: un tiro en el corazón. Con Jânio Quadros fue político, bajo el pretexto de una insoportable coacción de fuerzas ocultas. Con Collor también fue político, renunciando antes de la conclusión del impeachment. Con Bolsonaro puede ocurrir algo semejante, por reconocer a Brasil como ingobernable y por causa de la fortísima presión de las corporaciones. No lo evitarán las manifestaciones del día 26/5 ni el extraño pacto entre los tres poderes, donde el ministro Toffoli jamás debería estar.

Bolsonaro ha escogido el camino peor: la confrontación con el Congreso, con un grupo de partidos de orientación conservadora conocido como Centrão, con el Supremo Tribunal Federal (STF), con la prensa y con parte del ejército. Tal estrategia debilita toda su política. La salida sería abandonar la escena y tratar de salvarse a sí mismo y a sus familiares del alcance de la justicia.

Efectivamente, el gobierno Bolsonaro ha desmantelado los cuatro pilares básicos que sustentan una sociedad para que funcione mínimamente.

El primero, heredado de su antecesor, Michel Temer, acusado en varios procesos: la destrucción y completa precarización de las leyes laborales. Una nación vive del trabajo de las grandes mayorías trabajadoras que garantizan la vida y la continuidad de una nación. Concedió tantos privilegios a los patrones que los trabajadores han quedado en una situación similar a los inicios del capitalismo salvaje en Inglaterra, sin derechos garantizados y desarbolada la estructura sindical.

El segundo ha sido el desmantelamiento de los derechos fundamentales, penalizando especialmente a minorías como los LGBT, indígenas y quilombolas Las instituciones que los implementaban han sido en gran parte vaciadas.

El tercero es el ataque directo a la educación, a las escuelas, las universidades, la ciencia y a sus instituciones científico-técnicas. Se ha intentado implantar una “escuela sin partido” para dar lugar a la ideología del partido de gobierno de cariz conservador, ultraderechista, intolerante y fundamentalista. Bajo el cuestionable alegato de contingencia, pero en realidad como una especie de castigo a las críticas por parte de la inteligencia nacional y académica, se han hecho recortes sustanciales a toda la red de enseñanza superior y a los centros de investigación científica y tecnológica. Además, se ha deformado totalmente la preocupación por el medio ambiente para privilegiar al agronegocio, descuidando la preservación de la Amazonia y negando el calentamiento global por razones meramente ideológicas y de ignorancia supina.

El cuarto ha sido el dejar languidecer el Sistema Único de Salud (SUS), uno de los mayores programas mundiales de salud pública, con el propósito de privatizar gran parte del sistema de salud. Los recortes afectan a las farmacias populares y a los medicamentos gratuitos para distintas enfermedades como diabetes, VIH y otras.

Al frente de los ministerios han sido nombradas personas sin la más mínima calificación para el cargo, algunas bizarras, como la de los derechos humanos y de la mujer o incompetentes como las de educación, medio ambiente y relaciones exteriores.

Se tiene la sensación de que hay el propósito de conducir el país a moldes premodernos, congelar el parque industrial, uno de los más avanzados de los países en desarrollo, privatizar lo más posible todo de todo, hasta el punto de que el ministro de hacienda ha llegado a decir sin ningún pudor a inversores de Dallas que hasta el Palacio de Planalto, sede de la presidencia, podría ser privatizado y el Banco de Brasil fusionado con el Bank of America. Por último, se ha sometido al país a una recolonización, condenándolo a ser mero exportador de commodities, como socio agregado al proyecto de hegemonía mundial pretendido por EEUU. El presidente visitó aquel país y cumplió allí un rito de explícito vasallaje.

La consecuencia es que se condena al país a ser irrelevante. De seguir la política de recortes, una gran parte de la población podrá verse reducida a la condición de parias. Sabemos que Brasil es decisivo para el futuro ecológico-social de la vida y del planeta.

Un pueblo ignorante, porque se le niega una enseñanza de calidad y enfermo, por no cuidar de su salud, jamás conocerá un desarrollo sostenible ni podrá aportar una contribución importante a la humanidad.

Bolsonaro haría bien al país y al mundo si renunciase a la presidencia, para la cual confesó no tener vocación. Lo ideal, si tuviese un mínimo de generosidad y un poco de amor al pueblo, sería que lo hiciese por sí mismo antes de verse obligado a ello por el hundimiento total del suelo que lo sustenta.

]]>
<![CDATA[¿Patria o Matria?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Patria-o-Matria-20190605-0133.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Patria-o-Matria-20190605-0133.html  La tierra, esa tierra que pisamos y donde habitamos, es femenina. Es la Pacha Mama, de los indígenas, la Madre Tierra, que produce y sustenta la vida, que hace crecer las plantas y alimenta a todos los seres vivos. También  Patria es una palabra femenina, pero lamentablemente  está sobrecargada de una cultura patriarcal y machista, y la asociamos  a desfiles militares, armas, guerra, bandera. Por ello, hay que devolverle su feminidad y tal vez, como planteaba Miguel de Unamuno, ese gran humanista español,   deberíamos más bien comenzar a hablar de matria, derivado de madre, lugar donde nacimos y echamos nuestras raíces, que sugiere ternura, fraternidad, hogar,  bondad, convivencia. ¿Habría tantas guerras y tanto sufrimiento  en la historia humana si la tierra y, .en consecuencia la patria, se hubiesen experimentado maternalmente y no patriarcalmente? ¿O si los patriotismos no se hubieran convertido con demasiada frecuencia en nacionalismos machistas?

Yo sueño con el día en que en los parques y plazas se sustituyan las estatuas de los conquistadores y guerreros por madres dando a luz;  un día en que los héroes de las guerras sean sustituidos por las heroínas de la paz. Un  día en que se imponga en el mundo el concepto de matria y todos los hombres y mujeres  seamos una única familia, plural, diversa y fraternal.

El año pasado, con motivo del 70 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, un grupo de activistas de los derechos humanos lanzaron en España el movimiento Matria, en cuyo manifiesto afirman: Queremos otro mundo posible, un mundo donde quepan todos los mundos, un mundo nuevo: 1.- Que erradique toda forma de pobreza y las desigualdades entre el Norte y el Sur.  2.- Donde se cuide la casa común que es nuestro planeta y a todos los seres que lo habitan, haciendo de la lucha contra el colapso climático una prioridad. 3.- Donde la igualdad de mujeres y hombres sea real. 4.- Donde migrar sea un derecho, no existan víctimas de las fronteras y se acoja sin excusas a las personas refugiadas. 5.- En el que no haya cabida para ningún tipo de política, discurso o exclusión racista. 6.- Cuya economía sea social y solidaria, poniendo en el centro a las personas con una prosperidad compartida y el cuidado de los bienes comunes.7.- Donde esté garantizado un empleo que fomente la dignidad de la persona y  permita vivir y disfrutar la vida. 8.-Cuya base sea una educación universal, inclusiva e igualitaria, social y emocional, para hacer de jóvenes, niñas y niños sujetos de su propio desarrollo y protagonistas del futuro del planeta. 9.-Que active un nuevo modelo energético sostenible, renovable, descentralizado, democrático y en manos de las personas. 10.-Donde se exijan, se cumplan y se amplíen los Derechos Humanos y se avance hacia una Carta Universal de los Deberes Humanos. 11.- En el que sus gobiernos sean abiertos, plurales, horizontales desde la transparencia, la participación directa, la colaboración y la coherencia de políticas; una democracia real para una sociedad civil global. 12.- Que construya la revolución de la Fraternidad Global desde la creatividad, las culturas y la resistencia no violenta.

Y quiero terminar cantando con el brasileño Caetano Veloso: “La lengua es mi Patria / Y no tengo patria, tengo matria / Yo quiero fratria”

]]>
<![CDATA[Ganarle a los odios y acordar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ganarle-a-los-odios-y-acordar-20190605-0135.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ganarle-a-los-odios-y-acordar-20190605-0135.html Es bien sabido que cuando usted toma la decisión de sentarse a negociar algún plan, proyecto o postura, no lo perderá todo, pero tampoco lo ganará todo. Con esta regla básica presente,  se debe iniciar la conversación. Además, los manuales de negociación sugieren que usted debe ir sin complejos -ni vergüenza- por tener la disposición de consentir ciertas demandas de la otra parte.

Igualmente, se sabe que el adversario al cual nos enfrentamos, no lo representan lindos querubines, pero lamentablemente son los que controlan el poder real en el país y quienes atienden en el Palacio Presidencial, por lo cual, tenemos la obligación de ir a plantar cara con ellos. Siempre se menciona el siguiente ejemplo: Si a usted le tienen secuestrada a su madre, ¿no va a conversar con el secuestrador porque es un criminal y/o porque no le cae bien? Juzgue usted.

Trump se ha sentado con Kim Jong-un, Nixon lo hizo con los chinos y Obama con los iraníes. Además, Pinochet se quedó un tiempo después protegido e influyendo en algunos espacios políticos, a pesar de que salió derrotado, y no por ello, Aylwin y su gobierno -y los sucesivos-  no se dedicaron a desmontar la arquitectura dictatorial, al contrario, lograron –sistemáticamente- recuperar las instituciones democráticas, y hoy Chile ha sido el país más exitoso de Latinoamérica en este siglo.  Entonces, ¿cuál es el problema de que lleguemos a un acuerdo con Maduro y su camarilla?

Asimismo, se sabe que existe mucha sed de justicia –y venganza-  en nuestro país, pero con la lluvia de extremismos no llegaremos a la solución del conflicto político. La venganza no es el remedio. Satisfacer ese deseo de revanchismo o desquite, quizás nos demoremos 20 años más para resolver las múltiples crisis que vivimos, pero seguramente tendremos un país sobre escombros.

Francamente, no existe una sola alternativa para destrabar el juego político. En consecuencia, desgraciadamente, no nos ponemos de acuerdo, y los problemas cotidianos no cesan, mientras el debate ideológico estéril y los odios personales se afirman. Tal como están las cosas, no podemos cerrarnos a una opción para la solución, porque estaremos en un eterno debate que solo servirá para afianzar a Maduro en el poder. Solamente a modo de ejemplo, les dejo las siguientes preguntas que sirvan de alternativas para zanjar el conflicto:

a) ¿Qué tal si se convocan elecciones presidenciales sin Guaidó ni Maduro como candidatos?  b) ¿Qué tal si se realizan parlamentarias y presidenciales en una sola fecha? c) ¿Qué tal si se nombra una junta de gobierno con dos militares y tres civiles  (representando al chavismo, oposición e independientes) por un año y se llama a elecciones generales terminado ese lapso? d) ¿Qué tal si se constituye un gobierno de coalición y se llama a elecciones presidenciales en un año? e) ¿Qué tal si se convoca elecciones parlamentarias ahora, pero con el acuerdo de que se llame a elecciones presidenciales en 6 o 9 meses?

Todo lo anterior que implique elecciones, se realizaría con un nuevo CNE, observación internacional, voto en el exterior y todas las garantías electorales pertinentes. Las alternativas señaladas es una forma de ganarle al odio, a  las rencillas políticas y a las agendas personales que no permiten avanzar y tienen sufriendo –dramáticamente- a toda la población. Lleguemos a un acuerdo, por favor. En Islas de Toas lo imploran y en Güiria también.

]]>
<![CDATA[Colombia, ida y vuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Colombia-ida-y-vuela-20190605-0129.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Colombia-ida-y-vuela-20190605-0129.html “Yo también soy venezolana” me dijo bajito la cajera del supermercado bogotano, parada obligada cuando uno viaja para comprar esas cosas de consumo diario que ahora aquí escasean. Venezolano de Maturín era el mesonero del hotel y de Maracaibo el de la cafetería.

“Soy venezolano” empezaba el improvisado cartel escrito sobre cartón de una caja, del hombre que pedía en un semáforo de la avenida La Esperanza mientras acurrucados en la acera lo miraban su mujer y dos hijos pequeños.

Un joven desorientado que me mostró la dirección que buscaba, pidiendo información para llegar y luego, apenado, ayuda para pagar el transporte público para llegar hasta ella, resultó ser duaqueño y me mostró su credencial de primer teniente del Ejército. “Soy desertor –me dijo- allá hubo una rebelión”.

Por motivos personales viajé a Bogotá. En solo tres días vi un pedacito mínimo de los más de un millón y medio de venezolanos, algunos los calculan ya en dos millones que vive allá. Era treinta y siete mil en 2005.

No es raro que además de las muchas muestras de hospitalidad y solidaridad que han recibido, haya ya manifestaciones de xenofobia. Como un panfleto en Soacha, al Sur de Bogotá días atrás, llamando a la “limpieza social de venezolanos y viciosos” denunciado por el Centro de Investigación y Educación Popular vinculado a los jesuitas.

En El Tiempo un reportaje sobre la delincuencia en Ciudad Bolívar, sector popular bogotano, anota que ésta no puede atribuirse a nuestros connacionales, algunos de los cuales habrían entrado en contacto con los grupos antisociales de allí. En una conversación con un taxista, con ayuda del tráfico, tuve tiempo de explicarle nuestra visión de la realidad cuando atribuyó el aumento de la inseguridad a “los hermanos venezolanos”.

Dígame usted ¿Cómo hace uno para que no le duela? Honradamente, no hay derecho a que hayamos llegado a esto.
Por otro lado, en Colombia se notan los signos del progreso. Hay problemas sociales y desigualdades, la política no es un mar de la tranquilidad, pero se siente que avanza.

La economía funciona bien. Mejoran sus índices de competitividad. Inserta en la globalización toma ventaja de ella. La democracia vive en un intenso e informado debate.

El Congreso libre discute con transparencia. Las altas cortes deciden con independencia. El Presidente puede tener desacuerdos pero acata los fallos. Producción, legalidad, libertad. Es el difícil camino del desarrollo.

 

]]>
<![CDATA[Oslo arranca]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Oslo-arranca-20190605-0128.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Oslo-arranca-20190605-0128.html El daño que en el alma nacional han hecho dos décadas de histeria polarizada aflora por todos los rincones. Incluso en la lejana Noruega y es bueno aclarar.

Si nos fijamos en las declaraciones tanto del presidente Maduro como del aspirante autojuramentado, y no son los únicos, luce como que las partes que acordaron asistir a Oslo quieren patear la mesa. No pueden… pero a veces parece.

Nicolás Maduro a cada rato hace públicos, por encima del llamado a la prudencia de la Cancillería noruega, partes de guerra donde denigra de la oposición que su gobierno aceptó como contraparte… y va narrando victorias. ¿Será que el Presidente busca que los partidos se regresen furiosos a Caracas?

No lo creo, pero el autojuramentado cada vez que puede imita al Presidente en funciones cuando viola todas las reglas de una negociación. El presidente de la Asamblea Nacional extrañamente, y para complacer al segmento más idiota de sus seguidores, al tiempo que anuncia haber enviado representantes a Oslo… critica la negociación y el diálogo… peor… no retira sus enviados pero tampoco deja de aclarar que “no se ha llegado a ningún acuerdo”… como si una negociación como la de Noruega y otros países fuese una rebatiña a resolver en una semana.

Aclarando es evidente que si mister Guaidó envió representantes a Oslo… fue con anuencia del gobierno de Trump. De otra manera, imposible.

Pero no es Trump el único que tiene intereses en Oslo: ¿No han escuchado que Cuba y Canadá conversan sobre nuestro país?

¿No han escuchado que el grupo de Lima, la Comunidad Europea o lo que resta de ella, Rusia y la China… también lo hacen?

Son hechos… no especulaciones… de manera que sobre nuestro país existen muchos intereses y eso explica que la histeria polarizada, en sus dos variantes, aceptaran algo que no querían… conversar. Así que esas boberías sobre presuntas “traiciones” que teclean los ociosos del t@D… carecen de lugar.

Reina la política real y aún cuando no dejaron que los factores liberales estuviéramos en Oslo… igual apoyamos una solución negociada… entre gemelos estatistas.

Eso sí… seguiremos proponiendo que aparte de elecciones… el acuerdo final incluya medidas a favor de la libertad… ¡saquen las alcabalas de las carreteras y dejen importar o exportar a la gente!

]]>
<![CDATA[A propósito de Oslo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/A-proposito-de-Oslo-20190603-0179.html http://www.panorama.com.ve//opinion/A-proposito-de-Oslo-20190603-0179.html Estoy curado contra los fanatismos. He aprendido a discernir entre la ciudad del hombre y la ciudad de Dios; a la que no se llega sin transitar por la primera, hecha de caídas, de dudas, entre traiciones y deslealtades, a puñetazos. Como tampoco la alcanza quien cree que esta, como verdad de la especie caída, es un absoluto, sin remedio ni corrección posibles.

Dos posturas de vida inevitablemente dividen a los seres humanos: varón o varona como nos llama la primera Biblia en español, de 1600. Una predica al hombre como lobo del hombre y asume que todo comportamiento es válido para sortear las adversidades o satisfacer necesidades primarias. La razón le sirve como instrumento, pero sólo para asegurar los logros del instinto. Otra, a la que adhiero, considera a la razón como necesaria para hurgar sobre los hechos, pero asímismo para iluminarlos con los principios de la moral universal. Estos procuran la ordenación civilizada y proscriben toda acción que atente contra la dignidad de la persona, como la que la trata como si fuese una ficha de juego sobre los tableros del azar cotidiano o de la política.

Papa Ratzinger, el Emérito, oportunamente recuerda que ni siquiera los ilustrados racionalistas durante la revolución francesa se atreven a aceptar que todo comportamiento es legítimo en la ciudad del hombre libre. Entienden que los seres humanos están sujetos a límites éticos, incluso suponiendo que Dios ha muerto: La coherencia existencial, el respeto hacia los otros, el ponderar lo bueno y enmendar el daño injusto, son máximas de humanidad inexcusables.

La cuestión viene al caso, pues más allá del encuentro en Oslo entre los emisarios del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y los del usurpador Nicolás Maduro, las suspicacias y controversias muchas que ha suscitado tienen su origen en la consideración anterior.

Vaclav Havel negocia con la satrapía comunista que azota a su patria, Checoeslovaquia, exigiendo se acaten las reglas de la decencia humana: No comparte la mesa con ningún responsable directo de los sufrimientos de su pueblo. Se deslinda del mal absoluto, aun admitiendo que no puede exorcizarlo.

El Grupo de Lima, cabe decirlo, se debate aún entre el ser y el no ser, atrapado por las realidades netas, víctima del progresismo contemporáneo, de la civilización del descarte, y trabajando con aquellas a conveniencia. Antes que orientar desorienta a sus observadores.  

En 2017 propone una “negociación creíble y de buena fe” para resolver nuestra crisis. Apuesta por “un acuerdo negociado entre ambas partes”: la oposición democrática y el régimen de Nicolás Maduro, a pesar de que ya es reconocidamente criminal para el mundo.

En 2018 prende las alarmas ante las elecciones ilegítimas que este realiza y le insta a no prorrogarse en el poder. Insiste, sin embargo, en resolver la cuestión “a través de una salida pacífica y negociada” entre partes equivalentes.

Hasta aquí todo en orden, en línea con la perspectiva maquiavélica dominante, ajena a los escrutinios morales.

El caso es que llegado el 2019 obvia referirse a las negociaciones. Se expresa en neutro sobre “iniciativas políticas y diplomáticas” que permitan restablecer la democracia a través de un “nuevo proceso electoral” con “garantías democráticas”. El 23 de enero, aísla a Maduro y reconoce a Guaidó como presidente interino. Declara, para lo sucesivo, sobre un “proceso de transición democrática” que habrá de conducir “en el más breve plazo” a unas “nuevas elecciones”, con “garantías y estándares internacionales”, conjurando, al efecto, todo diálogo: El 4 de febrero, justamente, acusa al régimen usurpador por haber manipulado “los diálogos” para sostenerse en el poder.

La salida de Maduro se entiende para el 25 de febrero, entonces, como la condición indispensable para el restablecimiento de un clima que conduzca hacia unas elecciones libres. Mas el Grupo se contradice en su narrativa innovadora al demandar la ayuda del Tribunal Supremo de Justicia ilegítimo, encabezado por un criminal, siendo que el 4 de enero ha reclamado reconocer al TSJ en el exilio.

Lo central, a todo evento, es que sitúa a Maduro como la cabeza de la “violencia criminal”. Es el mal absoluto. No cabe darle tregua. Se trata de alcanzar, esta vez, la liquidación del Estado criminal que, al caso, es realidad dura, cruda y muda en 2017.

El 3 de mayo, por ende, denuncia “la protección del régimen ilegitimo de Nicolás Maduro a grupos terroristas que operan en el territorio de Colombia” y atentan “contra la vida e integridad del presidente Iván Duque”. Sin embargo, exhorta a Rusia, China, Cuba y Turquía – socios del usurpador criminal y cómplices de sus crímenes - para que ayuden al Grupo en sus esfuerzos para el “cese de la usurpación”. Acepta “que Cuba participe en la búsqueda de la solución a la crisis en Venezuela”.

El 18 de mayo, por si fuese poco, llama “presidente de Venezuela” al criminal usurpador.

El problema, por lo visto, no es Oslo. Tampoco negociar la salida de un régimen narco-genocida como el venezolano. Es, por ejemplo, la carga que, sin respeto por su dignidad, le hemos montado sobre los hombros al presidente Duque. Obviamos que asume el poder en Colombia a partir de un argumento que rechaza la paridad de trato entre el terrorismo y la civilidad, obra de los acuerdos de paz mediados por Noruega, con escala previa en La Habana.  

correoaustral@gmail.com  

A propósito de Oslo

Asdrúbal Aguiar

Estoy curado contra los fanatismos. He aprendido a discernir entre la ciudad del hombre y la ciudad de Dios; a la que no se llega sin transitar por la primera, hecha de caídas, de dudas, entre traiciones y deslealtades, a puñetazos. Como tampoco la alcanza quien cree que esta, como verdad de la especie caída, es un absoluto, sin remedio ni corrección posibles.

Dos posturas de vida inevitablemente dividen a los seres humanos: varón o varona como nos llama la primera Biblia en español, de 1600. Una predica al hombre como lobo del hombre y asume que todo comportamiento es válido para sortear las adversidades o satisfacer necesidades primarias. La razón le sirve como instrumento, pero sólo para asegurar los logros del instinto. Otra, a la que adhiero, considera a la razón como necesaria para hurgar sobre los hechos, pero asímismo para iluminarlos con los principios de la moral universal. Estos procuran la ordenación civilizada y proscriben toda acción que atente contra la dignidad de la persona, como la que la trata como si fuese una ficha de juego sobre los tableros del azar cotidiano o de la política.

Papa Ratzinger, el Emérito, oportunamente recuerda que ni siquiera los ilustrados racionalistas durante la revolución francesa se atreven a aceptar que todo comportamiento es legítimo en la ciudad del hombre libre. Entienden que los seres humanos están sujetos a límites éticos, incluso suponiendo que Dios ha muerto: La coherencia existencial, el respeto hacia los otros, el ponderar lo bueno y enmendar el daño injusto, son máximas de humanidad inexcusables.

La cuestión viene al caso, pues más allá del encuentro en Oslo entre los emisarios del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y los del usurpador Nicolás Maduro, las suspicacias y controversias muchas que ha suscitado tienen su origen en la consideración anterior.

Vaclav Havel negocia con la satrapía comunista que azota a su patria, Checoeslovaquia, exigiendo se acaten las reglas de la decencia humana: No comparte la mesa con ningún responsable directo de los sufrimientos de su pueblo. Se deslinda del mal absoluto, aun admitiendo que no puede exorcizarlo.

El Grupo de Lima, cabe decirlo, se debate aún entre el ser y el no ser, atrapado por las realidades netas, víctima del progresismo contemporáneo, de la civilización del descarte, y trabajando con aquellas a conveniencia. Antes que orientar desorienta a sus observadores.  

En 2017 propone una “negociación creíble y de buena fe” para resolver nuestra crisis. Apuesta por “un acuerdo negociado entre ambas partes”: la oposición democrática y el régimen de Nicolás Maduro, a pesar de que ya es reconocidamente criminal para el mundo.

En 2018 prende las alarmas ante las elecciones ilegítimas que este realiza y le insta a no prorrogarse en el poder. Insiste, sin embargo, en resolver la cuestión “a través de una salida pacífica y negociada” entre partes equivalentes.

Hasta aquí todo en orden, en línea con la perspectiva maquiavélica dominante, ajena a los escrutinios morales.

El caso es que llegado el 2019 obvia referirse a las negociaciones. Se expresa en neutro sobre “iniciativas políticas y diplomáticas” que permitan restablecer la democracia a través de un “nuevo proceso electoral” con “garantías democráticas”. El 23 de enero, aísla a Maduro y reconoce a Guaidó como presidente interino. Declara, para lo sucesivo, sobre un “proceso de transición democrática” que habrá de conducir “en el más breve plazo” a unas “nuevas elecciones”, con “garantías y estándares internacionales”, conjurando, al efecto, todo diálogo: El 4 de febrero, justamente, acusa al régimen usurpador por haber manipulado “los diálogos” para sostenerse en el poder.

La salida de Maduro se entiende para el 25 de febrero, entonces, como la condición indispensable para el restablecimiento de un clima que conduzca hacia unas elecciones libres. Mas el Grupo se contradice en su narrativa innovadora al demandar la ayuda del Tribunal Supremo de Justicia ilegítimo, encabezado por un criminal, siendo que el 4 de enero ha reclamado reconocer al TSJ en el exilio.

Lo central, a todo evento, es que sitúa a Maduro como la cabeza de la “violencia criminal”. Es el mal absoluto. No cabe darle tregua. Se trata de alcanzar, esta vez, la liquidación del Estado criminal que, al caso, es realidad dura, cruda y muda en 2017.

El 3 de mayo, por ende, denuncia “la protección del régimen ilegitimo de Nicolás Maduro a grupos terroristas que operan en el territorio de Colombia” y atentan “contra la vida e integridad del presidente Iván Duque”. Sin embargo, exhorta a Rusia, China, Cuba y Turquía – socios del usurpador criminal y cómplices de sus crímenes - para que ayuden al Grupo en sus esfuerzos para el “cese de la usurpación”. Acepta “que Cuba participe en la búsqueda de la solución a la crisis en Venezuela”.

El 18 de mayo, por si fuese poco, llama “presidente de Venezuela” al criminal usurpador.

El problema, por lo visto, no es Oslo. Tampoco negociar la salida de un régimen narco-genocida como el venezolano. Es, por ejemplo, la carga que, sin respeto por su dignidad, le hemos montado sobre los hombros al presidente Duque. Obviamos que asume el poder en Colombia a partir de un argumento que rechaza la paridad de trato entre el terrorismo y la civilidad, obra de los acuerdos de paz mediados por Noruega, con escala previa en La Habana.  

correoaustral@gmail.com  

]]>
<![CDATA[Pésimos políticos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pesimos-politicos-20190603-0181.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pesimos-politicos-20190603-0181.html Con todo lo que está ocurriendo en Venezuela es incomprensible como la clase política que dirige al gobierno y a la oposición sean tan pésimos políticos.

Por una parte quienes gobiernan a pesar de contar con un país con las mayores reservas de crudo del mundo no tengan la capacidad de suministrar gasolina al 100% del parque automotor de la nación en donde observar una cola entre 4 a 6 kilómetros ya parece ser normal, tampoco tienen la capacidad de suministrar tan elemental servicio eléctrico, mucho menos dotar a los centros de salud de equipos y medicamentos, las escuelas se encuentran prácticamente en un cierre técnico, el servicio de agua potable es un lujo, el transporte público se encuentra estacionado en grandes cementerios de vehículos o simplemente fueron vendidos para chatarra el bolívar se pulverizo ahora los pagos deben ser en dólares, pesos, euros.

Es que en Venezuela hasta comprar un lápiz es un verdadero lujo y el gobierno no tiene la capacidad de proponer ninguna salida a la actual crisis que tiene asfixiados a los que habitan en Venezuela.

Lo más asombroso  es que la clase política que dirige la oposición del país se muestran con resultados pésimos al no lograr encontrar mecanismos exitosos para derrotar al gobierno  a pesar que el gobierno mantiene elevados indicadores de rechazo popular y el país se encuentra patas arriba.

Y para completar la formula perversa de pésimos políticos el gobierno coquetea con la idea de convocar para el mes de diciembre de 2019 el adelanto de las elecciones a la Asamblea Nacional lo que obligara a la oposición política a evaluar cuál es su posibilidad real de sacar del juego al gobierno antes de diciembre de 2019.

Si realmente no tienen la capacidad de sacarlo entonces deben replantearse que hacer si seguir con la tesis de no participar en ninguna elección mientras se encuentre el mismo Consejo Nacional Electoral lo que significaría que el chavismo participaría sin oposición lo que les permitiría apoderarse del 100% de la Asamblea Nacional, ante lo cual la oposición seguro planteará el no reconocimiento por haber sido convocada por la Asamblea Nacional Constituyente y por estar fuera de la agenda propuesta por la oposición del cese de la usurpación y unas elecciones libres con un nuevo (CNE) y sin Maduro en la presidencia.  

Sin duda, se debe ser muy pésimo gobernante por haber logrado quebrar al  país y se debe ser muy pésima  oposición por no haber logrado salir del gobierno que se empeña en hacerlo muy mal.

El Estado Zulia es un buen ejemplo de cómo a pesar que nada funciona bien (Ni los semáforos) los políticos no se hacen solidarios con lo que queda de pueblo (Ciudadanos), no existe ningún líder ni partido político que ni siquiera haya organizado entregar bolsitas de agua a la gente que tiene horas, hasta días, en una cola intentando surtir gasolina, no se observa que ningún partido político se encuentre activo captando militantes y cuando hacen una actividad de protesta la misma  no dura más de tres horas lo que refleja  la falta de organización para demostrar fuerzas.

Como lo dijo Wendy Bracamonte “La mayor tragedia para un pueblo es cuando sus representantes, políticos, gobernantes se encuentran convencidos que lo están haciendo bien a pesar que los resultados son pésimos”.

]]>
<![CDATA[La economía madurista: un fracaso inocultable]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-economia-madurista-un-fracaso-inocultable-20190603-0180.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-economia-madurista-un-fracaso-inocultable-20190603-0180.html En días recientes, y de manera sorpresiva, el BCV emitió, por primera vez en cuatro años, algunos números del desempeño de la economía venezolana. Esos números, emitidos luego de un minucioso trabajo de maquillaje y ajustes, sin embargo, no pueden ocultar las dimensiones  del fracaso de maduro en la conducción de la economía Venezolana.

Los números, muy tardíamente, fueron publicados sólo por la exigencia de las empresas y países que participan del saqueo de nuestros recursos. Dentro de las permanentes contradicciones que existen hacia lo interno del gobierno, y la profunda debilidad del mismo, la facción a cargo de darle alguna forma al brutal modelo de capitalismo atrasado impuesto al país, han convencido a maduro de publicar cifras del BCV, las que sean, que les permitan “lavar” la cara ante el mundo, cumplir un trámite y tratar de “pasar agachados”.

Las negociaciones desesperadas del gobierno con las transnacionales, sean rusas, chinas, turcas  o americanas, necesitan mostrar algún signo de formalidad; ni siquiera las más especulativas y aventureras están dispuestas a seguir participando de las extrañas transacciones con el gobierno sin números que mostrar a sus casas matrices. Mientras que otra de las facciones del gobierno está empeñada en dar “señales”, comprar el ticket en el pequeño autobús de la negociación en el que esperan salir del desastre creado por ellos mismos, antes que el diablo se de cuenta que están muertos.

Recuerdo claramente  a finales de 2013, inicios de 2014, mientras los ministros que veníamos del gobierno del presidente Chávez estábamos empeñados en lograr estabilidad y gobernabilidad del país, todavía traumatizado por la muerte del presidente Chávez y en medio de la escalada violenta de la oposición, el madurismo estaba empeñado en desplazar al chavismo del gobierno y tomar control de las Instituciones del Estado.

maduro piensa más como un sindicalista que como un presidente. En aquellos días aciagos, donde había que tomar medidas urgentes en el ámbito económico, su empeño no era el de gobernar, sino el de controlar las instituciones económicas fundamentales del Estado: PDVSA, el ministerio de Finanzas, BANDES, la banca pública y el BCV. maduro fue colocando a los “suyos”, los incondicionales, en control de estas instituciones básicas. No importaron los riesgos para el país, que los advertimos a tiempo y en todas las instancias, ni las evidentes incapacidades del equipo que impuso: maduro quería el control y lo obtuvo. El triste “sacudón” de 2014, finalmente le permitió capturar la institución más fuerte, PDVSA; y, de allí en adelante, cayeron todas como naipes: el BCV, el ministerio de Finanzas y todo el sector económico. maduro finalmente obtuvo lo que quería: controlar la economía, manejar libremente el dinero y con ello, el poder.

Este poder, que era el Poder del Estado, de todo un país, lo que Chávez llamó “patria”, maduro se lo apropió y lo dilapidó, lo destruyó. Aquí hubo una inmensa e inexcusable falla de las instituciones políticas, del chavismo. En aras de la “unidad” y la “disciplina”, se permitió el asalto del madurismo a las instituciones del Estado, sin que nadie dijera o hiciese nada, con muy pocas excepciones, como la de Giordani o el Toby Valderrama. Esta situación sentenció la destrucción de la economía y de la nación.

En 2014, maduro dio la orden al entonces presidente del BCV que no publicara ninguna cifra más sobre la economía del país. Comenzó a destituir a los miembros del Directorio y a colocar a personas de su absoluta confianza. Sin ninguna capacidad o experiencia, llegaban al Directorio del BCV, otrora asiento del conocimiento económico venezolano, los incondicionales de maduro. Su única tarea era la de vigilar, acusar, torpedear y comenzar a hacer “lo que diga maduro”. En este proceso, el rol del vicepresidente arreaza como ejecutor de los “caprichos de nicolás”, fue nefasto: con la típica actitud cizañera y maniobrera, al mejor estilo de la IV, el madurismo  fue socavando las bases de las instituciones fundamentales para nuestra economía. Nosotros, los de Chávez, no sabíamos de ello, no quisimos participar de ese mundillo, ni estábamos dispuestos a satisfacer los “caprichos de maduro”. Por eso, luego vino la violencia y la persecución en contra nuestra.

El gobierno siempre ha creído que puede hacer lo que quiera y por ello la falta de transparencia y rendición de cuentas al país ha sido constante en su gestión, se saltaron a la torera todos los mecanismos legales de control interinstitucional, constitucional,  la separación de poderes, la interpelación pública, popular, institucional. maduro prohibió al BCV emitir cifras ni reportes, no existen cuentas nacionales, balances de ningún tipo, todo es opacidad. Pero también obligó a ello a PDVSA, la cual no emite ningún informe auditado desde 2016; como tampoco lo hace la Oficina Nacional de Estadísticas, ni el ministerio de Salud, ni el de  Educación, nadie! El malandreo del país ocurre en secreto. Nadie sabe nada de lo que pasa, sólo se ve la punta del iceberg del desastre.

La salida de más de 3.7 millones de venezolanos de la patria, ha sido reiteradamente negada por el gobierno; pero lo sabemos, gracias a los reportes de la ONU. La destrucción de PDVSA ha sido total, nadie sabe la magnitud, pero los reportes de la OPEP señalan lo que es inocultable, desde 2013 hasta hoy día, hemos perdido 2,3 millones de producción de petróleo al día, más de 40 mil millones de dólares cada año. Pero es hasta ahora, con la falta de gasolina, diesel y gas, que la población se da cuenta del desastre que maduro no  puede seguir ocultando.

La última ministra que publicó las cifras de mortalidad infantil en el país fue destituida de inmediato, no se sabe a ciencia cierta cuántos niños mueren, no sólo al nacer, sino víctimas de la crisis humanitaria. Solamente  el relato desgarrador y la noticia absurda de los niños que mueren porque el gobierno dejó de pagar los tratamientos para el trasplante de médula, revela lo criminal e inmoral del mismo, más aún cuando simultáneamente anuncia que gastará 50 millones de euros en uniformes militares, cuando la deuda con los hospitales italianos para todos los trasplantes de médula es de 10 millones de euros.

maduro niega reiteradamente que haya presos políticos y la verdad es inocultable: el último reporte oral de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, es una denuncia para la conciencia del país. En nuestra última sesión de trabajo, el pasado 27  de mayo, consignamos a la Oficina de dicha Alta Comisionada, la lista de más de cien trabajadores de PDVSA y casos de oficiales de la FANB, secuestrados políticos del gobierno, además de muchas pruebas inobjetables y las cartas de los familiares denunciando su situación de flagrante violación de todos sus Derechos Fundamentales.

Así, en todos los ámbitos el madurismo, todo es silencio, mentiras, miedo.

Los números publicados por el BCV, aún habiendo sido manipulados para tratar de maquillar la realidad, muestran cifras sorprendentes del desastre económico del gobierno. La profundidad del daño infligido a la economía no tiene precedente en nuestra historia contemporánea, y es difícil que lo tenga país alguno que no haya sufrido una cruenta guerra.  Éstos números, aunque sean maquillados por el gobierno, muestran lo que es una realidad inocultable: el fracaso en toda línea del gobierno de maduro. Ha sido el peor gobierno de nuestra historia, y tiene que terminar.

Si el madurismo tuviese aún algo de vergüenza debería hacer dos cosas: primero, renunciar, hacerse a un lado y entregar la conducción del país a una Junta Patriótica de Gobierno, para no terminar haciéndolo a la extrema derecha; lo segundo, es decir al país algo así como: “ésta es mi obra, Chávez no tiene nada que ver con ésto, fuí yo y mi equipo. Es mi responsabilidad.”

Lo único interesante de la entrevista de maduro con Jorge Ramos, entrevista que uno no sabe cómo se produce ni para qué, y mucho menos cómo vuelve a manos de Univisión, es que ésta muestra el verdadero carácter de maduro: violento, descontrolado, autoritario, mentiroso. Trata a los ciudadanos no como tales, sino como súbditos.  Así es él, por eso nunca va a dejar el poder, ni a reconocer que el desastre de la economía es por su culpa, que él es el único responsable de la Hacienda Pública Nacional, como indica la Constitución. Por ello, nosotros queremos comparar cifras del BCV en mano, cómo era el país de finales de 2012, último año de gobierno del Presidente Chávez,  y cómo es el país del último año de gobierno de maduro.

Asumamos como ciertos los números del BCV, ahora, veamos algunos indicadores del por qué la vida cotidiana del venezolano es una tragedia:

¿Por qué no hay dinero, por qué estamos tan pobres?

Porque la producción de petróleo cayó de 3,01 millones de barriles día en 2013 a 700 mil barriles día actualmente. Hemos perdido más de 2,3 millones de barriles día en sólo 5 años, una caída del -76.7 %. Dejamos de recibir más de 40 mil millones de dólares cada año a los precios actuales.

Porque maduro se dedicó a perseguir a los trabajadores y gerentes de PDVSA, a acusarnos de cualquier cosa, a sacar a los trabajadores patriotas, con experiencia y conocimiento, y a meter en la Junta Directiva a sus “incondicionales” y amigos. Al militarizar la empresa la destruyeron y ahora la privatizan.

Porque las exportaciones petroleras cayeron de 93.569 millones de dólares en 2012 a 29.810 millones de dólares en  2018, una caída de -68,14%.

¿Por qué no hay gasolina, diesel ni gas? Por qué las áreas de PDVSA están abandonadas, los taladros y gabarras paradas?

Porque el PIB petrolero, es decir, la actividad petrolera, en el período 2013-2018 ha tenido una caída del -47.7%. Es decir, la industria petrolera está casi paralizada, al igual que las refinerías.

Porque el contrabando está peor que nunca, porque venden la gasolina en dólares.

¿Por qué el sueldo no alcanza para nada?

Porque hay una hiperinflación en el país, nunca antes conocida en nuestra historia, ni en el  mundo. El BCV reconoce una variación porcentual de la inflación acumulada entre abril de 2012 y el mismo mes de 2019 de 475.617.934%. El índice de abril de 2012 fue 277,2 y el del mismo mes de 2019, es de 1.268.517.190,9; lo que indica un aumento exponencial de los precios. Durante todo el período de gobierno del Presidente Chávez, la inflación promedió en torno al 20%.

¿Por qué todo está tan caro y no se consigue nada?

Porque el salario mínimo es sólo de 7.6 dólares al mes, el más bajo de Latinoamérica, más bajo que Cuba y Haití. Durante el gobierno del Presidente Chávez, en 2012, el salario mínimo era 414 dólares al mes, uno de los más altos en la región.

Porque el gobierno mantuvo una política cambiaria que favoreció a sus amigos y grupos de poder, que lo sostienen manipulando el tipo de cambio, expropiando el ingreso petrolero. En mayo de 2012, el dólar “paralelo” estaba en 9,56 bolívares/dólar, mientras que en mayo de este año 2019, el dólar “paralelo” llegó a 6.347 bolívares/dólar, a pesar de que maduro le quitó 5 ceros al bolívar y lo convirtió en “bolívar soberano”, y creó la estafa del petro.

Porque el Índice Nacional de Precios al Consumidor, INPC, de 2018 fue de  130.060,20 un aumento del 646965,7% comparado con el 20,1 del 2012. Porque la economía está dolarizada.

¿Por qué la comida es tan cara, la pensión no alcanza para comprar un cartón de huevos y el sueldo mínimo apenas para comprar harina?

Porque el INPC de alimentos de 2018 fue de 143.786,9, un aumento del 606.595,7%, comparado con el 23,7 de 2012. Precios liberados por el gobierno, “acordado” con los empresarios

¿Por qué no se consiguen productos venezolanos?

Porque el PIB de manufactura, es decir la producción interna, ha caído en un -46.10%. Es decir, el parque productivo nacional está paralizado por la falta de insumos, de electricidad y porque el gobierno sólo usa productos importados en sus cajas Clap.

¿Por qué no hay trabajo en el país?

Porque han destruido todas las actividades productivas, no sólo la petrolera, manufactura y agricultura, sino actividades que emplean muchos trabajadores, como la construcción, con una caída estrepitosa en el PIB del -67,9% en el 2018, cuando en 2012, último año de la Gran Misión Vivienda Venezuela, el PIB fue de 11,20%. Además, de una caída de la inversión directa en el país del -85,20%

¿Por qué hoy día la pobreza alcanza al 81% de los hogares venezolanos?

Porque no sólo el sueldo mínimo es el más bajo de Latinoamérica, porque no hay trabajo, hay un desempleo formal del 35%, que es la mitad de la población laboral activa; no hay ingreso petrolero, no hay producción interna, tenemos la hiperinflación más alta de la historia, y lo poco que obtienen los venezolanos lo gasta todo en necesidades básicas, en supervivencia. Estudios han demostrado que los venezolanos gastan 85% de su ingreso en alimentos y el 15% restante en servicios, y son éstos los que tienen niveles de inflación superiores al índice general.  

Agrupando los INPC de los factores de mayor incidencia en la pobreza, tenemos:

        Alimentos y Bebidas no alcohólicas:      24,8 en 2012 / 75.468 en 2018.

        Vestido y Calzado: 35,7 en 2012 / 38.440 en 2018.

        Salud: 24.7 en 2012 / 68.613 en 2018.

        Transporte: 39,4 en 2012 / 56.118 en 2018.

        Educación: 23,9 en 2012 / 40.745 en 2018.

        Bienes y Servicios: 22 en 2012 / 91.384 en 2018.

Entre enero-abril de este año 2019 el INPC, estos sectores han pasado de 1.344.190.128,9 a 4.993.636.297, un incremento de 293%.

Ésta es la radiografía de un gobierno profundamente anti popular, autoritario, que impone  con represión un paquetazo empobrecedor del pueblo, el paquetazo de maduro, que ha revertido todos los avances económicos y sociales alcanzados durante la Revolución Bolivariana, durante el gobierno del Presidente Chávez.

Se ha implantado, mediante una política de shock sin precedentes en el país, un paquetazo neoliberal, anti obrero, donde se le escamotean los derechos a los trabajadores, se les roban sus prestaciones y pensiones; un gobierno que es la envidia de macri o cualquier otro gobierno de derecha. No hizo falta un Pinochet para derrocar a la Revolución Bolivariana, maduro le hizo el trabajo a la derecha.

Ahora se negocia la entrega de un país en ruinas, se prepara para entregarlo en  bandeja de plata a la extrema derecha, para que terminen de desguazar la Patria. Los maduristas y su maquinaria de lobotización insisten en negar esta realidad. No importa, ellos quedarán reducidos a una minoría despreciada por todo el país.

Aún faltan números: los de PDVSA, de las Empresas Básicas, del Estado; los números del sector social, pobreza, pobreza crítica, mortalidad infantil; y, tantos otros índices que alguna vez mostrábamos con orgullo al mundo.

El daño al alma humana no se puede medir en números. Pero ha sido profundo. Han convertido al pueblo del 13 de abril, en un pueblo que huye de la patria, que corre tras una caja de comida. Han degradado nuestro gentilicio, ha aflorado lo peor de la sociedad, en medio de un país donde el “pran” es un héroe, es ministro o ministra.

A maduro se le acabó el tiempo, es un muerto que camina y arrasa todo a su paso, tratando de agarrarse de algo en su caída estrepitosa. El basurero de la historia espera por él y su selecto grupo de entreguistas y destructores de la Patria.

A los Chavistas, al campo Bolivariano, a los sectores populares, progresistas y honestos de la Patria, nos corresponde la tarea, que ya es una responsabilidad, de resarcir a nuestro pueblo de esta estafa que tuvo su origen en nuestro propio movimiento, que ha sido capaz de actuar como Herodes contra los sueños y futuro de todo un pueblo noble.

Por mucho menos que ésto, el Comandante Chávez se alzó en armas el 4 de febrero de 1992.

Nos corresponde dar la cara, derrotar al madurismo como nuestra prioridad y echar el resto de nuestras fuerzas y de nuestra vida en recuperarnos de la oscura noche del madurismo.

]]>
<![CDATA[No es posible soportar más]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-es-posible-soportar-mas-20190531-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-es-posible-soportar-mas-20190531-0090.html La población siente como el país cae lento e inexorable en la pobreza total y hambruna colectiva. No obstante, la gente guerrea hoy por una vida digna y de calidad; tratando de parar el desplome; ya cerca del despeñadero. Frente a la infausta realidad socio económica, brega por mantener la normalidad hasta donde puede. Se afana sin descanso minuto a minuto por una vida mejor y por la resolución de sus conflictos. Sin embargo, la crisis es perversa y cada vez es más cuesta arriba superar restricciones. No hay trabajo bien remunerado. Los ingresos no alcanzan para cubrir la canasta esencial de alimentos y medicinas. Muchas familias reducen a dos las comidas diarias. Los granos, especialmente lentejas, pastas, arroz y harinas llenan los platos para más del 60%. La hiperinflación devora al bolívar y los menguados salarios vuelan ineficaces.

        La política hegemónica del infausto gobierno de Maduro ha generado un proceso indetenible de empobrecimiento general y un cataclismo psicológico en la mente aturdida y enmarañada del venezolano. Quien observa, sin poder hacer nada, una carrera definida de pauperismo de la economía, que busca nivelar los estatus socioeconómicos hacia la parte más ancha de la pirámide, manteniendo estrechos márgenes en las clases A y B. Diáfana estrategia para hacer dependiente a estas poblaciones pobres y semi pobres, de los programas y misiones del gobierno. Como si fuera poco la mezquina situación económica, los servicios públicos han reducido su cobertura en un 60%. Se estima, a ojos de buen cubero, que la gente pasa medio día de cada día, en colas y largas esperas para abastecerse de electricidad, gas, agua, gasolina, comunicaciones y comida. Mientras, los servicios desbastados de salud carecen de medicinas, atención profesional oportuna, equipos y hospitalización.

       Se mueren los niños y adultos en los hospitales por falta de medicinas y tratamiento oportuno. Niños y adolecentes que se duermen en las clases o no van a la escuela por falta de alimentos. Más de tres mil venezolanos emigraron hacia otros países en busca de un futuro mejor. Con ellos se fueron, médicos, ingenieros, abogados, gerentes, administradores, contadores y de cuanta profesión imparten en nuestras universidades. Las cárceles llenas de dirigentes políticos, a quienes torturan y maltratan. Otros secuestrados, exilados y refugiados en embajadas. Un país sin efectivo y una banca que no da crédito. Un aparato productivo paralizado en el 60% de su capacidad y una mano de obra sub pagada, que gasta el 50% de su salario en transporte. Según el BCV, una economía que cayó al 47.7%, entre 2013 y 2018.  Con una inflación del 282.975%, desde Abril del 2018 y Abril del 2019. La inflación (Enero-Mayo) del 2019, ronda los 1047%. Las ciudades arruinadas, calles destruidas y oscuras.

         La crisis del presente, hace acordarse de la buena novela de Miguel Otero Silva, “Casas Muertas”. Cuyo explícito parágrafo que cito, recibido de mi amigo Pastor Ramírez Herrera, conmueve por la crudeza con que describe el novelista la desaparición de la población de Ortiz, en el Estado Guárico; en los tiempos de la dictadura de  Juan Vicente Gómez. “Yo no vi las casas, ni vi las ruinas. Yo solo vi las llagas de los hombres. Se están derrumbando como la casas, como el país en el que nacimos. No es posible soportar más”. Parafraseando a Otero Silva: yo no vi la muerte de los niños, en el JM de los Ríos,  ni a los presos políticos torturándoles. Tampoco el sufrimiento de la madre por el síndrome de la cuna abandonada. Solo vi el corazón lacerado del venezolano…

]]>
<![CDATA[Llover sobre mojado]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Llover-sobre-mojado-20190531-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Llover-sobre-mojado-20190531-0091.html Al momento de escribir esta reflexión son escuetas  las informaciones sobre los resultados de la reunión en Oslo.  El comunicado oficial noruego destaca  la disposición mostrada, tanto por oposición como gobierno, “de avanzar en la búsqueda de una solución acordada y constitucional para el país, que incluye los temas políticos, económicos y electorales”.  

Cualquiera sea el resultado,  las conversaciones en Oslo están inevitablemente atravesadas y condicionadas por la confianza.  Aquel  recurso moral  básico que influye directamente sobre la credibilidad y legitimidad del diálogo, a la vez que constituye elemento  imprescindible para el respeto y reconocimiento mutuo.  Contrato moral que supone una reciprocidad de expectativas y obligaciones, de derechos y deberes, subyacente a la propia  relación de confianza. Interacción  que  tiene además una dimensión psicológica, por cuanto es en definitiva una creencia sobre el desempeño futuro de los actores políticos dialogantes.  Ello sin menospreciar los elementos “racionales” u objetivos que sustentan dicha creencia, tales como resultados de intentos previos de dialogo; compromisos adquiridos y/o  fracasos que han podido horadar las bases éticas de la confianza. 

En el caso venezolano, los diversos intentos de diálogo se han emprendido desde la desconfianza y la sospecha en torno a la idoneidad  del otro, a lo que se añade  la deteriorada reputación del adversario.  Todo lo contrario a los valores que supone el contrato moral en los actores que dialogan entre si sí y con el país.  Hasta el momento las fuerzas políticas se han aproximado al diálogo desde las respectivas trincheras en tanto otro escenario de guerra;  desde el irreductible compromiso con posiciones políticas y condiciones no negociables; desde la descalificación del otro y a partir de la profecía de un fracaso anunciado. De manera tal que se funden y confunden las razones políticas, las pulsiones bélicas  y las variables “supuestamente objetivas” en detrimento de las morales. Todo ello, mediado o condicionado por el juego geopolítico y los intereses extraterritoriales.

A Oslo se llega luego de un camino arduo, doloroso y  en ocasiones violento, donde hasta el momento no ha sido posible una salida dialogada.

El país requiere superar la crisis de confianza en la política, en el liderazgo, en las instituciones y en la democracia.

]]>
<![CDATA[El diálogo se cortó en Oslo, la UE pone en escena a Enrique Iglesias, la oposición dispara contra Guaidó]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dialogo-se-corto-en-Oslo-la-UE-pone-en-escena-a-Enrique-Iglesias-la-oposicion-dispara-contra-Guaido-20190531-0093.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dialogo-se-corto-en-Oslo-la-UE-pone-en-escena-a-Enrique-Iglesias-la-oposicion-dispara-contra-Guaido-20190531-0093.html Quizá el haber logrado que representantes del gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición guionizada y financiada por Estados Unidos se sentaran en una misma mesa ha sido un logro de la diplomacia noruega, pero el problema mayor era lograr que las conversaciones se mantuvieran y se lograran aprobar acuerdos que sirvieran de salida a la crisis venezolana. Pero la instancia se agotó ante la intransigencia de las posiciones.

Las experiencias anteriores indicaban que las conversaciones suelen avanzar hasta el momento de llegar a acuerdos: los sectores más radicalizados de ambas posiciones suelen controlar la imagen pública del conflicto y de las negociaciones o la mano de EEUU impide, como en República Dominicana en 2018, que la oposición firme el acuerdo consensuado previamente.

Lo que extrañó es que la Unión Europea haya elegido (antes de las elecciones parlamentarias del domingo) al hispano-uruguayo Enrique Iglesias, para ser su “asesor especial” para Venezuela. Según la representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, “apoyará el trabajo de la UE y del Grupo Internacional de Contacto para ayudar a promover una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela, a través de elecciones libres y justas”.

Iglesias, economista, político, excanciller conservador uruguayo y quien fuera presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, primo hermano del FMI) entre 1988 y 2005 y primer Secretario General Iberoamericano, intentará desplazar (¿o se unirá?) al estadounidense Elliott Abrams, también es político y diplomático, y sirvió como “asesor” a los gobiernos de Ronald Reagan, George W. Bush y aún sirve a Donald Trump.

Dentro de las funciones que deberá asumir el nuevo asesor de Mogherini y la UE, está la orientación y encauzamiento de las posibles estrategias a usar para lograr la consolidación de la paz y la resolución de conflictos entre los actores políticos que hacen vida en suelo venezolano. Iglesias tiene excelentes relaciones con la derecha latinoamericana.

Las delegaciones gubernamental y opositora cumplieron este martes su segunda jornada de diálogos en Oslo aferradas a sus posiciones iniciales. El opositor Timoteo Zambrano propuso avanzar en las negociaciones por medio de acuerdos parciales, que deberían comenzar por “la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral, sacar del desacato a la AN, la incorporación del oficialismo al parlamento y la votación de un estatuto electoral”.

Mientras proseguían las conversaciones de Oslo, que fracasaron cuando los opositores exigieron la salida inmediata de Maduro, el cardenal venezolano Baltasar Porras se reunió en el Vaticano con Elliott Abrams y Pietro Parolín, para estudiar las formas de canalizar el aporte de ayuda de EEUU de ayuda y la necesidad de que Washington adopte una posición más cercana a la de la Unión Europea.

La “diplomacia” estadounidense sigue con sus agresiones y fracasos. El martes intentó boicotear la sesión de la Conferencia de Desarme de la ONU presidida por Venezuela. El representante de EEUU, Robert Wood dijo que no quería “darle credibilidad y legitimidad al gobierno del presidente Nicolás Maduro”. Jorge Valero, presidente de la Conferencia, destacó que Wood se había retirado solo y que la reunión había proseguido sin su presencia.

Oslo y el odio político

No está claro cuántas veces se reunieron en Oslo las dos partes ni cuándo comenzaron, pero se anunció (no oficialmente) una nueva reunión entre representantes del gobierno y la oposición, en busca de evitar que las filtraciones sobre lo tratado sirvan de excusa para torpedear los esfuerzos, dado que tanto desde el oficialismo como desde los distintos sectores de la variopinta oposición hay sectores que promueven (o se sienten más cómodos) el conflicto.

La oposición venezolana es un nido de grillos, todos contra todos y el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó aparece cada vez más devaluado y recibiendo críticas por su “capitulación”. El problema mayor es que la oposición no ha logrado consensuar una hoja de ruta común ni convocar a las masas, e insiste en la desestabilización interna permanente y el terror callejero.

El proceso de refragmentación opositora (y su falta de ideas) hace que el camino le sea trazado desde Washington, donde la solidez de los halcones de Donald Trump (Marcos Rubio, John Bolton, entre otros) trastabilla ante los sucesivos fracasos en los últimos cuatro meses: autoproclamación, intento de invasión bajo el paraguas de la “ayuda humanitaria”, golpe frustrado, pérdida de cómplices/aliados en Latinoamérica y Europa, entre otros.

Para los analistas occidentales es toda una incógnita cómo el bolivarianismo sigue en pie y arriesgan a señalar que las sanciones, bloqueos, pirateos de EEUU y sus cómplices, sumados a los sucesivos errores de Guaidó, sólo han atornillado más al gobierno de Maduro, a pesar de la grave crisis económica y social.

El vicepresidente estadounidense Mike Pence se mandó otra bravata contraria a las conversaciones de Oslo: “para Maduro el tiempo del diálogo se acabó”, dijo. Pero el Departamento de Estado dijo que la oposición iba a Noruega a negociar las condiciones para que Maduro abandone el poder, coincidiendo con la muletilla de Guaidó del cese de la “usurpación”.

A Noruega no ha concurrido toda la oposición sino principalmente Voluntad Popular (a la que pertenecen Guaidó y Leopoldo López) y un ala de Primero Justicia, que dirige Gerardo Blyde, fieles a los dictados de Washington. Sin el visto bueno de EEUU, la oposición no se hubiese atrevido a ir a Noruega.

Mientras, EEUU, enredado en la guerra comercial y tecnológica con China, las amenazas y acercamientos consecutivos a Irán, las controversias con Europa acerca de Cuba, entro otros muchos conflictos adelantados por Trump, trata de minimizar los daños de su –por ahora-fracasado intento de “cambio de régimen” en Venezuela.

Algunos sectores de la oposición –quizá porque no siguen siendo tan favorecidos por el financiamiento estadounidense- instalaron en el imaginario colectivo venezolano la idea de que conversar con el oficialismo significa una capitulación inaceptable y esgrimen la tesis de que la única solución es la salida de Maduro. Con ese imaginario impuesto, cualquier otra solución que se logre en una negociación será un fracaso.

En un proceso de negociación, los mediadores saben que estos resquemores son normales y muchas veces son sólo por la galería, para no perder acólitos. De acuerdo a fuentes noruegas, el acercamiento entre las partes había comenzado antes del frustrado golpe de Guaidó y el prófugo Leopoldo López del 30 de abril, lo que indicaría que el motín (para llamarlo de alguna forma) fue organizado para negociar con posiciones de mayor fuerza.

La socióloga Maryclén Stelling advierte que cuando el diálogo y la negociación constituyen una imperante necesidad, las redes sociales, devenidas en territorio afectivo, promueven sentimientos de aversión, repulsión o profunda antipatía hacia el adversario político, así como el deseo de dañarlo o destruirlo. En un país interpretado y vivido desde una perspectiva política polarizada y radicalizada, se impone el odio político hacia quienes tienen posiciones distintas.

Desde esa plataforma afectiva, se crean vínculos sociales, conexiones y formas de coexistencia en los que el odio integra y une más que el amor, el respeto, la comprensión, la amistad o los nexos familiares. Desde esa perversa dimensión afectiva se produce un deterioro del tejido social, se generan daños emocionales, psicológicos, morales y culturales. Fracturada la convivencia básica se estigmatiza la tolerancia, el entendimiento y el respeto al otro diferente; se castiga el disentimiento, se avala y se da puerta franca a la violencia sociopolítica, añade.

Opositores disparan contra Guaidó

Ni la oposición cree en la versión difundida por voceros y medios locales e internacionales de que el gobierno va a Oslo en estado agónico. En el sector más radicalizado de la oposición se alinean María Corina Machado, Antonio Ledezma y los blogueros radicados en Miami y Bogotá, que consideran que dialogar con alguien que está caído, es un auténtico contrasentido.

Antonio Ledezma, exalcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, señaló que la verdadera oposición no está en el encuentro: “Lo que si representa para mal, es la traición a la confianza y a la palabra empeñada de quienes aseguraron que no eran viables más diálogos con el régimen. Allí, señor presidente Juan Guaidó, usted hizo lo que prometió no hacer y la historia lo juzgará por eso”.

“El voto de confianza se agotó. Antes me decían que él sabía lo que hacía, que me quedara tranquilo porque los EEUU dirigían sus movimientos. Ya quedó demostrado que eso no era verdad. EEUU está en contra de dialogar con criminales, lo han dicho importantes voceros de la administración Trump y representantes del partido Republicano. Lo de Luis Almagro, secretario general de la OEA resulta más elocuente: Noruega es un despropósito”, añadió el fugado a Madrid.

María Corina Machado, de Soy Venezuela, rechazó “de manera categórica esta iniciativa, pues se muestra como la trágica repetición de la experiencia de diálogos promovidos por el régimen dictatorial del hoy usurpador de los poderes del Estado venezolano. Nicolás Maduro Moros, en República Dominicana, a fin de prorrogar su satrapía y burlarse de la dignidad y el sentimiento democrático del pueblo venezolano”.

Los diálogos se dan cuando se tiene la fuerza y las armas para presionar y hacer cumplir lo que se acuerde (me imagino que es el “cese de la usurpación”); todos sabemos que los enviados por la fracción Guaidó no tienen la fuerza para hacer cumplir nada frente a esa potente organización criminal con la que supuestamente están “negociando” su salida, señaló Pablo Aure, de Compromiso Ciudadano.

Guaidó ya no es creíble para el conjunto de la oposición, mientras desde las bases chavistas se insta al gobierno de Maduro a realizar las rectificaciones necesarias y encontrar soluciones a la grave crisis económica, alimentaria, sanitaria, social, en medio de sanciones, bloqueos y pirateo de fondos y recursos venezolanos por parte de EE.UU. y sus aliados/cómplices.

]]>
<![CDATA[Preguntas incomodas sobre los encuentros en Oslo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Preguntas-incomodas-sobre-los-encuentros-en-Oslo-20190531-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Preguntas-incomodas-sobre-los-encuentros-en-Oslo-20190531-0092.html Hace poco tiempo se hizo público que en Europa representantes del chavismo y su oposición política en Venezuela, comenzaron un proceso de acercamiento con el auspicio del gobierno noruego. Este paso incorpora un elemento nuevo a la dinámica política venezolana  de los últimos meses,  caracterizada por la confrontación permanente, ambientada en un retorica belicista; en la cual se han involucrado activamente terceros países. Esta semana se volvieron a reunir en función de esta dirección, lo que genera expectativas, no solo entre los vivimos en el país, sino entre aquellos que siguen de cerca nuestra realidad.

El acercamiento, el dialogo o la negociación entre actores políticos en Venezuela, como en cualquier otro escenario de confrontación es un proceso  complejo, donde se mezcla la ciencia y el arte. Se  estila hacerlo en un terreno,  con facilitadores y la discreción que las partes convengan.  En virtud de lo anterior primeramente es necesario interpelarse ¿Por qué se han hecho  público  los encuentros en Noruega?. Como en política toda acción es deliberada, estimo que las partes estuvieron de acuerdo en revelar los encuentros, aunque desde la vocería la oposición al chavismo las declaraciones se tornaron confusas, por no decir contradictorias en un primer momento.

Se puede sostener que una razón para esta acción ha sido calibrar la aceptación, el rechazo o la duda de esta iniciativa en varios planos: en la sociedad venezolana en general y en los apoyos a cada actor político, en la sociedad política y en ella los sujetos ubicados en cada bando del conflicto, en la comunidad internacional y los aliados de cada actor en disputa. Si se es observador, se constatará que las partes son prudentes sobre el tema.

En este momento es propicio formularse otras  preguntas sobre un eventual proceso negociación  entre los actores políticos en disputa, que en este contexto pueden ser incomodas, pero nos ayudaría a comprender el estado actual de cosas en esta dirección. En este artículo se abordan solo tres interrogantes claves ¿Quiénes negocian?,  ¿Que se negocia? Y finalmente ¿Es un buen momento para negociar?. Se advierte que ahondar en las repuestas, lleva irremediablemente a otras preguntas, que solo se podrán ir respondiendo en la medida que los acontecimientos se vayan dando.

En relación a la primera pregunta ¿Quiénes negocian?, encontramos por un lado al chavismo, que en este momento podemos caracterizarlo como un  conjunto de actores políticos  que  organizativamente actúan de manera monolítica, gracias a que las disidencias han sido sistemáticamente purgadas, dejándolas en una condición de orfandad y la dirigencia tiene acceso a redes de  privilegios en tiempos de crisis. El chavismo tiene un liderazgo reconocido por los grupos de interés que lo conforman y a pesar que existe una dinámica de confrontación lo interno, no se observan cuestionamientos públicos significativos.

Este sector que asume el legado de Hugo Chávez tiene un hilo discursivo en gran medida coherente, aunque en los últimos tiempos se empiezan a evidenciar fracturas, fundamentalmente en lo relativo al ámbito económico. La base de apoyo del chavismo cuenta, a pesar de la crisis; con un bagaje simbólico y  arreglos institucionales  que generan lealtad a los fines del “proceso revolucionario”. Finalmente el chavismo controla la orientación de las instituciones del Estado, entre las que se encuentran el poder judicial, electoral, moral y ejecutivo (donde se ubican la Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas), además de la Asamblea Nacional Constituyente.

Encontramos como contraparte en estos acercamientos, que pueden derivar en negociaciones a la oposición al chavismo, que podemos caracterizar como organizativamente fragmentada, dada la frenética sucesión de  los grupos políticos en el liderazgo,  gracias a los fracasos en la consecución de los objetivos planteados. Esta dinámica ha permitido una evolución de las tendencias moderadas a las radicales de este sector.

El  liderazgo opositor hoy se encuentra  esta devaluándose a lo interno y sistemáticamente es cuestionado tanto en el ámbito público, como privado. Los actores que adversan al chavismo esgrimen un discurso inestable en cuanto a futuro del país y  se articula instrumentalmente para convocar en función de un aspecto: salir de Maduro. De cara a los apoyos en la población podemos decir su base dura está en la clase media, aunque la creciente crisis le  está sumando rápidamente apoyos en los sectores populares; además que en estos se observan pocos referentes organizativos.

La oposición al chavismo ha demostrado en los últimos meses que no logra definir los cursos de acción política, ya que se ha subordinado a la política exterior del gobierno de los Estados Unidos de América (EUA).

Una vez caracterizadas las partes, surgen nuevas interrogantes ¿Con quién negocia el chavismo? ¿Con su oposición en Venezuela o con el gobierno de los EUA? ¿Existe una oposición unificada en Venezuela que participa en el proceso?. Conviene aportar como parte de la respuesta, que cada parte participará con sus apoyos globales, en consecuencia el chavismo vera influenciado su desempeño por su estrecha relación con la dupla sino-rusa. Asimismo es inevitable que el proceso de diálogo o negociación sea afectado por un contexto donde EUA, Rusia y China libran sus propias confrontaciones en varias dimensiones. Finalmente, un proceso de dialogo o negociación supone un desafío adicional, la suma orgánica de una parte significativa de los grupos de interés  en oposición al chavismo, lo que en principio no es poca cosa.

Cuando nos preguntamos ¿Que se negocia?, la primera imagen que se nos viene a la mente es un choque de trenes, puesto que discursivamente los actores en disputa abordan temas comunes, pero con significados y acciones diferentes. A continuación veamos algunos de los temas y sus orientaciones en ellos. 

El chavismo continúa con un asunto pendiente: el económico. No ha logrado un nuevo entramado económico coherente con su enfoque político. Hoy se plantea emular algunos rasgos del modelo económico implementado en China, en el cual el Estado se asume como comunista, con una economía donde prevalecen los rasgos capitalistas. En este marco se encuentra el Plan de Recuperación Económica de agosto de 2017 y la creación de una “burguesía bolivariana”.

La oposición propone abordar el aspecto económico en marco del capitalismo imperante, con el apoyo de los organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. La recuperación del tejido económico pasa por fomentar las inversiones privadas nacionales o foráneas, fundamentalmente norteamericanas; para lo cual se requiere generar los incentivos necesarios y las seguridades a corto, mediano y largo plazo.

En términos políticos ambos actores abordan el tema de la democracia, obviamente con orientaciones diferentes. El chavismo promueve discursivamente la participación activa y protagónica del  pueblo, aunque en los últimos años no está siendo vinculante,  por lo cual se convierte en instrumental. En la oposición se sigue promoviendo un esquema retrogrado de entender la democracia, restringiéndola a lo representativo.

En lo social la oposición sostiene la incorporación de las personas en el aparato productivo y que su bienestar esté ligado al esfuerzo individual, con un Estado mínimo. Desde el chavismo se promueve un Estado de Bienestar que permita la redistribución justa de la riqueza,  fundamentalmente de la renta petrolera.

Después de un recorrido sucinto y raudo sobre las orientaciones en los temas, solo podemos estimar que el camino que queda para las partes es el pragmático, en el cual es posible trabajar en función de al menos tres cosas: control político (institucional, legislativo y judicial), control de la renta petrolera y la ampliación de inversionistas en la explotación de materias primas. Tomar esta vía, nos deja otra interrogantes ¿Cual proyecto de país tendríamos?,  ¿Es sostenible un acuerdo con una orientación política bífida?,  y ¿Hasta dónde está dispuesto a sacrificar el chavismo?.

¿Es momento para negociar?. Es iluso asumir que se va a procesos de negociación en condiciones de igualdad, ya que se requiere una correlación de fuerzas para sentar al contrario y pretender contar con acuerdos favorables.  Hoy las partes trabajan activamente para contar con la correlación de fuerzas determinante a su favor, así que podemos estar en el inicio de un largo proceso.

Estimo que el gobierno de los EUA, con la oposición venezolana como operador político continuará precarizando aún más la posición del chavismo, para lograr la ventaja conveniente en el momento de la  formulación de los acuerdos. Mientras en chavismo promoverá las negociaciones en este momento, con el objeto de capitalizar su fortaleza, por eso será el primero en presentarse.

 

]]>
<![CDATA[Distribución del odio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Distribucion-del-odio-20190531-0096.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Distribucion-del-odio-20190531-0096.html ue Martín Alcázar quien me invitó al local. Nos encontramos en Las Mercedes, cuando él iba saliendo de un famoso restaurant y yo andaba buscando la casa del amigo Domingo Alberto Rangel, no para comprarla, sino para visitarlo. Antes de meterse en su Mercedes Benz, Martín me pegó un grito, y no tuve tiempo de hacerme el loco, porque se vino caminando hasta mí diciéndome: “No te hagas el loco, que te quiero hacer una invitación”. Confieso que no lo veía desde los tiempos de estudiante en la Escuela de Estudios Internacionales en la Universidad Central de Venezuela.

Después del saludo me dijo: “Yo sé que tú no odias a nadie, porque te falta mucha fuerza y coraje para eso, pero quiero que vayas conmigo a una reunión por aquí cerca, donde hay una distribución gratuita del odio que hay que aprovecharla. Es verdad que tú me conoces, amigo, y sabes que a la hora de odiar yo soy el primero en ofrecerse a quemar lo que me pongan por delante. Vente.”

Decidí acompañarlo porque Martín Alcázar siempre está en las noticias que uno no conoce, y eso me pareció una gran noticia. Subí a su Mercedes Benz y al rato me estaba bajando cerca de un local donde había una cola de gente. Cuando Martín vio que la cola era muy larga, me dijo que volviera a entrar al carro y así lo hice: “Eso que tú ves ahí es gente que viene a recargar sus tanques de odio. Se nota que hay gente que está perdiendo la capacidad para odiar y a lo mejor se está entregando a esa aberración del amor que no deja nada bueno”.

Después llamó a un señor que estaba en la cola y le preguntó si la distribución del odio era nada más por ese día, y el señor le dijo que había chance hasta mañana.

Y luego le contó: “Yo voy a tratar de meterme una dosis hoy y vengo mañana por la segunda, por si acaso”. “Me parece muy bien”. Le dijo Martín. Y aproveché para preguntarle cómo era la distribución: “Es muy fácil. Te ponen videos de la gente que odias y te muestran fotos y de fondo la música que le ponen en sus videos, si son políticos, claro, para que a medida que tú los ves vayas sintiendo que el odio te va entrando por todo el cuerpo hasta que sientes que estás lleno, y entonces te puedes ir dispuesto a quemar vivo al enemigo que te encuentres por ahí”.

Al final me dejó en la casa de Domingo Alberto Rangel y aquí estoy, echándole el cuento.

]]>
<![CDATA[Algo que no vamos a recuperar jamás]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Algo-que-no-vamos-a-recuperar-jamas-20190529-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Algo-que-no-vamos-a-recuperar-jamas-20190529-0062.html Además del tiempo, existe algo muy doloroso que no vamos a poder recuperar jamás: el futuro de los niños con desnutrición. Diversos estudios muestran cómo los primeros 1.000 días de un bebé son los más trascendentes de su historia de vida. En esos días, ocurren las transformaciones más importantes en sus cerebros. En consecuencia, nunca habrá una mejor etapa para que el sistema nervioso central se desarrolle adecuadamente y tampoco existirá otro tiempo en el cual las conexiones neuronales crezcan exponencialmente.

Existen diferentes investigaciones que explican ampliamente las consecuencias anatómicas, funcionales y bioquímicas que afectaría al infante si no recibe una alimentación apropiada y una estimulación óptima. El Dr. Monckeberg Barros, realizó una transiluminación del cráneo de un niño desnutrido y otro nutrido. Resultado: La atrofia cerebral es asombrosa. La imagen vale más que mil palabras.

Está fundamentado -científicamente- que los niños que sufren de desnutrición infantil tendrán muchos problemas de aprendizaje, no les será sencillo leer, escribir o realizar alguna operación matemática. Estas dificultades le acompañarán toda la vida. Evidentemente, ese futuro hombre-mujer, no podrá desplegar todo su potencial, y con ellos perdemos todos como nación.

Desgraciadamente, el retroceso de las futuras generaciones se está firmando ahora y el rezago del país se está decretando, por ejemplo, con Anailín Nava. No se puede ocultar que los millares de infantes que están soportando el hambre hoy, pues, mañana serán presas fáciles de adicciones y violencia. Duele mucho más el horror cuando sabemos que la infancia –junto con los adultos mayores- es la población más frágil y los que menos tienen culpa de las perversidades de los adultos. ¡Qué crueldad más grande!

Mientras tanto, en Oslo se está intentando resolver la crisis política que nos tiene colapsados y nos empuja sin pausa al primitivismo colectivo. Esperemos que en esa instancia puedan conversar y converger en una salida civilizada, pacífica y electoral. No olvidemos que –necesariamente- tenemos que conformar un nuevo gobierno que tenga un mínimo de gobernabilidad, y eso solamente se puede lograr con un acuerdo saludable entre las partes.

Si usted se va a sentar para escuchar al otro y mostrar su disposición para alcanzar una solución, lo mejor sería no ir con mantra ni mandamientos sacrosantos, porque probablemente no va a poder avanzar ni un centímetro. A veces, debemos quitarnos esas ataduras que no permiten avanzar y no nos dejan contemplar otras oportunidades.

¿Usted cómo actuaría si lo único que le ofrecen es cárcel o guindarlo por la piel del escroto?  Tal vez, resistirá, y si tiene un revólver en la cintura, con más razón peleará su muerte. Es lo que ocurre con Nicolás Maduro y su camarilla: si lo único que se le ofrece es persecución y muerte, entonces responderán con sus cañones y tanques. Sin embargo, si nos sentamos a conversar, vamos a la política civilizada, nos escuchamos y transformamos la abrumadora representación social en una categórica representación política, ahí podríamos cambiar el régimen, y esto sólo es posible por medio de votaciones universales, libres y secretas. El resto es ilusiones, falsas expectativas, seguir navegando en la política confrontacional sin certezas, y conflictos y más conflictos.

Por supuesto, tenemos que exigir un proceso electoral transparente, y eso pasa por la renovación de sus rectores, una limpieza del registro electoral, la observación internacional y garantías a todos los actores participantes.  

Por el futuro de los niños, lleguemos a un acuerdo.

 

 

 

]]>
<![CDATA[La irresponsabilidad antipolítica en Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-irresponsabilidad-antipolitica-en-Venezuela-20190529-0143.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-irresponsabilidad-antipolitica-en-Venezuela-20190529-0143.html La apuesta por la paz en Venezuela es una responsabilidad moral individual de los venezolanos.

Es preocupante como se multiplican infundios y descalificaciones sobre la propuesta en curso de Oslo.Es el permanente estado de crítica, desconfianza y rechazo hacia todo y entre todos.

Peor los críticos nunca enuncian su propuesta o su hoja de ruta, es precisamente lo que perpetúa al régimen a pesar de su rechazo total.

 

https://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Oposicion-sobre-Oslo-Este-encuentro-finalizo-sin-acuerdos-20190529-0130.html

Ahora a pocos días del evento de Noruega se habla de fracaso porque la participación es de pocos y a unos días de trabajo no hay acuerdo.

Mostramos cuatro procesos históricos importantes para la humanidad resuelto con pocos y sin tiempo límite:

 

*Acuerdo de Paz Gobierno de Colombia _ FARC- EP*

4 de septiembre de 2012 - 26 de septiembre de 2016

 

*Camp David: Acuerdo Egipto - Israel*

5 de noviembre de 1977 - 17 de septiembre de 1978

 

*Conferencia de París: Acuerdo de Paz para Vietnam* 23de enero de 1973 - 27 de enero de 1973

 

*Grupo Contadora para La Paz en Centroamérica*

1 de diciembre de 1982 - 7 de agosto de 1987

 

]]>
<![CDATA[Esa muerte innombrable]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Esa-muerte-innombrable-20190529-0037.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Esa-muerte-innombrable-20190529-0037.html    Han pasado cerca de dos años y todavía su rostro está grabado en mi memoria. Estaba tirado en el suelo. En el sótano de un edificio. Cuando fui a tomar el ascensor pude distinguirlo. Parecía un muñeco con la cabeza ladeada a la izquierda. Le salía un hilo de sangre por una oreja y por la nariz.

   No tendría más de 27 años. Moreno y robusto. Los policías de investigaciones lo tomaron por las piernas y brazos y lo lanzaron a la furgoneta. El sonido fue espantoso.

   Otra persona más que se suicida en esta Venezuela del terror y la tristeza. Dicen las estadísticas que nos hemos colocado a la cabeza de los países del mundo donde sus habitantes se suicidan con más frecuencia.

    De esos cerca de 800.000 suicidios en el mundo, en Venezuela se cometen poco más de 19 por cada 100 mil habitantes. Es la cifra más alta en Latinoamérica. Antes de la llegada del chavizmo, apenas se cometían entre 4 a 5 suicidios a año.

   Pero la tristeza, la depresión y tantas ausencias han quitado la alegría a los venezolanos. Esta forma de ejercer violencia está siendo utilizada cada vez más por la desesperación de una población que no encuentra salida a su crisis personal y colectiva.

   Como ese joven son la gran mayoría de quienes toman esta drástica decisión. Me duele saber que entre los profesionales de las ciencias de la salud el aumento de los suicidios es alarmante. Médicos y enfermeras quienes ante la imposibilidad de salvar una vida por carecer de insumos, medicinas, equipos y condiciones físicas de los centros asistenciales, toman esta decisión. Tal vez para llamar la atención. Tal vez por agotamiento y frustración de saber que pueden salvar la vida de un niño y no tener absolutamente nada para ayudar.

   Esta es la Venezuela que heredarán otros. No es fácil tomar una decisión tan radical. Hay que ser valiente para atreverse a tan extrema resolución. Difícil discutir tan delicado tema. Pero es que se ha vuelto un problema de salud pública que se añade a esta pavorosa catástrofe humanitaria que padecemos.

   Lanzarse por la ventana de un edificio desde un piso 7 o colgarse de la viga del techo con una cuerda o dejarse caer entre los rieles de un vagón del metro o ingerir veneno de ratas, son parte de un ritual que es necesario sacar a la luz pública. Atenderlo. Es perentorio en este descalabro de país y sociedad no dejar solo a nuestros parientes y amigos que atraviesan por crisis extremas.

   Si usted nota que un conocido está atravesando por una delicada situación socioeconómica. Si lo nota descuidado en su apariencia física. Depresivo. Poco comunicativo y elusivo, busque hablarle. No le recrimine su actitud. Por el contrario, deje que se desahogue. Si es posible que grite, llore y manifieste su frustración, su problema. Oriéntelo y búsquele ayuda profesional.

   En la Venezuela de estos años el suicidio se está manifestando cada vez más y con mayor intensidad en personas que hacen vida en las ciudades. Son, por lo general, personas cada vez más jóvenes (entre 16-25 años) y de núcleos familiares consolidados. Otro rasgo que alarma son los casos de profesionales y docentes universitarios que padecen episodios depresivos y de tristeza por las condiciones económicas por las que atraviesan. También por las ausencias de seres queridos. La soledad entre ancianos es escalofriante al igual que aquellos padres que ven partir a sus hijos y nietos. Esa diáspora, ese exilio obligado y recurrente en nuestra población.

   Son frecuentes los permisos y ausencias del trabajo entre profesionales de la salud y profesores universitarios, quienes experimentan episodios depresivos. Es que la llamada revolución socialista chavista ha lesionado el valor de la vida y del trabajo. Lo ha desvalorizado. Le ha quitado sentido de valor social al trabajo y por lo tanto, hoy se entiende como asunto de poco interés que lleva al individuo a vagar sin sentido por calles y avenidas. A perder el tiempo y sentirse inútil. Tanto, que la vida misma se ha convertido en una especie de existencia parasitaria.

   Ante semejante realidad las soluciones drásticas, como el suicidio, comienzan a tomar sentido con tan espantosas estadísticas.

   Es tiempo de denunciar esta epidemia social de la que poco se habla. Seamos responsables y atendamos esta tragedia nacional.

]]>
<![CDATA[Próxima estación: Oslo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Proxima-estacion-Oslo-20190529-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Proxima-estacion-Oslo-20190529-0032.html Las miradas se vuelcan sobre Oslo, Noruega, próximo punto titilante del flujograma que comenzó su puesta en marcha de forma pública en enero de este año. Los diseñadores de la estrategia no están muy convencidos de que en esa estación se logren alcanzar los objetivos trazados inicialmente, pero los acontecimientos han llevado hacia allá, hacia la negociación, el pulso por el poder en Venezuela.

Hay escepticismo, en la medida que se esperaba otra evolución de los acontecimientos, y porque se llega allí por el peso de la realidad y de las circunstancias.

En un principio se pensó que con cierta facilidad el efecto conjunto de la creación de una imagen de poder dual, las amenazas de intervención y el anuncio del embargo petrolero harían la tarea de convencer a los militares para que actuaran por medio de una sublevación o un golpe palaciego y se produjera así el traslado del poder hacia los sectores de la oposición comprometidos.

GEOPOLÍTICA

No ocurrió así y, luego de tres intentos de sublevación militar en el transcurso de estos meses, no se confía en que un levantamiento exitoso tenga lugar, aunque hace pocos días la agencia Reuters informaba: “EEUU relanza contactos con personal militar venezolano”.

También se conoció que la otra alternativa, la de una intervención militar efectiva, y no como simple amenaza, no estaba decidida. En este sentido, Frank Mora, ex subsecretario de defensa para el hemisferio occidental, explica que Donald Trump nunca se comprometió con una intervención directa en Venezuela, por lo que no es seguro que esto ocurra.

Por lo demás, la dimensión geopolítica del conflicto obligó a que se entablaran conversaciones entre Sergei Lavrov y Mike Pompeo, que conducen a explorar vías diplomáticas antes de que haya una decisión sobre acciones bélicas.

OPCIONES “INTERMEDIAS”

De manera que, sin garantías de golpe ni de intervención, se ha admitido que, por el momento, el terreno adecuado para proseguir la lucha por el poder es el de las negociaciones.

La oposición insistirá en que el sector gubernamental debe abandonar Miraflores, y del lado del Gobierno se planteará un acuerdo en el que se creen las condiciones políticas que le permitan ejercer el mandato presidencial.

Hasta el momento, cada sector se mantiene en sus posiciones, aunque es posible que en el transcurso de las conversaciones se construyan opciones “intermedias”.

SANCIONES

Las expectativas de que los resultados de la negociación se inclinen hacia el planteamiento de la oposición residen en los efectos esperados del vector de profundidad de la estrategia en curso: las sanciones petroleras y financieras, que generarán más penurias en la población y mayor malestar social. Un “bombardeo” que el Gobierno intentará circundar con nuevos mercados y otros mecanismos de pago de las importaciones. Esa es la batalla que se libra fuera de la apacible Oslo.

]]>
<![CDATA[Crónica de una muerte anunciada o la crisis de un país rico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cronica-de-una-muerte-anunciada-o-la-crisis-de-un-pais-rico--20190527-0042.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cronica-de-una-muerte-anunciada-o-la-crisis-de-un-pais-rico--20190527-0042.html Transcurría la segunda mitad del siglo XX, concretamente finales de los años 80. 1989, nos sorprendió enormemente, pues la bipolaridad del mundo se derrumbaba como un castillo de naipes. El sueño de una sociedad mejor, de la contra parte del capitalismo, del cielo por asalto llegaba a su final.

Se convirtió la historia en cadáver y las ciencias sociales en su patólogo. Desde allí, Fukuyama nos decía “el fin de la historia” es la muerte de las ideologías. Un reacomodo intelectual recorría todas las escuelas del pensamiento social, y la escuela de sociología de la Universidad Del Zulia no escapaba a tal resaca intelectual.

Qué hacemos con Marx? ¿Qué será de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar? ¿De sendero? ¿De los intelectuales de izquierda? Etc. Apenas unos años después, las respuestas que parecían evidentes se hacían evidentes. Latinoamérica se convertirá en la puerta de entrada del neoliberalismo cultural, sustentado en la globalización, y el económico sustentado, a su vez, en el mercado, es entonces el experimento ideal.

En Venezuela, ese pensamiento encuentra sus acólitos en los llamados “Chicago boys”, una especie de Yuppis que van ganando espacios importantes en el entorno del candidato presidencial favorito para ganar las elecciones de 1989, Carlos Andrés Pérez. Como presidente de la república, CAP, implementa un paquete económico basado en un plan de agenda llamado “el gran viraje”. Los Chicago boys” le acompañan, es Miguel Rodríguez la pieza clave para su aplicación.

El 27 de febrero de 1989, partirá la historia de Venezuela en dos, los acontecimientos sociales de ese momento incrementan el descontento en todos los sectores de la sociedad venezolana, pero mayormente en la Fuerzas Armadas Nacionales (FAN), desde donde aparecerá un movimiento insurreccional que intentara tomar el poder mediante un fallido golpe de Estado.

El 4 de febrero de 1992, sorprende a los venezolanos, el movimiento bolivariano 200 hace su aparición liderado por un grupo de tenientes coroneles, entre ellos Hugo Rafael Chávez Frías, cabeza del grupo.  Dicho movimiento, tratara de capitalizar el descontento popular que las medidas del gran viraje generaron en la población venezolana.

Las alarmas se encienden. No es para menos, Venezuela es el país cuna de democracia latinoamericana. El cono sur es atacado por las dictaduras de derecha; el neoliberalismo experimento fallido impone la violencia social en Venezuela.

La figura estelar de ese movimiento insurreccional, nacionalista en principio, Hugo Chávez, se muestra muy parco a primera instancia. No muestra mucho, más allá de asumir su responsabilidad y su liderazgo. En sus primeras apariciones, salido de la cárcel, se le nota algo torpe, erguido, con lenguaje poco fluido, quizás típico de un milico más.

El fuelle de la calle, el estudio sistemático, y el roce con algunos intelectuales que se agrupan en torno al incipiente movimiento harán que esas características del Chávez recién salido de la cárcel cambien radicalmente, hasta convertirse en un hombre elocuente, de grandes discursos, donde los elementos históricos son muy bien trabajados. Esté Chávez, logrará tender un puente entre él y el pueblo venezolano. Dicho puente simbólico, es, quizás, el más eficaz de la historia política venezolana.  

Llegado al poder, Chávez, se convierte en el político venezolano más influyente de Venezuela, su empatía con las clases desposeídas lo endiosan al punto de que cualquier elemento negativo de su gestión, aparece en el dicharachero popular transformada en una crítica positiva: “la culpa no es de Chávez, es de su entorno” se escucha alegremente en cualquier discusión de barrio. Esto será magnificado por él mismo, desde su programa dominical, “Alo presidente”, donde regaña a diestra y siniestra públicamente a cualquiera de su equipo de gobierno.

La influencia de Chávez, pronto abarcará Latinoamérica entera; su defensa de los derechos de los más necesitados y los relegados de la historia le merecerán un espacio en los corazones de sectores más vulnerables, esto generará que los movimientos de izquierda sean tocados por el mítico halo de Chávez y lleguen al poder.

De un político nacionalista, Chávez, asume la bandera del socialismo y la lucha antiimperialista. La caída del bloque socialista, la muerte de la bipolaridad del mundo y la unipolaridad incipiente, destruyen todo resquicio moderno. En ese contexto, Chávez enarbolará el discurso del socialismo, pero de un socialismo nuevo, el socialismo del siglo XXI. Comprado por muchos, entendido por pocos, hasta por él mismo, ese socialismo ecléctico, paralitico, bufo, comienza a orientar el país.

Sus detractores no tardan en aparecer, nos alertan del peligroso camino que seguro nos empujará al abismo y al colapso como sociedad. La alerta no encuentra eco sino en las capas medias del país; en las clases populares no hace mella, el Chávez endiosado es invulnerable, su popularidad crece y crece y en cada concentración donde él aparece, se pueden leer cosas inverosímiles: “con hambre y sin empleo con Chávez me resteo “, “Él también es chavista” se logra leer en la barriga de una mujer embarazada.

Aunado a esto, los precios del petróleo se disparan, Chávez parece tocado por los dioses del olimpo, popularidad creciente y petrodólares son los principales elementos de una ecuación que terminará por ser mortífera para Venezuela. 

En este marco de referencia, los errores son innumerables y gigantescos, el gobierno de Chávez es muy exitoso en lo político; pero en otros ámbitos es impreciso, ineficiente y hasta lapidario. Esos errores son, en principio, poco evidentes, sutiles e imperceptibles; pero a medida que el tiempo pasará se convertirán en el karma de una sociedad. 

El pensamiento militar de Chávez, estratégico por demás, comienza por delimitar espacios medulares a lo interno del país, para luego construir una geopolítica regional reeditando el discurso anti imperial. A lo interno, esos espacios medulares lo son el petróleo; es decir PDVSA, la agricultura y la educación universitaria. Para los dos primeros, generará mediante la ley habilitantes normativas legales muy interesantes en principio. El tercer ámbito, la educación, lo dejará en enfriar momentáneamente, dada la reacción de la sociedad civil ante la posibilidad de reformar la ley de universidades.

La vida atentará contra Chávez, en 2011, en un desgarrador anuncio en cadena nacional de radio y televisión el comandante afirma que se le ha detectado la aparición de nódulos cancerígenos y que entrará en otra lucha más, ahora en el terreno de la salud. La suerte, el halo magnificente o la conjugación sideral que parecían envolver al comandante parecen abandonarlo.

En 2013, la nefasta y triste noticia: Chávez muere producto de perder su lucha contra el cáncer. Una especia de nube gris se torna contra Venezuela al saberse la noticia, lagrimas caen de los rostros de los venezolanos humildes. No es para menos, el político que más le ha dado a las clases  bajas de Venezuela muere.

Antes de morir, Chávez,  previsor  para muchas cosas, entre ellas lo político, dicta su última y más  plena instrucción, elegir a Nicolás Maduro Moros como su sucesor en la conducción de la revolución. Esa instrucción clara y precisa se concretara y Nicolás Maduro toma las riendas de la revolución bolivariana.  

Nico, como se le quiere dar a conocer desde el aparato propagandístico del gobierno, ha sido el canciller de Chávez por síes años; lo que innegablemente le faculta para tomar el testigo y continuar la revolución triunfante.

 

La llegada de Nico, desata los demonios dentro y fuera del chavismo, dentro y fuera de las fronteras de Venezuela; la tesis de que la ahora, la huérfana revolución bolivariana  si caerá se extiende entre los detractores. La guerra económica que comienza tímidamente con Chávez, se acelera ante la llegada al poder del “vulnerable” sucesor.

Lo que ha enfrentado Nico es sin parangón en la historia política del país. Una guerra económica inclemente direccionada desde el norte con apoyo de factores naciones, es solo una variable más de una ecuación variada. Pero quizás lo más pernicioso, es la inclemente corrupción en las filas del gobierno, la ineficacia económica, la ineficiencia en la direccionalidad de las políticas públicas y la desprofesionalización en todos los ámbitos, que trae como consecuencia que todas las instituciones del Estado estén en el suelo.

Sufre el país más rico de Latinoamérica una profunda y variada crisis económica, son múltiples los problemas por lo transitamos los venezolanos de a pie, esos que parecemos condenados sin remedio a vivir en el medio de un gobierno corrupto, ineficaz, ineficiente e indolente y una oposición apátrida, vendida, genocida, corrupta e incapaz.

El panorama es gris para nosotros, no hay salario que aguante tal situación, pues no hay oficio ni profesión digna en un país rico asediado por el imperio, sí, pero dirigido además por la corrupción y los ineficaces e ineficientes que se tomaron la revolución, que ya andaba mal, para ellos terminar de acabarla.

]]>
<![CDATA[Ciudad y Política]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ciudad-y-Politica-20190527-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ciudad-y-Politica-20190527-0031.html Fortunato J. González Cruz, meritorio catedrático venezolano, miembro de la Academia de Mérida, deja en nuestras manos su más reciente ensayo, escrito a profundidad: Ciudad y Política, con un subtítulo que dice mucho y representa un desafío a la inteligencia, en un momento de fractura profunda, como la que se advierte, en las raíces de la cultura occidental.

No olvidemos que como hijos del Mundo Nuevo somos tributarios de éstas. A lo largo de trescientos años penetran en nuestro cuerpo núbil de amerindios, por más autóctonos que pretendamos ser y declararnos después de 1812.

Fuera de nuestra “psicología de adanes” aún presente y además heredada, algo adicional queda en nosotros de la antigua Hispania que se nutre de lo griego, no solo de lo romano; y tanto se nos traslada ese gen que, revisada nuestra historia colonial, puede constatarse que tenemos un concepto de la vida y un talante cultural propios, virtudes que nos afirman “no para sustituir la espontaneidad vital, sino para asegurarla”, como lo dice Ortega y Gasset.   

El tránsito agonal, más que agonioso, que vivimos los occidentales arriesga hoy la pérdida de nuestro ethos, ya que junto a nuestro ingreso a la llamada cuarta revolución industrial, que acelera la globalización y derrumba las fronteras entre la materialidad y la virtualidad de lo digital, ahora sujeta, incluso, a la esencia biológica del planeta; al punto de romper paradigmas sobre el origen del hombre y su naturaleza. El efecto no podría resultar más devastador si, a tiempo, no le encontramos cauces u odres apropiados a la idea de la relatividad que se impone a todo trance y por obra de lo señalado.

He vuelto varias veces, en algunos escritos míos, sobre el lúcido debate que sostuvieran en la Academia Católica de Baviera, Jürgen Habermas y Joseph Ratzinger en 2004, sobre las bases morales prepolíticas del Estado liberal, recogido luego en un opúsculo que se hace célebre: Diálogo entre la razón y la fe. Aquél, señala la autosuficiencia del mismo Estado, hijo de la razón ilustrada, para resolver dentro de sí y por sí mismo, en el marco de la Constitución y de sus procedimientos, las contradicciones y deficiencias que le puedan aquejar a la sociedad. Éste, por su parte, al destacar el quiebre ético, la pérdida de discernimiento entre lo bueno y lo malo de cara a los fenómenos de la globalización y del poder actual de la ciencia, que optan, ambas, por el citado relativismo, por el todo vale, reclama como tarea de las culturas y en contrapartida “un universal proceso de purificaciones en el que finalmente los valores y normas conocidos de alguna manera o barruntados por todos los hombres lleguen a recobrar una nueva capacidad de iluminación”.

González Cruz, también correspondiente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales de Venezuela y autor del libro El gobierno de la ciudad (2014), trabaja su escrito mirando hacia el porvenir, arbitrando el método de la vuelta a nuestros orígenes – apela a las enseñanzas de Aristóteles – y destaca lo que nos queda de sustantivo; lo que mal puede admitirse que desaparezca como experiencia de lo humano, como realidad primaria si se quiere, a saber, la de la ciudad.

Sin la ciudad muere la política y no es concebible la democracia. “La ciudad es una de las mejores obras del hombre y es y será sin duda su hábitat fundamental”, afirma el autor, tanto como podemos decir nosotros que el Estado que las reúne es un artificio medieval que despliega sus alas durante la modernidad y se debilita tras los desafíos del siglo XXI; cosa distinta, cabe advertirlo, de la ciudad-comunidad griega mal llamada ciudad-Estado, desconocido éste para entonces y cuya naturaleza y teleología acaso se han perdido bajo los fueros de El Leviatán. De allí su agonía.

De modo que, al considerar este texto fundamental de González Cruz, fácil es advertir lo que se sabe y se olvida, es decir, que “la ciudad consolida la familia como núcleo y les aporta a los humanos el lugar, espacio, territorio, hábitat o urbs para su desarrollo como especie, para fortalecer su dimensión genérica. A partir de entonces la ciudad es el lugar para asegurar su subsistencia, anidar sus afectos; comunicarse, desarrollar y darle asiento a la sociedad, y establecer el taller donde forja su cultura”.

En medio del tsunami que causa la anomia global y la realidad digital, que relaja las seguridades de todos y que mal pueden resolverse, por ser inédito e inevitable el fenómeno, dentro de los estrechos marcos de la razón objetiva y constitucional, cabe preguntar si ¿acaso no es predecible que los ex ciudadanos o huérfanos de la patria de bandera común – lo decimos con Miguel de Unamuno – busquen cobijo, entre tanto, en sus patrias de campanario? Las raíces del hogar, la ciudad, el municipio, sirven, en efecto, como asidero o punto de apoyo inestimable a quienes, con criterio aguzado, pretendan renovarse y participar como actores de la Humanidad totalizante.  

De cara a lo nuestro, no huelga observar que el orden constitucional que se nos impone en 1999, a partir de la felonía que es origen de la tragedia corriente, lo primero que hace es anular la autonomía del municipio. Destruye el acotamiento que nos da el perfil como nación. Es la ciudad, justamente, nuestra primera escuela de la libertad, antes de que formásemos provincias y nos diésemos la Constitución Federal de los Estados de Venezuela, en 1811

]]>
<![CDATA[¡Sin tregua ni negociación!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-tregua-ni-negociacion-20190524-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-tregua-ni-negociacion-20190524-0090.html Para el venezolano común, continúa enredado el clima político. Informaciones que se cruzan y contradicen saliendo de una misma fuente. Uno de los objetivos de las matrices de opinión habituales es complicar el panorama. Confundir al adversario… Entorpecer la comprensión cabal. Son juegos de la lucha por el poder… tácticas de incoherencia e incongruencia. “La política es la continuación de la guerra por otros medios”. Antes de pelear se debe dividir al adversario, Enmarañarlo con noticias falsas e informaciones que lo debiliten. Estrategias de información y contra información. No en balde el filósofo y estratega militar de la antigua  China, Sun Zu, diría: Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas”. Pero hay que distinguir el fruto de la paja. Concentrarse en lo fundamental. Siempre hay una línea central, un camino trazado… un plan definido. En política, lo sabio es descifrar, en medio de tanta maniobra, la médula de los acontecimientos.

      En el actual intento de diálogo entre el gobierno y la oposición promovido por el Reino de Noruega, hay que leer entre líneas, lo que está detrás de cada frase o palabra. Hasta por cortesía se asiste a una reunión de esta naturaleza., como es el caso de la invitación de Noruega. Ambos viajaron sin creer en su pertinencia, objetivo y viabilidad. ¡Las cartas están echadas! En ambos lados, no hay ni siquiera un paso atrás para coger impulso. Mucho menos ilusiones de transacción. Son veinte años de trato… se conocen muy pero muy bien. Las condiciones objetivas y subjetivas indican lucha frontal y sin cuartel.  No hay tregua ni paréntesis permisible. El gobierno por su mantenencia en el poder a costa de lo que sea y la oposición por el “cese a la usurpación”; ósea, nuevo gobierno. Lo demás es dilación… ardid. Como es ya habitual, Maduro llama al dialogo cuando tiene entre la manga una propuesta para afianzarse en el poder. Recuérdese el tiempo previo al 20 de Mayo; propuso adelantar las elecciones presidenciales.   Ahora, propone adelantar las elecciones para la Asamblea Nacional. ¡Quiere liquidar la actual AN!

 La verdad, es que Maduro nunca ha tenido intención de desarrollar un proceso de diálogo sincero…productivo. Desde los tiempos de Chávez el proyecto del socialismo del siglo XXI, ha sido autoritario… hegemónico y excluyente. Lo propone para atrapar a incautos o simplemente para envolver a oportunistas y aprovechadores. La gente lo siente así y por eso el 54% no cree en negociaciones políticas; según resultado de encuesta reciente. Lo conocido hasta ahora han sido propuestas de diálogo huérfanas de contenido y disposición a cambios concretos. Por ejemplo, la propuesta de adelantar las elecciones para la AN, ha podido contemplar la designación de un nuevo CNE; integrado de común acuerdo entre la oposición y el gobierno. Dos representantes de cada bando y uno de naturaleza independiente escogido por ambos. Con observación internacional e integración de mesas de forma paritaria. En el fondo, “Vamos a elecciones pero las condiciones las impongo yo unilateralmente”.

     No hay que llamarse a engaño. El proyecto Chávez trabaja exclusivamente por consolidar su hegemonía. Hasta ahora ha jugado con la oposición, que ha sido errática más de las veces. Escenificándose en el país una lucha muy fuerte por el poder. Con el hándicap que el gobierno de Maduro perdió la gobernabilidad. No tiene capacidad de respuesta a las demandas y necesidades primarias de la población. El déficit de servicios públicos (electricidad, gas, agua potable, gasolina, teléfono, transporte y salud pública) ronda el 60%. Los alimentos y medicinas poseen costos superiores al 1000% de los ingresos. El cambio de gobierno solo se logrará con la intervención multitudinaria de la gente en la calle y la actoría protagónica de las FFAA. 

 

]]>
<![CDATA[La prédica del odio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-predica-del-odio-20190524-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-predica-del-odio-20190524-0089.html En la coyuntura política actual, cuando el dialogo y la negociación constituyen una imperante necesidad, las redes sociales, devenidas en territorio afectivo, promueven sentimientos de aversión, repulsión o profunda antipatía hacia el adversario político, así como el deseo de dañarlo o destruirlo.

Redes del odio o de la indignación donde tienen lugar la virtualización de los afectos y los vínculos sociales;  donde -de la mano de nuevos sujetos políticos- se incuban otras formas de vida,  de relacionamiento y sociabilidad.

En un país interpretado y vivido desde una perspectiva política polarizada y radicalizada, se impone el odio político hacia quienes tienen posiciones distintas.  Desde esa plataforma afectiva, se crean vínculos sociales, conexiones  y formas de coexistencia en los que el odio integra y une más que el amor, el respeto, la comprensión,  la amistad o los nexos familiares.  Desde esa perversa dimensión afectiva se produce un deterioro del tejido social, se generan daños emocionales,  psicológicos, morales y culturales. Fracturada la convivencia básica se estigmatiza  la tolerancia, el entendimiento y el respeto al otro diferente; se castiga el disentimiento, se avala y se da  puerta franca  a la  violencia sociopolítica.

Las redes sociales en tanto territorio afectivo-religioso se tornan en una suerte de púlpito desde donde predicadores y predicadoras del odio promueven el rechazo, la radicalidad y las salidas violentas.  No se acepta la legitimidad del adversario, enemigo a muerte a quien hay que  exterminar a cualquier precio.    Al traidor hay que estigmatizarlo y, en casos de reincidencia, destruirlo virtualmente. Muy lejos queda el tema del perdón, la reconciliación, el rencuentro, el respeto, el dialogo…

Producto de una postura emocional y cargada de odio, se impone el discurso del odio repleto de juicios de valor, insultos y descalificaciones.  Discurso fundamentado en la creencia de “posesión de la verdad

]]>
<![CDATA[Combustible, la verdad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Combustible-la-verdad-20190524-0085.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Combustible-la-verdad-20190524-0085.html Hace crisis, también, la escasez de combustible. Amenaza ahora el área metropolitana de Caracas, pero en las regiones ha sido mucho peor en tiempo y condiciones.

En Los Andes, Zulia, Barinas y Apure se la atribuye al contrabando de extracción, otra secuela de las distorsiones causadas por la gestión gubernamental.

El problema ya viene largo y con tendencia a agravarse en otras partes, porque no hay suficiente para una demanda que por lo demás, no es la de otros tiempos, porque hay mucho menos actividad económica en el país, como todos lo notamos en el tráfico en nuestras ciudades.

La propaganda culpa del problema a la “guerra económica”, en forma de sanciones norteamericanas. Miente. Su media verdad no basta como explicación. Sin entrar a considerar cómo ha logrado el grupo mandón que lo sancionen, ni detenernos en que ellos no deben estar padeciendo, como todos los demás, los rigores de la falta de gasolina y gasoil. 

La verdad es que este gobierno convirtió a uno de los principales exportadores de petróleo del mundo y el primero que refinó crudo para exportar productos, en importador neto de combustibles desde 2012.

Cruel ironía si sabemos que la construcción de las refinerías de Amuay y Cardón se autorizó en 1945 y Pdvsa llegó a tener la tercera capacidad de refinación del planeta y entre 1977 y 1982 se adelantó el Programa de Cambio del Patrón de Refinación. Debido al desorden corrupto ya en 2016 comprábamos noventa y dos mil barriles diarios a los Estados Unidos, los mismos que la propaganda retrata como nuestro enemigo imperial, informaba “El Interés” en marzo de 2017. Así que el cuento actual es, como otros, mentira. 

No es que no hubiera errores en el manejo petrolero del pasado, pero cualquier analista objetivo entiende que predominaron ampliamente los aciertos. Así, por lo demás, lo vivía y sentía cualquier consumidor venezolano que iba a su estación de servicio y ponía gasolina, le lavaban el parabrisas y le preguntaban ¿le reviso el aceite? En cualquier lugar del territorio nacional y a cualquier hora, porque incluso había “bombas” que podían operar 24 horas. 

 

https://www.panorama.com.ve/ciudad/Continua-agudizandose-crisis-para-surtir-gasolina-en-bombas-de-Maracaibo-fotos-

Hubo pícaros, como ahora abundan, pero más políticos inteligentes y patriotas, estadistas prudentes y estudiosos, ávidos de conocer y comprender la realidad, lucharon primero y trabajaron luego para introducir cambios trascendentes. La mentira lubrica la permanencia en el poder del grupito. La verdad es combustible del cambio.

]]>
<![CDATA[Motivos de la tensión china-estadounidense]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Motivos-de-la-tension-china-estadounidense-20190524-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Motivos-de-la-tension-china-estadounidense-20190524-0088.html Philippe Waechter, economista jefe de la administradora de activos francesa Ostrum Asset Management, formuló el 17 de mayo último un interesante análisis acerca de las actuales tensiones entre China y Estados Unidos.

Explica el experto francés que los twits de Donald Trump del cinco de mayo aumentaron las tensiones entre Washington y Beijing, relanzando las discusiones sobre los términos de un acuerdo entre ambas potencias en el ámbito comercial.

Las represalias chinas contra las importaciones de EEUU en respuesta a los nuevos aranceles estadounidenses ponen en tela de juicio el largo período de calma comenzado después de la reunión del G20 el primero de diciembre del año pasado.

El deseo de Trump de imponer nuevas restricciones a China refleja su voluntad de repatriar puestos de trabajo, especialmente en el sector manufacturero, y también de reducir la dependencia en China de Estados Unidos. En 2018, la balanza exterior de EEUU con China era deficitaria en más de 400 mil millones de dólares.

La contrapartida de este superávit chino con EEUU reflejaba una financiación china de la economía de EEUU a través de la compra de bonos federales estadounidenses. La lógica era que los productos chinos en el mercado estadounidense financiaban la economía de EEUU para compensar la falta de ahorro allí.

El funcionamiento del comercio chino-estadounidense era a base de complementariedad, pero este equilibrio está cambiando ahora de naturaleza porque el peso de China en la financiación de la economía estadounidense ha ido disminuyendo.

En marzo de 2019, el peso de los activos financieros de EEUU en poder de China en el total de la financiación exterior de Estados Unidos había descendido al bajo nivel observado en junio de 2006.

El equilibrio de la relación entre los dos países está cambiando y Estados Unidos ya no tiene capacidad de influir en China como en el pasado. China tiene ahora más autonomía, afirma Waechter.

La Casa Blanca está impaciente por la falta de voluntad de los chinos para responder a sus peticiones. Al gravar las importaciones chinas, Washington quiere influir en la economía de Beijing, a riesgo de crear allí fuertes tensiones sociales y forzar así la mano de las autoridades chinas que no desean asumir este riesgo social. El bajo ritmo de los indicadores chinos de actividad desde principios de año podría validar el análisis de Washington y animarle a endurecer aún más su tono comercial. A principios de 2019, el peso de Estados Unidos en las exportaciones chinas se ralentizó significativamente. La dependencia de China respecto a Estados Unidos se está invirtiendo y, al mismo tiempo, los chinos están relanzando la iniciativa de las Nuevas Rutas de la Seda, cuyo objetivo es, entre otros, diversificar aún más los mercados chinos. China está ahora ampliando oportunidades de mercado y limitando efectivamente la influencia de EEUU en su situación económica interna.

El otro gran punto de desacuerdo entre Washington y Pekín se refiere a la tecnología. “Me parece que éste es el principal punto de las diferencias entre los dos países”, dice Waechter. Los chinos se han puesto al día tecnológicamente muy rápidamente en los últimos veinte años. Esto ha sido así tanto en transferencias de tecnología como en recursos para facilitarla. Y esto ha funcionado tan bien que los chinos ahora aventajan considerablemente a EEUU en 5G e Inteligencia Artificial, entre otros desarrollos significativos.

 

https://www.panorama.com.ve/mundo/China-espera-que-EEUU-sea-serio-sobre-regreso-a-mesa-de-negociacion-20190523

En esta cuestión de la supremacía tecnológica hay un cambio radical porque los chinos tienen los medios para desarrollar estas tecnologías sin el apoyo estadounidense. Esta situación pudo haber surgido con Japón hace unos años, pero los japoneses siempre optaron por permanecer en el redil de EEUU, lo que no es el caso de Beijing -dice Waechter- porque China tiene un mercado interno muy grande y esto les permite crear condiciones para una dinámica tecnológica autónoma.

Lo que está en juego es simple. Quienquiera que fije los estándares para estas nuevas tecnologías tendrá una ventaja comparativa considerable. Será más fácil desarrollar innovaciones utilizando estas tecnologías. Por eso es aquí donde se estancan las negociaciones. Los chinos han dedicado recursos significativos para lograr esta ventaja tecnológica y no caerán inocentemente bajo el control estadounidense. Este estancamiento tecnológico no se resolverá de manera espontánea y la posibilidad de un acuerdo entre los dos países parece improbable.

“La dinámica de la economía mundial está cambiando. Es la primera vez en la historia moderna que se produce una situación que hace probable que la economía mundial se desplace hacia una nueva región en virtud de criterios relacionados con la innovación tecnológica. Cuando el corazón de la economía mundial se trasladó del Reino Unido a Estados Unidos, hubo una continuidad que no existe en la situación actual y ello alterará la dinámica de la economía mundial e inevitablemente redistribuirá las cartas entre las regiones del mundo”, concluye Philippe Waechter.

]]>
<![CDATA[Gobierno de coalición, ajuste económico, reinstitucionalización y elecciones libres]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobierno-de-coalicion-ajuste-economico-reinstitucionalizacion-y-elecciones-libres-20190523-0115.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobierno-de-coalicion-ajuste-economico-reinstitucionalizacion-y-elecciones-libres-20190523-0115.html Cualquier gobierno que sustituya al régimen de Maduro recibirá un país en ruinas. Desde el inicio tendrá que aplicar drásticas medidas para corregir los graves desequilibrios macroeconómicos que causan la escasez e hiperinflación. A las medidas de ajuste económico se les atribuye un impacto social y costo político que puede significar para el nuevo gobierno la pérdida de las parlamentarias. Y al no contar con el respaldo de la AN, se habrá producido un cambio político pero no se habrá superado la crisis de gobernabilidad.

En efecto, para aliviar el déficit fiscal y erradicar su financiamiento con emisiones de dinero inflacionario, el nuevo gobierno tendría que sincerar las tarifas de electricidad, agua, gas y teléfono, cuestión que no sería bien recibida en los hogares que han visto como su ingreso es devorado por la hiperinflación. Además, tendría que internacionalizar el precio de la gasolina con su impacto en las tarifas del transporte público; y, por si fuera poco, reactivar el cobro de peajes para generar recursos que permitan repotenciar la deteriorada infraestructura vial.

El nuevo gobierno tendría que iniciar un duro y no siempre rápido proceso de renegociación de la deuda externa. Los términos de esa negociación son claves para liberar fondos y reinsertar a la República en el mercado financiero internacional. De lo contrario, no se podrá tener acceso a los recursos para importar los repuestos, insumos y maquinarias que requiere la reactivación productiva.

El nuevo gobierno tendría que ejecutar un profundo proceso de reestructuración de toda la administración pública, fusionar y reducir el exagerado número de ministerios, liquidar entes públicos inoperantes y privatizar empresas estatales que terminaron quebradas por la corrupción. Tendrá que acometer la reconstrucción de Pdvsa y deslastrarla del enorme peso de misiones sociales y productivas que nada tienen que ver con las funciones medulares de exploración, extracción, refinación y comercialización de crudos, que es donde la compañía se tiene que enfocar. Aliviarle esta carga a Pdvsa implica sincerar una nómina de más de 144 mil trabajadores que se resistirán a perder su empleo. La considerable reducción de las abultadas nóminas de la burocracia pública puede desencadenar una ola de conflictividad sindical y social que comprometería la gobernabilidad.  

 

Todos estos son problemas económicos complejos que llevará tiempo resolver. Liberar controles de cambio y de precios, corregir el déficit fiscal, erradicar el financiamiento monetario, sincerar tarifas de electricidad, agua, gas, teléfono y peajes, eliminar ministerios y entes públicos inoperantes, privatizar empresas quebradas, reconstruir Pdvsa y sincerar su exagerada nómina, son una pesada carga que puede dar al traste con un nuevo gobierno en su primer año de gestión.

Un cambio político no es garantía de cambio económico

El nuevo gobierno se enfrentaría a un difícil dilema: si aplica las medidas de ajuste económico, el impacto social y costo político lo llevaría a perder las subsiguientes elecciones parlamentarias, temor que lo obligaría a posponer las medidas de ajuste económico hasta después de las elecciones; pero si pospone las urgentes medidas para superar la escasez y abatir la hiperinflación, el nuevo gobierno defraudaría las expectativas de cambio y de todas formas pagaría los costos de una alta abstención o votos en contra, con la inevitable pérdida de la mayoría parlamentaria.  

La ruta es gobierno de coalición, ajuste económico, reinstitucionalización y elecciones libres: primero parlamentarias y después las presidenciales

Nervio sin inteligencia es torpeza, nervio con inteligencia es habilidad. Más allá de la desesperación por salir de este nefasto régimen y del apuro que tienen los aspirantes a la Presidencia de la República por instalarse lo más pronto posible en el Palacio de Miraflores, el interés nacional indica que sería mejor convocar las elecciones presidenciales después de las parlamentarias, una vez que se haya asegurado la mayoría de diputados que respalde al nuevo gobierno.

Gobierno de Coalición

Para evitar que un nuevo gobierno pierda rápidamente la confianza del pueblo, es necesario evaluar con sensatez la conveniencia de conformar un Gobierno de Coalición que haga el trabajo “sucio” de aplicar las medidas de ajuste para sanear la economía. Este gobierno conformado por el Oficialismo y la Oposición crearía las condiciones electorales para convocar primero las elecciones parlamentarias y luego las presidenciales, con el incentivo de que, quien resulte ganador, recibirá un país que se pueda gobernar. La mediación internacional puede contribuir al logro de una solución política y pacífica a la crisis venezolana al hacer una oferta creíble al Oficialismo y Oposición para sustituir las sanciones financieras por incentivos económicos, a cambio de que se sienten en la mesa a conformar un Gobierno de Coalición. Entre los incentivos económicos se pueden mencionar los siguientes  

  • Levantamiento de las sanciones financieras internacionales
  • Reapertura del mercado internacional para las exportaciones de petróleo
  • La protección de los activos de Pdvsa y Citgo en el exterior
  • Refinanciamiento de la deuda externa
  • Nuevo financiamiento internacional
  • Inversiones extranjeras para reactivar la economía
  • Ayuda humanitaria para atender la emergencia

Ajuste Económico

Con el apoyo de estos incentivos, el Gobierno de Coalición tendría la misión de complementar las capacidades y recursos del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo en función de llevar a cabo las reformas económicas y legislativas para promover la inversión y reactivar la producción. La corresponsabilidad del  Oficialismo y la Oposición en el Gobierno de Coalición los obliga a:

  • Concertar, aplicar y apoyar el Programa de Reformas Económicas
  • Convenir la Agenda de Reformas Legislativas para Reactivar la Producción
  • Garantizar la seguridad jurídica a la inversión productiva
  • Respetar los derechos de propiedad
  • Socializar y privatizar empresas públicas que fueron quebradas por la corrupción

Reinstitucionalización de los poderes públicos

El canje de sanciones financieras por incentivos económicos será a cambio de la reinstitucionalización de los poderes públicos, comenzando por el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia. Así se evitaría reeditar la experiencia de elecciones con ventajismo oficialista y, sobre todo, que el resultado electoral sea luego anulado por maniobras del TSJ, tal como pasó con la impugnación de los diputados del estado Amazonas. Los compromisos del Gobierno de Coalición para la reinstitucionalización de los poderes públicos serían al menos los siguientes:  

  • Restitución de las funciones de la Asamblea Nacional
  • Liberación de los presos políticos
  • Rehabilitación de los partidos ilegalizados
  • Renovación del Consejo Nacional Electoral (CNE)
  • Reinstitucionalización del Tribunal Supremo de Justicia
  • Depuración y actualización del Registro Electoral Permanente (REP)
  • Convocatoria de Elecciones Parlamentaria en diciembre de 2020 o antes
  • Convocatoria de elecciones presidenciales en diciembre de 2021 o antes
  • Garantías para la postulación de candidatos
  • Transparencia en el financiamiento de la campaña electoral
  • No uso de los recursos públicos para promover candidatos
  • Observación internacional de todo el proceso electoral
  • Garantizar derechos políticos al sector que resulte derrotado en las elecciones
  • Ofrecer incentivos para el desarme y pacificación de colectivos y paramilitares

Elecciones libres

Los analistas del proceso electoral venezolano advierten que se requieren al menos nueve meses para la reinstitucionalización del poder electoral y asegurar unos comicios que cumplan con los estándares internacionales. El apuro por convocar elecciones presidenciales antes que las parlamentarias puede conducir a la restauración del viejo orden. Una jugada mejor pensada y más inteligente puede ser tomarle la palabra a Maduro para adelantar las elecciones legislativas, a cambio de convocar nuevas elecciones presidenciales, a lo sumo seis meses después.

Debido al creciente rechazo al régimen, en unas elecciones con las condiciones y garantías adecuadas, las fuerzas democráticas lograrían una abrumadora mayoría calificada que puede llegar a 4/5 de los diputados; es decir, 80 % del total. Esta tendencia se mantendría en las siguientes elecciones presidenciales y llevaría a una contundente e indiscutible victoria, siempre y cuando las fuerzas democráticas no vayan divididas y presenten un solo candidato unitario.   

Para conjurar el riesgo de tener que aplicar medidas antipopulares a las que se asocia un costo político que desembocaría en la pérdida de la AN, una vez renovados el CNE y el TSJ se convocarían primero las parlamentarias y luego las presidenciales, a lo sumo seis meses después. En este orden, quien resulte  ganador en las presidenciales, contará con una mayoría calificada en la AN que apoye su gestión, y recibirá del Gobierno de Coalición una economía saneada, sin escasez y sin hiperinflación, así como un país desarmado y pacificado que se pueda gobernar

]]>
<![CDATA[Dilemas energéticos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dilemas-energeticos-20190523-0113.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dilemas-energeticos-20190523-0113.html Mientras la inestabilidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) continua, el debate se hace más intenso en torno a las consecuencias, así como de las posibles salidas. En nuestro Estado Zulia este debate es particularmente álgido, puesto que es la zona del país más afectada. En esta nota abordaremos tres dilemas presentes en la formulación de soluciones: privatizar o no, tecnología propia o foránea y fuentes de energía  únicas o diversificadas.

El gobernador Lacava recientemente expresó que parte de la gestión del SEN se debía privatizar. Omar Prieto luego expuso que era necesaria la inversión privada en el sector. Estas declaraciones se incorporan en un primer dilema ¿la administración del SEN o algunos de sus componentes deben ser privatizado?.  En el Zulia esta pregunta nos remite a una añoranza de la época en que la administración del servicio eléctrico estaba en manos privadas y es inevitable llegar a constatar que el mismo Comandante Chávez fue él que inicio el proceso para nacionalizar este sector.

¿Qué significa privatizar?. Supone incorporar un elemento definitorio en la ecuación de la prestación del servicio, que es el capital privado. La inversión no pública debe ser remunerada de acuerdo a la expectativa pactada y esto se constituye en la base de la dicotomía: ¿qué es más  importante la utilidad o el servicio público en sí mismo?. La historia nos enseña que la cuerda revienta por el lado más débil y se subordina el servicio público al capital, lo que termina comprometiendo un principio fundamental del Estado Social de Derecho: la universalidad. Para muestra de lo afirmado un botón: quienes demandaron que los Abastos Bicentenarios en el Zulia se privatizara, como lo fue en un principio,  en su mayoría no pueden ir a comprar los productos hoy día.

Sobre lo público se construye un relato donde la corrupción y la indolencia son sus protagonistas, a lo que le agregamos que debe ser regalado. Este relato tiene sustento en la realidad cotidiana, pero se ignora que hay grupos de interés que tienen una cruzada en el sentido literal, para que lo público no funcione y no nos quede más opción que pensar que naturalmente lo privado es lo que funciona. Lo público solo funciona con participación, responsabilidad social y contraloría de los usuarios y usuarias.

Un segundo dilema está relacionado con las tecnologías para la generación de energía eléctrica, ¿consumimos las tecnologías foráneas o las creamos?. En esta coyuntura las soluciones toman la vía expresa, comprar en el extranjero,  pero seguimos siendo dependientes. Como dignos hijos de la renta petrolera, que tuvimos las capacidades materiales para comprar todo lo que nos ofrecieron, que no necesariamente era lo que requeríamos o estaba al servicio de los intereses del país. Es decir, privilegiamos la formula prêt a porte o  listo para usar y con ello asumimos el paquete o el lastre permanente de servicios posteriores. En un escenario de bloqueo económico no es posible contar con el servicio, ni con las refacciones necesarias. Así solo lo podremos resolver este dilema si entendemos que el desarrollo tecnológico propio es imperativo, lo supone desarrollar entidades para la creación y centros para la formación de talentos en esta perspectiva. El Centro Nacional de Ciencia y la Universidad Bolivariana de los Trabajadores  Jesús Rivera hoy apuntan en esa dirección.

Un tercer dilema está relacionado con el punto anterior, pero que considero clave tratarlo de manera particular. Es un dilema la diversificación de las fuentes de generación de energía eléctrica  o mantener fuentes únicas. Nuestro SEN es fundamentalmente alimentado por una fuente hidráulica, cuya base está en el sur del país. En esta coyuntura hacia el norte costero del país, se está privilegiando las tecnologías que usan combustibles fósiles. Nuevamente la vía expresa, que viene con un alto costo ambiental. Mientras tanto los proyectos relacionados fuentes de energía alterna,  como los parques eólicos están en el abandono o desmantelados, como en la Guajira. La falta de una mirada de mediano y largo plazo impide tener una perspectiva de  diversificación paulatina de las fuentes.

Algunas organizaciones sociales que comenzaron un debate sobre este tema hace años, han logrado construir una propuesta que denomina “Territorios Energéticamente Sustentables”. Se propone en esta iniciativa la  creación de sistemas de generación de electricidad basados en fuentes primarias renovables disponibles en cada territorio, de tal manera que la generación eléctrica y el consumo están en equilibrio, haciéndose de tal manera autónomo y/o con capacidad de exportar energía al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), sin depender de directamente del mismo, más que en casos de contingencias técnicas propias (López-González, 2018).

 

 

Un examen más detallado de esta propuesta permite visualizar que se plantea superar los dilemas expuestos, ya que se propone la formula de propiedad  social de los medios de generación de energías, la participación, contraloría y co-responsabilidad de los usuarias y usuarios en la administración y funcionamiento de los medios de generación  o distribución y finalmente la diversificación de las fuentes de generación.

En suma conviene tener claro que la resolución de estos dilemas se expresará en legislaciones e instituciones y servirá a los grupos de interés que  tenga la correlación de fuerzas a su favor. ¿Nos mantendremos indiferentes?.

 

]]>
<![CDATA[Es la hora de la negociación]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-hora-de-la-negociacion-20190523-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-hora-de-la-negociacion-20190523-0100.html  Pasan los días y los numerosos problemas,  en vez de resolverse, se agravan más y más.  En Venezuela cada día resulta más cuesta arriba sobrevivir. Ningún servicio público funciona, los sueldos no alcanzan ni para comprar  comida para tres  días, enfermarse supone una tragedia, pues no funcionan los hospitales,  no se consiguen las medicinas, y las clínicas en su gran mayoría ya no aceptan los seguros. Los apagones de muchas horas y hasta días y la falta casi absoluta de agua hacen que nos movamos somnolientos,  agresivos,  tristes y sucios. Surtirse de gasolina es una tragedia con colas de hasta más de doce horas, mientras al lado florece la mordida y la corrupción.

 Si se te daña el carro o cualquier aparato   resulta  imposible repararlo por los altos precios de las piezas, si es que se consiguen.

 Ya uno no puede ni morirse pues los servicios funerarios y los gastos ocasionados por la muerte terminan de arruinar a la familia.  La anarquía impera soberana  y resulta imposible obtener cualquier documento o realizar la menor gestión por los caminos legales. ¿Y quién responde por los numerosos muertos por falta de atención médica y escasez de medicinas, por el hambre, por tomar agua contaminada o por la depresión, que según algunas investigaciones suman más de 40.000?

Esta situación debe cambiar ya.  Y debemos cambiarla los venezolanos. Una confrontación militar o una agresión  extranjera sólo agudizaría los problemas  y supondría mucho dolor y muchas muertes. Los que piden este tipo de salida, demuestran una enorme ignorancia sobre las tragedias que ocasiona,  o  tal vez claman por ellas porque  creen que a ellos no les alcanzarán  las consecuencias. La historia demuestra  que,  en los enfrentamientos bélicos y en las  agresiones militares,  que nunca se sabe cuándo terminan, es siempre el pueblo más desasistido el que pone los muertos.

La salida  tiene que ser democrática, constitucional y electoral. No hay otra y la situación es tan grave que resulta criminal no enfrentarla con urgencia y responsabilidad. 

 Es la hora de los Políticos, capaces de pensar en Venezuela y en la mayoría de los venezolanos a quienes cada día la vida se nos hace más insufrible.

No son tiempos  para revanchas,  intolerancias ni  venganzas;  tampoco para ocultar la terrible crisis  que estamos padeciendo o  utilizarla  para obtener  beneficios. En el diálogo  y negociación  deben estar presentes todas las fuerzas: los maduristas, los chavistas y exchavistas,  los opositores, las organizaciones sociales,  y como árbitros,  las fuerzas democráticas internacionales que vienen repitiendo que apoyan salidas democráticas y electorales. La primera condición para un diálogo verdadero es aceptar la  grave situación que estamos viviendo y asumir responsabilidades.

 Por ello, el diálogo  y la negociación se deben dedicar a buscar soluciones, y no a perder tiempo con retórica y  diatribas estériles.  Para ello, se necesita un buen experto en  facilitación  del diálogo y  negociación,  con gran liderazgo y autoridad moral.

El gobierno, que está muy débil y al que cada día le resulta más difícil gobernar, no tiene más remedio que  negociar su retirada.  Ellos saben  que su camino, que casi nadie quiere y  sólo está trayendo sufrimiento,  está agotado. 

Estoy seguro que la mayoría de los gobernantes  y también de los militares desean librarse de esta situación  que exprime vidas y puede terminar  hundiéndonos a todos, también  a ellos.

 

]]>
<![CDATA[O Trump o Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/O-Trump-o-Venezuela-20190522-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/O-Trump-o-Venezuela-20190522-0039.html 1
No  debatamos con el mamarracho que no  convoca ni un centenar de soldaditos engañados ni dos centenares de opositores autoengañados. Discutamos con el dueño del circo, y no con los payasos. La confrontación es con el Imperio,  no con un escapado de la escuela de payasos de Popi. Sobre todo ahora, que el director de pista ha quedado al desnudo en una Selfie que lo revela en posición difícil de explicar.
 
2
 Para descubrir el secreto no han sido  necesarios hackers como Assange,  Snowden ni  Manning. Como Chacumbele, el Imperio mismito se mató. Si lo duda, consulte la página Diplomatic Action, del U.S. Department of State, Bureau of Western Hemisphere Affair, Fact Sheet: U.S.A. Actions on Venezuela, que el Washington Postdivulgó antes de que un  burócrata la borrara de la red. No hay que saber inglés para entender que se refiere a “Las Acciones de Estados Unidos de América en Venezuela”. Y en efecto, el Departamento de Estado confiesa que “el gobierno de Estados Unidos ha adoptado una serie de fuertes medidas políticas desde 2017,  destinadas a ejercer presión contra el régimen de Maduro y favorecer  a los actores democráticos”.
 
3
A confesión de parte, relevo de pruebas. El Departamento de Estado comprueba lo que ya todos sabíamos: que Estados Unidos esgrime “fuertes medidas políticas” para “ejercer presión” sobre nuestro gobierno electo y favorecer a otros actores. Esta prepotente declaración viola todos los principios del Derecho Internacional reconocidos por todas las organizaciones creadas para respetarlos. La prohibición de que un Estado intervenga en los asuntos internos de otro es norma acogida en  la Carta de las Naciones Unidas; en la Carta de la Organización de Estados Americanos, en la Carta del Movimiento de Países no Alineados, en todos y cada uno de los documentos constitutivos de organizaciones internacionales. Estados Unidos es, por sus propias palabras, Estado Forajido, al margen del Derecho Internacional y las organizaciones que lo aplican.
 
4
Si  duda, siga leyendo. Bajo el rubro “RESULTADOS CLAVES  EN 2019”, el Departamento de Estado confiesa esta serie de delitos contra  leyes y  bienes de los venezolanos: “-Juan Guaidó anunció su presidencia interina bajo la Constitución venezolana en enero.(…)”. El anuncio del autoproclamado no sería  más que otra de las “Acciones de Estados Unidos de América en Venezuela”. También, el supuesto no verificado según el cual “Más de mil militares han reconocido a Juan Guaidó,  desertado de Venezuela e ingresado a Colombia, donde reciben UNHCR y  asistencia del gobierno de Colombia”. Estados Unidos pretende nombrar presidentes y mandar militares en Venezuela. ¿Qué sucedería si otro país pretendiera hacer lo mismo en la potencia del Norte?
 
5
Por la plata baila el perro: quien  paga el mariachi escoge la canción. Las injerencias en Venezuela no son por la Democracia ni por los Derechos Humanos, sino por el  botín. Entre las “Acciones en Venezuela” que el Departamento de Estado se atribuye destacan las perlas que citamos  textualmente: “-La refinería CITGO en Estados Unidos está ahora bajo control del gobierno interino. -Aproximadamente 3.2 billones de dólares en activos de Venezuela en el exterior están ahora confiscados (en inglés, un billón equivale a mil millones). -La producción de petróleo de Venezuela cayó a  736.000 barriles diarios  en marzo, menos de la mitad de la producción de marzo de 2018, reduciendo sustancialmente los ingresos del régimen de Maduro. Dos de cuatro refinerías reiniciaron operaciones después que la falta de energía las puso  inoperantes.-Un estimado de 23 tanqueros cargados con unos 12 millones de barriles de petróleo permanecen varados fuera de las costas de Venezuela, debido a las dificultades para encontrar compradores. Se reporta que PDVSA está ofreciendo un descuento de 25% sobre el petróleo que permanece varado, pero requiere que los compradores lo descarguen en el puerto.   En resumen: asalto a mano armada de bienes venezolanos en el exterior; bandolerismo para impedir la venta de nuestros productos, destrucción criminal masiva de nuestras industrias. Y hay quien dice que la Guerra Económica no existe.
 
6
Sí: contra Venezuela se libra una Guerra de Cuarta Generación o no Convencional  en todos los frentes: económico, social, político, internacional, sicológico, mediático, cultural. El daño es estimado en el informe “Economic Sanctions as Collective Punishment:  The Case of Venezuela,” de los economistas  Jeffrey Sachs y Mark Weisbrot,  quienes calculan unas 40.000 muertes como consecuencia “de los métodos diabólicos utilizados por Estados Unidos para destruir a Venezuela y desacreditar el socialismo”. Se basan en el  incremento de las defunciones desde que Estados Unidos intensificó sus “Acciones”. El cálculo de las defunciones se fundamenta en encuestas de universidades privadas criollas, que sería necesario verificar. El bloqueo a Irak arrojó  un millón de muertes antes de la invasión estadounidense. Desde el siglo pasado, las guerras cobran  nueve víctimas  civiles por cada caído en combate. Cualquiera que sea el saldo verdadero, existe, afecta a toda la población, y debe ser atroz.
 
7
Ante esto, el Autoproclamado  comunica a Craig Faller, Jefe del Comando Sur, su “disposición para comenzar las conversaciones respectivas a la cooperación que ha sido ofrecida por su comando (…) acogemos con beneplácito la planificación estratégica y operativa”. Además de las otras intervenciones, implora la militar. Asombra el silencio de la oposición venezolana ante este llamamiento a la invasión de Venezuela. Ser opositor es un derecho; ser patriota un deber. Al elegir entre independencia y coloniaje, el silencio no es una opción.
]]>
<![CDATA[Diálogo, otra vez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dialogo-otra-vez-20190522-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dialogo-otra-vez-20190522-0033.html Si, dialogo otra vez y cuantas veces sea necesario para recomponer el espacio político en el marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Dialogo para llegar a un acuerdo de reconocimiento político que permita devolver la tranquilidad a la vida de la familia venezolana.

Los que creemos en el acuerdo político para poder superar pacíficamente esta encrucijada histórica debemos defender el diálogo con pasión patria.

Nuestro pueblo no quiere un dialogo entre dos grupos, que solo piensen en sus intereses. El pueblo demanda un dialogo que coloque la dignidad de Venezuela por delante y seamos capaces entre venezolanos y venezolanas de encontrar una solución al conflicto político, con el acompañamiento internacional necesario, pero sin que otros países decidan nuestro destino como Nación.

Necesitamos un acuerdo de reconocimiento político, de respeto a la Constitución Bolivariana de 1999, de normalización del funcionamiento de las instituciones del Estado y de levantamiento de todo el sistema de injerencia  y sanciones  extranjeras para poder ordenar la vida económica y social del país. Al menos se requiere y con urgencia una regularización del conflicto político para poder atender la situación de indefensión en la que encuentra la familia venezolana, producto de esta prolongada confrontación.

El acuerdo que necesita el pueblo, es aquel que permita la recuperación del pleno  funcionamiento del Estado Nacional para poder proteger el poder adquisitivo del pueblo trabajador; llegar a compromisos transparentes  con el sector privado para una política de producción, abastecimiento  y precios que pueda ser verificada de manera positiva en la economía diaria de la familia venezolana.

De igual manera,  el pueblo reclama un acuerdo que le permita ejercer plenamente el Estado de Derecho frente al abuso de las mafias especuladoras, frente al atropello policial, frente a los patronos que violan sus derechos laborales y tantos otros atropellos, que en el contexto del conflicto político, se están produciendo de manera impune.

Hoy por hoy, más allá de todos los análisis económicos valederos, no habrá corrección en los problemas económicos si no hay un acuerdo político. Se decía que las causas fundamentales de los altos precios de los bienes básicos eran el control de cambio, el control de precios y el exceso de dinero en manos del pueblo.

Hoy, no hay control de precios, no hay control de cambio y no hay liquidez monetaria en la calle y los precios siguen subiendo de manera alarmante todas las semanas, como acaba de ocurrir con el incremento de manera exorbitante de los productos Polar,  que tanta conmoción ha causado en la mayoría de la población.

Dejar hacer lo que quiera al Capital no es la solución. El problema es más profundo. Insisto, en un  país con un plan en marcha  de desestabilización de sus instituciones y una amenaza real de ser intervenido militarmente por los Estados Unidos, difícilmente se podrá implementar una política económica exitosa.

Llegar a un acuerdo estratégico de reconocimiento político, que empiece por regularizar el conflicto político interno y desmontar las sanciones extranjeras, es lo que permitirá ejecutar una política económica realista y viable, en este contexto, para devolver paulatinamente la estabilidad económica a la familia venezolana.

Hoy más que nunca se requiere del ejercicio de la Política, con P mayúscula, para despejar el horizonte de la Patria.  El dialogo es el instrumento privilegiado de la Política, por ello debemos cuidar este nuevo esfuerzo que se ha iniciado con el acompañamiento de Noruega. Quienes criminalizan cualquier esfuerzo de dialogo, son los y las que les conviene la guerra. Los que creemos en el acuerdo político para poder superar pacíficamente esta encrucijada histórica debemos defenderlo con pasión patria. Aquí no importan los temores particulares de uno u otro dirigente, aquí importa la suerte, la vida de un pueblo.  Con Bolívar decimos  “Echemos el miedo a la espalda y salvemos la Patria”.  

]]>
<![CDATA[El costo del bloqueo contra Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-costo-del-bloqueo-contra-Venezuela-20190521-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-costo-del-bloqueo-contra-Venezuela-20190521-0036.html

Miles de vidas, miles de tratamientos que no se pueden brindar, miles de escuelas sin construir.

Cuando hablamos de la confiscación al Gobierno de Venezuela de miles de millones de dólares o de euros, el común de los mortales no somos capaces de cuantificar o dimensionar qué es lo que esto significa y cuáles son las consecuencias de este tipo de sanciones contra el pueblo venezolano en su conjunto.

El pasado 3 de mayo fue publicado un nuevo informe del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por su sigla en inglés), elaborado por los economistas Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs.

La publicación (que puede descargar completa en http://cepr.net/images/stories/reports/venezuela-sanctions-2019-05-spn.pdf) transforma el bloqueo y la guerra económica en vidas humanas y encuentra que “las sanciones económicas implementadas por el Gobierno de Trump desde agosto de 2017 han causado decenas de miles de muertes y están empeorando rápidamente la crisis humanitaria”.

“Esto es ilegal de acuerdo al derecho estadounidense, al derecho internacional, y a los tratados que Estados Unidos ha firmado. El Congreso debería hacer algo para detenerlo”, dijo Mark Weisbrot, codirector de CEPR y coautor del informe.

“Habitualmente se culpa al Gobierno de Venezuela de la totalidad de la crisis económica del país (…) Pero es mucho más que eso. Las sanciones estadounidenses apuntan deliberadamente a destruir la economía venezolana y, por lo tanto, conducir a un cambio de régimen. Es una política infructuosa, despiadada, ilegal y fracasada que causa graves daños al pueblo venezolano”, dijo Jeffrey Sachs, coautor del documento.

Las consecuencias en vidas perdidas por culpa directa del bloqueo fueron estimadas por el CEPR en más de 40.000 personas muertas entre 2017 y 2018 y se estima que la situación podría empeorar de mantenerse la situación en 2019.

El informe del CEPR sustenta este dato en que “hay aproximadamente 80.000 personas con VIH que no han recibido tratamiento antirretroviral desde 2017, 16.000 personas que necesitan diálisis, 16.000 personas con cáncer y 4 millones con diabetes e hipertensión (muchas de las cuales no pueden obtener insulina o medicinas para el tratamiento cardiovascular)”.

Entre diciembre de 2014 y abril de 2019, el Gobierno de Estados Unidos ha dictado una ley y siete decretos ejecutivos que castigan y penalizan la economía venezolana aplicando el bloqueo y confiscación de activos financieros, la prohibición de negociación de la deuda de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), aumento de Riesgo País y costos financieros, prohibición de operaciones con oro, confiscación de activos (CITGO y activos de PDVSA), sanciones al comercio de petróleo venezolano, sanciones al Banco Central de Venezuela, así como multas y penalizaciones administrativas a las operaciones de comercio exterior.

En nuestra columna de la semana pasada (https://cajaderespuestas.blogspot.com/2019/05/eeuu-reconoce-responsabilidad-sobre.html) señalábamos que el gobierno norteamericano se ufanaba y presentaba como logros de la gestión de su Departamento de Estado tanto la aplicación de estas sanciones como sus consecuencias.

Nadie puede alegar que se desconocen las consecuencias del bloqueo sobre el pueblo venezolano, ya que Estados Unidos, y el sector identificado como los “halcones” de Washington, no solamente es efectivamente consciente de los efectos de estos actos, sino que han buscado concretamente esos resultados para forzar al presidente Nicolás Maduro a abandonar el cargo para el que fue electo el 20 de mayo de 2018 y rendir por hambre y privaciones al pueblo venezolano.

En diversos bancos se encuentran “represados” -eufemismo para decir que se robaron la plata- ingentes sumas de dinero que en realidad es propiedad del pueblo bolivariano.

Al 30 de abril de 2019, el Novo Banco de Portugal se había apropiado de manera indebida de 1.547.322.175,89 dólares; el Banco de Inglaterra robó oro por valor 1.323.228.162,57 dólares y el Clearstream (también de Inglaterra) se quedó con títulos de deuda pública por 517.088.580,00 dólares.

Por su parte, los bancos estadounidenses Sumitomo, Citibank y Unión Bank se adueñaron de 507.506.853,37, 458.415.178,49 y 230.024.462,00 respectivamente; Euroclear y Banque Eni (ambos de Bélgica) también “represaron” 140.519.752,26 de dólares en títulos de deuda y 53.084.499,92 de dólares en efectivo.
 

El francés Delubanc le puso también represa a 38.698.931,70 de dólares y otros 41 bancos e instituciones financieras de 17 países se quedaron con otros 654.142.049,10 de dólares.

 

El total de recursos que estas prestigiosas instituciones financieras le han tumbado a Venezuela son USD 5.470.030.645,30. Ni usted ni yo tenemos nuestra confianza puesta en esos bancos, pero ya sabe a quién no confiarle su dinero. No vaya a ser que lo “represen”.

Sin embargo, no solamente estos ladrones de traje y corbata se han adueñado de recursos venezolanos siguiendo indicaciones del gobierno norteamericano, las pérdidas totales y costos para la economía venezolana provocada por el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos entre 2015 y 2018 se estiman en más de 130.000 millones de dólares.

Estas medidas coercitivas unilaterales (denominadas eufemísticamente sanciones) conforman una estrategia sistemática y consciente de masiva violación de los derechos humanos del pueblo venezolano y han sido catalogadas por la ONU como delitos de lesa humanidad

Ya usted está mareado -y yo también- con tantos ceros, pero le puedo asegurar que estos datos están verificados, ya que las fuentes son varias y coincidentes: la organización de derechos humanos Sures, el equipo de investigación de Misión Verdad, la profesora Pascualina Curcio, el ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela y el ministerio de Finanzas de Venezuela.

Es una barbaridad de dinero. No sé usted, pero yo después del primer millón ya no pude sacar la cuenta de “con eso yo lo que haría es...”.

Pero podemos hacer algunas comparaciones para ilustrarnos.

Según diversas fuentes disponibles en la web, la construcción de un hospital incorpora un costo por cama y todos sus servicios anexos de entre 1.300.000 y 1.500.000 dólares. Asumiendo la cifra más barata, con la cifra que Estados Unidos le ha secuestrado a Venezuela, se podrían haber construido dos mil hospitales de 50 camas con la última tecnología.

Los costos de construcción de una escuela se pueden verificar en https://webspm.com/Articles/2015/07/01/School-Costs.aspx, donde se indica que una escuela para aproximadamente 600 alumnos cuesta en el entorno de 16 millones de dólares. Con la deuda que Estados Unidos y sus aliados tienen con Venezuela se podrían haber edificado 8.125 escuelas de más de 600 alumnos.

La página http://www.globalemergencyvehicles.com/company/blog/ambulance-for-sale-that-will-work-for-your-budget indica que una ambulancia puede estar entre USD 100.000 y USD 200.000. Asumamos un precio promedio de 150.000 y obtenemos que con el dinero hurtado a Venezuela se podrían haber comprado 866.667 ambulancias completamente equipadas.

Según diversas fuentes consultadas, el costo de una patrulla policial con el equipamiento correspondiente ronda los USD 30.000, de forma que se hubieran podido comprar 4.333.333 patrullas.

Ni hablar de que con 130 mil millones de dólares se pueden pagar casi 380.000 tratamientos de por vida para pacientes con VIH, se pueden comprar casi 644 millones de toneladas de carne bovina, casi 38 millones de toneladas de leche en polvo o más de 320 millones de toneladas de arroz.

La próxima vez que alguien nos hable de la crisis de Venezuela, traduzcamos esas cifras que para ninguno de nosotros -gente común y silvestre- quiere decir nada.
 

Hablemos de gente fallecida porque el bloqueo no permitió atenderla, de hospitales y escuelas no construidas, de patrullas y ambulancias que no circulan por las calles, de comida y medicamentos que no pudieron ser comprados. Que no nos cuenten figurines. 

]]>
<![CDATA[Se cocina otro Nobel de la Paz]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-cocina-otro-Nobel-de-la-Paz-20190520-0132.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-cocina-otro-Nobel-de-la-Paz-20190520-0132.html Muchos aún se preguntan, como si fuesen satélites que giran alrededor de la tierra, sobre lo que pasa en Venezuela. Pero yo me pregunto, como venezolano y cronista cotidiano de nuestra tragedia y a lo largo de las dos últimas décadas, ¿qué le pasa a la comunidad internacional con relación a Venezuela?

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, con datos duros y a mano, nos muestra en sus informes a una nación en crisis humanitaria terminal; secuestrada por funcionarios coludidos con el terrorismo y el narcotráfico; sujeta a la violencia de grupos colectivos paramilitares; víctimas, sus diputados y los militares disidentes, de torturas sistemáticas en los sótanos de la policía política; y a una Fuerza Armada ocupada de administrar los restos de una economía en quiebra, canibalizando las riquezas minerales del país en complicidad con las FARC y el ELN, en fin, atendiendo al negocio de las drogas, o bien neutralizados sus miembros por el miedo, bajo amenaza de los comisarios cubanos. Raúl Castro reconoce que alcanzan a la cifra de 30.000 los miembros de sus CDR presentes en Venezuela.

El Grupo de Lima, que es ya una fragmentación de la OEA, decide retirarle su reconocimiento al régimen de Nicolás Maduro, por ende, desde el pasado 10 de enero. Le concede su legitimidad sucesiva a la Asamblea Nacional, para que ella y su presidente, Juan Guaidó, como gobernante interino, conduzcan una transición por etapas hacia la democracia. En pocas palabras, les propone a éstos y a los venezolanos, hagamos el milagro de destronar a un Estado criminal por las vías constitucionales.

Los países europeos, formantes del llamado Grupo Internacional de Contacto, entre tanto se ocupan de ralentizar el esfuerzo del Grupo de Lima; que al menos implica el cese de la usurpación de Maduro como paso previo, hasta que se organicen unas elecciones libres y justas. Y el presidente electo de Panamá, Laurentino Cortizo, abre fuegos contra el último grupo y se sincroniza con su copartidario ideológico, el canciller español Josep Borrell, animador del primero.

La realidad de Venezuela, para éstos, sería muy diferente. No más la del crimen organizado que secuestra a un Estado para blindarse en su impunidad o la de un pueblo víctima de la hambruna y la violencia o de una diáspora que frisa 3.600.000 venezolanos.

Se trataría de dos fuerzas políticas que se oponen y excluyen y que, en suma, requieren sólo de entenderse, de favorecer otro milagro, a saber, lograr un sincretismo de laboratorio entre el mal absoluto y la ética política a fin de restablecer los fueros de la democracia, cuando menos, las leyes de una vida decente.

No abundo sobre la perspectiva de la ONU, pues mira ella hacia los lados; tanto como lo hacen su actual secretario Antonio Guterres, la Alta Comisionada de Derechos Humanos, y la Corte Penal Internacional. Sus tiempos son otros, no los de quienes sufren tragedias humanitarias y demandan auxilios, como lo reconoce el penúltimo Secretario de Naciones Unidas, Kofi Annan.  

Este, en 2005, lo dice sin ambages: “… nuestras declaraciones son palabras huecas. Si no pasamos a la acción, nuestras promesas son vanas. Los vecinos de las aldeas que se apiñan temerosos al oír el fragor de los bombardeos aéreos del gobierno o al ver aparecer a milicias asesinas no hallan consuelo en las palabras incumplidas de los Convenios de Ginebra, por no mencionar las solemnes promesas de “nunca más” que hizo la comunidad internacional cuando reflexionaba sobre los horrores de Ruanda hace un decenio.”.

La comunidad internacional ha reclamado unidad a los venezolanos. Se la exigido a sus líderes, como condición para ayudarlos a salir del régimen que les oprime. Sin embargo, dispersa, atomizada, hoy se mira en el espejo retrovisor de las ideologías, lo que es peor, escruta sobre el mapa de sus intereses y de quienes la financian, antes de actuar. A la vez que se aprovechan de sus diarias contradicciones los laboratorios que contaminan las redes para sembrar la desesperanza.

Lo cierto es que todo ello conspira contra la convergencia de los venezolanos en el dolor. Está comprometiendo la viabilidad del Estatuto para la Transición hacia la Democracia, adoptado en febrero por el parlamento.

Una comunidad internacional hecha rompecabezas, con discursos ambiguos o “amermelados” – diría un neogranadino - es útil a Maduro. Es funcional, quiéralo o no, a su Estado criminal, que avanza hacia la clausura del último reducto democrático que le queda al país, su Asamblea Nacional.

Sólo falta que encarcelen a Guaidó y que la diáspora se multiplique, crezca todavía más y exponencialmente, comprometiendo la gobernabilidad de Colombia, que es su primer destino, la estabilidad económica regional, y la propia paz y seguridad en las Américas. Eso lo saben los presidentes Iván Duque, nuestro generoso vecino del occidente, como Jair Bolsonaro en el sur y Donald Trump en el norte, líderes estos de las dos potencias americanas más importantes.

Por lo pronto, tras la confusión y el desorden, la celestina noruega hace de las suyas, parte confites con los dialogantes de Oslo. No por azar es sede de los Premios Nobel, que demandan para alcanzarse de una peregrinación a la meca de La Habana. Si no que lo digan los expresidentes Jimmy Carter y Barack Obama, o los ilustres colombianos Gabriel García Márquez y Juan Manuel Santos.     

correoaustral@gmail.com

]]>
<![CDATA[Fake News, expectativas, sanciones]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Fake-News-expectativas-sanciones-20190520-0151.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Fake-News-expectativas-sanciones-20190520-0151.html Luego de la ruptura de relaciones diplomáticas entre Venezuela y Estados Unidos, el Departamento de Estado creó una cuenta oficial de twitter administrada desde Washington D.C., denominada Embajada Virtual de EE.UU., Venezuela.

 

En esa cuenta fue publicado el miércoles 15 el siguiente hashtag: “El pueblo de Venezuela está en las puertas de un acontecimiento histórico, preparado para recuperar su país y futuro” - Presidente Donald J. Trump –

 

Por el contexto en que fue hecha la publicación, a pocas semanas del intento de golpe y en medio de las reuniones en Noruega, su significado resultaba críptico y podía generar expectativas en diversas direcciones, bien hacia una evolución política o, al contario, hacia más conflictividad.

 

FAKES NEWS

 

Sin embargo, se trataba de lo que se conoce como un fake news, ya que el texto no era de actualidad, sino que había sido extraído de un discurso de Donald Trump del 18 de febrero en Florida, y su contenido correspondía a otro momento. De allí las dificultades para interpretar su significado.

 

Como se sabe, luego del intento fallido de golpe del 30 de abril se generó un cierto desorden en Washington, con declaraciones contradictorias y recriminaciones de Trump hacia sus colaboradores. Se esperaba una revisión de estrategias, ya que había quedado en evidencia la falta de conocimiento de la realidad venezolana.

 

LAS SANCIONES

 

Ahora bien, el tuit en referencia, por tratarse de un fake news, no da pistas sobre la dirección en que apunta el ajuste de políticas en Washington. Así que tal vez otro mensaje pueda ser más útil para entender los próximos pasos del flujograma.

 

En este sentido, vale destacar la decisión del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, que informó el jueves que había decidido suspender de inmediato todos los vuelos comerciales y de carga entre los Estados Unidos y Venezuela.

 

Esta información revela que se mantiene el objetivo trazado desde enero de cambiar al gobierno venezolano y que se insistirá en la misma estrategia, la de presiones sobre el estamento militar, para que este actúe.

 

El medio utilizado es el aislamiento diplomático, las sanciones y las medidas de embargo petrolero y financiero, que suponen el incremento de las penurias de la población, lo que a su vez repercute en la FANB. A más dificultades para importar medicinas y alimentos, mayor malestar social.

 

EL PENTÁGONO

 

Lo que estaría pendiente es lo relacionado con el uso de alguna modalidad de intervención militar directa. Ya en el Pentágono se han celebrado reuniones de planificación con la participación del Comando Sur, y también se ha mencionado la posibilidad de un bloqueo marítimo y de incursiones desde Colombia. Pero seguramente la resolución dependerá de las perspectivas que existan de un nuevo levantamiento militar interno. Así que, por un tiempo, el vector principal corresponderá a las sanciones.

]]>
<![CDATA[¿A las puertas de un desenlace?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/A-las-puertas-de-un-desenlace-20190517-0161.html http://www.panorama.com.ve//opinion/A-las-puertas-de-un-desenlace-20190517-0161.html Incertidumbre y angustia entre la población opositora. La situación es confusa. Hay ambigüedad en las interpretaciones y percepciones. ¿Qué pasará ahora? Parece ser la interrogante en la mente de muchas personas. Las cosas han cambiado. Lo que se ve es un gobierno en la ofensiva. Intimidando a la AN y a sus principales miembros. Allanan la inmunidad parlamentaria de un numeroso grupo de Diputados. Les secuestran, les abren juicios y la policía del régimen les amedrenta en sus propias casas. Toman la Asamblea nacional. Lo que trae al presente el “Asalto al Congreso” de 1848, perpetrado por José Tadeo Monagas. Una clara persecución al liderazgo de Guaidó;  protagonista del 30-A. ¡Se radicalizó el gobierno de Maduro! Busca debilitar a las fuerzas oponentes. Específicamente a quienes rodean a Guaidó. Parece una persecución contra AD, pero no es así… más bien aspiran distanciarla de Guaidó. En una clara y maquiavélica táctica política, pegan a los lados, para ir apagando la imagen de Guaidó y dividir a los contrincantes. ¡Divide y reinaras!

        Pero en verdad, quien más sale perjudicado por el 30-A es el gobierno de Maduro. Porque se abrió la brecha a la posibilidad de un golpe militar. Demostró, que no hay tal homogeneidad militar. Que el descontento va por dentro (silencioso, cauteloso y secreto). La fractura interna ya se produjo. La discusión política ha aumentado en los cuarteles como efecto del 30-A. Donde se han desatado prisiones, bajas y reprimendas. Y los sistemas de espionaje, investigación y pesquisa han sido sometidos a duras revisiones, evaluaciones y cambios. Tal es la situación, que la meta ahora es fortalecer la milicia, reforzar los colectivos y darle prioridad a la organización de las comunas. Es un mensaje de advertencia a lo interno de las FFAA y al país todo. Por otro lado, el secuestro, prisión y asedio a los miembros de la AN, deteriora aun más la imagen democrática del gobierno y acelera con mayor fuerza la lucha internacional contra el gobierno. El 30-A, le terminó de quitar la careta democrática al socialismo del siglo XXI. Y le puso el tenebroso rostro de dictadura…

         Puestas así las cosas, se nos ocurre pensar que, como lo dijo recientemente el presidente Donald Trump “Venezuela está en las puertas de un acontecimiento histórico”, no en balde un jefe de gobierno estadounidense habla en esos términos. Además, la situación interna apunta hacia un desenlace de cambio en corto tiempo. El escenario económico es inaguantable para la totalidad de la población. El precio de los alimentos sube vertiginoso, las controversias en los cuarteles y oficinas de mando nacional y regional se incrementan y las sanciones ahogan inmisericorde a las finanzas públicas. Tengo la sensación que estamos al borde de una explosión o de un levantamiento militar de grandes proporciones. A los gobiernos los tumban las crisis económicas; así ha sido en el transcurso de la historia. Esto es lo que me dicta la información que poseo y la lectura que hago de la actual problemática venezolana. No hay que desesperarse.

       Sabio el pensamiento de Mario Briceño Iragorry “Aunque parezca dormido y engañado el pueblo siempre tiene la razón, el dura más que aquellos que lo explotan y lo oprimen”; lema que pusimos mi hermano Luis y yo, al programa radial “El Mensajero del Pueblo”, por Radio Barquisimeto, en 1958, cuando teníamos 18 y 17 años. Se están produciendo importantes diálogos entre el gobierno y líderes de la  oposición. La presión internacional se intensifica. Crece la desconfianza entre Maduro y Padrino López. La presencia de Maduro en las marchas militares es un claro signo de búsqueda de aceptación. ¡Como si no lo conocieran! Se presenta para demostrar liderazgo y jefatura. Pero los militares piensan… no son robots.

]]>
<![CDATA[Entre la política y la épica]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-la-politica-y-la-epica--20190517-0160.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-la-politica-y-la-epica--20190517-0160.html “La épica se asienta en las frases grandilocuentes, en los principios inamovibles, en las ocasiones excepcionales, en las posturas heroicas. La política es más para andar por casa; como tantas veces se ha dicho, es el arte de lo posible. Confundir ambas realidades suele traer malas consecuencias.”  Juan Francisco Martín Seco: Política o épica (Contrapunto, 06/10/2016).

La emergencia de Guaidó en el panorama político nacional con un discurso de pretensiones épicas y centrado en la liberación del país de la dictadura de Maduro, marca un antes y un después en la historia reciente.

Una oposición huérfana de liderazgo y de narrativas heroicas, asiste embelesada a la autoproclamación de Guaidó, suerte de hecho extraordinario y proeza memorable para esa parcialidad política. Inmediatamente, desde esa acera, se percibe a Guaidó como un guerrero que logrará vencer cualquier tipo de obstáculo para alcanzar su objetivo central, “la salida del usurpador”.  De allí en adelante se construye una estudiada épica  asociada a la organización del espectáculo y al impacto político-comunicacional.  Se inicia una campaña dirigida a vender la marca Guaidó, héroe épico  que libra batallas bajo el lema: “Fin de la usurpación”.  Suerte de ambientación ficticia con un fuerte componente mágico-religioso, aliñado con actividades conspirativas. Fantasía épica de un “valiente” joven ingeniero quien, convertido en heroico autoproclamado presidente,  reta al “régimen”, lucha contra todo tipo de adversidades y  demanda una intervención extranjera, como estrategia fundamental para cumplir su gesta libertadora.

A partir del 23E, con la autoproclamación y el fin de la usurpación en tanto poderoso mantra heroico, se va construyendo un relato épico en torno a diferentes acontecimientos de relevancia para la oposición. Ley de Amnistía y Garantías Constitucionales para Militares y Civiles; Plan País; concierto “Venezuela Aid Live” en Cúcuta a favor de la ayuda humanitaria que “entrará o si o si, por mar o por tierra”; "Operación Libertad"; convocatoria a “la marcha más grande de la historia de Venezuela”, el 1M.  Y como  última acción trascendental de la gesta “libertadora”,  la derrota épica del 30A, protagonizada por J. Guaidó y L. López.

¿Fin del relato heroico o nuevos capítulos con guerreros internacionales?  ¿Vendrán malas consecuencias?

]]>
<![CDATA[El próximo paso en Venezuela: ¿Negociación?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-proximo-paso-en-Venezuela-Negociacion-20190517-0159.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-proximo-paso-en-Venezuela-Negociacion-20190517-0159.html En este momento el clima político en Venezuela no es tormentoso, experimentamos una reciente calma, que en los últimos tiempos siempre es tensa, puesto que están latentes  preguntas como ¿Cuál es el próximo paso de los actores políticos? Y en particular ¿Qué hará la oposición al chavismo?. Las respuestas a estas preguntas se trabajan en tablero complejo que va desde Washington hasta Caracas, pasando por Moscú y Pekín; con velo de confidencialidad y aportar al respecto nos puede situar en el terreno de la especulación. Podemos entonces, trabajar sobre otra interrogante ¿Cuál son las direcciones posibles en las cuales se pueden enmarcar los pasos de los actores políticos en disputa?. 

Luego de un 2018 donde el chavismo mantuvo la iniciativa en el campo político, comenzó este 2019 con su oposición marcando la pauta, lo que se ha traducido en coyunturas álgidas y hasta límites. Un breve recorrido por acontecimientos recientes dan cuenta de lo afirmado, veamos:  el 10  de enero, tras la juramentación Nicolás Maduro para su segundo mandato; el Diputado Guaido se autoproclama como “presidente interino”; el 23 de enero de plantean movilizarse para exigir la salida de Maduro; un mes después se anuncia la entrada forzosa de la ayuda humanitaria en la frontera con Colombia, el 30 de abril se promueve un pronunciamiento de la Fuerzas Armada Nacional Bolivariana o la simulación de “golpe” y recientemente anuncian conversaciones con el Comando Sur de los Estados Unido de América.

Un balance de las acciones opositoras nos permite constatar que los objetivos propuestos en esta etapa no se han conseguido, a pesar de declarar recurrentemente la inminencia de su logro. A la fecha  ni hay “cese de la usurpación”, ni ·”gobierno de transición”, ni “elecciones libres”. Lo anterior no niega sus avances, en particular  las relacionadas con el aumento de las solicitudes al gobierno de los Estados Unidos de América para profundizar la implementación de medidas unilaterales contra el país, promover el cerco diplomático (estancado a la fecha) y  que se considere con más intensidad el uso de la fuerza nacional o extranjera para desmoronar y desplazar el  gobierno de Nicolás Maduro, además de posicionar  un discurso en la empresas de comunicación global, donde se  refleja a nuestro país como Estado fallido, que requiere la competencia de las grandes potencias para el arreglo  del asunto Venezuela.

Las medidas unilaterales por parte del gobierno de los EUA han afectado las capacidades del ejecutivo nacional para operar, ya que compromete su política económica y la institucionalidad que provee los servicios públicos,  lo que en términos reales supone una paulatina disminución de la condiciones de vida de  clase trabajadora. Agrava la situación de la población venezolana la impunidad que disfrutan las redes organizadas para la corrupción en la administración de lo público y selección prioritaria  de la población de mecanismos individuales  de gestión de soluciones.

En términos analíticos seguimos  en presencia de una prolongada suma cero, donde los actores políticos asumen que solo es posible su avance, si este implica  una pérdida absoluta del otro. El chavismo continúa sin contrincante en arena política y quienes lo adversan determinan el hecho económico. Aumenta  el  desencanto  en parte de la población en relación factibilidad medidas efectivas por parte de la sociedad política que se orienten a la recuperación del bienestar y la capacidad de consumo en el mercado.

El chavismo  mantiene la ventaja de su parte en este escenario, debido a que son gobierno, cuentan con recursos, aprenden cada vez más a operar en un escenario de crisis, recibe apoyo de  países claves  como Rusia y China, además tienen representación  y reconocimiento en  la mayoría de los foros mundiales, con los cuales acuerda incluso la llegada de ayuda humanitaria. Lo que no favorece a lo interno son las tensiones entre los diversos grupos de interés al interior del chavismo para lograr imponer su propuestas en la construcción de una orientación común. En la actualidad el chavismo busca erosionar el mermado liderazgo opositor, procesando a los diputados de la Asamblea Nacional que participaron en los eventos del 30 de abril, mediante la actuación de la Asamblea Nacional Constituyente.

La oposición al chavismo con sus acciones dilapida su capital político y su liderazgo pierde credibilidad, lo que traduce en una merma de la capacidad de convocatoria para mantener la calle caliente, al generar expectativas de soluciones expresas que no se cumplen.  Orgánicamente han delegado la formulación de su  política en el gobierno de los EUA, por lo cual han sacrificado una cualidad fundamental en la política: la  beligerancia.

Hoy sigue vigente y promoviéndose  dos escenarios en Venezuela: la negociación o el uso de la fuerza. Estimo que en el gobierno de los EUA  se privilegia el primero, aunque la retórica se fundamente en el segundo, pero para que funcione su estrategia se debe seguir afectando los apoyos globales y de la población al chavismo  y de esta manera  precarizar aún más su posición para lograr la ventaja conveniente en el momento de la  formulación de los acuerdos.

Si de negociar se trata, al chavismo le convendría más hacerlo ahora, en consecuencia  reciben con buena gana la iniciativas como las del Grupo de Contacto de la Unión Europea, mas Uruguay y México y exhiben su disposición. Una eventual negociación abordaría fundamentalmente lo relacionado a la distribución del poder político y los acuerdos para funcionar, en el plano económico se abordaría las  garantías para la transferencia de parte de la renta petrolera para la que la clase empresarial emprenda la recuperación del aparato productivo, así como lo más importante: la ampliación del abanico de inversionistas extranjeros en la explotación de las materias primas. Una mirada crítica de este escenario supondría afirmar que este giro comprometería  postulados fundamentales de la revolución bolivariana, en particular con lo relacionado a la democracia participativa y protagónica y el control sobre la actividad extractiva de materias primas .

El uso de la fuerza por parte del gobierno de los EUA en este momento supondría estar dispuestos a reproducir situaciones que hasta ahora se han dado en otros hemisferios, en la cual se impone un gobierno  en el caos para lograr objetivos inmediatos, como lo es el control de la materias primas, pero política y socialmente el conflicto se profundiza, que en este caso implica un mayor impacto en la región. Implica asumir un cambio en relaciones con otras potencias que tienen intereses económicos y geopolíticos en Venezuela.

No está de más recordar lo que se dice en el mundo diplomático, “no siempre lo que parece es”, hay mucho más tras bastidores en relación al asunto Venezuela. Siendo lo diplomático un ámbito de lo político, debemos seguir los acontecimientos con disciplina para seguir comprendiendo y descifrando a los actores, su correlación, acciones e intenciones, porque todo nos indica que se juega a mediano plazo.

]]>
<![CDATA[May se va después que se acabe mayo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/May-se-va-despues-que-se-acabe-mayo-20190518-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/May-se-va-despues-que-se-acabe-mayo-20190518-0039.html La primera ministra Theresa May arrinconada por la oposición que genera dentro de sus propios parlamentarios conservadores está obligada a irse muy probablemente a un mes de terminarse mayo.

Ella es la única jefe de gobierno en la historia británica en haber perdido por 230 votos en el parlamento y también la única en haber sido declarada por la cámara de los comunes de estar repudiando al parlamento. Todas sus 3 planes sobre el Brexit han sido rechazados y un eventual cuarto solo podría pasar siendo co-redactado con el laborismo, algo muy difícil de darse y que, además, incendiaria a gran parte de la bancada de su partido.

A una semana de los comicios europeos los laboristas han tenido que anunciar la ruptura de las negociaciones con May pues ella no quiere aceptar una unión aduanera con Europa y porque continuarlas viene haciendo que su descrédito salpique al partido rojo.

LA DEBACLE DE MAY

May ha llevado a los tories a perder más de 1330 concejales y un tercio de los 163 municipios que controlaban en las elecciones locales de Inglaterra del 2 de mayo. No obstante, se espera una catástrofe aún mayor en las elecciones al parlamento europeo del 23 de mayo. Algunas encuestas colocan a los azules apenas en un 12%, casi la cuarta parte del porcentaje con el cual May fue electa y por debajo del Partido del Brexit, del Laborista y del Liberal-Demócrata. De darse esto, ello implicaría la peor derrota que haya tenido un partido en el poder, pues nunca antes uno habría quedado cuarto o tan mal en unos comicios a nivel nacional. Los conservadores siempre suelen ubicarse entre los dos primeros puestos.

Algo que viene socavando mucho a May es que muchos donantes, militantes y electores tradicionales del conservadurismo se han ido en masa al nuevo Partido del Brexit de Nigel Farage, el cual reclama ya tener más miembros cotizantes que los tories. Farage, al desprenderse de los elementos más ultras y xenofóbicos del UKIP, puede terminar haciendo naufragar a su ex partido y hacer que el suyo se convierta en la casa de los tories euroescépticos.

De todos los jefes de gobierno británicos que ha tenido Elizabeth II en sus 68 años de reinado May ha sido la que ha mostrado más debilidad. La única otra mujer que ha llegado al premierato después de Margaret Thatcher ha tenido más ministros renunciantes en menos de 3 años en el poder que la dama de hierro en su oncenio de gobierno.

BORIS SE LANZA AL RUEDO

Si se va May, ¿quién puede reemplazarla? Hay una serie de opciones pero el más popular de todos es alguien quien acaba de anunciar su candidatura: Boris Johnson.

El problema con el ex alcalde londinense y el gran paladín de la victoria del Sí en el referéndum del Brexit, es que la mayoría del parlamento va a rechazar su planteo de dar paso a una ruptura dura e inmediata con la UE. Esto va a requerir que él adelante las elecciones generales, una jugada muy peligrosa que él solamente se atrevería a hacer si logra un pacto con Farage.

Paradójicamente entre Boris y Nigel hay una suerte de simbiosis. Boris se montó sobre la prédica de décadas que el UKIP había hecho contra la UE para capitalizar ello y ahora va a quererse aprovechar del ascenso del nuevo Partido del Brexit para ser primer ministro. Esta vez, sin embargo, Farage puede poner condiciones.

Unas eventuales elecciones generales son un riesgo para los conservadores, especialmente si no llegan a un acuerdo con Farage. Algunos sondeos colocan al Partido del Brexit por delante de los tories en unas eventuales legislativas tanto en número de votos como de parlamentarios. En caso de presentarse divididos esto puede conllevar a que Corbyn se convierta en la primera fuerza y hasta que Johnson puede perder su curul.

Una posible alianza entre los partidos de la derecha británica podría terminar quebrando a los conservadores, el partido que más tiempo ha gobernado en la historia mundial.

Recientemente ha habido 3 parlamentarios y 2 europarlamentarios tories que renunciaron a sus longevas militancias para fusionarse con disidentes laboristas y crear el Grupo Independiente. Un probable pacto entre un líder conservador pro-Brexit duro y Farage esta vez pudiese llevar a una crisis mayor teniendo a líderes históricos pro-UE como el ex primer ministro John Major y su ex vice Michael Heseltine o al padre del parlamento Kenneth Clarke así como a números miembros de la cámara de los comunes teniendo que optar entre quedarse dentro del partido para sabotear a su nuevo líder o hacer tienda aparte.

CRISIS HISTÓRICA CONSERVADORA

Todo indica que en estas euro-elecciones los tories van a tener una estrepitosa derrota electoral, la cual puede ser la peor de su tri-centenaria historia.

Se avecina una guerra civil entre conservadores, la cual no solo va a darse por ver quién será el sucesor de May sino será una sobre el alma del partido e, incluso, sobre sus posibilidades de mantenerse unidos.

La crisis podría salpicar a los laboristas quienes vienen de tener un mal resultado en las elecciones locales y pueden quedar golpeados en las euro-parlamentarias. Corbyn va a tener que defenderse de todos aquellos que busquen socavar por no pronunciarse abiertamente contra el Brexit.

Si el laborismo preserva su unidad este podría estar en mejores condiciones de demandar adelantar las elecciones generales.

Un eventual gobierno de la derecha dura pro-Brexit haría que la oposición se uniera bajo el planteo de un referéndum ya sobre el Brexit, algo que hoy el laborismo oscila mucho en hacer.

]]>
<![CDATA[La junta patriótica una discusión necesaria, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-junta-patriotica-una-discusion-necesaria-por-Rafael-Ramirez-20190519-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-junta-patriotica-una-discusion-necesaria-por-Rafael-Ramirez-20190519-0013.html Poco a poco, se va abriendo un espacio para la discusión, todavía muy tenue, tímida, entre los insultos de la intolerancia y la acción erosiva de los poderosos factores e intereses en pugna. La inmensa mayoría del país necesita y merece, que se inicie el debate de las ideas con respecto a su situación, de cómo salir de ella y de cómo abordar los inmensos retos que tenemos hacia el futuro como Nación, soberana e independiente.

 

Hoy día, todo es urgente. El país no espera más, no puede. La crisis económica, social, la disfuncionalidad del Estado y sus instituciones, no solo lo ha conducido a una peligrosa situación de debilidad y vulnerabilidad, sino que ha llevado al ciudadano al límite de lo racional, a estar obligado a hacer cosas para sobrevivir que eran impensables en momento alguno de nuestra historia reciente. Esta cruda realidad continúa degradando la calidad de vida y la propia autoestima del venezolano. La pobreza, la miseria, las privaciones arrastran a la población a una claudicación de sus principios, de su forma de vida, de conductas racionales, de sus sentimientos, hacia una degradación espiritual y material, que carcome a la sociedad día a día y nos puede llevar a situaciones, como en el huevo de la serpiente.

 

La salida de maduro del poder es cuestión tiempo, el asunto es cómo, de qué manera va a terminar su desastre de gobierno, eso es lo que negocian ahora mismo, sus aliados internacionales. La aventura de Guaidó y Leopoldo López fracasó y ellos lo saben. Los factores internacionales que apoyan a esa facción de la extrema derecha comienzan a darse cuenta que, una vez más, así como en abril de 2002, fueron arrastrados a otro fracaso. Ellos tampoco tienen mucho tiempo, la dinámica de su propia política interna y otros frentes internacionales, desvían sus prioridades. Ajustan su estrategia.

 

Ahora se abre la posibilidad de las conversaciones en Oslo, Noruega. Siempre hemos dicho que aplaudimos una solución política a la crisis que confrontamos, mejor si es por la vía de las conversaciones, en vez de la guerra y la violencia. El esfuerzo de Noruega, junto al de Italia, México y Uruguay apuntan en la dirección correcta de optar por el diálogo político y una solución negociada, en vez de la guerra o la intervención extranjera. Ojalá el esfuerzo diplomático noruego no sea utilizado, una vez más, como una manera de ganar tiempo de parte de maduro, para que no pase nada, y que no sea torpedeado por los sectores extremistas de la oposición que apoyan la salida militar.

 

En todo caso, el problema es que, tal como pasó en República Dominicana, ese diálogo es entre grupos de poder que no representan al país. Carece de legitimidad. Por lo que respecta al campo chavista y bolivariano, ni el madurismo, ni su ministro de la mentira, lo representan. Ellos actúan por la facción que está aferrada al poder. Incluso es incongruente que algunos líderes emblemáticos del madurismo jueguen a la guerra en el país, mientras “Mambrú se fue a Noruega”. De parte de la oposición y su composición variopinta, Guaidó dijo que era inamovible en su postura: maduro debe irse y convocar elecciones. Planteado así, más bien las conversaciones parecen la negociación de la entrega del madurismo.

 

Este es un proceso complicado, que apenas inicia, con muchos enemigos de lado y lado. Ojalá se mantenga y no naufrague, como los esfuerzos del Papa Francisco o de República Dominicana. De cualquier manera, las conversaciones en Oslo, pueden ayudar a que ambos grupos de poder, caras de la misma moneda, se pongan de acuerdo de cómo no matarse entre ellos, cómo no arrastrar al país a una guerra. Eso, aunque sería un avance, está lejos de resolver nuestros problemas.

 

La discusión impostergable, es de cómo el resto de la sociedad, la mayoría del pueblo, recupera su rol protagónico en la conducción de sus propios asuntos, preservando la soberanía política y económica, y avanzando en la reconstrucción de la patria. De allí, la propuesta de la Junta Patriótica de Gobierno.

 

Hemos recibido comentarios, observaciones, críticas constructivas e ideas al respecto de tal posición. Las agradezco, de eso se trata. Por ello, son necesarias algunas precisiones.

 

La Junta Patriótica, no colide, ni con la llamada a un Referendo Consultivo, ni Revocatorio, ni con un gobierno de transición, ni siquiera colide con la posibilidad de negociaciones en Noruega. La Junta es una estructura transitoria de gobierno, mientras se restablece la vigencia de la Constitución y el ejercicio pleno de la soberanía popular a través del voto directo y secreto.

 

El país no está en condiciones de ir a unas elecciones en este momento. Hay más de 3.7 millones de venezolanos fuera del país, sin posibilidades de ejercer su derecho al voto, no hay instituciones; ni Consejo Nacional Electoral, ni Poder Judicial, ni Ministerio Público, que garanticen el secreto y la posibilidad del sufragio. Tampoco hay libertades ni garantías para el ejercicio de la política, el debate de ideas, ni la existencia de partidos políticos. No hay posibilidades ni siquiera de movilizarse, no hay transporte, no hay gasolina, no hay luz, no hay agua, no hay comida, ni medicamentos, no hay dinero. El país necesita un “conteo de protección”.

 

En medio de la crisis y el caos generalizado, de la calamidad social y colapso económico, en esta crisis humanitaria sin precedentes, no hay condiciones, ni para ejercer el derecho al voto, ni para tener un sano juicio para el debate de ideas. No se puede llevar al pueblo a votar con una pistola en la cabeza.

 

Quien lo haga, podrá obtener una victoria táctica, ganar algo de tiempo, sería el poder sobre los despojos, pero se estaría perdiendo una oportunidad extraordinaria de comenzar a recomponer todo el espectro político nacional, ganar gobernabilidad, para sostener el esfuerzo de reconstrucción. Allí está el desastre de Libia como un recordatorio de a dónde conducen los “atajos” y las ansias de poder.

 

Por ello la propuesta de una Junta Patriótica, que logre la salida de maduro del poder y pueda conducir al país en un período de transición de, al menos, dos años. Podría llamarse gobierno de transición, podría activarse después de realizar un referéndum consultivo, o con una acción cívico-militar que deponga a maduro. La hemos llamado Junta Patriótica, porque se refiere a la única experiencia exitosa de rebelión cívico-militar en nuestra propia historia, con elementos de fondo que, a pesar de la diferencia de momentos y condiciones, siguen vigentes. Es la Junta Patriótica de Fabricio Ojeda, no es otra.

 

En esta Junta, deben estar incorporados los sectores patriotas. Allí no caben llamados a la injerencia extranjera, ni a una invasión militar, ni violar nuestra soberanía, ni a desconocer nuestra Constitución, ni a mantener al madurismo en el poder. No es la unidad boba, la patria boba. Es la unidad de los sectores patriotas, democráticos y populares.

 

Tienen que estar los militares. No sólo tienen que estar, sino que deben ser garantes de su vigencia y autoridad. Los militares deben tener un espacio donde asentarse y fijar posición al lado de la Constitución y el pueblo, para no seguir siendo perseguidos o dando bandazos entre los “autoproclamados”, o en marchas absurdas de propaganda en el peligroso baile a orillas de la hoguera de la muerte.

 

La Junta, debe ser un organismo colegiado, con decisiones de consenso, y una permanente consulta popular, tiene que tener una autoridad limitada, en el alcance y el tiempo:

 

  • Dos años para aplicar un plan de emergencia humanitaria, organizar un Referendum Consultivo, legitimar instituciones y conducir elecciones.
  • No puede cambiar ni la Constitución, ni las leyes promulgadas con anterioridad al inicio del conflicto de poderes entre el Ejecutivo y la Asamblea Nacional.
  • Tiene que actuar apegada a la Constitución, de acuerdo con la integridad de su articulado.
  • Respetar los Acuerdos Internacionales suscritos por el país.
  • No puede hacer nada en el ámbito internacional que vulnere nuestra soberanía, ni suscripción de tratados, ni solicitudes de injerencia o presencia militar extranjera en el país.
  • Proteger la Soberanía económica y territorial del país.
  • Proteger a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, como garante del proceso y la vigencia de la Constitución.

 

La Junta debe tener facultades Ejecutivas, para tomar decisiones en el ámbito de organizar y conducir el período de emergencia:

 

  • Solicitar ayuda a los organismos especializados de las Naciones Unidas: salud, medicamentos, alimentación, refugiados, para enfrentar la crisis humanitaria.
  • Iniciar un registro de los venezolanos en el exterior, documentar la situación real y condiciones de los que han emigrado. Presentar un plan de regreso y reinserción al país, al trabajo. Solicitar ayuda a los organismos internacionales para este programa de reinserción. Una “Misión Leander”. Los hijos, volverán para reconstruir a la madre patria.
  • Atender como prioridad la crisis humanitaria: alimentación, salud, atención de desplazados, emergencia social.
  • Restablecer el funcionamiento de los servicios públicos fundamentales: agua, luz, gas, combustibles; la conectividad nacional e internacional del país: transporte terrestre, aéreo, comunicaciones.
  • Intervenir PDVSA, restablecer su operatividad, adelantar un Plan de emergencia para su recuperación, convocar a todos los trabajadores que han salido, sacar de la empresa a los organismos de inteligencia del Estado, liberar a los trabajadores y gerentes secuestrados, cesar la persecución, reivindicar a sus trabajadores, hacer un marco especial de protección de la empresa, sus activos, sus actividades, garantizar la seguridad de las instalaciones, revisar y revertir todos los contratos y cesiones ilegales de activos y propiedades, detener su privatización.
  • Restablecer las operaciones fundamentales del aparato productivo interno: alimentos y medicamentos como prioridad.

 

La Junta debe restablecer las plenas libertades políticas en el país, el Estado de Derecho, las Garantías Constitucionales y el carácter participativo y protagónico de nuestra democracia:

 

  • Libertad para los presos políticos.
  • Cese a la persecución política, vuelta de los exiliados.
  • Levantamiento de la censura a los medios de comunicación.
  • Libertad para todos los trabajadores secuestrados.
  • Libertad para todos los oficiales y miembros de la Fuerza Armada Bolivariana secuestrados.
  • Intervención al Ministerio Público.
  • Intervención a los organismos de inteligencia y cuerpos policiales vinculados a la represión política.
  • Garantizar el Debido Proceso y el Estado de Derecho en el país.
  • Organizar y promover un amplio debate nacional, en todos los niveles, sobre los pasos hacia el restablecimiento de la normalidad del país, la superación del odio y la intolerancia.
  • Erradicar la violencia y el discurso del odio de la vida pública y el ejercicio político en el país.
  • Todo el país debe trabajar, ojalá que con ayuda del mismo Papa Francisco, en una recomposición espiritual: volver a nuestros valores fundamentales, nuestra propia idiosincrasia, lo afirmativo venezolano: la solidaridad, la hermandad, el respeto por el otro, el trabajo, la cultura, la justicia, el bien común, el deber social, el amor patrio, el bolivarianismo.

 

La Junta tendrá que ser capaz de organizar Referenda Consultivos para que el pueblo decida los pasos fundamentales del restablecimiento de la Constitución:

 

  • Nombrar un nuevo TSJ, un nuevo Fiscal General, Poder Moral y un nuevo Poder Electoral, todos transitorios, hasta que se realicen elecciones generales y se legitimen todos los poderes como establece la Constitución.
  • Elecciones para renovar la Asamblea Nacional, previo acuerdo que permita que, en su directiva, se logre una representación paritaria de los bloques políticos.
  • Cese de funciones de la Asamblea Nacional Constituyente, sin ningún resultado concreto desde su creación.
  • Elecciones Presidenciales.
  • Cese de Funciones de la Junta Patriótica.
  • Cese de Funciones de la Junta Patriótica.

 

La urgencia de la Junta

 

La arremetida contra PDVSA y el sector petrolero, es un ejemplo claro de lo urgente de la salida del gobierno y la instalación de la Junta Patriótica.

 

La persecución y el “pase de factura” del madurismo a los trabajadores y gerentes petroleros ha tenido desastrosas consecuencias para el país: el último reporte de producción de petróleo en la OPEP, nos coloca apenas en 700 mil barriles día, por debajo de Colombia, muy cerca de Ecuador. Se han perdido 2 millones de barriles día de petróleo en sólo 5 años, porque “a maduro le dio la gana”. Esos son 117 millones de dólares día de pérdidas directas, más de 42 mil millones de dólares al año. Un crimen.

 

Por otra parte, las kilométricas colas de ciudadanos buscando desesperadamente gasolina en todo el territorio nacional, es consecuencia de que no hay petróleo para alimentar las refinerías, porque la poca producción existente, se envía como pago de las “ayudas” dadas al gobierno, pero además, es consecuencia de la “razzia” en las refinerías, los trabajadores de Refinación presos o perseguidos, señalados de “corruptos”, brillantes profesionales como Jesús Luongo, el mejor ingeniero de procesos del país, héroe en la reactivación del CRP después del sabotaje, está preso en una cárcel de presos comunes. Cardón paralizado, Amuay en sólo 10% de operatividad. No hay combustible, ni para los vehículos, transporte de alimentos, sector eléctrico ni las industrias.

 

Pero igual pasa con el gas. “Intervenida” hace años por maduro cuando el “sacudón”, hoy no llega a ningún hogar venezolano. Entregaron el gas de la Patria, el Mariscal Sucre se acabó, lo entregaron a las transnacionales, igual pasó con el gas del Golfo de Venezuela, el Perla 3x.

 

Cada día que pasa, con maduro en el poder, este sigue actuando, desesperadamente, destruyendo todo con tal de mantenerse en el poder.

 

La tiranía

 

Esta discusión no se agota, no puede agotarse. Hay que hacer el ejercicio pleno de nuestra participación democrática en el futuro del país, son tiempos de ideas, debates, necesitamos unir todas las fuerzas patrióticas en este propósito supremo, por nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos, por el futuro de la Patria. No podemos dejarla en manos del caos y la desventura, de la tiranía sea, del grupo que sea, porque la Soberanía reside en el pueblo.

 

“La tiranía no es un bien ni para quien la ejerce, ni para quien la sufre, no lo es ni para los hijos ni para los descendientes de los hijos: al contrario, es una experiencia absolutamente ruinosa”

Platón Carta XVII

 

 

 

]]>
<![CDATA[Abogo por la paz y la negociación]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Abogo-por-la-paz-y-la-negociacion-20190517-0154.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Abogo-por-la-paz-y-la-negociacion-20190517-0154.html Por ello considero que es una buena noticia que llena de esperanza el corazón de los venezolanos el acercamiento que está ocurriendo en Noruega entre el gobierno y la oposición para "la búsqueda de una solución pacífica" a la crisis política del país.

O nos ponemos de acuerdo o vamos a una situación aún más difícil en el país en lo económico, en lo social y en lo político.

Las balas y la violencia no discriminan entre chavistas y opositores, ni entre combatientes y civiles.

Por regla general, toda crisis política tiene su solución en la negociación, donde todos ceden algo y todos ganan algo.

Antes, durante e incluso después de la guerra.

Nos corresponde impedir la confrontación y la violencia. A todos.

Abogo por la paz y la negociación, para poder construir una salida pacífica, civil, constitucional y electoral.

Los retos de sacar al país adelante son enormes y complejos.

Si no tenemos estabilidad política y paz, difícilmente Venezuela podrá reconstruirse y progresar.

Se necesita un Gobierno de Unidad Nacional con un Proyecto de País concertado, que incluya a todos los actores relevantes.

]]>
<![CDATA[Ídem]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Idem-20190516-0012.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Idem-20190516-0012.html Cuando escribí mi artículo el 19 de marzo, trate de establecer consideraciones sobre el momento político de aquel entonces, argumentos que básicamente giraban en el tema geopolítico y como Venezuela se insertaba en él,  no acostumbro a espaciar por mas de cuatro semanas un artículo de otro,  pero la situación compleja exigía observar y esperar el desenlace, el pasado 30 de abril ocurrió, cadena de eventos que al día de hoy siguen siendo confusos, distintas versiones se cruzan y tropiezan entre ellas y los dos grandes actores del conflicto, Rusia y Estados Unidos mantienen invariables sus posiciones.

El régimen habla de Golpe de estado fallido y la Oposición de un paso mas hacia la libertad, la verdad es que mientras todo esto ocurre la inmensa mayoría de los venezolanos siguen padeciendo las consecuencias nefastas de una batalla política hoy convertida en guerra. Los venezolanos hemos sido arrastrados hacia la política de confrontación, profundizada con la llegada al poder de Hugo Chavez en 1999, pero que realmente inicia con la crisis de la Democracia bipartidista de la cuarta república, el chavismo contrario a revertirlo y propiciar la reconciliación nacional opto por profundizarlo y convertirlo en estrategia política para mantener el poder con el agravante de que la Oposición decidió jugar en el mismo terreno, al final ambos terminaron pareciéndose o siendo lo mismo.

Las partes en conflicto comparten el mismo objetivo, el poder por el poder sin importar a quien o quienes se llevan por delante, lo que Maquiavelo definió como “el fin justifica los medios”, es tan compleja y absurda la situación venezolana que tenemos dos Presidentes de la Republica, una muestra clara de la terrible división y anarquía en la que estamos atrapados, situación está que algunos actores internacionales y nacionales han aprovechado para su propio beneficio en detrimento del sufrimiento de la mayoría de venezolanos, seguramente alguien ganara esta batalla y probablemente vendrán tiempos mejores, pero no significa que las heridas queden sanadas, tarde o temprano volverán a brotar y sangrar para volver a repetir situaciones similares, de tal manera que si Venezuela no pasa por un proceso de reconciliación y encuentro estaremos condenados por siempre al fracaso.

El “todo es superior a la parte” recordábamos hoy en un almuerzo familiar, esta es la única verdad que puede salvarnos como nación y salir del atolladero, Venezuela debe convertirse en un compromiso para los venezolanos, recordemos a Kennedy y su frase “no preguntes que puede hacer tu país por ti, sino que puedes hacer tú por tú país” aquí nace el compromiso de una sociedad frente a una nación que quiere ser grande, los venezolanos debemos renunciar a la confrontación como modo de vida y sustituirla por el respeto a las normas y hacia los demás, estoy convencido que estamos en un momento estelar para que las partes en conflicto depongan actitudes e inicien un proceso dialogo, negociación y salida a la crisis, decenas de países han manifestado disposición a ayudar solo falta que las partes lo soliciten, tal como lo dijo el Papa Francisco en una de las ultimas entrevista que le hicieron sobre Venezuela “si necesitan ayuda, de común acuerdo ¡pídanla!”

Confieso que luce complicado un escenario de encuentro, sin embargo, los que estamos convencidos que la solución a los conflictos es posible a través del reconocimiento mutuo y los acuerdos justos debemos seguir insistiendo en esta opción y evitar hasta el último minuto una confrontación sangrienta cuyos resultados inmediatos serán muerte y destrucción sin garantías de un futuro mejor, el futuro solo estará garantizado si todos participamos en el.

]]>
<![CDATA[¿Quién defiende el derecho a la educación?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-defiende-el-derecho-a-la-educacion-20190515-0186.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quien-defiende-el-derecho-a-la-educacion-20190515-0186.html Vivimos en la Sociedad del Conocimiento y hay un consenso generalizado a nivel mundial en considerar la educación como la llave del progreso, pues es el medio fundamental para combatir la violencia, aumentar la productividad, construir  ciudadanía y lograr un desarrollo sustentable. A todos nos conviene tener más y mejor educación y que todos los demás la tengan. Con una pobre educación sólo lograremos un pobre país. Por ello, uno no entiende cómo es posible que por motivo de la crisis eléctrica, se esté violentando el derecho a la educación a millones de niños y de jóvenes.  No fue suficiente con suspender prácticamente  una semana de clases por diversas  elecciones y alargar las festividades de carnavales y Semana Santa, privando  a los niños y jóvenes de su derecho a la educación, sino que ahora se regula  a tres horas el horario escolar y hasta se prohíbe y persigue a los que tratan de alargarlo. Incluso hay escuelas donde los niños sólo tienen seis hora de clase a la semana, es decir, acuden sólo dos días por tres horas.  ¿Qué calidad educativa vamos a tener si el año y el horario escolar se reducen cada vez más y más, y a juzgar por las medidas que se toman,  pareciera que la educación no tiene importancia alguna?

 Se nos dice que estas medidas son para el ahorro de energía, pero ¿por qué extenderlas a lugares donde no necesitan luz o pueden tener clases sin ella? ¿No sería preferible que cada centro,  en consulta con la comunidad educativa,  decidiera el horario de acuerdo a sus propias condiciones? ¿Y por qué impedir y hasta amenazar con sanciones  a los que,  por pensar en el bienestar de los alumnos,  se las ingenian, a base de creatividad y sacrificio,  para extender el horario escolar más allá de esas tres mínimas horas a las que se les obliga?  Que yo sepa, este es el único país en el mundo donde se persigue a las personas por querer trabajar. 

Yo sé de muchas escuelas de Fe y Alegría y de otros movimientos comunitarios y sociales, que se iniciaron dando clases debajo de un árbol, en una enramada,  o en un rancho  y así, sin luz, sin agua, sin mobiliario, funcionaron durante meses,  hasta que lograron, con el apoyo de la gente,  unas condiciones más idóneas.  Actuaciones así, ¿no merecen más bien reconocimiento y alabanza, en lugar de persecución y amenazas?

¿Dónde está el Ministro de Educación y el Defensor del Pueblo que no dicen nada ante estos atropellos y no salen a defender el derecho a la educación de  nuestros niños y jóvenes, que está siendo violentado abiertamente?

Todos los países que lograron levantarse de situaciones precarias ocasionadas por guerras, tragedias  o cataclismos, encontraron en el trabajo y la educación los puntales esenciales para salir de abajo e iniciar el camino hacia su prosperidad.  En Venezuela, estos caminos parecen cerrados pues tanto el trabajo como la educación no son hoy medios de ascenso social y de progreso.  Durante muchos años, los voceros del gobierno señalaban entre sus logros esenciales el contar con una educación de calidad abierta a todos. Hoy ya no está en peligro la calidad, que nunca la hubo,  sino la propia educación pues escuelas, liceos y universidades se están quedando sin alumnos y sin maestros y profesores. Y para agravar el problema, hoy se prohíbe trabajar a los que se esfuerzan por garantizar a los alumnos un mínimo de educación. ¿Es así como se defiende la soberanía y se construye la Patria?

]]>
<![CDATA[La fuerza de lo amable y el coraje del aguante]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-fuerza-de-lo-amable-y-el-coraje-del-aguante-20190515-0182.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-fuerza-de-lo-amable-y-el-coraje-del-aguante-20190515-0182.html Reconozco que me emocionan aquellas gentes amables, con capacidad de aguante, que continuamente avivan encuentros en paz y por la paz. Suelen activar lo armónico en su lenguaje e impulsar el dialogo como una forma de trabajar unidos en la construcción de un ambiente tolerante y de respeto entre unos y otros. En efecto, los moradores del mundo presente, han de aprender a apreciarse y a entenderse más y mejor. Luego, si importante es desarrollar puntos de convergencia, también es fundamental promover un mayor grado de cooperación entre culturas, al menos para la mitigación del cambio climático, pues ha de darse la transformación de una economía gris a una economía verde, de una finanzas de intereses para algunos, a una riqueza que ayuda a vivir, porque realmente se comparten los beneficios, contribuyendo de este modo a fraternizar, en lugar de rivalizar y desunir. Al fin y al cabo, una buena dosis de coraje, sobre todo a la hora de aceptar las diferencias, también socorrerá a propiciar sociedades más equitativas, a través de esa innata tranquilidad que injertan, por sí mismo, las medidas conciliadoras y servicios altruistas. Por tanto, lo objetivamente significativo es alentar al perdón y a la compasión entre las personas.  

En la otra orilla existencial, también observo gentes depravadas, envilecidas como jamás, tan insaciables como insociables, que me entristecen a más no poder. Son esos gentíos de intransigentes que todo lo aíslan y envenenan. Solo hay que adentrarse en las redes sociales para ver las riadas de insultos o de hablar mal del semejante. Realmente somos una generación de charlatanes asesinos. Las habladurías, las calumnias, la difamación, es otra manera de matar que está ahí, y que tiene su raíz en el odio. Por eso, es substancial eliminar rencores. Es cierto, que ya en otras épocas, la humanidad ha transitado por este calvario; no en vano, la Asamblea General de Naciones Unidas, reconociendo la necesidad de eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia, en su resolución 72/130, declaró el 16 de mayo como el Día Internacional de la Convivencia en Paz, enfatizando la importante función de la sociedad civil, incluidos el mundo académico y los grupos de voluntarios, en el fomento del diálogo entre religiones y sapiencias, alentando a que se apoyen medidas prácticas que movilicen a la sociedad civil, como la creación de capacidad por lo auténtico, mediante oportunidades y marcos de colaboración que nos insten a superar las injusticias y este cúmulo de territorios de falsedad, en el que sus gobiernos suelen ser los más cínicos. En verdad, hay ciudadanos cuyo credo es una mentira detrás de otra.

No es cuestión, por tanto, de hacerse poderoso o temible, lo esencial es volverse afable, máxime en un tiempo en el que el mundo se está transformando sin cesar y muy rápido. Además, si hemos de desechar algo, que sean la tristeza y la melancolía. Pongámonos en disposición de abrazarnos. Los pactos son necesarios. Por ello, me quedo con la apuesta de que la vida es corta y que para disfrutarla, cuando menos, hemos de ser amables. Las complicaciones suelen surgir de nosotros mismos. En todo caso, hay que perseverar siempre y, sobre todo, tener confianza en uno mismo, para elaborar proyectos y compartirlos. De todo se sale con esfuerzo y tesón. Unas veces nos bastará con guardar silencio para que el disfraz cese. En otras ocasiones, será preciso ponerse en guardia para responder sabiamente, pregonar en tono sensato, y resolver imparcialmente. Sea como fuere, siempre tendremos otra alegría en el cuerpo, extendiendo la mano al que nos pide auxilio. Esto es que lo realmente contribuye a hermanarnos y a no usar la lógica, tan extendida como inhumana, de que el pez grande se come al chico.

Pensemos que en la Declaración del Milenio y su resolución 70/1, de 25 de septiembre de 2015, de Naciones Unidas, titulada “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, ya establece la importancia de propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas, que estén libres del temor y la violencia. La contundente concepción de la mayor organización internacional existente de  que “no puede haber desarrollo sostenible sin paz, ni paz sin desarrollo sostenible”, nos viene a decir, en definitiva, que la fuerza de lo agradable y el coraje del aguante, puede ser un faro luminoso, para el camino que nos espera, a poco que pongamos corazón en nuestras acciones, ya que son tantas las emergencias en el mundo de hoy, que muchas veces los recursos se quedan escasos. No olvidemos que sólo podemos darnos y salvaguardarnos en la vida, donándonos entre sí. Tengámoslo presente siempre.

]]>
<![CDATA[La hora de la madurez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-hora-de-la-madurez-20190515-0184.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-hora-de-la-madurez-20190515-0184.html Escribo a menudo sobre la destrucción de la república y la ruptura del tejido de la nación en Venezuela, resumiendo su circunstancia. Y destaco su urgencia de patria, “donde el pueblo es libre como debe serlo”, diría Miguel J. Sanz, uno de nuestros padres fundadores.

Agrego hoy que no muere la soberanía, fuente de la democracia y su legitimidad, cuando sus diputados son secuestrados; pues soberano es el pueblo, incluso hecho hilachas. Mientras resuene la voz de algún venezolano, adentro o afuera, como hijo de la patria lo que “le toca es ser propicio a ella”.

En 1810, a falta de Fernando VII y dada su traición nos dimos una Junta. Al caer la Primera República, traicionado Francisco de Miranda por los suyos, la empresa de la independencia no cede. Y cuando las espadas de la libertad pretenden conservar el poder a costa de nuestra libertad, José Antonio Páez nos da una república. La dibujan, por su encargo, los representantes del pueblo, los ilustrados sin armas. A las armas les exige respetar a la soberanía, al propio pueblo.

En ese ese ir y venir, como es propio de la historia humana y consecuencia de sus miserias, salvo para quienes la reducen a causas y efectos, nos hemos movido los venezolanos a lo largo de los años.

Nuestra república civil se inaugura mediante un pacto tácito con el mundo militar. En el trabajan con denuedo, primero, en 1958, el presidente y profesor Edgar Sanabria, quien sucede a la cabeza de la Junta de Gobierno al almirante Wolfgang Larrazábal. Luego, Ramón J. Velásquez, secretario del presidente Rómulo Betancourt desde 1959, pues este es refractario a los militares por el desenlace de los sucesos del 18 de octubre de 1945.

Velásquez logra le apoyen y le ayuda la circunstancia, la ocupación preferente de los hombres de armas en la defensa del país ante la agresión armada de los cubanos. Y llegada la pacificación, venidos los perdones y las amnistías, que los inaugura Raúl Leoni y concluye como esfuerzo Rafael Caldera, a partir de 1969, el desafío es ingente: ¿Qué hacer con los militares, para bien y para mal nuestros árbitros históricos, en tiempos de ruptura institucional?

Se les ocupa, así, en su formación democrática e incorpora al desarrollo nacional, como lo prescribe la Constitución de 1961. Se les hace universitarios, se les facilitan los grados y posgrados en las universidades civiles, incluidas las extranjeras. Hasta se les cruza en su formación, como paso previo al generalato, con el mundo civil y empresarial, en el ámbito de los Altos Estudios.

La fractura que sufre el mundo militar en 1992 no es, pues, peccata minuta. Que sean más de seiscientos los oficiales superiores y subalternos “universitarios” quienes la provocan, representa un grave traspiés para la nación, dada su historia.

Eso lo entiende a cabalidad Carlos Andrés Pérez. Luego de evaluar a fondo el asunto se empeña en la reunificación afectiva y efectiva de los militares, a contrapelo de algunos de sus colaboradores civiles. Decide la política de perdones e inicia los célebres sobreseimientos. Dicta decretos y restablece su comando alrededor del mundo castrense. Pudo alzarse y no lo hizo, por ser un demócrata cabal. Paradójicamente, lo tumban los civiles.

Velásquez, que viene de atrás, que conoce bien y en sus entrañas nuestro dilema existencial, sostiene el proceso pacificador y los sobreseimientos. Los faltantes se los pasa a Rafael Caldera, advirtiéndole del otro golpe que, no obstante, cocina ahora el Alto Mando. Y con firmeza y sin desplantes este alcanza a revertirlo – es parte junto a Betancourt de la escuela de Puntofijo – y se gana, inevitablemente, el odio de los relegados. La república se sostiene.

Caldera cierra la política de pacificación – prometida por los candidatos que compiten junto a él y debatida por el Congreso electo de 1993 – con un detalle que lo separa de sus antecesores: A los comandantes del 4F les quita el uniforme y les aleja del comando militar.

Siendo el presidente más débil de la democracia, atrapado por el vendaval de la crisis financiera venida de atrás, tampoco lo tumban los militares. Pérez, Velásquez y Caldera, cumplen, como estadistas, con Venezuela.

¿Que eran árbitros los militares? Sí, desde siempre. ¿Qué fue el precio que nos impuso Simón Bolívar desde 1819? Es una verdad como la catedral. Tanto que, para designar a Velásquez como presidente provisional, una vez salido Pérez, los diputados los consultan. Aquellos rechazan el nombre de Carlos Delgado Chapellín. El diálogo entre el poder civil y Fuerte Tiuna es, como antes, la constante.

Faltaría explicar lo que sólo puede entenderse leyendo a J.B. Vico: “il corso e ricorso” de la historia, que es elíptica, a saber, que son los civiles y sus élites los que ungen a un exmilitar como candidato – en las encuestas el último hasta febrero de 1998 - y es el pueblo mayoritario, en ejercicio de su soberanía, que no le pertenece a ningún gobernante ni le da licencia para escoger a sucesores, quien lo hace mandatario.

La cuestión es que el arbitraje de los militares los ha llevado hasta el secuestro actual de la soberanía. Y lo crucial es saber cómo se forja un diálogo leal y creíble entre los universitarios de uniforme y los del parlamento, para restablecer los equilibrios perdidos. Las amnistías de éstos ya no les bastan como en el pasado.

]]>
<![CDATA[¿Rectificar con impunidad?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Rectificar-con-impunidad-20190516-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Rectificar-con-impunidad-20190516-0010.html Vivimos nuevamente en tiempos donde es común observar en lo social y lo político  hechos al margen de la ley y de los mínimos preceptos morales y éticos. En la administración de lo público  desde el más humilde de lo que deberían ser servidores públicos, hasta los más altos cargos están en alguna “vuelta” para “resolver” su situación, mientras que la tarea que tienen encomendada se posterga indefinidamente. ¿Y qué decir de los privados?, siempre buscando la manera de evadir hasta la más mínima regla para aumentar la utilidad.

Tiempos donde la denuncia en el mejor de los casos es un grito enmudecido y en el peor le cuesta la vida a quien ose promoverla obstinadamente, en un sistema judicial convertido en un pantano donde cualquier causa queda sumergida, salvo que existan socios o como dicen por ahí “padrinos mágicos”  que la impulsen. Tiempos en que el poder ciudadano, conformado por el Ministerio Publico, la Defensoría del Pueblo y la Contraloría General de la República; es un órgano en los hechos castrado Así que nos queda un pueblo que constantemente a pesar de su grado de conciencia, esta forzado por las circunstancias a optar por convertirse en cómplice,  que es lo que termina pagando para sobrevivir un día, una semana  más. 

En este escenario el presidente Maduro convoco al pueblo a participar en unas jornadas  le propusieran medidas, que serian consideradas en una estrategia de rectificación del gobierno bolivariano. En consecuencia la burocracia partidista instalo estos espacios, en medio de una sensación generalizada de escepticismo, en parte porque de los organizadores se perciben como responsables algunas de las situaciones denunciadas una y otra vez. Previa declaración de “leales siempre, traidores nunca”,  para estar libre se sospechas, la militancia chavista fundamentalmente participó de una larga letanía de deseos, denuncias y propuestas, que se encuentran en momento poco claro, en tanto esta iniciativa como noticia se enfrío; pero que se supone se le harán llegar al presidente en su debido momento.

Los actores que se oponen al chavismo ni siquiera se plantean una revisión, estimo que consideran que  un escrutinio de sus acciones y escuetas propuestas serían sometidas a una demoledora critica que no están dispuestos a escuchar y  muchos menos a asumir, ademas que sería un nuevo momento para ajustar cuentas entre quienes hacen vida en este sector de la vida política del país. En una perspectiva mas amplia que sentido tiene revisarse, si la política la deciden gobiernos extranjeros.

Siempre es oportuno que el liderazgo de la revolución bolivariana demande la exposición de medidas para mejorar, ahora ¿Qué tan viables son las propuestas para mejorar con los elevados niveles de impunidad reinantes?. Hoy es imperativo para rectificar construir una correlación de fuerzas necesarias para neutralizar las conductas lesivas al interés colectivo y establecer responsabilidades ajustadas a derecho. Si se quiere rectificar con determinación, es clave comenzar a trabajar por un sistema de justicia al servicio de los intereses del pueblo trabajador y un poder ciudadano que tenga carácter vinculante. Con impunidad no es posible rectificar. Combatir la impunidad sigue siendo una tarea pendiente del pueblo venezolano y de los actores políticos que esgrimen representar sus intereses.

]]>
<![CDATA[Es nada si le quitan la sábana]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-nada-si-le-quitan-la-sabana-20190516-0011.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-nada-si-le-quitan-la-sabana-20190516-0011.html Ya se que esas ficciones mediáticas terminan por periclitar solas pero en medio de esta guerra no convencional, en la que aún no caen bombas ni truena la metralla, pero que igual deja numerosas víctimas, es como necesario enfatizar, no dar por entendido nada y más aún levantarle el telón, desmontarle la tramoya a este teatro de sombras, de simulaciones, a riesgo incluso de ser cansón y fastidioso.

Vos no habéis notado que ya no hay “crisis humanitaria”. Hay serios problemas para que la población se alimente y acceda a medicinas, el mismo Gobierno ha admitido las dificultades que el bloqueo comercial y las sanciones económicas impuestas por Trump están provocando, pero lo que mediáticamente la oposición y sus aliados extranjeros llamaban la “ayuda humanitaria” y que debía entrar forzosamente por la frontera con Colombia a riesgo de provocar una guerra desapareció de los medios y el reality 2.0.

Guaidó llamó a marchar y a manifestarse en las calles para, como él dice, cese la usurpación, pero la inmensa mayoría de los venezolanos y las venezolanas no le apoyaron, luego llamó a los militares a alzarse contra su Comandante en jefe y Presidente constitucional y salvo un reducido número de militares, algunos de los cuales dijeron luego haber sido engañados, la inmensa mayoría de los venezolanos y las venezolanas uniformados de verde oliva no le obedecieron. Luego llamó a “paros escalonados” para ir a una gran huelga general, pero ni sus aliados de Fedecamaras le siguieron el juego. Sólo le falta “llamar a María” y al Comando Sur para que usurpando el poder soberano del pueblo venezolano los marines de los EEUU lo lleven a la cañonera hasta el palacio de Miraflores.

Hay quienes creen que Trump sólo quiere derrocar a Maduro y no quiere los recursos naturales y económicos de nuestro país. Sobran los que desde un extremismo tipo delirium tremen dicen que cualquier cosa es buena o preferible si es para salir de Maduro y están los ingenuos que admiten que el Gobierno de los EEUU es un gobierno genocida y racista que enjaula niños en sus fronteras y destruyó países como Irak, Afganistán, Libia, Siria, pero que después de salir de Maduro vemos como nos libramos de ellos. ¡Un poquito de por favor!

Cuando una parte del país no puede ver la realidad de la amenaza que contra ellos se cierne como el que no acepta que el consumo de alcohol afecta sus sentidos o el cigarrillo lo llevará a la muerte, es hora de quitarle la colcha al espanto.
 

]]>
<![CDATA[Tolerancia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tolerancia-20190513-0075.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tolerancia-20190513-0075.html La convivencia, el respeto y el reconocimiento al pluralismo, a la diversidad de opiniones y de puntos de vista, son condición necesaria para eliminar los conflictos, las tensiones y las diferencias que hoy día afectan la vida de los venezolanos. 

El gobierno, por supuesto, es el principal responsable del ambiente de confrontación, de odio y de polarización que prevalece hoy en día en el país. Pero no es el único responsable.

Desde la llegada al poder del comandante Chávez pudo observarse claramente que la línea estratégica de su gestión estaría orientada hacia la división y la polarización. En lugar de entender que el primer deber de un Jefe de Estado es el de promover la unidad nacional, se empeñó en dividir a los venezolanos entre buenos y malos hijos de la patria, entre revolucionarios y reaccionarios, según apoyaran o no sus políticas y sus decisiones. Se empeñó en dividir a los de la cuarta república de los de la quinta. A los escuálidos de los “bolcheviques”.

En una conversación que sostuve con el Presidente Chávez en enero del año 2003, conversación en la cual estaban presentes, entre otros, Monseñor Baltazar Porras y Teodoro Petkoff, y ante un requerimiento de su parte acerca de qué se debería hacer en esas circunstancias, de la terrible crisis que estaba viviendo el país en medio del paro petrolero, me permití recordarle que la primera obligación que tiene un Presidente de la República era y sigue siendo la de trabajar por la unidad de todos los ciudadanos, por el respeto, por la armonía, por el entendimiento.

Lamentablemente, la tolerancia, el respeto y la convivencia civilizada no fueron el signo de la gestión de Chávez y tampoco lo ha sido en la gestión de su sucesor. Al contrario, todo indica que para el desarrollo de sus objetivos era necesario mantener un clima de permanente confrontación y polarización.

La intolerancia, la confrontación, la polarización, el cultivo del odio, del resentimiento y el deseo de venganza, no nos ayudarán a construir un país mejor. Esos sentimientos nunca han conducido a la paz y al entendimiento que requerimos para rescatar a Venezuela y para vivir en una realidad más constructiva.

Hoy se impone como nunca antes en la historia, el espíritu de tolerancia, de respeto y de armonía. De lo contrario, veremos cómo se sigue desgarrando el tejido social con funestas consecuencias para la convivencia y para la reconstrucción de Venezuela.

]]>
<![CDATA[La precipitación; una lección no aprendida]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-precipitacion-una-leccion-no-aprendida-20190513-0077.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-precipitacion-una-leccion-no-aprendida-20190513-0077.html En días recientes un nutrido grupo de venezolanos dio a conocer su adhesión a un documento promovido por la profesora universitaria Verónica Zubillaga y Rafael Uzcátegui, coordinador general del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), en el cual se insiste en la necesidad de una solución pacífica, democrática, constitucional y electoral al conflicto político en el cual está inmerso el país. 

En su texto se sintetiza claramente posturas con las cuales estoy totalmente identificado. Por ejemplo, “el rechazo a la injerencia indebida de gobiernos extranjeros, cualquiera sea su bandera, así como cualquier tipo de salida armada y de fuerza”; la “promoción de mecanismos pacíficos, así como la valoración de la solidaridad y los esfuerzos de los países que apoyan la negociación”, y otro planteamiento de suma importancia, como lo es la realización de un proceso electoral que se caracterice por ser realmente democrático, “confiable, incluyente y transparente, que le otorgue protagonismo al pueblo venezolano”. 

También el referido documento hace mención al apego al principio de alternabilidad democrática, como “la mejor garantía de convivencia presente y futura, del disfrute de los derechos humanos y de dirimir los conflictos sin aniquilarnos, mediante la participación de organizaciones políticas de cualquier ideología, en igualdad de condiciones”. 

Es muy pertinente que en esta dura circunstancia que vive Venezuela un nutrido grupo de connacionales se disponga a dejar clara su posición contraria a la violencia, en pro de soluciones democráticas y pacíficas. 

No es una posición blandengue, complaciente, colaboracionista o entreguista. Todo lo contrario. Se trata de una posición firme, sólida, decidida y frontal en la dirección de volver a la política, sin abandonar la presencia activa de los ciudadanos en la calle, en demanda de un cambio que el país reclama desesperadamente, pero sin hacerle concesiones a la violencia o a la búsqueda de atajos que solo se han traducido en frustraciones, retrocesos, represión, muerte, desmovilización y desesperanza. 

Este grupo de venezolanos firmantes del documento en cuestión expresa, en mi criterio, una corriente de pensamiento con más fuerza en la sociedad de lo que puede imaginarse. Nada más y nada menos que las grandes mayorías que no quieren violencia, pero que tampoco le creen a la “paz” que le venden desde un gobierno caracterizado por su intolerancia, su autoritarismo y su poco sentido de la responsabilidad con el destino de la patria, por mucho que proclame lo contrario. 

Pienso que la mayoría tampoco desea ver convertida a Venezuela en un teatro de operaciones bélicas. De las salidas de fuerza se puede esperar cualquier cosa, por ejemplo la entrada en un conflicto que nos hunda en una larga pesadilla. ¿Podemos estar peor? Claro que sí. 

Por eso, digo yo, la sociedad democrática, es decir, la abrumadora mayoría de los venezolanos, necesita que se le hable claro, que no se le engañe, que no se le vendan oasis de soluciones rápidas por la vía del vanguardismo y de estrategias que no se pueden ni revelar ni mucho menos discutir, porque hacerlo e incluso disentir de ellas equivale a un acto de traición. 

Los extremos hablan de traición cuando no se les sigue incondicionalmente. Esa conducta la vemos en el chavismo gobernante. 

Criticar, protestar, disentir, denunciar y deslindar son verbos que le exacerban el autoritarismo que llevan por dentro. Pero lo mismo ocurre con factores opositores que actúan de forma similar cuando surgen voces o criterios disonantes con sus puntos de vista y acciones. Salir del autoritarismo que hoy lleva a Venezuela por los caminos del sufrimiento no debe ser al costo de caer en otra forma de autoritarismo y de pensamiento único. 

A un gobierno que juega a ganar tiempo para que nada cambie no se le puede responder con precipitación. Esa lección no parece haber sido aprendida en todos estos años, si nos guiamos por lo ocurrido el pasado 30 de abril y por sus consecuencias, que apenas están poniéndose de manifiesto.

]]>
<![CDATA[¿Qué dicen las encuestas?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-dicen-las-encuestas-20190513-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-dicen-las-encuestas-20190513-0079.html En nuestra última encuesta de abril se registra una percepción extremadamente negativa sobre la situación del país (94,8%), incluyendo más de 70% de los chavistas que lo ven mal o muy mal. 

La evaluación de gestión de Maduro continúa cayendo, rompiendo los pisos previos del chavismo. Este deterioro arrastra consigo la evaluación de las instituciones públicas vinculadas con la revolución, incluido el sector militar. 

Por su parte, la mayoría de los líderes opositores presentan también un descenso en sus niveles de respaldo popular, lo que parece confirmar la tesis de que el tiempo, sin solución final del conflicto político y sin cumplir las ofertas de cambio, puede ser muy peligroso para el mantenimiento de la conexión y la esperanza en las bases de la población.

Llama la atención que en el medio de la fuerte crisis económica del país y los graves problemas de caja que enfrenta el gobierno en control territorial, la penetración de su principal política social, los Claps, haya crecido sustancialmente hasta llegar al 85% de los entrevistados, casi 9 puntos porcentuales más que en el mes de marzo. 

Este mecanismo parece la clave del control social de Maduro y un bloqueador importante para el éxito de la convocatoria opositora reciente al paro nacional (un error cantado en un país donde, ni la gente, ni los empresarios sobrevivientes, resisten ya mayores sacrificios). 

Esto sólo reforzaría la dependencia de la población a la revolución, que sería la única que puede tener algo que repartir, apoyada por sus aliados. 

Con respecto al blackout eléctrico, siete de cada diez venezolanos piensa que se debe a la falta de inversión y mantenimiento de la red, mientras otro 10% cree que es una estrategia deliberada del Gobierno para ganar tiempo y desinflar a la oposición. 

Los problemas más importantes vinculados a ese hecho fue la falta de comunicación, el deterioro y pérdida de alimentos, los problemas con los puntos de venta, en un país sin efectivo y, por supuesto el agua. 

Un 51,3% de la población consideró irse del país en el medio de la crisis eléctrica, lo que sin duda puede hiperestimular el proceso, ya dramático, de migración. La responsabilidad de la crisis recae contundentemente en el gobierno de Maduro, con un 76,8%.

El diálogo, como mecanismo de solución, pierde terrenos porque la población desconfía del interés real del gobierno territorial para adelantarlo de manera transparente. 

Sin embargo, los acuerdos políticos (cambiando la semántica) reciben un 55,6% de respaldo cuando se refiere a chavismo y oposición, mientras que ese apoyo se reduce a 25,9% cuando nos referimos a un acuerdo opositor con los militares. 

Sobre las sanciones, el apoyo a las personales es contundente pero se fractura cuando se refiere a las sanciones generales, que para el 40% de los consultados, lejos de ayudar a la solución, pueden afectar más al país y a la población común que a, propio Maduro. 

Todo parece indicar que la gente quiere acción más que sanción y eso incluye desde las acciones democráticas, pacíficas y electorales, que son obviamente las preferidas y deseadas por los venezolanos, hasta las acciones más radicales, internas y externas, que van ganando terrenos ante la ausencia de confianza en que los mecanismos preferidos puedan adelantarse con éxito.

 Esto representa un reto gigante de solución inmediata del problema, antes de que sea demasiado tarde y se conduzca al país a una guerra interna, que se sabrá cuándo comienza pero nunca cuándo termina. 

Finalmente, la solución electoral, obviamente transparente y competitiva, sería recibida positivamente por la mayoría contundente de la población. El problema es que si mi abuelita tuviera ruedas… sería bicicleta.

]]>
<![CDATA[Junta Patriótica de Gobierno, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Junta-Patriotica-de-Gobierno-por-Rafael-Ramirez-20190512-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Junta-Patriotica-de-Gobierno-por-Rafael-Ramirez-20190512-0006.html La situación que vive el país es insostenible y moralmente inaceptable. El colapso de la economía, la destrucción de nuestras empresas públicas, de las capacidades productivas y del trabajo, son elementos claros de una profunda crisis que no tiene precedentes. Ésto, sumado a la caída de todos los indicadores sociales y humanos, la desigualdad, pobreza y el deterioro de las condiciones de vida de la inmensa mayoría de nuestros ciudadanos, son consecuencia directa del estruendoso fracaso de este gobierno, entreguista y corrupto, el peor de nuestra historia.

 

Por otra parte, la disfuncionalidad política en el país: la incapacidad del psuv para rectificar o remover al madurismo; y, de los sectores de la oposición para lograr acuerdos que permitan buscar soluciones por encima de sus intereses grupales, económicos y personales, constituyen un verdadero crimen contra el pueblo.

 

La indolencia de los sectores de poder ante el sufrimiento del ciudadano de a pie: la violencia, intolerancia, la entrega del país y sus recursos; la violación de la soberanía nacional y la subordinación a poderes extranjeros, es vergonzosa y ruin. La salida del país de más de 3.7 millones de venezolanos, desesperados, la separación de las familias, el desarraigo del futuro, es doloroso. La violación de la Constitución y las leyes, de los derechos fundamentales, especialmente, de los derechos humanos, hacen que ahora seamos el país de la injusticia, el miedo y atropello a la dignidad del pueblo. Todo ésto es moralmente inaceptable.

 

Esta situación tiene que llegar a su fin, tiene que acabarse. En este momento ya no importan las parcialidades, ni los intereses grupales. Aquí ya no se trata de “fulano o mengano”, aquí se trata de la supervivencia de nuestra Patria, su existencia como la entidad política territorial que conocemos hasta ahora.

 

Llegamos al punto en el que cada uno tiene que ceder a sus ambiciones, temores, odios o problemas de cualquier tipo y hacer un esfuerzo supremo para sobreponerse a la lógica de la aniquilación del contrario, elevar la mirada, dejar el miedo atrás y comportarse a la altura de las gravísimas circunstancias que vivimos.

 

Debemos emular la determinación de los patriotas, del Ejército Libertador, tras la caída de la Segunda República; y, con ella, la derrota del sueño Bolivariano, en el terrible año 1814. Determinación y grandeza que permitió, en aquellos tiempos de infamia, a un puñado de ellos volver al país desde Los Cayos, en 1816, cargados de ideas libertarias, asimilados los errores; pero, dispuestos a insistir en la Patria, y, aunque estaban en franca minoría, fueron capaces de reunificar al Ejército Libertador, al bando patriota, diezmado por la violencia y el miedo. Luego, vendrían Margarita, el Orinoco, San Félix, Angostura, Apure, Las Queseras del Medio, el paso de los Andes, Boyacá, Carabobo, Pichincha, Ayacucho, para al fin alcanzar la gloria inmortal junto con la independencia no de un país, si nó, de un todo un continente.

 

Ni el madurismo, ni el sector que lidera a la oposición, tienen la grandeza de hacerse a un lado, dejar de ser el problema, para ser partes de la solución. Pueden más sus intereses de grupo, compromisos y ansias de poder, que el destino de todo un pueblo. Pero; además, ambos grupos han asimilado a su cultura política, una conducta proto-fascista, que les impide pensar más allá de su propia agenda: la intolerancia, el odio, la violencia y revancha, la indolencia ante el destino del resto del país, están incorporados a su conducta. Ésta dejó de ser una característica personal de sus líderes, para convertirse en una forma de hacer política. Es la que nos ha llevado hasta el abismo.

 

Pareciera que a estos sectores NO les importa un desenlace cruento. La violencia es la abdicación de la razón, es la única manera de pasarle un tractor por encima al contrario; y, ambos bandos parecieran estar dispuestos a hacerlo.

 

Los que instigan este desenlace, le imponen al país sus propios intereses o situaciones:

 

Del lado de la oposición, los “señores de la guerra”, ciegos de odio, y, con la expectativa del saqueo, claman por la invasión, la intervención, esperan que alguien “limpie” el terreno, para luego entrar y cobrar su propia factura, pero ellos no pondrán los muertos.

 

Del lado del madurismo, saben que hace tiempo perdieron el favor del pueblo, que no pueden ir a unas elecciones, porque serán barridos; otros saben que ni siquiera pueden salir del país, sin que sean hechos presos, pero muchos otros, los más dañinos, los más cercanos a maduro, trabajan con ambos lados; negocian, llegan a acuerdos secretos, financian a cualquiera de los bandos desde Caracas, Miami o Madrid. Allí están, todos saben quiénes son, lo que hacen, pero nadie dice nada, son intocables.

 

El problema real es que este escenario de permanente conflicto, de la salida cruenta lo imponen estos sectores minoritarios, pero con mucho poder, al resto del sector político por medio de la coacción, el miedo, el chantaje y la represión. El madurismo ha convertido a su gobierno en un gobierno policíaco, malandro. Hacen lo que les da la gana con la Justicia, la Constitución y las Leyes. Allí están los personajes que pasarán a la historia como brazos ejecutores de estos desmanes, de tanta miseria humana: mienten, acusan, desprestigian, persiguen, reprimen a cualquiera que se les opongan, hasta el asesinato político. Son crueles porque buscan aterrorizar, llevar frío a los otrora corazones ardientes.

 

Los sectores extremistas de la oposición, son igualmente violentos e intolerantes. También acusan, hostigan. Lo único que prometen es persecución, cárcel, violencia. Destilan odio y revancha en sus mensajes, sus acciones. Señalan y acusan para destrozar vidas, no les importa. Son capaces de entregar nuestra patria a sectores de extrema derecha, llaman a otros países para invadir y ensangrentar al país; para matar venezolanos.

 

Sin embargo, ambos grupos coinciden en aplastar o perseguir a cualquier político o sector que ofrezca una opción distinta a las suyas, sea del Chavismo o la oposición. Hasta acuerdan acciones conjuntas, el dinero lo puede todo: diputados a sueldo que callan ante las corruptelas del madurismo, viajan y tienen viáticos para arremeter contra Chávez; constituyentistas de aplauso fácil, prestos a mentir y acusar; periodistas que hace tiempo abandonaron la ética, palangristas prestos para decir lo que sea; se trata de una fauna de personajes desquiciados, otros tarifados, que vierten su odio desde el anonimato de las redes, montan las “ollas periodísticas”, disfrazadas de trabajos de “investigación”, las agencias al servicio de intereses políticos extranjeros, los “fake news”, que anteceden la acción de maduro, su fiscal, cuerpos de seguridad, y un largo etcétera de la infamia.

 

Hay personas que se asustan, callan, miran para otro lado, yo nó. Tampoco lo hacen otros dirigentes o líderes de ambos bandos del pensamiento político. Unos pagamos con el exilio, la infamia y persecución; muchos están execrados, maltratados, atropellados o secuestrados-prisioneros, y, otros han pagado con su vida.

 

Sin embargo, tengo la convicción de que la mayoría del país se siente atrapada en un conflicto en el que no sólo no tiene nada que ver, sino que además no se le permite decir nada. La gente está cansada del conflicto, no le interesa el tuiter, ni el gobierno, ni la oposición; está harta, quiere paz, tranquilidad, poder trabajar, estudiar, comer lo que quiera, tener medicinas, agua, electricidad, transporte, vivienda, seguridad, sueños, dignidad; hacer lo que quiera, volver a la normalidad, participar, poder decir lo que piensa, no tener miedo, no bajar la voz, no irse de su tierra.

 

Muchos líderes mundiales, países, gobiernos, organizaciones internacionales, observan incrédulos, cómo en tan poco tiempo, maduro ha destrozado al país y su economía; cómo nuestros jóvenes huyen de la Patria, nuestro pueblo sufre; cómo es que nuestro país, hasta hace muy poco próspero y ejemplo de “lo extraordinario hecho cotidiano”, ahora es el ejemplo del desastre, el mal vivir, la injusticia, la desesperanza.

 

Todo el mundo se pregunta ¿Cómo es posible que el pueblo venezolano, sus líderes políticos, militares, pensadores, se hayan subordinado a estos grupos, que hoy los mantienen atrapados entre los extremos de lo mismo, subordinados a la lógica del conflicto, a las decisiones de otras potencias mundiales? En un país paralizado, que ha perdido la institucionalidad y los mecanismos de protección de su pueblo, su integridad, soberanía y futuro, ésta es una pregunta difícil de responder.

 

Tenemos un tiempo proponiendo la conformación de una Junta Patriótica de Gobierno como una alternativa a este desastre y a la disfuncionalidad de la política.

 

El origen de esta propuesta se remonta a nuestra propia experiencia como país: el derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, por un movimiento cívico-militar, articulado por una Junta Patriótica, conformada por todos los factores políticos del país: AD, el Partido Comunista, URD, Copei, a la que luego se sumaron los militares patriotas.

 

Nadie puso condiciones, no se excluyó a ningún sector. A nadie se le ocurrió decir “quítate Pérez Jiménez para ponerme YO”, ni siquiera lo hizo Fabricio Ojeda, Presidente de la Junta y líder indiscutible del movimiento. Se trataba de un movimiento nacional, patriótico, de unidad cívico-militar para derrocar a la dictadura. A nadie se le ocurrió decir, “nó, los militares nó”, ni excluir al Almirante Larrazábal, ni a la oficialidad que dio el paso definitivo para dejar de apoyar a Pérez Jiménez, a pesar del terror impuesto por la Seguridad Nacional.

 

Por supuesto que las situaciones son distintas, para empezar, no había twitter (capaz que si hubiese existido twitter, no cae el dictador), ni las corporaciones mediáticas eran tan poderosas para globalizar la dominación. Los dirigentes políticos de entonces, eran de muchísima más estatura que la actual: Fabricio Ojeda, Gustavo Machado, Leonardo Ruiz Pineda, Hugo Trejo, Wolfgang Larrazábal, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Rafael Caldera, entre muchos otros, no eran cualquier cosa. A pesar de que la dictadura tenía amplio apoyo entre las élites económicas, un Plan Nacional, una obra, una economía fuerte y apoyo internacional, a pesar de que AD y el PCV lideraban una tenaz resistencia en la clandestinidad, solo la Junta Patriótica pudo deponer al dictador.

 

También se cometieron errores: el pacto de Punto Fijo, que excluyó al Partido Comunista y toda la izquierda, acabó con la unión cívico-militar y traicionó el espíritu nacional y patriótico del 23 de enero, llevó al país al período de violencia de los años 60 y al extravío de la IV República, donde nuestra patria perdió una excelente oportunidad de desarrollo e independencia. Eran otros tiempos, otras circunstancias, pero errores y peligros que tienen plena vigencia para el día después de maduro. Por supuesto, la Junta Patriótica de entonces, no existía legalmente, fue un instrumento para derrocar la dictadura.

 

Sin embargo, nuestra actual Constitución, a diferencia de la existente en aquel momento y posteriormente derogada por la de 1961, contempla elementos fundamentales para darle legitimidad a la creación de la Junta Patriótica de Gobierno. Lo primero que habría que decir es que, en este momento, tanto maduro como guaidó, están al margen de la Constitución, todo lo que han hecho es inconstitucional y cada día que pasa y cada barbaridad que anuncian, es todavía más ilegal e inconstitucional.

 

Cuando los jefes militares dicen que juran lealtad a cualquiera de los autoproclamados, “comandantes en jefe”, están avalando la violación de la Constitución. Están faltando a su responsabilidad de preservar el hilo Constitucional, el orden interno y la soberanía de la República.

 

Según lo dice expresamente el artículo 5º Constitucional, la Soberanía Nacional reside “en el pueblo”. Hoy día, el pueblo no ejerce la soberanía sobre sus asuntos, ni sobre la vida y destinos de la patria, que están secuestrados, usurpados, por dos presidentes “autoproclamados”, aplaudidos por sus partidarios, pero que no han sido electos para ese propósito por el voto universal y secreto.

 

Por otra parte, el artículo 333º de la Constitución, convierte en un deber de toda ciudadana y ciudadano, hacer lo necesario para restablecer el orden constitucional, sus garantías y derechos, sin ningún tipo de límite o exclusión, si éstos están siendo violados o desconocidos. La Junta Patriótica de Gobierno es, precisamente, un instrumento para restablecer la Constitución.

 

Nuestra Fuerza Armada Bolivariana se debate en un dilema que no existe: aquí no se trata de maduro o guaidó, se trata de asumir sus responsabilidades constitucionales y con el país. ¿Estarán conscientes nuestros mandos militares de que con su silencio y al permitir que esta situación tan peligrosa se extienda, nos estamos deslizando hacia escenarios que comprometen la integridad política y territorial de nuestro país? Si, como proclama nuestra doctrina militar Bolivariana, las armas de la República sólo deben emplearse en defender nuestra soberanía y garantías sociales ¿no es evidente que se está faltando a estos preceptos, al subordinar las armas de la República, a favor de cualquiera de los grupos de poder que hoy violan la Constitución?

 

He leído propuestas como la del profesor Javier Biardeau , persona a la que respeto por sus ideas y equilibrio, respecto a la convocatoria a un Referendo Consultivo, como está establecido en la Constitución. Estoy de acuerdo, comenzaríamos a recuperar legitimidad, pero ello no termina de resolver el problema de gobernabilidad. El resultado es previsible: todos queremos cambio de gobierno, maduro sería sacado del poder por mandato popular.

 

Ahora, supongamos que maduro está dispuesto a hacerlo como parte de una negociación política y que al final acate los resultados. Entonces: ¿quién queda al frente del gobierno mientras se logra una estabilización mínima de la situación, se organizan elecciones y recomponen las instituciones? No puede ser ninguna de las facciones de la oposición y menos aún, la más intolerante y la que tiene mayor rechazo en el chavismo.

 

De allí que la figura de la Junta Patriótica de Gobierno, conquistaría gobernabilidad y legitimidad, incluiría a todos los sectores políticos y sociales patriotas, a nuestra Fuerza Armada Bolivariana, como árbitro y garante, justamente para restablecer la plena vigencia de nuestra Constitución y Leyes, conducir al país en un período de emergencia, de máximo dos años, para entonces convocar un Referendo Consultivo, legitimar las instituciones y restablecer la soberanía popular sobre la conducción de la patria.

 

A diferencia de la experiencia de 1958, ningún sector político, por mucho apoyo internacional que tenga, podrá hacerse cargo del país por sí mismo. Se va a necesitar de una amplia base de apoyo político-social para iniciar y sostener su reconstrucción. maduro, a diferencia de Pérez Jiménez, se sostiene con base en un complejo mecanismo de manipulación y control social sobre un importante sector del país, el chavismo, que se expresa en el ámbito político-social, así como, en el militar. Un sector que, por mucha molestia que tenga con maduro y el gobierno, no está dispuesto a entregar el gobierno, ni sus hoy menguadas conquistas políticas y económicas, a la derecha.

 

Porque, independientemente de las capacidades políticas que tenga el chavismo para movilizarse en contra de un gobierno de derecha en esta coyuntura, siempre será un factor fundamental, el más importante desde el punto de vista orgánico, para garantizar la gobernabilidad del país. Es cuestión de tiempo, una vez que se desprenda del madurismo, que el chavismo, con un liderazgo renovado, luego de una profunda discusión y un proceso de recomposición, se recuperará del tremendo daño que maduro le ha hecho, y estará, sin duda, presente o liderando, junto con otros sectores progresistas y patriotas del país, el proceso de reconstrucción de la patria.

 

La oposición, también debe depurarse de sectores extremistas, asumir sus responsabilidades y convertirse en una fuerza constructiva, con la que se puedan llegar a acuerdos. Desprenderse de los sectores tutelados, ganar independencia de criterios y acción. Porque el sector que actualmente la lidera, ha demostrado una y otra vez, que está dispuesta a bloquear salidas electorales o políticas, que sólo quiere tomar el poder, como lo demostró en pasado 30 de abril.

 

¿Qué habría pasado si hubiesen participado en las pasadas elecciones presidenciales, hubiesen apoyado a Henri Falcón, o a un candidato de consenso, una figura nacional? ¿Porque correr a sacar a Leopoldo López y ponerlo detrás de guaido, si obviamente se liberarán a todos los presos políticos después de deponer a maduro?, ¿Que hubiese pasado si nos hubiesen llamado a los dirigente chavistas, liberado al Mayor General Rodríguez Torres, al General Baduel, que hubiésemos hecho un pronunciamiento junto al General en jefe Padrino López, el general Cristopher Figuera y otros oficiales involucrados, otros dirigentes políticos nacionales, incluyendo chavistas y de la oposición, al restablecimiento de la Constitución y la instalación de una Junta Patriótica de Gobierno, llamar al pueblo al restablecimiento de la soberanía sobre sus propios asuntos? Las cosas serían completamente distintas.

 

Pero no. Se impusieron los intereses sectarios de siempre, su propia agenda grupal, sus compromisos, su falta de independencia de acción. En vez de agrupar, unir, dividen, atacan. Es el juego de maduro.

 

Por otra parte, la propuesta del sector que lidera actualmente a la oposición es, políticamente inviable y económicamente insostenible. Su “Plan País”, no es más que un refrito de la Apertura Petrolera y una continuación del desmembramiento y privatización de la economía, los servicios fundamentales y del Estado, la misma que devastó al país en los finales de la IV República. Es decir, la propuesta de la oposición, “guapa y apoyada”, no es nada nueva, fue hecha fuera, por los que llevan 20 años rumiando el fracaso del paquetazo de CAP, que nos llevó al Caracazo.

 

Ese plan viejo, o viejo plan, forma parte de la subasta frenética que se está haciendo en el exterior de los recursos y el futuro de la Patria: PDVSA, el petróleo, el gas, el sector eléctrico, las empresas del Estado, los servicios públicos, todo será entregado, ya tienen los beneficiarios, será el despojo. Ellos, al final, harán lo que quieran si toman al poder, no les van a interesar, ni leyes, ni la Constitución, ni el que hayan fracasado hace 20 años con el mismo plan, que ahora será, sin duda, mucho peor.

 

Luego de pasada la euforia de la salida de maduro, vendrá la realidad, el día siguiente, cómo lidiar con este desastre. El que se haya creído las promesas de que “lloverán” miles de millones de dólares sobre el país, de que el mundo entero vendrá a nuestro auxilio, o es un ingenuo o un irresponsable. Sólo entrarán los pocos recursos, si es que no se cobran la deuda por adelantado, del remate de los activos de la Nación.

 

Una circunstancia que complica mucho más la situación, es que ya maduro ha hecho mucho de lo que la oposición propone. Sólo que lo ha hecho “a su manera”, es decir, de la peor forma posible: entregó PDVSA, el petróleo, el gas, empresas del Estado, Sidor, empresas agropecuarias, el Arco Minero, el Esequibo; endeudó al país, creó el petro, destruyó la moneda, vendió el oro de las reservas, liberó el tipo de cambio, acabó con el salario, concentró las riquezas en pocas manos, le arrebató las prestaciones sociales y conquistas laborales al sector trabajador; ya lo hizo todo y lo hizo muy mal, de la manera más brutal posible.

 

maduro ha avanzado tanto en el deterioro y destrucción del país, de la economía y todos los parámetros de funcionamiento del Estado, que cualquier barbaridad económica, inimaginable hace tan sólo seis años, hoy, entre el caos y el miedo, es una realidad. Ha acabado con los activos reales del país, no ha dejado ningún margen de maniobra al próximo gobierno, sea del signo que sea. Todo lo ha hecho de manera ilegal, ruin y deshonesta.

 

La oposición de extrema derecha ha sido más honesta que el gobierno: ha anunciado que, de llegar al poder, entregará el país; en cambio, maduro ya entregó todo, en secreto y mintiendo al pueblo, es decir, aquí se hace “lo que diga maduro”.

 

Por ello, la Junta Patriótica de Gobierno, aunque debe incluir a los sectores más amplios del país, debe tener también claridad en sus objetivos: restablecer la Constitución y las leyes, por lo que debe derogar todas las leyes, decretos y contratos entreguistas e ilegales hechos por maduro y avalados por la Asamblea Nacional Constituyente. La Junta Patriótica, por supuesto, no puede permitir la implantación de ningún plan, llámese como se llame, que viole los preceptos constitucionales y nuestro marco legal vigente. La economía definirá las posibilidades de recuperación y el rumbo de la patria, después de maduro.

 

La Junta Patriótica, apoyada en un fuerte compromiso nacional, en criterios sólidos y con la experticia técnica respectiva, debe instalarse para rescatar todas nuestras capacidades productivas, públicas y privadas, para recuperar nuestra soberanía económica, recuperar PDVSA, el petróleo, el gas, la petroquímica, empresas básicas, el oro, nuestros minerales estratégicos, nuestras empresas de alimentos, de distribución, nuestros espacios territoriales, la producción de alimentos, el funcionamiento de los servicios públicos. Debe realizarse una planificación de emergencia, desde el diagnóstico integral del desastre real, “in situ”, junto a todos los sectores y ejecutar un Plan de rescate de la Patria, no de su entrega, de su desmembramiento. Rescatar los recursos estratégicos para ponerlos al servicio de los venezolanos, del esfuerzo supremo, único, de reconstruir el país.

 

Es indispensable, desde la misma transición patriótica, establecer una política económica y monetaria que recupere la capacidad adquisitiva del salario, el ingreso, el crecimiento económico. Un plan de emergencia de recuperación de la producción de petróleo, con PDVSA, sin entregarla, ni venderla en pedazos, sin privatizar el petróleo, recuperar nuestras capacidades productivas, como hicimos después del sabotaje petrolero del 2002–2003, y pasamos en tres meses de 23.000 bd de petróleo a 3 millones de bd, ésto, con nuestros ingenieros, trabajadores, liderazgo y conocimiento. Ésto es absolutamente posible, no es necesario entregar nada.

 

El petróleo sigue allí, la infraestructura también, el conocimiento y esfuerzo humano está esperando por una llamada de la patria, los recursos en el sector petrolero son abundantes. Una vez que comencemos a bombear y exportar petróleo, será cuestión de poco tiempo, volver a tener la confianza del sector, sumar todas las capacidades y comenzar a recuperar el ingreso petrolero. Lo necesitaremos todo, como nunca antes, sólo nuestra política de Plena Soberanía Petrolera, nuestro régimen fiscal, nuestros trabajadores y un liderazgo patriota, serán capaces de reanimar a ese gigante abatido para reiniciar la recuperación de la patria.

 

La Junta Patriótica de Gobierno debe llamar a todos los venezolanos a volver a la patria, todos son bienvenidos, necesarios, hacer un plan de reinserción al trabajo, la seguridad social, el futuro, reunificar a las familias venezolanas. Restablecer las garantías y posibilidades de futuro en su propia tierra, entre sus afectos, con la tarea histórica de reconstruirla y tener un mejor país, después de esta experiencia traumática, pero de la cual, debemos salir más fortalecidos como pueblo.

 

La Junta Patriótica debe abocarse a atender con carácter de emergencia la grave crisis humanitaria y social que padece nuestro pueblo. Atender al ser humano, a los niños, los ancianos, los más vulnerables. Debe movilizar a todo el país para adelantar un programa de protección inmediata a la población, ir hasta ellos, directamente, con todos los recursos del Estado para atender sus necesidades. Movilizar a todo el pueblo, los ciudadanos, en una batalla por la solidaridad, la hermandad, ir a buscar al necesitado, enfrentar el problema junto con el pueblo.

 

Será necesario solicitar toda la ayuda internacional en su verdadera dimensión, a través de los organismos multilaterales como las Naciones Unidas y sus diferentes entes especializados, el apoyo y la solidaridad internacional, de los pueblos del mundo, para salir de esta coyuntura catastrófica.

 

Lo más importante, además de recuperar gobernabilidad y legitimidad, es recuperar el alma de nuestro pueblo, restablecer los valores del gentilicio venezolano: la solidaridad, el trabajo, el compromiso, el amor, el afecto, la alegría, la esperanza. El venezolano está dolido, está triste. No puede seguir acostumbrado a lo anormal. Dejar atrás el egoísmo, la intolerancia, el odio. Volver a la razón, a las ideas, a la grandeza como pueblo. Elevarnos a la grandeza de los padres de la patria. Volver a ser el pueblo Bolivariano, grande, orgulloso y noble que siempre hemos sido.

 

Seguiremos hablando y debatiendo sobre esta propuesta. Pero hoy es día de la madre, esos seres humanos tan especiales, únicos, para cada uno de nosotros. Vayan a todas las madres un fuerte abrazo, un beso y un mensaje de aliento para la que está lejos de sus muchachos, hijos e hijas. Volveremos a estar todos juntos, volveremos a estar bien. A todas ustedes, que son el alma de nuestra Patria, las que están y las que ya se fueron; a mi flor de loto, que no podré ver más, una rosa roja y mi amor eterno.

]]>
<![CDATA[Mentiras y silencios sobre Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentiras-y-silencios-sobre-Venezuela-20190510-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentiras-y-silencios-sobre-Venezuela-20190510-0099.html A estas alturas esperar que los grandes medios españoles informen con rigor de lo que sucede en Venezuela y a que llamen golpe de Estado al intento de que una persona, que no es reconocida como presidente por el gobierno actual ni por las Naciones Unidas, intente con la ayuda de militares tomar el poder es misión imposible. Sin embargo, no por ello debemos dejar de analizar las falsedades y omisiones de la cobertura e información sobre lo sucedido el pasado 30 de abril en Caracas. Mentiras

Comenzaron contando que Juan Guaidó estaba en una base militar de la capital, La Carlota, y le presentaban rodeado de militares. De ese modo se aparentaba que había tomado el control de una parte de la estructura militar y que, tras él, había un sector del ejército. Era falso, estaban en una autopista, llamada Francisco Fajardo, cercana a una base aérea.

Dijeron que Leopoldo López había salido en libertad en cumplimiento de órdenes del “presidente” Juan Guaidó (La Razón), “Juan Guaidó firmó su indulto y sus custodios del Sebin y Dgcim (la contrainteligencia militar) acataron la orden de liberación” ( ABC ). Salió porque unos militares no obedecieron la cadena de mando y en su sublevación liberan a un preso que está en arresto domiciliario, Guaidó no tiene ninguna autoridad ni en el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) ni en Dgcim (Dirección General de Contrainteligencia Militar) ni en la estructura militar ni policial venezolana, no puede ordenar nada.

La operación le presentaron como “acompañada de las Fuerzas Armadas” (ABC). Incluso la enviada a Caracas de Antena3 afirma ante la pregunta del presentador, que no se sabe cuántos militares apoyan a Maduro y cuántos a Guaidó, solo que la cúpula militar apoya al primero. De ese modo aparentan un ejército dividido. Pues bien, al final el “ejército” que apoyaba a Guaidó fueron 25 soldados rasos que acabaron refugiados en la embajada brasileña.

Además, los militares rasos fueron engañados a apoyar el golpe, según declararon ante las cámaras de Telesur y en otras imágenes recogidas en las redes . Les dijeron primero que iban a recoger unas condecoraciones y luego a un penal a un traslado de presos, pero les llevaron a cortar una avenida y protagonizar un golpe de Estado. Esas declaraciones, con imágenes disponibles, no se recogieron en los medios españoles.

A unos cientos de personas rodeando a Guaidó y Leopoldo López le llaman multitud (El País).

Algunas veces descubrimos cuál es su estructura periodística para informar con rigor: alguien que vive frente al palacio presidencial les cuenta que no ve nada.

Pocas veces una fotografía dice lo contrario que la realidad del titular.

]]>
<![CDATA[Honor y gloria a las madres en su día]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Honor-y-gloria-a-las-madres-en-su-dia-20190510-0098.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Honor-y-gloria-a-las-madres-en-su-dia-20190510-0098.html A pesar de la diversidad socio-cultural y étnica en el mundo, mañana domingo 12 de mayo, un solo concierto de amor se  dedica a las queridas MADRES en su día. A pesar también que para los buenos hijos, todos los días del año son de la madre, entonces amor y entrega todos los días. ¿Quien en esta tierra deja de agradecerle con gran satisfacción y orgullo haberlo traído a la vida una mujer? 

Y, quien se olvida de todo lo que hace una madre para cargar, criar, cuidar, educar  y levantar sus hijas e hijos. Luego vienen las preocupaciones, cuando se van del seno materno y ahí es donde está nuestra responsabilidad, compromiso y disciplina de vida con ese ser amado de todos los tiempos. La mayor aspiración y  felicidad de una madre es ver a su prole realizada en términos humano, familiar y social. Que cada hijo o hija vaya cultivándose sanamente con esfuerzo propio, honestidad  y en paz. Cuando en la medida en que sus canas aumentan se sienta orgullosa de ser protagonista de la continuidad generacional. Y, cuando hay problemas o surgen inconvenientes insalvables, la unidad y solidaridad familiar hagan que sufra poco, que los racionalice y pueda superarlos.

Las sabias enseñanzas de las madres son recursos de primer orden de los que echan manos sus descendientes para enfrentar las circunstancias en la vida. La palabra de la madre es para toda la eternidad y se repite de generación en generación para bien de las familias. La mejor herencia que puede dejar una madre es la hermosa  carga de buenos consejos y haber moldeado la buena conducta de las hembras y varones que parió.

Por eso en este día tan especial, hijos e hijas se unen en concierto materno y eterno para homenajear a la ilustre progenitora que se lo merece todo. En el Zulia, a pesar de las adversas circunstancias por las cuales estamos pasando, se organizan e inventan todo tipo de actividades alusivas a la figura de mama. Conciertos musicales, serenatas, misas de acción de gracias, paseos, frases bellas, poemas, regalos, flores, gastronomía y pasar un día hermoso a su lado o visitando en el cementerio la que ya se encuentra ausente. Sin electricidad, la mejor luz que nos guía es la madre. Felicitaciones a todas las honorables MADRES.

]]>
<![CDATA[Día de la madre]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dia-de-la-madre-20190510-0085.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dia-de-la-madre-20190510-0085.html El pueblo venezolano es un pueblo profundamente apegado a la madre que, en infinidad de casos, debe ser padre y madre a la vez e incluso, como dice la canción, lo es todo: hospital, iglesia, escuela. De ahí que sea un pueblo eminentemente mariano y siempre ha sentido a María, la Virgen,  un atajo y un medio para acercarse a Papá Dios.

Por ello,  en los momentos de crisis, represión,  penuria y sufrimiento  que estamos viviendo, debemos volver los ojos a María que, estrella de la mañana, ilumina el camino hacia la plena realización personal y comunitaria  por haber vivido a cabalidad, en medio de las dificultades y problemas,  su ser de Mujer y de Madre.

De los muchos rasgos de María de Nazareth, voy a elegir uno que es raíz de todos los demás y tiene hoy para nosotros una enorme vigencia: Ella fue una mujer de fe y de esperanza.

Por ello, estuvo siempre atenta a la voz del Señor, reflexionando los  acontecimientos  en su corazón  para actuar en ellos como Dios quería. Y como el plan de Dios era –y sigue siendo- construir  la sociedad del amor y la fraternidad, la fe esperanzada  hizo a María solidaria, entregada al servicio de los demás, especialmente de su Hijo, al que ayudó a vivir su  proyecto de vida, aunque ella no siempre lo comprendiera y  le causara enormes sufrimientos.

Ser madre no es hacer al hijo a su imagen y semejanza, sino ayudarle a realizar  su misión en la vida, a recorrer los caminos que él elija, aunque sean distintos a los que deseó la madre.

No olvidemos nunca que el amor abraza, pero no retiene,  que, si es verdadero, no genera dependencia sino que da alas a la libertad liberadora y responsable, que combate toda opresión y represión y está dispuesto a gastar la vida en pro de la justicia y la liberación.

Celebrar el Día de la Madre nos lleva necesariamente a hablar de la familia, pues la madre es imposible sin los hijos y sin un hombre que posibilite la maternidad.

En consecuencia, la celebración del  Día de la Madre debe ayudarnos, en estos días tan difíciles a fortalecer la familia como lugar de convivencia, respeto, honestidad  y solidaridad.  Para enfrentar la incertidumbre y el sufrimiento, y sobrevivir con dignidad en estos tiempos tan difíciles, necesitamos hoy familias muy unidas, donde cada uno pueda apoyarse en el otro y encontrar  ánimo, fuerza   y esperanza.

La familia es  el lugar privilegiado para enfrentar  las dificultades y para aprender la solidaridad y el compromiso. Sin familia, no hay arraigo, y  la libertad se transforma en soledad y en agresividad.

Si queremos familias sólidas, debemos fortalecer la pareja. El matrimonio debe entenderse como un noviazgo eterno, que exige mucho cuidado, abnegación y disciplina.  La rutina lo gasta y la violencia lo destruye. 

Para mantener vivo el amor y superar las dificultades tan frecuentes en estos tiempos, es muy importante cuidar los detalles; mantener el buen humor; ser  muy comprensivos  con los cansancios, miedos, y preocupaciones del otro; evitar todo lo que desagrada al compañero o compañera; escuchar con atención y comunicarse siempre; evitar la rutina, la quejadera  y el derrotismo.

¡Felicidades a todas las madres, y muy en especial, a las que tienen hijos mártires por haber luchado por la libertad de Venezuela!

]]>
<![CDATA[¿Corrupción, impericia o sabotaje imperial?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Corrupcion-impericia-o-sabotaje-imperial-20190510-0086.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Corrupcion-impericia-o-sabotaje-imperial-20190510-0086.html En las últimas semanas, Venezuela ha sufrido al menos siete megaapagones que dejaron a oscuras más de 80% del territorio nacional; algo completamente inédito. En estas fechas, millones de hogares no han recibido una gota de agua y el país se ha paralizado casi por completo. Los servicios estudiantiles se han detenido, no hay dinero en efectivo desde hace meses y las plataformas de pago electrónico funcionan con gran dificultad; hay una especie de dolarización informal que ha ido desplazando al recientemente creado bolívar soberano. La telefonía viene fallando con mayor frecuencia y el uso de internet es azaroso y eventual.

El Estado se ha ausentado por completo en el agravamiento de esta coyuntura, y sus funcionarios menores solo atienden a lo más alto de una burocracia civil y militar. No hay programas de contingencia, ayudas o ejercicios militares (o civiles) que organicen a la población cuando los apagones ocurren. El gobierno simplemente aparece en una transmisión televisiva para aludir, repetitivamente, a los sabotajes protagonizados por la dupla Donald Trump- Juan Guaidó. Pero ¿qué hay detrás del colapso en los servicios?

El final del ciclo de expansión rentístico se evidencia en el periodo 2014-2018, un quinquenio que se caracterizó por cinco caídas sucesivas en el PIB, algo nunca antes visto en la economía venezolana. Para los años 2017 y 2018, se observa un agravamiento de la crisis, con la irrupción de una hiperinflación que ha roto récords en América Latina. La caída estimada del PIB en el primer trimestre de 2019 puede rozar el 45 %, según pronósticos moderados. Todo ello podría generar una caída anual de alrededor de 25%, lo que podría llevar a la pavorosa cifra de 62,5% de caída de la producción para el periodo 2013-2019.

Esta dramática situación económica ha herido gravemente los servicios públicos «gratuitos». La crisis ha hecho insostenible la transferencia de la exigua renta petrolera por la vía de gigantescos subsidios, lo que ha redundado en su contracción.

En el país, apenas 1% de la generación de energía primaria proviene de biocombustibles y residuos, y solo 11% se explica por la energía hidroeléctrica; 54% proviene del petróleo y 34%, del gas natural (2015), pese a que Venezuela tiene un enorme potencial hidroeléctrico subutilizado. Entre 2000 y 2015 el uso de petróleo se ha incrementado 20% y la utilización de gas ha descendido en la misma proporción. El cambio hacia energías menos contaminantes se ha frenado por el forzado sostenimiento de dantescos subsidios a la energía.

Aunque lamentablemente no es posible contar con el presupuesto de la nación, que no se publica desde 2016, se podría decir que la energía se regala a través de tarifas que reflejan precios irrisorios. Se puede decir como ejemplo que con un dólar (paralelo) se pueden llenar unos 200.000 tanques de gasolina de 40 litros cada uno. Con la electricidad sucede algo similar. De acuerdo con un estudio realizado en 2014, el país pierde (como costo de oportunidad) 51.000 millones de dólares al año para mantener el subsidio en gasolina, diésel, energía eléctrica y gas.

El bajo precio de la gasolina le costó al país 17.000 millones de dólares anuales, lo que representó 98,4% del costo real del combustible; ahora esta cifra ha empeorado porque la gasolina es aún más barata en términos reales. Por el obsequio del diesel se dejan de percibir 13.000 millones de dólares anuales. En total, anualmente, el país gastó (año 2014) aproximadamente 34.000 millones de dólares en la subvención de los combustibles. Ni hablar de que la gran compañía estatal Cadafe pierde 40% de su electricidad (energía no facturada) por sostenidos robos en conexiones ilegales.

Se estima que los subsidios totales entregados por concepto energético entre 2014 y 2016 alcanzaron los 75.000 millones de dólares, alrededor de 10 veces la deuda externa completa de Bolivia en 2016. Vistos de forma acumulada, equivaldrían a cerca de 20% del PIB promedio de esa triada de años. Esto es evidentemente insostenible y una invitación al derroche. El gasto estatal en educación, salud y vivienda (sumados) apenas alcanzó en 2013 el 9,6% del PIB, muy por debajo del subsidio general otorgado.

Para la mayoría de las grandes ciudades (exceptuando las ubicadas en el estado Zulia), los apagones eran excepcionales hasta finales de 2018. Sin embargo, muchas ciudades y pueblos lejos de la capital han venido sufriendo un fuerte racionamiento eléctrico que los ha dejado días sin ese esencial servicio. Esa «administración de carga», como ahora llama el gobierno al racionamiento, tiene al menos diez años manifestándose sotto vocce. Entre los años 2001 y 2005 ya habían ocurrido 316 interrupciones mayores de 100 MW en el Sistema Interconectado Nacional (SEN).

Aunque la vigente Ley Eléctrica que data del 14 de diciembre de 2010 dice que el acceso a la electricidad es un «derecho humano», este se ha venido vulnerando en repetidas ocasiones, lo que causa graves daños al país.

Podría pensarse que no hubo dinero para invertir en el sistema eléctrico. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Según el especialista Víctor Poleo, hubo un despilfarro estimado en 40.000 millones de dólares en inversiones que solo sirvieron para enriquecer a una burguesía corrupta asociada a la alta burocracia estatal. 

La clase obrera del sector también alertó sobre los gravísimos problemas que no tenían ninguna respuesta gubernamental. Los obreros de la Corporación Eléctrica Nacional (Corporelec), la central que agrupa a todas las empresas de electricidad de Venezuela, tienen desde 2012 sin firmar su contrato colectivo. Obreros técnicos que en 2011 ganaban más de 10 salarios mínimos ahora solo reciben cerca de dos salarios mínimos y, a la sazón, ganan 12 dólares mensuales (al tipo de cambio oficial).

Con un salario tan bajo, los obreros técnicos más calificados han decidido emigrar. Se estima que de 50.000 empleados ahora quedan 30.000 y lamentablemente subsisten los menos preparados o los más cercanos a la jubilación. En el principal Centro de Atención Eléctrica trabaja menos de un tercio del personal que trabajaba hace seis años, y con menos herramientas, uniformes y equipos. Manifestar descontento o una vocación política adversa al gobierno pueden granjearles persecución, los típicos insultos de «apátrida» y «traidor» o, peor aún, puede ser motivo de sospecha de una actividad de sabotaje, como el emblemático caso de Elio Palacios, sindicalista (chavista) que denunció la falta de mantenimiento e inversiones en el sector y vislumbró la posibilidad de colapso eléctrico. Palacios fue detenido y llevado a la cárcel, según el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), por la difusión de «información falsa», «destinada a causar pánico y zozobra en la ciudadanía».

Para Poleo, lo que ocurrió el 7 de marzo fue una serie de incendios en el tramo de Guri a Malena, subestación que está a 120 kilómetros de la represa en la desembocadura del río Caura en el Orinoco. Las imágenes tomadas por satélite muestran ámbitos con 700 o más grados centígrados, es decir, varios incendios en ese tramo y también en el Malena-San Gerónimo (Guárico). Los incendios quebrantan mecánica y eléctricamente los conductores y los sistemas de protección disparan la salida. Ese día, a las 4:30 pm, desconectaron el Caroní. Pero ese volumen de carga se devolvió violentamente contra la casa de máquinas y sacó de servicio a las turbinas del Guri, Caruachi y Macagua; el sistema entró en situación de inestabilidad, y como no hay termoeléctricas, se produjo una demanda en vacío y el país se apagó.

Nicolás Maduro comentó, en cadena nacional, que el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) había sufrido un ciberataque. Pero todos los expertos en el área eléctrica lo consideraron por completo imposible, debido a que los sistemas de control del SEN no están conectados a ninguna red externa con posibilidad de conexión atacable a través de internet. En la misma cadena, Maduro aseveró que habían sido ataques con rayos de pulso electromagnético, que a través de dispositivos, naves o algo así habían sido disparados contra estaciones de transmisión eléctrica por órdenes de Trump-Guaidó. Sin embargo, la posibilidad de un rayo electromagnético destructor es completamente descartable, por no decir ridícula, debido a que la energía necesaria para que este rayo pueda destruir partes de SEN requiere de una liberación de energía equivalente a la que una bomba nuclear desarrolla en su explosión. De haber sido así, sería visibles los rastros de alguna estallido, que nadie vio, fotografió (ni oyó)...

]]>
<![CDATA[Días cruciales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dias-cruciales-20190510-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dias-cruciales-20190510-0087.html El régimen dictatorial de Nicolás Maduro, amparado por quienes lo soportan en el poder –algunos militares, la dictadura cubana y la rusa, el narcotráfico, la guerrilla y el paramilitarismo, el terrorismo internacional– reacciona como loba herida ante el avance de los demócratas venezolanos y nuestros aliados mundiales. Avance duro, doloroso, porque todos estamos desesperados y a la expectativa de que esta pesadilla termine. Pero quienes la han provocado no tienen intención alguna de frenar esta situación con su salida del poder y, por tanto, hay que intensificar las presiones para que se produzca el desenlace anhelado.

La actuación de la dictadura pareciera la incursión, a pataletas, en arenas movedizas. Cada acto los hunde más y los lleva a su final político. Entes ilegítimos allanan la inmunidad de diputados y se ordena su detención. Militares patriotas son detenidos y torturados. Manifestantes son atacados con bombas lacrimógenas y perdigones, son privados de libertad y también torturados.

Circulan extensas listas de dirigentes nacionales, regionales, municipales, parroquiales y comunitarios, con órdenes a la policía política para que sean amedrentados, sus casas allanadas y hasta la familia perseguida. Aquí no vale constitución, ni ley, ni estado de derecho ni nada. Aquí lo que vale es tratar de mantenerse, de la manera que sea, en el poder que usurpan. Lo demás, la violencia, la profundización de la crisis sin tomar medidas, la afrenta a toda una ciudadanía, eso no vale un carajo.

La actitud desesperada de la dictadura debe indicarnos a todos que su final está cerca. Por eso los venezolanos tenemos que intensificar nuestra lucha. Y en eso andamos. Nos corresponde seguir ejerciendo presión de calle. Ciudadanos en la calle, protestando por nuestra realidad social, económica y política, es garantía de presión frente al sector militar y frente a la comunidad internacional.

Los diputados tenemos un rol adicional: Debemos tomar una decisión como equipo frente a la continuación de la disolución a destajo de la Asamblea Nacional. No puede existir la posibilidad de que los diputados írritamente allanados jueguen al “sálvese quien pueda”, y decidan si se enconchan, esperan a que los saquen de su casa, se meten en una embajada o se van del país. Sinceramente no me parece.

He sugerido que la directiva y los jefes de los partidos se reúnan y definan una política de resistencia activa. Creo que es el momento de ir hacia más. He considerado algunas propuestas que entran al plano estratégico y táctico y que estoy haciendo saber a la jefatura de mi partido para que sea discutida en unión con todas las fuerzas políticas y sociales.

La solidaridad con los diputados cuya inmunidad ha sido írritamente allanada y cuya detención ha sido ordenada, no puede reducirse a un mensaje de acompañamiento virtual. Debemos ver esto como una afrenta contra todos y contra la institución parlamentaria. Así que la respuesta debe ser contundente y coordinada. Tengo la convicción de que así va a ser.

Insisto en que todo lo que hagamos en estos días cruciales los ciudadanos, los diputados, sectores importantes de la Fuerza Armada y Comunidad Internacional, serán factores decisivos en el cese de la usurpación. Venezuela se acerca a la libertad pero el desenlace depende de lo que hagamos los actores involucrados. La fractura interna del llamado chavismo-madurismo, en los ámbitos civil y militar, es una realidad. La situación de vuelta a la prehistoria que vivimos los ciudadanos, será también un detonante.

Todas las circunstancias apuntan al cambio. Lo importante es lograrlo al menor costo posible. Ese costo tiene que ver con la actitud que asuma la dictadura frente a su irreversible derrota. Ellos decidirán el costo. Lo que no pueden decidir es su suerte. El mundo entero sabe que lo qué pasa en Venezuela es nocivo para toda la humanidad. Ese mundo que pudimos ver lento en algún momento, nos acompañará en nuestra gesta de libertad.

]]>
<![CDATA[Eleazar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Eleazar-20190508-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Eleazar-20190508-0092.html La sociedad humana  es  comunicación. Gracias a ésta cooperamos, nos organizamos, construimos y a veces destruimos civilizaciones. Yo me comunico, tú te comunicas, él se comunica, todos somos comunicadores. Intercambiar información  es no sólo práctica universal y cotidiana: también  carrera, con método, reglas, ética, función social. Sólo quien las respeta es verdadero profesional.

El profesional se hace o deshace en la práctica. El comunicador construye gran parte de la imagen del mundo de su público. No puede transmitírsela  deformada, falsa ni tendenciosa. Debe  verificar exhaustiva y metódicamente la veracidad de los hechos,  distinguir en forma precisa entre información y  opinión.  En el conflictivo año 2001 una investigación del Centro Gumilla  determinó que los dos únicos cotidianos que guardaban un equilibrio informativo en lo político eran el zuliano Panorama, y Últimas Noticias, dirigido desde entonces por Eleazar Díaz Rangel. No por casualidad eran y son los diarios que convocan más público.

Un comunicador no es sólo  sirviente de la actualidad, del tubazo de hoy que será  caliche  mañana. Debe reflexionar, analizar, investigar, difundir  sus indagaciones. Los trabajos de Eleazar son material de consulta obligado sobre los medios:   Pueblos subinformados; El imperio como noticia; La Prensa Venezolana en el Siglo XX; La información internacional en Venezuela; La información internacional en América Latina; Días de enero, como fue derrocado Pérez Jiménez; Todo Chávez, De Sabaneta al Socialismo del Siglo XXI.

 Los estudios de Eleazar Díaz Rangel pusieron de manifiesto, entre otras cuestiones fundamentales de la comunicación,  la preponderancia que durante décadas mantuvieron dos agencias estadounidenses, la UPI y la AP, en la distribución de noticias internacionales en la zona. La información sobre el mundo que ésta recibe es determinada por la misma potencia que lleva ya un centenar de intervenciones armadas contra América Latina. Señala Eleazar:

La AP y la UPI siguieron el mismo camino de penetración que en América Latina tomaron los capitales de EEUU. Y en la misma medida y época en que el capital norteamericano fue desalojando de nuestros países al capital europeo, con esa misma creciente intensidad los hombres de la AP y la UPI fueron ocupando los puestos que forzosamente debieron abandonar los corresponsales europeos.[1]

Motivo por el cual "nuestros diarios y otros medios se guían por la evaluación hecha en la `mesa' o `desk' latinoamericano de la AP o la UPI"[2]. La quiebra de la UPI restringe todavía más ese panorama: hoy en día, CNN domina la información televisiva de la región.

Una colectividad  a veces maltratada por sus patronos como la de los comunicadores impone la actividad gremial. Eleazar fue director de la Asociación Venezolana de Periodistas, del Sindicato Nacional de Periodistas y secretario del Colegio Nacional de Periodistas, así como presidente del Círculo de Periodistas Deportivos y de la Federación Latinoamericana de Periodistas.

Mal comunicador sería quien  guardara para sí los secretos de su oficio. El buen profesional es también docente: Eleazar lo fue en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela, la cual dirigió desde 1983 a 1986. Pero la mejor enseñanza es el ejemplo: el de Eleazar queda como modelo para profesionales y también para espontáneos como quien suscribe esta despedida.

PD: Las fallas ya acostumbradas de internet imposibilitaron la publicación oportuna de esta nota, y a la vez postergan el comentario sobre el golpe de pasarela del 30 de abril. Que no se repitan, ni las fallas, ni la payasada insurreccional.

]]>
<![CDATA[La solución militar en Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-solucion-militar-en-Venezuela-20190508-0093.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-solucion-militar-en-Venezuela-20190508-0093.html En la actual coyuntura venezolana  la oposición al chavismo de manera reiterada hace llamados al sector militar en Venezuela para que les apoye en sus propósitos y  afirman que existe una fractura, aunque  de lo último no exista constancia expresa, salvo deserciones por goteo. En contraposición el gobierno bolivariano exhibe casi a diario declaraciones de subordinación de los distintos componentes de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas, así como de su plana mayor, dando cuenta de lo denomina  una postura monolítica.

Este escenario hace que los interesados en la realidad venezolana surja la siguiente interpelación ¿Que tan factible es el cambio de rol de los militares en la dinámica política en Venezuela?. Aportar al debate de  una respuesta implica, no solo considerar las condiciones  contemporáneas, sino tener en cuenta algunos aspectos claves relacionados al desarrollo histórico del asunto militar en el país.

El tema militar en Venezuela es un coto cerrado. Se encuentran pocos estudios  académicos sobre el tema y los que existen son limitados al público y hasta para los mismos investigadores, lo que explica que prevalezcan las especulaciones, que  se convierten en insumos para el tratamiento de la información  en las empresas y medios de comunicación nacional y global.

El primer ejército regular en estas tierras, aunque extranjero; fue el del Reino de España, que luego garantizar los intereses de la corona por casi  300 años fue  vencido por un pueblo que declaro la independencia y para lograrla  se hizo en armas en el llamado ejercito libertador, que en suma era constituido por  caudillos regionales con el mando en sus contingentes de diverso tamaño. Al final de la guerra de independencia siguieron  jugando un papel clave en la disputa por el poder político en la naciente República,  a todos los niveles; hasta principios del siglo XX.

La conformación de las  fuerzas armadas nacionales (FAN) profesionales y especializadas por componentes en el país, se da en el marco de la construcción del Estado-Nación durante la dictadura (1914-1936) de Juan V. Gómez  y dentro de un contexto hemisférico con una elevada  influencia de los gobiernos de los Estados Unidos de América, que implementaban la doctrina Monroe.

La profesionalización de las FAN contribuyo a un accidentado tránsito hacia la democracia desde 1935 hasta 1958, en este sentido fueron  un factor determinante en la vida política del país y conscientes de esta realidad los actores políticos permitieron que se convirtiera en una casta con un conjunto de privilegios a cambio de su anuencia a determinadas correlaciones de fuerza y cuando esto no fue posible se impuso el sector militar. Desde 1958 las FAN  se mantuvieron al margen de la discusión política pública, aunque algunos sectores de izquierda se propusieron incorporarla; pero no de sus privilegios e influencia en la vida social y política del país.

Este comportamiento se ve interrumpido en 1992, cuando el entonces Teniente-Coronel Hugo Chávez fracasa en su propósito de dar  un golpe de Estado, dando   cuenta de una fractura a lo interno, que es importante es tanto se da en un sector neurálgico de la institución, como lo son los  comandantes de tropa.

Con la incorporación de Chávez a la vida política y su llegada a la presidencia de la  República, se comenzaron a experimentar cambios sustanciales en las FAN. En primero de ellos fue la   renovación generacional, que consistió en desplazar a la mayor velocidad posible los mandos, para permitir que las promociones contemporáneas con Chávez asumieran el liderazgo y que los comandantes de tropas se hayan formado  dentro de la revolución bolivariana. Igualmente se instaló  una nueva doctrina fundamentada en el ideario bolivariano, con especial énfasis en el carácter antiimperialista y la unión cívico militar (se crean las Milicia Bolivariana), pasándose a denominar la institución Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb). 

Se promovió la participación del estamento militar en la administración de Estado y en la sociedad política, lo que configuro un nuevo tipo de relaciones, que resulto en una evolución de su carácter de casta, ahora no recibían privilegios, pues con sus nuevas posiciones aseguraban la generación de los mismos a su medida, lo que los lleva ser lo que hoy son, un grupo más en la disputas por cuotas de poder.

En estos últimos veinte años  las relaciones cooperación militar que históricamente tuvo la institución militar con el aliado natural del país, es decir el gobierno de los EUA se rompieron, y se privilegiaron las relaciones en la región con Cuba y a nivel global con Rusia y China.

La muerte de Chávez  inicia una  inacabada disputa por la orientación de la revolución bolivariana, en la cual participa su sucesor Nicolás Maduro como un representante de un grupo de interés sin ascendencia, ni  relación con el sector de la Fanb, lo que hace necesario que la interlocución con el  sector militar a través de un tercero opere  en este ámbito. Aun así las Fanb como institución manifiesta su lealtad a la revolución bolivariana, se autodenominan chavista y reconocen a Maduro como Comandante en Jefe.

En este marco el gobierno de los EUA y la oposición venezolana no diferencian en sus acusaciones y acciones entre gobierno ejecutivo y los militares como institución. En caso del primero  las medidas unilaterales o mal llamadas sanciones  están incorporando cada vez más a miembros de la institución militar. Y en cuanto a los segundos sus ofertas de  amnistía se perciben poco creíbles, a lo que se suma que los pocos militares que se han pronunciado en contra del gobierno bolivariano se encuentran en condición de abandono fuera del país o en las cárceles donde son procesados por la justicia militar.

La retorica en torno a “todas las opciones están sobre la mesa” que promueve el  gobierno de los EUA, genera un efecto de cohesión al interior de la fuerza armada, pues al ser una institución caracterizada por el corporativismo privara la defensa de sus intereses y su sobrevivencia  como conjunto sobre cualquier otro aspecto incluyendo el ideológico.

Afectar la lealtad de la institución militar en Venezuela a Nicolás Maduro hoy pasa por permitirles conservar sus privilegios y reconocerlos  no solo como los sujetos portadores de la fuerza, sino como un grupo de poder que aspira conservar sus posiciones en el ámbito político, asimismo garantías claras de no ser procesados a futuro bajo ninguna circunstancia. En otras palabras garantizarles al menos lo que el chavismo le proporciona hoy,  pero esta decisión tiene un alto costo político cuando  la base de apoyo de la oposición venezolana demanda acciones radicales.

Es posible que el gobierno de los  EUA hoy debata que papel darles a los militares en un escenario de transición, puesto que en cualquier futuro será un actor beligerante y en particular su configuración en los últimos veinte años puede afectar los planes que tiene previsto que implementen la oposición al chavismo.

Si bien es cierto prevalece la imagen de unidad monolítica de las Fanb, no es menos cierto que a lo interno existen quienes no comparten la dirección de Maduro y estos sujetos están siendo intervenidos por los organismos de inteligencia extranjeros, aunque diariamente calibren sus opciones. Lo  que nos indica que la posible afectación  no es un proceso de corto plazo.

Finalmente considero iluso asumir y engañoso sostener que solo un cambio en el rol del estamento de las Fanb afectará la correlación de fuerzas en Venezuela, pues esta deberá están conjunción con otros actores sociales y políticos vinculados a chavismo o no que tienen tanta o igual influencia en su conjunto

]]>
<![CDATA[Razonar es para humanos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Razonar-es-para-humanos-20190508-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Razonar-es-para-humanos-20190508-0094.html El 30 de abril pasado,  de nuevo se presentó en Caracas, protagonizada por el jefe del partido Voluntad Popular y el presidente de la  Asamblea Nacional, del mismo partido, una escena que no tiene justificación ni explicación posible. Un intento de golpe de Estado mediático que duró pocas horas y confundió aún más a la población venezolana.

Con la  autopista que permitió a la oposición avanzar a tener una mayoría importante en la Asamblea Nacional, centro de la construcción de los poderes públicos, optaron por desechar su potencial dentro de las leyes y pretendieron utilizarlo para la toma violenta del poder ejecutivo. “meses” dijo El presidente de la AN de entonces y luego acortó el plazo llevado por la emoción de una tarima.

La lógica en el cesto de la basura y la irracionalidad la emotividad sola, el odio como bandera. La anterior situación predominó en los hechos violentos y dolorosos del 2014 y 2017.

Esa actitud, agravada por la agresión, la amenaza  manifiesta  de la potencia hegemónica del continente, el boicot económico y el asalto a los bienes y dineros públicos en el exterior. Es la conducta que predomina en cada acción de la oposición externa y sus aliados nacionales.

Eso es el 30 de abril. Juego a la presión y la amenaza de destrucción y entreguismo en lugar de la vía que señala la razón y la urgencia de los padecimientos de nuestro pueblo: El diálogo y el acuerdo, que son sumamente necesarios para avanzar en temas importantes como económico y social, para consolidar la lucha contra el bloqueo inhumano que ejercen potencias sobre el país.

El Presidente Maduro sigue firme en la propuesta para la ruta que significa la transitar  el camino a la paz de Venezuela. Aunque dicen que Dios ciega a quien quiere perder, le rogamos al mismo Dios para que resurjan los sentimientos humanos de amor al prójimo, para las conversaciones que permitan acuerdos para sacar a los mirones de la mesa de dominó y caminar a la ruta de la construcción respetándonos en las diferencias.

]]>
<![CDATA[Tres verbos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tres-verbos-20190508-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tres-verbos-20190508-0095.html Ganar: tarde o temprano, espero que sea más temprano que tarde, los venezolanos tendremos que resolver nuestra crisis de más de veinte años, en las urnas electorales. Cuando llegue ese día tenemos que conjugar el primer verbo: ganar. Se dice fácil, pero no lo es. Para ganar es indispensable construir una plataforma de unidad. Con un candidato, un programa, una organización, una mística que logre el apoyo de una mayoría contundente.

No basta que todas las encuestas digan que el gobierno apenas tiene el 20% de la votación. si el 80% que se dice opositor no está unido alrededor de una plataforma unitaria. Ese 80% puede perder frente al 20%. Especialmente si, como ocurrió en el año 2018, los ciudadanos no están motivados para votar.

Entre la abstención y la división el 80% puede perder frente al 20%. Para ganar hay que construir una plataforma de unidad con un candidato, con un programa, con una organización y con una estrategia de unidad.

El segundo verbo es: cobrar. Tampoco es fácil. No basta con ganar esas elecciones que indefectiblemente vendrán en un futuro próximo, es necesario proceder con inteligencia y con amplitud para poder hacer efectivo el triunfo. Hay ejemplos de países que tuvieron que hacer inmensos sacrificios para poder asegurar una transición pacífica y con éxito.

Basta con recordar el caso de Chile. El sacrificio fue grande, pero el éxito fue absoluto. Si amenazamos constantemente a quienes detentan el poder con una “braga anaranjada” en una cárcel norteamericana a los que tienen en sus manos el poder, haremos más difícil conjugar el segundo verbo: cobrar.

Jóvito Villalba ganó las elecciones en 1952. Pero no pudo cobrar. Se prepararon para ganar pero no para cobrar. Hoy en Venezuela tenemos que tener muy presentes los tres verbos: ganar, cobrar y gobernar. Supongamos que la Alternativa Democrática logra ganar y cobrar. Todavía nos falta considerar el tercer verbo: gobernar. Después de ganar y de cobrar hay que gobernar. La primera condición para gobernar con éxito es asegurar que prevalezca un clima de unidad, de reconciliación y de armonía. Con un país enguerrillado se dificulta la tarea de gobernar.

Asumir el gobierno en Venezuela, en las actuales circunstancias, es una tarea exigente y complicada. Ojalá tengamos talento y éxito para conjugar los tres verbos: ganar, cobrar y gobernar. Ojalá tengamos talento para conjugar esos tres verbos.

]]>
<![CDATA[Hacer memoria]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hacer-memoria-20190508-0084.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hacer-memoria-20190508-0084.html Todo nos nace y nos rehace en el recuerdo, porque vive en nuestro intelecto y es un privilegio que nos otorga haber vivido, para bien o para mal. Por eso, es saludable volver hacia aquellos horizontes abrazados, reflexionar sobre ellos, ante todo para no caer en el olvido y cometer los mismos errores del pasado, pues todos ellos han conformado las diversas épocas de nuestra vida.

Personalmente, creo que es bueno para avanzar hacia lo armónico, hacer memoria a las órdenes del corazón; al menos para tomar conciencia de que cohabitamos hacia la cúspide de lo fraterno, si lo hacemos todo responsablemente.

Quizás, sin este compromiso, no merezcamos existir. Porque, al fin, uno ha de vivir con plenitud y dignidad. No olvidemos que nuestro paso perdura en la retentiva de los vivos; y, ciertamente, nuestra huella por este globo, a pesar de nuestra fragilidad, es la de oponernos al territorio de la crueldad, haciendo del amor hacia sí mismo y hacia los demás, el supremo criterio de nuestro andar por la tierra.

 Por tanto, para crecer en humanidad hay que hacer memoria, justamente para ahondar en aquellas situaciones que nos cambiaron la vida. En consecuencia, es todo un acierto a mi manera de ver, celebrar Jornadas de Recuerdo y Reconciliación, cuando menos para hacernos reflexionar y cambiar de rumbo ante esta atmósfera de violencias y violaciones permanentes, que buena parte de la población mundial viene sufriendo.

Ahí está el referente de Naciones Unidas y de otras organizaciones Internacionales, tras finalizar la segunda guerra mundial, en lo que respecta a corregir sus secuelas, así como en materia de reconciliación, cooperación internacional y regional y promoción de los valores democráticos, los derechos humanos y las libertades fundamentales.

No podemos continuar enfrentados, hemos de entendernos. La mano dura, que levanta muros y siembra terror, no es el remedio para el orbe desgarrado. Nuestra historia nos da reflejo que esta espiral de hechos fanáticos son destructivos, que el ojo por ojo hace que todos los moradores acabemos ciegos, que para hacer familia sólo hay una solución: el cuidado de todos con la cooperación de cada cual, como primer paso hacia la justicia y la igualdad.

 Realmente impresiona la actualidad, la escalada de realidades sangrientas no cesa, por eso es trascendental hacer evocación de lo vivido en otros periodos, pues se requiere como jamás una reducción inmediata de las hostilidades y que vuelvan las poblaciones a repensar sobre lo positivo que es llegar a acuerdos que nos sosieguen, ante este ambiente de guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad entre género, y ataques de venganza impredecibles; abusos contra los emigrantes y las víctimas de la trata; devastación de la casa común…Hay que romper tantas cadenas injustas que necesitamos un plus de generosidad y un sol que nos  purifique.

 Desde luego, son los pequeños gestos, los que nos hacen grandes. Pensemos en esa gente desesperada que huye, que requiere de nuestro auxilio.

]]>
<![CDATA[Leales a las ideas de Chávez, leales al Pueblo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Leales-a-las-ideas-de-Chavez-leales-al-Pueblo-20190508-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Leales-a-las-ideas-de-Chavez-leales-al-Pueblo-20190508-0089.html El fallido intento de Golpe de Estado contra el gobierno del Presidente Constitucional de Venezuela Nicolás Maduro,  ordenado por Donald Trump y ejecutado por el extremista de derecha  Leopoldo López, el pasado 30 de Abril pareciera ser el cierre, adelantado e improvisado,  de un capítulo de la sostenida agresión contra el derecho a la paz del pueblo venezolano. Sin embargo, lamentablemente, no es el fin de esta etapa superior del conflicto Imperio Nación.  La Casa Blanca está decidida a imponernos un gobierno títere, subordinado a los intereses económicos petroleros y geopolíticos del grupo fundamentalista que hoy gobierna a los Estados Unidos.

En el contexto de las difíciles condiciones materiales en las que hoy subsiste la mayoría de nuestra población, de la guerra psicológica sistemática para intimidar a nuestra Nación e incluso de mucha confusión ideológica en algunos niveles de la Revolución,  el nuevo capítulo de la agresión va estar centrado en acelerar el quiebre de liderazgos militares y civiles del chavismo,  en distintos sectores y a distintos niveles, a favor del plan de imponernos un Presidente desde el extranjero y conculcar así nuestra Independencia.

Hemos visto en los últimos meses, a veces con dolor, a veces sin sorpresa, la claudicación de gente que tuvo altas responsabilidades en la construcción de nuestro proceso. Digo con dolor porque en algunos casos percibo desesperación y frustración por la compleja situación que atravesamos. Digo sin sorpresas, porque en la mayoría de los casos se cumple la máxima de que todo corrupto es traidor.

En cualquier caso es injustificable que alguien que se reclame chavista coopere para la instalación de un gobierno en nuestra Patria,  impuesto por los gobiernos de Estados Unidos y de Colombia, entre otros.

El Chavismo sin las ideas de Chávez es igual al Chavismo sin Chávez.  Esta premisa vale tanto como para los que traicionan pasándose a filas contrarrevolucionarias, como para los que en nombre del Chavismo, aún dentro del Chavismo, pretenden imponernos un pastiche ideológico y la legitimación de métodos de dirección que no se corresponden con el modelo chavista de protagonismo popular, en lo económico, en lo político, en lo social;  así como de prácticas reñidas con la ética revolucionaria.

Nunca ha sido mi intención convertirme en interprete del Comandante Chávez, por el contrario cuestiono a quienes se arrogan el papel de sumos sacerdotes de la palabra de Chávez, pero no la practican. Sin embargo, hoy quiero apelar a mi compresión de las ideas de Chávez para fijar los límites éticos políticos que para mí implica ser Chavista.

El Comandante Chávez es Bolivariano, por tanto antimperialista. Ningún, ninguna Chavista puede colocarse al servicio del gobierno imperialista y su plan de imponernos un gobierno neocolonial y muchos menos subordinarse a las órdenes y bajo el resguardo de la oligarquía bogotana, de la misma casta de la que llevó a las puertas del sepulcro a nuestro Libertador Simón Bolívar.

El Comandante Chávez es un Zamorista, por tanto anti oligárquico. Ningún, ningún Chavista puede apoyar un plan liderado por Leopoldo López,  quien es  la expresión personalizada  del odio de clases de la oligarquía venezolana contra las mayorías populares.

El Comandante Chávez es un socialista, por tanto su opción siempre fue por la clase trabajadora. Nadie que se reclame chavista puede priorizar el papel del Capital y minimizar el papel del Poder Popular, del pueblo trabajador como sujeto histórico generador de riqueza social y de la transformación revolucionaria.

Aclaro.  No negamos el  papel del empresariado privado en el desarrollo económico nacional como nunca lo negó Hugo Chávez, como nunca lo hemos negado los y las socialistas venezolanos. Vaya está aclaratoria, para no entrar en diatriba con los nuevos glorificadores del Capital, ya que nos es el objeto de este artículo.

El Comandante Chávez es un robinsoniano, por tanto un  innovador permanente de caminos, de escenarios, de formas organizativas. Los y las chavistas estamos obligados a innovar métodos de dirección política, de protagonismo popular, de contraloría social. Estamos obligados a parir un tercer desencadenante histórico que nos permita refundar las bases éticas en lo económico, en lo político, en lo social y en lo cultural del proyecto Bolivariano, de la democracia socialista que construimos bajo el liderazgo de Chávez.

Compatriotas, es desde nuestras propias fuerzas que debemos promover los cambios revolucionarios dentro de la Revolución Bolivariana. ¿ Cómo? Sigamos dando la batalla de las ideas; sigamos creando Poder Popular; sigamos demostrando que el pueblo si puede; sigamos coordinando nuestras luchas contra los atropellos; sigamos reclamando el ejercicio de la democracia protagónica en todos los espacios; sigamos defendiendo sin cuartel nuestra Independencia;  sigamos sumando  las mejores voluntades para despejar el horizonte de la Patria, por el camino de Chávez.

Pocas veces me dirijo a los y las compatriotas militares, no lo hago frecuentemente porque respeto mucho el profesionalismo y los códigos de la institución armada de nuestra Patria, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,  y porque respeto el mando único de su Comandante en Jefe,  el Presidente de la República Nicolás Maduro, así lo aprendí con el Presidente Hugo Chávez. Hoy les escribo de manera especial, porque están siendo Uds. objeto de una aviesa campaña de intrigas, chantajes y amenazas por parte del Gobierno de los Estados Unidos y otros gobiernos extranjeros. Vaya mi solidaridad como venezolano, como bolivariano, como chavista, como compañero y hermano.

Compatriotas militares, en estas horas cruciales para la vida de la República, tengan más presente que nunca las tesis de la doctrina militar Bolivariana fundada por su líder, nuestro líder, Hugo Chávez, expresada de su puño y letra en el borrador de la propuesta de reforma constitucional de 2007, entre muchos otros documentos:

“La Fuerza Armada Bolivariana constituye un cuerpo esencialmente patriótico, popular y antimperialista. En el cumplimiento de su función, estará siempre al servicio del pueblo venezolano, en defensa de sus sagrados intereses y en ningún caso al de oligarquía alguna o poder imperial extranjero”.

Compatriotas todos, hay que construir una solución revolucionaria, democrática y pacífica para la compleja realidad que ha generado la inédita y multiforme agresión extranjera contra nuestra Patria. Una solución entre venezolanos y venezolanas que nos permita desmontar el entramado injerencista y reconstruir relaciones de respeto mutuo con los gobiernos de Estados Unidos  y de todos los países de nuestra América, sin renunciar a nuestra Independencia, autodeterminación y dignidad nacional.

Una solución nacional que nos permita el ejercicio de la gobernalidad democrática para poder recuperar la estabilidad política, económica y social que demanda, que necesita la familia venezolana.

Ahora bien, el mundo debe saber que, en cualquier circunstancia, cual quiera que esta sea, los y las chavistas, los bolivarianos, bolivarianas, los y las patriotas jamás seremos peones del juego de imperialismo alguno. Aquí nos encontrarán de pie, en defensa de nuestra dignidad nacional.  ¡Solo el pueblo salva al pueblo! ¡La Patria está primero! ¡La Patria vencerá! Que Dios nos acompañe.

]]>
<![CDATA[La debacle del Partido Popular Español]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-debacle-del-Partido-Popular-Espanol-20190508-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-debacle-del-Partido-Popular-Espanol-20190508-0090.html El Partido Popular (PP) llegó a ser muy importante tanto en Europa como en la hispanidad. Era el modelo de una fuerza que heredaba gran parte de la anterior infraestructura de una longeva dictadura (las 4 décadas de franquismo) pero que experimentaba una suerte de modernización y democratización. Además, era el hogar que unía a la mayor parte de las corrientes de la derecha españolista, en la cual es muy fuerte el nacionalismo católico y el conservadurismo social.

Su nombre fue tomado para designar al del bloque de la derecha que es la primera fuerza en el actual euro-parlamento: el Partido Popular Europeo. Ha sido un aliado clave en las guerras de la OTAN en el Medio Oriente, fue un impulsor de mayores medidas contra la inmigración proveniente de otros continentes y ha impuesto duras medidas de austeridad ante el desempleo (que llegó a afectar a un cuarto de los adultos durante su gestión) y la recesión que sus políticas monetaristas causaron.

El PP llegó al gobierno por primera vez en 1996 y desde allí fue muy cercano a Alberto Fujimori de Perú, de quien el previo gobierno socialista había tenido ciertos reparos por haber intervenido militarmente en los poderes legislativo y judicial en 1992. El PP ha sido un gran aliado de Washington en apuntalar una serie de golpes contra gobiernos nacionalistas o izquierdistas en sus anteriores colonias americanas. Apoyó el cuartelazo venezolano del 2002 y luego los golpes parlamentarios en Honduras, Paraguay y Brasil. Su bancada hoy pide abiertamente una intervención contra Venezuela. Una serie de líderes y organizaciones de la derecha latinoamericana han sido educadas o apoyadas por el PP.

El PP, a su vez, mostró una forma de responder a la demanda de una nación que pide la autodeterminación, cuando en octubre 2018 envió diez mil policías españoles a reprimir violentamente a dos millones de catalanes que fueron a votar en una consulta popular acerca de si se diese o no la independencia. Hasta hoy todos los miembros del gobierno catalán electos están presos o exiliados, y todos inhabilitados de participar en las elecciones europeas.

Auge y caída

Hasta las elecciones legislativas del 28 de abril el PP controlaba la mayoría absoluta del senado y 2/5 de los diputados de España. Este era, además, el único partido conservador de la hispanidad que había ganado todas las 3 elecciones generales consecutivas que se habían dado en esta década.

Desde 1996 hasta entonces el PP había vencido en todas las 7 elecciones generales, salvo en dos (donde perdió por poco sacando poco menos de 10 millones de votos y del 40%). El PP bordeó el 45% en el 2000 con el 2000 José María Aznar y en el 2011 con Mariano Rajoy quien entonces sacó casi 11 millones de votos, la mayor votación que haya tenido cualquier partido en la historia española.

Sin embargo, el último domingo de abril puede que se haya convertido en la última vez en la cual el PP pueda seguir siendo un gran partido. Ese día el PP obtuvo menos de 4, 460,000 votos (16.7%), lo que implicaba que había perdido 2 de cada 3 electores suyos con los que hace 8 años había llegado al gobierno y que de esta manera pudo dilapidar la mitad del 33% de los votos con los que había triunfado en la anterior elección general del 2016. De los 208 senadores que hay el PP pasó de 130 a 56 y de los 350 diputados del congreso el PP cayó de 137 a 66. En ambas cámaras se quedó sin la mayor parte de sus curules.

Solamente por 200,000 votos (equivalentes al 0.8%) el PP no fue desplazado del segundo lugar por su principal rival dentro de la derecha (Ciudadanos, quien trepó de 32 a 57 diputados). El PP que siempre se ufanaba de haber marginado a los partidos que están a la izquierda del Partido Socialista, ahora terminó con una votación inferior a la de la suma de todos esos. El PP apenas sacó una diputación por Cataluña y ninguna en el país vasco. Si en el 2016 el PP triunfó en la mayoría de las 50 provincias españolas, esta vez solo ganó en 4 y fue derrotado en muchos de sus bastiones históricos (como Galicia).

Tal es el desplome del PP que, en su votación, sus voceros han guardado cura de silencio después que todos los demás partidos se han pronunciado sobre los resultados. Ahora el PP va a entrar a una fuerte guerra fratricida mientras que en la derecha han perdido votantes que han ido hacia los duros de Vox (ultranacionalista que sobrepasaron el 10% y tienen 24 diputados) y hacia los moderados de Ciudadanos (liberales que casi le empatan).

El PP tiende a quedar muy mal parado en las elecciones municipales, autonómicas y europarlamentarias de fines de mayo. Su declive va a llevar a acentuar una guerra civil interna entre varias fracciones, como las leales a Rajoy y a Aznar, así como al potenciamiento de los otros dos flancos que tiene (Vox quien le quita gente dentro de los derechistas más ultras y Ciudadanos quien hace lo mismo dentro de los derechistas más liberales).

Si esta tendencia continúa el PP dejaría de ser una alternativa de poder, por lo menos por un buen tiempo, y debería quedarse rezagado a ser uno de los 3 componentes de cualquier bloque de derecha para gobernar España, tal y cual hoy lo hacen hoy en Andalucía.

]]>
<![CDATA[¿Por qué Guaidó no está preso?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-que-Guaido-no-esta-preso-20190506-0100.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-que-Guaido-no-esta-preso-20190506-0100.html La pregunta que nos seguimos haciendo la mayoría de los venezolanos a una semana del intento de golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro del 30 de abril (30A) pasado es ¿por qué Juan Guaidó no está preso? Ni si quiera ha sido imputado por el Fiscal General de la República por rebelión civil, ni por los otros delitos que cometió ese día como ayudar a un reo de la justicia, Leopoldo López, a huir.


La pregunta no es para nada retórica y les voy a explicar por qué. En Venezuela y en el mundo mediático entero se debate algo básico ¿quién es el Presidente de Venezuela? El presidente Maduro fue electo en elecciones libres y juramentado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para un nuevo periodo constitucional, pero la oposición no lo reconoce como tal y teniendo el control de la Asamblea Nacional designó al diputado Juan Guaidó como presidente encargado por 30 días en los que debía convocar a unas nuevas elecciones, cosa que 90 días después no ha hecho ni piensa hacer. Guaidó fue reconocido como presidente de Venezuela por el gobierno de los EEUU que a su vez ha movido todo su poder político y económico para que otros 40 países lo reconozcan.


Desde ese punto de vista ¿Guaidó y su mejor amigo, Leopoldo López, quien se sabe es su jefe político en Venezuela, cometieron o no el delito de golpe de Estado? Si usted cree que Guaidó es el presidente de la República aunque sea encargado la respuesta lógica es que no, que lo que pasó en el elevado de Altamira en Caracas no fue un intento de golpe de Estado, pues el diputado sólo intentaba ejercer sus funciones como jefe del Estado.


Pero la verdad es demasiado contundente para negarse a admitirla u obviarla o, peor aún, banalizarla. En Venezuela el presidente de la República es además el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y la prueba más evidente de que Juan Guaidó no es el presidente ni de carambola es que los militares no acatan sus órdenes.


Al fracasar tan olímpicamente como fracasó la intentona del 30A no hizo más que poner en evidencia que Guaidó no se manda ni él mismo porque para la acción requirió del apoyo de su mentor Leopoldo López, pero ni con ese refuerzo el llamado a la insurrección militar tuvo éxito.
Por si le queda alguna duda de que la oposición no puede derrocar a Maduro por la vía militar note que tras el estruendoso fracaso de la semana pasada y contradiciéndose una vez más, el fin de semana pasado Guaidó dijo a medios de los EEUU que la Asamblea Nacional y ojo que no dijo que él como Presidente sino la Asamblea Nacional puede aprobar una intervención militar del gobierno de los EEUU en nuestro país. ¡A ver! como los militares venezolanos no me hacen caso voy a pedirle a los de EEUU que me hagan la tarea completa, diría el interino.


El presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela es Nicolás Maduro y en consecuencia la acción que el 30A pasado lanzó Guaidó, López y otros diputados de la AN, junto a los militares que se prestaron para lanzar la finta, a ver si otros militares pisaban el peine, es un intento de golpe de Estado, un intento por quebrar el sistema democrático que nos hemos dado los venezolanos, por desconocer nuestra Constitución y nuestras leyes y por sus actos deben ser reos de la justicia y llevados a juicio.


Si el fiscal Tarek Williams Saab tiene dudas puede actuar la Fiscalía Militar pues fue obvio que también se incurrieron en delitos propios del ámbito castrense como el uso de las armas y vehículos militares, los disparos que se hicieron desde el elevado de Altamira, incluso, varios militares resultaron heridos.


El Gobierno ha vuelto a insistir en la necesidad del dialogo –que dada la injerencia violenta del gobierno de Donald Trump no parece posible- y quizás piense que poner preso a Guaidó en este momento no ayude mucho a promover el dialogo o que Guaidó se ha desinflado tanto que es mejor dejarlo morir de mengua y ahora más que López le arrebató el protagonismo, pero la impunidad ante delitos que son de alto riesgo para la paz, la vida y la seguridad de toda la nación no sé en qué puede ayudarnos.


Es hora de quitarle a Trump su marioneta, su muñeco de ventrílocuo y si va a ver dialogo que sea con el jefe del circo.

]]>
<![CDATA[Embarque político]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Embarque-politico-20190506-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Embarque-politico-20190506-0099.html La oposición política venezolana volvió a roncarle en la cueva del lobo el pasado 30 de abril de 2019, sobre ese día mucho se ha dicho lo cierto es que el plan que se  tenía para  sorprender al gobierno la oposición fue un éxito en las primeras horas de la mañana y luego los sorprendidos fueron los que diseñaron la sorpresa cuando en pocas horas solo 40 miembros de las Fuerzas Armadas se encontraban respaldando abiertamente la operación libertad.  

Cuesta creer que el único plan de la oposición para ese día  era hacer un llamado a los civiles para que salieran a la calle y lograr sacar de su casa al dirigente político  Leopoldo López,  por más que se quiera justificar que la acción del 30 de abril fue un éxito los resultados demuestran todo lo contrario.

Maduro sigue en Miraflores reconocido por el Alto Mando Militar a pesar de lo débil que este su gobierno sumergido en una aguda crisis que tiene al país como un submarino con hueco, Hundiéndose. La oposición política está obligada a revisar la ruta diseñada para sacar del juego político a Maduro y diseñar un nuevo plan que sea más efectivo en menor tiempo. 

No es estratégico ni prudente que se esté declarando a cada momento que a Maduro le queda pocos días, que los Estados Unidos ya tienen dos portaaviones listos para actuar, que en pocos días ocurrirá un milagro, llego el momento de hablar menos y demostrar resultados de los contrario van a seguir desmotivando al 87% de la población que se encuentra en contra del gobierno de Maduro prueba de esto es la desmovilización que está ocurriendo en las diferentes ciudades de  Venezuela como es el caso de la ciudad de  Maracaibo en  donde cada día asisten menos personas a las convocatorias de calle y quienes asisten están siendo reprimidos por los cuerpos de seguridad y grupos de choque.   

Los venezolanos que habitan fuera de la ciudad de Carcas se sienten fatigados de enfrentar a diario tantos problemas juntos: desde la falta del servicio eléctrico, agua, gas, gasolina, efectivo hasta  los altos costos de los alimentos que tiene en jaque a los venezolanos. 

El próximo 20 de mayo de 2019 Maduro cumple un año de haber  participado en las elecciones presidenciales del año 2018 convocadas  por la Asamblea Nacional Constituyente y ejecutadas por el Consejo Nacional Electoral  las cuales son desconocidas por más de 60 gobiernos extranjeros y la Asamblea Nacional, lo que pueda pasar en los próximos días es de alta incertidumbre lo que si quedo claro el pasado 30 de Abril de 2019  que el gobierno de Maduro depende 99% de las Fuerzas Armadas y que su capacidad para convocar al pueblo a la calle la perdió. 

El embarque político vivido el 30 de abril debe prender las alarmas de quienes afirman que ese día fue un triunfo para oposición y prender las alarmas del gobierno de Maduro de entender que si  continua  sin hacer nada para lograr tranquilidad política y estabilidad económica deberá seguir enfrentando los fantasmas de la conspiración y traición que de seguro en algún momento pueden lograr quebrar al gobierno antes que el gobierno termine de quebrar al país.  

]]>
<![CDATA[El proceso 30-A]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-proceso-30-A-20190506-0098.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-proceso-30-A-20190506-0098.html

En política juegan las realidades. Algunos de sus actores las manejan sujetos a la moral, mientras otros las administran a puñetazos...

Al término, lo que se mineraliza en la opinión pública son las impresiones, muchas ajenas a aquellas. Los entuertos o equívocos, en el supuesto último, los corrige la historia, siempre tarde para los afectados y sin beneficio para las generaciones futuras, ávidas de repetir errores en cabeza propia.

Trato de apreciar lo ocurrido en Venezuela desde el último 30 de abril con prudencia, combinando datos e impresiones. Hay hechos o razones que desconozco, o se manejan en la trastienda.

Se afirma el fracaso de la gesta de Juan Guaidó del pasado 30-A, pues no logra un apoyo masivo del estamento militar a su causa constitucional, a la sazón urgencia, no satisfecha aún, dada la agonía terminal del pueblo de Venezuela.

Se ajusta, además, lo que es concreto y visual. Leopoldo López alcanza una libertad precaria. Cambia de cárcel domiciliaria – de su residencia pasa a una embajada - y la justicia dictatorial le revoca tal beneficio. Y queda en manos de un gobierno esquizofrénico como el de España, que desconoce a Guaidó, luego le reconoce, y ayer dice querer tener buenas relaciones con Maduro.

Como nos lo pide Ortega y Gasset, tratemos de mirar el bosque más allá de los árboles patentes. Dejemos al margen las anécdotas o las miserias humanas y políticas. 

El 30-A me recuerda al 4-F de 1992. 

Este día, palmariamente, Hugo Chávez y sus compañeros alzados en armas no logran sus objetivos. No alcanzan a derrocar al presidente democrático Carlos Andrés Pérez y se acusa de cobarde al primero. No obstante, fijan un parteaguas y permanece en la memoria colectiva el “por ahora”. Los efectos ominosos de la insurrección, pasados casi treinta años, están allí y a todos nos tiene como víctimas. Lo relevante es que el soldado vituperado en la circunstancia luego ocupa el Palacio de Miraflores y le acompañan – ello se olvida - la mayoría determinante del pueblo venezolano y sus élites, que no dejan de arrepentirse. Todavía miran a los lados, buscan culpables para no mirarse a sí mismos.

La aparición de Guaidó a través de las redes, en compañía de un Leopoldo a quien se le nota muy tenso, con ojos desbordados – no es para menos – y junto a un grupo de oficiales y soldados de la Fuerza Armada, marca, como lo creo, un antes y un después en el decurso del esfuerzo emprendido para la transición de Venezuela hacia la democracia. Guaidó le asesta un golpe noble al usurpador y a su régimen, en la espina dorsal.

Sea por obra del azar y por encima de las diferencias conocidas, los jefes de la oposición que son gobierno interino – eso también lo olvidan – marchan sobre una ruta compartida, que consta en el Estatuto para la Transición. No hay dibujo libre en el gobierno parlamentario que ejercen en el país desde el 10 de enero pasado, por imperativo de la Constitución.

Las normas de aquel son la síntesis de estiras y encoges habidos entre 2016 y 2018 dentro de la Asamblea Nacional, en su esfuerzo para ponerle fin a la dictadura y sus crímenes de lesa humanidad. Las mismas proveen las respuestas a lo que acontece y barajan todas las opciones, incluida la Responsabilidad de Proteger, el R2P, que se hace inexorable y es incómoda para las izquierdas europeas y la doméstica. 

Las fases para el restablecimiento de la libertad en Venezuela: el conocido juego de «piedra, papel y tijeras»: el cese de la usurpación, el gobierno de transición, y las elecciones libres, avanza a todas luces. Tiene etapas diferentes pero interdependientes y progresivas, sujetas a los elementos tácticos que imponen las realidades. Expresan un ejercicio muy complejo de alta política, que aspira a un milagro, a derrotar a la narcopolítica y a un Estado criminal desde la racionalidad constitucional y política.

Sea lo que fuere, sólo pierde algo el que algo tiene. 

Hasta el 30-A Guaidó acopia y sostiene en tres meses una legitimidad constitucional reconocida por el Occidente, un apoyo popular a su causa, y el control de parte del oxígeno financiero que nutre al usurpador de Maduro. 

Éste y su causante, a la vez, que durante 20 años secuestran con sus cómplices cubanos al país y a la Fuerza Armada, en tres meses quedan al desnudo. Se tambalean. Al régimen usurpador lo sostienen sus colectivos. 

El mundo militar, desde el 30-A, se ha neutralizado. Delibera consigo mismo, puertas adentro. No escucha al Palacio de Miraflores, como hasta el 30-A. Tampoco lo hace con el Palacio Federal Legislativo.

Lo real es que el proceso avanza y el presidente encargado lo ha empujado hasta el punto de quiebre. 

]]>
<![CDATA[Otra aventura más, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Otra-aventura-mas-por-Rafael-Ramirez-20190505-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Otra-aventura-mas-por-Rafael-Ramirez-20190505-0006.html El gobierno de Maduro, no sólo ha sumergido al país en la peor crisis de su historia, sino que ha cerrado cualquier vía política para la rectificación de sus errores, o permitir que el pueblo se exprese por las distintas vías contempladas en nuestra Constitución.

 

Primero arremetió contra el Chavismo, persiguiéndolo, arrinconándolo, encarcelando a cualquiera que manifestara desacuerdo con sus acciones o formulara críticas por muy constructivas que éstas fueran, sepultó con su arrogancia y prepotencia al psuv, a la democracia participativa y protagónica, el ejercicio siempre sano de crítica y autocrítica, la rendición de cuentas. Lo dijimos tantas veces y la respuesta ha sido violenta.

 

Igual hizo con los factores de la oposición tradicional del país: los persiguió, encarceló, inhabilitó. Su respuesta violenta y desmedida han costado muchas vidas. Se ha instaurado un gobierno intolerante, autoritario y profundamente antidemocrático. El país está asfixiado, quien puede sale, otros, se han resignado al caos, los más, tratan de sobrevivir en un estado de cosas insólitas, inmersos en un deterioro de su calidad de vida y sus derechos políticos, impensables tan solo hace seis años.

 

El autoritarismo, la violencia y el abuso del gobierno, han abierto las puertas a cualquier desenlace cruento en el país, desde la disfuncionalidad del Estado, una confrontación peligrosa entre hermanos o un conflicto militar abierto.

 

Es en este marco de los posibles desenlaces cruentos en el país, que los sucesos del pasado 30 de abril no pueden sino calificarse como una aventura más de la extrema derecha venezolana. Lo primero es subrayar, para que no se sigan yendo por las ramas, que se trató de un intento de golpe de Estado. Los factores extremistas de la oposición venezolana han tendido en los últimos 20 años, a evadir o encubrir la naturaleza de sus propias acciones. Así pasó el 11 de abril de 2002, cuando negaron el golpe de Estado y hablaron de un “vacío de poder”, o cuando calificaron al sabotaje petrolero de diciembre de 2002, como una acción de la “sociedad civil”; y, ahora, con esta nueva intentona de la madrugada del 30 de abril de 2019, la califican de “operación libertad”. La aventura, la mentira, la evasión de responsabilidad, siempre han caracterizado la acción de estos grupos de poder, que son los mismos del golpe de abril del 2002, pero ahora reducidos a su expresión más intolerante y violenta.

 

Ni ellos, ni sus promotores, terminan de entender que los golpes de Estado están desterrados de nuestra cultura política, por lo menos de la mayoría; y que, a pesar de la situación desastrosa a la que el madurismo nos ha llevado, no vamos a retrogradarnos al golpe de abril del 2002 o a lanzarnos por el barranco que nos lleve de vuelta a la IV República y sus espectros.

 

La imagen de un Guaidó solo, de madrugada, con Leopoldo López atrás en actitud desafiante, cual “Avenger”, rodeado de algunos pocos efectivos de la Guardia Nacional, anunciando un inminente alzamiento de unidades militares en el país, hablaba por sí misma: se trataba de una intentona militar de su partido político, donde su jefe, si a alguien todavía le quedaba dudas de quién era, estaría al frente. Para los que conocemos el mundo militar chavista, la realidad de nuestros componentes, donde es el Ejército quien define cualquier situación en el país, además de lógica política, nos dimos cuenta de inmediato, que ésta no era más que otra peligrosa aventura, típica de este grupo. Inmediatamente, recibimos e intercambiamos llamadas con amigos y oficiales chavistas que señalaban, que, a pesar de la extendida molestia con maduro, la situación del país y la de la propia institución militar; nadie, o por lo menos muy pocos, estarían dispuesto a sumarse a un movimiento encabezado por Leopoldo López y su partido extremista.

 

Los casi inmediatos tuits de dirigentes políticos y presidentes de otros países, llamando a que los ciudadanos venezolanos se lanzaran a la calle para apoyar la intentona, no sólo resulta una intromisión abierta, clara e inaceptable en nuestros asuntos internos, sino que dejaba claro, si es que alguien tenía dudas, de la estrecha relación entre los grupos políticos más intolerantes de Venezuela, la Florida, Colombia y Brasil. Esta comunión de acción y propósitos, lejos de favorecer a los grupos de la oposición, los desdibuja y les resta cualquier carácter nacional e independiente, si es que esa es alguna pretensión o preocupación de ellos. En todo caso, provoca mucho rechazo entre la mayoría del pueblo venezolano, en particular, en el seno de la Fuerza Armadas Bolivariana y del pueblo Chavista.

 

Ese día, la situación estuvo más clara cuando se supo, y se difundieron imágenes, de que los líderes de la intentona, jamás estuvieron dentro de la Base Militar de “La Carlota”, como hicieron creer. Estaban realmente fuera, en el puente del “distribuidor Altamira”. Para los observadores y dirigentes políticos internacionales con los que conversamos, resultaba increíble que alguien estuviese intentando una acción militar desde el puente de una autopista. La imagen era patética: solos, rodeados de algunos pocos efectivos de la Guardia Nacional, que ya habían comenzado a abandonarlos, y la presencia de algunos civiles. La visita y los abrazos de uno que otro dirigente de la oposición, felicitando, rápido, fugaz. Las caras de los promotores eran de desconcierto. López, arrogante, dando instrucciones sobre la posición de una ametralladora a un Guardia Nacional, la imagen surrealista de un racimo de plátanos al lado de la máquina de matar. Inmediatamente, se sucede un tiroteo donde los que se encontraban sobre el distribuidor, repelieron a los Guardias Nacionales que se aproximaron en moto, hiriendo gravemente a un oficial.

 

A los pocos momentos, fueron llegando al “punto de comando” de la intentona, los factores violentos ya habituales, a quienes les había tocado su diana de violencia, a la guarimba de siempre con las mismas intenciones y resultados. La mayoría de los efectivos armados, habían desertado del “comando golpista”, o ya habían sido detenidos. Los promotores, como siempre, ya habían salido del sitio.

Más tarde, los líderes de la intentona, aparecieron en una “marcha” hacia el centro de la ciudad. Nuevamente, sus rostros nos recordaban los tristes eventos del 11 y 12 de abril de 2002, donde los ojos desorbitados por el odio y la revancha, de los mismos sectores políticos, exaltados, llenos de júbilo triunfalista, en aquellas horas de “Carmona el breve”, perseguían y capturaban, entre gritos y tumultos, a ministros o dirigentes políticos chavistas (incluyendo al fiscal que hoy hace lo mismo, y guarda silencio ante las violaciones de Derechos Humanos por parte de Maduro).

 

Pero en esta ocasión, a diferencia del 11 de abril de 2002, ni tenían militares, ni gente, ni objetivos. Estaban perdidos. La carroza de hombres armados que desfilaba por Chacao, fue incapaz de pasar ni siquiera de la esquina del Ministerio del Poder Popular de Obras Públicas, de donde salieron grupos de civiles armados que los dispersaron rápidamente. Luego, se informa que Leopoldo López se refugió en la residencia del embajador de Chile, pero que salió de allí porque había ya muchos “huéspedes”. Poco más tarde, se supo que, finalmente, se alojó como “huésped”, en la residencia del embajador de España. Con esta acción cerraba, con una sensación de patética improvisación, la peligrosa aventura.

 

Ninguna sorpresa.

 

No sorprende a nadie que esta intentona militar haya fracasado, toda vez que estaba plagada de errores en su concepción y ejecución. Lo he dicho y lo vuelvo a repetir: para cambiar la actual situación política del país, deponer a maduro del poder, restablecer la Constitución y devolver la soberanía al pueblo e iniciar la reconstrucción del país, hay que contar con el chavismo como bloque político y social. Hay que contar con todos los sectores patrióticos, progresistas, revolucionarios, incluyendo de la oposición; y, por supuesto, con los militares.

 

La intentona pasada fue una acción aislada, sectaria del partido Voluntad Popular, que dejó de lado a todos los sectores del país, incluyendo a los restantes factores de la oposición, que, al final, luego que se enteran se les terminan sumando.

 

Volvió a suceder como el 23 de enero, cuando Guaidó se autoproclamó “presidente interino”. Las caras de los dos vicepresidentes de la Asamblea Nacional eran un poema, de sorpresa, de quien se acababa de enterar, al punto que ni siquiera levantaron la mano en señal de aprobación. Igual ahora, no estuvieron en el pronunciamiento del distribuidor, sólo fueron “a saludar” y a comprometerse en un abrazo que puede costarle caro a Zambrano (ojalá que no, pero parece que sobre él van a cargar la impotencia de lo que no se atreven a hacer con Guaidó), en cambio al otro no le va a pasar nada, porque él es de los “panas” del madurismo, su cuñado sigue haciendo “trading” para la PDVSA de Manuel Quevedo. Otros connotados líderes de la oposición, estaban completamente desinformados o guardaron el silencio de los que no acompañaban la aventura.

 

Queda claro que voluntad popular es el factor político que tiene el apoyo económico y político de los promotores extranjeros. Son los que pagan y ponen la música. Por eso, tienen la dirección política de la oposición, aunque estén desafinados y se equivoquen una y otra vez, son los que conducen a este sector a un error tras otro, a equivocación tras equivocación. Son los que claman por una invasión extranjera o un desenlace violento. Han prometido el saqueo del país, entre otras muchas cosas que no han sido, ni serán capaces de cumplir.

 

maduro, sigue en el poder, en buena medida, gracias a los errores de la oposición, cuya intolerancia y sed de venganza no los deja pensar. Seguirán chocando una y otra vez con esta realidad, debido a dos errores fundamentales:

 

  1. Es difícil que la Fuerza Armada Bolivariana y el chavismo como bloque político y social, apoye un movimiento que tenga como propósito entregar el poder a Leopoldo López, Voluntad Popular, o la extrema derecha, que tiene veinte años prometiendo revancha y venganza contra el chavismo, que odian al pueblo, a Chávez y su legado, subordinados a poderes extranjeros.

 

  1. Es un grave error pensar que el chavismo y el madurismo somos lo mismo. Una cosa es el Chavismo, el bolivarianismo: con su fuerza patriota, movilizadora, inclusiva, protagónica, revolucionaria, su amor y esperanza en el corazón de los humildes; y, otra muy distinta, es el madurismo: caótico, improvisado, traidor, incapaz, entreguista, corrupto e indolente ante el sufrimiento del pueblo. Cuando se nos mete a todos en el mismo saco, entonces maduro cabalga sobre el nombre de Chávez, azuza el miedo, el hambre, la necesidad, el chantaje, el instinto de supervivencia frente al odio de la extrema derecha.

 

Muchas dudas.

 

La actuación del Mayor General Cristopher Figueroa siembra una gran duda con respecto a la situación en el seno del Ejército. Conozco a Cristopher desde mucho antes del inicio de su carrera militar. Luego, nos re-encontramos ya en el gobierno con el Presidente Chávez. Creo que es un hombre honorable, un patriota, Chavista y Bolivariano, colocado en una posición muy importante en la seguridad del Estado, pero seguramente llevado a una posición insostenible de acuerdo con sus principios. Espero que esté a salvo y que pueda hablarle al pueblo. Ya salieron las hienas a descalificarlo; seguro vendrán detenciones y persecuciones. Para mí, todos los oficiales del Ejército Bolivariano merecen respeto, me da pena verlos vilipendiados o sometidos por políticos que no calzan las botas de Comandante en Jefe.

 

Las declaraciones e informaciones públicas sobre la implicación de jerarcas del madurismo en la intentona, deja en el ambiente dudas importantes con respecto al círculo de poder que rodea a maduro, sobre todo, en el ámbito civil. Porque así como insisto en que el grueso del sector militar es Chavista y Bolivariano, y cuentan con todo mi respeto; tengo conocimiento y siento repulsa, por el sector corrupto que rodea a maduro en su círculo más cercano.

 

Para maduro poder “purgar” al chavismo del gobierno, perseguir y destrozar la obra del Presidente Chávez, se rodeó precisamente de personajes a los que el mismo comandante Chávez hizo a un lado, los alejó del gobierno en su momento. Todos los conocemos, maduro también. Por eso los trajo y los colocó en altísimos puestos de responsabilidad en el gobierno y las instituciones del Estado. Personajes sin competencia, sin equilibrio, sin principios, sin ética, pero que juraron fidelidad y colman de halagos a la figura de maduro. Su resentimiento en contra de Chávez era tan profundo, así lo nieguen, que gustosamente se prestaron para hacer “lo que maduro diga”. Asímismo, maduro se rodeó y le dió mucho poder a su propio grupo, personajes que estaban agazapados, a los que el presidente Chávez tenía a distancia del poder: políticos, diputados, empresarios, militares, aventureros, ex ministros que pidieron salir a embajadas, o que el propio Comandante tuvo que sacar de su despacho. Otros que abandonaron sus puestos y se fueron lejos porque “estaban enfermos”. Y, por supuesto, los operadores económicos del madurismo y su círculo íntimo, familiares por montón, que ahora son “grandes empresarios” de medios de comunicación, petroleros, proveedores de todo tipo al gobierno, desde el negocio de las cajas Clap, hasta la gasolina y diésel que ya no produce PDVSA. Esos son los que ahora se están quedando con las empresas del Estado, “contratos de servicios petroleros”; “expertos financieros”, importadores, especuladores cambiarios. Es raro encontrar sus nombres en la selva de las redes sociales, porque tienen todo el dinero del mundo para pagar por su “imagen”, para hacer “lobby” y porque al fiscal, triste-poeta, no se le ocurre ni mencionarlos. Dan dinero a todos, madurismo y “oposición”, para permanecer a salvo y en las sombras. Esos son los “socios” de maduro y del madurismo, incluyendo unos personajes extraños que a cuenta de “guías espirituales” de su secta, están en cuanto negocio y decisiones toma su círculo íntimo.

 

Cualquiera de estos personajes va a entregar a maduro. Los factores de poder extranjeros y sus organismos de inteligencia saben que allí no hay ni principios, ni lealtad, y mucho menos, consistencia ideológica, se venderán “al mejor postor”. Los han tocado uno a uno: sus intereses, sus negocios ilícitos, sus entramados empresariales, sus propiedades en los Estados Unidos o Europa, su prontuario, expedientes, sus posibilidades de salir del país. Es cuestión de tiempo, que estos señores dejen solo a maduro, porque la ética que los sostiene funciona para cualquier propósito político, o a favor de cualquier grupo de poder.

 

Tal vez ésto explica la prolongada ausencia y silencio de maduro y su círculo más cercano durante buena parte del día. Quien salió a dar la cara por el gobierno, fueron Diosdado y Padrino López. Mientras maduro estaba en silencio y en Fuerte Tiuna, reforzaban los aprestos militares para su protección personal, con su primer anillo recibiendo instrucciones de afuera.

 

Si mi respetado general Alberto Müller Rojas dijo en 2007 que el Presidente Chávez estaba “parado sobre un nido de alacranes”, expresión dura a la que el madurismo lamentablemente años después le daría la razón, hoy podríamos decir que maduro está rodeado de serpientes, que se han engullido esta revolución, como diría Silvio. En cualquier momento, lo entregan. No les importa.

 

Unas pocas preguntas.

 

¿Hasta cuándo nuestro país va a seguir expuesto, sufriendo, esta lógica de la “aniquilación del contrario” de dos grupos extremistas e intolerantes que harán lo que sea: unos para mantener el poder y otros para hacerse de él?

 

¿Hasta cuándo lo que queda del Chavismo en el gobierno, en el Ejército o en el psuv, va a seguir apoyando a maduro y su círculo de poder?

 

¿Hasta cuándo Diosdado y Padrino López, van a seguir dando la cara por este señor, protegiendo sus intereses, apoyando la destrucción del proyecto Bolivariano y entregando el país?

 

¿Hasta cuándo los sectores progresistas, revolucionarios, patriotas van a seguir callando, subordinados a esta conducción errática del gobierno y destrucción de la Revolución Bolivariana, a esta claudicación de los principios?

 

¿Hasta cuándo los sectores avanzados, progresistas o nacionalistas de la oposición venezolana, seguirán subordinados a la conducción del sector más sectario e intolerante de su espectro político?

 

¿Hasta cuándo Leopoldo López y su grupo de interés, van a seguir insistiendo en tomar el poder, a costa de lo que sea, pase lo que pase?

 

¿Acaso no queda claro que a estos grupos sólo los mueven sus propios intereses de poder, sus propios grupos económicos, que allí no hay intereses nacionales, ni el propósito de acordar nada?

 

La mayoría del país, del pueblo, los ciudadanos, estamos cansados del conflicto permanente de maduro y del madurismo, de las aventuras de la extrema derecha, de la injerencia extranjera, del deterioro de la situación económica, política, social. Estamos a la cola del mundo, somos otra vez el terreno de disputa de intereses internacionales, otros deciden por nosotros. Tenemos un país destrozado, del que sus jóvenes salen como pueden, donde no se puede vivir.

 

No hay más tiempo, a maduro se le acabó el tiempo, a la oposición también. El país sufre, los venezolanos y venezolanas, que somos la mayoría, estamos cansados del odio, de la amenaza, de la zozobra, el miedo, del estancamiento, de la desesperanza. Las fuerzas políticas y militares, tenemos que llegar a algún acuerdo que nos permita restablecer la Constitución y nuestro Plan de la Patria. Existir como pueblo Bolivariano. Ser otra vez un país, una Nación, con Instituciones, Leyes, justicia social, soberanía. Es urgente la unidad de los patriotas, la unión cívico-militar, una Junta Patriótica de Gobierno, que permita restablecer la soberanía a manos del pueblo. De no hacerlo, un día de éstos, despertaremos; y ya no habrá tiempo.

]]>
<![CDATA[Un golpe que nació muerto]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-golpe-que-nacio-muerto--20190503-0083.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-golpe-que-nacio-muerto--20190503-0083.html Calma, tensa calma en Caracas y toda Venezuela, tras el publicitario intento de golpe de Estado, donde los sectores radicales de la oposición no lograron ni el apoyo de las Fuerzas Armadas ni que el pueblo saliera a la calle a sumarse a la intentona liderada por el autoproclamado presidente Juan Guaidó y el prófugo Leopoldo López.

No fue ni golpe militar ni estallido social, quizá sólo otra operación de bandera falsa, donde los protagonistas anunciados –militares y pueblo- no se presentaron a la cita.

Un golpe de Estado es la toma del poder político de un modo repentino y violento, por parte de un grupo de poder, vulnerando las normas legales de sucesión en el poder vigente con anterioridad. Se distingue de los conceptos de revuelta, motín, rebelión, putsch, revolución o guerra civil. Un golpe necesita paralizar técnicamente el funcionamiento del Estado y tomar los puntos estratégicos como comunicaciones, servicios y vías áreas, terrestres y marítimas. Nada de eso.

Enrique Ochoa Antich, dirigente del opositor Movimiento Al Socialismo (MAS) hizo un análisis certero: “Lo de hoy ha sido una nueva irresponsabilidad del extremismo. Ningún golpe. Ni a pronunciamiento militar llegaron. Operación publicitaria más o menos ridícula. Ahora la oposición negociará más debilitada. Maduro, más atornillado. Nunca como ahora requerimos diálogo y referendo”.

Hasta el momento, el golpe se asemeja a una operación comunicacional de amplio espectro, tratando de imponer imaginarios colectivos con la cartelización de medios y de operadores de la intervención para hacer creíble un "alzamiento militar" que no ha ocurrido. Incluso, canales de televisión locales e internacionales trasmiieron imágenes viejas del ataque a La Carlota durante las guarimbas (terror callejero) de 2014, montando un escenario similar al de la Plaza de Trípoli, en Libia.

La maniobra estuvo focalizada en el Distribuidor Altamira, en Chacao, histórico reducto de los ciclos de violencia, terror y desestabilización del antichavismo. Guaidó ha convocado manifestaciones allí para generar una situación de enfrentamiento que transmitida en vivo, genere el estado de conmoción que permita sostener la maniobra. Otra operación psicológica fue la divulgación del falso apoyo del Mayor General Ornelas Ferreira al golpe.

Para algunos analistas, están apostando más a un golpe de efecto qué permita tratar de agitar calle y generar mejores condiciones para construir la "película" para justificar intervención internacional. Leopoldo López aparece como el real operador local del plan, hasta ahora fallido.

Los acontecimientos

 

El de abril del 2002 sí fue un golpe contra el presidente Hugo Chávez, con el apoyo de los viejos partidos, la central empresarial, el episcopado y los gobiernos de EE.UU., España y Colombia. Resultó en una breve presidencia del gerente empresarial Carmona Estanga, de apenas 47 horas, El pueblo repuso a su presidente constitucional.

Lo que parece quedar en claro en esta intentona es que parte de la tropa que llegó a la base militar de La Carlota (exaeropuerto caraqueño), fue engañada. Un grupo de sargentos de la Guardia Nacional y funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se retiraron del distribuidor Altamira (en el este capitalino, fuerte de la oposición) al comprobar cuáles eran los objetivos reales, sobre todo cuando aparecieron Juan Guaidó y el prófugo Leopoldo López.

Visto en contexto, un político no da un paso de esa naturaleza sino tiene respaldo concreto, tanto interno como externo. Y en el caso de que fuera una acción desesperada de Voluntad Popular (un salto al vacío) prácticamente están obligando a la administración Trump y a los países que los respaldan a dar un paso adelante, a radicalizar sus posiciones, ya que aquellos representan sus cartas (y caras) públicas en contra del gobierno. Así que las próximas horas van a ser decisivas para el futuro inmediato de Venezuela...

La derrota política de los sifrinos

La oposición radical, liderada por ya no tan jóvenes de clase alta y clase media alta (sifrinos en el argot venezolano), estaba consciente que la marcha programada para el 1 de mayo iba a ser un fracaso y por eso lanzaron la penúltima carta, liberando a Leopoldo López, con arresto domiciliario, condenado a 14 años de prisión por la autoría intelectual de decenas de muertos durante el terror callejero de 2014, a punta de dólares.

Quizá la operación fue bien planificada, Pero le faltó un ingrediente fundamental: el apoyo popular.

Mientras, el gobierno de España, por su parte, rechazó el intento violento: “Debe quedar claro que España no respalda ningún golpe militar”. El nuevo asalto apareció con una fuerza mediática que no tiene su correlato en la capacidad militar ni popular.

¿Golpe de estado, golpe de estado fallido, golpe de estado abortado o golpe natimuerto? Natimuerto es el feto viable que no da señales de vida luego del parto, a diferencia-del nacido muerto o de la criatura abortada.

]]>
<![CDATA[Agricultura en América y su presencia en Europa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Agricultura-en-America-y--su-presencia--en-Europa--20190503-0084.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Agricultura-en-America-y--su-presencia--en-Europa--20190503-0084.html En América indígena, se conocieron plantas que luego fueron llevadas a Europa. Entre las cultivadas para la alimentación podemos referirnos al maíz o pan de Indias como base de la alimentación de casi toda la población prehispánica.

Los estudios confirman su presencia en Centroamérica 2500 años antes de Cristo. La papa, se extendía desde lo que es hoy Chile hasta Colombia. Se introdujo en Europa en 1578. El Antropólogo Español Juan Comas sostiene que Sir Francis Drake al visitar las costas de Chile y Perú la conoció. En Alemania llegó por Federico Guillermo en 1651. En 1777, Federico II el Grande decretó su distribución gratuita entre los campesinos. Vicenzo Dandolo la llevó a Italia en 1758. Este tubérculo americano lo llevó Antoine Parmentier  a finales del siglo XVII a Francia. Comas dice que  F. Drake y Walter Raleigh  la llevaron a Inglaterra e Irlanda. El fríjol llego al viejo continente en el siglo XVI. La yuca es originaria de la región tropical americana. El maní, es nativo  del territorio del actual Perú y Brasil. El cacao, de América central  y meridional, se introdujo en España en 1520. El ají o chile, condimento americano, en el siglo XVI fue llevado a Europa. El Magüey, es producto autóctono igual el aguacate, el zapote, la tuna, piña, papaya o lechosa, mamey, guayaba, chirimoya, chayota  y guanábana.

De las plantas estimulantes y medicinales destacan la quina o cascarilla que se utilizó como remedio para la fiebre posiblemente la introdujeron los jesuitas en Europa en 1635. La Coca, utilizada en el altiplano y la costa norte de América del Sur. Se usaba como yerba mágica, como ofrenda a los dioses y a los muertos. El tabaco propio de América. Yerba Mate, con fines medicinales, vainilla bebida aromática y estimulante, quenopodio contra parásitos intestinales e ipecacuana cultivo medicinal contra diarreas.

De las plantas industriales cabe mencionar el algodón conocido y cultivado en La India 3000 años A de C. En nuestro continente se conoce desde la época prehispánica. La población de la cuenca del lago de Maracaibo conoció y trabajó el algodón. Según las investigaciones llegó a Europa en 1740. También son nuestros el caucho o hule, el chicle, se extrae del árbol llamado chicozapote, añil para tinte y barbasco de la cual se extrae una cetona utilizada como insecticida.

]]>
<![CDATA[Las cosas por su nombre]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-cosas-por-su-nombre--20190503-0085.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-cosas-por-su-nombre--20190503-0085.html Lo que ocurre en Venezuela desde el 5 de enero de 2019, y posiblemente desde hace cerca de 17 años, es un proceso largo, tedioso y muy irregular, de retroceso y avance, de vuelta a la vida institucional de apego a las leyes y al Estado de Derecho.

En concreto. Lo sucedido este 30 de abril es la consecuencia de una serie de acontecimientos que han llevado al quiebre evidente de otra de las instituciones que formaban parte del Estado: los militares.

Esto nos lleva a entender que, independientemente de su éxito o fracaso, es indudable que la fuerza militar venezolana ya no será la misma. Se evidenció su fragmentación. Eso es evidente. De otra parte, mientras el régimen de Maduro se desmorona gradualmente, pierde poder de decisión y él se convierte en personaje incómodo para ser defendido por la izquierda internacional, el presidente Juan Guaidó se fortalece agrupando a su alrededor figuras y grupos de variados sectores. Además, la comunidad internacional va entendiendo que debe insistir con mayor presión político-diplomática y económico-financiera. Mientras la opción militar, apegada a los principios internacionales de corresponsabilidad, y contemplados en la Constitución nacional (Art.187 N.11), se hace cada vez más necesaria como apoyo a una población desarmada y de evidente agresión por grupos paramilitares y del terrorismo internacional y la evidente ocupación militar castro cubana, rusa e iraní.

Como se puede observar y por los documentos que las Ongs presentan periódicamente, las diarias y permanentes protestas ciudadanas, marchas, caminatas, plantones, suman más de 6 mil cada mes, desde hace cerca de 10 años. Sumado a ello los miles de muertos, heridos, desaparecidos, secuestrados, torturados y detenidos. Es incuestionable la participación de la población venezolana, que, en más del 87,04% pide un cambio inmediato del sistema de régimen totalitario de pandillas criminales imperante.

Esta participación mayoritaria de los ciudadanos venezolanos en la calle demuestra que no existen dos bandos enfrentados ni mucho menos un peligro de guerra civil en Venezuela. Lo que realmente sucede es el enfrentamiento entre una mayoría de ciudadanos que están ejerciendo su legítimo derecho a la defensa de sus vidas, contra un régimen de pandillas que viola diaria y constantemente los más elementales derechos humanos de sus ciudadanos.

Por lo tanto es necesario indicar que en Venezuela en estos momentos, no existe una crisis política que lleva a un enfrentamiento por razones ideológicas, de izquierdas y derechas. Esa discusión fue planteada y dejada a un lado hace más de 15 años. Tampoco es una crisis institucional por razones de gobernabilidad para implantar un sistema diferente al tradicional democrático occidental y observado en países europeos o latinoamericanos, incluso de orientación dictatorial.

Lo ocurrido en Venezuela es la desarticulación absoluta del Estado, la desaparición en la práctica de sus tradicionales instituciones y burocracia ejerciendo funciones, por individuos que responden a lineamientos de grupos de pandillas de organizaciones del crimen organizado internacional.

Eso implica generar nuevas estrategias de lucha que coloquen en el frente de defensa ciudadana la calle como escenario natural.

Ahora serán los hombres de entre 35 a 55 años quienes deben asumir el protagonismo y dar la cara por la defensa de la democracia y la libertad.

Sumar a los enfrentamientos otros modos de defensa legítima como derecho a la vida: grupos multitudinarios de ciudadanos quienes hombro a hombro se enfrenten a los esbirros del régimen y los invasores disfrazados de militares venezolanos.

]]>
<![CDATA[¿Convenía el éxito del “golpe” en Venezuela?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Convenia-el-exito-del-golpe-en-Venezuela--20190503-0086.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Convenia-el-exito-del-golpe-en-Venezuela--20190503-0086.html Mientras las redes sociales ardían en mañana del último día de abril,  Venezuela se encontraba en calma. Resalto en calma. Un  vídeo del diputado Guaido en las inmediaciones de la Base Aérea La Carlota, ubicada en la zona  rica de Caracas; acompañado del hoy prófugo de la justicia Leopoldo López y  no más treinta militares fue la causa del revuelo. Según Guaido  las Fuerzas Armadas Nacionales desconocían a Maduro, se ajustaban a su extraña interpretación del  Estado de Derecho y convocaba a las calles para lograr el "cese definitivo de la usurpación".

Los voceros de oposición se sumaron rápidamente a la convocatoria de  acciones de calle y en algunas ciudades se desarrollaron concentraciones, que eventualmente se tornaron violentas lo que ameritó la intervención de la fuerza pública.

Durante la jornada se escucharon las declaraciones de los actores del chavismo, así como de los representantes de los poderes públicos  y el alto mando militar denunciando un golpe de estado en desarrollo, anunciando acciones de la justicia y ratificando la defensa y el mantenimiento del hilo constitucional.

Las principales empresas de noticias globales colocaron en su franja principal el asunto Venezuela. Fundamentalmente se reflejo  la postura de la oposición al chavismo y  de sus aliados políticos bajo la subordinación de la política del gobierno de los Estados Unidos de América. Un número menor de fuentes de información  presento una alternativa a la tendencia.

No es el objeto de esta nota reproducir la lógica de presentar la tragedia  venezolana que vende más lecturas y exposición a publicidad. Me oriento a proponer algunos aspectos para comprender un poco más los hechos recientes en Venezuela  y los razonamientos que  los impulsan.

En primera instancia considero que calificar el evento de “intento de golpe de Estado” es sobredimensionar los hechos, lo que discursivamente le conviene a la dirigencia chavista. No es razonable que un escuálido  grupo, que por un lado ni siquiera entro a las instalaciones militares y que el mismo Maduro declara que fueron engañados; tenga la capacidad de influencia para lograr objetivos tan ambiciosos y que además sea trasmitido en vivo. Después de las lecciones del golpe de abril de 2002, una de las cosas que seguro implementaran quienes tienen intenciones serias es cortar cualquier tipo de comunicación en el país, para evitar que el chavismo se movilice.

Es patente que en Venezuela la credibilidad de Guaido en la oposición ha mermado, puesto que se exacerbaron las expectativas y a la fecha no hay cese de la usurpación, ni elecciones libre y menos gobierno de transición y en consecuencia su capacidad de movilización está condicionada al surgimiento de  eventos extraordinarios.

]]>
<![CDATA[“No podemos celebrar”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-podemos-celebrar--20190503-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-podemos-celebrar--20190503-0079.html Hoy 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa*, no es un día para celebrar en nuestras Américas. No podemos celebrar cuando los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda siguen presos en Nicaragua sin debido proceso. No podemos celebrar cuando los regímenes autoritarios de Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel, reprimen, censuran la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a la libertad de reunión y a manifestarse de forma pacífica.

Mucho menos podemos olvidar en este día, que en el último año, desde mayo de 2018, fueron asesinados 26 periodistas en México, Brasil, Colombia, Honduras y Estados Unidos, crímenes perpetrados por funcionarios corruptos, bandas del crimen organizado y delincuentes que han querido silenciar sus denuncias. Tampoco podemos tener tranquilidad cuando en países como México el sistema de protección y seguridad de periodistas ha fallado y es ineficiente. No podemos estar satisfechos cuando la mayoría de los crímenes contra periodistas permanece en la impunidad total.

Nos preocupa que en casi todos los países existen campañas de estigmatización, enarboladas por líderes democráticos que buscan restar credibilidad a la prensa para gobernar con mayores comodidades. Tal como viene ocurriendo en Brasil, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Estados Unidos.

No podemos tener sosiego cuando las libertades de prensa y de expresión están asediadas por discusiones violentas que se dan en las redes sociales, así como por la polarización, por la diseminación tendenciosa de información que busca torcer elecciones mediante noticias falsas diseminadas por batallones de bots y cibermilitantes, acciones que ya se han incorporado como mecanismos normales en procesos electorales.

No podemos celebrar cuando la censura oficial irrespeta el derecho de los venezolanos a acceder a información a través de cualquier medio y plataforma disponible y reprime las manifestaciones ciudadanas. Tampoco cuando sabemos que el régimen en Nicaragua ha allanado, clausurado y confiscado medios de comunicación y que por efecto del acoso oficial más de 60 periodistas buscaron refugio en otros países.

No podemos tener serenidad cuando aún existe la tendencia de perseguir a periodistas para que revelen sus fuentes como en Canadá; se promueven proyectos de ley que afectarían el ejercicio del periodismo en Chile, Colombia y Costa Rica; se aplica en forma discriminada el derecho al olvido en Argentina, Chile y Costa Rica; se asfixia económicamente a los medios como en Bolivia; se restringe el acceso del público a la información gubernamental en casi todos los países o se criminaliza la opinión como en Perú y en Venezuela.

Todo ello nos obliga a redoblar nuestro compromiso para seguir luchando, máxime este año, en el que cumplimos nuestro 75º aniversario como organización y estamos tan convencidos como siempre que la libertad de prensa es la mejor aliada de la democracia.

Queremos seguir contribuyendo en esta misión como lo hemos hecho en estos 75 años. Pronto diremos presente en Nicaragua, Brasil y México para interceder ante sus gobiernos y la sociedad civil a favor de los periodistas y la libertad de expresión.

Trabajaremos a favor de principios de libertad de prensa mediante un Índice de Chapultepec en alianza con la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela para evaluar cómo las decisiones legales y judiciales afectan el ejercicio de la libertad de prensa en cada país del continente.

Iniciaremos una campaña de educación sobre nuestra Declaración de Salta para orientar sobre los derechos y también las responsabilidades que tenemos en el ámbito o entorno digital los gobiernos, las plataformas digitales, los medios, los periodistas y los ciudadanos.

Durante la conmemoración de nuestro 75º aniversario en la próxima asamblea general de Miami a principios de octubre, renovaremos con gran entusiasmo nuestra convicción de defender por 75 años más la libertad de prensa, columna vertebral de la democracia.

]]>
<![CDATA[Alegría Pascual]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Alegria-Pascual--20190503-0080.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Alegria-Pascual--20190503-0080.html Los días de Pascua son días de alegría pues celebramos el triunfo de la vida sobre la muerte, del amor sobre el odio, de la paz sobre la violencia. Pero como plantea el teólogo  José Antonio Pagola, ¿se puede celebrar la Pascua cuando en gran parte del mundo y sobre todo en Venezuela  sigue el Viernes Santo, y se sigue crucificando inocentes mediante el hambre, la falta de luz, agua y medicinas? ¿No hay algo falso y cínico cuando en las iglesias entonamos cantos de gozo pascual?  ¿Será que tenemos que aplazar nuestra alegría  y reprimir nuestro gozo para no ofender el dolor de las víctimas, hasta que en  Venezuela todos  vivamos  con dignidad?

Ciertamente, la alegría pascual no tiene nada que ver con la satisfacción de los que celebran complacidos su propio bienestar  ajenos al dolor de los demás. No es una alegría que se vive  de espaldas al sufrimiento de las víctimas. La alegría pascual es otra cosa. Los seguidores de Jesús no estamos alegres porque en Venezuela ha desaparecido el hambre, el dolor, la represión.  Estamos alegres porque sabemos que Dios quiere la vida  y la felicidad de los que sufren.  Por eso, para nosotros la alegría pascual se convierte en compromiso tenaz por liberar a Venezuela del imperio de la muerte, pues estamos seguros que un día “enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá ya muerte, ni llanto, ni gritos, ni dolor” (Apocalipsis, 21,4). Un día, todo eso habrá pasado y Venezuela renacerá vigorosa  de sus cenizas. Nuestra  alegría  se alimenta de esta esperanza. Por eso, no olvidamos a los que sufren. Al contrario nos dejamos conmover  por su dolor. Saber que Dios hará justicia  a los crucificados no nos vuelve insensibles. Nos anima a luchar   contra todo tipo de opresión e injusticia. Permanecer inactivos  ante tanto  sufrimiento  equivaldría a negar el espíritu de Pascua. Por ello,   en estos tiempos tan difíciles, la alegría pascual  que surge  de la paz del corazón y de la seguridad de que uno está cumpliendo  con su deber de cristiano y de ciudadano, es subversiva. Porque los que gobiernan  nos quieren tristes,  derrotados, sin espíritu de lucha  para reclamar la vida digna   a la que todos tenemos derecho. Yo, por lo menos, me esfuerzo todos los días para que no me derroten.   Más bien, estoy convencido de que la actitud alegre y entusiasta  es una especie de victoria,  pues a los que nos quieren sometidos y vencidos,  a los que siguen llenando de cruces al país,  les resulta insufrible ver personas que no se rinden y siguen trabajando con pasión y entrega por sacar a Venezuela del abismo en que la han arrojado.

Muy consciente de que sobrevivir, o incluso alimentarse,   cada día está resultando una tarea heroica a la que la mayoría dedica todas sus fuerzas y energías, yo cada mañana  doy gracias a Dios por la vida y por las oportunidades que me brinda el nuevo día para crecer hacia adentro, para servir y trabajar por Venezuela y me repito con verdadera convicción: “Hoy no voy a permitir que los amargados me amarguen; que los temerosos  me contagien su miedo;  que los violentos me quiten la paz;  que los derrotados me hagan claudicar. Hoy, yo voy a tratar de vivir como un regalo para los demás. Voy a testimoniar con mi vida la verdadera alegría pascual”. 

]]>
<![CDATA[¡Venezuela vale esta lucha!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-vale-esta-lucha-20190503-0081.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-vale-esta-lucha-20190503-0081.html La lucha que libramos por la liberación de Venezuela no tiene regreso. Este pueblo ha tomado la férrea decisión de salir de la dictadura de Maduro y no va a ceder hasta lograr su cometido. Los acontecimientos van desarrollándose ante la mirada activa de sectores internos e internacionales. Este martes Guaidó se pronunció frente a la Base Aérea de La Carlota. Según relata Julio Borges, es el séptimo pronunciamiento militar que se produce durante el último año. La información que tengo es que los hechos se precipitaron y por eso hubo que actuar. La dictadura se debilita.

Nuevamente se exterioriza el descontento y la fractura dentro de la Fuerza Armada. Las contradicciones internas van a ser un factor importante en la solución de la tragedia que vivimos los venezolanos. Quienes han servido de soporte de esta dictadura saben que no existe forma alguna de que Maduro pueda sostenerse en el poder que usurpa. Saben que el daño que le han hecho al país tiene dimensiones inconmensurables. Saben que pensando en Venezuela y, antes, en ellos mismos, tienen que facilitar la transición.

Mientras la presión se incrementa y el pueblo resiste en la calle, Maduro reacciona con represión. Represión que trae muertos, heridos, presos, perseguidos. Muchos factores militares no lo acompañan en su actitud de agresión a ciudadanos indefensos que ejercen su legítimo derecho a la protesta y a la búsqueda de un cambio democrático. Por esa razón, el dictador se rodea de los paramilitares mal llamados colectivos para agredir a la gente y generar el miedo que inmoviliza. Pero con ese pueblo que veo a diario en la calle, no va a poder.

En el caso de nuestro estado, además de los paramilitares que actúan bajo las órdenes del delincuente usurpador del Zulia y de su siempre fracasado secretario de gobierno, tenemos grupos adscritos a organismos policiales que actúan de manera sangrienta en contra de la ciudadanía. No son oficiales ni agentes policiales. Son delincuentes disfrazados de policías que salen a la calle con armas y en vehículos del estado a amedrentar a todos y generar ese desasosiego. Vamos a identificar y a denunciar a cada uno de los delincuentes que con cargo o sin cargo, con uniforme o sin él, ordenan ataques como los que hemos visto y sufrido en los últimos días.

Veo en el pueblo zuliano y venezolano reciedumbre, actitud de resistencia, fuerza, convicción. El pueblo está decidido a salir de esto. Nadie quiere vivir cómo vivimos. Así que estamos dispuestos a todo. Pero tenemos la responsabilidad de ser cautos, de saber cuando, en la calle, damos un paso al frente y cuando debemos retroceder. No podemos ser carne de cañón para que nos maten, nos hieran o nos pongan presos sin derecho a defendernos. Así que estamos tomando las previsiones para ejercer nuestro legítimo derecho a la defensa.

El momento es duro. Esta semana quedó corroborada la injerencia, civil y militar,  cubana y rusa.  Los venezolanos vamos a demostrar que estamos a la altura de la circunstancia que nos ha tocado vivir. Lleno de realismo político, puedo decir con propiedad que tenemos razones múltiples para ser optimistas. Entramos en una espiral indetenible que va a sacar a Maduro del poder y nos va a devolver la democracia.

La presión de calle se incrementará. Cada vez más organizados y movilizados. Los recursos de huelga general y de presencia en Miraflores siguen sobre la mesa. Toda la presión popular servirá para que se produzcan pronunciamientos definitivos en el mundo militar. También sigue en la mesa la posibilidad de actuación internacional que nos acompañe en la restitución de la democracia. Así que sigamos adelante.

]]>
<![CDATA[Trabajo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Trabajo-20190503-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Trabajo-20190503-0082.html Expresión de dignidad humana y factor clave para el progreso de los pueblos es el trabajo. Sus protagonistas, quienes lo hacen cada día desde antes del amanecer hasta la noche, son los hombres y las mujeres que trabajan. Los trabajadores y trabajadoras.

El 1º de mayo es su Día, en memoria de los “Mártires de Chicago” hace ya más de ciento treinta años. En Venezuela se les dedicó esa fecha desde la década de los cuarenta del siglo pasado con Medina, aunque la conmemoración se haya ido vaciando de significado, paradójicamente, cuando la propaganda oficial, junto a la represión, las únicas áreas gubernamentales que funcionan, machaca que tenemos un “Presidente Obrero”.

Ya ni que sea feriado y remunerado, como dispuso el Presidente Betancourt, vale gran cosa. Ahora los feriados se usan como consecuencia de errores y omisiones del poder que la omnipresente propaganda atribuye a conjuras extranjeras para eludir su responsabilidad.

Y la remuneración, aún cuando el salario mínimo se incremente por enésima vez, sirve de poco con una inflación anualizada de 1.623.656 % según calcula la Asamblea Nacional y estimaciones del Fondo Monetario Internacional de 10.000.000% para 2019.

Cifras tan astronómicas que escaparían a nuestra comprensión si no la estuviéramos viviendo. Saque la cuenta, el segundo país con mayor inflación en el mundo, después del nuestro, es Zimbabue, con 66.8%, es decir casi veinticinco mil veces menos. La tercera economía más inflacionaria del mundo, segunda de América Latina, la Argentina, casi trescientas mil veces menos. Lo peor es que esto ocurre cuando la economía venezolana, su producción de bienes y servicios y su generación de empleo, se reduce. La contracción calculada por el FMI es de 25%. Caeremos una cuarta parte con relación al año pasado. La directora general del organismo dijo que recuperar a Venezuela será un “trabajo monumental”.

Ese trabajador y esa trabajadora cuya remuneración como dice la ranchera de la vida en Jalisco, “no vale nada”, tras lidiar con el agua y la luz, deben esperar horas de incertidumbre por el transporte para ir y volver de su trabajo, pasan las de Caín para conseguir efectivo y no se atreven a sacar el celular por temor a que se lo roben.

¿Cómo no pensar que en nuestro medio se desprecia el valor del trabajo? ¿Cómo no sentir que es una cruel ironía celebrar el Día del Trabajador en la Venezuela de 2019? Trabajemos todos para que el próximo, haya empezado a recuperar su valor.

]]>
<![CDATA[Sin OEA, más democracia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-OEA-mas-democracia--20190503-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sin-OEA-mas-democracia--20190503-0074.html “La OEA es lo viejo, un espacio que fue manipulado, dominado por Estados Unidos (…) mellado por lo viejo, mientras que la CELAC nace con un espíritu nuevo, como un arma de integración política, económica y social”. Hugo Chávez.

En 1948, durante la IX Conferencia Internacional de Estados Americanos, reunida en Bogotá, se fundó la Organización de Estados Americanos (OEA), en el contexto del inicio de la Guerra Fría.

Se fundó en Bogotá, mientras la oligarquía colombiana masacraba al pueblo que había protagonizado la rebelión conocida como El Bogotazo, tras el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán. Nació salpicada de la sangre del pueblo y en su nombre se ahogado en sangre y miseria a los pueblos de nuestra América durante 71 años.

Con la OEA se institucionalizó el tutelaje imperial norteamericano sobre las Repúblicas Latinoamericanas y Caribeñas. Han transcurridos 71 años de ignominia de esa organización contra los pueblos de nuestra América.

La OEA muy diligente para criminalizar a los pueblos y a los gobiernos democráticos populares, pero ciega, sorda y muda, con contadas excepciones, frente a las atroces dictaduras de las oligarquías, y las no menos atroces prácticas represivas de las democracias elitistas. Diligente para validar, por acción u omisión, las invasiones de los distintos gobiernos de los Estados Unidos contra Guatemala, República Dominicana, Cuba, Grenada, Panamá y Haití.

Venezuela perteneció a esta organización desde su fundación hasta este 27 de abril de 2019, fecha en la que se concretó su retiro oficial. El pueblo Venezolano nunca contó con esa organización para la defensa de nuestros derechos humanos. Denuncias sobre políticas sistemáticas de torturas, desapariciones forzadas y masacres tanto en las dictaduras militares como en la democracia de elites del Pacto de Punto Fijo, nunca fueron atendidas oportunamente.

En el caso venezolano solo fue diligente una vez, su funcionariado reconoció de inmediato la dictadura de Pedro Carmona Estanga en Abril de 2002, tras el breve derrocamiento del Presidente Hugo Chávez, restituido en la Presidencia constitucional por el pueblo, sin la OEA, en menos de 48 horas.

Como pueblo nunca contamos con esa organización, ni siquiera aquellos días de febrero y marzo de 1989 cuando el gobierno de Carlos Andrés Pérez ordenó la mayor masacre, cometida por parte del Estado, de la historia de nuestro país. Una de las mayores de nuestro continente.

La salida formal de los tratados y convenios que nos mantenían como miembro de la referida organización, nos hace hoy un país más independiente pero a la vez obliga al Estado a garantizar de manera rigurosa todos los derechos democráticos que posee el pueblo venezolano.

 

Hoy tenemos la oportunidad de demostrar que sin el tutelaje imperial es que, realmente, los pueblos pueden construir una auténtica democracia, participativa, protagónica.

Hoy más que nunca el Estado Democrático, Social, de Derecho y de Justicia, consagrado en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, tiene que ser una realidad expresada en el pleno ejercicio de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de todo el pueblo venezolano.

Hoy más que nunca el pueblo debe vigorizar nuestra democracia protagónica, participando; organizándose de manera plural, ejerciendo la crítica, la interpelación, la movilización pacífica para defender la Patria, pero también para denunciar errores y demandar rectificaciones.

Compatriotas, al salirnos de la OEA, hemos expandido nuestra Independencia Política, nos toca ahora ejercer con mayor profundidad nuestra democracia protagónica, nuestro modelo de inclusión social y nuestra soberanía económica.

Llegará un tiempo nuevo para la integración Latinoamericana y Caribeña. Será el tiempo en que todos nuestros pueblos gobiernen y tengan derecho a todos los derechos. Solo en ese tiempo construiremos un auténtico sistema interamericano de democracia de los pueblos, de garantía de los derechos humanos para todos y todas.

Será un tiempo sin imperios, sin oligarquías, será el tiempo de los pueblos sabios y libres de nuestra América Latina y Caribeña. Así será.

]]>
<![CDATA[“Las Pulgas” ¡otra vez!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-Pulgas--otra-vez--20190503-0076.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-Pulgas--otra-vez--20190503-0076.html Me lo contaron y lo creí, pero necesitaba verlo por  mis propios ojos y fui al centro de la ciudad esta semana santa. Allí estaba de nuevo ese aparente caos hecho mercado, allí estaba incólume el Mercado de “Las Pulgas”, ahora recargado.  Me aproxime por el acceso que da hacia “Las Playitas” y conté con una panorámica de compradores y vendedores que se perdía de vista, ahora en mesitas y con algunas sombrillas.

Durante el recorrido se presenta cualquier producto de la dieta básica del venezolano o venezolana, a disposición siempre y cuando tengas efectivo, dólares o pesos. No hay oportunidad para el regateo, todos los precios están cartelizados; da igual si compras uno o diez. Sigue siendo este mercado popular el marcador de referencia precios para el resto de la ciudad y la referencia de la circulación de la moneda.  El sol ahora es inclemente con los transeúntes, que caminan como en otros tiempos en los mismos charcos de  agua inmunda. Solo quedan escombros mal puestos de la intervención, que ahora sirven de asiento para los que salen cada día a buscarse la vida.

No se observan grandes avances en el reordenamiento de este espacio, apenas las vías adyacentes medianamente despejadas;  ni de la adecuación del casco central  para que los habitantes de la ciudad podamos disfrutar de un espacio digno y mucho menos se erradicaron los actos ilícitos.

El problema cultural de “Las Pulgas”  persiste, así como las consecuencias económicas, sociales y políticas para la ciudad de Maracaibo. Sigue reproduciéndose la perversa idea: es lícita y socialmente permitida la creación de ingresos súbitos sobre la base de la especulación.

Llega uno a creer que los niveles de organización y connivencia son tales que siguen siendo intocables los actores deliberadamente no visibilizados, entre los cuales  se encuentran comerciantes formales, miembros activos de las fuerzas armadas nacionales y de las policías (estadales y municipales), grupos armados irregulares extranjeros,  algunos miembros de las castas wayuu y hasta figuras de la política regional y local.

En Mercado Las Pulgas el rostro  público y estigmatizado sigue siendo el de el indígena o el alijuna (todo aquel que no forma parte de los wayuu) que actuá como operador del día a día y que recibe una fracción suficiente para asegurar su sobrevivencia y volver a comenzar cada jornada desde cero.

La ausencia del Estado en sus  tres niveles de gobierno (nacional, regional y local) es patente, apenas unos policías que cobran los acostumbrados peajes por lo que ingresa al mercado y otras menudencias.

A la fecha es necesario que al menos las autoridades locales y regionales presenten a la ciudadanía marabina un balance de su gestión en este tema y una explicación de la situación actual del centro de la ciudad.  Y como ciudadanos debemos exigir que se rompa el silencio, se abra el debate y el dialogo  para avanzar, sino estaremos condenados a un ciclo fatal, donde se simula que se cambia algo, para que todo continúe igual o peor.

]]>
<![CDATA[VOX: La ultraderecha llega al parlamento español]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/VOX-La-ultraderecha-llega-al-parlamento-espanol--20190503-0077.html http://www.panorama.com.ve//opinion/VOX-La-ultraderecha-llega-al-parlamento-espanol--20190503-0077.html Un fenómeno nuevo en las elecciones españolas del 28 de abril es que por primera vez después del franquismo aparece un partido de extrema derecha con fuerte presencia a nivel nacional. Este es Vox quien ha superado el 10% de los votos obteniendo 2,677,000 sufragios y 24 de los 350 diputados.

La irrupción de Vox ha erosionado al Partido Popular, el cual ha sacado el peor resultado de toda su historia haciendo que pierda la mitad de sus votos y diputados.

Vox surgió como una reacción de los sectores más de derecha ante el PP. Su ideología es socialmente conservadora pues se oponen al aborto y a derechos homosexuales. También quieren mantener las corridas de todos y las peleas de gallos. Llaman a conculcar todas las autonomías y postulan un gran nacionalismo católico y españolista. Son muy hostiles a la inmigración y al Islam, por lo que no es casual que una de sus plazas fuertes sean Andalucía y las ciudades españolas empotradas en Marruecos.

Se diferencian de la extrema derecha británica en que no hacen campaña para salirse de la Unión Europea y de la francesa y escandinava en que su programa económico es neoliberal y opuesto a estatizaciones.

Vox reivindica a Franco, pero no es una formación de corte fascista, como las que vemos hoy en Alemania o Ucrania, pues carece de bandas paramilitares y de una ideología totalitaria. Sin embargo, el tiempo puede hacerla evolucionar en esa dirección o, al menos, generar en su interior sectores que apunten hacia el fascismo.

El PP en estos comicios apenas ha obtenido 4, 356,000 votos, un desastre si se tiene en cuenta que 8 años atrás rozó los 11 millones de votos. Esto implica que el partido de la derecha tradicional ha perdido 2/3 de sus votantes, algunos de los cuales han emigrado hacia una formación aún más conservadora.

La emergencia de Vox y el crecimiento del centroderechista Ciudadanos es algo que va a ir minando al PP, el cual difícilmente se recupere de esta seria derrota, algo que bien podría sacar provecho Sánchez para mantener alejada a la derecha del poder por un tiempo considerable, tal como lo hizo el laborismo británico en 1997 tras el desplome del conservadurismo.

Por su parte el PP no ha querido condenar a Vox al ostracismo, como si lo ha hecho la derecha francesa ante el lepenismo o la británica ante el UKIP. Al aceptar cogobernar con Vox en Andalucía el PP le ha dado el manto de ser una fuerza decente, lo cual, a su vez, la da incentivos para crecer.

]]>
<![CDATA[Los rusos en perspectiva]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-rusos-en-perspectiva--20190503-0078.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-rusos-en-perspectiva--20190503-0078.html Como era de esperar en una sociedad donde a causa de la polarización, que todo lo estupidiza, el buen análisis brilla por ausencia hasta en materia petrolera.

Y el tema de los rusos no se escapa de esta realidad.

Para el gobierno los rusos son una bendición que nos protege de Donald Trump y su pandilla. Para la oposición escuálida se trata de una grosera intervención.

Los primeros olvidan la realidad del mercado petrolero y del futuro reparto del mundo que en estos momentos se disputan las grandes del planeta.

Los adoradores del diputado Guaidó, usurpador también toda vez que pretende, violando todo lo escrito por los filósofos que acabando con las monarquías cimentaron las democracias y el republicanismo… ser al mismo tiempo jefe del ejecutivo y del legislativo, faltándole solo autonombrarse cabeza del TSJ… olvidan que ellos cimentaron la intervención rusa al pedir que ejércitos extranjeros, con el de los Estados Unidos a la cabeza… vengan a matar soldados venezolanos… para resolverle los problemas políticos a esta oposición mediocre y poco patriota.

La realidad del mercado petrolero no es para nada alentadora para nosotros. Entre los Estados Unidos, el Reino Saudita y Rusia… barril más o barril menos, producen la tercera parte de las necesidades de petróleo del mundo.

Esta realidad lleva a que las naciones pobres – entre las cuales nos contamos- no tendrán a corto plazo salida energética limpia y por varias décadas estos países tendrán que usar petróleo, carbón y leña porque la energía renovable es costosa.

Es decir que quien controle el mercado petrolero podrá controlar a estos pequeños países en el ajedrez mundial.

¿Se han dado cuenta nuestros analistas petroleros que a diario repiten cual salmodia sus paparruchas, que a ninguno de estos países, en realidad a los Estados Unidos y Rusia que son los que cuentan… no les conviene que Venezuela produzca tres millones de barriles al día… como tampoco les conviene a tales caballeros que Irán, Irak, Siria y Libia –mosca con México- vuelvan a ser grandes productores de crudo?

Esto replantea nuestro trato con Rusia y sus obligados socios estadounidenses… aunque los polarizados no se den cuenta.

]]>
<![CDATA[Este 1º de mayo no hay nada que celebrar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Este-1-de-mayo-no-hay-nada-que-celebrar-20190428-0009.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Este-1-de-mayo-no-hay-nada-que-celebrar-20190428-0009.html  

La acción del gobierno de Maduro ha sido marcadamente contraria a los intereses de la clase trabajadora. Ha sido una administración que ha desmantelado los avances obtenidos por dicha clase en décadas de lucha sindical y que ha echado por tierra la reivindicación de los obreros como clase social activa en las profundas transformaciones vividas por el país durante el período Bolivariano.

 

Los trabajadores han estado llamados a colocarse a la vanguardia de cualquier proceso revolucionario, en particular cuando se trata de construir el socialismo. Son ellos los que pueden prefigurar en el trabajo, el nuevo tipo de relaciones de la sociedad futura, aquella que superará las relaciones económicas y espirituales de las sociedades sustentadas sobre la explotación del hombre, la apropiación del trabajo y el egoísmo. Es sin duda, un estamento social fundamental en el desarrollo de un país cuyo bienestar se sustente en el trabajo, en el esfuerzo colectivo.

 

Este gobierno ha golpeado los intereses de los trabajadores de tal manera que hemos retrocedido a situaciones previas a la IV República, donde se han esfumado, así, como si nada, las Contrataciones Colectivas, el salario, las prestaciones sociales, los beneficios y protección social; además la libertad sindical y el derecho a huelga, favoreciendo la explotación brutal del trabajador y retrogradando al país a relaciones de producción atrasadas, salvajes y profundamente injustas.

 

Las relaciones de trabajo en Venezuela han sido llevadas a un punto que serían la envidia de cualquier gobierno autoritario, neoliberal, muy parecidas a las relaciones de trabajo impuestas por las dictaduras del cono sur durante los años 70.

 

Otro elemento característico de la situación actual, es que, en este modelo retrogrado que se ha impuesto al país, se ha destruido el trabajo como factor de creación de riqueza para la sociedad. Ya no hay trabajo alguno, no hay producción de nada, ni de petróleo, ni alimentos, ni manufactura de insumos básicos, ni industrial.

 

El gobierno se ha dedicado a entregar los recursos naturales, especialmente el petróleo, el gas, el oro y cuánto mineral puedan llevarse de nuestro territorio, todo lo que se pueda transar, entregar, con una explotación salvaje, una mínima inversión. Es el saqueo total. No hay procesos productivos, por ende no hay generación de riqueza, hay una pobreza que nos asola.

Esta afirmación se constata en la dramática caída del Producto Interno Bruto -PIB-, del país durante este periodo de desastre. Desde el año 2014 se ha venido acumulando una caída del PIB del 63%. Esta estadística devastadora, indica que no hay trabajo, nadie está produciendo.

 

La contribución de la actividad petrolera al PIB ha sido históricamente del 12%, quiere decir que, sacando el efecto de la destrucción de la industria petrolera como un factor que influye en esta caída, el resto de la actividad productiva del país, el 88% restante: la construcción, manufactura, agricultura, agroindustria, industrias básicas, metalúrgica, químicas, etc. se vinieron abajo, se desplomó nuestra actividad productiva.

 

Por otra parte, las últimas estimaciones económicas del país indican un desempleo de más del 35%, una pobreza del 81% de la población, un salario mínimo mensual de 1,7 dólares, una emigración de 3.7 millones de venezolanos.

 

Datos recientemente conocidos precisan que una familia venezolana promedio de cinco miembros necesita más de 600 dólares mensuales para subsistir, y, en consecuencia, se prevé una caída histórica del consumo en niveles superiores a 70%. Son cifras de hambre.

 

Tenemos un país empobrecido, desmantelado, paralizado. Este es el país de maduro, del no-trabajo, que se sostiene con base en el saqueo de los recursos naturales y con las remesas que ahora envían los venezolanos desde el exterior.

 

El modelo madurista ha hecho “caída y mesa limpia” con los derechos de los

 

trabajadores, sus conquistas. Veamos cómo se desarrolla esta política:

 

-    El 17 de agosto de 2018, en su anuncio del paquetazo económico, maduro utilizó el artificio de quitarle 5 ceros al bolívar fuerte para crear el llamado “bolívar soberano” y anclarlo al “petro-espectro”. Inmediatamente reconoció el valor del tan criticado dólar paralelo de “Dólar Today” y a partir de allí se estableció un nuevo sistema cambiario, utilizando la tasa Dicom. Todas estas maromas, enrevesadas a propósito para confundir al ciudadano, se materializaron en una mega devaluación de la moneda y un reconocimiento de su estruendoso fracaso en la conducción de la economía y del gobierno. Los muchachos de “15 y último” han estudiado el comportamiento del nuevo signo monetario y la increíble carrera devaluacionista del gobierno, donde la variación del tipo de cambio desde el 20 de agosto de 2018 al 22 de abril de 2019 ha sido de 8.566%, una carrera en la que solo han perdido los trabajadores.

 

-   Ese día, en medio de acusaciones de que el gobierno de Chávez estaba plagado de “falsos positivos del socialismo”, entre excusas y las incoherencias discursivas de siempre, maduro borró, así de un plumazo, todos los beneficios y el ahorro de los trabajadores. Es decir, el sueldo, utilidades, caja de ahorro y prestaciones se desvanecieron, devorados sin remedio por la hiperinflación y la devaluación, se perdió el producto de años de trabajo. Maduro esfumó los beneficios de los trabajadores. ¿A quién favoreció esta medida? Solo a los empresarios, empleadores y transnacionales que operan en el país, que vieron como en un solo anuncio presidencial, redujeron en casi su totalidad los compromisos económicos que por ley tenían con sus trabajadores. Me comentaba un compañero trabajador en una conversación que teníamos con un grupo de obreros, que cuando el presidente Caldera borró la retroactividad de las prestaciones sociales, al menos hubo una “comisión tripartita”, donde los trabajadores pudieron decir algo respecto a esta medida, pero ahora, me decía el compañero, “a nadie se le consultó nada, nadie discutió, ni se evaluaron las consecuencias, ni el efecto devastador para el ahorro y la seguridad social de la clase trabajadora”. Nada, ese es el tipo de “discusión nacional” que es práctica del gobierno, como dice el psuv es “lo que maduro diga”.

 

- Ese 17 de agosto, maduro reconoció que había estado imprimiendo dinero inorgánico, “porque así es la vida”, y juró que no lo haría más, prometiendo disciplina fiscal, con una meta de “déficit cero”, acompañada con un incremento del IVA, el impuesto regresivo por excelencia, llevándolo del 12,5% a 16% uno de los más altos de América Latina. Pocos días antes de su alocución, maduro ya había había firmado el Decreto N° 3.569 exonerando a PDVSA y a las transnacionales del pago de impuestos petroleros. En nuestro artículo “El paquetazo del fracaso”, nos preguntamos ¿cómo haría el gobierno para alcanzar esta meta neoliberal, si no había producción de petróleo y además exoneraba de impuestos al sector? La respuesta vino a las pocas semanas: se inició una abierta ofensiva anti obrera en la administración pública y las empresas del Estado. De repente, así a lo bravo, a pesar de que nuestra Constitución garantiza la progresividad de los derechos laborales, se desconocieron las convenciones colectivas de los trabajadores públicos, se impuso una sola tabla; se borraron beneficios conquistados durante años de lucha sindical; se desconocieron los incentivos a la formación, preparación, el conocimiento ¿para qué estimular la formación, preparación, el esfuerzo, si este es un gobierno de mediocres? El gobierno ha asumido para sí la consigna franquista de “muera la inteligencia”, como lo describe muy bien el Toby Valderrama en su artículo del mismo nombre, donde se refiere al maltrato a las universidades del país, donde un profesor titular tiene una jubilación de 8 dólares.

 

- Para imponer esta política anti obrera en las empresas del Estado, en la Administración Pública, maduro ha utilizado a los militares, sobre todo al componente de la Guardia Nacional. Éstos creen que están en un cuartel, en un territorio donde los trabajadores son enemigos, sospechosos, indeseados: se les maltrata, atropella, se les escamotean sus derechos, se les humilla o sencillamente se les bota, sin el más mínimo respeto por la Ley del Trabajo, ni mucho menos por la dignidad de los trabajadores. Estos señores generales se rodean de incondicionales, aduladores y sumisos de todo tipo. Utilizan grupos proto-fascistas que vigilan, acosan, persiguen y reprimen cualquier reclamo legítimo de los trabajadores. Utilizan a los muchachos de “chamba juvenil” para sustituir trabajadores calificados, para dividirlos.

 

- También está el recurso, más preciso, dirigido contra los líderes obreros, de levantar falsas acusaciones, expedientes de corrupción, conspiración; o, sencillamente, llevárselos presos. Ahora las cárceles están repletas de trabajadores de todos los sectores: petroleros, eléctricos, del Metro, de las empresas básicas, y de las empresas privadas ¿Dónde están los trabajadores presos-secuestrados por el gobierno? ¿Por qué se los llevan a instalaciones militares? Por otra parte, ahora los “pranes” son utilizados para amedrentar trabajadores o líderes obreros, en estados como Aragua y Carabobo, las pocas Contrataciones Colectivas que hay, se discuten y deciden en Tocorón. Nadie actúa, no hay gobierno.

 

- Los generales o ministros de turno, para contener a los trabajadores, utilizan de aliados a los sindicalistas corruptos del madurismo. Allí están acordando de espaldas a los trabajadores pírricos beneficios, haciéndose los locos ante las violaciones a la ley, mientras les piden sacrificios y paciencia a los trabajadores porque “aquí no habrá elecciones sindicales, ni Convención Colectiva”.

 

- Ante cualquier protesta o disconformidad de los trabajadores, la respuesta de los administradores, jefes de despacho, o los mismos ministros es: “si no te gusta te vas”, o “no te doy caja Clap”, “te suspendo el sueldo” o “vas preso”. En el Ministerio del Petróleo arremetieron contra las maestras del preescolar La Alquitrana; a las enfermeras del Ministerio de Salud las reprimieron, sin importarles la noble función que cumplen para los niños o los enfermos.

 

-    Cuando el amedrentamiento y el “control interno” no es suficiente, entonces, actúa el Sebin, Dgcim, hasta el Faes. Todo el aparato policial y de inteligencia del Estado está a disposición de la represión de los trabajadores.

 

- Este gobierno acabó con el derecho a huelga. No se permite. Los obreros que protestan se arriesgan a lo que sea: prisión, represión, despidos, violencia física.

 

- El Ministerio del Trabajo, es una entelequia, así como la Fiscalía. Se hacen oídos sordos, ciegos, mudos, ante las permanentes violaciones de los derechos de los trabajadores. Es que el ministro que está allí, está para hacer “lo que maduro diga”, no lo que mande la ley.

 

Todo esto es ilegal, contrario a la Ley Orgánica del Trabajo que el comandante Chávez firmó, como su último acto de reivindicación de los trabajadores. Es contrario a nuestra Constitución y viola los tratados internacionales suscritos por Venezuela ante la Organización Internacional del Trabajo.

 

Este gobierno anti-obrero, con su presidente anti-obrero, al desmantelar el sistema de beneficios y protección social de los trabajadores, prepara el terreno para seguir entregando el país al capital transnacional. Está creando las bases y condiciones para su modelo capitalista-autoritario de derecha. Le ha escamoteado, ha transferido al sector empresarial las prestaciones, el ahorro, el trabajo de la clase obrera. Ha pretendido alcanzar su meta neoliberal de “déficit cero” a costa de los trabajadores de las empresas del Estado. Ha dividido a los trabajadores, los ha desmovilizado, de toda la Administración Pública, sin importarle el Estatuto y Ley especial que la rige. Ha destruido las capacidades productivas, el trabajo, ya éste no es un valor en la sociedad, ni el conocimiento, ni el estudio.

 

Tal vez el daño más grande a todo el país, ha sido quitarle a la clase obrera su ímpetu transformador, su protagonismo en el hecho económico, político y social. Se suponía que la clase obrera sería el germen del nuevo tipo de relaciones en la sociedad. La otrora clase obrera Bolivariana, rebelde, solidaria, altruista, la que derrotó el sabotaje petrolero, la que confrontó la violencia política, la que adquirió conciencia del deber social, del interés colectivo, patrio, no existe más. Hoy sale del país, abandona sus puestos de trabajo, sus fábricas desmanteladas, se mantiene en silencio, con miedo, dividido.

 

Compañer@s trabajadores, este primero de mayo no hay nada que celebrar. Este primero de mayo debe ser una jornada de combate, retomar su rol histórico: la clase obrera será la partera de la historia, la vanguardia de la revolución bolivariana.

 

Yo los conozco, los he visto, me he maravillado de su esfuerzo, su trabajo, a veces en condiciones tan duras, pero siempre afectuosos, solidarios, llanos, humildes, con una claridad política envidiable, un instinto de clase que está allí, siempre bolivarianos, chavistas: desde los muchachos en las lanchas del lago de Maracaibo, en las plataformas, en las gabarras, pasando por los trabajadores del Coloso de Paraguaná, del Palito, la Refinería de Puerto La Cruz, el Batallón Faja, la Plataforma 4 de febrero, hasta los taladros de la sabana que solían llegar a las entrañas de la patria para construir un nueva con el petróleo que brotaba de ellas; los trabajadores del acero, del aluminio, hoy con sus hornos y celdas apagadas, a todos los trabajadores, los de PDVSA, Corpoelec, el Metro, la UCV, las plantas de tubos, el Ministerio de Petróleo, Cancillería, la CVG, SIDOR, Ferrominera, de las cementeras; todos trabajadores de la patria, hombres y mujeres que se han echado al hombro a un país entero.

 

No es tiempo de celebrar, tampoco de lamentaciones, levanten la mirada, vean al futuro, atiendan al llamado de sus conciencias, solo la unidad y lucha de la clase obrera volverá a poner los intereses de la patria por sobre la miseria y el desastre. No podemos apoyar las políticas anti obreras y entreguistas de este gobierno, pero tampoco nos sumaremos al coro de los que quieren horadar el suelo patrio y aplastar a los humildes. Serán ustedes, los que tengan que mostrar el camino, volver a Chávez, al socialismo, ser leales a sus propios intereses de clase que al final son los de todo el pueblo, vencer el miedo, dejar la tristeza atrás y prepararse para la lucha por un futuro luminoso para todo el pueblo, una sociedad solidaria, donde el trabajo liberador del hombre sea el pilar de la Patria ¡Venceremos!

 

 

 

]]>
<![CDATA[Las premisas de la nación venezolana]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-premisas-de-la-nacion-venezolana-20190422-0068.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-premisas-de-la-nacion-venezolana-20190422-0068.html En orden a los principios que perfilan a Venezuela como nación y no los anulan las circunstancias de la usurpación que hoy sufre, es de recordar que el Acta del Ayuntamiento de Caracas que proclama su emancipación, el 19 de abril de 1810, hacer constar que quienes la suscriben, en primer término, el renunciante Capital General Vicente de Emparan, reivindican los “derechos de la soberanía… conforme a los mismos principios de la sabia constitución primitiva de la España...”. 

Inhábil y comprometida como se encuentra la Junta Suprema de Gobierno que deja instalada en Madrid el rey Fernando, en 1808, una vez como viaja a Bayona el 10 de abril, luego del levantamiento del 2 de mayo contra los invasores franceses las provincias españolas se abrogan, cada una de ellas, el ejercicio de la soberanía en atención al vacío de poder creado. Establecen juntas locales, un “conglomerado de ciudades-estado y provincias autónomas gobernadas por juntas de notables”.

Aun admitiéndose que no hay homogeneidad entre tales Juntas soberanas, destacan dos justificaciones de interés común para la valoración del camino que recorre la Junta de Caracas. Los murcianos, en proclama de 20 de junio de 1808, se preguntan por las abdicaciones de los monarcas y concluyen: ¿Las abdicaciones han sido voluntarias? Y aun cuando lo fueran, ¿los Reinos son acaso fincas libres, que se dispone de ellos sin la voluntad general legítimamente congregada?”

A juicio de los actores del 19 de abril, “el derecho natural y todos los demás dictan la necesidad […] de erigir en el seno mismo de estos países un sistema de gobierno que supla las enunciadas faltas, ejerciendo los derechos de la soberanía, que por el mismo hecho ha recaído en el pueblo, conforme a los mismos principios de la sabia constitución primitiva de la España, y a las máximas que ha ensenado y publicado en innumerables papeles la junta suprema extinguida”.

“Entre los pueblos y el jefe de su Gobierno hay un mutuo contrato al cual, si contraviene alguna de las partes contratantes puede la otra separarse justamente. No es necesario manifestar la verdad de esta proposición –explican los integrantes de la Junta caraqueña– analizando menudamente los principios de este establecimiento social y sólo basta dar un recuerdo sobre la antigua Constitución española, sobre la fórmula del memorable y sagrado juramento de Aragón y, lo que, es más, sobre la de aquél con que los Centrales recibieron la investidura de representantes y jefes de la nación el 25 de septiembre de 1808”.

“Vínculos más estrechos —continúa el relato— ligaban a la nación con el anterior gobierno y todos se rompieron cuando, abandonada de sus autoridades, se rescató a sí misma de las manos de un usurpador extranjero y empezó a existir de nuevo”.

Dos conceptos presiden, así, a la Primera República de Venezuela durante su gestación: el de la patria y el de libertad. “La Patria no es el Rey, el Gobierno o la Constitución; estos no son más que el modo en que ella existe. La Patria es la congregación de hombres que viven bajo un mismo gobierno, sujetos a las mismas leyes y siguiendo los mismos usos y costumbres”, afirman los integrantes de la Junta.

“La patria, pues, es un todo, cada ciudadano es su parte integrante, y como tal comete un crimen en considerarse un momento separado de ella. El hombre de bien no debe temer otro daño ni desear otra utilidad, que lo que perjudique o favorezca a su patria a quien es deudor de todo cuanto tiene”, finalizan.

En cuanto a la libertad, la Junta Gubernativa de Caracas la aprecia como “el derecho que tiene el ciudadano de hacer todo aquello que no le prohíben la religión, la moral y las leyes de su país. Toda obediencia que pase de estos límites es una esclavitud; pero la facultad ilimitada de hacer todo cuanto le pidan sus pasiones las más desordenadas, no es libertad, sino un abuso monstruoso que jamás ha existido en ningún estado que se considere al hombre”.

No cabe duda en cuanto la inspiración escolástica de tal declaración, que no es extraña al pensamiento liberal dominante, también expresado desde España por los constituyentes de Cádiz de 1812.

Reivindican para sí los abrilistas caraqueños el darle forma al ejercicio de la soberanía nacional a través de voto de todos los hombres libres de su distrito capitular. Y como testimonio de su primera vivencia democrática realizan la elección de doscientos treinta representantes para integrar el congreso electoral que logra reunirse el 8 de noviembre de 1810 y a fin de elegir, a su vez y en segundo grado, los diputados de dicho partido capitular que han de hacer parte del Congreso Nacional previsto a constituirse en las Provincias de Venezuela; “los primeros representantes de la América Meridional y … el Nuevo Mundo”. 

En el acta que recoge tan significativo testimonio —nuestra partida de nacimiento— se dejan constancia de los valores que la presiden: la libertad civil, la seguridad individual, la dulce fraternidad, el sentimiento de nuestra propia fortuna, el vivo deseo de perpetuar nuestra felicidad.

Soberanía del pueblo, autonomías políticas para la participación, amor y lealtad a la patria, libertad responsable, democracia de representación, son, en suma, los ejes que nos dan especificidad como discípulos de la cultura occidental e hispana, macerados a lo largo de 5 siglos.

]]>
<![CDATA[Juego de tronos mentales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Juego-de-tronos-mentales-20190422-0067.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Juego-de-tronos-mentales-20190422-0067.html Arrancó la última temporada de Juego de Tronos y de repente el mundo es mejor. La realidad se vuelve insoportablemente leve, al fin y al cabo la culpa es de la vaca y la vida es una alquimia volátil marca Paulo Coelho. Todo se vuelve inoportuno, intrascendente, fatuo y vacuo mientras duren los seis episodios, después veremos qué hacemos con nuestras vidas.

Y es que desde The Walking Dead y Prison Break la gente parece vivir exclusivamente de su ración de fantasía televisiva, cuál de ellas más sórdida, más violenta y cruenta, sexualmente bizarra que, a diferencia de las viejas fantasías librescas donde el bien solía batirse heroicamente contra el mal, estas en HD son un torneo de maldades, infamias y bajezas. La maniquea visión del protagonista totalmente bueno contra el antagonista totalmente malo ha sido sustituida por una tensión discursiva en la que no queda claro cuál de los dos es más maldito.

Todos seguramente recordamos a las señoras de antes y su embeleso con la novela de las nueve, pero ahora no hay quien se salve. En quien vos menos pensáis y cuando menos te lo esperáis emerge el “homo televisus” y arranca a comentar y a discutir sobre la serie de marras como si de economía o política, incluso deportes, se tratara.

Que la vida es imaginación, de acuerdo. Que la creatividad es una tensión entre razón e imaginación, no hay dudas, pero de lo que ahora se trata es de la imposición de un imaginario global, artificialmente coloreado y saborizado que termina por invadir nuestras conversaciones en la familia, en el trabajo, en la escuela y en la universidad, en el cafetín donde otrora se hablaba de política, en las peluquerías donde se hablaba de los brollos, en las esquinas en las que hablaba la tradición, en la parada del autobús y en el autobús. En las colas y en el ascensor donde sólo se hablaba del calor. Hasta en la Iglesia donde hablábamos con Dios.

Nuestras vidas y las de nuestros prójimos parecen ser tan aburridas que ya no hablamos de eso, de nuestras vidas y preferimos hablar y en ocasiones discutir airadamente sobre la falsa vida de los personajes de una serie de televisión.

¿Hasta qué punto el mundo de la fantasía televisiva gana más espacio en la mente y en la conciencia de los ciudadanos que los asuntos de la realidad política, entendiendo ésta en el sentido aristotélico de vida en la polis, en la ciudad, como proyecto de convivencia?

¿Hasta qué punto la vida de estos personajes de ficción, sus modos, su lenguaje, su estética y su ética terminan influyendo en el gusto, las opiniones y al final hasta en las decisiones de los ciudadanos comunes que las siguen y que las conocen mejor que la trama política o económica de sus países que al fin y al cabo son determinantes en su vida? El juego de tronos de la política real, de los manejos económicos, religiosos, culturales que definen a un país.

Tengo la impresión de que a la gente cada día le interesa menos la realidad vista en televisión, no sólo porque cada vez ve menos noticieros y programas de opinión, lee menos periódicos y navega más en ese mar de engaños que son las redes sociales, sino porque cada día la desconectan más de la realidad a la que se supone accede a través de los llamados medios de comunicación social.

En nuestras sociedades anónimas y enormes, que tienden al desorden y al caos, en las que cada vez es más evidente la ausencia del Estado y otras instituciones que servían de mediadoras o de “mediaciones” ¿se podría decir?; en las que el espacio público hegemónico son los medios de comunicación pero éstos han renunciado a ser medios y se han convertido en parte, han renunciado a los hechos y a la búsqueda de la verdad para tratar de imponer una “realidad” a escala de sus intereses financieros, estamos a merced de los bufones.

Por esa vía la última temporada de Juego de tronos tiene más interés que la saga de Juan Guaidó que los medios cuentan parcialmente. Si la contaran con toda la crudeza con la que suelen contar la vida de los personajes de ficción, en sus aciertos y en sus desaciertos, en todas sus contradicciones, tendría mayor interés para las audiencias pero fracasarían en sus propósitos políticos.

Por esa vía, Guaidó y su saga termina siendo más falso o menos creíble entendiendo creíble en cuanto a calidad de verosímil, que su relato se corresponde con la realidad, que Jon Nieve. Al fin y al cabo la ficción para ser televisivamente creíble lucha y se empeña por ser verosímil en su argumento.

Aun así, ya sea por la realidad editada de sus noticieros y programas de opinión o por la seducción de la ficción televisiva, no deja de asombrarnos como el huésped alienante como lo llamó Marta Colomina o El mago de la cara de vidrio como lo tildó Eduardo Liendo, ahora en HD y globalizado, sigue ejerciendo eficazmente el sutil control de la ideología imperante.

]]>
<![CDATA[Ahora es el 1 de mayo el día “D”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ahora-es-el-1-de-mayo-el-dia-D-20190422-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ahora-es-el-1-de-mayo-el-dia-D-20190422-0066.html El pasado 19 de abril de 2019 el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó anunció para el martes 1 de mayo a una gran movilización nunca vista en Venezuela que permita el cese de la usurpación de inmediato empezaron a correr comentarios que el 1 de mayo es la nueva fecha prometida tras el fracaso del pasado 23 de febrero de 2019 en donde se había creado muchas expectativas sobre una intervención tras la llegada de la ayuda humanitaria a la ciudad de Cúcuta en Colombia que ingresaría a Venezuela.

Con todo lo que ha pasado en Venezuela desde el 7 de marzo de 2019 con el gran apagón general y la seguidilla de eventos debe llamar a la reflexión porque la estrategia opositora sigue fallando en la intención de salir del gobierno de Nicolás Maduro que enfrenta un bloqueo internacional de gran envergadura con una abrumadora crisis económica nacional, lo que deja claro que se necesita mucho más que buenas intenciones para lograr los objetivos, el gobierno de Maduro sigue contando con un apoyo importante de los altos mandos de las Fuerzas Armadas, cuenta con 19 gobernadores, 308 alcaldes, 327 concejos municipales, 24 consejos legislativos estadales, Asamblea Nacional Constituyente, 45 ministros, 116 vice – Ministros, con estructuras políticas desde las UBCH hasta los colectivos y Milicia,  la deserción de más de 600 miembros de las Fuerzas Armadas hacia Colombia ha generado comentarios que los mismos no son bien atendidos en Colombia y que figuras como Clíver Alcalá y  Hugo Carvajal  no lograron enamorar a los altos mandos con la “Ley de Amnistía”,  una vez que ellos anunciaron públicamente su respaldo a Guaidó, por otra parte la llegada de personal militar proveniente de Rusia a Venezuela y las declaraciones de respaldo de los gobiernos de China, Turquía, Cuba a Maduro no tiene muy contento al gobierno de los Estados Unidos que mantiene su postura y respaldo a Guaidó en sus intenciones de lograr un cambio de gobierno a corto plazo y el llamado de elecciones presidenciales.

El tiempo se agota para la mayoría de la población que no consigue tener tranquilidad en sus vidas es que vivir en Venezuela es muy agotador, cansón, angustiante, costoso, no se encuentra tener una buena calidad de vida los venezolanos salen huyendo por las fronteras buscando sobrevivir, los cuales sienten que es muy difícil para ellos continuar en Venezuela que ya ni alimentarse pueden, es muy peligroso para la oposición política seguir vendiendo expectativas de cambio que no se van a lograr a corto plazo, si el próximo 1 de mayo aparte de salir a las calles en respaldo a Guaidó otros saldrán en respaldo a Maduro por ser el día del trabajador el gobierno ya convoco a su tradicional concentración y seguro anunciara otro paupérrimo aumento del salario mínimo que para lo único que sirve es para aumentar el costo de los alimentos y servicios, y ese día no pasa nada extraordinario la oposición corre el riesgo de seguir perdiendo respaldo en eventos de calle, la gente necesita urgentemente resultados para seguir creyendo, de lo contrario quienes quieran seguir en Venezuela van a tener que adquirir plantas eléctricas si quieren tener luz en sus casas y negocios, contar con grandes tanques de agua porque la crisis del agua se agudiza al igual de la fallas en el gas doméstico que cada día es peor y expertos en el tema petrolero afirman que existen altas probabilidades de fallas en el suministro de gasolina lo que sería un ingrediente explosivo en la  ya golpeada población. Como lo dijo Nakarina Tello “En política se hace muy peligroso amenazar constantemente y no cumplir la amenaza porque  podría ser sorprendido por su adversario”.

]]>
<![CDATA[Inquisición 2.0]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Inquisicion-2.0--20190421-0002.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Inquisicion-2.0--20190421-0002.html El dos veces presidente del Perú, Alan García, se suicidó el pasado 17 de abril, pegándose un tiro en la cabeza y poniendo fin así, de manera dramática, al acoso judicial del que era objeto. Un importante líder político peruano, dirigente del APRA, ex presidente, de tendencia socialdemócrata, apreciado por sus colegas de la región, en un acto desesperado, harto de tanta infamia y hostigamiento, se quita la vida y deja para la posteridad y la conciencia política de su país y la región, su último acto como un sacrificio en el altar de la infamia. Vayan mis respetos a su memoria y mi solidaridad a su familia, amigos, compañeros y pueblo peruano.

Pero esta situación de “judicialización de la política” o el “Lawfare”, igual pasa en Argentina, con el acoso por parte del Poder Judicial, contra la presidenta Cristina Kirchner y contra su propia hija, con el encarcelamiento de destacados dirigentes políticos de su gobierno como el ex ministro Julio De Vido. Igual en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff; el encarcelamiento y las condenas absurdas al presidente Lula Da Silva. Lo mismo en el Ecuador, con la persecución y exilio contra el presidente Correa, ahora también, del canciller Patiño, el encarcelamiento del vicepresidente Jorge Glass. También sucede en Venezuela, con el acoso judicial y exilio en mi contra, como ex ministro del presidente Chávez, el encarcelamiento del ex ministro Mayor General Rodríguez Torres, el encarcelamiento y muerte en custodia del ex ministro Nelson Martínez, el encarcelamiento de cientos de trabajadores de todo el país, de PDVSA, dirigentes políticos y oficiales de las Fuerzas Armadas Bolivarianas.

En todos los casos, las características son las mismas: los factores que están en el poder, llámense macristas, bolsonaristas, maduristas o morenistas, utilizan la justicia como instrumento para la persecución política. Un Poder Judicial, actuando de manera parcializada, como un apéndice de los factores en el poder; el Fiscal de turno, abusando de sus potestades, arremete contra los dirigentes políticos de izquierda, revolucionarios; o los que sencillamente, le hacen oposición o significan un riesgo para el grupo de poder al cual ellos representan.

El argumento es el mismo: “corrupción”. Una acusación genérica, sin pruebas, alimentada o acompañada de una brutal campaña de desprestigio en los grandes medios de comunicación, “palangristas” o las llamadas redes sociales, el twitter y toda la industria de la infamia. La utilización de todos los medios y recursos del Estado para la persecución política, los presidentes, convertidos en acusadores y verdugos, sentencian, condenan, ni siquiera guardan las formas, sufren de incontinencia declarativa, ellos son los nuevos “jefes”.

En nuestro país, las infamias no son nuevas. El mismo Libertador Simón Bolívar fue víctima de la persecución de Páez, Santander, Flores y todos lo que lo veían como un obstáculo para avanzar en sus propios planes de poder. Asesinaron a Sucre en Berruecos y llevaron al Padre de la Patria a la “puertas del sepulcro”, en Santa Marta, donde desde su lecho de muerte, dirigió su última proclama a los colombianos, no sin un dejo de dolor y tristeza: “Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono...”

También podemos remontarnos a la historia de la infamia en el mundo desde la crucifixión de Jesús, el colonialismo, la inquisición, las guerras mundiales, el nazismo, el genocidio y tantos otros episodios de la degradación de la condición humana, de la violencia.

Las expresiones de odio y la narrativa de la intolerancia han existido desde tiempos inmemorables, solo que ahora, estos se potencian de manera superlativa por la tecnología, por las redes sociales y la capacidad que tienen las grandes corporaciones, económicas y mediáticas de influir, en cuestión de segundos, sobre situaciones concretas; generar y manipular fenómenos políticos y sociales, hasta llegar a la guerra o aniquilación de sus contrarios, sean personas, Estados o países enteros.

Se trata entonces, de lo que podemos llamar, una Inquisición 2.0, porque su nuevo espacio de propagación del odio, del discurso intolerante, la descalificación y el linchamiento moral, son las llamadas redes sociales, los medios digitales y las más avanzadas técnicas de manipulación, de las que hacen uso las grandes corporaciones mediáticas; quienes se constituyen en nuevos tribunales, con juicios sumarios, que siempre, pero siempre, responden a la postura política de los intereses que representan.

Venezuela, el país del miedo.

Veamos cómo funciona esta Inquisición 2.0 en nuestro país, el país del miedo. Nicolás Maduro, decide junto a su círculo íntimo, destruir a quien considere su enemigo, porque es un obstáculo a su propio plan político; o porque, sencillamente, se trata de neutralizar o destruir a los que lo adversamos desde el campo revolucionario, contra los que se actúa con mayor saña pues le recuerdamos a Chávez.

La agresión ya decidida, es, sin embargo, precedida por una intensa campaña de descrédito en las redes sociales. El gobierno, utilizando recursos del Estado y sus operadores económicos, ha conformado, con apoyo externo, una inmensa plataforma de “bots” y grupos de tuiteros. En cada Ministerio, organismo del Estado, gobernación, alcaldía, existe una nómina entera, dedicada a la plataforma de tuits. En muchos casos, no saben contra quién disparan; en otras, no les importa. Reciben instrucciones del ministro de la manipulación y mentira Jorge Rodríguez o de cualquiera de los nuevos “jefes del país”. Tienen una lista de dirigentes a quienes deben atacar, destruir, vilipendiar. No importa de qué se trate, qué diga la víctima, hay que atacarlo, utilizando el argumento de la corrupción, el insulto, o cualquier cosa, mientras más baja y más ruín sea, mejor. Otro equipo, maneja la guerra sucia, allí se trabaja montando “ollas” y “falsos positivos”, todo ésto es la antesala a una declaración infame de Maduro o de Tarek William Saab, normalmente en Cadena de Radio y Televisión, en cualquier acto de Estado, o acto público, incluyendo funerales; luego, viene una acción judicial, un allanamiento o una detención-secuestro de los cuerpos de seguridad.

La acción de los grupos de tuiter, los “bots” y “salas situacionales”, han logrado manipular las percepciones, a llenar la plataforma de basura, desinformar, confundir, crear tendencias de lo que sea. En estas operaciones se invierte mucho dinero del Estado Venezolano, mucha gente ha hecho de ésto un gran negocio, existen tarifas ya establecidas, todo en dólares. Éste es un gobierno de Twitter.

En paralelo, los medios de comunicación impresos, televisivos y digitales, adquiridos por el madurismo, a través de sus testaferros, imponen una línea editorial de la que no pueden desviarse, solo reflejan lo que conviene a Maduro, silencian a sus oponentes, los censuran. Algunos más agresivos por estar más vinculados al grupo de poder y sus negocios, brindan sus espacios para que los personeros del gobierno mientan descaradamente, insulten o amenacen a sus oponentes en sus programas de mayor “rating”, por supuesto, sin derecho a réplica. Los pocos medios privados que quedan, la radio, se autocensuran por presión del ministerio de la MyM. Hay medios digitales que actúan bajo la misma pauta, pero que ni siquiera vale la pena mencionar, dirigidos por individuos sin ningún tipo de consistencia moral o ética.

Como una consecuencia de la Inquisición 2.0, viene la acción en el terreno, directa. Cuando Jorge Rodríguez lee una lista de los supuestos miembros de un nuevo “plan conspirativo”, sea el “ataque del Dron”, la “confesión” de Palomo o el prolífico teléfono de Roberto Marrero, tan parecido a la computadora de Reyes, entonces viene una acción de los cuerpos de seguridad, cunde el pánico entre los mencionados, vienen las carreras, vence el miedo. Cuando Tarek Willians Saab, declara con sus falsas posturas, tratando de contener sus propias carencias, en un intento vano de justificar el exceso ya cometido contra alguien, insultando o acusando-condenando a la víctima, ya se sabe que no hay nada que hacer, viene una agresión, no habrá derecho a la defensa, debido proceso, garantías de ningún tipo. Maduro, se reserva para los que considera sus enemigos acérrimos, cuando lleno de odio, expresa sus propias miserias, abusando de los poderes del Estado, arremetiendo contra alguien, entonces se desatan los demonios, todos aplauden la cabeza que rueda, sus incondicionales actúan de inmediato: hay que borrar a la víctima de la historia, hay que esparcir el odio contra todo lo que haya estado vinculado al “caído en desgracia”, se le expulsa del PSUV, se le degrada de las FANB, se borra de las fotos, se exigen traiciones, infamias, se evita hasta el habla, la llamada al antiguo compañero de lucha, se desconoce o niega la relación, las posturas compartidas, triunfa el miedo, la infamia, se degrada la calidad humana. Es más conveniente, aplaudir, que pensar.

Para que estas operaciones tengan el efecto deseado, que no es más que paralizar al país, dividir y desmovilizar al pueblo, imponer el silencio, la indiferencia, el individualismo, abandonar la empresa, la institución, el hogar, la Patria, debe crearse el ambiente de miedo, de terror paralizante. En esto, es en lo único que el madurismo ha sido efectivo: instalar el miedo en la sociedad.

Habitación 101, del ministerio del amor.

El gobierno ha instalado en el inconsciente del ciudadano el mundo Orweliano de 1984, la temible “habitación 101, del ministerio del amor”, donde la víctima es llevada al extremo de traicionar los últimos vínculos humanos, en nuestro caso, las relaciones precedentes, filiales, de amistad o principios políticos, admitiendo subordinación a “lo que Maduro diga”. Esto se ha logrado instalar haciendo uso extremo de la violencia. La muerte de más de 130 venezolanos en episodios de violencia en la calle; la voladura con un cohete de Oscar Pérez, rendido y pidiendo la presencia de la Fiscalía (que jamás apareció) para entregarse ; la muerte de Albán (“suicidado” desde el edifico sede del SEBIN); la violencia en contra de PDVSA, de sus trabajadores; los operativos policiales desproporcionados, con rostros cubiertos y armas largas para las detenciones, la captura de madrugada de ministros transmitida por VTV, “la Tumba”, el aislamiento, la amenaza, la degradación de las ya paupérrimas condiciones del preso secuestrado a peores cárceles, la vejación al preso, los castigos permanentes; el secuestro de cuanto trabajador reclame sus derechos; el secuestro u hostigamiento a los familiares de los perseguidos políticos, la muerte de campesinos a manos de sicarios; la actuación del FAES, de los grupos parapoliciales o paramilitares, reprimiendo el pueblo en los barrios, matando, haciendo lo que les da la gana; la impunidad, la ausencia de garantías, la influencia y participación que tienen los pranes hasta en las discusiones de los Contratos Laborales; la sensación de que no hay ley, ni justicia, de que éste es un gobierno de malandros, donde no hay estado de derecho, ni garantías de ningún tipo, ese ha sido el logro de Maduro. Triste fin para la Revolución Bolivariana.

Atrás quedó el Estado de plenas libertades y garantías del gobierno del presidente Chávez, de la Constitución Bolivariana, la democracia participativa y protagónica. Por lo que todos luchamos. Nosotros no luchamos por ésto, éste no era el sueño.

Hoy día, se ha establecido un sistema extraño a nuestra idiosincrasia, autoritario, represivo, intrusivo. Las oficinas de la administración pública, las empresas e instituciones del Estado, son espacios del miedo; nadie se atreve a hablar, pensar, decir, reclamar, opinar, tienen miedo de enviar correos, borran los mensajes de sus celulares, disimulan en los “chat” del trabajo y nunca se sinceran con nadie. El Poder Popular está desmantelado; igual, las Misiones, otrora espacios de la democracia participativa y protagónica. Cualquier actividad de la vida diaria: obtener un documento, salir de viaje, trabajar, comer, moverse, desplazarse de un sitio a otro, se convierte en una calamidad: el chequeo, las preguntas, la indagación, la revisión de teléfonos, las preguntas capciosas, la presunción del delito. La manipulación que hace el madurismo con las necesidades y problemas que ellos mismos han creado, es una vergüenza, una humillación permanente, la degradación del pueblo: “si reclamas no hay caja Clap”, o “no hay bono”, o “te quito la casa de la Gran Misión Vivienda Venezuela”, o “te suspendo el sueldo”, o “te voto del trabajo” o “vas preso”.

De otro lado, los grupos más extremistas de la oposición actúan de manera similar, intolerante, violenta. Igual han cedido sus espacios a los “influencers” de las redes sociales, al tuit, no hay ideas, opiniones, discusiones, posiciones sensatas, se imponen las posiciones extremas por el chantaje, la presión social de las élites, el miedo. Llaman abiertamente a una invasión, a la guerra, están dispuestos a pasarle un tractor a la otra mitad del país, sólo prometen arrasar al chavismo, a las instituciones y entregar lo que queda de las empresas del Estado. Por eso, están entrampados en el juego de Maduro.

En el caso de los sectores de la oposición, se ha creado un negocio muy lucrativo, que se paga en dólares, se paga bien. Son los llamados “periodistas de investigación”, “influencers del tuiter”, tienen sus propios portales, trabajan en grandes medios con claras posiciones políticas; allí se montan ollas internacionales, se trabaja para grupos de interés muy poderosos, a sueldo de organismos de inteligencia foráneos. Muchas veces, más de lo que sus seguidores se imaginan, reciben dinero del madurismo, trabajan para ambos lados, para el que le pague mejor. Igual hacen ciertos diputados de oposición que se “desgarran” las vestiduras, de un discurso procaz, amenazan y amagan, pero están acordados con el madurismo, reciben dinero y favores; desde la Asamblea Nacional, participan del linchamiento o ataque a los enemigos del madurismo, desmovilizan a la oposición. No hay ética, no hay ideología, no hay principios. Es así de sencillo, y de triste, sobre todo, porque a partir de sus ollas, se montan campañas de acoso, persecución, que terminan en tragedias personales para la víctima, prisión o incluso, la muerte, como el triste caso del ex presidente Alan García.

Es una nueva inquisición, donde personajes nefastos, desde presidentes, pasando por fiscales, hasta los palangristas 2.0, con poder político, o dinero, o como parte de una operación multinacional, asalariados de la infamia, son capaces de destruir la vida de cualquiera, condicionar situaciones políticas, provocar golpes de Estado, prisión, invasiones, suicidios, dolor. Son nuevos tribunales de la intolerancia y el odio, sin reglas ni principios de ningún tipo. Los que, desde el campo Bolivariano participan de este juego, o guardan silencio frente a la hoguera, tarde se dan cuenta, que ellos también serán víctimas. Lo he dicho reiteradamente, es indispensable rescatar el ejercicio de la política con “P” mayúscula, el debate de las ideas, la tolerancia, el pensar en grande, donde prevalezcan los principios, la ética. Si nó, seguiremos siendo víctimas, como país, de la negación de la razón, del triunfo del odio, de este nuevo tipo de Inquisición 2.0, perversa, eficaz, inhumana, cruel.

]]>
<![CDATA[El país que nos dejan]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pais-que-nos-dejan-20190416-0066.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pais-que-nos-dejan-20190416-0066.html Las sugerencias realizadas por más de 100 economistas, cámaras empresariales, universidades, organismos multilaterales, sociedades financieras, operadoras de riesgo, fueron oídos sordos para el gobierno que en lo único que ha tenido éxito es haberse mantenido en el poder a un costo muy alto para los venezolanos. 

Un país en donde para tener servicio eléctrico se debe contar con una planta privada, para tener agua se debe contratar los servicios de un camión cisterna, para cargar combustible se debe disponer de hasta dos días en estados fronterizos, para tener internet cada día se hace más difícil, alimentarse es un lujo, la economía se encuentra dolarizada y el bolívar pulverizado, la deserción escolar cada día es mayor, las aulas de las universidades se encuentran solitarias, la solicitud de viajes al exterior no es para vacacionar sino para huir del país por tierra, aire y mar. 

Los enfermos la pasan muy mal por los altos costos de los medicamentos, consultas y tratamientos; en el caso del Estado Zulia la calidad de vida se encuentra pulverizada: el 95% de la población  pasa toda la noche sin servicio eléctrico en un clima sobre los 40 grados es un hecho totalmente inhumano que está acabando con los ciudadanos y sentenciando a muerte al sector productivo del estado.

La situación es de total calamidad, sobre la mesa existen varias propuestas para poder darle solución a la aguda crisis. Por una parte se plantea llegar a un acuerdo político para realizar unas elecciones generales, de aceptar esa propuesta el gobierno de Maduro estaría sentenciando su salida elegante pero le daría la posibilidad al chavismo de seguir vivos políticamente.

Otra de las propuestas es que el gobierno de los Estados Unidos ejecute una intervención militar aunque para muchos es poco probable que ocurra. Donald Trump que se encuentra en campaña para lograr su reelección en el año 2020,  si siente que el voto latino es quien decide esa elección podría animarse a ejecutar tal hazaña teniendo la seguridad del éxito. 

Lo crítico de todo lo que ocurre es que el país se encuentra sin conducción financiera y de políticas públicas. Todo está concentrado en el conflicto político y mientras este no se resuelva el deterioro de la calidad de vida seguirá estando presente lo que hace urgente, si realmente se quiere salvar a los venezolanos, que se usen todos los mecanismos necesarios para avanzar.

¿Si el gobierno quisiera tener méritos para quedarse por qué no rectifica? Y si la oposición quiere asumir el poder está obligada a sincerar su estrategia. De continuar la situación como esta son pocos los que podrán seguir enfrentando la crisis, financiera.

]]>
<![CDATA[De cuentos y melodías]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-cuentos-y-melodias-20190416-0064.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-cuentos-y-melodias-20190416-0064.html El conflicto que vivimos se expresa mediáticamente en dos relatos que se crean desde la exclusión y la negación del otro, que no ceden ni un ápice ni admiten razón u opinión en contra y que pugnan por imponerse aunque para ello tengan que podar verdades, esmerilar razones y diseccionar hechos.

Los relatores de la oposición no admiten ninguna razón, hecho o verdad, por obvia que sea, que apunte hacia la versión dada por el Gobierno sobre los saboteos al sistema eléctrico nacional y, en su defensa, los relatores del Gobierno ni siquiera entran a considerar la versión dada por la oposición según la cual todo es por falta de mantenimiento.

Ambos relatos se asumen, además, con cierta crispación, con tal nivel de polaridad que a alguna gente ya no le interesa informarse y conocer los hechos, las verdades, las razones, salvo aquellas que convaliden lo que ya piensan, la opinión que en ellos ya se ha fraguado.Hace unas semanas la oposición atribuía todos los males de la economía y la creciente inflación generada por el incremento alevoso del precio del dólar en bolívares a la existencia del control de cambios creado por el Gobierno en 2003.

El Gobierno por su parte aseguraba que era necesario.¡Bien! Ya no hay control de cambio, el precio del dólar oficial se ha igualado al precio del dólar guarimbero, pero los precios de los bienes y servicios no dejan de subir y la oposición ya ni se molesta en negar la especulación inducida que es la explicación del Gobierno para el mismo hecho.

Cuando el gobierno de los EEUU comenzó a sancionar a funcionarios venezolanos la oposición, que ha asumido la autoría intelectual de esas medidas, juró que eso no afectaría al país, pero ahora que es palpable que el bloqueo económico a Venezuela nos ha empobrecido a todos infamemente, los relatores oposicionistas dicen que son sacrificios justos y necesarios para salir de Maduro. El Gobierno pide al pueblo que resista la embestida imperialista.

Hace sólo unos días los relatores de la oposición clamaban al mundo entero por la “ayuda humanitaria” para Venezuela y desde territorio colombiano se pretendió una violenta incursión bajo el argumento de que era cuestión de vida o muerte y que la ayuda tenía que entrar sí o sí. El Gobierno por su parte no admitía que el país necesitara ayuda humanitaria y pedía que se levante el bloqueo y las sanciones impuestas por el gobierno de los EEUU que impiden comprar alimentos y medicinas.

¡Bueno! Ya hay un acuerdo entre la Cruz Roja Internacional y el Gobierno para que llegue a Venezuela cooperación en materia de alimentos y medicinas en el marco del derecho internacional y con el debido reconocimiento del Gobierno legítimo de la República pero los relatores de la oposición ya se olvidaron de la ayuda humanitaria que se supone era tan urgente que ameritaba crear un escenario de guerra en la frontera con Colombia.

El secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, visitó hace poco Cúcuta con la esperanza de reactivar el intento de forzar un conflicto militar entre Colombia y Venezuela que tenga como pretexto la supuesta ayuda, pero ni sus más perrunos adláteres le acompañaron en el intento. La ayuda a través de la Cruz Roja ahora es parte del relato del Gobierno.

Mientras los relatores de la oposición intentan minimizar el rol protagónico y determinante del presidente Donald Trump en la presidencia 2.0 del diputado Juan Guaidó, el Gobierno ya lo llama títere, payaso y monigote de Trump, incluso en los comunicados de la Cancillería.

Guaidó es políticamente un zombi que ya no tiene cerebros que comer. Lo mantiene “vivo” el doctor Frankenstein de la Casa Blanca y ese relato según el cual él es presidente y lo reconocen más de 50 países. En Venezuela, que es el único país que en realidad cuenta para determinar quién es el Presidente, cada día es menos reconocido y cada vez es mayor el rechazo, comenzando por la misma oposición que se alimenta de ese relato, de esa historia sin fin, de ese cuento del gallo pelón de acuerdo con el que ahora sí derrocarán a Nicolás Maduro.

]]>
<![CDATA[Guaidó no es el culpable]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Guaido-no-es-el-culpable-20190416-0063.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Guaido-no-es-el-culpable-20190416-0063.html La desarticulación de un Estado criminal – lo es Venezuela - y cualquier esfuerzo para una transición que lo devuelva a los espacios de civilidad, dentro de las complejidades de aquél y mientras permanece, implica un duro y complejo proceso. 

No se pueden despachar en tres meses 20 años de articulación de fuerzas por el mal absoluto, como las que secuestran a los venezolanos y tienen su origen en los pactos de 1998 entre Hugo Chávez y el fundamentalismo islámico, y de 1999, con la narco-guerrilla colombiana. Fidel Castro y su organización mafiosa, a la sazón, son los mediadores en la ominosa circunstancia.

Cuento ya con una edad generosa y una generosa experiencia de Estado que me libran de arrebatos u obsecuencias fútiles. No es que carezca de pasiones, y la mía es Venezuela. No es que sea inmune a las rabietas y mortificaciones cuando las cosas no salen como deben ser, o con la velocidad que demandan las urgencias impostergables: el hambre y la inanición de todo un pueblo del que somos dolientes y parte. 

Soy sensible y sufro la agonía de los venezolanos. Por ello mismo estoy obligado a la prudencia, a sostener los nervios en medio de la tempestad y para dejar mi modesto aporte, desde mi aprendizaje, a fin de que todos y no unos pocos náufragos podamos alcanzar un puerto seguro. 

Aprecio que Juan Guaidó, a quien le doblo la edad y es parte de la generación de relevo político que cada 30 años fractura a la historia patria, cuenta con esa acendrada virtud. Es propio del galeno ser prudente, sobrio, constante, estar exento de tristezas, saber llevar sosiego y esperanza a sus pacientes, para recuperarlos. 

Guaidó, espero no equivocarme, es un fiel discípulo de Séneca, para quien “el que es prudente es feliz, bastando la prudencia para dar felicidad al hombre”.

¿A que me refiero? Todas las preguntas que en buena lid nos hacemos hoy los venezolanos, encuentran alguna respuesta en el Estatuto que rige la Transición a la Democracia, adoptado el 5 de febrero. Y todos reaccionamos frente a lo que a diario le acontece a Guaidó y nos acontece, sin leer el Estatuto.

El mismo obliga y también le fija límites y condiciones a Guaidó, como encargado de la Presidencia. No se olvide que no hay nada más peligroso que un gobernante – he allí nuestra actual tragedia – quien, a sí mismo, se considera gendarme del pueblo y con licencia para hacer y decidir a su arbitrio, por encima de la ley.

¿Por qué Guaidó no nombra ministros o se retarda para invocar lo que ya avanza antes de haber formalizado su pedido a la comunidad internacional, a saber, la responsabilidad de protegernos? El Estatuto tiene las respuestas y además marca sus tiempos.   

Lo que sí es cierto y definitivo es que las cosas no son más como lo eran ayer. 2016, 2017 y 2018 son los años de preparación de la transición. 2019 es el de su despegue, el de mayor aliento para independizar otra vez a Venezuela y devolverle el sosiego y bienestar.

]]>
<![CDATA[Libertad para los comuneros, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Libertad-para-los-comuneros-por-Elias-Jaua-20190416-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Libertad-para-los-comuneros-por-Elias-Jaua-20190416-0062.html En medio de la tremenda batalla que estamos librando por la Independencia y el derecho a vivir en paz que tenemos como pueblo, se desarrollan acciones incomprensibles por parte de algunos funcionarios  del Estado en contra de los sujetos que están poniendo el pecho, resistiendo y luchando por la Patria, la Revolución y por el gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

El pueblo sabio y libre que protagonizó la rebelión del 13 de abril de 2002, merece que se le reconozca el ejercicio democrático y protagónico de su poder.

Es el caso de 10 comuneros, en el Estado Portuguesa, que están privados de libertad por ocupar de manera pacífica una empresa propiedad del Estado, Arroz del Alba, Planta ubicada en el Municipio Steller, cuya operación fue otorgada a una empresa privada.

¿Qué demanda la Comuna Agua de Dios, en ejercicio de sus competencias legales en el ámbito comunal?: Que se respete la propiedad social, que se expliquen las condiciones legales bajo las cuales se entregaron activos nacionales a un privado, que se garantice la estabilidad y condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras, que se reciba la producción de arroz de la zona, que un porcentaje de la distribución sea vendido en la comunidad.   Nada de lo cual cumple en este momento el operador capitalista.

Por el contrario, según denuncian trabajadores y comuneros, solo se está ensacando arroz importado por el Estado cuyo destino de venta se desconoce, se despiden trabajadores y se precarizan sus condiciones laborales, no se abastece a la comunidad  y no se rinde cuenta de  la condición legal en la que actúan.

 Los comuneros y comuneras han acudido a todas las instancias y la única respuesta del Estado ha sido el desalojo forzoso por parte de los organismos de seguridad y la privativa de libertad, por ya más de 60 días, a 10 de sus compañeros, acusados de montar un Estado paralelo. ¡Dios mío! Es que  acaso los funcionarios  del sistema de justicia desconocen la Ley del Plan de la Patria y las leyes del Poder Popular que emanan del artículo 184 de nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Se me dirá que este no es el momento para ventilar públicamente este caso, pero es que lamentablemente no solo es este caso. En varios Estados del país, decenas de campesinos, campesinas, trabajadores, trabajadoras, comuneros y comuneras están judicializados por defender la propiedad social y ejercer el poder popular. Que a veces no lo hacen del mejor modo, puede ser cierto, pero en el fondo son conflictos políticos que tienen que ser resueltos con métodos políticos.

Yo sí creo que, hoy más que nunca,  hay que denunciar la creciente criminalización del Poder Popular, primero porque para reclamar justicia siempre es  el tiempo, segundo porque los sujetos sociales que están siendo encarcelados, perseguidos, atropellados son los que han dado, están dando la cara y son los que ponen y podrán el pecho para defender la Patria y a la Revolución Bolivariana. No fueron los terratenientes, ni los capitalistas los que salieron en Abril de 2002 a  enfrentar  al golpe fascista, no serán ellos los que salgan ahora.

Es bien conocido que el fascismo en Chile no comenzó a actuar a partir del  11 de septiembre de 1973, fecha del golpe contra el Compañero Presidente Allende, ya desde meses antes, a través de la justicia y de los sectores más reaccionarios de las Fuerzas Armadas, se encarcelaron estudiantes, obreros, campesinos, se produjeron desalojos de las fábricas y tierras recuperadas. Todo con el objetivo de debilitar la organización popular y desmoralizar al pueblo que defendía el proyecto de la Unidad Popular. Aprendamos lecciones de la historia.

Con este artículo no busco polemizar con nadie, nunca he hecho política desde la diatriba personal. Lo escribo desde la obligación moral que tengo con la memoria del Comandante Chávez,  con los principios de nuestra Revolución Bolivariana y con el pueblo trabajador, campesino,  comunero, humilde que ha sido el protagonista de la construcción de este  proceso.

El pueblo que ha marchado, que ha votado, que resiste todas las penurias de la actualidad para que la Revolución tenga la Presidencia, la Asamblea Nacional Constituyente, la casi totalidad de gobernaciones, alcaldías, Consejos Legislativos y Concejos Municipales no merece que le demos la espalda frente al atropello de los poderes facticos  que desde ya consuman la restauración de los viejos métodos de represión, coacción y control clientelar que habíamos erradicado.

El poder que nuestro pueblo ha acumulado no puede ser usado en su contra, para defender lo viejo. Ese poder es para la defensa de la Independencia, para la construcción de lo nuevo, para la profundización de la democracia participativa y protagónica, para la igualdad social, para la justicia, para la dignidad del pueblo.

Compatriotas, camaradas estamos obligados a ser consecuentes con los que nos dijo Chávez muchas veces: “No podemos darle la espalda al campesino, al obrero, al trabajador, al pueblo pobre del campo y de la ciudad, a los jóvenes, a las mujeres”.  

Plantear estos temas y tomar los correctivos, fortalece la unidad de la revolución. Porque un pueblo con participación, con poder real tiene más fuerza moral para enfrentar esta agresión imperial que amenaza la vida de la República.

La unidad revolucionaria no puede ser solo una consigna repetida mil veces, la unidad se garantiza desde abajo, desde lo concreto, desde el ejercicio de la participación y del poder real por parte del pueblo organizado.

Finalmente, solicitó ante los órganos competentes la libertad de los comuneros procesados y detenidos en la sede de la Policía Estadal de Portuguesa, en Acarigua y más allá, de todos los campesinos, campesinas, trabajadores,  trabajadoras,  comuneros, comuneras y cualquier activista del Poder Popular que este en las mismas condiciones.

]]>
<![CDATA[Razones por las cuales es conveniente promover la inversión privada en la industria petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Razones-por-las-cuales-es-conveniente-promover-la-inversion-privada-en-la-industria-petrolera-20190412-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Razones-por-las-cuales-es-conveniente-promover-la-inversion-privada-en-la-industria-petrolera-20190412-0071.html Más allá de la retórica nacionalista y estatista de la Revolución Bolivariana, la misma que declaró su carácter antiimperialista y socialista, en Venezuela la extracción de petróleo es realizada cada vez más por la inversión privada.

De no haber sido por las empresas mixtas, la extracción total de petróleo se habría desplomado aún más. La producción propia de Pdvsa ha caído más que la producción total y apenas extrae un tercio del nivel que logró en 1999. Semejante caída ha sido parcialmente compensada por la producción de las empresas mixtas que aportan la mitad de la menguada extracción de petróleo.

Con la reforma de 2006 se forzó la conversión a empresas mixtas de los convenios operativos y asociaciones estratégicas y se estableció que Pdvsa debía tener mayoría accionaria. Eran los años del boom de los precios y del auge rentístico en los que el Pdvsa no necesitaba de la inversión privada para acometer los grandes proyectos de inversión. Pero ahora la situación es radicalmente distinta. Ni Pdvsa ni el Estado cuentan con recursos para recuperar la extracción de petróleo.

Los graves problemas de la industria petrolera no pueden ser resueltos con un maquillaje de las políticas vigentes. La recuperación estructural de Pdvsa requiere un cambio sustantivo de la estrategia estatista que entregó la industria al  burocratismo, el pseudosindicalismo y la corrupción.

La preservación de un tipo de cambio libre y flotante que exprese la verdadera productividad del aparato productivo nacional, y no solo el de la actividad petrolera, es una condición básica para corregir y erradicar las graves distorsiones que han perjudicado a Pdvsa y la industria petrolera en general.

La canasta de petróleo venezolana se ha tornado cada vez más pesada y menos rentable. Casi dos tercios de la extracción actual son de crudos pesados y extra-pesados. Pero el régimen fiscal no toma en cuenta las diferencias entre los yacimientos. Explotar el petróleo extrapesado de la FPO es más costoso que extraer el petróleo ligero del Zulia o Monagas. Para compensar los mayores costos e inversiones hay que ofrecer incentivos fiscales como bajar la regalía o los impuestos a través de un régimen fiscal progresivo en el que la participación del Estado mejore a la par que mejora la rentabilidad de los proyectos. Así, la regalía, que es la remuneración que recibe el Estado por su condición de propietario de los recursos del subsuelo -pero que el inversionista la registra como un costo-, en vez de ser un porcentaje fijo se podrá ajustar según las condiciones concretas de cada yacimiento y de las circunstancias por las que atraviese el mercado petrolero internacional.

La deuda financiera externa de Pdvsa creció de 3 mil millones de dólares en 2005 a 44 mil millones de dólares en 2015. La empresa está en default con sus bonos. A finales de febrero, el atraso en el pago de la deuda era de 2.333 millones de dólares. La deuda con socios y proveedores se disparó a más de 17 mil millones de dólares. Estos retrasos vienen del año 2012, cuando se registraron reclamos de contratistas y proveedores, entre ellos Schlumberger, Halliburton, Baker Hughes, Weatherford y decenas de proveedores nacionales. La reestructuración de la deuda financiera y comercial de Pdvsa es un proceso imprescindible para la reinserción de la compañía en los mercados financieros internacionales.

Tomando en cuenta el desplome del ingreso en divisas Pdvsa, así como las severas restricciones fiscales del Estado, es necesario buscar nuevas fuentes de financiamiento y esto pasa por incentivar la inversión privada nacional y extranjera.

La Dimensión macroeconómica de la recuperación petrolera

Recuperar la industria petrolera requiere corregir las distorsiones y desequilibrios macroeconómicos que han conformado un ambiente muy adverso y hostil para las operaciones de Pdvsa, sus empresas filiales y las empresas mixtas. Esto implica: 

- Corregir las distorsiones cambiarias que obliga a rematar las petrodivisas a una baja tasa de cambio que le impide a Pdvsa obtener los bolívares necesarios para cubrir sus gastos domésticos y la condena a sufrir un crónico déficit operacional.

- Corregir el déficit fiscal y erradicar su financiamiento con emisiones de dinero que propagan la hiperinflación.

-Sincerar los precios para que reflejen los costos de producción, remuneren la inversión y generen los excedentes para financiar nuevas inversiones.

- Reestructurar la deuda externa para aliviar los costos financieros y reinsertar a Pdvsa en los mercados financieros internacionales.

- Flexibilizar el régimen fiscal petrolero al nivel de las condiciones internacionales para poder competir en la atracción de la inversión privada nacional y extranjera.

Dimensión mesoeconómica: cambios institucionales para atraer inversiones

La Constitución permite la inversión privada en la exploración y explotación de los yacimientos de gas y de petróleo. Lo que no permite es la privatización de los yacimientos que serán siempre propiedad del Estado, así como Pdvsa será siempre una empresa 100% pública. Para estimular la inversión privada nacional y extranjera es necesario crear consensos para adecuar el marco legal y el entorno institucional que rige y regula la explotación de los hidrocarburos líquidos y gaseosos.

Reformar Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos: la ley vigente permite a las empresas privadas una participación de 100% en toda la cadena de valor, desde su producción hasta la comercialización, pero existen condiciones que limitan la operatividad, toda vez que obligan a la empresa  que obtenga la licencia a regirse por los precios arbitrariamente fijados por PDVSA. En las licencias de la plataforma deltana y costa afuera, la ley obliga a destinar esa producción al mercado nacional, pero para estimular inversiones hay que destinar un porcentaje a la exportación.

Reformar la Ley Orgánica de Hidrocarburos Líquidos: El fallecido presidente Chávez aceptó el 100% de la inversión privada para la explotación del gas. ¿Cuál es la diferencia entre un yacimiento de gas y uno de petróleo? ¿Por qué la inversión privada no puede llegar a 100% en proyectos para la extracción, refinación y comercialización de crudos y derivados? Según los artículos 302 y 303 de la Constitución, los yacimientos pertenecen al Estado y Pdvsa es una empresa 100 % estatal. Si se deja claro que los yacimientos nunca dejarán de ser propiedad de la Nación y que Pdvsa seguirá siendo una empresa 100% del Estado, es posible flexibilizar la participación de la inversión privada. Una cosa es privatizar los yacimientos y otra muy distinta abrir la extracción e industrialización de los hidrocarburos a la inversión privada. Se tendría que modificar esta ley que obliga al Estado a mantener una participación mayor del 50% en las empresas mixtas.

Reformar la Ley de Actividades conexas: en 2009 se reformó esta ley para dejar en manos del Estado las actividades conexas en el sector de Hidrocarburos. Fue cuando se estatizaron las empresas contratistas del lago de Maracaibo. Esta medida no dio resultado, fue un estruendoso fracaso y los resultados están a la vista. Por lo tanto, esa ley tiene que ser reformada o derogada, al igual que el decreto presidencial 1.648 que reservó al Estado el control  de los derivados de los hidrocarburos y estableció un monopolio estatal que degeneró en caldo de cultivo para la corrupción. Igual tratamiento debe recibir la Ley Orgánica de Reordenamiento del Mercado Interno de Combustibles Líquidos de 2008, que  estatizó la distribución y el transporte de combustibles en el mercado interno.

En las empresas mixtas puede haber una mayor participación del socio privado para estimular nuevas inversiones bajo la fiscalización del Ministerio, tal como lo establece la Ley de Hidrocarburos Gaseosos que permite que el socio privado en la empresa mixta tenga una participación mayoritaria en la cadena productiva, desde la extracción del hidrocarburo hasta su comercialización, pasando por su refinación.

Entorno institucional

El Ministerio de Petróleo y Pdvsa fueron politizados y terminaron siendo fuentes de empleo clientelar y brazo ejecutor de las tareas encomendadas por el partido de gobierno. El Ministerio de Petróleo no tiene capacidad técnica para regular el sector de hidrocarburos. Es Pdvsa la que supervisa a las empresas mixtas y a los socios extranjeros, siendo a la vez regulador y regulado. En el nuevo marco institucional debe haber una clara separación entre el Ministerio y Pdvsa. La compañía debe reenfocarse en sus negocios medulares de exploración, extracción, refinación y comercialización y concentrar su limitada capacidad de inversión en áreas de bajo riesgo y altas ganancias, donde los socios operativos no sean necesarios y los contratistas de servicios puedan proveer la tecnología y la asistencia requerida.

El fortalecimiento institucional es clave para optimizar el aprovechamiento del gran potencial de recursos petrolíferos y gasíferos que posee Venezuela. Una propuesta que está rodando es la de crear una Agencia reguladora autónoma, especializada en petróleo y gas, tal como lo han hecho Brasil, Colombia y México. En este esquema, el Ministerio de Petróleo diseña la política petrolera, el presidente de Pdvsa dirige las inversiones y negocios de la compañía, y la Agencia reguladora implementa la política y fiscaliza a toda la industria.

Dimensión microeconómica de la recuperación petrolera

Venezuela debe plantearse una política de industrialización de los hidrocarburos para agregar valor a sus crudos convencionales, pesados y reservas de gas natural.

Industrialización del gas: Venezuela figura como el octavo país con mayores reservas probadas de gas y el segundo en el hemisferio con 201 trillones de pies cúbicos. La producción record de 7.926 millones de pies cúbicos diarios se alcanzó en 2016, lo que colocó al país entre los 15 grandes productores del mundo. Pero en 2018 se redujo a 6.000 millones de pies cúbicos. La producción petrolera ha caído en torno a 1 millón de barriles por día, pero la quema de gas asociado ha subido a 2.000 millones de pies cúbicos diarios, debido a que no se está reinyectando en los yacimientos, ni se ha avanzado en los proyectos para recuperarlo. Las licencias de gas, tanto las de tierra firme como costa afuera, contribuyen actualmente con una producción de 800 millones de pies cúbicos diarios; y se podrían agregar 400 millones de pies cúbicos día adicionales para un total de 1.200 millones de pies cúbico diarios que se pueden industrializar a través de la inversión extranjera.

Sustituir subsidios a combustibles por subsidios directos a los hogares: Venezuela tiene los precios de la gasolina y energía más bajos del mundo, cuestión que estimula el desperdicio, la mala distribución del ingreso y el contrabando. Los precios de productos refinados del petróleo, el gas natural y la electricidad en el mercado interno deben ser ajustados para que reflejen su costo de oportunidad. Para compensar el impacto en el presupuesto de los hogares, un porcentaje de los recursos generados por el aumento de la gasolina y la eliminación gradual de los subsidios indirectos deben ser destinados a financiar las transferencias directas a los hogares.

Transferencia de tecnología: Venezuela tiene abundantes reservas de crudos convencionales pero la mayoría está en áreas en declinación que requieren complejas técnicas de recuperación. La producción en los campos más rentables ha venido colapsando debido a la falta de inversión y la incompetencia operacional. El crudo extra pesado no puede ser comercializado sin antes mejorarlo en refinerías especializadas o mezclándolo con crudos ligeros o productos refinados. Pdvsa se verá limitada en los mercados financieros internacionales por varios años y esta es una razón para asociarse con empresas privadas que aporten capital, transfieran tecnología y contribuyan a la formación de su factor humano.

Máxima incorporación de contenido nacional: para lograr un impacto expansivo sobre la industria nacional, las empresas inversionistas privadas de capital nacional y extranjero deben incorporar el máximo contenido de valor agregado nacional en los proyectos de inversión, incluyendo la contratación de trabajadores,  profesionales y técnicos venezolanos. Esta tiene que ser una condición básica que deberán cumplir las empresas en los procesos de licitación. Esto permitirá desarrollar proveedores nacionales cada vez más competitivos en calidad  y precios que luego podrán exportar bienes y servicios petroleros a los mercados internacionales.

Estos son apenas algunos de los arreglos  políticos, económicos y jurídicos que será necesario construir en un país arruinado por el burocratismo y la corrupción, en el que hoy más que nunca se requieren cuantiosas inversiones privadas, nacionales y extranjeras, para reconstruir no solo la industria petrolera, sino también los servicios públicos de electricidad, agua, gas, telecomunicaciones e infraestructura de puertos, aeropuertos, autopistas y ferrovías que un fisco quebrado ya no podrá asumir, tal como ocurrió en los años demenciales del rentismo cuando el petróleo lo pagaba todo .

]]>
<![CDATA[¿Invadirá Estados Unidos?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Invadira-Estados-Unidos-20190412-0078.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Invadira-Estados-Unidos-20190412-0078.html Luce muy poco probable que la activación del artículo 187 de la Constitución, por parte de la Asamblea Nacional, pudiese traducirse en la llegada de tropas estadounidenses a nuestro territorio.

Según Julian Barnes y Helen Cooper: “El Presidente Trump se ha retirado, o ha amenazado con hacerlo, de varias asociaciones militares y económicas. Ello va desde el Acuerdo de París hasta la Asociación Tras Pacífica. Entre tanto, ha cuestionado las alianzas militares con Corea del Sur y Japón y anunció el retiro de las tropas estadounidenses de Siria sin consultar a sus aliados y antes de derrotar al Estado Islámico”. 

Bajo extrema presión, y luego de la renuncia de su Secretario de Defensa, Trump aceptó diferir el retiro de tropas de Siria. Sin embargo, en diciembre pasado ordenó preparar un plan para retirar la mitad de las tropas acantonadas en Afganistán para este verano. Ello, en el momento mismo en que se negocia un acuerdo de paz con los Talibanes y que, según un exComandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, eliminaría el incentivo de éstos para seguir negociando. 

El año pasado, Trump llamó delincuentes a sus socios de la OTAN por no elevar sus presupuestos militares a los niveles acordados, a la vez que ha amenazado reiteradamente con retirar a su país de dicha organización si todos no asumen la carga económica que les corresponde. En tal sentido, ha dejado claro que su país no será burlado por quienes se muestran reticentes a desembolsar lo que deben. 

En definitiva, desde antes de la Segunda Guerra Mundial ningún Presidente estadounidense había evidenciado las convicciones aislacionistas que caracterizan a Trump. Bajo tales condiciones, luce muy poco probable que la activación del artículo 187 de la Constitución, por parte de la Asamblea Nacional, pudiese traducirse en la llegada de tropas estadounidenses a nuestro territorio. Por el contrario, la invocación a tal posibilidad sólo ha brindado elementos justificativos al gobierno para poner rodilla en tierra a las milicias y a los colectivos. 

Lo anterior no significa, sin embargo, que pueda descartarse la posibilidad de tal intervención militar. Dos factores podrían hacerla viable: la fina piel de Trump y el jugar con candela geopolítica. Lo primero es claro. El inquilino de la Casa Blanca es el personaje más impredecible y emocionalmente volátil que haya ocupado dicho inmueble en mucho tiempo. Cualquier autopercibida afrenta a su dignidad puede por tanto desencadenar rayos y centellas. De hecho, un Presidente estadounidense inmensamente más racional y emocionalmente estable que el actual, el primero de los Bush, no toleró las bravuconadas de Noriega en 1989. Ello desencadenó la última de las intervenciones militares de Washington en nuestra región. Cualquier error de cálculo por parte del gobierno es por ende susceptible de provocar una costosa reacción. 

De su lado, desde el fin de la Guerra Fría no se confrontaba un ambiente geopolítico tan tenso como el actual. Luego de años dedicado a combatir al terrorismo, Washington ha regresado su atención y su prioridad al tema de la rivalidad estratégica entre las grandes potencias. China y Rusia focalizan la misma. No obstante, a diferencia de la primera que sólo planta cara a Washington en su entorno geográfico inmediato, Rusia pareciera estar convencida de que para ser respetada es necesario elevar sus apuestas a niveles cercanos al aventurerismo. 

La alianza estratégica del gobierno bolivariano con Moscú, y el énfasis en su impacto, conllevan una alta combustibilidad geopolítica. Ello resulta tanto más sensible cuanto que, desde los tiempos de la Guerra Fría, ningún gobierno estadounidense había invocado la Doctrina Monroe con tanta convicción como el actual. Lo que está en juego aquí no es ganarse la aprobación de la comunidad cubano-estadounidense de Florida, elemento que motiva el interés de la Casa Blanca en Venezuela. Estas son, por el contrario, las grandes ligas geopolíticas. De hecho, aún cuando prevaleciera el aislacionismo de Trump frente al sentimiento de rivalidad estratégica con Moscú que reina en Washington, las cosas no cambiarían demasiado. Si el pasado sirve de guía, los períodos aislacionistas en Estados Unidos han estado siempre acompañados por un repliegue sobre el propio hemisferio. Así las cosas, al querer incrementar los efectos disuasivos frente a una eventual intervención estadounidense, Maduro podría estar haciéndola más posible.

]]>