Publicidad

Actualizado hace 3 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
11:37 AM / 20/06/2019
Y pasó por aquí el huracán bolivariano
Oscar Morales
Copyright 1999 Adobe Systems Incorporated

Se vive el tiempo más oscuro de nuestro país, ¡qué duda cabe! Hemos convertido toda nuestra extensión territorial en un santuario de la corrupción y el exterminio de la dignidad humana. Somos el mejor ejemplo para la redacción de un decálogo titulado: “Cómo destruir un país en menos de 5 años en sencillos pasos”. Somos un carrusel de errores que nos empujaron a una tragedia humanitaria sin precedentes.

La miseria generalizada es conmovedora. Toda la nación pareciera una “zona cero”. Cualquier lugar de Maracaibo (o el estado Zulia) pudiera ser la imagen más representativa del colapso de una nación. Observar cómo se compra “efectivo”; asimilar la –casi- obligatoriedad de pagar en moneda extranjera cualquier bien o servicio básico; soportar más de 12 horas diarias sin energía eléctrica; conocer que tampoco los muertos pueden descansar en paz porque sufren profanaciones diarias o ver las filas gigantescas en los pueblos fronterizos, constituyen las mejores fotografías de nuestras fatalidades.

Por lo pronto, la indignación está contenida por una represión brutal y una política hambreadora. Ciertamente, persisten en establecer la dependencia estatal como estrategia eficaz de control y sumisión, pero ya queda poco para repartir. La misma mendicidad que están fabricando se les dará vuelta, porque lo que viene es una dolarización de facto donde pocos podrán sobrevivir ese proceso, pues, esa moneda extranjera no está al alcance de todos. Esa misma subordinación que intentan mantener, se revertirá cuando la famosa caja de alimentos desaparezca o el transporte de mercancías por las fronteras sea poco menos que imposible debido a la falta combustible. Esto está ocurriendo en menor escala, pero los grandes eventos penosos están floreciendo de a poco.

Todos los días brotan hechos que generan necesidad de adaptación rápida para sobrevivir. Tales son los casos de la compra de plantas eléctricas o la adquisición de internet satelital, pero esto lo pueden financiar algunos, mientras la mayoría resiste con una vida precaria y primitiva.  Esta brecha, entre quienes aún pudieran soportar los embates de la crisis y quienes apenas subsisten, gradualmente se va reduciendo y la vida es desesperante para todos.

Mucho tendrá que hacer el nuevo gobierno para restablecer el imperio de la ley y recobrar lo que llaman dignidad humana. Será un esfuerzo titánico y sobrehumano, porque el resurgimiento de la nación solamente será posible si se restablece la importancia de la institucionalidad y se  utiliza los abundantes recursos naturales como palanca principal de un proceso de industrialización planificado y juicioso.

Y sí, chico. La verdad es que pasó un huracán que llamaron bolivariano, llevándose todo lo bueno y profundizando todo lo malo…

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS