Publicidad

Actualizado hace 357 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:11 AM / 12/04/2018
Recordando el 11 de abril 2002 y la situación actual
Hugo Hernandez Raffalli Ex Director de Pdvsa

Ayer recordaba el 11 de abril del año 2002: El golpe de Estado en contra del gobierno constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, presidido por el Comandante Hugo Chavez Frías.
Para poder entender porque razón ocurrieron esos hechos lamentables e ilegales de abril 2002, hay que hacer referencia a varios hechos relevantes.
En  el año 1998, conquista,democráticamente , la presidencia de la República, Hugo Chávez Frías, luego de haber pasado más de 40 años en el poder los partidos Acción Democrática y Copei, quienes propiciaron los espacios para que surgiera un nuevo líder para gobernar a Venezuela.
Llegado al poder el Comandante Chávez, su primera acción, fue convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, con la finalidad de establecer una nueva constitución y la refundación de la V República.
En 1999 se puso en vigencia la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.   
En año 2000, el Presidente Chávez, es habilitado por la Asamblea Nacional con facultades legislativas, a los fines de darle implantación a la nueva Constitución Nacional. A tal efecto, se aprueban 49 Leyes, las cuales traen consecuencias en la estabilidad política de país. Algunos sectores políticos y económicos reaccionan negativamente. Tratan de desconocerlas. 
Una de esas leyes aprobadas fue la Ley Orgánica de  Hidrocarburos líquidos. Esta ley fue redactada por una Comisión Presidencial de la cual formé parte, y fue decisiva en los sucesos del 11 de abril del 2002. Se profundizó, de manera definitiva, la nacionalización de nuestra industria petrolera iniciada en el año 1975.
En diciembre del año 2001, Fedecamaras y la CTV, convocan un paro nacional, con vista al derrocamiento del gobierno constitucional. Se lleva a cabo, parcialmente, pero ello representó el preludio del mes de abril, cuando, por 47 horas, se dio el golpe de Estado al presidente Chávez.
En jornadas previas al 11 de abril se realizaron muchas reuniones de trabajo entre la meritocracia de Pdvsa y representantes del gobierno. Allí se estableció, claramente, el nivel de compromiso de los factores adversos al gobierno para llevar a cabo la acción ilegal en contra de la democracia.
En el caso de Pedro Carmona Estanga, presidente de Fedecámaras, lideraba el grupo que daría el golpe de Estado, junto a la meritocracia de Pdvsa y algunos militares comprometidos.
Se trató de evitar esos acontecimientos. No hubo factores de diálogo por parte de los insurrectos. La decisión estaba tomada. Le dije a Carmona que él no podía poner a Fedecámaras como escudo de su odisea personal y sus ansias de poder.
De nada sirvieron las gestiones, hasta del mismo Presidente Chávez . Recuerdo el 11 de abril del 2002, cuando el Presidente Chávez me llamó por teléfono, previo a su alocución ese día, para preguntarme sobre las gestiones con los meritocráticos. Le dije “presidente ellos van a la cabeza de la marcha opositora”.
Luego los hechos han sido historia. El Presidente Chávez fue derrocado por 47 horas, asumió el mando el espurio “Carmona” y Chavez regresó a Miraflores, de la mano del pueblo y de los militares.
Recordar el 11 de abril del 2002 y tenerlo presente, se hace necesario hoy más que nunca. Nuevamente se tejen sobre Venezuela momentos de angustia y terror. 
Las circunstancias que vivimos de falta de atención a las necesidades básicas de la población. No funcionan bien la Electricidad (un caos. Nadie responde por nada. Corpoelec Zulia y el Gobernador, hacen lo que les da la gana con los usuarios. Los cortes no son programados. Más de 6 horas diarias. Es el colmo de los colmos); el agua; las comunicaciones. Es un deterioro generalizado de los servicios dependientes del Estado.
¿Será que al Gobernador lo engañan como a un niño o forma parte de la situación planteada.Es el responsable político ante la colectividad del Zulia?
La falta de alimentos y medicinas.  La hiperinflación y con una economía dolarizada unilateralmente por los comerciantes de bienes y servicios, pero con los sueldos y salarios en bolívares devaluados.
Es una situación asfixiante para el común de los venezolanos.
¿Qué futuro tenemos por delante? El problema económico tiene que ser tratado en un acuerdo nacional. Hay que abolir el control de cambio con medidas colaterales que oxigenen la economía y promuevan, tanto la reactivación del aparato productivo nacional  como las inversiones frescas de recursos nacionales e internacionales.
Después del 20 de Mayo. Venezuela aspira al saneamiento de su economía y el restablecimiento de la conciliación social y política, que permita reencontrarnos todos y cada uno de los venezolanos.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS