Publicidad

Actualizado hace 71 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:20 AM / 03/08/2018
La felicidad ciudadana, por Juan Pablo Guanipa
Juan Pablo Guanipa Diputado @JuanPGuanipa
0

 Esta gente ha hecho todo lo contrario. Todo lo ha destruido. No tenemos que ser exhaustivos en la descripción. Basta con mirar a nuestro alrededor y vemos las casas muertas de Otero Silva.

Lo dijo claramente Simón Bolívar, hace casi 200 años, en su discurso ante el Congreso de Angostura: “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”.
 La palabra felicidad me luce muy subjetiva y de difícil concreción. Soy de quienes piensan que la felicidad plena no existe sino cuando trascendamos de esta vida. 
Sin embargo, también considero que sin que exista la plenitud de la vida junto al Creador, podemos enfocar todo lo que hacemos y vivimos desde una perspectiva positiva que nos permita vivir con alegría. O sea, que la felicidad es también un asunto de actitud. Hoy ser feliz en Venezuela pasa por superar en el espíritu, la tragedia a la que nos ha sometido este régimen signado por el mal. 
 
Este desgobierno ha abusado de la palabra felicidad. En un discurso en la campaña presidencial de 2012, Chávez expresaba textualmente: “El gran sueño que yo llevo en mi corazón es darle al pueblo la mayor suma de felicidad. Chávez es corazón del pueblo y el pueblo es el corazón de Chávez, Chávez es el pueblo, su batalla y su esperanza”. 
En los días finales de ese mismo año, el mismo personaje megalómano decía: “En este tiempo de Navidad, de advenimiento del Mesías y de su buena nueva liberadora, me ha tocado batallar, nuevamente, por mi salud, para seguir consagrándome por entero a la felicidad de Venezuela”. 
 
Luego de su muerte y de la muy cuestionada elección presidencial de 2013, Maduro decidió crear el Viceministerio para la suprema felicidad social del pueblo venezolano “…y lo he llamado así en honor a nuestro comandante Chávez y a nuestro Bolívar. El despacho se encargará de las distintas exigencias, reclamos y necesidades de la población y las misiones, y de atender a los viejitos y viejitas y niños y niñas, para atender a lo más sublime y amado del pueblo revolucionario”. 
 
No creo haber leído o escuchado más muestras de falsedad, cinismo e hipocresía; que en todas las citas anteriormente referidas. Y de esta manera, poco a poco, nos fueron llevando al “mar de la felicidad de Cuba”, qué en la práctica es la experiencia contemporánea de mayor daño que un gobierno haya podido hacerle a su pueblo, que no es solo el daño material, sino el mental y espiritual.
 
Si tomamos en cuenta las palabras de Bolívar, un gobierno debería sentar las bases para que los ciudadanos vivamos bien. Esto quiere decir oportunidades de estudio, de trabajo, de emprendimiento, de cultura, de recreación; infraestructura básica de servicios públicos que funcionen; economía productiva en alianza con la iniciativa privada, salarios suficientes como dice la Constitución Nacional. Esta gente ha hecho todo lo contrario. Todo lo ha destruido. No tenemos que ser exhaustivos en la descripción. Basta con mirar a nuestro alrededor y vemos las casas muertas de Otero Silva. 
 
Pero no conformes con esto, escuchamos a la vicepresidente utilizando la misma palabra “felicidad” con el objetivo de justificar un censo de vehículos, atado a la tarjeta de manipulación y humillación llamada “carné de la patria”. ¿A quién le van a hacer creer que ese censo va a servir para algo? ¿Cuántos han hecho sin resultados palpables? ¿No se dan cuenta de la molestia ciudadana ante la tragedia que han generado? ¿No saben que la mayor felicidad que el pueblo puede sentir es que definitivamente se vaya Nicolás Maduro de la Presidencia de la República, acompañado de los cómplices de su pésima gestión y de su dañino modelo? Eso es lo que necesita Venezuela, librarse de quienes han destruido a nuestro país. Por eso, no debemos ceder en nada. No podemos permitir más humillaciones. Nuestra respuesta debe ser no acompañar ninguna iniciativa de un régimen que tiene que terminar para lograr la felicidad de nuestro pueblo venezolano.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS