Publicidad

Actualizado hace 367 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:14 AM / 10/07/2018
En opinión: ¡Qué mala costumbre!
Ylich Carvajal ylichcarvajal@gmail.com
3

Acostumbrarse es una forma de renunciar. Una abdicación que no se declara sino que por la fuerza misma de la costumbre se asume como inevitable, a veces, sin tener clara conciencia de que la costumbre nos arrebata lo que antes teníamos o queríamos.
En Venezuela nos estamos acostumbrando demasiado rápido a cosas y situaciones que en verdad ninguno de nosotros quiere, pero nos acostumbramos, como el chivo manso de la canción de Ali Primera que va y viene por las trillas sin necesidad de que lo arreen.
Nuestra capacidad de acostumbrarnos es realmente insólita ¿Cómo funciona el país sin papel moneda, sin dinero en efectivo? La reconversión monetaria que se supone pondrá fin a la situación fue pospuesta para el 4 de agosto próximo y tengo el pálpito de que será pospuesta por una segunda vez ¡total! ya estamos acostumbrados a ambas cosas, a la falta de dinero en efectivo y a que las decisiones se pospongan.
Nos hemos acostumbrado a que el punto esta lento o se cayó o no hay servicio eléctrico o no hay línea telefónica y menos Internet porque se robaron los cables y nos hemos habituado a hacer la cola con una paciencia que no sé si en todos los casos es virtuosa.
En Maracaibo nos hemos acostumbrado, incluso, a que las aguas servidas que deben ir por cloacas y colectores corren cual ríos nauseabundos por calles y avenidas. A las troneras enormes que estos ríos inmundos dejan en las vías públicas ya sean éstas de asfalto o cemento y al rallye cotidiano que hoy significa circular por la que fuera llamada Maracaibo florida por Armando Molero.
Cuando Ricardo Aguirre escribió aquel verso de la Grey Zuliana “¿Qué más te puede pasar que no te haya pasado?” no podía siquiera imaginar que la ciudad podía llegar a tan deplorable situación, que era posible tanta indolencia, que muchísimas más cosas, cuál de ellas más terrible y desagradable podían venir.
Los semáforos no funcionan y en esas mismas esquinas donde se agolpa el calor, los carros tratando de pasar todos al mismo tiempo y los pasajeros que no consiguen transporte público las esquinas semejan pistas para motocrós.
En Maracaibo nos acostumbramos a andar en destartalados carritos por puestos y ahora no estamos acostumbrando a andar en el cajón de una destartalada camioneta o en un camión de carga pesada. Me aterra pensar que al actual Alcalde de la ciudad, que ya pensó en “autorizar” las “nuevas” chirrincheras, se le ocurra declararlas “patrimonio cultural” como hizo Gian Carlo Dimartino con los carritos por puesto. Por cierto, me dicen que el “patrimonio” se vende ahora como chatarra en Colombia a buen precio.
Nos estamos acostumbrando a las colas para echar gasolina, a los racionamientos eléctricos y sobre todo a que el racionamiento no se hace de acuerdo al cronograma que se anuncia sino que el servicio eléctrico puede fluctuar o simplemente irse varias veces en un mismo día o más horas de las que están previstas.
Nos hemos acostumbrado a que la ciudad se queda en tinieblas porque desde hace años el alumbrado público no existe y a los muladares en aceras y esquinas, a que en las áreas comunes, donde deberían haber árboles o jardines, solo haya basura o una hoguera hereje.
Se supone que la estética es un catalizador de la solidaridad, no sólo nos conmueve, nos mueve a la acción. No debería haber espacio para la indiferencia, para el infame anatema criollo de “a mis cojones”, que es la trilla por la que llegamos mansos a la costumbre.
Por lo que vos más queráis Maracaibo no te quedes al margen, no cierres los ojos, no te quedes muda. Por el amor de Dios, no te acostumbres.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
3
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
3Comentarios

1

domador antiopositores 10/07/2018 07:49 AM

"La mala costumbre", inducida a presión, siempre se ha transformado en cultura.


2

domador antiopositores 10/07/2018 07:46 AM

Magnifico. Antes de Chávez llegar al poder, uno paraba el vehículo en el paso de peatones que está por la San Rafael, y el resultado es que todos los que estaban por detrás de mi me recordaban a mi madre. No soy chavista ni opositor, pero las políticas de Chávez eran avanzadas, y lo transformaron no en solución, sino (también) en la sumatoria de todos los errores anteriores.


1

domador antiopositores 10/07/2018 07:48 AM

Vaya a leer la prensa mediática. Todos utilizan la misma proforma que han utilizado en "TODOS" los gobiernos anteriores. Pero eso, si, presumen que todo se lo merecen porque han tenido las mejores reservas de todo.


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEOpinión
Ver más