Publicidad

Actualizado hace 51 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:45 AM / 07/08/2018
El chillido avisa, por Carola Chávez
Carola Chávez Articulista @Tongorocho
0

Hace un año, cuando estábamos en plena guarimba, cuando las hordas, -esas sí eran hordas- antichavistas borrachas de violencia, linchaban gente en la plena calle; cuando los vecinos de toda la vida se juntaban para desnudar, golpear y amarrar a cualquiera de un poste, “por su aspecto chavista”.

Cuando la tortura y   la muerte era chic y se publicaba en Instagram con orgullo; cuando se llamó, oootra vez, a cazar chavistas; cuando a los sicarios les dijeron “Libertadores”.
 Entonces, cuando caminar por Chacao, así, con tu pelo chicharrón, era un acto suicida, cuando la MUD le dejó las riendas a un grupito de irresponsables ex estudiantes sin diploma que, a cambio de un Green Card, jugaban a instalarnos una guerra civil comandándola por Twitter desde algún restaurant de La Castellana. Hace un año, en medio de ese infierno, el presidente Maduro convocó a elecciones constituyentes. ¿Se acuerdan?
Yo me acuerdo que no entendía bien la movida, pero que sentí que era algo importante, y esto lo corroboré con la reacción histérica de los que nos tenían va varios meses instalándonos un infierno en nuestras calles. La MUD entera, por última vez en su vida, chilló al unísono, con sus clásicos ¡No es no!, ¡No “acataremos”!… y agarrados fuera de base, intentaron frenar lo inevitable y, como metidos en arenas movedizas, mientras más patalearon, más rápido se hundieron.

Votamos, chavistas y no chavistas contra el esperpento violento que nos querían vender los vendepatria como democracia y libertad. Entonces la guerra tomó otro curso. Votamos y los jefes de lo que fue la MUD, hartos de su ineficacia, decidieron asfixiarnos con sus propias manos. Ahí estamos, padeciendo otro tipo de violencia planificada y perversa. Ahí estamos resistiendo.

Y otra vez Nicolás saca otra carta, esta vez parece que un mazo entero, si nos guiamos por los chillidos de los gestores de la asfixia que desde Departamento de Estado nos tratan de imponer. Así vemos a los que llevan años pidiendo que se levante el control de cambio, chillando porque se está levantando. Los que pedían aumento de la gasolina, chillando porque intuyen que va a aumentar. Y chillan contra el Censo de Transporte y el Carnet de la Patria porque ya entendieron su dimensión y alcance, y saben que esta batalla también la perdieron.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS