Publicidad

Actualizado hace 51 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:00 AM / 07/08/2018
Despelote político, por Jesús Castillo Molleda
Jesús Castillo Molleda articulosjesuscastillo@gmail.com @castillomolleda

La política en Venezuela se encuentra en una fase crítica, en la que, quienes gobiernan no pegan una e insisten en seguir haciendo muy mal las cosas, hecho que desalienta al ciudadano a quien se le están cerrando todas las posibilidades de lograr enfrentar el despelote económico presente. No hay un vocero del gobierno que goce de credibilidad para elevar el nivel de confianza en los actores financieros, no existen anuncios proyectando que los indicadores de inflación se detendrán, por el contrario, todos los escenarios son pocos alentadores para quienes intentan permanecer en el país. 
Recientemente el presidente de Argentina Mauricio Macri declaró que la inflación se ubicaría en el 30% y eso activó a los ciudadanos argentinos que no quieren volver a enfrentar los altos indicadores inflacionarios de la época de Néstor Kirchner, nada comparado con la que se vive en Venezuela actualmente que es 5000% peor. Es penoso que Venezuela se encuentre en la lista de los peores países para vivir, y que hasta el momento el gobierno no logra ganarse un reconocimiento por algún logro de gestión, sector salud enfermo, sector educación desmantelado, infraestructural vial en franco deterioro, servicios públicos deficientes, inseguridad con altos índices, aeropuertos destruidos, falta de dinero en efectivo, parque automotor en ruinas, jóvenes huyendo del país, y lo que más impresiona es que dentro de los aliados del gobierno no hay nadie con fuerza que le ponga un alto a este desastre.
Mientras que del lado de la dirigencia política opositora el despelote es mayor, no logran ponerse de acuerdo en nada y son unos incapaces que desactivaron el voto por sus egos y no quieren reconocer que se equivocaron, y ahora, como era de esperarse, ninguno tiene el valor de salir a rectificar, pedir disculpas y avanzar. La clase política opositora da pena, los cogollos insisten en burlarse de los ciudadanos; mientras ellos se encuentran financieramente solventes gracias a sus cuentos de que luchan por la libertad.
 Las condiciones están dadas para que se produzca un despelote ciudadano y para los ojos del mundo no deja de sorprender como el gobierno lleva a los venezolanos a la horca y los ciudadanos se ponen la soga. En resumidas, nos encontramos con un gobierno que no gobierna, una oposición que no se opone y unos ciudadanos pasivos, por lo que sin ninguna duda el desenlace es un total despelote. Cuánto más podrá aguantar esta crisis el 90% de la población, cuánto más podrá aguantar el gobierno para mantenerse en el poder, cuánto más podrá sobrevivir la oposición, cuánto más van esperar las fuerzas armadas, cuánto van esperar los pasivos organismos internacionales o es que hay que esperar morir para intentar resucitar. 
El cielo nublado anuncia tempestad, todos los ingredientes están en la mesa, si no se hace nada para evitar lo inevitable el gobierno será sorprendido desde sus propias filas porque hay un sector que comprende que si todo sigue igual el riesgo a perderlo todo es muy alto, y a veces es mejor sacrificar a uno que sacrificarlos a todos. Como lo dijo Andriana Maldonado “El gobernante que tiene poder pero no autoridad no tendrá control de sus aliados y es cuando puede ser sorprendido”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS