Publicidad

Actualizado hace 24 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:20 AM / 17/04/2019
De cuentos y melodías
Ylich Carvajal Centeno

El conflicto que vivimos se expresa mediáticamente en dos relatos que se crean desde la exclusión y la negación del otro, que no ceden ni un ápice ni admiten razón u opinión en contra y que pugnan por imponerse aunque para ello tengan que podar verdades, esmerilar razones y diseccionar hechos.

Los relatores de la oposición no admiten ninguna razón, hecho o verdad, por obvia que sea, que apunte hacia la versión dada por el Gobierno sobre los saboteos al sistema eléctrico nacional y, en su defensa, los relatores del Gobierno ni siquiera entran a considerar la versión dada por la oposición según la cual todo es por falta de mantenimiento.

Ambos relatos se asumen, además, con cierta crispación, con tal nivel de polaridad que a alguna gente ya no le interesa informarse y conocer los hechos, las verdades, las razones, salvo aquellas que convaliden lo que ya piensan, la opinión que en ellos ya se ha fraguado.Hace unas semanas la oposición atribuía todos los males de la economía y la creciente inflación generada por el incremento alevoso del precio del dólar en bolívares a la existencia del control de cambios creado por el Gobierno en 2003.

El Gobierno por su parte aseguraba que era necesario.¡Bien! Ya no hay control de cambio, el precio del dólar oficial se ha igualado al precio del dólar guarimbero, pero los precios de los bienes y servicios no dejan de subir y la oposición ya ni se molesta en negar la especulación inducida que es la explicación del Gobierno para el mismo hecho.

Cuando el gobierno de los EEUU comenzó a sancionar a funcionarios venezolanos la oposición, que ha asumido la autoría intelectual de esas medidas, juró que eso no afectaría al país, pero ahora que es palpable que el bloqueo económico a Venezuela nos ha empobrecido a todos infamemente, los relatores oposicionistas dicen que son sacrificios justos y necesarios para salir de Maduro. El Gobierno pide al pueblo que resista la embestida imperialista.

Hace sólo unos días los relatores de la oposición clamaban al mundo entero por la “ayuda humanitaria” para Venezuela y desde territorio colombiano se pretendió una violenta incursión bajo el argumento de que era cuestión de vida o muerte y que la ayuda tenía que entrar sí o sí. El Gobierno por su parte no admitía que el país necesitara ayuda humanitaria y pedía que se levante el bloqueo y las sanciones impuestas por el gobierno de los EEUU que impiden comprar alimentos y medicinas.

¡Bueno! Ya hay un acuerdo entre la Cruz Roja Internacional y el Gobierno para que llegue a Venezuela cooperación en materia de alimentos y medicinas en el marco del derecho internacional y con el debido reconocimiento del Gobierno legítimo de la República pero los relatores de la oposición ya se olvidaron de la ayuda humanitaria que se supone era tan urgente que ameritaba crear un escenario de guerra en la frontera con Colombia.

El secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, visitó hace poco Cúcuta con la esperanza de reactivar el intento de forzar un conflicto militar entre Colombia y Venezuela que tenga como pretexto la supuesta ayuda, pero ni sus más perrunos adláteres le acompañaron en el intento. La ayuda a través de la Cruz Roja ahora es parte del relato del Gobierno.

Mientras los relatores de la oposición intentan minimizar el rol protagónico y determinante del presidente Donald Trump en la presidencia 2.0 del diputado Juan Guaidó, el Gobierno ya lo llama títere, payaso y monigote de Trump, incluso en los comunicados de la Cancillería.

Guaidó es políticamente un zombi que ya no tiene cerebros que comer. Lo mantiene “vivo” el doctor Frankenstein de la Casa Blanca y ese relato según el cual él es presidente y lo reconocen más de 50 países. En Venezuela, que es el único país que en realidad cuenta para determinar quién es el Presidente, cada día es menos reconocido y cada vez es mayor el rechazo, comenzando por la misma oposición que se alimenta de ese relato, de esa historia sin fin, de ese cuento del gallo pelón de acuerdo con el que ahora sí derrocarán a Nicolás Maduro.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS