Publicidad

Actualizado hace 27 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:00 AM / 11/09/2017
Abrirse a nuevas ideas...
Félix Cordero Peraza / Articulista
0

Félix Cordero Peraza / Articulista

Palpita el corazón del venezolano como caballo galopando por la llanura extensa del occidente. Los precios se fueron por las nubes y los ingresos del salario mínimo no alcanzan al precio que se incrementa semanal. ¿Qué hacer? es la exclamación lógica de más del 80% de la población. 
La crisis ahoga inclemente las aspiraciones y emprendimientos de mucho de los ciudadanos.

Los proyectos y las esperanzas individuales perecen por no contar con condiciones favorables para tener éxito, ni siquiera para echar a andar una idea. Un país lleno de dificultades y enfrentando aprietos de todo orden. Las oportunidades son pocas. Y la competencia y competitividad se expresa en alto grado. El aciago entorno solo puede ser superado si cambia su tipología. 

Mientras, las fuerzas políticas, tanto opositora como oficialistas se dedican a los asuntos de interés de sus organizaciones. Del lado opositor, promoviendo sanciones económicas e intervención internacional en los asuntos internos y compitiendo en las elecciones regionales a gobernador; ya fijadas para Octubre.

Del campo del gobierno, protestando las sanciones y declaraciones hostiles y dedicados a la campaña electoral regional. Ambos campos pensando en primer lugar en sus intereses grupales y ambiciones personales. Un país dividido en extremo. Polarizado. Fragmentados por enemigos en lugar de adversarios. A riesgo de una guerra civil sangrienta y dolorosa.  Tragedia que llenará la patria de pena y dolor. Imperdonable en el juicio riguroso de la historia. Todavía evitada echando a andar un serio y sincero proceso de diálogo y convivencia nacional. 

El gobierno adolece de una fina estrategia internacional integral y planificada y una repuesta oportuna y efectiva. Fundamentada en el derecho internacional y en la soberanía de las naciones. Se siente acorralado. Se va por la línea de menor resistencia. Sin empuje, punch ni habilidad negociadora. Da la impresión que la creación de la ANC les dejara exhausto. 

Pudiera caer, si las cosas siguen como van, en el síndrome de la AN. Se instalaron y sus efectos en los principales problemas ciudadanos no florecieron. 

Y se está a leguas de solucionarlos. Resolvieron si asuntos políticos de la coyuntura, el caso de la FGR, el acatamiento de los poderes públicos con excepción de la AN y su instalación en la sede del Palacio Federal Legislativo.  

Esto pasa y por otro lado el “padre estado” da vuelta como la noria. Agotado. Impotente. Sin acertar ante la complejidad de una situación que pareciera no tener repuesta. Poseyendo una visión confusa y ambigua. Como nunca antes lo habíamos visto. Enmarañado en una inestabilidad institucional y una incertidumbre generalizada que le imprime comportamientos dudosos e inestables.

Atrapado en una feroz campaña internacional desde los principales países de occidente. Riposta solo con declaraciones y notas de protesta repetitivas, defensivas y simplistas.  Sectario, tal como lo expresó el periodista Eleazar Días Rangel. Proyecta una imagen que da la sensación de cerrarse aprensivo dentro de sus propias paredes. En lugar de abrirse… a los independientes y las nuevas ideas…

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS