Publicidad

Actualizado hace 9 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:08 AM / 09/08/2017
8.089.320, por Luis Britto García
Luis Britto García Escritor
0

El primer boletín del CNE que registra 8.089.320 votantes, el 41,53% del padrón electoral, a despecho de las amenazas imperiales y de una ofensiva terrorista con saldo de dos centenares de mesas electorales acosadas, prueba la vigencia de un proyecto político.
Con esta victoria el bolivarianismo confirma una vez más que no es un simple movimiento clientelar.  Cuando el petróleo se hundía a ocho dólares el barril y no habían arrancado las Misiones, los bolivarianos eligieron con mayorías abrumadoras y luego salvaron del golpe de Estado de 2002 y del sabotaje petrolero a  Hugo Chávez. A principios de siglo advertí que si dejábamos continuar la infiltración paramilitar, ésta intentaría impedir las movilizaciones en apoyo al bolivarianismo. El 30 de julio cierra con dos centenares de mesas de votación bajo sitio terrorista; sectores e incluso pueblos bloqueados. Grupos terroristas cortaron el acceso a varias zonas del Este de Caracas;  debí mudarme a un hotelito en el Centro para poder llegar al Poliedro. Una vez más la torpeza de la oposición al abstenerse entrega a los sectores progresistas un poder casi absoluto para crear normas. 
Para sobrevivir, debemos purgar la Constitución de las normas neoliberales  que los opositores infiltraron en el texto de 1999: otorgamiento a la inversión  extranjera de iguales condiciones que al capital nacional; supuesta primacía de los tratados de Derechos Humanos sobre la misma Constitución; posible sujeción de las controversias sobre contratos de interés público a jueces, cortes o árbitros extranjeros; obstáculos insalvables para la expropiación; autarquía de los poderes que hace insalvables sus divergencias; federalización extrema que permite a gobernadores y alcaldes actuar sin coordinación con la República y comandar ejércitos propios;  convocatoria de revocatorios con apenas el 20% de la cifra de sufragios que eligieron al funcionario; disolución de la nacionalidad;  posibilidad de secesiones con pueblos, autoridades y territorios propio. Desde 1999 hasta hoy surgen nuevas realidades que necesitan  marco institucional. 
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS