Síguenos...
Facetas
Te mostramos 5 usos del agua de arroz para tu rutina de belleza
08:30 AM / 10/07/2018 Agencias / G. Trujillo
Agencias

La piel de las asiáticas se caracteriza por parecer de porcelana. Ellas acostumbran a lucir un cutis libre de impurezas, casi igual al de una muñeca.

 

Su secreto no se encuentra detrás de costosos productos de belleza, la magia está nada más y nada menos que en el agua de arroz,  una sustancia llena de propiedades ricas en potasio, zinc, ácido fólico, más otros nutrientes y vitaminas que se quedan en el jugo durante el proceso de cocción o lavado. 

 

FACETAS te mostrará cómo el líquido de esta semilla, estimula la dermis de las personas, a través de sus minerales y antioxidantes. 

 

 

 

 

 

Para preparar el agua de arroz: sólo debes colocar medio litro de agua en una olla,  agregar 250 gramos de arroz, hervir por 30 minutos, dividir el líquido con la ayuda de un colador y dejarlo reposar en un envase en la nevera.

 

Sus usos en el ámbito de la belleza van desde la aplicación de mascarillas para el rostro, cuerpo y hasta para ingerir y obtener sus beneficios. Aquí te mostramos otras funciones de esta preparación casi milagrosa:

 

Como adelgazante: se debe tomar un vaso con agua de arroz al día durante un mes. Es beneficiosos para quemar toda la grasa que retenemos en nuestro sistema digestivo. Puedes endulzarla con un poo de azúcar. 

 

 

 

 

Suaviza el cabello y la piel: gracias a la levadura de arroz, una mezcla de llena de vitaminas, y aminoácidos que hidratan aportan vitalidad en estas dos zonas del cuerpo. 

 

 

 

Debes aplicar el agua de arroz en la raíz del cabello, por 30 minutos y luego retirar con agua. Con el tiempo empezarás a lucir un cabello más sedoso lleno de brillo.    

 

 

 

Como mascarilla facial: mezclando tres cucharadas de agua de arroz, una de miel y aplicar  dos o tres días de la semana.

 

 

Debes dejar actuar la mezcla por una hora y retirar con abundante agua. 

 

 

Para exfoliar la cara: debemos aplicar el mismo procedimiento del ejemplo anterior, solo que en vez de agregar miel, colocaremos azúcar a la composición.

 

Se debe exfoliar dos veces por semana, masajeando de forma circular con la yema de los dedos, durante 15, o 20 segundos, luego retira con abundante agua fría. 

 

 

 

Esta idea te servirá para eliminar las impurezas, más la flacidez acumulada en la piel por la rutina.

 

 

 

Combate el acné: con las propiedades antinflamatorias, controla la grasa de la cara, tratando las erupciones, e irritaciones causadas por esta enfermedad dermatológica.

 

 

 

Un tónico facial: natural e hidratante que puedes utilizar antes de cada maquillaje para lucir un acabado más fresco.

La preparación para el tónico es diferente a la anterior, sólo debes utilizar el agua que queda después de haber enjuagado las semillas. No necesita de cocción. 

 

 

 

Puedes colocar el líquido en un atomizador, para facilitar la aplicación del agua a tu rostro. 

 

 

¿ Te gustó la nota ?
0 Comentarios