Síguenos...
Facetas
Psicóloga a FACETAS: “En situaciones de crisis ni la tristeza, ni la rabia son las mejores consejeras”
02:10 PM / 14/04/2019 Gabriela Trujillo Prado
Cortesía Santiago Soto

La fuerza del pensamiento, la energía de la palabra, la variedad de las emociones y sentimientos, el potencial de la personalidad, el conocimiento de uno mismo y de los demás y el alcance de la comunicación son herramientas de gran valor para el desarrollo de cada individuo y en conjunto de la sociedad. No en vano la psicóloga Ikerne Mandaluniz asegura que la psicología cada vez más contribuye a que la sociedad mejore de manera considerable.

Ella aporta su grano de arena sirviendo como orientadora y guía para hacer que la "situación" o "problema" sea solucionado de la mejor manera: escuchando, analizando y canalizando todo lo que esté involucrado en cada uno de sus lectores o pacientes.

De escritura fácil, vivencial y hasta anecdótica esta psicóloga se ha trazado una meta: llegar a todas las personas posibles a través de su blog en el que las personas encuentran un rincón de desahogo o identificación de situaciones con las que más de uno se ha sentido identificado.

En conversación, vía telefónica, con FACETAS, Mandaluniz despejó algunas dudas que más allá de lo científico tienen sus respuestas y visiones que cada quien puede interpretar de la mejor manera y afrontar la vida sin temores.

¿Cuál es el mayor temor que tienen las personas?


Existe una grandísima variedad de temores que varía de acuerdo con la etapa de la vida, sin embargo, es bastante común el miedo a la soledad y al fracaso. Vivimos en un mundo tan competitivo que la sola idea de enfrentarse a los retos diarios se convierte en una fuente constante de preocupación. Sentir que no se estará a la altura de las expectativas de los demás o de las exigencias propias genera mucho miedo.

Y creemos que para conseguir estabilidad y ser felices es indispensable contar con una pareja y estar rodeado constantemente de personas que de una forma u otra nos den su aprobación. Eso hace que cuando por diversas circunstancias e incluso cuando por decisión propia optamos por estar solos, romper con la pareja o alejarnos del entorno familiar lo reflejemos como una situación amenazante que genera miedo.


El temor a morir y todo lo que rodea a este concepto, genera temor en distintas etapas de la vida, es un tema que tiende a evitarse como conversación y se relaciona con tristeza, sufrimiento, dolor, perdida y a pesar de ser parte de la naturaleza tiende a generar rechazo y preocupación. 


¿Cómo acabar con los miedos? 


Los miedos varían mucho según la etapa de la vida en que nos encontremos, y además se afrontan de forma muy variada también. El primer paso es darse cuenta de que tenemos miedo, es decir identificarlo, entender qué lo genera en nuestro interior y sobre todo llegar a darnos cuenta de que no es una emoción negativa. Debemos entender que el miedo bien manejado es una oportunidad de crecimiento personal.

Cuando el miedo se convierte en un problema que limita nuestra vida, entonces debemos considerar la necesidad de acudir a un profesional, que a través de la utilización de distintas técnicas nos prepare emocional y conductualmente para poder afrontarlo. Es válido sentir miedo y es valido admitir que en algunos casos se necesita de ayuda para manejarlo. 


En situaciones de crisis ¿Cuál es la mejor opción?


Enfriar la cabeza. En situaciones de crisis ni la tristeza, ni la rabia, ni la frustración son las mejores consejeras. Lo primero es hacer una pausa, darnos tiempo para pensar, reflexionar. La posibilidad de hablar puede ayudar a drenar, pero una crisis es un buen momento también para escuchar.

Cuando estamos en crisis muy probablemente nuestra percepción inicial no sea la más justa, por eso es importante dar un plazo de tiempo para poder digerir la circunstancia que nos rodea y los elementos que ha generado la crisis. Intentar contemplar diversas formas de resolución de la crisis y no enfocarnos solo en una. Una crisis muy probablemente pone en nuestras vidas la posibilidad de un cambio, es por ello que debe manejarse con criterios claros y con la mayor calma que nos permita la situación.


¿Puede un psicólogo ayudar a alguien que no quiere ser ayudado?


Creo que muchas veces esa persona que dice que no quiere ser ayudado, en cierto porcentaje realmente está pidiendo ayuda. Su negativa probablemente sea un mecanismo de defensa. Por supuesto que siempre debe prevalecer el respeto hacia su decisión de recibir ayuda o no.

Para quienes se preocupan porque esta persona manifiesta que no quiere ayuda les diría: paciencia y tiempo. Quizás en la forma en que se le ha planteado no haya sido la que en su caso era la correcta. Las personas que se encuentran en conflicto pueden manejar tiempos diferentes a quienes le rodean. Y eso hay que respetarlo y entenderlo. En ese caso, se le explica que existen formas y deseos de acompañarlo en su proceso y que de llegar a estar dispuesto las puertas le esperan abiertas.


¿Cómo se puede solucionar la falta de motivación?


Existe una motivación externa y una motivación interna. Hay personas que todos los días se levantan haciendo un gran esfuerzo por dar un paso adelante y su entorno se lo dificulta o bloquea, así como hay personas que cuentan con todo el apoyo posible para ir tras de un sueño y sin embargo ni lo intentan.

Para sentirnos motivados algunos necesitan sentir que los que les rodean aprueban cada paso, necesitan reconocimiento y estimulo positivo, para otros, por el contrario, su mayor motivación es la resistencia, mientras más difícil sea el reto mas motivados se sienten. La motivación es un asunto muy personal. Cada uno decide cuáles son sus sueños y metas. Muy probablemente cuando alguien no consigue motivación es porque está luchando por un sueño que le pertenece a otro y hay que ser valiente para aceptarlo y cambiar. 


¿Cómo se puede solucionar la falta de autoestima?


A través de un proceso interno muy intenso y a la vez muy bonito. No hay nada mas maravilloso que conocerse a uno mismo y empezar a quererse. Poder mirarse al espejo y sonreírse a uno mismo. Aprender a entenderse. Darse permisos para fallar, no solo pocas veces sino aquellas que hagan falta. Descubrir lo que realmente nos gusta y lo que nos molesta. Aprender a ser valientes y reconocer cuando necesitamos ayuda.

Ayuda mucho dar una mirada atrás y recordar momentos anteriores, descubrir que a veces hemos sido triunfadores y que otras hemos superado errores. Somos muy rápidos reconociendo las cosas que no nos gustan de nosotros mismos y dedicamos muy poco tiempo a resaltar aquello que hacemos bien. Tendemos a ser demasiado exigentes con nosotros mismos. Dedica tiempo a descubrirte a ti mismo, muy probablemente vas a descubrir que eres mucho mas especial de lo que en este momento crees.


¿Por qué se puede llegar a tener una depresión?


Existen múltiples causas, que van desde factores personales, sociales, cognitivos, familiares y genéticos. Lo importante realmente es no subestimar ninguna. Es evidente que, si existen factores de riesgos claros, la depresión es más común en mujeres que en hombres, en cuanto a la edad existe una mayor incidencia de sintomatología depresiva en adultos jóvenes entre los 18-44 años. Se ha estudiado el factor genético pues los familiares de primer grado presentan una mayor probabilidad de padecer un cuadro depresivo cuando existe el antecedente.

No podemos dejar de considerar dentro de las causas aquellos eventos traumáticos o situaciones de estrés extremo. Los factores neuroquímicos, hoy en día son múltiples los estudios de cómo los neurotransmisores como la noradrenalina (NA) y la serotonina (SER) y la dopamina se relacionan con los cuadros depresivos. Y así podríamos continuar horas y horas hablando de las posibles causas, lo mas importante es llegar a comprender que todos somos susceptibles y que dependiendo de su causa y forma de manifestarse, en algunos casos responderá a tratamiento psicológico y en otros casos ameritará la utilización de medicamentos.

Hablar del tema, dar a conocer cada vez acerca de los síntomas, lograr que la gente entienda lo profundo e intenso que puede llegar a ser su padecimiento ha sido uno de los mayores logros en pro de ayudar a los afectados.

¿Cómo recuperar el ánimo en una persona que padece de depresión?


Recuperar el estado de ánimo es parte de un proceso delicado y que no sigue un orden inalterable, cuando una persona está deprimida necesita ser atendida de forma integral. El cambio en el estado de ánimo es quizás el síntoma mas observable para quienes le rodean, sin embargo, no es el único. La tristeza es el síntoma más representativo y el que más duele a quien lo padece y a quienes le rodean. Por eso suele convertirse en el objetivo primordial, Todos quieren que la tristeza desaparezca y prontamente volver a verlo feliz.

Pero no es tan sencillo, lleva su tiempo y sus etapas. Muy probablemente la persona curse con alteraciones del sueño, de la alimentación, entre otros. El tratamiento estará dirigido a una recuperación integral. Con el tratamiento adecuado y oportuno la persona se estabilizará y comenzará su camino hacia la recuperación.

¿De qué depende la felicidad?


De lo que cada uno entienda por ser feliz. No puedes ni debes ser feliz en base a un criterio preestablecido o ajeno a tu realidad. Una vez que logres conocerte a ti mismo dentro de la más hermosa sinceridad, lograrás reconocer tus necesidades y anhelos, construirás tu propia interpretación de la vida, entenderás lo que llena tu corazón, aprenderás a sentir y respetar tu esencia y durante esa búsqueda muy probablemente sabrás de que depende tu felicidad. 

¿ Te gustó la nota ?
2 Comentarios

1

domador antiopositores 14/04/2019 06:09 PM

nteresante. Los limites del lenguaje de Lacan, puede ayudar. Las cosas más complicadas siempre fueron acompañadas por una solución muy simple.


1

domador antiopositores 14/04/2019 06:12 PM

Dejen de ser "imbéciles", ya está!. Es que tengo que comentarlo sino doy la idea que soy “doctor”.