Síguenos...
Facetas
La revolución será ecológica o no será
12:00 PM / 08/10/2018 Pablo Hernández
Agencias

El hombre continúa en su cambio imparable en relación al lugar que ocupa en el mundo, abandona progresivamente ese estado de egocentría en el que todo el universo, naturaleza y los propios dioses giran alrededor de él y que cree heredado por ser quien es, para echarse a un lado y tener una visión más ecológica de la realidad en la que vive.

Al fin va siendo consciente de que la realidad no está en un supuesto más allá donde ser recompensado o castigado por las acciones que son dictadas por un intermediario con lo celeste.

Ahora, algo tarde quizás, reconocemos que la realidad se encuentra en este momento y lugar, acompañado por otros seres vivos que tienen el mismo derecho a disfrutar el espacio y el tiempo que comparte con la raza humana.

El individuo que tiene esta percepción en la que no se siente por encima del resto de seres vivos, sino su igual, que la verdadera razón de la existencia se encuentra en la comunión con la naturaleza y la búsqueda del bien común, encuentra en la filosofía ecologista el argumento perfecto para iniciar la revolución que las sociedades humanas piden a gritos y necesitan con urgencia.

Pruebas para saber si eres ecologista

El ser ecologista no tiene por qué significar montarse en un barco ofreciendo su cuerpo entre el arponero y la ballena, ni tiene porqué subir al Puente de la Torre en Londres para desplegar una pancarta en contra de los residuos tóxicos. El ecologista puede aportar su propio grano de arena desde su hogar, cambiando ciertas pautas de comportamiento, demostrando el amor por los animales desde una perspectiva de igualdad.

Y es que el ser ecologista también se desarrolla con los pequeños detalles, desde elegir con respeto el nombre al animal de compañía elegido, visitando páginas como nombresparaperros.wiki, procurar todo los cuidados necesarios en alimentación, higiene, espacios de libertad y, en general, todo lo que necesitan los animales de compañía para que tengan un buen nivel de vida en el que se sientan felices y completos.

En este sentido, debemos ser rigurosos con cada animal que tengamos en nuestro poder, y conseguir la más completa y fidedigna información para que no descuidemos ningún detalle en su crianza y bienestar. Por ejemplo, si tenemos a nuestro cargo un Hámster Campbell, debemos saber qué lo diferencia del resto de semejantes, cuál es el carácter del Campbell y, en general, cuáles son los cuidados del hámster Campbell para que pueda llevar una vida digna.

Si además de este trato con los animales de tu entorno tienes una perspectiva global de lo que puedes hacer y conseguir desde una posición local y actúas en consecuencia, ten por seguro que entras dentro del grupo de personas que son ecologistas.

Las acciones a nivel local son bien sencillas, se pueden llevar a la práctica sin cambiar excesivamente tu modo de vida, solo implantando nuevas costumbres que te harán sentir mejor, y con las mejorarás a la vez la calidad de vida del planeta en su conjunto.

Simplemente implantando la regla de las R,s en tu forma de actuar estarás dando un paso decisivo en la reducción del impacto que los seres humanos realizamos en el planeta; las 5 R,s son reducir, reparar, reusar, recuperar y reciclar. Si todos los seres humanos pusiéramos en práctica estas cinco sencillas reglas, el deterioro del planeta se reduciría considerablemente y podríamos poner en marcha la 6 R, el retorno a un mundo mejor.

Ser ecologista es amar a la naturaleza

Fundamentalmente, como primera regla para ser ecologista, se debe amar a la naturaleza en su conjunto, respetar la vida, sentirte parte de lo natural y nunca por encima o con poder sobre ella, entender que sin el entorno medioambiental no hubiéramos sido e, inevitablemente, dejaremos de ser.

Si sientes esa necesidad de cambiar el paradigma absurdo imperante en las sociedades actuales, de producir sin para a costa de agotar los recursos naturales y dejar sin espacios a la naturaleza, si necesitas proteger ese espacio sagrado que amas, entonces ponte en acción porque el futuro depende de los que piensan como tú.

Con toda seguridad necesitarás los bellos atardeceres frente al mar, respirar el aire puro de la montaña o perderte entre bosques frondosos. Con toda seguridad necesitarás el contacto físico e íntimo con el medio natural, cuanto más salvaje, primitivo y limpio mejor.

Para esas salidas en las que buscas la conexión con lo natural, en las que buscas estar lo más alejado de la civilización y de cualquier rastro humano, no olvides llevar un reloj GPS para que puedas volver. Si quieres tener o regalar un reloj GPS para no temer perderte en tus salidas al bosque, al desierto o a cualquier espacio natural, haz clic aquí para seleccionar entre los mejores con el análisis de relojes GPS que te ofrece está página especializada, porque la defensa y el disfrute del medioambiente no tienen por qué estar reñidos con la seguridad.

El amor por la naturaleza hace que inevitablemente la busquemos, nos perdamos en ella, la analicemos, la observemos, la estudiemos y también que saquemos lo mejor de ella si con ello no le hacemos el menor daño.

Así, con conocimientos, podremos distinguir los distintos tipos de plantas, podremos diferenciar las plantas medicinales de las que no lo son y utilizarlas en sustitución de los fármacos, que como norma general suelen acarrear efectos secundarios al tomarlos con frecuencia. Si quieres tener una página guardada en favoritos, con una más que amplia selección de plantas de uso medicinal, entra en el enlace que acabamos de reseña, para que tus salidas al campo o al bosque puedan ser utilizadas para que a tu botiquín natural nunca le falte de nada.

Cabe resaltar que el conocimiento y uso de las plantas como medicina existen desde que el hombre camina sobre la Tierra y que sus efectos sobre el organismo de las personas son positivos utilizados con responsabilidad, pero que en ningún caso deben ser sustitutivos de tratamientos médicos especializados recomendados por la ciencia moderna.

Las plantas con funciones medicinales suelen ser utilizadas como infusión, decoccida, para hacer cataplasmas, baños, aceites esenciales… con funciones analgésicas, antioxidantes, antisépticas, para paliar dolores de diversa gravedad, malestares musculares o de las articulaciones, y un largo etcétera.

Consulte siempre con un especialista antes de iniciar un tratamiento en profundidad e infórmese en páginas como la relacionada en este artículo para poder utilizar las plantas medicinales apropiadas y según el mal que quiera sanar.

¿ Te gustó la nota ?
0 Comentarios