Síguenos...
Facetas
Intimidad, pasión y compromiso: Conoce la teoría triangular del amor
08:50 AM / 10/06/2018 Alexandra Ramírez
Agencias

A veces nos descubrimos a nosotros mismos sintiendo melancolía mirando hacia el pasado, preguntándonos por qué no funcionó aquella relación, o hasta en una relación actual, nos podemos encontrar preguntándonos por qué ya no funciona como antes, a dónde se han ido todas esas chispas que existían al comienzo...

 


Estando en ese lugar, preguntándome lo mismo que tú, me surgió otra pregunta aún más profunda
¿Qué hace que una pareja funcione? ¿De qué trata el amor? ¿Hay alguna ley que lo rige? 
¿Qué es lo hace que el amor crezca? ¿Solo los planetas las estrellas y el destino pueden predecir que exista el amor verdadero entre dos personas? ¿O podemos hacer nosotros algo más?  Y si fuese así, ¿Cuál serían los ingredientes que conformarían una pareja ideal? 

 

Para iluminar este camino, el Psicólogo Robert Sternberg, nos trae quizás una de las tantas respuestas posibles con su Teoría Triangular del Amor. 

 

 


Para él hay tres ingredientes que deberían existir en una relación ideal: 

 


La Intimidad que es la  conexión y la cercanía a nivel alma con alma, y el conocimiento del otro. 


La Pasión, que alude a esa atracción física y el deseo sexual que nos despierta nuestra pareja. 


Y el Compromiso, que es el deseo y la decisión de permanecer juntos no importa qué.  Cuando hay desequilibrio entre uno de los tres puntos de este triángulo, es cuando debemos ponernos a trabajar, y alimentar esa conexión.

 


Sin embargo, esta misma teoría va mucho más allá y nos plantea la existencia de diferentes tipos de amor, según la presencia de un ingrediente más que otro. Por ejemplo, nos habla de un amor tipo capricho, cuando existe la pasión entre los dos, pero no la intimidad ni el compromiso.

 


 O un amor romántico cuando hay pasión e intimidad, pero no compromiso. O un amor vacío cuando solo existe el compromiso en la pareja, pero no hay intimidad ni pasión. 

 


Cabe destacar que una misma relación puede atravesar todos estos diferentes tipos de amor debido al tiempo de la relación, o algún evento externo.

 

 

Estoy de acuerdo que estos tres elementos te pueden ayudar a construir ese amor con el que todos soñamos. Estoy de acuerdo que puede resultar importante y favorecedor hacer conciencia de dónde está nuestra relación en este triángulo del amor, darnos cuenta lo que hace falta, y lo que necesitamos hacer para llegar allí.

 


 

Pero, lo más importante de esto es saber que existe un amor allí disponible siempre para nosotros y que tenemos todos estos ingredientes: la intimidad, la pasión, y el compromiso a nuestra disposición para ser utilizado a cada momento, pero debemos hacer el trabajo.

 


El trabajo de derribar los muros que te alejan de tu pareja, alimentando la comunicación interesándote en ella y teniendo pequeños actos de amor constante con el otro, aún cuando no sean retribuidos, nada de eso se pierde, algún día volverán a nosotros de manos de esta pareja, de otra, o de la vida misma, tal vez hoy, tal vez la próxima semana, tal vez el próximo año.  
Lo esencial aquí  es mantener la energía del amor circulando a tu alrededor. Y seguir haciendo el trabajo.

 


El trabajo de construir puentes entre sus corazones, un puente  en el que tú lo inspiras a él / ella, y él /ella te inspira a ti, olvidando un poco las diferencias (si puede existir ese amor verdadero entre los dos  y aún seguirás odiando esa camisa que él/ella tanto ama).

 

 

El trabajo de mantener viva esa chispa inicial que los unió, alimentando la pasión, reavivando el deseo cada noche (o cada día).

 


El trabajo de disolver los lazos que te atan a las expectativas de cómo debería ser tu pareja o de lo que debería estar haciendo, enamórate de esa persona que tienes justo delante de ti, no de una ilusión. 

 


Y sobre todo, el trabajo de inventarse cada día sus propios ingredientes para que esa relación funcione, para algunos puede ser un triángulo con tres puntos clave, para otros, puede ser un cuadrado o una estrella con siete puntos, sea cual sea, creen su propia definición a cada momento de lo que es ese amor ideal y verdadero para ustedes.


Porque como dice Sternberg este amor ideal del que él habla producto de sus tres ingredientes: intimidad, pasión y compromiso, es poco común, pero a pesar de eso, lo más difícil no es encontrarlo, si no mantenerlo.

 

 

 

¿ Te gustó la nota ?
Notas relacionadas
0Comentarios