Facetas
Estos son los consejos y procesos que no debes omitir para mantenerte en forma
08:40 AM / 11/09/2017-Gabriela Trujillo Prado
Agencias

Antes, durante y después de cualquier régimen adelgazante que se sigue debe poner en práctica estos consejos que, además de colaborar con la pérdida de peso, le ayudarán a llevar una vida más sana:


1.-Tome agua

Ingerir suficientes líquidos a diario es de suma importancia para un cuerpo saludable: suprime el apetito naturalmente, ayuda al cuerpo a metabolizar la grasa almacenada y elimina problemas de estreñimiento. Por ello, el reiterado consejo de tomar ocho vasos de agua al día, equivalente a dos litros, debe seguirse, pues es lo mínimo que fisiológicamente necesita el cuerpo humano a lo largo de una jornada. 
Dentro de este total, deben contabilizarse otros líquidos como la leche, los jugos e, incluso, las sopas y cremas.
Cabe destacar que el agua es necesaria para cumplir con las funciones vitales del organismo como la digestión, la respiración, el transporte de alimentos y la eliminación de desechos. Además, favorece la salud y la belleza de la piel. A un cuerpo deshidratado le aumenta la frecuencia cardiaca, luce una epidermis reseca y ojos sin brillo. 
El agua, además, mantiene fresco el cuerpo y ayuda a reponer energías después del ejercicio.

 

 

2.-Merienda

La merienda es una comida ligera que se hace por la tarde antes de la cena. Este bocado vespertino ayuda a calmar las ansias o a resistir la falta de alimentos hasta la comida final del día. Tradicionalmente, se toma entre las 3:00 y las 4:00 de la tarde
Conviene saber que ésta debe incluir alimentos nutritivos y ligeros. Un dulce o un chocolate no será la mejor opción, pues contribuye con el aumento de peso. 
Puede elegir entre una taza de frutas, un vaso de leche, yogur o gelatinas, por ejemplo, entre otras opciones saludables en una ración apropiada. Recuerde que la merienda no debe tomarse demasiado tarde para que no interfiera con la cena.
Comer a media mañana, también es recomendable para recargar energías antes del almuerzo y mantener adecuados los niveles de glucosa en la sangre. Estas comidas evitan las ansias de “picar” y el apetito desaforado. Supone una “recarga” de energía para continuar realizando las labores del día.

 


3.-Desayuna

La primera comida del día aporta la “gasolina” necesaria para emprender una jornada con energía. Prohibido ayunar. Con ello no logra absolutamente nada, si el objetivo es deshacerse de los kilos de más. Por el contrario, puede sumar unos cuantos. 
Luego de que el cuerpo ha pasado, durante el sueño, muchas horas sin alimentos, resulta imprescindible sentarse a la mesa para degustar un menú variado, rico en vitaminas y saludable, que proporcione los nutrientes que requiere el cuerpo para un óptimo rendimiento físico e intelectual. Las personas que evitan el desayuno tienen una probada tendencia a comer desproporcionadamente a la hora del almuerzo o ingerir bocados a distintas horas, desconcentrarse y a estar de mal humor. Además, están propensas a sufrir desvanecimientos, agotamiento o padecer una inesperada baja de glucosa, principal combustible energético del cuerpo humano.

 

 

 


4.-Mueve el cuerpo caminando

 

El ejercicio es el único método que ayuda a mantener activo el cuerpo, a quemar las calorías, disminuir el peso, generar masa muscular y eliminar toxinas. La más fácil y sencilla de las actividades es caminar porque no requiere de gimnasio, corriente eléctrica o cumplir un horario: sólo requiere “activar” las piernas y andar. Puede hacerlo por una hora en zonas planas, un ritmo para mantener la frecuencia cardiaca. Se recomienda hacerlo mínimo tres veces a la semana, vistiendo ropa cómoda y calzado apropiado. El cuerpo quema calorías cuando marca un ritmo con los pies, aseguraron James Levine y colegas de la Clínica Mayo de Rochester, en Minnesota, EE UU, en la revista científica Science. Y señalaron otras razones para levantarse de la silla, dejar el sedentarismo y salir a caminar: esta acción actúa como supresor del apetito, aumenta los niveles de adrenalina que son útiles para movilizar la grasa de las células que son quemadas por la energía del ejercicio, contribuye con la firmeza de la piel, promueve el autoestima y genera un bienestar que incentiva a una alimentación sana y balanceada. 

 

 


5.-Cena ligero

El proceso de digestión es más lento por la noche, antes de ir a la cama. Por ello, es recomendable que la última comida sea ligera, que no significa menos nutritiva sino baja en calorías y grasa. Una ensalada de frutas aderezada con yogur, un emparedado o arepa integral con queso, acompañados de un jugo de frutas frescas o leche descremada, resulta adecuado por su sencillez. Lo importante es recordar que no deben ser comidas pesadas y ni abundantes, puesto que está cerca la hora de dormir y el proceso de digestión debe realizarse rápido y completo.

 

 

6.-Elimina las chucherías

 

Las gaseosas y los “snacks” sólo aportan calorías vacías, ningún beneficio a su organismo. Al contrario, van en detrimento de la salud generando aumento de peso. Las chucherías y los refrescos contienen una gran cantidad de colorantes y conservantes químicos que producen enfermedades como la gastritis o caries. Deben evitarse a toda costa. Sólo favorecen la acumulación de grasa. Pueden execrarse de la dieta poco a poco. Reemplace estos productos, de atractivo aspecto y agradable sabor, por galletas integrales, barras de cereal, leche descremada o frutas igual de gustosas. Antes de probar una chuchería o una bebida con alta carga calórica, pregúntese cuál alimento saludable puede sustituirlo.

 

 


7.-Duerma

 

Dormir las ocho horas necesarias favorece la salud física y mental de las personas. Contribuye con un buen rendimiento durante el día de trabajo e impide comer a deshoras y, por consiguiente, a evitar comidas de más. Un buen sueño garantiza un despertar satisfactorio, con sensación de placidez, pues ha repuesto las energías gastadas el día anterior. Por el contrario, las personas con pocas horas de descanso experimentan cansancio, somnolencia diurna, estrés y bajo rendimiento intelectual y, si no durmió durante la noche, deseará hacerlo durante el día. Igualmente, resulta probable que en las horas de somnolencia, las aproveche para darse un paseo por la cocina con el fin de “entretenerse” antes de dormir.

 

 


8.- Deguste cada bocado

 

Es un buen hábito comer despacio y masticar bien los alimentos, saborear cada pedacito de comida que se lleva a la boca. Está comprobado que le hace sentir satisfecho más pronto. A la hora de comer es necesario tomarse un tiempo, apagar el televisor, sentirse calmado y dedicarse exclusivamente a alimentarse. Cuando se come apresuradamente, los alimentos no masticados correctamente y trozos grandes llegan al estómago generando un mayor trabajo mecánico del organismo para procesarlo. En consecuencia, la digestión es realizada con dificultad, se producen los gases y en poco tiempo volverá a sentirse hambriento.

 

 

 

9.-Consume las calorías necesarias

 

En todo régimen de alimentación es preciso conocer la cantidad de calorías que necesita consumir. Puede saberlo a través de una consulta con un médico nutricionista. El número de calorías indicará la pauta para el menú diario, además sabrá cuánto comer de determinado alimento y así reducir o mantener el peso.
Es pertinente recordar que la cantidad de raciones diarias o semanales lo determinará el tipo de dieta y el especialista, quien orienta y estimula al éxito de las metas.

 

 

 

10.-Evite omitir las comidas

 

Todas las comidas son necesarias. No se deben “saltar” u omitir, y menos con la idea de adelgazar. Cuando se deja pasar la hora de alimentarse, aumenta la ansiedad. Probablemente, cuando se siente a la mesa saldrán las ganas reservadas y coma más de lo debido. Tampoco resulta un hábito saludable si constituye una de sus estrategias para adelgazar. El consejo es aprender a seleccionar los alimentos adecuados para cada turno y repartir las calorías en cuatro o cinco nutritivas porciones al día, una combinación de carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales. De esta manera, el cuerpo utiliza la energía más eficazmente y se evitan los desvanecimientos, sudoraciones o hipoglucemias súbitas.

 


 

Publicidad
Publicidad
0Comentarios
Más notas de Facetas
Ver mas