Publicidad

Actualizado hace 91 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
02:50 PM / 13/06/2018
Rusia 2018: La fiesta deportiva de Vladimir Putin
Jean Lucas Bello
agencias

La samba, la playa y el ambiente futbolero que hubo en el mundial de Brasil 2014, se trasladará a las bajas temperaturas de Rusia donde deportes relacionados con el invierno predominan en popularidad sobre su población. Sin embargo, gracias a Vladimir Putin, el máximo evento del deporte rey pisará, por primera vez en su historia, la tierra de Lenin.

El recién reelecto presidente de Rusia, Vladimir Putin, es un hombre que no le gusta el fútbol, sus pasiones pasan por el judo, el hockey sobre hielo, y sobre todo lo relacionado con el poder político sobre su territorio y sobre “su” región, es por ello, que el líder del Kremlin mantiene todos sus esfuerzo para el desarrollo del nuevo campeonato mundial de fútbol para demostrarle al mundo todo su poderío al organizar este evento mundial.

La FIFA mantiene una política para determinar los anfitriones de los mundiales donde seis confederaciones de fútbol, se rotan para albergar cada campeonato. Entre las candidatas para organizar el mundial del 2018, se encontraban Bélgica-Países Bajos, España-Portugal, Inglaterra y Rusia quedando favorecida esta última el 2 de diciembre del 2010 cuando se anunció como sede del magno evento deportivo.

Rusia se postuló para albergar este mundial por decisión de Putin quien ordenó al ministro de Deportes, Vitali Mutkó a “preparar la candidatura para organizar el Mundial del 2018”. 9 años después el jefe de Estado se mantiene en el poder de Moscú y logrará cumplir con la orden que estableció en el 2009.

“La participación de Rusia en la celebración de una Copa Mundial permitirá desarrollar la infraestructura de las ciudades sede, al igual que hacemos en Sochi”, dijo el mandatario en referencia a los Juegos de Invierno que también se propuso a organizar.

Putin como hombre de Estado ha sido testigo de todo lo que envuelve la organización de un acontecimiento de esta magnitud, superando cada obstáculo que se le impide estar al frente de este gran proyecto.

Desde la oficialización como sede del mundial, muchos acontecimientos políticos han ocurrido durante estos 8 años, donde Putin ha estado involucrado, el conflicto sirio; la guerra con Isis y la llegada al poder de Donald Trump en Estados Unidos han ocupado un poco la agenda del líder ruso, que permanece sin perder el foco de materializar su proyecto deportivo pero al mismo tiempo geopolítico.

Relación con Donald Trump

Desde la llegada del magnate estadounidense a la Casa Blanca, las relaciones entre ambos países han pasado por momentos de grandes tensiones entre las dos potencias. Por fortuna de Putin, Estados Unidos no clasificó al mundial, de manera que se ahorra cualquier situación incómoda que reviva ese clima de guerra fría de esta interminable rivalidad.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha impuesto una política de castigos económicos contra Rusia durante su presidencia. No obstante, luego de las respuestas del Kremlin donde consideró estas sanciones un "asalto económico internacional", las posturas han cambiado de manera muy leve.

Trump quien también comprende la importancia política de los eventos deportivos,  prepara la candidatura junto a Canadá y México del Mundial en el 2026

Conflicto sirio

La guerra en Siria involucra a 17 países de los cuales 9 participarán en Rusia2018. Recientemente el presidente Trump realizó en conjunto a países aliados un bombardeo sobre laboratorios químicos en Damasco. A pesar, de las advertencias a un posible quiebre en la política internacional entre Rusia y EEUU por esta acción, la administración de Putin únicamente se limitó a emitir declaraciones rechazando esta acción militar. Algunos analistas consideran que esa respuesta tan suave por parte del Krelim se debe a la cercanía de la fecha del inicio del mundial y lo que implicaría en el desarrollo de este evento en medio de un futuro conflicto bélico entre potencias.

 

ISIS

La realización del torneo ha recibido serias amenazas por parte del Estado Islámico (Isis por sus siglas inglés),  quienes expresaron por medio de sus redes sociales  sus intenciones de atacar a los presentes con un atentado terrorista.

La primera alerta de Isis llegó el 17 de octubre del 2017, informada por ‘Al Wafa’, portal cercano al grupo islámico. Era una imagen de un terrorista armado con un fusil de asalto  Avtomat Kalashnikov (AK-47), junto a una bomba con la bandera del Estado Islámico y el logo del Mundial 2018. El mensaje, escrito en árabe, decía: “Esperen por nosotros”.

Para Putin este tipo de amenazas no tendrán ningún efecto negativo en la realización del magno evento deportivo. Se estima que sea el mundial con más medidas de seguridad nunca antes visto, es por ello, que el clima futbolero no se pronostica, pero la hiperseguridad ha sido lo primero que garantizará el jefe de Estado ruso.

Reino Unido

En Inglaterra, El ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, comparó en marzo de este año, al Mundial de fútbol que se celebrará en Rusia con los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 que Adolf Hitler “utilizó para hacer propaganda del régimen nazi”. “resulta una posibilidad vomitiva pensar en el presidente ruso, Vladimir Putin, cubriéndose de gloria en ese evento deportivo”, indicó Johnso luego de la disputa entre Inglaterra y Rusia por el caso del envenenamiento al ex espía Sergei Skripal y su hija Yulia.

Putin es el nuevo Zar en Rusia y su desenvolvimiento en la política internacional le permite utilizar este evento como plataforma para proyectar su imagen como hombre fuerte de Estado, sin importar cualquier tipo de escándalos. El mundial de Rusia es un sueño que el 14 de junio, el presidente ruso hará realidad.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS