Publicidad

Actualizado hace 20 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
04:49 PM / 09/07/2018
Reportaje// Todos beben Cocuy
Otto Rojas
1
archivo cortesía

Algunos sienten que los “regaña”; a otros el calor se les sube a las orejas y hasta pueden llegar a sudar. Para todos, finalmente, es un placer probar un trago de cocuy. Esta bebida, obtenida de la planta Agave cocuy, está amenazando a la cerveza con destronarla del sitial de las bebida espirituosa más consumida  de Venezuela. Considerado como el “tequila criollo”, es un licor que no se puede tomar a la ligera,  pues  posee entre 50 y 56 grados de alcohol cuando es extraído directamente de la penca. 

“El Cocuy viene siendo como el tequila de Venezuela, uno de los más famosos es el de Curimagua, elaborado  en la sierra de San Luis, en el estado Falcón.  El sabor es muy parecido al del tequila José Cuervo, lo único es que este licor no ha podido pasar la barrera de lo artesanal para industrializarse”, comenta Gerardo Molero, un abogado que cambió la caja de cerveza de todos los domingos por una botellita de la penca.

Lo toma todo tipo de persona sin restricción. “El Cocuy es para quien le guste y no solo para quien lo pueda comprar. Además de  ser mucho más económico que otros licores, es conocido por sus cualidades curativas”, comenta Víctor Rondón, distribuidor de licores en la ciudad. 

Para hacerlo más dócil al paladar, su intenso sabor se suaviza mezclándolo con frutas naturales. Por ser un producto orgánico, sin preservativos, es espectacular para usarlo como base en la preparación de cócteles con sabores a tamarindo, toronja, parchita, limón, naranja, fresa, piña, durazno o mora, tan dulces como peligrosos por su efecto arrebatador. Otra bebida derivada del cocuy es la que se obtiene de la mezcla con chuchuguasa.

El proceso de elaboración del cocuy tiene su ciencia. Para empezar, se seleccionan las plantas maduras, es decir, las que tengan más de siete años. Se desentierran y cortan sus hojas, o pencas, para dejar la parte interna, llamada piña, al descubierto. Estas piñas se colocan en un horno artesanal de raíz indígena. El horno consiste en abrir en la tierra un hoyo de un metro de profundidad en el que  se introducen pedazos de madera (generalmente de cují) que servirán como leña, y rocas que reciben directamente el fuego y sirven de cama para las piñas que, además, deben cubrirse con las pencas arrancadas al inicio del proceso. 

“Luego  se tapa toda esta mezcla con arena entre cinco y ocho días; después, se desentierran las piñas y se procede a pilarlas para extraerles todo el líquido, denominado vinaza. Este guarapo se deja fermentar varios días en una especie de barriles de latón, con una capacidad de 220 litros, llamados pipas. Por último, este líquido, ya fermentado, es llevado al alambique para su posterior destilación”,  explica Orlando Fernández, un catador de este licor, oriundo del estado Lara. 

El primer líquido que se extrae del cocuy se llama pringote y puede llegar a alcanzar 80 grados alcohólicos, por lo que, mayormente, se reserva para fines medicinales. Con la posterior destilación se van reduciendo, paulatinamente, los grados de alcohol para situarse entre 75, 70 y 65 grados, hasta alcanzar niveles muy bajos conocidos como aguaza.

 La mayoría de los  bebedores de este licor sostienen que el mejor cocuy es el conocido como el “ 7 por 8” (56 grados alcohólicos).

Justamente al cocuy se le denominaba de primera, de segunda o de tercera dependiendo del grado alcohólico y de las mezclas que se hagan para rendirlo. Actualmente, de la producción total semanal, alrededor de 60% es una mezcla de cocuy con papelón, 36% de cocuy con agua y solo 4% sale puro.

“Al no tener licor de caña, es un trago que no agrede, es suave en textura y sabor. El  cocuy añejado  tiene  42 grados alcohólicos,  pasa 14 años en barricas de madera, lo que le da un color mucho más oscuro y un sabor característico de tierra que recuerda al chocolate”, comenta Gabriela  Ramírez, vendedora en una licorería en Maracaibo.

Los precios varían  mucho. El Cocuy tradicional, hecho en casa, que no se puede vender en las licorerías, cuesta 800 mil  bolívares el litro.  Hay otros sabores como Cocuycon piña, con sábila, con palitos de canela, que valen alrededor de cinco  millones el litro. 

Enrique Salazar, un comerciante de paladar  con favoritismo a las cervezas, desde unos meses opta por tomar también los fines de semana Cocuy de Penca, la única razón se la atribuye a los costos. “Prefiero el Cocuy de la Sierra de Falcón, pero los del estado Lara también son muy buenos. Sobretodo el que trae gengibre y miel”.

 La materia prima del cocuy de penca es la Agave Cocui Trelease, una planta autóctona de la población de Santa Cruz de Pecaya, ubicada en el municipio Sucre, entre las montañas de la serranía del estado Falcón y a unos 40 kilómetros de Coro. El cocuy de penca, también en fabricado en los estados  Falcón, Lara, Yaracuy, Trujillo y Zulia y su distribución principal concentra el occidente venezolano.

El 15 de noviembre de 2005, la Asamblea Nacional declaró al Agave cocuy como patrimonio natural de la nación.

En estos tiempos,  junto al cacao de Chuao y el ron de Venezuela, el cocuy de Pecaya (Falcón) es uno de los tres productos nacionales con denominación de origen certificada, otorgada por el organismo nacional Sapi. 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
1
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
1Comentarios

1

domador antiopositores 10/07/2018 08:02 AM

Particularmente no sabía la historia del cocuy. Fue super interesante. La etiquetas son excelente. Superiores en calidad a las bebidas alcohólicas saborizadas que nadie quiere en Europa, si esas bebidas raras de la polar con etiquetas hechas por muchachitos infantes de kinden garden. Vayan para los pakistanís en Madrid o Barcelona, todos los productos de la polar en promoción, nadie lo quiere.


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS