Publicidad

Actualizado hace 8 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
09:49 AM / 10/07/2018
Reportaje// Cuando la emigración se vuelve una pesadilla
Otto Rojas
Archivo referencial

Tener que regresar a Venezuela, después de tomar la decisión de emigrar, definitivamente, puede derivar en un choque emocional muy fuerte  y desencadenar hasta un cuadro depresivo en  la persona y más si fue   “con las tablas en la cabeza”. Quien se  devuelve va a estar doblemente frustrado porque no consiguió instalarse en otro país y porque no desea regresar al punto que lo llevó a huir, por cuál sea que haya sido el motivo de la partida.

Cristina Pereira vendió hasta el candelabro  de plata que le regalaron en su matrimonio hace diez años. La cuna del bebé, la licuadora, el carro, juego de cuarto, los cubiertos y hasta la casa. ¡Todo  lo remató! Con tal  de  reunir cada dolar para llevarse a Madrid, donde  se mudaría, la comerciante se deshiso de cada enser que conformaba el patrimonio de su familia.  Logró reunir 8 mil dólares y al  final lo perdió todo.  Al cabo, de seis meses debió devolverse a Venezuela.

“Me fuí con mi esposo y mi hijo de diez años. Nunca conseguimos un trabajo estable y los ahorros se nos consumieron poco a poco hasta llegar al punto que solo teníamos mil dólares y nos dio miedo seguir y tuvimos que regresarnos con las tablas en la cabeza”, cuenta la mujer sin pena alguna.

“Cuando se viaja con un niño es  más difícil, porque uno solo pudiera pasar mayor sacrificio, pero al estar con un menor  se deben garantizar todos sus derechos”, explicó.

El sociólogo Andrés Romero explica que “el éxito o fracaso depende tanto de las capacidades de la persona que emigra como de las oportunidades del contexto”.
“Al igual que en  Venezuela existe una tasa creciente de emigrantes, hay una tasa de retornos que está aumentando también. Las razones son muchas. Algunas tienen que ver con la imposibilidad de mantenerse fuera del país por la normativa jurídica o laboral en los países receptores”. 

“El problema es que cuando no se emigra por gusto, sino por desesperación u obligación muy difícilmente se  tendrá éxito afuera”, explica Romero.
Emigrar sin un plan concreto para establecerse en el exterior es un riesgo que para muchos de los que lo asumen termina siendo un regreso seguro al suelo patrio.

“Cuando la emigración se constituye no en un proyecto, sino en una salida desesperada, representa un problema para el emigrante, quien irremediablemente va a tener que volver al país del que estaba huyendo”, añade el especialista.

Para Alexis Villaroel, animador zuliano,  su intento de migrar estuvo marcado por la  xenofobia, que a su juicio está en su peor auge en Colombia.  Estuvo  un mes en Bogotá en búsqueda de oportunidaes, pero al cabo de 30 días, no aguantó más.  “Hay muchas cosas que juegan a favor y en contra. Muy pocos elementos son favorables.

En Colombia no vale el currículo que tengas, los contactos o las amistades.  Prácticamente estás solo,  el país no está preparado para el flujo de imigrantes venezolanos y las oportunidades son muy pocas. Hay gente que puede decir que le fue bien, pero no sé qué tanto estén dispuestos a hacer para poder sobrevivir en ese país”,  narra su experiencia a PANORAMA.

“En Colombia, la  xenofobia está en su peor momento. Vas en plena vía pública o en el transporte y te agraden, te insultan. ‘Malditos venezolanos’ era el improperio más bonito que podía escuchar a diario. Sé de muy pocas personas que les ha  ido bien. Después de un mes intentando con la mejor esperanza, me regresé a Maracaibo, logré conseguir trabajo  y me volví a estabilizar, pero la experiencia me dejó un trago amargo, más allá que un buen recuerdo. Me regresé  por mi familia, por mis amigos y  por muchas cosas más”,  cuenta.

Quienes deciden emigrar lo hacen con la esperanza de encontrar mejor calidad de vida y mayores oportunidades en otros territorios. No obstante, muchos se encuentran con una realidad completamente distinta a la que idealizaron.

“Las personas que conozco que les va mal en Estados Unidos o en donde sea es porque pretenden llegar a otro país a darse la vida que se daban en Venezuela. Esos son los primeros que regresan con las tablas en la cabeza. Una cosa es ir de vacaciones y otra ir a vivir a ese lugar”,  comenta Maritza Beltrán, una abogada que viajó a Miami para vivir y se devolvió a los cuatro meses.

Los destinos elegidos por los emigrantes también pueden mediar para que éstos fracasen. No es igual emigrar  a Los Ángeles  que a Santiago de Chile. Las circunstancias son distintas y los costos de vida también.

“Estar en Estados Unidos no era fácil para mi familia y para mí, sobre todo conseguir trabajo. En ningún momento estuvimos ilegales, pero no teníamos permiso laboral. Igual, siempre se encontraba algo. Yo trabajé limpiando piscinas por las mañanas y en las noches en un bar. Se trabajaba fuerte todos los días para que el dinero alcanzara, pero llegamos  a un punto que tampoco teníamos vida social  o  familiar”, dice  Orlando Jiménez, un médico veterinario que vivió cinco meses en el estado de Georgia.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
6Comentarios

1

domador antiopositores 10/07/2018 05:43 PM

Cual es la diferencia entre Bill Gates y ustedes?. NINGUNA!!!!!!!!!!!!!!!! COÑ. E´SU MADRE!.....LA DISCIPLINA!………………


1

domador antiopositores 10/07/2018 05:45 PM

Los cobres vienen solos y en fila india. Un bojote a tras de otro. Y e reverguero de bancos jalándote bolas. Lo digo por experiencia…. Hay verg-…..sois marisquito o que? Dale njd!--


2

domador antiopositores 10/07/2018 05:38 PM

Mirá "trimardito", andá y te coméis el mundo. Y no regreséis hasta que lo logréis. Y si te devolvéis es para que yo te de un paradón por ese chinchurria pa´que cojáis impuso.


1

domador antiopositores 10/07/2018 05:41 PM

…...Simón bolívar un resebillo, anda. y le dais que, si no sale sangre, es que no duele. Njd!. Yo que pase hambre días seguidos, y mas necesite para que el estómago logarse sostener alimentos sólidos. Hasta dormí en el bosque. Vaya njd!.....


3

domador antiopositores 10/07/2018 05:25 PM

Una noticia algo "Pedroreyista" y a proposito. Bueno, en mi opinión, mis ascendentes alemanes, uno, se fue a pie y muchos murieron en el trayecto. Logró tener dos trabajos y se anestesiaba con aguardiente de mosto de uva. Y el otro, se enfrentó a tiros con los comunistas hitlerianos. Ya sabrán lo que es el concepto de pesadilla. Siempre desde la óptica del ser sufriente de turno.


1

domador antiopositores 10/07/2018 05:35 PM

Medio venezolano que ha pasado por la cabaña del Reyes. Yo y la sueca dormimos muchas veces en el sofá. Y muchas veces nos dejaron la nevera vacía y otras se me vistieron la ropa. Pero le dieron. Ah no! Los voy entrenar si los tengo cerca. Les voltee la conciencia al revés dentro su mismo cuerpo. Vaya y véanlos, si los encuentran, es que, si no hay balas, se comen el mundo a mordiscos. A mi solo me quedan 20 años de vida útil, no me jodan, yo los dejo con la nieve por el cuello. Ahora reviéntense, salgan del verguero. Hey! Y lo logran….. Imagínense yo que nací con la virtud de disfrutar de los logros ajenos.


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS