Publicidad

Actualizado hace 91 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
11:10 AM / 11/06/2018
Reportaje: Conozca las 6 claves para sobrevivir a la crisis
Otto Rojas

Aunque no es lo que se quiere o espera, las personas no están exentas de enfrentar alguna situación crítica y es ahí donde se pone a prueba las cualidades  del ser humano para salir adelante.  Hay quienes prefieren llorar y otros que optan por vender pañuelos.  Alguna vez en la vida seguramente has tenido la intención de tirar la toalla en algún momento. Nadie escapa de  dejarse llevar por un sentimiento de impotencia o de frustración. En más de una ocasión se ha estado a punto de estallar y es que “tanto se le da al cántaro hasta que se rompe”, pero  afortunadamente existen ciertas claves para revertir ese efecto por uno más positivo.

“Todos los seres humanos libramos  nuestras propias batallas. Nadie va a liderar afuera lo que no puede liderar adentro. En Venezuela tenemos unas variables sumamente desafiantes que nos  están retando y nadie puede resolver la crisis en modo crisis y nadie puede resolver el caos es modo caos. El objetivo primordial es enfocar todo lo que está en nuestra zona de control, hacer énfasis, dedicar toda la energía en lo que está en nosotros y allí poder rescatar todas las oportunidades que podemos tener fuera”, explica el disfrutólogo Rafael Guzmán Garmendia, quien defiende a capa y espada  la ciencia del disfrute para sacarle provecho a las circunstancias. 

Pero los verdaderos líderes y capitanes no se entrenan en aguas mansas, sino en mareas turbulentas. Lo que distingue a las personas exitosas del resto es la perseverancia; una actitud que se nutre de paciencia, aprendizaje y autorreflexión.

“La gente se olvidó de sí misma y cuando nos olvidamos de nosotros mismos, comienzan a existir una serie de desafíos con una intensidad mayor. Estamos tan pendientes de variables externas, pendientes de cómo  resolver elementos que están fuera, que nos olvidamos de tener una alimentación adecuada, nos olvidamos de descansar, de hacer ejercicios para mantener una flexibilidad corporal y  nos olvidamos del disfrute de hacer actividades placenteras. Entonces cuando tú te olvidas de esos elementos fundamentales que son tu terreno sagrado y armonioso, el desafío es mucho mayor; cuando eso se desenfoca indudablemente a las personas se les hace difícil resolver esas cosas. Una persona que llegue a la oficina sin descanso, ya tiene la mitad de la batalla perdida. Además de eso, en la oficina hay una cantidad de variables que dificultan la rutina”, argumenta el experto.

Guzmán Garmendia define la crisis actual que atraviesa el país como la “supervivencia de los más aptos”, opina que es una especie de reality show en tiempo real, en el que los venezolanos deben aprovecharlo para practicar la solidaridad y activar el aprendizaje. En ese sentido, el coach define el perfil de los más aptos como  “quienes tengan mayor flexibilidad cerebral y corporal,  mayor estabilidad física y mental, quienes enfoquen su armonía en autoenpoderar sus capacidades y no discriminar sus capacidades y finalmente aquellos que comiencen a darse permiso de atreverse a nuevas cosas”.

El disfrutólogo propone como  forma de enfrentar la crisis, seis pasos a seguir que son cíclicos, es decir si a llegar al número seis, aún no está apto, puede volver a la primera clave y continuar intentándolo, pero nunca darse por vencido.

—Regálese la oportunidad de atreverse a cosas que nunca se ha atrevido.

La primera clave se trata de  romper  esos patrones que son significativos y que no nos permiten tener una armonía plena. Por ejemplo,   a lo mejor mi patrón es comer arepa con harina de maíz precocida todos los días, pero no hay, entonces quizás hago una cola de ocho horas para tener un kilo de esa harina y esa acción me resta energía y lo que hace es que nos estanquemos. Las  personas deben atreverse para rescatar las necesidades. No hay harina de maíz, se come arepa de batata, de yuca, de plátano o de  arroz. 

—Rescate  elementos de valor o positivismo.


Consiste en decirse siempre: ‘sí puedo’, ‘sí soy capaz’, ‘sí sirvo’, ‘sí lo puedo lograr’. Es rescatar la otra parte de ti y  acompañar a tu otro yo, porque la gente está desafiada en su propia batalla y muchas veces el otro yo tiene consecuencias desde los juicios de valor de lo que no podemos hacer y entonces surge lo peor de cada uno: ‘no sirvo’, ‘no sé’, ‘en este momento no puedo’,  y generalmente las frases que decimos hablan más de nosotros mismos que de las realidades. Cuando decimos ‘esto se lo llevó quien lo trajo’, ‘esto no lo cambia nadie’, sacas todos tus elementos a relucir de lo que crees que no eres capaz, pero son solo creencias, hasta el momento que uno con determinación comienza a ajustar lo necesario para cambiar de pensamiento.


—Asuma las  posiciones definidas 


Hay gente que hace pero no hace, que quiere pero no quiere, que intenta pero no intenta, está pero no está. El no ser determinado en una postura diluye en la energía, eso se traduce en terminar las cosas que inicio, comienzo un libro lo termino, comienzo el gimnasio, termino el gimnasio, pero generalmente caemos en todo lo contrario, comienzo la dieta no la termino. Asumir posiciones definidas nos da precisión.


—Vaya a la acción.


Hay gente que desea que sucedan cosas, pero no hace nada o lo suficientemente para que ocurran. Estamos muy dependientes de lo que los demás pueden hacer, lo que los otros propicien para ver que propiciamos nosotros. Rescatar lo mejor desde el deseo de lo que queremos para movernos a buscar lo que anhelamos. Mientras unos se enfocan en buscar resultados para obtener resultados, otros les cuesta pensar, les cuesta moverse y  les cuesta acercarse a lo que quieren.


—Liderar las emociones.
A veces van a pasar cosas que no nos gustan, van a surgir situaciones que no queremos o que son distintas a las expectativas que llevamos y como los seres humanos somos muy emocionales podemos ser extremadamente vulnerables a esos procesos, pero las emociones no son más que un estado de predisposición y  lo que determina tu estado emocional, no es más que los pensamientos que yo entreno en mi cerebro.  Basta que tú entrenes tu cerebro con emociones oportunas para encontrar el equilibrio, quien entrena su cerebro para agudizar lo oscuro, lo negro, lo que no sirve, lo que no funciona o los intentos fallidos, va a autoflagelarse frecuentemente.  Quien entrena su cerebro para sacar provecho, va a sacarle provecho a las situaciones más desfavorables.


—Manejar los fracasos


Nos han enseñado “desde que nacimos” que en la vida ganamos o perdemos, cuando realmente ganamos o aprendemos, cuando ganas o aprendes tienes ambas variables a tu favor, en ese sentido, cuando rescatamos lo mejor de un fracaso, cuando valoramos lo que aprendimos, cuando el fracaso significa una oportunidad maravillosa para desplazar algo que no está bien, cuando tú te aprovechas de una situación favorable, obtienes buenos resultados. 


El motivador añade que aparte de estas seis claves, “hay que limpiar las heridas que aún se tienen abiertas  y buscar ayuda cuando sea necesario”.  “En Venezuela es terriblemente visto  buscar ayuda, mientras que en otros países como Argentina  las personas que no buscan ayuda son mal vistas. Buscar ayuda significa darle autoridad a cualquier ser humano;  si tú le das autoridad a alguien,  esa persona puede generar un acompañamiento que para ti puede ser positivo, si tú no le das autoridad no vas a generar un proceso de transformación. No  se debe caer en la tentación de pensar que si se busca ayuda se está enfermo, buscar ayuda  es de valientes, demuestra el deseo ferviente de cambiar, transformar y mejorar”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS