Publicidad

Actualizado hace 316 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
10:17 AM / 13/04/2018
Reportaje// Conoce una vía para cambiar la manera de pensar: "Las barras"
Luis Aguirre
Agencias

Carmen Montero se había divorciado y se había imaginado que sus hijos (ya casados) se harían cargo de ella. Pensaba que sola no sería capaz de desenvolverse por su propia cuenta a los 60 años. 

Entonces empezó a peregrinar de casa en casa, hasta que un día su hija por circunstancias de vida no podía darle más hospedaje y le dijo que tenía que irse. Ella se sintió desprotegida y se preguntó”¿Para qué estoy viva?”. 

Lo que parecía el fin se convirtió en un nuevo comenzar. Carmen al día siguiente del episodio quedó en reunirse con una amiga en un mall en Miami y se toparon “coincidencialmente” con una publicidad de “Access Consciousness”. 

“La chica muy amable me ofreció una sesión por 200 dólares o realizar el curso para ser facilitadora por unos 100 dólares más, típico del latino que saca cuentas y decidí aprender la terapia. Así ganaba doble. Fue lo mejor que me pudo pasar”, narra Carmen con el manual en las manos y suelta, con una sonrisa, la frase: “¿Qué más es posible? Todo, infinito y más allá...”.

La repite cada vez que sucede algo positivo o negativo. Son como una especie de oraciones o mantras para reprogramar “las barras”. En un libro se compilan cientos de posibilidades de cambiar pensamientos conscientes.

Por ejemplo: “¿Qué estupidez está usando para crear el viejo pensamiento que está eligiendo, un millón de veces? Vas a destruir y des-crear todo lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, la vaina y poc, los nueve, pantalones cortos, niños y más allá”.

Esa frase  que suena de locos es parte de la “declaración de despeje” que se puede repetir 10 veces en la mañana y 10 veces en la noche para  desmantelar los implantes. Es lo que Douglas le gustaría enseñar en las escuelas públicas a través de algo llamado “la fundación de conocimientos verdaderos”. 

No existía ningún vehículo real para que Access llegara  en las escuelas, hasta que el exjugador de la NFL, Ricky Williams, se enamoró de la terapia y realizó  una donación de 50 mil dólares a través de  su Fundación Ricky Williams. Algunos periodistas deportivos se burlaban de Williams para alinearse a sí mismo con un “culto”, pero por lo menos Access consiguió un poco de atención.

 Williams al igual que Carmen solo tuvo que acostarse en una camilla y recibir la activación de unos puntos electromagnéticos situados en la cabeza. 

La facilitadora lo demuestra en su apartamento, en la zona norte en Maracaibo. Acuesta a un paciente invitado, quien por primera vez se realiza una sesión. Le indica que puede estar con los ojos abiertos o cerrados, que respire normalmente, también si desea hable, también puede levantarse para ir al baño... No puede llevar encima nada de metales. 

El tacto suave de las manos de Carmen se posa en la cabeza en la cual induce a una descarga y sentido de alivio y bienestar. 

“Se parece al reiki, pero no lo es. Se llaman barras por la trayectoria entre sí, no solamente los que están lado a lado sino también simétricamente, con respeto a la cabeza de izquierdo a derecho. Tenemos 32 barras que se activan colocando las manos en estos puntos muy concretos de la cabeza. En vez de ser reflejos de puntos corporales y sistemas fisiológicos como en la reflexología, cada barra, o punto, corresponde a un diferente aspecto de nuestra vida mental o emocional (sexualidad, cuerpo, creatividad, edad, tristeza, alegría, sueños, dinero etc…), donde en forma de carga electromagnética se han ido almacenando todos los pensamientos, puntos de vista, actitudes etc… en relación con cada aspecto de la vida”, explica mientras va posando sus manos justo detrás de las orejas del paciente. 

 

Según Carmen esta información “nos ha sido útil durante años pero puede ocurrir que a medida que vamos cambiando se conviertan en creencias limitantes que nos frenan, bloquean y impiden abrirnos a nuevas posibilidades y nuevas formas de estar y entender el mundo”.

La acción de mover las  barras es para liberar  pensamientos, sentimientos y emociones que no permiten fluir positivamente; y así  empezar a percibir, conocer, ser y recibir infinitas posibilidades.

Carmen ejemplifica que  el tratamiento es parecido a borrar los archivos de un ordenador o reiniciarlo, dejando más espacio disponible para poder recibir y crear algo completamente nuevo.

Al activar estos puntos las ondas cerebrales se ralentizan haciéndonos entrar en un estado alfa y en una relajación cada vez más profunda. Sientes un enorme descanso físico y mental. 

En el blog de Patricia Rodríguez Paillan se lee que “Las Barras”  han ayudado a miles de personas a cambiar aspectos de su cuerpo y su vida, mejorar el sueño, la salud, el peso, sexo, las relaciones, la ansiedad, y el estrés.

“Las sensaciones son diferentes según las personas, en el peor de los casos ¡¡¡te vas a ir muy relajado!!! en el mejor de los casos vas a salir sintiendo que te cuesta conectar con las limitaciones del pensamiento y que estás mucho más abierto a recibir y a creer que todo en la vida va a llegar a ti con facilidad, alegría y abundancia”.

De acuerdo con el documento de Access “¿Cómo nació Access?”, Gary, su fundador, relató que, en 1987, se fue a una fiesta y vio a un hombre canalizador de un ser llamado Bashar. Se dijo: “¿Cómo es que él puede hacer eso y yo no puedo?  Él no es más guapo que yo, él es no más alto, él ciertamente no habla mejor , él es de Nueva Jersey”.

El paciente de Carmen fue recomendado por una amiga que le dijo que después de la terapia la gente o las situaciones que la “volvían loca” dejaron de molestarla o ser un problema. La chica liberó  estrés, ansiedad y depresión (la depresión desaparece para muchos después de una sola sesión).

 El cambió es inmediato. Así también lo reseñó Dain Heer, la mano derecha del fundador de Access y quien era quiropráctico, antes había sido modelo. Se encontró en la debacle económica y pensó en suicidarse, hasta que viendo un periódico descubrió una mujer que corría barras, era la nieta de Douglas, quien le ayudó a  cambiar los patrones de pensamientos, al  punto que se convirtió en el discípulo del fundador y lo empoderó.

 Con este otro ejemplo, Carmen suelta la frase: “Todo es simplemente un punto de vista interesante. Nada es ni bueno ni malo, ni positivo ni negativo. Si usted hace esto para cada pensamiento, sentimiento, emoción y el punto de vista que tiene, por seis meses, usted nunca tendrá un problema para el resto de su vida. ¿Qué tal si todas las cosas que has juzgado que no pueden cambiar fueran realmente posibles? En vez de rechazar lo que es posible y lo que otras personas pueden crear, ¿Qué tal si permitieras que te inspiraran?”.

Carmen deja la tarea: “Haz la petición.  Acertado, equivocado, bueno, malo, POC y POD”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
NOTAS RELACIONADAS
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más