Publicidad

Actualizado hace 91 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
08:00 AM / 30/03/2018
Recordamos la crucifixión de Jesús el Viernes Santo
Panorama
0

El Viernes Santo es rememorada la pasión de Cristo con obras teatrales por fervientes que reviven su camino hasta el sitio donde sería crucificado. PANORAMA entrevistó al padre Reinaldo Trejo para explicar a nuestros lectores el significado de celebrar la Semana Santa. 

“Recordamos la cruz de cada uno de nosotros, que al igual que Jesús cargamos en nuestra vida, representada en una enfermedad, seres querido fallecidos o la infidelidad de la pareja”, detalló el cura.

“Se conmemora con la liturgia de la palabra y adoración a la cruz”, dijo Trejo.

El sacerdote sostuvo que la esencia de la celebración del Viernes Santo está en “reconocer la valentía en cada uno y que Jesús sigue vivo entre nosotros”.

Pedro niega a Jesús 

Luego de su detención —cuando fue apresado en el Jardín de Getsemaní por órdenes de los sacerdotes— Jesús fue llevado a ser interrogado, según el evangelista Juan: 

“Pedro le seguiría de lejos, se sentó junto con lo siervos y alguaciles a calentarse cerca de la fogata que ellos habían armado. Una criada se fijó en él y le acusó: ‘También estaba con él’”, refieren las escrituras de Juan al referirse al episodio en el que Jesús es trasladado a la casa del suegro del Sumo Sacerdote de Jerusalén en aquella época, año 33 d.C., Caifás.

Con un “mujer, no lo conozco”, Pedro niega a Jesús por primera vez.

Lo negaría dos veces más en distintas situaciones, y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó. Había negado a Jesús tres veces como le había dicho el profeta que lo haría.

Juan afirma que Jesús era perseguido por su título de Mesías. En la interpelación no lo negó, sus vestiduras fueron rasgadas por lo que se consideraba una blasfemia.

Sentencia

A la mañana siguiente, Jesús fue llevado por los sacerdotes ante Poncio Pilato, gobernador romano del año 33.

— ¿Qué acusación traéis contra este hombre?

— Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado.

— Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley.

Los negaron poder ser ellos capaces de condenarle a muerte, entonces le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

— ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?

— ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

— Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

—¿Luego, eres tú rey?, respondió Jesús.

— Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

“Yo no hallo en él ningún delito”, dijo Pilato, pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la pascua.

Colocándolo frente a la muchedumbre, quienes declararía el veredicto, dijo:

— ¿Queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos o a Barrabás?

Un unísono repuntó: ¡A Barrabás!

El gobernador lavó simbólicamente sus manos para demostrar su inocencia en la sentencia.

Calvario

Las escrituras revelan que vistieron a Jesús con una túnica morada y una corona de espinas descansó sobre su cabeza; también, que fue obligado a cargar su cruz desde Jerusalén hasta la Calavera, lugar donde sería crucificado.

La religión católica reconoce 15 estaciones en las que Jesús se detuvo mientras se dirigía hasta su lecho de muerte en la cruz: Primera estación: Jesús sentenciado a muerte. Segunda: Jesús cargando la cruz. Tercera: Jesús cae, por primera vez, por el peso de la cruz. Cuarta: Encuentro con la virgen. Quinta: El Cirineo ayuda al profeta a llevar la cruz. Sexta: La Verónica limpia el rostro de Jesús. Séptima: Jesús cae por segunda vez. Octava: Jesús consuela a las piadosas mujeres. Novena: Jesús cae por tercera vez. Décima: Jesús es despojado de sus vestiduras. Décimoprimera: Jesús es clavado en la cruz. Décimosegunda: Jesús muere en la cruz. Décimotercera: Jesús en los brazos de María Santísima. Décimocuarta: Jesús es puesto en el sepulcro. Última Estación: Resurrección de Jesús.

Rasgaron sus vestiduras y le crucificaron un clavo en cada mano y uno en sus pies. Jesús muere al serle clavada una lanza en el costado derecho. Es embalsamado y llevado al sepulcro.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más