Publicidad

Actualizado hace 326 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
11:01 AM / 12/06/2018
Perfil: El rostro amable de Corea del Norte
Julio Gutiérrez
0

En diciembre de 2011,  en el funeral del implacable Kim Jong Il, Ri Sol Ju apareció públicamente por  primera vez en los medios del país comunista. Todos la volvieron a ver en julio de 1972.  La foto oficial la mostraba  sentada del lado derecho de su marido. Asistían al concierto de la banda femenina Moranbong.  

Fue así como se comenzó a verse como “misteriosa” a esa mujer que siempre estaba al lado del joven dictador Kim Jong Un,  el líder de Corea del Norte,  en eventos oficiales, lo que generó dudas sobre si sería alguna de sus hermanas u otra familiar. Hasta que el  27 de julio, siete meses después de la muerte de su suegro, “la camarada” fue presentada como su esposa en la inauguración de un parque. Se confirmaba la relación y el matrimonio,  realizado en 2009.

Tras aclarar confusiones, medios surcoreanos aseveraron que se trataba de una excantante e integrante de un equipo de porristas. Kim Jong Un, el tercer miembro de la dinastía. comenzaba  a mostrar una  imagen amistosa y moderna, distante de la hostil presentada hasta entonces, señalan expertos. Otros analistas consideraron que quería reforzar su figura debido al papel marginal que se impuso a su propia madre.

Sus apariciones públicas sorprendieron a todos. Ni su padre ni su abuelo, mandatarios anteriores, expusieron a sus cónyuges a la vista del pueblo. Andrei Lankov, de la Universidad Kookmin, en Corea del Sur, dijo a CNN: “Cuando la primera esposa de su abuelo, o podemos decir la madre fundadora de la dinastía, vivía, su nombre nunca, nunca fue mencionado en los medios. Su existencia nunca fue insinuada”.  Y durante muchos años no se mencionó en absoluto a su segunda esposa.

“Esas manifestaciones públicas de afecto no son inusuales entre los norcoreanos, pero son un gran cambio para la familia gobernante y un acontecimiento sorprendente en un país como Corea del Norte, en el que las primeras damas suelen ser mantenidas fuera de la vista de los reporteros”, explicaba  Lee Woo Young, de la cátedra de estudios norcoreanos de la Universidad de Seúl.

Poco se ha sabido de ella. Su vida ha estado signada por rumores. Sus apariciones ha sido esporádicas durante estos más de cinco años. Se ha especulado que tal vez la pareja ha estado separada o por motivos de embarazo, e incluso que habría sido ejecutada.  En 2016, la agencia surcoreana Yonhap News estimaba en 18 sus salidas públicas en compañía de su esposo en todo 2012, en 22 en 2013, y en 15 en 2014.  Se ha dicho que nació el 28 de septiembre de 1989, en la provincia de Hamgyong  del Norte, hija de un profesor y una doctora. Tendría 28 años, cinco años menos que su marido obeso y con corte de pelo marcial. Estudió canto en China y es graduada  en la Universidad Kim Il Sung.

Tendría también tres hijos con Kim Jong-un, de los que solo se conoce, por  Dennis Rodman, estrella de la NBA, tras un visita a su amigo Kim, que la del medio sería una beba llamada Ju Ae. Según el Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano (NIS) habría dado a luz en 2010, en 2013 y en febrero de 2017. El NIS ha asegurado también que visitó ese país en 2005,  cuando integraba un equipo de animación de atletismo. 
El grupo Unhasu aseguró que fue una de sus vocalistas, lo que según informó El País, de España, le costó la ejecución de  sus nueve integrantes delante de sus familias. La agencia estatal norcoreana Kcna afirmó que la revelación era “una provocación imperdonable” contra la “dignidad de la dirección suprema”.

Su desempeño como esposa del líder de Corea del Sur ha llamado la atención de la prensa mundial, sobre todo por su  vestuario occidentalizado, apegado a la moda, totalmente alejado de la austeridad a la que está sometido su país y de  los eventos militares a los que asiste. La nación está militarizada. Viste ropa a la medida y colorida, joyas de alto valor, carteras aparentemente de reconocidas marcas de lujo y zapatos altos, lejos de los estándares de sus paisanas.

Esto se ha evidenciado en sus últimas apariciones públicas. A finales del pasado marzo acompañó a su esposo a China, en la primera visita al extranjero del líder norcoreano desde su llegada al poder a finales de 2011. En las redes sociales chinas se destacó su elegancia y “su presencia poderosa” por su estilismo. 

Sin embargo, William Tang Tat Chi, diseñador de moda de Hong Kong, comentó que su estilo era “sutil”, pero al mismo tiempo “obsoleto”. No obstante, reconoció que era impresionante y no conservador, una sorpresa teniendo en cuenta que proviene de un país cerrado con  acceso limitado a la moda.

“Ri Sol-ju es realmente hermosa y amable. Puedo decir que sería buena en la ‘diplomacia de primera dama’, mejor que la hermana de Kim”, citó China Morning Post el comentario de un usuario de la plataforma Weibo. Y el 15 de abril, antes de las anunciadas cumbres con Corea del Sur y EE UU, Kim Jong Un le otorgó el título oficial  de primera dama. El periódico estatal Rodong Sinmun se refirió a ella como “respetada madame Ri Sol Ju”, quedando atrás el habitual “camarada”, en la reseña de su primera aparición pública sola.  Es la primera vez en 45 años que la esposa  del líder del país toma protagonismo de esa manera.

Aunque el título es menos elevado que el de su esposo (quien es “amado y respetado”), el nuevo término se reserva para los líderes supremos.  Así, el tratamiento mediático indica que el lugar de Ri en la jerarquía estatal es ahora especial. Su rol se limitaba a ser la esposa elegante del líder de un régimen  dominado por hombres, que con su política armamentista ha amenazado al mundo con una guerra nuclear. 

Su primera actuación  ocupando un papel más similar a la esposa de un líder occidental, fue  en la cumbre histórica  con el presidente surcoreano Moon Jae-in, el pasado 27 de abril, en la Zona Desmilitarizada de Corea.

 Se espera que asista también este martes al también histórico encuentro de su esposo con el presidente de EE UU, Donald Trump,  en Sentosa, antigua isla fortaleza en el sur de Singapur. Allí,  Ri Sol Ju estaría al nivel de Malania Trump,  primera dama estadounidense.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más