Publicidad

Actualizado hace 24 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
09:06 AM / 26/10/2018
Lo que no sabías de la Basílica: Conoce la historia de los vitrales
Lui Fernández
0
Lui Fernández

La Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá es uno de los patrimonios más emblemáticos de los zulianos. Todos los años, cuando se acerca el mes de noviembre, los creyentes asisten a la Bajada de la Virgen, y con ello se da inicio a la feria de La Chinita.

Pero la iglesia más popular del Zulia, la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá también posee valiosas piezas históricas, como pinturas y  vitrales que llenan de vida al templo católico.

Los vitrales de la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá, ubicados a cada lado de la iglesia, son imágenes llenas de color y de historia, además de ser funcionales por la luz que le proporciona al interior y que permiten una apreciación artística de pasajes vinculados con la advocación de la Virgen María y su relación con el Zulia.

Descripción de los vitrales

 

Fotografía: Lui Fernández

Escena de la aparición del cuadro a orillas del Lago de Maracaibo:

“Uno de los vitrales más importantes porque expresa el momento en el que consiguieron por primera vez la tablita de la virgen” añadió el servidor de María.

La Primera Aparición de la Tablita es el nombre que lleva el vitral que cuenta con la orilla del Lago de Maracaibo y una señora recogiendo la tablita de la orilla.

En la ilustración del vitral muestra la virgen en la tablita, sin embargo. En ese momento la señora no lograba ver la imagen de la virgen en la tablita. Llevó la tablita para tapar una tinaja de agua en su casa.

Para aquel entonces la tablita vivía en la casa de la señora María Cárdenas que estaba ubicada donde actualmente está la plaza y el monumento de la Chinita.

Cuenta la historia que quien consiguió la tablita no fue María Cárdenas, sino que fue la señora de servicio que trabajó en la casa de María Cárdenas y no existe un registro del nombre de la señora de servicio que recogió por primera vez la tablita.

 

Fotografía: Lui Fernández

Representación del pueblo indígena, el rayo del Catatumbo, el Lago de Maracaibo y la vegetación:

El indio Catatumbo es quien se encuentra en uno de los vitrales que está ubicado a derecha del trono de la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá en una representación icónica del Zulia.

El indio Cacique Catatumbo con su arco y flecha, el relámpago Catatumbo y las torres petroleras en el lago haciendo referencia a que es el mismísimo lago de Maracaibo, son algunos de los elementos más llamativos que tiene el vitral.

 

Fotografía: Lui Fernández

La renovación o iluminación de la tablita:

La renovación de la tablita, cuando la poseedora de la tablita se dio cuenta de que la tablita llevaba la sombra de una imagen religiosa que por simple devoción decidió ponerla en la pared y un día que volvía a su casa consiguió la tablita de la virgen renovada, llena de luz en la pared donde la había guindado.

Se dice que en varias ocasiones ha existido una renovación propia que ha tenido la virgen en la que se le ven un poco más vivos los colores de la tablita.

Tal y como un misterio, varios testimonios de los servidores de María han sido registrados en la Basílica de que el vidrio de la tablita se ve oscuro, los servidores piensan que el vidrio está manchado, sin embargo. Lo limpian con un purificador pero se sigue viendo oscuro.

Los servidores señalan coloquialmente que “La Virgen no está de humor” y que también “existen momentos en que la vemos a larga distancia y ella, no deja de brillar y sin duda todos la ven claramente” aseguró Padrón, el servidor de María.

 

Fotografía: Lui Fernández

La Anunciación, el ángel Gabriel le anuncia a María que concibió un niño por obra del espíritu santo:

Un ángel, la virgen María, y los colores de Chiquinquirá es lo que más resalta en vitral que lleva como nombre La Anunciación que está ubicado justo al lado izquierdo del altar de La santa iglesia.

El vitral básicamente expresa el momento en el que el Ángel le avisa a la virgen María que esta bendecida por el espíritu santo y que lleva en su vientre al niño Dios.

 

Fotografía: Lui Fernández

La Chinita como protectora de los pescadores:

Maracaibo es un pueblo costero y vitral refleja el momento en el que la virgen junto a sus ángeles, está rescatando a un hombre naufragando que representa el pueblo pesquero.

El vitral refleja la protección que tiene la Virgen de Chiquinquirá con su pueblo y el pueblo pesquero, el hombre simbólicamente representa en el vitral al pueblo de Maracaibo que se ve oprimido, se ve náufrago y la virgen con sus ángeles salva a su pueblo.

 

Fotografía: Lui Fernández

La coronación de la virgen de Chiquinquirá en 1942:

“Este vitral representa la coronación de la virgen de Chiquinquirá, que fue en el año 1942” fue lo que reseñó Padrón, un Servidor de María y agregó que el vitral cuenta con todos los distritos del Zulia escritos en el mapa, con una pequeña imagen de la Basílica en medio del vitral y una corona arriba de la virgen, que representa la coronación.

El vitral también representa el 18 de noviembre en el año 1942 y ese mismo día se estrenó el himno de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

En la imagen del vitral se aprecia a una virgen que automáticamente es relacionada con la Virgen de Chiquinquirá con sus rasgos indígenas, San Antonio y San Andrés a sus constados que son sus eternos acompañantes en la tablita y con el niño Jesús en sus brazos inspira fe, esperanza y paz a la los Marabinos.

 

Sin duda alguna el templo más sagrado de la capital zuliana, La Basílica Nuestra Señora de Chiquinquirá es una hermosa obra arquitectónica que posee incontables monumentos, imágenes, santos y en este caso los vitrales que están llenos de bendiciones y conocer de su historia, es conocer también a la ciudad de Maracaibo.

 

 

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS