Publicidad

Actualizado hace 10 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
11:25 AM / 08/09/2018
FOTOS: Diez reliquias arquitectónicas desnudan a la Maracaibo de otrora
Andrea Salas
0
Miguel Romero

Estas piezas del patrimonio cultural marabino cuentan la historia de la tierra que fundó Alfínger. Casas, villas, edificios, clubes y templos remontan a la época de antaño.

 

Son las cuentas de una ‘joya’ dorada. Huelen a Lago, saben a terruño, suenan a gaita...Las miradas que cautivan logran anclarse al pasado, a esa memoria callada y tímida que contempla, acalorada de esperanza, este nuevo giro del Sol Amado. 

 

Tocar con el alma estos bienes, abrazar el recuerdo, esculpir el interés por lo que es nuestro... representan los mejores regalos para Maracaibo en su 489 aniversario. 

 

Por esta razón, PANORAMA ofrece a sus lectores un fragmento de ese lienzo invaluable conformado por algunas de las piezas arquitectónicas que constituyen la herencia de esta tierra. Construcciones antiguas de todo tipo: casas, villas, edificios, clubes, templos...narran a la localidad fundada por el alemán Ambrosio Alfínger, el 8 de septiembre de 1529. 

 

 

“Cada edificación responde a un determinado momento del desarrollo histórico de la ciudad. Hay muy pocas de origen colonial, como la Casa de Morales, que es un monumento nacional (...) Tenemos el patrimonio religioso, principalmente en las iglesias del centro como la Basílica, la Catedral, el Convento de San Francisco de Asís, Santa Ana; sin olvidar Cristo de Aranza, que es la más antigua. Algunas fueron creadas en la época colonial”, explicó el arquitecto y experto en patrimonio Pedro Romero. 

rong>

 

 

Con el descubrimiento del “oro negro” se alzaron cientos de obras, pero la indiferencia cultural derrumbó buena parte, por ejemplo, el Nido de Águila, una de las casas más hermosas que Los Haticos lució en el siglo XX, construida por el ingeniero belga León Jerónimo Hoet, responsable del diseño de piezas icónicas como el Teatro Baralt, el Camlb, el Hospital Psiquiátrico, el desaparecido Matadero, el Hospital de Niños de Veritas y la fachada de la morada de la Chiquinquirá. Hoy solo quedan escombros. 

 

 

 

Así lucía Nido de Águila en 2007.

 

 

 

Otras muestras fueron reemplazadas por “la propiedad horizontal y edificios de altura que se interesaron en esas parcelas de grandes dimensiones”.

 

Sin embargo, hay espacios que perduraron con el transcurrir de las décadas. Tal es el caso de la Antigua Colonia Shell, asentada en la avenida 17 A, del sector Los Haticos. Para todo el que por allí transita, el reloj retrocede hasta finales de 1920. Techos que casi ‘acarician’ el cielo, bloques con textura en las fachadas, inmensos ventanales y puertas talladas en madera destacan entre las características de las viviendas.

 

Rosa de Aispurúa habita una de estas reliquias marabinas. Más de medio siglo de vivencias guarda en el lugar que comparte con su hija, nieta y hermana, sin olvidar a  su esposo, fallecido hace dos años.

 

 

“Cuando funcionaba la Shell en Venezuela, esto era como una villita cerrada. Antes de llegar con mi familia, la abrieron y así ha permanecido. Los propietarios remodelaron algunas de las casas, otras las convirtieron en fábricas y unas quedan intactas, como la mía”, contó con emotividad. 

rong>

 

 

Sobre el gris y amarillo del piso de mosaico  se levantan muebles antiquísimos. Los protectores solares y las mallas que funcionan como mosquiteros quedaron, desde aquella época, aferradas a las ventanas que sobrepasan los dos metros. El viento circula por la  espaciosa estructura, al igual que la nostalgia. 

 

Notorias debilidades, como techos rotos, paredes agrietadas y falta de pintura descuidan la belleza de la herencia marabina. Ante esto, Francisco Urbina, presidente del Centro Rafael Urdaneta (CRU) aseguró que “está en marcha el proyecto de recuperación integral del casco histórico de Maracaibo”. La reposición de luminarias, la incorporación de la policía de turismo, un sistema de tranvía y guías turísticas prometen mejorar la visión que los ciudadanos tienen sobre esta zona popular. 

 

Para Pedro Romero, aunque juega un papel prioritario la restauración y rescate de las infraestructuras locales, urge identificar y divulgar el patrimonio cultural a través de la educación formal, medios de comunicación y redes sociales. En segundo lugar, la protección legal de este tipo de obras y la participación ciudadana resultan indispensables para preservarlas. 

 

Aprender, reconocer, valorar, proteger y conservar. En ese orden y sin tiempo que perder. Maracaibo sabrá agradecer a quienes la aman.

 

 

IGLESIA SANTO CRISTO DE ARANZA

 

Es el templo más antiguo de la ciudad. Hace 463 años se creó como un oratorio de palmera y paja. Fue declarado Monumento Nacional en 1960. Se levanta en la avenida 17 de Los Haticos.    Otras iglesias como la  Catedral y el Convento de San Francisco de Asís también son  patrimonio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VILLA ERNESTA


Está ubicada en la avenida El Milagro. Se construyó hace más de un siglo, pero la familia Romero, que la habita desde hace más de 40 años, desconoce el valor histórico que representa.  Es uno de los inmuebles que tuvo mayor esplendor en su época en Maracaibo.

 

 

 

 

 

 

ANTIGUA COLONIA SHELL


Surgió a finales de la década de 1920. La conforman 18 casas diseñadas con una doble cubierta liviana de cielo raso, amplias ventanas con protectores solares y mosquiteros. Se sitúa en el sector los Haticos.   Sus techos parecen  ‘acariciar’ el cielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CASA EGIPCIA


También llamada Casa Lúxor. Fue construida en la urbanización Paraíso, en la década de los 50. Dos leones instalados en la entrada principal, que  fueron retirados, la identificaban. Le decían la Casa de los Leones. Actualmente se encuentra cerrada.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PALACETE DE LOYOLA


Fue habitado por el gobernador Jorge Sutherland. También funcionó como sede de la Escuela de Artes Plásticas Julio Árraga. Está deteriorado, poblado por 11 familias. Joshua Da Costa Gómez fue su original dueño y constructor.  En 2014, la Gobernación del Zulia expropió la residencia. Se llevaron los restos metálicos del parque de diversiones.

 

 

 

 

 

 

CLUB BELLA VISTA

Formó parte de la colonia Bella Vista. Fue el sitio ideal de esparcimiento de los gerentes de la empresa Shell. Ha sufrido algunas intervenciones menores con el pasar de los años, respecto al diseño original.     

 

 

 


 

 

 

CASA DE LA IMPRENTA


En 1864 se llamó Imprenta Oficial, más tarde se convirtió en la Imprenta del Estado y ahora lleva el nombre de Saiez. Fue restaurada en 2017 por la Gobernación del Zulia.   El CRU ha dicho que está en desarrollo el proyecto de recuperación integral del casco histórico de Maracaibo.

 

 

 

 

 

 

PASAJES DEL CASCO CENTRAL


Las casas comerciales, de origen holandés y alemán, se dedicaban al comercio del café. En los pasajes Beckman, Colón y Universal, en el casco central de la ciudad, la mayoría de los locales están cerrados.    En los años 80 y 90  fueron sitio de gran movimiento comercial. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


CASA ALTA


Tiene más de un siglo. está ubicada  en la avenida Padilla. Fue el bar Maracaibo Ilustre y una fábrica de avisos. Parte de la estructura está derrumbada, pero desde el Centro Rafael Urdaneta (CRU)  esperan “repotenciarla para uso turístico”. Es un espacio bien ubicado y aprovechable. 

 

 

 

 

 

 

VILLA CARMEN


Data de los años 20. Arquitecturas como esta eran instaladas en zonas ambientalmente privilegiadas: elevadas o cercanas a la costa del Lago de Maracaibo. Su diseño es imponente. La Alcaldía de Maracaibo la restauró en  2003 para convertirla en sede del Gobierno municipal.  Actualmente es un espacio  usado por el Centro de Atención Integral para Personas con Autismo (Caipa Zulia). 

 

 

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS