Publicidad

Actualizado hace 274 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
08:00 AM / 06/10/2017
Entrevista// Aquiles Machado: "Escribo por necesidad"
Panorama
0

Alexis Blanco

La voz cargada de “duende” del tenor Aquiles Machado (Barquisimeto, 1973) enorgullece el gentilicio venezolano en los más importantes centros de la lírica mundial. Residenciado en Madrid desde hace dos décadas. accedió a responder, vía web, las preguntas sobre su aquí y ahora.

—¿Cómo resume la trayectoria profesional que le ha llevado ante estas instancias exitosas..Cuáles considera que han sido las claves para ello..?
 
—Siempre he creído que esta profesión es como una carrera de fondo, lo que te lleva a conseguir verdaderos objetivos artísticos es la constancia. Cosas como la fama o la popularidad son efímeras y si se quiere hasta fáciles de conseguir, en el trabajo del artista –en mi caso del músico- lo que verdaderamente importa se logra con mucho esfuerzo y trabajo continuado. Nada que valga la pena se consigue gratis, hay que ponerle corazón y horas de estudio para encontrar lo realmente valioso. 
 
—¿Cómo aconsejaría a los nuevos cantantes venezolanos?
 
—Una de las cosas que juega en contra de los jóvenes cantantes son las prisas, hay un enorme apremio por triunfar, cosa que está muy bien siempre y cuando venga acompañada de estudio y preparación. Una de las cosas que te da el estudio es la capacidad autocrítica, aprendes a escuchar y comparas lo que haces con lo que está pasando musicalmente a tu alrededor y en tu tiempo, esto es fundamental para crecer. Sin esa experiencia es fácil pensar que se están haciendo las cosas fenomenalmente bien cuando en realidad no estamos dando el máximo de nuestras capacidades, si a esto sumamos un entorno complaciente es lógico que muchos talentos se pierdan en la tristeza de la comodidad. Por ello yo los invito a arriesgarse, a liberarse de ese confort e intentar convencer allá donde nadie cree en ti. Libre de cumplidos y de futuros promisorios el joven cantante debe aprender a sobrevivir musicalmente y se ve obligado a ponerse a la altura de la música que es el único termómetro fiable de nuestros logros y progresos. Esa experiencia lo hará encontrarse consigo mismo y le regalará la consciencia del valor, de lo que significa y de como te premia artísticamente el trabajo: Esa es la clave para progresar siempre, para entender si de verdad se ama lo que se hacey si se quiere vivir de este oficio.
 
—¿Cuál es el secreto para competir por buenos roles dentro del repertorio lírico más complejo?
 
—Saber escogerlos y trabajarlos a conciencia, una de las cosas que siempre me pregunto antes de abrir un nuevo papel es: ¿Hay necesidad de que yo cante esto? Si la respuesta es sí, entonces comienzan una serie de “¿por que?” bastante larga en la que me planteo multitud de condiciones que he de cumplir antes de llevar el rol a un escenario. 
 
 
—¿Cual es la diferencia (para usted) entre cantar ópera, zarzuela y cantar música popular venezolana?
 
—El carácter: cada genero musical tiene sus propias formas, aristas y modos de decir distintos; para poder cantar un género consideró fundamental empaparse de sus modos. Es imposible cantar bien ópera italiana sin entender la idiosincrasia de su pueblo, sus costumbres, su comida, sus modos de discutir en la calle, etc, etc, etc.
Lo mismo pasa con un merengue caraqueño, una milonga, un bolero, una jota, un zorzico y pare usted de contar. La diferencia es el olor mismo de la la música.
 
—¿Volverán a repetirse esos magníficos trabajos con su tocayo, Báez, y si mantiene en perspectiva hacerlo con otros músicos populares venezolanos?
 
—Hace ya algún tiempo venimos conversando sobre un tercer volumen, esperemos logremos cuadrarlo pronto.
 
—¿Le interesaría cantar con otras figuras de otros géneros y tendencias, tal como lo hiciera en su momento Pavarotti?
 
—No lo sé, hay tantas cosas que hacer que repetir fórmulas es casi un acto de flojera, me encantaría hacer música con artistas de todo tipo -eso sin duda-, pero si soy sincero creo que lo maravilloso de esta profesión es inventarse lascosas, crear el propio lenguaje. 
 
—¿Está escribiendo por vocación, por convicción, o por esa soledad que parece rodear a las grandes estrellas de la música académica, según usted mismo contaba en nuestra última entrevista? ¿Publicará en algún momento tan formidables textos?
 
—Escribo por necesidad, llevo mucho tiempo en ello y es solo recientemente que me ha dado por mostrar algo de lo que vengo haciendo, para mí escribir –especialmente poesía- es un acto de fe, es ese momento en el que gracias a la palabra voy al encuentro de lo vivido y lo mezclo con lo deseado, con lo soñado
y como no: con lo perdido. Es por ello que cada acto poético es para mí también un acto catártico, un viaje a un mundo que no tiene tiempo ni espacio, pero que simultáneamente comprende todo el tiempo y el espacio. A un tiempo lobo, colmillo en el cuello del venado, venado y sangre que rueda hasta volver a mezclarse con la húmeda tierra. 
 
 
—Esa mirada suya al apís desde la distancia...¿Qué le revela y qué le instiga?
 
—Me habla fundamentalmente de nosotros, de quienes en verdad somos. De aquello en que nos hemos convertido. Aveces me pregunto en qué momento tendremos el valor de volver a mirarnos los unos a los otros, cuánto tardaremos en perdonarnos una vez que este sin sentido termine. 
La reconciliación empieza en el espejo es cierto, pero es el valor de mirar por las ventanas lo que nos recuerda la importancia de las puertas. tarde o temprano tendremos que encontrar el coraje para cruzar ese umbral que hoy nos separa. 
Espero sea pronto.
 
—¿La experiencia del maestro Abreu y su epígono, Gustavo Dudamel, es tan formidable como la cuentan...Cómo enfoca ese legado y qué añadiría para redondearlo?
 
—Es sin duda formidable, si hay algo que agregarle es muchos años más. 
El sistema tiene tantos años y tanta gente que se ha formado en sus filas que hoy es un patrimonio indeleble de la historia musical y educativa Venezolana, y creo que así debería ser considerado por todos y cada uno de los gobiernos que pasen por nuestro país, en mi opinión –muy personal claro está- creo que la experiencia de los últimos años debería hacer reflexionar a quienes serán los encargados de continuar el legado del Maestro Abreu sobre el daño que puede causarle a un proyecto tan importante como El Sistema la excesiva carga política de sus logros. La sola historia de lo que ha hecho el sistema por los jóvenes venezolanos, le da derecho a vivir más allá de toldas partidistas o gobiernos, no es de recibo que cualquier político pretenda utilizar sus logros por ser el encargado de turno de otorgar un presupuesto que, por demás, se han ganado a pulso.
 
—¿Cuál ha sido su experiencia más rica en términos de repertorio, director, orquesta, etcétera..?
 
—Siempre recordaré un Réquiem de Verdi que canté en el campo de concentración de Terezín al noreste de Praga. Durante la Segunda Guerra Mundial este campo fue unos de los más conocidos ya que los Alemanes habían reunido un gran número de artistas en el para tener buen control del desarrollo de sus ideas, a finales de 1943 el Rey Christian X de Dinamarca pidió visitar el campo para controlar el estado del los 466 Judios Daneses que habían sido enviados a dichas instalaciones. Ante la visita los alemanes decidieron hacer un “lavado de cara del las instalaciones”, trasladando a los reclusos más enfermos a otros campos (de exterminio en la mayoría de los casos) y saneando el recinto con los que quedaban en Terezín. La visita finalmente tuvo lugar el 23 de junio de 1944, poco antes del desembarco de Normandía, y para la ocasión el mismísimo Adolf Eichmann presidió la visita al campo del la delegación Danesa, se organiza una orquesta con los prisioneros y en patio central y se interpreta: 
El Réquiem De Verdi.
Yo tuve el honor de cantar en el mismo patio, el mismo Réquiem para los supervivientes del horror de aquel campo bajo la batuta de Gerd Albrecht en el año 1997. 
 
—¿Y la peor..?
 
—La peor me la reservo!!! ??
 
—12.-¿Cuánto le faltaría por lograr y qué obras ambiciona integrar a su repertorio en el futuro?
 
—Como te digo para mí está es una carrera de fondo, no sé cuánto más voy a estar en ella, pero la idea es seguir con paso firme aprendiendo y mejorando cada día. Cuando llegue ese último día me sentiré contento del recorrido hecho ya que habré disfrutado a plenitud cada paso dado.
 
—¿Cuál es, según su criterio y experiencia, el principal escollo que debe superar el músico latinoamericano para conquistar el sitial por usted logrado?
 
—Sin duda los propios complejos, el paso inicial para que te ocurran buenas cosas es querer que ocurran, el resto es sencillo: tener paciencia, trabajar sin descanso, estudiarcon inteligencia, escoger bien lo que haces y sobre todo amar lo que haces. 
Con esa fórmula da igual si eres latinoamericano, esquimal o marciano la universalidad de la música se hace manifiesta en cada nota que escuchas y en cada sonido que buscas hacer.
 
—¿Se considera un heredero de Alfredo Sadel...Qué piensa de él y si considera que su figura ha sido reivindicada en nuestro país?
 
—Alfredo Sadel es único, creo que buscarle un heredero es un despropósito. Su legado vive en nuestros oídos, sin duda el artista más amado por los Venezolanos en el siglo XX, y un pionero que abrió puertas impensables en aquel momento para los artistas de su época. No puedo ser otra cosa que un fan.
 
—¿Algún mensaje para los artistas venezolanos en estos momentos complejos?
 
—Creo que en estos momentos más que nunca los artistas debemos recordar la importancia de lo que hacemos: Nada define al ser humano como lo hace el arte, somos la única especie conocida en el universo que hace arte, todo lo que nos define como sociedad, como cultura está vinculado a su existencia. La escritura, la arquitectura, la pintura, la música, la danza, el teatro son lo que nos hace seres humanos; sin ello no seríamos distintos de las bestias que pueblan el planeta sin otro fin que reproducirse y sobrevivir. Estas situaciones aciagas buscan eso, convertirnos en bestias, carentes de humanidad, llenas de miedo, de egoísmo; bestias incapaces de crear, de amar, de descubrir la belleza en lo inesperado, en lo más frágil, en el gesto más austero. Los artistas tenemos la hermosa responsabilidad de salvar nuestra humanidad, esa que es capaz de transformar el silencio en belleza.
 
 
—La idea de cantar en Maracaibo le resulta una quimera..Sus anécdotas al respecto resultarán estupendas...
 
—Extrañamente debuté aún siendo estudiante en Maracaibo, fue mi primera opera:“La Bohème”  y desde entonces no he tenido la suerte de volver, creo que tendré que mandarle mis peticiones por E-Mail a La Chinita (Esperando que no se me ponga brava la Divina Pastora y que entienda que me remito a la autoridad local) a ver si me hace la caridad y me lleva aunque sea para un concierto! 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS