Publicidad

Actualizado hace 9 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
05:08 PM / 02/02/2019
Economía: ¿Por qué el Dicom es más caro que el paralelo?
Víctor R. Álvarez Rodríguez 
Agencias


Un fenómeno insólito se está observando en el mercado cambiario. Resulta que ahora la tasa de cambio oficial es mayor que el precio del dólar en el mercado paralelo. Lo que resultaba increíble acaba de ocurrir,  el dólar criminal es más barato que el oficial. ¿Qué explica esto?

El impacto de las sanciones
Las sanciones aplicadas a Pdvsa por el gobierno de Trump dejan sin mercado más de 500 mil barriles que la compañía vendía a refinerías en los Estados Unidos. Prácticamente, estas eran las únicas exportaciones que generaban un ingreso neto en divisas. Con las sanciones a Pdvsa ya no hay renta y se impone buscar las divisas en otro lado. El BCV está seco y necesita que los privados vendan.  


El Dicom era un mecanismo poco transparente que favorecía a los privilegiados que tenían acceso al remate de la menguada renta petrolera que finalmente terminaba depositada en la banca internacional. Con las nuevas medidas cambiarias el gobierno procura generar un flujo de divisas a la inversa. Ya no se trata de evitar la “fuga de reservas internacionales” sino de activar nuevas fuentes de divisas por la vía de inversiones extranjeras, repatriación de capitales de origen venezolano depositados en el exterior, exportaciones privadas no petroleras, envío de remesas y turismo internacional que permitan compensar el descalabro del ingreso petrolero. 

Desbloqueadas tarjetas internacionales en comercios locales
Ya se pueden hacer pagos con tarjetas internacionales en comercios nacionales. El monto de la factura en bolívares se carga a una cuenta en el exterior y la conversión se hace con base en la nueva tasa oficial que, para asombro de muchos, es mayor que el paralelo. Las divisas las recibe el BCV y el  comercio recibe bolívares. 

El gobierno ofrece como incentivo una tasa de cambio oficial mayor al mercado paralelo para que se utilicen en Venezuela las tarjetas de débito y crédito internacionales. Esta medida hace innecesario cambiar dólares para obtener los bolívares que permitan  pagar la factura en un supermercado, tienda o restaurant. En vez de tener que cambiar dólares para tener bolívares en efectivo, con esta medida se podrá pagar de forma más segura, utilizando las tarjetas internacionales.

Quienes poseen cuentas en divisas en el exterior, preferirán pagar con sus tarjetas internacionales para aprovechar una tasa de cambio oficial mucho más favorable que la que ofrece el mercado paralelo.  Al pasar la tarjeta de crédito internacional por el comercio local, el monto en bolívares se carga en dólares a la tasa de cambio de 3.299 BsS/$. Los dólares le quedan al BCV y al comercio se le paga el monto de la factura en bolívares. Con esta medida, el gobierno espera que fluya un creciente caudal de divisas hacia el BCV.

Nueva plataforma para compra-venta de divisas
Para operaciones en mayor escala entre privados, el gobierno ha anunciado el lanzamiento de una nueva plataforma que ofrece una tasa de cambio oficial superior a lo que él mismo llama el dólar criminal. Sea Interbanex o cualquier otra plataforma la que finalmente se active, si logra funcionar como un mecanismo transparente que permita el acceso a todos los oferentes y demandantes de divisas, sin privilegios o ventajas de ningún tipo, la dinámica que se cree puede moderar la tasa de cambio.

Para desestimular las operaciones en el mercado paralelo, el BCV otra vez volvió a subir el encaje marginal al 100 %. Eso significa que los bancos limitarán el otorgamiento de créditos en bolívares para la producción y el consumo, cuyo poder de compra era protegido a través de la compra de dólares. Y al haber menos créditos habrá menos demanda en el mercado paralelo. En consecuencia, la tasa de cambio tenderá a estabilizarse e, incluso, a caer, haciendo más atractiva vender las divisas en la nueva plataforma oficial. 


Pero la ventaja que ofrece la nueva tasa de cambio oficial está muy empañada por la diatriba y crisis política. Una primera duda surge al momento de entrar a una plataforma en la que se deben registrar todos los datos de la empresa o persona que va a participar en la compra-venta de divisas. Muchos asumen que esto servirá como mecanismo de control del gobierno y se inhibirán de participar para continuar haciendo sus operaciones en el mercado paralelo, a una tasa de cambio menor. La otra duda la tienen los adversarios más radicales del gobierno, quienes consideran que cada tarjetazo con cargo a sus cuentas en el exterior, será oxígeno para el régimen del cual quieren salir, toda vez que al final de la tarde sus dólares caerán en las cuentas del BCV, mientras que los comercios recibirán solo bolívares. 


Incentivos a la especulación cambiaria
La brecha que surja en ambos mercados será un incentivo para la intermediación especulativa de quienes en adelante comprarán baratas las divisas en el mercado privado para luego venderlas más más caras en el mercado oficial. Los especuladores cambiarios, venderán dólares en la plataforma oficial a una tasa mayor y, acto seguido, se voltearán al mercado paralelo para comprar a los privados dólares más baratos que volverán a revender en la nueva plataforma oficial.  


Los cazadores de renta, corruptos y especuladores cambiarios que han saqueado las reservas internacionales del país no perderán esta oportunidad para vender muy caros los dólares que compraron bien baratos en Cadivi, Cencoex, Sicad, Simadi y Dicom. Sin lugar a dudas, un nuevo negocio de especulación cambiaria acaba de empezar.  


 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS