Publicidad

Actualizado hace 9 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
10:17 AM / 06/08/2018
Debate: Aborto legal en Venezuela ¿Sí o No?
Otto Rojas
0

El aborto sigue siendo uno de esos temas de los que poco se habla; y aunque en 58 países está despenalizado, aún es  un tabú principalmente motivado a los  arraigos culturales y al credo religioso. Sin embargo, América Latina está montada en la cresta de la llamada “ola verde” que busca  la legalización de las interrupciones voluntarias en los embarazos. 

En Venezuela es una materia pendiente y forma parte de luchas activas de los movimientos que lo defienden a capa y espada, al igual que el reconocimiento del matrimonio igualitario o la adopción de niños entre parejas del mismo sexo.

Venezuela  es uno de los países de América Latina con el marco más restrictivo respecto al aborto, y es solo permitido en caso de riesgo de muerte de la madre. Con una pena de 6 meses a dos años de aquella que lo practicase. Lo cual hace que muchas mujeres jóvenes y adultas se practiquen abortos de manera clandestina e insegura, se estima según estadísticas no oficiales que estos sean de un 13% de la mortalidad materna que ya asciende sobre el 60%.

En junio,  la  Cámara de Diputados de  argentina aprobó el proyecto de ley que permite interrumpir el embarazo hasta la semana 14, mientras que en Brasil se debate sobre la despenalización antes de los tres meses de gestación.    

El Código Penal venezolano prohíbe el aborto en sus diversas formas, excepto para salvar la vida de la parturienta (artículo 435). No está despenalizado ni legalizado en casos de embarazos como consecuencia de violación sexual, incesto, ni malformación congénita del feto incompatible con la vida.  La Constitución protege la maternidad decidida libre y responsablemente desde la concepción , que no es lo mismo que proteger al embrión o feto desde ese momento, y al menos, dos Comités de Naciones Unidas le han recomendado al Estado venezolano flexibilizar la norma que penaliza el aborto.

El 20 de junio la Red de Información Aborto Seguro, el Colectivo Tinta Violeta, la Red Araña Feminista y el Frente Cultural de Izquierda, todos grupos adeptos al Gobierno, ejercieron un derecho de palabra ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y solicitaron la modificación del artículo 76 de la Constitución, a fin de que “garantice asistencia y protección integral a la maternidad voluntaria tanto para la continuación como para la interrupción del embarazo”. También solicitaron que se exprese abiertamente la laicidad del Estado en el artículo 59. Lo propuesto mejoraría el texto constitucional aclarando los términos para la legalización del aborto.

Entre el petitorio que las organizaciones y movimientos  feministas denominador “vivas nos queremos” solicitaron a la ANC  que “Se reconozca el derecho a decidir de las mujeres sobre la interrupción o no de un embarazo, que pasa por excluir del texto constitucional toda referencia religiosa”. 

“Solicitamos que la interrupción voluntaria del embarazo sea garantizado de forma gratuita por el sistema público de atención médica, con el objeto de salvaguardar la vida de las más pobres y equilibrar así las desigualdades sociales existentes hoy, en el acceso a métodos seguros para ello”, manifiesta la solicitud firmada por el movimiento La araña feminista. “Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir, educación sexual para decidir”, solicitan  los movimientos.  

En una encuesta realizada a través de la cuenta de Twitter  del Diario PANORAMA, un 61% de los lectores manifestó  no estar de acuerdo con la despenalización del aborto, mientras que el otro 39% de los usuarios votó a favor.

Mariana Maneiro, de la Red de Información por el Aborto Seguro (Rias), opina  que el debate por la legalización del aborto debe ser tratado como asunto de salud público en el país.   Manifiesta que la prohibición solo conlleva a que las mujeres recurran a clínicas clandestinas para practicarse abortos ilegales, lo que puede desencadenar en serios problemas médicos para la mujer.

“Ante la falta de anticonceptivos y la alta incidencia de los abortos clandestinos en la mortalidad materna es imprescindible avanzar globalmente en brindarle a las mujeres asistencia de calidad, pública y gratuita para que disfrute su sexualidad y planifique su reproducción. En este marco la legalización del aborto es un derecho imprescindible. La mujer es dueña de su cuerpo”, expone. 

Al menos el 10% de las muertes maternas en América Latina y el Caribe se deben a abortos inseguros. Y anualmente, unas 760.000 mujeres en la región reciben tratamiento por complicaciones derivadas de intervenciones clandestinas.

La Iglesia venezolana ha fijado posición sobre el tema. Desde el Táchira, monseñor Mario Moronta emitió comunicado, en junio, en el que señala: “En Venezuela siempre hemos defendido la vida en todas sus hermosas expresiones. Somos defensores de la vida humana desde su concepción en el vientre materno hasta cuando pasa a la eternidad. En esto somos fieles a la enseñanza que nos da la Palabra de Dios y el magisterio de la Iglesia. 

 La Constitución Bolivariana de Venezuela defiende y protege la vida humana desde los inicios de la misma. 

 Desde esta perspectiva, consideramos que el aborto, como la eutanasia son contrarios al designio de Dios y son tipificados como asesinatos de personas que tienen una dignidad que les viene de Dios. 

 La dignidad humana de donde se desprenden los derechos del hombre -y el primero es el derecho a la vida- debe ser respetada en todo momento. El tema del aborto no puede caer en la diatriba política. No es ni de izquierdas ni de derechas. Es un atentado contra un ser totalmente vulnerable y con su dignidad de imagen y semejanza de Dios (...)

Algunos grupos sociales han introducido ante la ANC la solicitud de que se estudie la aprobación del aborto. Los argumentos que se esgrimen suelen ser los mismos de otros lugares. 

 Movidos por nuestra fidelidad al Dios de la vida y en conciencia los cristianos católicos debemos oponernos a esta solicitud y manifestarlo públicamente. El aborto no es un derecho humano como tampoco es una manera de defender a los más pobres”. 
 
El debate por la legalidad del aborto está abierto entre los distintos sectores de la ciudadanía, solo se espera que la ANC enrumbe el camino de una consulta popular sobre si se aprueba o no, y no se quede estancada como otras tantas deudas, como el matrimonio igualitario.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más