Publicidad

Actualizado hace 18 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
10:29 AM / 14/05/2018
Inolvidable visita al majestuoso salto Ángel
Julio Gutiérrez
0
Julio Gutiérrez

 El visitante se sorprende  ante su majestuosidad. Se siente grande e inmensamente agradecido por la oportunidad de vivir la maravillosa experiencia de encontrarse allí. Está delante de esa imponente caída ininterrumpida de agua de unos 1.005 metros de altura, uno de los paraísos patrios.

Tras cuatro horas de travesía en curiara con motor desde la población de Canaima, a través del sereno río Carrao y del accidentado Churún,  y más de una hora de caminata en medio de la selva, siempre en subida y sorteando raíces, piedras y mucho barro, el viajero se encuentra en el mirador Laime, en honor al expedicionista letón que recorrió por primera vez ese intrincado sendero.

Desde allí disfruta de una espectacular panorámica de la cascada más alta del mundo, ubicada en el sector occidental del parque nacional Canaima, en el estado Bolívar.  

El aviador norteamericano Jimmy Ángel la descubrió, desde el aire, hace casi 80 años. También se posó en su cima.

Mientras siente la brisa fresca y las gotas de agua que caen sobre su cuerpo provenientes de la caída, mira hacia arriba y adelante para descubrir la cúspide del Auyantepui o montaña del diablo, uno de los tepuyes más famosos, desde donde emanan caudales de diferente grosor que se van uniendo para terminar en rocío expandido al caer finalmente en un pozo.

Podría decirse que se trata del pozo de la felicidad, por la experiencia de bañarse, a pesar de sus aguas casi congeladas, justo en la base del salto. Mirar hacia arriba y ver cómo cae la cascada resulta increíble.


Frente al “Kerepakupai vená”, en lengua pemón, nombre de los indígenas de la zona,  que significa “salto del lugar más profundo”, se siente paz y una energía únicas, esas que ofrece solo la naturaleza profunda, allí donde solo llegan los más arriesgados y privilegiados. Se trata de una experiencia extrema.


El cansancio queda atrás. La obligada contemplación del salto Ángel,  unos de los principales atractivos turísticos del mundo,  acostado o sentado en grandes piedras,  va aliviando poco a poco, hasta cuando se descubre que ese momento mágico debe guardarse para siempre.  
Comienza  entonces el tiempo de capturar en imágenes esa majestuosa maravilla natural a la que se querrá volver siempre.

 

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más