Publicidad

Actualizado hace 8 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
09:00 AM / 23/06/2018
Chalbaud: “Nuevos talentos dejan en alto el cine”
Julio Gutiérrez  jgutierrez@panodi.com Fotos: Enrique Rivas  
0
Archivo

 A sus 86 años, Román Chalbaud sigue creando. El destacado dramaturgo y director de cine merideño no para de producir desde los años 50, cuando se inició también en la TV. 

En reciente visita a PANORAMA contó que  termina de escribir Los Espíritus Animales, su nueva obra de teatro. “Me faltan las 10 páginas finales”, reveló. Se trata de una  comedia dramática “un poco autobiográfica”, ya que presenta la historia  de un autor de teatro,  cine y televisión, postrado en una cama llena de pulgas y garrapatas, “que son Los Espíritus Animales, que lo están carcomiendo”. Se la dará al director  caraqueño Costa Palamides para su montaje.

Sus días también los ocupa terminando de escribir el cuento Querubín de Hojalata, “una especie de recuerdos de mi infancia. Tengo muy buena memoria”.

 — Ha informado que se va a realizar un “remake” de su película El pez que fuma, de 1977, con Mimí Lazo en la producción y en el personaje de La Garza, con la dirección del  caraqueño  Jorge Souki ¿Qué puede adelantar de esa versión? ¿Dónde la filmarán?

— Jorge Souki es un director  que respeto muchísimo. Él me montó Reina Pepiada en teatro, y su montaje fue extraordinario. Está viviendo en Bogotá desde hace varios años y me escribió, hace uno o dos meses. Mimí también me escribió. Souki me dijo que a lo mejor la filmaban en Bogotá o en Cuba. Pero, al vender los derechos me desentendí de todo. Creo mucho en Souki  y sé que va a respetar la obra.

 — ¿Le hubiera gustado a realizar una versión de su propia película?
— No. Porque ya yo hice la mía. Pero, me parece muy interesante ver otra versión de mi obra de teatro. 

 — ¿Cómo evalúa el cine venezolano  de los últimos años? 
— Están surgiendo muchos jóvenes con mucho talento. He sido jurado de los festivales de Barquisimeto y de Los Llanos, y nos ha costado mucho dar el primer premio, porque había tres que lo merecían, porque están surgiendo nuevos talentos que están haciendo un cine diferente,  que están dejando muy alto el nombre de Venezuela en el exterior. En la época que nosotros empezamos no había escuela de cine, que hoy sí hay, en todo el país.

 — ¿A qué se refiere concretamente cuando asegura que los jóvenes están haciendo un cine diferente?
— A todo. A la temática, el estilo. También muchachas,  jóvenes.


 — ¿Cuál ha sido el aporte de Villa del Cine a la cinematografía nacional?
— Tuve la suerte de que el presidente (Hugo) Chávez me invitara a acompañarlo para crear la Villa del Cine, algo muy importante para el cine venezolano. Sigo trabajando allí, soy asesor. Se siguen haciendo 10 películas al año, más o menos; le damos mucha importancia  los jóvenes directores; y se está logrando hacer películas que están ganando premios en el exterior. Y la Villa está consolidada, tiene un peso técnico importante. 

 — Usted ha sido pieza muy importante en el teatro nacional ¿Cómo ve lo que se está haciendo actualmente sobre las tablas? ¿Se ha comercializado mucho?
— Sí. Hay gente que lo ha convertido en algo muy comercial, pero siguen apareciendo jóvenes autores que escriben cosas muy interesantes, con ideas diferentes. Son valores que están renovando el teatro.

 — ¿Y la televisión, estando tan minimizada la producción nacional?
— Casi no prendo el televisor. Yo trabajé muchísimo en la televisión, pero fue una época extraordinaria, cuando era cultural.  Yo le echo la culpa a Fidel Castro de que se haya echado a perder la televisión en Venezuela, porque todos los cubanos que huyeron de él y se fueron para Miami inventaron una cosa terrible llamada rating, y todos los ejecutivos de los canales si se les ofrecía una obra de teatro la rechazaban, y la televisión se convirtió en un desastre.

 — ¿Considera entonces que la televisión venezolana actualmente no cuenta con una oferta cultural?

— No. La televisión era cultural y todos los teatros se llenaban. Si montaba Otelo, de (William) Shakespeare en el Teatro Nacional permanecía dos meses a sala llena. Los teatros se llenaban porque la televisión era cultural.

 — ¿Qué propone para que la televisión rescate la oferta cultural?
— Sacar a quienes lo impiden. Sacarlos.

 — Se percibe mucha emoción cuando habla de lo que se está haciendo en teatro y cine, pero no en televisión.
— Es que la televisión desmejoró notablemente y le hizo daño al teatro, porque entonces se comenzaron a hacer sobre las tablas cosas tan horribles como las que se hacen en televisión.

 — ¿Qué puede decir sobre la gran cantidad de actores de televisión que por razones laborales se mudaron a las tablas, aquí y fuera del país, pero a un teatro más de corte comercial?
— La gente tiene el derecho de hacer lo que quiera con su vida y con su arte, pero es verdaderamente dramático cómo mucha gente se ha vendido y ha llegado a interesarles solo la taquilla y no la calidad sobre el escenario, y eso es fatal.

 — ¡Como el rating a la televisión?
— Exacto, como el rating.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS