Publicidad

Actualizado hace 21 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
09:00 AM / 04/08/2017
Osteopatía, más allá de los tratamientos alternativos
Pablo Hernández
0

 

Si le realizan una encuesta sobre cuál es la definición de qué es la osteopatía, probablemente la identifique con algunas de las prácticas y tratamientos de la fisioterapia, lo cual es bastante aproximado a la metodología de la osteopatía y al conocimiento del osteópata. Sin embargo, aún existe cierta indeterminación y mala prensa sobre la aplicación de la osteopatía a otras ramas no científicas de la medina.

 

La última polémica ha saltado después de que los tribunales españoles separara legalmente la osteopatía de la práctica de la fisioterapia, algo que según la propia definición del Real Decreto 1175/1990  sí que forma parte de la disciplina. ¿Qué supone realmente la osteopatía?

 

Los osteópatas definen su disciplina como el tratamiento de las afecciones del cuerpo considerado este en su globalidad. Ante la petición de una definición más concreta, explican que en sus tratamientos para las diversas molestias del cuerpo -ya sean dolores musculares, lesiones deportivas, o de cualquier otra índole-, ellos abordan la resolución aplicando masajes y acciones manuales en todos los puntos del cuerpo.

 

Según los profesionales de la osteopatía, los ciudadanos tienden a identificar un dolor localizado con un problema localizado. Sin embargo, las molestias del cuerpo son señales que este envía para alertar al paciente de que algo no funciona como debería en todo el organismo.

 

Para ayudar a comprenderlo con mayor claridad, exponen un reciente caso en el que un paciente llevaba meses con dolores persistentes en la espalda. Tras acudir a traumatólogos y fisioterapeutas, consultó a otro profesional de fisioterapia formado en osteopatía. Tras estudiar el caso con otros colegas, preguntaron al paciente si recientemente  había acudido al dentista.

 

El paciente explicó que unas semanas antes de que comenzaran los intensos dolores en la espalda, se le había retirado una de las muelas del juicio, sin eliminar ni desnaturalizar los nervios que comunican los dientes con el sistema nervioso. El fisioterapeuta osteópata introdujo una bola de cera de dentista en el hueco de la muela retirada. El paciente comenzó a notar mejoras inmediatas. Finalmente, acudió al dentista para o bien "matar" el nervio o sustituir la pieza por una artificial.

 

En definitiva, la osteopatía estudia el cuerpo desde su globalidad, esto es, desde la estructura ósea, muscular, y también visceral. Los fisioterapeutas osteópatas insisten en que el cuerpo humano es una maquinaria muy compleja, que no siempre comprendemos y que la mayoría de las ocasiones forzamos en exceso. Combinando los conocimientos médicos de estas tres áreas, aseguran, se pueden realizar tratamientos más intensos y efectivos sin necesidad de recurrir a químicos (en referencia a los medicamentos que recetan los médicos).

No obstante, insisten, los tratamientos que contempla la osteopatía no suponen una sustitución de los diagnósticos médicos sino un complemento cuya efectividad está reconocida por los profesionales de la medicina y los pacientes.

 

Demandan reconocimiento legal                                       

Según diversas asociaciones profesionales del área, en España hay actualmente entre 60.000 y 80.000 profesionales de la fisioterapia que ejercen también como osteópatas. Sin embargo, en su apéndice como profesionales se inscriben en los epígrafes correspondientes a los especialistas parasanitarios y de técnicas naturalistas, lo que no se corresponde exactamente con sus funciones y áreas de actuación, por lo que reclaman una actualización de la norma que les reconozca.

Con esta iniciativa buscan no solo salir de la alegalidad en la que se encuentran muchos osteópatas que ejercen desde la fisioterapia su disciplina, sino favorecer de esta forma un conocimiento más exhaustivo y veraz de las buenas prácticas en el sector a fin de clarificar cuál es una buena práxis y cuándo un no-profesional, como los denominan ellos, realiza una mala práxis.

 

Desde estos colectivos remarcan que su mala prensa se debe principalmente al mal uso de sus conocimientos por aquellos que no dudan en poner en riesgo al paciente en pro de su propio beneficio, reclamando para sí una técnica y un conocimiento que no practican, y resintiendo la aceptación y concepción social hacia los auténticos profesionales.

 

En este sentido, las asociaciones en su conjunto y las clínicas y profesionales a título individual, han recogido el guante, comenzando diversas campañas de educación al ciudadano a propósito de cuál es su labor, cuáles son sus técnicas y cómo mejoran el funcionamiento global del cuerpo al que tratan.

 

Del mismo modo, han iniciado la producción y distribución de una serie de contenidos en los que explican desde la óptica pedagógica, cómo se conectan entre sí los diversos componentes del complejo organismo que es el ser humano. Su objetivo: concienciar a los ciudadanos de que debe cuidar el cuerpo y cómo interpretar las señales que envía en forma de dolor, reacciones, inflamaciones y un largo etcétera.

 

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS