Publicidad

Actualizado hace 17 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
01:00 PM / 06/10/2017
Consigue la felicidad y mejora tu calidad de vida con un autoestima alta
Lorely Belloso (pasante) // agencias
0
Referencial

La baja autoestima es un problema que cada día tiene mayor terreno en la población. Por lo general, se cree que una baja autoestima tiene consecuencias relacionadas con la seguridad y la confianza, pero lo que muchos desconocen es que también afecta directamente a la salud y no solo emocional sino también físicamente.

Tener una baja autoestima conlleva a problemas como insomnio, hipertensión, depresión, trastornos alimentarios e incluso el suicidio. La baja autoestima también afecta considerablemente el desenvolvimiento de un individuo en la sociedad pues nadie quiere estar cerca de una persona que no se quiere a sí misma y que por el contrario vive alegando que el mundo está en su contra.

Las relaciones de familia, de amistad y principalmente de pareja se ven gravemente afectadas por la baja autoestima debido a que este problema normalmente aumenta los celos y la inseguridad en las personas, llegando a crear “fantasmas” que por lo general solo existen en los pensamientos.

No dejes que un problema de autoestima afecte tu salud ni tus relaciones interpersonales. Sigue estos consejos para aumentar tu estima personal y atrévete a mejorar tu estilo y calidad de vida, verás que los beneficios son inagotables.

1. Deja de machacarte: tienes que ser realista tanto con tus virtudes como con tus defectos. Nadie es perfecto, pero la intención no es serlo. El objetivo es ser feliz. Así que para lograrlo debes aceptar las cosas que no haces tan bien y aprender de ello. Y por supuesto, no restarle importancia a las cosas que sabes hacer bien, sino valorarlas como se merecen.

2. Empieza a pensar en positivo: cambia tus pensamientos. El “no puedo” por “voy a intentarlo”, “voy a tener éxito” “me va a ir bien”. Parece un tópico pero forzarse un poco a mirar las cosas buenas de la vida te puede ayudar a salir de la dinámica negativa.

3. Ponte metas realistas y que puedas cumplir. Metas a las cuales sea relativamente fácil llegar. Poco a poco las puedes aumentar, y verás que paso a paso consigues lo que te propones. Si fracasas, aprendes de ello sin culparte de los errores, fallar es una forma de saber cómo hacerlo de manera distinta la siguiente vez. Atrévete a afrontar retos.

4. No te compares: cada persona es un mundo y tú eres el dueño del tuyo. Céntrate en ti. En tu vida. Envidiando e idealizando la vida del resto lo único que consigues es sentirte desgraciado.

5. Acéptate y perdónate: escribe una carta en la que describas todo aquello que no te gusta de ti, y todo aquello de lo que te sientes culpable. No te dejes nada. Léela con atención y valora lo que puedes mejorar. Despídete de esa carta y pártela en mil pedazos. A partir de ese momento empieza de cero, con todo lo que has aprendido pero dejando atrás la culpabilidad. Aún estás a tiempo de hacer borrón y cuenta nueva.

6. Haz críticas constructivas acerca de ti mismo: que todo lo que te digas sirva para mejorar, no para estancarse y culpabilizarte. Asimismo, aprende a encajar las críticas de forma que no te afecten.

7. Trátate con cariño y respeto, siempre: eres lo mejor que te ha pasado, así que demuéstratelo. Tienes derecho a ser feliz.

8. Regálate tiempo: haz actividades que te hagan feliz. Es la mejor manera de encontrarse con uno mismo y desarrollar tus habilidades.

9. Supera tus lastres: hay personas que viven arrastrando mochilas llenas de peso: trabajos que no les satisfacen, relaciones que no les aportan nada, hábitos que no les gustan… Para superar todos estos lastres, es preciso tomar cierto control sobre la situación, pensar en positivo y tratar de cambiarlas.

10. Cada noche antes de acostarte piensa en las cosas buenas que te ha traído el día, los retos superados, los errores que hemos cometido y cómo podemos mejorar.

Intenta, durante 30 días, poner en práctica estos consejos. Ya verás que cuando finalice el mes te sentirás mejor y muchos de los síntomas que sentías desaparecen. Y recuerda, hay una única persona capaz de cambiar tu vida, y esa persona, ¡eres tú!

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS